Arminianos Evangélicos

View this document on Scribd

La naturaleza de la presencia de Cristo en la Cena del Señor

View this document on Scribd

El Resurgimiento Del Calvinismo

Enlaces relacionados con Miguel de Servet

Enlaces relacionados con Miguel de Servet


Calvinismo

Calvinismo

Wikipedia, 

El calvinismo (a veces llamado tradición Reformada, la fe Reformada o teología Reformada) es un sistema teológico cristiano y una actitud hacia la vida cristiana que pone el énfasis en la autoridad de Dios sobre todas las cosas. Esta vertiente del Cristianismo Protestante fue desarrollada por Juan Calvino (reformador religioso francés del siglo XVI).

 

La biblia de Ginebra. Una de las primeras biblias editadas por protestantes, en francés, editada en 1669 en Amsterdam. La edición recupera la traducción de d’Olivétan de 1535, basada en el texto hebreo y griego.

La tradición Reformada fue posteriormente liderada por teólogos como Martin Bucer, Heinrich Bullinger, Peter Martyr Vermigli, y Huldrych Zwingli e influyó a reformadores británicos como Thomas Cranmer y John Jewel. Sin embargo debido a la gran influencia y rol de Juan Calvino en los debates confesionales y eclesiásticos del siglo XVII, la tradición llegó a conocerse con el nombre de calvinismo. Hoy en día, el término designa también las doctrinas y prácticas de las iglesias Reformadas, de las cuales Calvino fue uno de sus primeros líderes.

Trasfondo Histórico 

Juan Calvino influyó notablemente en el desarrollo de las doctrinas de la Reforma Protestante. A los 25 años, en 1534, empezó la primera edición de su obra Institución de la Religión Cristiana, que se publicó en 1536. Esta obra, que fue revisada en diversas ocasiones durante su vida, además de la numerosa colección de cartas pastorales y comentarios bíblicos, constituyen la fuente de la repercusión que ha tenido sobre todas las denominaciones del Protestantismo a lo largo de su historia.

El crecimiento de las iglesias reformadas y calvinistas pertenece a la segunda fase de la Reforma Protestante. Tras la excomunión de Martín Lutero por la Iglesia Católica Romana, Calvino se refugió en Suiza. Había firmado la confesión luterana de Augsburgo en 1540, pero su repercusión fue más notable en la Reforma Suiza, la cual no era luterana, sino que se basaba en las enseñanzas de Ulrico Zwinglio. La enseñanza y la doctrina protestante estaban evolucionando de manera independiente a Martín Lutero, bajo la influencia de muchos escritores y reformadores, entre los que destacaba Calvino.

Descripcion General  

Numerosos teólogos no necesariamente relacionados con las Iglesias Reformadas han contribuido al desarrollo de la cosmovisión calvinista como se le conoce hoy en día. Entre ellos se cuentan el teólogo danés Francisco Gomarus, John Knox el fundador de la iglesia presbiteriana, John Bunyan un predicador bautista, autor del bestseller cristiano “El Progreso del Peregrino” y el teólogo norteamericano Jonathan Edwards, uno de los principales protagonistas durante el resurgimiento espiritual denominado Primer Gran Avivamiento en los Estados Unidos a mediados del siglo XVIII.

Doctrina calvinista  

La gracia soberana 

El calvinismo enfatiza la depravación total de la naturaleza moral humana hacia la necesidad de la gracia soberana de Dios en la salvación. La Biblia (Romanos 3:10-12) enseña que las personas son completamente incapaces de seguir a Dios o escapar de la condenación delante de Él y que solamente por intervención divina drástica, en la cual Dios cambiando la naturaleza misma del creyente (nuevo nacimiento), quitando el corazón de piedra y poniendo uno de carne, pueden las personas ser convertidas de rebelión a obediencia voluntaria.

Desde este punto de vista, todas las personas dependen enteramente en la misericordia de Dios, a quien le sería justo el condenarlos a todos por sus pecados, mas ha escogido ser misericordioso con muchos para dar gloria a su propio nombre. Una persona es salvada mientras que otra es condenada, no por causa de la voluntad, fe o alguna otra virtud en la persona, sino por causa de la elección soberana de Dios para tener misericordia de él. Aunque la persona debe actuar para creer y ser salvo, esta obediencia de fe es el regalo de Dios según el calvinismo y por esto Dios completa la salvación de pecadores.

Los calvinistas enseñan estas Doctrinas de la Gracia primeramente porque son bíblicas; luego estas doctrinas demuestran la magnitud del amor de Dios al salvar a aquellos que no querían ni podían seguirle, así como para quebrantar la arrogancia y la dependencia en sí mismo y caer en los tiernos brazos del verdadero y Soberano Señor. La santificación se persigue como el confiar continuo en Dios para limpiar el corazón depravado del cristiano del poder del pecado cancelado y extender el gozo.

“La Vida es Religión”  

El sistema teológico y las teorías prácticas de la iglesia, familia y vida política, todas (ambiguamente) llamadas “calvinismo,” son el crecimiento de una conciencia religiosa fundamental que está centrada en la soberanía de Dios. En principio, la doctrina de Dios tiene un lugar preeminente en cada categoría teológica, incluyendo el entendimiento calvinista de cómo una persona debe vivir. El calvinismo presupone que la bondad y el poder de Dios tienen un libre e ilimitado alcance de actividad, y eso trabaja como una convicción de que Dios está obrando en todos los aspectos de existencia, incluyendo los aspectos espirituales, físicos e intelectuales, ya sea secular o sagrado, público o privado, en la tierra o en el cielo.

Según este punto de vista, el plan de Dios se trabaja en cada evento. Dios es visto como el creador, preservador, y gobernador de todo. Esto produce una actitud de dependencia absoluta en Dios, la cual no se identifica solamente con actos temporales de piedad (por ejemplo, la oración); si no que es un amplio patrón de vida que, en principio, aplica tanto a cada obra trivial como a tomar la comunión. Para el cristiano calvinista, toda la vida es religión cristiana. Al calvinismo también se le atribuye una doctrina basada en la radicalización del luteranismo, impuesto en el S.XVI.

Los Cinco Puntos del Calvinismo  

La teología Calvinista es identificada en la mente popular como los “cinco puntos del calvinismo,” que son un resumen de los juicios (o cánones) presentados por el Sínodo de Dort y que fueron publicadas como una respuesta detallada (punto por punto) a los cinco puntos de la Protesta Arminiana. Calvino mismo nunca usó tal modelo, y nunca combatió el Arminianismo directamente. Estos puntos, pues, funcionan como un resumen de las diferencias entre el Calvinismo y el Arminianismo, pero no como una suma completa de los escritos de Calvino o de la teología de las iglesias reformadas en general. La aserción central de estos cánones es que Dios es capaz de salvar a cada persona por quien Él tenga misericordia y que sus esfuerzos no son frustrados por la injusticia o la inhabilidad del hombre.

Los cinco puntos del calvinismo son:

  1. La Depravación total (o inhabilidad total) del hombre: Como consecuencia de la Caída del hombre, cada persona que nace en este mundo está esclavizada al servicio del pecado. Según este punto, las personas, por naturaleza, no están inclinadas a amar a Dios con todo su corazón, mente o fuerza, sino que están inclinadas a servir sus propios intereses sobre aquellos de su prójimo, y rechazan el señorío de Dios. Por esto, todas las personas, por sus propias facultades, son incapaces de escoger el seguir a Dios y ser salvos.
  2. Elección Incondicional: La elección de Dios desde la eternidad de aquellos a quienes Él traerá a Sí mismo no es basada en virtud prevista, mérito, o fe en dichas personas. Sino que está incondicionalmente fundada en la misericordia de Dios.
  3. Expiación Limitada (o redención particular o expiación definida): La muerte de Cristo tuvo como propósito quitar la culpa de los pecados solamente de aquellos a quienes Dios escogió en su misericordia antes de la fundación del mundo y que posteriormente atraería a sí mismo. Se “limita” en quitar los pecados de los elegidos, mas no de los de la humanidad, y es “definida” y “particular” porque la expiación es segura para estas personas particulares.
  4. Gracia Irresistible: La salvación de un ser humano se realiza en las tres personas de la Trinidad, el Padre Eligió a los que habrían de ser salvos, El Hijo llevó a cabo la redención y propiciación, el Espíritu Santo, llama y persevera a los santos. Esta llamada, cuando es efectuado por el Espíritu Santo, es eficaz, no puede ser resistido por la persona, que necesariamente llegará a la Fe en la obra Salvadora de Jesus.
  5. Perseveración de los Santos: (Entiéndase Santos como aquellas personas que han adoptado la Fe en Jesucristo y por tanto son salvos) Aquella persona que ha sido llamada por el Espíritu Santo y que por ello es un verdadero creyente, nunca podrá abandonar la Fe. Esta doctrina es un resultado de la inmutabilidad del carácter de Dios y de su Omnipotencia, que al proponerse desde antes de la fundación del mundo tener misericordia para con una persona, El realizará su propósito sin falla. Por lo tanto un verdadero creyente no puede caer de la gracia, no puede perder la salvación.

Movimientos cristianos relacionados con el calvinismo  
Los siguientes movimientos o grupos están relacionados en doctrina o historia con el calvinismo:

Enlaces externos 

Miguel de Servet (IV)

El encuentro Servet-Calvino

Miguel de Servet (IV)

Ver Enlaces relacionados con La Reforma Protestante

No sabemos si el texto de lo tratado entre Servet y Calvino ha llegado a nuestras manos intacto, pero este documento, de alta teología, merece la consideración de todos los que queremos conocer ese momento tan vibrante de las vidas de ambos. 

 

CALVINO: Tengo aquí una copia de su edición de la Biblia latina, la que usted publicó en Lyon hace once años. Digo, que por sus anotaciones en este trabajo usted rebajó la palabra de Dios con sus bagatelas vanas y delirio impío. Vea, por ejemplo, la violencia que usted hace al libro de Isaías. En el Capítulo 53 Isaías habla del siervo de Dios quien llevó las iniquidades de Su gente. Ahora, usted solicita que el siervo de Dios, a quien se refiere el capítulo, no es ningún otro que Ciro el persa. Esto es una corrupción forzada de profecía, puesto que la verdad que la Iglesia cristiana claramente entiende sobre el siervo de Dios en este caso, no es ninguno otro que Jesucristo, cuya venida aquí es pronosticada por el profeta.    

SERVET: Usted no quiere o no puede entender. Los doctores antiguos de la Iglesia han comentado este capítulo esencialmente del mismo modo que yo. Usted notará que en mis anotaciones también he observado que aunque la referencia histórica sea claramente a Ciro, la lengua usada también presagia a Cristo emergiendo en el texto. De la misma manera los doctores antiguos relacionaron el mismo significado doble a este capítulo, a saber, que la referencia simbólica es a Jesucristo, pero la referencia literal e histórica es a Ciro de Persia. 

CALVINO: Nunca un hombre ha tenido, desgraciadamente, tanta audacia para corromper un capítulo tan noble, habiendo perdido todo el sentido de vergüenza, tomando un placer diabólico en la supresión de la fe cristiana. 

Servet continuó negando que él hubiera inquirido sobre la inmortalidad del alma. Él había dicho y escrito que el alma era vestida con elementos corruptibles, como cada uno sabía, pero él nunca había mantenido que el alma es mortal. Él admitió con facilidad que consideraba el bautismo de infantes como una invención del diablo y una falsedad infernal para la destrucción de cristianismo. Sin embargo, él nunca negó el pecado original; él simplemente dijo que la redención por los pecados debe esperar hasta que una persona sea madura:”Ya que no creo que Dios considerará como pecados mortales los que son cometidos antes de la edad de veinte”. 

Sobre el objeto de la Trinidad, la discusión inmediatamente quedó atascada en una disputa entre Servetus y Calvino sobre potestades. Servet mantenía que la palabra ” Trinidad ” nunca había aparecido en las escrituras de los Padres de la Iglesia antes del Concilio de Nicea en el siglo IV. Si los primeros padres implícitamente hubieran reconocido cualquier distinción en la Esencia Divina, ellos seguramente no reconocieron la existencia de tres Personas iguales y distintas en un mismo solo Ser. A esto, Calvino replicó que Servet no había leído correctamente a los primeros Padres de la Iglesia, que la doctrina anti-Trinitaria que Servet imputaba a ellos, a nadie era desconocida hoy (a nadie excepto Servet), y que todo lo que Servet citaba en apoyo de sus opiniones heréticas, sólo se apoyaba en ” escrituras apócrifas, que están llenas de disparates.” 

Sobre el objeto de Jesucristo, Servet mantuvo que el término ” el Hijo de Dios ” aplicado a Jesús sólo se aplicó después de que Él apareció sobre la tierra. Calvino contestó que esto era apropiado y necesario para vincular el título “el Hijo de Dios” a la Palabra invisible y divina, que tomó carne en la persona de Jesucristo, quien había existido desde toda la eternidad. Pero Servet insistió que tal distinción fuera falsa; Jesucristo, antes de Su encarnación, existió sólo como un modo simple de estar en la Deidad, y seguramente no como una Persona dotada con su propia existencia apropiada. 

De tales sutilezas como estas, que pueden romper a uno la cabeza, la discusión entonces giraba en torno a los cargos de que Servet había insultado a Calvino y otros Ministros de Ginebra. Calvino hizo una copia de su propio trabajo, Institución de la religión cristiana, que había estado en la posesión de Servet, y en el que éste había hecho un número de anotaciones marginales de una naturaleza insultante. Calvino también produjo algunas cartas escritas por Servet que contenían fuertes ataques sobre las doctrinas predicadas por el clero de Ginebra. Servet admitió que él en verdad había hecho los comentarios en cuestión. Pero el dijo que Calvino de la misma manera le había insultado en muchos de sus trabajos impresos. Simplemente le he contestado, mostrando que él ha errado en algunos sitios. Hice estas cosas en mi propia defensa, no con la intención de causar heridas, si no simplemente mostrarle sus errores y faltas, usando el Escritura Sagrada como autoridad. 

Sobre el 23 de agosto (todavía 1553) el carácter del juicio cambió, de un énfasis sobre la herejía a un énfasis sobre la sedición, otro tema palpitante en los corazones de los hombres de Ginebra. 

Para perseguir esta línea de ataque, el procurador de la República, Claudio Rigot, lo elevó a procesamiento. Sus cargos consistían en que Servet era un carácter peligroso cuyas herejías no sólo eran malas para ellos, sino porque este heresiarca había trabajado con diligencia para extender sus falsas opiniones, por lo que él era una amenaza a la seguridad del mundo entero cristiano (el protestante y el católico – el ortodoxo y heterodoxo parecido). 

Manuel de León es escritor e historiador

La condena a Servet

La condena a Servet

Juan Calvino

“La mente humana es una fábrica de ídolos”. (Juan Calvino).

Uno de los episodios más tristes en la vida de Calvino fue la condena a muerte que impuso a Miguel Servet, un prestigioso teólogo y médico español. Servet había publicado un libro donde negaba la divinidad de Cristo porque no creía en la doctrina cristiana de la trinidad.

Sin embargo, lo que influyó más en Calvino para tomar su decisión fue el documento que elaboró Servet describiendo la circulación de la sangre en los hombres, tema que el humanista francés reprobaba de manera tajante. Es así como Servet, huyendo de la Inquisición católica, buscó refugio en Ginebra. Pero allí fue juzgado por Calvino y condenado a morir en la hoguera.

Ver Enlaces relacionados con La Reforma Protestante

Fuente:

icarito.cl