Ali Agca: “Yo soy el eterno Mesías, yo escribiré la Biblia perfecta”

Ali Agca: “Yo soy el eterno Mesías, yo escribiré la Biblia perfecta”


El terrorista turco Ali Agca, que disparó contra el Juan Pablo II después de 28 años de cárcel dice: “La Trinidad no existe. El Espíritu Santo no es sino un ángel creado por Dios. Declaro que el fin del mundo está por llegar. Todo el mundo desaparecerá al final de este siglo. Todos los seres humanos morirán antes de que termine el siglo”, cita una carta de Agca. En la foto en el centro, Ali Agca tras salir de la prisión.
Turquia | Martes 19 de Enero, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).


El terrorista turco Ali Agca, que disparó contra el Juan Pablo II después de haber permanecido preso ha sido liberado tras 28 años de cálcel, ahora dice ser el Mesías, que no existe la Trinidad, que todos los seres humanos morirán, que la Biblia está llena de errores y que él escribirá una perfecta.
“Declaro el mensaje divino de Dios en el nombre de Alá, Dios es uno, eterno y único. Dios es total. La Trinidad no existe. El Espíritu Santo no es sino un ángel creado por Dios. Declaro que el fin del mundo está por llegar. Todo el mundo desaparecerá al final de este siglo. Todos los seres humanos morirán antes de que termine el siglo”, asegura en una carta que difundió el abogado de Agca.
Agca asegura que él no es Dios y tampoco es su hijo, sino ” el eterno Mesías, es decir, el más alto y eterno sirviente de Dios en el Cosmos”. “La Biblia está llena de errores. Yo escribiré la Biblia perfecta”, sella, firmando como “Eterno Mesías Mehmet Ali Agca”.
Agca, de 52 años, ha sido trasladado inmediatamente a una oficina de reclutamiento militar. Ha cumplido los 10 últimos años en prisiones turcas por el asesinato de un periodista en 1979. Un informe médico le diagnosticaba “desorden antisocial de personalidad”.
Haci Ali Özhan, el abogado de Agca, dijo que su cliente será enviado a un hospital militar para cumplir con el servicio militar. El jurista de Agca testifica que la vida de Agca corre peligro y que este planea dejar Turquía con toda su familia.

Anuncios

Arqueólogos encuentran en Mantua, Italia, restos de hace 5,000 años de una pareja unida en un abrazo

07/02/2007 a las 9:40 pm

restos_esqueletos_hallados_mantua_unidos_abrazo_datados_hace_5000_6000_anos.jpgUn equipo de arqueólogos ha descubierto en Mantua (Italia) los restos de dos cuerpos enterrados hace entre 5,000 y 6,000 años y unidos en un abrazo, según informa EL PAÍS con nota de REUTERS. Los restos de dos esqueletos hallados en Mantua, unidos en un abrazo y datados hace entre 5,000 y 6,000 años. “Es un caso extraordinario”, dijo Elena Menotti, que dirige la excavación, al norte de Mantua. “No hay precedents de un entierro doble datado en el Neolítico, y mucho menos de dos personas abrazándose; y éstos se están abrazando de verdad”, reseña EL PAÍS.

http://www.unafuente.com/07-02-2007/arqueologos-encuentran-en-mantua-italia-restos-de-hace-5000-anos-de-una-pareja-unida-en-un-abrazo/

Encuentran una tumba intacta en el Valle de los Reyes, en Egipto

10/Feb/06


Encuentran una tumba intacta en el Valle de los Reyes, en Egipto

(El Mundo) – Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Memphis (EEUU) ha encontrado lo que parece ser una tumba intacta en el Valle de los Reyes, en Egipto, la primera encontrada en el valle desde la de Tutankamón, en 1922.

En el enterramiento se han encontrado cinco momias en sus sarcófagos, todos ellos intactos, que parecen ser de la 18 dinastía, según han anunciado los científicos.

Aunque los arqueólogos todavía no han podido datar exactamente las momias, podrían ser del mismo periodo que la de Tutankamón. La dinastía 18 gobernó Egipto entre los años 1567 y 1320 antes de Cristo, un periodo en el que el dominio del país sobre el continente alcanzó cotas máximas. [foto de la noticia]

El Valle de los Reyes, al sur de Egipto, es el lugar donde se han encontrado las tumbas de la mayoría de los faraones de esa época, aunque los arqueólogos han asegurado que las momias halladas ahora no parecen pertenecer a miembros de familias reales.

Los científicos no han dado demasiados detalles del hallazgo y han pedido permanecer en el anonimato, dado que el gobierno egipcio ha anunciado una gran rueda de prensa de sus servicios arqueológicos estatales para detallar el descubrimiento.

Los cinco sarcófagos, que están tallados para darles forma humana, tienen máscaras funerarias de colores. En la tumba también se han encontrado numerosas vasijas de gran tamaño. “Por algún motivo que aún desconocemos, fueron enterrados todos de forma rápida en una tumba pequeña”, aseguraron los arqueólogos.

La tumba, situada a unos cinco kilómetros de la de Tutankamón, estaba cubierta con los escombros de las casas de trabajadores de la construcción de la 19 dinastía, unos 100 años posteriores al momento del sellado de la tumba.

Aportado por Eduardo J. Carletti

http://axxon.com.ar/not/159/c-1590087.htm

Enigmas del mar Muerto

MONICA SIFRIM
Enigmas del mar Muerto

EN “EL EVANGELIO SEGUN VAN HUTTEN”, EDITADA POR SEIX BARRAL, ABELARDO CASTILLO ELIGE LA NOVELA DE IDEAS, PERO CON EL RITMO Y EL SUSPENSO DE UN RELATO POLICIAL, PARA DESPLEGAR UNA HISTORIA INQUIETANTE QUE INDAGA EN LEGENDARIOS SECRETOS DE LA RELIGION.

No me volví místico”, aclara el narrador Abelardo Castillo para los lectores que lo identifican por sus obras de ficción y por su participación en las polémicas literarias de la izquierda cultural. Su nueva novela, El evangelio según Van Hutten, es el homenaje que el escritor le rinde a ciertas preocupaciones religiosas que emergían en sus libros de juventud, pero que las urgencias de la época le habían obligado a postergar. Castillo devoró cientos de libros en bibliotecas especializadas, visitó museos, consultó a especialistas en historia sagrada y en idiomas semíticos. Lo hizo espontáneamente, para explicarse a sí mismo qué contenidos del cristianismo lo acercaban a Dios y cuáles eran los indicios cifrados en el mensaje de Jesús a los hombres de su época. Todas estas hipótesis fueron vertidas luego en un relato de tono policial, de ritmo ágil y prosa deliberadamente hospitalaria. Sólo que en su novela el suspenso está apoyado en las preguntas más inquietantes de la religión judeo-cristiana. Este es también, a su manera, el evangelio según Abelardo Castillo, y su autor no elude desafíos. Conjetura, interpreta y discute apasionadamente con los textos canónicos como si pudiera intervenir, con las armas de la literatura, en una contienda de otro mundo.

-Su novela parte de ese hallazgo arqueológico casual en el que dos beduinos encontraron rollos con manuscritos bíblicos en cuevas cercanas al mar Muerto. ¿Cómo logra traer esa trama a un escenario argentino? -Este personaje es un tipo de cincuenta años. Un historiador solitario que juega al ajedrez. Llega a La Cumbrecita, en Córdoba, luego de un conflicto con su mujer, que no se aclara demasiado. Lleva consigo un libro sobre la historia de las religiones. Mientras viaja, el taxista le pregunta qué está leyendo y para qué vino. El siente que, pese a que el taxista es europeo y escucha marchas alemanas, no es un interlocutor apto para conversar con él. No bien llega a La Cumbrecita empieza a sentirse vigilado.

-¿Qué busca el narrador en ese rincón apacible de Córdoba? -Allí está viviendo un arqueólogo llamado Van Hutten, que tiene ochenta años. El ha estado en la excavación del Qumran y todos lo daban ya por muerto. El lector adivina antes que el narrador que este hombre está vivo. Aquí aparece una trama que es entre policial y religiosa porque lo que ha descubierto el arqueólogo es un evangelio escrito en arameo. Eso demostraría que se trata de un texto contemporáneo de la época de Jesús. Es un evangelio muy transgresor que no coincide con los tradicionales. La trama gira en torno de ese evangelio que aparece en el libro. La pregunta sería por qué Van Hutten no mostró ese manuscrito cuando lo encontró. Y él responde que no lo mostró porque no quería perder su mundo confortable. El Hijo de Dios viene a proponer la revolución social. Junto con ese vínculo encuentra lo que va a llamar el Manifiesto comunista de Dios. Van Hutten cree en Dios, pero considera que Jesús era un hombre que dejaba huellas, se reía, podía hacer el amor con una mujer…

-¿No es un poco atrevido? -Sí. La novela es deliberadamente herética. Van Hutten es trangresor en el lenguaje y en su forma de creer en Dios. Para él lo satánico es la conciencia del hombre. Ni las tempestades ni las estrellas rompen el orden natural. Sólo el pensamiento del hombre es capaz de alterar ese orden. Ni los astros se preguntan cuál es su destino ni un maremoto es culpable de nada. El hombre, con la primera pregunta que se hizo, instaló el mal. El paraíso era toda la Tierra y de la Tierra fuimos expulsados. Me llama la atención, a propósito de esto, que mis personajes siempre son echados de alguna parte. En Crónica de un iniciado lo expulsan de Córdoba, en El que tiene sed, lo echan del manicomio que era como un paraíso, acá lo expulsan de La Cumbrecita.

-Usted no pertenece a una generación muy preocupada por las Sagradas Escrituras, ni siquiera por su enorme potencia literaria. -Es que yo me eduqué en un colegio religioso e iba a ser sacerdote, hasta los quince años, cuando perdí la fe. Y nunca hice demasiada diferencia entre cristianismo, comunismo o anarquismo. Además pasé la juventud rodeado de judíos. Tuve una formación judeo-cristiana real. Tiene que ver con mi niñez. Mi primera obra, a los veintidós, fue El otro Judas. Allí sostengo que hubo un pacto entre Jesús y Judas, no una traición. Jesús le avisa a Judas que ése era el momento de entregarlo. Porque eran las Pascuas y allí se reunían millones de judíos. Se sacrificaban doscientos cincuenta mil corderos en los mataderos del Templo. Era el momento ideal. Estaban dadas todas las condiciones para que un líder mesiánico dijera: “Bueno, terminemos con el Imperio”.

-En las cuevas se encontaron fundamentalmente rollos con manuscritos del Antiguo Testamento. -Se encontraron también rollos esenios que tienen vínculos muy cercanos con el Nuevo Testamento. Incluso aparece allí la expresión “Hijo de Dios”, tal como aparecerá después en los evangelios. Hay muchos materiales que nunca se tradujeron porque en ese tema están involucrados los tres poderes religiosos más importantes: los cristianos, los judíos y los mahometanos. A nadie le conviene que le cambien las cosas. Van Hutten dice que hay una confabulación en la que tiene que ver la Iglesia Católica y se refiere también a una intriga ligada al Museo Palestino, que cambia sucesivamente de poder pero nunca es un museo internacional. Curiosamente, detrás de cada una de las guerras del Oriente Medio hay un gran hallazgo arqueológico.

-¿Qué alega Van Hutten para ocultar esos hallazgos? -Pregunta, por ejemplo, qué hubiera pasado en los sesenta cuando todos eran zelotes y había que cambiar el mundo. El sostiene que los reformadores sociales, los Marx y los Bakunin, le tenían un miedo irracional al cristianismo y leían a Hegel cuando tenían que haber leído a San Pablo. Sin darse cuenta de que en los libros cristianos había un componente violento grandísimo.

-¿Por qué lo obsesionan estos temas ahora? -Ya te digo. No es de ahora. A los veintidós años escribí la obra de teatro El otro Judas que causó bastante escándalo. Después escribí Las piedras de Jericó, también basada en datos arqueológicos. En esa época me dijeron: “Pero vos querés escribir la Biblia en verso”. Y yo les contesté: “La Biblia ya está en verso”. Ahí ya está todo, desde el encuentro erótico del Cantar de los Cantares hasta las aventuras más sorprendentes y escabrosas. Yo no abandoné estos temas, los dejé en el fondo de mí mismo. Tal vez estaba mal visto en la época de El escarabajo de oro que un escritor ateo de izquierda se ocupara de ciertos temas. Humberto Costantini leía hebreo de entrecasa. Y después escribía cuentos realistas que respondían más al modo de ser de la época. Yo creo ser un escritor religioso. Que la fe se haya retirado de mí es una cosa al margen.

-¿Eso es posible? -Se puede ser cristiano sin creer que Jesús era el Hijo del Dios o el Mesías. Es una ética, un sentido particular del amor al prójimo. Creo que Jesús era muy duro en una época de conductores de hombres muy duros. Si te pegan en una mejilla hay que poner la otra. Pero no te dicen qué hay que hacer cuando te pegan en la segunda. Ahí sos libre. Unamuno decía que, en esos casos, hay que poner la mejilla del otro a la miseria.

-Pasan los años y hay temas que siguen despertando una curiosidad particular. La comprobación científica de los episodios bíblicos, los hallazgos arqueológicos ligados a la mitología. Parecen una fuente natural de tramas literarias de enigma. -Mi libro procesa todos los materiales de los que hablamos y los enmarca en una trama de tipo policial. Es lo que me propuse. Podría haber escrito una novela histórica, pero no quise. Investigué muchísimo y traté de darle una prosa más generosa con el lector. Hice una enorme trabajo estilístico. Quería que tuviera la seducción de lo detectivesco y que las ideas no se notaran. Que un lector que no tenga ni siquiera acceso a las ideas esenciales del libro lo pudiera leer casi como historia de aventuras.

-Los policiales de enigma tienen un componente lúdico. Este es un relato policial con materiales serios. -Esa es mi idea. Yo no podría escribir un policial absolutamente lúdico. Para mí el policial es una forma que debe trascenderse a sí misma. El modelo fue Dostoievsky. El escribió Crimen y Castigo, que en el fondo es un policial, y consiguió meter allí todas sus ideas sobre el mundo. Yo tenía que elegir entre escribir una novela histórica -esas que están de moda y que yo detesto- o escribir una novela contemporánea donde lo histórico entrara por la ventana. Que no ofrezca mayores resistencias al lector. Esta es la historia de un señor mayor que se enamora de una chica joven y finalmente la pierde. Debajo de eso está la historia, creíble o no, de un arqueológo uruguayo que sabe treinta idiomas y es un gran seductor.

-Parece capaz de defender una tesis sobre estos temas. ¿Pensó que iba a escribir una obra de gran escala? -Se me ocurrió con la idea cerrada, como para un relato corto, y así lo empecé a escribir. Después me di cuenta de que necesitaba mucho más trabajo. La prosa es más tenue, más tersa. Mi tendencia natural está más cerca de mis obras anteriores. Tiendo a una prosa atravesada. No tenía modo de escribirla como quería si no apelaba a la contemporaneidad. No quería ni una novela absolutamente teórica ni una obra situada en el siglo I de nuestra era. Yo creo en la novela de ideas. Thomas Mann es un ejemplo en La montaña mágica. Pero quería que no se notara la tesis, que el lector lea una historia y se pregunte qué está pasando acá en términos de enigma.

-Su intención, entonces, no es moral ni pedagógica. -Para nada. Todo está visto desde una visión conjetural. El narrador nunca comprobará si ese evangelio es cierto. En ese evangelio Jesús está concebido como hombre. Cuenta cómo gritó de dolor cuando lo crucificaron. Y de hecho nada se comprueba.

-Se dice que los novelistas buscan competir con Dios. -Todos los creadores, en su sentido de hacedores, compiten con Dios. Unamuno dice que los escritores toman la creación despedazada y se la devuelven a Dios. Yo quise hacerla discretamente seductora. El que quiera investigar más que vaya a los evangelios.

-El juego del ajedrez parece central en la novela. -El narrador es alguien que se defiende de la realidad jugando al ajedrez a solas o por correspondencia. El mundo abstracto del ajedrez lo aleja del mundo corrupto de la historia. La historia le impidió ser el ajedrecista que quería ser. Y también viceversa. Es un lobo estepario nacional. Un tipo que se despierta de pronto un día, se mira al espejo y se pregunta: “Quién es ese señor maduro”. Y se va a La Cumbrecita sin saber muy bien por qué, luego de haberse separado de una mujer.

-La combinación del enigma con el mundo de las ideas es característica de una línea de la literatura argentina representada sobre todo por Borges y Bioy. -Sí, exactamente. En esa me asiento y también en la de El banquete de Severo Arcángelo de Leopoldo Marechal. Es una tradición muy nacional. Los escritores de esa generación, que es la de Borges, la de Marechal e incluso la de Roberto Arlt, están pasando ideas a cada rato.

-Se refiere a este libro con espíritu alegre, como si hubiera disfrutado mucho escribiéndolo. -Creo que es un libro para mí. No pretendo revolucionar las letras con él. Lo escribí con naturalidad aunque me haya llevado mucho tiempo. Esa difícil sencillez es la esencia de la literatura. Borges dijo una vez: “Ahora tengo oficio suficiente como para escribir con simpleza”. Tratar de producir la menor cantidad de inconvenientes. Acá apliqué todo lo que había aprendido escribiendo teatro. El diálogo construye acción, la acción es a través de las palabras y es la piedra de toque de las palabras. Sin embargo sigue siendo para mí un relato comprometido. Por eso en la tapa aparece una imagen del mayo francés. No me volví místico.

fuente: http://www.literatura.org/Castillo/acR1.html

Arqueólogos descubren la tumba de San Pablo… en su propia Basílica

Arqueólogos descubren la tumba de San Pablo… en su propia Basílica

ROMA, 17 Feb. 05 / 09:58 pm (ACI)

Un sarcófago que podría contener los restos de San Pablo fue identificado exactamente bajo el epígrafe “Paulo apostolo mart” que está siempre visible en la base del altar de la Basílica San Pablo de Extramuros de Roma.

Giorgio Filippi, un arqueólogo especialista que trabaja para los Museos Vaticanos y dirigió el equipo a cargo de las excavaciones, declaró al diario italiano Avvenire que “hemos descubierto un sarcófago o contenedor de reliquias. En el año 390 se sabía que los restos eran del apóstol Pablo, es decir, en la época de la ampliación de la Basílica constantina por parte de los emperadores Teodosio, Valentiniano II y Arcadio”.

El sarcófago tiene un agujero que permite “comunicar” las reliquias con el altar. Bastaría remover la “tapa” para introducir una microcámara. Pero por el momento Filippi opina que el “descubrimiento es suficiente”.

Entre el altar mayor y el antiestante de San Timoteo, Filippi abrió una pequeña cavidad para no dañar el presbiterio y luego excavó un túnel horizontal de un metro de largo con lo que consiguió descubrir el sarcófago.

El descubrimiento fue hecho por un equipo de expertos de los Museos Vaticanos en respuesta al pedido del entonces administrador pontificio de la Basílica, el Obispo Marcello Costalunga, junto con el abad Paolo Lunardon.

La iniciativa surgió porque muchos peregrinos durante el Jubileo del Año 2000 preguntaban por la ubicación de la tumba y Mons. Costalunga decidió hacer el pedido formal para iniciar los trabajos.

El sarcófago fue descubierto durante las excavaciones realizadas entre junio de 2002 y mayo de 2003, y constituye un descubrimiento inédito que está a punto de ser dado a conocer.

El lunes 21 de febrero, Filippi presentará el descubrimiento en el Instituto Arqueológico Germánico de Roma.

Cuando se descubrieron los restos de San Pedro en 1941 en la basílica que lleva su nombre, la Iglesia demoró 35 años en determinar que los restos descubiertos eran los del Primer Papa. Probablemente tenga que pasar un tiempo similar para determinar si los restos hallados pertenecen al llamado “Apóstol de Gentes”.

La reina de Saba deja en ridículo a los medios

La reina de Saba deja en ridículo a los medios
Escrito por: Luis Alfonso Gámez
09 May 2008


Es un disparate dar la noticia de que “arqueólogos alemanes han encontrado los restos del palacio de la legendaria reina de Saba en la localidad de Axum, en Etiopía, y desvelado con ello uno de los mayores misterios de la Antigüedad”, como hicieron a primera hora de la tarde de ayer Efe y otras agencias de prensa. Poco después, muchos medios se hacían eco de la historia y recordaban que el edificio pudo albergar en su tiempo el Arca de la Alianza, el cofre donde se guardaron las Tablas de la Ley que Dios dio a Moisés en el Sinaí.
Repitan conmigo: los personajes legendarios no existen en el mundo real; es imposible encontrar restos arqueológicos vinculados a ellos porque su reino es el de la imaginación. Debería saberlo cualquier bachiller, ¿no? Pues parece que en el siglo XXI lo ignoran bastantes profesionales del periodismo. Son quienes dan por buena la existencia de un personaje, la reina de Saba, cuya realidad sólo está avalada por un texto bíblico tan histórico como el resto del Antiguo Testamento y, encima, dicen que su “mayor tesoro” era el Arca de la Alianza -de existencia tan comprobada como el Anillo Único-, la cual había guardado la versión de los Diez Mandamientos entregada en el Sinaí por Dios a Moisés, suceso tan probado como el nacimiento de Superman en Krypton.

Por dejar algunas cosas claras: si existieron, David y Salomón fueron líderes tribales, no los esplendoros reyes bíblicos; no hay más pruebas de la existencia de la reina de Saba que las de la Biblia; tampoco las hay de que ocurriera algo parecido al Éxodo, ni de la existencia de Moisés, ni del episodio del monte Sinaí y las Tablas de la Ley. Y no sirve escudarse en que un comunicado de la Universidad de Hamburgo asegura que “un grupo de científicos bajo la dirección del profesor Helmut Ziegert ha encontrado durante una investigación de campo llevada a cabo esta primavera el palacio de la reina de Saba, datado en el siglo X antes de nuestra era, en Axum-Dungur”, ni en que el arqueólogo de marras haya citado el Arca de la Alianza.

Si un comunicado universitario apuntara que quedaba suspendida temporalmente la ley de la gravedad, ¿saltaríamos por la ventana? Si un comunicado universitario asegurara que se había localizado dónde estuvo el Paraíso, ¿nos lo creeríamos? Pues es lo que han hecho algunos periodistas en el caso de la reina de Saba. Han caído en la trampa tendida por los poco escrupuloso arqueólogos de la Universidad de Hamburgo para conseguir publicidad gratuita al calor de Indiana Jones. Algunos medios habrán picado por ignorancia y otros por querer vender una sensacional historia a sus lectores a cualquier coste, aunque sea el de la verdad.

fuente bibl:http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2008/5/9/la-reina-saba-deja-ridiculo-los-medios/4

“Tumba de Jesús es una farsa publicitaria”, dice arqueólogo israelí

Manipulación mediática
“Tumba de Jesús es una farsa publicitaria”, dice arqueólogo israelí

WASHINGTON D.C., 26 Feb. 07 / 12:27 pm (ACI)

El anuncio de un documental realizado por James Cameron –Director de la película “Titanic”– en el que Discovery Channel supuestamente demuestra el hallazgo de la tumba de Jesús, fue calificado como una “farsa publicitaria” por Amos Kloner, uno de los más destacados arqueólogos israelíes.

Este lunes en Nueva York, el canal Discovery anunció la próxima emisión, durante el tiempo de la Cuaresma católica, de un documental elaborado por el director israelí-canadiense Simcha Jacobovici y el director cinematográfico James Cameron, según el cual una tumba descubierta hace 27 años en Talpiot, Jerusalén, es la tumba de Jesús de Nazaret y su familia.

El documental, que también se exhibirá en América Latina en español, argumenta que de los 10 osarios encontrados en una cueva en 1980, seis llevan inscripciones identificándolos como los de Jesús, su madre María, una segunda María (posiblemente María Magdalena), y unos parientes llamados Mateo, Josa y Judá; este último sería “el hijo de Jesús”.

Sin embargo, poco antes de la presentación a la prensa del documental, el profesor Amos Kloner, de la Universidad Bar-Ilan y arqueólogo oficial del Distrito de Jerusalén, que supervisó las excavaciones de la misma tumba en 1980, y es autor de numerosas obras sobre los descubrimientos, señaló que las afirmaciones del documental “son sólo una farsa publicitaria, un excelente material para una película de televisión, pero un total sin sentido, algo absolutamente imposible”.

Amos, que descubrió la tumba en 1980 y la reveló al mundo, criticó duramente al Discovery Channel por utilizar una “estrategia de mercadeo”. “La afirmación de que la tumba (de Jesús) ha sido encontrada no está basada en ninguna prueba y es solo una maniobra para vender”, Kloner agregó.

El arqueólogo israelí recordó que 11 años atrás, la BBC de Londres ya había producido un documental similar con el mismo argumento; y señaló que la nueva producción de Discovery era meramente un renovado intento de crear controversia en el mundo cristiano con el fin de obtener mayores ganancias.

“Refuto todas sus afirmaciones y esfuerzos por llamar la atención sobre los descubrimientos. Con todo respeto, no son arqueólogos”, dijo Kloner.

Argumentos
Kloner explicó que los nombres inscritos en las tumbas eran muy comunes en la era del Segundo templo, y por tanto, son absolutamente insuficientes como argumentos para concluir que esa era la tumba de Jesús y de su familia. Explicó además que la inscripción “Jesús hijo de José” ha sido encontrada en muchas otras tumbas en Jerusalén.

“La verdadera tumba de la familia de Jesús sería un descubrimiento que sacudiría al mundo, y eso es lo que los cineastas están tratando de hacer”, agregó el arqueólogo.

“Es muy poco probable que Jesús y sus parientes tuvieran una tumba familiar”, explicó Kloner. “Ellos eran una familia de Galilea sin vínculos en Jerusalén. La tumba de Talpiot perteneció en cambio a una familia de clase media del primer siglo de nuestra era”.

Finalmente, Kloner criticó duramente a la Autoridad Israelí de Antigüedades –conocida por sus siglas en inglés IAA– por prestar dos de los osarios para su exhibición en Nueva York este lunes durante la conferencia.

“La IAA ha sido muy tonta por prestarse a esto”, concluyó.

http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=15893

Anteriores Entradas antiguas