Pseudociencia

Pseudociencia

 

Diagrama usado en la ciencia fallida de la frenología, estudio descartado a comienzos delsiglo XX

Pseudociencia (neologismo formado a partir de la raíz griega pseudo-, y la palabra «ciencia»: ‘falsa ciencia’) es un término que da cuenta de un conjunto de supuestos conocimientos, metodologías, prácticas o creencias no científicas pero que reclaman dicho carácter. Este concepto es utilizado en los enfoques epistemológicos preocupados por el criterio de demarcación de la ciencia para diferenciarlas claramente de las ciencias exactas, las naturalesy las sociales.

El epistemólogo argentino Mario Bunge, de particular concepción realista científica, ha definidobreve y ostensivamente la pseudociencia de la siguiente manera: «Una seudociencia es un montón de macanas que se vende como  ciencia. Ejemplos: alquimiaastrología,caracterologíacomunismo científicocreacionismo científicografologíaovnilogía,parapsicología y psicoanálisis.»1

El término tiene connotaciones peyorativas, porque se usa para indicar que las materias así etiquetadas son errónea o engañosamente presentadas como científicas. Por este motivo, aquellos que propugnan por determinada “pseudociencia” normalmente rechazan esta clasificación.

Filósofos de la ciencia que se han ocupado extensamente de esta cuestión, como Karl Popper, consideran que el carácter de pseudociencia depende menos del ámbito u objeto de estudio que de la actitud de sus seguidores hacia la crítica y, en general, hacia al método científico. Así, un físico o un biólogo podrían comportarse de un modo dogmático, mientras que un historiador o un sociólogo pueden presentar sus tesis de una manera que inviten a la refutación (o «falsación», en lenguaje popperiano). En general, y en la médida en que pueda resultar aplicable, la metodología científica exige que las teorías puedan someterse a pruebas empíricas rigurosas, mientras que a las pseudociencias, o bien no será posible aplicarles sistemas de refutación (por tratarse de formulaciones ambiguas) o bien sus partidarios, protegerán la teoría (por ejemplo, con hipótesis auxiliares o ad hoc, formuladas a posteriori), en lugar de someterla a ensayos que puedan refutarla.


Características de las pseudociencias   

Los autores que diferencian entre ciencias reales y pseudociencias señalan características cuya presencia simultánea, no necesariamente de todas a la vez (definición politética), ayuda a reconocer a las pseudociencias como tales:2 3 4 5 6 A falta de un criterio delimitador objetivo y universal, la clasificación definitiva requiere de un argumento de autoridad.

  • No tienen consistencia interna y externa. Es decir, soportan contradicciones lógicas y no se integran con otras ciencias.
  • No aplican métodos como los característicos de las ciencias, aquellos cuya validez pueda aceptarse con independencia de las expectativas del observador.
  • Son dogmáticas. Sus principios están planteados en términos tales que no admiten refutación, a diferencia de las ciencias, donde las condiciones de refutación de las hipótesis o teorías están determinadas o pueden determinarse con precisión. Aunque esto último no es de aplicación estricta a las ciencias sociales, que a menudo no producen (ni pretenden producir) resultados precisos, y parten de premisas que hay que interpretar con cierto grado de subjetividad. Por otro lado, en la ciencia, a veces ocurre que proposiciones formalmente falsables, son en la práctica (en el estado actual de la técnica), imposibles de falsar (por ejemplo: “El universo es finito”).
  • Proclaman teorías para las que no aportan pruebas empíricas, que a menudo contradicen abiertamente las observaciones o resultados experimentales conocidos y aceptados. Aunque este tipo de problema también aparecen ocasionalmente en las ciencias (veáse por ejemplo: Problema del horizonte)
  • Son incoherentes con el cuerpo teórico de disciplinas relacionadas, invalidando las explicaciones admitidas sin ofrecer alternativas mejores para la explicación de los mismos fenómenos ni reconocer la necesidad de hacerlo.
  • Son inmutables. Al no tener bases experimentales, no cambian incluso ante nuevos descubrimientos (como excepción especial están las matemáticas). La máxima autoridad teórica se le sigue atribuyendo al fundador o fundadores de la disciplina, y sus enseñanzas son tratadas como escrituras sagradas.
  • Utilizan ante el público un lenguaje oscuro, o emplean términos que tienen un significado preciso en ciencia con sentidos totalmente diferentes.
  • No cumplen la estrategia de la navaja de Occam (también conocido como principio de parsimonia), que es un método heurístico de búsqueda creativa de soluciones que propone que, en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla es la que se debe considerar como la más probable. O cuando la cumplen es en base a utilizar “ganchos celestes” (por ejemplo el creacionismo lo explica todo en base a un solo ente: dios)
  • No buscan leyes generales.
  • Descalifican las críticas por parte de las ciencias, a menudo, utilizando falacias ad hominem, aduciendo conspiraciones o proclamándose objeto de persecución cuando sus planteamientos son rebatidos.
  • Invocan entes inmateriales o sobrenaturales, tales como fuerza vital, creación divina, inconsciente metafísico, quintaesencia, etc. de los que proclaman a la vez, contradictoriamente, que intervienen en fenómenos observables, pero que son inaccesibles a la investigación empírica. Aunque también en física se especula con entidades que, a día de hoy, son inaccesibles a la investigación empírica, pero que se supone que intervienen en fenómenos observables (véase por ejemplo: Bosón de Higgs), y en psicología se emplean entidades inmateriales tales como por ejemplo: “inteligencia“.
  • Los promotores de la teoría hacen poco esfuerzo para desarrollar una teoría que supere los problemas a los que se enfrenta.
  • Proclaman y exigen que se reconozca su carácter científico, pero sólo ante el público general, renunciando a poner a prueba sus explicaciones ante la comunidad científica establecida. El hecho de reclamar estatus científico las diferencia de otros campos, como lareligión o la metafísica.

Algunos autores afines al relativismo epistémico o al llamado «programa fuerte» (o «estándar») de la sociología de la ciencia, como Paul FeyerabendBruno Latour o David Bloor, ponen en duda que sea posible diferenciar con rigor y objetividad el límite que demarca la “ciencia” de la “pseudociencia”, respaldando en algunos casos posiciones abiertamente contrarias a determinadas concepciones de lo que es ciencia y criticando el método científico.7 Estas posiciones relativistas fueron contestadas por los científicos Alan Sokal y Jean Bricmont en su libroImposturas intelectuales,8 el cual a su vez recibió contrarréplicas.

Algunos críticos de la pseudociencia consideran algunas o todas las formas de pseudociencia como pasatiempos inofensivos. Otros, comoRichard Feynman,9 Richard Dawkins,10 Carl Sagan11 y Mario Bunge,12 consideran que todas las formas de pseudociencia son dañinas, causen o no daños inmediatos a sus seguidores. Estos críticos generalmente consideran que la defensa de la pseudociencia puede suceder por varias razones, que van desde la simple candidez sobre la naturaleza de la ciencia y el método científico, hasta un engaño deliberado por beneficios económicos o políticos. No es apropiado tratar de pseudociencia cualquier cuerpo sistemático de creencias sólo por no considerar veraces sus postulados, sino que sólo tiene sentido hacerlo cuando desde la disciplina en cuestión se proclama sin fundamento su carácter científico.

El problema de la demarcación de las ciencias   

Artículo principal: Criterio de demarcación

Se han hecho varios intentos para aplicar rigor filosófico a la demarcación de la ciencia con resultados diversos. Estos incluyen el criterio de falsabilidad de Karl Popper y la aproximación histórica de Imre Lakatos, que lo critica en su Methodology of scientific research programmes(Metodología de los programas de investigación científica). Historiadores y filósofos de la ciencia, principalmente Thomas Kuhn y Paul Feyerabend, sostienen desde otras perspectivas epistemológicas del conocimiento, que incluye la dimensión social, que no siempre es posible una distinción nítida y objetiva entre ciencia y pseudociencia.

Mario Bunge, filósofo de la ciencia, es conocido por su posición de incluir al psicoanálisis entre las pseudociencias. Críticas hacia la inconsistencia entre teoría y experiencia, o hacia el carácter especulativo del discurso se dirigen también a veces desde las ciencias naturaleshacia ciertas ciencias sociales, como la economía o la psicopedagogía. El escándalo Sokal, por el nombre del físico que lo puso en marcha, mostró que desde una cierta orientación de la Sociología de la Ciencia, una postmoderna y deconstruccionista, también se ha recurrido a veces a usar inconsistentemente el lenguaje de las llamadas ciencias duras, en lo que parece un intento irregular de legitimación científica, siendo esta una de las líneas de conducta frecuentemente reprochadas hacia las llamadas pseudociencias.

Para algunos sectores de la filosofía de la ciencia no existe un criterio de demarcación perfectamente delimitado, metodológico y objetivo para definir universalmente qué es ciencia y qué es pseudociencia,13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 todo intento de diferenciación es necesariamente aribitrario y subjetivo.

Diferencia entre pseudociencia y protociencia   

A veces se confunde pseudociencia con protociencia. La protociencia engloba areas de conocimiento en proceso de consolidación. Por ejemplo la alquimia en el siglo XVII entraba dentro de esta categoría. Cuando se descubrio que los principios en la que se basaban (como la influencia de los planetas en los metales) no tenían respaldo experimental, pasó a ser una pseudociencia. Lo mismo puede decirse de laparapsicología en el siglo XIX y principios del XX. No todas las protociencias desembocan en pseudociencias. La alquimia dio origen a laquímica y la astrología a la astronomía.

Peligros de la medicina pseudocientífica para la salud   

Un campo en el que se usa frecuentemente de alegaciones pseudocientíficas es el de la curación de enfermedades. Ocurre incluso dentro de la medicina convencional, por ejemplo cuando algunas compañías farmacéuticas promueven el uso de sus productos para fines distintos de los que justificaron su aprobación y sin ensayos clínicos suficientes o adecuados.

Existe además un importante mercado de métodos curativos, que en muchos casos actualizan métodos mágicos tradicionales, como la imposición de manos. La mayoría de estos curanderismos, cuya extensión creciente debe mucho a internet, busca la credibilidad y el prestigio que tiene la ciencia, alegando desconocidas propiedades del agua36 o la acción de fenómenos cuánticos.

El cartílago de tiburón se ha promocionado falsamente como cura para el cáncer en base una supuesta inexistencia de cánceres en tiburones. De acuerdo con Ostrander et al (2004), esta práctica ha llevado a una continua disminución de las poblaciones de tiburones37 38 y, lo que es más importante, esta práctica ha alejado a los pacientes de terapias contra el cáncer que sí son efectivas. Sugieren que “los mecanismos basados en la evidencia por la comunidad científica día a día deberían añadirse al aprendizaje de los profesionales de los medios de comunicación y gubernamentales”.

Un caso especial, por su extensión, es el de la homeopatía, cuya incongruencia con el conocimiento científico fue mostrada ya en vida de su fundador, Samuel Hahnemann, y respecto a la que se han utilizado recientemente términos prestados de la mecánica cuántica (comoentanglement) de manera admitidamente metafórica.

Algunos tratamientos alternativos de carácter pseudocientífico han producido accidentes graves, incluso muertes; pero se admite en general que el mayor peligro para la salud de los pacientes se realiza cuando, confiando en un método ineficaz, renuncian a medidas más efectivas, como hábitos más saludables o un tratamiendo médico de eficacia demostrada.39

Explicaciones psicológicas   

El pensamiento pseudocientífico se ha explicado en términos de psicología y psicología social. La tendencia humana a buscar confirmación en vez de refutación,40 la tendencia a mantenerse en las creencias confortables, y la tendencia a sobregeneralizar han sido propuestas como razones comunes para la adherencia al pensamiento pseudocientífico. De acuerdo con Beyerstein (1991) los humanos son propensos a realizar asociaciones en función de la apariencia, y a menudo cometen errores en el pensamiento sobre causa y efecto.41

La utilidad de las etiquetas   

El filósofo de la ciencia Larry Laudan ha manifestado que el concepto pseudociencia no tiene significado científico y se usa básicamente para describir una apreciación subjetiva: “Si quisieramos permanecer firmes al lado de la razón, deberíamos desentendernos de términos como ‘pseudociencia’ y ‘acientífico’ de nuestro vocabulario; son sólo palabras huecas que sólo trabajan a nivel emotivo”.42

Richard McNally, catedrático de Psicología de la universidad de Harvard, manifiesta: “El término ‘pseudociencia’ se ha convertido en poco más que una palabra de moda incendiaria para desacreditar rápidamente a un oponente a través de los medios de comunicación” y “Cuando los terapeutas manifiestan haber obtenido logros con sus prácticas, no deberíamos gastar nuestro tiempo en tratar de averiguar si sus prácticas se las pueden calificar de pseudocientíficas. En vez de eso, se le debería preguntar: ¿Cómo sabe usted que su práctica funciona? ¿Cuál es su evidencia?”43

Transición de pseudociencia a ciencia   

Hay ejemplos de teorías científicas vigentes a día de hoy que una vez fueron criticadas y etiquetadas como pseudocientíficas. La transición se caracteriza por una mayor investigación científica sobre el tema y el descubrimiento de más evidencias que sustenten la teoría. Así, la teoría de la deriva continental fue, en su momento, considerada pseudocientífica.44 De forma parecida la ciencia de la química remonta sus orígenes a desarrollos de la alquimia, considerada pseudociencia por algunos autores.

Campos considerados como pseudociencias   

Quienes defienden la posibilidad de un criterio de demarcación estricto entre ciencia y pseudociencia1 2 3 4 5 6 consideran que en los campos siguientes una parte significativa de sus practicantes presentan su disciplina como más o menos equivalente a campos del conocimiento rigurosos, imitándolos a veces formalmente en el lenguaje o las formas de comunicación, y adoptando títulos científicamente prestigiosos ante el público como «doctor» o «profesor», legitimados o no académicamente. Tal como se deduce de la caracterización del concepto, los practicantes de estas actividades afirman su carácter científico.


Ejemplos de disciplinas pseudocientíficas
Alquimia45 Fue una práctica que combinó elementos de lo que hoy son la química, la metalurgia, la física, astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte y se la considera precursora de la moderna química. Al contrario que la astrología, que sigue teniendo muchos seguidores en la actualidad, la práctica de la alquimia prácticamente desapareció durante el siglo XIX, quedando en la actualidad únicamente algunos seguidores,46 aunque para la mayoría de ellos se haya convertido en una corriente filosófica que ya no sigue los mismos objetivos,47 48 por lo que realmente únicamente serían pseudocientíficas algunas corrientes actuales, a pesar de la definición de Bunge.
Astrología49 Es la creencia en una relación causal entre la posición relativa de determinados planetas, satélites y estrellas y la personalidad y expectativas futuras de las personas.50 

Aunque la astrología tiene una larga tradición como sistema de creencias desde la antigüedad, sus bases como ciencia están refutadas desde el Renacimiento,51 a pesar de lo cual hoy en día existen intentos de reivindicar este papel.

Cerealogía52

También llamados pictogramas o crop circles (en inglés), son dibujos que aparecen en campos de cultivo (trigo, maíz, etc), supuestamente creados por extraterrestres, aunque sin evidencias empíricas.

Creacionismo yDiseño inteligente

Algunas interpretaciones literales del Génesis niegan la Teoría de la evolución y plantean hipótesis alternativas como si tuvieran la misma validez. La teoría de la evolución no es sólo una hipótesis sino la teoría más sustentada que actualmente existe sobre el origen de los seres vivientes y es el cuerpo teórico unificador de las ciencias biológicas. Por esto, la gran mayoría de los científicos e instituciones científicas rechazan las afirmaciones sobre creacionismo científico y diseño inteligente por su falta de base científica y lo clasifican como pseudociencia. La comunidad científica califica de infundadas las acusaciones de tautología hacia algunas hipótesis evolutivas, como la selección natural.

Criptozoología53

Es el estudio de animales mitológicos, no reconocidos como reales por la ciencia. No cumple con el método científico al no ocupar mediciones y observaciones directas para sacar sus conclusiones, sino que se basa en dichos de otras personas y tradiciones orales. Esto es como tomar por cierto que el suelo de piedra de una habitación está más frío que la alfombra que está sobre él, sólo porque alguien nos dijo “que lo sintió más frío”. El método científico demanda hacer mediciones antes de sacar conclusiones, y fácilmente se puede comprobar con un termómetro que ambos llegan a un equilibrio térmico con el ambiente, y tienen la misma temperatura. Además sus predicciones, por su naturaleza, carecen completamente de falsabilidad, pues los animales mitológicos que estudian no dejan de serlo hasta que se comprueba su existencia real.

Dianética (la “ciencia” de lacienciología)54

La dianética es una parte de la cienciología, consistente en una especie de “psicología” basada en los principios de la cienciología.55

Hubbard insiste varias veces a lo largo de su libro en que la Dianética es una ciencia56 y que su sistema, basado en la localización y eliminación de los engramas, permite la curación de toda clase de compulsiones, obsesiones, neurosis, y demás afecciones o enfermedades, incluyendo parálisis, cáncer y leucemia.57 Sin embargo nunca ha habido ninguna demostración científica de tales afirmaciones.

Feng Shui

Es una forma de geomancia que supone la existencia de supuestas energías como el chi. Esta puesta en duda, ya que desde el punto de vista escéptico una energía propiamente dicha no puede ser positiva o negativa, no podría influir ni alterar el comportamiento humano y su relación con el medio58 Por ello los escépticos sostienen que no tiene valor terapéutico.

Fisiognomía

En la Antigüedad la fisiognomía se desarrolló com un arte adivinatoria, que buscaba el destino en los rasgos de la cara, en parte por culpa de algunos párrafos de la Historia animalium de Aristóteles.59 Lavater, a finales del XVIII llamó así a la ciencia («una ciencia con reglas fijas») que permitiría conocer el carácter de una persona por los rasgos de su cara y la forma de su frente. Un obituario tras su muerte, señalaba que tras Lavater un noble no escogería un criado sin antes comparar su rostro con las láminas del libro. Darwin cuenta que estuvo a punto de no ser elegido como naturalista del Beagle, porque Fitzroy no veía con buenos ojos la forma de su nariz.60 La asignación de caracteres faciales y su asociación a rasgos de personalidad para los grupos humanos históricos, como los judíos o los eslavos, fue recuperada por el racismo pseudocientífico de la primera mitad del siglo XX, y una variante, la morfopsicología, inventada por un médico francés en 1937, todavía se emplea para selección de personal.

Flores de Bach(terapias florales)61 62

Los ensayos no demuestran ningún valor terapéutico más allá del efecto placebo.63 64 La preparación de los remedios, dejando algunas flores en agua al sol y diluyendo el filtrado después, no es compatible con ningún mecanismo físico-químico específico. Los pronentes dicen que se basa en «vibraciones», sin que se justifique que son o como se pueden observar.

La selección de los remedios se basa en criterios ajenos a la experiencia, como la teoría de las signaturas,65 una doctrina precientífica propia de la medicina medieval, según la cual la virtud curativa ha sido marcada sobre las cosas o sobre sus nombres. Por ejemplo, la planta que Lineo llamó Impatiens porque dispara sus semillas, es propuesta para curar la impaciencia.

Frenología66 67

Era una teoría que afirmaba ser capaz de determinar el carácter y los rasgos de personalidad basándose en la forma del cráneo. Se basaba en la creencia de que diversos comportamientos están controlados por sitios distintos del cerebro, y que el mayor desarrollo de esas secciones supone un mayor tamaño, que se ve reflejado en la forma del cráneo. No se debe confundir con la craniometría o la fisonomía, que estudian los huesos del cráneo o los rasgos faciales sin intentar extraer información sobre la personalidad.

Fusión fría

Hoy en día se siguen realizando esfuerzos en la búsqueda de reacciones nucleares del tipo de la fusión fría, a pesar de que el engaño de los años 80 quedó marcado en la comunidad científica. Los descubridores de esta supuesta fusión fría, ahora en la industria privada, siguen anunciando periódicamente que en menos de un año sacarán al mercado un modelo viable.68 El fenómeno ha sido intensamente estudiado por la comunidad y siguen encontrándose publicaciones al respecto, sin resultados positivos.

Grafología12 69

Se trata de la supuesta relación entre la escritura y la personalidad del individuo, pretendiendo inferir incluso el estado fisiológico y las aptitudes laborales del autor de la escritura. No debe confundirse con la grafología o caligrafía forense, que es usada en la justicia como técnica auxiliar para determinar si un escrito pertenece a una persona en particular. Aunque los análisis grafológicos de personalidad no son aceptados en las cortes, sí son empleados con frecuencia y sin fundamento en la selección de personal.

Homeopatía

Muchos consideran la homeopatía como un residuo pseudocientífico de la época de la alquimia. Los resultados atribuidos a la homeopatía se pueden explicar por el efecto placebo.70

Otra crítica a la homeopatía es su falta de consistencia externa. Esta teoría asume que el agua de algún modo “recuerda” las propiedades químicas de las moléculas que alguna vez estuvieron en contacto con ella, pese a que la investigación empírica no confirma la hipótesis de la llamada memoria del agua.

Negacionismo del Holocausto71

El negacionismo del Holocausto está considerado una pseudociencia (en la disciplina de la historia) no porque searevisionista (el revisionismo es una actividad legítima del historiador, por ejemplo, a la luz de nuevas evidencias), sino porque para lograr su objetivo de negar el Holocausto necesitan negar todos y cada uno de los principios del método científico: deciden primero cómo quieren que sean los “hechos”, en lugar de recurrir a testigos oculares y a pruebas físicas y documentales. Elaboran teorías para “probar” que los hechos “auténticos” son como ellos quieren que sean. Reescriben la historia para dar apoyo a una agenda, a menudo política, usando un sinnúmero de falacias lógicas que corroboren sus tesis. Nunca someten sus trabajos a la revisión por pares. A causa de todo ello, la comunidad de historiadores consideran a estos escritos como defectuosos y no fiables desde el punto de vista científico.

Numerología7273

La numerología actual se basa en los principios esbozados por Pitágoras. Consideraba que el universo es una obra sólo descifrable a través de las matemáticas. Los pitagóricos postulaban que la Tierra, el Sol y el resto de los planetas conocidos, giraban en torno a una fuerza simbolizada por el número uno.74

Parapsicología75

Esta doctrina sostiene la existencia de fenómenos como la telepatía, la videncia a distancia y del futuro, y la telequinesis, entre otros. La parapsicología atribuye esos supuestos hechos a la percepción extrasensorial y a otras capacidades supra-normales que no pretende explicar. Es bastante ambigua no sólo porque trata de entidades no físicas como los fantasmas y acontecimientos no físicos como la telepatía, sino también porque no ofrece afirmaciones detalladas acerca de sus mecanismos de acción o regularidades.

Piramidología54

La piramidología es una creencia que afirma que los objetos en forma de pirámide con base cuadrada, simplemente por su forma, pueden provocar fenómenos tales como mantener los alimentos frescos durante mucho más tiempo de lo normal. Se cree que el origen de esta creencia fue el descubrimiento en las pirámides de la Meseta de Giza de momias y otros objetos orgánicos en relativamente buen estado a pesar de su edad.76 Sin embargo, los experimentos realizados no han mostrado ningún efecto.77

Psicoanálisis

En su modelo de demarcación de la ciencia, Karl Popper tomó al psicoanálisis como ejemplo de pseudociencia, en contraste con la teoría de la relatividad de Albert Einstein. Popper observó que mientras las condiciones de refutación de las hipótesis de Einstein estaban determinadas con precisión y Einstein estaba dispuesto a empezar de nuevo si la evidencia no las sustentaba, las teorías de Sigmund Freud eran infalsables y le permitían reinterpretar la evidencia para mantener las hipótesis.

Aunque Popper calificaba al psicoanálisis como pseudociencia. No sugiere que no sea racional o que no sea valioso. Popper mismo declara que el psicoanálisis: “Constituye una interesante metafísica psicológica (y no cabe duda de que hay alguna verdad en él, como sucede tan a menudo en las ideas metafísicas)”.78

Adolf Grünbaum considerado el heredero de Karl Popper en la crítica epistemológica al psicoanálisis, considera por otro lado que el psicoanálisis sí es falsable, pero con el resultado de ser una teoría falsa.

Alan Sokal y Jean Bricmont explican en su controvertido libro Imposturas Intelectuales cómo Jacques Lacan usa el lenguaje matemático en su teoría del psicoanálisis de forma incorrecta y totalmente fuera de contexto para aparentar carácter científico.79 Otros autores, sin embargo, explican que el uso por parte de Jacques Lacan de un lenguaje matemático significó no el intento de demostrar matemáticamente las afirmaciones del psicoanálisis, sino una representación explicitamente metafórica de algunas de tales afirmaciones. La respuesta de Sokal es que tal uso simbólico de conceptos matemáticos, muy probablemente desconocidos por la gran mayoría de los lectores de Lacan, es de dudosa utilidad. Arkady Plotnitsky(matemático y profesor de la Universidad de Purdue de teoría literaria) resalta en particular que en el libro de Sokal y Bricmont«algunas de sus aseveraciones concernientes a objetos matemáticos y especialmente sobre los números complejos son incorrectas» lo cual hace que su ataque a Lacan (por errores similares) se convierta en patético.80

El epistemólogo Mario Bunge también usa al psicoanálisis como ejemplo en su modelo de demarcación de la ciencia. Sostiene que el psicoanálisis es una forma de pseudociencia porque carece de consistencia externa: las diferentes disciplinas científicas interactúan apoyándose las unas a las otras tanto en sus aspectos teóricos como empíricos. El grave problema del psicoanálisis, sostiene Bunge, es que se trata de una disciplina aislada del resto del conocimiento (no interactúa con disciplinas obviamente pertinentes, tales como la psicología experimental, la neurociencia cognitiva y las ciencias biológicas). Más aún, el psicoanálisis es incongruente con los descubrimientos de estas disciplinas.81 82 83

Por otra parte algunos filósofos de la ciencia84 e investigadores85 sostienen que el psicoanálisis sí puede investigarse científicamente. Aunque otros filósofos86 y psicoanalistas87 sostienen que el psicoanálisis no puede investigarse científicamente. En todo caso hay gran variedad de corrientes psicoanalíticas y sólo cabría plantear la posibilidad de acusar de pseudocientíficas a aquellas que se consideran a sí mismas científicas.

Autores como Van Rillaer recopilaron ejemplos sobre la forma en que Freud y otros psicoanalistas descalifican a sus críticos empleando argumentos de autoridad y falacias ad hominem.88 89

Pese a lo anterior, el psicoanálisis sigue siendo materia de estudio en diversas universidades.

Psicología transpersonal90

Se trata de corrientes de pensamiento psicológico fundamentadas en creencias religiosas, ocultistas o filosóficas, muy a menudo cercanas a movimientos como el New Age. Sus prácticas y creencias no poseen, en la mayor parte de los casos, fundamentos empíricos testables necesarios para toda ciencia. Arranca del pensamiento de autores post-freudianos como Carl Jung. Al igual que con el psicoanálisis freudiano, aunque no todas sus afirmaciones pudieran carecer de fundamento real, no existe en sus prácticas y tradiciones de generación de conocimiento un modo de distinguir entre lo válido y lo erróneo. Estas corrientes de pensamiento también se han asociado en ocasiones a la parapsicología. Muy pocos psicológos realizan en realidad investigación científica seria sobre estos temas.

Radiestesia91

La dependencia de los fenómenos en que se basa la radiestesia respecto al efecto ideomotor y las expectativas del sujeto, está demostrada desde el siglo XIX.92

Teoría de cuerdas.93

Algunos autores, entre ellos Mario Bunge, han declarado su preocupación de que la Teoría de cuerdas no sea falsable y como tal, siguiendo las tesis del filósofo de la ciencia Karl Popper, la Teoría de cuerdas sería equivalente a una pseudociencia.94 9596 97 98 99

El filósofo de la ciencia Mario Bunge ha manifestado recientemente:

  • La consistencia, la sofisticación y la belleza nunca son suficientes en la investigación científica.
  • La Teoría de cuerdas es sospechosa (de pseudociencia). Parece científica porque aborda un problema abierto que es a la vez importante y difícil, el de construir una teoría cuántica de la gravitación. Pero la teoría postula que el espacio físico tiene seis o siete dimensiones, en lugar de tres, simplemente para asegurarse consistencia matemática. Puesto que estas dimensiones extra son inobservables, y puesto que la teoría se ha resistido a la confirmación experimental durante más de tres décadas, parece ciencia ficción, o al menos, ciencia fallida.
  • La física de partículas está inflada con sofisticadas teorías matemáticas que postulan la existencia de entidades extrañas que no interactúan de forma apreciable, o para nada en absoluto, con la materia ordinaria, y como consecuencia, quedan a salvo al ser indetectables. Puesto que estas teorías se encuentran en discrepancia con el conjunto de la Física, y violan el requerimiento de falsacionismo, pueden calificarse de pseudocientíficas, incluso aunque lleven pululando un cuarto de siglo y se sigan publicando en las revistas científicas más prestigiosas.
Ufología101 102103

La Ufología es el estudio de los objetos voladores no identificados (OVNIs) y frecuentemente incluye la creencia de que los OVNIs son la evidencia de visitantes extraterrestres.104 No debe confundirse con la búsqueda de inteligencia extraterrestre de proyectos científicos como el SETI.

Telepatía105

Es un término que se refiere a la capacidad mental de los humanos y otras criaturas de comunicar información de una mente a otra, sin el uso de herramientas adicionales como el habla o el lenguaje corporal. Aunque se han llevado a cabo muchos experimentos científicos sobre la telepatía, incluyendo varios recientes por parte de reputadas universidades, la existencia de la telepatía no es aceptada por la comunidad científica. 106

Sintergética

La teoría sinergética fue establecida por el matemático y físico Hermann Haken. La teoría sinergética, según sus representantes, es una curación biónica y no un tratamiento médico. Así evitan disputas con la medicina occidental.107

Como ilustra el listado anterior, algunas pseudociencias son a veces desarrolladas por científicos o investigadas o estudiadas en universidades como si de ciencias reales se tratase.108

Véase también  

Referencias   

  1. ↑ a b Qué son las pseudociencias, Mario Bunge.
  2. ↑ a b Sagan, Carl (2005). El mundo y sus demonios. Barcelona: Planeta.
  3. ↑ a b Park, Robert L. (2003). Ciencia o vudú. Barcelona: Debolsillo.
  4. ↑ a b Robert L. Park, 2003. “The Seven Warning Signs of Bogus Science.”
  5. ↑ a b Randi, James (1988). Flim-Flam!. Prometheus.
  6. ↑ a b Shermer, Michael, 2001. “How to draw boundaries between science and pseudoscience.”
  7.  El filósofo de la ciencia Paul Feyerabend se asocia particularmente con la idea de que intentar distinguir entre ciencia y pseudociencia es algo que no se sostiene cuando es tratado con rigor epistemológico, y además es pernicioso. “La idea de que la ciencia puede, y debería, desarrollarse de acuerdo a reglas fijas y universales, es no realista y es pernicioso….la idea va en detrimento de la ciencia, debido a la negligencia de omitir las condiciones físicas e históricas que influyen en el cambio científico. Hace a la ciencia menos adaptable y más dogmática.”[1]
  8.  Sokal-Bricmont, Imposturas intelectuales, Barcelona, Paidós, 1999, págs. 66-113.
  9.  Richard Feynman, 1974. “Cargo Cult Science.”
  10.  Richard Dawkins, 1998. Unweaving The Rainbow. Penguin.
  11.  Carl Sagan, 1987. “La carga del escepticismo.”
  12. ↑ a b Mario Bunge. “¿Qué son las pseudociencias?.”
  13.  Curd, Martin; Cover, J.A (Eds.) (1998). Philosophy of Science, Section 3, The Duhem-Quine Thesis and Underdetermination, W.W. Norton & Company. Duhem, Pierre. The Aim and Structure of Physical Theory. Princeton, New Jersey, Princeton University Press, 1954.
  14.  *W. V. Quine. Two Dogmas of EmpiricismThe Philosophical Review, 60 (1951), pp. 20-43. texto online
  15.  *W. V. Quine. Word and Object. Cambridge, Mass., MIT Press, 1960.
  16.  *W. V. Quine. ‘Ontological Relativity.’ In Ontological Relativity and Other Essays, New York, Columbia University Press, 1969, pp. 26-68.
  17.  *D. Davidson. ‘On the Very Idea of Conceptual Scheme.’ Proceedings of the American Philosophical Association, 17 (1973-74), pp. 5-20.
  18.  Okasha, Samir. Philosophy of Science. A very short introduction. p. 38. Oxford University Press. 2002. ISBN 0-19-280283-6
  19.  Okasha, Samir. Philosophy of Science. A very short introduction. p. 27. Oxford University Press. 2002. ISBN 0-19-280283-6
  20.  Feyerabend, Paul (2003). Contra el Método. Barcelona. Ediciones Folio, S.A.. ISBN 84-413-1860-3.
  21.  Feyerabend, Paul (1987). Adiós a la Razón. Madrid: Tecnos. ISBN 978-84-309-1071-7..
  22.  Todd Jones, Reductionism and Antireductionism: Rights and Wrongs, Metaphilosophy, Volume 35, Number 5, October 2004, pp. 614-647
  23.  Peter W. Ross and Dale Turner, “Sensibility Theory and Conservative Complacency.”
  24.  Hofstadter, Douglas (1989). Gödel, Escher, Bach: un eterno y grácil bucle.. Tusquets. ISBN 84-7223-459-2.
  25.  Belian, Isaiah (2000). Three Critics of the Enlightenment: Vico, Hamann, Herder, p. 123. Princeton: Princeton University Press. ISBN 0-691-05727-3.
  26.  Henri Bergson, The Creative Mind: An Introduction to Metaphysics, páginas 159 a 162. ISBN 0-8065-0421-8
  27.  Henri BergsonLa pensée et le mouvant, 3 ed. 1934. ISBN 2-13-053781-2
  28.  Edmund HusserlCrisis of European Humanity, Pt. II. Conferencia de Viena, 10 de Mayo de 1935.
  29.  Martin Heidegger. 1977. Basic writings (BW). New York: Harper and Row, 349. Vortraege und Aufsaetze, II, 7. ISBN 0-06-063763-3
  30.  Martin Heidegger. 1977. Basic writings. New York: Harper and Row, 348. Vortraege und Aufsaetze, II, 7. BW 348, ZSD, II, 6. ISBN 0-06-063763-3
  31.  Tao Teh King by Lao Tzu Interpreted as Nature and Intelligence by Archie J. Bahm. Philosophy East and West, Vol. 8, No. 1/2 (Apr. – Jul., 1958), pp. 69-70 doi:10.2307/1397425.
  32.  Scientific Imperialism an Address, Delivered by Ellis T. Powell, LL.B. D.Sc.
  33.  Dupre, J. (1994). «Against Scientific Imperialism»PSA: Proceedings of the Biennial Meeting of the Philosophy of Science Association 1994: 374-381. (JSTOR link for this paper)
  34.  William J. Beaty, 1996. Symptoms of pathological Skepticism.
  35.  Newton-Smith, William H. (2001). A Companion to the Philosophy of Science. Blackwell Publishing Limited. ISBN 0-631-23020-3.
  36.  Water pseudoscience, página de Stephen Lower, un profesor de química retirado.
  37.  Ostrander GK et al. (2004) Shark cartilage, cancer and the growing threat of pseudoscience. Cancer Res64:8485-91. Erratum in: Cancer Res. 65:374. PMID 15574750
  38.  Still, J (2003). Use of animal products in traditional Chinese medicine: environmental impact and health hazards, Vol 11 n.2 edición, Complementary Therapies in Medicine, pp. 118–122.
  39.  Homeópata le quita la insulina – Chica muere a los 16 años (en italiano)
  40.  (Devilly 2005:439)
  41.  Pensamiento Magico y Eficacia Terapéutica José Antonio Plaza Rincón Licenciado en Antropología (U.C.M.)
  42.  Laudan L (1996) “The demise of the demarcation problem” in Ruse, Michael, But Is It Science?: The Philosophical Question in the Creation/Evolution Controversypp. 337-350.
  43.  McNally RJ (2003) Is the pseudoscience concept useful for clinical psychology? SRMHP Vol 2 Number 2 Fall/Winter[2]
  44.  William F. Williams, editor (2000) Encyclopedia of Pseudoscience: From Alien Abductions to Zone Therapy Facts on File p. 58 ISBN 0-8160-3351-X
  45.  Qué son las pseudociencias, Mario Bunge.
  46.  Alchemy Institute of Hypnosis
  47.  The Alchemy website
  48.  La alquimia, hoy
  49.  Astrology and Science: Two Worldviews searching for a Synthesis J. Navarro Artigas
  50.  Tester, S J (1990). Ed. Siglo XXI (ed.). Historia de la Astrología Occidental, pp. . 23. «La astrología es la interpretación y predicción de acontecimientos que suceden en la tierra, así como el carácter y las aptitudes de los hombres, a partir de la medición y el trazo de los movimientos y las posiciones relativas de los cuerpos celestes, estrellas y planetas, incluyendo entre estos últimos al Sol y la Luna.»
  51.  Pico della MirandolaDisputationes adversus astrologiam divinicatrium
  52.  Joe Nickel, 2002. “Circular Reasoning: The ‘Mystery’ of Crop Circles and Their ‘Orbs’ of Light“.
  53.  Criptozoología. La pseudociencia que estudia los animales ocultos.
  54. ↑ a b Gardner, Martin (1957). Fads and Fallacies in the Name of Science. Dover Publications.
  55.  Drury, Nevill (marzo de 1985). Ed. HarperCollins (ed.). Dictionary of Mysticism and the Occult.
  56.  [http://mx.geocities.com/cienciologia/dianetica.html La verdad acerca de Dianética y Cienciología.
  57.  «11», The Anderson Report.
  58.  Energías
  59.  Pack, R.A (1978) Aristotle’s chiromantic principle and its influence. Transactions of the American Philological Association, 108: 121-130.
  60.  Shookman, E., Pseudo-science, social fad, literary wonder: Johann Caspar Lavater, and the art of physiognomy, in Shookman, E., ed (1993) The faces of physiognomy: Interdisciplinary approaches to Johann Casper Lavater Columbia, SC, Camden House, pp. 25-39. Citado en: Staum, M (1995) Physiognomy and Phrenology at the Paris Athenee. Journal of the History of Ideas, 56(3): 443-462.
  61.  Carroll, Robert Todd (2003). The Skeptic’s Dictionary: A Collection of Strange Beliefs, Amusing Deceptions, and Dangerous Delusions. Wiley.
  62.  Robert Todd Carroll, 2005. “The Skeptics Dictionary: Bach flower therapy“.
  63.  Ernst, E. (2002). «”Flower remedies”: a systematic review of the clinical evidence». Wien Klin Wochenschr 114 (23-24): 963-6.
  64.  Walach, H., Rilling, C. & Engelke, U. (2001). «Efficacy of Bach-flower remedies in test anxiety: a double-blind, placebo-controlled, randomized trial with partial crossover». J Anxiety Disord 15 (4): 359-66.
  65.  Richardson-Boedler, C. (2000). «The Doctrine of Signatures: a historical, philosophical, scientific view (II)». Br Homeopath J 89 (1): 26-8.
  66.  Gould, Stephen Jay (2003). La falsa medida del hombre. Barcelona: Editorial Críticca.
  67.  Robert Todd Carroll, 2005. “The Skeptics Dictionary: Phrenology“.
  68.  http://pesn.com/2006/03/24/9600253_Fleischmann_joins_D2Fusion/ Vuelve la fusión fría!] (en inglés)
  69.  Robert Todd Carroll, 2005. “The Skeptics Dictionary: Graphology“.
  70.  Shang A, Huwiler-Muntener K, Nartey L, Juni P, Dorig S, Sterne JA, Pewsner D, Egger M (2005). «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy». Lancet 366 (9487): 726-32. PMID 16125589.
  71.  Engaño y Tergiversación. Técnicas de Negación del Holocausto, en concreto el epígrafe: La “Ciencia” de la Negación, la Negación de la Ciencia, The Nikzor Project.
  72.  Allen Paulos, John (1990). El hombre anumérico. Barcelona: Tusquets Editores.
  73.  Robert Todd Carroll, 2005. “The Skeptics Dictionary: Numerology“.
  74.  Pseudocientíficos famosos
  75.  Bunge, Mario (2000). Ed. Siglo XXI (ed.). La investigación científica: Su estrategia y su filosofía, pp. . 34.
  76.  Toth, Max; Greg Nielsen (1995). Ediciones Martínez Roca (ed.). El poder mágico de las pirámides, pp. 221. ISBN 8427003994.
  77.  MythBusters, capítulo 32: el poder de las pirámides (en inglés)
  78.  “Las criticas de Karl Popper al psicoanálisis”. Fernanda Clavel De Druyff
  79.  Alan Sokal, Jean Bricmont (1997). Imposturas IntelectualesISBN 84-493-0531-4.
  80.  Arkady PlotnitskyThe Knowable and the Unknowable (pág. 112-113). Ann Arbor: University of Michigan Press, 2002. ISBN 0-472-06797-4.
  81.  Bunge, M (2002) Crisis y reconstrucción de la filosofía. Barcelona, Gedisa.
  82.  Bunge, M. & R. Ardila (2002) Filosofía de la psicología. 2º ed. México, Siglo XXI Editores.
  83.  Bunge, M (2006) “Psicoanálisis a un siglo de distancia”. En 100 Ideas. El libro para pensar y discutir en el café. Buenos Aires, Sudamericana. Pp. 200-205.
  84.  Por ejemplo Adolf Grünbaum: Grünbaum, Adolf. (1984): The Foundations of Psychoanalysis; A Philosophical Critique. Berkeley: University of California Press.; Jacques Van Rillaer: Van Rillaer, Jacques. (1980): Les illusions de la psychanalyse. Sprimont: Mardaga.
  85.  Por ejemplo Hans J. Eysenck: Eysenck, Hans J. y Wilson, Glenn D. (1973): El estudio experimental de las teorías freudianas. Madrid: Alianza Editorial.
  86.  Por ejemplo Paul Ricoeur y Jürgen Habermas.
  87.  Por ejemplo Elisabeth Roudinesco (1999); Jean-Michel VappereauSerge Hajlblum y René LewRoland GoriChristian Hoffmann (1999).
  88.  Van Rillaer, Jacques (1985). Ariel (ed.). Las ilusiones del Psicoanálisis, pp. 411.
  89.  Van Rillaer, Jacques; Meyer, Catherine (2007). Ed. Sudamericana (ed.). El libro negro del Psicoanálisis. Parte 3: Cómo el psicoanálisis se ha inmunizado contra la críticaISBN 9789500727969.
  90.  Ciencia y pseudociencia en psicología por Carlos Álvarez González
  91.  Charpak, G. & Broch, H. (2003). Conviértase en brujo, conviértase en sabio: la desmitificación científica de las supersticiones y los fenómenos paranormales. Barcelona: Ediciones B;.
  92.  Chevreul, M.-E. (1854). De la baguette divinatoire, du pendule dit explorateur et des tables tournantes, au point de vue de l’histoire, de la critique et de la méthode expérimentale. Paris; Mallet-Bachelier.
  93.  Mario Bunge. Skeptical Inquirer, July/Aug, 2006.
  94.  Peter Woit’s Not Even Wrong weblog
  95.  P. Woit (Columbia University) String theory: An Evaluation,Feb 2001, e-Print: physics/0102051
  96.  P. Woit, Is String Theory Testable? INFN Rome March 2007
  97.  Lee Smolin’s The Trouble With Physics webpage
  98.  The Trouble With String Theory.
  99.  The Great String debate. Wisecracks fly when Brian Greene and Lawrence Krauss tangle over string theory.
  100.  Mario Bunge. Skeptical Inquirer, July/Aug, 2006.
  101.  Hernández Franch, Luis (1984). Los ovnis desmitificados. Informes I y II. Edición del Autor. Bilbao..
  102.  Kaminer, Wendy (2001). Durmiendo con extraterrestres. El auge del irracionalismo y los peligros de la devoción.. Alba Editorial (Col. “Trayectos”, Nº 25). Barcelona.
  103.  Stoczkowski, Wiktor (2001). Para entender a los extraterrestres. Estudio etnológico de una creencia contemporánea. Acento Editorial (Col. “Acento Agudo”). Madrid.
  104.  Scientific American
  105.  El estudio de la telepatía está considerado por la gran mayoría de la comunidad científica como una pseudociencia.
  106.  [ http://www.magazine.com.ve/esoterismo/?id=6947&idSec=9&accion=detalle se han llevado a cabo muchos experimentos científicos sobre la telepatía, incluyendo varios recientes por parte de reputadas universidades, la existencia de la telepatía no es aceptada por la inmensa mayoría de los científicos]
  107.  Hermann Haken, Günter SchiepekSynergetik in der Psychologie. Selbstorganisation verstehen und gestalten. Verlag Hogrefe, Göttingen 2006, ISBN 3-8017-1686-4
  108.  http://digital.el-esceptico.org/leer.php?autor=666&id=2073&tema=143

Bibliografía en español  

  • VV.AA. Ciencia y pseudociencias: realidades y mitos. Prólogo de Manuel Toharia. Madrid, Equipo Sirius, 2004.
  • Mario BungeCrisis y reconstrucción de la filosofía, Barcelona, Gedisa, 2002.
  • Carl SaganEl mundo y sus demonios, Barcelona, Planeta, 2000.
  • Martin GardnerLa ciencia. Lo bueno, lo malo, lo falso, Madrid, Alianza, 1988.
  • Richard DawkinsDestejiendo el arco iris, Barcelona, Tusquets, 2000.
  • Steven WeinbergPlantar cara. La ciencia y sus adversarios culturales, Barcelona, Paidós, 2003.

Enlaces externos 

Anuncios

Una de fantasmas

Una de fantasmas 

En el blog del Dr. Carmona, encontre este artículo que el publicó con fecha Marzo 28 del 2009, relacionado con el tema del ocultismo y los fantasmas. Hace rato que quería publicarlo acá, pero siempre me olvidaba o estaba ocupado en otra cosa. Aqui les ofrezco hoy este post, que nos deja pensando un poco. Que los demonios existen, la biblia nos habla de ello en muchísimos pasajes. Pero que se manifiestan, solo en el huerto del Eden, Satanás se apoderó de un animal (la serpiente) para tentar al hombre y seducirlos a rebelarse contra Dios.

Bueno, les dejo con sus reflexiones. Uní este artículo a la explicación que da Wikipedia sobre los fantasmas. Espero no se asusten 8) y salgan corriendo y no me dejen ningun comentario interesante. Tampoco me lloren porque busque fantasmas en Wikipedia. Esta bastante completo el articulo de Wikipedia.

Bendiciones

Paulo

fantasma
Esta es la imagen elegida como la más fantasmal

El Mundo Digital

La silueta de un hombre asomado a la ventana de un abandonado castillo escocés se ha convertido en la imagen más fantasmal de la historia tras ganar un concurso en Reino Unido.

Según informan varios medios británicos como la BBC, Christopher Aitchison visitaba en mayo del año pasado el castillo de Tantallon en North Berwick (Escocia) cuando el ojo de su cámara apuntó hacia una de las ruinosas ventanas del castillo y capturó la silueta de un hombre que les observaba.

Lo que en un principio parecía ser un truco ahora se ha convertido en toda una atracción gracias a la ayuda de un grupo de expertos que ha confirmado su autenticidad. No es una falsificación ni un maniquí, ni un guía turístico: es un fantasma.

“Yo no me di cuenta de que alguien estaba mirando por esa ventana, sólo cuando llegué a casa y miré detenidamente la imagen me di cuenta de que alguien había ahí”, explica su autor.

Pero, el misterio de esta imagen no es sólo su posible protagonista fantasmagórico, sino las especulaciones que sobre ella ya se han empezado a hacer. “Algunos creen que puede ser el reflejo de la luz sobre las piedras del castillo, pero otros apuntan a que podría ser el fantasma del rey Jaime V de Escocia”, cuenta Aitchison.

Más de 250 imágenes se han presentado a este concurso que tendrá su punto algido a principios de abril en la 21ª edición del festival Internacional de Ciencia de Edimburgo donde se podrán ver todas las imágenes elegidas por el público.

¿Que es un fantasma?

Para la novela Fantasmas, de Dean R. Koontz, véase Fantasmas (Libro).
  

Ilustración de Howard Pyle, mostrando un pirata fantasma.

Los fantasmas (del griego φάντασμα, “aparición”), en el folclore de muchas culturas, son supuestosespíritus o almas desencarnadas que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos u olores o desplazando objetos —poltergeist—), principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas.

Estudios recientes indican que muchos occidentales creen en fantasmas (en Estados Unidos, una encuesta demostró que el 32% cree en la existencia de fantasmas) y en la vida después de la muerte (Más allá).

Descripción 

La creencia en fantasmas, testimoniada desde los primeros textos escritos, sumerios y egipcios, se encuentra extendida por todo el mundo, con variantes muy diversas. Una de las teorías que intentan explicar la religión los derivaría de la tendencia del pensamiento primitivo y prelógico a considerar que el mundo de los sueños forma también parte del real; por tanto, ver en sueños a personas fallecidas indica que no han muerto y que pueden interferir en la vida real. El origen de los fantasmas, pues, no sería distinto al de la religión en general.

En las civilizaciones orientales (como la civilización china y civilización india), mucha gente cree en la reencarnación. Agregada a esta visión y dentro del estudio de la Metafísica, los fantasmas son almas que rehúsan ser ‘recicladas’ dentro del ciclo del Samsara (ciclo de la reencarnación), porque han dejado alguna tarea por terminar. Los perfectos metafísicos, o los exorcistas de diversas religiones, pueden ayudar al fantasma a reencarnarse o hacerlo desaparecer de la existencia sobre de esta dimensión cuaternaria (según la Metafísica). En la creenciachina e india, además de reencarnar, un fantasma puede también optar a la inmortalidad, transformándose en semidiós y poder a través de su elevación espiritual trascender diversos planos, además de servir a los seres humanos, o puede ir al infierno y sufrir por ciclos karmáticos.

Otras religiones orientales, como el Shinto en Japón, reconocen la existencia de espíritus de todo tipo y aceptan la creencia en fantasmas como parte de la vida cotidiana.

En occidente, se concibe generalmente a los fantasmas como almas en pena que no pueden encontrar descanso tras su muerte y quedan atrapados entre este mundo y cosmos. La imposibilidad de encontrar descanso responde a una tarea que el difunto ha dejado pendiente o inconclusa: así, puede tratarse de una víctima que reclama venganza o de un criminal que por alguna causa (haber sido enterrado con símbolos sagrados, por ejemplo) ve diferido su ingreso en el purgatorio o infierno.

En la cultura contemporánea 

En la mayoría de las culturas contemporáneas, las apariciones de fantasmas están asociadas a una sensación de miedo. Las apariciones son fuente importante de estudio de recién nacidas pseudociencias, tal es el caso de la parapsicología. Aún es también importante dentro del estudio de ciertas religiones, como el Islam, el BudismoJainismoHinduismoShintoismoEspiritualismo y Cristianismo, aunque cada una lo estudia de modo diferente.

En las creencias de la Nueva Era, se intenta racionalizar la creencia tradicional afirmando que los fantasmas son cúmulos de energía negativa o que se trata de imágenes holográficas de personas que han dejado impregnado el ambiente con su imagen y sus actividades.

¿Comunicación con fantasmas?  

A medida que el hombre moderno ha ido desarrollando nuevas tecnologías de comunicación, los interesados en entablar contacto con los fantasmas han tratado de utilizarlas con este propósito: así, se habla de psicofonías (grabaciones sonoras en las que supuestamente se oye la voz o los movimientos de algún difunto) y de psicoimágenes (imágenes estáticas o en movimiento en las que, presuntamente, puede distinguirse alguna presencia fantasmal). Sin embargo, quienes pretenden justificar la existencia de otro mundo y comunicación con el mismo deben justificar primero por qué casi todas las manifestaciones espirituales suelen ser aplicaciones de la Psicología del engaño o fraudes, como con frecuencia han demostrado magos como Harry Houdini o James Randi. Así, mediante la comunicación, también se ha ido desarrollando el concepto científico sobre este tipo de fenómenos. Se cree que más que alguna manifestación divina o macabra es una liberación de energia del cuerpo, dicho de otra forma, una “evolución” de la vida en el mundo terrenal.

Fantasmas célebres  

  

Rostro de una mujer en la casa de Calle Real, número 5 (JaénEspaña), en 1992.

En el Palacio de Hampton Court ha sido grabado en un vídeo el hipotético fantasma de una de las esposas de Enrique VIII. También ha sido fotografiado varias veces un fantasma en una biblioteca de los Estados Unidos, la conocida como Lady in gray o Mujer de gris. Hay asimismo un par de vídeos desconcertantes que esperan aclaración científica. Por otra parte, hay fenómenos como las teleplastiasde Bélmez o Caras de Bélmez que siguen sin explicación científica alguna.

Fantasmas y literatura  

Son muchos los escritores que han tratado el tema, generalmente desde el punto de vista de la creación de cuentos de terror. Empezó el género con el Romanticismo, a fines del siglo XVIII, pero fue en el XIX cuando conoció su máximo auge. Algunos autores: E. T. A. HoffmannEdgar Allan Poe,Sheridan Le FanuM. R. JamesR. L. StevensonHenry JamesEdith WhartonAlgernon Blackwood,Arthur MachenM. P. Shiel, etc. (Véase Cuento de terror).

Véase también  

Enlaces externos  

Fuentes:

Ovnis ¿mercadotecnia o extraterrestres?

Ovnis ¿mercadotecnia o extraterrestres?

Introduccion:

1. ¡Ovni en Argentina!

Durante una jornada de pesca en la laguna de Lezama, Veronica Tomatti tomó una fotografia para retratar el momento, sin saber que más tarde descubriria un extraño objeto presente en ella.


Laguna de Lezama

El analisis realizado muestra un objeto de forma cilindrica que encuadra con las caracteristicas de una nave nodriza o cigarro. El aspecto difuso de la misma se debe muy posiblemente a las condiciones meteorologicas presentes del momento, que hicieron que la toma no sea mas clara. Aunque esto, se pueden apreciar mediante los distintos filtros utilizados los contrastes, bordes y relieves del mismo. Vale agregar que esta nave Cigarro no presentaba movimiento importante al momento del disparo. [1]

2. ¡Ovni en Londes!

Un aficionado, Ahmad Zaigham, fotografió un objeto volador no identificado (ovni) que apareció en el cielo por la zona cercana a su vivienda en South Harrow, al noroeste de Londres.


Zaigham, ingeniero de cómputo de 30 años, pudo captar las imágenes desde su casa e informó a la prensa británica que lo vio mientras miraba televisión.

El aficionado pudo fotografiar el objeto cuando éste permaneció inmóvil por unos segundos en el aire, después de lo cual ascendió y desapareció a una gran velocidad, que no le permitió seguirlo con la cámara.

Otro detalle proporcionado por el casual fotógrafo fue que el objeto emitía un sonido parecido a un silbato y agregó que la luz que despedía era de una naturaleza que no había visto nunca antes.

 

El avistamiento ocurrió en la noche del martes 31 de marzo de 2009. Zaigham informó que enviará la fotografía a la NASA para su investigación.[2]

II. Objetos voladores no identificados [3]

Recreación de un supuesto ovni en MeersburgoAlemania.

El término Objeto Volador No Identificado, más conocido por ovni (de las siglas OVNI, traducción del inglés UFO, Unidentified Flying Object), se refiere a un fenómeno descrito como cualquier presunto objeto volante, real o aparente, que no puede ser identificado por el observador y cuyo origen sigue siendo desconocido después de una investigación.

Los avistamientos de fenómenos aéreos inusuales se remontan a la antigüedad, pero el término OVNI se popularizó desde el primer avistamiento, que se dio a conocer en 1947. Desde entonces, decenas de miles de personas en todo el mundo han aseverado que habrían visto ovnis.

Debido a los numerosos informes, algunos grupos ufológicos especulan que sería bastante probable que no se haya informado de muchos otros debido al miedo al ridículo público, dado el estigma social que se ha creado sobre el tema ovni. Esto ya que en la cultura popular en todo el mundo, se usa generalmente el término OVNI para referirse a cualquier hipotética nave extraterrestre, aunque la expresión en sí misma realmente no define la naturaleza del fenómeno. La expresión «platillo volante» o «platillo volador» también es usada como equivalente para describir a un tipo de ovni.

Cuando un ovni es identificado como un objeto conocido (por ejemplo, un avión o un globo-sonda meteorológico), deja de ser ovni y se convierte en objeto volador identificado. En tales casos es inexacto seguir usando el término para describir el objeto.

Historia

El fenómeno ovni en la antigüedad

       

Fotografía originaria de Brasil.

Lo que actualmente se conoce como el «fenómeno ovni» es fundamentalmente un concepto moderno nacido en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, hay quienes interpretan algunos pasajes de la Biblia y de otras tradiciones originadas de culturas antíguas, como presuntas evidencias de antiguos avistamientos ovni.

Muchos sostienen que, desde el pasado más remoto, el ser humano trató de adaptar lo que veía a su intelecto, relacionando los distintos avistamientos con objetos conocidos, cercanos a él. Así, a partir de este argumento.

Dentro de algunos grupos ufológicos y creyentes en el fenómeno, también existe quienes postulan que muchas de estas referencias antiguas, serían registros de observaciones reales de supuestas naves alienígenas. También señalan que, si estos vehículos aéreos estaban tripulados, se produciría igualmente el contacto con los eventuales seres extraterrestres, quienes transmitirían a los observadores enseñanzas diversas. Según esta teoría, el origen de muchas de las civilizaciones del pasado (Egipto, Babilonia, etc.) radicaría en estos primitivos contactos. Así sostienen que estas supuestas naves habrían recibido distintas denominaciones en documentos antiguos: vehículo de los dioses, carros de fuego, vimanas, discos solares, nubes, nubes de fuego, el Borax Resplandeciente, nubes con ángeles, carro Pushpaka, maruts (todas ellas en el Ramayana hindú); y también escudo que vuela, luces cósmicas, perlas luminosas, discos solares, flechas ígneas, Serpiente de las Nubes, escudo yacente, espadas voladoras, esferas transparentes, y otros cientos de nombres recibidos en distintas culturas, que serían claros ejemplos de las diferentes naves aéreas que surcaban los cielos.

Entre las supuestas “pruebas” que aportan, estarían también la que Pablo Sortino y Fernando Martinez Santos llaman «evidencia atmosférica». Para estos parapsicólogos los halos de santidad que aparecen en las iconografías antiguas, ya sea en la hinduísta, budista, y más tarde en las imágenes de los místicos cristianos beatificados, así cómo en ciertos grabados de los pueblos americanos precolombinos; de la cual postulan que no serán más que una cierta rememoración cultural y religiosa de un aspecto estético de “seres divinos”, que habrían encerrado literalmente sus rostros en cápsulas, seguramente para lograr respirar en nuestra Tierra.

Igualmente en la actualidad se sabe que algunas etnias indígenas, como por ejemplo en las culturas mapuches de Chile, se postula que conocen el fenómeno OVNI desde hace siglos, en los que tienen una denominación específica para tales sucesos y las relacionan con seres que tienen capacidades de transformarse en fenómenos luminosos, tales como la leyenda del Anchimallén. Historias similares se tienen entre culturas chilotas del sur de Chile, que además incluirían fenómenos OVNIs asociados a OSNIs (Objeto Submarino No Identificado), en la leyenda del Caleuche.

Sin embargo, esta hipótesis no deja de ser una explicación ad hoc, ya que las nubes y carros de fuego podrían ser metáforas empleadas en los relatos religiosos y no hay ninguna evidencia de que dichos relatos deban ser interpretados más que de una forma mítica. Así, aunque también cabe señalar que tampoco existe absoluta seguridad científica de que aquellas descripciones sean metáforas religiosas, pues tampoco hay una forma empírica de saber si así ocurrieron los hechos o no; por lo que decir que se trata de naves extraterrestres es solo unargumento desde la ignorancia.

Primeros avistamientos modernos

Antes de que se acuñaran los términos platillo volador u OVNI, queda constancia de una serie de menciones a extraños e inidentificados fenómenos aéreos ocurridos hace años; los cuales ya no serían asociados con creencias, leyendas o mitos, como se presume que podría haber sucedido en la antigüedad. Éstas menciones datan desde mediados del siglo XIX a principios del siglo XX.

Así, los investigadores del fenómeno ovni consideran como el primer avistamiento documentado moderno, el sucedido en Chile en 1868 [2]. Fue publicado en el periódico El Constituyente, de la ciudad de Copiapó y se refería al ovni observado en el mismo como a “un volátil desconocido” y, posteriormente, ese mismo año, como a un grupo de “estrellas filantes” o “bólidos” que cruzaban el cielo. El fenómeno se observó muchas veces en esa zona durante dicho año, y es considerado por los ufólogos como la primera oleada de la que se tiene constancia, y el inicio de los registros que propiamente tal se relacionan al tema ovni.

Avistamientos contemporáneos

La fase definitiva de avistamientos es posterior a la Segunda Guerra Mundial y comenzó en los Estados Unidos con el avistamiento que realizó el hombre de negocios Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947 mientras volaba con su avión privado cerca del Monte Rainier, en Washington. Informó haber visto nueve objetos brillantes con una forma parecida a la de un ala delta o a un bumerán, volando sobre una cara del Rainier y dirigiéndose hacia el cercano Monte Adams a una “velocidad increíble”, que estimó en, al menos, 1200 millas por hora, calculando el tiempo que tardaron en viajar entre ambos montes. Marchaban velozmente como una escuadrilla y se movían como lo hace un disco que rebota en la superficie del agua. Los periódicos tergiversaron las palabras exactas de Arnold y describieron los objetos como platillos.

A partir de éste momento, y debido al error de la prensa, empezaron a describirse avistamientos de objetos en forma de «platillo volante» (flying saucer), de modo que esta denominación terminó arraigando en el folclore popular, convirtiéndose en la habitual para referirse a estos objetos en los años sucesivos.

Posteriormente, otros objetos con formas (de husotriangulares) o de cigarro puro desplazaron progresivamente a los avistamientos clásicos.

Pocos días después del avistamiento de Arnold, se produjo el conocido como Incidente Roswell, donde, supuestamente, una nave tripulada porhumanoides se estrelló en Nuevo México, cerca de una base militar estadounidense. El Gobierno desmintió cualquier intervención extraterrestre en el asunto, a pesar de que fue el responsable de la base de Roswell quien, en un primer momento, declaró a la prensa que elEjército de EEUU había capturado un platillo volante con sus tripulantes, lo que sin duda, acrecentó la confusión. Los restos encontrados se definieron como parte de experimentos militares secretos y recientemente se ha añadido que los supuestos cuerpos alienígenas no eran más que muñecos empleados para pruebas de resistencia corporal (como los crash test dummies usados en las pruebas de choque de los automóviles).

Investigación

Artículo principal: Ufología

Clasificación

Las formas en que se ha observado el fenómeno ovni son muy variadas, además muchos de ellos son solo informes, por lo que se puede verificar; mientras otras son algunos vídeos y fotografías, en las cuales se observa el fenómeno, y no se han detectado pruebas de su falsificación y explicación del fenómeno, por lo que han sido clasificados como OVNI. Entre las formas que se presenta el fenómeno, destacan:

  • Foo fighters: Fenómeno, cuyo nombre deriva del idioma inglés y significa en español fantasmas combatientes. Su origen se remonta a laSegunda Guerra Mundial, dado que los pilotos aviadores combatientes de ambos bandos (las potencias del Eje y los Aliados) observaron este fenómeno y su sorpresa fue que los objetos no eran detectados por el radar. Se observaron como luces pequeñas, aparentemente conmasa, aunque en algunos casos las pequeñas luces cruzaban del exterior al interior de las cabinas de los pilotos, su tamaño, según los informes variaba desde los 10 cm hasta 5 m, descritas como bolas incandescentes. En la actualidad se considera que los objetos avistados por los pilotos eran en realidad rayos globulares.
  • Disco: fenómeno que se observaría con una forma plana, algunas veces abultadas en el centro, luminosas o presentarían un brillo metálico.
  • Cigarro/puro: fenómeno que se ha observado como formas cilíndricas o similares a cilindros de gran tamaño (comúnmente mayor a las otras formas descritas), alargada y luminosa, aunque también se han descrito sin luminosidad o brillo.
  • Gusano: fenómeno que se presenta con una forma alargada con apariencia tubular, con un movimiento aparentemente similar al de los gusanos. Entre los ufólogos y la criptozoología, es conocido como Rod. Se dice que igualmente expulsarían objetos esféricos en la atmosfera.
  • Triángulo o delta: fenómeno en el que han sido observadas posibles naves con forma triangular, generalmente tienen una luz en cadavértice. En esta última descripción se discute su verdadera categoría como ovni; y la mayoría de los investigadores atribuyen su origen como aeronaves terrestres de carácter experimental o secreto, desconocidas solo para el mundo civil.

Posible evidencia física del fenómeno

Existen algunos indicios que indicarían la existencia del fenómeno; aunque no demostrarían o ratificarían su naturaleza.

  • Radar
  • Pruebas fotográficas, incluyendo fotos, películas y vídeos, que no se ha encontrado explicación, entre las que se encuentran algunos el espectro infrarrojo (raros).*«turistas de otro mundo». Consultado el 29 de junio de 2008.
  • Perturbaciones grabadas gravimétricas y magnéticas*«turistas de otro mundo». Consultado el 29 de junio de 2008.

Explicaciones y opiniones

Opiniones a favor de naves extraterrestres

Son muchos los avistamientos del fenómeno, hay una gran cantidad de fotografías y vídeos que muestran objetos voladores no identificados, e incluso documentos e informes militares desclasificados. Se han dado casos de aviones comerciales en las que gran número de pasajeros han visto al mismo tiempo un fenómeno de este tipo, y no se ha podido demostrar que todas estas evidencias sean falsificaciones o producto dealucinaciones. Los defensores de la naturaleza extraterrestre de los ovnis se basan en esto y en el hecho de que, en su opinión, muchos de los postulados de la ciencia carecen también de la necesaria confirmación.

Los creyentes de estos fenómenos igualmente argumentan que en la década de los 50, los servicios secretos americanos en conjunto con los de otras naciones perfilaron la estrategia de ocultación que se haría del fenómeno OVNI. Indican que la metodología de los servicios secretos sería sencilla en un principio, limitándose reiteradamente a negar la veracidad de los testimonios de quienes han tenido algún tipo de avistamiento. Hay quienes dicen que en determinados casos espectaculares se han utilizado métodos de presión más convincentes, sea la extorsión y la amenaza a testigos así como el secuestro y ocultación de pruebas. También la ignorancia pública hacia los ovnis [3].

Este tipo de hipótesis recibe el nombre de hipótesis positivas (ver artículo ufología).

Teoría de la conspiración

Los creyentes de estos fenómenos argumentan una Teoría conspirativa, en la que se indica que en la década de los 50, los servicios secretos americanos en conjunto con los de otras naciones habrían perfilado la estrategia de ocultación que se haría del fenómeno OVNI. Aunque el fenómeno fue ampliamente estudiado por los Estados Unidos en el Proyecto Libro Azul.

Igualmente algunos de los creyentes presentados especulan la eliminación de pruebas en esta teoría conspirativa, indicando que la metodología utilizada para ello se limitaría reiteradamente a negar la veracidad de los testimonios de quienes han tenido algún tipo de avistamiento. Hay quienes dicen que en determinados casos espectaculares y evidentes se habría utilizado métodos de presión más convincentes, sea la extorsión y la amenaza a testigos así como el secuestro y ocultación de pruebas.

Opiniones en contra de que los ovnis tengan relación con naves extraterrestres

Los escépticos suelen emplear un principio básico de la ciencia que dice que “para poder afirmar la existencia de fenómenos extraordinarios se requieren pruebas concluyentes”. Hacen hincapié en que no se han aportado pruebas fiables que respalden la hipótesis de que el fenómeno OVNI tiene relación con naves extraterrestres.

Los escépticos no son los únicos en calificar estos avistamientos o cualquier relación entre los ovnis con seres de otros mundos, como un mero fraude, también la inmensa mayoría de científicos y aficionados al espacio descartan esta posibilidad.

Para los Astrónomos y científicos en general al no dar pruebas consistentes y no respetar el método científico, pero a la vez decir que sus conocimientos son verídicos se puede calificar a la Ufología como pseudociencia.

A través de la historia del llamado fenómeno OVNI se han verificado muchos casos de falsificaciones. Varios científicos han afirmado que cuando los informes de OVNIs se estudian en profundidad, la mayoría de los casos logra ser identificado con certeza, resultando que se trataba de fraudesalucinaciones, o malas interpretaciones o pareidolias de fenómenos terrestres conocidos (cometasfenómenos atmosféricossatélitesbasura espacialavionesprototipos de naves terrestres, nube lenticular, etc.).

En los demás casos el fenómeno queda como “no identificado” lo que no autoriza a pretender que, por el hecho de no lograrse con certeza su identificación, exista base para sostener que se trata de naves extraterrestres. Incluso en estos casos “no identificados” resulta más admisible y lógico afirmar que se trate de casos similares a los identificados.

Este tipo de hipótesis recibe el nombre de hipótesis negativas (ver artículo ufología)

Falsificaciones

  • El famoso vídeo de un OVNI en México que se escondía detrás de un edificio y que al ser estudiado mostraba síntomas de ‘pixelización‘.
  • Los ovnis de Canarias
  • El 11 de agosto se creyó haber visto un ovni en Santiago, en Chile, por la noche, pero operativos del canal CHV, descubrieron que solamente era un aviso de propaganda de las baterías Duracell.

Algunos avistamientos de OVNIs en el mundo hispánico

En Argentina

  • El 17 de septiembre de 1985 cientos de miles de habitantes de Buenos Aires y alrededores presenciaron el paso de un objeto luminoso durante casi 12 horas. El extraño suceso fue finalmente explicado como originado en el lanzamiento de un globo estratosférico MIR frances desde Sudáfrica dos meses antes.1

Formaciones triangulares de ovnis Lenticulares, fueron registradas en Buenos Aires, a partir del año 1999 y durante cuatro años consecutivos el fenómeno anormal se reitero. Los análisis efectuados a las imágenes obtenidas de estos eventos extraordinarios fueron positivos, fueron realizados por fundaciones de renombre internacional y también por serios y experimentados investigadores del fenómeno ovni. 

Lo importante de las extrañas apariciones, es que en dos de estos cuatro eventos se registraron severos cortes de energía eléctrica en las zonas de la ciudad por donde se observaba el desplazamiento de las extrañas triangulaciones de lenticulares. El mejor registro obtenido de estas formaciones equidistantes, tal vez sea el del año 2001, que sucedió al anochecer del 26 de diciembre y fue emitido por la televisión nacional una semana después. Es posible que estas manifestaciones tengan relación con una específica época del año, y una determinada posición lunar, dado que los cuatro registros se obtuvieron con fases de luna creciente y con las elípticas más altas que se registran al año. Esto es medianamente así entre Octubre y hasta Diciembre. 

Hoy se pueden encontrar imágenes de estos eventos anómalos alojadas en más de 150 páginas de difusión digital por este medio. Varias de estas manifestaciones, precisamente las dos primeras (1999) y (2000), se pueden interpretar como lo que en el lenguaje ufológico se denomina Flotillas Ovni, debido a que las manifestaciones fueron producidas por decenas de Ovnis que parecían estar encadenados de manera prolija, como generando geometrías complejas y siempre equidistantes. La velocidad de estos eventos es más bien de tránsito lento y orbital, aunque otras que comprendían las mismas formaciones lograban velocidades extraordinarias. La altitud aproximada del fenómeno puede oscilar entre los 10 000 m y los 30 000 m. 

En Bolivia

Uno de los más importantes es el supuesto hallazgo de una nave extraterrestre en la región de La MamoraTarija, el 6 de mayo de 1978. Se piensa que una nave extraterrestre cayó a tierra en la ladera oeste del cerro El Zaire (Argentina) en la mencionada región.2

Se tiene registro que esa tarde un objeto humeante descendió rápidamente por el cielo y que la explosión del impacto pudo ser sentida a 60 km de distancia. Cuando las autoridades se enteraron, iniciaron una búsqueda del objeto indicando que habría sido un satélite. Un equipo de científicos estadounidenses acudieron a verificar el hecho y los informes mencionan que se llevaron un objeto a Estados Unidos, después de eso la búsqueda concluyó sin dar ninguna información sobre si el objeto había sido encontrado o no.3

En Brasil

En 1977 tuvo lugar el conocido incidente OVNI de Colares, en la isla homónima del estado de Pará [4].

En Chile

Caso Valdés, Putre 1977. Una fría y oscura noche de mayo de 1977, un grupo de militares del Regimiento Huamachuco patrullaba el altiplano chileno , en las cercanías de Putre (pampa Lluscuma). La patrulla estaba comandada por el cabo Armando Valdés. Aproximadamente a las 4:00 AM se indica que uno de los guardias habría avistado y alertado a sus compañeros de una luz fluorescente que habría descendido desde el cielo estrellado y ocultado detrás de un cerro a un kilómetro de distancia. Luego, cuando se habría alistado en sus caballos para ir a ver lo sucedido, se dice que apareció una segunda luz, a sólo 500 metros, que los enfrentó. La patrulla se habría atemorizado y desconcertada se habría reunido y tratado de protegerse. En ese momento se menciona que el cabo Valdés avanzó hacia la luz y gritó: “En el nombre de Dios, identifíquense”; las que habrían sido sus últimas palabras antes de indicarse que posteriormente habría desaparecido por minutos y luego habría caído acostado, con la barba crecida, ojos desorbitados, el reloj adelantado cinco días y repitiendo la frase ” ustedes no saben quienes somos, ni de donde venimos”.  

En España

Artículo principal: Avistamientos ovni en España

En España existen numerosos casos de ovnis documentados. Las Fuerzas Armadas Españolas los investiga a través de la instrucciónconfidencial IG-40-5, del Estado Mayor del Cuartel General del Ejército del Aire.4

  • Años más tarde, en 1851, en la población madrileña de Villaviciosa de Odón, durante la noche del 16 de mayo, se observa en el cielo unacruz luminosa que desaparece tras varios minutos de resplandor ante el asombro de las numerosas personas que la divisaron. Este incidente también fue recogido en documentos de la época. La explicación más plausible es que se tratara de un efecto óptico bastante conocido llamado halo lunar.6
  • El primer caso de avistamiento de un platillo volante tuvo lugar durante los primeros días de julio de 1947 en la comarca de Balazote, enAlbacete, donde numerosos vecinos fueron testigos del paso de un objeto oscuro que a las siete de la tarde atravesó el cielo albaceteño.[cita requerida]
  • El 22 de junio de 1976 tuvo lugar el famoso incidente OVNI de las Islas Canarias, que duró más de 40 minutos , en este caso quedó claro que eran misiles Poseidón lanzados desde un submarino de EEUU en una prueba balística. Al igual que en los otros avistamientos de similares características que produjeron desde 1974 a 1979.7
  • El 11 de noviembre de 1979 se produjo el incidente OVNI de Manises o Caso Manises, que provocó que un vuelo comercial tuviera que hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Manises (Valencia). Posteriormente, un caza persiguió durante un largo rato al citado objeto. Una de las explicaciones más recientes de los hechos afirma que las luces vistas por la tripulación del avión eran en realidad las llamaradas de las torres de combustión de la refinería de Escombreras, junto a Cartagena.8
       

Vista del complejo de Robledo de Chavela (Madrid), y su antena de 70 metros, en torno a la cual han sido frecuentes muchos avistamientos
  • En las proximidades de las gigantescas antenas que la NASA y el INTAtienen instaladas en Robledo de Chavela, han sido numerosos los avistamientos de ovnis que se han venido sucediendo a lo largo de los años,910 especialmente en los años setenta y a principios de los ochenta. Igualmente, desde dicha estación espacial se retransmitió, en 1969, la histórica llegada del hombre a la Luna. Un rumor de alcance mundial difundió la historia de que los astronautas del Apolo 11 vieron una serie de gigantescos humanoides y de naves espaciales alrededor de cráteres al llegar al satélite. Según este mito, referido en ocasiones al Apolo 11 o al Apolo 16, se pidió a todos los periodistas que estaban en dicha estación que salieran de la sala de control durante unos minutos. La salida de los periodistas fue confirmada por algunos de ellos que estuvieron allí, entre ellos José Antonio Silva, locutor por la época de Televisión Española y piloto aeronáutico.11 12
    En los programas de parapsicología de Iker Jiménez, Milenio 3, y en el antiguo Medianoche, de Antonio José Alés, ambos de la Cadena Ser se ha hablado con frecuencia sobre este tema. 
  • Sin embargo, el por aquel entonces responsable de la NASA en España y director de la estación de seguimiento de Fresnedillas, Luis Ruiz de Gopegui, dio una versión diferente y prosaica: el astronauta John Young del Apolo 16 tuvo molestias estomacales durante la misión, y los astronautas podían tener conversaciones privadas con los médicos si así lo deseaban. Cuando habló con el médico sobre sus síntomas, pidió que la conversación fuera privada, así que en las estaciones de seguimiento se pidió a los periodistas que salieran para que no oyeran la comunicación.13 Las presuntas pruebas de que los astronautas del programa Apolo vieron ovnis en la Luna han sido rebatidas por algunos especialistas.14 La principal prueba consistía en una señal de audio ficticia realizada por actores para un documental de broma de la televisión británica, el 20 de junio de 1977, llamado Alternativa 3. En el momento del paseo lunar del Apolo 11, las imágenes estaban siendo retransmitidas a todo el mundo por las otras dos antenas de la Red del Espacio Profundo (Goldstone y Camberra), no por la antena de Robledo de Chavela, por lo que difícilmente la salida de los periodistas tuvo que ver con supuestos OVNIs. El paseo lunar del Apolo 11 puede verse íntegro en Internet, en la web del Apollo Lunar Surface Journal. Sin embargo, los detractores aducen que este paseo lunar que se puede visionar ha sido manipulado y censurado en buena parte de su metraje (véase Acusaciones de falsificación en los alunizajes del Programa Apolo).

En Uruguay

El día 20 de abril de 1995 según archivos desclasificados por el ministro Otonelli, fueron divisados en una zona uruguaya conocida como El Pinar, unos objetos voladores no identificados. Según el secretario de cartera, Egar Savio, las naves tenían un método de vuelo no convencional, lo que fue verificado por Ismael Aguirre Viejót, ex empleado de la NASA residente en Uruguay. El caso más impresionante es el de la ciudad de Cardona, Soriano. Ciertos técnicos dicen que las corrientes fluviales subterráneas atraen a las criaturas extraterrestres. Aunque el gobierno uruguayo lo niega, la ONU afirma que ya hay más de 20 personas desaparecidas luego de haber tenido encuentros cercanos con OVNIS.

Conclución:

Parece que en estos ultimos tiempos hay una ola de avsitajes de ovnis.Yo me pregunto si acaso no será una estrategia de Marketing, de los yankees, de rusia, de los chinos. O nos estarán visitando de otros planetas?

Suena medio  absurdo todo este tema, pero en fin,cada loco con su cuento.

En fin, aca les dejo este artículo sobre el tema, que espero lo disfruten y me cuenten sus opiniones.

Saludos.

Paulo

Notas

  1. Argentina: OVNI en Laguna Lezama
  2. Fotografían OVNI en Londres
  3. Objeto volador no identificado, Wikipedia

Referencias

Bibliografía

  • Berlitz, Charles (1977 (agotado)). Sin rastro. Pomaire, S.A.: Barcelona. ISBN 84-286-0217-4/ISBN 84-286-0216-6.
  • – (1978 (agotado)). Sin rastro. Mundo Actual de Ediciones, S.A.: Barcelona. ISBN 84-7454-009-7.
  • Fundación Anomalía (1997). Diccionario Temático de Ufología. Santander: Fundación Anomalía. ISBN 84-605-6850-4.
  • Harpur, Patrick (2006 [2ª edición]). El fuego secreto de los filósofos. Girona: Ediciones Atalanta. ISBN 978-84-934625-3-6.
  • – (2007). Realidad Daimónica. Girona: Ediciones Atalanta. ISBN 978-84-935313-3-1.
  • Jung, Carl Gustav (2001). Un mito moderno. De cosas que se ven en el cielo (1958). En Obra completa Volumen 10: Civilización en transición. Madrid: Editorial Trotta. ISBN 978-84-8164-403-6.
  • Vallee, Jacques (1972, 1976 (agotados)). Pasaporte a Magonia. Plaza & Janés Editores, S.A.: Barcelona. ISBN 84-01-31018-0/ISBN 84-01-47027-7.

Véase también

Enlaces externos

Aspectos fundamentales para identificar una pseudociencia

Aspectos fundamentales para identificar una pseudo ciencia

Kurtz (1981), define tres aspectos fundamentales para identificar una pseudo ciencia:

1. No utilizan métodos experimentales rigurosos en sus investigaciones. En el caso del Diseño Inteligente, ni siquiera existe actividad experimental. Sus tesis se basan en meras interpretaciones bíblicas, consideraciones filosóficas y, sobre todo, crítica a las teorías evolutivas. Únicamente existen una o dos revistas que se autocalifican de “investigación”, aunque no cumplen ni siquiera con los requisitos mínimos como para ser consideradas científicas (Ver “La farsa de una revista científica creacionista“). La prueba es que en ningún debate sobre creacionismo se citan referencias experimentales que apoyen las tesis del D.I., únicamente se critican las contrarias o se muestran fuera de contexto datos obtenidos en investigaciones reales que no apoyan realmente sus tesis.

2. Carecen de un armazón conceptual contrastable. El Diseño Inteligente solo tiene una referencia conceptual: la Biblia. No se apoya en ningún conocimiento externo, ni encaja en ningún entorno actualmente conocido. Es más, las tesis del Diseño Inteligente contradicen los conocimientos alcanzados por prácticamente cualquier disciplina científica: Biología, Geología, Química, Física, Astronomía y Antropología. Todo el edificio del conocimiento científico elaborado por esta ciencias debería ser completamente desmontado para poder encajarlas doctrinas creacionistas.

3. Afirman haber alcanzado resultados positivos, aunque sus pruebas son altamente cuestionables, y sus generalizaciones no han sido corroboradas por investigadores imparciales. Leyendo cualquier texto creacionista podemos verificar esta afirmación. Uno de sus argumentos preferidos consiste en asegurar que los últimos resultados científicos contradicen la teoría evolutiva, lo cual es completamente falso, y realizan lecturas parciales que les llevan a formular conclusiones generales completamente falaces, como intentar demostrar la invalidez de todo el registro fósil por un caso de fraude científico (su preferido es el hombre de Piltdown) o una medida errónea del Carbono 14. Tras una serie de alegatos de este tipo, concluyen que es evidente la existencia de un diseño inteligente, sin que las evidencias existan más que en su discurso.

Por otra parte, el físico y filósofo argentino Mario Bunge indica en una de sus publicaciones (Bunge, 1997) que una pseudociencia cumple con la mayor parte de las siguientes características:

1. Invoca entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles al examen empírico, tales como fuerza vital, alma, superego, creación divina, destino, memoria colectiva y necesidad histórica. El Diseño Inteligente lleva implícita esta característica en su propio nombre.

2. Es crédula: no somete sus especulaciones a prueba alguna. No existen laboratorios creacionistas. Los centros educativos (incluso los de educación superior) de fundación religiosa que basan su enseñanza en la Biblia y el creacionismo carecen de actividad investigadora. Para los creacionistas, investigar es profundizar en las sagradas escrituras.

3. Es dogmática: no cambia sus principios cuando fallan ni como resultado de nuevos hallazgos. La ciencia está en contínuo movimiento. Hoy no se consideran las leyes de Newton como exactas, ni la evolución humana como hace veinte años. Sin embargo, el Diseño Inteligente no mueve ni un solo ápice de sus postulados. Da igual que se descubra la imposibilidad física de un diluvio universal, o que la edad de la Tierra esté contrastada desde distintas disciplinas por diferentes métodos; ignorando los resultados empíricos, siguen con los mismos dogmas que hace dos mil años. Incluso, siguen hablando, en pleno siglo XXI, del “eslabón perdido”, ignorando los últimos cien años de descubrimientos paleontológicos.

4. Rechaza la crítica, alegando que está motivada por dogmatismo o por resistencia psicológica. Uno de los principales alegatos del Diseño Inteligente es que sus doctrinas no son aceptadas por la comunidad científica debido a la existencia de «centros de poder» e intereses fácticos que niegan cualquier alternativa a una supuesta «postura oficial». Cayendo en el victimismo, se califican como perseguidos y proscritos por ir en contra de la corriente mayoritaria. Este argumento roza la paranoia cuando acusan a los científicos de ser dogmáticos e irracionales, incapaces de abrir sus mentes a la «verdad». Cualquier crítica realizada es inmediatamente tachada de intento de abandonar a dios en aras del materialismo y la inmoralidad.

5. No encuentra ni utiliza leyes generales. Los científicos, en cambio, buscan o usan leyes generales. No solo eso, sino que la propia filosofía de la doctrina es contraria a la existencia de leyes generales. Si es preciso renunciar a la gravitación universal para explicar la creación de la Tierra, se renuncia. Si es necesario saltarse la ecuación de los gases nobles para explicar el diluvio universal, se la saltan.

6. Sus principios son incompatibles con algunos de los principios más seguros de la ciencia. Los postulados del Diseño Inteligente contradicen los conocimientos más elementales de la biología, física y química. La creación de la Tierra -incluso para los más extremistas, con anterioridad al Sol y hace tan solo 6.000 años-, son contradictorios con los principios básicos de la geología, la astronomía y la física. La existencia de todas las especies de seres vivos desde el origen del planeta es incompatible con los conocimientos aportados por la biología, la genética y la geología. La negación empecinada a que las especies cambien y evolucionen está totalmente enfrentada a los datos y resultados obtenidos por la microbiología, botánica, zoología y paleontología. La propia selección artificial que se practica diariamente en la agricultura y la ganadería es totalmente inexplicable bajo su interpretación de los seres vivos. Su negación de formas intermedias entre especies y la interpretación de los antiguos ecosistemas, donde el hombre convivía con dinosaurios y los hoy depredadores eran herbívoros se da de bruces con todos los datos paleontológicos, fisiológicos y paleoecológicos disponibles. La literalidad del diluvio universal es inexplicable a la luz de nuestros conocimientos actuales de física, química y climatología.

7. No interactúa con ninguna ciencia propiamente dicha. Las ciencias forman un sistema de componentes interdependientes, pero el Diseño Inteligente se sitúa en solitario, sin recabar y sobre todo sin aportar nada a ninguna otra disciplina. La biología evolutiva aporta herramientas utilísimas para multitud de campos como la microbiología aplicada, la agronomía o la zootecnia, por mencionar únicamente ciencias aplicadas. Sin embargo, el Diseño Inteligente no aporta absolutamente nada a ninguna otra disciplina.

8. Es fácil: no requiere un largo aprendizaje, porque no se funda sobre un cuerpo de conocimientos auténticos. Por ejemplo, para investigar en evolución bacteriana, se tiene que comenzar estudiando biología, especializándose posteriormente en microbiología y dedicar después varios años a trabajos de laboratorio. Por el contrario, cualquiera puede afirmar que los fósiles son falsificaciones de cemento, sin que necesite ninguna formación.

9. Sólo le interesa lo que pueda tener uso práctico: no busca la verdad desinteresada. Es evidente que la pretendida «ciencia creacionista» solo se preocupa de lo que coincide con el relato bíblico, ignorando todo lo demás. No pretende conocer el origen del hombre, dice «saber» cual es el origen del hombre y busca demostrarlo por cualquier medio.

10. Se mantiene al margen de la comunidad científica. Es decir, sus cultores no publican en revistas científicas ni participan de seminarios ni de congresos abiertos a la comunidad científica. Abogan que sus investigaciones son rechazadas por la ciencia «oficial», cuando lo único cierto es que esas investigaciones no existen o son puras perogrulladas sin método alguno. De hecho, si cualquier biólogo descubriera evidencias empíricas de alguna tesis creacionista, publicaría inmediatamente los resultados en una revista de gran impacto, dado lo novedoso del tema. Sin embargo, nunca se ha visto un artículo sobre coexistencia de hombres y dinosaurios en una revista de paleontología, ni una ponencia sobre el diluvio universal en un congreso científico.

Podría parecer que tanto Kurtz como Benge elaboraron sus relaciones de características pseudocientíficas pensando especialmente en el Diseño Inteligente, pero no fue así. Kurtz critica fundamentalmente la parapsicología, mientras que Benge se refiere preferentemente a la homeopatía y el psicoanálisis.

El dr. J.M.Henrandez[1], autor de este artículo, opina que “esto nos indica, una vez más, que los libros sobre creacionismo deberían colocarse junto a los de ufología o espiritismo, más que en las estanterías de ciencias.”

Yo no  creo que necesariamente sea ese el mejor lugar.  La ufología y el espiritismo son desviaciones de la fe cristiana, pertenecen al esoterismo y al ocultismo.

Es mejor que sean puestos en las estanterías de libros de religión o filosofía, ya que es a estas disciplinas a las que les corresponde estudiarlas.

Yo no pude conseguir ni uno en las librerías evangélicas. Acá no entran esos libros a Argentina a las librerías evangélicas

No hay mercado para esos libros.Ni siquiera se consiguen de la T.E. en las librerías. Yo conseguí hace poco uno chiquito sobre los orígenes de de la vida.,de causalidad. Lamentablemente, se ve que los evangélicos acá en Argentina no está muy interesados en este tema.

Notas:

[1] J. M.  Hernandez, es Doctor en Zoología (Entomología) por la Universidad Complutense de Madrid, trabaja en biología de insectos.(http://jmhernandez.wordpress.com/)

Obtenido de:

http://jmhernandez.wordpress.com/2008/06/22/el-diseno-inteligente-es-una-pseudociencia-ii

PSEUDOCIENCIAS Y ECONOMÍA

PSEUDOCIENCIAS Y ECONOMÍA
DE GURÚES FALIBLES Y PREDICCIONES SIN SUSTENTO

En el capítulo tercero del extraordinario libro de Carl Sagan El mundo y sus demonios, el autor lista un conjunto de disciplinas científicas, y menciona la respectiva pseudociencia que las complementa. Así, la astronomía tiene a la astrología, la psicología a la parapsicología, la arqueología a las pirámides energéticas construidas por extraterrestres, etc. Cuando llega a la economía, Sagan menciona como su respectiva pseudociencia a los que creen poder realizar pronósticos de largo plazo.

La intención de Sagan es clara: los pronósticos económicos de largo plazo no son posibles por la sencilla razón de que el futuro lejano resulta más incierto que el cercano. Debemos rechazar como poco científicas las estimaciones respecto de ciertas variables si estamos demasiado separados del presente.

Sin embargo, y paradójicamente, en economía suele suceder que los pronósticos de largo plazo suelen ser más eficaces que los de corto plazo.  Es más, sospecho que la verdadera pseudoeconomía se centra en la pretensión de querer determinar con precisión los comportamientos de corto plazo.

Para ilustrar esto con un ejemplo, supongamos que queremos determinar cual será el valor del Dow Jones, principal índice de precios de la bolsa de valores de los Estados Unidos dentro de 30 años.  El pronóstico no resultará demasiado dificultoso, puesto que se conoce la existencia de una tendencia bastante definida de crecimiento.  Basta entonces con utilizar las sencillas técnicas estadísticas de regresión para estimar con bastante razonabilidad el comportamiento de largo plazo de las variables con tendencia.  La facilidad para hallar este valor es consecuencia simplemente de que las estimaciones de largo plazo suelen utilizar datos más agregados, y es más factible que en el agregado algunos efectos se compensen entre sí.

Pensemos ahora en la determinación de alguna variable para el corto plazo.  Estamos en octubre del 2000 y queremos saber el valor del Dow Jones a fin de año. Es obvio que en este caso se nos exigirá un mayor nivel de precisión que el requerido para las estimaciones de largo plazo (si no, para nada serviría la estimación de corto).

El problema es que ahora la tendencia no nos puede servir de mucho, debemos recurrir a otras “técnicas”.

Aquí es donde aparece la pseudociencia económica. Entran en juego los “gurúes” de la economía y las finanzas, los que supuestamente son capaces de decirnos con exactitud que sucederá en las próximas semanas con el comportamiento de una acción o un conjunto de acciones en la Bolsa.

Las técnicas utilizadas por estos gurúes para “venderse” son diversas. La más común es la de hacer creer que porque uno ha sido exitoso en la Bolsa, lo será toda la vida. De este modo, la única carta de presentación la constituye su pasado de hombre de suerte.  Pero no sólo dan consejos aquellos que han sido beneficiados por la ruleta del mercado de valores, también están los que, habiéndoles ido bien en un negocio particular, se creen con autoridad para aconsejar sobre cuándo comprar y cuándo vender.  Otro conjunto de asesores, más institucionalizado, se dedica a proveer consejos desde los bancos de inversión y otras entidades financieras.      Muchos de ellos dicen estar respaldados por la ciencia, puesto que utilizan los métodos que derivan del llamado “análisis técnico”.

El “análisis técnico” es un método acientífico que, entre otras cosas, sostiene que es posible conocer el precio de una acción en un futuro cercano simplemente observando el comportamiento de sus precios en el pasado.  Los “analistas técnicos” ven en los gráficos figuras definidas, límites máximos y mínimos, y toda clase de formas que detectan para después hacer su respectiva predicción.  Si un gráfico, por ejemplo, se asemeja a una “cabeza de mono” incompleta, entonces la acción seguirá un sendero tal que completará tal dibujo.

El vocabulario utilizado para justificar el análisis técnico es semejante al de la astrología: se inventan sustantivos a diestra y siniestra, se concluye sin ningún tipo de argumentación, se complica innecesariamente el lenguaje utilizado y, finalmente, se agrega al “análisis” una buena dosis de ambigüedad.

A la hora de la verdad, el pronóstico se cumplirá el 50% de las veces, algo demasiado peligroso para un analista técnico que vive de esto.  La razón por la que los aciertos son aleatorios es que las investigaciones empíricas sugieren que la evolución de corto plazo del precio de las acciones es un “paseo aleatorio” (random walk en inglés), lo que significa que es virtualmente imposible detectar un patrón de comportamiento específico repetitivo para las mismas en el corto plazo.  Pero hay una razón mucho más obvia para no creer en estos “gurúes”: es difícil entender cómo nos venden una información tan valiosa por tan poco dinero.  El consejo de alguien que sabe a ciencia cierta qué ocurrirá en las próximas semanas en la bolsa vale millones, pero nadie cobra más que una comisión por darlo.

La economía ya tiene su pseudociencia que la complementa. Sus seguidores, al igual que en otras pseudociencias, se enojan cuando se los somete al juicio de la razón, se sienten perseguidos por la tiranía de la ciencia económica oficial, y viven fundamentalmente de aconsejar a clientes incautos.  No sea usted otro.

Pablo J. Mira
Docente Macroeconomía II – UBA
asalup.org

QUE SON LAS PSEUDOCIENCIAS

QUE SON LAS PSEUDOCIENCIAS

Una seudociencia es un montón de macanas que se vende como ciencia. Ejemplos: alquimia, astrología, caracterología, comunismo científico, creacionismo científico, grafología, ovnilogía, parapsicología y psicoanálisis.
Una seudociencia se reconoce por poseer al menos un par de las características siguientes:
Invoca entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles al examen empírico, tales como fuerza vital, alma, superego, creación divina, destino, memoria colectiva y necesidad histórica.
Es crédula: no somete sus especulaciones a prueba alguna. Por ejemplo, no hay laboratorios homeopáticos ni psicoanalíticos. Corrección: en la Universidad Duke existió en un tiempo el laboratorio parapsicológico de J. B. Rhine; y en la de París existió el laboratorio homeopático del doctor Benveniste. Pero ambos fueron clausurados cuando se descubrió que habían cometido fraudes.
Es dogmática: no cambia sus principios cuando fallan ni como resultado de nuevos hallazgos. No busca novedades, sino que queda atada a un cuerpo de creencias. Cuando cambia lo hace solo en detalles y como resultado de disensiones dentro de la grey.
Rechaza la crítica, matayuyos normal en la actividad científica, alegando que es ella motivada por dogmatismo o por resistencia psicológica. Recurre pues al argumento ad hominem en lugar del argumento honesto.
No encuentra ni utiliza leyes generales. Los científicos, en cambio, buscan o usan leyes generales.
Sus principios son incompatibles con algunos de los principios más seguros de la ciencia. Por ejemplo, la telequinesis contradice el principio de conservación de la energía. Y el concepto de memoria colectiva contradice la perogrullada de que solo un cerebro individual pueden recordar.
No interactúa con ninguna ciencia propiamente dicha. En particular, ni psicoanalistas ni parapsicólogos tienen tratos con la psicología experimental o con la neurociencia. A primera vista, la astrología es la excepción, ya que emplea datos astronómicos para confeccionar horóscopos. Pero toma sin dar nada a cambio. Las ciencias propiamente dichas forman un sistema de componentes interdependientes.
Es fácil: no requiere un largo aprendizaje. El motivo es que no se funda sobre un cuerpo de conocimientos auténticos. Por ejemplo, quien pretenda investigar los mecanismos neurales del olvido o del placer tendrá que empezar por estudiar neurobiología y psicología, dedicando varios años a trabajos de laboratorio. En cambio, cualquiera puede recitar el dogma de que el olvido es efecto de la represión, o de que la búsqueda del placer obedece al “principio del placer”. Buscar conocimiento nuevo no es lo mismo que repetir o siquiera inventar fórmulas huecas.
Sólo le interesa lo que pueda tener uso práctico: no busca la verdad desinteresada. Ni admite ignorar algo: tiene explicaciones para todo. Pero sus procedimientos y recetas son ineficaces por no fundarse sobre conocimientos auténticos. Al igual que la magia, tiene aspiraciones técnicas infundadas.
Se mantiene al margen de la comunidad científica. Es decir, sus cultores no publican en revistas científicas ni participan de seminarios ni de congresos abiertos a la comunidad científica. Los científicos, en cambio, someten sus ideas a la crítica de sus pares: someten sus artículos a publicaciones científicas y presentan sus resultados en seminarios, conferencias y congresos.

Aprendizaje emocional

Veamos en un ejemplo cómo obran los científicos cuando abordan problemas que también interesan a los seudocientíficos. En 1998 los psicobiólogos J. S. Morris, A. Ohman y R. J. Dolan publicaron en la célebre revista Nature un trabajo sobre aprendizaje emocional consciente e inconsciente en la amígdala humana. Ya que este artículo trata de emociones conscientes e inconscientes, parecería que debiera interesar a los psicoanalistas. Pero no les interesa porque los autores estudiaron el cerebro, mientras que los analistas se ocupan del alma: no sabrían qué hacer con cerebros, ajenos o propios, en un laboratorio de psicobiología.
Pues bien, la amígdala cerebral es un órgano diminuto pero evolutivamente muy antiguo, que siente emociones básicas tales como el miedo y la furia. Dada la importancia de estas emociones en la vida social, es fácil imaginar los trastornos de conducta que sufre una persona con una amígdala anormal, ya sea atrofiada o hipertrófica. Si lo primero, no reconocerá signos peligrosos. Si lo segundo, será propensa a la violencia.
La actividad de la amígdala cerebral puede registrarse mediante un escáner PET. Este aparato permite detectar objetivamente las emociones de un sujeto en cada lado de su amígdala. Sin embargo, tal actividad emocional puede no aflorar a la conciencia. O sea, una persona puede estar asustada o enojada sin advertirlo. ¿Cómo se sabe? Agregando un test psicológico a la observación neurobiológica. Por ejemplo, si a un sujeto normal se le muestra brevemente una cara enojada y enseguida después una cara sin expresión, informará que vio la segunda pero no la primera. ¿Represión? Los científicos citados no se contentaron con bautizar el fenómeno. Repitieron el experimento, pero ahora asociaron la cara enojada con un estímulo negativo: un intenso y molesto ruido “blanco”, es decir, no significativo. En este caso, la amígdala fue activada por la imagen visual, aun cuando el sujeto no recordara haberla visto. O sea que la amígdala cerebral “sabe” algo que ignora el órgano de la conciencia (cualquiera que este sea).
En principio, con el método que acabo de describir escuetamente se podría medir la intensidad de una emoción. Por ejemplo, se podría medir la intensidad del odio que, según Freud, un varón siente por su padre. Sin embargo, antes de proceder a tal medición habría que establecer la existencia del complejo de Edipo. Pero este no existe, como lo mostraron las extensas investigaciones de campo del profesor Arthur P. Wolf condensadas en su grueso tomo Sexual Attraction and Childhood Association (Stanford University Press, 1995).
Las seudociencias son como las pesadillas: se desvanecen cuando se las examina a la luz de la ciencia. Pero mientras tanto infectan la cultura y algunas de ellas son de gran provecho pecuniario para sus cultores. Por ejemplo, un psicoanalista latinoamericano puede ganar en un día lo que su compatriota científico gana en un mes. Lo que refuta el refrán “no es oro todo lo que reluce”.

Mario Bunge

Fuente: http://www.asalup.org

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=27

¿QUIEN DEBE LUCHAR CONTRA LA PSEUDOCIENCIA?

¿QUIEN DEBE LUCHAR CONTRA LA PSEUDOCIENCIA?
LOS CIENTÍFICOS Y LA DIVULGACIÓN

Muchas veces se ha intentado descifrar la razón por la cual la gente sabe tanto de pseudo y tan poco de ciencia.  Los científicos suelen ser el blanco principal.  Se los ha criticado por no dedicarle suficiente tiempo a la refutación y privilegiar su trabajo académico, sin observar las consecuencias de largo plazo de la multitud de engaños a que se somete a la población.  Si los costos sociales de la proliferación de la pseudociencia son más altos que los beneficios a largo plazo de los nuevos descubrimientos e inventos, socialmente los científicos deberían destinar más tiempo a la refutación que a su carrera personal.
Mi punto de vista, como economista, es que no podemos culpar exclusivamente a los científicos.  Tienen algo de responsabilidad si ejercen tareas docentes. Quizás se deberían enseñar más a los alumnos los métodos de “detección de fraudes”, el uso aplicado de la lógica, y desarrollar en ellos una visión escéptica respecto de las ideas que desafían las ya establecidas, hasta que sean adecuadamente comprobadas.
Debemos tener en cuenta sin embargo que los científicos, al igual que el resto de los mortales, calculan consciente o inconscientemente el costo de oportunidad de lo que hacen.  El costo de oportunidad de divulgar es el tiempo perdido que no pudieron dedicar a la obtención de nuevos hallazgos o la realización de más experimentos.  Y también representa tiempo perdido en sus carreras académicas.
Las ventajas para la sociedad de la investigación científica no deben surgir de la “bondad” de los expertos, sino más bien indirectamente, a partir del incentivo particular que cada científico tiene, que incluye tanto el reconocimiento de su labor como el dinero ganado.  No podemos obligar a los científicos a resignar sus beneficios personales,  así como no obligamos al panadero a que nos haga una rebaja si nos quedamos sin trabajo o que done su pan a los pobres.

La financiación de la investigación básica

¿Quién, entonces, financiaría la divulgación?  Comencemos por hablar de la investigación básica, insumo fundamental de la divulgación.  La experiencia indica que las empresas privadas son reacias a financiar la investigación básica.  Los economistas tenemos algunas explicaciones para eso:
-Incertidumbre. El rendimiento efectivo de la investigación básica es muy incierto. Las probabilidades de éxito son difíciles de calcular, y esto ahuyenta al sector privado.  Sólo las firmas más grandes tienen suficiente financiamiento como para compensar el riesgo.

-Largo plazo.  Relacionado con lo anterior, los beneficios de la investigación básica aparecen solamente en el muy largo plazo, pues sólo así las probabilidades de éxito aumentan.

-Free riding. Los nuevos descubrimientos no son difíciles de copiar por aquellos que no invirtieron en ellos.  Este fenómeno, conocido como free riding, desestimula la inversión en investigación básica, pues sus  resultados no son apropiables por una sola compañía.  Las patentes (es decir, el establecimiento de claros derechos de propiedad) podrían reducir este problema, pero generan una pérdida a la sociedad, porque a los consumidores les conviene que estos descubrimientos se dispersen lo más rápido posible para que actúe la competencia.

Resulta evidente que la mejor solución es que el Estado (esto es, la sociedad en su conjunto) financie la investigación básica, en pos del bienestar general. Esto es lo que la mayoría de los países desarrollados hace, pero la responsabilidad del Estado no debería terminar allí.


La intervención pública para la divulgación

La divulgación científica es una actividad que posee características similares a la investigación básica, en el sentido de que su provisión debería realizarse fundamentalmente a través del sector público.  Veamos tres razones:

-Beneficios a muy largo plazo.  La divulgación científica nos hará más inteligentes, más cautos, mejor informados.  Las firmas no observan en forma clara y contable estos beneficios y no se pueden apropiar de ellos.

-Información asimétrica.  Muchas firmas lucran ocultando información.  Cuando el consumidor no conoce adecuadamente el producto que está comprando, no puede saber si el precio que paga es el correcto.  El consumidor de medicamentos no puede elegir entre distintas marcas porque no sabe si el remedio es o no idéntico al recetado por su médico.  En el caso de la divulgación científica, ésta permite a los consumidores tener una visión crítica de lo que están comprando, y así exigir información que respalde las supuestas ventajas del producto.  Muchas “herboristerías” que venden placebos dejarían de existir y se ahorrarían recursos.

-Externalidades positivas. Una externalidad positiva es un efecto indirecto beneficioso que la producción de una actividad produce sobre otra. Reduciendo la cantidad de curanderos y otros pseudomédicos la salud de la población mejorará.  Los beneficios de la divulgación generan tantas externalidades no “cobrables” que, una vez más, a los privados no les conviene invertir en ella.

¿Por qué prolifera la pseudociencia?

Desde el punto de vista económico, resulta fácil ver por qué las recetas esotéricas dominan la creencia de la gente y son mayoría en los medios.  Las soluciones pseudocientíficas parecen más veloces, más baratas, y menos complejas.  Por otro lado, cuando la ciencia no logra develar misterios, no cuesta nada asirse a una explicación fuera de los cánones de la ciencia ortodoxa.  Además, siempre es más fácil unirse a las creencias populares pseudocientíficas que desafiarlas, sobre todo con argumentos poco comprensibles o demasiado teóricos que requieren mucho esfuerzo intelectual.  A su vez, los que engañan logran cuantiosas ganancias con poco esfuerzo.
Por estas razones, no es de extrañar que la pseudo se extienda mucho más rápidamente que la ciencia, y es debido a esta “falla” que la intervención del Estado resulta fundamental.  Las políticas que estimulen el pensamiento racional y escéptico redundarán en extraordinarios beneficios de largo plazo para la sociedad. Pensemos simplemente cuánto se ahorraría una sociedad razonable en controles, investigaciones, juicios, prisiones, y cuanto ganaría en salud, educación y bienestar.

Pablo Mira

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=455

Anteriores Entradas antiguas