Leviatán


Leviatán

  • ¿Sacarás tú a Leviatán con anzuelo, o sujetarás con cuerda su lengua?¿Pondrás una soga en su nariz, o perforarás su quijada con gancho? ¿Acaso te hará muchas súplicas, o te hablará palabras sumisas? ¿Hará un pacto contigo? ¿Lo tomarás como siervo para siempre? ¿Jugarás con él como con un pájaro, o lo atarás para tus doncellas? ¿Traficarán con él los comerciantes? ¿Lo repartirán entre los mercaderes? ¿Podrás llenar su piel de arpones, o de lanzas de pescar su cabeza? Pon tu mano sobre él; te acordarás de la batalla y no lo volverás a hacer. He aquí, falsa es tu esperanza; con sólo verlo serás derribado. Nadie hay tan audaz que lo despierte; ¿quién, pues, podrá estar delante de mí? ¿Quién me ha dado algo para que yo se lo restituya? Cuanto existe debajo de todo el cielo es mío. No dejaré de hablar de sus miembros, ni de su gran poder, ni de su agraciada figura. ¿Quién lo desnudará de su armadura exterior? ¿Quién penetrará su doble malla?¿Quién abrirá las puertas de sus fauces? Alrededor de sus dientes hay terror.Sus fuertes escamas son su orgullo, cerradas como con apretado sello. La una está tan cerca de la otra que el aire no puede penetrar entre ellas. Unidas están una a la otra; se traban entre sí y no pueden separarse.Sus estornudos dan destellos de luz, y sus ojos son como los párpados del alba. De su boca salen antorchas, chispas de fuego saltan.De sus narices sale humo, como de una olla que hierve sobre juncos encendidos. Su aliento enciende carbones, y una llama sale de su boca. En su cuello reside el poder, y salta el desaliento delante de él. Unidos están los pliegues de su carne, firmes están en él e inamovibles. Su corazón es duro como piedra, duro como piedra de molino.Cuando él se levanta, los poderosos tiemblan;a causa del estruendo quedan confundidos. La espada que lo alcance no puede prevalecer, ni la lanza, el dardo, o la jabalina. Estima el hierro como paja, el bronce como madera carcomida No lo hace huir la flecha; en hojarasca se convierten para él las piedras de la honda. Como hojarasca son estimadas las mazas; se ríe del blandir de la jabalina. Por debajo tiene como tiestos puntiagudos; se extiende como trillo sobre el lodo. Hace hervir las profundidades como olla; hace el mar como redoma de unguento. Detrás de sí hace brillar una estela; se diría que el abismo es canoso. Nada en la tierra es semejante a él, que fue hecho sin temor. Desafía a todo ser altivo; él es rey sobre todos los hijos de orgullo. ” (Job 41 BA)

LEVIATÁN
Término perteneciente a una familia de palabras hiperbólicas y de significado siniestro, juntamente con behemot, Rahab y dragón. Entre los seres vivos de la Biblia, el leviatán es el más grande y behemot el que le sigue en tamaño. Según la mitología, el behemot es macho y el leviatán es hembra. Solo aparecen en el Antiguo Testamento. Dios hizo el leviatán (Sal 104.26) y solo Él lo puede dominar.
Los leviatanes son seres marítimos y la palabra connota básicamente algo “enrollado” o “tortuoso”. Job 41 expresa en forma poética lo horrible y enorme del leviatán. Lo describe muy a menudo así: estima como paja el hierro, hace hervir como olla el mar profundo, y es rey sobre todos los soberbios. Otros pasajes importantes son Sal 74.13s e Is 27.1, que revelan al leviatán como serpiente tortuosa y veloz, que tiene muchas cabezas. En [Ver=]  RAS SAMRA también se habla del lotán que tenía siete cabezas. Parece que esta característica del leviatán se ha fundido con la figura del dragón en Ap 12.3, etc.
El consuelo del creyente es que, por espantoso que sea el leviatán, Dios lo puede vencer (Sal 74.14; cf. Ap 19.20).

Según el Diccionario de la Real Academia Española, leviatán (Del lat. bíblico Leviathan, y este del hebr. liwyatan).es 1. un Monstruo marino fantástico.2.Cosa de grandes dimensiones y difícil de controlar. Este Estado es un leviatán.

Es un término perteneciente a una familia de palabras hiperbólicas y de significado siniestro, juntamente con behemot, Rahab y dragón. Entre los seres vivos de la Biblia, el leviatán es el más grande y behemot el que le sigue en tamaño. Según la mitología, el behemot es macho y el leviatán es hembra. Solo aparecen en el Antiguo Testamento. Dios hizo el leviatán (Sal 104.26) y solo Él lo puede dominar.

Los leviatanes son seres marítimos y la palabra connota básicamente algo “enrollado” o “tortuoso”. Job 41 expresa en forma poética lo horrible y enorme del leviatán. Lo describe muy a menudo así: estima como paja el hierro, hace hervir como olla el mar profundo, y es rey sobre todos los soberbios. Otros pasajes importantes son Sal 74.13s e Is 27.1, que revelan al leviatán como serpiente tortuosa y veloz, que tiene muchas cabezas. En [Ver=]  RAS SAMRA también se habla del lotán que tenía siete cabezas. Parece que esta característica del leviatán se ha fundido con la figura del dragón en Ap 12.3, etc.

El consuelo del creyente es que, por espantoso que sea el leviatán, Dios lo puede vencer (Sal 74.14; cf. Ap 19.20).

La descripción que se nos hace aquí del leviatán o cocodrilo tiene por objeto convencer todavía más a Job de su impotencia y de la omnipotencia de Dios.

I. Para convencer a Job de su debilidad se le reta a que eche mano de este leviatán y lo subyugue (vv. 1-9).

II. Para convencer a Job del poder y de la terrible majestad de Dios, se exponen aquí algunos detalles de la fuerza de este leviatán y del terror que inspira, cualidades que Dios mismo le ha dado y al que Dios puede controlar perfectamente (vv. 11, 12).

1. Se dice que el rostro de esta bestia inspira terror (vv. 13, 14),

2. Sus escamas bien trabadas entre sí (vv. 15-17);

3. Sus resoplidos humeantes (vv. 18-21),

4. Su carne durísima (vv. 22-24),

5. Su fuerza y sus ánimos, cuando es atacado, son insuperables (vv. 25-30),

6. Sus movimientos turbulentos (vv. 31-32); así que, en conjunto, es una criatura extremadamente terrible, con la que el hombre no puede habérselas sin perjuicio suyo (vv. 33, 34).

Versículos 1-10

1.Vemos primero cuan incapaz era Job para subyugar a este animal.

(A) No lo podía pescar con anzuelo (vv. 1, 2). No disponía de cebo con que atraerlo, ni garfio con que asirlo, ni cuerda con que sacarlo del agua, ni punzón con que horadarle las escamas y llevárselo a casa.

(B) No podía entablar relación amistosa con él (vv. 3,4).

(C) No podía meterlo solapada mente en una jaula y guardarlo como a un pájaro con el que jugasen sus hijas (v. 5).

(D) No podía servirlo a la mesa para tener con él un banquete del que disfrutar en compañía de sus amigos (v. 6a).

(E) Tampoco podía enriquecerse vendiéndolo a los mercaderes después de descuartizarlo, dándole a uno los huesos, a otro el aceite, etc. Si pudiesen cazarlo, sería otra cosa; pero el arte de cazar ballenas y otros animales corpulentos no estaba entonces inventado.

(F) No podían destruirlo llenando de arpones su cabeza (v. 7).

(G) El que se atreva a ponerle la mano encima, se acordará toda la vida, si sale con vida de la lucha (v. 9). Con esto se le advierte a Job que no prosiga en su controversia con Dios, sino que haga las paces con él.

2. De aquí se infiere cuan incapacitado se hallaba Job para contender con el Omnipotente (v. 10: «Nadie hay tan osado que lo despierte (al coco drilo), si no es un loco perdido». Y añade Dios: «¿Quién, pues, podrá estar delante de mí?» (v. 10b).

Versículos 11-34

1. Se declara aquí el dominio soberano y la independencia de Dios (v.11), puesto que, (A) No es deudor de ninguna de sus criaturas: «¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya?» (frase que cita S. Pablo en Ro. 11:35). Como diciendo: «¿A quién le he quedado obligado por servicios que de antemano me haya prestado?». B) Que es dueño soberano de cuanto existe: «Todo lo que hay debajo del cielo es mío».

2.La prueba e ilustración de ello, con base en la admirable estructura del leviatán (v. 12).

(A) Las partes de su cuerpo y la fuerza que tiene. Aunque es un animal de enorme tamaño, están sus miembros graciosamente dispuestos:

A primera vista, el leviatán se presenta temible e inaccesible (vv. 13, 14) ¿Quién se atreverá a acercarse a él y descubrir la delantera de su vestidura (¿toda su piel exterior? ¿la piel de su boca? -el sentido es sumamente incierto. Nota del traductor)?¿Quién se acercará a él con su
freno doble^áoble hilera de dientes? -según sugiere el contexto-)? ¿Quién se aventurará a mirarle la boca, como se puede hacer con la de un caballo para mirarle los dientes? Al que se atreviese a abrirle la boca (v. 14), le espantarían las hileras de sus dientes.

Sus escamas (v. 15; «sus escudos») son su belleza y su fuerza y, por ello, su orgullo (lit.). No sólo son extremadamente duras, sino que están tan trabadas entre sí que no se pueden apartar (vv. 15-17).

Con sus resoplidos (lit.  estornudos) mismos causa terror.  La descripción que se hace aquí del cocodrilo (v. 18-21) se parece a la de un enorme dragón de cuya boca brotan llamas. Se dice de los ojos del cocodrilo, lo mismo que de los de la ballena, que brillan por la noche («como los
párpados de la aurora» -v. 18). Es probable que todas estas expresiones hiperbólicas tengan por objeto representar el terror que inspira la ira de Dios (comp. con Ap. 6:15-17).

(d)     Su fuerza es invencible, de tal manera que él aterra a todos los que se le acercan, mientras que a él no le asusta nadie (v. 22). La 2ª parte del v. 22 dice literalmente: «Y ante él danza (salta) el terror», descripción gráfica del miedo que infunde a todos. No hay nada blando en su organismo (v. 23). Su corazón es duro como una roca (v. 24), no sólo como órgano corporal, sino también en el sentido de ánimo y de valentía. Cuando se yergue como una montaña viviente, aun los más fuertes desfallecen (v. 25).

(e) Todos los utensilios que se usan para alcanzar y herir a los animales no sirven para hacerle daño a él; se burla de ellos (vv. 26-29).

(I) Su solo movimiento hace hervir el mar, a la vez que enturbia las •Ituus, pues pasa como un trillo sobre el barro (vv. 30-32), aunque en la superficie del mar deja una estela blanca como los navios. Dice Brates, al final de su comentario sobre esta porción: «la descripción general del poeta coincide en varias de sus imágenes con las de antiguos autores orientales y clásicos, aunque no todas aplicadas al cocodrilo. La semejanza mayor la ofrecen los monumentos egipcios. Los ojos del cocodrilo son en la escritura Jeroglífica signo para representar a la aurora. El cocodrilo es símbolo del nruón».

(B) Concluye con cuatro cosas que conciernen en general a este animal: (a) “No hay sobre

la tierra quien se le parezca» (v. 33a). No hay criatura en este mundo que pueda competir con él en fuerza. Es una bendición para el hombre el no ser un animal acuático (7:12), para no tener que habérselas con animales como el cocodrilo, (b) Ha sido hecho exento de temor (v. 33b). (c) Aunque suele estar en lugares bajos, mira con desdén, con mirada humillante, a todos los demás, por altos que estén (v. 34a). (d)«Él es rey sobre todos los hijos del orgullo» (v. 34b lit.).

3.   Este discurso de Dios acerca de estos dos temibles animales, el behemoth o hipopótamo y el leviatán o cocodrilo, tiene por objeto mostrarle a Job que Dios es el único que puede quebrantar a los altivos (40:11-13), el único que puede hacer que los orgullosos se inclinen o se quiebren ante él (Is. 2:11).

La destrucción de Leviatán, un grabado hecho en 1865 por Gustave Doré. El grabado representa a Dios destruyendo al legendario Leviatán, un monstruo marino. Doré fue inspirado por (Isa 27:1): “En ese día, el Señor castigará con su espada, su espada feroz, grande y de gran alcance, Leviatán la serpiente que se desliza, Leviatán la serpiente enrollada; Él destruirá al monstruo del mar.”

Leviatán (del hebreo לִוְיָתָן, liwyatan, enrollado) fue una bestia marina del Antiguo Testamento, a menudo asociada con Satanás, creada por Dios.(Génesis 1:21) El término Leviatán ha sido

reutilizado en numerosas ocasiones como sinónimo hoy en día de gran monstruo o criatura.

Judaísmo

En el Génesis, Leviatán es mencionada en el comentario de Rashi sobre (Génesis 1:21): “Dios creo los grandes monstruos marinos - Taninim” en hebreo.

En este verso Rashi declara: “De acuerdo a la leyenda esto se refiere al Leviatán y su pareja. Dios creo un Leviatán macho y una hembra, entonces mató a la hembra y la salvó para los honestos, ya que si los leviatanes llegaran a procrear, entonces el mundo no podría interponérseles.” Jastrow traduce la palabra “Taninim” como “monstruo marino, cocodrilo o gran serpiente”.

La palabra “Leviatán” aparece en los siguientes libros biblicos:

Aquel día Yahveh castigará con su espada firme, grande y pesada a la serpiente Leviatán, que siempre sale huyendo, a Leviatán, que es una serpiente astuta, y matará al dragón del mar.

Aplastaste las cabezas del Leviatán; y lo diste por comida a los habitantes del desierto.

por ahí circulan los navíos y Leviatán que hiciste para entretenerte.

¿Sacaras tu al leviathán con el anzuelo, y con una cuerda lo sujetas de la lengua?

En el Talmud, el Leviatán es mencionado en Avoda Zara 3b: “Rav Yehuda dice, hay doce horas en un día. En las primeras tres horas Dios se sienta y aprende el Torah, las segundas tres horas él se sienta y juzga el mundo. Las terceras tres horas Dios alimenta al mundo entero… el cuarto periodo de tres horas Dios juega con el Leviatán.

También se menciona en Moed Katan 25b: “Rav Ashi le dijo a Bar Kipok: ¿qué será dicho en mi entierro? Él contestó: “¿si una llama puede derrumbar a un cedro, qué esperanza tiene un árbol pequeño? Si un Leviatán se puede enganchar y acarrear a la tierra, qué esperanza tiene un pescado en un charco?”

El festival Judio de Sucot (festival de cabinas) concluye con un rezo recitado antes de abandonar el sukkah (cabina): “Mayo sea su voluntad, Señor nuestro Dios y Dios de nuestros antepasados, que apenas pues he satisfecho y he morado en este sukkah, así pueda yo tener mérito en el año que viene para morar en el sukkah de la piel de Leviatán. El año próximo en Jerusalén.”

Un comentario en este rezo en el libro de rezos de Artscroll (p. 725) agrega: “El Leviatán era un pez monstruoso creado en el quinto día de la creación. Su historia se relaciona largamente en el Baba Bathra 74b del Talmud, donde se dice que el Leviatán será destruido y su carne será servida como banquete para el honrado en [el] tiempo por venir, y su piel se usara para cubrir la tienda donde ocurrirá el banquete.”

LeviatánBehemoth y Ziz

La leyenda dice que en el banquete después del Armagedón, el caparazón del Leviatán será servido como comida, junto con el Behemoth y el ziz.

Hay otro himno religioso recitado en el festival de Shavuot (celebrando el Torah), conocido como Akdamut, en donde dice: “… el deporte con el Leviatán y el buey Behemoth… cuando se engancharán el uno con el otro y comenzaran el combate, con sus cuernos, el Behemoth corneará con fuerza, el pez [Leviatán] saltará para confrontarlo con sus aletas, con poder. Su creador se les aproximará con su espada poderosa [y los matará a ambos].” Así, “de la hermosa piel del Leviatán, dios construirá los pabellones para abrigar al honrado, que comerá la carne del Behemoth [buey] y el Leviatán en medio de gran gozo y alegría, en un enorme banquete que será dado para ellos.” Algunos comentaristas rabínicos dicen que estos pasajes son alegóricos. (Artscroll siddur, p. 719).

Igualmente en el apócrifo Libro de Enoc Leviatán es descrito junto a Behemot:Y en ese día se separarán dos monstruos, una hembra llamada Leviatán, que morará en el abismo sobre donde manan las aguas, y un macho llamado Behemot, y ocupará con sus pechos un desierto inmenso llamado Dandain.

El Leviatán también puede ser interpretado como el mar en sí mismo, con sus contrapartes, Behemoth que es la tierra y el Ziz que son el aire y el espacio. Algunos eruditos han interpretado al Leviatán, y otras referencias al mar en el Viejo Testamento, como referencias altamente metafóricas a los merodeadores del mar que aterrorizaron alguna vez el Reino de Israel.

Algunas leyendas judías consideran al Leviatán como un dragón andrógino que en su forma masculina sedujo a Eva, y a Adán en su forma femenina.

Cristianismo

La interpretación cristiana del Leviatán le considera a menudo como un demonio asociado con Satán o el Diablo, y algunas especulan que éste es el mismo monstruo que Rahab (Isa 51:9).

Las referencias bíblicas a Leviatán parecen haberse desarrollado de una leyenda canaanita que implica una confrontación entre Hadad (Baal) y un monstruo marino de siete cabezas al cual Hadad logra derrotar, también se asemeja a la épica de la creación babilónica “Enuma Elish” en la que el dios tormenta Marduk asesina a su madre, el monstruo marino y diosa del caos y la creación, Tiamat, y crea la tierra y los cielos de las dos mitades de su cuerpo.También se hace mención a estos dos seres de la mitología sumeria en el libro de H.P. Lovecraft “El Necronomicon”.

Algunos eruditos bíblicos consideran que Leviatán representa las fuerzas preexistentes del caos:

13Tú con tu poder, dividiste el mar y aplastaste las cabezas de monstruos marinos
14Rompiste las cabezas de Leviatán y lo diste por comida a las tortugas de mar.

Dios condujo detrás las aguas de la tierra preexistente y destruyó al caótico monstruo marino Leviatán para formar lo deformado y moldear la tierra a su gusto:

La tierra estaba desordenada y vacía, las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Algunos intérpretes sugieren que el Leviatán es un símbolo de la humanidad en oposición a Dios, y no es más literal que las bestias mencionadas en Daniel y Revelación.

En la demonología medieval, un Leviatán es un demonio acuático que intenta poseer a las personas, siendo éstas difíciles de exorcizar.

Leviatán como uso genérico para monstruos marinos

Durante la edad de oro de los viajes marinos, los marineros europeos vieron al Leviatán como una gigantesca ballena-monstruo del mar, o generalmente una serpiente marina, que devoraba naves enteras al nadar alrededor de los cascos tan rápidamente creando un torbellino.

Leviatán es también el título del trabajo seminal de Thomas Hobbes sobre el contrato social y la creación de un estado ideal – el Commonwealth. Muchos trabajos se dedicaron a decidir el porqué él nombró su libro el “Leviatán” y una de las primeras causas de esto son la influencia y el miedo en Inglaterra de la poderosa Armada española antes de la desastrosa expedición al mando de Alonso Pérez de Guzmán el Bueno y Zúñiga en 1588.

Debido en gran parte a la influencia de la obra clásica de Herman MelvilleMoby Dick, el Leviatán ha venido a ser asociado por muchos con el Cachalote, producto del comportamiento que pueden presentar estos animales. Un ejemplo de esto está en la representación de Pinocho por Disney en la que éste es tragado (como Jonás en la Biblia) por un Cachalote, a pesar del hecho de que en la historia original, Pinocho fue tragado por un “Pesne-cane”, traducido como “pez-perro” o “tiburón”; y Jonás por un pez.

Del mismo modo hay quienes postulan un paralelo entre Leviatán y otras criaturas marinas mitológicas, tales como los Naga de siete cabezas de la mitología hindú y del Oriente Medio.

El Leviatán y la criptozoología

El uso de la palabra para describir a cualquier monstruo marino ha dado pie incluso a que en la criptozoología crea en su existencia real como una criatura desconocida. En su libro, “En la búsqueda de sobrevivientes prehistóricos”, el criptozoólogo Dr. Karl Shuker considera al Leviatán como un mito inspirado, por lo menos en parte, por avistamientos de un hipotético monstruo marino tipo MosasaurioBernard Heuvelmans, en su libro “Dans le sillage des monstres marins” consideraba que esta entidad era un tipo de “Ciempiés marino”.

Según el diccionario Bíblico ed. Certeza, Leviatán es transliteración de una voz heb.heb. hebreo que sólo aparece en cinco pasajes del ATAT Antiguo Testamento. Generalmente se cree que deriva de la raíz laµwaµ, cf.cf. confer (lat.), compárese el ár.ár. árabe, arábigo lawaµ ‘torcer’ ‘retorcer’. Su sentido literal sería entonces “entrelazado”, o sea, “que se junta en pliegues”. Algunos eruditos han sugerido que puede ser una palabra tomada de un idioma extranjero, posiblemente de origen babilónico.

El contexto en que se usa en el Antiguo Testamento indica algún tipo de monstruo acuático. En el Sal. 104.26 se trata claramente de un animal marino, y generalmente se piensa en la ballena, aunque también se ha sugerido el delfín. Dos veces se lo usa simbólicamente en Is. 27.1, con referencia a los imperios de Asiria (la “serpiente veloz” es el Tigris, de rápida corriente) y Babilonia (“la serpiente tortuosa” es el Éufrates).

En el Sal. 74.14 lo vemos aplicado al faraón y al éxodo en paralelo con el término heb, tannéÆn, ‘monstruo marino o fluvial’. Esta voz aparece nuevamente en Ez. 29.3–5 como símbolo de faraón y los egipcios; allí la descripción de sus escamas y su quijada muestra claramente que se refiere al cocodrilo.

El libro de Job menciona dos veces al leviatán. En 3.8 generalmente se interpreta como el dragón que, de acuerdo con la mitología popular de la antigüedad, provocaba eclipses cuando se envolvía alrededor del sol. La más larga de las descripciones de Leviatán se encuentra en Job 41.1–34, y la mayor parte de los eruditos estima que la criatura allí mencionada es el cocodrilo (* Animales). Algunos han objetado afirmando que no se habría descrito al cocodrilo como una criatura a la que nadie se podía acercar, y que no hay referencia en el Antiguo Testamento a la existencia de cocodrilos en Palestina.

Sin embargo, el autor probablemente pensaba en el cocodrilo del Nilo, y la descripción de la invencibilidad de este animal es retórica. La única interpretación alternativa de significación considera al leviatán como un monstruo mítico, quizás identificable con la diosa madre Tiamat (padre Apsu) de Babilonia que, en la épica de la creación, aun cuando lucha contra Marduk “recita encantamientos y lanza hechizos”. Este término está relacionado con el ugarítico ltn, monstruo de siete cabezas cuya descripción como la “serpiente veloz … serpiente tortuosa”, que mató Baal recuerda tanto el lenguaje de Is. 27.1.

Bibliografía. C. F. Pfeiffer, “Lotan and Leviathan”, EQEQ Evangelical Quarterly 32, 1960, pp.pp. página(s) 208ss; J. N. Oswalt, “The Myth of the Dragon and OT Faith”, EQEQ Evangelical Quarterly 49, 1977, pp.pp. página(s) 163ss.

D.G.S.D.G.S. D. G. Stradling, Magdalen College, Oxford, Inglaterra.

Referencias

Véase también

Enlaces externos

Fuentes Bibliográficas:

  • Wikipedia,Leviatán
  • Mattew Henry traducido y adapatado al español por Francisco Lacueva, Comentario exegético Devocional a toda al Biblia, 2 – Libros Poéticos  (Job, Proverbios, Eclesiastes, Cantares), p.175 -177,ed. clie
  • Diccionario Nelson,Leviatan
  • Biblia de las Américas
About these ads

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. lo encuentro super bueno
    jun 11, 2009 @ 18:45:39

    uyyyyyyyyyyy lojos lo mejor del mund

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.983 seguidores

%d personas les gusta esto: