Viviendo con esperanza

El Sermón Dominical
Domingo 19 de Septiembre del 2010
Viviendo con esperanza
Pastor Tony Hancock
El gobierno había anunciado el lanzamiento de un nuevo proyecto:la construcción de una presa para retener las aguas de ciertorío, a fin de generar electricidad para el desarrollo de un áreaextensa. Sólo habría una consecuencia de la construcción de lapresa: una comunidad pequeña quedaría inundada.

Al principio, los residentes de aquella aldea se opusieron alproyecto. No querían abandonar las casas en las que habíancriado a sus hijos; no querían perder los lazos de amistad quese habían formado tras décadas; no querían dejar su lindopueblo. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que el progresoera inevitable, y que recibirían casas nuevas a cambio dedesocupar sus lugares.
La construcción de la represa empezaría dentro de seis meses;mientras tanto, los residentes del pequeño pueblo se prepararonpara mudarse. Durante este tiempo, se empezó a notar un cambiopaulatino en el pueblo. Una casa necesitaba pintura, pero susdueños la dejaron sin pintarse. Unos vándalos quebraron loscristales de un edificio, y nadie los cambió. ¿Para qué?
Poco a poco, aquel pueblo tan bello y limpio se convirtió en unpueblo fantasma. ¿Para qué cuidar, limpiar y componer? ¡Dentrode poco, todo quedaría bajo el agua! La gente del pueblo habíaperdido esa cualidad tan importante, la esperanza – y comoresultado, todo se desbarató.
Algo muy similar sucedió en Jerusalén, poco después de que losjudíos habían empezado a regresar del exilio en Babilonia.Lograron poner los cimientos del templo del Señor, que habíasido destruido más de cincuenta años antes en la últimainvasión. Sin embargo, después de poner los cimientos, se habíadetenido el trabajo debido al desánimo de la gente por laoposición de los pueblos vecinos.
Dios levantó a dos profetas – Hageo y Zacarías – para animar alpueblo con un mensaje de esperanza. Este mensaje tienesignificado para nosotros hasta el día de hoy, porque nosotrostambién podemos caer en la misma trampa en la que cayeron ellos.Podemos caer en el desánimo y dejar de trabajar en la obra delSeñor, porque hemos perdido de vista la esperanza que tenemos.
Hageo nació en Jerusalén antes de su destrucción. El había vistode niño la gloria del templo y la ciudad. Fue exiliado y regresócon Zorobabel y Jesúa (Josué) en la primera ola de repatriados.Abramos nuestras Biblias al libro que lleva su nombre, en elcapítulo 2. Empecemos con los versos 1 al 5:
Hageo 2:1-52:1 En el mes séptimo, a los veintiún días del mes, vino palabrade Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo:2:2 Habla ahora a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador deJudá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y al restodel pueblo, diciendo:2:3 ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa ensu gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella comonada delante de vuestros ojos?2:4 Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzatetambién, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobradánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad;porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.2:5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis deEgipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, notemáis.
Hageo había visto el templo antes de su destrucción, y algunosde los más ancianos entre el pueblo también lo habían visto. Loscimientos que ahora se habían puesto presagiaban un edificio máspequeño y mucho menos ilustre que el templo de Salomón. Parecíapoca cosa, a comparación. Sin embargo, ¿qué dice Hageo? Diosdeclara que su Espíritu permanece entre el pueblo.
Dios es capaz de hacer algo grande con muy poco, porque – comoEl dijo a través de Zacarías más o menos al mismo tiempo: “Noserá por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi Espíritu -dice el Señor Todopoderoso-.” (Zacarías 4:6)
Nosotros también podríamos mirar la situación de nuestra Iglesia- los retos que enfrentamos con la falta de recursos y detrabajo, la situación legal y muchas otras cosas más – y sentirdesánimo. ¿Qué podemos hacer nosotros? Si el Espíritu de Diosestá en nosotros y entre nosotros, lo que más nos limita seránuestra falta de fe. La reconstrucción del templo no se habíadetenido porque Dios ya no estaba con su pueblo, sino porque elpueblo ya no confiaba en su Dios.
Leamos ahora los versos 6 al 9:
Hageo 2:6-92:6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yoharé temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierraseca;2:7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado detodas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dichoJehová de los ejércitos.2:8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de losejércitos.2:9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera,ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar,dice Jehová de los ejércitos.
Dios declara que El controla todas las naciones, y tiene un díapreparado para zarandear y juzgar a todo el mundo. Como muestrade esto, El traería las riquezas de las naciones a ese mismolugar. Esto sucedió varias veces en los siguientes siglos,culminando cuando el gobernador Herodes renovó y amplió estetemplo unos 20 años antes del nacimiento de Jesucristo. Eltemplo renovado fue grandioso e impresionante, embellecido conlas riquezas del imperio romano.
Después de esto, dice Dios, “llenaré de esplendor esta casa”.Como resultado, “el esplendor de esta casa será mayor que el dela primera”. Dios no se refería a la belleza física de estetemplo; su esplendor es la gloria de Dios, que llenaría estetemplo de una forma aun más grande que en el primer templo. Estose cumplió cuando Jesús llegó, trayendo la presencia misma deDios a este templo.
El pueblo del día de Hageo no se imaginaba que el templo tanpobre que ellos reconstruían vería la presencia de Dios mismo,cuando Jesús llegó – quinientos años después – para enseñarallí. Lo que ellos podían hacer les parecía muy poco, pero eragrande dentro del plan de Dios.
Si Dios te ha llamado a hacer algo, no pienses que es demasiadopequeño. No es poca cosa compartir el evangelio con alguien. Noes poca cosa ofrendar para la obra del Señor. No es poca cosapasar tiempo en oración con tu familia, enseñar una clase deescuela dominical o dar un vaso de agua fresca al sediento. Enel plan de Dios, la obediencia siempre tiene significado.
La obediencia del pueblo al terminar la reconstrucción deltemplo prepararía el lugar para la venida del Mesías. Zacarías,el contemporáneo de Hageo, recibió varias visiones para animaral pueblo a seguir firme detrás de sus líderes, Zorobabel yJesúa, y terminar el templo. Dentro de estas visionesencontramos varias menciones del Mesías venidero.
Empecemos con la revelación que Dios le dio a Zacarías de supropósito final. Leamos Zacarías 2:10-11:
Zacarías 2:10-112:10 Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, ymoraré en medio de ti, ha dicho Jehová.2:11 Y se unirán muchas naciones a Jehová en aquel día, y meserán por pueblo, y moraré en medio de ti; y entoncesconocerás que Jehová de los ejércitos me ha enviado a ti.
Dios le dice a su pueblo reunido en Jerusalén que su propósitofinal es morar en medio de ellos. Es más, no sólo Israel seríael pueblo de Dios; muchas naciones se unirían para conformar elpueblo de Dios y disfrutar de su presencia.
¡Esta profecía ya se está cumpliendo! En la Iglesia deJesucristo se unen personas de muchas naciones, razas y etnias,experimentando la presencia de Dios por medio de su Espíritu.Cuando Jesús vuelva, El nos llevará para vivir en la presenciade Dios para siempre. Este siempre ha sido el propósito de Diospara nosotros, y es la mejor cosa que podemos conocer.
Pasemos ahora al capítulo 3, versos 8 al 10:
Zacarías 3:8-103:8 Escucha pues, ahora, Josué sumo sacerdote, tú y tus amigosque se sientan delante de ti, porque son varonessimbólicos. He aquí, yo traigo a mi siervo el Renuevo.3:9 Porque he aquí aquella piedra que puse delante de Josué;sobre esta única piedra hay siete ojos; he aquí yo grabarésu escultura, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré elpecado de la tierra en un día.3:10 En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, cada uno devosotros convidará a su compañero, debajo de su vid ydebajo de su higuera.
Aquí Dios habla a Josué, el sumo sacerdote. A este hombretambién se le conoce como Jesúa, para evitar la confusión conJosué, el asociado de Moisés. Dios le dice a este sacerdote queél y sus compañeros son un presagio, una señal de algo queviene.
Es muy interesante que Josué y Jesúa son simplemente lasversiones hebreas del nombre que nosotros conocemos como Jesús.Dios le decía a este sacerdote, cuyo nombre traducido es Jesús,que él era la señal de algo que venía. Luego le dice que elSiervo de Dios, el que Isaías había anunciado 200 años antescomo el Renuevo de la dinastía de David, ya estaba por llegar.
Como Siervo Sufriente, este personaje sufriría obedientemente enel lugar de otros. Como Renuevo, vendría para restablecer eltrono de David y reinar sobre el pueblo de Dios. La piedra consus siete ojos representa el conocimiento universal de Dios, yluego declara esto: “¡En un solo día borraré el pecado de estatierra!”
¿Quién sería ese Renuevo, ese Siervo señalado por el sacerdoteJesús? ¡Sería su tocayo! ¿Cuándo llegó el día en que los pecadosde la tierra fueron borrados? Fue el día en que Jesús colgaba enla cruz, cargado con los pecados de toda la tierra. Como elsacrificio perfecto, eterno, El con su sangre borró los pecadosde la tierra para todo aquel que confía en El.
Zacarías dijo varias cosas más acerca del Mesías, el Ungido deDios, pero sólo tenemos tiempo para ver una de ellas. Seencuentra en el capítulo 9, versos 9 y 10:
Zacarías 9:9-109:9 Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija deJerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador,humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijode asna.9:10 Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos deJerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablarápaz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desdeel río hasta los fines de la tierra.
Zacarías llama al pueblo a esperar la venida de su rey, no sobreun caballo de guerra, sino montado sobre un asno.
El día en que Jesús entró a Jerusalén, una semana antes demorir, El entró montado sobre un asno – en cumplimiento de estaprofecía. No llegó con el poder militar, humano; llegó humilde,permitiéndose maltratar cuando sus enemigos lo quisieron. Sinembargo, con esa humildad, se convirtió en el Salvador de todoel que lo sigue.
Sin embargo, no es el final de la historia. El verso 10 estátodavía por cumplirse. Un día, El volverá para establecer lapaz, derrotando a todos sus enemigos y extendiendo su dominio demar a mar. Nosotros ahora vivimos entre los versos 9 y 10. Jesúsya llegó como Salvador, humilde, pero un día volverá comoConquistador. Si lo hemos conocido ahora, si nos hemos unido aEl por fe en humildad y arrepentimiento, seremos suyos cuando Elvuelve como Conquistador.
Aquí está nuestra esperanza. Tenemos la seguridad de que laPalabra de Dios se cumple, porque podemos ver que varias deestas profecías ya se han cumplido. Por lo tanto, podemos viviren la esperanza de su regreso y el establecimiento pleno de suReino sobre la tierra.
Quizás tú no tienes esta esperanza. Nunca te has unido a Jesúspor fe; no formas parte de su Reino, porque nunca lo hasreconocido como tu Rey. Todo eso puede cambiar hoy. Hoy puedesencontrar la paz y la esperanza que siempre buscabas. Hoy puedessaber que tu pecado ha sido perdonado. Hoy puedes tener unfuturo asegurado al lado de Jesucristo.
Si lo deseas, no esperes más. Ven hoy a Cristo.
—————————————————————-
– ¡Visita la página web del Pastor Tony Hancock!http://www.pastortony.net

Anuncios

Estudio revela que un fuerte viento le abrió camino a Moisés sobre el Mar Rojo

Estudio revela que un fuerte viento le abrió camino a Moisés sobre el Mar Rojo
Los investigadores consideran que un viento de cien kilómetros por hora sopló desde el este durante doce horas hasta dejar al descubierto un lecho barroso de algo más de tres kilómetros de largo por casi cinco de ancho por un período de cuatro horas.
Estados Unidos | Miércoles 22 de Septiembre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña |

(NoticiaCristiana.com).


Un estudio, asegura que un fuerte viento fue lo que le abrió el camino a Moisés sobre las aguas del Mar Rojo. Según la Universidad de Colorado, quien realizó la investigación, esta basa su teoría en catorce modelos realizados por ordenador.
La Universidad de Colorado se basa en que un viento de unos cien kilómetros por hora pudo haber provocado la separación de las aguas en el Mar Rojo y permitido el paso de los israelitas guiados por Moisés, tal como cita la Biblia en el libro del Éxodo.

El estudio publicado en el periódico ABC de España, no busca negar la intervención divina, sino examinar la posibilidad que en realidad si se abrieron las aguas del Mar Rojo y darle mayor credibilidad científica a la historia bíblica.
Según el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos y la Universidad de Colorado, sitúan el paso del Mar Rojo muy cerca del Mar Mediterráneo, donde mediciones a través de satélite muestran que un antiguo brazo del delta del Nilo se acercaba al lago Tanis, de poca profundidad y próximo a la costa, cerca de la actual ciudad de Port Said. La fuerza del viento habría repartido las aguas del Mar Rojo -la lengua que sube desde Suez- entre el lago y el brazo del Nilo.
Los investigadores consideran que un viento de cien kilómetros por hora sopló desde el este durante doce horas hasta dejar al descubierto un lecho barroso de algo más de tres kilómetros de largo por casi cinco de ancho por un período de cuatro horas. Este fue el tiempo suficiente para permitir el paso de los israelitas así como para llegaran sus perseguidores egipcios, que luego fueron tragados por las aguas cuando volvieron a unirse.
Carl Drews, responsable de la investigación: “Lo que este estudio muestra es que la descripción de la partición de las aguas realmente tiene base en leyes físicas. La partición puede entenderse mediante la dinámica de fluidos. El viento mueve el agua de un modo que, de acuerdo con leyes físicas, crea un pasillo seguro con el agua a los dos lados y luego abruptamente permite que el agua vuelva a su sitio”. |

La iglesia de Mita en Aarón

La iglesia de Mita  en Aarón

Aarón, Líder Espiritual de la Iglesia Mita

Este grupo religoso es famoso en la zona del Caribe. Tanto en Puerto Rico como en Republica Dominicana. Yo conoci de su existencia cuando vivía en Santo Domingo, República Dominicana.Tienen un templo enorme construido en la Av.Charles de Gaulle, una de las avenidas mas importantes de Santo Domingo O., República Dominicana. Yo lo vi y es impresionante. Junto con el templo mormon que hay en Santo Domingo D.N, un templo supermoderno, todo automatizado (así me han contado).

La Iglesia de Mita se origina en la ciudad de Arecibo,PR como a mediados del siglo pasado.

La Sra. Juanita García Peraza al parecer poseía el don de profecía y un día cuando se le cuestionó públicamente sobre una profecía se llenó de soberbia y salió del templo Pentescostal MI, de la que era miembro y se fue y fundó un nuevo concilio con miles de adeptos en y fuera de PR.

Tienen unas de las bandas musicales más grandes de la Isla. Su doctrina básicamente es que en estos tiempos el Espíritu Santo se llama “MITA” y fue depositado en ella.

Cuando murió la velaron 3 días porque sus seguidores pensaban que resucitaría. Para arreglar el asuntillo de que se quedó más muerta que una piedra, entonces dijeron que ahora el Esp. Santo o MITA pasó a morar en Aarón, el segundo en mando en la congregación.

Ellos usan un “bumper sticker” (pegatina en otros lugares) y lo colocan en la pared frontal de sus casas que dice Mita en Aarón. Todos usan un broche en su ropa con las fotos de Juanita y de Aarón. Se visten todo de blanco para los cultos, caminan de rodillas alrededor del busto de la fundadora donde está enterrada en el patio del templo hasta sangrar sus rodillas, a veces van descalzos al templo o usan un pedazo de costal de yute o saco como decimos en PR sobre la cabeza que ellos llaman un silicio.

Bandera de la iglesia Congregación Mita, Puerto Rico

Tienen iglesias en Dominicana, EUA, Sur América etc.
En una ocasión tuve la oportunidad de hablar con un miembro de dicha congregación y se puso bravo y se molestó con algunas preguntas que se le hicieron. Hablan supuestas lenguas y danzan igualito que en muchas iglesias de avivamiento. Pero es una doctrina totalmente del mundo de las tinieblas.

No olviden que también habia y hay un grupo que se llama MITA en Amós. Mr Aarón no fue el único que queria llevar el guiso.. así que como la muerta, muerta se quedó hubo lucha de poderes y posesiones y 10 cosas mas.

Ellos ahora como los boricuas saben, están en Tras Talleres, cerca de la Ave. Borinquen por allá entre Hato Rey y Santurce. Son muchos los hijos del Muerto… errm digo de la muerta y tienen un emporio económico allá, se auspisian unos a otros, entre supermercados, lavanderias, tiendas por departamento y todo lo que se pueda pensar.

En realidad no es muy fácil verles vestidos de blanco fuera de ese sector en PR.

Cosas se ven… jeje

Aarón…

Muerta se quedó, porque estaban esperando que resucitara y como no sucedió, entonces comenzaron a decir que el espiritu de Mita ahora estaba en Aaron, o sea Mita en Aaron. Que bonito…

Todos visten de blanco y esta secta tiene poder politico y economico.Esto es verdaderamente espantoso, pero no debe llamarnos la atención, menos asustarnos.

Es una secta que crece muchísimo en Santo Domingo. Yo converse un dia con una miembro de esa iglesia, que me contó  como habia recibido sanid de la Lepra, meidante una visión de Mita.

Realmente, muy diabólico es este grupo, como habrán leído.

Para aquellos que le interesa conocer su doctrina tan diabólica:

Articulos recomendados

Perfil Doctrinal

Secta “Iglesia Mita” – Doctrina

Para leer la refutación de su doctrina

Los Mitas y su diosa

Fuentes:


Wayne Grudem El Don de Profecia en El Nt y Hoy

View this document on Scribd

Personas que Pablo nombra en el capitulo XVI de Romanos

Personas que Pablo nombra en el capitulo XVI de Romanos

El apostol Pablo en el capitulo 16 de Romanos cita a un montón de personas.Leemos que nombra a:

  • A la hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea;
  • a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús,
  • a la iglesia de su casa.
  • a Epeneto, amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo,
  • a María, la cual ha trabajado mucho entre vosotros;
  • a Andrónico y a Junias, mis parientes y mis compañeros de prisiones;
  • a Amplias, amado mío en el Señor;
  • a Urbano, colaborador en Cristo Jesús,
  • a Estaquis, amado mío;
  • a Apeles, aprobado en Cristo.
  • A los de la casa de Aristóbulo;
  • a Herodión, mi pariente;
  • a los de la casa de Narciso;
  • a Trifena y a Trifosa, las cuales trabajan en el Señor;
  • a la amada Pérsida, la cual ha trabajado mucho en el Señor;
  • a Rufo, escogido en el Señor, y a su madre y mía;
  • a Asíncrito,
  • a Flegonte,
  • a Hermas,
  • a Patrobas,
  • a Hermes y a los hermanos que están con ellos;
  • a Filólogo,
  • a Julia,
  • a Nereo y a su hermana,
  • a Olimpas y a todos los santos que están con ellos.
  • Timoteo mi colaborador,
  • Lucio, Jasón y Sosípater, mis parientes.
  • Yo Tercio, que escribí la epístola
  • Gayo, hospedador mío y de toda la iglesia.
  • Erasto, tesorero de la ciudad, y el hermano Cuarto.
También Pablo nombra varias iglesias:
  • La iglesia en Cencrea;
  • Las iglesias de los gentiles.
  • La iglesia de su casa.  ( Priscila y a Aquila)
  • Todas las iglesias de  Cristo.

En los v. 21-23 se incluyen saludos enviados por personas que se encontraban con Pablo en Corinto.

16.21 Timoteo: compañero de Pablo.

16.21 Mis parientes (de Pablo)

16.21 Sosípater: posiblemente el Sópater de Hch 20.4.

16.22 Tercio, a quien Pablo ha dictado la epístola, intercala su propio saludo. Pablo dictaba sus cartas, pero únicamente en este caso tenemos el nombre de quien le sirvió de secretario.

16.23 Gayo: probablemente el de 1 Co 1.14 (cf. Hch 19.29); prestaba su casa para las reuniones de la iglesia o daba alojamiento a los cristianos que estaban de viaje.

16.23 Posiblemente es el mismo Erasto que se menciona en la inscripción de una piedra hallada en las ruinas de Corinto, en la cual se dice que era el encargado de las obras públicas de la ciudad. Cf. Hch 19.22; 2 Ti 4.20.

La cuestión de la relación de Pedro con Roma no puede contestarse en forma concisa, aunque podemos desechar de entrada todas las pretenciones de que Pedro fue el fundador de la iglesia de dicha ciudad. El apóstol todavía se encontraba en Jerusalén en la época del edicto de Claudio, y la iglesia debe de haberse iniciado muchos años antes. Además, Pablo no lo menciona en absoluto en esta epístola, lo cual resulta difícil de explicar si Pedro realmente era la cabeza de la iglesia de Roma en aquellos días, aparte de contradecir claramente su afirmación en 15.20. No obstante, la tradición apoya fuertemente el punto de vista de que tanto Pedro como Pablo sufrieron el martirio en Roma, dado que un testigo de épocas tan tempranas, Clemente, así lo indica.

El comentario bíblico siglo XXI, explica que:
Los elogios a un hermano cristiano y los saludos son componentes típicos de las partes finales de las cartas de Pablo. Lo que no es típico en este texto es la cantidad poco común de personas a las que Pablo saluda: menciona a 27. Esto, en una carta a una iglesia a la que Pablo no ha visitado, ha llevado a muchos eruditos a pensar que este capítulo no era parte de la carta original de Pablo a Roma, sino una carta aparte, escrita para elogiarlos, o un agregado a la carta cuando fue enviada a Efeso. Pero esto es improbable (ver la Introducción). Precisamente da do que Pablo no ha fundado la iglesia de Roma, puede nombrar a todos los cristianos de la iglesia que conoce, como Priscila y Aquilas (3), a quienes había conocido durante sus viajes por el Mediterráneo oriental.
Al llamar a Febe una diakonos de la iglesia en Cencrea (una ciudad ubicada a casi ocho km.km. Kilómetro(s) al este de Corinto), Pablo puede querer decir simplemente que es una cristiana llamada, como todos los cristianos, a ser sierva (1) de Cristo y de la iglesia (ver 1 Ped. 4:10). Pero con el agregado de la iglesia de Cencrea (que le da un tinte más oficial a la designación), es más probable que Pablo esté diciendo que Febe tiene el cargo de diaconisa (ver Fil. 1:1; 1 Tim. 3:8, 12; muchos consideran que 1 Tim. 3:11 se refiere a las diaconisas). No tenemos evidencias sólidas provenientes del siglo I sobre la naturaleza de este ministerio, pero, como en fechas posteriores, probablemente se concentrara especialmente en el cuidado de los miembros más pobres y débiles de la iglesia. Quizá la condición secular de Febe haya tenido algo que ver con su nombramiento para tal ministerio, ya que en el v. 2b Pablo la llama prostatis (BJ, VHA, “protectora”) palabra con que generalmente se designaba a personas ricas que se convertían en padrinos o mentores de personas o movimientos (la RVA y otras versiones parafrasean esta expresión diciendo: ella ha ayudado a muchos). Pablo menciona a Febe porque ella va a Roma, probablemente llevando esta carta (2a).

El Evangelismo y la Soberanía de Dios parte 3.

2. La Orden Predeterminada. Dios designó a Sus elegidos para la vida eterna desde antes de la fundación del mundo. Cada uno de Sus escogidos sin duda alguna creerá y serán salvados:
Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. –Hechos 13:48
Cuando Pablo predicó el evangelio, él supo que la verdad de la elección divina no fue un obstáculo para su alcance. En lugar de eso, él vio la gracia soberana como una garantía de su éxito. Como la Palabra de Dios fue hablada por Pablo, “y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna”. Bruce escribe, “ordenados es usado en algunos documentos antiguos en el sentido de ‘ ara apuntar ‘ o ‘enrolar.’” [7] En Otras Palabras, aquellos que creen han sido enrolados por Dios entre Sus elegidos. Ordenados está en la voz pasiva, indicando que los elegidos son pasivos en este acto, siendo solo Dios el agente activo. Además, ordenados está en el tiempo perfecto, la cual especifica una acción en el pasado con relevancia continua en el futuro. Todos los que creen, lo hacen porque fueron soberanamente ordenados por Dios para la vida eterna en la eternidad pasada. A. W.Pink escribe: “Aquí aprendemos cuatro cosas: Primero, que el creyente es la consecuencia y no la causa del decreto de Dios. En segundo lugar, que solamente un número limitado es solamente ordenado ‘para la vida eterna,’ pues si todos los hombres sin excepción fuesen ordenados así por Dios, entonces las palabras ‘todos’ sería una cualidad sin sentido. En tercer lugar, que esta ‘ordenación’ de Dios no es por los meros privilegios externos sino para ‘vida eterna,’ no para servicio sino para la salvación misma. En cuarto lugar, que “todos” – ni uno menos – los que son así ordenados por Dios para la vida eterna ciertamente creerán.[8]
Añadiendo un entendimiento profundo, Juan Calvino escribe: “Este verso enseña que la fe depende de la elección de Dios. Puesto que toda la raza humana es ciega y testaruda, estas fallas permanecen constantes en nuestra naturaleza hasta sean corregidas gracias al Espíritu, y esto proviene sólo de la elección. Dos personas pueden escuchar la misma enseñanza juntos; pero uno está dispuesto a aprender, y el otro continúa en su obstinación. No difieren en naturaleza, pero Dios ilumina uno y no al otro. . . .Él no comienza a escogernos después de que creemos, sino por el regalo de fe él sella la adopción que estaba escondida en nuestros corazones y le hace manifiesta y segura”.9
3. Un Pueblo Predeterminado. Dios escogió a un pueblo para El mismo mucho antes de la Creación de mundo. Esta divina elección marcó a estos individuos como el pueblo de Dios antes de que realmente creyeran en el tiempo:
“Y por medio de una visión durante la noche, el Señor dijo a Pablo: No temas, sigue hablando y no calles; porque yo estoy contigo, y nadie te atacará para hacerte daño, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.”. –Hechos 18:9–10
Al poco tiempo de que Pablo comenzó a ministrar en Corinto, él perdió el entusiasmo por la gran oposición y los muchos obstáculos que él afrontó. Lleno de desesperación, el apóstol estaba listo a mudarse a otra ciudad que podría ser más receptiva al evangelio. Pero Dios se apareció ante Pablo en una visión y le dijo que él tenía mucho pueblo en Corinto – una referencia a Sus escogidos, aquellos que creerían una vez que la verdad les fuese predicada. Esta verdad de la elección divina le dio al apóstol un gran ánimo para mantenerse firme. La salvación de estos individuos escogidos fue tan cierta, que Dios los consideró como Su pueblo antes de que fuesen incluso aún salvadas. Leon Morris escribe, “Ellas aún no habían hecho nada para ser salvos; muchos de ellos aun no habían oído el evangelio. Pero eran de Dios. Claramente es El quien los traería a la salvación a su debido momento”.10 Hablando para la certeza de elección previa de Dios, James Montgomery Boice escribe, “Si Dios dijese, tengo a muchas personas en esta ciudad, ha debido haber sido por causa de Dios, quien solo El puede ver el futuro y determinarlo, miraba a futuro, diciendo que por la predicación de la Palabra a través del ministerio de Pablo que él traería a muchas personas a la fe en Jesucristo. Eran su pueblo y ellos se mantendrían unidos como una iglesia y llevarían testimonio a esta ciudad de la más corrupta”.[11] La verdad de la elección divina garantiza el éxito del alcance de la iglesia.
La Expiación Definitiva
En el mismo corazón del evangelismo esta la predicación de la cruz de Jesucristo. Lucas registró que la muerte substitutoria de Cristo era por el beneficio de un grupo de personas muy definido. Trabajando en armonía perfecta con el propósito eterno y plan del Padre, Jesús murió para salvar a aquellos que Dios había escogido. Él no murió por algún grupo diferente, tal como el mundo entero. En lugar de eso, Cristo dio su vida por todos los que le habían sido dados por el Padre – los elegidos. Cuando Jesús murió, él compró la iglesia con Su sangre. Él dio Su vida por todos los que creerían:
“Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre.” –Hechos 20:28
Este versículo es notable en lo referente a que enseña que Jesucristo compró “la iglesia” con Su sangre – la misma sangre de Dios. MacArthur nota, “Pablo creyó firmemente en la unidad del Padre Eterno y el Señor Jesucristo de que él podría hablar de la muerte de Cristo como derramando la sangre de Dios – quien no tiene cuerpo (Juan 4:24; cf. Lucas 24:39) y por lo tanto sin sangre”.[12] Esta unidad cercana entre el Padre y el Hijo de Dios son exhibidas aquí en el cumplimiento de Su propósito salvador. El Padre escogió a Sus elegidos, y Cristo luego hizo una expiación definitiva por ellos. La obra de Cristo es ilustrada aquí como perfectamente consistente con la intención del Padre. Jesús murió por el mismo grupo escogido por el Padre – Su prometida elegida, la iglesia, que está compuesta de todos los creyentes. Pablo no dijo que Jesús hiciese a la iglesia redimible. Más bien, Jesús redimió la iglesia. En la cruz, una transaccióndefinitiva ocurrió entre el Padre y el Hijo de Dios en nombre de la iglesia verdadera de los elegidos de Dios.
http://www.verdadypalabra.com/2010/09/el-evangelismo-y-la-soberania-de-dios_14.html

El Evangelismo y la Soberanía de Dios parte 2.

Doctrina Enfocada:
La Depravación Radical
En medio del alcance evangelístico en el libro de Hechos, la depravación radical del corazón humano es lúcidamente ilustrada. Aquí hay una prueba positiva de la necesidad desesperada del hombre por la gracia soberana. Más que enseñar sobre declaraciones teológicas precisas, la corrupción interna de la naturaleza humana es claramente demostrada en las narraciones de este libro. En estos relatos, se hacen declaraciones ocasionales acerca de grupos o individuos que son ciertas en todos los hombres no regenerados espiritualmente. Hechos muestra que cada parte de la persona no salva – el corazón, el alma, y la mente – está manchada por el pecado.
1. La Indiferencia Espiritual. Los no regenerados espiritualmente en cada generación son “duros de cerviz”. Como consecuencia, siempre resisten al Espíritu Santo cada vez que la Palabra de Dios se los da a conocer:
“!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros”. –Hechos 7:51
En Hechos 7, Esteban se ocupó del sanedrín y dio un panorama brillante del Antiguo Testamento. Él afirmó que toda la historia redentora señalaba la llegada del Mesías de Israel: Jesucristo. Pero los líderes espirituales de Israel le habían crucificado. Cuando oyeron estas verdades por parte de Esteban, los líderes judíos permanecieron “duros de cerviz”. La imagen que Esteban tuvo en mente fue la de un buey que se rehúsa a someterse a la yunta de su amo. Él estaba diciendo que los líderes de Israel fueron insumisos al señorío de Cristo. Siempre resistían al Espíritu de Dios. Pero Esteban hizo la acusación de que esta rebelión no fue cierta solamente de sus oidores, sino de todas las generaciones. F. F. Bruce escribe, “que la nación fuese obstinada, ‘duros de cerviz,’ fue una queja tan antigua como los peligros del desierto – una queja hecha por Dios mismo (Ex. 33:5)”.2 Por otro lado, los líderes eran “incircuncisos de corazón,” queriendo decir sucios e impuros. Simon Kistemaker indica, “Con estos términos del Antiguo Testamento, Esteban da fe de que sus oyentes estaban fuera del pacto porque rehusaron escuchar la Palabra de Dios de que habían quebrantado sus obligaciones. Tenían la señal externa en sus cuerpos físicos, pero les faltaba la señal interna – un corazón obediente y regenerado por el Espíritu Santo” (Rom. 2:28–30).[3]
2. La Incapacidad Espiritual. Todos los incrédulos están en un estado de ceguera espiritual para la verdad de Dios. Observan la verdad con sus ojos físicos, pero no la ven con ojos espirituales:
Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: “Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo: Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis; Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane. Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán”. –Hechos 28:25–28
El libro de los Hechos culmina con esta declaración inconfundible de la incapacidad total del corazón inconverso para comprender las cosas de Dios. Citando las Palabras de Dios a Isaías, Pablo manifestó que los ojos y oídos espirituales de su generación estaban cerrados a fin de que no pudieran ver, oír, y comprender la verdad. En otras palabras, sus corazones estaban cerrados hacia Dios. C. K. Barrett escribe, “El profeta es enviado a su pueblo con el mensaje de que no hay posibilidad de que comprendiesen lo que estaban escuchando o viendo. El fracaso propio del mensaje es el contenido del mismo”.4 Esta incapacidad moral que Pablo describía es verdad en todos los incrédulos – y Dios algunas veces endurece más sus corazones. John MacArthur nota: “Ese pasaje fue también citado por el Señor Jesucristo como una reprensión por el rechazo del evangelio por el corazón endurecido de Israel. El acto deliberado del rechazo de Israel fue soberanamente confirmado por Dios; por su incredulidad continua, se volvió incapaz de creer”.[5]
La Elección Soberana
A lo largo de su fuerte énfasis en el evangelismo, Lucas también claramente enseñó la doctrina de la elección en el libro de Hechos. Los versículos de debajo afirman la elección soberana de Dios en la salvación. Antes de que el tiempo comenzase, Dios escogió por Sí mismo una vasta multitud de pecadores perdidos para ser los objetos de Su gracia salvadora. En Hechos, Lucas utiliza un lenguaje franco y sincero al escribir sobre este tema profundo. Es imposible interpretar estos versículos en alguna otra forma aparte de su significado simple. No son difíciles de entender, sólo difíciles de aceptar.
1. Instrumentos Predeterminados. Dios seleccionó a algunos individuos para ser salvos y convertirse en personas que le sirven. Él los escogió fuera del mundo para llevar Su nombre hacia el mundo:
“El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel”. –Hechos 9:15
Dios había escogido a Pablo para la salvación y para el gran propósito de esparcir al extranjero el nombre del Señor. Él fue literalmente una “vasija de elección,” divinamente seleccionada para llevar el evangelio de Cristo tanto a gentiles como a los judíos. Si acaso alguna vez una experiencia de conversión fue un testimonio de la elección soberana, esa fue la de Saulo de Tarso. Fue tan sobrenatural que puede correctamente ser comprendida sólo a través de los lentes de la gracia soberana de Dios. Barrett escribe, “’Escogido’ se refiere a la acción benevolente de Dios en determinar la salvación de aquellos a quienes él llama. . . .Saulo, a pesar de su pasado, no obstante es uno a quien Dios llamó para ser un cristiano; él es uno de los elegidos”.[6] Asimismo, todo los elegidos son escogidos no sólo para la salvación, sino para esparcir el conocimiento de Cristo hasta los confines de la tierra.
Continuará…

http://www.verdadypalabra.com/2010/09/el-evangelismo-y-la-soberania-de-dios.html

Anteriores Entradas antiguas