Zapatazo a Bush: otro oportunista

Miércoles 17 de Diciembre de 2008

Zapatazo a Bush: otro oportunista

No hace falta contar detalles del hecho, pero voy a resumir lo que sucedió por si algún distraído desconoce lo que pasó con Bush: un periodista iraquí lanzó su zapato contra el presidente estadounidense, durante una rueda de prensa en Bagdad. El mandatario, con buenos reflejos, esquivó el objeto y siguió hablando junto al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.Como ya pasó en otros acontecimientos de carácter internacional, algunos vivos salieron a las pocas horas a crear un juego flash sobre este hecho. El juego se llama Bush’s Boot Camp y fue creado por T-enterprise, una empresa del Reino Unido que se dedica a diseñar juegos en flash.

El juego en sí es lo que se ve: un juego flash hecho muy rápidamente. Tiene muy poco valor en cuanto al gameplay. Aunque admito que es ocurrente y que hay que valorar las mentes que velozmente captaron el incidente y lo transformaron en un juego.

Pero no es el único que aprovechó un hecho trascendental en la opinión pública para sacar provecho. Ha pasado con el famoso “¿Por qué no te callas?“, también sucedió cuando Paris Hilton estuvo presa, con el cabezazo de Zidane a Materazzi y con el conflicto del campo, por nombrar algunas de las ocasiones.

¿Creen ustedes que tiene algún valor este tipo de juegos? ¿Creen que con un hecho político con tantas implicancias como este zapatazo hay que tener más cuidado? Espero sus comentarios.

 

Descargue Themelios

Descargue Themelios

18122008

Este es un nuevo recurso de The Gospel Coalition en donde podemos obtener artículos de los mejores académicos y teólogos de nuestro tiempo. Espero que lo puedan disfrutar y que sea de bendición para todos los estudiantes de la Biblia.

Descargue Themelios

El iraquí del zapatazo pasó a ser ídolo en el mundo árabe

Jueves 18 de Diciembre de 2008
Mundo

El iraquí del zapatazo pasó a ser ídolo en el mundo árabe

ACUSADO. Al Zaidi afronta un proceso por agredir a Bush. REUTER

Bagdad.- Muntazer al Zaidi, el periodista iraquí que el domingo lanzó sus zapatos contra el presidente estadounidense, George W. Bush, compareció ayer por primera vez ante un tribunal en la “zona verde” de Bagdad. No trascendieron detalles sobre su estado de salud. Según su hermano,

Muntazer, chiíta, de 28 años, fue rudamente golpeado por los guardias que lo arrestaron luego del incidente.

Mientras el incidente del que todo el mundo habla transcurre en medios judiciales, Muntazer se convirtió en el ídolo del mundo árabe y de miles de personas que repudiaron la ocupación militar de Irak. Ya se crearon videojuegos con su agresión, con nombres como “sock and awe” (media y susto) o “The Bush game”, en el que se trata de lanzar un zapato a la cabeza de una figura móvil que emula al presidente estadounidense.
Un egipcio ofreció su hija Amal, de 20 años, para casarse con el periodista iraquí. “No tengo nada más valioso para ofrecerle que mi hija”, dijo el hombre. Su hija dijo que aceptaría ser su mujer. En Facebook, en tanto, cientos de personas, desde Turquía a Bangladesh, se registraron como fans de Muntazer.
El periodista afronta cargos que podrían llevarlo a la cárcel por hasta 15 años, si los jueces lo acusan por tentativa de magnicidio. Ayer, el propio Bush pidió a través de un vocero que los jueces no sean demasiado severos con su agresor. (Télam)

¡Bush y el zapatazo!

¡Bush y el zapatazo!

bush-y-el-zapatazo

Atízale a Bush un zapatazo

Qué poco han tardado, se veía venir algo así y es que todos nos quedamos con las ganas de que a Bush le hubieran arreado un buen zapatazo en toa la boca. Pero ahora tienes otra oportunidad con este juego flash, dispones de 30 segundos para intentar darle con el zapato el mayor número de veces posible. Ánimo

La Fiscalía se carga un belén por considerarlo una agresión a la libertad religiosa

La Fiscalía se carga un belén por considerarlo una agresión a la libertad religiosa

17.12.08 | 10:00(PD).- Olga Sánchez, la fiscal del 11-M, tomó la iniciativa. Estamos en Navidad y se le ocurrió que podían montar un belén. Otra fiscal, más progresista, consideró una agresión a la libertad religiosa la colocación de las figuras navideñas en el vestíbulo principal y logró que el ‘número dos’ de Pumpido ordenara que las quitasen.

Estamos en plena ofensiva laicista en cualquier ámbito. También, claro, en la Fiscalía General del Estado. Funcionarios que trabajan en la sede central del Ministerio Público en Madrid están sorprendidos, cuando no molestos, por la decisión del número dos de la Fiscalía, Juan Martín Casallo, de retirar un pequeño belén que se había instalado en el vestíbulo principal con las figuras del Niño Jesús, la Virgen María y San José junto a unas flores de pascua, según informa María Peral en El Mundo.

Fue Olga Sánchez la que personalmente llevó las figuras del Nacimiento a la sede de la Fiscalía, en la madrileña calle Fortuy. Las colocaron, y apenas duraron 24 horas. Cuando otra fiscal, Pilar Barrero, miembro de la Unión Progresista de Fiscales, pasó por el lugar y vio el belén preguntó quién lo había puesto ahí y pidió que fuera retirado inmediatamente alegando que era una agresión a la libertad religiosa y que ninguna confesión tiene carácter estatal.

Irritada por la presencia del nacimiento, Barrero se encaminó al despacho de Conde-Pumpido, al que se accede desde ese mismo vestíbulo, para reclamar que las figuras religiosas desaparecieran de allí. No pudo hablar con el fiscal general, que se encontraba de viaje oficial en el extranjero, por lo que fue a ver al teniente fiscal, Martín Casallo, que accedió ipso facto a la solicitud.

El episodio del belén en la Fiscalía recupera para la actualidad la polémica sobre la presencia de símbolos religiosos en ámbitos públicos e institucionales, una asidua controversia que esta legislatura se ha abonado con la pretensión del Gobierno de modificar la Ley de Libertad Religiosa de 1980.

Origen y creencias del movimiento pentecostal (VI)

William J. Seymour

Sexto artículo de esta serie sobre las iglesias “Pentecostales” escrita por el historiador Mario Escobar Golderos.     

 

Origen y creencias del movimiento pentecostal (VI) 

Los viejos clichés siempre son ineficaces para profundizar en las verdaderas intenciones de los hombres. Las conspiraciones, las organizaciones secretas, los hombres “oscuros” que se introducen en lugares “santos”, a pesar de estar bien para las novelas, hacen un flaco favor en la difusión del Cristianismo. Si bien la Biblia nos advierte de los falsos maestros y los falsos pastores, ¿cuántas veces se ha usado este argumento para perseguir lo que no nos agrada? 

Tomas Moro en su libro Utopía nos describe de una manera magistral a ese tipo de hombre inmovilista, conformista, que se cree en la posesión de la verdad absoluta y que intenta frenar al Espíritu y al tiempo. En la carta a su amigo Peter Giles, que le sirve de excusa para introducir su libro, Moro argumenta que si se trata de uno que posee un pequeño atisbo de estudio, rechaza como trastos caseros y lugares comunes lo que no está repleto de términos viejos y apolillados y desusados. Algunos hay que sólo encuentran placer en antiguallas enmohecidas. Y algunos sólo en se sus propias acciones (1)

Algunos confunden la conspiración del Espíritu Santo para cambiar el mundo, con propia conspiración para que todo siga igual. 

WILLIAM J. SEYMOUR 
Seymour nació en el esclavista estado de Louisiana, el 2 de mayo de 1870. Sus padres habían sido esclavos y, tras la Guerra Civil, fueron liberados, pero la violencia racial obligó a muchos negros del Sur a abandonar sus casas hacia tierras más tolerantes. La familia de Seymour continuó trabajando para sus antiguos amos. Pero cuando el joven William tuvo la oportunidad, decidió emigrar a los veinticinco años para encontrar un trabajo que le sacara de la miseria. 

En Indiana, Seymour se integró en la Iglesia Metodista Episcopal Simpson Chapel, una rama de profunda tradición evangelística. Después se mudó a Ohio y tras recibir el rechazo por su condición racial, terminó integrándose en un grupo denominado Movimiento de Reforma de la Iglesia de Dios. Este grupo, radical en sus conceptos externos, le acogió muy bien. Al poco tiempo enfermó de viruela, perdiendo la visión en un ojo. Su enfermedad le animó a dedicar el resto de su vida al pastorado. Viajó a Texas y se instaló allí con unos familiares. En 1905 conoció a Parham, que realizaba una campaña evangelística en la ciudad de Houston. Poco después, Seymour se inscribió en el centro de estudios bíblicos creado por Parham en la capital de Texas. Después de completar sus estudios en la escuela bíblica, Seymour recibió una invitación de la señorita Nelly Ferry para pastorear una congregación en California. 

La llegada de Seymour a Los Ángeles no pudo ser en un mejor clima espiritual; muchas iglesias de distintas denominaciones estaban experimentando un notable crecimiento. El primer sermón de William a la pequeña congregación fue sobre el texto de Hechos 2:4 (El día de Pentecostés). Su mensaje no fue muy bien acogido por algunos miembros de la congregación. Pero logró reunir un grupo de creyentes en febrero de 1906. Las reuniones en casas humildes no hacían presagiar el imponente movimiento que se estaba gestando en la ciudad. El grupo fue creciendo y un hermano de la iglesia recibió el primer bautismo del Espíritu Santo, aunque el propio Seymour no logró ser bautizado hasta días más tarde. 

El crecimiento del grupo les animó a buscar un local para reunirse. Seymour y varios ancianos de la iglesia recorrieron las calles de Los Ángeles hasta dar con una vieja iglesia metodista abandonada, la capilla estaba en la calle Azusa. (Continuará) . 


(1) Moro, Tomás, Utopía, Orbis, Barcelona, 1991. Pág. 73.  

 

 

 

Artículos anteriores de esta serie:
   
  De Pentecostés a la Nueva Era  
  Un abismo entre Pentecostés y Nueva Era  
  Pentecostalismo, carismatismo y neocarismatismo  
  Más allá de Topeka (I)  
  Más allá de Topeka (II)  

 

Mario Escobar es licenciado en Historia, diplomado en Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid y director de la revista «Nueva Historia para el Debate»

© M. Escobar, ProtestanteDigital.com (España, 2005).