La revelación de las Escrituras. ¿Continúa aún o ya se terminó? parte 1

La revelación de las Escrituras. ¿Continúa aún o ya se terminó? parte 1

  • “13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?    14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.     15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?    16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.   17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” (Mt.16:16-17 RV 1960).      

Introducción:

Antes de continuar con este articulo quiero explicar en que sentido me referiré. Cuando hablo de “revelación”, deseo referirme a la Scriptura. El articulo tratará la problemática contemporánea de algunos grupos carismáticos que alegan con mayor o menos intensidad que la scriptura continúa y que Dios sigue “hablando”.

Es en este sentido que la revelación de Dios ha cesado. Dios sigue dándose a conocer a los que aún no le conocen  y también continúa bendiciendo la iglesia, dando entendimiento de los textos bíblicos a sus ministros. pero quiero dejar en claro que la revelación biblica, también llamado el canon bíblico ha cesado.

Lo que quiero decir, en otras palabras, que nadie está en capacidad de agregar o quitar ni un pasaje nuevo a la Biblia. La misma escritura sagrada así nos lo advierte por los textos escritos por Moises y por Juan en el Apocalipsis.

  • “2 No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno.” (Deut. 4:2 RV 1960)
  • “No añadan ni quiten nada de lo que yo les ordeno. Observen los mandamientos del Señor su Dios, tal como yo se los prescribo.” (Deut. 4: 2: Levoratti-Trusso)
  • 18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro” (Ap. 22:18 RV 1960)
  • “Yo advierto a todos los que escuchan las palabras proféticas de este Libro: «Si alguien pretende agregarles algo, Dios descargará sobre él las plagas descritas en este Libro. Y al que se atreva a quitar alguna palabra de este Libro profético, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la Ciudad santa, que se describen en este Libro». (Ap. 22:18 Levoratti-Trusso)

Recordemos el terrible y exagerado cuidado que mostraban algunos copistas de la Biblia,«que anotaban al lado de cada línea el número de letras hebreas para constatar que el texto estaba completo y sin cambios. Salvo las variaciones propias de la evolución de las lenguas utilizadas, es notable la coincidencia que hay entre textos separados por centurias, la constancia observada en la preservación del texto bíblico. La Biblia es el mejor documentado de todos los libros escritos en la antigüedad. Ni los clásicos griegos se le aproximan.»[0]

Examinemos brevemente el pasaje bíblico:

El autor de este pasaje biblico fue Mateo, de profesión cobrador de impuestos,  y discípulo del Señor Jesús. Mediante este pasaje, Mateo nos narra un momento en el que Pedro recibe por revelación divina, el caracter mesiánico del Señor Jesús.

El Señor Jesús y los discípulos se han retirado a Cesarea de Filipo buscando reposo. En esa intimidad, el Señor les pregunta quién dicen los hombres que es Él. Los discípulos le dicen que todos le asocian con alguno de los profetas. Entonces el Señor les pregunta a ellos lo mismo. Pedro dice: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. El Señor entonces replica: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (Mt.16:16-17 RV 1960).

Luego de esta declaracion, el Señor Jesus le confirma la procedencia divina de este conocimiento, y le promete a Pedro “Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.”(Mat. 16:19 RV 1960)

Y el Señor luego, ordenó a sus discípulos que  a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.” (Mat. 16:20 RV 1960)

El concepto de revelación

El concepto que a nosotros nos interesa considerar es el concepto de la revelación. Como el Señor Jesus le dijo a Pedro:” no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” (Mat. 16:17b RV 1960)

El origen de la revelación de estas palabras dichas por Pedro y registradas por Mateo en la biblia, son “reveladas” y de “origen divino” y no humano.

  •  Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” 2 Timoteo, 3:16

«La frase -inspirada por Dios- es una sola palabra en el griego, teopneustos, y significa literalmente, respirado por Dios. Esto quiere decir que la Sagrada Escritura fue exhalada por Dios e inhalada por las mentes de los hombres por obra del Espíritu Santo. Clemente de Alejandría en el siglo segundo y Orígenes, en el siglo tercero, emplearon esta palabra con referencia a las Escrituras».[1]   

En un articulo publicado en el blog de un joven presbiteriano chileno, alumno del seminario teologico presbiteriano en Porto Alegre,Brasil, acerca de la revelación,  basado en la teología sistemática de Buswell, dice así:

«Entre los teólogos que han mantenido algún tipo de fe en la revelación sobrenatural hay diversidad de opiniones en cuanto al grado o extensión en que la Biblia es la Palabra infalible de Dios. Sabemos, por ejemplo, que hay errores en la traducción de nuestra versión común. Extraordinariamente pocos, pero la traducción no es inerrable. Sabemos también que hay lecturas variantes en el texto de los idiomas originales como ha llegado a nosotros. Los casos en que no podemos estar seguros de las palabras originales son microscópicos en proporción al total: la milésima parte es el cálculo hecho por Westcott y Hort. Sin embargo, no tenemos un texto absolutamente inerrable en el Antiguo o en el Nuevo Testamento.»[2]

Una importante aclaración sobre el uso y mal uso de este término, es la realizada por MacArthur:

«Nuestra palabra inspirada viene de una raíz latina que significa “respirar dentro de”. Desafortunadamente eso no comunica el verdadero significado del término griego “inspirado” que se usa en la Escritura. Realmente el concepto de respirar dentro de no se encuen­tra en 2 Timoteo 3:16 (“Toda la escritura es inspirada por Dios”).

Interpretar este significado ha desviado a mucha gente del verdadero significado de inspiración. Han asumido que Dios sopló alguna clase de vida divina en las palabras de los que escribieron los documentos originales de la Escritura. Pero el término griego para inspiración es theopneustos, que significa “Dios respiró”. Literalmente el versículo dice: “Toda Escritura es respirada por Dios”, es decir, la Escritura no es las palabras de los hombres a las cuales Dios les sopló vida divina. ¡Es el mismo aliento de Dios! La Escritura es Dios mismo hablando.

Esa verdad es una que mucha gente parece tender a malinterpretar. La inspiración no significa que la Biblia contiene la revelación de Dios. No significa que gemas de verdad revelada están ocultas en la Escritura. No significa que el hombre escribió la verdad de Dios en sus propias palabras. No significa que Dios meramente ayudó a los escritores. Significa que las palabras de la Biblia son las palabras de Dios mismo. Cada palabra de la Escritura fue expirada por Dios.»[3]

Veamos términos relacionados con “Revelar”
  1. Revelacion (lat. revelatio) Acción y efecto de revelar. Manifestación de una verda secreta u oculta. [4]
  2. revelar(lat. revelare) Descubrir lo secreto. proporcionar indicios o certidumbre de algo. Manifestar Dios a los hombres lo futuro u oculto.[5]
  3. Revelación significa encubrir, ocultar, disfrazar.[6]

ETIMOLOGÍA:

«Viene del griego “apocalipsis”, que significa descubrir, revelar, desnudar.»[7]

BAILLIE: “Revelación literalmente significa descubrimiento, quitar un oscuro velo a fin de poner en evidencia algo que anteriormente estaba escondido?[8]

RAMM: En el sentido más amplio, Una revelación es la totalidad de los modos en que Dios se da a conocer?[9]

STANCIL: La revelación es la automanifestación de Dios mismo y verdades acerca de Dios sin las cuales no lo podríamos conocer, con el propósito de establecer relaciones redentoras”[10]

TRUEBLOOD:“La más importante afirmación de la revelación no es que el recipiente humano toma conciencia, a tavés de un método especial, de una serie de verdades acerca de Dios, sino que la afirmación más emocionante es que toma conciencia de Dios mismo}[11]

MORRIS: ‘Se trata de un conocimiento que alguien nos revela. En el cristianismo es un término importante porque significa que Dios ha tomado la iniciativa de darse a conocer al hombre. En tal sentido el conocimiento de Dios resulta ser,no el producto del diligente estudio humano,sino una manifestación de la gracia de Dios y de su voluntad de ser conocido” [12]

LEWIS“Revelación significa que se nos imparte un conocimiento especial que no podemos lograr por nosotros mismos. Viene de afuera de nostros mismos. Es por la acción y la iniciativa de Dios” [13]

Porque poner tanta insistencia en la revelación de la Palabra de Dios, en definirla, en  ese celo por momentos quizás para muchos fanático, en prevenir que se añadan o quiten o también a veces se mal interpreten los pasajes biblicos?

Creo que una buena respuesta a esto, nos la comenta Marcelo Sánchez, en el artículo  “La Inspiración Verbal de la Escritura” de su blog :

« el punto para nosotros es que necesitamos escuchar cuidadosamente lo que Dios dice. Estar satisfecho con haber obtenido lo esencial del texto, la importancia general de lo que Dios está diciendo, no basta. Debemos estar seguros de que lo hemos oído, creído y obedecido exactamente y en detalle. Si Él ha tomado el cuidado de revelarse, hablándonos por medio de la Palabra escrita, ¿quiénes somos nosotros para no tener cuidado al oír, obedecer y creer que cada palabra de Dios es pura?» [14]

  • “Las palabras de Jehová son palabras limpias, Como plata refinada en horno de tierra,   Purificada siete veces.Salmos 12:6 RV 1960).»

¿Que significa que la biblia es revelada?

Cuando decimos que la biblia es revelacion de Dios,que Dios nos ha revelado su palabra, que es lo que queremos decir con esta expresión?

Lo que intentamos hacer comprender a los que nos atienden, es que «la Biblia « es la revelada (sin velo,descubierta) Palabra de Dios respecto a la salvación del hombre. El mensaje central de la Biblia es suma y esencia de esa revelación…. La palabra “inspiración” significa soplo hacia fuera. Ya que Dios inspiró la Biblia esta es un producto divino. Los hombres fueron los vehículos de que Dios se valió para dar a su mensaje forma escrita. Como se realizó esto,es un misterio; que se realizó es un hecho. La inspiración y la revelación van de la mano. Nuestra inspirada Biblia es en verdad la revelación escrita, asi como las palabras de Jesús fueron la revelación hablada [15]

El Dr. H.Orton Wiley dijo que:«Las Escrituras fueron dadas por inspiración plenaria, la cual inspiración reúne en todo su contenido los elementos de superintendencia, elevación y sugestión,de tal manera y en grado suficiente que la Biblia llega a ser la Palabra infalible de Dios y la regla autoritativa de fe y práctica en la iglesia.» [16]

La declaración del Dr. Adam Clarke, un expositor bíblicos del movimiento wesleyano, dice así: «Insisto en tal clase de inspiración de los autores sagrados del Nuevo Testamento que nos asegura la verdad de lo que escribieron, sea por la inspiración de sugestión o sea solamente de dirección pero no insisto en una inspiración que implica que sus palabras fueron dictadas o sus frases indicadas verbalmente por el Espíritu Santo.»[17]

Tambien Immanuel Kant, «el pensador genial que revolucionó la historia de la filosofía con sus tres Críticas, el hombre rutinario y metódico cuyos pasos -según cuenta la leyenda- servían a la gente de Könisberg para poner en hora sus relojes, el insigne profesor de cerebro analítico/sintético, siempre agudo, brillante y ordenado»[18], fue otro gran pensador de la historia,que se expresó sumamente positivamente acerca de las escrituras y su valor inspiracional:« “La existencia de la Biblia, como libro para el pueblo, es el mayor beneficio que la raza humana jamás haya experimentado. Todo intento de desprestigiarla es un crimen contra la humanidad”[19] 

Lo mismo podemos decir de Sir Isaac Newton, (1643,1727) quien fue un gran «científico, físico, filósofo, inventor, alquimista y matemático inglés, autor de los Philosophiae naturalis principia mathematica, más conocidos como los Principia, donde describió la ley de gravitación universal y estableció las bases de la Mecánica Clásica mediante las leyes que llevan su nombre. Entre sus otros descubrimientos científicos destacan los trabajos sobre la naturaleza de la luz y la óptica (que se presentan principalmente en el Opticks) y el desarrollo del cálculo matemático. que dijo que: Hay más señales de autenticidad en la Biblia que en la historia profana alguna. Reconocemos en las escrituras de Dios la más sublime filosofía“.[20] Asi se expresó Sir Isaac Newton de las escrituras sagradas: «Hay más señales de autenticidad en la Biblia que en la historia profana alguna. Reconocemos en las escrituras de Dios la más sublime filosofía”[21]

Tambien Soren Kirkegaard (1813-1855), quien en vida fuera «un prolífico filósofo y teólogo danés del siglo XIX. Precursor del Existencialismo por hacer filosofía del Sufrimiento y la “Angustia” que luego retomaría Martin Heidegger.»[22] Kierkegaard, «quien está considerado una importante e influyente figura del pensamiento contemporáneo »[23] se refirió a las escrituras diciendo«“Como un enamorado lee una carta de su amada, así tienes que leer la Escritura… La Biblia ha sido escrita para mí”»[24]

«Todo evangelio es una literatura teológica que nos permite descubrir la Palabra de Dios y qué es lo que nos quiere decir con ella en nuestra vida personal, así como en el mundo en que hoy vivimos. La belleza de los evangelios radica en que aún siendo escritos hace tanto (s. I) , por personas pertenecientes a comunidades tan disimiles, con problemas, realidades, propias de sus épocas, con una literatura, escritura, tan diversa de la actual, sigue presente como “agua viva”, son mensajes que atraviesan toda época, contexto, realidad y persona. Palabras de vida eterna, palabra de Jesús resucitado.»[25]

Notas

[0] http://foros.monografias.com/printthread.php?t=36984&page=8&pp=10

[1] “Como nos llegó la Biblia”, http://www.scribd.com/doc/7239498/cOmo-Nos-LlegO-La-Biblia

[2] Marcelo Sánchez, Miembro de la Iglesia Presbiteriana de Porto Velho (IPB)Revelación: Extención de la Inspiración  http://reformadoreformandome.wordpress.com/2008/02/23/revelacion-extencion-de-la-inspiracion/

[3] John F. MacArthur hijo, Los Carismáticos – Una perspectiva tradicional ,Ed. revisada y ampliada, p. 52-53, Casa Bautista de Publicaciones,1995,EE.UU.

[4].[5]. Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe S.A.

[6]. Carlos Mraida, Manual de Teología Sistemática, p.34, Escuela de Misión, Iglesia Bautista del Centro, Bs.As.Argentina

[7].John Bailíie. The Idea of Revelation in Recent Thought. (New York: Columbia University Press, 1956), p. 19., citado en ibid

[8]. Bernard Ramm. La Revelación Especial y la Palabra de Dios. (Buenos Aires: Editorial La Aurora, 1967), pp. 11-15., citado en ibid

[9].Guillermo T.Stancil. Apuntes de la materia “Teología Cristiana” (Buenos Aires: Seminario Internacional Teológico Bautista, 1984), p.5., citado en ibid

[10].David Elton Trueblood. Philosophy of Religión. (New York: Harper Brothers, 1957), p.29. citado en ibid

[11] Leon Morris, Creo en la revelación (Miami:Editoiral Caribe,1979),p.12, citado en ibid,p.35

[12].citado en ibid

[13]. citado en ibid

[14] Marcelo Sánchez, Miembro de la Iglesia Presbiteriana de Porto Velho (IPB)La Inspiración Verbal de la Escritura,“The Verbal Inspiration of Scripture” de Doctrine according to Godliness del Rev. Ronald Hanko, pp. 16-17  http://reformadoreformandome.wordpress.com/2008/11/21/la-inspiracion-verbal-de-la-escritura/

[15] Neil R. Lightfoot, Introducción a la Biblia, pág. 26-27,Editorial Mundo Hispano

[16] Ralph Earle, Como nos llegó la Biblia, pág.13,Casa Nazarena de Publicaciones

[17] Citado en John McClintock and James Strong, Cyclopaedia of Biblical, Theological and Ecclesiastical Literature, Baker Book House, 1968, reprint (Grand Rapids, Mich.), II,p. 35, citado en http://www.scribd.com/doc/7239498/cOmo-Nos-LlegO-La-Biblia

[18]. “De cuando Kant perdió la noción del espacio y del tiempo“, http://conde-duque.blogspot.com/2007/05/de-cuando-kant-perdi-la-nocin-del.html

[19]. http://www.laffont.com.ar/options/services/art/biblia.htm

[20]. Wikipedia, Isaac Newton

[21] http://www.laffont.com.ar/options/services/art/biblia.htm

[22]. [23]. Wikipedia, Soren Kierkegaard

[24] http://www.laffont.com.ar/options/services/art/biblia.htm

[25] http://andreabalbontin.wordpress.com/2008/10/24/reflexion-a-la-luz-del-evangelio-segun-san-lucas-12-49-53/

La santidad de Dios

Domingo 3 de Mayo del 2009

La santidad de Dios

Pastor Tony Hancock

Introducción

De niño, Teddy Roosevelt sufría de un gran temor de la iglesia.
Su madre se dio cuenta de que el niño se rehusaba a entrar solo al templo, y descubrió que el temía algo llamado el celo. El decía que se escondía en los rincones oscuros de la iglesia,
listo para atacarlo.

Cuando su mamá le preguntó qué era el celo, él respondió que no estaba seguro, pero pensaba que era un animal grande, como un tigre o un dragón. El había escuchado al pastor leer de la
Biblia acerca del celo.

Su mamá tomó entonces una concordancia y le empezó a leer todos los pasajes que contenían la palabra “celo”. De repente, con mucha emoción, el pequeño Teddy le dijo que leyera de nuevo Juan 2:17: “Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.”

El niño había oído esta frase, y se había imaginado que el “celo” era un animal que vivía en la casa de Dios y que tenía mucha hambre. Ahora bien, nos podemos reír de las ocurrencias de
los niños, pero detrás de este malentendido hay una gran verdad.
Nuestro Dios es un Dios celoso, y su ira puede consumir a los que se burlan de El.

A veces nos imaginamos a Dios como si fuera algún osito de peluche, inofensivo y sentimental. Sin embargo, Jesús es descrito como el león de la tribu de Judá. Cuando el autor C.S.
Lewis buscaba un animal apropiado para representar a Jesús en sus “Crónicas de Narnia”, el león fue el animal más apropiado que pudo encontrar.

El león es un animal majestuoso, pero no es inofensivo ni sentimental. Al contrario: su majestad es feroz, e infunde respeto en quienes lo ven. En la Biblia, quienes se encuentran en la presencia de Dios descubren que El así es también.

Observemos, por ejemplo, lo que le pasó a Moisés cuando se encontró frente a Dios.

Leamos Exodo 3:1-6:

  • “Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios.  Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.  Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro,porque tuvo miedo de mirar a Dios.”

Dios llamó la atención de Moisés con una zarza ardiente. El fuego, asombrosamente, no consumía el arbusto; Moisés se acercó para ver por qué. Cuando Dios le habló de en medio del fuego, se identificó como el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, los patriarcas del pueblo de Dios.

¿Cuál fue la primera reacción de Moisés? ¿Alegría? ¿Risa? ¿Asombro? La Biblia nos dice que Moisés se cubrió el rostro, porque tenía miedo de mirarle a Dios. La reacción de Moisés al
encontrarse frente a Dios fue el temor. Como un niño asustado por los truenos que esconde la cabeza debajo de las sábanas, Moisés escondió su rostro para no ver a Dios.

La santidad de Dios, su perfección, es como una luz que encandila; como la luz del sol, que trae ceguera si se mira directamente. El ser humano que se encuentra frente a esta perfección, como Moisés, queda espantado. Lo mismo le sucedió a Isaías, cuando vio al Señor en su templo.

Leamos Isaías 6:1: “En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.” Isaías recibió una visión del Señor; veamos en el verso 5 cómo respondió: “Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al
Rey, Jehová de los ejércitos.” Isaías dijo: ¡Estoy perdido! Si seguimos leyendo, descubrimos que él tuvo que ser purificado para poder permanecer en la presencia del Señor. Isaías, siendo
profeta y siervo de Dios, se asustó frente a esta muestra de la santidad de Dios.

Aun en la Iglesia primitiva descubrimos lo mismo. Ananías y Safira tuvieron la osadía de mentirle a Dios en medio de la congregación. ¿Qué les pasó? Primero uno, y luego el otro,
murieron al instante. Leamos ahora Hechos 5:5 para ver qué pasó después de la muerte de Ananías: “Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.” Luego, muere Safira; el verso 11 nos dice qué pasó después de la muerte de ella: “Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.”.

¿Lo vieron? Un gran temor vino sobre todos los que enteraron. Estuvieron en la presencia de Dios, y les trajo temor. El Dios que creó este universo, en su perfecta santidad, no puede ser
visto por el ser humano pecador sin que éste quede instantáneamente destruido. Nuestro Dios, dice la Biblia, es un fuego consumidor (Hebreos 12:29).

La santidad de Dios se ve en sus acciones. Cuando Dios le reveló su nombre – es decir, su naturaleza – a Moisés en el monte Sinaí, le habló de su naturaleza.

Veamos lo que le dijo en Exodo 34:5-7:

34:5 Y Jehová descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de Jehová.
34:6 Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; 34:7 que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo
tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.

La santidad de Dios se expresa en su comportamiento. Así como un manantial limpio produce agua pura, la pura santidad de Dios se refleja en sus acciones santas.

Este Dios santo es justo y misericordioso. Es misericordioso, perdonador y amoroso hacia quienes le temen; no se enoja fácilmente, ni es caprichoso. Con los malvados e incrédulos, en
cambio, El se muestra implacable; su castigo se recuerda hasta la cuarta generación.

Si es así, ¿qué clase de ser humano se podría acercar a este Dios santo? ¿Quién puede estar sin temor en su presencia?

Empezamos a encontrar la respuesta en el Salmo 24: 24:1 De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan.24:2 Porque él la fundó sobre los mares, y la afirmó sobre los ríos.24:3 ¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? 24:4 El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño. 24:5 El recibirá bendición de Jehová, y justicia del Dios de salvación. 24:6 Tal es la generación de los que le buscan, de los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob. 24:7 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria. 24:8 ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. 24:9 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria.24:10 ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria. Los primeros dos versículos establecen la grandeza de Dios, y la importancia de poder estar en su presencia. El es Creador de todo lo que hay; la vida verdadera está con El. Esto nos lleva a la pregunta que plantea el verso 3: ¿quién puede estar en su presencia? El autor lo imagina en su trono sobre el monte Sión, en un lugar alto, como se merece su grandeza. ¿Quién puede subir a ese lugar santo y entrar ante Dios, sin ser destruido?

La respuesta está en el verso 4: sólo el que tiene manos limpias y un corazón puro, que no adora dioses falsos – ídolos o imágenes. Las manos limpias representan una vida de justicia, de
pureza y de integridad; lo opuesto a tener las manos limpias es tenerlas sucias por la sangre inocente.

El corazón puro significa que no sólo es cuestión de tener una vida que parece buena por fuera. Los fariseos del día de Jesús tenían eso, pero no era suficiente para que ellos quedaran bien
con Dios. Jesús los comparó con sepulcros blanqueados; por fuera se veían bien, pero por dentro estaban llenos de muerte. Sus corazones no eran íntegros.

De igual modo, no basta con tener las manos más o menos limpias; Dios ve nuestro corazón, y conoce todos sus pensamientos y todas sus intenciones. Ahora bien, si es así, ¿cómo podemos entrar a la presencia de este Dios santo? ¿Quién realmente tiene manos suficientemente limpias, o un corazón suficientemente puro? ¡Les aseguro que yo no los tengo!

Todos hemos pecado; todos tenemos manchas en nuestras manos y en nuestro corazón. Es por este motivo que necesitamos ser purificados. Nuestras manos y nuestro corazón tienen que ser
limpiados para que podamos entrar en la presencia del Señor. ¿Con qué los podemos limpiar? ¿Será suficiente el jabón o el agua?

Sólo hay un detergente con la fuerza suficiente para limpiarnos. Es la sangre. Leamos lo que nos dice Hebreos 9:13-14: “Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de
la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?”. Bajo el sistema del Antiguo Testamento, un sistema temporal, la sangre de los animales purificaba por fuera el pecado de la gente. Ahora, sin embargo, nosotros podemos ser purificados por una sangre mucho mejor, purificados por dentro.

La sangre de Jesús es capaz de purificar nuestro corazón, nuestra conciencia, para que seamos puros por dentro y por fuera. Cuando somos purificados de esa manera, tenemos confianza
para entrar a la presencia de Dios. Esto nos lo dice Hebreos 10:19: “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, …”. Ese Dios que
causaba temor en los corazones de quienes se encontraban en su presencia nos recibe libremente mediante la sangre de Jesucristo.

Quizás tú nunca has sido santificado en la sangre de Cristo.
Nunca has aceptado que esa sangre sea aplicada, por fe, a tu corazón para que El te limpie. En unos momentos vamos a tener un momento de decisión, y te invito a pasar para indicar esa
decisión y orar para que Cristo te purifique.

Muchos de nosotros, sin embargo, hemos sido rociados con esa sangre. Por fe, la sangre de Cristo ha sido aplicada a nuestros corazones. ¿Qué más sigue? Simplemente esto: de la misma manera en que la santidad de Dios se demuestra en sus acciones de justicia y misericordia, El también nos llama a mostrar nuestro corazón santificado mediante nuestras acciones.

En otras palabras, si nuestro corazón ha sido santificado mediante la sangre de Jesús, es imposible que nuestra vida siga siendo la misma de antes. Si nuestro corazón ha sido cambiado,
nuestra vida lo tiene que reflejar. Lo vemos en las cartas del Nuevo Testamento: veamos Romanos 1:7: “a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”, 1 Corintios 1:2: “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos
los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”, 2 Corintios 1:1: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano
Timoteo, a la iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los santos que están en toda Acaya”, Efesios 1:1: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en
Cristo Jesús que están en Efeso”, Filipenses 1:1: “Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos” – podríamos continuar, pero creo que ya lo ven.

Somos llamados a ser ¿qué? ¡Santos! Separados para Dios – diferentes de los demás. Esta santidad no sólo se refleja en un área de nuestra vida. Quizás dices: Yo ya no tomo, así que soy
diferente. ¡Qué bueno! Pero ¿ha sido santificada tu lengua? ¿Tienes una cartera santificada? ¿Las meditaciones de tu corazón son santificadas?

Así como Dios es santo, El nos llama a ser santos en toda nuestra vida. ¿Estás viviendo la santidad que es tuya en Cristo Jesús? ¿Estás mostrando con tu vida lo que eres en tu corazón?
Una vida de verdadera santidad dejará huellas. Una vida de verdadera santidad es imposible de ignorar. Algunos la rechazarán; otros se sentirán atraídos, y querrán saber más. No te conformes con una vida de mediocridad. Tu Dios te llama a ser santo.

Conclusión

Frente a este Dios santo, la primera respuesta es de temor. Pero El nos llama a venir reverentemente y ser purificados por la sangre de su Hijo Cristo. ¿Has sido lavado en su sangre? ¿Has sido purificado? Si no, te invito a venir y ser limpiado. Acércate hoy a la cruz por fe.

También te invito a ti que no estás viviendo en la santidad que Dios te pide. Ven a comprometerte de nuevo con El, a entregarle esa parte de tu vida que has estado guardando. No sigas viviendo a medias. Entrégate de lleno a vivir en santidad. Nunca te arrepentirás.

—————————————————————-

– ¡Visita la página web del Pastor Tony Hancock!
http://www.pastortony.net

Pero nosotros si creemos que Dios existe, ¡claro que si!

Pero nosotros si creemos que Dios existe, ¡claro que si!

Sabemos que El es real, y además, que como me explicaba un amigo español, “Es imposible que Dios sea improbable”

«Se llama contradictorio lo que no puede existir y por tanto es imposible. Es contradictorio que María Antonieta sea a la vez y al mismo tiempo el ciudadano Robespierre. También es imposible que María Antonieta no haya existido o que Robespierre sea un invento de los historiadores. Ambos personajes son figuras del tiempo pasado y por ello mismo, no existen hoy ( por lo menos en carne y hueso)

La existencia y la no existencia nunca son más o menos probables sino que una cosa existe o no existe. Podemos, refiriéndonos a la historia, decir que tal persona existió o no existió pero nunca que existió a medias.

Otra cosa sería que, en una investigación, se trate de documentar la existencia de alguien como Orfeo. Ciertamente lo tendríamos crudo y en el mejor de los casos, diríamos que es improbable que pudiéramos ‘demostrar’ su existencia real. En este caso, lo improbable no es la existencia de Orfeo sino la posibilidad de la demostración.

El cálculo de probabilidades es un método matemático que se desarrolla a partir del Renacimiento y que desde un principio fue pensado para ganar dinero en el juego, mediante la predicción de la mayor o menor probabilidad del que aparezca tal carta o tal número.

Lo gracioso es que Blas Pascal, genio de la matemática y de la física, despues de su conversión, emplease el método de la apuesta para afrontar la existencia de Dios. Pascal se plantea la probabilidad de que Dios exista o no exista y como ese cálculo es imposible porque carecemos de la información suficiente, echa un gran órdago y apoyado en la fe, apuesta por la existencia de Dios. Al fin y al cabo, con Dios se puede ganar mucho, mientras que sin Dios lo que se puede ganar es necesariamente pequeño y fugaz.

El defecto de este método pascaliano es que está pensado según la mentalidad de su tiempo, en el marco de la física y de la matemática y encarando el problema de Dios como un problema de física y matemática. Se ha podido predecir la existencia de cuerpos celestes mediante la estadística de probabilidades puesto que los datos que se manejan: distancias, tiempos, velocidades, son conocidos de antemano. Pero Dios no es un cuerpo celeste que ocupe un lugar concreto en el espacio y según unos parámetros bien conocidos. .

Gorgias afirmaba que lo que no está en el espacio y en el tiempo, no existe. Los matemáticos de toda la vida saben que los teoremas, las figuras geométricas, las leyes de la lógica y la estructura formal del mismo tiempo, no están en ningún tiempo. Dicho de otro modo, el guión de una película no es una película. Tampoco el reglamento del fútbol, es un partido de fútbol, ni las normas de tráfico, son el mismo tráfico. En consecuencia, el concepto de espacio no ocupa espacio y el de Dios tampoco.

Que cosa es Dios, lo definió Kant como la idea de la suma de todas las posibilidades. Sin esa idea, las posibilidades concretas, las alternativas reales, carecen de marco y de contexto. Si no existe lo posible, nada es posible. Por supuesto que la idea de Dios es absolutamente necesaria, aunque solamente sea una idea. Pero sin ella, no solo nada es posible sino que ninguna cosa existente realmente es posible, puesto que todo lo que existe además de existir, es posible.

En resumidas cuentas, la idea de Dios permite entender la posibilidad de lo existente y es la condición para que el ser humano tenga en su horizonte una gama de alternativas que le permiten ejercer su libertad. Una posibilidad incluye un horizonte de alternativas que no trato de predecir sino de producir. La producción libre de lo real se apoya en la conciencia de su posibilidad. Un ser libre es un ser creador y cuanto más libre, más creador

Por lo tanto, concluimos que si Dios no existe, la libertad es imposible y por eso Dios es creador.

«Por último, si Dios es improbable, aceptando el concepto kantiano de Dios, ello equivale a decir, que lo posible es improbable, lo cual es confundir el ámbito de la posibilidad donde no rige el tiempo, del de la probabilidad que permite predecir el futuro. Es imposible que Dios sea improbable

Idiotas musicales: la amusia congénita

Idiotas musicales: la amusia congénita

Posted: 03 May 2009 05:51 AM PDT

Como contrapartida al anterior artículo, Genios idiotas musicales, hoy voy a hablaros de personas que son incapaces de procesar la música con normalidad. Los idiotas musicales.

A las personas que carecen de comprensión musical normal sufren lo que técnicamente se llama amusia congénita, que no debe confundirse con la amusia adquirida, que es la resultante de una lesión cerebral producida en una persona sana. Los que sufren amusia congénita nacen ya incapacitados para las notas musicales.

Pero esta clase de comportamiento anormal del cerebro no fue plenamente documentado hasta 2002, gracias al estudio dirigido por Isabelle Peretz de un paciente que había sido sordo a las notas desde su nacimiento. Hasta entonces, los artículos publicados sobre el tema no eran nada desdeñables pero no cumplían los exigentes modelos experimentales que requiere la ciencia actual.

 

El primero de estos artículos fue publicado en 1878 en la revista de filosofía y psicología Mind por Grant Allen. En él se hablaba de un hombre de 30 años que no distinguía una nota musical de la otra. Allen denominó a esta condición “sordera de notas”, pues la consideraba análoga a la “ceguera a los colores”.

A pesar de que este paciente había recibido clases de canto y de piano, no era capaz de distinguir dos notas de piano consecutivas. Y cuando se le solicitó que cantara God Save the Queen, acertó alguna nota sólo por casualidad.

Curiosamente, el sentido del oído del sujeto era normal. Siempre que los sonidos percibidos no fueran musicales. Por ejemplo, cuando escuchaba un violín, no podía atender correctamente a la melodía porque los ruidos que producían las cuerdas que se retorcían y el frotamiento del arco le incomodaban. Para él era ruido de fondo. Así como le ocurría con un piano, que el sujeto describía como:

una tonada musical con golpes sordos y el sonido de algún mecanismo de alambre.

El informe es un tanto anecdótico desde el punto de vista científico, como también los estudios a gran escala realizados en 1948 y 1980, que concluyeron que entre el 4 y el 5 por 100 de la población británica padecía sordera a las notas.

Ahora empezamos a conocer mejor cómo funciona la amusia congénita y, en retrospectiva, aquellos estudios que incluso se pusieron en duda por completo, adquieren una pátina de verosimilitud que vale la pena tener en cuenta. Tal vez existan más personas de las que creemos que consideran la música un montón de ruido sin sentido.

Más información | Hipocampo.org

Genios idiotas de la música (y II)

Genios idiotas de la música (y II)

Posted: 02 May 2009 09:08 AM PDT

El caso más popular fue el conocido como Eddie. Con 5 años ya tocaban estupendamente el piano. Su aspecto era hueso y quebradizo, y era más pequeño de lo normal. Usaba gafas de gran graduación y tenía dificultades para caminar. Además, sufría ecolalia: cuando se le hablaba, básicamente repetía lo que oía. Cuando Miller invitó a Eddie a tocar el piano, Eddie se transformó frente a sus ojos en una persona completamente distinta.

Eddie había subido rápidamente a la banqueta e, inclinando la cabeza hacia atrás, a la manera de los genios que están siendo invadidos por la inspiración, había dejado que sus dedos bailaran armoniosamente sobre las teclas. Interpretó Noche de paz con una técnica perfecta, y en los bajos sonó una hermosa figura arpegiada. Como los dedos cuarto y quinto de sus dos manos eran débiles, Eddie los usaba reforzándolos con otros dedos, para no perder la firmeza necesaria.

 

Eddie no sólo tocaba perfectamente el piano, sino que sabía improvisar y también reinventar las piezas musicales, arrancándoles nuevos matices inéditos. Es decir, que no aprendía a tocar una pieza mediante la práctica intensiva, sino que simplemente “se dejaba llevar”.

Por ejemplo, Miller interpretó Twinkle, Twinkle, Little Star en clave de sol, de la bemol y de fa sostenido en vez de hacerlo en clave de do, que era lo habitual. Entonces le pidió a Eddie que probara a repetir la pieza. Eddie lo hizo exactamente igual, y no de la forma que presuntamente la hubiera aprendido por repetición. A continuación, Eddie volvió a tocarla de otra forma diferente, añadiendo nuevos acordes de mano izquierda y transportando la pieza a una clave menor, con varias modulaciones inesperadas en su estructura armónica.

Es como si Eddie, un niño de 5 años discapacitado en muchas áreas, incluida la lingüística y la física, comprendiera a la perfección la gramática de la música y, por tanto, fuera capaz de jugar con ella, modularla y darle la forma que le viniera en gana. Eddie captaba la esencia de las piezas musicales.

Miller retrata así un paseo por la calle con Eddie cuando éste ya cuenta con 9 años de edad y su lenguaje, personalidad y capacidades físicas han mejorado ostensiblemente:

Me di cuenta de que un paseo con Eddie es un viaje a través de un panorama de sonidos. Pasa la mano por las verjas de metal para escuchar la vibración; da un golpe en todas la farolas y menciona el tono, si ha sonado limpio: se para a escuchar el estéreo de un coche; mira al cielo para seguir la pista de los aviones y los helicópteros; imita el piar de los pájaros; señala los camiones que pasan traqueteando calle abajo… Si vamos a una tienda, yo apenas me fijo en la radio que suena de fondo, pero él me dice: “Ese hombre está cantando en español”. Si tiene que ver con la comprensión auditiva, Eddie está alerta; y, a través de ese estado de alerta, recibe información de otras muchas clases.

Otro caso sorprendente referido por Miller es el de C.A. Era ciego de nacimiento, a los 6 años se le había diagnosticado un retraso mental grave y su lenguaje era casi ecolálico. C.A. también era agresivo y, hasta los 11 años, necesitaba que lo alimentaran, lo vistieran y lo asearan. Pero si escuchaba cómo alguien golpeaba en la mesa con una cucharilla, C.A. golpeaba con todos los objetos que tenía a mano hasta reproducir exactamente el sonido que había oído.

Poco después aprendió a tocar el acordeón y el piano y empezó a hacer actuaciones con regularidad.

Todos los casos descritos por Miller tenían lo que se llama oído perfecto u oído absoluto: la habilidad de identificar o cantar a petición cualquier nota en un tono determinado.

Que levante la mano quien no ha cantado nunca en la ducha. En el caso de estos genios idiotas descritos con Miller, es probable que se oyeran los aplausos de todo el vecindario cuando ellos salieran del baño.

Más información | El secreto de Zara

Genios idiotas de la música (I)

Genios idiotas de la música (I)

Posted: 02 May 2009 08:51 AM PDT

Todos conocemos a genios de la música. Wofgang Amadeus Mozart es el paradigma excéntrico y genial.

En el otro espectro, con aires más bizarros, está Joe Engressia, un hombre ciego de nacimiento pero con un coeficiente intelectual de 172. Egressia era capaz de emitir silbidos agudísimos a 2600 hercios, lo cual le hizo descubrir a los ocho años que podía efectuar llamadas telefónicas gratuitas. Sus compañeros de clase le llamaban Whistler (Silbador).

La cosa era tal que así: memorizaba los tonos de marcado de las centralitas, que luego reproducía silbándolos al auricular del teléfono para viajar por el mundo a través del hilo telefónico sin introducir nunca ni un solo centavo. Sin embargo, de resultas de los abusos sexuales a los que había sido sometido en su infancia por una monja durante su estancia en un internado, Joe Engressia, tras su paso por la universidad, decidió que siempre iba a contar con 5 años, sustituyendo así su nombre real por el de Joybubbles (burbujas alegres) y fundando la Iglesia de la Eterna Niñez.

 

Joe Engressia falleció de un infarto de miocardio, y se encontró su cadáver en su apartamento, rodeado de juguetes y teléfonos y con una camiseta de Mr. Rogers, el héroe de su serial infantil favorito.

Pero los casos verdaderamente fascinantes, aquéllos que desafían nuestros pobres conocimientos acerca de los orígenes y funciones de la música a nivel evolutivo, son los de los genios idiotas musicales.

“Savant” es un término que proviene del francés y que significa “sabio”. Los idiots savants o pacientes con el síndrome de savant, a los que en español también se les llaman “autistas sabios”, son discapacitados mentales que exhiben una pericia prodigiosa en determinados ámbitos, especialmente artísticos o matemáticos.

Una prueba que apoya la hipótesis de que la música no deriva del lenguaje es la existencia de estos genios idiotas musicales, pues muchos de ellos desarrollan sus extraordinarias habilidades musicales en ausencia de lenguaje o, al menos, del conjunto completo de capacidades que constituyen el lenguaje.

A la espera de hincarle el diente al apetecible libro que Oliver Sacks ha escrito sobre la música y el cerebro, Musicofilia, de momento debo decir que el texto más interesante sobre este tema es de un psicólogo de la Universidad de Illinois especializado en discapacidad infantil llamado Leon Miller. En su libro de 1989, Musical Savants: Excepcional Skill in the Mentally Retarded, Miller expone las historias clínicas de varios niños con unas capacidades inauditas para la música que, sin embargo, sufrían algún tipo de retraso mental.

En el siguiente post os contaré alguna de estas extrañas historias. 

¿Pueden los sacerdotes católicos perdonar pecados?

¿Pueden los sacerdotes católicos perdonar pecados?

 

por Pablo Santomauro

La iglesia católica enseña que si bien solamente Dios puede perdonar pecados, le ha placido a Dios hacerlo por medio de la Iglesia Católica [Catecismo, 1441,1445]. En consecuencia, es responsabilidad del sacerdote juzgar al pecador. El “Padre” debe hacer varias preguntas antes de establecer la seriedad del pecado y la culpabilidad de la persona, para luego discernir si el pecador está verdaderamente arrepentido y decidido a no repetir el pecado. Basado en estos datos y su criterio, el sacerdote decide si perdonar o  no perdonar al pecador. En la práctica, el sacerdote ni siquiera le da vueltas al asunto y termina siempre perdonando al individuo y la farsa llega a su fin.

El pasaje bíblico que la Iglesia Católica usa para apoyar esta doctrina es Juan 20:23, en las palabras de Jesús mismo:

…habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.

La Iglesia de Roma enseña que estas palabras del Señor dan a los sacerdotes el poder para juzgar y perdonar a los cristianos que han caído en pecado. ¿Es este verso correctamente interpretado por la Iglesia Católica? No. Como Warren Wiersbe dice, “Juan 20:23 jamás puede ser interpretado como que Jesús le dio a un grupo selecto de gente el poder de perdonar pecados y permitir que la gente entre en el cielo. No existe una élite espiritual para tratar con los pecados del mundo”. Estas son las razones:

1) Sólo Dios puede perdonar pecados. El perdonar pecados es parte de la naturaleza o esencia de Dios, un atributo incomunicable, tan incomunicable como lo es su Deidad. Sólo Dios conoce el corazón y puede saber a ciencia cierta quién se arrepiente genuinamente.

2) Ni aun Dios puede perdonar pecados arbitrariamente. El perdón de los pecados se da sólo por medio del sacrificio de Cristo en la cruz. Aun en el Antiguo Testamento la persona era perdonada como un adelanto (a crédito) por la futura obra de Jesús, su vida y su muerte. De ésto se deduce que para que una persona pueda ser perdonada por Dios, la persona debe “estar en Cristo” – haber nacido de nuevo – y ésto sólo lo puede saber Dios en última instancia. Por lo tanto, ningún hombre puede tener la autoridad para perdonar pecados, debido a su naturaleza finita y pecaminosa.

3) El erudito del idioma griego, Julius Mantey, estableció ya hace algunos años la fuerte posibilidad de que el texto de Juan 20:23 haya sido alterado para justificar la absolución sacerdotal. La traducción del griego original debió rendirse en la última parte: “les han sido retenidos [los pecados]”, en lugar de ………. Mantey agrega que el texto indica que los apóstoles y el resto de los discípulos presentes (Lc. 24:46-48 – pasaje paralelo) deben tratar como perdonados sólo a los que han sido perdonados por Dios [1]. En otras palabras, no debemos andar por ahí llamando “hermano” a cualquiera.

 Otros puntos que pueden ser de peso para demostrar que la interpretación católica es forzada:

 

a.     A través del Antiguo Testamento vemos que tanto David (Sal 32:5), como Nehemías (Neh. 1:4-11), Daniel (Dn. 9:3-19) y Esdras (Esd. 9:3-19) confesaron su pecado directamente a Dios. No hubo un sacerdote, ni un ritual ni un sacramento de por medio. Sólo hubo hombres quebrantados confesando frente a su Creador. Cuando llegamos al Nuevo Testamento vemos que los cristianos también podemos venir directamente a Dios a confesar nuestros pecados (He. 4:16; 1 Jn. 1:9; 2:1,2). Los confesionarios son un desperdicio de madera.

 

b.    Una preguntas interesantes para nuestros amigos católicos serían: ¿Cómo es posible que un cura juzgue a un individuo desconocido o anónimo (al que ni siquiera puede ver con claridad) basado en una conversación de unos pocos minutos? ¿Cómo puede un hombre discernir el corazón de otro hombre y medir la seriedad de su pecado, su grado de culpabiliad y la profundidad de su arrepentimiento, y luego asignar la reparación necesaria para satisfacer la justicia divina? ¿Quién es el único que puede perdonar perdonar pecados (Mr. 2:7)? [2]

 

c.     Lo más aberrante de todo este sistema católico-romano es la negación total de la suficiencia del sacrificio de Cristo en la cruz. Según el Catecismo Católico, luego de ser perdonado el pecador debe cumplir con las penitencias que le impone el confesor. Actos de penitencia como rezos especiales, ayunos, auto-privación, dar dinero a los pobres, etc., son asignados al feligrés [Catecismo, 1460]. Algunos católicos participan en actos extremos como auto-flagelación, el uso de ropas que causan dolor, cadenas con púas, caminar de rodillas hacia una capilla o iglesia, y dormir en un piso de piedra. La Biblia, por el contrario, enseña que Cristo satisfizo completa y perfectamente la pena de todos nuestros pecados en la cruz (1 Jn. 2:2). La idea católica de la confesión y penitencia es equivalente a decir que la sangre de Cristo es insuficiente y que Dios requiere más de nosotros, lo que por ende convierte a la persona en su propio salvador, al menos en parte.

 

Terminamos mencionando otro aspecto lamentable del sacramento de la penitencia. ¿Cuál es la impresión del pecador una vez que confiesa un pecado serio y el sacerdote le dice que puede hacer expiación simplemente con unos pocos Ave Marías y Padre Nuestros? El pecador puede llegar a la conclusión que pecar contra Dios no es una ofensa grave. <>

 

 

 

Referencias:

 

1)      Evidence that the Perfect Tense in John 20:23 and Matthew 16:19 is mistranslated,  Julius Mantey, Journal of the Evangelical Theological Society, Vol. 16, No. 3, Summer  1973, pp 129-138.

2)      James  G. McCarthy, The Gospel According to Rome, pp 82-83.

Anteriores Entradas antiguas