Reseña: Fundamentalismo y la cultura americana

Reseña: Fundamentalismo y la cultura americana

To read this review in English click here

Fundamentalism and American Culture, George M. Marsden, 2da edición, Oxford: Oxford University Press, 2006.

Desde su publicación en 1980 esta publicación ha sido la guía definitiva para entender el surgimiento del fundamentalismo en los Estados Unidos. Es un tema relevante para las iglesias latinoamericanas, porque muestra las raíces de muchas misiones y misioneros que se encuentran en América Latina.

Hoy hay confusión sobre el término fundamentalismo. Frecuentemente se usó en un sentido perjudicial, hablando de fanatismo o extremismo religioso al tipo de los fundamentalistas islámicas. Entonces un libro que provee un entendimiento mejor del término es bienvenido.

Por medio de la perspectiva cristiana la palabra fundamentalismo tiene su origen principalmente en 12 pequeños libros llamado The Fundamentals (Los Fundamentales), publicados en 1910-15. Sus propósitos eran contrarrestar el liberalismo teológico de su época. Sesenta y cuatro académicos y predicadores de los Estados Unidos y del Reino Unido colaboraron con el patrocinio de comerciantes cristianos; se publicaron aproximadamente 3 millones de ejemplares. The Fundamentals incluyeron artículos sobre la infalibilidad de la Biblia, el nacimiento virginal de Cristo y la creación. La batalla contra el teológico liberalismo y en la crítica bíblica ha seguido en las denominaciones principales y sigue hoy, aunque el liberalismo está incluido dentro del rango del modernismo y posmodernismo. Marsden dice que el concepto de fundamentalismo es en primera instancia una respuesta a la doctrina falsa

Pero el autor explica como el fundamentalismo ha cambiado. La mayoría de su libro trata del inicio y establecimiento del movimiento en la época 1870-1925. En esta segunda edición del libro Marsden incluye los tiempos hasta 1980.

Las primeras tres secciones del libro muestran el inicio de fundamentalismo en el período 1870-1917 y el impacto de la Primera Guerra Mundial, y después su efecto en el Juicio de Scopes sobre creación-evolución, y los debates en las denominaciones protestantes. Marsden menciona las contribuciones del evangelista D.L. Moody, de los teólogos B.B.Warfield, Charles Hodge y J. Gresham Machen y los movimientos de santidad y dispensacionalismo. En la última sección del libro se encuentra los cambios en el movimiento evangélico y la popularidad de la Mayoría Moral, el aborto y la derecha Cristiana en la arena política Estadounidense.

Lastimosamente la obra no incluye el movimiento postevangélico ni el crecimiento global de fundamentalismo. Por esa razón para lectores que poseen la primera edición, es dudable si vale la pena para comprar la segunda.

David E. C. Ford

Profesor del Nuevo Testamento, Fundación Universitaria Seminario Bíblico de Colombia, Medellín, Colombia

Se debe respetar la autoría de los trabajos presentados en esta página Web por lo que su uso debe ser debidamente citado

Todos los derechos © Recursos Teológicos

http://www.recursosteologicos.org/Documents/fundamentalismo_es.htm

Dispensacionalismo

Dispensacionalismo

  • DISPENSACION DE LA INOCENCIA
  • DISPENSACION DE LA CONCIENCIA
  • DISPENSACION DEL GOBIERNO HUMANO
  • DISPENSACION DE LA PROMESA
  • LA DISPENSACION DE LA LEY
  • DISPENSACION DE LA GRACIA
  • DISPENSACION DEL REINO
  • Dispensacionalismo

Posted: 25 Dec 2009 01:05 AM PST

EL SIGNIFICADO DE LAS DISPENSACIONES

En el estudio de las Escrituras es importante entender que la revelación escritural se divide en períodos bien definidos. Estos están claramente separados, y reconocer estas divisiones y sus propósitos divinos constituye uno de los factores más importantes en la verdadera interpretación de las Escrituras. Estas divisiones se conocen como «dispensaciones», y en períodos de tiempo sucesivos se pueden observar diferentes dispensaciones.
Una dispensación puede definirse como una etapa en la revelación progresiva de Dios y constituye una administración o regla de vida distinta. Aunque el concepto de una dispensación y de una época en la Biblia no es precisamente la misma, es obvio que cada período tiene su dispensación. Las épocas se mencionan a menudo en la Biblia (Ef. 2: 7; 3:5, 9; He. 1:2). La Biblia también hace distinción de épocas (Jn. 1:17; cf. Mt. 5:21-22; 2 Co. 3:11; He. 7:11-12).
Es probable que el reconocimiento de las dispensaciones arroje más luz sobre el mensaje total de las Escrituras que ningún otro aspecto del estudio bíblico. Muy a menudo sucede que el hecho de tener un claro entendimiento de las, dispensaciones y de los propósitos que Dios ha revelado en ellas ha llegado a ser el principio de un valioso conocimiento de las Escrituras y de un interés personal en la Biblia misma. La relación del hombre con su Creador no es la misma en todas las edades. Ha sido necesario someter al hombre caído a ciertas pruebas. Esto es en parte el propósito de Dios a través de las edades, y el resultado de las pruebas afrontadas por el hombre ha sido en cada caso una incuestionable demostración tanto de la pecaminosidad como del absoluto fracaso espiritual y moral del género humano. Y en el día final toda boca se cerrará, porque a través de muchos siglos de experiencia se habrá comprobado la maldad o insensatez de todos los pensamientos del corazón del hombre.
Cada dispensación comienza, por lo tanto, con el hombre divinamente establecido en una nueva posición de privilegio y responsabilidad, y termina con el fracaso humano que trae como consecuencia la manifestación del justo juicio de Dios. Si bien es cierto que existen algunos hechos, tales como el carácter santo de Dios, que permanecen invariables para siempre y que de consiguiente son los mismos en cada edad, haya la vez diferentes instrucciones y responsabilidades que se limitan en cuanto a su aplicación a determinado. período.
En relación con todo esto el estudiante de la Biblia debe reconocer la diferencia entre aplicación primaria y aplicación secundaria de la Palabra de Dios. Solamente aquellas porciones de las Escrituras que son destinadas directamente para el hijo de Dios en este tiempo de gracia deben ser objeto de una aplicación primaria o personal al cristiano. Se demanda que dichas instrucciones reciban detallado cumplimiento. Cuando se trata de aplicación secundaria debe observarse que, mientras es cierto que pueden extraerse lecciones espirituales de cada porción bíblica, esto no significa que el cristiano esté en la obligación ante Dios de cumplir aquellos principios que fueron la expresión de la voluntad divina para la gente de otras dispensaciones. El hijo de Dios en el actual período de gracia no está en la misma situación de Adán o de Abraham, o de los israelitas en el tiempo de la Ley; ni es llamado tampoco a seguir aquella manera peculiar de vida que según las Escrituras se demandará de los hombres cuando el Rey haya regresado a establecer su reino terrenal.
Siendo que el hijo de Dios depende completamente de la instrucción contenida en las páginas de la Biblia para dirigir sus pasos en la vida diaria, y siendo que los principos revelados en las diferentes dispensaciones son tan diversos y a veces tan contradictorios, es de gran importancia para él reconocer las porciones bíblicas que se aplican directamente a su propio caso, si es que va a vivir de acuerdo a la voluntad divina y para la gloria de Dios. En la consideración del testimonio total de la Biblia, es casi tan importante para el creyente que desea hacer la voluntad divina conocer lo que no le concierne directamente como aquello que tiene directa referencia a él. Es obvio que, aparte del conocimiento de la verdad dispensacional, el creyente no podrá adaptarse inteligentemente al presente propósito de Dios en el mundo. Sólo ese conocimiento le salvará de caer en aquella sujeción a la ley que caracterizó a la dispensación pasada o de querer llevar a cabo en la actualidad el programa de transformación mundial perteneciente a la dispensación por venir.
Debido a la imperfección de las traducciones, algunas verdades importantes se hallan ocultas para el que lee solamente el texto corriente de la Biblia. Por ejemplo, la palabra griega aion, que significa una «edad» o dispensación, se traduce «mundo» en unas cuarenta ocasiones. Por ejemplo, cuando se dice en Mateo 28:20 «hasta el fin del mundo», la referencia no es al fin del mundo material, lo que a su debido tiempo tomará lugar (2 P. 3:7; Ap. 20:11; Is. 66:22), sino más bien al fin de esta edad. El fin del mundo no se acerca, sino el fin de la presente edad. Según las Escrituras hay en todo siete grandes dispensaciones, y es evidente que nosotros estamos viviendo cerca del fin de la sexta de ellas. La edad del reino milenial (Ap. 20:4, 6) está todavía por venir.
Una dispensación se caracteriza más o menos por las nuevas responsabilidades que Dios le señala al hombre al principio de ella y por los juicios divinos con que la misma termina. Las siete dispensaciones son las siguientes: 1) Inocencia, 2) conciencia, 3) gobierno, 4) promesa, 5) ley, 6) gracia, 7) reino milenial.
Al estudiar las dispensaciones hay ciertos principios esenciales para entender esta enseñanza. El dispensacionalismo se deriva de una interpretación normal o literal de la Biblia. Es imposible interpretar la Biblia en su sentido normal y literal sin darse cuenta de que hay diferentes eras y diferentes dispensaciones. Un segundo principio es el de la revelación progresiva, esto es, el hecho reconocido por prácticamente todos los estudiantes de la Escritura de que la revelación es dada en etapas. Tercero, todos los expositores de la Biblia necesitarán reconocer que una revelación posterior en cierto grado sustituye a una revelación primaria con un cambio resultante en reglas de vida en las cuales pueden cambiarse o modificarse y añadirse nuevos requisitos. Por ejemplo, mientras que Dios mandó a Moisés a matar un hombre por cortar leña en un sábado (Nm. 15:32-36), ninguno aplicaría este mandamiento hoy porque vivimos en una dispensación diferente. Aunque se distinguen frecuentemente siete dispensaciones en la Escritura, tres son más importantes que las otras; ellas son: la dispensación de la ley, gobernando a Israel en el Antiguo Testamento desde el tiempo de Moisés; la dispensación de la gracia, la era presente; y la futura dispensación del reino milenial.

Las 7 Dipensaciones:

1. DISPENSACION DE LA INOCENCIA
2. DISPENSACION DE LA CONCIENCIA
3. DISPENSACION DEL GOBIERNO HUMANO
4. DISPENSACION DE LA PROMESA
5. LA DISPENSACION DE LA LEY
6. DISPENSACION DE LA GRACIA
7. DISPENSACION DEL REINO

DISPENSACION DE LA INOCENCIA

ERA DE LIBERTAD

Esta dispensación comenzó con la creación del hombre (Gn. 1:26-27) y continúa hasta Génesis 3:6. En esta dispensación al hombre le fue dada la responsabilidad humana de ser fructífero, dominar la tierra, tener dominio sobre los animales, usar los vegetales para comer y cuidar del huerto del Edén (Gn. 1:28-29; 2:15). Sin embargo, fue dada una prohibición; se instruyó al hombre para que no comiese del árbol del conocimiento del bien y del mal (Gn. 2:17). Aunque al hombre se le concedió un estado bendito, un cuerpo, mente y naturaleza perfectos, y todo lo necesario para disfrutar de la vida, Eva sucumbió ante la tentación y comió el fruto prohibido y Adán se unió a ella en su acto de desobediencia (Gn. 3:1-6). Como resultado vino el juicio divino, la muerte espiritual, el conocimiento del pecado, el miedo hacia Dios y la pérdida del compañerismo.
Aun en estas circunstancias Dios introdujo el principio de la gracia con una promesa del Redentor (Gn. 3: 15) y proveyó túnicas de pieles, típica provisión de la redención (Gn. 3:21).
Ellos fueron expulsados fuera del huerto, pero se les permitió vivir sus vidas naturalmente (Gn. 3:23-24) y con el juicio de Dios sobre ellos comenzó una nueva dispensación. En la dispensación de la inocencia Dios reveló la falla del hombre, le dio la promesa de un Redentor que vendría, reveló su soberanía en juzgar a sus criaturas e introdujo el principio de gracia.

DISPENSACION DE LA CONCIENCIA

ERA DE LA DETERMINACION HUMANA

Esta dispensación, que comienza en Génesis 3:7 y se extiende hasta Génesis 8: 19, trajo nuevas responsabilidades sobre el hombre, establecidas en el así llamado pacto con Adán y Eva. Se emitió una maldición sobre Satanás (Gn. 3:14-15), pero también cayó una maldición sobre Adán y Eva (Gn. 3: ) 16-19). Aunque no se revela un código detallado de moral dado al hombre en este tiempo, se le exigió que viviera de acuerdo a su conciencia y guardando el conocimiento de Dios a medida que le fuera dado. Sin embargo, bajo la conciencia, el hombre continuó fallando tanto como lo había hecho siempre. La conciencia podía convencer, pero no traería victoria (Jn. 8:9; Ro. 2:15; 1 Co. 8:7; 1 Ti. 4:2). Los hijos de Adán tenían su naturaleza pecaminosa manifestada en el hecho de rehusarse a traer un sacrificio de sangre (Gn. 4:7) y el asesinato de Abel por Caín (Gn. 4:8). La civilización resultante de Caín fue pecadora (Gn. 4:16-24), y la muerte física se convirtió en algo común (Gn. 5:5-31). La maldad del corazón humano alcanzó a tal estado que otra vez el juicio fue necesario (Gn. 6:5, 11-13). El juicio se manifestó sobre Caín (Gn. 4:10-15), y en la Humanidad en general en la muerte (Gn. 5). Finalmente Dios tuvo que traer el diluvio universal sobre la tierra (Gn. 7: 21-24).
Sin embargo, en este período también fue manifestada la gracia divina, puesto que algunos fueron salvos, como Enoc (Gn. 5:24), y la familia de Noé fue salva por el Arca (Gn. 6: 8-10; He. 11:7). La dispensación terminó con el diluvio en el cual solamente la familia de Noé fue salvada.
El propósito de Dios en esta dispensación fue el de demostrar nuevamente la caída del hombre bajo la nueva situación en la cual éste se desempeñaba bajo su conciencia. Sin embargo, en este período Dios preservó la línea del futuro Redentor, demostrando su soberanía en juzgar al mundo por medio del diluvio y manifestando su gracia a Noé y su familia.

DISPENSACION DEL GOBIERNO HUMANO

PACTO CON NOE

Esta dispensación cubre el período desde Génesis 8:20 a 11:9. A Noé Dios le dio un pacto incondicional (Gn. 8:20-9:17), en el cual El prometió que no habría más destrucción por diluvio (Gn. 8:21; 9:11). Dios prometió que las estaciones en el curso de la naturaleza no cambiarían (Gn. 8:22) y le dio nuevamente al hombre el mandamiento de multiplicarse (Gn. 9:1) y de continuar su dominio sobre los animales (Gn. 9: 2); el comer carne era permitido ahora, aunque la sangre estaba prohibida (Gn. 9:4). Lo más importante fue el establecimiento de la esencia del gobierno, en el cual se le dio al hombre el derecho de matar a los asesinos (Gn. 9:5-6).
En este pacto, así como en los otros, hay fracaso humano, como lo indica la embriaguez de Noé (Gn. 9:1) y la irreverencia de Cam (Gn. 9: 22). Es un período de deterioro moral y religioso (Gn. 11:1-4). El gobierno humano, como la conciencia, fracasaron en reprimir el pecado del hombre, y el resultado fue la torre de Babel (Gn. 11:4). El juicio de Dios fue confundir su lengua (Gn. 11:5-7), y la civilización humana fue dispersada (Gn. 11:8-9).
En este período, sin embargo, la gracia fue evidente en cómo el remanente de Dios fue preservado y en la selección de Abraham (Gn. 11:10 – 12:3). También fue preservada la simiente de la mujer y Dios fue manifestado en forma soberana. La dispensación finalizó con el juicio de la Torre de Babel y los preparativos para la próxima dispensación. Es importante notar que ambos -la conciencia y el gobierno humano- continúan en dispensaciones posteriores.
Sólo Abraham y su simiente entran bajo la dispensación de la promesa. En general, la dispensación del gobierno humano reveló el fracaso del hombre bajo esta nueva regla de vida, el juicio selectivo de Dios, y se continuó manifestando la gracia divina.

DISPENSACION DE LA PROMESA

PACTO CON ABRAHAM

Este pacto, que comienza en Génesis 11: 10, se extiende hasta Éxodo 19:2. En él la responsabilidad humana fue dada en la forma de confiar en las promesas de Dios reveladas a Abraham. El contenido de su revelación divina incluía la promesa a Abraham (Gn. 12:1-2; 13:16; 15:5; 17:6); la promesa a Israel, la simiente de Abraham, de la que saldría una gran nación y el canal para el cumplimiento de la promesa de Dios (Gn. 12:2-3; 13:16; 15:5,18-21; 17:7-8; 28:13-14; Jos. 1:2-4); y una promesa de bendición a toda la tierra a través de Abraham (Gn. 12:3), El principio fue también establecido de manera que Dios bendijera a aquellos que bendijeran a Abraham y maldijera a aquellos que maldijeran la simiente de Abraham.
El pacto abrahámico es uno de los pactos importantes de la Biblia e incluye la provisión de que Israel sería una nación para siempre, tendría el título de su tierra para siempre, sería bendecida en cosas espirituales, estaría bajo la protección divina y tendría el signo especial de la circuncisión (Gn. 17:13-14).
El pacto era a la vez de gracia en principios e incondicional, por cuanto no dependía de la fidelidad humana, sino en la fidelidad de Dios. Solamente cumplidas parcialmente en el tiempo en que vivió Abraham, las bendiciones y promesas del pacto abrahámico continúan en su cumplimiento hacia el fin de la historia humana. Algunas de las bendiciones inmediatas del pacto para alguna generación particular estaban condicionadas a la obediencia, pero el pacto en sí era declarado como un pacto eterno (Gn. 17:7, 13, 19 1 Cr. 16: 16-17; Sal. 105: 10). El pacto con Abraham fue dirigido primeramente a Abraham y sus descendientes hasta donde estaba comprometida la responsabilidad dispensacional. El mundo como un todo continuaba bajo el gobierno humano y la conciencia como su responsabilidad primaria.
Bajo el pacto abrahámico, sin embargo, había un constante patrón de fracaso, el cual fue manifestado en la demora de ir a la Tierra Prometida (Gn. 11:31); en Abraham al ser el padre de Ismael (Gn. 16:1-16); y en descender a Egipto (Gn. 12:10 – 13:1). Es evidente, sin embargo, que Abraham creció en fe y en gracia y finalmente tenía la voluntad de sacrificar aun a su hijo Isaac en obediencia a Dios (Gn. 22). Siguiendo a Abraham, Isaac fracasó viviendo tan cerca de Egipto como era posible sin violar el mandamiento de Dios . (Gn. 26:6-16). De la misma manera, Jacob falló en no creer en la promesa hecha a su madre cuando él nació (Gn. 25:23; J 28:13-15, 20); él fue culpable de mentira, engaño y de regatear (Gn. 27:1-29), y eventualmente se movió fuera de la tierra hacia Egipto para evitar el hambre (Gn. 46:1-4).
En Egipto, Israel también le falló a Dios en sus quejas y falta de fe (Ex. 2:23; 4:1-.10; 5:21; 14:10-12; 15:24), en su deseo de volver a Egipto (Ex. 14:11-12) y en su constante murmuración (Ex. 15:24; 16:2; Nm. 14:2; 16:11, 41; Jos. 9:18). Su fracaso es evidente tanto en el momento en que fue dada la ley como posteriormente en su falla en cuanto a confiar en las promesas de Dios en Cades Barnea (Nm. 14). El fracaso bajo el período cuando la promesa abrahámica era especialmente su responsabilidad resultó en la pérdida temporal de la tierra, su esclavitud en Egipto, y en su viaje errante por el desierto antes de entrar en la tierra. Su fracaso estableció la etapa para la promulgación de la ley mosaica. En la dispensación de la promesa había mucha gracia divina ilustrada en el constante cuidado de Dios por su pueblo, su liberación de Egipto y la institución de la fiesta de la Pascua. La dispensación de la promesa termina en el momento en que fue dada la ley (Ex. 19), pero finaliza sólo en el sentido de ser el principio o prueba principal de responsabilidad. La dispensación de la promesa continúa hacia el fin de la historia, y muchas de sus promesas están aún en vigencia como un objeto de fe y esperanza. Las promesas hechas a Abraham son la base para las dispensaciones posteriores de la gracia y del reino. Hasta cierto punto las promesas nunca acaban y son cumplidas en un estado eterno. La dispensación de la promesa estableció claramente el principio de la soberanía divina, proveyó un canal de revelación divina especial para la nación de Israel, continuó la provisión de la redención y bendición divinas, reveló la gracia de Dios y prometió un testimonio para el mundo. Como las otras dispensaciones, sin embargo terminó en fracaso en lo que se refiere a la conformidad con la voluntad de Dios y preparó el terreno para la introducción de la ley como un ayo para traer a los creyentes a Cristo (Gá. 3:24).

LA DISPENSACION DE LA LEY

La dispensación de la ley comienza en Exodo 19:3 y se extiende a través de todo el período hasta el día de Pentecostés en Hechos 2, aunque la ley finalizó en un sentido en la cruz. Ciertas porciones como el evangelio de Juan y algunos pasajes selectos en los otros evangelios anticiparon, sin embargo, la era presente de la gracia.

La ley mosaica fue dirigida solamente a Israel, y los gentiles no eran juzgados por sus normas. La ley contenía un detallado sistema de obras, incluidas tres principales divisiones: los mandamientos (la voluntad expresada de Dios, Ex. 20: 1-26); los juicios (la vida social y civil de Israel, Ex. 21: 1 – 24: 11); y las ordenanzas (la vida religiosa de Israel, Ex. 24: 12 – 31: 18). El sistema de sacrificios y del sacerdocio que fue incluido era tanto legal como de gracia. El gobierno en esta dispensación era una teocracia, un gobierno por medio de Dios a través de sus profetas, sacerdotes y (más tarde) reyes. El pacto mosaico fue también de carácter temporal, en vigencia sólo hasta que Cristo viniese (Gá. 3:24-25). La naturaleza de la dispensación era condicional, esto es, la bendición estaba condicionada a la obediencia.
Por primera vez en la historia la Escritura reveló un completo y detallado sistema religioso bajo la ley, proveyó el terreno para la limpieza y el perdón, la adoración, y oración, y ofreció una esperanza futura.
Bajo la ley hubo constante fracaso. Esto es evidente especialmente en el período de los jueces, pero siguió hasta después de la muerte de Salomón y la división del reino de Israel en dos reinos. Hubo períodos cuando la ley fue completamente olvidada e ignorada y la idolatría reinaba en forma suprema. El Nuevo Testamento continúa el registro de fracasos, que culmina en el rechazo y crucifixión de Cristo, quien en su vida guardó la ley en forma perfecta.
Fueron infringidos muchos juicios durante la dispensación de la ley como se describe en Deuteronomio 28:1 – 30:20. Los mayores juicios fueron el cautiverio bajo Asiria y Babilonia, de los cuales retornaron en el tiempo debido. Los juicios de Israel también vinieron después del término de la dispensación e incluyeron la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. y la dispersión mundial de Israel. La gran tribulación, otro tiempo de angustia para Jacob, está todavía por delante (Jer. 30:1-11; Dn. 12:1; Mt. 24:22).
Bajo la ley, sin embargo, también era administrada la gracia divina en aquel sistema de sacrificios que fue provisto como una vía de restauración para el pecaminoso Israel, y el Dios paciente se manifiesta en la provisión de profetas, jueces y reyes y en la preservación de la nación. En repetidas ocasiones el arrepentimiento de Israel fue aceptado por Dios, y a través de este período fue escrito el Antiguo Testamento. La bendición coronadora fue la venida de Cristo como el Mesías de Israel, a quien la nación entera rechazó.
En un sentido la dispensación de la ley terminó en la cruz (Ro. 10:4; 2 Co. 3:11-14; Gá. 3:19, 25). Pero en otro sentido no concluyó hasta el día de Pentecostés, cuando comenzó la dispensación de la gracia. Aunque la ley finalizó como una regla específica de vida, continúa siendo una revelación de la justicia de Dios y puede ser estudiada con provecho por los cristianos para determinar el carácter santo de Dios. Los principios morales que resaltan la ley continúan, puesto que Dios no cambia; pero los creyentes hoy día no están obligados a guardar los detalles de la ley, dado que la dispensación ha cambiado y la regla de vida dada a Israel no es la regla de vida para la iglesia. A pesar de ello, pueden hacerse varias aplicaciones de la ley, aunque una interpretación estricta sólo relaciona a la ley mosaica con Israel.
El propósito de la leyera proveer una regla justa de vida y traer el pecado a condenación. La experiencia de Israel bajo la ley demostró que la ley moral, cívica y religiosa no puede salvar o santificar. La ley nunca fue propuesta para proveer la salvación para el hombre, ya sea mientras estaba en vigencia o después, y por medio de su naturaleza era débil, por cuanto no podía justificar (Ro. 3:20; Gá. 2:16); no podía santificar o perfeccionar (He. 7: 18-19); estaba limitada en su vigencia y duración (Gá. 3:19); no podía regenerar
(Gá. 3:21-22), y sólo podía hacer manifiesto el pecado (Ro. 7: 5-9; 8:3; 1 Co. 15:56). La ley hizo posible que Dios demostrara que todos eran culpables y que toda boca calló (Ro. 3:19), e hizo evidente la necesidad de Cristo (Ro. 7:7-25; Gá.3:21-27).

DISPENSACION DE LA GRACIA

La dispensación de la gracia comienza justamente en Hechos 2 y continúa a través del Nuevo Testamento, culminando con el arrebatamiento de la iglesia. Algunas enseñanzas concernientes a la dispensación de la gracia fueron introducidas antes, como en Juan 13-17. Las Escrituras que se relacionan con esta dispensación se extienden desde Hechos 1 hasta Apocalipsis 3.

La dispensación de la gracia fue dirigida solamente a la iglesia, puesto que el mundo como un todo continúa bajo la conciencia y el gobierno humanos. En ella, la salvación se revela que es por la fe únicamente, lo cual fue siempre verdad, pero ahora se hace más evidente (Ro. 1:16; 3:22-28; 4:16; 5:15-19). Las altas normas de gracia elevan a esta dispensación por sobre todas las reglas de vida previas (Jn. 13:34-35; Ro. 12:1-2; Fil. 2:5; Col. 1:10-14; 3:1; 1 Ts. 5:23).
Sin embargo, bajo la gracia el fracaso fue también evidente, puesto que la gracia no produjo ni la aceptación universal de Cristo ni una iglesia triunfante. De hecho, la Escritura predijo que habría apostasía dentro de la iglesia profesante (1 Ti. 4:1-3; 2 Ti. 3:1-13; 2 P. 2-3; Jud.). Aunque Dios está cumpliendo sus propósitos en llamar a gentes para su nombre de entre los judíos y gentiles, la porción profesan te pero no salva de la iglesia dejada atrás en el arrebatamiento será juzgada en el período entre el arrebatamiento y la venida de Cristo para establecer su reino (Mt. 24:1-26; Ap. 6-19). La iglesia verdadera será juzgada en el cielo en el tribunal de Cristo (2 Co. 5:10-11).
En esta edad presente la gracia divina es especialmente evidente en la venida de Cristo (Jn. 1:17), en la salvación del creyente y en nuestra posición ante Dios (Ro. 3:24; 5:1-2, 15-21; Gá. 1:1 – 2:21; Ef. 2:4-10), y en la naturaleza de la gracia como una regla de vida (Gá. 3:1 – 5:26).
La dispensación de la gracia termina con el arrebatamiento de la iglesia, el cual será seguido por el juicio de la iglesia profesante (Ap. 17:16). La era de la gracia es una dispensación, diferente en lo que concierne a abarcar a creyentes judíos y gentiles. Por contraste, la ley de Israel era solamente para Israel, el gobierno humano era para el mundo entero, y la conciencia se extiende a toda la gente.
En la presente dispensación la ley mosaica está completamente cancelada en cuanto a su aplicación inmediata, pero continúa para testificar de la santidad de Dios y provee muchas lecciones espirituales para ser aplicadas. Aunque todas las dispensaciones contienen un elemento de gracia, la dispensación de la gracia es la suprema manifestación de ambas cosas, la totalidad de la salvación recibida y en cuanto a una regla de vida.

DISPENSACION DEL REINO

La dispensación del reino comienza con la segunda venida de Cristo (Mt. 24; Ap. 19) y es precedida por un período de tiempo en el cual se incluye la tribulación, el cual hasta cierto grado es un período transitorio. Las Escrituras que se aplican a ello son todos los pasajes del reino futuro, ya . sea en el Antiguo o Nuevo Testamento (siendo las principales Sal. 72; Is. 2:1-5; 9:6-7,11; Jer. 33:14-17; Dn. 2:44-45; 7:9-14, 18, 27; Os. 3:4-5;’ Zac. 14:9; Lc. 1:31-33; Ap. 19-20). En el reino, la responsabilidad humana será obedecer al rey, quien regirá con vara de hierro (Is. 11:3-5; Ap. 19:15). El reino será teocrático, esto es, una reglamentación de parte de Dios, y habrá un sistema renovado de sacrificios y sacerdocio (Is. 66:21-23; Ez. 40-48). Un rasgo excepcional de este período es que Satanás será atado y los demonios permanecerán inactivos (Ap. 20:1-3, 7). El reino, sin embargo, también será un período de fracaso (Is. 65:20; Zac. 14:16-19), y habrá rebelión al final del mismo (Ap. 20:7-9).

El juicio divino que sigue incluye la destrucción de los rebeldes por medio del fuego (Ap. 20:9) y la destrucción de la antigua tierra y cielo por fuego (2 P. 3: 7, 10-12).
En el reino milenial la gracia divina también se revela en el cumplimiento del nuevo pacto (Jer. 31:31-34), en cuanto a salvación (Is. 12), en prosperidad física y temporal (Is. 35), en abundancia de revelación (Jer. 31: 33-34), en perdón de pecado (Jer. 31:34) y en la recolección de Israel (Is. 11:11-12; Jer. 30:1-11; Ez. 39:25-29). El reino milenial termina con la destrucción de la tierra y cielo por fuego y es seguido por el estado eterno (Ap. 21-22).
La dispensación del reino difiere de todas las dispensaciones anteriores en que es la forma final de la prueba moral. Las ventajas de la dispensación incluyen un gobierno perfecto, la presencia inmediata y gloriosa de Cristo, el conocimiento universal de Dios y el término de los tiempos de salvación, y Satanás que permanece inactivo. En muchos puntos la dispensación del reino es suprema y trae a su consumación los tratos de Dios con el hombre. En las dispensaciones Dios ha demostrado cada significado posible de los tratos con el hombre. En cada dispensación el hombre fracasa y la gracia de Dios es suficiente.
En las dispensaciones se cumple el propósito de Dios de manifestar su gloria, en el mundo natural y en la historia humana. A través de la eternidad nadie podrá levantar la pregunta de si Dios podría haber dado al hombre otra oportunidad para alcanzar la salvación o la santidad por medio de su propia habilidad. Un conocimiento de las dispensaciones es, de acuerdo a ello, la clave para el entendimiento del propósito de Dios en la historia y el despliegue de la Escritura, la cual registra los tratos de Dios con el hombre y su revelación divina concerniente a sí mismo.

http://www.jesusdios.com/2009/12/dispensacionalismo.html?

¿Vencerán los fundamentalistas?

¿Vencerán los fundamentalistas?

Posted in Octubre 3rd, 2007

by admin in Temas teológicos

Este es el título que el pastor Harry Emerson Fosdick dio a uno de sus sermones el 21 de Mayo de 1922. En los años 1920s muchos norteamericanos llenaban las iglesias fundamentalistas. Al mismo tiempo muchos protestantes buscaban reconciliar la fe con la ciencia e intentaban tranquilizar las tendencias reaccionarias del fundamentalismo. Este sermón predicado en 1922 llamaba a los cristianos a formar una comunidad de mente abierta, intelectual y tolerante. A pesar de que dicho sermón le costó su puesto en la Primera Iglesia Presbiteriana de Nueva York, sus ideas y visión reflejaban la postura de una cierta minoría dentro del Cristianismo. A continuación entrego una traducción propia de este sermón para que sea analizada y cuestionada… Aún me sorprende que este sermón pudiera costar el puesto a alguien…

Cristianismo desinformado = Fundamentalismo

Cristianismo desinformado = Fundamentalismo

Posted in Mayo 5th, 2009

by Jos Angel Fernndez |Lupaprotestante

Hace un tiempo denuncié en estas páginas el hecho de que las librerías evangélicas en España hayan optado por ofrecer una versión partidista del evangelio, como si el Cristianismo consistiese únicamente en aceptar o rechazar la interpretación bíblica (basada en su forma personal de leer las Escrituras) que unos cuantos nos ofrecen. Si bien es verdad que cada cristiano es libre para sacar sus propias conclusiones de su lectura y estudio de la Biblia, tampoco deja de ser cierto que si los centros educativos cristianos (ya sean iglesias, seminarios o librerías) dejan de reflejar la amplia diversidad que existe en el panorama cristiano que nos rodea, acabarán forzando una forma de pensar unilateral en los cristianos quienes, a falta de una información adecuada, creerán que ciertos asuntos no pueden ser discutidos o cuestionados.

Aunque esta situación parece de ciencia-ficción, hay indicios de sobra que apuntan a que esto, de hecho, ya está ocurriendo. Pongamos, por ejemplo, que después de escuchar un programa de TV cristiana en el que se dice que la evolución es de Satanás y que la única opción válida para un cristiano verdadero es aceptar el creacionismo, una persona cristiana quiere ser informada adecuadamente acerca del debate entre la evolución y el creacionismo para sacar sus propias conclusiones. Interesada en escuchar todos los puntos de vista (como buena protestante), decide visitar la librería evangélica que tiene en la esquina de su portal y comprar un par de libros representativos que ofrezcan los diversos puntos de vista que existen hoy día dentro del Cristianismo respecto al tema. ¿Qué encontrará esta persona en la librería? La triste realidad es que, hasta donde conozco, esta persona solamente encontrará defensas del creacionismo o del Diseño Inteligente pero no verá ningún libro cristiano que ofrezca una perspectiva a favor de la evolución. ¿Se debe este hecho a que no existen tales defensas cristianas de la evolución? Pues no. De hecho existen muchos cristianos evangélicos (y no de corte liberal precisamente) que defienden que la evolución no está reñida con el Cristianismo. Pero sus libros no se traducen, o si se traducen no se venden en las librerías evangélicas. Por tanto esta persona cristiana tendrá que conformarse con conocer la interpretación que le ofrecen los creacionistas y los defensores del Diseño Inteligente, y tendrá que vivir su Cristianismo sin suficiente información como para decidir por sí misma cuál es la verdad.

Y yo me pregunto: ¿A qué se debe este partidismo a la hora de seleccionar libros para vender en las librerías?, ¿quién controla la selección de libros que una librería ha de ofrecer al cristiano que quiere ser informado adecuadamente?, ¿qué hace que los defensores del Diseño Inteligente o del creacionismo consigan una voz en nuestras iglesias mientras que los otros, los cristianos que defienden la evolución, no la tengan?, ¿es posible que el resultado de este debate haya sido decidido ya por algunos pocos cristianos, y que esa decisión haya sido llevada a las estanterías de las librerías, seminarios e iglesias a modo de ‘dogma papal’, evitando así que cada cristiano pueda ejercer la libertad propia del creyente para leer e interpretar las Escrituras, analizar el resto de las evidencias y sacar sus propias conclusiones?, ¿es el Cristianismo evangélico español realmente protestante o tiene aún tendencias al dogmatismo jerárquico institucional?

Esta situación es una constante en nuestras iglesias evangélicas. Y la consecuencia visible es un Cristianismo crecientemente desinformado acerca de los debates que están teniendo lugar en el mundo que nos rodea. Con el corolario de que cuanto más desinformado está un grupo de personas, más fundamentalista se vuelve a la hora de defender sus convicciones (ya que el dialogo no es una opción real). Es sin duda triste que un movimiento cristiano que comenzó como una reacción en contra de la manipulación de la información que algunos pocos líderes de la Iglesia estaban llevando a cabo, acabe cayendo en una manipulación similar de los creyentes. “¿Quieres conocer qué debes creer sobre la evolución? Toma, lee estos tres libros en contra. ¿Quieres conocer qué dice la Biblia sobre el final del los tiempos? Toma, lee esta serie de Tim LaHaye, que es muy bíblica. ¿Quieres conocer…? Yo te diré lo que tienes que creer…” Y así vamos…

http://www.lupaprotestante.com/blogs/textoseideas/?p=300

J.L. Packer se refiere a la crisis de la comunión anglicana

2008

J.L.Packer se refiere a la crisis de la comunión anglicana

En otro capítulo de la descomposición de la comunión anglicana, J.L. Packer, principal baluarte del anglicanismo evangélico conservador, ha denunciado el liberalismo teológico venenoso de los obispos anglicanos canadienses. Packer ha abandonado la iglesia anglicana canadiense para unirse a la provincia anglicana del Cono Sur, de carácter más conservador. Le acompañan otros diez pastores, que se unen a otras veintiocho parroquias anglicanas que han dejado su iglesia en Canadá para asociarse con provincias anglicanas de otros países.

J.I. Packer, uno de los más renombrados teólogos evángelicos de la actualidad, ha abandonado la Iglesia Anglicana canadiense tras afirmar que existe “liberalismo venenoso” entre sus líderes. Packer, con 81 años, fue reconocido por la revista Time en el año 2005 como uno de los 25 evangélicos más influyentes del mundo. Junto con 10 pastores de la misma denominación dejan la comunión de la Columbia Británica y se adhieren a una provincia más conservadora y ortodoxa, la del Cono Sur.

El teólogo anglicano evangélico dijo que no puede seguir sirviendo bajo la autoridad del Obispo de Vancouver, Michael Ingham, porque el mismo raya en lo herético. Ingham fue sancionado en el año 2002 por bendecir uniones del mismo sexo en diócesis de Nueva Westminster.

Hace unos meses otras 28 parroquias votaron a favor de dejar la Iglesia Anglicana de Canadá alegando que la denominación se había apartado de la ortodoxia cristiana y de la tradición Anglicana. Dichas parroquias se han asociado con provincias anglicanas de otros países. La iglesia a la que asiste Packer en Vancouver, dejó la comunión canadiense y buscó cobertura con la Provincia del Cono Sur. Según John Stackhouse, profesor de Teología y Cultura del Colegio Universitario de Regent en Vancouver, se diluye el cuerpo en Canada y hoy en día se puede hablar de dos cuerpos con este éxodo continuo de parroquias.

“Sinceramente esto no había sido visto en la historia canadiense, y no estoy seguro que se haya visto tampoco en la historia anglicana”, afirmó Stackhouse. “Con el tamaño tan considerable de estos grupos disidentes, y el apoyo internacional que tienen … podemos ver dos diferentes órganos en un mismo territorio geográfico”, señaló tras explicar que las iglesias anglicanas tradicionalmente se habían organizado a nivel geográfico, y no por fronteras teológicas.

Si bien la controversia se ha centrado en la homosexualidad, Stackhouse dice que la cuestión es algo más que sexo. “El punto central es como reconocer la verdad cristiana”, dijo Stackhouse a la prensa canadiense.

Packer es uno de los paladines en el anglicanismo de la teología cristiana conservadora. En su best-seller de 1973 “El Conocimiento de Dios (Knowing God)”, describía a la Biblia como la absoluta autoridad sobre la verdad divina, afirmando claramente que la práctica de la homosexualidad es un pecado grave.

Algunos anglicanos liberales como el Pastor Rev. Kevin Dixon, piensan que Packer está asumiento una actitud muy “literal” al leer la Biblia. “Es importante que la gente entienda que las Sagradas Escrituras tienen muchos matices. Creo que tenemos dar espacio para que la gente llegue a un acuerdo. No siempre fui de la opinión que relaciones entre parejas del mismo sexo fuesen coherentes con el Evangelio de Jesucristo, pero ahora creo que si pueden ser coherentes”.

Packer sostiene que los principales líderes de la Iglesia Anglicana de Canadá han modificado la interpretación del cristianismo, mientras que él y otros conservadores anglicanos han permanecido comprometidos con el anglicanismo tradicional. “Soy de por sí un anglicano chapado a la antigua”, declaró.

El resto de anglicanos conservadores, tanto los más cercanos al catolicismo como los afines al protestantismo evangélico, creen que el núcleo de las creencias del cristianismo se ponen en tela de juicio de la Iglesia Anglicana de Canadá, y predicen que este éxodo es una primera ola pues acontecerán muchas más parroquias que dejaran de reconocer a la autoridad canadiense.

“En cada diócesis donde ha habido bendiciones de parejas del mismo sexo han ocurrido divisiones”, declaró Stackhouse, quien añadió que “esto no ha hecho sino empezar”.

Durante el fin de semana pasado la Red Anglicana de Canadá, grupo de parroquias que han asumido la autoridad de la Provincia del Cono Sur en América del Sur, celebraron una conferencia con el arzobispo Gregory Venables, líder de esa provincia meridional. Su llegada a la conferencia provocó la reacción de la Iglesia Anglicana de Canadá, que le solicitó no intervenir en asuntos internos del país. Venables se negó y alegó que el grupo conservador le habían pedido su participación.

Los Neoevangelicos

Los Neoevangelicos

POR: Pastor HECTOR CATTANI

A fines del año 1800 se produjo un profundo debate entre los fundamentalistas bíblicos y modernistas, estos influidos por la alta crítica de Alemania comenzaron a sostener la teoría de la evolución y rechazaban la Biblia como una revelación de Dios y la consideraban una colección de mitos y leyendas.

También hay que mencionar el énfasis en el posmilenialismo.

Los fundamentalistas bíblicos estrecharon filas para salir en defensa de la sana doctrina, la fe bíblica; hubo que reafirmar la inspiración bíblica, el nacimiento virginal de Cristo, su muerte vicaria, la resurrección corporal, la venida por sus santos y con sus santos, la existencia de un cielo y de un infierno real.

Entonces los modernistas no se quedaron quietos e hicieron su jugada, acusaron a los fundamentalista bíblicos de ser ignorantes (no intelectuales) faltos de amor e intolerantes.

De esta forma llegó la hora de practicar de un modo más contundente la doctrina de separación bíblica para sostener un testimonio puro y bíblico.

Algunos decidieron coquetear con los liberales y modernistas diciendo que estaban de acuerdo con los fundamentalistas bíblicos pero no estaban dispuestos a practicar y pagar el precio de la separación bíblica.

El término que representó a este grupo fue Neo-Evangélicos, nombre que define a los neutrales, los tibios, los sin compromisos, los defensores del inmaterial color gris.

Muchos hermanos que usan con orgullo el nombre de Neo-Evangélicos no conocen su historia.

Para los fundamentalistas bíblicos el término significa: indefinidos, ya que no son negros ni blancos, ni claros ni oscuros, sino que son tibios, desobedientes, ambiguos, faltos de convicciones bíblicas.

El Neoevangelismo

Este termino surgió de boca del director del seminario Fuller, año 1947 Harold Ockenga, hoy es difícil definirlo, ya que encontramos varias corrientes teológicas bajo su gran paraguas.

1) Es un movimiento en reacción al fundamentalista separatista y a favor del razonamiento humano.

2) Dicen que es necesario volver a rediscutir la Biblia, algunos agregan que la Biblia contiene la palabra de Dios, pero que no es toda la palabra de Dios.

3) Proponen un énfasis social, dicen que arreglar los problemas de la gente forma parte de la gran comisión; (¿o de la gran confusión?)

4) Reclaman tolerancia sobre la posibilidad de la evolución Teísta con esto quieren decir que Dios creó la materia pero luego todo evolucionó como lo enseñó Darwin y la alta crítica Alemana.

5) Desechan la separación bíblica y proponen la infiltración en grupos y organizaciones liberales.

6) Impulsan la formación intelectual, usan ricos y famosos (actores, deportistas, etc.) en política y piensan que la gente creería mas en Cristo al ver rostros populares, hablan de no entrar en controversia y siempre ser positivos.

7) Algunos sostienen que el cielo y el infierno no son literales, y otros están abiertos al pluralismo teológico, es decir, se puede ser salvo por Mahoma, Alá, María, Buda, etc.

8) Fomentan el ecumenismo religioso, hacen actividades conjuntas con Católicos Romanos, Ej. : Billy Graham, Luis Palau.

A continuación trataré de responder algunos de sus puntos

1) Los Neoevangelicos dicen: “La separación no es buena porque todos estaremos en el cielo.

Los fundamentalistas bíblicos creemos que en el cielo veremos al Señor tal cual es, pero también veremos el pecado como Dios lo ve y habrá arrepentimiento por los errores en la tierra, no habría problemas de comunión si viéramos todos a través del lente de la palabra de Dios.

En otras palabras el fundamentalista bíblico insiste en obedecer las escrituras; el Neoevangelico prefiere tener comunión fuera de los limites de la Biblia.

Algunos textos que nos hablan de separación: 2da. Corintios 6:14-17; y 7:1; 2da.Tesalonisenses 3:6-14; Romanos 16:17; Efesios 5:11; 2da.Timoteo 2:16-18; Tito 3:10; 2da.Juan 10-11.

2) La Biblia no tiene porque discutirse, ella es toda la palabra de Dios, Inspirada, sin error. Los fundamentalistas bíblicos no creemos en la revelación adicional, Dios ya reveló todo 2da.Timoteo 3:16; 2da.Pedro:19-21; Apocalipsis 22:18-19; Proverbios 30:5-6 “Toda la palabra de Dios es limpia; Él es escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso.”

3) Los fundamentalistas bíblicos dividimos la gran comisión de Mateo 28:18-20 en tres puntos: A) Id y haced discípulos (predicación del evangelio) B) Bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo(bautismo) C) Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado (doctrina).

El Neoevangelico propone la ayuda humanitaria, la asistencia social, algunos se defienden y dicen que predican el evangelio, ¿dónde? Porque no se escucha.

Hay quienes dicen “Hay que reformar la sociedad para que puedan creer, estamos rodeados de un paganismo agresivo y tenemos que dar en el siglo XXI una nueva imagen de Dios.

Por eso nunca hablan de pecado, condenación, infierno y usan términos como renovación, transformación, cambios en la manera de pensar, positivismo, felicidad.

¿Eso es el evangelio moderno o completo? ¿ Para que sirve un evangelio que no salva?

Esos términos no son mas que un sedante hasta que el pecador llegue al infierno.

Los fundamentalistas bíblicos debemos predicar la verdad pero también poner en evidencia el error.

Los Neoevangelicos predican un evangelio diferente, no bíblico, lo que Pablo escribió a los Gálatas: 1:6-9 se adapta perfectamente a ellos.

Hay un solo evangelio 1ra.Corintios 15:1-4 “… Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las escrituras y que fue sepultado y que resucitó al tercer día conforme a las escrituras.”

4) Los fundamentalistas bíblicos citamos y creemos en Génesis y no aceptamos posturas o teorías antibíblicas y también sostenemos Hechos 1:24-27; Romanos 1:19-20; Colosenses 1:15-19 2da.Pedro 3:4-7,11-14.

Los Neoevangelicos siempre están abiertos a teorías y posturas filosóficas las cuales la Biblia nos invita a evitar 1ra.Timoteo 6:19-21 “… oh, Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos se desviaron de la fe…”.

5) Los fundamentalistas no perdemos de vista los textos citados en el punto uno y enfatizamos que la doctrina no se negocia sino que se predica, se practica y se defiende, Judas 3, Filipenses 1:27

Los Neoevangelicos están abocados a un trabajo de infiltración y ven en los grupos protestantes un campo fértil, entiéndase Luteranos, Presbiterianos, Metodista, Anglicanos, Episcopales.)

Llegan de esta forma a hacer alianzas con hombres que no aceptan a la Biblia como la Palabra de Dios.

6) Los Fundamentalistas Bíblicos creemos que el evangelio tiene poder y el mensaje de la cruz no puede ser cambiado o aguado, aspiramos a ser siervos y a tomar la cruz y seguir a Cristo cada día es nuestro desafío.

El Neoevangelico aprecia “los doctorados en teología, Post grados, Masters”, la formación intelectual, en la Argentina los pastores participaron en política, formaron el M.C.I. (Movimiento Cristiano Independiente) coquetean con grupos de izquierda, en Perú en 1990 apoyaron a Fujimori y 14 pastores fueron electos diputados y 4 senadores.

Estos mismos hombres bendijeron las armas de los campesinos para matar a los guerrilleros de Sendero Luminoso.

El presidente de la convención Bautista Garcia García, llegó a ser presidente por pocos días, todos fueron hallados en actividades lejos de los púlpitos y de la palabra de Dios.

En E.E U.U el líder del Club 700 Pat Robertson participo en internas presidenciales, Jessie Jackson, Jerry Falwell líder de la ecuménica mayoría moral y otros tantos piensan cambiar el hombre con la política, asistencia social y olvidan la palabra de Dios.

A los Neoevangelicos les gusta mostrar actores como el cómico Jorge Porcel, músicos como Cacho Tirao, bailanteros como Pocho la Pantera y reconocidos futbolistas que se aglutinan en los apóstatas Atletas de Cristo.

¿Qué es esto? Dios se vale de hombres y mujeres Santos no necesita de rostros populares para la predica del evangelio, no olvides que el evangelio es poder de Dios para salvación… y no necesita ayuda humana.

7) Los fundamentalistas Bíblicos tiene la Biblia como única autoridad y regla de fe y práctica. Los Neoevangelicos sostienen el pluralismo teológico y la tolerancia religiosa es decir, todas las denominaciones, todas las confesiones deben estar en armonía. Aunque algunos creen en la perdida de salvación, otros no, algunos creen en lenguas y extraños milagros, otros no, algunos creen en un infierno literal, otros no, en realidad la Biblia los separa pero “el amor los une”.

Ellos dicen no importan las diferencias doctrinales; lo que importa es el amor. El Neoevangelismo se irrita cuando el fundamentalista bíblico dice que la única unidad debe estar basada en la verdad (Biblia) Efesios 4:15.

8) Los Fundamentalista bíblicos no olvidamos nuestra responsabilidad de ser sol y luz para este mundo perverso (Mateo 5:13-16; Filipenses 2:15).

Advertimos que “un poco de levadura leuda toda la masa” 1ra.corintios5:6-8; Amos 3:3.

El Neoevangelico simpatiza y en alto porcentaje participa en actividades ecuménicas por lo tanto nunca condenan al ecumenismo como algo No Escritural- Bíblico.

Cuando los hombres durmieron vino el enemigo y sembró cizaña Mateo 13: 24-27, por dormir y no reaccionar muchas Iglesias se acostumbraron con rapidez a un sin número de doctrinas falsas y hoy no pueden discernir entre la verdad y la mentira; Isaías 5:20

“Ay de los que a lo malo dicen bueno y a lo bueno malo, que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz, que ponen lo dulce por amargo y lo amargo por dulce”

Los fundamentalistas bíblicos planteamos el tema del ecumenismo de esta forma: ¿Apóstata o fundamental? En cambio el Neoevangelico evita toda polarización teológica, “no sea que lastimemos la fraternidad” dicen ellos.

De modo que su tolerancia no tiene limites, todo está permitido, lo único que está prohibido es el escándalo que puede causar alguno que se proponga defender la verdad, (la Biblia).

Un aditivo no original del movimiento, es decir, que se agregó hace algunos años, es los carismático y sus modas de soplar, tumbar, dar porciones del Espíritu, liberación, tener el espíritu de la risa, unción, marchas de estandartes, danzas de David, fiestas de panderos y las marchas Ecuménicas por Jesús.

Los fundamentalistas bíblicos pretendemos ser fieles a la palabra de Dios y no nos avergonzamos de la Autoridad Absoluta de la Biblia y confrontamos con ese libertinaje de pensamientos construido por los hombres y que está encantando a la mayoría.

OTRAS BIBLIAS –OTRO JESUS

El Neoevangelico en su gran mayoría usa versiones modernas de la Biblia y siente desprecio por la versión Reina Valera en español y King James en Ingles.

Por supuesto que desconocen el trabajo y la historia de cómo nos llega la Biblia (en otro documento expreso la doctrina de preservación de las Escrituras).

Los fundamentalistas bíblicos aceptamos la Reina Valera hasta 1960 porque las revisiones y adaptaciones posteriores son un claro alejamiento de la verdad de Dios (Ej. : Versión adaptación 1977-1995). Estas dos versiones representan un movimiento comercial y no espiritual.

Durante 9 años Casiodoro de Reina trabajó en la traducción al Castellano y 20 años invirtió Cipriano Valera en la corrección, casi 30 años de esfuerzo para que tuviéramos una copia fiel de la palabra de Dios.

En el año 1516 Erasmo reunió 5309 manuscritos los cuales cotejo y comprobó su fidelidad, estos fueron conocido como Textus Receptus –(Texto recibido).

Sobre ellos hicieron el trabajo de traducción Reina – Valera, pero surgieron los oponentes, los textos Alejandrinos conocidos también como Sinaitico y Vaticano, de aquí surgen todas las versiones de las bíblias modernas.

En 1881 dos profesores jóvenes de la Universidad de Cambridge llamados Westcott y Hort disgustados con la correcta versión inglesa King James deciden hacer su propia versión usando los manuscritos incompletos o corruptos Vaticano y Sinaitico.

Este trabajo encontró con el tiempo respaldo en Nestle y Aland, e insisto, de este grupo vienen todas las versiones modernas.

¿Quiénes eran Hort y Westcott?

Hort era un evolucionista que le gustaba adorar a María tanto como a Jesús y negaba en sus escritos la existencia del Edén.

Siendo muy joven el final de sus días lo encontró con serios problemas de alcoholismo.

Westcott haciendo referencia al Textus Receptus dijo “ese asqueroso texto recibido”, es decir, del texto del cual tenemos la Reina Valera 1569.

Este hombre (Westcott) se dedicó a la promoción de cerveza e incluso permitió que su rostro figure en los envases de una conocida fábrica de cervezas (por mas información de estos hombres, recomiendo el libro de Cesar Vidal Manzanares, titulado “Conspiración contra las Sagradas Escrituras”

Los textos que lograron imponer este dúo son utilizados por casi la totalidad de los Neoevangelicos para ser más precisos Biblias ilustradas para niños, jóvenes, para pentecostales, “Dios llega al hombre”, “Dios habla hoy”, “versión popular de las Américas”, “Caribe”, “Nacar Colunga”, “Nueva versión Internacional”, etc.

No crean que lo conocido hasta ahora es todo, aun se multiplican las versiones de la Biblia y esta proliferación solo trae confusión que al Neoevangelico y curiosamente al Vaticano parece agradarle.

Los fundamentalistas bíblicos decimos en ingles King James y en castellano Reina Valera hasta versión 1960.

OTRO JESÚS

“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

“Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis,” 2da CORINTIOS 11:3-4

El Neoevangelico habla de un Jesús que no tiene relación alguno con el Cristo del nuevo testamento. El Jesús de ellos se parece a un héroe imaginario, un ídolo en su mente.

El Jesús Neoevangelico parece estar para liberar los complejos de culpabilidad como si fuera un psicólogo Religioso. Está mas cerca de ser un revolucionario que quiere reformar la sociedad a una linda persona que puede ayudarte a sacar más provecho de la vida. Escuché a uno decir que Jesús vino para restaurar la dignidad humana.

A veces es presentado como un eslogan que satisface los deseos de la carne, usted puede leer cosas así por ejemplo A) Vida para la vida, B) Jesús una forma de vida, C) Él nos llevará a los lugares anchos, D) Marchemos por Jesús, E) Jesús es vida.

¡Cuidado! Pablo advierte otro Jesús: “Otro espíritu, otro evangelio.”

Este “Evangelio” no dice nada de la sangre derramada en el calvario por el pecado, no dice que el hombre es perverso y se revela contra Dios, además pasan por alto: “la resurrección de Cristo”, “el rapto de la Iglesia”, “el tribunal de Cristo,” Armagedón, “que el Señor juzgará con vara de hierro a las naciones”, el juicio del gran trono blanco”, “el infierno, el lago de fuego y azufre”, por supuesto omiten otras doctrinas.

En definitiva tienen una nueva cruz que adula la caída raza de Adán y le ofrece satisfacción y olvidan o ignoran la vieja cruz del calvario donde tenemos que morir al mundo y crucificar él yo, un único evangelio 1ra. Corintios.15:1-4

El Neoevangelismo es contagioso

Los fundamentalistas bíblicos siempre están invitados a participar de su mesa, el anzuelo es: Tenemos que amarnos, somos todos iguales, no te pierdas esta gran emoción, mira la cantidad que somos, súmate a la alegría, ama a Dios y has lo que quieras, eres libre, siempre el virus está en el aire y claro puede contagiarnos.

Hay que dejar en claro que el sentimentalismo no agrada a Dios, el fundamentalismo bíblico sí.

Una vez que la Biblia es dejada de lado entonces ya no quedan barreras contra la herejía.

Algunos dicen, bueno, participo con ellos porque no quiero dar la imagen de un peleador, yo me pregunto: ¿Qué virtud hay en ayudar en promover el error?

Es tiempo de sacarse el maquillaje y obedecer a Dios.

1ra. SAMUEL 15:22 “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”.

El Neoevangelico cree que el fin justifica los medios por lo tanto no respetan los métodos de Dios.

A menudo le hacen un guiño al mundo, al uso de bebidas alcohólicas, al baile, al rock, y utilizan personajes cuestionables, propagandas ingeniosas y deshonesta porque cualquier cosa sirve para obtener y mantener las multitudes.

Recuerdo un viaje al interior, en una actividad, los responsables de las alabanzas quisieron usar un juego de luces, humo a lo cual respondí: “Si hacen eso, yo no predico”. En otra actividad un joven me consultó si le permitía cantar una alabanza “cuartetera” antes de mi mensaje; mi respuesta fue igual a la anterior.

La persona en cuestión se ofendió y me dijo: “Usted es muy duro y muy cerrado, no se da cuenta que esa música tiene éxito en el mundo y nosotros podemos usarla para Dios.”

Error, Dios tiene sus métodos y no necesita “el ingenio del diablo”. En este joven ya estaba instalado el virus del Neoevangelismo.

Con dos ejemplos bíblicos demostraré que no sirven los resultados si no es con el método de Dios:

1) Moisés – Números 20:7-13

Dios le dio instrucciones de hablar a la roca para obtener agua para el pueblo pero Moisés golpeó la peña con su vara dos veces, el resultado era el esperado, agua para todo el pueblo y los animales.

Pero Dios no aprobó la desobediencia y el castigo fue que Moisés no entraría a la tierra prometida (Deuteronomio 32:50-53).

El método de Moisés dio buen resultado pero note que Dios tiene otro método.

En otras palabras “El trabajo de Dios, hecho de la manera de Dios produce solamente produce buenos resultados”; “el trabajo de Dios hecho a la manera del hombre produce buenos y malos resultados”.

2) El joven rico – Lucas 18:18-24

El Señor Jesucristo le habla al rico sobre el precio que tenía que pagar para seguirle, es decir, el materialismo o Dios, el mundo o Cristo.

El Neoevangelico rebaja el precio del cristianismo bíblico y se olvida que Dios nunca hace descuentos.

Si quieres ser salvo debes arrepentirte de tus pecados, venir a la cruz de Cristo para encontrar perdón en la sangre preciosa de Cristo y reconocerle a él como único y suficiente Salvador.

Es una mentira del diablo que uno debe bajar al pecador y salvarlo hablándole en términos no “ofensivos” como que es pecador.

Las almas nunca pueden salvarse por un mensaje equivocado.

El Neoevangelico yerra en sus métodos.

Aunque demuestren que movilicen a miles, que son alegres, que cantan, ríen, sino esta Dios detrás ¿De qué sirve? Quiero mencionar que el Neoevangelico de manera correcta condena al adulterio físico, sin embargo tolera el adulterio espiritual por el simple hecho que la separación para santificación no es un imán para las multitudes.

Algunos ejemplos citados por el pastor Calvin George en su artículo “El peligro de la convención de los Bautista del sur”.

Junio 18 de 1995 “Dr. Kibby Godsey presidente de la Universidad Mercer University desde 1979… en su libro dice: “La Biblia no debe ser nuestra única autoridad para nuestra fe”.

Él añade que la Biblia no es infalible y que no debemos tratarla como un libro de reglas (R.Kirby Godsey, When We Talk About God, Llet s Bbe Honest, Macon: Smith y Helwps, 1996, p.p 50,51,52,53).

Febrero de 1998, Marcus Borg, predicó en Myers Park Baptist Churc de Charlotte, …yo soy uno de esos cristianos que no creen en el nacimiento virginal (publicado en Biblie Review diciembre 1992).

Dr. J. Kenneth Eakins, profesor de A.T, enseñó que la historia de la creación en Génesis era un Mito, y que el diluvio universal nunca ocurrió, y que Satanás nunca habló por medio de la serpiente(R.L.Hymers J.R graduado de Golden Gate Seminary, Southern Baptis Journal – Julio – Agosto 1981, p.p 1f. ( Este profesor retuvo su puesto a pesar de esta revelación).

Hay una Universidad Bautista (Convención) creada para formar predicadores, Wake Forest University, “después de las clases los estudiantes pueden pasar el tiempo con sus amigos tomando cerveza, o vino mientras conversan o ven un evento deportivo” (http://www.sebts.Edu/Html/History.Html).

En la propiedad de esa Universidad una “Iglesia Bautista” de la convención votó para permitir bodas para homosexuales- (http://www.Detnews.com/1998/Religión9811/24/11170002.Htm).

Yo veo en estos hechos las huellas del Neoevangelismo, podríamos mencionar sin exagerar cientos de casos, recuerdo a Harry Emerson fosdik que dijo: “Ninguna mente bien instruida puede creer en la trinidad”, “No creo en la resurrección de la carne”, “ El nacimiento virginal no debe ser aceptado como un hecho histórico”.

Yo digo que hay que poner freno a la destrucción de la verdad, los Neoevangelicos no abandonan sus posiciones sino combatimos con la palabra de Dios.

Por supuesto el fundamentalista bíblico no pretende su destrucción sino su regreso a la obediencia de la Biblia.

Algún Neoevangelico dirá yo no creo eso, no es verdad que esas doctrinas están entre nosotros, no olviden, el paraguas donde se cubren es demasiado grande.

En cierta ocasión leí acerca de dos ladrones que robaban un banco, en su huida a pocas cuadras se les para el auto, una patrulla policial con oficiales generosos sin saber, amablemente empujaron el auto y lo hicieron funcionar.

Minutos después por su radio se enteraron que ellos sin querer habían ayudado a los ladrones. ¿Cómo se sentirían? Hermano revisa tu Biblia no sea que estés ayudando al error, aquellos que viven al margen de las Escritura.

Un Neoevangelico es difícil que escape a la acusación de las Escrituras, si tu trabajas con personas o grupos se supone que tienes la misma creencias o propósito común, cuidado! esa clase de cooperación trae confusión y es desobediencia a Dios.

REFLEXIONES FINALES

Mientras algunos predican conforme a la corriente actual o la moda de los tiempos que vivimos, los fundamentalistas bíblicos debemos predicar para la eternidad.

Hoy se respeta un “Cristianismo” herético, hombres que se hicieron populares distorsionando las escrituras. Este no es tiempo para cerrar los ojos, no creas a los que dicen “bueno, algunos han errado un poco pero pronto cambiarán”.

El creyente fiel no puede indultar el mal ni participar de él con silencio

  • 2 Ts.3 : 14-15“Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a éste señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence. Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano.”
  • 2 Ts 3:6 “Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.”
  • Isaias 58:1 “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.”

Algunos tienen sus lenguas atadas y guardan un silencio cobarde, esto es triste, Malaquías 3:18 “Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.”

La postura Neoevangélica no es útil, es peligrosa, usan un poco de Biblia para conseguir respaldo financiero de creyentes bien intencionados y cierto liberalismo para atraer al mundo.

No temas hermano en tomar una posición de separación, la separación bíblica no es una doctrina nueva, es antigua, precisamente bíblica. Rom 16:17; 1 Tim.6:20-21, 2 Ts.3:6-15; 2 Co.6:14-17; 2 Co 7:1; Ef.5:11; 2 Ti 2:16-18, 4:2-5; Tito 3:10; 2 Jn 10-11

2 Juan 8 “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo.”

Salmo 119:128 “Por eso estimé rectos todos tus mandamientos sobre todas las cosas, y aborrecí todo camino de mentira”

La verdad es una sola por lo tanto hay un solo lugar correcto y honesto de estar.

  • Prov. 23:23: “compra la verdad y no la vendas…”
  • FILIPENSES 1:7 “…Por cuanto os tengo en el corazón…y en la defensa y confirmación del evangelio…”
  • Filipenses 1:17 “…sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio”
  • Filipenses 1:27 “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo… oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu combatiendo unánimes por la fe del evangelio.”

Tenemos que reaccionar conforme a la Biblia, no a las modas.

  • Salmo 60:4 “Has dado a los que te temen bandera que alcen por causa de la verdad”

FIN

Escrito por: Pastor Hector Cattani /Iglesia Bautista “El Shadai”/Terrada 5657 Barrio San Alberto/Villegas – Ruta 3 Km 21/Bs.As. Argentina/Tel: 011-4602-8554

Iglesia Bautista La Plata, Brian R. George, Pastor Bautista

Direccion Para Cartas:

Casilla de Correo 48 1900 La Plata, Bs.As. Argentina

Telephono: 011-54-221-422-8958

Correo Electronico: argbgr@Satlink.com

Pagina de Internet de la Iglesia Bautista La Plata

http://webs.satlink.com/usuarios/a/argbgr

Fundamentalismo cristiano

Fundamentalismo cristiano

El fundamentalismo cristiano, es el movimiento ultraconservador surgido entre los cristianos evangélicos protestantes en Estados Unidos, a finales del siglo XIX como consecuencia de las teorías de la Alta Crítica Alemana y el liberalismo teológico.

Hoy día oímos a los medios de comunicación aplicar el término «fundamentalista» no sólo a cristianos, sino también a ciertas sectas musulmanas. El término «fundamentalista» parece ahora ser empleado por los medios de comunicación sólo en un sentido peyorativo para etiquetar a los que son considerados como sumamente celosos, inflexibles e intolerantes en sus creencias religiosas o filosóficas. Pero una definición tan generalizada de «fundamentalismo» podría aplicarse también a algunos evolucionistas. Históricamente, el términoFundamentalismo se aplicó a una coalición informal de cristianos influenciados por una serie de libros llamados Los Fundamentosque se publicaron a comienzos de 1909. El Fundamentalismo fue un intento de volver a las enseñanzas fundamentales de la fe cristiana que habían comenzado a ser erosionadas en algunas iglesias por la tendencia crecientemente «modernista» de alrededor de comienzos de siglo. Los «fundamentos» incluían cinco doctrinas básicas: la inerrancia de las Escrituras, la deidad de Cristo, la expiación vicaria de Cristo, la resurrección corporal de Cristo, y la venida de Cristo en gloria. Se debería observar que estas creencias no son simplemente el credo de una minoría fanática e insignificante de la cristiandad, como sugieren algunos, sino que son compartidas por la mayoría de los cristianos creyentes en la Biblia en el mundo. Aunque la creación divina milagrosa no era uno de los «fundamentos», también es claramente enseñada en la Biblia y creída por la mayoría de los cristianos. Una encuesta Gallup relativamente reciente (1982) mostraba que el 44 por ciento de todos los americanos creen que «Dios creó al hombre en una forma muy como la actual en algún tiempo dentro de los últimos 10.000 años». Otro 38 por ciento creen que Dios condujo el proceso de la evolución, y sólo un 9 por ciento creen que Dios no tuvo una parte activa en el proceso. En resumen, las creencias de los muy insultados fundamentalistas de Dayton, Tennessee en 1925 no son muy diferentes de las de casi la mitad de los estudiantes en las clases de las escuelas públicas en la actualidad en los EE. UU. ¡Y es a estos a quienes se escarnece con la película La herencia del viento! [En Europa la situación es enormemente diferente, con un ateísmo práctico reinante y una progresiva desmoralización y desmoronamiento de la sociedad.]

Históricamente, el término Fundamentalismo se aplicó a una coalición informal de cristianos influenciados por una serie de libros llamados Los Fundamentos que se publicaron a comienzos de 1909. El Fundamentalismo fue un intento de volver a las enseñanzas fundamentales de la fe cristiana que habían comenzado a ser erosionadas en algunas iglesias por la tendencia crecientemente «modernista» de alrededor de comienzos de siglo. Los «fundamentos» incluían cinco doctrinas básicas: la inerrancia de las Escrituras, la deidad de Cristo, la expiación vicaria de Cristo, la resurrección corporal de Cristo, y la venida de Cristo en gloria. Se debería observar que estas creencias no son simplemente el credo de una minoría fanática e insignificante de la cristiandad, como sugieren algunos, sino que son compartidas por la mayoría de los cristianos creyentes en la Biblia en el mundo. [1]

Se caracterizan por lo general en estipular:

  1. La infalibilidad de la Biblia y su historicidad plena
  2. La creación en una semana literal (rechazo del Evolucionismo)
  3. La independencia de la Iglesia del estado, el nacimiento virginal de Jesús
  4. El Rapto de los creyentes a la segunda venida de Cristo con el Milenio.

Historia

El fundamentalismo cristiano se remonta a los primeros colonizadores de Boston y Nueva Inglaterra, llegados a partir de 1620, y a quienes se les conoce como los Peregrinos. Venían de Inglaterra y Holanda, huyendo de naciones donde se les perseguía por sus creencias religiosas.
Una parte de los fundamentalistas se caracteriza actualmente por un apoyo decidido a la política conservadora, especialmente de Estados Unidos. Aunque doctrinalmente rechazan radicalmente el catolicismo, comúnmente convergen en la práctica política, con los católicos.

Los Fundamentos

Se puede fechar el inicio del uso de «fundamentalista» a finales de la década de 1910, tras la enunciación en 1910 por parte de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de los EEUU de los Cinco Fundamentos (o fundamentales) necesarios y esenciales de la fe cristiana. Esto vino a raíz de una disputa el año anterior sobre si se debía ordenar sacerdotes a un grupo de novicios que se negaban a afirmar el nacimiento de Cristo del cuerpo de una virgen.

Los Fundamentos escogidos fueron, pues:

  1. La inspiración de la Biblia por el Espíritu Santo y la infalibilidad de las Escrituras como resultado de dicha inspiración.
  2. El nacimiento de Cristo del seno de una virgen.
  3. La creencia de que la muerte de Jesucristo fue una .
  4. La resurrección en cuerpo de Jesús.
  5. La realidad histórica de los milagros de Jesucristo.

Siguiendo estas pautas es obvio que hay muchas ideas que hoy se asignarían inmediatamente a un fundamentalista y que, sin embargo, están ausentes de la declaración de la cual toman el nombre. Por ejemplo, no se da siempre que quien afirma la infalibilidad de la Biblia argumente también a favor de una interpretación literal de la misma. De hecho, las corrientes ‘literalistas’ tienen unas raíces mucho más profundas que el fundamentalismo y se remontan a las discusiones de antaño sobre si la Biblia se puede traducir, etc.

Bautistas fundamentalistas

Actualmente esta corriente “Fundamentalista” (no confundir el término teológico con el uso que de esta expresión se hace recientemente) es considerada la más influyente y de mayor crecimiento en Estados Unidos y otros países con fuerte presencia bautista. No es una denominación como tal dentro de las iglesias bautistas, sino una reacción conservadora al modernismo y a la relajación de las costumbres dentro y fuera de la Iglesia.

Los fundamentalistas se distinguen por su conservadurismo en cuestiones políticas, sociales (rechazo del aborto, la homosexualidad, el divorcio, etc.) y religiosas (practican la llamada “separación Bíblica” rechazando la unión o el ecumenismo con otras iglesias que no esté basado en la fidelidad a las Escrituras ).

Según la definición dada en el Congreso Mundial de Fundamentalistas de principios de 1920, un fundamentalista es:

Un creyente “nacido de nuevo” en el Señor Jesucristo que:

  • Considera la Biblia como la Única Inerrante, Infalible y Verbalmente inspirada Palabra de Dios.
  • Cree literalmente en todo lo que la Biblia dice (y por ello por ejemplo el rechazo del evolucionismo).
  • Juzga todas las cosas a la Luz de la Escritura (la Biblia) y es únicamente juzgado por la Escritura.
  • Cree en las verdades fundamentales de la fe cristiana histórica: La Trinidad, la Encarnación, el nacimiento virginal de Cristo, la muerte vicaria de Cristo, la resurrección corporal de Cristo, su ascensión al Cielo y su Segunda Venida, el Nuevo Nacimiento mediante la regeneración del Espíritu Santo, la Resurrección de los santos para vida eterna y la de los impíos para juicio final y castigo eterno en el infierno, la comunión con los santos, los cuales son el Cuerpo de Cristo.
  • Fidelidad práctica a la fe cristiana en la vida cotidiana, en el trabajo, familia y la sociedad, y empeño en predicarla a toda criatura de palabra y con el ejemplo.
  • Denuncia y separación de toda negación eclesiástica de dicha fe, de todo compromiso con el error y toda contemporización con el mundo y de toda apostasía de la Verdad.
  • Contiende ardientemente por la fe que fue dada una vez a los santos.

Recientemente, debido al mal uso que los medios han dado al término “fundamentalismo” (de cuño cristiano conservador) los bautistas fundamentalistas han comenzado a llamarse a si mismos: “Conservadores”, “Fundamentales” o “Iglesias Bíblicas”.

Notas

1. http://www.sedin.org/propesp/X0070_07.htm

Fuente: wikipedia

El fundamentalismo y el relativismo son dos caras de una misma moneda

El fundamentalismo y el relativismo son dos caras de una misma moneda

Peter Berger desvela en el Pew Forum on Religion & Public Life las conclusiones de su último trabajo

Peter Berger ha vuelto al Pew Forum on Religion & Public Life norteamericano para un encuentro con pensadores y periodistas en el que comentó algunos de los resultados de uno de sus proyectos de investigación, desarrollado en el marco del Institute on Culture, Religion and World Affaire. Dicho proyecto ha intentado responder a la siguiente cuestión: ¿se puede encontrar un camino intermedio entre fundamentalismo y relativismo? Ambas formas de comprensión de la realidad hunden sus raíces en la modernidad, asegura el investigador: las dos son respuestas a la desaparición de las sociedades cerradas, donde todo quedaba establecido. Ni el relativismo ni el fundamentalismo –religioso o secular- ayudan sin embargo a las sociedades a sobrevivir: el primero porque desvalora los preceptos morales y el segundo porque se impone mediante la intolerancia agresiva.

Por Yaiza Martínez.

El eminente sociólogo de la religión Peter Berger, autor de libros como “La construcción social de la realidad” o “El dosel sagrado. Elementos para una sociología de la religión”, obra considerada un referente en la sociología de la religión, se preguntó hace unos años: ¿cambiarían mis convicciones morales si, un día, me convierto en ateo?

Esta cuestión, muy sorprendente para el pensador, le condujo a liderar un proyecto de investigación que implicó a diversos pensadores judíos y cristianos, y que ha culminado con la publicación de dos libros, uno de ellos a finales de este mismo año. Una de las reflexiones vertebradoras de este proyecto ha sido la preocupación por encontrar una vía intermedia entre el fundamentalismo y el relativismo, publica el Pew Forum on Religion & Public Life.

Dos caras de una misma moneda

El Pew Forum estadounidense, que es una organización independiente fundada en 2001 para promover una comprensión más profunda de aquellos temas en que se cruzan la religión y los asuntos públicos, invitó recientemente a Berger a compartir los descubrimientos derivados de su investigación con periodistas y académicos como Seyyed Hossein Nasr, profesor de estudios islámicos de la Universidad George Washington, o David Brooks, periodista del New York Times, entre otros. Posteriormente, ha publicado una transcripción de dicho encuentro.

En el evento, Peter Berger explicó en primer lugar que su proyecto, titulado “Between Relativism and Fundamentalism” (Entre el relativismo y el fundamentalismo”) ha sido recientemente culminado en el Institute on Culture, Religion and World Affairs, que el propio Berger dirige en la Universidad de Boston.

Este proyecto ha intentado definir, utilizando recursos de diferentes ramas de la tradición judeo-cristiana, una posición que eluda los extremos: el relativismo que afirma que cualquier aseveración de verdad es irrelevante o inasequible, y el fundamentalismo, cuyas alegaciones de verdad son propuestas con actitudes de una intolerancia agresiva.

En el encuentro organizado por el Pew Forum, Berger afrontó la cuestión de esta dicotomía desde la dimensión moral y política. Según él, aparentemente fundamentalismo y relativismo no tienen nada que ver entre sí, pero eso no es cierto: ambos son las dos caras de una misma moneda y las raíces de ambos se encuentran en el mismo fenómeno moderno.

Respuestas a la modernidad

La modernización ha minado progresivamente las comunidades cerradas en las que los humanos hemos vivido a lo largo de la historia; ese tipo de comunidades en las que había un alto grado de consenso sobre el conocimiento y las normas acerca de la realidad. Bajo las condiciones modernas, sin embargo, este consenso es más difícil de conseguir.

El relativismo, según Berger, puede describirse como una visión del mundo que reconoce la ausencia de consenso y, además, la celebra. El fundamentalismo, por el contrario, responde a la misma situación de escasez de certezas pero, en este caso, buscando certezas absolutas para cada aspecto de su propia concepción del mundo. El fundamentalismo puede ser tanto religioso como secular.

Por otro lado, tanto el relativismo como el fundamentalismo amenazan el orden básico de la moral, advierte el sociólogo, sin el que no puede existir sociedad alguna, y menos que ninguna una sociedad democrática.

El relativismo es una amenaza porque convierte la moral en un juego caprichoso, y el fundamentalismo es peligroso para la sociedad porque la transforma en un campo de batalla en el que se enfrentan las diversas corrientes.

Búsqueda de equilibrio

Pero, ¿cómo encontrar el equilibrio entre ambas concepciones de la realidad? O, ¿dónde está el centro entre ambas?, preguntó el periodista David Brook en el encuentro.

Un discípulo de Berger, Os Guiness (autor de más de 30 libros y colaborador del sociólogo en el proyecto “Between Relativism and Fundamentalism”) respondió que, en su opinión, el camino entre fundamentalismo y relativismo “es materia de la integridad individual”.

Esta “integridad individual”, según él, debería ser mostrada a la vida pública, en un contexto en que la gente pueda sincerarse sobre sus diferencias e incluso negociar con otros puntos en común, de manera cívica. Sin este intercambio, sin esta puesta en común para buscar términos medios, observó Guiness, la vía intermedia, “desaparecerá continuamente”.

El proyecto dirigido por Berger ha reunido a religiosos, a cristianos y judíos, durante un periodo de dos años. Posteriormente, entre estos pensadores fueron escritos los libros de próxima publicación anteriormente mencionados, en los que los convocados han descrito desde su perspectiva la manera en que se puede no ser ni relativista ni fundamentalista al tiempo que se es luterano, católico, cristiano ortodoxo o judío practicante.

Y, en cuanto a la pregunta inicial que dio lugar a este proyecto: “¿cambiarían mis convicciones morales si, un día, me convierto en ateo?”, Berger señaló en otro momento del encuentro organizado por el Pew Forum: no cambiarían en nada.

Peter Berger es teólogo luterano. En Tendencias21 hemos publicado otro artículo sobre una de sus conferencias más recientes, en la que explicaba que la religión ha evolucionado actualmente hacia el pluralismo, y no hacia el secularismo.

Miércoles 21 Mayo 2008
Yaiza Martínez

Fuente: tendencias21.net

Fundamentalismo mundial

Leonardo Boff

Fundamentalismo mundial
(Hika, 151 zka. 2004ko urtarrila)

 Tres tipos de fundamentalismo dominan la escena mundial: el del pensamiento único representado por la globalización imperante, el suicida de los musulmanes, cuyo principal representante es Bin Laden, y el del Estado terrorista de la guerra preventiva, encarnado por Bush y por Sharon.

Como se conoce, el fundamentalismo no es una doctrina sino una manera excluyente de ver la doctrina. El fundamentalista está absolutamente convencido de que su doctrina es la única verdadera y todas las demás, falsas. Por eso ellas no tienen cabida, pueden y deber ser combatidas.

El fundamentalismo del pensamiento único expresa el modo de producción capitalista con su mercado globalizado y la ideología política del neoliberalismo con su democracia electoral y delegativa como la única forma razonable de organizar el mundo. Lo que Bush quiere imponer por su cuenta propia al Irak destrozado revela ese fundamentalismo.

El fundamentalismo suicida musulmán parte de la convicción de que Occidente, enemigo histórico desde los tiempos de las cruzadas, es el Gran Satán, porque es ateo práctico, materialista, imperialista y sexista. Por eso, debe ser combatido en todos los frentes y provocar el mayor número de victimas que se pueda con la bendición del Altísimo. Son tan únicos y convencidos que aceptan jovialmente ser hombres bomba.

El fundamentalismo de Estado terrorista a lo Sharon es movido por la convicción de que los judíos tienen derecho de montar, encima de cualquier otro derecho de los palestinos, un Israel del tamaño que tenía en los tiempos del Rey David. Por eso Sharon prosigue con las colonizaciones y en tanto no se realice ese propósito boicoteará cualquier proyecto de paz.

El fundamentalismo de Estado terrorista a lo Bush tiene fuertes raíces religiosas, ligadas a su biografía pasada. Fue por 20 años dependiente del alcohol hasta que en 1984, a invitación de un amigo, Don Evans, actual secretario de comercio, comenzó a frecuentar el círculo bíblico de los evangélicos fundamentalistas. Después de dos años ya no era más ebrio de alcohol sino ebrio de la ideología salvacionista de estos fundamentalistas que se divulgaba fuertemente dentro del partido republicano. Según él, “el destino manifiesto” de Estados Unidos hoy es mejorar el mundo en la medida en que lo impregna con los valores de la cultura norteamericana: con libertad, democracia y libre mercado. Bush hijo hace la campaña de reelección del padre presentándose como “un hombre que tiene Jesús en su corazón”.

El brasilianista Ralph della Cava y el teólogo J. Stam cuentan que más tarde, al postularse como candidato, Bush reunió a los pastores de la zona y les comunicó: “fui llamado (por Dios)”. Enseguida se hizo el ritual “de la imposición de las manos”, consagrándole Presidente preventivo.

Esta pre-historia es importante para entender la furia fundamentalista que se apoderó de Bush después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Optó por combatir el mal con el mal, amenazando con guerra preventiva a todos los países del “eje del mal”. Dejó claro: “Quien no está con nosotros, está contra nosotros”, es terrorista. Antes del ultimátum a Saddam Hussein pidió a los asesores que “lo dejasen a solas por diez minutos”. Cual Moisés fue a consultar con Dios. En una entrevista con el New York Times de 26/04/03 declaró: “Tengo una misión que realizar y arrodillado pido al buen Señor que me ayude a cumplirla con sabiduría”. ¡Pobre Dios¡ ¿Cómo salvaremos a la humanidad de estos exaltados?

(Traducción libre de ALAI)

http://alainet.org/active/show_news.phtml?news_id=5260

Lectura fundamentalista

Lectura fundamentalista

La lectura fundamentalista parte del principio de que, siendo la Biblia Palabra de Dios inspirada y exenta de error, debe ser leída e interpretada literalmente en todos sus detalles. Por “interpretación literal” se entiende una interpretación primaria, literalista, es decir, que excluye todo esfuerzo de comprensión de la Biblia que tenga en cuenta su crecimiento histórico y su desarrollo. Se opone, pues, al empleo del método histórico-crítico, así como de todo otro método científico para la interpretación de la Escritura.

La lectura fundamentalista tuvo su origen en la época de la Reforma, en una preocupación de fidelidad al sentido literal de la Escritura. Después del Siglo de las Luces, se presentaba, en el protestantismo, como una protección contra la exégesis liberal. El término “fundamentalista” se relaciona directamente con el Congreso Bíblico Americano tenido en Niágara, en el estado de New York, en 1895. Los exégetas protestantes conservadores definieron allí “cinco puntos de fundamentalismo”: la inerrancia verbal de la Escritura, la divinidad de Cristo, su nacimiento virginal, la doctrina de la expiación vicaria, y la resurrección corporal en la segunda venida de Cristo. Cuando la lectura fundamentalista de la Biblia se propagó en otras partes del mundo, dio origen a otros tipos de lecturas igualmente “literales”, en Europa, Asia, África, y América del Sur. Este género de lectura encuentra cada vez más adeptos, a finales del siglo XX, en grupos religiosos y sectas, pero también entre católicos.

Aunque el fundamentalismo tenga razón de insistir sobre la inspiración divina de la Biblia, la inerrancia de la Palabra de Dios, y las otras verdades bíblicas incluidas en los cinco puntos fundamentales, su modo de presentar estas verdades se enraíza en una ideología que no es bíblica, a pesar de cuanto digan sus representantes. Ella exige una adhesión incondicionada a actitudes doctrinarias rígidas e impone, como fuente única de enseñanza sobre la vida cristiana y la salvación, una lectura de la Biblia que rehúsa todo cuestionamiento y toda investigación crítica.

El problema de base de esta lectura fundamentalista es que, rechazando tener en cuenta el carácter histórico de la revelación bíblica, se vuelve incapaz de aceptar plenamente la verdad de la Encarnación misma. El fundamentalismo rehuye la relación estrecha de lo divino y de lo humano en las relaciones con Dios. Rechaza admitir que la Palabra de Dios inspirada se ha expresado en lenguaje humano y que ha sido escrita, bajo la inspiración divina, por autores humanos, cuyas capacidades y posibilidades eran limitadas. Por esto, tiende a tratar el texto bíblico como si hubiera sido dictado palabra por palabra por el Espíritu, y no llega a reconocer que la Palabra de Dios ha sido formulada en un lenguaje y en una fraseología condicionados, por tal o cual época. No concede ninguna atención a las formas literarias, y a los modos humanos de pensar presentes en los textos bíblicos, muchos de los cuales son el fruto de una elaboración que se ha extendido por largos períodos de tiempo, y llevan la marca de situaciones históricas bastante diversas.

El fundamentalismo insiste también, de un modo indebido, sobre la inerrancia de los detalles en los textos bíblicos;especialmente en materia de hechos históricos o de pretendidas verdades científicas. Frecuentemente considera como histórico lo que no tenía pretensión se historicidad, porque incluye en tal categoría cuanto es referido o narrado con verbos en pretérito, sin la atención necesaria a la posibilidad de un sentido simbólico o figurativo.

El fundamentalismo tiene frecuentemente la tendencia a ignorar o negar los problemas que el texto bíblico presenta en la formulación hebrea, aramea o griega. Está frecuentemente ligado a una traducción determinada, antigua o moderna. Omite igualmente considerar las “relecturas” de ciertos pasajes en el interior mismo de la Biblia

En lo que concierne a los evangelios, el fundamentalismo no tiene en cuenta el crecimiento de la tradición evangélica, sino que confunde ingenuamente el estadio final de esta tradición (lo que los evangelistas han escrito) con el estadio inicial (las acciones y las palabras del Jesús de la historia). Descuida por eso mismo un dato importante: el modo como las primeras comunidades cristianas han comprendido el impacto producido por Jesús de Nazaret y su mensaje. Ahora bien, éste es un testimonio del origen apostólico de la fe cristiana y su expresión directa. El fundamentalismo desnaturaliza así la llamada lanzada por el evangelio mismo.

El fundamentalismo tiene tendencia también a una gran estrechez de puntos de vista, porque considera conforme a la realidad una cosmología antigua superada, solamente porque se encuentra expresada en la Biblia. Esto impide el diálogo con una concepción más amplia de las relaciones entre la cultura y la fe. Se apoya sobre una lectura no crítica de algunos textos de la Biblia para confirmar ideas políticas y actitudes sociales marcadas por prejuicios, racistas, por ejemplo, y completamente contrarias al evangelio cristiano.

Finalmente, en su fijación sobre el principio de “sola Scriptura” el fundamentalismo separa la interpretación de la Biblia de la Tradición guiada por el Espíritu, que se desarrolla auténticamente en conexión con la Escritura en el seno de la comunidad de fe. Le falta reconocer que el Nuevo Testamento ha tomado forma en el interior de la Iglesia cristiana, y que es Sagrada Escritura de esta Iglesia, cuya existencia ha precedido a la composición de sus textos. El fundamentalismo, por ello, es frecuentemente antieclesial: desprecia los credos, los dogmas y las prácticas litúrgicas que se han vuelto parte de la tradición eclesiástica, así como la función de enseñanza de la misma Iglesia. Se presenta como una forma de interpretación privada, que no reconoce que la Iglesia ha sido fundada sobre la Biblia, y nutre su vida y su inspiración en las Escrituras.

El acercamiento fundamentalista es peligroso, porque seduce a las personas que buscan respuestas bíblicas a sus problemas vitales. Puede engañarlas, ofreciéndoles interpretaciones piadosas pero ilusorias, en lugar de decirles que la Biblia no contiene necesariamente una respuesta inmediata a cada uno de sus problemas. El fundamentalismo invita tácitamente a una forma de suicidio del pensamiento. Ofrece una certeza falsa, porque confunde inconscientemente las limitaciones humanas del mensaje bíblico con su sustancia divina.

Fuente:

interpretation_s.pdf

Puede ser peligroso debatir con creacionistas: “el caso Plimer”

Puede ser peligroso debatir con creacionistas: “el caso Plimer” 

regalokansas03

El dr. Manuel Carmona publicó ya ahce un tiempo atrás (Mayo 14, 2008), un artículo que resalta la batalla que hay (intelectual) entre los creacionistas y los cientificos. No deberia suceder esta batalla, pero lamentablemente sucede.Esta batalla de indole intelectual trasciende muchas veces el mero discurso apologetico de los distintos sectores  y va a parar a los juzgados, enredansose en un conflicto religioso y político, no solamente científico.

Tambien sucede en otros ambitos de la ciencia, contra otros grupos que también se oponen a la ciencia tal como hoyu es entendida, tales como los teóricos del Diseño inteligente (D.I).

Algunos teóricos del D.I o alguno de sus defensores, han tenido que renunciar a sus trabajos, otros han sido despedidos, ya que hoy por hoy no es aceptada como ciencia esta teoria cientifica (D.I), sino como pseudociencia, por lo cual todos sus defensores no son aceptados como cientificos serios.

En fin, “el mar está muy  revuelto”, habrá que esperar algunos cuantos años quizás para ver que pasa.

Yo particularmente creo que cuando la ciencia explica la verdad y la fe cristiana hace lo mismo, y se abandonan los prejucios y los dogmas, ambos corren por la misma carretera aunque en carriles distintos, pero en el mismo sentido, ya que ambos luchan por la verdad, pero lo hacen de maneras distintas. Los creacionistas (cristianos) lo hacen desde la fe bíblica, los cientificos desde el método racional experimental.

Bueno,los dejo con el artículo.

Dios te bendiga

Paulo Arieu


Puede ser peligroso debatir con creacionistas: “el caso Plimer” 

 

Autor: Dr. Manuel Carmona (oldearth.wordpress.com)

Fuente: EUSTOQUIO MOLINA (Revista el Escéptico)

Pleitear con los pseudocientíficos supone un cierto peligro para la salud y la economía de cualquier científico, por prestigioso y famoso que sea.

Dice el refrán popular: pleitos tengas y los ganes. Pero no sólo basta con ganarlos, sino que también hay que tener suerte de que no surjan complicaciones. La analogía se puede hacer extensiva a las guerras, en las cuales tanto los vencedores como los vencidos sufren un desgaste considerable y, por tanto, puede generalizarse la afirmación: en las guerras todos pierden. Lo ocurrido en Australia al profesor Ian Plimer ilustra sobre el poder de los pseudocientíficos y el peligro al que están expuestos los científicos que osan combatirlos pleiteando con ellos. Ha habido muchos paleontólogos y biólogos australianos que han alzado la voz para criticar la ciencia creacionista, pero el más activo y valiente ha sido Ian Plimer, geólogo especialista en Mineralogía, quien, una vez obtenida la cátedra en 1985 en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Melbourne, pensó que era su obligación profesar su disciplina en público combatiendo a los creacionistas científicos. Así, difundió sus preocupaciones respecto a los valores científicos y de educación del creacionismo en la literatura profesional y, por eso, fue inmediatamente atacado en público y amenazado de querella por los grupos creacionistas. En Estados Unidos, los grupos científicos y religiosos que combatían al creacionismo trataban a los creacionistas al mismo
nivel y discutían desde una posición de debilidad.

Leer el resto del artículo….

Musulmanes se oponen a la construcción de un templo evangélico.

Musulmanes se oponen a la construcción de un templo evangélico.

noticiascristianaspuntonet_bangladesh_julio05.jpgNoticiascristianas.net| Compass Direct News – Dhaka, Bangladesh

Fundamentalistas musulmanes en una aldea a 192 kilómetros al norte de la capital han amenazado con matar a un pastor como parte del esfuerzo por evitar que su iglesia construya un templo, según el jefe de la denominación Isha-e-Jamat Bangladesh (Iglesia Jesús).

Abdul Mabud Chowdhury, presidente de la denominación basada en Dhaka, dijo que los musulmanes están intentando arrebatar el terreno de la congregación en la aldea de Lokmanpur, distrito de Gaibandha. La iglesia planea erigir un edificio de adoración en el terreno, que la denominación compró en enero.

“Los musulmanes locales llegaron al saber que habrá una iglesia dentro del cerco, entonces demolieron la muralla de límite el 11 de febrero,” dijo Chowdhury. Al enterarse de la demolición, el mismo día el pastor Rezaul Karim, de 30 años de edad, fue al sitio donde los musulmanes locales y militantes del partido político musulmán más grande del país, Jamaat-e-Islami Bangladesh, lo hirieron a él y a otras personas y amenazaron con matarlo si proseguía con los planes de construir una iglesia en la aldea, dijo Chowdhury.

Karim le dijo a Compass, “Ellos pusieron un cuchillo en mi pecho y me amenazaron con matarme si me ven otra vez en este lugar.”

LA LECTURA FUNDAMENTALISTA DE LA BIBLIA

LA LECTURA FUNDAMENTALISTA DE LA BIBLIA

(extracto del documento “La interpretación de la Biblia en la Iglesia”, Pontificia Comisión Bíblica, 1993)

Descargar (La lectura fundamentalista de la biblia.pdf)

[El subrayado en negrita es mío]

LECTURA FUNDAMENTALISTA

La lectura fundamentalista parte del principio de que, siendo la Biblia palabra de Dios inspirada y exenta de error, debe ser leída e interpretada literalmente en todos sus detalles. Por “interpretación literal” entiende una interpretación primaria, literalista, es decir, que excluye todo esfuerzo de comprensión de la Biblia que tenga en cuenta su crecimiento histórico y su desarrollo. Se opone, pues, al empleo del método histórico-crítico, así como de todo otro método científico para la interpretación de la Escritura.

La lectura fundamentalista tuvo su origen en la época de la reforma, en una preocupación de fidelidad al sentido literal de la Escritura. Después del Siglo de las Luces, se presentaba, en el protestantismo, como una protección contra la exégesis liberal. El término “fundamentalista” se relaciona directamente con el Congreso Bíblico Americano tenido en Niágara, en el estado de New York, en 1895. Los exegetas protestantes conservadores definieron allí “cinco puntos de fundamentalismo”: la inerrancia verbal de la Escritura, la divinidad de Cristo, su nacimiento virginal, la doctrina de la expiación vicaria, y la resurrección corporal en la segunda venida de Cristo. Cuando la lectura fundamentalista de la Biblia se propagó en otras partes del mundo, dio origen a otros tipos de lecturas, igualmente “literales”, en Europa, Asia, África y América del Sur. Este género de lectura encuentra cada vez más adeptos, a finales del siglo XX, en grupos religiosos y sectas, pero también entre los católicos.

Aunque el fundamentalismo tenga razón de insistir sobre la inspiración divina de la Biblia, la inerrancia de la palabra de Dios, y las otras verdades bíblicas incluidas en los cinco puntos fundamentales, su modo de presentar estas verdades se enraíza en una ideología que no es bíblica, a pesar de cuanto digan sus representantes. Ella exige una adhesión incondicionada a actitudes doctrinarias rígidas e impone, como fuente única de enseñanza sobre la vida cristiana y la salvación, una lectura de la Biblia que rehúsa todo cuestionamiento y toda investigación crítica.

El problema de base de esta lectura fundamentalista es que, rechazando tener en cuenta el carácter histórico de la revelación bíblica, se vuelve incapaz de aceptar plenamente la verdad de la encarnación misma. El fundamentalismo rehuye la relación estrecha de lo divino y de lo humano en las relaciones con Dios. Rechaza admitir que la palabra de Dios inspirada se ha expresado en lenguaje humano, y que ha sido escrita, bajo la inspiración divina, por autores humanos, cuyas capacidades y posibilidades eran limitadas.

Por esto, tiende a tratar el texto bíblico como si hubiera sido dictado palabra por palabra por el Espíritu, y no llega a reconocer que la palabra de Dios ha sido formulada en un lenguaje y en una fraseología condicionadas por tal o cual época. No concede ninguna atención a las formas literarias, y a los modos humanos de pensar presentes en los textos bíblicos, muchos de los cuales son el fruto de una elaboración que se ha extendido por largos períodos de tiempo, y lleva la marca de situaciones históricas bastante diversas.

El fundamentalismo insiste también, de un modo indebido, sobre la inerrancia de los detalles en los textos bíblicos, especialmente en materia de hechos históricos, o de pretendidas verdades científicas. Frecuentemente considera como histórico lo que no tenía pretensión de historicidad, porque incluye en tal categoría cuanto es referido o narrado con verbos en pretérito, sin la atención necesaria a la posibilidad de un sentido simbólico o figurativo.

El fundamentalismo tiene frecuentemente la tendencia a ignorar o negar los problemas que el texto bíblico presenta en la formulación hebrea, aramea o griega. Está frecuentemente ligado a una traducción determinada, antigua o moderna. Omite igualmente considerar las “relecturas” de ciertos pasajes en el interior mismo de la Biblia.

En lo que concierne a los evangelios, el fundamentalismo no tiene en cuenta el crecimiento de la tradición evangélica, sino que confunde ingenuamente el estadio final de esta tradición (lo que los evangelistas han escrito) con el estadio inicial (las acciones y las palabras de Jesús en la historia). 
Descuida por eso mismo un dato importante: el modo como las primeras comunidades cristianas han comprendido el impacto producido por Jesús de Nazaret y su mensaje. Ahora bien, éste es un testimonio de origen apostólico de la fe cristiana y su expresión directa. El fundamentalismo desnaturaliza así la llamada lanzada por el evangelio mismo.

 

El fundamentalismo tiene tendencia también a una gran estrechez de puntos de vista, porque considera conforme a la realidad una cosmología antigua superada, solamente porque se encuentra expresada en la Biblia. Esto impide el diálogo con una concepción más amplia de las relaciones entre la cultura y la fe. Se apoya sobre una lectura no crítica de algunos textos de la Biblia para confirmar ideas políticas y actitudes sociales marcadas por prejuicios, racistas, por ejemplo, y completamente contrarias al evangelio cristiano.

Finalmente, en su fijación sobre el principio de “sola Scriptura”, el fundamentalismo separa la interpretación de la Biblia de la Tradición guiada por el Espíritu, que se desarrolla auténticamente en conexión con la Escritura en el seno de la comunidad de fe. Le falta reconocer que el Nuevo Testamento ha tomado forma en el interior de la Iglesia cristiana, y que es Sagrada Escritura de esta Iglesia, cuya existencia ha precedido a la composición de sus textos. El fundamentalismo, por ello, es frecuentemente antieclesial: desprecia los credos, los dogmas y las prácticas litúrgicas que se han vuelto parte de la tradición eclesiástica, así como la función de enseñanza de la misma Iglesia. Se presenta como una forma de interpretación privada, que no reconoce que la Iglesia ha sido fundada sobre la Biblia, y nutre su vida y su inspiración en las Escrituras.

El acercamiento fundamentalista es peligroso, porque seduce a las personas que buscan respuestas bíblicas a sus problemas vitales. Puede engañarlas, ofreciéndoles interpretaciones piadosas pero ilusorias, en lugar de decirles que la Biblia no contiene necesariamente una respuesta inmediata a cada uno de sus problemas. El fundamentalismo invita tácitamente a una forma de suicidio del pensamiento. Ofrece una certeza falsa, porque confunde inconscientemente las limitaciones humanas del mensaje bíblico con su sustancia divina.

http://darkpacker.blogspot.com/2007/08/la-lectura-fundamentalista-de-la-biblia.html

Nuevo libro advierte del peligro de la fe llevada a la política

Nuevo libro advierte del peligro de la fe llevada a la política

Una obra polémica que caricaturiza las diferentes creencias religiosas

La fe puede justificarlo todo, por lo que debe permanecer lejos de la política. Este argumento se desprende del último libro publicado por el filósofo Sam Harris, y que arrasa en las listas de ventas de Estados Unidos. Harris advierte en él del peligro que existe en la relación entre religión y violencia, y afirma que la fe influye demasiado en la vida pública estadounidense. Para Harris, la política no puede someterse jamás a las creencias religiosas que, aunque irracionales, no suelen ser cuestionadas. Se asumen sin más y, por tanto, deben mantenerse al margen de la política porque pueden justificar cualquier acción. Para Harris, la religión está fragmentando la sociedad humana a nivel global, y éste es un peligro que podría acabar con todo lo que hemos construido. Por Yaiza Martínez.

Nuevo libro advierte del peligro de la fe llevada a la politica
Sam Harris_(author), autor de los bestsellers estadounidenses, The End of Faith y Letter to a Christian Nation, es un filósofo licenciado por la Universidad de Standford y especializado en tradiciones religiosas orientales y occidentales, que en la actualidad trabaja en el campo de la neurociencia para desentrañar los mecanismos cerebrales de las creencias. 

Su lucha social se ha centrado en los últimos años en advertir acerca del peligro que supone la religión en las sociedades modernas, el riesgo que implica que creencias irracionales –no demostrables- se usen para tomar decisiones políticas.

Desde este punto de vista, su útlimo libro, Letter to a Christian Nation, ofrece con argumentos racionales una refutación de las creencias que forman el núcleo del cristianismo fundamentalista, trata de temas actuales como el diseño inteligente o la investigación con células madre o la peligrosa relación entre religión y violencia. Asimismo, advierte de la influencia que la fe ejerce en la vida pública de Estados Unidos.

Dentro de la obra, en una “Nota a los lectores”, Harris señala que el 44% de la población norteamericana está convencida de que Jesús va a volver en algún momento de los próximos 50 años para juzgar a los vivos y a los muertos, y que ése será el fin de los tiempos. Con semejante número de personas con creencias tan apocalípticas, se pregunta Harris, ¿cómo podrán estos creyentes ayudar a crear un futuro perdurable para todos?

Si algunos de los miembros del gobierno estadounidense realmente tiene fe en esta profecía, el riesgo aumenta: la política no debería bajo ningún pretexto estar sometida a las creencias religiosas, sino que debería mantenerse al margen de éstas. Los fundamentalismos ya no son ninguna broma ni una simple opción a mantener en la privacidad: Harris trata de dar cuenta de la peligrosidad que implican al pasar al terreno de las decisiones políticas, y pide que los intelectuales no se mantengan al margen de la crítica a la religión como fuente de daños públicos, sino que utilicen sus conocimientos para concienciar a la población.

De los primeros en las listas

Letter to a Christian Nation está en los primeros puestos de las listas de ventas de libros en Estados Unidos, acompañando con sus ideas a las de otros famosos y contestatarios ateos, como Richard Dawkins, que ven que este país viola los derechos humanos en nombre de Dios.

Por eso, Harris señala que ésta es una cuestión urgente. Hijo de una madre judía y un padre cuáquero, el autor afirma que la fe en Dios, en cualquier Dios, es irracional como mínimo y, en el peor de los casos, puede resultar devastadora para la sociedad humana.

Este segundo libro que ha escrito es una respuesta a las cartas que recibió como consecuencia de la publicación de The End of Faith, en las que los cristianos le reprochaban que no creyese en Dios. Para él, la religión nos está fragmentándonos a nivel global.

La polarización religiosa forma parte de muchos de los conflictos mundiales, incluyendo los de Israel e Irán. Sin embargo, esto nunca se discute, declaró Harris para la agencia Reuters, ya que poca gente llama a las cosas por su nombre.

Renunciar a la fe

Harris no tiene nada en contra de las iglesias ni las sinagogas, ni contra las celebraciones religiosas. Sin embargo, como otros intelectuales ateos de Estados Unidos, piensa que se debe reaccionar contra la relación entre la religión y la política. Las actuaciones de la administración Bush, el fracaso de la separación entre Iglesia y Estado, y el conflicto aparentemente interminable con Oriente Medio, están haciendo que la opinión pública estadounidense se sienta realmente molesta.

Para Harris, la solución pasa porque renunciemos a la fe, si queremos que la violencia religiosa no acabe con nuestra civilización. Con este argumento radical afronta una problemática que, según él, está originada por una irracionalidad que justifica cualquier cosa.

Harris señala que Occidente se asombra por las barbaridades que pueden llegar a hacer los islamistas radicales y permanece impávido ante el daño que originan nuestros propios mitos religiosos, cuando ambos comportamientos vienen igualmente dirigidos por un la fe en un Dios imaginario.

Harris teme los efectos de esta fe sobre el mundo, lo que le ha llevado incluso a estudiar el cerebro humano, con la intención de combinar la neurociencia y la filosofía para intentar comprender qué nos hace mantener nuestras creencias o ser incrédulos.

Creencias y política

En una entrevista realizada por Eduardo Punset a Sam Harris para el programa de televisión española Redes a finales del año pasado, Harris señaló que las creencias religiosas nunca son cuestionadas del mismo modo que otros tipos de creencias, nadie exige motivos fundamentados para validar cualquier tipo de fe.

Harris se alarma de que la fe en Dios llegue a impulsar a los senadores de Estados Unidos con respecto a las políticas a aplicar.

En la mayoría de los países, señaló en dicha entrevista, se educa a los niños para que acepten las proposiciones religiosas sin cuestionarlas. Eso hace que estemos dispuestos a cuestionarnos cualquier creencia – incluso los fundamentalistas religiosos son extremadamente lógicos en otras áreas de sus vidas- menos las religiosas. Y de ahí viene el peligro, porque éstas pueden justificarlo todo.

De la misma manera que un terrorista suicida cree que inmolándose irá directo al paraíso tras su muerte, uno acepta que se conquisten países en los que morirán miles de inocentes porque “Dios está de nuestro lado”. Ambas ideas, igual de irracionales y basadas en creencias dogmáticas, tienen resultados igualmente nefastos para la humanidad.

Es decir, que la fe no queda confinada sólo al campo de la religión, sino que actualmente repercute en la política social y en los conflictos interculturales, porque la gente que cree en ello realmente piensa que sus interpretaciones del mundo son totalmente correctas.

Amplias críticas

La obra de Harris ha sido ampliamente criticada, especialmente por personalidades creyentes. Se le acusa de caricaturizar las diferentes religiones, desde el Islam al Judaísmo y el Cristianismo, de las que destaca únicamente sus aspectos negativos, sin valorar las aportaciones socialmente constructivas de las creencias religiosas. También se ha destacado su intransigencia hacia la fe, potencialmente capaz de generar tanto daño como los fanatismos religiosos.

Por otra parte, Harris ignora además la inmensa aportación crítica que, especialmente dentro del cristianismo, se está haciendo para frenar el auge de los fundamentalismos, conectando religión con ciencia y cultura moderna. Hoy en día religión no debe identificarse sólo con “fundamentalismo”, aunque en ocasiones, quizá demasiadas, sea correcto hacerlo.

martes 31 Octubre 2006

El filósofo John Gray denuncia el secularismo fundamentalista

El filósofo John Gray denuncia el secularismo fundamentalista

Considera que en su afán por descalificar la religión, Dawkins y otros se radicalizan

El filósofo y politólogo John Gray ha arremetido en un artículo publicado por la revista The Guardian contra los que él denomina “seculares fundamentalistas”, pensadores que, en los últimos años, se han dedicado a defender a ultranza el ateísmo. Según Gray, este radicalismo tiene su origen sobre todo en el surgimiento de los movimientos terroristas de los últimos años, que han alertado sobre los peligros de los fundamentalismos religiosos. Pero, cuidado, advierte el autor, el radicalismo ateo también alberga un peligro: parecerse demasiado a su enemigo. Gray concluye que, de cualquier manera, reprimir la religión es algo imposible, que lo único que consigue es que ésta reaparezca en formas degradadas y grotescas.

Por Yaiza Martínez.


Portada del último libro de John Gray, aparecido en 2007.
John Gray, famoso filósofo y politólogo británico, autor de libros como “Contra el progreso y otras ilusiones” o “Al Qaeda y lo que significa ser moderno”, publica en The Guardian un artículo titulado “The atheist delusion” en el que analiza la aparición, en los últimos años, de una corriente anti-religiosa defendida a ultranza por escritores y pensadores muy conocidos.

El título del artículo hace referencia, como no, al libro “The God Delusion” (en español “El espejismo de Dios), escrito por uno de esos pensadores a los que Grey ha bautizado como “fundamentalistas seculares”: el divulgador científico Richard Dawkins, quien reproduce en su site de internet el artículo de Gray en The Guardian.

Escribe Gray: “una atmósfera de pánico moral rodea a la religión. Vista, hasta no hace mucho tiempo, como una reliquia de la superstición cuyo papel en la sociedad declinaba constantemente, ahora está demonizada y es considerada la causa de los peores males que azotan al mundo”.

Miedo al terrorismo

Como resultado, se ha producido una explosión repentina en la literatura de un proselitismo del ateísmo. Hace unos años, señala Gray, resultaba difícil convencer a algún editor comercial para que publicase un libro sobre religión. Hoy, los tratados anti-religosos pueden convertirse en artículos que generen grandes beneficios económicos.

Entre los viscerales detractores de la religión, además de Dawkins, estarían según Gray, autores como Christopher Hitchens, Daniel Dennet, Martin Amis, Michel Onfray o Philip Pullman, entre otros.

El debate entre ateísmo y religión ni es nuevo ni tiene visos de ir a resolverse pronto. De un tiempo a esta parte, además, nuevos libros, artículos y comentarios en prensa ponen de manifiesto el auge de esta discusión, especialmente entre pensadores de habla inglesa.

Para algunos científicos, ha llegado el momento de que la religión sea sustituida por la ciencia. Para otros, como para el físico Frank Tipler, el cristianismo tiene una sólida base científica. Pero, más allá de estas elucubraciones ideológicas, ¿a qué se debe el auge del debate en la actualidad?

Según Gray, esta polémica ha venido alimentada en parte por los ataques terroristas de los últimos tiempos, especialmente el del 11 de septiembre de 2001: el fundamentalismo religioso puede llevar a actitudes extremas altamente peligrosas, señala.

Parecerse a su enemigo

En su artículo, Gray alerta a los “fundamentalistas seculares” del siguiente peligro: se están comenzando a parecer en algunas cosas a su supuesto antagonista (la religión).

Quizá, como decía Jorge Luis Borges, siempre “hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”. Según Gray, justo eso es lo que está ocurriendo: el ateísmo más fervoroso renueva algunas de las peores características del cristianismo y del Islam, como el afán por conseguir una conversión universal, o la ausencia de duda ante la idea de que cualquiera que acepte sus preceptos transformará su vida.

La vía por la que el ateísmo llegará a todas partes para “salvar el mundo” serán las telecomunicaciones actuales. Gray afirma que los positivistas han creído durante años que con el desarrollo del transporte y las comunicaciones, el pensamiento religioso irracional llegará a marchitarse.

Pero, advierte el autor, estos fundamentalistas seculares creen en un mito muy arraigado: el del progreso, que supuestamente derivará en un secularismo generalizado en un mundo racional, alejado del irracionalismo de la religión.

Reprimir el instinto religioso

Es decir, que bajo el ateísmo más radical subyace una concepción histórica muy religiosa porque la creencia de que la historia es un proceso con una dirección proviene de la cosmovisión cristiana. Para Gray, aunque los humanistas seculares supriman el contenido religioso de sus ideas, continúan manteniendo creencias no del todo ateas.

Y, aunque es cierto que en numerosos países la religión ha decaído (como es el caso de España e Irlanda) en los últimos años, en otros ha ocurrido lo contrario: Estados Unidos, por ejemplo, no es hoy más secular que hace 150 años. Nada sugiere tampoco que los movimientos de decadencia de la religión vayan a ser irreversibles. Para Gray, la era secular podría ser en parte una ilusión.

El autor afirma por último que no se puede acabar con la religión, y que reprimirla es como reprimir los instintos sexuales: una empresa imposible. E intentar erradicar la religión sólo consigue que ésta reaparezca en formas grotescas y degradadas.

El último libro de John Gray, Black Mass: Apocalyptic Religion and the Death of Utopia (Misa Negra: Religión Apocalíptica y la Muerte de la Utopía), fue publicado en 2007.


—————————

Viernes 25 Abril 2008