Benedicto XVI pide “perdón” en público por abusos sexuales de curas

Benedicto XVI pide “perdón” en público por abusos sexuales de curas
“Imploramos insistentemente perdón a Dios y a todas las personas afectadas, y prometemos hacer todo lo posible para asegurar que ese tipo de abusos nunca más puedan ocurrir”, se comprometió el Papa, asegurando que se “hará todo lo posible para examinar la autenticidad de la vocación” de los futuros sacerdotes.
Italia | Miércoles 16 de Junio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).


El papa Benedicto XVI, pidió por primera vez en público “perdón” por los abusos sexuales cometidos por curas católicos contra menores de edad al clausurar en la plaza San Pedro un difícil año sacerdotal, marcado por los escándalos de pedofilia en la Iglesia.
“Imploramos insistentemente perdón a Dios y a todas las personas afectadas, y prometemos hacer todo lo posible para asegurar que ese tipo de abusos nunca más puedan ocurrir”, se comprometió el Papa ante unos 15.000 sacerdotes, monjas y religiosos provenientes de todos los continentes, congregados en la enorme explanada.

“Ha ocurrido que en este año de alegría para el sacramento del sacerdocio salieron a la luz los pecados de los sacerdotes, y en particular los abusos contra niños”, reconoció el Papa durante la misa solemne concelebrada bajo un sol ardiente con un elevado número de cardenales y obispos.
Iglesia examinará la autenticidad de la vocación sacerdotal
El pontífice prometió que se “hará todo lo posible para examinar la autenticidad de la vocación” de los futuros sacerdotes, asegurando que los acompañarán aún más en su camino, “para que el Señor los proteja y los custodie en las situaciones dolorosas y en los peligros de la vida”.
Sin embargo da mucho que pensar que la Iglesia Católica advirtió “usará la vara del pastor”, para proteger a sus sacerdotes de “los farsantes”, de las “desorientaciones” y del falso amor. La interrogante es: ¿cómo lo hará? ¿Utilizará detectives? ¿Cuál será su método para evitar más abusos sexuales por parte de sus sacerdotes?
“Hoy vemos que no se trata de amor, cuando se toleran comportamientos indignos de la vida sacerdotal”, acentuó Benedicto XVI, al rechazar claramente la actitud de algunos cardenales y jerarcas de la Iglesia católica por haber encubierto por décadas a los curas pedófilos.
El pontífice alemán, que ha sido acusado inclusive personalmente de haber callado un caso hace más de tres décadas cuando era arzobispo en Alemania, optó por la tolerancia cero contra los curas pedófilos tras estallar a inicios del año una serie de escándalos en Irlanda.
F: AFP

Comunicado Vaticano sobre el encuentro de Benedicto XVI y Hans Küng

Respuesta del Papa a Evo Morales: el Estado no debe meterse con la Iglesia

Respuesta del Papa a Evo Morales: el Estado no debe meterse con la Iglesia

23 de Mayo de 2010, 03:23pm ET
LA PAZ, 23 Mayo 2010 (AFP) –

El papa Benedicto XVI le dijo al presidente Evo Morales que el Estado no debe inmiscuirse con la Iglesia católica, ni viceversa, ante la sugerencia del boliviano para que esta religión “se democratice, humanice” y pueda abolir el celibato, reveló este domingo el propio Morales.

El mandatario relató los pormenores de su entrevista hace una semana en el Vaticano con el pontífice, a quien mediante una carta le hizo una serie de pedidos y planteamientos, en su condición de “católico .

“La respuesta (del Papa) fue que el Estado no se mete a la Iglesia, ni la Iglesia se mete al Estado”, relató el mandatario boliviano.

Morales ha sostenido en el pasado reiterados roces con la jerarquía católica de Bolivia, a la que acusó de estar alineada a posiciones de derecha.

El presidente dijo que la anulación del celibato fue expresada al Papa y luego ratificada en otra reunión con autoridades del Vaticano, a quienes no mencionó, y que en su criterio “fue más interesante”.

Morales relató ese encuentro e hizo referencia a que suelen aparecer noticias de que los curas llegan a tener hijos biológicos.

“Dije (que) todos los seres humanos les decimos a los sacerdotes de la Iglesia católica, ‘padre, padre, padre’, menos sus hijos (biológicos) no les dicen padre, ¿cómo es eso? … no se puede entender”.

Luego acotó sobre la reacción de las autoridades del Vaticano: “Estos padres se han reído y uno de ellos dijo: ‘sí, nos dicen tío’, (entonces) también es una verdad, los hijos de los obispos, los sacerdotes les dicen tío …¿cómo no van a reconocer” este realidad?.

jac/gm

http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/world/8217404.shtml

Benedicto XVI es el papa de “las oportunidades perdidas”, dice teólogo suizo

Benedicto XVI es el papa de “las oportunidades perdidas”, dice teólogo suizo

22 de Mayo de 2010, 01:59pm ET
PARIS, 22 Mayo 2010 (AFP) –
Benedicto XVI es el Papa de “las oportunidades perdidas”, juzga el célebre teólogo suizo Hans Kung, declarándose en “oposición leal” a Roma, en una entrevista que aparecerá el domingo en el parisino Journal du Dimanche.

“El pontificado de Benedicto XVI es el de las oportunidades perdidas y no el de las oportunidades aprovechadas”, deploró el teólogo, que se ha convertido en los últimos diez años en uno de los más férreos críticos de la Curia romana.

Al detallar esas “oportunidades perdidas”, citó: “el acercamiento con las Iglesias protestantes, el acuerdo durable con los judíos –habla de ellos como del pueblo deicida- el diálogo abierto con los musulmanes -calificó al islam de religión violenta e inhumana- y la oportunidad de ayudar a los pueblos africanos en su lucha contra la sobrepoblación mediante la contracepción y la utilización de los preservativos para luchar contra el sida”.

El teólogo reprocha también al Papa el fomentar el retorno a la misa tridentina en latín y la práctica de la eucaristía dándole la espalda a la asamblea de fieles. “No son para nada signos de apertura”, juzga.

Hans Kung, conocido por sus posiciones liberales, en especial sobre el celibato de los sacerdotes, afirma que está en “oposición leal” con el Papa, por quien dice no obstante sentir estimación.

“Es porque tengo estima por Ratzinger que me opongo a él. Tenemos caminos paralelos, venimos ambos de familias católicas, conservadoras. Hicimos nuestros estudios de teología al mismo tiempo. Eramos los dos más jóvenes expertos conciliares de Vaticano II. En 1968, nuestros caminos divergieron. Los movimientos contestatarios de los estudiantes chocaron profundamente a Ratzinger”, recordó.

“El regresó a Baviera y tomó un giro cada vez más conservador. Se convirtió en obispo y asumió la dirección de la Congregación para la doctrina de la fe. El se ha encerrado desde hace treinta años en esa burbuja conservadora que lo ha aislado de la realidad humana”, añadió Kung.

ao/nr/jo

http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/world/8216839.shtml

Benedicto XVI: Descubrir al Creador a través de la creación

Benedicto XVI: Descubrir al Creador a través de la creación

Audiencia con motivo de un encuentro organizado por la “Specola Vaticana”

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 30 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el discurso que Benedicto XVI dirigió este viernes a un grupo de astrónomos de todo el mundo, que participan en un encuentro promovido por el Observatorio Astronómico Vaticano con motivo del Año Internacional de la Astronomía.

***

Eminencia,

Señoras y Señores,

Me complace saludar a esta asamblea de astrónomos distinguidos de todo el mundo, reunidos en el Vaticano para la celebración del Año Internacional de la Astronomía, y doy las gracias al cardenal Giovanni Lajolo por sus amables palabras de introducción. Esta celebración, que conmemora el cuarto centenario de las primeras observaciones de Galileo Galilei del cielo con telescopio, nos invita a considerar los grandes progresos del conocimiento científico en la edad moderna y, de modo particular, a dirigir la mirada nuevamente a los cielos con un espíritu de asombro, contemplación y compromiso con la búsqueda de la verdad, dondequiera que se encuentre.

Esta reunión coincide también con la inauguración de las nuevas instalaciones del Observatorio Vaticano en Castel Gandolfo. Como ustedes saben, la historia del Observatorio está vinculada de una forma muy real a la figura de Galileo, a las controversias que rodearon su investigación, y al intento de la Iglesia por lograr una comprensión correcta y fructífera de la relación entre ciencia y religión. Aprovecho esta ocasión para expresar mi gratitud no sólo por los cuidadosos estudios que han aclarado el contexto histórico preciso de la condena de Galileo, sino también por los esfuerzos de todos aquellos comprometidos con el diálogo permanente y la reflexión sobre la complementariedad de la fe y la razón, al servicio de la una comprensión integral del hombre y de su lugar en el universo. Estoy especialmente agradecido al personal del Observatorio, y al Grupo de Amigos y Benefactores de la Fundación Observatorio del Vaticano, por sus esfuerzos para promover la investigación, las oportunidades de educación y el diálogo entre la Iglesia y el mundo de la ciencia.

El Año Internacional de la Astronomía pretende nada menos que recuperar para las personas en todo el mundo la maravilla y el asombro extraordinario que caracterizaron la gran época de los descubrimientos, en el siglo XVI. Pienso, por ejemplo, en la alegría que sintieron los científicos del Colegio Romano, que a pocos pasos de aquí desarrolló las observaciones y los cálculos que llevaron a la adopción a nivel mundial del calendario gregoriano. Nuestra propia época, situada en el umbral descubrimientos científicos que quizá tienen un alcance aún mayor, podría beneficiarse de la misma sensación de admiración y el deseo de alcanzar una síntesis verdaderamente humanista del conocimiento, que inspiró a los padres de la ciencia moderna. ¿Quién puede negar que la responsabilidad del futuro de la humanidad, e incluso el respeto por la naturaleza y el mundo que nos rodea, demanda – hoy más que nunca – la observación cuidadosa, el juicio crítico, la paciencia que son esenciales al método científico moderno? Al mismo tiempo, los grandes científicos de la era de los descubrimientos también nos recuerdan que el verdadero conocimiento se dirige siempre a la sabiduría, y, en lugar de restringir los ojos de la mente, nos invita a levantar nuestra mirada hacia el reino superior del espíritu .

El conocimiento, en una palabra, debe ser entendido y aplicado en toda su amplitud liberadora. Ciertamente puede reducirse al cálculo y la experimentación, pero si aspira a ser sabiduría, capaz de dirigir al hombre a la luz de sus primeros inicios y sus fines últimos, debe estar comprometida con la búsqueda de esa verdad última que, aunque esté más allá de nuestro completo alcance, sin embargo, es nada menos que la clave de nuestra auténtica felicidad y libertad (cf. Jn 8,32), la medida de nuestra verdadera humanidad, y el criterio para una relación justa con el mundo físico y con nuestros hermanos y hermanas en la gran familia humana.

Queridos amigos, la cosmología moderna nos ha demostrado que ni nosotros, ni la tierra que pisamos, es el centro de nuestro universo, compuesto por miles de millones de galaxias, cada una de ellas con miríadas de estrellas y planetas. Sin embargo, al tratar de responder al reto de este año -el de levantar los ojos al cielo para redescubrir nuestro lugar en el universo – ¿cómo no podemos quedar atrapados en la maravilla expresada por el salmista hace tanto tiempo? Contemplando el cielo estrellado, exclamó con admiración al Señor: “Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas que fijaste tú, ¿qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides? ” (Salmo 8,4-5). Mi esperanza es que el asombro y exaltación que están destinados a ser los frutos de este Año Internacional de la Astronomía lleve más allá de la contemplación de las maravillas de la creación a la contemplación del Creador, y del amor, que es el motivo subyacente de la creación – el amor que, en las palabras de Dante Alighieri, “mueve el sol y las estrellas” (Paraíso XXXIII, 145). El Apocalipsis nos dice que, en la plenitud de los tiempos, la Palabra por quien todo fue hecho vino a habitar entre nosotros. En Cristo, el nuevo Adán, reconocemos el verdadero centro del universo y de toda la historia, y en él, el Logos encarnado, podemos ver la mayor medida de nuestra grandeza como seres humanos, dotados de razón y llamados a un destino eterno.

Con estas reflexiones, queridos amigos, les saludo a todos ustedes con respeto y estima, y les ofrezco mis oraciones de buenos deseos por su investigación y enseñanza. Sobre ustedes, sus familias y sus seres queridos, invoco de corazón las bendiciones del Dios Todopoderoso de sabiduría, el gozo y la paz.

[Traducción del original inglés por Inma Álvarez

©Libreria Editrice Vaticana]

Benedicto XVI presenta una nueva relación fe-ciencia

Benedicto XVI presenta una nueva relación fe-ciencia
Da por superada la polémica sobre Galileo

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 30 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI propuso este viernes una nueva relación de colaboración entre fe y ciencia, en particular la astronomía, superando así la polémica que durante siglos ha provocado el caso de Galileo Galilei.

Según el Papa, la astronomía ha permitido y sigue permitiendo con sus descubrimientos comprender mejor el universo; por otra parte, la fe, permite también al científico descubrir las maravillas de la creación.

A esta conclusión llegó al recibir este viernes a un grupo de astrónomos de todo el mundo, que participan en un encuentro promovido por el Observatorio Astronómico Vaticano con motivo del Año Internacional de la Astronomía.

Este Año Internacional ha sido convocado por la UNESCO con motivo de la invención, hace cuatrocientos años, del telescopio de Galileo.

La reunión coincide con la inauguración de las nuevas instalaciones del Observatorio Vaticano, dirigido por el astrónomo y sacerdote jesuita argentino, José Gabriel Funes, en Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros de Roma.

“Como ustedes saben, la historia del Observatorio está vinculada de una forma muy real a la figura de Galileo, a las controversias que rodearon su investigación, y al intento de la Iglesia por lograr una comprensión correcta y fructífera de la relación entre ciencia y religión”, reconoció el Papa en su discurso pronunciado en inglés.

Por este motivo, aprovechó el encuentro para expresar su gratitud “no sólo por los cuidadosos estudios que han aclarado el contexto histórico preciso de la condena de Galileo, sino también por los esfuerzos de todos aquellos comprometidos con el diálogo permanente y la reflexión sobre la complementariedad de la fe y la razón, al servicio de la una comprensión integral del hombre y de su lugar en el universo”.

El caso de Galileo ha podido ser aclarado gracias a la comisión de estudio, que creó Juan Pablo II desde el 3 de julio de 1981 hasta el 31 de octubre de 1992, año del 350° aniversario de la muerte de Galileo.

El cardenal Paul Poupard, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Cultura, coordinó las investigaciones desde el principio hasta el final, descubriendo cómo hubo errores evidentes en el proceso, pero al mismo tiempo constató que se ha manipulado en muchos libros de historia para dar una imagen de la Iglesia como “enemiga de la ciencia”, según aclaró recientemente el mismo purpurado francés a ZENIT (Cf.“Galileo y el Vaticano: Un caso nunca archivado”).

Benedicto XVI constató ante los astrónomos que “la cosmología moderna nos ha demostrado que ni nosotros, ni la tierra que pisamos, es el centro de nuestro universo, compuesto por miles de millones de galaxias, cada una de ellas con miríadas de estrellas y planetas”.

“Sin embargo, al tratar de responder al reto de este año –el de levantar los ojos al cielo para redescubrir nuestro lugar en el universo– ¿cómo no podemos quedar atrapados en la maravilla expresada por el salmista hace tanto tiempo?”, cuando se preguntaba “Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas que fijaste tú, ¿qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides?” (Salmo 8,4-5).

El pontífice confesó su esperanza en que “el asombro y exaltación que están destinados a ser los frutos de este Año Internacional de la Astronomía lleven más allá de la contemplación de las maravillas de la creación a la contemplación del Creador, y del amor, que es el motivo subyacente de la creación”.

Las celebraciones del Año Internacional de la Astronomía están teniendo lugar entre el 30 y el 31 de octubre. Las celebraciones incluyen una conferencia del profesor John Huchra del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica y presidente de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

El programa incluye un una visita a la Torre de los Vientos, en el Vaticano, construida en 1582, uno de los primeros observatorios astronómicos de historia, realizado con motivo de la reforma del Calendario Gregoriano, en 1582.

Los astrónomos puede visitar también los Archivos Secretos Vaticanos, y la exposición “Astrum 2009”, en los Museos Vaticanos, que presenta 130 piezas históricas, incluidos manuscritos originales de Galileo.

zenit.org

Benedicto XVI pide juicio canónico para un sacerdote argentino acusado por abusos

Benedicto XVI pide juicio canónico para un sacerdote argentino acusado por abusos

Posted: 25 Jul 2009 08:24 PM PDT

Se trata de un cura de la diócesis de San Luis, que ya fue sobreseído por la Justicia en un caso de abuso sexual contra tres menores de Misiones. El Vaticano considera que existen elementos que ameritan un juicio religioso. Podría ser suspendido.
Por Sergio Rubín (para Clarín)

El papa Benedicto XVI parece dispuesto a ser severo con los sacerdotes acusados de abuso de menores. Y a iniciar rápidamente el proceso judicial interno contra los que están en la mira por este delito. Por lo menos, eso es lo que acaba de hacer la Santa Sede en el país con un sacerdote de la diócesis de San Luis, sospechado de haber cometido el delito de abuso deshonesto en perjuicio de tres chicas de Misiones. Se trata del cura Miguel Angel Santurio, quien -en caso de ser hallado culpable- podría ser suspendido de por vida en el ejercicio de su ministerio religioso.

La decisión -que reveló el jueves el obispado puntano- lleva a pensar que otros sacerdotes argentinos podrían ser objeto de la misma determinación, como Julio César Grassi, condenado en primera instancia por abuso agravado de un menor. En el caso de Grassi, el juicio canónico aún no se inició porque tras la denuncia de Telenoche Investiga se precipitó el proceso judicial y la Iglesia no lleva adelante el suyo mientras se sustancia uno en los tribunales civiles. La razón es que no quiere que el juicio eclesiástico se lea como una presión a la Justicia. En este caso, no actuará hasta que se resuelva la apelación de Grassi ante la Cámara de Casación.

La situación judicial de Santurio es bien diferente. Porque el sacerdote fue sobreseído en una causa de abuso deshonesto y sometimiento en perjuicio de tres chicas tras una denuncia de la ONG Alto a la Trata ante la justicia federal de Misiones. El juez José Luis Rey desestimó la causa porque ninguna de las supuestas víctimas lo denunció por abuso sexual, un delito de instancia privada en el cual la Justicia no puede actuar de oficio. Y giró a un juzgado de Instrucción la causa de captación para la trata, que no se pudo comprobar. En su momento, el propio Santurio se presentó con su abogado al juzgado pidiendo ser investigado.

Sin embargo, el Vaticano consideró que existen elementos que ameritan un juicio canónico. De acuerdo con la última reforma del Código de Derecho Canónico, de 1983, en caso de existir indicios de que un sacerdote abusó de un menor, debe ser la Santa Sede la que ordene el proceso por la gravedad de la acusación.

El padre Santurio pertenece a la diócesis de San Luis, donde tuvo una relación conflictiva con su obispo, Jorge Lona, quien en 2004 lo amonestó por haberse arrogado la representación de la Iglesia en un acto y por publicar avisos sobre sus supuestos poderes curativos. Peleado con Lona, Santurio tuvo un breve paso por una parroquia de Posadas y, finalmente, desde noviembre del año pasado estuvo en una iglesia de Puerto Iguazú hasta que en febrero fue separado por el obispo. El sacerdote decía que quería fundar una congregación -para la que no consiguió la autorización- y que, con ese cometido, reclutaba novicias, con las cuales vivía en el fondo del templo. Ahora deberá presentarse ante la justicia eclesiástica para “defender su persona y su ministerio”.

Fuente: Clarín

Anteriores Entradas antiguas