Pescadores de hombres

El Sermón Dominical
Domingo 17 de Agosto del 2008

Pescadores de hombres

Pastor Tony Hancock

Introducción

Un muchacho se había quedado en la casa cuidando a su hermanita pequeña mientras sus padres se iban de compras. Aburrido, decidió irse a pescar – pero desde luego, tuvo que llevarse a su hermanita.

Cuando sus padres regresaron a la casa les contó lo que había hecho, y luego dijo: “¡Nunca vuelvo a cometer ese error! ¡No pesqué nada!” Su madre le preguntó: “¿Qué pasó? ¿Tu hermanita hizo mucho ruido y espantó a los peces?” . “No”, respondió el joven, “no fue eso. Es que se comió la carnada.”

Estoy seguro que muchos de ustedes tienen historias relacionadas con la pesca. Parece que cualquier persona que se va a pescar regresa con un cuento, aunque quizás no regrese con pescado. Hoy encontramos a Jesús hablando con un pescador.

Los pescadores son famosos por sus exageraciones. El pez que se escapó se hace más grande con cada recuento. La historia que hoy leemos no es ninguna exageración. En ella, el pescador que se encontró con Jesús tuvo que enfrentarse a la realidad – y fue un cruel despertar. Sin embargo, la historia tiene un final feliz.  Lectura: Lucas 5:1-11

5:1 Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. 5:2 Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. 5:3 Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón,
le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud.
5:4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.
5:5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 5:6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su
red se rompía. 5:7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. 5:8 Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. 5:9 Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él,
5:10 y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. 5:11 Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.

Encontramos a Jesús enseñando a orillas del lago de Genesaret, también conocido como el mar de Galilea. La orilla del mar formaba un anfiteatro natural, permitiendo a muchas personas oír sus palabras. Las palabras de Jesús no eran comunes; nos dice el texto que la gente empujaba para oír la palabra de Dios.

Me llama la atención el hecho de que el mensaje de Jesús es también el mensaje de Dios. Es decir, las palabras que salían de los labios de Jesús eran las palabras de Dios. Es por este motivo que merecen estudio y atención. Merecen nuestro más profundo esfuerzo.

Dime, si te llegara una carta con la Casa Blanca como dirección de remitente, ¿dejarías la carta para después? ¿Dirías: A ver cuándo tengo tiempo para leerlo? ¡Creo que no! Ansiosamente abrirías la carta para ver qué te dice el presidente.

Dios te mandó una carta. ¿La has leído con atención? O ¿la dejas para después? Las personas que buscaron a Jesús tenían hambre de oír la Palabra de Dios, y El los alimentó. Si compartes su hambre, también serás alimentado.

Cuando Jesús terminó de enseñar, volteó su atención hacia la persona que le había prestado su barca para usarla como plataforma para la enseñanza. Jesús había crecido con un oficio, el de carpintero. Estoy seguro de que El, humanamente hablando, conocía muy bien cualquier cosa relacionada con la madera. Pero ¿qué iba a saber un carpintero de la pesca? ¿Qué podría conocer de los efectos del clima, de las corrientes del lago, de las costumbres de los peces que un pescador busca pescar? ¡Nada!

Por este motivo, a primera vista, parece ilógico que Jesús le dijera a Pedro que volviera a echar sus redes. ¡Ha estado pescando toda la noche! Si hubiera peces en esa parte del lago, Pedro y sus compañeros los habrían encontrado. Sin embargo, Pedro aceptó.

Pedro había visto algo en Jesús que le inspiraba confianza. Había algo que lo impulsó a obedecer, a pesar de que todos sus conocimientos humanos como pescador profesional le decían que no había peces en esa parte del lago. El resultado fue una pesca desbordante. Los barcos se llenaron, a tal grado que las redes
se rompían y los barcos se hundían.

Algunas personas han sugerido que la vista de Jesús fue tan fina que El alcanzó a ver un banco de peces que los demás no vieron.
¿Te parece lógico? Jesús estaba mirando hacia la playa, donde la gente lo escuchaba; Simón manejaba el barco. Si alguien pudiera haber visto un banco de peces, habría sido Simón, no Jesús. Simón mismo sabía esto.

Es por eso que su reacción a lo sucedido es tan extremo. Lo que pasó, en realidad, es que Simón miró a Jesús, y luego se miró a sí mismo. Quiero invitarte a hacer lo mismo en esta mañana.
Primero, Mira a Jesús

Cuando te digo que mires a Jesús, no te estoy diciendo que formes una imagen mental de El. Quizás cuando pienses en Jesús recuerdas algún cuadro o alguna imagen que has visto de El. Quizás te viene a la mente el rostro de algún actor que lo ha representado en alguna película.

Nosotros no sabemos cómo se veía físicamente Jesús. No existe ninguna fotografía de El, ni cuadro ni estatua hecha cuando El vivía. Todo lo que tenemos es la imaginación. Debemos de tener cuidado, porque nuestras ideas pueden convertirse en ídolos, si tan sólo nos imaginamos la apariencia de Jesús cuando pensamos en El.

No; más bien, mira a Jesús en la realidad de su persona. En la apariencia de Jesús no había nada extraño; no tenía aureola. Fue sólo después de darse cuenta de quién era Jesús en realidad que Simón Pedro se postró ante El para rogarle: ¡Apártate de mí! ¿Por qué quería Pedro que Jesús se apartara de él? ¿No le acababa de regalar una pesca estupenda?

Pedro se estaba dando cuenta de quién era Jesús. Hasta ese momento, él quizás había visto a Jesús como un buen maestro, un hombre que se estaba haciendo famoso en toda esa área por sus dotes de sanador. Ahora se da cuenta de que Jesús es mucho más.  Se da cuenta de que él tenía un ser sobrenatural en su barca, y
no estaba seguro qué podría suceder ahora.

Se dio cuenta, en otras palabras, de que Jesús era santo. Jesús no era un simple hombre como él, era mucho más; y ese reconocimiento le causó temor. Nosotros hemos perdido tanto el respeto para Dios que no nos damos cuenta de que la santidad es peligrosa. Frente a un Dios completamente santo, nosotros
estamos perdidos.

El profeta Isaías experimentó lo mismo cuando tuvo una visión de Dios, grande y exaltado, en su templo. El respondió: ¡Ay de mí! Nuestro Dios, como dice la Palabra, es un fuego consumidor.

Dime, cuando miras a Jesús, ¿qué ves? ¿Ves a un tipo desgraciado, triste, que lastimosamente fue clavado en una cruz por gente mala? ¿Ves a un bebé en los brazos de su madre? ¿O ves al Creador del universo, la gloria misma de Dios hecho hombre, perfecto y santo en cada aspecto? Ese es el Cristo que yo adoro
– y es el Jesucristo de la Biblia.

Después de mirar a Jesús, Simón Pedro se miró a sí mismo. Te invito a hacer lo mismo.

Mírate a ti mismo

¿Qué dijo Simón? ¡Apártate de mí, Señor; me incomodas! No, no dijo eso. ¡Apártate de mí, Señor; soy un pecador! Después de darse cuenta quién era Jesús, Simón se dio cuenta de quién era él. ¿Era pecador? ¡Simón! Era indigno de estar en la presencia de Jesús, y quizás le daba miedo pensar en lo que le podría
suceder estando en esa presencia.

Cuando tú realmente te encuentras con Jesús, la primera cosa que pasa es que te das cuenta de tu estado verdadero. Mientras vivas ignorando a Jesús puedes pensarte una persona decente, normal, quizás no perfecta, pero sí más o menos buena. Puedes encontrar a mucha gente que es mil veces peor que tú.

Cuando te encuentras espiritualmente con Jesús, sin embargo, tienes que enfrentar la realidad. Todos tus pretextos, tus defensas, tus excusas se caen y te ves como eres. De hecho, el apóstol Juan nos dice que hay muchas personas que no se acercan a Jesús precisamente por este motivo. “Todo el que hace lo malo
aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto.” (Juan 3:20)

Estas personas incluso se encuentran en las iglesias; personas religiosas, pero que nunca han tenido un encuentro con Jesucristo. Escúchame bien: este paso es esencial para que tú conozcas a Cristo, y vivas para El. Si nunca has llegado a ver quién eres, en realidad, pídele a Dios que te abra los ojos.

A veces nos cuesta enfrentar la realidad acerca de nosotros mismos porque pensamos que nadie nos podría querer si vieran el verdadero yo. Preferimos quedarnos con la imagen que hemos construido de una persona autosuficiente. Sin embargo, es sólo cuando enfrentamos la realidad que podemos oír estas palabras de
Jesús: “No temas”.

Es sólo cuando enfrentamos la realidad acerca de nosotros mismos que podemos experimentar el amor incondicional de Dios, ese amor que estuvo dispuesto a sacrificarse a sí mismo por nosotros. Es entonces que el Señor extiende su mano y nos levanta. Fue sólo así que Jesús pudo decirle a Simón: “Desde ahora serás pescador de hombres”.

Cuando has mirado a Jesús y te has mirado a ti mismo, El te llama a hacer lo siguiente:

Mira la pesca

Cuando te has encontrado con Jesús, El te llama a unirte a El en su misión de rescatar a otros. Vivimos rodeados de personas que se están ahogando en un mar de desesperación, de pecado, de vicios, de perdición; personas que viven separadas de Dios.

Si tú has conocido a Cristo, ahora tienes una misión. Has sido llamado a unirte a Jesús en lo que El vino a hacer: a rescatar de la humanidad perdida un pueblo para sí mismo. Simón y sus compañeros oyeron muy bien el llamado; ellos lo dejaron todo para seguir a Jesús.

Cristo te está llamando también a dejarlo todo por El. Esto no significa que vas a abandonar tu casa y a tu familia para vagar por el mundo. Lo que significa es que vas a vivir con una escala de valores radicalmente diferente. Las cosas que te importan más van a ser distintos.

Considera esto: cuando Jesús regresa y tienes que dejar atrás todo lo que tienes – tu casa, tu carro, tus cosas – ¿te dolerá dejarlas? O ¿los olvidarás por el gozo de estar con El? Si El te llamara a servirle en el campo misionero donde tendrías que dejar estas cosas atrás, ¿lo harías?

Si tu corazón está enamorado de las cosas que tienes, de lo que puedes hacer o de los placeres, no podrás serle útil a Jesús en su misión. Sólo puedes conocer el gran gozo de servirle a El si dejas atrás lo material y lo que satisface tu ego.

Este es el llamado de Cristo: mírale a El, mírate a ti mismo y mira la pesca. Cristo te está llamando hoy a tomar una decisión. Quizás sea la decisión de acercarte a El por primera vez, de reconocerlo como Señor y Salvador de tu vida. Quizás sea la decisión de dejarlo todo atrás para seguirle y ser pescador de hombres. ¿Qué decisión debes tomar hoy?

—————————————————————-

– ¡Visita la página web del Pastor Tony Hancock!
http://www.pastortony.net

– Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección
Preguntas al Pastor: http://pastortony.net/Preguntas.aspx
– También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony: http://pastortony.net/Lectura.aspx
En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada día de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

– El Sermón Dominical, a cargo del Pastor Tony Hancock http://www.iglesiatriunfante.com/sermon

– Portal Cristiano Evangélico Iglesia Triunfante http://www.iglesiatriunfante.com

– Participa en los foros Ekklesia Viva http://www.foroekklesia.com

Anuncios

Dones Vigentes

View this document on Scribd

Peter Masters & John Whitecomb – El fenómeno carismático

View this document on Scribd

GEORGE E. GARDINER – La Catástrofe de Corinto

View this document on Scribd

Los dones están aun vigentes

View this document on Scribd

Que es el Evangelio???

Que es el Evangelio???

Posted: 04 Aug 2010 09:41 PM PDT

En muchos lugares se dice que N. T. Wright reduce el evangelio a la proclamación de que Jesús es Rey. Para Wright, esta declaración tiene repercusiones. Me gusta lo que dice Edith Humphrey, que los críticos de Wright se enfocan mas en la fuente de la proclamación, y no en el resultado de esta.

En fin, he respondido a algunos de estos críticos, con especial referencia al debate de lo que es el evangelio para Pablo. Para esto, me base en el capitulo 3 del libro de Wright, El Verdadero Pensamiento de Pablo. Por lo visto, en los próximos capítulos, seguiré interactuando con los críticos de Wright, y demostrando que su lectura de Wright esta muy nublada por su subjetividad de querer que todo cuaje con una perspectiva Reformada.

Wright es el mejor para contestar a sus críticos, por lo tanto, así como los críticos usan las palabras de Wright para denunciarlo, yo también uso las palabras de Wright para denunciar las malas interpretaciones, las calumnias, y mentiras de los críticos.

============================================
Una acusación que siempre se hace sobre los críticos de N. T. Wright, es que estos no leen a Wright bien, o como se diría en ingles, They don’t read Wright right. No leen a Wright correctamente/bien. Muchos desechan esta aseveración como una excusa de los defensores de Wright, pero ¿qué correcto es esta aseveración?

En el Internet se puede encontrar un sin fin de criticas de Wright, y ahora, comenzaron abundar también en español. Desde la falsa e incorrecta acusación de que Wright esta recatolizando el protestantismo, a que este le quita al Evangelio su clásica interpretación. Es la segunda acusación que el capitulo 3 del libro de Wright, demuele y la muestra como falsa. En otro lugar del Internet, en el escrito de Rick Klueg, se le acusa a Wright, usando sus propias palabras, de reducir el evangelio simplemente a la declaración que Jesús es el Señor (en la critica, se hace uso del libro en ingles de What St Paul Really Said. Yo are uso de la versión en español, seguida con las referencias al versión en ingles cuando sea preciso). Esto demuestra y confirma, que hay personas que aunque lean el libro, una y otra ves, no están dispuestos a tomar a Wright en su totalidad, y que solo leen para encontrar una falla en su exposición, y así poder cantar victoria de que ellos si son los cristianos ortodoxos y verdaderos, y Wright es un peligro para el mundo evangélico. Pero pregunto, ¿Si estas personas son tan selectivas en su forma de leer, quien es en realidad el peligroso o peligrosa?

Wright comienza su capitulo recordándonos la continuidad entre el Saulo camino a Damasco, y el Pablo a quien se le apareció Jesús en el camino. Wright hace una critica que muchos han tornado el evangelio en el método o forma de cómo alguien debe de ser salvo. Esto, Wright no lo niega, pero como el mismo propone, restringe mucho como el termino es usado tanto en el Antiguo Testamento, AT, como en el Nuevo Testamento, NT. Arrancando de esa perspectiva, en el AT existen muchos pasajes donde la palabra evangelio es mencionada, que no solo habla de la salvación individual de personas, sino de una total restauración de la creación. Dos pasajes que Wright resalta son Isaías 40:9; 52:7. De especial mención es el segundo pasaje, que define el evangelio, Isaías 52:7f “Y dice a Sión: Tu Dios Reina!” Esta, la catalogo, la primera afirmación de Wright de lo que es el Evangelio desde la perspectiva del AT, un mensaje que a pesar de estar en cautiverio, se les da las buenas nuevas a los Judíos que su Dios sigue reinando, y por lo tanto, traerá libertad y salvación a los suyos. La segunda afirmación de lo que el evangelio es, tiene que ver con la innovación de Pablo en el NT, que veremos mas adelante.

Esta afirmación del Dios de Israel como el rey sobre todos, seguía siendo una fuente de esperanza para los Judíos del segundo templo. Wright nos muestra como cuando se proclamaba a un emperador romano, llegando este al trono por nacimiento, guerra, o cualquier otra causa, su llegada se proclamaba como “alegres nuevas, pg. 49. Ya para el tiempo de Jesús y Pablo, evangelio podía aplicársele tanto a la proclamación de consuelo de Isaías, como también a la proclamación imperial. Ya para esta época, como lo fue en la anterior, el evangelio no solo tenia connotaciones religiosas, sino que también políticas.

Esto Pablo lo remacha con su interpretación de Romanos 1:1-5. Romanos 1:1, se nos dice del “evangelio de Dios”. Este evangelio de Dios, tiene cuatro facetas, 1. Jesús crucificado; 2. Jesús resucitado; 3. Jesús Rey, y 4. Jesús es Señor.

Jesús crucificado, es como el gana la batalla en contra del enemigo. Esto es totalmente en contra de cómo los emperadores romanos, y o cualquier otro rey, llegaría a su trono. No de balde Pablo escribe lo que escribe en I Corintios 1:18-2:8. La forma de que Cristo conquisto a sus enemigos, no fue matándolos, sino, que el muriendo, los vencía. Wright escribe algo que expone poco a poco que significa que el Evangelio sea proclamar Jesús como Señor, “Así, la resurrección y la crucifixión son los elementos básicos de ‘el evangelio’ de Pablo.” pg. 55. Jesús no puede resucitar sin ser crucificado, y el proclama su victoria, por medio de estos dos eventos.

Jesús resucitado, es esencial para la proclamación, kerygma, del evangelio. Wright escribe, “Según Pablo, el acontecimiento escatológico mas importante, a través del cual el Dios vivo había revelado (o si se prefiere, ‘había apocalipsado’) su plan para salvar a todo el cosmos, tuvo lugar cuando Jesús resucito de entre los muertos.” Se debe de notar la mala traducción, que traduce “embodiement” en la pagina 50 de la versión en ingles, como “reencarnación” en la pagina 56 de la versión en español. Wright, no quiere dar eso a entender, y esta mala interpretación, serviría mas bien para darle mas municiones a sus detractores. Me asombra que estos no hayan ya saltado a tal fácil oportunidad de acusación. Wright, siguiendo su tema sobre exilio, declara que la resurrección de Jesús muestra el final del exilio para Israel, dado que dicho evento, inauguraba la nueva era.

Jesús es rey, por los títulos que se le dan. Wright nos llama la atención a los títulos como Mesías o Cristo. El termino en hebreo y griego, es usado en el AT y NT aplicándose a un rey. Wright sugiere que el nombre ‘Jesucristo’ se traduzca como ‘Jesús Rey’. La importancia por la cual Jesús se convirtió en rey, fue pues “Pablo declara que la muerte de Jesús el Rey ha derrotado al mal definitivamente.” Wright demuestra como Pablo desarrolla este tema desde el AT dentro del NT, en especial en Gálatas. Pero algo que rebata a la acusación de Klueg, mencionada arriba, es como Wright termina su sección sobre como Jesús es rey, “Para Pablo, ‘el evangelio’ es la historia de Jesús de Nazaret crucificado y resucitado, el Rey Jesús, El Mesías de Israel prometido.’ pg. 61, en ingles, pg. 55. A esto, le podemos añadir a lo dicho por Wright en sección del Jesús crucificado, donde dice “Cuando Pablo declara que ‘el Mesías había muerto por nosotros según las escrituras’-así empieza el resumen oficial de ‘el evangelio’ en 1ª Corintios 15:3-8-..”pg. 55, en ingles, pg. 49. Esta es la segunda fase, ya del NT, de lo que Wright ve que Pablo define como evangelio. Me pregunto si Klueg, y los demás críticos de Wright, que lo condenan que Wright reduce la proclamación del evangelio a solo declarar que Jesús es Rey, han leído bien a Wright. Si leen bien el libro, se darán cuenta que no, pero por lo visto, siguen con las gafas de la Reforma puestas, que llegan a leer algo que no esta ahí, o en este caso, a no percibir lo que esta escrito en frente de ellos. Ya será hora de ir a oculista y revisar la graduación de sus lentes.

Jesús es Señor. De importancia son los pasajes en Salmos 2:7-8 y Salmo 72:1, 8. La palabra Señor, nos informa Wright, aunque usada para muchas personas con un aire de respeto, se le asignaba al Cesar, reconociéndole su poderío. Comentando brevemente sobre Filipenses 2:5-11, Wright nos dice, “Y aquí, con la palabra ‘Señor’ vuelve a pasar lo mismo que con ‘evangelio’: el lenguaje que Pablo usa lo toma prestado, no solo de Isaías, sino también del culto que se tendía al emperador.”

En la conclusión del capitulo, Klueg hace una media referencia a lo dicho por Wright, y lo mal interpreta, pg. 60 en la versión en ingles, pg. 66 en la versión en español, y las negritas, es lo citado por Klueg, mientras que el resto, es la cita completa. “He sugerido que para Pablo, ‘el evangelio’ no es un mensaje sobre ‘como alcanzar la salvación’, en un sentido individual y ahistórico. Se trata de la proclamación cuádruple sobre Jesús:…” Podemos notar como Klueg no incluye el caveat que Wright nos otorga a no tomar el evangelio de una forma individualista, y arrancándolo de su contexto histórico.

Es esta forma de leer a Wright, que lleva a los malos entendidos que Klueg, Ruiz, Santomauro, y muchos mas, propagan. Si esta es la forma de leer a un hombre, me preocupa que sistema usan para leer las Escrituras. Una lectura completa y justa de Wright, demostraría a estos críticos que el que esta correcto (right) es Wright, y no ellos.

Después de la lectura de este capitulo, he quedado mas interesado que nunca en seguir leyendo. He leído el libro en ingles, y en español, pero ahora leyendo con el transfondo de tanta critica y oposición, veo que el libro, aunque solo una introducción a lo que Pablo pensaba y decía, es sólido.

Hasta la próxima.

Luis Alberto Jovel.

Refugiados norcoreanos arriesgan vida por su libertad

Refugiados norcoreanos arriesgan vida por su libertad

By George Thomas
CBN News Sr. Reporter
Thursday, August 05, 2010

Corea del Norte sufre una de las dictaduras más brutales del mundo. Los que tratan de escapar del país enfrentan la prisión e incluso la muerte. Dos norcoreanos dejaron todo para encontrar la libertad más allá de la frontera.

En los años noventas una grave hambruna golpeó a Norcorea matando a dos millones de personas. Muchos huyeron a la vecina China en busca de comida. Ji Hyun disidente norcoreana fue una de ellos.

“Mi segundo hijo murió de hambre. Temía que mis otros dos hijos también murieran. No había comida, debíamos comer pasto” comenta Hyun.

En China, Ji Hyun trabajó como sirvienta para poder llevar comida a su familia. Pero al regresar a Norcorea, los soldados comenzaron a buscarla.

Ante este evento su madre les dijo que había muerto, pues sabía que esa era la única forma en que su hija podría ser libre.

Libertad más allá de la frontera.

Durante su viaje a China Ji Hyun creyó que había un Dios por primera vez en su vida. Luego, ella descubrió que algunos miembros de su familia eran cristianos, pero lo mantenían en secreto pues, al revelarlo, podrían ser ejecutados por el gobierno norcoreano.

“Mi abuelo conoció de Jesús por un misionero americano” comenta Hyun.

Otro disidente que escapó durante la hambruna es Chul Kim.

“Tomó un año planear mi escape. Sabía que si me atrapaban, sería torturado antes de morir. Pensar eso me daba temor, pero morir de hambre me daba más miedo. Mis dos hermanas murieron de hambre”, agrega Kim.

En el 2001, Kim escapó a través de una red secreta de valientes voluntarios llamada “El Ferrocarril Subterráneo”.

“Ferrocarril Subterráneo”.

Chun Ki Won lidera uno de los grupos que ayudan a los norcoreanos a huir. Considerado por muchos como un “Moisés moderno”, el pastor Chun ha ayudado a más de 600 disidentes a escapar a Corea del Sur y otros países.

El Dr. Norbert Vollertsen del “Ferrocarril Subterráneo” agrega:“Decimos que Chun Ki Won es como un Robin Hood de los refugiados norcoreanos por su valentía, su actitud honesta, y por sus reuniones secretas con las autoridades chinas y norcoreanas. A veces no estaba en ninguna parte, a veces estaba en todas partes”.

Por su parte el Pastor Chun Ki Won, Director, Misión Durihana dice: “En 1995, ví con mis propios ojos a muchos norcoreanos morir mientras cruzaban hacia China. Vi muchos huérfanos y viudas vagando y niñas vendidas para prostitución. Esto me dio la carga de ayudarles”.

Pero no todos los que escapan terminan a salvo. Muchos han sido atrapados, otros han desaparecido y algunos fueron ejecutados. Por ejemplo el pastor Chun fue arrestado en China en el 2002 por sus actividades y estuvo en prisión 7 meses.

Pero Chun dice que valió la pena pues pudo compartir el amor de Dios con los norcoreanos que trató de ayudar: “Mientras viajamos les enseño la biblia. Vemos milagros de dios. Una vez tuvimos que cruzar el río de día y oramos para que los soldados no nos vieran. De repente llovió tan fuerte que los soldados no nos vieron cruzando el río”.

Derecho a una vida nueva.

Gracias a la ayuda de Chun, disidentes como Ji Hyun y Chul Kim ahora pueden reconstruir sus vidas en corea del Sur. Ji Hyun obtuvo un título en enfermería y ahora trabaja en un hogar de ancianos. Chul Kim está en la escuela bíblica.

“El propósito de Dios para mí es compartir el evangelio con mis compatriotas norcoreanos” comenta Chul Kim.

La posibilidad de conversaciones entre Corea del Norte y del Sur llena de esperanza a Hyun y a Kim, quienes esperan que algún día sus naciones y sus familias se vuelvan a unir.

Anteriores Entradas antiguas