¿Dónde está Dios?

El Sermón Dominical
Domingo 12 de Septiembre del 2010

¿Dónde está Dios?
Pastor Tony Hancock

Se cuenta la historia de dos niños muy, muy traviesos. Por fin, sus padres se cansaron de tantas travesuras, y decidieron llevarlos al pastor para que hablara con ellos. El primer niño entró a la oficina del pastor. Éste lo sentó en una silla y, queriendo hacer que reflexionara sobre el hecho de que Dios siempre nos ve, le preguntó en voz solemne: ¿Dónde está Dios?

El niño se quedó callado. El pastor, entonces, repitió la pregunta con voz más fuerte: ¿Dónde está Dios? El niño no respondió nada. El pastor se levantó de su asiento y le preguntó una vez más: ¿Dónde está Dios? El niño salió corriendo de la oficina del pastor y agarró de los hombros a su amigo travieso.
¡Han perdido a Dios! – le dijo – ¡y piensan que nosotros nos lo robamos!

Al leer el libro de la Biblia que estudiaremos hoy, podríamos hacernos la misma pregunta que hizo aquel pastor: ¿dónde está Dios? A pesar de formar parte de la Biblia, este libro jamás
menciona directamente a Dios. Parece que El no está presente en este libro. Sin embargo, al reflexionar un poco, nos damos cuenta de que Dios obra a través de esta historia, aunque nunca
se le menciona.

Quizás nos podamos identificar con esta situación. Puede ser que la presencia de Dios a veces no sea muy obvia en nuestras vidas.
Quizás nos gustaría que fuera un poco más visible. Sin embargo, podemos estar seguros de que El está obrando en toda circunstancia que toca la vida de su pueblo.

La historia comienza con un rey que había tomado demás. Había hecho fiesta con sus nobles, mientras su esposa – la reina – también festejaba con las damas. Después de varios días de festejar y tomar, el rey decidió desfilar a su reina ante los invitados para que apreciaran su belleza.

Sin embargo, cuando mandó traer a la reina, ésta entendiblemente se rehusó a convertirse en espectáculo. El rey entonces se enojó. Consultó con sus sabios – todos de ellos hombres – acerca
de lo que debía hacer. Los sabios le dijeron que, si él no tomaba cartas en el asunto, todas las mujeres del reino se enterarían de la actitud de la reina y se rebelarían contra sus esposos.

Como resultado, el rey decidió escoger a otra reina. Mandó proclamarse un decreto en todo su reino de que los hombres debían ejercer autoridad sobre sus familias, y se lanzó un concurso de belleza más importante que Miss Universo – el concurso para ser la siguiente reina.

La ganadora de este concurso fue una joven judía que se llamaba Ester. Aunque bella, su vida había tenido su parte de sufrimiento. Había perdido a sus padres, y uno de sus primos – un hombre íntegro llamado Mardoqueo – la había criado. Ester tenía un carácter tan bello como su físico.

Cuando fue escogida para participar en el concurso para ser la siguiente reina, su primo Mardoqueo le dio algunos consejos.
Siendo joven y bella, fácilmente podría haber rechazado las instrucciones de un hombre mayor. Sin embargo, ella decidió más bien seguir sus instrucciones al pie de la letra. También mostró
su humildad obedeciendo las instrucciones del encargado de las jóvenes; él le dijo qué cosas llevar consigo cuando se veía con el rey, y ella hizo precisamente lo que le dijo.

Una de las primeras cosas que sucedió cuando Ester se hizo reina fue que Mardoqueo se enteró de un complot para asesinar al rey.
El se lo comentó a Ester, quien le dijo al rey lo que planeaban en su contra, dándole el crédito a Mardoqueo.

Todo parecía marchar bien, pero en el horizonte se vislumbraba un gran peligro. Amán, un asesor del rey, se enojó con Mardoqueo porque no se doblegaba ante él cuando pasaba. Mardoqueo no lo hacía porque era judío, y no podía darle a un hombre el honor que sólo Dios se merece; pero Amán lo tomó como un insulto personal, y decidió vengarse de Mardoqueo.

Sabiendo que era judío, decidió extirpar a todo su pueblo junto con él, y usando su influencia con el rey Jerjes, lo convenció para que emitiera un decreto que, en cierta fecha determinada
usando suertes, todos los judíos morirían. Lo que no sabía el rey, ni lo sabía Amán, era que este decreto también condenaba a muerte a la nueva reina Ester, pues ella también era judía.

¿Qué sucedería con Ester, con Mardoqueo y con el resto de sus compatriotas? Nos interesa la respuesta, porque si se exterminaba la raza judía, ¿cómo se cumplirían las promesas de
bendición para todas las naciones que Dios le había hecho a Abraham? ¿Cómo nacería el Salvador Jesucristo, que en su humanidad vendría de este linaje?

Detrás del egoísmo vengativo de Amán podemos distinguir un intento por parte de Satanás por detener la venida al mundo del Salvador. ¿Tendría resultado? ¿Lograría su plan? Mardoqueo se
comunicó con Ester para darle a conocer el edicto. Ella debía hablar con el rey para tratar de detener el proyecto, pero había un problema: si ella se aparecía ante el rey sin que él la
invitara, se exponía a una sentencia de muerte. Tal era el honor del rey que nadie podía llegar ante él sin invitación. Sólo si el rey le extendía el cetro podría ella ser perdonada.

Leamos en Ester 4:12-14 la respuesta de Mardoqueo ante la objeción de Ester:

4:12 Y dijeron a Mardoqueo las palabras de Ester.
4:13 Entonces dijo Mardoqueo que respondiesen a Ester: No
pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier
otro judío.
4:14 Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y
liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas
tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para
esta hora has llegado al reino?

Aunque Mardoqueo no lo menciona, queda claro que él confía en la soberanía de Dios. El sabía que Dios liberaría a su pueblo de una forma de otra, y se imaginaba que El mismo había puesto a
Ester en el trono para ese preciso momento.

Ester respondió pidiéndole a Mardoqueo que hiciera oración y ayuno durante tres días, y ella con sus damas haría lo mismo.
Así ella demuestra su confianza en Dios también. Al final de esos tres días, ella se presentó ante el rey. Aunque no la había mandado llamar, el rey se complació con ella y le extendió el cetro. Ester lo invitó con Amán a tomar una cena con ella. En esa cena, invitó a los dos a volver a cenar con ella al día siguiente.

Amán se fue contento porque había sido invitado por la reina a comer con ella y el rey. Sin embargo, al salir del palacio, se volvió a enojar al ver a Mardoqueo, que no se doblegaba ante él.
Decidió construir una horca y buscar la oportunidad de colgar a Mardoqueo sobre ella.

Mientras tanto, el rey no podía dormir. Buscando vencer el insomnio, se puso a revisar los registros y descubrió que Mardoqueo nunca había sido honrado por reportar el complot que
se había hecho contra su majestad. Decidió remediar el asunto lo más pronto posible.

Al día siguiente, la primera cosa que hizo el rey cuando vio a Amán fue preguntarle: ¿qué harías para honrar al hombre que le complace al rey? Amán no pudo pensar en nadie más que él mismo a quien el rey quisiera honrar. Se imaginó que el honor sería para él. Le recomendó al rey que vistiera a aquel hombre con un manto real, que lo subiera en un caballo que había usado el rey y que un alto funcionario lo desfilara por la ciudad gritando: “Así se trata al hombre a quien el rey desea honrar”.

Tan pronto había salido de labios de Amán esta sugerencia, el rey se mostró de acuerdo. Le dijo: “¡Ve de inmediato y haz esto con Mardoqueo!” Amán se dio cuenta de que no era el mejor momento para pedirle permiso al rey para ahorcar a Mardoqueo, y tuvo que ir a honrarlo como lo había mandado el rey.

Esa tarde, en el banquete de Ester, ella le explicó al rey Jerjes el plan que había hecho Amán y le pidió que protegiera a su pueblo. El rey salió al patio para considerar la situación, mientras Amán se quedaba con la reina rogando por su vida. En el instante en que el rey volvió al salón encontró a Amán cayéndose sobre el sofá donde estaba Ester. Al ver esto, se enfureció.
Enterándose de la horca que Amán había mandado construir para Mardoqueo, el rey mandó que lo ahorcaran allí mismo.

Así se terminó la vida de Amán, pero no se había terminado el peligro para el pueblo judío. Los decretos reales del imperio persa no se podían cambiar o cancelar. ¿Qué hacer? Bajo sugerencia de Ester, el rey emitió otro decreto que les daba a los judíos el derecho de reunirse armados en el día decretado para su destrucción y defenderse contra cualquiera que buscara quitarles la vida. Además de esto, les daba el derecho de quedarse con los bienes de quien los atacara.

Por temor a los judíos, mucha gente dentro del imperio judío se unió a ellos. El día señalado, se defendieron contra los ataques de sus enemigos. El plan de Amán – y el plan del enemigo de
nuestras almas – se había frustrado, y se estableció un día de fiesta en celebración.

Esta fiesta se conoce como Purim, que en hebreo significa suertes. Se habían usado suertes para fijar el día de la destrucción de los judíos. Sin embargo, Dios obró, y demostró que la historia de este mundo no está en manos de la suerte, sino en manos de El.

¿Dónde está Dios? El libro de Ester nos muestra que Dios siempre está obrando para proteger a su pueblo. A través del Antiguo Testamento, El obró una y otra vez para proteger al pueblo
judío, que sería canal de bendición para todas las naciones por medio de Jesucristo.

Ester vivió después de que Zorobabel y Jesúa habían llevado al primer grupo de exiliados de regreso, pero antes de que Esdras y Nehemías regresaran. Judá era una provincia del imperio persa durante este tiempo; si el plan de Amán hubiera funcionado, tanto los que habían regresado a la tierra como los que seguían dispersados por el imperio persa podrían haber sido
exterminados. El pueblo de Dios podría haber sido extirpado.

Sin embargo, Dios no iba a permitir que esto sucediera. ¡Dios es soberano sobre la historia del mundo! Aunque las naciones se levantan y se caen, Dios tiene un plan que se realizará. Aunque
no siempre es obvio, Dios está en control. Su nombre nunca se menciona, pero El obra poderosamente a través del libro de Ester.

El controló las suertes, dando suficiente tiempo para que Ester hablara con el rey antes de la fecha puesta por Amán. El movió el corazón del rey para que éste le extendiera el cetro a Ester.
Proverbios 16:33 y 21:1 declaran que Dios es capaz de hacer precisamente esto, y mucho más: “La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es la decisión de ella” (Pr. 16:33), “Como los
repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina” (Pr. 21:1).

En Ester vemos que ese Dios soberano usa a las personas humildes, valientes y confiadas en El. Ester fue humilde, pues supo aceptar las instrucciones de su primo Mardoqueo y del encargado de las jóvenes. Muchas veces tenemos un espíritu adolescente que dice: A mí nadie me dice que hacer. Esto es lo opuesto a la sabiduría y la humildad; si Ester hubiera tenido esta actitud, jamás habría llegado a ser reina ni habría jugado el papel que Dios tenía para ella en su plan.

Fue valiente al acercarse al rey sin invitación, pero su valentía nació de su confianza en el Señor. Después de orar y ayunar, tuvo el valor necesario para acercarse al rey sin temor.
Como resultado, Dios la usó. El todavía está buscando gente humilde, valiente y confiada en El. ¿Quieres ser una de esas personas?

—————————————————————-

– ¡Visita la página web del Pastor Tony Hancock!
http://www.pastortony.net

Anuncios

Omnipresencia-EDUCANDO A MARTIN GIANOLA

EDUCANDO A MARTIN GIANOLA

Crítica de su artículo
“Los Atributos Teológicos del Dios Judeocristiano – Omnipresencia”

Pablo Santomauro

El artículo de Martin Gianola está alojado en: LOS ATRIBUTOS TEOLÓGICOS DEL DIOS JUDEOCRISTIANO – OMNIPRESENCIA

Una vez más asumo la benévola tarea de corregir a Martín Gianola, que como todo ateo que no es honesto intelectualmente, presenta una perspectiva distorsionada, en esta ocasión, del atributo de Dios conocido como omnipresencia. La tarea de derribar sus argumentos es sencilla. Todo lo que tenemos que hacer es mostrarle que su definición de omnipresencia es errónea. Gianola, como parece ser su costumbre, razona en el vacío de la misma forma que ese “gran pensador” que Gianola cita, Ladislao Vadas. Veamos lo que Gianola escribe:

“Entendemos por omnipresencia de Dios que se encuentra en TODAS partes, desde los componentes infinitamente pequeños del núcleo de un átomo, asi como en el aire, el vacío del espacio, el núcleo del sol o de cualquier estrella, en cada pelo del ratón que vive en mi desván o en una hormiga africana recién nacida. En cada fotón, en cada una de las galaxias, no tocando las cosas superficialmente ni adhiriéndose materialmente a los objetos. Dios está en todo Espacio, lugar y cosa, en forma radical … Su presencia puede estar en los seres de manera objetiva, como lo amado en el amante, lo conocido en el cognocente, esto es presencia particular. Su presencia puede estar en los seres de manera efectiva por potencia, por conocimiento y por escencia, es decir en forma general”.

Más adelante cita a Ladislao Vadas:

“…cada átomo, cada molécula, cada celula viviente, cada organismo vivo o muerto, sano o enfermo, cada cerebro animal, cada conciencia humana, están adosados a su propia conciencia, porque se halla presente en todo [Dios] … Puesto que, o está en todos los seres o no se halla en algunos. Si se halla presente en todos, tambien lo debe estar en los malignos o los que usan mal el libre albedrio. Si en estos no se halla presente, carece entonces del atributo de omnipresencia … ”

Sin perder la oportunidad de insertar en el artículo el gastado argumento ateo de la existencia del mal, que según los ateos prueba que Dios no existe, Gianola agrega:

“Se me ocurre pensar entonces en un dios que estaba presente dentro de ese hermoso niño que luego se convirtió en un violador asesino múltiple”.

Es claro que Gianola, tanto como Davas, tiene una idea totalmente errónea de lo que es la omnipresencia de Dios en términos bíblicos. Ambos conciben la omnipresencia de Dios en términos ontológicos, i.e., Dios siendo uno con la creación. La naturaleza ontológica de Dios, según Gianola, su esencia (su DNA si se me permite), se encuentra en toda materia y organismo viviente en el universo. Esta es una definición panteísta de Dios, i.e., Dios es todo y todo es Dios. Eso no es lo que la Biblia enseña. Es obvio que Gianola, sin saberlo quizá, está tratando con un dios diferente al del cristianismo. Queremos pensar que no lo hace adrede. De lo contrario está levantando un monigote de paja, o sea que comete la falacia de mal representar lo que los cristianos creemos. Esta falacia consiste en crear una versión modificada o débil de la posición del contrario, para de esa forma poder derribarla fácilmente. Veamos ahora, para beneficio de la educación de Gianola, qué es lo que los cristianos entendemos cuando hablamos de la omnipresencia de Dios.

La Biblia establece que Dios es omnipresente, i.e., está presente en todo lugar simultáneamente. Esto no significa que la forma o naturaleza de Dios está dispersa de modo que partes de El existen en todos lados (la crítica de Gianola se basa en esta falsa premisa). Dios es ontológicamente espíritu (Jn. 4:24; Is. 31:3), no tiene una forma física. El está presente en todo lugar en el sentido de que todas las cosas están inmediatamente en su presencia. Al mismo tiempo, El está presente en todo lugar del universo. Nadie pude esconderse de El y nada escapa a su “vista” (Sal. 139; Jer. 23:23-24; Am. 9:2-3).

Dios NO es todo-presente en el sentido de existir dentro o en todas las cosas creadas, visibles y no visibles, Dios no está en las mentes, emociones, plantas, vida, materia inanimada y/o diferentes elementos. Su omnipresencia significa que no está enmarcado por restricciones de ninguna clase y puede realizar un número infinito de cosas sin limitaciones de ningún tipo. Por motivo de su naturaleza eterna y existencia infinita, Dios es inmensurable en conocimiento, sabiduría, santidad y bondad. Es por ello que cuando alguien se acerca al tema de su omnipresencia debe asegurarse de que sabe de lo que está hablando, de lo contrario puede caer en las ideas superfluas y absurdas de Gianola y Vadas.

Quizá lo que vengo diciendo se comprenda mejor cuando estudiamos otro atributo de Dios, Su transcendencia. Esto significa que Dios es enteramente distinto, diferente, y en cierto sentido separado de su Creación, así como el carpintero es diferente de la mesa que construyó. Transcendencia significa que Dios es:

1. Separado del mundo: Is. 40:22; Hch. 17:24
2. Superior al mundo por contraste: Sal. 102:25-27; 1 Jn. 2:17-17
3. Creador del mundo: Gn. 1:1; Sal. 33:6; 102:25; Is. 42:5; 44:24; Jn. 1:3; Ro. 11:36; He. 1:2; 11:3

Al mismo tiempo que Dios es transcendente, también es inmanente, o sea, involucrado con su Creación e interrelacionándose continuamente con ella, pero nunca Dios es la Creación y viceversa.

Resumiendo: El argumento de Gianola es estrepitosamente inválido. Le recomendamos que si va a arremeter contra el Dios bíblico, se tome el tiempo de estudiar un poco porque es evidente que está refutando o analizando una pantomima de su propia creación, un molino de viento producto de su mente obsesionada, no el Dios cristiano.

Por último, no podía faltar en la diatriba de Gianola el clásico caballito de batalla del ateo, la existencia del mal y el sufrimiento y la acusación de que el Dios cristiano es cruel. Gianola usa las palabras de Ladislao Vadas:

“Y vuelvo a Vadas: ‘…tampoco se explica como estando presente en todos los genes de los seres vivos de la tierra, permite la mutación genética aleatoria que apunta casi siempre hacia el error, cuya acumulación conduce al fracaso de las especies vivientes, ni como permite que un tumor maligno carcoma lentamente un organismo hasta su agonía extrema entre terribles tormentos, estando ’Él’ infiltrado (según la teología está en todas las ‘cosas’ y los tumores cancerígenos son cosas y no ‘ausencia de bien’), en cada una de las mitosis equivocadas de estas células degeneradas, como objetos o seres que siguen un curso ciego incontrolado y mortal como si se tratara de otro ser vivo adherido a la víctima…’”

Nótese una vez más que el comentario de Vadas está fundado en las arenas movedizas de una definición panteísta de la naturaleza de Dios. Esto de por sí invalida el argumento principal. Pero en el tema del sufrimiento y el mal, la perspectiva calvinista es la más apropiada para neutralizar el monigote de paja de Vadas. Propongo: el pecado es real y terrible. Es necesario conocer la doctrina de la Depravación Total para entender lo grave que es el pecado. Como resultado, el mundo recibe parte de lo que merece. Si lo recibiera todo ya nadie ni nada existiría.

El salario del pecado es muerte, y parte de la muerte es la deterioración de nuestros cuerpos por medio de la enfermedad. Dios no tiene la obligación de darnos cuerpos sanos de por vida. Tampoco le debe sanidad a nadie. Si lo hace es gracias a su misericordia. La doctrina bíblica de la soberanía de Dios incluye el entendimiento de que Dios no tiene que darle explicaciones a nadie de cómo administra los asuntos del universo.

Concluimos diciendo que el hecho de que halla sufrimiento y maldad en el mundo no constituye ningún desafío para el cristiano informado. La horrenda situación presente es el resultado de la caída en pecado de nuestros antepasados milenarios. Más claro aun, es el hecho de que la existencia del mal no es un argumento que pruebe la no existencia de Dios. Los ateos más inteligentes ya lo han abandonado por inefectivo.

Dios te bendiga

Pablo Santomauro

Político es multado por nombrar a Dios en público

Político es multado por nombrar a Dios en público


Político en México es condenado a pagar 2.000 dólares y una amonestación pública por nombrar a Dios en público.

Culiacán. Mario López Valdez, actual gobernador electo de Sinaloa, deberá pagar una multa de 2.000 dólares por haber dicho en una concentración masiva: “Ganaré con el apoyo de la voluntad popular y la de Dios”.

Según la denuncia, que pesa en su contra, y que fue radicada por otros partidos políticos diferentes a la coalición que lo hizo llegar al gobierno de Sinaloa, López Valdez, que fue electo el pasado 4 de julio, también había invocado la protección de Dios anteriormente.

Además de la multa López Valdez recibió una amonestación pública, impuesta por el Consejo Electoral de Sinaloa y confirmada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Mario López Valdez, de la coalición formada por los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Convergencia, arrebató el gobierno de Sinaloa al Partido Revolucionario Institucional (PRI) que lo tuvo bajo su poder durante más de ocho décadas, es decir, desde la creación de esta formación política.

Según las autoridades electorales de Sinaloa y federales, las expresiones del político sinaloense, “contravienen el artículo 130 constitucional federal y el 117 bis de la ley electoral de Sinaloa”, dijo el Tribunal en un comunicado.

“Los magistrados reiteraron que la libertad de expresión en materia electoral tiene límites, en este caso, la prohibición constitucional de emplear alusiones o expresiones de carácter religioso”, dijo el Tribunal Federal Elecoral al explicar que el Estado mexicano es laico.

Esta acción demuestra cómo la justicia electoral mexicana ha dado un paso más hacia el cierre de todas las opciones de nombrar a Dios en la vida pública.

Fuente:
http://cristianos.com/2010/08/politico-es-multado-por-nombrar-a-dios-en-publico/

la diferencia entre el Poder de Dios y El Poder del Mundo (IV)

IV ¿Quien es nuestro Dios?

  • Quien es nuestro Dios

«Hoy todo mundo habla de Dios. En sí, la misma palabra Dios está en la boca de todos los hombres, aún de los mismos que niegan su existencia. Parece que la idea de Dios se ha desvirtuado en gran manera. Veamos algunos ejemplos:

Los artistas dan gracias a Dios por los éxitos obtenidos en sus vidas, sin importar la vida que tengan atrás.

La gente dice “gracias a Dios” por lo que recibimos, sin realmente estar conscientes de lo que están diciendo.

Bush y Sadamm hablan de Dios en vísperas de la guerra, sin darse cuenta que Dios no tiene injerencia en este conflicto bélico

Los mismos cristianos decimos a los hermanos cuando los saludamos, “Dios le bendiga”, posiblemente como un estribillo y no como una realidad espiritual.

Los masones hablan del Gran Arquitecto Universal

Las grandes religiones hablan de Dios. Sí, los hindúes hablan de Dios y las divinidades, los musulmanes de Alá (Dios), los judíos de Yahvé (Dios), las religiones antiguas tenían sus dioses y su Dios principal.

En fin, la idea de Dios está bien arraigada en el hombre desde tiempos antiguos. Las cifras no mienten, se estima que el 80 % de la población profesa una religión, y cada religión en este planeta tiene la creencia en un Dios.

Todo esto lo menciono porque cuando los cristianos hablamos de Dios debemos dejar bien claro de qué Dios (aunque no haya otros dioses) estamos hablando.

Cuando hoy en día dos personas quieren ponerse de acuerdo sobre lo que cada una entiende por Dios, lo primero que harán será poner en claro con toda precisión en quién piensan, si es en el Padre de Jesucristo, es decir, en el Dios de Abraham, Isaac y Jacob o en algún otro ser supremo.

Esto es muy importante, nosotros, los creyentes en Jesús, estamos identificados con el Dios de la Biblia.» (107)

La Biblia dice:

“… el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo.” (Ex.3:16 RVA)

“… de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.” (Ro.1:1 RVA)

«Conozcamos al Único y Verdadero por sus nombres que son mencionados en la Sagrada Escritura:

Existen tres nombres de Dios que resaltan sobre los demás, no como superiores, sino como aquellos que nos revelan más acerca del Dios de la Biblia:

a. Elohim. Este nombre, el cual está escrito en su forma plural, significa de entrada: Dios. Sin embargo, un estudio del desarrollo histórico de este nombre nos permite saber que el significado es: Dios es el Dios que lo es verdaderamente.

Este es el Dios creador de los cielos y la tierra (Gén. 1:1) Este es el Dios que nos ha hecho para la gloria de su alabanza. (Ef. 1:11-12) De esta manera, somos partícipes de su divinidad, no tenemos nada de divinos, somos diferentes, Dios es el Totalmente Otro, sin embargo, el Dios de la Biblia, a diferencia de cualquier otra divinidad del pasado o del presente, es un Dios creador, que ha formado los cielos, la tierra y a los hombres con la palma de su mano.

b. Yahvé. Este nombre le fue revelado a Moisés en el Sinaí. (Ex. 3:14) La traducción que tenemos en nuestras Biblias dice: Yo soy el que Soy. Pero debemos adentrarnos un poco más para saber, a ciencia cierta, lo que Dios quería que Moisés y el pueblo supieran de él.

Los israelitas no querían saber que Dios existía, eso estaba en su conocimiento, tampoco que Dios es el creador, lo sabían también, ellos querían saber lo que Dios haría con ellos en medio de la opresión por parte de los Egipcios. Es muy probable que al escuchar el nombre de Dios entendieran que Dios estaría con ellos, es decir, una traducción que se viene dando es: “Estaré ahí con poder” Sí, Dios no solo les hablaría, sino que estaría con ellos en todo momento para cuidarlos y defenderlos.

Dios baja y deja su gloria para entrar en contacto con el hombre, su creación especial. A diferencia de cualquier otra divinidad del pasado o del presente, el Dios de la Biblia está con nosotros, camina con nosotros y es nuestro Dios (Lev. 26:11)

c. El Shaddai Dios Todopoderoso (Gén. 17:1) El Dios que todo lo puede, su poder es tan grande que no hay dios que se le pueda comprar. Nuestro Dios es tan Poderoso que tiene el poder para entrar en contacto con su creación, una vez más, a diferencia de cualquier otra divinidad, el Dios Todopoderoso tiene capacidad y poder para vencer y guiar a su pueblo. Para Dios no hay nada imposible porque todo lo puede.

Solo tres nombres de Dios y podemos reconocerle como el Único y Verdadero, es decir, no hay un solo dios (insisto, no que haya otros dioses) que se le pueda comparar. Nuestro Dios es alguien especial, necesitamos conocerlo, es el anhelo de Jesús. Jesús nos ha dado a conocer este Dios, su Padre, para que cada hombre que pisa esta tierra pueda conocerle. Como iglesia debemos estar conscientes que cuando mencionamos el nombre de Dios estamos hablando de algo serio, más bien de alguien muy importante e interesante para nuestras vidas y la vida de la iglesia.

Hoy, enfrentamos un mundo raro, un mundo que necesita conocer al Único y Dios Verdadero, el mundo debe dejar atrás sus dioses para conocer a nuestro Dios, el que ha sido revelado en la Sagradas Escrituras, el que usted y yo conocemos a través de Jesucristo.

Nuestro Dios, es Único y Verdadero, no es una proyección humana como muchos hombres en la sociedad han dicho, no es sádico como otros han aseverado, tampoco es un Dios tan lejano que no se acuerde de nosotros. No, nuestro Dios es real, se ha dado a conocer, nos ha creado y llamado para vivir en armonía con él y los hombres. A él, al Único y Verdadero, debemos darle la honra y la gloria.»(108)

Este el Dios en quien creemos, este el Dios que está en nuestras bocas, mentes y en nuestras acciones, reconocemos que muchas veces este no es el dios que traemos en la boca, mente y acciones, sin embargo, cada día debemos reflexionar acerca del Dios revelado en nuestras vidas.

Cuando Pablo predicó en Atenas, encontró una inscripción que decía “Al Dios no conocido”, que los griegos adoraban, mas sin conocerle.

“Porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.” (Hch. 17:23 RVR 1960)

¿Como se revela Dios a si mismo?

«Observe los delicados nervios de la hoja de un roble, y verá la hermosura de Dios. Mire las olas azotadas por la tormenta contra una playa, y será testigo de Su poder. El sentido de orden del Señor se revela en la secuencia de las estaciones, en la inclinación del eje y en el movimiento de rotación de la tierra. No hay que mirar más allá de la naturaleza para saber que Dios es real.

Romanos nos dice que la revelación del Señor en la naturaleza es suficiente para declarar sin excusa a quienes nieguen Su existencia. No hay ninguna explicación razonable para la creación del universo material aparte de que un Dios omnipotente lo hizo todo. La materia y la energía para un “big bang” tuvieron que venir de Alguien.

Pero la naturaleza no puede darnos una revelación total; la creación no muestra la santidad ni la eternidad de Dios. He ahí la razón por la cual Dios nos dio Su Palabra. La Biblia revela el carácter de Dios, contiene Sus leyes y dice lo que Él espera de los fieles. En sus páginas podemos saber quién es nuestro Padre y qué clase de vida espera que tengamos. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (II Ti. 3:16).

La Biblia nos enseña la Palabra viva, quien es la revelación perfecta de Dios. El Padre celestial quiso asegurarse de que la humanidad pudiera conocerle íntimamente, y por eso envió a Su Hijo en carne humana para darse a conocer. Jesús dijo: “Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.” (Jn. 14:7). Dedique tiempo al estudio de la Biblia y a la oración, y conocerá mejor al Padre. » (109)

V ¿Que es el mundo?

  • Que entendemos los cristianos por la palabra “Mundo”

Es el «término con que se traducen cuatro palabras hebreas y tres griegas que se refieren a una realidad existente en el espacio y en el tiempo. Según el Antiguo Testamento, el mundo se distingue claramente de su Creador y en esto el concepto riñe con los sistemas míticos de los babilonios, egipcios, etc., en los que el mundo es una emanación de lo divino. La cosmología hebrea (Creación), ajena a todas las preocupaciones científicas y especulaciones filosóficas, sitúa al mundo en relación con el hombre: Dios crea al hombre del polvo de la tierra para dominar el mundo (Gen 1.26–28), y en este sentido lo arrastra a su propio destino.

Dicha concepción queda comprendida en los siguientes postulados:

1. El mundo que Dios creó continúa manifestando la bondad divina. Dios en su sabiduría lo organizó como una verdadera obra de arte, una y armónica (Job 28.25ss; Prov 8.22–31 Tierra). La contemplación del universo agota las facultades de admiración del hombre (Sal 8.1–9; 104).

2. Para el hombre pecador, el mundo significa también el instrumento de la ira de Dios (Gen 3.17ss). El que hizo las cosas para la felicidad del hombre, también las utiliza para castigarlo.

3. De estas dos maneras el mundo se asocia activamente con la historia de la salvación, en función de la cual adquiere su verdadero sentido religioso. Aparece un nexo misterioso entre el mundo y el hombre, ya que los dos viven una misma historia (Gen 1.1–2.4).

4. El hombre, a quien incumbe llevar el mundo a la perfección con su trabajo, le imprime más bien un sello teñido de su propio pecado. Por eso los profetas advierten de un Juicio final que no solo afectará a la humanidad sino que trastornará el orden de lo creado (Jer 4.23–26) y traerá de nuevo el caos (Is 13.10; 24.19ss; Joel 2.10; 3.15). Más allá del juicio, sin embargo, se prepara para el mundo una renovación profunda (Is 65.17; 66.22). En el judaísmo posterior se concebía el fin de la historia humana como un paso del mundo (o del Siglo) presente al mundo (o al siglo) venidero, que tendrá lugar cuando Dios venga a establecer su Reino.

La aparente ambigüedad veterotestamentaria continúa en el Nuevo Testamento: el mundo es la creación excelente de Dios (Hch 17.24), hecha por la actividad de su Verbo para dar testimonio de Él (Hch 14.17; Ro 1.19ss). Sin embargo, sería insensato ensalzarlo demasiado, porque el individuo vale más intrínsecamente (Mat 16.26). Es más, este mundo identificado con el género humano caído y pecaminoso, está realmente en poder de Satanás, su príncipe (Jn 12.31; 14.30; 16.11; I Jn 5.19; cf. Luc 4.6) y “dios” (II Cor 4.4). Es un mundo de tinieblas regido por los espíritus malignos (Ef. 6.12); engañador que esclaviza (Gál 4.3, 9; Col 2.8, 10); su espíritu se opone al de Dios (I Cor 2.12; I Jn 4.3), y finge dar sabiduría (I Cor 1.20) y paz (Jn 14.27), pero solo logra una tristeza mortífera (II Cor 7.10). En eso se revela su pecado (Jn 1.29) e incredulidad que resultan un obstáculo para quien quiere entrar en el Reino (Mat 18.7). Por tanto, el mundo está condenado a ser inseguro y pasajero (I Cor 7.31; 1 Jn 2.16)» (110)

Y recordemos de amar, ya que como bien dijo Benedicto XVI, “El amor es una luz –en el fondo la única- que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar” (Benedicto XVI, Carta encíclica “Deus caritas est”). Estamos en el mundo, pero no somos del mundo, dijo Jesús, pero no somos de él (“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. “(Jn. 15:19)

“Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente….Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. “ (I Cor 12:31; 13:1-13 RVR 1960)

Debemos recordar las palabras del profeta Isaías, quien dijo ya hace muchos siglos atrás: “Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes. ” (Is. 13:11)

Y las promesas del Señor Jesús: “Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” (Mat. 25:34)

VI Conclución

La diferencia entre el poder de Dios y el poder del mundo es bien clara, ya que son dos poderes totalmente distintos. Uno es espiritual, el de Dios, pertenece al ámbito del reino de Dios, cuyo rey y Señor es Jesucristo.

La otra es terrenal, pertenece al ámbito del ser humano y su habitar, está manchado por el pecado, y controlado por Satanás, aunque Jesucristo sigue siendo Señor y Dios soberano, controlando el destino final de la creación e interviniendo a favor de la humanidad para redimirla, mediante su sacrificio en la cruz del calvario.

«Los cristianos se hallan, por ende, en el mundo (Jn 11:11) sin ser de Él (15.19; 17.14, 16). Su tarea es separarse del mundo contaminador, o sea, del sistema que se opone a Dios (Ro 12.2; I Cor 7.29ss; Gál 6.14; II Ti 4.10; Stgo 1.27; 4.4; I Jn 2.15s). Pero no pueden retirarse del mundo; más bien, han de llevar en el mismo una vida que testifique de su Señor (Mar 16.15; Jn 17:18, 21, 23; Filip 2.15; I Jn 4.17). Inevitablemente tropezarán con la hostilidad (II Pe 2.19ss; Jn 15:18ss; Persecución) pues hasta el final la fe y la incredulidad convivirán en el mundo (Mat 13.38ss; Jn 3:18–21), pero entonces el juicio iniciado llegará a su culminación (Ro 3.6; I Cor 6:2).» (111)

Aunque el poder del mundo nada tiene que ver con el Señor, ni con su poderosa presencia, ni con su sabiduría, que es totalmente distinta la sabiduría de este mundo, «paradójicamente, Dios ama a este mundo (Jn 3:16), y envió a Jesús para salvarlo (12:47). El Hijo no es del mundo (8:23; 17.14; 18.36; cf. 14:30); por eso el mundo lo odia (15.18) y lo condena a muerte. Pero en ese momento se invierte la situación: en la crucifixión y resurrección se efectúa el juicio del mundo (12:31) y la victoria de Cristo sobre él (16:33). Jesús acepta la voluntad del Padre, abandona el mundo (16:28) y regresa al Padre para sentarse en gloria extraterrestre (17:1, 5) y dirigir la historia (Ap 5:9). Esta victoria rescató al mundo de su esclavitud; Dios puso todo bajo los pies de Cristo (Ef. 1:20ss; Col 1:20). Sin embargo, el mundo presente no ha llegado todavía a su fin (I Cor 15:25–28; Ap 21:4ss) y sigue en espera de su redención (Ro 8:19ss)» (112)

Me gusta la reflexión de Martin Luther King, y como a través de toda una trama de acontecimientos e influencias, llegó a poder decir “De mi formación cristiana he obtenido mis ideales y de Gandhi la técnica de la acción.” «Existe todo un entramado de relaciones que se tejieron para dar origen a esta carta [carta desde la prisión de Birmingham, Dr. Martin Luther King], lo que he encontrado, es algo como esto: Henry David Thoreau, una filósofo anarquista, sentó las bases para la revolución pacifica en su ensayo sobre la Desobediencia Civil, este ensayo influyó a Gandhi y Gandhi ―quien lo llevó a la práctica para luchar contra el dominio de los británicos sobre la India― influyó en Martin Luther King.León Tolstói, un cristiano libertario, también influyó en Gandhi y por consecuencia, también en King, quien llegó a decir: “De mi formación cristiana he obtenido mis ideales y de Gandhi la técnica de la acción.”» (113)

Martin Luther King, se asombraba del silencio de muchos, que a pesar de ver las injusticias de este mundo, no levantaban su voz, callándose, y haciéndose cómplices en su silencio

«Cuando reflexionemos sobre nuestro siglo XX, no nos parecerán lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas.» (114)

A lo que alguien respondió, con esta reflexión: «.Y sin embargo el silencio puede ser una respuesta…porque no hay mayor desprecio que la ignorancia. En muchos casos, aunque pensemos que la diligencia natural nos obliga a ser buenas personas, el ser humano es despreciable en todos los sentidos. Admiro a los que sufren las apreturas del día a día y consiguen salir adelante. Son (sois) un modelo para mí. Por eso no hace falta irse a Somalia pero sí tenerla presente siempre. Yo soy escritor, aunque me dedique a otras cosas para salir adelante. Tengo fe ciega en las palabras, aunque sepa que nunca podrán cambiar el mundo, me conformaré con tratar de influir en los que tengo a mi alrededor. Camus es un modelo, como tantos otros. ¿Compromiso?, primero debes comprometerte contigo mismo, saber quién eres, eso es importante para ser coherente consigo mismo. Me gustan las personas que preguntan sabiendo que no hay respuestas. Eso es un avance en el camino…pensar que éramos taparrabos y ver que hemos llegado hasta aquí, es un consuelo.» (115)

El Señor Jesús nos advirtió que no debíamos amar al mundo, ni dejarnos seducir por el

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. “(I Jn. 2:15 RVR 1960)

La razón, nos la da Juan dos versículos mas  adelante:

“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” “(I Jn. 2:17 RVR 1960)

El mundo entero esta bajo el poder del maligno. Eso quiere decirnos que el poder de mundo está fuertemente influenciado por Satanás. Durante al ayuno prolongado que el Señor Jesús realizó en vísperas de iniciar su ministerio en la tierra fue tentado por Satanás quien claramente lo indujo a adorarlo, con la promesa de entregarle los reinos de este mundo, que el diablo controla.

“Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra.  Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.”  (Luc. 4:4b-6 RVR 1960)

El señor un día no muy lejano pondrá bajo sus pies los reinos de este mundo, y sus poderes

“El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.” (Ap 11:15 RVR 1960)

“Por tanto, esperadme, dice Jehová, hasta el día que me levante para juzgaros; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra.” (Sof. 3:8 RVR 1960)

“y trastornaré el trono de los reinos, y destruiré la fuerza de los reinos de las naciones; trastornaré los carros y los que en ellos suben, y vendrán abajo los caballos y sus jinetes, cada cual por la espada de su hermano.” (Hag 2:22 RVR 1960)

“y me dijo: Hijo de hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre; y nunca más profanará la casa de Israel mi santo nombre, ni ellos ni sus reyes, con sus fornicaciones, ni con los cuerpos muertos de sus reyes en sus lugares altos.”  (Ez  43:7 RVR 1960)

Pero mientras ese día llega, podemos reflexionar y actuar como dice M. L. King. Me gusta mucho esto que el dice «Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.  Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos. Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda. Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir. Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda. La discriminación de los negros está presente en cada momento de sus vidas para recordarles que la inferioridad es una mentira que sólo acepta como verdadera la sociedad que los domina.» (116)

Notas:

107Selah, Recursos Cristianos, Dios el único verdadero, http://www.selah.com.ar/new/verrecurso.asp?CodigoDeItem=2888

108 Ibíd.

109 http://defeenfe.blogspot.com/2008/03/cmo-se-revela-dios-s-mismo.html

110 Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998

111 Ibíd.

112 Ibíd.

113http://pezmundial.com/2007/09/4-lecciones-de-la-carta-desde-la-prision-de-birmingham.html

114 Martin Luther King, Los mongoles en Bagdad, de José Luis Sanpedro,http://cronicainsurgente.blogspot.com/2008/01/el-escandaloso-silencio-de-las-buenas.html

115 Kilop, 19 de enero de 2008, http://cronicainsurgente.blogspot.com/2008/01/el-escandaloso-silencio-de-las-buenas.html

116 http://2030ymas.blogspot.com/search/label/Martin%20Luther%20King

Teologia de Finney parte 7 – La recuperación de la Majestad de Dios en la Salvación

Teologia de Finney parte 7

La majestad de Dios como atributo del  caracter Santo de Dios

majestad (alto, grandeza, honor)

Hadar   (13/29)

  • (1 de Crónicas 16:27) 27 Gloria y esplendor hay delante de él; poder y alegría hay en su morada.
  • (Salmos 29:4) 4 Voz de Yaveh con poder; voz de Yaveh con gloria .
  • (Salmos 45:4) 4 En tu majestad cabalga y triunfa por causa de la verdad, de la humildad y de la justicia. Tu mano derecha te mostrará cosas asombrosas.
  • (Salmos 90:16) 16 Sea manifestada tu obra a tus siervos, y tu esplendor sobre sus hijos.
  • (Salmos 145:5) 5 Hablarán del esplendor de tu gloriosa majestad , y meditaré en tus maravillas.
  • (Salmos 145:12) 12 para anunciar tus proezas a los hijos del hombre; y la gloria del majestuoso esplendor de tu reino.
  • (Isaías 2:10) 10 Métete en la roca; escóndete en el polvo ante la temible presencia de Yaveh y ante el esplendor de su majestad .
  • (Isaías 2:19) 19 Los hombres se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, a causa de la temible presencia de Yaveh y del esplendor de su majestad, cuando se levante para hacer temblar la tierra.
  • (Isaías 2:21) 21 a fin de meterse en las grietas de las rocas y en las hendiduras de las peñas, a causa de la temible presencia de Yaveh y del esplendor de su majestad, cuando Yaveh se levante para hacer temblar la tierra.
  • (Isaías 35:2) 2 Florecerá profusamente; se regocijará en gran manera, y cantará con júbilo. Le será dada la gloria del Líbano, la majestad del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Yaveh, la majestad de nuestro Dios.
  • (Isaías 53:2) 2 Subió como un retoño delante de él, y como una raíz de tierra seca. No hay parecer en él, ni hermosura; lo vimos, pero no tenía atractivo como para que lo deseáramos.
  • (Isaías 63:1) 1 –¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, vestido con vestiduras brillantes? ¿Quién es éste de ropa esplendorosa, que marcha en la grandeza de su poder? – Soy yo, que hablo en justicia, grande para salvar.
  • (Miqueas 2:9) 9 A las mujeres de mi pueblo echáis fuera de las casas de sus delicias, y a sus niños despojáis de mi gloria para siempre.

Hod   (13/24)

  • (1 de Crónicas 16:27) 27 Gloria y esplendor hay delante de él; poder y alegría hay en su morada.
  • (1 de Crónicas 29:11) 11 Tuyos son, oh Yaveh, la grandeza, el poder, la gloria, el esplendor y la majestad; porque tuyas son todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es el reino, oh Yaveh, y tú te enalteces como cabeza sobre todo.
  • (Job 37:22) 22 Del norte viene un dorado esplendor; alrededor de Dios hay una temible majestad.
  • (Job 40:10) 10 Adórnate, pues, de majestad y alteza; vístete de gloria y esplendor.
  • (Salmos 8:1) 1 Oh Yaveh, Señor nuestro, ¡cuán majestuoso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos.
  • (Salmos 45:3) 3 Ciñe tu espada sobre tu muslo, oh valiente, en tu gloria y majestad.
  • (Salmos 96:6) 6 Gloria y esplendor hay delante de él; poder y hermosura hay en su santuario.
  • (Salmos 104:1) 1 ¡Bendice, alma mía, a Yaveh! Yaveh, Dios mío, ¡qué grande eres! Te has vestido de gloria y de esplendor.
  • (Salmos 145:5) 5 Hablarán del esplendor de tu gloriosa majestad , y meditaré en tus maravillas.
  • (Salmos 148:13) 13 Alaben el nombre de Yaveh, porque sólo su nombre es sublime; su majestad es sobre tierra y cielos.
  • (Isaías 30:30) 30 Entonces Yaveh hará oír la majestad de su voz, y dejará ver el descenso de su brazo con furor de ira y con llama de fuego consumidor, con lluvia violenta, torrente y piedras de granizo.
  • (Habacuc 3:3) 3 Dios viene desde Temán; y el Santo, de los montes de Parán. (Selah). Su esplendor cubre los cielos, y la tierra se llena de su alabanza.
  • (Zacarías 6:13) 13 El edificará el templo de Yaveh. Tendrá gloria, se sentará en su trono y gobernará. Habrá un sacerdote junto a su trono, y habrá consejo de paz entre ambos.’ “

Alah   (2/800)

  • (Salmos 47:10) porque de Dios son las defensas de la tierra. ¡El es muy enaltecido!
  • (Salmos 97:9) 9 Porque tú, oh Yaveh, eres supremo sobre toda la tierra; eres muy enaltecido sobre todos los dioses.

Gaavah   (3/19)

  • (Deuteronomio 33:26) 26 “¡No hay como el Dios de Jesurún! El cabalga sobre los cielos en tu ayuda, y sobre las nubes en su majestad .
  • (Salmos 68:34) 34 ¡Reconoced el poderío de Dios! Sobre Israel sea su magnificencia, y su poder en los cielos.
  • (Isaías 13:3) 3 Yo he dado órdenes a mis consagrados; asimismo, he llamado a mis valientes, a los que se regocijan en mi triunfo, para que ejecuten mi ira. “

Gaon   (8/49)

  • (Éxodo 15:7) 7 Con la grandeza de tu poder has destruido a los que se opusieron a ti; desataste tu furor, y los consumió como a hojarasca.
  • (Job 37:4) 4 Después de él ruge el trueno; truena con su majestuosa voz. Cuando se oye su sonido, él no lo detiene.
  • (Job 40:10) 10 Adórnate, pues, de majestad y alteza; vístete de gloria y esplendor.
  • (Isaías 2:10) 10 Métete en la roca; escóndete en el polvo ante la temible presencia de Yaveh y ante el esplendor de su majestad .
  • (Isaías 2:19) 19 Los hombres se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, a causa de la temible presencia de Yaveh y del esplendor de su majestad, cuando se levante para hacer temblar la tierra.
  • (Isaías 2:21) 21 a fin de meterse en las grietas de las rocas y en las hendiduras de las peñas, a causa de la temible presencia de Yaveh y del esplendor de su majestad, cuando Yaveh se levante para hacer temblar la tierra.
  • (Isaías 24:14) 14 Estos alzan su voz y cantan gozosos; a la majestad de Yaveh aclaman desde el occidente.
  • (Miqueas 5:4) 4 El se levantará y los apacentará con el poder de Yaveh, con la grandeza del nombre de Yaveh su Dios, y se establecerán, porque entonces será engrandecido hasta los fines de la tierra.

Geuth   (3/8)

  • (Salmos 93:1) 1 ¡Yaveh reina! Se ha vestido de magnificencia . Yaveh se ha vestido de poder y se ha ceñido. También afirmó el mundo, y no se moverá.
  • (Isaías 12:5) 5 ¡Cantad salmos a Yaveh, porque ha hecho cosas magníficas! Sea esto conocido en toda la tierra.
  • (Isaías 26:10) 10 Aunque se le tenga piedad al impío, no aprende justicia; en tierra de rectitud hace iniquidad y no considera la majestad de Yaveh.

Epouranios   (1/8)

  • (S. Mateo 18:35) 35 Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.

Hupsoo   (2/20)

  • (Hechos de los Apóstoles 2:33) 33 Así que, exaltado por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.
  • (Hechos de los Apóstoles 5:31) 31 A éste, lo ha enaltecido Dios con su diestra como Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.

Ouranios   (4/6)

  • (S. Mateo 6:14) 14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros.
  • (S. Mateo 6:26) 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?
  • (S. Mateo 6:32) 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre celestail sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
  • (S. Mateo 15:13) 13 Pero él respondió y dijo: –Toda planta que no plantó mi Padre celestial será desarraigada.

Megaleiotes   (1/3)

  • (2 de S. Pedro 1:16) 16 Porque os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no siguiendo fábulas artificiosas, sino porque fuimos testigos oculares de su majestad.

Megalosune   (3/3)

  • (A los Hebreos 1:3) 3 El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder. Y cuando había hecho la purificación de nuestros pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.
  • (A los Hebreos 8:1) 1 En resumen, lo que venimos diciendo es esto: Tenemos tal sumo sacerdote que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,
  • (S. Judas 1:25) 25 al único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad desde antes de todos los siglos, ahora y por todos los siglos. Amén.

Time   (8/43)

  • (1 a Timoteo 1:17) 17 Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único Dios, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
  • (A los Hebreos 2:7) 7 Le has hecho por poco tiempo menor que los ángeles; le coronaste de gloria y de honra;
  • (Apocalipsis 4:11) 11 “Digno eres tú, oh Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas.”
  • (Apocalipsis 5:12) 12 Y decían a gran voz: “Digno es el Cordero, que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.”
  • (Apocalipsis 5:13) 13 Y oí a toda criatura que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, diciendo: “Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la bendición y la honra y la gloria y el poder por los siglos de los siglos.”
  • (Apocalipsis 7:12) 12 “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. ¡Amén!”
  • (Apocalipsis 19:1) 1 Después de estas cosas, oí como la gran voz de una enorme multitud en el cielo, que decía: “¡Aleluya! La salvación y la honra y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios.

La recuperación de la Majestad de Dios en la Salvación

Algo que Charles Finney creía que sabía bien era acerca de la majestad de Dios. Después de todo, el dios de Finney era “el gobernador moral”, un adherente severo de los estándares absolutos divinos que exigía obediencia absoluta de todas sus criaturas.

La gloriosa majestad de Dios se ve más claramente en su gracia extraordinaria. Él es un juez – y un juez perfectamente justo cuyos estándares son increíblemente puros. Sin embargo, no es un tirano distante enviando rayos al azar sobre la tierra. Es más bien un verdadero rey, aquel que gobierna y defiende a su pueblo, defensa  extendida a la salvación de su Pueblo, incluso cuando la salvación que significó la muerte dolorosa y vergonzosa de su propio Hijo.

En ninguna parte de toda la creación es la verdadera majestad de Dios más evidente que en su superintendencia del gran plan de salvación! pueblo cristiano debe mucho respeto hacia el evangelio como la mayor revelación de la grandeza de Dios.

Para citar uno de los más conocidos predicadores arminianos anteriores de Finney:

“Es todo el misterio! El inmortal muere, ¿quién puede explorar su extraño diseño?”

A lo largo de la historia los que han conocido el gran misterio del evangelio tiene que manejarse con un sentido de temor reverente – a sabiendas de que ellos hablan de las verdades demasiado maravilloso para la lengua humana.

Charles Finney no sabía nada de ese temor. Sus campañas fueron un espectáculo, su metodología de ajuste era para acompañar a una doctrina que carecía por completo de las maravillas de la gracia de Dios.

Cuando el verdadero evangelio de la gracia se unió junto con la metodología de circo de Charles Finney, algo estaba seguro de que se iba a perder. Tal vez la iglesia conserva el contorno desnudo de la verdad del evangelio, pero la rica textura de temor y reverencia ante el majestuoso Dios de la salvación se pierde inevitablemente.

Es por eso que ahora se esfuerzan los predicadores a superar a los comediantes. Es por eso que los servicios de adoración se han convertido en conciertos indiscernibles. Por eso aplaudo las congregaciones como las audiencias cuando se vean satisfechas de entretenimiento – y por qué a su vez en otros lugares cuando no lo son.

Es por eso que en el tiempo un hombre de talento cómico realmente podría llegar a la prominencia en los púlpitos de América con bromas sobre su propia etnia. Es por eso que él pensó que sería conveniente empezar a hacer chistes sobre otros grupos étnicos, y es por eso que no sólo las iglesias tuvo el descaro de que pueda en sus púlpitos, pero fue tan lejos como para reírse de él! Es inimaginable que alguien hubiera intentado tal cosa antes de Finney. Cualquier persona que no podría haber sido arrestado, y no sólo en Nueva Inglaterra. Todos los cristianos de todas las tendencias se habría horrorizado ante la falta de reverencia al manipular las verdades de nuestra magnífica, salvadora de Dios.

Charles Finney, quien no tenía un sólido conocimiento teológico de Dios, para engendrar una cultura de la iglesia de irreverencia. Tomó las generaciones de cristianos mal informados para permitir que la irreverencia a arrastrarse en iglesias verdaderas. La única respuesta es el pueblo de Dios a reflexionar en serio el mensaje de la salvación.

¿Has contemplado lo que significa que Cristo murió por los pecados? ¿Su corazón rato libre para pensar que sus pecados hizo su sacrificio necesario? ¿Hay días, sin importar cuánto tiempo ha sido un cristiano, cuando se piensa en el mensaje del evangelio y el eco las palabras de Wesley:

“¿Cómo puede ser que Tú, mi Dios debieras, morir por mí? ”

¿Tienes tiempo para sentarse en serio entre el pueblo de Dios y se preguntan estas cosas juntos? ¿Tiene un reverente silencio te ha pasado en la presencia de la palabra sagrada de Dios?

Si, como yo, usted tiene el gran honor de predicar este evangelio, ¿cómo la majestad de Dios, informe a su ministerio del púlpito? ¿Trabaja usted en un frenesí de comedia con el fin de cautivar a sus oyentes, o es usted mismo cautivado por una mayor verdad? ¿Es su hombre interior transfigurada por temor ante un Dios santo? ¿Buscas a pesar de sus inclinaciones pecaminosas propia para comunicar que la reverencia hacia Dios cuando usted maneja su verdad ante su pueblo? En resumen, es su predicación se caracteriza por la irreverencia crasa de Finney o por un sentido piadoso de humilde asombro ante el trono de un gran rey?

Dios le dijo a Moisés cuando le pidió ver su rostro

  • “No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.” (Éx. 33:20)

Hoy, muchos tratan a Dios como a un buen colega cósmico.

El pastor Gordon MacDonald escribe:

«Los pecados más graves que he cometido se dieron en un momento en el que brevemente suspendí mi reverencia a Dios… silenciosa (y locamente) concluí que a Dios no Le importaba y que lo más probable es que no intervendría si yo me arriesgase a violar alguno de Sus mandamientos».

MacDonald dice que su propio amor por Dios se ha alejado de un modelo sentimental que jamás le satisfizo, acercándose hacia un modelo más como de padre/hijo. Está aprendiendo a reverenciar, obedecer y agradecer a Dios; a expresar el pesar apropiado por el pecado; a buscar la quietud en la que pueda escuchar el susurro de Dios. Busca una relación con Dios que vaya acorde con la profunda diferencia entre ambas partes.

CONOCIENDO LA MAJESTAD DE DIOS

Isaías,  el   Profeta    del   Siglo  VII   antes    de   Cristo,   tuvo   la Visión  de   la   Majestad   de    Dios,   que   transformó   su   vida. Jamás.   Isaías,  volvió   a   ser  el  mismo,  después  de  esa  Visión de  la  Majestad de Dios.
Si miramos cuidadosamente, esa  Visión  de  la Majestad  de  Dios, que tuvo Isaías, notaremos  que esta Majestad, está enmarcada en estas dos palabras:  amor y sacrificio.

El amor y el sacrificio. En Isaías 6: 1-3 dice:

  • “En el  año que murió  el  rey Uzías,  ví  yo  al  Señor sentado sobre un  trono   alto  y  sublime,  y   sus  faldas  llenaban  el  templo. Por  encima  de   él,  había  Serafines;  cada   uno  tenía   seis   alas; con   dos   cubría  su   rostro,  con   dos  cubrían   sus   pies,  y  con dos   volaban.  Y  el   uno   al  otro   daba   voces,  diciendo,  Santo, Santo,  Santo,   Jehová  de  los  ejércitos,  toda   la  tierra  está  llena de su gloria.”

Ustedes,   notarán    que    los   serafines,    esos   ángeles,   o   seres ángelicales,  que  sirven  en  el  Trono  de  Dios, están  ministrando, ante  la  Presencia  de  Dios.

Como hijos de Dios, podemos «acercarnos, pues, confiadamente al trono de la gracia» (Hebreos 4:16). Pero seamos siempre conscientes de la inestimable majestad de nuestro Padre.

Respetemos y reverenciemos la Majestad, la Gloria y la Santidad de Dios.

Fuente bibliografica consultada

Dios es música (libros)

Dios es música (libros)

Toda la historia de la salvación del hombre; la belleza de la Creación; la admirable obra de la redención y la acción santificadora del Espíritu Santo en los tiempos que corren para la evangelización, es una grandiosa sinfonía comprendida y desarrollada como una sinfonía trinitaria de la historia de la liberación humana.

Análisis Digital,14/07/10 – Este corpus trata de describir cómo la música muestra una historia de absolución y cómo se convierte en un camino de encuentro con Dios y nos aleja de los típicos prejuicios. Por ejemplo, la autora descubre en la Novena sinfonía de Beethoven un cántico ascético y divino en el que se puede vislumbrar la historia del Amor creador y redentor del Todopoderoso.
Según Márquez “la música demuestra una presencia espiritual enorme y provoca la necesidad imperiosa de darla a conocer”. Asimismo, pretende argüir que el libro tiene un objetivo final: que el lector comprenda la grandeza de lo que hay detrás de la inspiración musical; y por eso su autora resalta que “la música tiene un núcleo trascendente que no hay que perder de vista, ya que es justamente lo que ha dado vida a las grandes composiciones”.
De hecho, gracias a ella podemos plantearnos una percepción creyente e interpretación coherente de la historia de la manumisión, desde el arte de la música. Una forma de hacer inteligible esa historia de amor de Dios con respecto al hombre, desde unas claves distintas a las que nos tiene acostumbrados la literatura teológica.
La idea del libro es pues, ayudar al lector, mientras se escucha el CD incorporado, para que pueda imaginar y contemplar el mundo como un gran auditorio, donde precisamente Dios es el gran compositor, Jesucristo su mayor intérprete o solista, y donde, al mismo tiempo, interviene la humanidad entera a modo de coro y orquesta.
La lectura sirve pues, para descubrir a Dios como autor de todo, pero, además, nos puede ayudar a reconocer su mano providente en los detalles más insignificantes de la vida cotidiana; y las ilustraciones de “la pintora de la luz”, Isabel Guerra, realzan la belleza de esta idea tan sugerente, con citas como: “el hombre desafina”, “Dios da de nuevo tono”… (citas de la Escritura que no son del todo textuales).
Sergio Alguacil
Autor:………Pilar Márquez
Editorial:…..Promoción Popular Cristiana
fuente: Análisis digital

http://www.eltestigofiel.org/informacion/noticias.php?idn=6848

Crean software para bloquear a Dios

Niña porta en su brazo el logo del software.

Un sitio estadounidense ha creado un software especial que permite bloquear toda palabra “religiosa” en la computadora, el creador del software ha iniciado una campaña para que las familias “mantengan a sus hijos alejados de la enfermedad religiosa”, bajo el lema “Protege a tus niños”.

En la presentación del software la compañía expresa lo siguiente:

El software ha sido diseñado con un filtro, que bloquea todo el contenido religioso. Esta dirigido a padres y escuelas que deseen proteger a sus hijos de la menuda violencia, sexual y psicológica que son seriamente dañinos en muchos textos sagrados, y para que no sean doctrinados bajo ninguna religión, hasta que lleguen a una edad para tomar tales decisiones. Cuando instale el software correctamente, tendrá los resultados inmediatos.

Cada página que sus hijos visiten, se cargara el software en busca de pasajes de los textos sagrados, nombres de figuras religiosas, y otras propagandas religiosas. Si no encuentra ninguno, entonces el software permitirá navegar libremente a sus hijos.

En el siglo pasado, los Estados Unidos han visto un resurgimiento de la religión fundamentalista. Los evangélicos fundamentalistas, los bautistas, judíos y musulmanes, han entorpecido el progreso de la ciencia, los derechos humanos, derechos civiles, y el de proteger nuestro medio ambiente.

La mayoría de la gente profundamente religiosa nace en su religión, pero incluso los niños crecidos en un hogar secular son vulnerables a los contenidos en la Web. Es por ello que hemos producido este software, que es un filtro para bloquear todo contenido religioso.

Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación. Jeremías 10:10.


Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien. 2Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido Que buscara a Dios.
Salmos 14:1-2.


¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Hebreos 9:14.

http://www.laultimageneracion.com/2010/07/crean-software-para-bloquear-dios.html

Anteriores Entradas antiguas