Nueva cinta Avatar plantea ecologismo como religión

Nueva cinta Avatar plantea ecologismo como religión

Posted: 07 Jan 2010 06:15 PM PST

La verdad, no importa de quien venga…

ACI Prensa presenta una crítica de la nueva cinta Avatar dirigida por James Cameron, en la que se señala que esta película plantea el ecologismo como religión y establece, al mismo tiempo, que quien no vive el radicalismo New Age de creer en la “madre tierra” es necesariamente “malo”.

La crítica plantea que “la separación entre buenos y malos es tan grotesca, que en nada se diferencia al mundo de héroes y villanos de los cartones animados para niños de la Warner, esos del Correcaminos y el Coyote Waly que concluían con el proverbial ‘eso es todo amigos’”.

“Los héroes de Avatar, los Na’vi, son, en efecto, tan ‘buenos’ como ‘malos’ son los explotadores humanos: creen en la ‘madre tierra’, piden permiso y luego disculpas a cada animal que cazan para subsistir y viven en total, perfecta e idílica conexión con la naturaleza”, prosigue el texto.

Seguidamente se describe que “los ritos fúnebres de los Na’vi son escenas calcadas de los festivales hippies de la década de los 70: sentados en posición ‘yogui’, entrelazan las manos en alto en círculos concéntricos, mientras cierran los ojos, contonean sus torsos y cantan mantras a la ‘madre tierra’”.

La película plantea, explica la crítica, una redención que solo se logra vaciándose de “todo lo humano y ‘comenzar de nuevo’ por el camino de unos pocos iniciados. Pero ¿Cuál camino? El del gnosticismo ecologista versión siglo XXI; es decir, el que niega que, como sostiene el cristianismo, que la salvación es para todos y está al alcance de todos”.

El texto augura luego que Avatar ganará más de un Oscar porque “sin duda, la película no puede ser cinematográficamente más espectacular. Pero principalmente, porque representa el dogma oficial de Hollywood de la religión sin Dios y sin compromisos morales personales. Y Hollywood ensalza a sus ‘santos’ con el mismo fanatismo con el que quema a sus ‘herejes’. Eres el Correcaminos o eres el Coyote Waly. Avatar ha venido a confirmar esa regla”

http://radiocristiandad.wordpress.com/2010/01/07/nueva-cinta-avatar-plantea-ecologismo-como-religion/

Anuncios

Brujos revelan sacrificio de niños en Uganda

Brujos revelan sacrificio de niños en Uganda

Tim Whewell

BBC, Uganda

Brujos muestran una de las ceremonias como las que antes practicaban.

Brujos muestran cómo hacían las ceremonias en Uganda

En una investigación acerca de los sacrificios humanos en Uganda, la BBC escuchó testimonios de primera mano que indican que los asesinatos rituales de niños son más comunes que lo que las autoridades locales admiten.


Un medico brujo nos condujo a su santuario secreto y afirmó que tiene clientes que habitualmente capturan niños, y le traen su sangre y órganos para “alimentar a los espíritus”.

Por otro lado, un brujo retirado que hoy por hoy hace campaña para poner fin a los sacrificios infantiles, confesó por primera vez haber matado a unas 70 personas, entre ellas su propio hijo.

Contra el sacrificio

El gobierno de Uganda le dijo a la BBC que los sacrificios humanos están en aumento y, de acuerdo a la Fuerza nacional Contra Sacrificios Humanos, los crímenes se vinculan con los niveles crecientes de desarrollo y prosperidad, puesto que es creencia popular que las prácticas de brujería le ayudan a la gente a hacerse rica.

Durante la investigación, presenciamos la quema ritual del santuario de un brujo especialmente prolífico a manos de activistas opositores a los sacrificios de niños en el norte del país.

El médico brujo aceptó dejar en su cueva sagrada objetos ceremoniales, como caparazones y pieles de animales, para que quedaran reducidos a cenizas, tras renunciar para siempre a practicar sacrificios.

Nos explicó que sus clientes acudían a él cuando buscaban fortuna.

“Capturan niños ajenos. Traen sus corazones y su sangre para ofrecérselos a los espíritus… los traen en pequeñas latas, que colocan debajo de los árboles donde escuchan las voces de los espíritus”, dijo.

Cuando le preguntamos con qué frecuencia venían estos clientes, aseguró que “en promedio tres veces por semana, con todo lo que los espíritus les piden…”.

Antes de que el santuario fuera pasto de las llamas, vimos un vaso con sangre y lo que parecía ser un hígado fresco, aunque no fue posible confirmar que fueran restos humanos.

Extorsión

El médico brujo negó haber participado directamente en sacrificios o haberlos incitado, afirmando que los espíritus se comunican directamente con sus clientes.

Vecina de un niño sacrificadoMuchas familias temen por sus hijos.

Según le dijo a la BBC, cobraba unos U$S 260 por “consulta”, aunque la mayor parte del dinero iba a parar a manos de su “jefe”, un superior inmediato en la red nacional de médicos brujos.

El director de la Fuerza nacional contra sacrificios humanos y tráfico de personas, Moisés Binoga, de la policía ugandesa, dijo conocer a ese “jefe” al que el brujo se refería; aparentemente forma parte de una de las cinco o seis bandas de brujos del país.

“Los superiores extorsionan a los brujos de menor rango porque trafican en cosas ilegales”, explicó.

Binoga dijo que la policía abrió 29 casos de homicidio en 2009 en los que las víctimas parecen haber sido sacrificadas como parte de un ritual, lo que representa un aumento con respecto a 2007, cuando hubo tres casos.

“Además tenemos cerca de 120 niños y adultos desaparecidos, de quienes no hemos sabido nada. No podemos descartar que hayan sido víctimas de un sacrificio humano”, agregó.

Pero los activistas contrarios a los sacrificios humanos afirman que las cifras son mucho mayores, ya que muchas desapariciones no se denuncian a la policía.

Activistas

Polino Angela, un brujo retirado convertido a la causa de los activistas contra los sacrificios humanos, dice haber convencido a unos 2.400 ex colegas de abandonar el negocio, desde que él mismo se arrepintiera en 1990.

Angela explicó que se inició en los sacrificios humanos en una ceremonia de brujos en el país vecino, Kenia, donde sacrificaron a un niño de 13 años.

“Le clavaron un cuchillo en el cuello, y luego lo abrieron todo hacia abajo; y así, todo abierto, me lo pusieron encima”, dijo.

Cuando regresó a Uganda le dijeron que matara a su propio hijo, de 10 años.

“Engañé a mi esposa y me aseguré de estar solo con el niño. Una vez que lo tuve en el suelo, usé un gran cuchillo como guillotina”, afirmó.

Cuando se le preguntó si teme que lo procesen por confesar el homicidio de 70 personas, dijo:

“He estado en todas las iglesias, y me conocen como un guerrero en la lucha por el fin de la brujería que practica sacrificios humanos, así que pienso que eso debería eximirme y exonerarme”.

El ministro de Ética e Integridad de Uganda, James Nsaba Buturo, cree que “las penas retroactivas sólo traerían problemas… Si podemos persuadir a los ugandeses de cambiar, sería mucho mejor que regresar al pasado”.

Los activistas de organizaciones de protección a los niños, como Facilitación de la Paz y el Desarrollo (FAPAD) o la Red Africana para la Prevención y la Protección contra el Abuso Infantil y la Negligencia (ANPPCAN), han denunciado los casos recientes de asesinatos rituales y piden que una nueva legislación regule las prácticas de los llamados “curanderos tradicionales”.

“Como si viniera del fin del mundo”

En algunos casos contra presuntos médicos brujos que enfrentarán juicio a finales de año, la policía utilizará el testimonio de niños que pudieron sobrevivir a su secuestro.

Uno de ellos es Mukisa, de tres años de edad, a quien dejaron por muerto luego de que un asaltante le rebanara el pene.

Sobrevivió gracias a la veloz intervención de unos cirujanos. Mukisa dijo luego haber sido mutilado por un vecino, quien se sabe tiene un santuario.

Su madre le dijo a la BBC: “Cada vez que lo miro me pregunto qué será de él en el futuro. Un hombre sin pene. ¿Cómo lo mirará el resto de la comunidad? Sus partes no son las de un hombre ni las de una mujer. Cuando recuerdo su parto, totalmente normal, y pienso cómo ha quedado ahora, es como si viniera el fin del mundo”.

http://radiocristiandad.wordpress.com/2010/01/07/estado-del-hombre-sin-cristo-neopaganismo/

El Manifiesto Comunista de Marx y Engels-Segunda Parte

El Manifiesto Comunista de Marx y Engels-Segunda Parte
Publicado por Malena el 7 de Enero de 2010

La formación de la clase proletaria, la eliminación de la burguesía dominante y el acceso del proletariado al poder político son los propósitos inmediatos del comunismo.

En lo que se refiere a la propiedad privada, esta doctrina no propone la eliminación de la propiedad general sino de la supresión de la propiedad de la burguesía para poder transformarla en propiedad social.

Considera al capital un poder social y no personal, y que sólo la transformación del carácter social de la propiedad, le hará perder su característica clasista.

El comunismo, no niega a ninguno ser dueño de productos sociales, solamente priva del poder de aprovecharse del trabajo de otros por ese medio.

Según este manifiesto, el proletariado, una vez que haya conquistado el poder político y se haya organizado como clase dominante, irá adueñándose del capital de la burguesía con el propósito de concentrar todos los medios de producción en el estado, de manera de aumentar lo más rápido posible el volumen de la producción.

Propone las siguientes medidas:
1) Se procederá a expropiar la tierra y se emplearán sus beneficios para soportar los gastos del Estado
2) Se aplicarán mayores impuestos en forma progresiva
3) Se abolirán los derechos de herencia
4) Se confiscará el patrimonio de rebeldes y emigrantes
5) Se centralizará el crédito en un único banco nacional estatal.
6) Los transportes serán del estado
7) Se abrirán nuevas fábricas nacionales, se aumentará la producción, y se mejorarán las tierras y los cultivos siguiendo un proyecto general
El trabajo será obligatorio por igual y se formarán verdaderos ejércitos industriales y agropecuarios.
9) Se eliminará la diferencia de la explotación industrial y de la agricultura
10) La educación será gratuita y pública para todos, erradicando la práctica del trabajo infantil y unificando la educación con el trabajo

Utópicamente, cuando las diferencias de clases no existan y la producción esté a cargo solamente de individuos asociados, el poder político perderá ese carácter.

La burguesía será reemplazada por las asociaciones que permitirán el desarrollo libre de cada ciudadano.

El comunismo reconoce que estos objetivos sólo podrán realizarse por medio de la revolución violenta contra todo orden social que exista anteriormente.

La realidad ha demostrado que el comunismo es una utopía, porque ha fracasado en todo el mundo, y ha demostrado que cuando el proletariado accede al poder, es capaz de volverse tan corrupto o aún más que cualquier otra clase social preexistente.

También ha fracasado el modelo de familia que propone institucionalizar a la infancia para liberar a las mujeres de la crianza de sus hijos y agregarlas a las fuerzas de producción.

La experiencia en los kibuts de Israel, que como tales ya no existen y están siendo vendidos como barrios cerrados, reveló que la crianza de los niños en instituciones, lejos de sus familias, producía resultados funestos en su personalidad, debiendo esta práctica ser revertida, demostrando que el ámbito más adecuado para criar a un niño es su hogar, rodeado de los suyos.

El Estado proletario como administrador, demostró también ser ineficiente, ineficaz y corrupto, convirtiendo a los funcionarios en la nueva clase privilegiada con derecho a gozar de un mejor estilo de vida, y evidenciando que la burocracia, en el comunismo se transforma en un fin en si misma, cuando a nadie le importan los resultados generales.

Sin embargo, el mundo anhela un nuevo orden social, que no debe imponerse por la violencia y la subversión sino que sólo podrá llevarse a cabo en forma paulatina y sostenida, por medios pacíficos, sin derramamiento de sangre, naturalmente, cuando la educación esté al alcance de todos y sea posible un cambio de conciencia individual, en un mundo donde sobrevivirán sólo los más sabios.

http://filosofia.laguia2000.com/el-materialismo/el-manifiesto-comunista-de-marx-y-engels-segunda-parte

Washer, P. Doctrina de Hombre

View this document on Scribd

Juan Guillermo Draper-historia de Los Conflictos Entre La Religion y La Ciencia

View this document on Scribd

Evolucion o Creacion

View this document on Scribd

Bruce A. Ware, Jesús y el Espíritu

Bruce A. Ware, Jesús y el Espíritu

Creo con toda honestidad que los evangélicos no han estudiado suficientemente la relación de Jesús con el Espíritu Santo, y esta es una relación gloriosa.

Dejadme empezar mediante unas cuantas preguntas…

¿Creéis que hay alguna relación entre la doctrina de la Trinidad y la de la Salvación?

Dicho de otro modo, ¿podemos tener la doctrina de la Salvación sin un Dios trino, sin la doctrina de la Trinidad?

Y la respuesta a esto es un rotundo: ¡No!

No hay Salvación sin la Trinidad.

¿Por qué?

Bien, pensemos un poco.

En primer lugar hemos de tener a alguien que venga como nosotros para ser un sustituto nuestro, es decir, solo un ser humano puede ocupar nuestro lugar.

Esto me viene en mente lo que me dijo mi hija hace años, “Papá, ¿no pudo Dios simplemente crear un segundo Adán que viviera una vida sin pecado y al ser humano como nosotros pudiera ocupar nuestro lugar?”

Fue una buena pregunta, pero la respuesta es no… porque si un segundo Adán, un hombre perfecto llevara mis pecados sobre sí mismo, ese segundo Adán debería haber pagado el precio del pecado del modo que un hombre paga el precio del pecado: Mediante la eterna separación de Dios, mediante la condenación eterna.

Un segundo Adán jamás podría terminar de pagar por mi pecado, no hay victoria sobre el pecado y por tanto, no soy salvo.

No hay salvación en la imputación de nuestros pecados en un Segundo Adán que es simplemente humano.

Debemos tener un sustituto nuestro que sea infinitamente valioso, para que pudiera realizar un pago infinitamente valioso a un Dios infinito.

Y una vez consumado el pago pudiéramos decir ¡Consumado es!

No os habéis preguntado ¿por qué cuando debemos pagar el precio de nuestros pecados jamás terminamos de pagar?

Esa es la razón por la que el Infierno es eterno, la luz no puede tener comunión con las tinieblas, ni el pecado con la Santidad y si en el Paraíso pudieran haber almas pecadoras, el Paraíso dejaría de ser el Paraíso.

La razón por la que el pago de Jesús es válido, es que su valor es infinito.

Por tanto, hemos de tener alguien que sea como nosotros pero que no sea igual que nosotros, debe ser un hombre sin pecado pero también el Dios hombre, Dios hecho hombre.

Así pues, ahí tenemos a un miembro de la Trinidad, Dios encarnándose en un ser humano, llevando una vida sin pecado y ocupando nuestro lugar.

¿Es eso todo lo que necesitamos?

No, necesitamos otro miembro de la Trinidad que ejecute el juicio.

Recordemos Isaías 53:10,

10 Con todo eso, el Señor quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento.

Porque Dios amó de tal modo al mundo que dio su primogénito para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna, su unigénito, su único hijo.

He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo… el Padre debe ejecutar el juicio contra Su Ley en Su Hijo para poder cumplir y asegurar nuestra Salvación.

Así pues tenemos al Padre y al Hijo, pero ¿dónde metemos al Espíritu en el proceso de Salvación?

Todos estaremos de acuerdo de que el Espíritu es necesario para hacernos recipientes de la Salvación, para abrir nuestros ojos, nuestros corazones, para regenerarnos y aceptar la Gloria del Evangelio de Cristo para que podamos ir a Él y ser salvos.

Así pues tenemos el Padre, el Hijo y el Espíritu  Santo.

Ahora bien, hay algo que me he dejado, ¿no habéis notado nada?

Ese hombre que ocuparía nuestro lugar, tenía que llevar su vida sin pecado, pero ¿cómo hizo eso de acuerdo al Nuevo Testamento?

Jesús vivió su vida en el Poder del Espíritu.

Cuando uno estudia la relación entre Jesús y el Espíritu hay un par de cosas que destacan que no se relacionan de un modo fácil, una es Jesús sometiéndose al Espíritu, viviendo su vida en el Poder del Espíritu y la otra es el Espíritu glorificando a Cristo.

¿Es una contradicción?

¿Jesús se somete al Espíritu o es el Espíritu el que da Gloria a Jesús?

La respuesta es las dos cosas.

Veamos las dos cosas poco a poco.

La primera es Jesús sometiéndose al Espíritu para así cumplir su papel de Mesías ungido por el Espíritu.

Jesús vivió una vida de obediencia en el Poder del Espíritu.

A todo esto me vienen varias preguntas, la primera ¿si Jesús era el Dios hombre, si era Dios, qué razón de ser tiene el Espíritu? ¿Qué puede añadir a la deidad de Cristo el Espíritu de Dios? ¿Cuál era el énfasis que leemos en que Jesús viva en el Poder del Espíritu? ¿Por qué en el Nuevo Testamento se profetiza un Mesías ungido por el Espíritu Santo de Dios cuando aquel que viene es el Dios hombre?

Tomemos esto desde otro ángulo, ¿Por qué Jesús en su obediencia sin pecado es erigido como un modelo a cómo deberíamos vivir, si él era el Dios hombre y nosotros no? ¿Alguien se ha preguntado alguna vez si es justo para nosotros lo que Pedro nos dice en su primera carta?

Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;

¿Cómo puede decirnos tal cosa si Jesús era Dios y nosotros no…?

Ese texto no viene solo, leemos lo mismo en Filipenses 2,

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.

¿Es justo todo esto teniendo en cuenta que somos simples seres humanos?

La respuesta a todo esto es que –como hemos visto- Jesús, a pesar de ser Dios, era necesario que fuera hombre para poder dar así una expiación de valor infinito por los pecados de su pueblo.

Pero a pesar de ser Dios debía vivir su vida como un hombre.

El segundo Adán, la semilla de Abraham, el hijo de David vivió su vida por el Poder que el Padre le proveía para sostener su humanidad: Su Espíritu.

Le proveyó de Su Palabra, de experiencias vitales mediante las cuales crecer en fe y así poder afrontar la prueba más difícil de todas: la Cruz.

¿Cómo vivió Jesús su vida?

En el Poder del Espíritu.

Fijémonos de unos cuantos pasajes donde se nos muestra esto.

Isaías capítulo once,

1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. 2 Y reposará sobre él el Espíritu del Señor; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor.3 Y le hará entender diligente en el temor del Señor. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;4 sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.5 Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura.

Fijémonos en los que se nos dice, Y reposará sobre él el Espíritu del Señor; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor.

Claramente se nos dice que la razón por la que Jesús tenía el conocimiento que tenía, el temor del Señor que tenía, la equidad que tenía, era porque reposaba el Espíritu de Dios sobre él.

La réplica a esto sería decir que lo dicho es inconsecuente puesto que Jesús era Dios, pero entonces podríamos girar las tornas y decir que entonces ¿para qué era necesario el Espíritu?

La realidad es que el Espíritu era fundamental puesto que ¡Jesús vivió como uno de nosotros!

Una vida humana de perfecta obediencia vivida mediante la fuerza que el Padre le daba en el Poder del Espíritu.

Jesús mostró sabiduría por el Poder del Espíritu, conocimiento por el Poder del Espíritu, obediencia por el Poder del Espíritu, temor del Señor por el Poder del Espíritu.

¿Qué se nos dice en Gálatas 5?

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

Toda persona que vive en el Espíritu ve su vida transformada por los frutos del Espíritu.

¿No es el Espíritu que vive en nosotros el que nos causa estas cualidades?

Por supuesto que sí.

Veamos otro texto: Isaías 61,

1 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió el Señor; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

2 a proclamar el año de la buena voluntad del Señor, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;

¿De qué se nos habla aquí?

De un Mesías ungido por el Espíritu.

Y el Mesías dice que el Espíritu del Señor está sobre mí, para desarrollar en mí el mismo trabajo transformador que en el resto de mis hermanos, el pueblo de Dios.

El Espíritu es absolutamente necesario si queremos que esto tenga lugar.

El pasaje de Isaías 61 que acabo de leer es especialmente significativo puesto que Jesús se lo aplica a sí mismo tal como vemos en el capítulo 4 de Lucas donde Jesús adopta la identidad de la voz que habla.

En este capítulo vemos a Jesús que vuelve a su ciudad natal, entra en su sinagoga en un sábado, se le ceden las Escrituras para que haga la lectura –una costumbre común en la época- y Jesús lee precisamente este pasaje,

16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:


18 El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;


19 A predicar el año agradable del Señor.

20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Está claro que Jesús leyó este texto intencionadamente ¡porque en este texto les está diciendo a todos quién es él!

Jesús toma este texto y anuncia su cumplimiento.

Pero me gustaría que os fijarais en un detalle, fijaos dónde se detiene Jesús:

19 A predicar el año agradable del Señor.

¿Cómo continúa el texto en Isaías?

…y el día de venganza del Dios nuestro

Isaías 61:1-2 nos describe lo que fueron y serán la primera y segunda venida de Cristo, tenemos más de dos mil años en una sola frase.

Pero no de momento, el mundo no debía ser condenado de momento, porque Dios envió no envió a Su Hijo a condenar al mundo sino a que el mundo fuera salvo por él.

¿Ha llegado ya el Reino de Dios?

¿Cómo contestamos  a eso bíblicamente?

Sí y no.

Sí, pero no en su totalidad.

Pero volvamos al punto en el que nos encontrábamos, Jesús, el Espíritu del Señor es sobre él, él es consciente de su identidad y anuncia a la gente que es el Mesías ungido por el Espíritu del Señor.

Todo esto nos indica cómo vivió su vida, cómo hizo la misión que hizo; fijaos en Mateo 12:28, Jesús acaba de realizar un milagro que los fariseos no pueden negar.

No obstante, intentan desprestigiar dicho milagro insinuando que es de una fuente demoníaca.

Lo que claramente quieren hacer ver que ya que lo que hace Jesús no puede venir de Dios, solamente puede venir de Beelzebú, pero Jesús les dice,

28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Los fariseos sabían que una de las señales de Mesías que debía venir era que tendría el Espíritu del Señor sobre él, que sería un Mesías ungido por Dios, por eso Jesús les dice, si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.  Deberíais daros cuenta de que el Reino de Dios está aquí, entre vosotros.

Yo soy el Rey, soy el Mesías ungido por el Espíritu de Dios porque tengo Su Espíritu sobre mí, y es ese Espíritu el que me capacita para hacer este trabajo.

Veamos Hechos 10:38; Aquí tenemos a Pedro hablando delante de Cornelio, Pedro debe predicarle, ahora bien, ¿cómo puedes empezar a explicar en pocas frases el ministerio de Jesús?

38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

Pedro no dice, ya sabéis, Jesús era el Hijo eterno del Padre el cual vino en su naturaleza divina, vivió una vida recta y realizó milagros ¡porque era Dios!

Jesús era Dios, Pedro no niega ese hecho, pero lo que dice es dejadme deciros cómo vivió su vida, y lo hizo mediante la unción y el Poder del Espíritu Santo del Padre.

¿Os suena familiar esta frase?

¿No creéis que Lucas conecta Hechos 10:38 con Hechos 1:8?

8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Así es como Jesús vivió su vida: mediante el Poder del Espíritu Santo.

Así es como obedeció al Padre, así es como realizó el trabajo que el Padre le mandó hacer, y lo más grandioso es que nosotros también hemos recibido ese Poder, por tanto deberíamos poder vivir nuestra vida como Jesús, de ahí la admonición de Pedro, ¿recordáis?

…dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;

Es decir, que Jesús vivió su vida en el Poder del Espíritu, lo cual arroja luz sobre pasajes que o serían contradictorios o cuanto menos confusos si tenemos en mente que Jesús era divino.

Por ejemplo, en Lucas 2 versículos 40 y 52,

40 Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él.

52 Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

¿Puede Dios crecer en sabiduría?

Por supuesto que no, Dios es omnisciente y no puede aumentar Su sabiduría la cual es infinita y perfecta, pero aquí vemos que Jesús sí crecía en conocimientos.

Pero la pregunta es ¿cómo puede Jesús –en el concepto que se tiene de su deidad- crecer en sabiduría?

Naturalmente la respuesta es: De ninguna manera.

Ahora bien, no puede crecer en su deidad… pero sí en su humanidad.

Jesús hombre viviendo en el Poder del Espíritu bien puede crecer en conocimiento, no obstante, fijémonos lo que viene entre los versículos 40 y 52.

Aquí encontramos a Jesús con los fariseos y maestros de la Ley en Jerusalén.

Un Jesús de solo doce años maravilla y sorprende a los maestros de la Ley por sus conocimientos, por la profundidad de sus respuestas, por el conocimiento de la Torah, la Ley de Dios.

Por favor, no hagamos esto algo trivial al decir, Ah claro, Jesús era Dios.

Tenemos a un niño de doce años que había sido criado como todos los niños de su edad pero que tenía una pasión por las cosas de Dios y unos conocimientos que excedían a los que nunca pudiera haber tenido cualquier persona.

Y es así cómo los conocimientos de Jesús superaban a los de cualquier maestro: el Poder del Espíritu, la Gracia de Dios reposaba sobre él, en su humanidad, su entendimiento y madurez crecía.

A la luz de esto, consideremos Marcos 13:32,

32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

Nadie sabe cuándo será la segunda venida del Hijo, sólo el Padre. ¿Cómo encaja eso con un Jesús omnisciente?

Los Testigos de Jehová utilizan este texto para mostrar que Jesús no era Dios puesto que no lo sabía todo.

¿Qué respuesta tenemos a eso?

Que en su humanidad, tiene un velo sobre cosas que solo en su plena divinidad puede saber, que hay un límite para su persona, Jesús de Nazaret el Dios hombre.  Pero este texto también nos dice que él acepta sus limitaciones, sin dejar de lado su divinidad, él las acepta, y las acepta para poder vivir su vida como uno de nosotros.

No nos olvidemos que él vivió su vida por fe, que él oraba a su Padre sin cesar, oraba para buscar apoyo, para ser reconfortado, para consultar qué debía hacer ¿por qué sino la oración? ¿Qué sentido tiene la oración en la vida de Jesús, en la vida del Dios hombre?

Pues que en su humanidad, él necesitaba el alimento espiritual que sólo la oración puede dar, y todo ello, en el Poder del Espíritu.

Hay otro texto tremendamente interesante en la Cristología, hablo de Hebreos 5:8-9,

8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;

¿Qué quiere decir todo esto? ¿Qué es eso de que por lo que padeció aprendió obediencia y fue perfeccionado?

Ojo, que aprendió obediencia no quiere decir que dejó de desobedecer y empezó a obedecer.

En efecto, sólo unos pocos versículos antes leemos que Jesús fue tentado en todo igual que nosotros sólo que sin pecado, por tanto, el autor de Hebreos no tiene en mente que Jesús pasó de la desobediencia a la obediencia.

¿Entonces, qué quiere decir?

Que él aprendió obediencia de las cada vez más crecientes demandas que tenía sobre él, a través de su sufrimiento; Por tanto, a medida que iba enfrentándose a prueba tras prueba, iba fortaleciéndose para superar los obstáculos que el Padre ponía delante de él, capacitándole para aceptar la mayor prueba de todas, la obediencia hasta la muerte y muerte de cruz.

Pensad en el huerto de Getsemaní, tres veces ora al Padre, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieres.

Sudando gotas de sangre… ¿Qué hacemos con este texto si tenemos en mente que Jesús es Dios?

Esto nos da una pequeña idea de la intensísima, de la enorme agonía, del dolor que el Hijo tuvo que sufrir en el huerto de Getsemaní.

Como hombre había crecido en obediencia, hasta el punto de poder aceptar la mayor de las demandas del Padre.

Jesús fue perfeccionado por todas las pruebas que sufrió  a lo largo de su vida, esto no quiere decir que antes era imperfecto, sino que todas las pruebas precedentes, le perfeccionaron hasta el punto de poder aceptar la mayor de todas ellas: la Cruz.

Jesús vivió su vida en el Poder del Espíritu, y como hombre creció ante las pruebas que el Padre puso ante él.

Después tenemos otro aspecto importantísimo, es decir, la vida de Jesús sometida a la dirección del Espíritu; es destacable que la segunda persona de la Trinidad, en su encarnación humana, se somete a la dirección y Poder del Espíritu.

La humildad del Hijo no sólo se muestra en su encarnación (Filipenses 2), en el hecho de ser hombre y servidor de todos, sino también en su aceptación de someterse y ser guiado por el Espíritu sobre quien en la Trinidad él tiene autoridad.

Por ejemplo en Lucas 4,

1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto

2 por cuarenta días, y era tentado por el diablo

En Marcos 1:12 la palabra que se utiliza es ecbolo, impulsado,

12 Y luego el Espíritu le impulsó al desierto.

Otro ejemplo del Poder del Espíritu lo vemos otra vez en Lucas 4:14, tras superar las tentaciones,

14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Jesús vivió su vida en el Poder del Espíritu y bajo la dirección del Espíritu.

Pero analicemos la primacía y autoridad de Jesús sobre el Espíritu en su papel de Hijo del Padre. Jesús se sometía al Espíritu por el bien de su misión encarnada, pero la función del Espíritu era elevar, honrar, glorificar a Jesús.

El Espíritu ansiaba poner por delante a Jesús, no a sí mismo.

Vemos esto en Juan 14,

26 Pero el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Es decir, el Espíritu les enseñará las enseñanzas de Jesús. ¿Recordáis cuando Jesús dice que las palabras que él dice no son suyas sino que dice lo que ha oído al padre? Pues bien, ahora vemos algo parecido entre el Hijo y el Espíritu.

Juan 15:26,

26 Pero cuando venga el Paráclito, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.

El Espíritu viene del Padre al Hijo, ¿Veis la relación trinitaria?

Hechos 2:33,

33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.

Exaltado ¿Quién? Jesús; Y habiendo recibido del Padre el Espíritu, ha derramado… ¿Quién? Jesús, esto que veis y oís.

El Padre derrama el Espíritu sobre el Hijo y el Hijo sobre su pueblo.

Uno de los textos más claros de todo esto es Juan 16,

12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.

Claro, todavía no habían recibido el Espíritu.

13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

14 Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

El Espíritu me glorificará, quien habla es Jesús por supuesto.

15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

De nuevo vemos el orden trinitario.

Jesús el Hijo recibe el Espíritu del Padre, el Hijo derrama el Espíritu sobre su pueblo cuyo objetivo es glorificar al Hijo.

Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Veamos 1 Corintios 12:3,

3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

Se nos hace evidente el objetivo del Espíritu: glorificar al Hijo.

Este versículo no nos dice que solo las personas llenas de Espíritu pueden decir que Jesús es el Señor, lo que quiere decir es que de la abundancia del corazón habla la boca, que sólo las personas llenas de Espíritu pueden decirlo de corazón.

Lo mismo vemos en 1 Juan 4,

2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

El Espíritu anuncia a Jesús, y lo anuncia como Señor. Cuando el Espíritu actúa, lo hace para poner a Jesús por delante, para glorificarlo.

Pensad en esto, inspiración de los profetas para las Escrituras, pero las Escrituras ponen su foco en Cristo, tal como vemos en Lucas 24,

27 Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.

No hay ninguna escritura que no sea inspirada por Dios, y estas son inspiradas mediante el Poder del Espíritu. Esto es un ejemplo perfecto de Compatibilismo, es decir, de Soberanía de Dios y del hombre escribiendo voluntariamente lo que quiere escribir.

Pero veamos también otro versículo del mismo capítulo,

44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.

La tripartita división de la Biblia en el judaísmo tradicional, la Ley, profetas y Salmos, y todas sus partes hablan de Jesús y todas sus partes fueron inspiradas por el Espíritu Santo porque el objetivo de éste es glorificar a Jesús.

¿De qué hablaban si no todos los profetas neotestamentarios?

De Jesús y de este crucificado.

Y el máximo exponente de esto tal vez sea Pablo, por cierto, ¿cómo recibió Pablo su revelación de Cristo?

1 Corintios 2,

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

El Espíritu no sólo revela las cosas de Dios si no que provee el entendimiento de las cosas de Dios y las palabras a través de las cuales Pablo habla del mensaje de Cristo.

Es el Espíritu el que nos ilumina y nos da el entendimiento necesario para comprender las Escrituras las cuales nos hablan de Cristo porque como hemos dicho el objetivo del Espíritu es guiarnos a Jesús.

El evangelismo alimentado por el Espíritu proclama el Evangelio de Cristo.

Os supongo conocedores de un movimiento evangélico creciente el cual es perturbador, su nombre es Inclusivismo.

Esta postura defiende que el Espíritu trabaja en el mundo de un modo salvífico independientemente del conocimiento que tenga el individuo de Cristo, con lo cual proclaman un trabajo en la Salvación a dos manos por así decirlo porque por un lado tenemos el trabajo redentor de Cristo y por el otro el del Espíritu Santo.

Esto es todo un disparate porque ¿Puede alguien estar en Cristo sin haber oído hablar jamás de él? El Espíritu Santo tiene como objetivo exaltar a Cristo, no llevar a cabo un Plan de Salvación paralelo al de Jesús.

El Espíritu quiere que la gente llegue al conocimiento de Cristo, que escuche el Evangelio de Cristo para que así puedan poner su fe en él, no que sean salvos siguiendo una fe extraña.

Recibiréis Poder cuando el Espíritu Santo caiga sobre vosotros y seréis mis testigos, dijo Jesús.

Romanos 10,

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

Amigos míos, esta postura que mencionábamos se opone claramente a lo que nos enseñan las Escrituras.

Tomemos el caso de Cornelio, en Hechos 10 vemos que,

2 piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre.

Pero no fue salvo hasta que en el capítulo 11 se nos dice que Pedro le habla del Evangelio,

14 él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa.

15 Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio.

Y cuando comencé a hablar… dice Pedro, ¿De qué habló? Del Evangelio.

Es decir, esto demuestra que puedes ser perfectamente piadoso y no ser salvo, que es necesario escuchar y creer el Evangelio para alcanzar la Salvación.

Las misiones son necesarias hermanos, no nos durmamos pensando que Dios ha dispuesto otra manera para conseguir que la gente sea salva.

Tampoco querría que olvidáramos el papel del Espíritu en nuestras vidas, ¿Para qué?  para moldearnos a imagen de Cristo por el Poder del Espíritu, es decir, el proceso de Santificación es llevado por el Espíritu Santo y tiene lugar durante toda la vida del creyente, pero dicha santificación también tiene como punto de mira a Cristo.

Todo gira alrededor de Cristo, ya sabéis, porque de él, por él y en él son todas las cosas.

Ahora bien, hemos visto que Jesús vivió su vida en el Poder del Espíritu, que se sometió a la dirección del Espíritu, pero entonces, como Salvador exaltado a la derecha del Padre, envía al Espíritu, y este viene para glorificar a Jesús, para dirigirnos a él, para escuchar y creer el Evangelio de Jesús.

Por un lado nos maravillamos por la sumisión -del Hijo encarnado en forma humana- de la dirección y Poder del Espíritu; nos maravillamos por la humildad del Hijo que no elude la demanda que le da el Padre y se rebaja no solo a ser uno de nosotros sino que además se somete al Espíritu sobre el que tiene autoridad dentro de la Trinidad; nos maravillamos por la humildad del Espíritu de servir desapercibidamente, sin hacer recaer sobre él el honor sino que busca el del Hijo para la Gloria del Padre.

¿Alguien se había dado cuenta de esto, de la humildad del Espíritu?

¿Cuántas veces no ponemos nuestra atención sobre el padre y el Hijo e ignoramos al Espíritu?

Nunca escuchamos que hemos de glorificar al Espíritu, ¿Y sabéis por qué?

Porque el Espíritu no busca su propia Gloria, busca la del Hijo.

Si somos una congregación llena de Espíritu, deberíamos ser una congregación cuyo mayor ánimo fuera ver a un Cristo glorificado por el Poder del Espíritu.

Porque hay algo que no debemos olvidar, y es que el Espíritu es igual en esencia al Padre y al Hijo, y no obstante, acepta sin dudar que el Padre brille en su plenitud en el Hijo, que la Gloria vaya finalmente al Padre, que él mismo permanezca alejado de los focos, y esta aceptación es eterna.

Por eso nos maravillamos por la humildad de Dios Espíritu.

Pensad en esto, si el Espíritu Santo puede aceptar voluntaria y eternamente el hecho de no recibir reconocimiento ni protagonismo ¿Creéis que todos aquellos llenos de Espíritu serán capaces de hacer buenas obras sin que nadie las note? ¿Creéis que será posible que hagan cosas sin esperar reconocimiento alguno y que al mismo tiempo voluntariamente acepten que sea Cristo quien reciba el honor por todo aquello que hacen?

Por supuesto que sí.

Nos maravillamos también por la vida sin pecado del Hijo que como hombre vivió su vida en el Poder del Espíritu bajo la obediencia total al Padre.

No tenéis ni idea de lo sorprendido y maravillado que estoy al ser hombre, al ser consciente de mi propensión al pecado, de mi cobardía a abandonar al Dios que amo en mis debilidades –este es mi testimonio- estoy maravillado de que Jesús, siendo hombre como yo, en el Poder del Espíritu, por el poder de la Palabra de Dios, se alimentara mediante la oración y su fe, y mediante la confianza en todo lo que el Padre le proveería, maravillado de que viviera su vida como un hombre… pero sin pecar ni un solo momento de su vida.

Por eso podemos escuchar confiadamente la admonición de Pedro, Seguid sus pasos, o la de Juan, el que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

Por eso debemos orar sin cesar, para que el mismo Espíritu que fortaleció a Jesús nos llene a nosotros, nos fortalezca a nosotros y así podamos crecer y ser transformados a imagen de Jesús, por el Poder del Espíritu, victoriosos ante el pecado por la Gloria de Su Nombre.

Por último, nos maravillamos por cómo el Hijo es puesto en el punto de mira, bajo dos diferentes perspectivas, por un lado por el Padre de quien emana toda autoridad, y por el otro, por el Espíritu el cual se subordina al Hijo y permanece en un segundo plano. Maravillados por como el Hijo, por la Voluntad del Padre y del Espíritu es puesto en el punto de mira, y todo por la Gloria de Dios.

Porque finalmente el Padre recibe la Gloria por todo esto, pero el medio por el que el Padre es glorificado es el Hijo el cual es fortalecido por el Espíritu.

Por todo ello: Soli Deo Gloria!

Anteriores Entradas antiguas