Dones espirituales – cuestiones fundamentales (3/3)

Dones espirituales – cuestiones fundamentales (3/3)

La tercera cuestión fundamental a tomar en cuenta es el bien común (1 Co. 12.7 – “para provecho”).

a. Los dones del ES son dados al cuerpo de Cristo
1) El ES presente en la iglesia es el que reparte a cada uno los dones según su voluntad (1 Co 12.11).
a) El ES distribuye una diversidad de dones a una variedad de individuos.
b) La riqueza de los dones se ve en el conjunto y no en la individualidad.
2) Los dones no son dados para usufructo individual.
b. Los dones del ES son dados a un solo cuerpo de Cristo.
1) Pablo afirma la unidad esencial de la iglesia (1 Co. 12 .12) .
2) La esencia de nuestra unidad como cuerpo está en que todos llegamos a Cristo por el mismo y único ES (1 Co. 12.13).
3) Somos bautizados por un solo Espíritu para servir en un solo cuerpo.
 4) Los dones no son para dividir la iglesia; por el contrario, ellos resultan de su unidad espiritual en Cristo.
c. Los dones del ES son dados para ser usados en el cuerpo.
1) Cada manifestación del ES, cualquiera que sea, es para el bien común – “para provecho” (1 Co. 12.7).
a) Cuando el ES se manifiesta dando un don a alguien, no es para el beneficio de esa persona, sino para el bien o provecho del cuerpo.
b) Los dones son dados para el servicio a otros y para llenar sus necesidades conforme con la voluntad del Señor.
2) Dado que los dones son para el bien común, su propósito es la edificación de la comunidad (1 Co. 12.26).
a) Cualquiera sea la manifestación del ES, su único propósito es levantar y fortalecer la iglesia de Cristo.
b) En consecuencia, cualquier ejercicio de los dones espirituales que no resulte en la edificación del cuerpo es inadecuado y está fuera de lugar.
c) Una prueba para la validez del ejercicio de cualquier don es su beneficio para la edificación de la comunidad de creyentes .
d. Los dones del ES son dados a cada miembro del cuerpo
1) En relación con el ministerio común en el cuerpo de Cristo, cada persona tiene un rol distintivo que cumplir: “a cada uno” (1 Co. 12.7) .
a) El bien común es la orientación de los dones del ES, y con ese fin, cada persona en la comunidad está comprometida .
b) En consecuencia, en una comunidad dotada espiritualmente, no debemos esperar que una sola persona o unos pocos sean los que ministren.
c) Más bien, debemos mirar al Señor, y esperar que sea él quien ministre por su ES a través de quienes él desee y para el bien de todos.

Al igual que el cuerpo humano, el cuerpo de Cristo es un organismo completo , hecho por Dios . Pero aca miembro del cuerpo es único en su genero.Jamás podrá haber otro ‘tú’ y otro ‘yo’. En cierta medida, lso dones son únicos y singulares. Con frecuencia Dios otorga similares dones a diferentes personas, pero hay una unicidad respecto a esto que hace qeu cada uno de nosotros seamos distintos de toda otra persona que jamás existió en la tierra.Y si uno solo de nosostros falta, el cuerpo es incompleto,c arente de una parte. (Bily Graham)

2)Esto demanda un alto grado de responsabilidad personal.
a) Si bien es cierto que el ES reparte a cada uno como él quiere, la responsabilidad del ejercicio de los dones está en el individuo.
b) Esto significa que los creyentes deben seguir con cuidado la dirección e inspiración del ES, y toda vez que él dé un don, lo ejerzan con responsabilidad y en orden.
c) Cada creyente debe usar sus dones para servir al Señor y ayudar así en la edificación de su cuerpo.

3) Debemos aprovechar todas las oportunidades posibles para ejercitar los dones del ES.

a)  Las instrucciones de Pablo en cuanto a la participación individual presuponen un grupo relativamente pequeño.

b)  Si bien es posible que los dones del ES operen en una asamblea de creyentes más grande, los grupos pequeños proveen de mejores oportunidades y mayor libertad para su ejercicio.

c)  Estos grupos, en los que cada participante tiene oportunidad de ser un canal del ES, pueden enriquecer las reuniones de adoración, comunión y proclamacióde grupos mayores.

EJERCICIO 3

Colocar los textos que correspondan:

Los cristianos no viven vidas solitarias ni expresan su fe en términos puramente individuales. Cada creyente pertenece a la nueva comunidad de Dios, que es la iglesia. El NT usa ciertas imágenes para describir la naturaleza de la iglesia y el privilegio de pertenecer a ella y servir en ella.

  1. CUERPO DE CRISTO
  2. FAMILIA DE LA FE 
  3. TEMPLO ESPIRITUAL
  4. PÁMPANOS DE LA VID
  5. ESPOSA DE CRISTO

Pasajes: Jn. 15.5; 1 Co. 12.12-13; Gá. 6.10; Ef. 5.25-27; 1 P. 2.5.

(*)TAREA 1

 

Fuente:

  • Pablo Deiros, Los dones del Espíritu Santo, p.16-18, Iglesia Evangelica Bautista del Centro, Buenos Aires, Argentina  

¡El Rapto es nuestra bienaventurada esperanza!

¡El Rapto es nuestra bienaventurada esperanza!


https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/nubes-luz.jpg

Domingo 07 de Diciembre del 2008
Escatología
 España

Por: Pr. Miguel Rosell*

1 Tesalonicenses 4:13-18 “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”.

Llegará el día, en que los verdaderos cristianos seremos literalmente sacados de este planeta, para recibir al Señor Jesucristo en las nubes, e ir a las moradas eternas. El mismo Jesús lo describió de la siguiente manera, enseñando a sus discípulos:

Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará. Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado. Y respondiendo, le dijeron: ¿Dónde, Señor? Él les dijo: Donde estuviere el cuerpo, allí se juntarán también las águilas (Lucas 17:33-37).

Las águilas seremos todos los que amamos Su venida, que al toque de la trompeta de Dios, seremos elevados a modo de águilas para ir al verdadero y definitivo encuentro con el Señor.

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:1-4).

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/aguilas.jpg
Como las águilas, subiremos a recibir al Señor en las nubes.


LOS QUE SE BURLAN, LOS QUE SE JACTAN, LOS QUE OBVIAN

No obstante, muchos afamados hombres de púlpito y de plataforma multitudinaria hoy en día, y sobre todo de un tiempo hasta esta parte, se burlan del Arrebatamiento (harpazo, en griego), y de los que lo creemos, o como mínimo obvian la cuestión.

En este sentido, preguntado Marcos Witt en un programa radial acerca de la venida del Señor Jesús, él obvió la cuestión y no respondió.

El famoso maestro restauracionista británico Gerald Coates, en su libro “What On Earth Is This Kingdom” (1) escribe así:

“La idea del Rapto es ridícula… Debemos concluir que la teoría del rapto secreto puede muy bien ser evangélica, aun y así no es bíblica. Es una idea grotesca – el Rapto puede ser una agradable doctrina para los cobardes, pero no es más que un pensamiento deseable, y debe ser relegada al área del mito y la fantasía”.

 


Gerald Coates.


Semejantes a éste, respecto al Rapto, tienen una “teología” sin lugar a dudas bañada en burla y menosprecio. Desde una de esas interminables maratónicasdel canal televisivo Enlace de Costa Rica, su director Jonás González, dijo textualmente, muy a mi pesar:

“Muchos están queriendo el Rapto ¡para no pagar! Esos, miren, que agarren las valijas que tienen listas para irse p’al cielo, y mejor deshágalas; deshaga las valijas porque falta mucho, porque Él viene por una iglesia sin mancha ni arruga, así que, estamos manchados por la deuda, y arrugados porque no podemos pagar. Yo creo que todavía falta” (2)

Así pues, para ese hombre que comparece cada día ante un medio tan impactante e importante como es el televisivo, y que lo quiera o no, ejerce una tremenda influencia sobre miles de creyentes (Santiago 3:1), lo que textualmente nos dice es:

1. Que los que esperamos el Rapto, lo queremos para escapar, y así no pagar nuestras deudas.

2. Que la venida del Señor por los suyos (el Rapto) depende de que no tengamos deudas.

Conscientemente o no (él sabrá), los que creemos en el Rapto, nos está llamando escapistas, aprovechados y morosos, pero además, nos está diciendo que, por estar “manchados por las deudas” y “arrugados por no poder pagar”, no podremos ser arrebatados.

Según González, deberá pasar mucho, mucho tiempo antes de que todos los verdaderos cristianos seamos lo suficientemente ricos o prósperos (porque de eso se trata según él) como para estar libres de toda “mancha y arruga deudora”.

Por supuesto, con lo que recauda Enlace-TBN en esas maratónicas, Jonás González y su ministerio no tendrán jamás ese problema… ¡Menuda “teología”!


Una instántanea de un programa de Enlace, en Costa Rica.

Por otra parte, contrariamente a lo que nos traslada Jonás González, no hay ningún creyente que ame de veras al Señor y espere el Rapto, que tenga “lista valija alguna”, ya que cualquier recién convertido sabe que, ciertamente “nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar” (1 Timoteo 6:7).

Por favor, apartémonos de toda enseñanza que intenta desviarnos de la verdad escritural. Apartémonos de todos aquellos que tienen su mira en las dádivas como patrón de vida, porque raíz de todos los males es el amor al dinero.

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia;apártate de los tales (1 Timoteo 6:3-5).

Una hermana que fue miembro, y por ocho años, en “Casa de Dios” de Cash Luna, y que obtuvo el número 72 en la lista de Sonia Luna (esposa de Cash Luna), por escrito nos envió su testimonio, del cual extraemos la siguiente e interesante cita:

“Una vez dijo el pastor Cash en la iglesia, que si alguien no estaba “en La Visión”, no sabría qué hacer cuando viniera la persecución, pues ya no iba a haber iglesia, sino que sólo nos íbamos a reunir en casas y en secreto. La única vez que el pastor Cash nos predicó acerca del fin, fue después de lo de las Torres Gemelas de Nueva York…nunca más volvió a tocar el tema”.

Invariablemente, de esta declaración varias cosas podemos ver aquí. En primer lugar, la necesidad impuesta de estar en la visión del G12, en este caso versión Cash Luna, de que si no se está en ella, entonces no habrá solución para cuando venga la persecución, se entiende, derivada de la Gran Tribulación… ¡pero no yo, sino la Palabra, les dice que los que se hayan quedado después del Rapto que ha de producirse antes de ese tiempo, ni siquiera van a poder reunirse en secreto, y menos todavía en sus casas, sin ser descubiertos! (ver Apocalipsis 13:6, 7; Apocalipsis 7:9-17; Apocalipsis 20:4b).

En segundo lugar, podemos ver el nulo caso que Cash Luna hace en relación a las cosas del fin (escatología), siendo como son tan tremendamente importantes, al punto que él mismo admite que se va a quedar junto con todos sus correligionarios a pasar la Tribulación… ¿no es ese un flagrante contrasentido?

Sigamos. El siguiente es el testimonio que he recibido desde la Argentina de unos buenos hermanos en la fe:

“El colmo llegó cuando vino un pastor a predicar [refiriéndose a Dante Gebel] y se burló abiertamente de los cristianos que creían en el Rapto, diciendo: “…sigan esperando y serán raptados por un plato volador.“, y estalló la risa de casi todo el auditorio.

Muchos “les ríen las gracias” a esos hombres, pero, así como no debemos a la ligera decir “¡Amén!” a todo lo que se dice desde el púlpito, tampoco debemos hacer lo anterior, no sea que en vez de comprobar lo que es agradable al Señor, estemos participando, aún sin darnos cuenta, en las obras infructuosas de las tinieblas, en vez de reprenderlas (Efesios 5:10,11).


En ninguna manera la burla y el sarcasmo son conforme al Espíritu
de Cristo, ni tampoco el medio para llamar la atención del creyente..


Esas palabras de Dante Gebel cargadas de burla y sorna hacia todos los creyentes aludidos por él, no dejan de ser una afrenta a la misma Palabra de Dios, la cual enfáticamente nos enseña acerca de un Rapto o Arrebatamiento (harpazo en griego) que está por producirse cuando el Padre envíe al Hijo a por Su Amada, la Iglesia que le ama y le espera.

Hermanos, el Rapto o Arrebatamiento es doctrina clarísima de la Biblia; la Biblia es la Palabra de Dios, la cual está saturada de Profecía, desde el principio al fin de la misma (Génesis-Apocalipsis), y como dice Edward Hindson:

“No puede haber un sistema válido de profecías bíblicas, sin creer en el Arrebatamiento. La Iglesia será arrebatada  y reunida con su Señor. ¡La esperanza futura de la Iglesia es el Arrebatamiento! La Iglesia espera al Salvador, que viene para buscar a su Esposa” ¡Amén!


Edward Hindson.

Negando el Rapto, lo que directa o indirectamente están diciéndonos estos extraños hombres de púlpito, es que la Desposada no va a reunirse con el Esposo. Siendo así, vana sería nuestra fe, y vano nuestro genuino amor por Jesús… porque, ¿qué sentido tendría fe y amor si no fuéramos a reunirnos con nuestro Amado?

En este artículo, no sólo demostraremos lo equivocados que están esos hombres, sino que enseñaremos acerca de lo que realmente pronto va a ocurrir con todos los que de veras amamos al Señor Jesucristo.

“El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20).

1. LA PALABRA NOS ANIMA A NO SER IGNORANTES ACERCA DE NUESTRA BIENAVENTURADA ESPERANZA

(1 Tesalonicenses 4:13) “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza”:(*)

El apóstol Pablo, dirigiéndose a sus amados hermanos de Tesalónica, en esa su primera epístola, probablemente el documento más antiguo del Nuevo Testamento, escrita hacia el 50 d.C., les da entendimiento de algo sumamente importante que debían saber.

Les dice que no debían ser ignorantes, o “estar desinformados” (griego literal) del hecho de que los que durmieron en Cristo (koimezéntas en griego), es decir, de los que murieron ya salvos, estaban vivos ante el Señor, y para ser resucitados.

“Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos (Mateo 22:32).

(*) “La frase “los que durmieron en él” se refiere al estado de muerte sólo corporal, cuando el alma de un creyente verdadero, plenamente consciente, pasa a estar con Cristo (ver Filipenses 1:23), mientras espera ser resucitado cuando venga con Él”.

A diferencia de esos verdaderos creyentes de Tesalónica, que al estar ya informados al respecto podían vivir esperanzados, no así todos aquellos impíos que les rodeaban, los cuales, en ninguna manera podían albergar esperanza alguna, al vivir de espaldas a la verdad de Dios; es decir, Jesucristo, nuestra vida.

Esto último choca con la falsa esperanza de muchos impíos hoy en día, que se engañan a sí mismos creyendo que los muertos sin Cristo y ellos mismos cuando mueran, estarán en “un lugar mejor”, negando así la realidad del infierno y de la perdición eterna; negando, por tanto, la salvación que sólo Cristo ha conseguido para los hombres.

2. ASÍ COMO CRISTO MURIÓ Y RESUCITÓ, TAMBIÉN SE PRODUCIRÁ EL RAPTO

(1 Tesalonicenses 4:14) “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en Él”:

Nótese que el asunto aquí es vinculante. Nos viene a decir que, tal como creemos que Jesús murió y resucitó (base y razón de nuestra fe cristiana), así mismo debemos creer también que el Padre enviará a ese mismo Jesús con los que durmieron en Él, es decir, con los cristianos que ya murieron y que ahora están en alma y espíritu en el Cielo.

No podemos separar una cosa de la otra. Cristo murió y resucitó; del mismo modo, Él volverá enviado por el Padre con los que ahora están con Él en el Cielo todavía sin cuerpo.

Si creemos lo primero, deberemos creer lo segundo de igual manera.

En el griego literal, la segunda parte de este versículo dice: “así también Dios a los que durmieron mediante Jesús, traerá con Él”.

¿Por qué han de venir con Jesús todos los que ahora están en espíritu en el Cielo? Evidentemente, para ser resucitados (*)

(*) “La resurrección para el cristiano, es la recuperación de su cuerpo, esta vez, cuerpo glorificado” (ver 1 Corintios 15:42-44).


Escenificación del Rapto o Arrebatamiento de los vivos al cielo.


3. LA REVELACIÓN QUE PABLO RECIBIÓ DE DIOS


(1 Tesalonicenses 4:15) “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron”:

Pablo, apóstol verdadero, a diferencia de todos esos falsos apóstoles de hoy en día que dicen recibir nueva revelación cuando el canon bíblico ya está cerrado, el sí recibió una divina revelación, la cual expondremos con detalle a continuación;“os decimos esto en palabra del Señor”.

“Nosotros, los que vivimos”, somos los cristianos que actualmente vivimos sobre la Tierra, a diferencia de los que ya partieron. Obviamente, se refiere a los creyentes en el momento del regreso de Cristo en las nubes.

El apóstol Pablo, enseña a los de Tesalónica, y por concesión a todos nosotros, que lo que ocurrirá seguidamente, y en un abrir y cerrar de ojos (ver 1 Corintios 15:52), tendrá que ver primeramente con los que ya durmieron en Cristo hasta el momento de la aparición del Señor en las nubes.

El primer lugar será para ellos.

4. ¡RÁPIDO Y CONTUNDENTE!

(1 Tesalonicenses 4:16) “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”:

¡Ahí está! El Señor, de forma muy sonora y rápida, descenderá del Cielo, donde está sentado a la diestra del Padre (Hebreos 1:3c; 10:12) para aguardar en las nubes (1 Tesalonicenses 4:17c).

El viene a por Su Desposada.

El Señor Jesús descenderá del Cielo “con voz de mando” (en griego keléusmati), es decir, así como un jefe militar levanta la voz para poner a todo su ejército en marcha.

“…con voz de arcángel: Es evidente que el arcángel Miguel (Judas 9), el jefe del ejército del Señor, también dé la voz de parte del Comandante en Jefe, ¡el Señor Jesucristo, el León de la Tribu de Judá!

Así mismo, Jesús, descenderá de estar a la diestra del Padre con “trompeta de Dios”.

Veamos al respecto 1 Corintios 15:52;

“…en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta…”.

Como dice el comentarista de Matthew Henry, la trompeta de Dios es una figura frecuente en las Escrituras para indicar algo extraordinario”.


Con trompeta de Dios; en este caso, un Shofar.

La organización será perfecta, y perfectamente ordenada para ese evento tan importante, impactante y extremadamente rápido, en el cual se llevarán a efecto dos cosas:

1. La resurrección de los muertos, los cuales obtendrán sus cuerpos en la tierra.

2. La transformación de los vivos.

Leemos así en 1 Corintios 15:51; “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados.

Tanto los primeros como los segundos, en definitiva, obtendremos cuerpos de gloria; “porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad” (1 Corintios 15:53).

A su vez, leemos en 1 Juan 3:2,3;

“Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”.

Ahora bien, los primeros que resucitarán y ascenderán a las nubes para recibir al Señor Jesús son los que  regresan con Él del Cielo en alma y espíritu.

5. UNOS Y OTROS RECIBIREMOS AL SEÑOR EN EL AIRE

(1 Tesalonicenses 4:17) “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”:

Seguidamente, nosotros que hayamos quedado para el día de la venida del Señor a por los Suyos, de igual manera que los recién resucitados, seremos ARREBATADOS juntamente con ellos para estar en las nubes en ese momento. Es decir, en el momento de recibir al Señor, no en la tierra, ¡sino en el aire! Por lo tanto, el Rapto o Arrebatamiento se produce en tierra para tener la reunión en el aire de los recién resucitados y de los vivos transformados, con el Señor Jesús.

Evidentemente, este evento no es la venida gloriosa de Cristo sobre la tierra (ver Zacarías 14:4; Apocalipsis 19:11-21; 20:1:4, etc.), lo cual será posterior, porque previamente deberán manifestarse, tener lugar y operar en este mundo, según proceda, el personaje Bestia Anticristo, el Falso Profeta, la Tribulación, los Dos Testigos, los juicios de Dios, el Armagedón, etc. etc.

La palabra griega que traducimos al español como “arrebatados”, es el vocablo “Harpazo”, que tiene el sentido de “tomar o agarrar algo de repente, o de forma súbita”, sin advertencia previa. Así como el ladrón, cuando nadie sabe, entra de noche y de forma subrepticia en una casa, arrebata, y se va.

En otras palabras, este evento no será solamente rápido (en un abrir y cerrar de ojos), sino que ocurrirá cuando no se espere. El Señor Jesucristo lo dijo con mucha claridad:

“Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (Mateo 24:44). En el griego original dice: “en la hora que no os parece”. Ver también la parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13).

Cuando menos nos pudiera parecer, ocurrirá. Abundando en lo anteriormente expuesto, la venida en gloria del Señor Jesucristo sobre la tierra, por el contrario, sí será predecible, porque los eventos a ocurrir en la Tribulación, por ejemplo, están claramente expuestos en la Palabra, y todavía se debe producir la salvación de Israel (ver Zacarías 12:10; Romanos 11:26, etc.).


Otra escenificación del Rapto.

Para más abundamiento, la Palabra nos enseña que el surgimiento del Anticristo y su total obra de maldad y engaño a los falsos creyentes y a la humanidad impía, no podrá producirse antes del Rapto, y consecuentemente, antes del levantamiento a los cielos del Espíritu Santo en su manifestación de Poder (Hechos 2). Veámoslo:

“…el hombre de pecado, el hijo de perdición [la Bestia Anticristo de Ap. 13], el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto…y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad,sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio [desaparezca, en griego literal]. Y entonces se manifestará aquel inicuo [la Bestia Anticristo de Ap. 13], a quien el Señor matará con el espíritu de su boca y destruirá con el resplandor de Su venida” (2 Tesalonicenses 2:3c, 4,6-8ss).

Con el Rapto de los fieles llenos del Espíritu Santo y Su poder, se va también esa manifestación poderosa del Espíritu, el cual vino en Hechos 2, y que regresará para ayudar a Israel a encontrar a su Mesías Yeshua (Romanos 11:26).

Sólo así el Inicuo podrá darse a conocer (ver Apocalipsis 13). Mientras tanto laverdadera Iglesia de Jesucristo aquí y ahora sobre la tierra, y llena del poder del Espíritu Santo, impide la manifestación del Anticristo y de su gobierno de maldad sobre el mundo entero, aunque su espíritu de ateísmo práctico (ver 2 Tesalonicenses 2:4) está yendo por todas partes, especialmente en Europa en estos momentos, de donde indudablemente surgirá.


El Anticristo, llamado también por la Biblia: la Bestia, el hombre de pecado, el hijo
de perdición, el inicuo, etc., será un personaje real y tangible, muy posiblemente
proveniente de la realeza europea del sur, y que será gentil, aunque habrá en él
sangre judía del linaje de David, para poder engañar momentáneamente a Israel…
¡Nerón “vuelto a la vida”!, es decir, “Nero redivivus”, para muchos de los primeros
cristianos, sería el Anticristo… y no le falta sentido al asunto (ver Apocalipsis 17:7-11).


Nótese que tal y como hemos leído en 2 Tesalonicenses 2:8, ese nefasto personaje, y con él su acompañante religioso, el Falso Profeta, sólo será destruido cuando regrese glorioso Jesucristo. Veámoslo también en el libro de Apocalipsis:

“Y la Bestia el Anticristo fue apresada, y con ella el Falso Profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la Marca de la Bestia (ver Apocalipsis 13:11ss), y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre (ver Apocalipsis 20:10) (Apocalipsis 19:20).

RESURRECCIÓN Y RAPTO, UN MISMO EVENTO

De igual manera, apercibámonos de que en un mismo evento se produce, no sólo el Arrebatamiento de los creyentes, lo cual es lo recurrente, sino que en ese mismo acto se produce la RESURRECCIÓN de los muertos en Cristo, lo cual nos lleva a la siguiente e importante consideración:

Si negamos el Rapto, negamos la resurrección; entonces, vana es nuestra fe!

Veamos lo que la Palabra dice al respecto:

“Si no hay resurrección de los muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también nuestra fe” (1 Corintios 15:13,14).

El negar el Rapto o burlarse de él, es negar la Resurrección y burlarse  de ella; es decir, burlarse de la fe cristiana.

¡Mucho temor de Dios nos es menester en estos tiempos tan peligrosos en los que estamos!

6. ¡ÉL VIENE PRONTO!

(1 Tesalonicenses 4:18) “Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”:

No existe mensaje más consolador para un verdadero cristiano que la verdad del Rapto, con la cual la Palabra nos insta a consolarnos los unos a los otros.

Nuestra bienaventurada esperanza (ver Tito 2:13), es justamente la que tiene que ver con el día de la venida del Señor a por los suyos que le amamos; con la transformación de nuestros cuerpos carnales en unos de gloria, o a lo menos, en la resurrección.

El mismo apóstol Pablo lo relata de forma tan elocuente, cuando dice:

“Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial;  pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos. Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu” (2 Corintios 5:1-5).

Por todo ello, nos asombramos de todos esos hombres de púlpito grande que obvian el tema, y aún se burlan descaradamente, como ya vimos algo de ello. Síntoma claro de apostasía es ese.

Qué duda cabe de que todo ello es razón de los tiempos que estamos viviendo, tal y como la misma Palabra nos lo advierte:

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos… Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 3:1; 4: 3,4).

Estos son tiempos de vanidad y de engaño, cuando a la mayoría no le interesa ya la sana doctrina, sino que busca “lo nuevo”, y prefiere las diferentes fábulas y cuentos que muchos falsos profetas y maestros están más que dispuestos a hablarles y mostrarles, no exenta la cuestión de “grandes señales y prodigios”(Mateo 24:24).

Por eso, y por la depravación de los impíos que pueblan el planeta, vienen días de tribulación y juicio sobre la Tierra:

“Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramadsobre la tierra las siete copas de la ira de Dios (Apocalipsis 16:1ss).

Esto es algo que todavía tiene que ocurrir, aunque ya ha empezado. Sólo preste mínima atención a lo que ocurre a su alrededor y en el mundo.


Una escenificación de la montaña ardiendo en
fuego que será precipitada al mar, conforme a
Apocalipsis 8:8; parte de los juicios de Dios.

Esta humanidad impía está destinada sin lugar a dudas al juicio de Dios. Este mundo tal y como lo conocemos hoy en día, está sentenciado, y será juzgado por el mismo Dios. Tal y como lo hizo en los días de Noé, lo hará esta vez también, aunque no por agua.

Por eso nos sigue asombrando de qué manera son engañados tantos y tantos que se dicen creyentes, y muchos lo son, por hombres presuntamente cristianos con falsos mensajes; pero claro, es que eso iba a ocurrir, pues el mismo Señor Jesús nos lo advirtió recalcándolo:

“Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos…ya os lo he dicho antes” (Mateo 24:11;25).

En ese sentido, tenemos la declaración de uno de esos hombres de amplio púlpito y presunto éxito, César Castellanos, el cual asegura lo siguiente en el libro, del cual se presenta como autor, “Liderazgo de éxito a través de los doce”:

“Este presente de inquietud y preocupación, hace que el hombre vislumbre el futuro de manera desesperanzada, sin embargo, estamos a tiempo de plantear la respuesta de aliento a todos aquellos que dudan de un mañana mejor (3) (énfasis nuestro)

Desafiando la misma Palabra de Dios la cual hemos abierto en este estudio en concreto, Castellanos asegura de que habrá un “mañana mejor”, y que no hemos de dudar de ello, siempre en el contexto de esta dispensación, antes de la venida en gloria del Señor Jesucristo.

Una vez más, Castellanos se equivoca.

En vez de tener la meta de esperar la venida de Cristo, ahora la meta es establecer el Reino visible, sin el Rey presente. ¡Que gran engaño y trampa existen detrás de esa seductora filosofía! En muchos sectores de influenciadominionista, las doctrinas acerca del Arrebatamiento, la Tribulación y la apostasía de los últimos tiempos y el surgimiento de un Anticristo literal, aun y a pesar de que están en la Biblia, se catalogan como errores y mentiras…

Pero pensemos esto bien, sin una tribulación pendiente de producirse, no hay necesidad de estar vigilantessi no hay apostasía, no hay necesidad de discernir el engaño, ni preocuparse por el error, sólo esperar la “bendición”, a través de esos nuevos “ungidos apóstoles y profetas” que encabezarán ese tremendo “avivamiento mundial”, del cual la Biblia no dice absolutamente nada, excepto en Apocalipsis 13:11-15 pero sólo dirigido a encumbrar a la Bestia Anticristo.

¡No! No vienen días mejores, ni viene un “mañana mejor” para estos tiempos. No dudamos de la Palabra de Dios, la cual nos advierte por boca del mismo Jesús de Nazaret, que Su venida habrá de ser como en los días de Noé (Mateo 24:37); días nada buenos, sino muy malos, repletos de maldad y pecado por doquier, así como de apostasía (2 Tesalonicenses 2:3). Los días de hoy.

Sólo cuando Él venga glorioso, y Él (y no la Iglesia aquí y ahora) establezca Su Reino, es decir, el Reino Mesiánico y desde Israel, sólo a partir de entonces, podremos hablar de todas esas cosas que hoy los dominionistas enseñan que son para este tiempo (Isaías 2 ss.; 4:2-6; Zacarías 14:1 ss; Daniel 2:44,45; 7:13,14; Oseas 6:2; Mateo 25:31-46; Apocalipsis 19:11-21; 20:1-4, etc., etc.).

¡La gloria sólo para nuestro Dios y Su Cristo!;

Y Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, Pastor de Centro Rey, Madrid, España

Mayo 2007

NOTAS
:

1. Gerald Coates; “What On Earth Is This Kingdom” pág. 36
2. Jonás González http://www.youtube.com/watch?v=EqZEizVn0gw

3. César Castellanos, “Liderazgo de éxito a través de los doce”, pág. 260

* El pastor Miguel Rosell Carrillo pastorea la Iglesia Evangélica Pentecostal “Centro Rey Jesucristo” en Madrid, España, junto a su esposa Conchi Hidalgo. Ha escrito numeros artículos de Defensa de la Fe frente a la Apostasía de la Iglesia Evangélica a nivel mundial, confrontando con la ayuda del Señor y a la luz de las Sagradas Escrituras las herejías del Movimiento G12 y de la Teología del Reino Presente o Dominionismo que niega el Arrebatamiento o Rapto de la Iglesia.

Sitio Web de la Iglesia Evangélica “Centro Rey Jesucristo” (Pr. Miguel Rosell):http://www.centrorey.org

Temas relacionados

 

El 20% de la población Latinoamericana es evangélica

El 20% de la población Latinoamericana es evangélica

 

image

Lunes 08 de Diciembre del 2008
Iglesia
 México

CIUDAD DE MÉXICO, México (NoticiaCristiana.com) En 1928 el peruano José Carlos Mariátegui escribió que el ciclo de crecimiento del Protestantismo en Latinoamérica estaba agotado. Porque, consignaba en su libro “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana”, la fe protestante “no consigue penetrar en América Latina por obra de su poder espiritual, sino de sus servicios sociales”. Por el tiempo en que Mariátegui publicaba su obra, en nuestro continente los protestantes se acercaban al millón de adeptos; imperceptiblemente comenzaba a forjarse una vertiente popular del Protestantismo que sí conseguiría arraigarse al atraer masivamente a millones: el Pentecostalismo.

En poco menos de dos siglos el Protestantismo latinoamericano ha transitado de un puñado de creyentes a una fe que aglutina millones de integrantes. Ha pasado de una creencia advenediza y vista como extranjerizante a convertirse en una expresión bien consolidada, y específica, de las múltiples formas del ser latinoamericano.

La fe protestante está cerca de cumplir dos centurias en nuestras tierras. Más precisamente es necesario escribir que, si datamos los esfuerzos de colportores bíblicos –notoriamente la epopeya de James Thomson (1788-1854)– como los primeros intentos bien organizados de propagar en Latinoamérica la lectura de la Biblia y las enseñanzas centrales del Protestantismo (sola fe, sola gracia, sólo Cristo y sola Biblia), entonces podemos afirmar que es en 1818, con la llegada de Thomson a Buenos Aires, Argentina, cuando se inicia el transitar del Protestantismo en América Latina.

Es necesario hacer una precisión acerca de la modalidad protestante que fue desarrollándose en nuestro continente. Al respecto es importante la observación realizada por Pablo Deiros: “La forma más característica del Protestantismo latinoamericano hasta el presente es el Protestantismo Evangélico. Los evangélicos en América Latina pertenecen a una corriente dentro de las grandes confesiones protestantes, que está asociada con la tradición de las ‘iglesias libres’. Las iglesias libres son comunidades autónomas e independientes del Estado, es decir, no son iglesias territoriales o establecidas. La mayoría de estas instituciones eclesiásticas provinieron de Europa, se organizaron o emergieron en Estados Unidos, y llegaron a América Latina a través de la obra misionera. Tan influyentes son estas denominaciones, que ‘evangélico’ es hoy prácticamente sinónimo de ‘protestante’ en América Latina” (Protestantismo en América Latina ayer, hoy y mañana, Editorial Caribe, Miami, 1997, p. 43).

Sólo cabe subrayar que, coincidiendo con los cuatro principios clásicos del Protestantismo, que ya anteriormente referimos, los evangélicos los presentan y adicionan con los siguientes componentes:

1) Un enfoque, tanto devocional como teológico, en la persona de Jesucristo, especialmente en el significado salvífico de su muerte en la cruz. 2) La identificación de la Biblia como la autoridad final en materia de espiritualidad, doctrina y ética. 3) Un énfasis en la conversión o un “nuevo nacimiento” como experiencia religiosa que produce cambio en la vida. 4) Una preocupación por compartir la fe con otros (fuerte acento en misiones), especialmente a través de la evangelización. A la luz de lo anterior cabe, entonces, decir que todo evangélico es protestante, pero no todo protestante es evangélico.

En la segunda mitad del siglo XIX se consolidan pequeños núcleos protestantes en distintos países de América Latina. Se reproducen con muchas dificultades; sin embargo, conforman, sobre todo en las capitales de las naciones más grandes, agrupaciones que transmiten un fuerte sentido de identidad minoritaria en un contexto que les negaba participación alguna en la construcción de la sociedad.

En 1900 existían cerca de 50 mil protestantes en toda Latinoamérica; un millón en 1930, 5 millones 20 años después, 10 millones en 1960, 20 millones en 1970, 50 millones una década más tarde. Se calculaba que en el año 2000 los protestantes/evangélicos rondaban los 100 millones. Hoy, cerca de finalizar la primera década del siglo XXI, Latinoamérica y el Caribe se aproximan a los 600 millones de pobladores, 20 por ciento de los cuales serían evangélicos.

Al igual que como fueron percibidos inicialmente por otros protestantes y/o evangélicos en Europa y Estados Unidos, los pentecostales en América Latina han pasado de ser considerados ajenos, y hasta contrarios, a la familia protestante para transformarse en la principal vertiente de la misma. Pero no nada más son reconocidos como integrantes del amplio abanico protestante/evangélico del continente, sino que han filtrado algunos de sus énfasis al conjunto del Protestantismo latinoamericano. De tal manera, los pentecostales están reconfigurando los distintos rostros evangélicos que conviven en América Latina, para forjar un paradigma que va, como bien es señalado por Bernardo Campos, de La Reforma Protestante a la Pentecostalidad de la Iglesia (en el libro de mismo título, Ediciones CLAI, Quito Ecuador, 1997).

Entre 60 y 75 por ciento de los protestantes latinoamericanos son pentecostales. Esa realidad ha sido puesta en una nueva perspectiva por el estudioso del Pentecostalismo Donald W. Dayton, al considerar que: “Los evangélicos deben considerarse como un subgrupo de los pentecostales, en vez de a la inversa”.

Hay que aquilatar esta realidad con todas sus fuerzas, sin dejar de sopesar sus debilidades. Pero es innegable que el Protestantismo se ha latinoamericanizado, y con ello ha naturalizado una presencia antes vista como exótica.

La Sabiduría en las culturas del antiguo Oriente

La Sabiduría en las culturas del antiguo Oriente

2 Septiembre, 2008

Creciente fértil

Creciente fértil

La búsqueda de la sabiduría es común a todas las culturas del antiguo Oriente. Colecciones de literatura sapiencial nos han sido legadas tanto por Egipto como por Mesopotamia, y los siete sabios eran legendarios en la antigua Grecia.

Esta sabiduría humana tiene un sentido práctico: se trata de que el hombre se conduzca con prudencia y habilidad para prosperar en la vida. Esto implicará primeramente una cierta reflexión sobre el mundo; así mismo, en un segundo momento conduce también a la elaboración de una ética-moral, en la que no está ausente la referencia religiosa (particularmente en Egipto). Un paso más es el que observamos en la Grecia del siglo VII, cuando esta corriente de pensamiento toma un cariz más especulativo o teórico y con el tiempo la sabiduría se transformará en filosofía.

Podemos concluir que la sabiduría es el humanismo de la antigüedad. Pero conviene hacer aquí una advertencia importante: la sabiduría bíblica o inspirada, aún en los casos en que integra lo mejor de esta sabiduría humana, es de distinta naturaleza que ésta.

Fuente: La Sabiduría en las culturas del antiguo Oriente

Dones espirituales – cuestiones fundamentales (2/3)

Dones espirituales – cuestiones fundamentales (2/3)

La segunda cuestión fundamental a tomar en cuenta es la  manifestación del Espíritu 

“Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.” (1 Co. 12.7).

a. Los dones del ES son dones del ES.

1) Si bien los dones derivan del Señor Jesucristo, ellos son la manifestación propia del ES (1 Co. 12.7).
2) El ES, a quien Cristo ha enviado, es el canal para la operación de los dones.

b. Los dones del ES son

1) No se trata de talentos latentes, pericias escondidas o aptitudes que se despiertan: vienen de Dios; no están en nosotros.
2) Los carismas no son meramente más y mejor de algo que ya está presente, no importa cuan elevado sea.
3) Se trata de dación y no de educación; de capacidades que Dios da y no de habilidades que nosotros desarrollamos.

c. Los dones del ES son dones sobrenaturales.

1) Los dones son todos sobrenaturales aunque parezcan ordinarios o extraordinarios.
2) Algunos de ellos no son tan espectaculares como otros, pero todos ellos son manifestaciones sobrenaturales del poder de Dios.

d. Los dones del ES son expresión de gracia.

1) Dios da los dones del ES no en base a merecimientos ni valor personal.
2) Una manifestación del ES puede ocurrir a través de alguien sin consideración de su trasfondo, experiencia o educación.
3) El ES es libre para usar o no a quienes él quiere y como él quiere.

e. Los dones del ES son de carácter transitivo.

1) Como manifestaciones del ES, los carismas no son cosas / que podemos poseer o ejercer de manera permanente, como si fuesen nuestra propiedad o tuviésemos algún derecho sobre ellos.

“El creyente no retiene el don como una dote personal. El creyente recibe dones para el bien común cuando Dios requiere que sean usados.” (D. Pytches)

a) Es interesante que Pablo dice “es dada” (l Co. 12.7) en relación con todos los dones espirituales.

b) Con esto, Pablo indica claramente que cada don es una actividad presente, actual y momentánea del ES.

c) Transitivo significa que se transfiere de uno a otro. 

2) Ningún don parece ser una habilidad residente que una persona pueda llevar, poseer o retener consigo, por derecho propio.

a) Más bien, parece ser que cada don debe ser recibido y expresado cuando nos reunimos para adorar, estar en comunión, y proclamar el evangelio.

b) Una comprensión adecuada de esto nos ayuda a desarrollar un sentido de la inmediatez y actualidad de la obra del ES, porque el enfoque no está en el pasado sino en el presente.

c) Deberíamos reunimos con la expectativa viva de recibir manifestaciones frescas y diversas del ES.

f. La distribucion de los dones:

Los dones son dados por el ES para facilitar la obra de El adentro del contexto de la Iglesia. Todos los dones que Dios da a los hombres, están incluidos en el don del Espíritu Santo.Son residentes en el Espíritu Santo, pertenecen a él y él los manifiesta por medio de individuos consagrados como “él quiere” 

“Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere” (1 Cor. 12.11)

1) “a cada uno” I Cor. 12:11 – a cada uno en la iglesia puede y debe recibir un don

2) Los miembros siempre son dependientes los unos de los otros I Cor. 12:21

EJERCICIO 2         

Indicar de qué don se trata:

Hay dones espirituales que no siempre son tenidos en cuenta.

  1. El mayor de todos (Jn. 3.16) : 
  2. El que no tiene precio (Hch. 8.19-20) : 
  3. El que no merecemos (Stg. 4.6): 
  4. El que podemos pedir (Stg. 1.5): 
  5. El que nos da vida (Hch. 11.18):
  6. El que nos lleva a la salvación (Ef. 2.8) : 
  7. El que nos hace justos (Ro. 5.16-17) : 
  8. El que no fortifica (Sal. 68.35): 
  9. El que nos hace uno (Jn. 17.22) :
  10. El que nos ayuda a obedecer (Ez. 11.19-20) 
  11. El que nos ayuda en la lucha (Mt. 11.28-30) 

Fuentes:

  • Seminario Biblico de Fe, notas de Teologia I “B“, p. 42,Buenos Aires,Argentina
  • Pablo Deiros, Los dones del Espíritu Santo, p.14-15, Iglesia Evangelica Bautista del Centro, Buenos Aires, Argentina  

san Pablo: el trajín del escritor

san Pablo: el trajín del escritor

29 Agosto, 2008

Pablo de Tarso según una representación en el monasterio de Stavronikita, en el Monte Athos.

Pablo de Tarso según una representación en el monasterio de Stavronikita, en el Monte Athos.

Las vitelas y los pergaminos eran bastante caros y se reservaban para los libros o los documentos oficiales. Para las necesidades ordinarias se utilizaba una hoja de papiro; los había de variada calidad, ciertamente, pero es posible calcular el precio de una hoja ordinaria por una jornada de trabajo (un denario aprox.). No se podía malgastar la mercancía.

Además, era todo un arte escribir en aquellas hojas frágiles, compuestas de fibras de una especie de junco que crecía en las orillas del Nilo. Normalmente se recurría a escribas o secretarios de profesión. Las pobres gentes acudían a casa del secretario de la aldea para dictarle su mensaje, como todavía sucede hoy en oriente. Los más cultos sabían firmar con su propio nombre. Las personas ricas disponían de esclavos o de libertos a los que dictaban cómodamente su correspondencia. ¿Tenían mucho que hacer? Le decían a su secretario el sentido general, encargándole que redactara él más despacio el texto del mensaje.

También Pablo dictaba sus cartas y, como suele suceder cuando se prolonga la frase, no siempre­ terminaba el párrafo. De ahí esas frases inacabadas, como en Gál 2, 4 y Rom 5, 12, que los traductores procuran disimular lo mejor posible. Afortunadamente, conocemos el nombre de Terció, el escriba de Rom (16, 22): tenía derecho ciertamente a añadir su propio saludo, después de haber consagrado gratuitamente (en el Señor) tantas horas de trabajo a su tarea (alguno ha hablado de cien horas, aunque este cálculo parece exagerado). En varias ocasiones, Pablo ha añadido con su propia mano, algo inexperta las últimas palabras: era una manera de dar autenticidad a la carta (Gál 6, lf-l; Flm 19), pues había falsarios capaces de abusar de la credulidad de las comunidades (2 Tes 2, 2 y 3, 17).

Una vez escrita la carta, si era corta, se doblaba la hoja y se la sellaba con un poco de pez o de cera; en la parte exterior se indicaba la dirección y el nombre del destinatario. Si se trataba de una carta más larga, el rollo se introducía en una envoltura que se sellaba. Había que buscar entonces un portador o mensajero, ya que el correo imperial transportaba únicamente la correspondencia oficial. En varios casos podemos adivinar lo que ocurrió. Por ejemplo, cuando la asamblea de Jerusalén dio un decreto, envió a Judas y a Silas como portadores del mensaje, encargándoles al mismo tiempo que explicaran ellos su contenido (Hech 15, 27-32). Era lo que ocurría en las relaciones diplomáticas del Antiguo Oriente: el mensajero tenía que transmitir oralmente las palabras de su amo y luego entregaba la carta debidamente sellada como prueba de lo que había dicho. Cuando Pablo escribió 1Cor, contó sin duda con Esteban, Fortunato y Acaico para transmitir su respuesta a las preguntas de la comunidad (1 Cor 16, 17) y se preocupó de prepararles debidamente para la explicación de la misión que tenían que cumplir (1 Cor 16, 18). Tiquico será portador de la Carta a los Colosenses (4, 7) y Epafrodito de la Carta a los Filipenses (2, 25).

A su llegada, el mensajero era recibido por toda la comunidad (1 Tes 5, 27) y leía la carta en público, casi con la misma solemnidad que si se tratase de un pasaje de la Escritura (es lo que parece deducirse de Ap 1,3 que pone al lector ante un grupo de oyentes y de Ap 22,18-19 que amenaza severamente contra quien se atreva a añadir o mutilar algo en la profecía).

En varios casos, se prevé expresamente que se haga un intercambio entre las comunidades: cuando hayáis leído vosotros esta carta, haced que se lea también en la iglesia de Laodicea, y la de allí leedla también vosotros (Col 4,16).

Así es como se fue constituyendo progresivamente una colección de cartas de Pablo; se piensa que la comunidad de Efeso desempeño un papel importante en este sentido.

Fuente: san Pablo: el trajín del escritor

El Rapto De La Iglesia

El Rapto De La Iglesia

Josué Mora Peña

Mateo 24:36-42 “36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. “

La lectura bíblica tiene que ver con lo que los cristianos llamamos el Rapto de la Iglesia, o sea la desaparición de todos aquellos que son salvos, los que hicieron la buena decisión de aceptar a Cristo como su Salvador personal y sus pecados fueron perdonados. I de Juan 1:9 dice, “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados. y limpiarnos de toda maldad”. Ya mencionamos antes que nadie sabe el día ni la hora en que Cristo vendrá por su Iglesia. El verso 36 dice que sólo Dios sabe cuándo ese glorioso evento sucederá. Ni aun los ángeles de los cielos saben cuando sucederá. ¿Qué significa esto? Que debemos estar listos a cada momento.

Los siguientes versos, 37 al 39, dicen que Cristo vendrá cuando el mundo esté viviendo como en los días de Noé. ¿Cómo vivía la gente en tiempos antes del Diluvio? Para eso tenemos que ir al libro de Génesis capítulo 6 versos 5 y 6 que dicen, “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente al mal, y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón”. Dios no se arrepintió de haber creado el universo ni el reino animal, pero sí se arrepintió de haber hecho al hombre. ¡Qué vergüenza!

No únicamente estamos viviendo como en los días de Noé, sino también como en el tiempo de Sodoma y Gomorra. La maldad de los seres humanos va en aumento. El pecado es como una bola de nieve, va creciendo más y más conforme sigue rodando y conforme pasan los días. Por eso la urgencia de prepararnos para la venida del Hijo de Hombre, que muy bien pudiera ser hoy. 2 de Pedro 3:10 dice, “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

Veamos los versos 40 y 41. Dos hombres estarán en el campo, uno será tomado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino, una será tomada y la otra será dejada, No es que Dios quiera que así sea, así será porque esa es la decisión de la persona. La Biblia es clara cuando dice que El no quiere que nadie se pierda sino que todos se arrepientan, según 2 de Pedro 3:9. Lo que la Biblia nos da a entender es que en el Rapto habrá muchos desastres, muchos morirán sin Cristo. Si el piloto y su equipo es salvo, desaparecerán y el avión quedará sin control; lo mismo los autos y autobuses, trenes, motocicletas, etc., quedarán sin conductor si son salvos. Qué día tan horrible será para los que se quedan. Pero qué día tan glorioso para los que hemos sido redimidos con la sangre preciosa de Cristo nuestro Señor y Salvador.

Gracias a Dios por Su salvación tan grande, que no merecemos. Si hay alguna duda en tu corazón de ser salvo, pídele a Dios que la disipe. Asegúrate de ser salvo hoy. Mañana pudiera ser muy tarde. La Biblia dice “hoy es el día se salvación, según dice 2 de Corintios 6:2. ¿Amén? ¡Amén!

josue.mora@iglesiabautista.org

Fuente: El Rapto De La Iglesia

Artículos relacionados

Anteriores Entradas antiguas