Nada tiene sentido en Biología si no es a la luz de la Evolución parte 1

Nada tiene sentido en Biología si no es a la luz de la Evolución parte 1

Theodosius Dobzhansky
Presentación

La reciente publicación de la secuenciación del genoma humano y otros seres vivos de interés en investigación ha puesto de manifiesto la necesidad de replantear las bases del proceso evolutivo. En este sentido aquí se editan una selección de trabajos de los alumnos de la asignatura “Origen y evolución del hombre”, impartida por el Profesor Máximo Sandín del Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid. En estos trabajos se valoran las distintas hipótesis, desde la aparición de la vida en la tierra hasta la evolución del hombre. Tal esfuerzo tiene como objetivo que los alumnos hagan una profunda reflexión sobre la evolución, sus planteamientos y su historia desde la publicación de “El origen de las especies”. Con ello se pretende fomentar una visión crítica sobre los temas relacionados con la evolución y sus implicaciones en otras áreas como la biotecnología, la gestión del medio ambiente, la terapia génica, etc. Aspectos que tienen todos ellos gran trascendencia en la formación de los actuales estudiantes de las licenciaturas en ciencias de la vida y la salud y que, además, tienen una gran repercusión en la sociedad. También se pretende enseñar a nuestros alumnos, con la práctica de la publicación, a comunicar los conocimientos adquiridos.Se dice que este siglo XXI va a ser el de la Biología, en este sentido nada mejor que contribuir ya con las aportaciones de aquellos que con seguridad van a tener la responsabilidad de que así sea. Lo escrito aquí por los alumnos pretende continuar un debate que se augura largo y, como no podría ser de otra manera, esclarecedor. Las aportaciones científicas actuales, sus datos, hablan por sí mismos y ponen de manifiesto la necesidad de emprender, si no lo hemos hecho ya, el camino hacia una nueva Biología.Para terminar resaltar el patrocinio de la GEB (Grupo de Estudiantes de Biología) de la UAM, especialmente Ana Peropadre, Paloma Fernández y José Manuel Pérez, que han empleado su tiempo y esfuerzo en la coordinación y edición de esta publicación. P. Del Castillo

INDICE

• Genes y dinosaurios: conjeturas sobre la evolución. 3

• Estudio sobre el origen de la vida 36

• Dogma. 51

• Evolución: Orígenes y futuro abierto. 72

• Los memes: Teoría de los memos. 97

• Una crítica a ninguna parte. 107

• Homínidos: El origen del hombre. 141

• Darwin, darvinismo y sociedad. 158

• Cierre 178

• Agradecimientos 179

“GENES Y DINOSAURIOS: CONJETURAS SOBRE LA EVOLUCIÓN”

– Daniel Heredia Doval –

Prefacio

Desde la primera célula hasta la actualidad los seres vivos han sufrido una serie de remodelamientos históricos que dan origen a la biodiversidad. El proceso evolutivo ha tratado de ser explicado desde hace más de un siglo por la teoría darvinista y su derivada teoría sintética, pero ahora ante la aportación científica de nuevos estudios sobre genética, paleontología y biología en general pueden desmoronarse sus bases teóricas.

En este trabajo se presentan las ideas sobre la evolución que he podido relacionar de distintos científicos, así como aportaciones personales y datos empíricos obtenidos de fuentes en principio objetivas. A partir de unas proposiciones teóricas sobre los mecanismos de cambio y aparición de las especies (argumentados con datos sobre genética general) se pretende desarrollar como ejemplo significativo un fragmento de la historia evolutiva que despierta gran interés general: la historia de los dinosaurios. De esta manera, este documento se divide en dos partes diferenciadas, una primera sobre el posible funcionamiento de la evolución; y una segunda que analiza y relaciona con lo anterior momentos fundamentales de la historia de estos animales singulares, que está marcada por circunstancias y eventos muy significativos desde su aparición, como es el origen de las aves y la extinción en el límite K-T.

Por último, quiero agradecer a mi estimado compañero Arturo Sastre su colaboración en la realización de este trabajo tanto a nivel crítico como bibliográfico, de manera que este trabajo no hubiese sido el mismo sin su ayuda.

Espero que este documento satisfaga la curiosidad de todo el que lo lea y le acerque un poco más a un tema tan antiguo como interesante.

Los Genes y la Evolución

-I- Notas sobre genética

– El ADN y los Genes –

El ácido desoxirribonucleico o ADN es una larga molécula portadora de la información genética que define a un organismo. La estructura del ADN se define como una doble hélice, a modo de escalera de caracol. El ADN es un polímero de unidades menores denominadas nucleótidos. Un nucleótido está formado por un residuo de monosacárido (desoxirribosa), una molécula de ácido fosfórico y una base nitrogenada que puede ser adenina (A), timina (T), citosina (C) o guanina (G). Estas bases se encuentran enfrentadas entre sí (con las de la cadena opuesta) según el principio de complementariedad de bases: Adenina siempre enfrentada con timina y citosina con guanina. El ADN se replica (de forma semiconservativa) en cada división celular. El fragmento de ADN que posee información para producir un polipéptido recibe el nombre de gen. Los genes son transcritos a ARN para realizar la síntesis de proteínas. Tres bases concretas de este ARN mensajero (y del ADN en consecuencia) corresponden a un aminoácido en concreto siguiendo un patrón de correspondencia: el código genético. El código genético es universal para todos los seres vivos y es degenerado, es decir, distintas combinaciones de nucleótidos pueden corresponder a un mismo aminoácido. A groso modo, el ARNm se traduce a proteína por la acción de los ribosomas, y de otro tipo de ARN, el transferente, que porta los aminoácidos. El proceso de transcripción y traducción en eucariotas no es lineal, sino que existe regulación y retroalimentación en los procesos. Se llama genoma a la secuencia de ADN total de una especie, que presenta partes codificantes activas y segmentos que no se traducen a proteínas. En eucariotas los genes no tienen una consistencia lineal, sino que están fragmentados por secuencias no codificantes que reciben el nombre de intrones (a las partes del gen se les llama exones). Cuando un gen eucariótico se transcribe a ARN este último es segmentado por los lugares de separación entre intrones y exones de manera que se eliminan los intrones. A este proceso se le denomina Splicing.

– Las Mutaciones –

Una mutación es un cambio en la información genética de un individuo. Estos procesos pueden ser espontáneos (producidos por errores en la replicación de manera aleatoria) o inducidos por agentes físicos y químicos mutágenos. Las mutaciones espontáneas son eventos raros en la naturaleza y es difícil obtener un gran número de mutantes para estudiar de poblaciones naturales. Las mutaciones pueden ser de distinta índole: hablamos de mutaciones puntuales cuando es afectada una base y su complementaria (transiciones y transversiones), delecciones cuando se elimina un fragmento de ADN y duplicaciones cuando se repite. También se producen alteraciones en niveles de organización superiores: cambios estructurales en cromosomas, cambios de “Genes y dinosaurios” número (trisomias) y poliploidias. Existen “hot-spot” mutacionales en el genoma, donde la tasa mutacional es mayor que en otras partes del ADN, los distintos agentes mutágenos deben tener distintos “hot-spot” específicos.Desde el punto de vista evolutivo neodarwinista las mutaciones puntuales son las que tienen valor evolutivo debido a que los cambios que producen permiten postular un proceso gradualista de origen genético. Debido a las propiedades del código genético las mutaciones puntuales pueden ser neutras, es decir, no provocan ningún cambio en la proteína final ni en el organismo.Los seres vivos presentan sistemas de reparación del ADN para impedir que éste sufra variaciones. Diversos enzimas de reparación se ocupan de este trabajo. La proteína HSP90 inactiva las mutaciones de un individuo, proceso que se denomina tamponamiento mutacional.

– Las Duplicaciones –

Una duplicación es una repetición de un fragmento de ADN. Estos sucesos pueden ocurrir por errores en la replicación, pero también por recombinaciones desiguales entre cromátidas y por la acción de retrotransposones (ver más adelante). Estas duplicaciones pueden divergir, por procesos mutacionales y recombinatorios, formando familias de genes. Estos genes pueden separase por translocaciones de los cromosomas o permanecer juntos formando agrupamientos (Clusters). Los miembros de estas familias de genes normalmente tienen funciones similares o iguales, pero pueden expresarse en distintos momentos o tipos celulares (como los de las actinas). Los agrupamientos de repeticiones (en tandem) favorece la producción de productos celulares con gran demanda (como las histonas y el ARN ribosómico).

Las subunidades de hemoglobina proceden de este tipo de procesos de duplicación y divergencia.

Los genes Hox son responsables del desarrollo embriológico de todos los animales. Estos genes determinan los diferentes segmentos de un cuerpo regulando a otra serie de genes estructurales específicos que repiten el proceso a modo de cascada. Cada gen Hox está ligado a un segmento concreto y existe cierta jerarquía genética entre estos. Los genes Hox pueden constituir una familia de genes producida por duplicaciones y divergencia. La importancia de la duplicación de un Hox es fácil de imaginar cuando se piensa en un miriápodo (como un ciempiés).

– Elementos móviles –

En los genomas hay distintos elementos capaces de mover su información en distintos niveles. La posición que un gen ocupa en el genoma infiere en su expresión y en las complicadas relaciones que establecen las proteínas en las células. Los transposones son secuencias de ADN intracelular que codifican proteínas para su transposición y para el genoma en que residen (ADNpolimerasa, regulación de genes adyacentes…) Los transposones se mueven directamente desde un lugar a otro o bien por inserción de copias pudiendo causar delecciones o inversiones.

Poseen mecanismos para limitar su transposición. El secreto de su movilidad reside en las secuencias que codifican enzimas transposasas en sus extremos. Los retrovirus son unas partículas infectivas que presentan una cápsida proteica protegiendo a una molécula de ARN monocatenario que se replica por intermediarios de ADN y una enzima de trascripción. Los retrovirus experimentan un ciclo reproductor que recibe el nombre de ciclo lisogénico: El virus penetra en la célula, transcribe su ARN a ADN (por medio de la enzima transcriptasa inversa y componentes celulares) e inserta su información en el genoma del huésped, permanece en quiescencia hasta que un estímulo externo reinicia su actividad reproductiva sintetizando copias que finalmente abandonan la célula hospedadora. Los retrovirus que se integran en la vía germinal (las gónadas) permanece en el genoma como un provirus endógeno y éste se comporta como parte del material genético del organismo.

Frecuentemente durante el proceso de inserción los retrovirus se recombinan con secuencias celulares y pueden cambiar las propiedades del organismo. Los retrovirus endógenos forman el 8% del genoma y desempeñan papeles fundamentales en él (la enzima telomerasa es una transcriptasa inversa).Los retrotransposones son secuencias que se movilizan dentro del genoma por medio de copias de ARN intermediario (no pueden moverse como los transposones) que se reinserta retranscribiéndose a ADN en un lugar distinto; generando frecuentemente repeticiones cortas en los lugares de inserción. No pueden pasar a otros genomas porque no son capaces de generar partículas infectivas, a diferencia de los retrovirus. El origen de estos elementos, de al menos uno de los dos grupos en que se dividen, se atribuye a retrovirus que han perdido la capacidad infectiva.

Los plásmidos son moléculas de ADN bicatenario extracromosómico presentes en procariotas. Carecen de fases extracelulares y pueden insertarse en el cromosoma bacteriano y adquirir nuevos genes. Tienen un control autónomo de su replicación y aportan la información necesaria para la conjugación bacteriana que permite el intercambio directo de plásmidos y genes entre procariotas. Pueden conferir nuevas características a los organismos como nuevas capacidades nutricionales, actividad patógena o resistencia a los antibióticos.

– Exones y el Splicing alternativo –

Los exones son segmentos de ADN que se eliminan de los ARNm de los genes eucarióticos. Mitocondrias y cloroplastos presentan intrones, pero son muy raros en procariotas. Los genomas están repletos de secuencias no codificantes altamente repetitivas, pero no se sabe la importancia real de esta alta proporción cromosómica.

Los intrones son escindidos del ARNm por el proceso de splicing. La mayoría de los genes interrumpidos se transcribe a ARNm de solo un tipo. Pero los ARN de algunos genes pueden seguir un proceso de splicing alternativo, donde un solo gen puede originar más de una secuencia de ARNm. El tránscrito primario es cortado en más de un sitio y algunos exones internos pueden ser sustituidos o eliminados. También puede ser determinado por el uso los diferentes lugares de iniciación y terminación que altera el proceso de splicing. En algunos casos los múltiples productos son sintetizados en la misma célula; pero en otros casos el proceso es regulado de manera que los procesos particulares de splicing solo ocurren bajo condiciones particulares. La determinación del sexo en Drosophila melanogaster y algunos procesos inmunitarios envuelven mecanismos de splicing alternativo.

– Epigenética –

Cuando un factor ambiental afecta la expresión génica sin variar la secuencia del ADN y permanece una o varias generaciones hablamos de epigenética. esta manera genotipos iguales pueden dar fenotipos distintos en entornos diferentes. Esta regulación ambiental hace que se expresen caracteres que no aparecerían ante otros estímulos. El splicing alternativo y los sistemas de tamponamiento mutacional se ven afectados por factores ambientales. Cuando La HSP90 es inactivada salen a la luz las mutaciones tamponadas del organismo,
con lo que un descendiente puede ser considerablemente distinto a sus progenitores en una sola generación.

La información del genoma y el control epigenético determinan el desarrollo embriológico de un organismo. Los cambios producidos por factores externos pueden ser finalmente asimilados por los seres vivos. Agentes químicos (ácido retinoico en ranas Xenopus), físicos (temperatura en reptiles) y biológicos (virus y bacterias) pueden provocar respuestas en el desarrollo del embrión.

-II- Visión personal de la evolución

– La caída de un dogma –

En 1859 Charles Darwin (1809-1882) publicó su libro El origen de las especies Esta obra cambiaría la forma de ver la vida para millones de personas. Y es que hace ya más de un siglo que se formuló la teoría de la selección natural y aún sigue siendo, con variaciones, la más aceptada por los científicos de todo el mundo. Estas variaciones son el resultado de combinar los conocimientos más recientes de la genética con la teoría darvinista generando así la llamada teoría sintética o neodarwinista.

Según la teoría sintética la evolución comienza con un cambio en el organismo a escala microscópica: una mutación. Las mutaciones son variaciones en la “Origen y evolución” información genética de los seres vivos producidas por diversos agentes externos o de manera espontánea, siendo el material genético el elemento que contiene toda la información de nuestro organismo, por tanto una alteración de
éste puede crear una notable anomalía en el ser vivo a nivel macroscópico.

Cuando un ser vivo anómalo entra en contacto con su medio es cuando se produce la llamada selección natural. En esta entran dos factores en juego: la mutación y el entorno; cuando una mutación es apta para el medio en el que vive es probable que el ser sobreviva, siendo cuanto más apta a su medio, mayores las posibilidades de supervivencia, si por el contrario la mutación no es apta el organismo es eliminado. Si el organismo sobrevive y se reproduce su información genética, incluida su mutación, pasaran a sus descendientes,propagando su anomalía.

Cuando en una población aislada de cierta especie acumula una serie de mutaciones benéficas llegará el momento en el cual si tratamos de cruzar un individuo de dicha población con uno de otra población que eran de la misma especie es probable que su descendencia sea estéril, en ese caso se considera que son especies diferentes, siendo así la manera en la que actúa la evolución. El párrafo anterior lo escribí hace tres años para un trabajo sobre el límite KT.

De esta manera explicaba el funcionamiento de la evolución, y así introduzco ahora las bases de la teoría neodarwinista que me dispongo a evaluar. El azar es uno de los puntos clave del neodarwinismo, tanto a nivel mutacional como ambiental (en el sentido del beneficio que puede aportar una anomalía depende del entorno) Sin embargo, es curioso que mientras los matemáticos, que proporcionan los modelos empíricos del resto de las ciencias, discuten en este momento si realmente existe el azar con sus complicados modelos sobre el Caos mientras, los biólogos, basan sus teorías con total seguridad en un modelo azaroso (por ejemplo los relojes moleculares).

Las mutaciones ocurren raramente en la naturaleza, y contando con que la mayoría son perjudiciales o neutras, la tasa de aparición de estos fallos beneficiosos debe ser muy baja, más si tenemos en cuenta los mecanismos que los seres vivos se empeñan en desarrollar para que no ocurran. No me parece arriesgado suponer que para que el modelo sintético se cumpliese el tiempo de la historia evolutiva y la frecuencia con la que aparecen las mutaciones debería ser muy superior a lo que observamos en la realidad.

La teoría neodarwinista dicta que los ejemplares más aptos son los que sobreviven y transmite sus características genuinas y esto lo convierten en motor evolutivo. Pero si se mira detenidamente la acumulación de mejoras de pequeño nivel y de distinta naturaleza en una población lo que provocaría es una variabilidad de genotipos completamente viables y similares, que al igual que los procesos meióticos (incluidas las recombinaciones), sirven para tratar de asegurar la supervivencia de la población ante un factor agresivo común. Los supervivientes a estos procesos, selectivos si se desea llamar así, siguen siendo morfotipos de la especie original que como mucho puede desembocar en na especiación de bajo nivel taxonómico (esto es poco relevante puesto que el criterio de especie no es determinante), lejos de las grandes innovaciones que caracterizan a la evolución.

El gradualismo es un concepto evolutivo que no se corresponde con los datos que aporta el registro fósil (como pusieron de manifiesto Eldredge y Gould en “Origen y evolución” 1972) ni con los modelos genéticos actuales (las repeticiones en tandem, los sistemas de taponamiento mutacional, los elementos móviles…) ni siquiera con su propio modelo, porque es difícil pensar en la eliminación progresiva de
morfotipos por competencia (sin efectos de cuello de botella como en el párrafo anterior).

Finalmente los experimentos de ingeniería genética llevados a cabo en las últimas décadas están aportando datos realmente inesperados (clones con morfologías distintas o genes que codifican distintas proteínas según la especie) que no se ajustan con el modelo esperado en el que un estático genoma que solo se ve afectado por pequeñas mutaciones y un código genético común a todos los seres vivos en cualquier condición ponen de manifiesto que las cosas no son tan sencillas como “el pez grande se come al chico hasta que solo hay peces grandes”.

– Macroevolución y microevolución –

Por lo que he podido observar, a muchos científicos les gusta discernir entre macro y microevolución para explicar la biodiversidad actual y a través de la historia. La primera está bajo discusión, pero a groso modo sería igual que el primer modelo que se expone a continuación, para la segunda se admiten los criterios neodarwinistas.

Personalmente, he llegado a la conclusión de que pueden existir tres niveles de diferenciación con mecanismos diferentes de actuación, que darían lugar a lo que podríamos denominar especiaciones de distinto orden.

El primer mecanismo, de nivel superior si se desea, sería el que produciría una especiación de primer orden, esto serían las especies fundadoras de nuevos reinos, filos, clases y órdenes; especies con grandes innovaciones y distintas del resto de sus antecesores. La aparición de estos nuevos seres se produciría (y así lo corrobora el registro fósil) tras un suceso de extinción masiva, producido por grandes cambios en el entorno independientemente del detonante. Así pues, en estos momentos cruciales de estrés ambiental podrían producirse grandes cambios en los genomas de los seres vivos coetáneos imposibles en condiciones de extasis ambiental. Los fenómenos de los que hablo son situaciones realmente nocivas como es el aumento de la concentración de oxígeno (entonces tóxico) en el precámbrico, las grandes glaciaciones o el
brutal paso del límite K-T. Estos factores físicos y químicos pudieron (de hecho algunos lo hacen en condiciones de laboratorio) desencadenar durante el desarrollo embriológico de los especimenes procesos como: Duplicaciones en tandem de genes, segmentos de ADN. Las subunidades de la hemoglobina y las familias de sus genes proceden de duplicaciones y divergencias. La duplicación de un gen Hox puede originar metámeros de un segmento.

• Aumento en la tasa mutacional de los “hot-spot” del genoma.

• Destaponamientos mutacionales. Proteínas como la HSP90 se encargan de inactivar las mutaciones de un organismo, pero cuando se inhibe salen a la luz todas las variaciones ocultas al mismo tiempo y se mantienen en los descendientes.

• Translocaciones y sobrecruzamientos desiguales de cromátidas, así como poliploidias aumentan la capacidad informacional del genoma.

•Activación de elementos móviles transponibles (transposones, retrotransposones y retrovirus endógenos) pueden insertar más copias de sus secuencias en lugares distintos del genoma.
• Recuperación de la capacidad infectiva de los retrovirus endógenos. Pueden realizar copias de sí mismas y sintetizar cápsidas para unirse al material genético de otro organismo. Los retrovirus desempeñan funciones dentro de los genomas, con lo cual al insertarse en un nuevo organismo le confieren nuevas propiedades.

La aparición de genes iguales en especies muy separadas evolutivamente se debe a este proceso.

• Asimilación de retrovirus no endógenos. Produce un aumento de la capacidad informacional del genoma y provee al organismo de módulos funcionales. La enzima Telomerasa es una transcriptasa inversa (enzima típica de los retrovirus para convertir su ARN en ADN).

• Aumento en la frecuencia de conjugaciones bacterianas (intercambio de plásmidos) Esto explicaría la alta adaptabilidad de los procariotas y la resistencia cada vez mayor a los antibióticos.

Todos estos procesos generan grandes cambios a nivel genotípico y fenotípico en un lapso de tiempo inimaginable por los procesos mutacionales corrientes. Al estar inducidos por el ambiente (lo que es bastante distinto del azar, pues es estudiable y predecible) las variaciones se producen sobre camadas, puestas o incluso generaciones enteras. Es intuitivo pensar que si una simple mutación génica puede ocasionar grandes problemas a un individuo estos procesos deberían ser mortales en una proporción mucho mayor, y lógicamente así debió ser porque entonces no hablaríamos de extinciones masivas. Así pues, un gran numero de individuos y especies se desvanecerían para siempre sin llegar siquiera a eclosionar (todos los intentos fallidos desaparecerían sin dejar ninguna evidencia fósil) dejando el mundo a los individuos que no fueron afectados (al menos en gran medida) por estos procesos, ya sea por incompatibilidad genómica, por defensas específicas de la especie o incluso por su etología; y a los pioneros supervivientes de las nuevas castas. El hecho de que unos vivan y otros mueran no es una selección: es una eliminación de combinaciones inviables.

El segundo mecanismo, nivel medio por no cambiar el criterio, sería el responsable de las especiaciones de segundo nivel, que correspondería a las especies fundadoras de subórdenes, superfamilias y familias. Las variaciones entre los nuevos especimenes y sus progenitores son menores, aunque claramente visibles (todo el mundo sabe distinguir una tortuga de un cocodrilo).
Estos cambios morfológicos se producirían en situaciones menos bruscas que las anteriores (por ejemplo las dos extinciones del jurásico) o en periodos de larga inestabilidad ambiental (como el cretácico) y por lo tanto sus efectos tanto constructivos como destructivos serían menores. La atenuación de los mecanismos propuestos para el nivel superior evolutivo se vería complementada, aunque no compensada, por mecanismos epigenéticos que no precisan tanta brusquedad, como son el splicing alternativo de proteínas, las variaciones en centros promotores y los cambios en la temperatura ambiental, lo cual es frecuente en la historia de la Tierra, que afecten al desarrollo embriológico (el sexo de los reptiles por ejemplo), entre otros.

El tercer mecanismo, de nivel inferior o adaptativo, haría referencia a las diferenciaciones entre géneros y especies de una misma familia tercer orden). Los individuos de este ultimo nivel son tan parecidos entre sí (actualmente) que muchas veces plantean serios problemas a los axónomos.

Estas diferencias son el resultado de distintas adaptaciones que adquieren las poblaciones de un organismo inicial (generado por una especiación de primer o segundo orden) al entorno, especializándose en un nicho ecológico concreto.

Este proceso, más demográfico que evolutivo, puede explicarse por la dinámica de poblaciones y el aislamiento génico, que tanto le gusta a los neodarwinistas; así como las reacciones del genoma al ambiente (temperatura, alimentación, espacio).

El origen de la vida –

Los criterios anteriores pueden ser válidos para organismos ya formados, pero la aparición de la primera célula es algo completamente distinto. Oparin propuso la formación de moléculas orgánicas a partir de inorgánicas en los primitivos océanos terrestres, esta hipótesis fue probada más tarde por distintos científicos generando unas situaciones similares a las supuestas en esos tiempos. No obstante actualmente hay mucha controversia sobre las condiciones reales de nuestro planeta en esa época (y con todas las recreaciones se obtienen partículas orgánicas). Aún admitiendo la formación de moléculas orgánicas a partir de inorgánicas y energía en la tierra, esto no soluciona para nada la aparición de la vida. R. Dawkins propuso que la aparición de los ácidos nucleicos conllevaría el comienzo de una lucha que dura hasta nuestros días: la lucha del ADN egoísta. Los ácidos nucleicos tienden a aparear sus bases formando copias inversas de la cadena lineal según el principio de complementariedad de bases, Dawkins propuso que las distintas cadenas de “Genes y dinosaurios”

ADN originales empezarían a copiarse agotando los nucleótidos libres del “caldo primigenio” hasta el punto de despolimerizar a las cadenas menos estables para su propio beneficio, el resultado: un océano de compuestos bioquímicos estables rabiosos por aprovecharse del prójimo que sucumbiría ante la aparición del primer ADN dentro de una vesícula protectora que daría origen (gradualmente) a la primera célula. Esta visión competitiva del origen de la vida no me resulta convincente: valga que las moléculas orgánicas puedan producirse a partir de inorgánicas, pase que los nucleótidos formasen espontáneamente cadenas de ADN que tendiesen a ser estables, incluso podría ser que alguna cadena acabase accidentalmente dentro de una membrana; soy capaz de imaginar todo esto (que ya es), pero que de una simple vesícula se
origine la célula más simple del mundo es un paso que ni el autor de esta extravagante hipótesis se atrevió a desarrollar en su libro “El gen egoísta”. De hecho es realmente difícil imaginar un origen gradual para algo tan tremendamente complejo como es una célula (en la que todos los sistemas están interrelacionados): la aparición de ribosomas, del proceso de traducción de proteínas (y del código genético), los sistemas de división celular y del metabolismo son solo algunas características fundamentales que hacen que una célula sea lo que es: un ser vivo.

Algunos científicos apoyan la idea de un origen extraterrestre de la vida. Las difíciles condiciones que tenía la Tierra para la aparición de la vida y el continuo bombardeo de asteroides sobre la superficie harían de la Tierra un lugar inhóspito para la aparición de la vida. Además la polémica aparición de pequeños bastoncitos similares a bacterias fosilizadas en el interior de un pequeño meteorito de origen marciano (catalogado como ALH84001, para más datos) apoyaría esta hipótesis. Así pues, la vida pudo originarse en otro (u otros) punto del universo donde las condiciones (o incluso las leyes físicas) fuesen más propicias para este fenómeno y estos, ya completos, seres vivos acabasen en nuestro planeta por el impacto de un meteorito procedente de este hipotético lugar (algunos microorganismos extremófilos podrían superar este viaje). El experto en microfósiles W. Schopf afirma, en relación con la aparición de cianobacterias fósiles de hace 3.460 millones de años yacimiento:

“Este yacimiento nos dice que la vida se desarrolló muy lejos, muy rápido y muy pronto” (National Geographic. Edición especial: El origen de la vida sobre la Tierra). La idea de un origen extraterrestre para la vida me resulta extravagante y atractiva, también me lo parece la idea de una guerra de estabilidad química en nuestros océanos, pero me resulta más factible el pensar que la vida se origino en unas condiciones que no podemos imaginar y resignarse a buscar más pistas que contar batallitas bioquímicas que se desmoronan en la parte interesante de la historia.

Respecto al otro gran hito en la historia de la vida, el origen de la célula eucariota, prácticamente todo el mundo admite la innovación explosiva de la endosimbiosis de Margullis. Esta idea propone que la fusión de dos procariotas (una eubacteria y una arqueobacteria) proporcionaría las bases para un primer esbozo de eucariota que se completaría con la simbiosis establecida con otros procariotas que darían lugar a los típicos orgánulos eucariotas. No obstante, ¿cuándo, en cuánto tiempo y cuántas veces pudo producirse este evento?, es más ¿pudieron producirse más tipos celulares básicos que los que ahora conocemos? Esta última pregunta me fue contestada hace tres años con una negación por parte de mi profesor de biología, afirmando que la aparición de un único tipo celular ya era algo increíble como para que se produjese más veces.

Ahora sé que lo único realmente imposible es lo que nos obcecamos en que así sea.

Cuando los Dinosaurios dominaban la Tierra

-III- Introducción a los Dinosaurios

– ¿Qué es un dinosaurio? –

Los dinosaurios constituyen un grupo (clase) de animales vertebrados que durante unos 150 millones de años (mda) se diversificaron ocupando diversos nichos en los ecosistemas terrestres del mesozoico, siendo la fauna más característica de este periodo.

Se considera dinosaurio a todo aquel animal del mesozoico de hábitos terrestres (lo que excluye a reptiles nadadores y voladores del mismo periodo), con cráneo de tipo diápsido (con dos aberturas temporales) normalmente con presencia de aberturas adicionales, digitígrado y con las extremidades dispuestas bajo el tronco (a diferencia de reptiles y anfibios).

Los dinosaurios son clasificados en dos órdenes atendiendo principalmente a la configuración de la cadera. Así nos encontramos con dinosaurios saurisquios (“cadera de reptil”) y ornitisquios (“cadera de ave”). Los dinosaurios saurisquios se engloban en dos subórdenes: terópodos y sauropodomorfos. Los terópodos (como Tyrannosaurus o Velociraptor) son dinosaurios carnívoros, de marcha bípeda y diverso tamaño; mantienen una morfología bastante homogénea durante toda su historia, aunque se aprecian cambios significativos entre sus familias. Los sauropodomorfos (como Diplodocus) son pesados dinosaurios de “Origen y evolución” gran tamaño (desde los nueve metros de Plateosaurus a los más de treinta de Seismosaurus), presentan cráneos de pequeño tamaño, coronas dentarias lanceoladas y un característico cuello largo de al menos diez vértebras; todos los sauropodomorfos eran herbívoros.

Por su parte, los dinosaurios ornitisquios se dividen igualmente en dos subórdenes (tieróforos y cerápodos), pero la variedad dentro de los ornitisquios es tal que considero más correcto enunciar directamente las características de las distintas agrupaciones inferiores. De esta manera tenemos estegosaurios, anquilosaurios, paquicefalosaurios, ceratopsios y ornitópodos. Los estegosaurios (como Stegosaurus) son herbívoros (como todos los ornitisquios), cuadrúpedos de tamaño medio, patas traseras largas y delanteras cortas, cráneo largo y estrecho, cuerpo voluminoso y finalmente, con dos hileras de placas óseas, dispuestas verticalmente, y/o espinas que recorrían longitudinalmente el cuerpo del animal. Los anquilosaurios (como Ankilosaurus) son animales realmente corpulentos y robustos, de marcha cuadrúpeda y cubiertos por una auténtica armadura de nódulos y escudos óseos y espinas dándoles un aspecto de tanque acorazado perfecto. Los paquicefalosaurios (como Pachicephalosaurus) son animales bípedos, de tamaño medio, con patas traseras largas y musculosas, que presentan un peculiar
abombamiento del techo craneal (hasta 28 cm) en una cabeza por lo demás bastante simple. Los ceratopsios (como Triceratops y Pssitacosaurus) eran dinosaurios de diverso tamaño y por lo general cuadrúpedos, caracterizados por la presencia de pico córneo (mantienen dentición plenamente funcional) y desarrollo del hueso yugal (en el maxilar inferior) que sale lateralmente del cráneo; muchos de sus componentes presentan cuernos y golletes en el cráneo.

Finalmente, los ornitópodos (como Iguanodon y Parasaurolophus) son el grupo de dinosaurios con mayor registro fósil y (o quizás por eso) el más numeroso que conocemos; son animales bípedos o con posibilidad de bipedismo, no presentan estructuras físicas de defensa, su tamaño es muy variable, presentan carrillos y denticiones especializadas.

– Biología y comportamiento –

Pese a que los fósiles no son una fuente muy buena para estudiar como era un animal cuando estaba vivo, se pueden sacar bastantes conclusiones de estos restos en algunos casos observando las suturas musculares en los huesos, comparando similitudes con parientes o seres con estructuras parecidas de la actualidad o directamente de yacimientos que petrifican escenas de la vida de estos animales como son las nidadas de Montana, los dinosaurios luchadores de Mongolia o las manadas de Iguanodontes en Berlín. Todo esto mezclado con
mucha imaginación y horas de estudio por parte de los paleontólogos y paleobiólogos saca a la luz algunas conclusiones sorprendentes.

Desde hace años se debate la cuestión de la endotermia-ectotermia de los dinosaurios. Personalmente me adhiero a la idea de unos dinosaurios ágiles, rápidos y sociables que implica la endotermia. Las placas de los estegosaurios estaban muy vascularizadas, lo cual parece ser un indicio de regulación térmica al que unos le atribuyen propiedades dispersivas del calor interno y otros lo ven como autenticas placas solares. Los dinosaurios terópodos, en especial algunas familias, son difícilmente concebibles como ectotermos por sus características
fisiológicas. Se baraja la posibilidad de que algunos dinosaurios voluminosos fuesen heterotermos con gran inercia térmica y solo los de pequeño tamaño fuesen realmente homeotermos estrictos.

Las conductas de nidificación de los dinosaurios eran desconocidas hasta 1923, cuando se encontró en Mongolia el primer nido de estos animales. Los huevos encontrados hasta la fecha tienen un tamaño de entre 10 y 30 cm y su morfología es alargada, oval o redonda dependiendo de la especie. Se sabe que los dinosaurios tenían un comportamiento paternal desarrollado similar al de aves y mamíferos: construían nidos propios de barro y materiales blandos en su interior, se reunían en grandes grupos para criar, anidaban año tras año en el mismo lugar, incubaban sus huevos, alimentaban a sus crías en el nido y estas se unían al grupo cuando eran suficientemente mayores. Todos estos datos se han obtenido directamente de los yacimientos de nidos y huevos de terópodos (Oviraptor) en Mongolia, de ornitópodos en Montana y de impresiones de icnitas de distintos países.

Muchos dinosaurios vivían en grupos (probablemente jerarquizados) que oscilaban entre 4 o 6 individuos a cientos de animales, de manera similar a los mamíferos actuales. Muchos terópodos medios y pequeños cazaban en pequeños grupos abatiendo presas que les triplicaban en peso (el yacimiento de varios terópodos Deinonychus junto a un ornitópodo Tenontosaurus apoya esta idea); mientras que los dinosaurios carnívoros de mayor tamaño probablemente eran solitarios o cazarían en parejas. Hay huellas fosilizadas de grupos de dinosaurios sauropodomorfos de distintas edades en España. Se baraja la idea de que las largas colas de estos animales tuviesen una función comunicativa y no defensiva como se le atribuye tradicionalmente. Los ceratopsios vivían en grupos medianos en los que luchaban por el liderazgo del grupo y por el derecho al reproducirse con señales visuales de sus vistosos golletes y disputas físicas con las cornamentas. De manera similar los engrosamientos craneales de los paquicefalosaurios (y las modificaciones de la columna para absorber impactos) son aceptadas como estructuras de lucha comportamental. Los ornitópodos vivían en enormes manadas gregarias en las que existía una constante
comunicación entre los individuos para alertar a la manada en caso de ataque (recuerdo que los ornitópodos no tienen estructuras defensivas físicas) La familia Hadrosauria lleva la capacidad comunicatoria más lejos con la innovación de canales óseos y musculares, con forma de vistosas crestas, en las narinas que producirían potentes bramidos. Además existen singularidades físicas de algunos ornitópodos a la vida en grupo, como Heterodontosaurus, un herbívoro con grandes caninos con posible función comunicativa, como los “bostezos” de los papiones macho para marcar su rango en el grupo.

En resumen, los dinosaurios eran unos animales plenamente desarrollados fisiológica y socialmente, lejos de ser lentos y estúpidos como siguen representándose en muchos sitios. Así pues, los dinosaurios desempeñaban en el mesozoico los principales papeles que los mamíferos en la actualidad junto con otros reptiles del mismo periodo, lo cual hace pensar en cuánto han cambiado realmente los ecosistemas desde el triásico y sobre la importancia verdadera las “innovaciones evolutivas” y la “guerra armamentística” animal.

-IV- La nueva historia de los Dinosaurios

– Origen de un mito –

Durante el pérmico superior, hace unos 260 mda, la Tierra estaba repleta de reptiles similares a mamíferos llamados terápsidos, los mares estaban repletos de multitud de formas invertebradas, los helechos y coníferas cubrían la fría superficie y no existían ni mamíferos ni aves en este mundo de sinápsidos. Pero hace 145 millones de años ocurrió la mayor catástrofe registrada sobre la vida en este planeta, la mayor extinción de todos las tiempos se estima que acabó con más del 90% de la biodiversidad del momento. Este suceso pudo ocurrir
por distintas causas: colisión con asteroides, cambios en las concentraciones marinas, erupción de supervolcanes y cambios en la temperatura global del planeta; o por todas ellas. Lo cierto es que solo algunos resquicios de la biodiversidad anterior superaron el límite permo-triásico. En lo que respecta a la fauna terrestre, solo algunos sinápsidos pasaron a un nuevo y hostil mundo que pertenecería a los nuevos linajes diápsidos: los arcosaurios (a groso modo son los dinosaurios, pterosaurios, y el linaje de los cocodrilos). Estos nuevos animales junto con otros como mamíferos (descendientes de los terápsidos) y tortugas pudieron originarse como consecuencia de las grandes
variaciones en el entorno que originarían algunas nuevas morfologías por irrupciones en el desarrollo y acabarían con miles de intentos fallidos. Así pues,tras la extinción del pérmico solo quedaron por el mundo algunas especies de terápsido, como Lystrosaurus, que permanecían aún como los tetrápodos dominantes. Pero el triásico era una época con una tendencia a la desertización y poco a poco los recién llegados iban aumentando su número desde una pequeña nidada inicial hasta cifras significativas adaptándose al duro clima triásico o pereciendo.

Los restos más antiguos que se conocen de dinosaurios se datan de hace 130 mda, pero se cree que sus orígenes se remontan a varios millones de años (hasta 140) Es posible que el hecho de un relativamente tardío registro fósil “Genes y dinosaurios” simplemente se deba al inicialmente escaso número de animales en un ambiente difícil para los procesos de fosilización.

Durante el triásico medio comenzó un proceso de sustitución de fauna: la caída de los terápsidos y el alzamiento de los dinosaurios. Este suceso es explicado de dos maneras, o bien los dinosaurios eliminaron competitivamente a los residentes, o bien simplemente ocuparon los nichos que iban quedando vacantes con la decadencia sinápsida.

Los dinosaurios del triásico son saurisquios, terópodos como Herrerasaurus, Eoraptor (Suramérica) y Coelophisis (Norteamérica); y sauropodomorfos como Plateosaurus (Europa occidental y Groenlandia).

En resumen, el triásico comienza tras el fenómeno extincional más duro de la historia, éste elimina a un enorme porcentaje de la biodiversidad y ocasiona la aparición de especies de primer y segundo orden como son los mamíferos, los dinosaurios y los quelonios. Los terápsidos reciben un gran golpe que disminuye su diversidad drásticamente, pero puesto que ocupaban toda la tierra su número es aún significativo.

El duro clima triásico es muy caluroso y seco en contraposición al frío mundo pérmico, conforme se va acentuando esta tendencia los terápsidos van sucumbiendo y los dinosaurios parecen ser los más favorecidos por los cambios climáticos. En solo 10 mda los dinosaurios se vuelven relativamente abundantes y muestran algunas adaptaciones (producidas gradualmente y por alteraciones puntuales en el desarrollo) como los inicios de fitofagia en prosaurópodos (sauropodomorfos). Los mamíferos tienen una diversificación menor, algo presente en todo el mesozoico y se adaptan discretamente junto con otros animales al entorno. Los cocodrilos son más favorecidos que los mamíferos pero menos que los dinosaurios. El triásico finaliza con la 4ª extinción masiva de la historia (tras ésta aparecen los primeros fósiles de ornitisquios) que situaría definitivamente a los dinosaurios en el centro del escenario mesozoico.

– Las alas y las plumas –

El primer ave así catalogada recibe el nombre de Archaeopteryx (A.litographica y A. bavarica) y data del jurásico tardío (155 mda) Este espectacular animal presenta singulares características propias de reptiles y aves, y por ello se le considera como un eslabón perdido y una prueba del gradualismo más puro. Por otra parte ningún suceso de gran magnitud ocurrió durante el jurásico como para que apareciese nada menos que una nueva clase de vertebrados ¿Qué ocurre entonces con todo lo postulado en la primera parte?

Lo cierto es que todo lo expuesto sobre Archaeopteryx en este texto es relativo. El primer fósil de A. litographica fue clasificado como Compsognathus, un pequeño terópodo alemán, lo cual es bastante significativo sobre las singularidades de Archaeopteryx. Hasta que no apareció el primer fósil con plumas nadie se replanteo la clasificación de la especie. A lo que quiero llegar es a que Archaeopteryx no es más que un dinosaurio con modificaciones mínimas para volar, el murciélago más primitivo que se conoce es bastante más distinto de cualquier otro mamífero de lo que Archaeopteryx lo es de un dinosaurio. La clase de las aves no apareció en el jurásico medio, sino en el “Genes y dinosaurios” triásico, llamarlos aves o dinosaurios es una cuestión taxonómica, de hecho actualmente las aves suelen introducirse como un grupo dentro de los dinosaurios terópodos (manirraptores). Las innovaciones osteológicas que presenta el animal en cuestión respecto a los dinosaurios terópodos de su misma superfamilia son solo modificaciones en las proporciones de puntos concretos de su osteología (principalmente de la cintura escapular). Por otra parte hay que señalar que en el jurásico hubo dos extinciones de baja magnitud, que si bien podrían resultar insuficientes como para desencadenar las grandes alteraciones en el desarrollo características de las cinco
extinciones mayores bien podrían favorecer este tipo de innovaciones alométricas y etológicas.

Las plumas son probablemente la característica más notoria de las aves, los gorriones vuelan, los avestruces corren y los pingüinos nadan; pero todos tienen plumas. Como ya se comentó anteriormente, se discute desde hace tiempo una idea fundamental sobre la biología de los dinosaurios: la endotermia. Teniendo en cuenta la fisiología (bipedismo, reducción del peso osteológico, estructuras para la maniobralidad en carrera, huesos vascularizados) y los indicios de comportamiento como grupos organizados sería de esperar que los dinosaurios terópodos (como mínimo) fuesen homeotermos. Si esto fuese así lo lógico es que presentasen una capa aislante a nivel dérmico para mantener el calor, por lo que no es arriesgado (de hecho muchos expertos están a favor de esta idea) que los dinosaurios terópodos estuviesen recubiertos de plumas y/u otras estructuras queratinosas ¿Qué le queda de singular a Archaeopteryx ahora? Solo la capacidad de volar, y eso no se lo podemos negar en principio (aunque se podrían imaginar unas cuantas cosas acerca de los pterosaurios y los retrovirus), pero lo cierto es que Archaeopteryx solo es una especie más de dinosaurio especializada en el vuelo, igual que las que oímos todos los días al levantarnos.

– La vida en el cretácico –

El cretácico (hace 144-65 mda) fue un periodo con un clima suave y agradable (al menos durante los primeros 50 millones de años), más seco y abierto que los frondosos bosques del jurásico, un momento de la historia donde las angiospermas proliferaban y los dinosaurios se adaptaban a las nuevas condiciones ecológicas. Un mundo perfecto si no fuese por el alto grado de vulcanismo y las frecuentes colisiones de pequeños asteroides. Sin embargo este periodo fue bastante favorable (evolutivamente) para los dinosaurios: los sauropodomorfos y estegosaurios (muy presentes durante todo el jurásico) comienzan a desaparecer en un mundo donde los ornitópodos desarrollan sus sociables vidas migratorias y los terópodos pequeños florecen. Aparecen los ceratopsios y se expanden rápidamente consumiendo la nueva flora. La variedad y cantidad de dinosaurios, incluidas las aves, llegó al punto más alto de su historia. Y de repente todo se acabó.

-V- Extinción

– Crisis del límite K-T –

Pero justo cuando los dinosaurios estaban en la cúspide de su historia, ocurrió la catástrofe. La línea que separa la era Mesozoica de la Cenozoica fue el verdugo del cincuenta por ciento de las especies del Cretácico, entre otros: los ammonites, los belemnites, los plesiosaurios, los mosasaurios, los ictiosauros,los pterosaurios y por supuesto los dinosaurios.
Esa línea en paleontología (ciencia que estudia a los seres fosilizados) recibe el nombre de “Límite K-T”. La K simboliza al Cretácico y se toma esa letra de la inicial de su nombre latino, Kretacium, para distinguirlo de otros periodos geológicos como el Cámbrico; y la T simboliza el Terciario, primer periodo de la era Cenozoica. Este límite lleva con sigo un gran acertijo que los científicos llevan años tratando de resolver: ¿qué puede hacer desaparecer casi espontáneamente a la fauna más rica y avanzada del Cretácico cuando estaba en pleno auge evolutivo?

Sin duda la cuestión más emblemática sobre los dinosaurios es su extinción. Después más de 150 mda de existencia y habiendo superado la crisis biótica del triásico, simplemente desaparecieron. Solo sus representantes alados superaron el límite K-T, habitualmente se suele decir que sin problemas, pero lo cierto es que de cuatro grupos (enantiornites, hesperonitiformes, ictiornitiformes y neornites) sólo uno sobrevivió a la catástrofe (los neornites).

La búsqueda de una respuesta ante este polémico asunto ha dado como resultado muchas hipótesis y estudios sobre el asunto, como por ejemplo:

– Senectud racial: al igual que los organismos, los agrupamientos superiores podrían tener un tiempo de vida definido.

– Patologías en los huevos: un estudio sobre huevos de dinosaurio muestra una progresiva pérdida de grosor de la cáscara (este fenómeno ocurre en aves bajo tensión nerviosa).

-Inversión de los polos magnéticos: sucesos de este tipo han sucedido en la historia geológica; podría ocasionar variaciones en la composición y concentración de la atmósfera, en la gravedad, así como dejar expuesta a la tierra a peligrosas radiaciones extraterrestres.

Se postulan muchas otras ideas (a parte de las dos más aceptadas expuestas a continuación) que no tienen demasiado peso por su baja argumentación, como son las ideas teológicas, la competencia con los mamíferos (devoradores de huevos) o los desajustes ecológicos del modelo cazador-presa.

Más desarrollada está la idea de una serie de cambios graduales en el entorno de los dinosaurios a los que no pudieron sobrevivir a largo tiempo. La deriva continental del cretácico (separación y fragmentación de los dos supercontinentes Laurasia y Gondwana) pudo ocasionar cambios en la configuración de las áreas (costeras a continentales y viceversa), cambios de temperatura por la situación respecto a los polos o el ecuador. También está constatada una regresión marina, aumentando la superficie continental. Estos procesos pudieron ocasionar unas variaciones climáticas hacía unas mayores o menores temperaturas, o la acentuación de las estaciones en un periodo de unos 5 mda. Un estudio en Estados Unidos pone de manifiesto un descenso en el número de dinosaurios en la zona al acercarse al límite K-T, aunque este
hecho puede ser solo local.

-Impactos y erupciones-

En contraposición a la idea gradualista de extinción en el K-T existe una visión catastrofita del proceso, en la que factores externos provocan una serie de consecuencias rápidas y devastadoras.

Enormes volúmenes de lava petrificada en los estratos de entre 64 y 67 mda revelan una gran actividad volcánica en este periodo de tiempo. Se calcula que el terreno volcánico de la catástrofe (localizado en Deccán, India) pudo ocupar unos 800.000 m2 (España tiene unos 500.000 m2). Este fenómeno de gran magnitud pudo expulsar a la superficie más de 2 millones de metros cúbicos de lava ardiente sobre kilómetros de terreno, además de millones de toneladas de productos altamente tóxicos (como dióxido de carbono, azufre y cloro) capaces de ocasionar grandes cambios medioambientales e incluso impedir el paso de la luz solar provocando un invierno nuclear.

Por otra parte está la famosa hipótesis de la caída de un objeto extraterrestre. Los altos niveles de Iridio (metal pesado escaso en la Tierra
pero frecuente en otros cuerpos espaciales) en el límite K-T y el cráter del golfo de Méjico que data de la misma época son las pruebas utilizadas en defensa de esta teoría. En teoría, un meteorito de un diámetro de unos 10 Km colisionaría contra la Tierra a más de 250.000 Km /h provocando una serie de apocalípticos cataclismos: el impacto podría haber quebrado una pequeña porción de la litosfera ocasionando emanaciones magmáticas y grandes incendios, terremotos de magnitud 13 harían tambalear toda la superficie del planeta, la caída sobre el océano provocaría gigantescas olas (Tsunamis) de hasta 90 m de altura. Por si fuese poco, la roca pulverizada y el vapor de agua procedente de los fenómenos anteriores se mezclarían en la atmósfera,cubriendo el cielo durante años provocando una brusca variación en la
temperatura del planeta.

Las consecuencias de estos fenómenos sobre los dinosaurios serían especialmente significativas. Los procesos físicos y químicos altamente
destructivos harían gran parte del trabajo, los dinosaurios eran grandes en general (la longitud media se estima en unos 6 m) y estarían más expuestos que los animales más pequeños capaces de refugiarse más fácilmente; su comportamiento social era mucho más avanzado que el del resto de los animales del mesozoico (incluidos los mamíferos), lo cual ocasionaría grandes cargas en una situación como esta (reacuérdese la importancia de las pautas de nidificación, por ejemplo); y para terminar, los supervivientes a los factores puramente físicos producirían especímenes que se verían alterados en su desarrollo embriológico por factores imposibles de recrear, como las altísimas
concentraciones de gases tóxicos, las variaciones de temperatura, radiación solar directa (inversión magnética), y la aparición de grandes cantidades de un elemento extraño: el Iridio.

-VI- La vida tras el límite K-T

– El resurgir de la vida –

Los dinosaurios, tal y como los concebimos, se extinguieron casi totalmente en la 5ª gran extinción masiva. Al igual que en los otros cuatro sucesos devastadores que ha sufrido la vida en la Tierra, el mundo tras la extinción sólo era un reducto de la biomasa del cretácico. Sin embargo, en solo 10 mda la tierra estaba ocupada por mamíferos especializados, en los mares nadaban ballenas de hasta 20 m y el cielo era surcado por multitud de aves e incluso murciélagos. La explicación más aceptada para este suceso es la adaptación acelerada de los animales supervivientes ante la abundancia de recursos y la disminución de los depredadores, lo que se llama una radiación evolutiva. Esto
implica que en un corto espacio de tiempo y a partir de pequeños cambios graduales aparecen animales muy distintos a los pequeños mamíferos mesozoicos (parece una contraindicación).

Sin embargo podemos suponer, al igual que ya se hizo con la extinción del pérmico, que la razón del aumento de biodiversidad tras la crisis tenga una explicación distinta, análoga a la de la aparición de los grupos dominantes del mesozoico. Así, la aparición de todos estos mamíferos complejos (un murciélago de hace 50 mda tiene incluso el característico sistema de ecolocalización) tendría un origen rápido y cada nuevo morfotipo fundador se especializaría en distintas especies con tranquilidad. Echando un vistazo a las características endémicas de los mamíferos pude percatarme de que en realidad no son nada exclusivas y que curiosamente la mayoría estaban presentes en algunos
animales mesozoicos. Es posible que algunas de estas características, si no otras, sean fruto de un flujo genético (mediado por retrovirus endógenos) producido por las peculiares condiciones del fenómeno. El hecho de que se observe cierta periodicidad en los sucesos de extinción puede usarse para explicar en gran medida la diversidad biológica a través de la historia.

David Raup propuso un ciclo en el que cada 26 millones de años se producía una extinción masiva. Para explicar este hecho se habla de una posible estrella hermana al sol (Némesis) que gira alrededor de éste en órbitas de 26 mda de periodo, y que en su recorrido atraviesa la nube de Oort ( concentración de cuerpos no planetarios más allá de Plutón) precipitando una lluvia de asteroides sobre el Sistema Solar. También se plantea una periodicidad en la inversión de los polos magnéticos y el que sea nuestro sistema el que atraviesa la nube de “Origen y evolución” Trabajos de Clase 2003 Dpto.Biología U.A.M. residuos en movimientos oscilatorios en torno al eje de nuestra galaxia.

Así que es posible que la próxima gran extinción (de origen no antrópico) no este tan lejos como parece, y quizás la clave de nuestra supervivencia resida, como dijo mi amigo Arturo Sastre, en “conocer el pasado para sobrevivir al presente”.

Bibliografía

Para confeccionar este trabajo he utilizado los siguientes libros como referencia:

Genes VII. B. Lewin, 2000. Terrestrial Ecosystems through Time. A. Behrensmeyer, J. Damuth, W. DiMichelle, R. Potts, H. Sues y S. Wing.

Los dinosaurios voladores. J. L. Sanz, 1999.

El gran libro ilustrado de las tortugas. V. Ferri, 1993.

La verdadera historia de los dinosaurios. A. Charing, 1993.

Larousse de los dinosaurios. J. L. Sanz y P. Barret, 2000.

Dinosaurios (Editorial Planeta-De Agostini) Tomos 4, 5, 6, 7 y 8. 1993.

El mundo de los dinosaurios. D. Norman, 1993.

Dinosaurios. J. L. Sanz, 2000.

Además me ha sido de gran ayuda la edición especial de la revista Nacional Geographic: El origen de la vida sobre la Tierra, y la Biblioteca de consulta Microsoft Encarta 2002.

Anuncios

Orgullo pagano

Orgullo pagano

De bailarines morris espejo en tonos verdes a los activistas entrar en contacto con su lado espiritual, el paganismo se va incorporar.Cole Moreton informes nacionales sobre una nueva fe.

Mira, aquí vienen los paganos. Es finales de mayo en el centro de Londres y un hombre vestido como un árbol, una bruja en una túnica de terciopelo y una mujer fingiendo ser un cuervo con un largo pico negro bailan por las calles de Holborn, con varios centenares de otros, moviéndose al ritmo de una docena de fuertes tambores. Que podría despertar el dios de los truenos con su ruido, pero está bien, la gente en la parte de atrás con el broadswords y escudos son los seguidores de Thor. Este es un desfile para celebrar el orgullo pagano, y sería prudente para que no entre en el camino.

The-Beltane-Bash-followin-001


El pastor y las oraciones de Jesús

El pastor y las oraciones de Jesús

Junio 26, 2009 by David Ford

David Ford
Profesor del Nuevo Testamento, Seminario Bíblico de Colombia. Maneja Recursos Teológicos.

David Ford

Es un gran honor de Dios servir como pastor en una iglesia. Pero la carga pastoral es bastante difícil: Están las necesidades de los hermanos (2 Cor. 11:28), las expectativas del púlpito (1 Cor. 2:4) y la batalla contra el mundo, la carne y el diablo (cp. Mat. 4:1; Jn. 1:10; 2 Cor. 7:1).
El modelo máximo del pastorado es el buen pastor, Jesús (Jn. 10:14), ¿Pero como sostenía él su ministerio? ¿Qué pistas hay para el pastor hoy? Él conocía bien su Biblia (Jn. 5:39), dependía del apoyo del Espíritu (Mat. 12:28) pero también estaba mucho en oración a su padre.
Hay nueve oraciones recordadas de Jesús. Además hay como otras ocho ocasiones cuando Jesús oró pero no sabemos el contenido de su oración.
¿Qué lecciones hay para el pastor cuando la labor es tan pesada y su corazón está para quebrantar?
Los datos bíblicos

Las oraciones de Cristo que se encuentran son las siguientes:
Mateo 6.9-13 (NVI) cp. Luc. 11:2-4
Ustedes deben orar así: »“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.
Mateo 11.25, 26 (NVI)
En aquel tiempo Jesús dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños. Sí, Padre, porque esa fue tu buena voluntad.
Juan 11.41-43 (NVI)
Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo: —Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste. Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas: — ¡Lázaro, sal fuera!
Juan 12.27-28 (NVI)
Ahora todo mi ser está angustiado, ¿y acaso voy a decir: “Padre, sálvame de esta hora difícil”? ¡Si precisamente para afrontarla he venido! ¡Padre, glorifica tu nombre! Se oyó entonces, desde el cielo, una voz que decía: «Ya lo he glorificado, y volveré a glorificarlo.
Juan 17:1-26 (NVI)
Después de que Jesús dijo esto, dirigió la mirada al cielo y oró así: «Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti, ya que le has conferido autoridad sobre todo mortal para que él les conceda vida eterna a todos los que le has dado. Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Yo te he glorificado en la tierra, y he llevado a cabo la obra que me encomendaste. Y ahora, Padre, glorifícame en tu presencia con la gloria que tuve contigo antes de que el mundo existiera….
Marcos 14.36 (NVI)
Decía: «Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.
Lucas 23.34 (NVI)
—Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Mientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús.
Mateo 27.46 (NVI)
Como a las tres de la tarde, Jesús gritó con fuerza: —Elí, Elí, ¿lama sabactani? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”).
Lucas 23.46 (NVI)
Entonces Jesús exclamó con fuerza: — ¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu! Y al decir esto, expiró.
Examinando estos textos nos ofrecen unas conclusiones.
La confianza en Dios como su padre

Jesús estaba en términos íntimos con Dios como su padre. Tenía la costumbre de comunicarse con él que naturalmente resultaba en el término, “Abba”. Era un término de reverencia y de confianza. El amor paternal de Dios estaba mucho en la mente de Cristo como pastor (Jn. 15:9).
Qué bueno cuando el pastor abatido experimenta la intimidad con Dios. Y cuando puede expresarse como el pastor David, “Tan compasivo es el SEÑOR con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro” (Sal. 103:13,14).
La oración dirigida a situaciones particulares

La oración de Jesús esta enfocado en situaciones particulares. La resurrección de Lázaro (Jn. 11:41-43), el perdón de sus enemigos (Luc. 23:34) y la pena de su muerte (Mat. 27:46). No tenía vergüenza de pedir especialmente por una necesidad especial.
Es una señal de sabiduría cuando el pastor lleva sus problemas a Dios en el primer instante antes de tratar de resolverlos si mismo. Se causa más problemas cuando se hacen cosas sin consultar al Señor. Se recuerda el ejemplo de Nehemías en medio de angustia, “¿Qué quieres que haga? Replicó el Rey. Encomendándome al Dios del cielo, le respondí…”
Una meta: la gloria de Dios

La gloria de Dios y su alabanza de él se encuentran frecuentemente en las citas: Mat. 11.25, 26; Jn. 11.41-43; 12.27-28; 17.1-5. Jesús reconoció las cosas grandes que Dios hizo y siempre buscaba la gloría de su Padre. La mente de Cristo estaba orientada para lo que Dios quería y deseaba.
Esto es lo más difícil para los ministros. Ellos buscan iglesias llenas, finanzas fuertes y aprecio personal. Jesús, el buen pastor, fue rechazado por muchos, despreciado hasta la muerte, además, ¡el tesorero salió con el dinero! Dentro de toda obra él buscaba el honor de su Padre.
Finalmente, ¿Dónde se ora?

Hay un último dato para observar. Los ocho tiempos de oración dónde se recordaba la ocasión no más.
Mateo 14.23 (NVI) cp. Mar. 6:46
Después de despedir a la gente, subió a la montaña para orar a solas. Al anochecer, estaba allí él solo …
Mateo 26.36 (NVI)
Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: «Siéntense aquí mientras voy más allá a orar.»
Marcos 1.35 (NVI)
Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar.
Lucas 5.16 (NVI)
Él, por su parte, solía retirarse a lugares solitarios para orar.
Lucas 11.1 (NVI)
Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: —Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos.
Otras citas están: Luc. 3:21; 9:18, 28
La conclusión más notable aquí es que el buen pastor tenía la práctica de separarse para orar. Se fue a la montaña, un huerto, o cualquier lugar dónde se puede estar solo.
En las ciudades tan congestionadas en las que viven la mayoría de pastores hoy, tal vez sería a una habitación privada o buscar un lugar más tranquilo, tal vez el templo mismo. Cualquier sitio donde él puede conversar personalmente con su Padre.
Martín Lutero dijo: “De la misma manera que la tarea del sastre es hacer ropa, y la del zapatero remendar zapatos, la tarea del cristiano es la oración.” Mucho más el pastor, como se ve en el caso del buen pastor.

biblia.com

Diapositiva: Vivir sin Dios

Diapositiva: Vivir sin Dios

Despertar cada mañana sintiendo los rayos del sol, escuchar a los pajarillos cantar, encontrar una nueva flor en el jardín… y no tener a quién agradecer.

Levantar los brazos, caminar, respirar, mirar, oir, tocar… cosas naturales, cotidianas… tomar con indiferencia el  privilegio de que significa hacerlo.

Enlace: Descargar Aquí

El Hombre en la Luna y las conspiraciones.

El Hombre en la Luna y las conspiraciones.

Posted: 28 Jun 2009 10:35 PM PDT

¿Por qué son tan atractivas las teorías de las conspiraciones?

¿O los escritos de Von Däniken sobre astronautas premodernos; o aquellos del florido siquiatra ruso Velikovsky y sus ideas vertidas sobre el planeta Venus en el controvertido libro Mundos en Colisión? ¿Qué tal atraen los videos de Maussan y sus Ovnis? ¿Berlitz sobre el triángulo de las Bermudas; J.J. Benítez y su hipódromo de Caballos de Troya?

También un tema que causa controversia y discusiones es el viaje del hombre a la Luna; no hay reunión en la que no se encuentre a más de un escéptico en la mesa. Hay muchos convencidos de que el famoso paso de Neil Armstrong no fue en el suelo lunar, sino en algún estudio cinematográfico de Hollywood. —específicamente en el de Stanley Kubrick donde se filmaba 2001: Odisea del Espacio—Entiendo que a muchos científicos e ingenieros de la aeronáutica el tema les da ternura y no ponen esmero en desmentir tales o cuales teorías.

En una de las reuniones anuales de la Sociedad Astronómica del Planetario Alfa, le pregunté al ingeniero Miguel San Martín, uno de los diseñadores del sistema de paracaídas del Rovers que descendió en el planeta Marte, su opinión al respecto de la controversia sobre el hombre en la Luna. Después de un suspiro, me dice: “Siento una gran pena y flojera por el tema”

Y es que la incredulidad es una especie de enfermedad. Ya nada parece impresionar las mentes, de los niños, menos. Del trompo y las canicas solo quedan monografías. Se requieren de historias fantásticas y de la posibilidad de crear mitos que alimenten a las mentes más “inquisitivas”. Los que crean las versiones “oficiales” serán así, considerados los más tontos.

Siempre habrá mercado para escuchar y creer en noticias y explicaciones sobre hechos que no se comprenden o no que de plano, no se quieren comprender.

Había una vez…

Uno de los periódicos de mayor fama en USA era el New York Sun. —de 1833-1850— y, como en todos los periódicos, se necesitaba incrementar el número de lectores con escritores que pudiesen lograr interesar al público. Se decidió contratar a un hombre de Inglaterra, Richard Adams Locke, periodista que había incursionado en la escritura de ciencia ficción.

Locke, convencido de que sus escritos podían atraer al público lector decidió iniciar con la narración del viaje del entonces famoso —aun ahora— astrónomo John Herschel a tierras del sur para poder terminar lo que sería su catalogo de objetos celestes. —Herschel vivía muy al norte del ecuador, por lo que se trasladó a Ciudad del Cabo, en el sur de África—

Locke no tenía comunicación con Herschel, pero eso no lo intimidó. Describió con tal detalle la expedición y las observaciones, como si fuera el mismísimo astrónomo el que escribiera los artículos.

Locke sabía que el papá de John Herschel, —el gran astrónomo William Herschel— había creído que en la Luna habitaban seres pintorescos y psicodélicos, de manera que el periodista asumió que hijo de tigre, pintito y se dio vuelo describiendo a singulares seres.

Locke no tenía ni idea que tipo de telescopios llevaba Herschel, pero él de un plumazo los mejoró: Describió cómo el telescopio de astrónomo podía distinguir en la Luna imágenes que medían 45 centímetros;

—”Cuán nítidas se podían ver las amapolas, flores multicolores e idílicos lagos azules con bisontes y unicornios pastando”. Si no vio a Brooke Shields en la Laguna Azul, es porque todavía no nacía…

Los titulares del Sun, eran una maravilla que hacía que el público corriera a comprar el periódico. “¡Los Grandes Descubrimientos Astronómicos de Sir John Herschel¡” decía a ocho columnas.

— ¡El gran astrónomo británico ha descubierto una nueva teoría del fenómeno cometario!
— ¡Herschel ha descubierto nuevos planetas en nuestro Sistema Solar!
— ¡Herschel ha resuelto todos los misterios de las matemáticas astronómicas¡

Ya entrado en materia, Locke se avienta de lo lindo. Empezó a describir lo que parecían seres inteligentes; anfibios de morfología sorprendente, grandes pirámides de cuarzo, templos de oro donde habitaban los Selenitas, seres alados, como vampiros. En fin. Una Shulada.

Claro que los lectores del Sun estaban encantados. Y los dueños, más. Se vendían miles de periódicos.

Los que no estaban muy contentos eran los hombres de ciencia. Los astrónomos explicaban que no existía en aquel tiempo telescopio capaz de distinguir lo que Locke decía —creo que ni ahora—

Le guardaron los ejemplares a John Herschel para cuando regresara de África.

— ¡Es una tontería gritaban los astrónomos!

Pero a la gente no le importaba. Las historias eran muy buenas.

Cuando Sir John Herschel regresa de Ciudad del Cabo, le dan los ejemplares del periódico para que se entere de las noticias que había originado su expedición.

Herschel, contrario a la fama de flemáticos que tienen los británicos, soltó la carcajada. “¡Qué buena puntada de este loco”

Locke tuvo que admitir ante sus lectores que todo lo había inventado. Pero el Sun ya había logrado lo que quería: llevar al periódico a ser uno de los más leídos del mundo.

“La tontería siempre se cree más que fácilmente que lo que tiene sentido” —Isaac Asimov—
Y, como dicen los clásicos, usted ¿qué opina?

Saludos

El Perplejo Sideral
Otros artículos del perplejo:
http://www.astronomos.org/?author=2

No conocer amor de Dios es “raíz de sufrimiento” en los pobres, afirma Arzobispo

No conocer amor de Dios es “raíz de sufrimiento” en los pobres, afirma Arzobispo

VALENCIA, 29 Jun. 09 (ACI).- El Arzobispo de Valencia, Mons. Carlos Osoro Sierra, señaló en una conferencia en el colegio Gran Asociación de Valencia, que la falta de conocimiento del amor de Dios es “la raíz más profunda de su sufrimiento” de los pobres.

El Prelado se expresó de esta manera en la ponencia “Los retos de la caridad hoy” que pronunció para el 2º Foro de Educación y Solidaridad organizado por la Gran Asociación de Beneficencia Domiciliaria Nuestra Señora de los Desamparados; y en la que estuvieron presentes miembros de entidades benéficas católicas.

Mons. Osoro animó a los participantes a “hacer presente a los más pobres el amor de Dios, acercándonos a ellos físicamente para atenderles en sus necesidades materiales y espirituales”.

Según informa la agencia AVAN, el Prelado indicó además que “la nueva evangelización de la Iglesia se dará si estamos con los más pobres, ayudándoles, para que sean protagonistas de su propio desarrollo”; y animó a impulsar una “educación para la solidaridad, que supere el individualismo o el consumismo que están produciendo un gran deterioro familiar y social”.

El Arzobispo de Valencia mostró su preocupación por la actual crisis económica que afecta al mundo y que “está provocando nuevas situaciones de marginación y de desamparado, debido también a unas estructuras injustas presentes en nuestra sociedad”.

El Prelado fue distinguido por la Gran Asociación con el título honorífico de “Augusto Protector”, que en la actualidad únicamente posee el rey don Juan Carlos, en reconocimiento a su “labor y a su persona”, según ha señalado a AVAN el presidente de la entidad, Fernando Musoles.

Charles Darwin Vida y Obras

Anteriores Entradas antiguas