Benedicto XVI pide “perdón” en público por abusos sexuales de curas

Benedicto XVI pide “perdón” en público por abusos sexuales de curas
“Imploramos insistentemente perdón a Dios y a todas las personas afectadas, y prometemos hacer todo lo posible para asegurar que ese tipo de abusos nunca más puedan ocurrir”, se comprometió el Papa, asegurando que se “hará todo lo posible para examinar la autenticidad de la vocación” de los futuros sacerdotes.
Italia | Miércoles 16 de Junio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).


El papa Benedicto XVI, pidió por primera vez en público “perdón” por los abusos sexuales cometidos por curas católicos contra menores de edad al clausurar en la plaza San Pedro un difícil año sacerdotal, marcado por los escándalos de pedofilia en la Iglesia.
“Imploramos insistentemente perdón a Dios y a todas las personas afectadas, y prometemos hacer todo lo posible para asegurar que ese tipo de abusos nunca más puedan ocurrir”, se comprometió el Papa ante unos 15.000 sacerdotes, monjas y religiosos provenientes de todos los continentes, congregados en la enorme explanada.

“Ha ocurrido que en este año de alegría para el sacramento del sacerdocio salieron a la luz los pecados de los sacerdotes, y en particular los abusos contra niños”, reconoció el Papa durante la misa solemne concelebrada bajo un sol ardiente con un elevado número de cardenales y obispos.
Iglesia examinará la autenticidad de la vocación sacerdotal
El pontífice prometió que se “hará todo lo posible para examinar la autenticidad de la vocación” de los futuros sacerdotes, asegurando que los acompañarán aún más en su camino, “para que el Señor los proteja y los custodie en las situaciones dolorosas y en los peligros de la vida”.
Sin embargo da mucho que pensar que la Iglesia Católica advirtió “usará la vara del pastor”, para proteger a sus sacerdotes de “los farsantes”, de las “desorientaciones” y del falso amor. La interrogante es: ¿cómo lo hará? ¿Utilizará detectives? ¿Cuál será su método para evitar más abusos sexuales por parte de sus sacerdotes?
“Hoy vemos que no se trata de amor, cuando se toleran comportamientos indignos de la vida sacerdotal”, acentuó Benedicto XVI, al rechazar claramente la actitud de algunos cardenales y jerarcas de la Iglesia católica por haber encubierto por décadas a los curas pedófilos.
El pontífice alemán, que ha sido acusado inclusive personalmente de haber callado un caso hace más de tres décadas cuando era arzobispo en Alemania, optó por la tolerancia cero contra los curas pedófilos tras estallar a inicios del año una serie de escándalos en Irlanda.
F: AFP

Comunicado Vaticano sobre el encuentro de Benedicto XVI y Hans Küng

Respuesta del Papa a Evo Morales: el Estado no debe meterse con la Iglesia

Respuesta del Papa a Evo Morales: el Estado no debe meterse con la Iglesia

23 de Mayo de 2010, 03:23pm ET
LA PAZ, 23 Mayo 2010 (AFP) –

El papa Benedicto XVI le dijo al presidente Evo Morales que el Estado no debe inmiscuirse con la Iglesia católica, ni viceversa, ante la sugerencia del boliviano para que esta religión “se democratice, humanice” y pueda abolir el celibato, reveló este domingo el propio Morales.

El mandatario relató los pormenores de su entrevista hace una semana en el Vaticano con el pontífice, a quien mediante una carta le hizo una serie de pedidos y planteamientos, en su condición de “católico .

“La respuesta (del Papa) fue que el Estado no se mete a la Iglesia, ni la Iglesia se mete al Estado”, relató el mandatario boliviano.

Morales ha sostenido en el pasado reiterados roces con la jerarquía católica de Bolivia, a la que acusó de estar alineada a posiciones de derecha.

El presidente dijo que la anulación del celibato fue expresada al Papa y luego ratificada en otra reunión con autoridades del Vaticano, a quienes no mencionó, y que en su criterio “fue más interesante”.

Morales relató ese encuentro e hizo referencia a que suelen aparecer noticias de que los curas llegan a tener hijos biológicos.

“Dije (que) todos los seres humanos les decimos a los sacerdotes de la Iglesia católica, ‘padre, padre, padre’, menos sus hijos (biológicos) no les dicen padre, ¿cómo es eso? … no se puede entender”.

Luego acotó sobre la reacción de las autoridades del Vaticano: “Estos padres se han reído y uno de ellos dijo: ‘sí, nos dicen tío’, (entonces) también es una verdad, los hijos de los obispos, los sacerdotes les dicen tío …¿cómo no van a reconocer” este realidad?.

jac/gm

http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/world/8217404.shtml

Benedicto XVI es el papa de “las oportunidades perdidas”, dice teólogo suizo

Benedicto XVI es el papa de “las oportunidades perdidas”, dice teólogo suizo

22 de Mayo de 2010, 01:59pm ET
PARIS, 22 Mayo 2010 (AFP) –
Benedicto XVI es el Papa de “las oportunidades perdidas”, juzga el célebre teólogo suizo Hans Kung, declarándose en “oposición leal” a Roma, en una entrevista que aparecerá el domingo en el parisino Journal du Dimanche.

“El pontificado de Benedicto XVI es el de las oportunidades perdidas y no el de las oportunidades aprovechadas”, deploró el teólogo, que se ha convertido en los últimos diez años en uno de los más férreos críticos de la Curia romana.

Al detallar esas “oportunidades perdidas”, citó: “el acercamiento con las Iglesias protestantes, el acuerdo durable con los judíos –habla de ellos como del pueblo deicida- el diálogo abierto con los musulmanes -calificó al islam de religión violenta e inhumana- y la oportunidad de ayudar a los pueblos africanos en su lucha contra la sobrepoblación mediante la contracepción y la utilización de los preservativos para luchar contra el sida”.

El teólogo reprocha también al Papa el fomentar el retorno a la misa tridentina en latín y la práctica de la eucaristía dándole la espalda a la asamblea de fieles. “No son para nada signos de apertura”, juzga.

Hans Kung, conocido por sus posiciones liberales, en especial sobre el celibato de los sacerdotes, afirma que está en “oposición leal” con el Papa, por quien dice no obstante sentir estimación.

“Es porque tengo estima por Ratzinger que me opongo a él. Tenemos caminos paralelos, venimos ambos de familias católicas, conservadoras. Hicimos nuestros estudios de teología al mismo tiempo. Eramos los dos más jóvenes expertos conciliares de Vaticano II. En 1968, nuestros caminos divergieron. Los movimientos contestatarios de los estudiantes chocaron profundamente a Ratzinger”, recordó.

“El regresó a Baviera y tomó un giro cada vez más conservador. Se convirtió en obispo y asumió la dirección de la Congregación para la doctrina de la fe. El se ha encerrado desde hace treinta años en esa burbuja conservadora que lo ha aislado de la realidad humana”, añadió Kung.

ao/nr/jo

http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/world/8216839.shtml

Benedicto XVI: Descubrir al Creador a través de la creación

Benedicto XVI: Descubrir al Creador a través de la creación

Audiencia con motivo de un encuentro organizado por la “Specola Vaticana”

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 30 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el discurso que Benedicto XVI dirigió este viernes a un grupo de astrónomos de todo el mundo, que participan en un encuentro promovido por el Observatorio Astronómico Vaticano con motivo del Año Internacional de la Astronomía.

***

Eminencia,

Señoras y Señores,

Me complace saludar a esta asamblea de astrónomos distinguidos de todo el mundo, reunidos en el Vaticano para la celebración del Año Internacional de la Astronomía, y doy las gracias al cardenal Giovanni Lajolo por sus amables palabras de introducción. Esta celebración, que conmemora el cuarto centenario de las primeras observaciones de Galileo Galilei del cielo con telescopio, nos invita a considerar los grandes progresos del conocimiento científico en la edad moderna y, de modo particular, a dirigir la mirada nuevamente a los cielos con un espíritu de asombro, contemplación y compromiso con la búsqueda de la verdad, dondequiera que se encuentre.

Esta reunión coincide también con la inauguración de las nuevas instalaciones del Observatorio Vaticano en Castel Gandolfo. Como ustedes saben, la historia del Observatorio está vinculada de una forma muy real a la figura de Galileo, a las controversias que rodearon su investigación, y al intento de la Iglesia por lograr una comprensión correcta y fructífera de la relación entre ciencia y religión. Aprovecho esta ocasión para expresar mi gratitud no sólo por los cuidadosos estudios que han aclarado el contexto histórico preciso de la condena de Galileo, sino también por los esfuerzos de todos aquellos comprometidos con el diálogo permanente y la reflexión sobre la complementariedad de la fe y la razón, al servicio de la una comprensión integral del hombre y de su lugar en el universo. Estoy especialmente agradecido al personal del Observatorio, y al Grupo de Amigos y Benefactores de la Fundación Observatorio del Vaticano, por sus esfuerzos para promover la investigación, las oportunidades de educación y el diálogo entre la Iglesia y el mundo de la ciencia.

El Año Internacional de la Astronomía pretende nada menos que recuperar para las personas en todo el mundo la maravilla y el asombro extraordinario que caracterizaron la gran época de los descubrimientos, en el siglo XVI. Pienso, por ejemplo, en la alegría que sintieron los científicos del Colegio Romano, que a pocos pasos de aquí desarrolló las observaciones y los cálculos que llevaron a la adopción a nivel mundial del calendario gregoriano. Nuestra propia época, situada en el umbral descubrimientos científicos que quizá tienen un alcance aún mayor, podría beneficiarse de la misma sensación de admiración y el deseo de alcanzar una síntesis verdaderamente humanista del conocimiento, que inspiró a los padres de la ciencia moderna. ¿Quién puede negar que la responsabilidad del futuro de la humanidad, e incluso el respeto por la naturaleza y el mundo que nos rodea, demanda – hoy más que nunca – la observación cuidadosa, el juicio crítico, la paciencia que son esenciales al método científico moderno? Al mismo tiempo, los grandes científicos de la era de los descubrimientos también nos recuerdan que el verdadero conocimiento se dirige siempre a la sabiduría, y, en lugar de restringir los ojos de la mente, nos invita a levantar nuestra mirada hacia el reino superior del espíritu .

El conocimiento, en una palabra, debe ser entendido y aplicado en toda su amplitud liberadora. Ciertamente puede reducirse al cálculo y la experimentación, pero si aspira a ser sabiduría, capaz de dirigir al hombre a la luz de sus primeros inicios y sus fines últimos, debe estar comprometida con la búsqueda de esa verdad última que, aunque esté más allá de nuestro completo alcance, sin embargo, es nada menos que la clave de nuestra auténtica felicidad y libertad (cf. Jn 8,32), la medida de nuestra verdadera humanidad, y el criterio para una relación justa con el mundo físico y con nuestros hermanos y hermanas en la gran familia humana.

Queridos amigos, la cosmología moderna nos ha demostrado que ni nosotros, ni la tierra que pisamos, es el centro de nuestro universo, compuesto por miles de millones de galaxias, cada una de ellas con miríadas de estrellas y planetas. Sin embargo, al tratar de responder al reto de este año -el de levantar los ojos al cielo para redescubrir nuestro lugar en el universo – ¿cómo no podemos quedar atrapados en la maravilla expresada por el salmista hace tanto tiempo? Contemplando el cielo estrellado, exclamó con admiración al Señor: “Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas que fijaste tú, ¿qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides? ” (Salmo 8,4-5). Mi esperanza es que el asombro y exaltación que están destinados a ser los frutos de este Año Internacional de la Astronomía lleve más allá de la contemplación de las maravillas de la creación a la contemplación del Creador, y del amor, que es el motivo subyacente de la creación – el amor que, en las palabras de Dante Alighieri, “mueve el sol y las estrellas” (Paraíso XXXIII, 145). El Apocalipsis nos dice que, en la plenitud de los tiempos, la Palabra por quien todo fue hecho vino a habitar entre nosotros. En Cristo, el nuevo Adán, reconocemos el verdadero centro del universo y de toda la historia, y en él, el Logos encarnado, podemos ver la mayor medida de nuestra grandeza como seres humanos, dotados de razón y llamados a un destino eterno.

Con estas reflexiones, queridos amigos, les saludo a todos ustedes con respeto y estima, y les ofrezco mis oraciones de buenos deseos por su investigación y enseñanza. Sobre ustedes, sus familias y sus seres queridos, invoco de corazón las bendiciones del Dios Todopoderoso de sabiduría, el gozo y la paz.

[Traducción del original inglés por Inma Álvarez

©Libreria Editrice Vaticana]

Benedicto XVI presenta una nueva relación fe-ciencia

Benedicto XVI presenta una nueva relación fe-ciencia
Da por superada la polémica sobre Galileo

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 30 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI propuso este viernes una nueva relación de colaboración entre fe y ciencia, en particular la astronomía, superando así la polémica que durante siglos ha provocado el caso de Galileo Galilei.

Según el Papa, la astronomía ha permitido y sigue permitiendo con sus descubrimientos comprender mejor el universo; por otra parte, la fe, permite también al científico descubrir las maravillas de la creación.

A esta conclusión llegó al recibir este viernes a un grupo de astrónomos de todo el mundo, que participan en un encuentro promovido por el Observatorio Astronómico Vaticano con motivo del Año Internacional de la Astronomía.

Este Año Internacional ha sido convocado por la UNESCO con motivo de la invención, hace cuatrocientos años, del telescopio de Galileo.

La reunión coincide con la inauguración de las nuevas instalaciones del Observatorio Vaticano, dirigido por el astrónomo y sacerdote jesuita argentino, José Gabriel Funes, en Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros de Roma.

“Como ustedes saben, la historia del Observatorio está vinculada de una forma muy real a la figura de Galileo, a las controversias que rodearon su investigación, y al intento de la Iglesia por lograr una comprensión correcta y fructífera de la relación entre ciencia y religión”, reconoció el Papa en su discurso pronunciado en inglés.

Por este motivo, aprovechó el encuentro para expresar su gratitud “no sólo por los cuidadosos estudios que han aclarado el contexto histórico preciso de la condena de Galileo, sino también por los esfuerzos de todos aquellos comprometidos con el diálogo permanente y la reflexión sobre la complementariedad de la fe y la razón, al servicio de la una comprensión integral del hombre y de su lugar en el universo”.

El caso de Galileo ha podido ser aclarado gracias a la comisión de estudio, que creó Juan Pablo II desde el 3 de julio de 1981 hasta el 31 de octubre de 1992, año del 350° aniversario de la muerte de Galileo.

El cardenal Paul Poupard, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Cultura, coordinó las investigaciones desde el principio hasta el final, descubriendo cómo hubo errores evidentes en el proceso, pero al mismo tiempo constató que se ha manipulado en muchos libros de historia para dar una imagen de la Iglesia como “enemiga de la ciencia”, según aclaró recientemente el mismo purpurado francés a ZENIT (Cf.“Galileo y el Vaticano: Un caso nunca archivado”).

Benedicto XVI constató ante los astrónomos que “la cosmología moderna nos ha demostrado que ni nosotros, ni la tierra que pisamos, es el centro de nuestro universo, compuesto por miles de millones de galaxias, cada una de ellas con miríadas de estrellas y planetas”.

“Sin embargo, al tratar de responder al reto de este año –el de levantar los ojos al cielo para redescubrir nuestro lugar en el universo– ¿cómo no podemos quedar atrapados en la maravilla expresada por el salmista hace tanto tiempo?”, cuando se preguntaba “Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas que fijaste tú, ¿qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides?” (Salmo 8,4-5).

El pontífice confesó su esperanza en que “el asombro y exaltación que están destinados a ser los frutos de este Año Internacional de la Astronomía lleven más allá de la contemplación de las maravillas de la creación a la contemplación del Creador, y del amor, que es el motivo subyacente de la creación”.

Las celebraciones del Año Internacional de la Astronomía están teniendo lugar entre el 30 y el 31 de octubre. Las celebraciones incluyen una conferencia del profesor John Huchra del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica y presidente de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

El programa incluye un una visita a la Torre de los Vientos, en el Vaticano, construida en 1582, uno de los primeros observatorios astronómicos de historia, realizado con motivo de la reforma del Calendario Gregoriano, en 1582.

Los astrónomos puede visitar también los Archivos Secretos Vaticanos, y la exposición “Astrum 2009”, en los Museos Vaticanos, que presenta 130 piezas históricas, incluidos manuscritos originales de Galileo.

zenit.org

Benedicto XVI pide juicio canónico para un sacerdote argentino acusado por abusos

Benedicto XVI pide juicio canónico para un sacerdote argentino acusado por abusos

Posted: 25 Jul 2009 08:24 PM PDT

Se trata de un cura de la diócesis de San Luis, que ya fue sobreseído por la Justicia en un caso de abuso sexual contra tres menores de Misiones. El Vaticano considera que existen elementos que ameritan un juicio religioso. Podría ser suspendido.
Por Sergio Rubín (para Clarín)

El papa Benedicto XVI parece dispuesto a ser severo con los sacerdotes acusados de abuso de menores. Y a iniciar rápidamente el proceso judicial interno contra los que están en la mira por este delito. Por lo menos, eso es lo que acaba de hacer la Santa Sede en el país con un sacerdote de la diócesis de San Luis, sospechado de haber cometido el delito de abuso deshonesto en perjuicio de tres chicas de Misiones. Se trata del cura Miguel Angel Santurio, quien -en caso de ser hallado culpable- podría ser suspendido de por vida en el ejercicio de su ministerio religioso.

La decisión -que reveló el jueves el obispado puntano- lleva a pensar que otros sacerdotes argentinos podrían ser objeto de la misma determinación, como Julio César Grassi, condenado en primera instancia por abuso agravado de un menor. En el caso de Grassi, el juicio canónico aún no se inició porque tras la denuncia de Telenoche Investiga se precipitó el proceso judicial y la Iglesia no lleva adelante el suyo mientras se sustancia uno en los tribunales civiles. La razón es que no quiere que el juicio eclesiástico se lea como una presión a la Justicia. En este caso, no actuará hasta que se resuelva la apelación de Grassi ante la Cámara de Casación.

La situación judicial de Santurio es bien diferente. Porque el sacerdote fue sobreseído en una causa de abuso deshonesto y sometimiento en perjuicio de tres chicas tras una denuncia de la ONG Alto a la Trata ante la justicia federal de Misiones. El juez José Luis Rey desestimó la causa porque ninguna de las supuestas víctimas lo denunció por abuso sexual, un delito de instancia privada en el cual la Justicia no puede actuar de oficio. Y giró a un juzgado de Instrucción la causa de captación para la trata, que no se pudo comprobar. En su momento, el propio Santurio se presentó con su abogado al juzgado pidiendo ser investigado.

Sin embargo, el Vaticano consideró que existen elementos que ameritan un juicio canónico. De acuerdo con la última reforma del Código de Derecho Canónico, de 1983, en caso de existir indicios de que un sacerdote abusó de un menor, debe ser la Santa Sede la que ordene el proceso por la gravedad de la acusación.

El padre Santurio pertenece a la diócesis de San Luis, donde tuvo una relación conflictiva con su obispo, Jorge Lona, quien en 2004 lo amonestó por haberse arrogado la representación de la Iglesia en un acto y por publicar avisos sobre sus supuestos poderes curativos. Peleado con Lona, Santurio tuvo un breve paso por una parroquia de Posadas y, finalmente, desde noviembre del año pasado estuvo en una iglesia de Puerto Iguazú hasta que en febrero fue separado por el obispo. El sacerdote decía que quería fundar una congregación -para la que no consiguió la autorización- y que, con ese cometido, reclutaba novicias, con las cuales vivía en el fondo del templo. Ahora deberá presentarse ante la justicia eclesiástica para “defender su persona y su ministerio”.

Fuente: Clarín

Cómo hablar de Dios en Europa

Cómo hablar de Dios en Europa

28-05-09
El Discurso pronunciado por Benedicto XVI en el Colegio de los Bernardinos de París ha conseguido una amplia repercusión en el mundo cultural y mediático[1]. Atlantide quiere sumarse al reconocimiento internacional que ha suscitado el testimonio del Papa, estudiando algunos de sus contenidos más relevantes.

Este Discurso, pronunciado a los dos años de la famosa Vorlesung de Ratis bona, añade un eslabón a la cadena de intervenciones del Papa sobre la cultura de la Europa moderna, con sus dos componentes principales, la de matriz ilustrada y la cristiana, de las que indica sus logros y debilidades. El Discurso a la Curia Romana de di ciembre de 2005 y la Lección no pronunciada en la Universidad La Sa pienza de Roma son otros jalones de ese esfuerzo por dar razón de nuestra esperanza (cf. 1Pe 3,15) en la situación actual de Europa, a lo que el Pontífice nos invita sin cesar.

Hans Küng: El gran azote de Benedicto XVI

Hans Küng: El gran azote de Benedicto XVI

Sigue luchando “por la falta de democracia que existe en el seno de la institución”

09/05/2009 8:59 – Autor: Fermina Núñez – Fuente: 

Hans Küng, teólogo.
Lo han apodado el “Guillermo Tell del catolicismo” y el anti-Papa… Este teólogo, considerado uno de los cien intelectuales más influyentes del mundo, fue el principal crítico del pontificado de Juan Pablo II y lo es ahora de su ex compañero de universidad, Benedicto XVI, como vuelve a quedar de manifiesto en su nuevo volumen de memorias, “Verdad controvertida” (Trotta).

Nadie diría que el octogenario de serena madurez, con un traje bruno de inmejorable corte y que me habla en correcto castellano, encarnara una suerte de “bestia negra” de la disidencia teológica durante el pontificado de Juan Pablo II. Su presencia, muy al contrario, sugiere al maduro Cary Grant de Con la muerte en los talones, con su larga y nervuda silueta y el terso cutis capaz de ofender a cualquier mujer de su quinta. Durante nuestra charla se mesará la rebelde y encrespada mata de pelo mientras pondera sus respuestas de entre el abanico de lenguas vivas y muertas que domina. Lleva un sonotone en la oreja izquierda, por lo que me repite que le “hable alto y despacio para procesar su oxidado castellano”, que no es tal.

Trae bajo el brazo su segundo tomo de memorias, Verdad controvertida, que ha supuesto una nueva brunete mediática, no sólo en los ámbitos católicos, sino también en la esfera laico-social de medio mundo, y eso que el Papa Ratzinger no había lanzado su última soflama contra el uso de preservativos en Sudáfrica… Aunque sí había hecho gala del conservadurismo más cavernario al levantar la excomunión a cuatro obispos declaradamente antisemitas, pertenecientes a la corriente integrista de Lefebvre. Uno de ellos, Richard Williamson, negacionista declarado. Sin atisbo de sorpresa, Küng valora esta decisión papal como: “un error de Gobierno del Vaticano, que supone un paso hacia atrás en el entendimiento entre las tres religiones abrahamistas”. Nada nuevo en labios de este teólogo heterodoxo que lleva años repitiendo que “no habrá paz entre las naciones sin paz entre las religiones. Ni habrá paz entre las religiones sin diálogo entre las religiones”.

“El pontificado del Papa ha decepcionado una vez más a muchos católicos”, repite Küng con su bronca voz apesadumbrada. “Mucho me temo que de Benedicto XVI se recuerden, sobre todo, sus graves errores”. De hecho, hasta el momento, sólo ha buscado reconciliarse con grupos disidentes cismáticos, anticonciliares, antiecuménicos y antimodernos de extrema derecha. “¿Por qué no se reconcilia con la teología de la liberación latinoamericana?” –pregunta de forma retórica-.

Pero… ¿Quién es Hans Küng para permitirse semejantes dardos contra el sucesor de San Pedro? ¿Desde qué autoridad moral o intelectual critica las decisiones de Benedicto XVI? A decir de los más reaccionarios, se trata de un topo eclesiástico, un quintacolumnista católico… Para los expertos objetivos, su nombre está ya impreso en la historia del siglo XX como la conciencia crítica más lúcida del fundamentalismo instalado en la cúpula vaticana.

Como líneas paralelas

Su historia está irremediablemente vinculada a la del Sumo Pontífice. La eterna discrepancia entre ambos data de los tiempos en que eran profesores en la Universidad de Tubinga. Se trata de un auténtico duelo de titanes intelectuales.

Aunque los dos leían a Bernanos y Dostoievski, a Guardini y a Pieper, Küng se adentraba en lecturas marxistas, jungianas y sartreanas. Cuando el suizo indagaba en cada pasaje del evangelio, el actual Papa se aferraba al dogma. El sacerdote se decantaba por el ecumenismo y el actual obispo de Roma ya apuntaba pocas maneras en materia interreligiosa. Mientras el de Lucerna apostaba por la democracia y la iglesia “desde abajo”, Benedicto XVI fue durante años la cabeza visible de la actual Inquisición… Uno ha vivido con la excomunión en los talones y el otro lleva hoy el cetro de San Pedro. No obstante, cuarenta años después, Küng se reafirma en su decisión: “Si hubiera entrado al servicio del sistema romano, habría vendido mi alma al diablo por el poder de la Iglesia”.

El teólogo y sacerdote suizo pagó el precio de su “osadía”, pero la purga de la Curia significó su pasaporte para convertirse en un intelectual de primer orden que lleva toda la vida buscando “la unidad de la iglesia y la paz entre las religiones”. De todo esto habla en Verdad controvertida, donde “pretendía contar la segunda mitad de mi vida, pero se me reveló tan compleja e interesante que decidí hacer un corte en 1980”.

Un sacerdote prometedor

Las cosas podrían haber sido de otra forma para este hijo de vendedor de zapatos nacido en Sursee, en el cantón de Lucerna, hace ahora 81 años. Sus comienzos auguraban una carrera eclesiástica de primer orden: su formación en la elitista institución romana del Collegium Germanicum –una honra que le fue denegada a Wojtyla, por ejemplo-, su ordenación sacerdotal en Roma, la sonada tesis en la Sorbona, que le abrió las puertas de la Universidad de Tubinga en una precoz cátedra de teología fundamental a los 32 años, y, finalmente, su intervención como perito en el concilio Vaticano II…. Pero la elección vital y ética de Hans Küng fue otra. Prefirió el compromiso con la verdad, al sometimiento Vaticano. Pero ¿cuál es la cronología de la divergencia ente los dos teólogos más importantes del momento?

La tesis de Küng titulada La Justificación, que versaba sobre el teólogo protestante Karl Barth, fue una auténtica bomba. Escrita en 1957, fue elogiada por los sectores más progresistas pero le valió un dossier en el archivo de inquisición del Vaticano. No obstante, el entonces catedrático de Teología Católica Joseph Alois Ratzinger, compañero de la Universidad de Tubinga, lo felicitó por su tratado. Durante el tiempo que ambos impartieron clase en aquel Campus, mantuvieron una relación amistosa a pesar de sus diferencias de carácter.

Corría el año 1962 cuando ambos fueron llamados por Juan XXIII para convertirse en los consultores más jóvenes en las sesiones del Concilio Vaticano II, que removería las entrañas de la Iglesia. Pero las posturas que defendían eran divergentes. Aquel aggiornamento -o puesta al día aperturista de la Iglesia- fue una experiencia determinante para Küng, mientras que el actual Papa “todavía sigue siendo crítico sobre la liturgia del Vaticano II”. Las luchas entre bastidores de aquel hito eclesiástico, son narradas con agudeza analítica en la primera parte de las memorias de Küng, Libertad conquistada.

A raíz de los acontecimientos de mayo de 1968, ambos teólogos se separaron, no sólo geográficamente. Ratzinger, crispado por el nuevo ambiente estudiantil, aceptó la cátedra de dogmática en Ratisbona. Küng no accedió a la propuesta de ingresar en la curia romana. Por el contrario, respondió tachando al Vaticano de “Kremlin” y condenando el papado de manera muy semejante a como lo hiciera su admirado Lutero. Se limitó a su cátedra y siguió publicando verdades “dolorosas” en libros como ¿Existe Dios? o Credo.

Mientras Ratzinger escalaba con buen pulso el ochomil del roquedal Vaticano, para Kung, 1970, representó un parteaguas en su vida. Su libro: ¿Infalible?: Una pregunta ponía en duda el dogma de la infalibilidad de la máxima figura de la iglesia. Ese volumen, junto con el posterior Ser cristiano, donde intenta explicar la doctrina de Jesucristo en un idioma moderno, le valieron una condena que condujo a la prohibición de cátedra en 1979. Sucedía sólo unos meses después de instalarse Juan Pablo II en Roma –y con Ratzinger a punto de convertirse en Prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe-: el nuevo Papa le retiró la licencia canónica para enseñar la llamada “missio canonica” (teología católica). El suizo no retiró sus afirmaciones y se produjo la definitiva “bifurcación de caminos”.

Küng repite que la raíz de sus desavenencias intelectuales reside en cuál ha de ser la norma a aplicar: ¿la Biblia o el dogma? “Para mí es el mensaje bíblico; para Ratzinger, es el dogma”.

De ángel a rebelde con causa

Muchos se preguntan por qué no abandona la ICAR –Iglesia católica Apostólica Romana-… “¿Por qué debo irme? –se sorprende el sacerdote, que sigue impartiendo clases de Teología Ecuménica-. Otros están más en la periferia de la Iglesia que yo”. Desde luego, la tarjeta roja que le impuso el Vaticano no logró silenciarle. Muy al contrario, ha seguido luchando “por la falta de democracia que existe en el seno de la institución”, así como por otros motivos medulares como la abolición del celibato, el consumo de anticonceptivos, el sacerdocio para las mujeres, la eutanasia, la homosexualidad, el aborto o la comunión para los divorciados. “Por no hablar del escándalo que supone que la Iglesia, que habla en nombre de Jesucristo, siga efectuando procesos de inquisición en el Siglo XX”.

Nunca se dio un diálogo entre Küng y Juan Pablo II y no sería hasta después de la muerte de Wojtyla que el teólogo suizo volvería a pisar suelo vaticano, en el 2005.

Encuentro entre dos titanes

Küng no ocultó su sorpresa cuando, poco después del cambio papal, recibió una invitación de su antiguo colega de Tubinga. La prensa alemana describió el evento como “la caída del muro católico”. Sin embargo, nada cambió tras la cordial entrevista de cuatro largas horas, mantenida entre ambos en Castelgandolfo.

Reconoce las cosas buenas que, a su juicio, está haciendo Benedicto XVI, como “que no sea un Papa del espectáculo”. Pero las discrepancias persisten: “La Iglesia, dirigida por un octogenario que se cree la mente teológica mejor amueblada, está refugiándose en un gueto y lleva camino de convertirse en Secta. Se debe a que Ratzinger siempre ha viajado poco, siempre encerrado en el Vaticano, donde está resguardado de críticas”. Una le pregunta tímidamente si, entre todos los doctores que tiene la Iglesia, no habrá nadie que le asesore: “este Papa corre el riesgo de acostumbrarse a que le den la razón y le hagan muchos besamanos”. Si se le pregunta por el legado que dejará Benedicto XVI, Küng, sin acritud pero con vehemencia, afirma: “defiende la idea del “pequeño rebaño”, que es la línea de los integristas que prefieren que la Iglesia pierda fieles para quedar un núcleo elitista formado por “verdaderos católicos”.

Ahora, en el quincuagésimo aniversario del Concilio Vaticano II, Küng continúa dedicando todas sus fuerzas al diálogo interreligioso. ¿Teólogo contestatario? ¿Progresista? ¿Disidente? “No diga eso: soy crítico con la iglesia, pero leal”, asevera a modo de despedida mientras estrecha con fuerza mi mano. Esboza una media sonrisa mientras señala el horrendo grano que me ha brotado en el cuello: “eso por preguntarme si el Papa peca de soberbia”, me reconviene. Mientras me firma su libro y vislumbro su ausencia de tonsura, pienso: qué hubiera sido de la Iglesia si este sacerdote se hubiera convertido en Papa… Imposible saberlo. Al menos, sostiene una llama de esperanza, en este gélido invierno por el que atraviesa la institución.

Fuente: webislam

El Papa acierta y se equivoca ¿y nosotros?

viernes, 20 de febrero de 2009

El Papa acierta y se equivoca ¿y nosotros?

Enric Capó, España

Lo que pasa en el Vaticano es cosa de la Iglesia Católica y, en principio, no nos habría de afectar; pero en este mundo globalizado en el que vivimos, todos estamos relacionados con todos y nada de lo que pasa a otro ser humano nos es ajeno. Y esto es especialmente cierto en lo que se refiere a las iglesias cristianas, aquellas que tienen como referente a Jesús de Nazaret. Por tanto, siempre nos preocupa el testimonio cristiano en el mundo, venga de donde venga, ya sea de los evangelicales de los EEUU, como del integrismo, cada vez más acentuado, que nos llega del Vaticano.

Hoy nos referimos concretamente a la reintegración en la Iglesia Católica de los lefrebistas, unas 150 personas, con 49 sacerdotes y 4 obispos. Ellos representan la parte de la Iglesia Católica que se opuso a las declaraciones del Concilio Vaticano II, al acercamiento de la iglesia a la problemática social y a la libertad religiosa. Entre sus postulados encontramos un antisemitismo feroz –especialmente expresado por el obispo Williamson- y la vuelta a las formas antiguas del culto: la lengua latina y la misa de espaldas al pueblo.

El pasado 22 de enero, el Papa alzó la excomunión que pesaba sobre este colectivo que se había separado de la Iglesia Católica en 1988. Obispos, sacerdotes y pueblo han sido reintegrados a la Iglesia Católica y se les ha concedido algunos privilegios. Eso ha provocado fuertes protestas por parte del ala progresista de la iglesia, pero está en línea con la política que el Papa ha mantenido desde que fue elegido para el cargo. Ya en la Declaración Dominus Iesus, del 6 de agosto del 2000, el que entonces era cardenal Ratzinger, menospreció a las iglesias protestantes, negándoles el reconocimiento como tales. También en la línea reaccionaria, el 7 de julio de 2007, el Papa publicó unmotu propio que autorizaba la misa en latín según el misal romano de Pío V, de 1570. Últimamente también ha tratado de re-interpretar, en clave conservadora, el Concilio Vaticano II.

El conocimiento de lo que pasa entre bastidores en el Vaticano nos explicaría en gran parte estas decisiones y este conservadurismo de un teólogo tan acreditado como Ratzinger que fue muy influyente en las sesiones del Concilio Vaticano II. La derecha religiosa, muy conservadora, se está instalando en el Vaticano, el centro de poder de la Iglesia Católica. Y también en otras iglesias. Cuando analizamos quienes son los que organizan y asisten a las grandes concentraciones religiosas, encontramos allí a los cristianos más reaccionarios y fundamentalistas. Ellos pesan mucho entre los grupos de presión que se dan en las iglesias y no es extraño que el Papa –y los que tienen responsabilidades semejantes en otras iglesias- se inclinen hacia este sector más conservador, marginando a los otros –por ejemplo a los defensores de la doctrina de la liberación. Los conservadores son las personas con las que se puede contar.

Por esto, me parece correcto decir que el Papa, con esta decisión de alzar la excomunión a los lefebristas, ha acertado; pero al mismo tiempo decimos que se ha equivocado. Si sólo miramos de cerca, a la conveniencia inmediata, la decisión es acertada. Estamos viviendo tiempos del triunfo de la derecha religiosa. En los EEUU, y también aquí, hay una oleada de conservadurismo que se manifiesta de formas muy diversas, pero que domina todo el panorama religioso. En el campo católico, en nuestro país, donde hay mucha diversidad, los que arman más ruido son los portavoces de la Conferencia Episcopal, encabezada por el cardenal Rouco Varela, y la emisora de radio la COPE. Entre nosotros, los protestantes, después de la llegada masiva de emigrantes y del acceso al poder de dirigentes muy influidos por los evangelicales norteamericanos, se dan actitudes muy rancias. La derecha religiosa da dividendos. Si la consigna es crecer y llegar a ser poderosos e influyentes, entonces la opción es la conservadora e, incluso, la fundamentalista.

Pero, a la larga, esta actitud no tiene futuro, por lo que el Papa también se equivoca. Lo que es falso lo será siempre y, por mucho que dure una mentira o una falsedad, el tiempo llega a ponerla de manifiesto. Más importante que un éxito humano y una inflación religiosa, que tanto gusta a las iglesias, es la honestidad personal y la búsqueda de la verdad última de las cosas. Y en esto, los cristianos de todas las denominaciones deberíamos estar de acuerdo. En la expresión de la fe no hay nada que sea más importante que la autenticidad. Cuando nos movemos a nivel de conveniencias personales o nos ponemos al servicio de la institución, estamos inaugurando un camino que Cristo no caminará nunca con nosotros. Quizás nos dé satisfacciones humanas y nos podremos gloriar de los objetivos alcanzados, pero estaremos lejos del pueblo que Dios escogió para anunciar su evangelio de paz y reconciliación.

Enric Capó

Fuente: Lupaprotestante

El Papa ya no es profeta en su tierra

El Papa ya no es profeta en su tierra

La polémica por la rehabilitación del obispo negacionista rompe el idilio de Alemania con Benedicto XVI – Los medios hablan de “estupidez política”

JUAN GÓMEZ – Berlín – 06/02/2009

Lejos de remitir, la polémica por la rehabilitación de Richard Williamson, el obispo que negó el Holocausto y la existencia misma de las cámaras de gas, arrecia en Alemania. Benedicto XVI ha logrado contentar a la canciller Angela Merkel y a diversos representantes de las comunidades judía y católica del país tras exigir públicamente al ultraconservador que se retracte de manera inequívoca -ayer celebraron la decisión papal-. Pero no a sus compatriotas. El desbordante entusiasmo que generó su designación para la jefatura de la Iglesia se ha esfumado. Reinan el descontento y la estupefacción.

Los argumentos negacionistas que defendió Williamson en noviembre ante las cámaras de la televisión pública sueca son la misma cantilena que repiten los neonazis desde la derrota de Alemania en la II Guerra Mundial. Cualquier bachiller alemán está preparado para rebatirlos. El artículo 130 del Código Penal castiga su difusión con un máximo de cinco años de cárcel.

El hecho de que el contenido de la entrevista ya se conociera antes de que el Papa firmara la rehabilitación de los lefebvristas el pasado 21 de enero agrava las acusaciones contra la curia de Roma.

Con una suerte de regodeo espeluznado, los medios han comentado las pintorescas y reaccionarias tesis de los lefebvristas respecto a la emancipación de las mujeres, la homosexualidad o el judaísmo. Desde el conservador y populista Bild, que proclamó un patriótico y pontifical ¡Somos Papa! en su histórica portada del 20 de abril de 2005, hasta el diario liberal de referencia Süddeutsche Zeitung, cuyo editorial de ayer hablaba de la “estupidez política” de la decisión papal, han dedicado una semana de titulares al caso Williamson.

La última edición del semanario Der Spiegel, que había informado sobre la entrevista a Williamson el 19 de enero, puso esta semana a Benedicto XVI bajo el titular El obnubilado. La inusitada reconvención de la canciller Merkel, que preside la Unión Demócrata Cristina (CDU), culminó la polémica el pasado martes.

En medio de este enorme eco mediático y de informaciones que apuntan a un aumento de las apostasías y de las quejas recogidas por las diócesis alemanas, algunos políticos democristianos y miembros de la Iglesia católica han salido en defensa del Papa. Así, el presidente de la Cámara Baja, Norbert Lammert, critica lo que considera “un campeonato de críticas al Papa”.

El democristiano Norbert Blüm, que fue ministro de Trabajo y uno de los damnificados del ascenso de Merkel a la presidencia de su partido, se muestra comprensivo con el Papa y muy crítico con la canciller en una entrevista publicada ayer. Otro significado democristiano, Georg Brunnhuber, había hablado de la “impresión en el Vaticano de que en Alemania resurgen los sentimientos anticatólicos” del pasado. La Iglesia católica alemana contaba en 2007 con más de 25 millones de afiliados e ingresó en ese año 4.657 millones de euros de los impuestos directos que recauda Hacienda.

El gesto conciliatorio de Merkel apunta a que regresará pronto la calma, tanto al seno de su partido como a las relaciones entre el Vaticano y Alemania. Los daños perdurables a la imagen de la Iglesia están aún por evaluar.

Como mucho, una multa

El obispo Richard Williamson no debe temer la condena a prisión a la que ufanamente dice arriesgarse al final de la entrevista que originó la polémica. El artículo 130 del Código Penal alemán establece castigos de hasta cinco años de cárcel por negar o banalizar los crímenes nazis. Pero como el ultraconservador carece de antecedentes, si la investigación de la Fiscalía de Ratisbona contra él sigue adelante podrían condenarle a una multa.

En 1994, una decisión del Tribunal Constitucional alemán negó que el artículo 130 vulnere la libertad de expresión, puesto que “se trata de afirmaciones cuya falsedad ha quedado demostrada por testigos y pruebas documentales, por numerosas sentencias de tribunales penales y por los resultados de las investigaciones historiográficas”. Uno de los condenados más célebres fue el ex terrorista de Baader-Meinhof y actual neonazi Horst Mahler.

Fuente: elpais.com

Benedicto XVI repudió públicamente las declaraciones antisemitas del obispo Richard Williamson

Noticias de Israel

Benedicto XVI repudió públicamente las declaraciones antisemitas del obispo Richard Williamson

Williamson es uno de los cuatro religiosos de la comunidad ultraconservadora fundada por Marcel Lefebvre que fueron rehabilitados el sábado por la Iglesia católica.
Él había sido excomulgado hace 20 años por Juan Pablo II, aseguró públicamente la semana pasada que “no existieron las cámaras de gas en la Alemania nazi” y que solo murieron “de 200.000 a 300.000 judíos” y no los seis millones que se calcula.

Las declaraciones de Williamson han generado tensiones en la Iglesia y la comunidad judía mundial.

Sin mencionar directamente al obispo involucrado, el jefe de la Iglesia católica reiteró su “total e incuestionable solidaridad” a los judíos.

Benedicto XVI pidió también a los cuatro obispos ultraconservadores, a los que levantó la excomunión, que reconozcan “la autoridad del Papa y del Concilio Vaticano II”, el documento que rompió a mediados de los sesenta con la tradición cristiana que culpaba a los judíos de la muerte de Cristo.

El Papa explicó que la anulación del decreto de excomunión, promulgado hace 20 años contra los cuatro obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, movimiento cismático y “antimodernista”, fue “un gesto de misericordia paterna”.

La rehabilitación de los dogmáticos no solo ha irritado a católicos progresistas y a la comunidad judía, sino que al parecer fue otorgada sin condiciones por parte del jefe de la Iglesia.

Nueva condena de Benedicto XVI a la violencia en Gaza

CRITICAS EN EL VATICANO A LA OFENSIVA ISRAELI

Nueva condena de Benedicto XVI a la violencia en Gaza

Llamó a acompañar los esfuerzos para “detener la tragedia en tierra palestina”.

REZOS. EL PAPA, AYER, HABLA ANTE LOS FIELES DESDE SU ESTUDIO VATICANO.

En una implícita pero severa condena a la ofensiva de Israel en Gaza, el Papa recordó ayer al mediodía durante el Angelus “a los centenares de niños, ancianos, mujeres, muertos inocentes víctimas de la inaudita violencia” en la Franja palestina. Benedicto XVI pidió acompañar “los esfuerzos que numerosas personas de buena voluntad están cumpliendo para detener la tragedia” en esa tierra palestina.

El pontífice dijo a la multitud, reunida en la plaza de San Pedro para escucharlo, que esperaba que “se sepa aprovechar con sabiduría los espirales abiertos para restablecer la tregua y encaminarse hacia soluciones pacíficas y durables”.

Benedicto XVI dijo que “recordamos al Señor” no solo las víctimas mortales sino también “los heridos, los que lloran a sus seres queridos y los que han perdido sus bienes”. El pontífice bendijo a los fieles desde la ventana de su estudio del Palacio Apostólico, que da sobre la plaza vaticana.

La Iglesia ha criticado varias veces a Israel por la magnitud desproporcionada de sus ataques, que han causado 1.250 muertos, 5.000 heridos y alrededor de 4.000 edificios destruidos o dañados en 21 días de ofensiva.

El observador permanente de la Iglesia en Naciones Unidas, Celestino Migliori, sentenció que en Gaza “son violados los derechos humanos más elementales, sobre todo de niños y mujeres”.

El “ministro” del Papa de “Justicia y Paz”, que se encarga del tema derechos humanos, cardenal Renato Martino, denunció hace una semana que “Gaza se ha convertido en un campo de concentración” y dijo que allí “la situación es horrible” por las violaciones de los derechos humanos.

El Papa afirmó ayer que “en la Tierra Santa hay lugar para todos” y que la única solución “es el diálogo en la justicia y la verdad”.

Está programado para mayo un viaje de Benedicto XVI a Tierra Santa, que comprende Jordania, Jerusalén, Belén y los territorios palestinos, en la huella de los “viajes de los viajes” que hicieron Juan Pablo II en 2000 y Pablo VI en 1964.

Pero la guerra en Gaza ha puesto en serio riesgo la visita, aunque en el Vaticano se espera que Benedicto XVI pueda realizarla aún cuando deba ser postergada unos meses.

En el Vaticano y el catolicismo italiano crece, mientras tanto, un movimiento favorable a los palestinos de Gaza y de abierta crítica al uso desmedido de la violencia en la ofensiva israelí. “La posición del cardenal Martino y las denuncias de monseñor Migliori no están aisladas”, dijo un dirigente de uno de los movimientos laicos que comienzan a movilizarse en las manifestaciones pro palestinas. “Israel ejercita una represión desproporcionada”, afirman los pacifistas de Pax Cristi, los “párrocos de frontera” y los “Beatos Constructores de Paz”. 

Benedicto XVI acepta la `justificación por la fe´ de Martín Lutero

Benedicto XVI acepta la `justificación por la fe´ de Martín Lutero

 

ROMA, 23/11/2008 (Efe/ACPress.net)

En la catequesis del pasado miércoles, Benedicto XVI trató la doctrina de la justificación. El Papa analizó de manera positiva la teología de Martín Lutero de la “Sola fe” (justificación por la fe), lo que ha suscitado comentarios favorables por parte de las iglesias luteranas. Así, el decano de la Iglesia Evangélica Luterana en Italia, Holger Milkau, ha expresado: `siempre es un gusto escuchar al Papa hablar de Lutero, sobre todo si afronta argumentos que se comparten´.

`Cristo nos hace justos´, dijo el Papa. `Ser justo quiere simplemente decir estar con Cristo y en Cristo. Esto basta. No hacen falta otras observancias´. Milkau aprueba este enunciado del pontífice, aplaudiendo también la interpretación que hizo de uno de los puntos centrales de la doctrina de Martí Lutero (1483-1546): la doctrina de la `justificación por la fe´.

Lutero, interpretando la carta a los Romanos, se convenció de que el cristiano se salvaría `sólo por la fe´ y no por las `obras´ que realiza. Benedicto XVI explicó que `la expresión `sola fe´ de Lutero es verdadera, si no se opone a la fe y a la caridad, al amor´.

Según el decano luterano, `para los protestantes no hay problema a la hora de afirmar que el ágape es realización en la comunión con Cristo´. Ahora bien, siguiendo sus propias fuentes teológicas, Milkau propone con una visión protestante ampliar `esta reflexión también al problema de la iglesia. Las palabras del Papa podrían también significar que para estar en Cristo no hace falta pertenecer a la misma iglesia, pues el ágape es el elemento esencial de la comunión con Cristo´.

Y sigue diciendo: `la justificación por la fe y no por las obras ha sido acogida y aceptada ya como base del credo cristiano. El Papa, sin embargo, ha expresado un “si”, y no podía ser de otro modo. Este `si´ lo ve en el peligro del libertinaje que niega Pablo y, con él, también Lutero. La fe tiene que tener una consecuencia, que, según los luteranos, se expresa en el compromiso por la libertad del prójimo, compromiso a veces difícil y lleno de sufrimiento´.

`Desde nuestro punto de vista -dice Milkau-, no es por tanto suficiente definir por decreto lo que es bueno y condenar lo que no lo es. Por el contrario, hay que incentivar la capacidad de juicio para ser cada vez más autónomos y responsables, pero al mismo tiempo conscientes de ser falibles también en el amor. “Sola fide” no significa no fiarse de los propios poderes, sino esperar todo de Dios´.

LAS DECLARACIONES DEL PAPA
Benedicto XVI habló de la `Doctrina de la Justificación´, uno de los temas más controvertidos de la reforma protestante, y dijo que su compatriota Lutero no se equivocaba cuando decía que `nos salva sólo la fe´, pero matizó que siempre que esa fe `no se oponga a la caridad y al amor´.

Ante unas 20.000 personas que asistieron en la plaza de San Pedro a la audiencia pública, el Papa dedicó la catequesis a cómo el ser humano se convierte en justo a los ojos de Dios, tema central en las cartas de San Pablo y uno de los asuntos que durante más de cuatro siglos han separado a protestantes y católicos.

El Pontífice resaltó que el Apóstol Pablo -cuyos escritos inspiraron profundamente a Lutero- afirmaba en sus cartas a los cristianos de Roma que `el hombre es justificado por la fe con independencia de las obras de la ley´.

Lutero interpretó `justificados por la sola fe´, manifestó el Papa, que añadió que `la palabra ´sola fide´ (sólo la fe) de Lutero es verdadera si no se opone a la caridad, al amor´. Ser justo, aseguró el Papa, significa `sencillamente estar con Cristo, por lo que los otros preceptos ya no son necesarios´.

LA GRAN CUESTIÓN PENDIENTE
Ya el 31 de octubre de 1999, luteranos y católicos firmaron en Augusta (Alemania) una declaración sobre la Doctrina de la Justificación, considerada un importante paso en el camino ecuménico.

Sin embargo, y siendo un paso sin duda positivo este reciente acercamiento en palabras de Benedicto XVI a un aspecto básico de la teología de Lutero, queda pendiente –entre otras- una importante cuestión: ¿quién administra esta gracia de Dios que viene por la fe en Jesús?

Porque según la teología católica, esa gracia es administrada a través de “la” Iglesia (católica) desde el bautismo, pasando por los sacramentos (confesión, comunión), hasta llegar a la extrema unción y ls intercesión por los difuntos. Es decir, se admite que existe una línea telefónica que la gracia de Dios da al hombre por la fe en Jesús, pero la centralita la lleva la jerarquía católica, que es la que interpreta, dicta, decide y hace de intermediaria permanente en la relación del hombre con Dios.

El protestantismo entiende sin embargo que el cristianismo bíblico sólo admite a Jesús como intermediario “porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (2ª carta a Timoteo 2:5).

Además, a esta cuestión de la “Sola fe”, habría que hablar de la “sola gracia” y “sola Escritura”. Pero, de momento, en estas cuestiones Benedicto XVI no ha entrado, así que quedan en el archivo de “pendientes”.

Fuente: Efe. Redacción: ACPress.net                          

Benedicto XVI presidirá las tradicionales celebraciones navideñas

Benedicto XVI presidirá las tradicionales celebraciones navideñas

Calendario del Papa desde finales de noviembre 2008 a enero 2009
CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 21 noviembre 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI presidirá las tradicionales celebraciones de Navidad en el Vaticano, según confirma este viernes el calendario de las celebraciones que presidirá el Papa desde finales de noviembre 2008 a enero 2009.

El pontífice dará inicio a las 24,00 del 24 de diciembre a la Misa del Gallo, en la Basílica de San Pedro, con motivo de la solemnidad de la Natividad del Señor.

El 25 de diciembre, jueves, a las 12,00, desde el balcón central de la basílica vaticana, impartirá la bendición “Urbi et Orbi” y pronunciará su mensaje de felicitación en más de 50 idiomas, transmitido en directo por canales de televisión de todo el mundo.

El Papa concluirá el año 2008 el 31 de diciembre presidiendo las primeras Vísperas en acción de gracias por el año transcurrido. La celebración comenzará a las 18,00 y tendrá lugar en la basílica vaticana.

Según la tradición inaugurada por Pablo VI, comenzará el año presidiendo la celebración eucarística de ese día, solemnidad de Santa María, Madre de Dios y XLII Jornada Mundial de la Paz. La misa comenzará a las 10,00, en la basílica vaticana. En los próximos días la Santa Sede publicará el mensaje que el Papa dedicará a esa Jornada.

El 6 de enero, solemnidad de la Epifanía del Señor, comúnmente conocida como fiesta de los Reyes Magos, a las 10,00, en la basílica vaticana, presidirá la santa misa.

Concluirá el ciclo litúrgico de Navidad el el domingo 11 de enero, Festividad del Bautismo del Señor, presidiendo la misa en la Capilla Sixtina, a las 10,00, en la que bautizará a varios niños.

Publicamos a continuación, en detalle, el calendario de las celebraciones que presidirá el Santo Padre desde finales de noviembre 2008 a enero 2009.

 

* * *

Noviembre

–Sábado, 29: A las 17,00, en la basílica vaticana, celebración de las primeras Vísperas del primer domingo de Adviento.

–Domingo, 30: Primer domingo de Adviento. Visita pastoral a la basílica de San Lorenzo Extramuros con motivo del 1750 aniversario del martirio del santo diácono. A las 9, 45 Santa Misa.

Diciembre

–Lunes 8: Solemnidad de la Inmaculada Concepción. A las 16,00, en la Plaza de España, acto de veneración a la Inmaculada.

–Miércoles, 24: Solemnidad de la Natividad del Señor. A las 24,00, en la basílica vaticana, el Papa celebrará la Santa Misa del Gallo.

–Jueves, 25: Solemnidad de la Natividad del Señor. A las 12,00, desde el balcón central de la basílica vaticana, el Papa impartirá la bendición “Urbi et Orbi”.

–Miércoles 31: A las 18,00, en la basílica vaticana, el Santo Padre presidirá las primeras Vísperas en acción de gracias por el año transcurrido.

Enero

–Jueves, 1: Solemnidad de Santa María, Madre de Dios y XLII Jornada Mundial de la Paz. A las 10,00, en la basílica vaticana, Santa Misa.

–Martes, 6: Solemnidad de la Epifanía del Señor. A las 10,00, en la basílica vaticana, Santa Misa.

–Domingo, 11: Festividad del Bautismo del Señor. En la Capilla Sixtina, a las 10,00, Santa Misa y Bautismo de los niños.

–Domingo, 25: Festividad de la conversión de San Pablo Apóstol. En la basílica de San Pablo Extramuros, a las 17,30, celebración de las Vísperas.

Benedicto XVI pide que termine la violencia en Kivu del Norte

Benedicto XVI pide que termine la violencia en Kivu del Norte

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 9 de noviembre de 2008 (ZENIT.org).- El Papa hizo hoy un llamamiento tras el rezo del Ángelus para que termine la situación de violencia en la región de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo.

“Siguen llegando inquietantes noticias de la región de Kivu del Norte”, afirmó el Papa. “Sangrientos choques armados y atrocidades sistemáticas han provocado y están provocando numerosas víctimas entre los civiles inocentes”.

El Papa lanzó un fuerte llamamiento “para que todos colaboren a alcanzar la paz en esa tierra martirizada durante demasiado tiempo, en el respeto de la legalidad y sobre todo de la dignidad de toda persona”.

Benedicto XVI denunció la existencia de “destrucciones, saqueos y violencias de todo tipo, que han obligado a decenas de miles de personas a abandonar incluso lo poco que tenían para sobrevivir”.

“Se calcula que los prófugos son actualmente más de millón y medio”, añadió.

El Papa expresó, ante los peregrinos reunidos en la Plaza de san Pedro para el rezo del Ángelus, su cercanía a las víctimas, y mostró su apoyo también “a cuantos estás trabajando para aliviar sus sufrimientos”, especialmente “a los operadores pastorales de la Iglesia local”.

También hizo llegar “a las familias privadas de sus seres queridos, mi pésame y les aseguro mi oración de sufragio”.

En foro Católico-Musulmán, el Papa alienta libertad religiosa y defensa de la vida

Vaticano
En foro Católico-Musulmán, el Papa alienta libertad religiosa y defensa de la vida

.- Al recibir esta mañana en el Vaticano a los participantes del Foro Católico-Musulmán organizado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, el Papa Benedicto XVI alentó la libertad religiosa y la defensa de la vida, como derechos humanos inherentes a la dignidad de toda persona.

El Papa destacó al iniciar su discurso que el tema del Foro “Amor a Dios, amor al prójimo: la dignidad de la persona humana y el respeto mutuo”, subraya “todavía más los fundamentos teológicos y espirituales de una enseñanza central en nuestras respectivas religiones. Estamos llamados a compartir con los otros el amor que Dios derrama sobre nosotros sin mérito por nuestra parte“.

“Me agrada saber que en la reunión se ha podido adoptar una postura común sobre la necesidad de adorar a Dios y de amar a nuestro prójimo, hombres y mujeres, desinteresadamente, sobre todo a aquellos en dificultad. Dios nos llama a ayudar a las víctimas de la enfermedad, del hambre, de la pobreza, la injusticia y la violencia”.

Seguidamente, el Pontífice expresó que “para los cristianos, el amor de Dios está ligado de forma inseparable al amor a todos los hombres y mujeres, sin distinción de raza o cultura. La tradición musulmana es también muy precisa al alentar al compromiso práctico en favor de los más necesitados”.

“Por eso, deberíamos cooperar en la promoción del respeto auténtico de la dignidad de la persona humana y de sus derechos fundamentales, aun cuando nuestras visiones antropológicas y nuestras teologías lo justifiquen de formas diferentes. Hay un sector amplísimo en el que podemos trabajar juntos: la defensa y la promoción de los valores morales que son parte de nuestra herencia común”, añadió.

“Solo si reconocemos –precisó el Papa– el papel central de la persona y la dignidad de cada ser humano, respetando y defendiendo la vida, que es un don de Dios, igualmente sagrado para los cristianos y para los musulmanes, encontraremos los puntos en común para construir un mundo más fraternal en el que las confrontaciones y las diferencias se arreglen pacíficamente y se neutralice el poder devastador de las ideologías”.

“Mi esperanza es que la protección de estos derechos fundamentales alcance a las personas en todos los lugares. Los líderes políticos y religiosos tienen el deber de garantizar el libre ejercicio de estos derechos respetando plenamente la libertad de conciencia y de religión de cada individuo. La discriminación y la violencia a la que todavía están sometidos los creyentes en el mundo y las persecuciones, a menudo violentas, a las que se ven sujetos, son acciones inaceptables e injustificables, y son más graves y deplorables cuando se llevan a cabo en nombre de Dios”.

Benedicto XVI también resaltó que “el nombre de Dios sólo puede ser un nombre de paz y fraternidad, justicia y amor. Estamos retados a demostrar, con nuestras palabras y por encima de todo con nuestros hechos, que el mensaje de nuestras religiones es indefectiblemente un mensaje de armonía y de entendimiento mutuo. Es esencial que lo hagamos, porque de lo contrario debilitaríamos no solo la credibilidad y la eficacia de nuestro diálogo, sino también nuestras religiones”.

Finalmente, el Papa alentó a que “aunemos nuestros esfuerzos para superar todos los malentendidos y desacuerdos. Tenemos que decidirnos a superar los prejuicios pasados y a corregir la percepción, a menudo distorsionada del otro, que pueden crear todavía hoy dificultades en nuestras relaciones. Trabajemos juntos para educar a todas las personas, sobre todo a los jóvenes, en la construcción de un futuro común”.

Noticias Relacionadas

Benedicto XVI pide a Obama que asuma compromiso de construir un mundo solidario

Vaticano
Benedicto XVI pide a Obama que asuma compromiso de construir un mundo solidario

.- El Papa Benedicto XVI envió un telegrama a Barack Obama, Presidente electo de Estados Unidos, en el que le asegura sus oraciones para que lo asista en su gran responsabilidad y en el que le pide que se comprometa en la tarea de construir un mundo de paz, solidaridad y justicia“.

Según informa Radio Vaticano (RV), fue el P. Federico Lombardi, Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede quien dio a conocer el contenido del telegrama enviado por el Santo Padre al Presidente electo de Estados Unidos, a través de su Embajada ante la Santa Sede.

En el texto, informa la emisora vaticana, el Papa saluda a Obama “y a su familia y define esta ocasión como histórica, al tiempo que asegura sus oraciones a Dios para que lo asista en sus grandes responsabilidades en el país y en la comunidad internacional“.

Asimismo, precisa RV, “Benedicto XVI invoca la bendición de Dios sobre Obama y el pueblo estadounidense para que con todas las personas de buena voluntad se pueda construir un mundo de paz, solidaridad y justicia”.

Noticias Relacionadas

Benedicto XVI: los católicos y los judíos deben dar testimonio común del amor de Dios

Benedicto XVI: los católicos y los judíos deben dar testimonio común del amor de Dios

30/10/2008  Itongadol/ZENIT.-

papabenedwal.jpg

Ofrecemos a continuación el texto íntegro del discurso del Papa Benedicto XVI a los miembros del International Jewish Committee on Interreligious Consultations, a quienes recibió hoy en la Sala de los Papas del Palacio Apostólico Vaticano.

Estoy contento de dar la bienvenida a esta delegación del International Jewish Committee on Interreligious Consultations. Durante más de treinta años, su Comité y la Santa Sede han mantenido contactos regulares y fructíferos, que han contribuido a un mayor entendimiento y aceptación entre católicos y judíos. Aprovecho de buen grado esta ocasión para reafirmar el compromiso de la Iglesia en la realización de los principios sentados por la histórica declaración Nostra Aetate del Concilio Vaticano II. Esta Declaración, que condena firmemente toda forma de antisemitismo, representa tanto un hito en la larga historia de las relaciones entre católicos y judíos, como también un emplazamiento a una renovada comprensión teológica de las relaciones entre la Iglesia y el Pueblo Judío.

Los cristianos hoy son cada vez más conscientes del patrimonio espiritual que comparten con el pueblo de la Torá, el pueblo elegido por Dios en su gracia inefable, un patrimonio que llama a una mayor apreciación, respeto y amor mutuos (cf. Nostra Aetate, 4). Los judíos tienen también el desafío de descubrir lo que tienen en común con todos los que creen en el Señor, el Dios de Israel, quien se reveló a sí mismo en primer lugar a través de su palabra poderosa y capaz de dar vida. Como nos recuerda el salmista, la palabra de Dios es una lámpara y una luz en nuestro camino; nos mantiene vivos y nos da nueva vida (cf. Sal 119,105). Esta palabra nos empuja a dar común testimonio del amor, la gracia y la verdad de Dios. Este es un servicio vital en nuestro tiempo, caracterizado por la pérdida de los valores morales y espirituales que garantizan la dignidad humana, la solidaridad, la justicia y la paz.

En nuestro atribulado mundo, marcado con tanta frecuencia por la pobreza, la violencia y la explotación, el diálogo entre las culturas y las religiones debería cada vez más y más verse como un deber sagrado que incumbe a todos aquellos que están comprometidos en la construcción de un mundo digno del hombre. La capacidad de aceptarnos y respetarnos unos a otro, y de decir la verdad en el amor, es esencial para superar las diferencias, prevenir las incomprensiones y evitar confrontaciones innecesarias. Como ustedes mismos han experimentado a través de los años en los encuentros del International Liaison Committee, el diálogo sólo es serio y honrado cuando respeta las diferencias y reconoce a los otros en su alteridad. Un diálogo sincero necesita tanto apertura como un firme sentido de identidad por ambas partes, en orden a enriquecerse mutuamente son los dones del otro.

En meses recientes, he tenido el placer de encontrar a las comunidades judías en Nueva York, en París y aquí en el Vaticano. Doy gracias a Dios por estos encuentros, y por el progreso de las relaciones entre católicos y judíos que reflejan. Con este espíritu, por tanto, les animo a perseverar en su importante labor con paciencia y con un compromiso renovado. Les ofrezco mis fervientes buenos deseos para la preparación del encuentro del mes que viene en Budapest entre su Comité y una delegación de la Comisión para las relaciones religiosas con los judíos de la Santa Sede, para hablar sobre el tema “La religión y la sociedad civil hoy”.

Con estos sentimientos, queridos amigos, pido al Todopoderoso que continúe velando sobre ustedes y sus familias, y guíe sus pasos por el camino de la paz.

[Traducción del inglés por Inma Álvarez]

El Papa dice “No” al evolucionismo radical

Vaticano

El Papa dice “No” al evolucionismo radical

.- En un claro no al evolucionismo radical, el Papa Benedicto XVI se dirigió esta mañana a los miembros de la Pontificia Academia para las Ciencias y precisó que Dios es el fundamento de toda la creación.

En sus palabras pronunciadas en la Sala Clementina del Vaticano ante los miembros de este dicasterio que inician hoy su Asamblea Plenaria sobre el tema “Mirada científica a la evolución del Universo y la Vida“, el Santo Padre, sin embargo, dejó en claro que el principio de la creación no se opone a la idea de una evolución no absoluta.

“En este contexto –continuó el Pontífice– los asuntos ligados a la relación entre la lectura que las ciencias hacen del mundo y la lectura ofrecida por la Revelación Cristiana emergen naturalmente. Mis predecesores, el Papa Pío XII y el Papa Juan Pablo II notaron que no existe oposición entre el entendimiento de la fe de la creación y la evidencia de las ciencias empíricas“.

Benedicto XVI precisó además que “la filosofía en sus inicios había propuesto imágenes para explicar el origen del cosmos sobre la base de uno o más elementos del mundo material. Esta génesis no era vista como una creación, sino como una mutación o transformación; e incluía una especie de interpretación horizontal del origen del mundo”.

“Un avance decisivo –prosiguió– en el entendimiento del origen del cosmos fue la consideración del ser y la preocupación de la metafísica con la pregunta más básica sobre el primer origen trascendente del ser”. “Para desarrollar y evolucionar, el mundo necesitaba primero ser, es decir salir de la nada hacia el ser. Tenía que estar creado: en otras palabras, por el primer Ser que es tal por esencia“, añadió.

El Santo Padre explicó además que “afirmar que la fundación del cosmos y su desarrollo está en la sabiduría providente del Creador no significa decir que la creación solo tiene que ver con el inicio de la historia del mundo y la vida. En vez de eso implica que el Creador funda estos desarrollos y los mantiene, los hace evolucionar y los sostiene continuamente“.

Tras recordar cómo Santo Tomás de Aquino afirmaba que la “creación no es un movimiento ni una mutación” sino “la relación fundacional y continua que une a la criatura con su Creador porque Él es la causa de todo ser y en lo que se convierta”, el Pontífice comentó que el Cristianismo ha permitido en las personas la posibilidad de acercarse a un libro, “imagen querida por muchos científicos”.

“Galileo vio la naturaleza como un libro cuyo autor es Dios en la misma forma en que las Escrituras tienen a Dios como su autor. Es un libro cuya historia, cuya evolución, cuya ‘escritura’ y significado, ‘leemos’ de acuerdo a las diferentes aproximaciones de las ciencias, mientras presuponemos todo el tiempo la presencia fundacional del autor que ha querido revelarse a sí mismo en ella”.

“Esta imagen –dijo luego el Papa– también nos ayuda a entender que el mundo, lejos de originarse del caos, parece un libro ordenado; es un cosmos. Pese a los elementos de lo irracional, caótico y destructivo en los largos procesos de cambio en el cosmos, éste sigue siendo ‘legible’. Tiene una ‘matemática’ interior. La mente humana puede entonces comprometerse en una ‘cosmografía’ estudiando los fenómenos mensurables y también en una ‘cosmología’ discerniendo la lógica visible interior del cosmos”.

Es probable, prosiguió, que “al principio no podamos ver la armonía del todo y las relaciones entre sus partes individuales, de su relación al todo. Sin embargo, siempre hay un amplio rango de eventos inteligibles, y el proceso racional revela un orden de correspondencias evidentes y finalidades innegables: en el mundo inorgánico, entre la microestructura y la macroestructura, entre la estructura y la función, entre el conocimiento de la verdad y la aspiración a la libertad”.

Benedicto XVI precisó además que “las preguntas experimentales y filosóficas gradualmente descubren estos órdenes, los perciben trabajando para mantenerse siendo, defendiéndose a sí mismo ante los desbalances y los obstáculos que los superan. Y gracias a las ciencias naturales hemos incrementado nuestro entendimiento del lugar único que tiene la humanidad en el cosmos“.

El Santo Padre dijo además que “la distinción entre un simple ser viviente y un ser espiritual que es capaz de Dios, señala la existencia de un alma inteligente que tiene un fin trascendente. Por ello el Magisterio de la Iglesia constantemente ha afirmado que ‘toda alma espiritual es creada inmediatamente por Dios –no es ‘producida’ por sus padres – y es además inmortal’. Esto apunta a la distinción de la antropología e invita a la exploración de la misma por parte del pensamiento moderno”.

Finalmente, el Papa recordó las palabras que Juan Pablo II dirigiera a los participantes de este dicasterio en noviembre de 2003: “la verdad científica, que es en sí misma una participación de la Verdad divina, puede ayudar a la filosofía y la teología a entender cada vez más plenamente a la persona humana y la Revelación de Dios sobre el hombre, una Revelación que es completada y perfeccionada en Jesucristo. Por este importante enriquecimiento mutuo en la búsqueda de la verdad y el beneficio de la humanidad, estoy, con toda la Iglesia, profundamente agradecido”.

Noticias Relacionadas

Anteriores Entradas antiguas