La Abominación de Levítico


Pregunta: ¿Condena Dios claramente el homosexualismo en Levítico?
Respuesta: De primera entrada, pareciera que sí.

Pero antes de seguir, consideremos la receta, en Levítico 14, para purificarse después de curarse la lepra. (Cuando Jesús mandó a los leprosos recién curados al Templo, era a esto que los estaba mandando:)

Tráiganse dos palomas. El sacerdote mata las palomas, y rocía la sangre siete veces encima suyo. (Van a tener que ser palomas grandes.) Tiene que quedarse fuera de su tienda de campaña por siete días, rasurarse TODO su pelo, incluyendo barba, cejas y quien sabe que más… Después, tráiganse tres corderos sin mancha, (Clorox?) más chorreadas de sangre, hay que ponerse sangre en la oreja derecha, el pulgar de la mano derecha y el pulgar del pie derecho, y después aceite (Clover Brand?) en los mismos sitios.

Hay 24 capítulos llenos de este tipo de procedimientos y creencias, incluyendo cuando sacrificar arepas en vez de corderos. Hoy día, llamaríamos hechicería a este tipo de ceremonias. Esto se parece más a la Santería.

No sólo eso. Hay todo tipo de actividades condenadas en Levítico que hoy ignoramos completamente: reglas dietéticas, reglas higiénicas, no a préstamos con intereses, condena a muerte a hijos rebeldes, y mucho más. (No veo a nadie organizando una Marcha en Contra de los Mariscos.)

Tarde o temprano tenemos que decidir qué hacer con “La Ley.” Los Judíos fundamentalistas (Ortodoxos,) afirman que hay 613 mandamientos (Mitzvot) (Ver http://en.wikipedia.org/wiki/613_mitzvot) que ellos tratan de obedecer al pie de la letra. El resto de los judíos y los cristianos ignoramos la mayoría.

Esto se pone como el Cuarto de Tula cuando empezamos a revisar asuntos sexuales. Hoy rechazamos el incesto, el adulterio, la violación y el bestialismo. Pero la biblia condena las relaciones sexuales durante la menstruación, Se prohíben los matrimonios con personas no-judías, no se pueden nombrar los órganos sexuales, la desnudez y la masturbación son pecado, al igual que la planificación familiar. Según la biblia el semen y la regla lo hacen impuro a uno. (No veo mujeres faltando a la iglesia un domingo al mes, como Dios manda…) En la biblia se permitía la prostitución, la poligamia, el matrimonio levita, sexo con esclavas, el concubinato, el tratamiento de las mujeres como propiedad del hombre, y el matrimonio de niñas menores de edad. Aunque el Antiguo Testamento permite el divorcio, Jesús se pronunció en contra. Nadie parece notar que la sugerencia de Pablo de mantenerse célibes como lo ideal para todo cristiano va, también, totalmente contra la naturaleza. (Mucho de este párrafo es adaptado de un ensayo del Rev. Walter Wink @ http://www.melwhite.org/biblesays.html)

Pareciera que estamos de acuerdo con cuatro o cinco mandamientos sexuales mientras que rechazamos o ignoramos quince o dieciséis.

Y por fin, volvamos a Levítico 18:22 y 20:13. Aún los que han decidido obedecer estos versículos (pero no los otros,) no están dispuestos a matar a los que se echan con varones.

¡Ah no! He oído decir. Es que ahora vivimos por la gracia, así que no nos toca matar a nadie… (¿De dónde sacan eso?) He oído muchas razones para justificar aceptar una parte y no la otra del mismo versículo. A fin de cuentas son sólo excusas.

Si de veras vivimos por Gracia, no nos toca condenar a nadie más que a nosotros mismos.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Mi función es pregonar esta bendición, no fijarme en las debilidades del prójimo. Yo ya tengo suficientes para mi conversación sin cesar con Dios.

Traté de buscar la versión del Buena Vista Social Club, pero encontré esta versión que está buena, y de feria viene de Tierra Santa. (Tel Haviv. :) )

http://fundanon.wordpress.com/2010/07/18/la-abominacion-de-levitico/

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. luciano tanto
    Jul 18, 2010 @ 22:14:13

    hola…. / impecables razonamientos; más aún, además de impecables, inútiles. bastaría con que los “creyentes” (gente generosamente fantasiosa) dejara de leer la biblia como supuesto libro de la ley, o “palabra de dios”, para entretenerse espiándola como muestra más o menos literaria de usos y costumbres, supersticiones y narraciones representativas de una éppoca y una cultura de hace muchos siglos, cuando el 90% de la población era analfabeta.

  2. Ricardo Paulo Javier
    Jul 18, 2010 @ 23:41:12

    Luciano,
    Te parece correcta tu respuesta sobre la biblia?
    No sabes que la Biblia es Palabra de Dios?
    De donde sacaste esos razonamientos en contra de la biblia?
    espero tu respuesta
    saludos

  3. luciano tanto
    Jul 19, 2010 @ 13:17:14

    hola… / con mucho gusto: mis opioniones son la consecuencia de mis reflexiones, fruto a su vez de la mucha o poca capacidad mental que pueda tener. en definitiva, ideas tan válidas como las tuyas a la hora de decidir que lo que dice la biblia es la “palabra de dios”. yo creo que no, y tu crees que sí. y en todo caso cada cual se equivoca como le parezca adecuado.

    saludos escépticos

  4. Ricardo Paulo Javier
    Jul 19, 2010 @ 13:56:07

    Por medio de los versículos 20 y 21 de 2 Pedro recibimos la siguiente instrucción:.entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada”. Dicho de manera más simple, esto significa que nosotros nunca podremos explicar un pasaje de la palabra profética, ni de toda la Palabra de Dios, tomando al mismo pasaje como fuente de la explicación, es decir, considerándolo aisladamente del resto de las Escrituras. Las Escrituras siempre se explican por las Escrituras. Esta enseñanza encuadra en el marco de lo que el apóstol Pablo le escribe a Timoteo: “Retén la forma de las sanas palabras” 2.ª Timoteo 1:13
    Hemos aprendido que la profecía “nunca fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Este es uno de los pasajes que se refieren a la inspiración de la Palabra de Dios. Los hombres que escribieron los libros de la Biblia eran santos hombres de Dios, reconocidos por Él mismo como Sus instrumentos. Moisés fue uno de estos hombres de Dios (Salmo 90:1), como así también Elías, quien podía decir: “Dios… en cuya presencia estoy” (1.º Reyes 17:1). Ellos permanecían ante Dios, concientes del hecho de que Él los observaba constantemente. “Santos hombres de Dios”, tal es el carácter de aquellos que escribieron los libros del Antiguo Testamento, y también los del Nuevo. Pero esto no es todo. Aun cuando los creyentes del Antiguo Testamento no tenían el Espíritu Santo como lo tenemos nosotros, sin embargo estos santos escritores eran guiados por Él. Ellos escribían en el poder del Espíritu Santo. De manera que no escribían el producto de ideas humanas, sino las cosas que les habían sido dadas por el poder del Espíritu.
    “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar…” En lugar de decir «inspiración divina», podríamos decir también «alentado por Dios» o «alentado por el Espíritu Santo», porque «aliento» y «espíritu». Pablo está hablando de los resultados de esta inspiración. En la epístola de Pedro observamos a las personas , a los instrumentos de la inspiración, guiados por el Espíritu; mientras que en 2. Timoteo el resultado de dicha inspiración divina.
    extracto tomado de http://tiemposdeoracion.blogspot.com/2007/03/fabulas-artificiosas-2-de-pedro116.html

  5. Ricardo Paulo Javier
    Jul 19, 2010 @ 13:58:12

  6. ricardo5322
    Jul 23, 2010 @ 02:19:28

    Luciano,

    Estoy más o menos de acuerdo con tu descripción de la biblia como “muestra más o menos literaria de usos y costumbres, supersticiones y narraciones representativas de una época y una cultura de hace muchos siglos, cuando el 90% de la población era analfabeta.”

    Estaría más de acuerdo si le agregaras “colección de sabiduría recogida y ampliada de generación en generación hasta ser escrita por el pueblo Judío, y más adelante, los seguidores de Cristo.”

    A diferencia de Ricardo Paulo Javier, yo no acepto que uno de los cinco cánones principales pueda ser declarado como “EL CANON DE DIOS.” Entre más nos metemos a estudiar cómo se escogieron los textos específicos, menos podemos declarar la inerrancia o infalibilidad de los equipos de expertos que aun hoy cambian de opinión sobre cuales manuscritos son más confiables. (De los 50.000 manuscritos del Nuevo Testamento, no hay dos que sean idénticos.)

    Pero, mi intención no es eliminar la lectura de las biblias, sino de invitar una lectura de investigación. No es asunto de creer cada palabra como está escrita literalmente, sino leer invitando a la reflexión de qué destellos, chispazos de sabiduría podemos aprender de estos libros, que han sobrevivido miles de años, todavía siendo considerados como sagrados por millones de personas.

    Cuando escribí mi artículo original sobre La Abominación de Levítico, mi interés era tratar de promover, dentro de los que tratamos de vivir siguiendo el ejemplo de Jesús, una actitud más de amor al prójimo, y menos de juzgar, o condenar a los que no son como nosotros.

    Ricardo
    http://fundanon.wordpress.com/

A %d blogueros les gusta esto: