El Metodismo

A principios del siglo XVIII, un grupo de estudiantes de la Universidad de Oxford organizaron un club cuyos miembros “se comprometían a llevar una vida santa y sobria, a recibir la comunión una vez por semana, a cumplir fielmente sus devociones privadas, a pasar tres horas reunidos cada tarde, estudiando las Escrituras y otros libros religiosos, y a visitar las cárceles regularmente”.

Entre los miembros de este grupo se encontraban los hermanos Wesley, Juan (1703-1791) y Carlos (1707-1788), y George Whitefield (1714-1770). Muy pronto este grupo fue conocido como el “Club Santo”, y sus miembros señalados burlonamente como “metodistas” por su forma metódica de vivir.

De este grupo, sólo Juan era un sacerdote ordenado de la Iglesia anglicana, de manera que pronto vino a ser el líder del grupo. En 1735 muere Samuel, el padre de los Wesley, por lo que Juan se prepara para sucederle como ministro.

Pero entonces, el Conde de Oglethorpe hace un llamado para reclutar misioneros que llevaran el evangelio a la recién fundada colonia de Georgia, en América, y  Susana Wesley, madre de Juan y Carlos, anima a sus dos hijos a responder al llamado. Ambos se embarcan en octubre de ese año.

En ese viaje ocurrió un incidente que marcó la vida de Juan. Una fuerte tormenta azotó la nave, y Juan, que era capellán del barco, mostró más preocupación por su propia vida que por las almas de aquellos a quienes debía ministrar.

Providencialmente, en ese mismo barco iba un grupo de moravos (de convicciones pietistas) que mostraron en todo momento una asombrosa ecuanimidad que causó una profunda impresión en Juan Wesley. Pasada la tormenta, los moravos le explicaron que por causa de su fe no le tenían miedo a la muerte. Eso le produjo a Juan una seria duda de su estado espiritual delante de Dios, a pesar de que hasta ese momento se consideraba un buen cristiano.

Al llegar a la colonia, los dos hermanos se dedicaron intensamente a su labor. El más dotado era Juan, quien podía predicar en alemán, en francés y en italiano, aparte del inglés. Sin embargo, a pesar de sus conocimientos, Juan le pidió consejos a uno de los líderes moravos, Gottlieb Spangenberg, en lo tocante a su labor como pastor y como misionero a los indios. Juan dejó constancia de esta conversación en su diario:

Mi hermano—, me dijo, —primero debo hacerte dos preguntas. ¿Tienes el testimonio dentro de ti? ¿Le da testimonio el Espíritu de Dios a tu espíritu, de que eres hijo de Dios? Yo me mostré sorprendido, y no sabía cómo contestarle. El se dio cuenta de ello, y me preguntó: — ¿Conoces a Jesucristo?—Sé que es el Salvador del mundo.

—Cierto— me contestó, —pero, ¿sabes que te ha salvado a ti?—Tengo la esperanza de que murió por salvarme.

—Pero, ¿lo sabes?—Si, lo sé.

Después, en su diario, el joven sacerdote añadió las palabras: “Pero me temo que lo que dije no fueron sino palabras vacías”.

Una vez asentados en Georgia, fundaron una pequeña sociedad similar a la que tenían en Oxford. Pero Juan carecía de tacto y trató de establecer en la iglesia reglas muy estrictas, por lo que su labor no tuvo mucho éxito en Georgia. Un año después Carlos se enfermó y dejó la colonia para regresar a Inglaterra.

El 1 de febrero de 1738 Juan regresó también en medio de una difícil situación. Al regresar a Inglaterra, Juan no estaba seguro del camino que debía tomar, pero mantuvo sus relaciones con los hermanos moravos. Después de varias conversaciones con uno de ellos, Wesley llegó a la conclusión de que no poseía fe salvadora y que debía dejar de predicar. Pero el 24 de mayo de 1738, Wesley y tuvo una experiencia que cambió por completo el curso de su vida:

“Por la noche fui de muy mala gana a una sociedad en la calle Aldersgate, donde alguien leía el prefacio de Lutero a la Epístola a los Romanos. Cuando faltaba como un cuarto para las nueve, mientras él describía el cambio que Dios obra en el corazón mediante la fe en Cristo, sentí en mi corazón un ardor extraño. Sentí que confiaba en Cristo, y solamente en él, para mi salvación, y me fue dada la certeza de que él había quitado mis pecados, los míos, y me había salvado de la ley del pecado y la muerte”.

A partir de ese momento, Wesley no volvió a dudar de su salvación, por lo que podía dedicarse por entero a procurar la salvación de otros. Para esa época, George Whitefield se había convertido en un famoso predicador, luego de haber atravesado por una experiencia similar a la de Juan Wesley. El también partió hacia Georgia para servir allí como pastor, pero regresando siempre a Gran Bretaña donde su predicación no era bien recibida por todos; por tal razón Whitefield tomó la decisión de comenzar a predicar al aire libre.

En un principio, Wesley y Whitefield trabajaron juntos por un tiempo. Pero debido a las responsabilidades de Whitefield en la colonia de Georgia, así como por las dotes de liderazgo de Wesley, éste quedó finalmente como cabeza del movimiento. Pero un desacuerdo doctrinal habría de dirigir a los dos amigos y, por ende, al movimiento metodista. Justo L. González dice al respecto:

“Ambos eran calvinistas en lo que se refería a cuestiones tales como el significado de la comunión, el modo en que la fe ha de redundar en santidad de vida, etc. Pero en cuanto a la predestinación y el libre albedrío Wesley se separaba del calvinismo ortodoxo, y seguía la línea arminiana. Tras varios debates sobre tales cuestiones, los dos amigos decidieron seguir cada cual por su camino, y evitar controversias —aunque no siempre sus seguidores se abstuvieron de ellas. Con el apoyo de la Condesa de Huntingdon, Whitefield encabezó un movimiento que logró particular éxito en la región de Gales, y que después resultó en la formación de la Iglesia Metodista Calvinista”.

A pesar del éxito de su obra, Wesley no tenía ninguna intención de fundar una nueva denominación aparte de la Iglesia anglicana, sino que, al igual que el pietismo alemán, su propósito era despertar a los que profesaban la fe dentro del anglicanismo. Por esta razón, nunca predicaba en el mismo horario que los servicios de la Iglesia, a la cual debían asistir todos los metodistas para recibir la comunión cada domingo.

Sin embargo, pronto fue necesario organizar el movimiento que se reunía primero en casas privadas, pero que luego llegaron a tener sus propios edificios. Pero dos cosas impulsaron al metodismo a declararse independiente. Dice González:

“Según una ley de 1689, se toleraban en Inglaterra los cultos y los edificios religiosos que no fuesen anglicanos, siempre que se inscribieran como tales ante la ley. Los metodistas estaban entonces en un aprieto, pues si no se inscribían quedarían fuera de la ley, y si lo hacían estarían declarando, tácitamente al menos, que no eran anglicanos. Tras largas vacilaciones, Wesley decidió que sus predicadores debían cumplir la ley, y por tanto, en 1787, les dio instrucciones en el sentido de que se inscribieran. Aunque todavía él, sus predicadores y sus sociedades seguían llamándose anglicanos, habían dado el primer paso legal hacia su separación de la iglesia nacional de Inglaterra.

“Tres años antes, Wesley había dado otro paso mucho más drástico desde el punto de vista teológico. Desde hacía largo tiempo, se había convencido de que en el Nuevo Testamento un “obispo” era lo mismo que un “presbítero”, y que en la iglesia antigua, por lo menos durante más de dos siglos, los presbíteros habían tenido el derecho de ordenar a otros cristianos. Por largo tiempo se abstuvo de ejercer esa prerrogativa que creía poseer, por no enemistarse aún más con las autoridades eclesiásticas. Pero la independencia de los Estados Unidos (de que trataremos en nuestra próxima sección) cambió la situación. Durante la Guerra de Independencia la mayor parte del clero anglicano en Norteamérica había tomado el partido inglés. Al llegar la independencia, casi todos ellos se vieron obligados a regresar a Inglaterra. En tales circunstancias, se les hacía muy difícil, y hasta imposible, a los habitantes de la nueva nación participar frecuentemente de la comunión. Y Wesley estaba convencido de que tales servicios sacramentales eran fundamentales para la vida cristiana. El Obispo de Londres, que supuestamente tenía jurisdicción sobre las antiguas colonias inglesas, se negaba a ordenar nuevo personal para ellas.

“Por fin, en septiembre de 1784, Wesley dio el paso definitivo y ordenó a dos de sus predicadores laicos como presbíteros. También consagró al presbítero anglicano Tomás Coke como “superintendente”, sin duda teniendo en mente que ese título no es sino la forma latina del término griego “obispo”. Poco después ordenó a otros para servir en Escocia y otras tierras.

“A pesar de haber dado estos pasos, Wesley continuaba insistiendo en la necesidad de no romper con la Iglesia Anglicana. Su hermano Carlos le decía que la ordenación misma era ya una ruptura. En 1786, la Conferencia decidió que, en aquellos lugares en que los ministros anglicanos fueran decididamente ineptos, o donde las iglesias no tuvieran lugar para toda la población, se permitiría celebrar las reuniones metodistas a la misma hora del culto anglicano. Una vez más, Wesley decidió dar ese paso muy a pesar suyo, pero constreñido por la necesidad de servir a una población urbana cada vez mayor, para la cual no bastaban los servicios que la Iglesia Anglicana ofrecía”.

El movimiento se separó finalmente de la Iglesia anglicana después de la muerte de Juan Wesley, en 1791. Pero ya para ese tiempo el metodismo se había convertido en un movimiento religioso distinto que cambió el panorama religioso en el siglo XVIII y que habría de perdurar hasta nuestros días.

© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

http://www.todopensamientocautivo.com/2010/08/el-metodismo/

Anuncios

William Hendriksen – 13 1 y 2 Tesalonicenses

View this document on Scribd

¿CORRUPCION O FIDELIDAD?

1Pedro 4:1-2
Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

Biblia de Lenguaje Sencillo
1Pedro 4:1-2
Ustedes deben estar dispuestos a sufrir así como Cristo sufrió mientras estuvo aquí en la tierra.Porque si ustedes sufren como Cristo, ya no seguirán pecando.

Eso demostrará que han dejado de seguir sus malos deseos, y que dedicarán el resto de su vida a hacer lo que Dios quiere.

Creo que la mayoría de todos podríamos decir que ya no seguimos nuestros malos deseos verdad, se supone que ahora como cristiano ya no sigo mis malos deseos y que dedico lo que me queda de vida solo a hacer la voluntad de Dios, eso debería de ser, pero cual es la realidad.

Que fácil es hacer lo que nosotros deseamos y queremos, y dejamos a Dios a un lado, cada decisión que nosotros hacemos muestra lo que queremos hacer si obedecer a Dios o simplemente tenemos a Dios como una religión mas en nuestra vida.

El deseo de Dios es que lo podamos honrar en cada acto que hagamos, en cada decisión que hacemos debemos de honrar a Dios.

Pero no siempre es así por ejemplo.

¿Cuantos no hemos querido hacer algo ILEGAL y le hemos pedido ayuda a Dios para que nos valla bien?

Desde copiar un examen verdad hasta mentir en la declaración de impuestos.

Una vez en el Instituto Bíblico en una clase les dije a los alumnos que para que estaban estudiando y muchos de ellos me decían que para servir a Dios y les dije que si a Dios aprobaba la falta de integridad y ellos me dijeron que no y les dije, entonces porque se copian unos a otros?

Es increíble que sabiendo la malo y lo bueno aun así nosotros intentemos hacer cosas que no son correctas y pidamos ayuda a Dios para que nos salgan bien.


“Para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. ”

No podemos infringir las leyes en el nombre de Dios.

Nosotros como cristianos debemos acatar y obedecer las leyes, y así honrar a Dios.

Sabia usted que Jesús si pago impuestos

Mateo 17:24
Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?

Mat 17:25 El dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños?

Mat 17:26 Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos.

Mat 17:27 Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.

Jesús pago no solo sus impuestos sino los de pedro también con el estatero (Estatero/a -llamado Siclo en el Antiguo Testamento y equivalente a cuatro dracmas 14,4 g de plata)

Hoy en día sabia usted que muchos cristianos hacen
fraudes para no pagar sus impuestos, y que hacemos muchas otras cosas para pagar menos nuestras contribuciones y servicios y el domingo llegan a la iglesia y desean sentir la presencia de Dios.

Cuantas veces no a dado un cheque que usted sabe que no tiene fondos!!
ESO ES ILEGAL!!!

¿Como podemos hacer cosas ilegales e intentar tocar al Señor?
¿Será posible?

Este es un ejemplo

Sofisticado truco para robar la luz

Confirman hurto de electricidad en la iglesia de Otoniel Font en Puerto Rico.
El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Jorge Rodríguez, confirmó ayer que un contador eléctrico retirado de las instalaciones del Concilio de la Iglesia Fuente de Agua Viva -el pasado miércoles al mediodía- fue intervenido ilegalmente para subestimar el consumo eléctrico mediante una “sofisticada” operación eléctrica en su cablería interna.

Ayer, funcionarios de la corporación pública volvieron a presentarse en los predios de la iglesia para informarle a representantes del reverendo Otoniel Font que el consumo eléctrico de sus instalaciones sería monitoreado durante los próximos 30 a 60 días para establecer la cantidad de electricidad que se dejó de facturar debido al acto criminal, castigable con multas y cárcel.
El máximo dirigente de la iglesia no pudo atender a los empleados de la AEE porque se encuentra de viaje en Estados Unidos.
—-
ES INCREÍBLE que en una iglesia donde supuestamente tiene que existir la verdad se haga esto, pero aquí encontramos que la única verdad es que una cosa es predicar a Cristo y otra hacer su voluntad.

Nosotros debemos de pagar los servicios que usamos y no robarlos, queremos los beneficios pero no las obligaciones.

1PEDRO 4:2 para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

¿Cuantas veces no a hecho algo incorrecto algo ilícito y le a pedido ayuda a Dios?

Muchos ilegales le piden ayuda a Dios para que no los descubra la migracion por ejemplo, Dios en su infinita misericordia nos guarda pero será la voluntad de Dios que hagamos eso.
NO CLARO QUE NO!!

Hacemos cosas ILEGALES y le decimos a Dios, “BENDÍCELAS” Dios no bendice el robo, Dios no bendice la mentira.

Es curioso que a la tentación de Satanás le digamos bendición de Dios!!

Si es ILEGAL NO ES DE DIOS hermano no se engañe!! Las bendiciones de Dios son LEGALES!!

Conocí a un hermano que trabaja en el municipio aquí en Nuevo Laredo y es el que da los permisos para construir, y me dijo … si viera la cantidad de hermanos que me llegan para que les firme sus proyectos y al no hacerlo por que no están en orden se enojan!!

Me decía que un pastor se enojo con el porque no quiso firmarle su permiso y es que este pastor en un terreno que es para vivienda quiso construir su Iglesia, y al no firmar el proyecto no lo bajo de hijo del diablo!!

¿Quien será mas hijo del diablo?

Estas haciendo TU VOLUNTAD o LA DE DIOS?

Eres corrupto o eres un hijo de Dios?

“Para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. ”

MUCHOS aquí en la frontera van a trabajar al país vecino de ilegales pero con su mica, y es ilegal porque no tienen permiso para trabajar y muchos de esas personas son cristianos.

Es mas, muchos “hermanitos” tienen la costumbre de que nazcan sus hijos en el país vecino para sacar del gobierno los beneficios y rentan un departamento pero no viven ahí solo es la dirección fantasma que usan para el gobierno americano, esto es ILEGAL pero el domingo ahí nos ven levantando las manos y ministrando a Dios.

Cantidad de Ministros mienten en sus reportes para que les sigan apoyando, e incluso inventan milagros, y eso lo único que muestra es que aun están atrapados en sus deseos corruptos y que no le han permitido a Dios transformarlos.

Ahora que Dios nos a permitido tener el comedor móvil me han preguntado algunos amigos que nos apoyan si yo también VENDO las cosas que me regalan o si en verdad las doy a la gente necesitada y es que me dicen que muchos pastores terminan vendiendo las cosas que les regalan para la iglesia o para dar a la gente.

Que importante es recordar las palabras del apóstol pedro, para no vivir
el tiempo que resta en la carne, sino conforme a la voluntad de Dios.

Hacer la voluntad de Dios es dejar de hacer mi voluntad, Dios quiere que aprenda a hacer tu voluntad, el salmista dice..

Salmo 40:8 El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado,
Y tu ley está en medio de mi corazón.

Salmo 143:10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;
Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

Es imposible que haciendo nuestra voluntad agrademos a Dios, se agrada a Dios cuando nos sujetamos a su voluntad y su voluntad es que seamos íntegros y no corruptos

¿Somos o no somos?

Dios les bendice

SOLO LA OPINION DE DIOS ES LA QUE CUENTA