¿Qué es el arrepentimiento y es éste necesario para la salvación?

“¿Qué es el arrepentimiento y es éste necesario para la salvación?”

Respuesta: Muchos entienden el término “arrepentimiento” como “volverse del pecado”. Esta no es la definición bíblica del arrepentimiento. En la Biblia, la palabra “arrepentirse” significa “cambiar tu mente” La Biblia también nos dice que el verdadero arrepentimiento tendrá como resultado un cambio de conducta (Lucas 3:8-14; Hechos 3:19). Hechos 26:20 declara, “sino que anuncié……, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.” La total definición bíblica del arrepentimiento, es cambiar de mentalidad, mismo que resulta en un cambio de acciones y actitudes.

¿Cuál es entonces la conexión entre el arrepentimiento y la salvación? El Libro de Los Hechos parece enfocarse especialmente en el arrepentimiento con respecto a la salvación. (Hechos 2:38; 3:19; 11:18; 17:30; 20:21; 26:20). El arrepentimiento, relacionado con la salvación, es cambiar tu parecer respecto a Jesucristo. En el sermón de Pedro en el día de Pentecostés (Hechos capítulo 2), él concluye con un llamado a la gente a arrepentirse (Hechos 2:38). ¿Arrepentirse de qué? Pedro está llamando a la gente que rechazaba a Jesús (Hechos 2:36), para que cambiaran su idea acerca de ÉL, que reconocieran que Él es verdaderamente “Señor y Cristo” (Hechos 2:36). Pedro está exhortando a la gente a cambiar su mentalidad del rechazo a Cristo como el Mesías, a la fe en Él como Mesías y Salvador.

El arrepentimiento y la fe pueden ser entendidos como “dos lados de la misma moneda.” Es imposible poner tu fe en Jesucristo como el Salvador, sin primeramente cambiar tu mentalidad acerca de quién es Él, y lo que Él ha hecho. Ya sea el arrepentirse de un rechazo obstinado, o arrepentirse de ignorancia y desinterés – es un cambio de mentalidad. El arrepentimiento bíblico, en relación con la salvación, es cambiar tu mentalidad del rechazo a Cristo a la fe en Cristo.

Es crucialmente importante que entendamos que el arrepentimiento no es una obra que hagamos para ganar la salvación. Nadie puede arrepentirse y venir a Dios, a menos que Dios atraiga a esa persona hacia ÉL (Juan 6:44). Hechos 5:31 y 11:17 indica que el arrepentimiento es algo que da Dios – solo es posible por Su gracia. Nadie puede arrepentirse a menos que Dios le conceda el arrepentimiento. Toda la salvación, incluyendo el arrepentimiento y la fe, es el resultado de Dios acercándonos, abriendo nuestros ojos, y cambiando nuestros corazones. La paciencia de Dios nos conduce al arrepentimiento (2 Pedro 3:9), como lo hace Su bondad (Romanos 2:4).

Mientras que el arrepentimiento no es una obra que gana la salvación, el arrepentimiento para salvación da como resultado las obras. Es imposible verdadera y totalmente cambiar tu mentalidad sin que esto cause un cambio en tus actos. En la Biblia, el arrepentimiento resulta en un cambio de conducta. Esto es por lo que Juan el Bautista exhortaba a la gente a “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento.” (Mateo 3:8). Una persona que verdaderamente se ha arrepentido de rechazar a Cristo y a la fe en Cristo lo hará evidente por un cambio en su vida (2 Corintios 5:17; Gálatas 5:19-23; Santiago 2:14-26). El arrepentimiento, propiamente definido, es necesario para la salvación. El arrepentimiento bíblico es cambiar tu parecer acerca de Jesucristo y volverte a Dios en fe para salvación (Hechos 3:19). Volverse del pecado no es la definición del arrepentimiento, pero es uno de los resultados de la fe genuina basada en el arrepentimiento respecto al Señor Jesucristo.

Recomendado libro: El Conocimiento del Dios Santo (J.I. Packer).

Anuncios

El Problema del Dolor

El Problema del Dolor
1 JULIO 2010

por RC Sproul

El problema del mal ha sido definido como el talón de Aquiles de la fe cristiana. Por siglos la gente ha luchado con el dilema, ¿cómo un Dios bueno y amoroso podría permitir que el mal y el dolor sea tan frecuente en Su creación. Los problemas filosóficos han generado una abundancia de reflexión y debate, algunas de las cuales se ha reiterado en este tema, pero en última instancia, el problema es uno que se mueve rápidamente desde el nivel abstracto al ámbito de la experiencia humana. Lo filosófico choca en lo existencial.

Históricamente, el mal se ha definido en términos de privación (privatio) y negación (negatio), especialmente en las obras de Agustín de Hipona y Tomás de Aquino. El punto de estas definiciones es definir el mal en términos de una falta o negación de lo bueno. Se define el pecado, por ejemplo, como cualquier falta de conformidad con, o la transgresión de la ley de Dios. El pecado es característicamente definido en términos negativos.

Hablamos del pecado como desobediencia, ilegalidad, inmoralidad, comportamiento poco ético, y similares. Así que, por encima y más allá del problema del mal siempre está la medida del bien por el cual el mal está decidido a ser malo. En este sentido, el mal es parasitario. Depende de una infinidad fuera de sí mismo para su propia definición. Nada puede decirse que sea mal sin el estándar previo de lo bueno. Sin embargo, en tanto hablemos del mal como una privación o negación del bien, no podemos escapar del poder de su realidad.

En el tiempo de la Reforma, los reformadores magistrales abrazaron la definición del mal que heredaron de los padres de la iglesia anteriores en términos de privatio, de privación y negación. Lo modificaron con una palabra crítica. Privatio comenzó a ser descrito como privatio actuosa (una real, privación). El objetivo de esta distinción fue para llamar la atención sobre la realidad del mal. Si pensamos en el mal y el dolor simplemente en términos de negación y privación, e intentamos evitar la realidad de ella, fácilmente podemos caer en el error absurdo de considerar el mal una ilusión.

Cualquiera otra cosa que sea el mal, no es ilusoria. Experimentamos la angustia de su impacto, no sólo en un sentido individual, sino en un sentido cósmico. La creación entera gime, se nos dice en la Escritura, a la espera de la manifestación de los hijos de Dios. El juicio de Dios sobre la raza humana era un juicio que se extendió a todas las cosas sobre las que Adán y Eva tuvieron el dominio, incluyendo toda la tierra. La maldición se extiende mucho más allá de la casa de Adán hasta en cada grieta de la creación de Dios. La realidad de esta maldición pone una carga pesada y un manto incómodo a todo en la vida. De hecho, es un manto de dolor.

Hace muchos años tuve una amiga cristiana muy querida que estaba en el hospital pasando por una serie de rigurosos tratamientos de quimioterapia. La quimioterapia en ese momento provocó una violenta náusea en ella. Cuando hablé con ella acerca de su experiencia, le pregunté cómo su fe estaba de pie en medio de esta prueba. Ella contestó, “RC, es difícil ser cristiano con la cabeza en el inodoro.” Esta respuesta gráfica a mi pregunta causó una impresión duradera en mí. La fe es difícil cuando nuestros cuerpos físicos se retuercen de dolor. Y, sin embargo, es en este punto quizá más que cualquier otro en el que el cristiano huye a la Palabra de Dios para consuelo. Es por esta razón que la base para la fe cristiana es la afirmación de que Dios es soberano sobre el mal y sobre todo dolor. No sirve para cesar el problema del dolor al reino de Satanás. Satanás no puede hacer nada, excepto bajo la autoridad soberana de Dios. Él no puede lanzar un dardo de fuego único a nuestro camino sin la voluntad soberana de nuestro Padre celestial.

No hay porción de las Escrituras que más dramáticamente comunique este punto que todo el libro del Antiguo Testamento de Job. El libro de Job habla de un hombre que se lleva al límite absoluto de la resistencia con el problema del dolor. Dios permite que Job sea un blanco sin protección para la maldad de Satanás. Todo lo estimado a Job es despojado de él, incluyendo a su familia, sus bienes y su propia salud física. Sin embargo, al final del día, en medio de su miseria, mientras que su casa está encima de un estercolero, Job exclama: “El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR.” (1:21). Es fácil citar esta afirmación de Job en una manera simplista y petulante. Pero es necesario ir más allá de lo simplista y penetrar en el corazón de este hombre en medio de su miseria. Él no estaba poniendo en un acto espiritual, o tratando de sonar piadoso en medio de su dolor. Más bien, expuso un sorprendente nivel de confianza inquebrantable en su Creador. La máxima expresión de esa confianza se produjo en sus palabras: “Aunque El me mate, en El esperaré” (13:5). Job prefigura la vida cristiana, una vida que no se vive en la Quinta Avenida, el lugar de celebración del desfile de Pascua, sino en la Vía Dolorosa, el camino de los dolores que termina al pie de la cruz. La vida cristiana es una vida que abraza el sacramento del bautismo, lo que significa, entre otras cosas, que somos bautizados en la muerte, la humillación y las aflicciones de Jesucristo. Se nos advierte en la Escritura que, si no estamos dispuestos a aceptar esos males, entonces no vamos a participar en la exaltación de Jesús. La fe cristiana bautiza a una persona no sólo en el dolor, sino también en la resurrección de Cristo. Cualquiera que sea el dolor que experimentamos en este mundo puede ser agudo, pero siempre es temporal. En cada momento que experimentamos la angustia del sufrimiento, late en nuestros corazones la esperanza del cielo – que el mal y el dolor son temporales y están bajo el juicio de Dios, el mismo Dios que le dio una promesa a Su pueblo que habrá una momento en que el dolor no será más. El privatio y el negatio será vencido por la presencia de Cristo.

Traduccion: Armando Valdez

Tomado de aqui

Ser Dios o no ser nada

Se anunció con el bombo y platillo que conlleva el orgullo: se había creado vida en un laboratorio. Pero no es cierto. Se ha conseguido que una célula ya viva se reproduzca con los rasgos de un genoma diferente que se le ha inoculado después de manipularse. Ahora vendrá el debate ético que genera siempre el miedo a tocar los entresijos de la vida. Si creamos o creemos haber creado vida, ¿somos Dios?

El mito de Frankenstein perdura por que el dilema radica en la propia esencia de la fe. El hombre desea creer en Dios, quiere ser Dios y al mismo tiempo lo niega, por miedo, por soberbia, porque se lo dicta la razón. En el fondo, el debate es ser Dios o no ser nada. Es encontrar la respuesta que nació cuando el ser humano creo el simbolismo. Y esta celebrada noticia no sirve para discutir a Dios sino para confirmar la vanidad humana, pues lo que se plantea es si, una vez más, el invento que puede tener unas consecuencias benefactoras para el avance de la humanidad, será utilizado con unos fines que la pongan en peligro. Terrorismo, lo llamamos, pero sucedió lo mismo con la pólvora o el átomo. ¿Acaso no son terrorismo las armas biológicas que ya existen? ¿O las armas nucleares? ¿O un sistema económico que permite que millones de personas mueran de hambre? No seamos hipócritas. No asustemos a nadie con el desarrollo del invento, porque con debate ético o sin él, el invento se desarrollará. Es una característica inmanente de la especie: ir siempre más allá. Quizá una opción sea ponerlo al alcance de todos y esperar a que se neutralice, mientras se aprovechan sus aspectos positivos. Algo que ya ocurrió en su tiempo con la bomba A.

visto aca

Filipinas: Abren primer museo de la Biblia.

Filipinas: Abren primer museo de la Biblia.

By La Biblia Web/ Mundo Cristiano
Thursday, July 01, 2010

La Sociedad Bíblica Filipina (SBF) organizó un museo de la Biblia como una nueva manera de buscar que las Sagradas Escrituras se conviertan en algo más interesante para la gente.

Nora Lucero, secretaria Ejecutiva de la SBF, autoridad y fuente de Escrituras en el país, dijo que pensaron en inaugurar un museo ya que la gente no ve a la Biblia como algo interesante para leer.

“Una encuesta llevada a cabo por AC Nielsen en 2005, reveló que solo el 40 por ciento de los filipinos tienen una Biblia y solo el 80 por ciento de ellos la leen”, agregó Lucero.

Anteriormente, la SBF lanzó la campaña bíblica llamada: «Que todos sean uno» con la meta de que cada hogar filipino tenga una Biblia.

Lucero espera que a través del museo, que es el primero en su tipo en el país, las personas se interiorizarán no solo de la historia de la Biblia sino de su mensaje.

«Esperamos que el interés generado por este proyecto sea el principio de un compromiso mayor de aquellos que concurren al museo; compromiso que sea no solo con la Biblia sino con la Palabra encarnada, pues Dios se comunica a través de su Palabra», agregó Lucero. Biblia de forma creativa.

El museo dará a los visitantes una correcta información sobre la Biblia en forma de videos, ilustraciones artísticas, artefactos y presentaciones en vivo dadas por expertos. Una parte del museo será dedicada a diferentes traducciones de la Biblia pues ese es el corazón de nuestra misión en la Sociedad Bíblica.

Asimismo, el museo dará información sobre la SBF, su historia, cultura y sus metas primarias con miras a que los visitantes se involucren activamente en la tarea de la SBF.

“También estamos buscando la manera en que la Biblia pueda ser una parte de los años formativos de los niños y que de esa manera los niños puedan ver la Biblia no como algo intimidante sino como algo con lo cual puedan interactuar activa y beneficiosamente”, declaró Lucero.

Fundan el primer museo de la Biblia en Filipinas
“Una encuesta llevada a cabo por AC Nielsen en 2005, reveló que solo el 40% de los filipinos tienen una Biblia y solo el 80 % de ellos la leen”, reveló la secretaria Ejecutiva de la Sociedad Bíblica de Filipinas.
Filipinas | Lunes 28 de Junio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).
La Sociedad Bíblica Filipina (SBF), organizó un museo de la Biblia como una nueva manera de buscar que las Sagradas Escrituras se conviertan en algo más interesante para la gente. Para ello Nora Lucero, secretaria Ejecutiva de la SBF dijo que “pensamos en inaugurar un museo dado que por lo general la gente no ve a la Biblia como algo interesante para leer”.

“Una encuesta llevada a cabo por AC Nielsen en 2005, reveló que solo el 40% de los filipinos tienen una Biblia y solo el 80 % de ellos la leen”, agrega Lucero
Inicialmente, la SBF lanzó la campaña bíblica «Que todos sean uno» con el objetivo que cada hogar filipino tenga una Biblia.

El museo es el primero en su tipo en el país y se espera que a través del museo, las personas disfruten no solo la historia de la Biblia sino su mensaje.
“Esperamos que el interés generado sea el principio de un compromiso mayor que sea no solo con la Biblia sino con la Palabra encarnada, pues Dios se comunica a través de su Palabra”, añadió Lucero.

La exposición dará a los visitantes una correcta información sobre la Biblia en videos, ilustraciones artísticas, artefactos y presentaciones en vivo dadas por expertos. Una parte del museo será dedicada a diferentes traducciones de la Biblia ya que esa es misión en la Sociedad Bíblica.

“Estamos buscando la manera en que la Biblia pueda ser una parte de los años formativos de los niños y que de esa manera los niños puedan ver a la Biblia no como algo intimidante sino puedan interactuar activa y beneficiosamente”, concluyó la secretaria de la SBF.

F: La Biblia Web

Vaticano recibe demanda por abusos sexuales

Vaticano recibe demanda por abusos sexuales
Jeff Anderson, abogado estadounidense, defensor de los derechos de víctimas de abuso sexual, presentó el día lunes una demanda contra el vaticano, siendo la primera acción civil presentada contra la santa sede.
Estados Unidos | Jueves 1 de Julio, 2010 | Por Isidro Cadena

(NoticiaCristiana.com).
Jeff Anderson, abogado estadounidense, defensor de los derechos de víctimas de abuso sexual, presentó el día lunes una demanda contra el vaticano, siendo la primera acción civil presentada contra la santa sede.
La acción legal fue iniciada en nombre de un hombre que fue molestado sexualmente por un cura salesiano llamado Titian Miani, según reportó la agencia italiana Ansa.

Pero los tribunales federales inferiores se han pronunciado en este caso que podría haber una excepción a la Ley de Inmunidad Soberana Extranjera. Anderson y sus asociados convocaron a una conferencia de prensa en Los Ángeles tras hacer oficial la acusación. “Durante muchos años las órdenes religiosas con base en Roma transfirieron con impunidad al exterior a sacerdotes pedófilos para evitar rendir cuentas a la justicia”, dijo el abogado.
En la acción legal se afirma que también la orden salesiana estaba en conocimiento de las tendencias de Miani: aun así, cuando fue transferido a Bellflower, estaba en permanente contacto con los estudiantes, “sin que ni ellos ni sus familias fueran advertidos”. El letrado sostuvo ante la prensa que “La orden de los salesianos, la tercera en importancia en la galaxia católica (pertenecen a ella, entre otros, el secretario de estado Vaticano, el cardenal Tarsicio Bertone), había sido informada de que Miani era un pedófilo desde los años cuarenta y aun así lo transfirieron desde Italia a Brasil, luego a California, más tarde a Canadá y finalmente, de nuevo a California”.
“Este cura sometió al menos a trece víctimas y, a pesar de eso, continuó en sus funciones”, subrayó Anderson. En 2008, la Sociedad Salesiana de Los Ángeles aceptó pagar 19,5 millones de dólares para cerrar 17 casos de molestias sexuales en su arquidiócesis.
F: andersonadvocates

06 Romanos [W. Hendriksen]

View this document on Scribd

05 Hechos [Simon Kistemaker]

View this document on Scribd

Anteriores Entradas antiguas