Refugiados norcoreanos arriesgan vida por su libertad


Refugiados norcoreanos arriesgan vida por su libertad

By George Thomas
CBN News Sr. Reporter
Thursday, August 05, 2010

Corea del Norte sufre una de las dictaduras más brutales del mundo. Los que tratan de escapar del país enfrentan la prisión e incluso la muerte. Dos norcoreanos dejaron todo para encontrar la libertad más allá de la frontera.

En los años noventas una grave hambruna golpeó a Norcorea matando a dos millones de personas. Muchos huyeron a la vecina China en busca de comida. Ji Hyun disidente norcoreana fue una de ellos.

“Mi segundo hijo murió de hambre. Temía que mis otros dos hijos también murieran. No había comida, debíamos comer pasto” comenta Hyun.

En China, Ji Hyun trabajó como sirvienta para poder llevar comida a su familia. Pero al regresar a Norcorea, los soldados comenzaron a buscarla.

Ante este evento su madre les dijo que había muerto, pues sabía que esa era la única forma en que su hija podría ser libre.

Libertad más allá de la frontera.

Durante su viaje a China Ji Hyun creyó que había un Dios por primera vez en su vida. Luego, ella descubrió que algunos miembros de su familia eran cristianos, pero lo mantenían en secreto pues, al revelarlo, podrían ser ejecutados por el gobierno norcoreano.

“Mi abuelo conoció de Jesús por un misionero americano” comenta Hyun.

Otro disidente que escapó durante la hambruna es Chul Kim.

“Tomó un año planear mi escape. Sabía que si me atrapaban, sería torturado antes de morir. Pensar eso me daba temor, pero morir de hambre me daba más miedo. Mis dos hermanas murieron de hambre”, agrega Kim.

En el 2001, Kim escapó a través de una red secreta de valientes voluntarios llamada “El Ferrocarril Subterráneo”.

“Ferrocarril Subterráneo”.

Chun Ki Won lidera uno de los grupos que ayudan a los norcoreanos a huir. Considerado por muchos como un “Moisés moderno”, el pastor Chun ha ayudado a más de 600 disidentes a escapar a Corea del Sur y otros países.

El Dr. Norbert Vollertsen del “Ferrocarril Subterráneo” agrega:“Decimos que Chun Ki Won es como un Robin Hood de los refugiados norcoreanos por su valentía, su actitud honesta, y por sus reuniones secretas con las autoridades chinas y norcoreanas. A veces no estaba en ninguna parte, a veces estaba en todas partes”.

Por su parte el Pastor Chun Ki Won, Director, Misión Durihana dice: “En 1995, ví con mis propios ojos a muchos norcoreanos morir mientras cruzaban hacia China. Vi muchos huérfanos y viudas vagando y niñas vendidas para prostitución. Esto me dio la carga de ayudarles”.

Pero no todos los que escapan terminan a salvo. Muchos han sido atrapados, otros han desaparecido y algunos fueron ejecutados. Por ejemplo el pastor Chun fue arrestado en China en el 2002 por sus actividades y estuvo en prisión 7 meses.

Pero Chun dice que valió la pena pues pudo compartir el amor de Dios con los norcoreanos que trató de ayudar: “Mientras viajamos les enseño la biblia. Vemos milagros de dios. Una vez tuvimos que cruzar el río de día y oramos para que los soldados no nos vieran. De repente llovió tan fuerte que los soldados no nos vieron cruzando el río”.

Derecho a una vida nueva.

Gracias a la ayuda de Chun, disidentes como Ji Hyun y Chul Kim ahora pueden reconstruir sus vidas en corea del Sur. Ji Hyun obtuvo un título en enfermería y ahora trabaja en un hogar de ancianos. Chul Kim está en la escuela bíblica.

“El propósito de Dios para mí es compartir el evangelio con mis compatriotas norcoreanos” comenta Chul Kim.

La posibilidad de conversaciones entre Corea del Norte y del Sur llena de esperanza a Hyun y a Kim, quienes esperan que algún día sus naciones y sus familias se vuelvan a unir.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: