«Acuérdate de Tu Creador»

«Acuérdate de Tu Creador»

Por Phillip Gray, La Verdad Para el Mundo

El famoso rey de Israel, Salomón, hijo de David, vivía una vida rica y llena de una variedad de experiencias que el hombre promedio no puede vivir. Intentó hallar la felicidad en todo. Buscó el contentamiento por el vino, por las mujeres, por las canciones, y por el poder. Era rico y sabio. En la odesia de su vida como relatada en el libro de Eclesiastés en el Antiguo Testamento, Salomón no abnegó nada que su corazón deseara. Era el epítome de la vida lujosa, de la clase privilegiada, del niño consentido, de la flor y nata de la sociedad, gozando muchos talentos y dones. No obstante, a pesar de todo eso, Salomón no encontró nada que le dio la felicidad profunda, o que le concedió la paz y la tranquilidad de su alma inquieta—nada, menos el temor de Dios y el cumplir de sus mandamientos. Este rey, Salomon, el último rey de Israel unido, fue el autor de ese libro tan extraño del Antiguo Testamento llamado Eclesiastés. Hoy, nuestro estudio viene de Eclesiastes 11:9-12:1. Dice el texto: «Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad. Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.» Eso fue Eclesiastés 11:9-12:1. Después del himno, pienso profundizarnos en el significado rico de este pasaje:

(Para recibir nuestro curso bíblico por correspondencia, gratis, escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; repito, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180.) Nuestro texto es de Eclesiastés 11:9-12:1. Se puede dividir este texto en tres puntos, primero, «regocijarte, joven»; segundo, «remover de tí, joven»; y tercero, «recordar, joven». ¿Qué quiere decir el autor en Eclesiastés 11:9 cuando le dice al joven, «alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia?» El consejo es, regocijarte en tu juventud. Existen por lo menos dos tipos de explicaciones de este versículo extraño. Algunos piensan que el escritor utiliza la ironía aquí, o sea, el sarcasmo. Entonces, es como decir, «Véte y dáte buena vida, y ordena tus propios pasos», pero «¡sabe que vas a ser juzgado por ello!» Esta interpretación del texto es posible. A veces, las Escrituras emplean el sarcasmo para destacar una lección importante, como en el caso de Elías quien se burlaba de los profetas de Baal en 1 Reyes 18:27 cuando su dios falso no respondió a sus súplicas, diciendo, «gritad en alta voz, porque dios es; quizá está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez, duerme, y hay que despertarle.» Puede ser que en Eclesiastés 11:9, el sabio se burla de ese estilo de la vida de los jóvenes que piensan que nunca van a morir y que siempre pueden gozar el placer. La ironía es una interpretación de este texto.

Pero, hay otro tipo de interpretación que sostiene que es un consejo literal, y que Salomón está escribiendo algo como, «Regocíjate en tu juventud la cual es un regalo de Dios, y agradece el privilegio de tu salud.» Es otra posibilidad, y concuerda esa idea con otras declaraciones en el libro de Eclesiastés, como por ejemplo con 5:18, donde escribe el sabio, «He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que dios le ha dado; porque esta es su parte.» Si eso es el mismo sentido del texto en 11:9, entonces el autor hace hincapié en el poder de la decisión que realmente tiene el joven. Entonces, la lección es, ten cuidado de lo que escoges, porque Dios le traerá al juicio por cada decisión hecha aquí y ahora en el cuerpo. Por lo tanto, Eclesiastés 11:9 puede enseñar que, tú, joven, debes de regocijarte, pero sé sobrio y serio en vista del juicio venidero. Hebreos 9:27 nos advierte, «y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.» Romanos 14:12 dice, «de manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.» 2 Corintios 5:10 dice, «porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.» Viene el juicio, joven. Por lo tanto, ten cuidado.

En segundo lugar, nuestro texto enseña al joven en Eclesiastes 11:10, «quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad.» Puesto que el joven anhela regocijarse y alegrarse en su juventud, y puesto que viene el juicio, entonces hay que remover de tu vida las cosas que crean la inquietud y la tristeza y que por fin traen la muerte espiritual. El «enojo» aquí quiere decir, «la ira, la molestia, y el pesar.» En fin, hay que quitar cualquier cosa en la vida que inquieta o perturba el corazón. El «corazón» aquí es el hombre interior, o sea, la sede de las emociones, de la voluntad, y de los pensamientos. Qué lástima que hoy día los adolescentes norteamericanos están afligidos con tantos pesares. Se dice que el suicidio ocupa el octavo lugar de todas las causas de la muerte entre los adolescentes. El promedio de un joven se suicida cada dos horas y 56 minutos en EE.UU. ¡Hay demasiado tristeza entre los jovenes! ¿Por qué? Bueno, el texto implica es porque no han quitado de sus vidas las fuentes del pesar. En fin, no han quitado los pecados, los pecados específicos como el enojo, el celo, el odio, la codicia, la avaricia, y el orgullo. Tantos están muy infelices e inquietos porque no hacen caso de la amonestación de Santiago 4:1-3, «¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.» Muchos jóvenes son así: buscan por la felicidad por la diversión, por la fantasía, por los carros veloces, por las muchachas con la moral relajada, por el placer y por la plata. Es por eso que el sabio escribió en Eclesiastés 11:10, «quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad.» (Para el curso bíblico, escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; Apartado 515, Villa Rica, Georgia 30180.)

En tercer lugar, el sabio aconseja en Eclesiastes 12:1 a recordar a Dios. Dice, «acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud….» Se lo escribe porque es tan facil olvidarnos de nuestro Creador. Muchos no lo creen porque están criados en las culturas donde las fuentes de la información y de la educación están rígidamente controladas por los materialistas que temen a la verdad de la creación y tienen demasiado corbadía para permitir el debate franco y abierto.

Ahora es el tiempo de tener el coraje de acordar a tu Creador, joven. ¿Por qué esperar? ¿Por qué negar a Dios el derecho de tener los años mejores de tu vida? ¿Por qué privar a Dios tu fuerza juvenil? ¿Por qué arriesgar la muerte sin prepararte para el juicio? Acuérdate ahora de tu Creador. Es cierto que existe el Creador. Para más información al respecto, es decir, de la creación versus la evolución, escríbame por el correo electrónico. Mi dirección es: Jesus@ofamerica.com. Repito, Jesus@ofamerica.com («ofamerica» es una palabra; todas sin accentos). Puedo mostrarle las páginas del internet donde puede localizar más información.

Joven, puedes alegrarte en tu juventud por las cosas buenas dadas por Dios como bendiciones y no por los vicios. Debes de quitar de tu vida los vicios que te hacen sucio, débil, e inquieto. Debes de prepararte para el juicio, y acordar y servir a tu Creador antes de todo. Debes de comenzar ese servicio por creer en su Hijo, Jesucristo, y obedecer sus mandamientos, a saber, arrepentirse, confesar el nombre de Cristo, y ser bautizado para el perdón de los pecados. Gracias, y hasta la próxima.

http://www.laverdadparaelmundo.com/acuérdate_de_tu_creador.htm

Anuncios

Cristiano quemado vivo por no convertirse al Islam en Paquistán

Redacción | Publicado el 24 Marzo, 2010 |

Rawalpindi, Pakistán. El matrimonio formado por Arshed y Martha Masih trabajaban desde hacía algún tiempo a las órdenes de Sheikh Mohammad Sultan, un rico y poderoso hombre de negocios musulmán. Arshed y Martha eran católicos. El pasado mes de enero los líderes religiosos impusieron a la familia la conversión al Islam. Ambos rechazaron la propuesta recibiendo a cambio una seria amenaza: las consecuencias serían terribles. En ese momento Arshed propuso a su jefe abandonar el trabajo y marcharse para poder vivir de acuerdo con sus creencias sin verse sometido a la presión de las radicales islámicos. La respuesta de Sultan fue tajante: si abandonaban la casa les matarían.

Hace unos días Sultan denunció el robo de unas 500.00 rupias – unos 6.000 dólares – en sus propiedades. La policía local abrió una investigación en la que no figuraba el matrimonio dentro de la lista de sospechosos. Sultan, el hombre para el que trabajaba la pareja, les ofreció entonces un trato: no haría recaer sobre ellos las acusaciones de robo en el caso de que se convirtieran al Islám. Arshed y Martha volvieron a rechazar la propuesta sabiendo que estaban firmando prácticamente su condenada.

Así las cosas el pasado 19 de marzo Arshed fue quemado vivo sufriendo quemaduras en el 80% lo que finalmente le provocó la muerte. Martha fue violada y en estos momentos permanece ingresada en el Holy Family Hospital de Rawalpindi. La agresión a ambos se realizó en presencia de sus hijos de entre 7 y 12 años. El motivo del martirio al que fueron sometidos: no querer convertirse al Islam y seguir abrazando la figura de Cristo.

Las autoridades han abierto una investigación para aclarar los hechos pero lo único claro en este momento es que el matrimonio fue sometido a semejante martirio por no querer abandonar a Cristo. Una vez más nos encontramos ante un episodio de violencia contra los católicos por el mero hecho de serlo. Son ya muchos los que han muerto, Arshed y Martha son dos nuevos nombres que añadir a la lista de damnificados.

Obispos paquistaníes piden que no quede impune caso de cristiano quemado vivo

“Condenamos los recientes incidentes y la violencia contra los cristianos. Pedimos al gobierno justicia y legalidad para que esos actos no queden impunes. Exigimos que los derechos de los cristianos se respeten”, afirmó a Fides el arzobispo de Lahore y presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán, Lawrence Saldanha, sobre los últimos casos de cristianos quemados vivos por negarse a convertirse al Islam.

El último ha sido Arshed Masih, un cristiano de Rawalpindi quemado vivo por quien lo había empleado, que murió el pasado día 22 el hospital de la “Sagrada Familia”, en Rawalpindi, donde estaba hospitalizado.

Fuentes consultadas por Fides expresaron el “inmenso dolor de la familia, sobre todo de los dos hijos de Masih” y manifestaron su “temor” de que la policía paquistaní “pretenda impedir la investigación y manipular el caso”.

El arzobispo de Lahora dijo que las autoridades paquistaníes deben concienciar a la sociedad “de la situación de sufrimiento e inseguridad de los cristianos y las minorías religiosas, que deben ser protegidos en su dignidad y en los derechos humanos fundamentales”

http://www.minutodigital.com/noticias/2010/03/24/cristianos-torturados-por-no-convertirse-al-islam-en-paquistan/

¿EMULANDO LA LEY, O EMULANDO A JESUS?

¿EMULANDO LA LEY, O EMULANDO A JESUS?
http://www.cristianosunidos.com
Por Adda

  • 10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Santiago 2:10

Es por demás arrogante la actitud de algunos grupos sectarios y legalistas, quienes creen que por guardar algún punto de la ley, -y desechar otros a conveniencia propia- se hacen acreedores de la verdad absoluta, se auto-denominan la “única religión que salva” o peor aun, condenan y llaman inmundo lo que Jesucristo ha limpiado con su sangre. Vámonos por partes: JESUCRISTO es el cumplimiento de la LEY. No vino a abolirla, la ley sigue de pie aquí y ahora, la prueba esta que los judíos siguen viviendo bajo la ley, así como todos aquellos que no han recibido a Jesucristo como salvador personal. Sin embargo, cuando lees la Biblia te das cuenta que los judíos añadieron a la ley tradiciones de hombres, que los esclavizaban, y Jesucristo primero expuso y luego abolió las tradiciones de hombres. Al no creer que Jesucristo es el Mesías, tampoco creen que cumplió la ley en si mismo, y que por su sacrificio, dándose a si mismo, nos manifestó con acciones la Gracia de Dios. Jesucristo cumplió la ley por cada uno de nosotros, para que nosotros tengamos acceso a la Salvación de Dios por medio de El.
LA TRADICION:

  • Porque dejando el mandamiento de Dios, tenéis la tradición de los hombres; las lavaduras de los jarros y de los vasos de beber: y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. Marcos 7:8-9

LA GRACIA:

  • Llamando á toda la multitud, les dijo: Oídme todos, y entended: Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar: más lo que sale de él, aquello es lo que contamina al hombre. Si alguno tiene oídos para oír, oiga. Marcos 7:14-16

LA LEY:

  • Y por estas cosas seréis inmundos; cualquiera que tocare sus cuerpos muertos será inmundo hasta la noche. Levíticos 11:24

LA GRACIA:

  • Les dijo: Apartaos, porque la niña no está muerta, sino duerme. Y se burlaban de él. Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la niña, y ella se levantó. Mateo 9:24-25

Cuando has conocido a Jesucristo como tu salvador personal, y haz nacido de nuevo, siendo bautizado, has sido lleno del espíritu Santo, y has leído su Palabra, es imposible no ver la GRACIA en cada una de las acciones de JESUCRISTO. En ningún lugar del nuevo testamento Jesucristo impone la ley a los que predicaba –que eran Judíos- para ser salvos, sino la Gracia. Ciertamente Jesucristo es el epitome de la ley cumplida en El mismo, para que nosotros pudiéramos tener acceso por medio de El al perdón de pecados, y a la salvación. Sin embargo, corrientes de doctrina, tradiciones de hombres Y las mentiras de Satanás, han invadido el mundo imponen a los creyentes seguir algunas de las leyes mosaicas para ser salvos. Quieren esclavizar lo mismo que Jesucristo liberto. Quieren judaizar a los que ya son salvos, como si el sacrificio de Jesucristo no fuera suficiente. Escudriña las escrituras, y ve: Jesucristo toco a la niña muerta, pero de acuerdo a la ley, esto lo hacia inmundo. Era una prohibición de la ley tocar a un muerto. Y el que lo hacia, tenia que considerarse inmundo y hacer rituales de purificación. Jesucristo no solo toco a la niña muerta, sino que la resucito, y le dio la Vida. ¿Paso por encima de la ley? De ninguna manera. JESUCRISTO ES EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY, por ende, aplico la Gracia sobre la niña muerta.
LA LEY:

  • Si un hombre cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente serán muertos. Levítico 20:10

LA GRACIA:

  • E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. Juan 8-11

Una vez más, la Gracia es mayor que la ley, por el ejemplo de Jesucristo mismo, al perdonar a la mujer adultera, y no condenarla sino exhortarla a no pecar más. En este pasaje de la escritura vemos como los judíos usaban la ley como un objeto manipulable para obtener lo que querían, auto justificándose por medio de la acusación del pecado de otros, evadiendo el pecado propio. Lo mismo todos los que acusan de no ser salvos a los que no pertenecen a cierta denominación. Jesucristo salvo a la mujer adultera de morir una muerte horrible, apedreada por todos esos pecadores que se ocultaban bajo la ley desquitándose con la mujer adultera de sus propios pecados y culpas. Pero porque JESUCRISTO vino a cumplir la ley, tenía autoridad para perdonar los pecados de quienes infringían la ley. JESUCRISTO ES DIOS, y DIOS ES SOBERANO.
LA LEY:

  • En cuanto a la plaga de la lepra, ten cuidado de observar diligentemente y hacer según todo lo que os enseñaren los sacerdotes levitas; según yo les he mandado, así cuidaréis de hacer. Deuteronomio 24:8

LA GRACIA:

  • Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él. Lucas 5:12-13

Jesucristo no hizo nada más que sanar al enfermo de lepra. En aquellos tiempos tener lepra era un estigma, las personas eran consideradas inmundas y eran aislados y se les echaba fuera de las aldeas a lugares desiertos. Sin embargo, Jesucristo no impuso al hombre leproso condición alguna para ser limpio. Primero lo limpio, y lo sano, y luego lo mando a los sacerdotes como testimonio vivo de Su poder, el poder de la Gracia de Dios. Jesucristo es la Gracia personificada de Dios.
LA LEY:

  • Ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie. Éxodo 21:24

LA GRACIA:

  • Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; Mateo 5:38-39

¿Que hizo Jesucristo? Hizo todo lo que predico. El no resistió a los que querían matarlo, antes bien, se dejo llevar como oveja al matadero. No resistió a los pecadores, los salvo. No resistió a los enfermos, los sano. No tuvo temor de contaminarse con los muertos, los resucito, Jesucristo, lleno de Gracia, no resistió a los endemoniados, los liberto. Todos ellos eran condenados por la ley, y Jesucristo solo por su gracia los perdono y salvo. Pero si todavía dudas que JESUCRISTO SEA LA GRACIA PERSONIFICADA DE DIOS, mira:
LA LEY:

  • Si alguno hubiere cometido algún crimen digno de muerte, y lo hiciereis morir, y lo colgareis en un madero, no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado; y no contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad. Deuteronomio 21:22-23

LA GRACIA:

  • Y sin hallar en él causa digna de muerte, pidieron a Pilatos que se le matase. Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro. Más Dios le levantó de los muertos. Hechos 13:28-30
  • Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Gálatas 3:13
  • Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. 1 de Pedro 2:24

Jesucristo era judío. Las sectas judaizantes predican que tenemos que injertarnos en el olivo que son ellos los judíos de la ley, los pecadores. No te dejes engañar. El olivo es JESUCRISTO, el es el único JUDIO Perfecto, que cumplió toda la ley en si mismo. Era santo, sin pecado. Y murió en una cruz como si hubiera hecho algo digno de muerte. Nosotros los gentiles, somos INJERTADOS en JESUCRISTO la raíz y el linaje, la fuente de nuestra salvación. Las sectas judaizantes quieren regresarte a los tiempos de la ley, cuando demostrado estaba que ninguno podía cumplirla toda, para eso vino JESUCRISTO. Volverte a la ley, después de haber conocido la gracia, es simplemente, no haber entendido la magnificencia de la Gracia de Dios, la cual es JESUCRISTO MISMO. Ciertamente, lo que en realidad están haciendo los que se judaizan, es CON ACTOS declarar que la salvación por Gracia no fue suficiente, negando así TODO EL PLAN DE SALVACION. Jesucristo nuestro Salvador nos ha convencido por medio de la palabra que nos hablo, y que creímos. El es el verbo de Dios y por su sangre somos limpiados, y por sus llagas somos sanados y salvados. JESUCRISTO LO HIZO TODO por ti, y por mi, BASTATE SU GRACIA.

  • Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado Juan 15:1-3

Amados, no se dejen engañar. Ni las tradiciones de hombres, ni las religiones humanas, ni la ley de los judíos, pueden hacerte aceptable a Dios. Arrepentirte de tus pecados, recibir a Jesucristo como tu Salvador, y vivir de acuerdo a sus enseñanzas, te aseguraran que el mismo Dios que te salvo, te llevara por el Camino de la Verdad y la Vida eterna. Jesucristo no te salvo para dejarte a tu suerte. No te salvo para condenarte a regresar a las leyes mosaicas, ni te salvo para imponerte religiones o tradiciones ritualísticas. Jesucristo cumplió todo lo que los hombres, por generaciones enteras, no pudieron cumplir. JESUCRISTO LO CUMPLIO por ti y por mi, y lo único que podemos hacer es CREERLE A EL cuando nos dijo que su sacrificio compro nuestra salvación, por GRACIA, no por obras, no por la ley, no por tradiciones humanas. Y POR AMOR A EL le servimos, y damos frutos por que El esta en nosotros y nosotros en El. No dejes que nadie te engañe, lee tu Biblia, memoriza las palabras de Jesucristo, y sigue adelante, nunca para atrás, adelante hasta la meta. Sigue la voz de Jesucristo y no prestes oídos a falsas doctrinas.
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Romanos 8:1-4

http://www.cristianosunidos.com