Distribuidores en Estados Unidos prefieren la NVI Arqueológica

View this document on Scribd

Doscientos años negando a Charles Darwin

07:53 14/05/2009, Ojo Adventista

En el corazón del movimiento creacionista de EEUU, el científico inglés es considerado “un hombre peligroso”
“Creemos firmemente que Dios creó al hombre y todo lo que hay sobre la faz de la tierra. Y en mi opinión, es lo suficientemente poderoso como para haberlo hecho en un par de días”. Rob Koke, pastor de Shoreline Christian Center , no duda ni un segundo. Estamos en Texas, uno de los estados donde la teoría del creacionismo tiene más seguidores y donde Darwin es considerado por muchos “un hombre peligroso”.

Enfundado en americana y vaqueros negros, camiseta roja y botas de cowboy, el fundador de esta megachurch a las afueras de Austin encabeza una congregación de 12.000 fieles. Un soleado domingo de febrero, el salón principal del inmenso recinto acoge a 5.000 creyentes que han venido a escuchar su sermón, claro y directo, sin liturgia, salpicado con anécdotas y bromas. Nada que ver con una misa al uso, y mucho con una charla de autoayuda y superación personal. Los asistentes entregan donaciones a golpe de chequera mientras los pastores auxiliares reparten kleenex a quienes lloran después de confesarse en esta enorme iglesia a medio camino entre un centro comercial (con cafetería y tienda de recuerdos cristianos) y una sala de conciertos (el sermón es amenizado por seis cantantes y una banda completa que interpreta canciones religiosas a ritmo de rock, rap y reggae).

Ya sin micrófono inalámbrico y más relajado tras bajarse del escenario, Koke se muestra prudente, sin querer molestar a ninguno de los miembros de su iglesia. Por eso es comprensivo con quienes se alejan del creacionismo clásico y admiten que ha habido algún tipo de evolución (eso sí, dirigida por Dios), frente a los que creen ciegamente en lo que cuenta el Génesis: es decir, que Dios creó al mundo y al hombre en una semana.

“Dentro de nuestra amplia familia hay diferentes opiniones, pero nadie duda de que somos producto de un Creador Divino. Nosotros no nos posicionamos sobre el cómo, sino sobre el quién, y en eso no hay discusión posible. Todo tiene un autor, un creador: este bolígrafo, la grabadora, una botella de agua… De hecho, yo necesitaría más fe para creer que todo es producto del azar y la evolución que para creer que lo ha hecho Dios”. Koke, de origen holandés, se disipa cuando trata de explicar las “pruebas” que sostienen sus afirmaciones, que echan por tierra la teoría de la evolución de las especies.

Más claro lo tiene Carl Baugh, director del Museo de Evidencias del Creacionismo en Glen Rose, un pueblecito a una hora al sur de Dallas. Este paleontólogo con varios títulos en Teología lleva desde 1985 trabajando para demostrar científicamente que el mundo fue creado por Dios, algo de lo que tampoco tiene ninguna duda. Su discurso es sólido, plagado de tecnicismos científicos.

Modelo bíblico

Durante el tour por su minúsculo y destartalado museo repite que sus experimentos, tanto sobre el terreno como en el laboratorio, han sido certificados y contrastados. Una de las principales pruebas que aporta para desmontar a Darwin son dos huellas que demostrarían que los dinosaurios y los hombres coexistieron. De ser cierto, los evolucionistas estarían en serios aprietos. Una de las huellas, encontrada cerca del museo en los años cincuenta, muestra la pisada de un humano sobre la de un dinosaurio. La otra, hallada en el año 2000, es la de un dinosaurio sobre la de un humano.

Con un currículum de varias páginas y decenas de excavaciones a sus espaldas, Baugh reconoce que antes de llegar a Glen Rose era un “moderado” seguidor de la teoría de la evolución. Pero sus descubrimientos le hicieron cambiar de idea. “Cuando me di cuenta de que los dinosaurios y los hombres habían vivido juntos no pude dormir en cuatro días. Todas mis creencias se vinieron abajo”, explica con voz pausada, arqueando las cejas.

Otro de sus experimentos, ya en el laboratorio, le ha llevado a descubrir que toda la información genética viene dada y que no son las condiciones atmosféricas ni la selección natural -como expone Darwin- lo que explicaría la evolución. Pero, entonces, ¿qué pasó con los dinosaurios? Se extinguieron, dice, en el Diluvio Universal que narra el Génesis. “Los únicos seres vivos que se salvaron gracias al Arca de Noé son los que existen actualmente en el mundo”. Y es aquí donde Baugh, que ha dado conferencias para científicos de la NASA, tira de la Biblia y se posiciona en el creacionismo clásico, el que cifra en entre 6.000 y 8.000 años la edad del planeta Tierra. “Nosotros demostramos científicamente que el modelo bíblico de la creación es cierto”, apunta con una amable sonrisa.

Más combativos son los expertos del Institute for Creation Research o Instituto para la Investigación de la Creación (ICR), situado en un polígono industrial en la periferia de Dallas, a tres horas en coche de Austin. Bruce Wood es el director de comunicación del centro fundado por Henry Morris, considerado el padre del movimiento creacionista moderno. Es el ala dura, la derecha ultrareligiosa que no disimula su agenda política. No sólo desprecian a Darwin, sino que descalifican a aquellos cristianos que creen que Dios no hizo el mundo en seis días y que utilizó algún tipo de evolución en la creación del hombre. “Les han lavado el cerebro”, insiste Wood.

“¿Cree en Dios?”

En el ICR, puntero en la investigación y promoción del creacionismo, están a la defensiva. Y piden sin disimulo la unión a su causa. Al finalizar la visita por el centro -tres edificios donde trabajan unas 40 personas- aparece el director, Lawrence Ford, que con tono áspero lanza varias preguntas. “¿Cree en Dios? ¿Cree en el Génesis? ¿A quién apoya su periódico, a Obama o a Bush?”. Con recelo, da por acabada la charla, después de soltar: “La prensa europea siempre nos malinterpreta”. “Todo lo que tengo que decir está en la revista”, concluye Ford en referencia al último número de Acts & Facts , dedicado a contradecir a Darwin en su 200 aniversario.

Desde el ICR aseguran que su fe “no es ciega”, que se basa “en evidencias y hechos”. “Miramos a la tierra, a los animales, al hombre, y no encontramos la forma de que la evolución pueda explicar todo lo que existe, su increíble complejidad”, explica Wood, quien, ante un cuadro con mariposas disecadas, afirma: “La naturaleza no puede ni tiene necesidad de crear tanta riqueza de colores, tanta belleza… Todo esto no puede ser fruto de la casualidad”. El resto de sus pruebas para demostrar que están en lo cierto las sacan, de nuevo, de la Biblia. Ahí, en la interpretación literal del Génesis, es donde están todas las respuestas.

Uno de esos cristianos impuros de los que hablan en el ICR sería Justin Marston, británico de 31 años que se mudó hace dos a Texas. Este químico de formación, que fue el científico más joven en publicar con 18 años en Nature, va cada domingo a la iglesia que dirige Rob Koke. Marston es de los creacionistas que creen en la evolución. “Pero dejando claro que fue Dios quien escogió la evolución natural para crearnos. Y yo no voy a ser quien para contradecirle”.
“En estos tiempos de crisis, lo más rentable es invertir en el Reino de Dios”

Marston, que insiste en recordar que la fe y la ciencia no siempre están reñidas, intenta responderse a la pregunta clave: ¿de dónde venimos?. “Los evolucionistas seguidores de Darwin no se detienen en esa cuestión. Es más, niegan la existencia de Dios”. Antes de marcharse a casa a ver la Super Bowl, hace su donación a Shoreline Christian Center, con las palabras de su fundador aún en el aire. “En estos tiempos de crisis, lo más rentable es invertir en el Reino de Dios”.

Fuente: Público.com
Autor: Óscar Santamaría / Texas

Doscientos años negando a Charles Darwin

07:53 14/05/2009

Ojo Adventista
En el corazón del movimiento creacionista de EEUU, el científico inglés es considerado “un hombre peligroso”
“Creemos firmemente que Dios creó al hombre y todo lo que hay sobre la faz de la tierra. Y en mi opinión, es lo suficientemente poderoso como para haberlo hecho en un par de días”. Rob Koke, pastor de Shoreline Christian Center , no duda ni un segundo. Estamos en Texas, uno de los estados donde la teoría del creacionismo tiene más seguidores y donde Darwin es considerado por muchos “un hombre peligroso”.

Enfundado en americana y vaqueros negros, camiseta roja y botas de cowboy, el fundador de esta megachurch a las afueras de Austin encabeza una congregación de 12.000 fieles. Un soleado domingo de febrero, el salón principal del inmenso recinto acoge a 5.000 creyentes que han venido a escuchar su sermón, claro y directo, sin liturgia, salpicado con anécdotas y bromas. Nada que ver con una misa al uso, y mucho con una charla de autoayuda y superación personal. Los asistentes entregan donaciones a golpe de chequera mientras los pastores auxiliares reparten kleenex a quienes lloran después de confesarse en esta enorme iglesia a medio camino entre un centro comercial (con cafetería y tienda de recuerdos cristianos) y una sala de conciertos (el sermón es amenizado por seis cantantes y una banda completa que interpreta canciones religiosas a ritmo de rock, rap y reggae).

Ya sin micrófono inalámbrico y más relajado tras bajarse del escenario, Koke se muestra prudente, sin querer molestar a ninguno de los miembros de su iglesia. Por eso es comprensivo con quienes se alejan del creacionismo clásico y admiten que ha habido algún tipo de evolución (eso sí, dirigida por Dios), frente a los que creen ciegamente en lo que cuenta el Génesis: es decir, que Dios creó al mundo y al hombre en una semana.

“Dentro de nuestra amplia familia hay diferentes opiniones, pero nadie duda de que somos producto de un Creador Divino. Nosotros no nos posicionamos sobre el cómo, sino sobre el quién, y en eso no hay discusión posible. Todo tiene un autor, un creador: este bolígrafo, la grabadora, una botella de agua… De hecho, yo necesitaría más fe para creer que todo es producto del azar y la evolución que para creer que lo ha hecho Dios”. Koke, de origen holandés, se disipa cuando trata de explicar las “pruebas” que sostienen sus afirmaciones, que echan por tierra la teoría de la evolución de las especies.

Más claro lo tiene Carl Baugh, director del Museo de Evidencias del Creacionismo en Glen Rose, un pueblecito a una hora al sur de Dallas. Este paleontólogo con varios títulos en Teología lleva desde 1985 trabajando para demostrar científicamente que el mundo fue creado por Dios, algo de lo que tampoco tiene ninguna duda. Su discurso es sólido, plagado de tecnicismos científicos.

Modelo bíblico

Durante el tour por su minúsculo y destartalado museo repite que sus experimentos, tanto sobre el terreno como en el laboratorio, han sido certificados y contrastados. Una de las principales pruebas que aporta para desmontar a Darwin son dos huellas que demostrarían que los dinosaurios y los hombres coexistieron. De ser cierto, los evolucionistas estarían en serios aprietos. Una de las huellas, encontrada cerca del museo en los años cincuenta, muestra la pisada de un humano sobre la de un dinosaurio. La otra, hallada en el año 2000, es la de un dinosaurio sobre la de un humano.

Con un currículum de varias páginas y decenas de excavaciones a sus espaldas, Baugh reconoce que antes de llegar a Glen Rose era un “moderado” seguidor de la teoría de la evolución. Pero sus descubrimientos le hicieron cambiar de idea. “Cuando me di cuenta de que los dinosaurios y los hombres habían vivido juntos no pude dormir en cuatro días. Todas mis creencias se vinieron abajo”, explica con voz pausada, arqueando las cejas.

Otro de sus experimentos, ya en el laboratorio, le ha llevado a descubrir que toda la información genética viene dada y que no son las condiciones atmosféricas ni la selección natural -como expone Darwin- lo que explicaría la evolución. Pero, entonces, ¿qué pasó con los dinosaurios? Se extinguieron, dice, en el Diluvio Universal que narra el Génesis. “Los únicos seres vivos que se salvaron gracias al Arca de Noé son los que existen actualmente en el mundo”. Y es aquí donde Baugh, que ha dado conferencias para científicos de la NASA, tira de la Biblia y se posiciona en el creacionismo clásico, el que cifra en entre 6.000 y 8.000 años la edad del planeta Tierra. “Nosotros demostramos científicamente que el modelo bíblico de la creación es cierto”, apunta con una amable sonrisa.

Más combativos son los expertos del Institute for Creation Research o Instituto para la Investigación de la Creación (ICR), situado en un polígono industrial en la periferia de Dallas, a tres horas en coche de Austin. Bruce Wood es el director de comunicación del centro fundado por Henry Morris, considerado el padre del movimiento creacionista moderno. Es el ala dura, la derecha ultrareligiosa que no disimula su agenda política. No sólo desprecian a Darwin, sino que descalifican a aquellos cristianos que creen que Dios no hizo el mundo en seis días y que utilizó algún tipo de evolución en la creación del hombre. “Les han lavado el cerebro”, insiste Wood.

“¿Cree en Dios?”

En el ICR, puntero en la investigación y promoción del creacionismo, están a la defensiva. Y piden sin disimulo la unión a su causa. Al finalizar la visita por el centro -tres edificios donde trabajan unas 40 personas- aparece el director, Lawrence Ford, que con tono áspero lanza varias preguntas. “¿Cree en Dios? ¿Cree en el Génesis? ¿A quién apoya su periódico, a Obama o a Bush?”. Con recelo, da por acabada la charla, después de soltar: “La prensa europea siempre nos malinterpreta”. “Todo lo que tengo que decir está en la revista”, concluye Ford en referencia al último número de Acts & Facts , dedicado a contradecir a Darwin en su 200 aniversario.

Desde el ICR aseguran que su fe “no es ciega”, que se basa “en evidencias y hechos”. “Miramos a la tierra, a los animales, al hombre, y no encontramos la forma de que la evolución pueda explicar todo lo que existe, su increíble complejidad”, explica Wood, quien, ante un cuadro con mariposas disecadas, afirma: “La naturaleza no puede ni tiene necesidad de crear tanta riqueza de colores, tanta belleza… Todo esto no puede ser fruto de la casualidad”. El resto de sus pruebas para demostrar que están en lo cierto las sacan, de nuevo, de la Biblia. Ahí, en la interpretación literal del Génesis, es donde están todas las respuestas.

Uno de esos cristianos impuros de los que hablan en el ICR sería Justin Marston, británico de 31 años que se mudó hace dos a Texas. Este químico de formación, que fue el científico más joven en publicar con 18 años en Nature, va cada domingo a la iglesia que dirige Rob Koke. Marston es de los creacionistas que creen en la evolución. “Pero dejando claro que fue Dios quien escogió la evolución natural para crearnos. Y yo no voy a ser quien para contradecirle”.
“En estos tiempos de crisis, lo más rentable es invertir en el Reino de Dios”

Marston, que insiste en recordar que la fe y la ciencia no siempre están reñidas, intenta responderse a la pregunta clave: ¿de dónde venimos?. “Los evolucionistas seguidores de Darwin no se detienen en esa cuestión. Es más, niegan la existencia de Dios”. Antes de marcharse a casa a ver la Super Bowl, hace su donación a Shoreline Christian Center, con las palabras de su fundador aún en el aire. “En estos tiempos de crisis, lo más rentable es invertir en el Reino de Dios”.

Fuente: Público.com
Autor: Óscar Santamaría / Texas

Michael Peter Woroniecki

View this document on Scribd

Mueren 50 personas al caer un avión sobre una vivienda en el estado de Nueva York

13/2/2009 22:18 h SINIESTRO AÉREO EN ESTADOS UNIDOS

Mueren 50 personas al caer un avión sobre una vivienda en el estado de Nueva York

  1. • Una de las víctimas perdió a su marido en los atentados terroristas del 11-S
AP / DAVID DUPREY
Restos del avión que se ha estrellado contra una casa. Foto: AP / DAVID DUPREY
EFE
NUEVA YORK | elperiodico.com

Un total de 50 personas han perdido la vida en el siniestro de un avión Bombardier Dash 8 Q400 con 49 ocupantes, de la compañía Continental Airlines, que se ha estrellado contra una casa cerca de Búfalo, en el estado de Nueva York, y cuyas causas por el momento se desconocen.

El avión operado por Colgan Air se ha precipitado sobre una zona residencial de la localidad de Clarence, a unos 16,5 kilómetros del aeropuerto de la capital del estado de Nueva York, y además de las 49 personas que iban a bordo ha perdido la vida uno de los residentes en el inmueble contra el que ha chocado, según fuentes oficiales. El impacto ha originado un gran incendio y 12 viviendas cercanas han sido desalojadas como medida preventiva. Dos personas han sido hospitalizadas.

Determinar las causas

“Un equipo de emergencia y autoridades de aviación están evaluando la situación y recogiendo toda la información posible” para determinar las causas del accidente, ha dicho en un comunicado de prensa el gobernador de Nueva York, David Paterson. Además, ya han sido recuperadas las dos cajas negras de la aeronave.

Paterson ha precisado que los fallecidos han sido 44 pasajeros, 4 tripulantes y una persona que estaba en la casa contra la que se ha estrellado el avión, que hacía el trayecto entre el aeropuerto internacional de Newark (Nueva Jersey) y el de Búfalo (Nueva York). Más tarde se ha sabido que a bordo del avión viajaba además un miembro de la tripulación que estaba fuera de servicio.

Medios estadounidenses han comenzado a difundir las identidades de algunas víctimas. Entre ellas se halla Beverly Eckert, quien quedó viuda durante los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.

Oración de Obama

Eckert, que regresaba a su casa para recordar el 58° cumpleaños de su esposo fallecido, se había convertido en una activista a favor de la seguridad de los estadounidenses y fue recibida la pasada semana en la Casa Blanca por el presidente Barack Obama junto con un grupo de familiares que perdieron seres queridos en aquellos atentados.

Obama ha recordado hoy a la viuda durante una intervención pública en la Casa Blanca. “Rezo para que su familia encuentre la paz y el consuelo en los duros días venideros”, ha añadido el presidente estadounidense.

El accidente ha ocurrido hacia las 4.20 horas (hora de España, 22.20 horas en Nueva York) y varios testigos, citados por los medios estadounidenses, han explicado que han visto que el avión, con capacidad para 74 personas, volaba bajo y que el ala izquierda iba algo desnivelada.

Conversación entre una piloto y la torre de control

La página de internet http://www.liveatc.net ha difundido una supuesta conversación radiofónica entre una de las pilotos del vuelo accidentado y la torre de control de Búfalo, en la que no se aprecia preocupación y la piloto recibe instrucciones para que vuele a una altura de 2.300 pies (700 metros). Un minuto después de esa comunicación el controlador de Búfalo intenta hablar de nuevo con la piloto, pero ya no hay respuesta, por lo que vuelve a intentarlo. Al no conseguirlo, el controlador –según esa conversación radiofónica difundida por esa página de internet– le dice al piloto de un avión de la compañía Delta que volaba cerca: “Mire a unas cinco millas a su derecha a un Dash 8 que vuela a 2.300 pies. ¿Ve algo por allí?”. A esa pregunta, la respuesta del piloto de Delta es: “Negativo”.

Continental, con base en Houston (Texas), ha emitido un comunicado en el que destaca su “profunda tristeza” por el accidente del vuelo 3407 operado por Colgan Air. El presidente y consejero delegado de Continental, Larry Kellner, ha destacado que la aerolínea ya está proporcionando “total asistencia a Colgan Air. Juntos intentaremos dar todo el apoyo posible a las personas afectadas”. Asimismo indicó que personal especializado de la compañía aérea viaja ya a Búfalo para trabajar con Colgan y ayudar a determinar las causas del accidente.

Dos personas, hospitalizadas

Las autoridades del Estado de Nueva York han informado de que dos personas han sido hospitalizadas, supuestamente vecinos del inmueble de Clarence contra el que se estrelló el avión, pero no han precisado el estado en el que se encuentran. Los servicios de emergencia y de bomberos han desalojado a los residentes de 12 viviendas próximas al incendio, con llamas de varios metros de altura. Este es el primer accidente aéreo de vuelos comerciales con víctimas mortales que se produce en Estados Unidos desde el 27 de agosto del 2006, cuando un avión de Comair, con 49 personas a bordo, se estrelló y murieron todos sus ocupantes al despegar del aeropuerto de Lexington (Kentucky).

El pasado 15 de enero el piloto de un Airbus-320 de la aerolínea US Airways, con 155 ocupantes, se vio obligado a realizar un amerizaje de emergencia en aguas del río Hudson. Su pericia evitó lo que pudo haber sido una catástrofe, pues el piloto, Chesly Sully Sullemberger logró que todos los ocupantes del vuelo que enlazaba el aeropuerto neoyorquino de LaGuardia con Charlotte (Carolina del Norte), resultaron ilesos, y solo algunos tuvieron que ser tratados de hipotermia por la baja temperatura del agua del río. 

Articulos recomendados

Ateos demandan al Gobierno Norteamericano por Día Nacional de Oración


Ateos demandan al Gobierno Norteamericano por Día Nacional de Oración

Miércoles 08 de Octubre de 2008
Sociedad
Estados Unidos

 

El Gobernador Wisconsin Jim Doyle ha sido incriminado en la demanda por ser uno de los 50 gobernadores que hicieron la proclamación del llamado a guardar el día de oración.

Estados Unidos, (entreCristianos.com / NoticiaCristiana.com) The Freedom From Religion Foundation (La fundación para la libertad de la religión), la mayor organización norteamericana de ateos y agnósticos ha decido demandar al presidente norteamericano George W. Bush, al Gobernador de Wisconsin y a otros miembros del gobierno federal por haber diseñado la ley del Día Nacional de Oración. 

En los Estados Unidos se celebra todos los años el Día Nacional de Oración con el fin de elevar un clamor del pueblo norteamericano pidiendo perdón y orando por la nación y el mundo. El mismo se celebra el primer jueves de mayo y particularmente este año suscitó mucha polémica porque al haber sido proclamado el gobierno proclamó la bendición de Dios sobre los Estados Unidos e hizo un llamado a los norteamericanos a guardar el día con programas, ceremonias y actividades conforme a su concepción.

Sin embargo los ateos han dicho que esto ha creado un “ambiente hostil hacia los no creyentes pues se han sentido como si fuesen ignorados desde el campo político” y es por eso que han decidido tomar acciones legales.

El Gobernador Wisconsin Jim Doyle ha sido incriminado en la demanda por ser uno de los 50 gobernadores que hicieron la proclamación del llamado a guardar el día de oración.

Los ateos también acusan a Shirley Dobson, presidenta del Grupo que organiza el Día Nacional de Oración y a Dana Perino secretaria de prensa de la Casa Blanca.

Esta organización ha intentado varias demandas desde hace varios años y el año pasado la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos rechazo la demanda interpuesta.

Por su parte la Casa Blanca y los acusados no han rendido declaraciones para fijar sus posiciones en relación a esta demanda.

 


 

Publican por primera vez la Biblia del Arameo, traducida del idioma de Jesucristo al español

Publican por primera vez la Biblia del Arameo, traducida del idioma de Jesucristo al español

Lunes 28 de Julio de 2008
Ciencia y Tecnología
Estados Unidos

 

La primera traducción formal al español del Texto Peshitta, la antigua obra de la Iglesia cristiana primitiva escrita en arameo, el idioma de Jesucristo, sus apóstoles y sus discípulos, fue publicada por Broadman&Holman Publishers, de Nashville, TN., en los Estados Unidos.

“La Biblia Aramea”, como se le conoce popularmente, está basada en los antiguos escritos arameos (también conocidos como siríacos), cuya antigüedad se remonta a los primeros años del cristianismo, y que es poco conocida en occidente ya que mientras los textos griegos se arraigaban en el Imperio Romano, los textos arameos circulaban ampliamente en Israel, Siria, Líbano, Babilonia, Persia, llegando incluso hasta China y la India, de lo cual aún hoy quedan vestigios en templos antiguos.Es de aceptación general y unánime entre los eruditos, que el Evangelio fue predicado originalmente por Jesucristo en arameo, su idioma nativo; lo mismo sucedió con la predicación de sus apóstoles y discípulos originales. El pueblo de Israel tenía profundamente arraigado el arameo como su lengua nacional en la época del Señor. Aunque se hablaba griego por razones de la conquista romana, y hebreo por razones de culto, estos idiomas se reservaban principalmente para el comercio, política y asuntos del templo, pero el arameo era utilizado para la vida cotidiana entre los judíos desde la época del exilio babilónico.

Los primeros escritos del Texto Peshitta se comienzan a redactar en el siglo I, poco después de la época del Señor. Originalmente, estos escritos eran llamados sólo escritos santos, pero con la recopilación completa de estos textos, se les comenzó a llamar escritos en siríaco o arameo. Fue hasta el siglo IX que se les llamó Texto Peshitta, pero los escritos existen desde los albores del cristianismo. Peshitta significa “sencillo, fácil, claro”.

Este texto circuló ampliamente desde los primeros años del cristianismo entre las comunidades cristianas de Israel, Líbano, Siria, Babilonia, Persia, llegando para el 635 d. C. incluso hasta China e India, mientras en Europa circulaban solamente los escritos griegos. Existen dos obras muy reconocidas escritas en arameo que dan testimonio de que se hablaba y escribía en arameo en esa época. Una es “Las Guerras de los Judíos” y otra “Antigüedades de los Judíos”, ambas del historiador judío Flavio Josefo; otra obra menos conocida, pero de la mayor relevancia es el “Diatessarón” de Taciano, que es una armonía de los cuatro relatos del Evangelio escrita también en arameo.

Para la época de la Reforma Protestante, ya se conocía la existencia de este Texto en Europa, a grado tal que Casiodoro de Reina, el traductor original en 1569 de la popular versión actual Reina-Valera, se lamenta en la introducción de su “Biblia del Oso” de no haber tenido a tiempo esta obra para considerarla en su traducción.

El título de la obra publicada por Broadman&Holman es “Biblia Peshitta en Español. Traducción de los Antiguos Escritos Arameos”, y está siendo distribuida mundialmente por esta misma Institución de reconocido prestigio en traducciones bíblicas y literatura y herramientas cristianas. La obra contiene además dos tablas comparativas con los textos tradicionales de diferencias y de porciones relevantes del Texto Peshitta, un amplio cuerpo de referencias, notas y mapas. En el texto bíblico del AT y NT utiliza el nombre de Dios Yahweh en lugar del tetragrámaton, Señor o Jehová, que tradicionalmente se ha usado. Los textos mesiánicos del AT y las palabras del Padre, del Espíritu Santo y de Jesucristo en el NT, aparecen en rojo. Esta obra ha sido objeto de una gran aceptación, principalmente en Centro y Sudamérica, de modo tal que el primer y segundo tiraje, prácticamente se han agotado, y sobre todo, ha resultado en una gran bendición para el pueblo evangélico de habla hispana que ahora podrá acceder a una Biblia traducida al español directamente del idioma original de Jesucristo.

Por Martín Durazo.


http://www.noticiacristiana.com/news/newDetails.php?click_id=0&id_bol=20080728&idnew=84101

Anteriores Entradas antiguas