La Organización Muerte Segura esta en Valencia.

La Organización Muerte Segura esta en Valencia.

Buenos Aires, Argentina – Creo que Ud. como yo, sentimos mucho dolor al leer la noticia del barco que frente a Valencia, España, está autorizado a practicar abortos. En éste caso el límite para hacerlos es de menos de 6 semanas y 6 días. Pero el Dr. Carbonell, dice la nota, que ha propuesto que se llegue hasta 24 semanas. O sea, un bebé de 6 meses. Con ese tiempo, un bebé está listo para llegar al mundo, como prematuro. Este término de 24 semanas es lo que incluso propone la OMS.

No me he quedado con la noticia, sino que estuve investigando que al Dr. Carbonell le dieron un premio académico: el premio a la anticoncepción. La organización mundial de la salud (OMS) lo respalda.

Propongo que la Organización Mundial para la Salud cambie su nombre por Organización Muerte Segura. El juramento hipocrático dice lo siguiente:

Juramento Hipocrático
“Juro por Apolo el Médico y Esculapio por Hygeia y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que éste mi juramento será cumplido hasta donde tengo poder y discernimiento. A aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; él participará de mi mantenimiento y si lo desea participará de mis bienes.

Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo.

Instruiré por concepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que me enseñó a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas.

Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del prejuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa.

No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica.

A cualesquier cosa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, obteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de la lasciva con las mujeres u hombres libres o esclavos.

Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deban ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas.

Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro.”

Esto que he copiado directamente del sitio donde está radicado, es el juramento que hacen los médicos. He subrayado A NADIE DARE DROGA MORTAL, para que todos podamos ver que ésta institución siniestra va contra el juramento profesional. Si alguno de los que leen éste editorial tiene manera de que hagamos llegar un petitorio, Dios lo bendecirá. No podemos permitir el asesinato de los bebés, de ningún modo.

Para decirlo claramente, tal como lo hice en la nota MAMI, DEJAME VIVIR, las relaciones sexuales hoy en día son vistas como imprescindibles en las parejas antes de casarse, lo cual no ha sido realmente una ventaja porque está a la vista que los divorcios aumentan cada día. La seducción es el pan diario, la industria moderna le ha metido a las mujeres en la cabeza que tienen que competir unas con otras, a ver quién es más sexy. Las embarazadas no se quedan atrás: salen en las fotos desnudas, en una ansiedad incontrolable por seguir siendo atractivas. Pues bien: ya no es posible detener éste deporte. Pero que un bebé tenga que pagar con su vida la relación… es demasiado. Asi que hermanos en el mundo, localicemos los correos de la OMS y digamos lo que Dios nos de para decir llegado el momento.

Ayúdenme a movilizarnos contra ésta terrible organización siniestra, y por supuesto les pido que intercedan por esas pequeñas vidas y porque los que llevan a cabo semejante asesinato no puedan seguir adelante con sus maniobras, y doblen sus rodillas en un quebranto público.

Es la opinión personal de Titina Castro.

 

Anuncios