Pero… “¡el Génesis no es un libro de ciencia!” Por Jonathan Sarfati

21:41 11/09/2009, ojoadventista@gmail.com (Ojo Adventista),
Pero… “¡el Génesis no es un libro de ciencia!”
¿Cuántas veces ha escuchado esto?

Mi respuesta breve favorita es: “Gracias a Dios que no lo es. Los libros de ciencia siempre tienen errores y se vuelven obsoletos en pocos años. La Biblia no tiene errores y es siempre actual”

Historia versus ciencia

En realidad, el Génesis trata más de historia que de ciencia (no obstante toca aspectos relevantes para la antropología, la biología la geología, etc). La ciencia (operativa) normal, que coloca hombres en la Luna y cura enfermedades, está basada en observaciones repetibles en el presente . El Génesis pretende ser el relato de un testigo ocular acerca del pasado , el cual no se puede repetir. En particular, el Génesis es un relato sobre la historia mundial, desde la creación hasta el comienzo del pueblo Mesiánico, Israel.

Alguien podría decir, “Pero… el Génesis tampoco es un libro de historia – fue escrito para gente sencilla que no habrían entendido las largas eras geológicas o la evolución”. Pero, como hemos demostrado en ‘El Génesis de acuerdo a la evolución’ ( Creation , Vol. 26, No 4, págs. 50-51) hay numerosas formas de comunicar esa supuesta ‘verdad’ en lenguaje sencillo, si esa hubiera sido la intención de Dios .

El Génesis y la ciencia

Los historiadores de la ciencia están de acuerdo en que la ciencia moderna floreció en realidad en la Europa Cristianizada, cuando en otras culturas todavía no se desarrollaba. ¿Sorprendido? ¡No debiera estarlo! La ciencia requiere que nuestros pensamientos sean racionales, que el universo esté ordenado, que el hombre pueda investigar el mundo, y que los resultados sean reportados honestamente. La Biblia explica que: estamos hechos a la imagen de un Dios racional (Génesis 1:26-27), que Dios es un Dios de orden y no de confusión (I Corintios 14:33). Dios le dio al hombre el dominio sobre la creación (Génesis 1:28) y Él ordenó honestidad (Éxodo 20:16). Pero si la evolución fuera cierta, no habría base lógica para todo esto.

Es por eso que casi cada número de la revista Creación, tiene artículos dando a conocer a científicos creyentes en la Biblia. Esta vez presentamos un sobresaliente científico en satélites (misma revista, págs. 18-23) y a uno de los pioneros de las imágenes por R. M., Resonancia Magnética, (págs. 40-42).Este último muestra también la discriminación que hoy en día existe contra los científicos creacionistas, a menudo acusados de no ser “verdaderos científicos”.

Afortunadamente estos discriminadores no existían en la época de Newton, Faraday o Pasteur, ¡para nombrar sólo unos pocos de los grandes creacionistas fundadores de la ciencia moderna!

¿Sólo acerca de fe y moral?

“Pero… la Biblia es un libro acerca de la fe y la moral –eso es lo importante”.

Sin embargo, la doctrina y la moral de la Biblia no pueden ser separadas de sus aspectos científico/históricos. Sin la Resurrección de Jesús, no habría Cristianismo –y es un hecho histórico que Jesús abandonó la tumba al tercer día, y se apareció luego a 500 personas en una ocasión (I Corintios 15:-6). Pero esto también entra en colisión con la ciencia -la ciencia naturalista afirma que es imposible que los muertos resuciten.

Además, el significado de la ‘muerte y resurrección de Jesús’, depende por completo de la realidad histórica del capítulo 3 del Génesis. Esto es, un verdadero primer hombre, Adán, realmente pecó e introdujo la muerte física. Por lo tanto, el Último Adán, Jesús, verdaderamente murió por nuestros pecados y realmente por Él, vino la resurrección física de la muerte. (1 Corintios 15:1-4, 21-22, 45)

¿Qué diremos del matrimonio? Ésta sí que es una enseñanza moral, si es que alguna vez hubo una. Y sin embargo, cuando Jesús respondió sobre el tema, Él citó Génesis 1:27 y 2:24 como historia real, no como alegoría (Mateo 19:3-9: Marcos10:6-9). Además, Jesús dijo que la primera pareja humana estaba allí ‘desde el principio de la creación’, y no miles de millones de años después. Este es un problema mayúsculo para los cristianos que han reinterpretado la Biblia para que encaje con la “Gran Explosión” (Ver “‘La Gran Explosión’ no puede explicarlo” en la página 7 de la revista 26, para conocer los problemas científicos que harían que estos cristianos ¡tengan que reinterpretar sus reinterpretaciones!)

Incluso los Diez Mandamientos, que son obviamente acerca de moral, no tienen sentido sin la historia. El cuarto mandamiento, acerca del día de descanso, está completamente basado en la historia de la Semana de la Creación, ‘Seis días trabajarás y harás tu tarea porque en seis días el Señor hizo los cielos y la tierra, el mar y todo lo que está en ellos y descansó el séptimo día’ (Éxodo 20:9-11).

Jesús le preguntó a Nicodemo: ‘Si hablando de cosas terrenas, de cosas terrenas no creéis, ¿cómo creeríais si os hablase de cosas celestiales? (Juan 3:12). De manera que si no podemos confiar en la Biblia acerca de cosas terrenales (tales como el tiempo de la creación), ¿por qué deberíamos confiar en ella acerca de cosas celestiales (fe y moral)?

¿De qué se trata en última instancia?: de la autoridad

¿Alguna vez les han preguntado por qué le dan tanta importancia al significado del Génesis, y no dedican el mismo tiempo a discutir acerca del bautismo, del día de descanso semanal, de la predestinación versus el libre albedrío, de los últimos tiempos, sobre si los dones carismáticos son apropiados hoy, o de las formas de gobierno de la iglesia?

Esta es la diferencia: todos estos debates presuponen que la Biblia es la autoridad y discuten sobre lo que significa. El debate acerca de la creación estriba en si la autoridad sobre lo que sucedió en el pasado de la Tierra pertenece a la Biblia, ó a la ciencia ‘moderna’.

Pero la Biblia es el testimonio ocular del Hacedor que estaba allí, que lo conoce todo y que nunca se equivoca. Jesús aceptó que la Escritura no puede fallar (Juan 10:35). Pero los científicos no estaban allí (Job 38:4), no saben nada y cometen errores.

Esto demuestra la insensatez de exigirles a los creacionistas que ‘dejen la Biblia afuera’. De la misma manera que ‘el que calla otorga’, aceptar el ‘dejar la Biblia afuera’ es ‘responder a un tonto acorde a su tontería’. Aceptándolo, efectivamente abandona las pretensiones de que la Biblia es la verdad, concediendo la derrota. Confirma al no creyente en su inicua opinión de que el hombre es el árbitro final de la verdad y coloca a Dios en tela de juicio. ¿Qué cristiano querría a sabiendas aceptar algo así?

Fuente: InvestigacionesCreacionistas.com
Autor: Jonathan Sarfati, .Sc. (Hons) en Química y el doctorado (Química Física) de la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda. Es co-autor de trabajos en las principales revistas científicas entre ellos uno sobre los superconductores de alta temperatura publicado en Nature, cuando tenía 22 años de edad. Co-fundador de la Wellington Christian Apologetics Society (New Zealand) Su primer libro “Refuting Evolution” (Refutand la evolución) para hacer frente a una guía de los profesores de la Academia Nacional de Ciencias (EE.UU.), la enseñanza acerca de la evolución y la naturaleza de la ciencia. Trabaja a tiempo completo para la creación de Creation Ministries International, Brisbane, Australia, donde es co-editor de la revista de “Creation” y también escribe artículos y reseñas en “Journal of Creation” (antes TJ), así como activo ministerio de predicación.
Traducción: Raúl Leguizamon

Anuncios

El Libro de Génesis: Mito o Verdad?

El Libro de Génesis: Mito o Verdad?

Posted: 06 Nov 2008 04:00 AM CST

Como he dejado notar, no son pocos los cristianos los que creen en el creacionismo progresivo, el Big Bang, y/o la evolución. Es claro que para poder expresar sus creencias, deben recurrir a la ciencia para que ésta les brinde las explicaciones con respecto al inicio del universo.

leer mas…


El relato del Génesis y la evolución son compatibles

El relato del Génesis y la evolución son compatibles

Ahora los ultraortodoxos evangélicos de los usa están asombrados por las declaraciones de su idolatrado (y nunca mejor dicho) Bush el cual dijo que el relato del Génesis y la evolución son compatibles…

Nunca es tarde para rectificar.

El Libro de Génesis: Mito o Verdad?

El Libro de Génesis: Mito o Verdad?

6 11 2008

Como he dejado notar, no son pocos los cristianos los que creen en el creacionismo progresivo, el Big Bang, y/o la evolución. Es claro que para poder expresar sus creencias, deben recurrir a la ciencia para que ésta les brinde las explicaciones con respecto al inicio del universo.

Por otro lado, es obvio que como cristianos, las verdades las obtenemos de la Biblia. Con esto no estoy diciendo que la Biblia dé explicaciones acerca de todas las cosas, es decir, la Biblia, como bien ha dicho un lector de este blog, no es un libro de ciencia, ni un libro de matemática, ni un libro de gramática, etc. La Biblia es la revelación de Dios para los hombres, en donde ha descrito ciertas cosas, las cuales debemos tomar como verdades, y lo ha hecho utilizando hombres, sus personalidades, y su carácter, con el fin de expresar lo que Dios ha querido.

Es cierto que la Biblia no es un libro de ciencia, pero cuando la Biblia habla acerca de algo científico, eso es una verdad. Cuando la Biblia brinda cálculos matemáticos, estos son verdad. Porqué? Porque fue Dios quien creó la ciencia y las matemáticas, y el lenguaje, etc.[0] Fue Dios quien creó en lenguaje para poder comunicarse con Adán en el Edén. De la misma manera, cuando la Biblia habla acerca del inicio del universo, habla de manera real y no figurativa o alegórica como demostraré en esta entrada.

Los cristianos que creen en el creacionismo progresivo o el Big Bang, creen que Dios utilizó estos procesos para crear el universo en un proceso de 4.5 billones de años. Cómo hacen esto? Sencillamente aducen que el pasaje de Génesis 1 y 2, son pasajes poéticos y no históricos. Muchos, como los liberales, y como el lector que mencione antes, inclusive aducen que ni siquiera se puede saber si fue Moisés quien escribió este libro. Esta es la única manera en la que pueden llegar a sus conclusiones. Cómo? Utilizando procesos hermenéuticos totalmente equivocados, haciendo eiségesis de los pasajes en lugar de exégesis. Es decir, llegan con sus presuposiciones a leer la Biblia y no permiten que sea la Biblia la que les diga como debe interpretarse un determinado pasaje. Como he dicho siempre, “La Biblia interpreta la Biblia, y no somos nosotros la que la interpretamos.” Si llegamos a un pasaje difícil, debemos dejar que la Biblia, quizás en otros lugares, no dé la explicación de lo que en ese momento parece ser una contradicción, o algo imposible. La Biblia, repito, debe ser la guía.

La Biblia, como dejé claro en las entradas previas, no permite creer en el creacionismo progresivo o el Big Bang. La narración de este libro da la idea de que los hechos de la creación fueron algo milagroso e inmediato. Raymond Surburg escribe,

“La estructura gramatical de Génesis parece indicar un corto tiempo para las obras creativas. Para ilustrar, Dios dijo: ‘Tierra, da plantas’ Inmediatamente, en el verso 12 vemos el registro de la respuesta a la orden-‘La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla…’ El pasaje de Génesis en ningún lugar da la idea de largos períodod de tiempo o edades estuvieran involucradas. Acción instantánea parece ser lo que el autor plantea.” [1]

Este es el testimonio, como hemos visto, de otro autor bíblico, cuando escribe,

“Porque por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; todo el ejército de ellos fue hecho por el soplo de Su boca. Él junta como un montón las aguas de los mares, y guarda en depósitos los océanos. Tema a Jehová toda la tierra; témanle todos los habitantes del mundo. Porque Él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió.” Salmos 33: 6-9

Para el salmista la base del temor a Dios es Su poder. Dios es tan poderoso, nos dice David, que creó el universo con el soplo de Su boca. Lo único que tuvo que hacer Dios fue decir, y todo fue hecho. Por otro lado, y como he mencionado en las entradas previas, Moisés registró más adelante que los israelitas debían guardar el sétimo día (un día literal de 24 horas) como el día de reposo. Porqué? La razón que da Moisés es que, “en seis días Jehová hizo los cielos, la tierra, y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el sétimo día.

Es claro, para aquellos que no han sido cegados por la geología evolucionaria, que la Biblia cuenta que Dios creó el universo en un período de seis días literales. Sin embargo, se ha sugerido que la tierra da la apariencia de tener millones de años. Un científico cristiano, Walter E. Lammerts declaró que “de no ser por mi creencia en la verdad e interpretación literal de la narrativa de Génesis, tendría gran dificultad en creer que la tierra tuviera hasta 6000 años. En realidad desde el punto de vista estrictamente científico, la mayor parte de la superficie terrestre da la apariencia de ser más jóven.” [2]

Los creacionistas progresivos pinsan que la apariencia de edad descarta la posibilidad de que el relato de Génesis sea literal, pero esto dicen debido a sus presuposiciones. Si llegamos a la Biblia sin nuestras presuposiciones, debemos entender que esa creación divina debía aparentar antigüedad. Esto es obvio en el caso de Adán y Eva, quienes fueron creados como individuos maduros. Esto es cierto en el caso de el resto de la creación, tanto animada como inanimada.

El registro que nos brinda Moisés con respecto a la creación del mundo es sublime. En él aprendemos del origen del cielo y la tierra por un acto de Dios Todopoderoso. Por un poder divino, la luz fue formada, y la atmósfera englobó la tierra. Grandes mares fueron juntados y apareció la tierra seca. El mundo floreció con platas de toda especie, luces iluminaron los cielos. En las aguas nadaron criaturas de todo tipo, y en los cielos volaron las aves. Animales y bestias fueron creados y al final el hombre, el logro más grande de Dios.

Muchos, tanto dentro como fuera de la iglesia, sugieren que este relato en Génesis 1 y 2 debe ser considerado como un mito o poesía. Esta idea ataca a la Biblia directamente y debe ser rechazado abiertamente por diferentes razones.

1. El estilo de Génesis en estos capítulos no da evidencia un abordaje poético o mitológico. Edward J. Young dice,

“Génesis uno no es poesía, saga o mito, sino historia verdadera y confiable. El que sea histórico puede ser visto por las siguientes razones: (1) Sostiene íntima relación con el resto del libro. El resto del libro (i.e Las Generaciones) presuponen el relato de la creación, y el relato de la creación prepara para lo que sigue. Las dos porciones de Génesis son partes integrales del libro y se complementan. (2) Las características de la poesía hebrea están faltando. Existen narrativas poéticas de la creción y forman un marcado contraste con Génesis uno.” [3]

2. Génesis debe ser considerado historia literal debido a que esta fue la visión que Cristo mantuvo. Citando Génesis 1:27 y 2:24, comentando acerca del matrimonio y el divorcio, Jesús dijo, “Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer.” (Marcos 10: 6). Aquí, el Señor, sin rodeos afirmó varias cosas: primero, que hubo una creación, y utiliza la palabra ktisis (griego) que denota “la suma total de lo que Dios creó.” [4] Segundo, que los primeros humanos existieron desde el principio de la creación, y esto no puede ser armonizado por aquellos que creen que la tierra tiene casi 5 billones de años, y el hombre apenas 3-4 millones. Tercero, la primera pareja fue creada. La Biblia utiliza la palabra epoiesen (griego), un tiempo verbal aorista, para designar que la pareja fueron creadas en un solo acto. [5] Si Cristo hubiera querido dar la idea de que esta pareja evolucionó a través de largos períodos de tiempo hubiera empleado un tiempo verbal imperfecto, que indica una acción progresiva en un punto en el pasado. Cuarto, los hizo “varón y mujer” desde el principio. Dios no creó una célula asexuada o bisexual que luego evolucionó en un hombre y una mujer. Como vemos, Cristo creía firmemente en el relato de Moisés.

Pero, además de Jesús, los autores del Nuevo Testamento apoyaron la historicidad de Génesis. Pablo luchaba por enseñar que la mujer procede del varón, y utiliza la preposición ek que quiere decir “salir de.” [6]  Además Pablo llamó a Adán y a Eva por sus nombres en 1 Timoteo 2:13 considerando el relato de Moisés como histórico. Además, relató que el relato de lo ocurrido en el Edén fue cierto, en 2 Corintios 11: 3 escribió que “la serpiente con astucia engañó a Eva.”

3. Alguna evidencia arqueológica descubiertas en recientes años corrobora la historicidad y confiabilidad de Génesis. E. A. Speiser del Museo Universitario de Pennsylvania descubrió un sello de piedra cerca del fondo de un montículo, a 12 millas al norte de Nínive, al cual dató del año 3500 a.C. Este sello contiene la figura de un hombre y una mujer desnudos, caminando y seguidos por una serpiente. Otro sello, conocido como “Sello de la Tentación”, encontrado entre las ruinas de la antigua Babilonia parece referirse al jardín del Edén. En su centro hay un árbol, a la derecha un hombre, a la izquierda una mujer tomando una fruta, y detrás de la mujer, una serpiente.

4. Además, la veracidad de Génesis es clara ya que está en perfecta armonía con las leyes de la ciencia que se conocen en la actualidad. Vean lo siguiente,

a. Génesis declara que hubo un inicio. En física, la Segunda Ley de la Termodinámica revela que toda transferencia de energía evidencia un aumento en el desorden. Esto quiere decir que la creación material se está desgastando. Este proceso evidencia que el universo no es eterno, sino que tuvo un inicio.

b. De acuerdo al relato de Moisés, al final de la semana de la creación, “fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos” (Génesis 2:1). Esto está en perfecta armonía con la primera Ley de Termodinámica que establece que según los procesos actuales, ni la materia ni la energía pueden ser creados o destruídos. Las leyes científicas están de acuerdo con el relato bíblico de la creación. Debemos notar que la visión de los evolucionistas o creacionistas progresivos oponen las leyes que dicen que es imposible que el universo esté continuamente o progresivamente creándose.

c. Génesis enseña que los organismo fueron creados según su género y especie (Génesis 1:12). Las leyes de herencia demuestran que, a pesar de que exista variabilidad dentro de ciertos límites, básicamente las cosas se reproducen a partir de su especie. La visión naturalística o evolucionaria se basan en la idea que algo puede reproducirse en algo diferente. Que los organismo se reproducen de acuerdo a su especie es claro del registro de fósiles. La ciencia aún no explica las formas transicionales, y menos aún ha logrado encontrar alguna. Para Darwin, “lo único que está en contra de mi teoría es el registro de fósiles.”

Mañana escribiré acerca de la veracidad de Moisés como el autor del libro de Génesis y otros hallazgos bíblicos que demuestran que el creacionismo progresivo no es bíblico.

_______________________________________________________

[0] Yo discrepo con el autor de este artículo en este punto.

“Es cierto que la Biblia no es un libro de ciencia, pero cuando la Biblia habla acerca de algo científico, eso es una verdad. ”

Esto no es una mentira, pero sabemos que los conceptos de ciencia han ido cambiando. No es lo mismo el concepto hebreo que el de hoy. Y la biblia no pretende ser un libro de ciencia, pero expresa los conceptos de aquella epoca.Porque era la cultura de ellos.

Sabemos que no es asi:

La taxonomia que utilizó Moisés ya no se usa. La uso para clasificar los animales, para inmundos y aceptados, pero ya no se usa esa clasificación.
Clasificó el murcielago como ave y es un mamifero.No está mal, pero tampoco está bien. Es inexacto. Obviamente desconocia Moisés el tema.
Hay un problema con un posible error de traducción, con insectos de 6 patas, que nunca existieron, todos los insectos tienen 4 patas. 
Se utilizó para la construcción del templo de Salomón un valor de Pi=3, cuando es un valor inexacto, no se puede utilizar este valor, ya que hoy se le conocen muchos decimales ya. Incluso babibilonia y Egipto conocían mas aproximaciones que el utilizado. Yo analicé ese tema.
La biblia dice que la tierra es redonda, el pasaje en Hebreo dice que es redonda, pero sabemos hoy que es esférica.
Y por ahí creo que hay mas inexactitudes. Eran los conocimientos de los hebreos.
No podemos afirmar que era exacta en Ciencia,ni en matematicas,si hay muchas afirmaciones que son correctas, claro que si, pero no todas.
Nada de eso afecta la inspiracion divina del texto, ya que sigue significando que Dios los guió a poner por escrito, respetando su cultura y sus conocimientos.
Israel no era una nación avanzada en Ciencias, si los babilonios y los egipcios.
Nada de todo esto niega la veracidad del texto. Tampoco podemos tomar sus cronologías literalmente, ya que son inexactas. Pero no es que mienten los autores, ellos escriben de acuerdo a su cultura. Por eso debemos ser prudentes cuando nos referimos a la antiguedad del planeta y del Universo.
Una teoría que esta siendo muy aceptado hoy en dia, es la teoria de la brecha, que cree que entre Genesis 1:1 y Genesis 1:2 hubo un lapso de tiempo. Incluso hay ministros que han llegado a esa conclución sin basarse en la ciencia,esto solucionaría los problemas que hay con los descubirmientos modernos.Después de esa brecha pareciera que comenzo el resto de la creación.

Paulo Arieu

[1] Raymond Surburg. Darwin, Evolution and Creation. Página 60.

[2] Citado por Arthur Williams. The Genesis Account of Creation. Página 34.

[3] Edgard J. Young. Studies in Genesis One.  Página 105.

[4] Strong’s Greek Lexicon. Número 2937.

[5] Strong’s Greek Lexicon. Número 4160.

[6] Strong’s Greek Lexicon. Número 1537.

sujetosalaroca.org

El huerto del Edén

Edén

wikipedia |

El jard�n del Edén", de Hieronymus Bosch  

El jardín del Edén”, de Hieronymus Bosch

Descargar ( Eden.pdf )

El Edén (en hebreo עדן) es, según el relato bíblico del libro del Génesis, el lugar donde habría puesto Dios al hombre después de haberlo creado a partir del polvo de la tierra.

Y Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Génesis 2:8

Tomó, pues, Dios al hombre, y lo puso en el huerto del Edén, para que lo labrara y lo guardase. Génesis 2:15

Etimología de la palabra Edén:

La palabra Edén suele ser utillizado como sinónimo de Paraíso, sin embargo la palabra Paraíso originalmente se refiere a un bello jardín extenso; mientras que Edén, es una palabra de origén acadio (un pueblo de estirpe semita), cuyo significado se refiere a un lugar puro y natural. Así, Edén se refiere más bien a una región geográfica, mientras que el Paraíso se refiere a un lugar más específico (un huerto o jardín situado en la parte oriental de dicha región).

Descripción e historia

En la Biblia se indica que el Edén es un huerto o jardín que habría existido (al oriente), indicando su existencia en una región que se hallaría en el Oriente Medio. Igualmente se dice que de él salía un río que se dividía en cuatro, llamados: río Pisón, que se dice, rodeó toda la tierra de Havila; el río Gihón, que habría rodeado toda la tierra de Cus; el río Hidekel (río Tigris); que iría al oriente de Asiria; y el río Éufrates.

En el jardín del edén Dios habría colocado dos árboles especiales, llamados el árbol de la ciencia del bien y del mal y el árbol de la vida; y, además, en este huerto, Dios habría colocado a Adán y Eva, para que vivieran.

En este lugar, Dios le otorgaría al hombre todo aquello que necesitase para tener gozo, placer y armonía, de este modo no le faltaría nada.

Aquí también Adán y Eva desobedecieron a Dios y comieron la fruta del Árbol de la ciencia del bien y del mal. Fueron maldecidos por su desobediencia: él trabajaría con el sudor de su frente, ella daría a luz con dolor y la culebra reptaría.

Luego fueron expulsados para evitar que el hombre alcanzara la vida eterna, pues ya tenía conocimiento del bien y mal al igual que la mujer provocó al hombre para que comiera del fruto del conocimiento. Esto está bien explicado en el Génesis 3:22 y 3:24.(Génesis 3:22-24).

El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, lo coma y viva para siempre. Génesis 3:22

Por esa razón Adán y Eva serían echados del jardín de Edén. Génesis 3:24

Para la protección del Edén y el camino hacia del árbol de la vida, La Biblia dice que Dios puso unos querubines al oriente del huerto de Edén, y una espada ardiente.

(Para más información sobre Adán y Eva, ver sus artículos principales).

Debate sobre la existencia del huerto del Edén

Cuando en la Biblia se lo define como huerto, algunos grupos de personas y eruditos creen que se estaría aludiendo posiblemente a un lugar real, y no a una simple alegoría; ya que también se menciona un lugar geográfico, donde habría existido (al oriente), indicando una región que se hallaría en Oriente Medio, al este del actual Israel, situándose de este modo en algún lugar de Mesopotamia o de Arabia. Sin embargo hay que tener en cuenta que a nivel científico e histórico, no existen pruebas que indiquen que haya existido realmente el Edén en esa zona geográfica, por lo menos, tal como esta descrito en el génesis. Por otra parte resulta contradictorio que, estando el Eden ubicado hacia el Oriente, sea precisamente en la puerta oriental de éste donde Dios pusiese un querubín guardían, lo que alimenta las tesis de que el jardín del Edén bien pudiera ser una adopción semita del mito del Jardín de las Hespérides, situado al Occidente y donde una serpiente, Ladón (de evidente homofonía con Eden), actua de guardiana del árbol de la inmortalidad el robo de cuyos frutos también es considerado sacrilegio por Hera.

Véase también

Enlaces externos

El Pentateuco II – Preguntas de repaso

El Pentateuco II – Preguntas de repaso

5. Cuáles partes de la vida humana son mencionadas en la bendición de 1:28 y 29?

Rpta:[0]

Séptimo día: terminada la actividad creadora, Dios descansa.

Cada etapa de la creación preparó el camino para la siguiente, y todas tenían el propósito de preparar el escenario para el punto culminante: la creación del hombre.

“Y dijo Dios: sea… y fue…” Al hablar Dios, infaliblemente se cumple su voluntad. Se recalca la perfección de lo que Dios creó… “Y vio Dios que era bueno.” El resultado correspondió perfectamente a la intención divina. El gran propósito de la creación era preparar un hogar o ambiente adecuado para el hombre.

Al finalizar el sexto día de la creación, Dios observó que su obra creadora era buena en gran manera. “Demostraba equilibrio, orden, y estaba perfectamente adaptada para el desarrollo físico, mental y espiritual del hombre.'”

La creación del hombre:

Dios hizo al hombre como corona de la creación. El hecho de que los miembros de la Trinidad hablaron entre sí (1:26), indica que éste fue el acto trascendental y la consumación de la obra creadora.

Dios creó al hombre tanto para ser del mundo espiritual como del terrenal, pues tiene cuerpo y espíritu.

El cuerpo del hombre fue formado del polvo de la tierra, igual que los animales (2:7, 19), lo cual nos enseña que se relaciona con las otras criaturas. (La ciencia ha demostrado que la sustancia de su cuerpo contiene los mismos elementos químicos del suelo.) Su nombre en hebreo “Adam” (hombre), es semejante a “Adama” (suelo). Sin embargo no hay eslabón biológico entre el hombre y los animales.* Se usa la palabra “bara” (crear algo sin precedentes) 1:27, que indica que su creación fue algo especial.

El hombre fue hecho a la imagen de Dios, y por lo tanto tiene gran dignidad. ¿Qué significa “la imagen de Dios” en el hombre? No se refiere a su aspecto físico, ya que Dios es espíritu, y no tiene cuerpo. La imagen de Dios en el hombre, tiene cuatro aspectos: (a) sólo el hombre recibió el soplo de v por lo tanto tiene un espíritu inmortal, a través del cual puede tener comunión con Dios, (b) Es un ser moral, no obligado a obedecer sus instintos, como los animales, sino que posee libre albedrío y conciencia, (c) Es un ser racional, con capacidad para pensar en lo abstracto y formar ideas. (d) Al igual que Dios, tiene dominio sobre la naturaleza y los seres vivientes. “Había de ser el representante de Dios.revestido de autoridad y dominio, como visible monarca y cabeza del mundo”.8 Alguien ha observado que el hombre tiene un espíritu para tener comunión con Dios, una voluntad para obedecerle y un cuerpo para servirle.

El Nuevo Testamento recalca los aspectos espirituales y morales de la imagen de Dios en el hombre, tales como conocimiento espiritual, justicia y santidad. El gran propósito que Dios quiere realizar mediante la redención, es restaurar una imagen en el hombre, hasta que sea perfecta, como se Observa en CRISTO (Rom. 8:29; Col. 3:10; I Juan 3:2).

Dios descansó el séptimo día, no en el sentido de terminar toda la actividad, sino en el de terminar la actividad creadora (1 Juan 5:17). Observando el día de reposo, los hombres recuerdan que Dios es el Creador, y reservan tiempo para prestarle culto.

El hombre en el Edén: Gen. 2:4-25. Se ve la solicitud de Dios por el hombre, en los siguientes hechos:

a) Lo ubicó en el huerto de Edén (delicia o paraíso), un ambiente agradable, protegido y bien regado. El huerto estaba situado entre los ríos Hidekel (Tigris) y Eufrates, en un área que probablemente corresponde a la región de Babilonia, cerca del Golfo Pérsico. Dios le dio a Adán trabajo que hacer, para que no se aburriera. Algunas personas piensan que el trabajo es parte de la maldición, pero la Biblia no enseña tal cosa, sino que la maldición convirtió el trabajo bueno, en algo infructuoso y con fatiga.

b) Dios proveyó a Adán una compañera idónea, instituyendo así el matrimonio. En este capítulo se encuentra, en forma de germen, la enseñanza más avanzada de esa relación.

El propósito primordial del matrimonio es proporcionar compañerismo y ayuda mutua: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea (semejante o adecuada) para él” (2:18). Debe ser monógamo, pues Dios creó a una sola mujer para el varón; debe ser exclusivista, porque “dejará el hombre a su padre y a su madre”, debe ser una unión estrecha e indisoluble: “se unirá a su mujer y serán una sola carne”. Dios, en su sabiduría infinita, instituyó el hogar para formar un ambiente ideal en el cual los hijos puedan ser criados cabalmente en todos sus aspectos. Se enseña la igualdad y dependencia mutua de los sexos. “Ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón” (1 Cor. 11:11) El uno sin el otro está incompleto.

El comentarista Mateo Henry observó que la mujer no fue formada de la cabeza, del hombre, para que no ejerciera dominio sobre él, ni de sus pies, para que no fuera pisoteada, sino de su costado para ser igual a él y de cerca de su corazón, para ser amada por él. La mujer debe ser una compañera que comparta la responsabilidad de su marido, responda con comprensión y amor a la naturaleza de él, y colabore con él para llevar a cabo los planes de Dios.

c) Dios le dio a Adán amplia inteligencia, pues podía poner nombres a todos los animales. Esto demuestra el hecho de que tenía poderes de percepción, para comprender sus características.

d) Dios mantenía comunión con el hombre (3:8), y así el hombre podía cumplir su fin más elevado. Posiblemente Jehová tomaba la forma de un ángel para caminar en el huerto con la primera pareja. La esencia de la vida eterna consiste en conocer personalmente a Dios (Juan 17:3), y el privilegio más glorioso de este conocimiento es disfrutar de la comunión con él.

e) Dios lo puso a prueba en cuanto al árbol de la ciencia del bien y del mal. Pero ¿en qué forma nos revela esto que Dios tenía solicitud por los primeros hombres? A los hijos de Dios las pruebas les son oportunidades de demostrar su amor a Dios, obedeciéndole. También son un medio para desarrollar su carácter y santidad. Adán y Eva fueron creados inocentes,pero la santidad es más que la inocencia; es la pureza mantenida en la tentación.

* La teoría de la evolución enseña que el hombre es la cumbre de un lento proceso, en el que los animales más sencillos evolucionaron hasta llegar a ser altamente desarrollados. Esta teoría carece de evidencia conclusiva de eslabones entre los animales y el hombre. Los eruditos evangélicos, en su mayor parte, creen que los fósiles de hombres prehistóricos, tales como el de Neanderthal, representan razas degeneradas que habían descendido de Adán. Los inmensos períodos de antigüedad asignados a éstos por algunos antropólogos, descansan sobre fundamentos muy descartables, ya que los más prudentes científicos hablan cautelosamente de la edad que tienen los restos prehistóricos en su sabiduría infinita, instituyó el hogar para formar un ambiente ideal en el cual los hijos pueden ser criados cabalmente en todo aspecto:física,social y espiritualmente.

6. Cuáles bendiciones son afectadas por la maldición de capítulo 3?

Rpta:[1]

Las consecuencias del primer pecado: 3:7-24. Siguieron al pecado, resultados desastrosos, como un río impetuoso. ¿No eran desproporcionalmente severos en comparación con el de una sola cosa. Al ceder a la voz u mus, el hombre elegía agradarse a sí mismo, desobedecer deliberadamente a Dios. Era un acto de egoísmo y rexcusable. En efecto, era atribuirse el lugar de Dios.

Las consecuencias teológicas de la caída son las siguientes:

a) Adán y Eva conocieron personalmente el mal: sus ojos fueron abiertos”. Las mentiras de Satanás estaban entrelazada con un hilo de verdad. Adán y Eva llegaron a parecerse a Dios, distinguiendo entre el bien y el mal, pero su conoci Irnlo se diferencia del que tiene Dios en que el conocimiento ellos fue el de la experiencia pecaminosa y contaminada. Dios, en cambio, conoce el mal como un médico conoce el cáncer, pero el hombre caído conoce el mal como el paciente la enfermedad. La conciencia de ellos se despertó a un sentimiento de culpabilidad y vergüenza.

b) Se cortó la comunión con Dios, y entonces huyeron de presencia. El pecado siempre despoja al alma de la pureza y el gozo de la comunión con Dios. Esa es la muerte espiritual y cumple, en el sentido más profundo, la advertencia de que el hombre moriría el día que comiera del fruto prohibido 2:17).

c) La naturaleza humana se corrompió y el hombre admitió la tendencia de pecar. Ya no era inocente como un niño, sino que su mente se había ensuciado y tenía vergüenza de su cuerpo. Otra prueba fue que echó la culpa a otros; pues Adán aun insinuó que Dios era el culpable: “La mujer que me diste me dio.” Este es el pecado original, o la naturaleza caída del hombre.

d) Dios castigó el pecado con dolor, sujeción y sufrimientos. Un Dios santo no puede pasar por alto la rebelión de sus criaturas. La mujer sufriría dolores en el parto y estaría sujeta a su marido. Pero ¿estar sujeta a su esposo es una maldición? No debe tener la familia una cabeza? Además ¿no es esto una figura de la relación entre Cristo y la Iglesia? (Efe. 5:22, 23). El mal consiste en que la naturaleza caída del varón ya lo hace propenso a abusar de su autoridad sobre la mujer, del mismo modo que la autoridad del marido sobre la mujer puede traer sufrimientos, el deseo femenino respecto de su esposo puede ser motivo de angustia. El deseo de la mujer no se limita a la esfera física, sino que abarca todas sus aspiraciones, de esposa, madre y ama de casa. Si el matrimonio falla, la mujer queda desolada.

Toda la raza y la naturaleza misma sigue aun sufriendo como consecuencia del juicio pronunciado sobre el priemr pecado. El apostol Pablo habla poeticamente de una creación que gime a una , y a una que esta con dolores parto hasta ahora (Ro. 8:22)

7. Cómo nos ayudan estos pasajes a responder a las grandes preguntas y misterios de nuestra vida? [2]

(1) “El objeto del libro es el de revelarnos el origen del universo material; el origen y la relación a Dios el Creador, y la igualdad de todos los hombres delante de El; la relación divinamente constituida de los sexos; la institución divina del Sábado; el origen del mal moral y físico; la historia primitiva de la raza humana y el origen de las naciones; la elección de uno para ser el guardián de los registros sagrados, y del propósito y método divinos de la redención del hombre; la historia de sus fundadores hereditarios, y su relación a la historia subsecuente. De estas verdades, de cuyo conocimiento debemos el actual adelanto en la civilización, es el objeto del libro: dar una historia divinamente acreditada. Su valor evidente se descubre sin esfuerzo en esta declaración, y es atestiguado por la historia de la civilización; porque sin ella ningún grado de cultura intelectual, o de refinamiento de gusto y de progreso en la ciencia y las artes, jamás se hubiera hallado suficiente para salvar a un pueblo de la corrupción moral, y del decaimiento y ruina al fin de los tiempos. En estas verdades y la confirmación divina de ellas, se halla la única base del progreso popular y de la permanente prosperidad nacional; y de todos estos asuntos estaríamos completamente ignorantes, sin las revelaciones contenidas en esto libro. (Dr. Conant)

(2) “Si no tuviéramos los once primeros capítulos del Génesis; si no tuviéramos, sobre los principios del mundo y la humanidad, sino los mitos de los paganos o las especulaciones de los filósofos, o las observaciones de los naturalistas, estaríamos en la ignorancia más profunda acerca del origen y naturaleza del mundo y del hombre. Sucede con estos capítulos por una parte, como con las profecías y la Escritura por la otra: Allí, alcanzamos a ver la verdadera luz sobre las primeras cosas, y aquí sobre las últimas; allí sobre los principios fundamentales, aquí sobre las tendencias últimas de la historia; allí sobre la primera causa, aquí sobre el objeto del mundo; sin las cuales cosas, una historia universal o una filosofía de la historia es imposible concebirlas. Pero la misma profecía tiene sus raíces en estos capítulos, sobre los cuales toda la Revelación posterior se basa. Afortunadamente estos registros primitivos de nuestra raza, mucho más ampliamente de lo que sabemos, han penetrado todo nuestro modo de pensar, e influyen aún en aquellos que creen que tienen que desechar el carácter histórico de estos registros. Estos capítulos mantienen en la humanidad la conciencia de su relación con Dios, de su nobleza original, y su destino eterno. Me admira ver los esfuerzos de los hombres que no creen en el libro del Génesis pura escribir la historia. No saben dónde comenzar ni saben dónde acabar. No saben cómo interpretar. No ven la mano directora de la Providencia Divina. Tan ciegos como los murciélagos y los topos, cubren ningunos rastros de propósito y providencia divinos en la historia del mundo. Pero la profecía misma tiene sus raíces en estos once capítulos, sobre los cuales toda la Revelación posterior se basa. (Auberlen)

Notas:

[0] Pablo Hoff,El Pentateuco, pp.27,Apendice II, edit. Vida,15ª impresion, Deerfield, Florida 33442-8134

[1] Ibid, pp. 31

[2] B.H.CARROLL,COM. BIBLICO i – GENESIS,pp.59-60, EDIT. CLIE,1990 BARCELONA,ESPAÑA

EL PENTATEUCO parte 2

EL PENTATEUCO parte 2

I. Génesis: El Principio y El Indicio

Quién eres? De dónde vienes? Con estas preguntas nosotros tratamos de conocer a personas anteriormente no conocidas. Muchas veces, nuestras preguntas se fijan en la familia de la persona o en su pueblo natal. Si logramos identificar su pueblo o si conocemos algo de su familia, creemos que ya tenemos cierto conocimiento de la persona. Pero casi siempre comenzamos con raíces: padres, pueblos y principios. Por qué? Se supone que nuestras raíces guardan el indicio de nuestra identidad. Y este indicio, más que cualquier otra cosa, nos da a conocer.

En el libro de Génesis todo el mundo puede hallar este indicio de su identidad. El primer libro del Pentateuco no comienza solamente con los principios del pueblo de Dios, sino comienza con los principios de todos. Nos provee una historia universal. En Génesis Dios establece su autoridad y su poder sobre todo el universo. Sea quien sea usted, Génesis habla de su principio, de sus raíces y de su linaje.

Después de enseñarnos la autoridad y soberanía de Dios sobre toda la creación, Génesis procede a dibujarnos el gran plan de Dios para la salvación de este mundo. Aquí, Génesis nos contesta la pregunta, Cómo llegamos a ser lo que somos? Habiendo desobedecido a Dios, Génesis nos dice que el hombre se encuentra en el agarro del pecado y de la muerte. Y solamente Dios puede salvarlo. Otra vez tenemos que recalcar que este plan de salvación elaborado en Génesis no es solamente para los judíos, sino para todo el mundo. Aunque muchos creen que la Biblia es solamente para judíos y/o cristianos, la Biblia pretende ser la historia (y el futuro) de todos. Puesto que Dios creó todo, solamente Dios puede salvar todo.

Así encontramos, en este mismo libro, las raíces de nuestra condición y las raíces de nuestra salvación. Es este libro que contiene el indicio de nuestra identidad y el indicio de nuestra esperanza. Vamos a conocernos!

A. Dos Estructuras Paralelas: El libro de Génesis pretende enseñar al lector dos cosas principales.

Primero, Génesis nos enseña la creación de un mundo bueno y perfecto por Dios con la siguiente caída del hombre en pecado y todos sus resultados y consecuencias (Génesis 1-11).

Segundo, Génesis nos revela el plan de Dios para la salvación de todo el mundo, un plan que comienza con un hombre y una familia (Génesis 11-50). Así se puede dividir el libro, fácilmente, en dos partes.

Sin embargo, el autor de Génesis quería que todos supiéramos que hay un sólo Dios y un sólo proceso de creación y salvación. Por esto hay una estructura paralela, una estructura literaria también. Con esta estructura las dos partes del libro de Génesis son juntadas y unidas. Y con esta estructura literaria el autor hace un gran esfuerzo para hacernos entender que este libro trata los principios de todos.  

Anteriores Entradas antiguas