Societas Pro Satani

Societas Pro Satani

Una nueva secta satánica surgió en la República de Chile el año pasado.Parece que estan aún en proceso de estructuración.

Una señiora, cuyo nick es la Dama Gris, me dejo un comentario en uno de mis blogs, donde me preguntaba si tenía mas informacio sobre Satanismo, y me comento que pertenecia a esta secta. Como no la había escuchado nombrar nunca,investigué por internet para saber de que se trata. Acá coloco la información que encontré para aquellos interesados en saber de que se trata este nuevo grupo diabólico, que por el momento intenta mostrar un perfil religioso (¿etico-moral?) del satanismo, afirmando que desean evitar meterse en problemas inútiles con las leyes de la República de Chile. Pero conocemos las maquinaciones de Satanás, que es Padre de mentiras.

…no ignoramos sus maquinaciones” (2 Corintios 2:11). 

Es importante conocer las maquinaciones de nuestro enemigo, el diablo. De otro modo, le será más fácil tomar ventaja sobre nosotros. 
Es mentiroso, y lo ha sido desde el principio. De hecho, es el padre de la mentira (Jn. 8:44). Le mintió a Eva desvirtuando las palabras de Dios, y ha estado haciendo lo mismo desde entonces. 
Además, es engañador (Ap. 20:10). Su táctica consiste en mezclar un poco de verdad con el error. Imita y falsifica lo que es de Dios. Se hace pasar como ángel de luz y envía a sus mensajeros como ministros de justicia (2 Co. 11:14-15). Engaña usando grandes señales y prodigios mentirosos (2 Ts. 2: 9) y corrompe el entendimiento de la gente (2 Co. 11: 3). 
Satanás es un asesino destructor (Jn. 8:44; 10:10). Su meta y la meta de todos sus demonios es destruir. No hay excepción a esta afirmación. Como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar (1 P. 5: 8), persigue al pueblo de Dios (Ap. 2:10) y destruye a sus propios esclavos por medio de las drogas, el ocultismo, el alcohol, la inmoralidad y vicios por el estilo. 
Es el acusador de los hermanos (Ap. 12:10). La palabra “diablo” (gr. diábolos) significa acusador o calumniador, y como su nombre lo indica, así es él. Todos aquellos que calumnian a los hermanos están haciendo la obra del diablo. 
Siembra desaliento. Pablo advirtió a los corintios que de no perdonar al pecador arrepentido, Satanás obtendría una ventaja hundiéndolo en el desánimo extremo (2 Co. 2:7-11). 
Así como Satanás, hablando a través de Pedro, buscó disuadir a Jesús para que no fuera a la Cruz (Mr. 8:31-33), así desanima a los cristianos para que se eviten la vergüenza y el sufrimiento de llevar la cruz. 
Un truco favorito del maligno es “divide y vencerás”. Busca sembrar disensión y discordia entre los santos, sabiendo que “una casa dividida contra sí misma no puede permanecer”. Triste es decirlo pero su estrategia ha tenido mucho éxito. 
Ciega las mentes de los incrédulos para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo y no sean salvos (2 Co. 4: 4). Les ofusca con diversiones y pasatiempos, falsas religiones, dilaciones y orgullo. Les mantiene ocupados con sus propios sentimientos sin hacer caso de los hechos; les hace poner los ojos en ellos mismos y no en Cristo. 
Por último, Satanás ataca expresamente a los creyentes después de conseguir grandes victorias espirituales o experimentar profundamente el poder de Dios. Es en tales circunstancias que el peligro del orgullo está presente y es más grande. Busca un punto débil en nuestra armadura, y dispara exactamente ahí. 
La mejor defensa contra el Diablo es vivir con el Señor en comunión continua, clara y despejada, cubiertos de las vestiduras protectoras de un carácter santo. 

“Sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios” (Marcos 1:34). 

Declaración

Logo de la secta

Societas pro Satani se creó el viernes 20 de julio de 2007. Desde ese comienzo, se han mantenido juntas bi-trimensuales con el resto de los miembros en donde se han discutido tópicos, se han expuesto tópicos y se ha planeado un futuro estructural y organizativo.

El pasado 30 de Abril, en las vísperas a Walpurgisnacht, en una reunión, analizaron los cuestionarios que hasta ese momento habían llegado a su casilla de correo. 

Societas Pro Satani nace con la idea de formar una agrupación que pueda satisfacer la idea de dejar la virtualidad del Satanismo y acercarlo físicamente a la gente, principalmente, de Santiago de Chile. La Iglesia de Satán tiene una nula representación física en Latinoamérica (y en EEUU solamente funciona -prácticamente- como una pen pal society, esto significa, un grupo de personas que pueden mantener contactos epistolares, a través de internet y eventualmente, formar amistades, negocios entre Satanistas, etcétera), lo que es nuestro principal móvil para organizarnos como un grupo independiente que busque formar una red real de Satanistas chilenos.

Toma el nombre de Societas Pro Satani, principalmente, por la constante motivación de formar una Sociedad Satánica, que esté armada de grupos de discusión y estudio de variados temas dentro del ocultismo, la historia de grupos controversiales dentro de la historia, la contracultura, la sociedad actual y el rol del Satanismo como referente mágico e ideológico; lo que implica indagar en mucha información que no siempre está disponible en nuestro idioma o es de difícil acceso, por eso es que buscamos la organización con el fin último de establecer discusiones armónicas, retroalimentativas y nutrientes para cada uno desus integrantes.
Es de vital importancia destacar que aceptan la diversidad en todos sus aspectos, como fieles defensores de las libertades morales y éticas, por lo que no solo aceptamos Satanistas, sino que gente también interesada en el fenómeno, que tenga conocimientos previos (disponibles incluso en internet) y que sepan responder satisfactoriamente las preguntas del Cuestionario de Afiliación.
En ningún caso apoyan cualquier tipo de actividad ilegal. Esto es simplemente una razón práctica, ideológicamente es probable que existan discrepancias bajo la actual legislación chilena, pero ninguno de ellos alegan que buscan desafiar el poder de la ley de la república de Chile, para evitar problemas. Por este motivo hacen un filtro ideológico al pedir como requisito las respuestas de un Cuestionario de Afiliación.

Una lista de temas teóricos que naturalmente les interesan son:

-La discordia entre el nacimiento natural de un Satanista o su posible educación.
-Estratificación y una discusión para su viabilidad, límites, defectos, etc.
-Revisionismo pentagonal, en general.
-La ley del trapezoide y su investigación.
-Estética, comportamiento, protocolos y estereotipos Satánicos.
-Evolución, historia y actualidad del Satanismo a nivel mundial.
-Estudio de las diversas Iglesias Satánicas en EEUU y el resto del mundo.
-Moral y ética Satánica.
La magia también es una parte importante del Satanismo, y también les interesa estudiar sus corrientes:
-Magia Satánica, estudio de rituales.
-Crowley y Thelema.
-Magia(k) del Caos, Discordianismo, Zos Kia Cultus, etc.
-Magia en África: Vudú, Chamanismo, etc.
-Personajes históricos mágicos y sus teorías: John Dee, Eiphas Levi, Rasputín, etc.
Como se puede ver, hasta ahora, sigue siendo un proyecto. No pretenden tener jerarquías (más que las administrativas), por eso utilizan el término de “comunidad”. Son jovenes y trabajan con autogestión. Nadie los apoya y alegan no necesitarlo, el conocimiento será para ellos.
Conclución:
Algunos cristianos piensan que la posesión demoniaca es un fenómeno que existió cuando nuestro Señor estaba en la tierra pero que ya no está presente en nuestros días. Esta es una idea erronea que debe corregirse. Los periódicos de casi todos los días contienen relatos de crímenes sin causa que indican claramente que han sido inspirados por el demonio. La posesión demoníaca presenta ciertos síntomas que nos ayudan a identificarla y a distinguirla de las enfermedades mentales. 
En primer lugar, un demonio conduce a su víctima a la violencia y a la destrucción. El propósito del demonio es siempre destruir. 
Una persona que está poseída por el demonio manifiesta dos o más personalidades, la suya propia y la del demonio(s). Puede hablar con voces diferentes e identificarse con diferentes nombres. 
Esta persona es capaz de hazañas sobrenaturales de fuerza o puede poseer poderes de conocimiento sobrenaturales. 
Aunque el poseído pueda hablar a veces condescendientemente del Señor Jesús, su conducta normal será blasfemar o reaccionar violentamente ante cualquier mención del Señor, de la oración, de la sangre de Cristo o de la Palabra de Dios. 
Su conducta es extremadamente rara, errática e inquieta. Los demás no pueden entenderle, controlarle, ni rehabilitarle. Puede tener tendencias suicidas y vivir en la esclavitud del temor y la superstición. 
La posesión demoniaca está estrechamente asociada frecuentemente con el uso de drogas alucinógenas. Estas drogas introducen a la persona en el reino trascendental y abren su ser a la entrada de demonios. La palabra traducida “brujería” o “hechicería” en varias versiones de la Biblia, viene de la palabra griega “farmakia” que significa drogas. 
La persona poseída por el demonio es sádica y muestra una crueldad física o mental excepcional y algunas veces mutila o desmiembra los cuerpos de sus víctimas. 
Otros que son poseídos por el demonio pueden ser morbosos, frecuentando cementerios, coleccionan cráneos u otra clase de huesos, y obsesionados con la muerte y con historias espantosas. 
El sol y la luna, especialmente la luna nueva, ejercen una profunda influencia en el mundo del demonismo. De aquí la promesa tranquilizadora de la Palabra a los creyentes: “El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche” (Sal. 121: 6). 
Los demonios pueden exorcizarse por medio de la oración y la autoridad del Nombre del Señor Jesús. Pero la liberación permanente para la persona se encuentra solamente cuando ésta nace de nuevo por medio de la fe en el Salvador.
Tanto la influencia demoníaca, como la posesión por malos espíritus pueden suceder por varias causas. 

Maldiciones de los padres muchas veces desde el vientre de la madre.

Casos de incesto o de abuso sexual en la niñez.

Víctimas de hechizos, brujerías, odios, mal ojo, vudú, etc.

Participación en cultos de satanismo, brujería, espiritismo, magia, yoga, guija, clarividencia, adivinaciones, supersticiones, amuletos, encantaciones, cristales, nueva era, literaturas, cines, exhibiciones impuras, violentas o satánicas, amoralidad, corrupción, problemas familiares difíciles, pertenencia a sectas, ritos satánicos, invocaciones, cartas, espiritismo; pactos satánicos para obtener el máximo placer sexual, dinero, poder, etc.

La influencia demoníaca es un estado mas leve de posesión demoníaca. Aquel que sufre la influencia del demonio, acaba haciendo cosas malignas sin explicación, puede ponerse a blasfemar contra Dios sin saber por que lo hace, puede escuchar voces que le llevan a hacer cosas indeseables, puede oír voces interiores, puede obsesionarse con el sexo, con envidias, con el odio, con el suicidio y terminar matándose o matando a otra u otras personas.

La influencia demoníaca puede empezar por interés en lo oculto, consultas de horóscopo, leída de las manos, predicciones del futuro, tabla de guija, brujería, hechizos, mal de ojo, maldiciones de otras personas, odios, espiritismo, magia, yoga, péndulo, comunicación con espíritus a través de mediums, clarividentes, cartas, adivinaciones, supersticiones, amuletos, encantaciones, cristales, nueva era, literaturas, cines y exhibiciones impuras, violentas o satánicas, etc.

Fuentes bibliográficas: 

Arqueología y el Libro de Mormón

Arqueología y el Libro de Mormón

Los eruditos de los Santos de los Últimos Días y otros han hecho (durante mucho tiempo) intentos de usar la arqueología para apoyar sus respectivos puntos de vista sobre los orígenes del Libro de Mormón.

Todos los grupos incluidos en los Santos de los Últimos Días consideran el Libro de Mormón como un texto sagrado inspirado. Así mismo, los estudiosos de este grupo religioso aceptan la idea de que la gente descrita en el Libro de Mormón vivió en algún lugar de América del Norte o del Sur. La mayoría de los estudiosos más importantes de los SUD han coincidido en este punto desde la publicación del Libro de Mormón.[1]

La mayoría de los Santos de los Últimos Días consideran el libro como histórico, aunque reconocen que el propósito del libro no fue el de reseñar la historia del pueblo descrito allí.[2] Si bien los estudiosos han observado que hay información histórica dispersa por todo el libro, las autoridades de la Iglesia de Jescucristo de los iglesia de los SUD subraya que el Libro de Mormón es, ante todo, una obra religiosa.[3]

Creencias culturales de los Santos de los Últimos Días sobre la arqueología del Libro de Mormón

Opiniones tradicionales sobre la población del Nuevo Mundo

Muchos miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días creen que los israelitasAmérica. Se da casi por segura la influencia judía en América a raíz del hallazgo de utensilios hebreos de fecha precolombina por todo el continente, como placas con los Diez Mandamientos. También existen similitudes sorprendentes entre el idioma y la cultura de algunos pueblos nativos de América con los de los antiguos hebreos.[4] viajaron a

Algunos miembros pertenecintes a los inicios de la Iglesia creen que los tres grupos mencionados en el Libro de Mormón poblaron ellos solos América del Norte y del Sur, por entonces vacía, en breve tiempo.[5]

La opinión de los estudiosos SUD sobre la población del Nuevo Mundo

No obstante, los estudiosos de los SUD hace tiempo que adoptaron una visión más crítica sobre la creencia de que no había presencia de pueblo alguno en el Nuevo Mundo en el momento de la llegada de Lehi.

  • En 1927, Janne Sjodahl declaró que “los estudiantes del Libro de Mormón deberían quedar advertidos del error de suponer que todos los indios americanos son descendientes de Lehi, Mulek y sus compañeros”.[6] Sjodahl también sugirió que la población jaredita pudo no haber sido destruida del todo.
  • En 1938 una guía de estudio del Libro de Mormón editada por la iglesia señalaba que “el Libro de Mormón trata sólo de la historia y expansión de tres pequeñas colonias que llegaron a América y no niega ni refuta la posibilidad de que hubiera otras inmigraciones de las que sus escritores serían probablemente desconocedores”.[7]
  • A partir de 1952 Hugh Nibley, experto de los SUD, sostuvo incansablemente que era equivocada la creencia de que no había otros pueblos presentes en el Nuevo Mundo en el momento de la llegada de Lehi.
  • En 1980, Nibley, al referirse a las pruebas arqueológicas, afirmó que la idea de un Nuevo Mundo vacío representaba una “lectura simplista” del Libro de Mormón.[8] A mediados del siglo XX, la mayoría de los estudiosos SUD creían que los acontecimientos descritos en el Libro de Mormón se desarrollaron en un área limitada de mesoamérica y que ya había otros pueblos presentes en el continente en el momento de la llegada de Lehi.
  • Este modelo geográfico y de población se publicó formalmente en la revista oficial de la iglesia The Ensign en septiembre de 1984, y tuvo su desarrollo en un libro sobre el tema escrito por el antropólogo SUD John L. Sorenson en 1985.

Influencia de los artistas de los SUD sobre la percepción popular

Los artistas de los SUD han influenciado la percepción popular de lo que muestra exactamente el Libro de Mormón. Algunas ediciones del Libro de Mormón incluyen una serie de dibujos del artista de los SUD Arnold Frieburg que se hicieron con la idea de ilustrar determinados sucesos de la narración.[9] Los nefitas aparecen como individuos musculosos vestidos con corazas de estilo romano y llevan grandes espadas de acero tradicionales. En una escena en la que se muestra a Mormón y a Moroniobservando la batalla final, Moroni aparece con un casco metálico provisto de grandes cuernos y una cresta. En otra escena distinta, el capitán Moroniaparece con un casco con cresta y una coraza metálica y está rodeado de guerreros que sostienen grandes espadas de metal.

En un retrato de Helamán guiando a sus dos mil guerreros, Helamán se muestra a horcajadas de un enorme caballo que, a su vez, lleva un casco con cresta. Y sin embargo, no aparece en el Libro de Mormón que los caballos fueran animales que se utilizaran para cabalgar o para entrar en batalla.

Esfuerzos de los SUD para establecer la arqueología del Libro de Mormón

Primeras tentativas

Muchos fieles de los SUD han tratado de analizar el texto del Libro de Mormón para utilizarlo como una guía para hallar sitios arqueológicos. Aunque algunas de estas primeras tentativas se hacían con una sincera intención, al final llevaron a una mayor confusión sobre el tema debido a los dudosos estudios. Algunos han fundamentado sus conclusiones en datos arqueológicos que se consideran fraudulentos[10] Esto ha supuesto que en los últimos años muchos expertos de los SUD se hayan mostrado muy cautelosos respecto al trabajo de otros investigadores de los SUD sobre el tema. John Sorenson dice que “los propios estudiosos de los SUD han atacado a los aficionados inexpertos”.

Postura moderna

Los investigadores de los SUD han propuesto algunos sitios que ellos consideran candidaturas probables para los lugares arqueológicos de Oriente Medio que se mencionan en el Libro de Mormón. Por el contrario, elLibro de Mormón no ofrece datos igualmente claros para lugares arqueológicos en América, lo que hace más complicada la investigación en elhemisferio occidental. Tras la confusión creada con las primeras tentativas de establecer una arqueología del Nuevo Mundo, las mayoría de los expertos de los SUD han adoptado ahora una postura distinta. Se trata de analizar los hallazgos arqueológicos para después encontrar paralelismos con la información del Libro de Mormón. Si bien los expertos de los SUD no han encontrado una prueba indisputable de la historicidad del libro, sí que han reunido una gran cantidad de lo que ellos creen que es material que apoya los escritos del libro.

Además de la búsqueda de pruebas físicas positivas, algunos expertos de los SUD, como John L. Sorenson, están acumulando un importante número de estudios que tratan de aplicar la técnica de “cuerpo y sangre” a las culturas del Libro de Mormón. Este método se vale de lo que los autores llaman “conocimiento contextual” para establecer el entorno histórico. El objetivo es determinar los lugares y las épocas en que sucedieron los acontecimientos del Libro de Mormón.[11]

A partir de mediados de los años 1950 la Universidad Brigham Young, de propiedad de la Iglesia, ha venido patrocinando (bajo la enseña de laFundación Arqueológica del Nuevo Mundo o NWAF en inglés) un gran número de excavaciones arqueológicas en Mesoamérica, centrándose sobre todo en el periodo mesoamericano conocido como preclásico (antes de ca.200 a. C.).[12] Los resultados de ésta y otras investigaciones, aunque han sacado a la luz datos arqueológicos de importancia, no han conseguido una aceptación general por parte de arqueólogos del Libro de Mormón no pertenecientes a los SUD.[13] Sin embargo, sí que han logrado un mayor respeto hacia las labores arqueológicas de los SUD en este campo.[14]

Estudios genéticos

El Libro de Mormón cuenta que el pueblo de Jared, formado por varias familias de la Torre de Babel, que emigraron a América desde el Viejo Mundo antes de la época de Abraham un grupo que incuía a la familia de Lehi (La familia de Ismael, Zoram y posiblemente otros que emigraron a América desde Jerusalénsobre el 600 a. C.; y otro grupo (el pueblo de Mulek) que emigró desde Jerusalén a América ocho años después. El Libro de Mormón no hace ninguna afirmación abierta con respecto la migración o a la no migración de otros grupos a América, aunque un párrafo introductorio agregado al libro, con el que comenzaba con la edición 1981, identificó a los lamanitas como los “antepasados principales de los indios americanos”.[15]

Muchos son los que han examinado los datos genéticos existentes para determinar su relación con la gente descrita en el Libro de Mormón. Se han desarrollado varios estudios en los cuales se examinaba ADN de indígenas americanos modernos a fin de determinar los orígenes de los americanos nativos. Algunos autores han publicado trabajos en los que postulan que los actuales estudios de antropología genética basada en el ADN no sostienen el Libro de Mormón.[16] [17] Otros investigadores advierten del peligro de utilizar la genética para tratar de probar o rechazar la historicidad del Libro de Mormón diciendo que no existen genes originales y que sería improbable rastrear el DNA israelita aunque lo tuviéramos.[18] [19]

Apologética y arqueología

El diccionario Webster define la “apologética” como un “discurso argumentativo sistemático en defensa” de una postura. Numerosos investigadores creyentes en el Libro de Mormón han desviado su atención a finales del siglo XX desde la “apologética” a los “estudios”. Este cambio ha dado como fruto generalmente mejores investigaciones entre los creyentes al centrarse los investigadores más en las respuestas reales que en las polémicas argumentativas, aunque irónicamente este cambio ha proporcionado materiales mejores a los propios apologetas. De hecho, una reciente publicación evangélica se lamentaba de la falta de investigación seria que se correspondiese con la “sofisticación y la erudición” de los estudios apologéticos de los SUD.[20]El Libro de Mormón” ya no se sostienen solamente en el debate de la apología contra escepticismo, sino que se apoya más bien en un interés por investigar seriamente el propio Libro de Mormón. Para los investigadores del Libro de Mormón la “arqueología y

He aquí algunas de las razones específicas por las que muchos apologetas mormones no dan demasiada importancia a la apologética basada en la arqueología:

  1. La Iglesia de los Santos de los Últimos Días no aconseja la conversión por medio del razonamiento en lugar de la conversión por medio de la fe y la revelación personal
  2. Aunque se han establecido ciertos consensos, los estudios del Libro de Mormón aún están en su inicio.
  3. Tanto investigadores de los SUD como investigadores ajenos suelen cometer errores de concepto por los siguientes motivos:
    • Casi toda la investigación arqueológica moderna demesoamérica data del periodo posterior a la narración del Libro de Mormón. El Libro de Mormón narra sobre todo la vida de los nefitas y su idioma, religión y cultura que se fueron deteriorando con el tiempo.
    • Algunas interpretaciones del texto del Libro de Mormón sugieren que puede haber habido otros pueblos y culturas en las mismas tierras en el mismo periodo (si bien el libro se centra en los pueblos provenientes del Antiguo Mundo), seguramente grandes poblaciones y numerosas culturas distintas.[21]
    • El Libro de Mormón dice que los lamanitas persiguieron y destruyeron a los nefitas que quedaban, así como los restos de su civilización y cultura.
  4. No existen referencias geográficas que se puedan relacionar con otras referencias del Libro de Mormón tras la época de Cristo que puedan ser identificadas bien por su descripción o por su relación con otros sitios. Las que aparecen antes de las “grandes destrucciones” que tuvieron lugar en el Libro de Mormón tras la muerte de Jesús no ofrecen suficiente detalle para permitir su identificación.

Estado de la investigación arqueológica

Durante más de doscientos años de investigación arqueológica americana se han acumulado un gran número de datos. Aunque la exhaustividad de estas investigaciones se resiente en comparación con la arqueología del Viejo Mundo, sí que se ha logrado una introspectiva considerable respecto a las civilizaciones precolombinas y sus tecnologías, sus movimientos y su historia. Entre ellas están las civilizaciones mesoamericanas originarias, como la maya, la olmeca y la zapoteca (pre-clásicas), las cuales tuvieron su esplendor aproximadamente durante el periodo en el que se estima que ocurrieron los hechos del Libro de Mormón.

El Libro de Mormón describe tres civilizaciones densamente pobladas, semialfabetizadas y tecnológicamente avanzadas.[22]

El documento describe principalmente a los nefitas y los lamanitas que estuvieron en el continente americano desde el 600 a. C. hasta el 400. También describe el ascenso y la caída de la nación jaredita, que existió en América desde la época de la Torre de Babel (que muchos eruditos estrictos de la Biblia datan entre el 3100 a. C. y el 2200 a. C.) hasta el 400 a. C.Algunos discuten que los datos y los instrumentos de estos pueblos no parecen estar relacionados con la descripción que ofrece el Libro de Mormón sobre las antiguas civilizaciones[23] Otros ven aquí una muestra de pruebas que en su opinión corroboran el relato del Libro de Mormón. No obstante, muchos consideran que la arqueología de Norte y Sudamérica aún sigue siendo un campo de estudio en desarrollo.[24]

Estimaciones de la población

Aunque el libro no afirma explícitamente que estas tres civilizaciones fueran las únicas que poblaron las antiguas Américas, la mayoría de los estudiosos SUD han interpretado que algunas partes del texto indican la presencia de otros grupos de personas con las que tuvieron contacto y cuyos orígenes no aparecen definidos.[25] Aunque el libro no ofrece estadísticas completas sobre la población, existen pistas sobre el número de personas de la civilización nefita en distintos momentos de su historia. Cuatro siglos después de la llegada del grupo de Lehi, la pequeña colonia nefita de Zeniff es atacada por los lamanitas en una batalla en la que supuestamente murieron tres mil cuarenta y tres lamanitas. (cfr. El Libro de Mormón, Moses 9:18). En el 87 a. C. se dice que en una batalla murieron más de diecinueve mil nefitas y lamanitas. En uno de los momentos que se describen de la historia, algunos estudiosos mormones calculan que la población descrita en el Libro de Mormón oscilaba entre 300.000 y 1,5 millones de personas.[26] Por ejemplo, el Libro de Mormón asegura explícitamente que en una sola batalla junto al monte Cumorah se asesinó a unos ciento treinta mil soldados de uno de los bandos. Se estima que hacia el 385 el número de soldados nefitas muertos era casi de un cuarto de millón.[27] La civilización jaredita era probablemente mucho mayor: la guerra final que destruyó a la civilización jaredita mató al menos a dos millones de soldados (cfr. El Libro de Mormón, Ether 15:2).

El uso y la disputa de las evidencias arqueológicas existentes

El Libro de Mormón afirma que existían pueblos precolombinos que eran blancos, cultos, que conocían antiguas lenguas del Viejo Mundo y tenían sistemas de escritura derivados del Viejo Mundo (p.ej. 1 Nefi 13:23 y ss.). Fundieron y fabricaron armas de hierro, acero y latón (p.ej. Ether 7:9; 10:23). Tenían caballos y ganado domesticados, carros (p.ej. Alma 18:9). La población se extendía por “toda la tierra”. La civilización descrita en estos pasajes y en muchos otros del Libro de Mormón deberían ofrecer ciertos tipos de descubrimientos en los anales arqueológicos precolombinos.[28]Algunos consideran que la falta de evidencia sobre las civilizaciones del Libro de Mormón constituye un problema para el propio libro. Los eruditos SUD arguyen que se está formando un creciento corpus de pruebas sobre la autenticidad del libro. Estas pruebas, sin embargo, no son aceptadas por la mayoría de arqueólogos.[29]

Si nos basamos en las estimaciones de población del Libro de Mormón, las civilizaciones descritas tendrían aproximadamente el tamaño de algunas otras civilizaciones arqueológicamente prominentes: el antiguo Egipto, la antigua Grecia, la antigua Roma y la civilización Maya, que también estaba en su apogeo en la época de las supuestas civilizaciones del Libro de Mormón. De estas culturas han quedado numerosas muestras en forma de ruinas, tumbas, templos, piramides, carreteras, arcos y muros, frescos, estatuas, jarrones, monedas, etc.

Los escépticos plantean que si hubieran existido en el Nuevo Mundo unas civilizaciones a tan gran escala y de tan larga vida como las que se mencionan en el Libro de Mormón, entonces deberían de aparecer pruebas físicas irrefutables de sus restos en los anales de la arqueología americana.

1. Ninguna de las ciudades que se citan ha sido encontrada.

2. Ninguno de los nombres a los que hace referencia ha sido encontrado en las inscripciones del Nuevo Mundo.

3. No se ha encontrado ninguna inscripción egipcia genuina o alguna cosa similar se ha encontrado en América, la cual pudiera corresponderse con los caracteres de ´´egipcio reformado“de Joseph Smith.

4. No se han encontrado copias antiguas del Libro del Mormón.

5. No se ha encontrado ninguna mención a las personas que se citan, naciones o lugares que menciona el libro.

6. No hay evidencia alguna que respalde la creencia de que hubiesen antiguos habitantes con creencias hebreas o cristianas.

7. Existe un gran número de inexactitudes y anacronismos históricos en las escrituras mormonas.

Los estudiosos mormones responden que las pruebas de estas civilizaciones ya se han hallado y que lo que ocurre es que la principal corriente de la comunidad de arqueólogos no desea aceptarlas. Los investigadores SUD señalan la existencia de patrones de asentamientos que parecen corresponderse con los que indica el Libro de Mormón, tanto en el lugar como en el tiempo.[30]

Ver también

Notes

  1. Para un informe general sobre las principales teorías y su evolución véase a summary en el sitio web de la BYU
  2. Faust 1983
  3. Faust 1983 Faust declara que “es importante saber qué no es el Libro de Mormón. No es en general una historia, si bien mucho de su contenido sí es histórico… George Q. Canon decía que ‘el Libro de Mormón no es un manual de geografía. No fue escrito para enseñar datos geográficos. Lo que explica sobre la situación de distintas tierras y ciudades… supone por lo general una observación casual relacionada con las partes doctrinales e históricas de la obra’. (Juvenile Instructor, enero de 1890, p. 18). Y entonces, ¿qué es el Libro de Mormón? Pues es una prueba confirmatoria del nacimiento, la vida y la crucifixión de Jesús y de su obra como Mesías y Redentor. Nephi escribe sobre el Libro de Mormón: ‘todos los extremos de la tierra, escuchad estas palabras y creed en Cristo; y si no creéis en estas palabras, creed en Cristo; y si creéis en Cristo, creeréis en estas palabras, porque son las palabras de Cristo.'” (2 Ne. 33:10).
  4. William F. Dankenbring [1]
  5. Esta postura ya sólo la mantienen unos cuantos en la actualidad. Muchos de los lectores del Libro de Mormón aceptan que América ya estaba poblada por pueblos anteriores y piensan que estos grupos ejercieron una gran influencia sobre el estilo de vida y la cultura de los pueblos americanos.
  6. Sjodahl, James M. An Introduction to the Study of the Book of Mormon. Salt Lake City: Deseret News Press, 1927.
  7. Berrett, William E., Hunter, Milton R., et al. A Guide to the Study of the Book of Mormon. Department of Education of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1938. Salt Lake City. p.48}}
  8. Nibley,Hugh W. The Book of Mormon and the Ruins: The Main Issues. Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 1980. Provo, Utah
  9. Podemos encontrar una descripción y unas muestras de estos dibujos en The Book of Mormon Paintings of Arnold Friberg. Meridian Magazine [2]
  10. Gardner, Brant Too Good to be True: Questionable Archaeology and the Book of Mormon. The Foundation for Apologetic Information and Research. [3]
  11. Smith 1997, p. 259-260
  12. New World Archaeological Foundation, online collections at BYU.
  13. Citing the lack of specific New World geographic locations to search, Michael D. Coe, a prominent Mesoamerican archaeologist and Professor Emeritus of Anthropology at Yale University, writes (in a 1973 volume of Dialogue: A Journal of Mormon Thought): “As far as I know there is not one professionally trained archaeologist, who is not a Mormon, who sees any scientific justification for believing [the historicity of The Book of Mormon], and I would like to state that there are quite a few Mormon archaeologists who join this group”.
  14. Coe, Michael D. Mormons and Archaeology: An Outside View. Dialogue: A Journal of Mormon Thought, 1973, p.41-46. Michael Coe notes, “There can be no question that the BYU sponsored New World Archaeological Foundation’s program has been an unqualified success. Its twenty years of excavations and exploration in Chiapas have put that state on the archaeological map and have established one of the longest and best archaeological sequences for any part of the New World. Credit for this goes to the foresight of [Thomas Stewart] Ferguson and the original directors, but especially to the first-class [LDS] archaeologists who have carried out the program. First and foremost among them, I would name Gareth W. Lowe, who has been field director for a number of years and who has established himself as the outstanding expert in the field of Formative Mesoamerica. And full praise must be given to the generosity and wisdom of the [LDS] Church leadership in providing financial backing for the foundation. ‘Mormon archaeology’ is no longer something that brings chuckles in Gentile circles.”
  15. Véase la introducción al Libro de Mormón
  16. Uno de los que más han afrontado el reto de comparar el DNA con el Libro de Mormón es el Dr. Thomas W. Murphy.
  17. Southerton 2004
  18. Los genetistas han observdo la dificultad de utilizar la genética en este campo por una serie de razones. Algunas de estas razones son la falta de conocimiento sobre la descendencia de Sariah (o de otros del grupo de Lehi), que no tenemos acceso al DNA de aquel periodo (Israel del 600 a. C.) o que desconocemos qué otros grupos se habrían mezclado con éstos (o en qué proporción lo habrían hecho). Para mayor información véase Whiting, Michael F (2003). “DNA and the Book of Mormon: A Phylogenetic Perspective”. Journal of Book of Mormon Studies 12 (1): 24-35. Consultado el 2007-01-19.
  19. Para el problema de la ausencia del gen israelita para establecer comparaciones y la imposibilidad de realizar pruebas de DNA para relacionar algunos grupos véase Butler, John M (2006). Addressing Questions surrounding the Book of Mormon and DNA Research.FARMS Review 18 (1): 101-108. Consultado el 2007-01-19..
  20. 1998 “Trinity Journal,” an article entitled Mormon Scholarship, Apologetics, and Evangelical Neglect: Losing the Battle and Not Knowing It?
  21. Sorenson 1992
  22. Véase por ejemplo Jarom 1:8 donde se describe una maquinaria avanzada, Mosiah 8:5 y Mosiah 25:5Helaman 3:8 and 16 que describe la enorme población de las tribus lehitas. Referencias parecidas se pueden encontrar en relación con los jareditas, para las cuales remitimos a las civilizaciones del Libro de Esther [4] donde se habla de la semi-alfabetización de los nefitas] y
  23. Krakauer, Jon (2003). Under the Banner of Heaven. Doubleday, 68.ISBN 0-385-50951-0.
  24. Wirth, Diane E (1990). Are the Mormon Scriptures Reliable?.FARMS Review 2 (1): 209-13. Consultado el 2007-03-15. “José Smith señaló que la verdad surgirá de la tierra y yo espero que veamos en el futuro cosas que harán creer al “Tomás incrédulo” que el Libro de Mormón es ciertamente un documento histórico y tangible. La arqueología mesoamericana se encuentra en su niñez si se la compara con las numerosas excavaciones de los yacimientos egipcios. Cualquier arqueólogo mesoamericano admitiría que aún tenemos mucho que aprender, sobre todo en relación con los años que abarcan el periodo preclásico en el cual se sitúa la mayor parte de la historia del Libro de Mormón”.
  25. Sorenson 1992
  26. Smith 1997, p. 280
  27. Givens 2002, p. 139
  28. Southerton 2004, p. 156
  29. Coe, Michael D (Summer 1973). “Mormons and Archaeology: An Outside View”. Dialogue: A Journal of Mormon Thought.
  30. Sorenson 1985, pp. 96-137

Tanner, Jerald & Tanner, Sandra ({{{Year}}}).

Tozzer, Alfred M & Allen, Glover M ({{{Year}}})

Enlaces externos

Obtenido de wikipedia.org

La justicia de EEUU decide la suerte de 416 niños retirados a una secta

La justicia de EEUU decide la suerte de 416 niños retirados a una secta

Un juez de Texas (sur) analizaba este jueves si los 416 niños retirados a inicios de abril a una secta pol�gama sospechosa de abusos sexuales pueden ser devueltos a sus padres o deben ser confiados a familias sustitutas. La foto es del 8 de abril de 2008 en Fort Concho, Texas.

Un juez de Texas (sur) analizaba el jueves si los 416 niños retirados a inicios de abril a una secta polígama sospechosa de abusos sexuales pueden ser devueltos a sus padres o deben ser confiados a familias sustitutas.

Responsables de los servicios sociales pidieron al juez que coloque a todos los niños bajo la autoridad del Estado, asegurando haber descubierto pruebas de que en el seno de la secta se obligaba a adolescentes, a partir de los 13 años, a tener relaciones sexuales con hombres mucho mayores.

Las autoridades también afirman que los niños eran duramente golpeados, encerrados y privados de alimentos cuando eran castigados.

Los niños vivían en una hacienda perteneciente a la Iglesia Fundamentalista de los Santos de los Últimos Días (FLDS), una corriente fundamentalista disidente de la Iglesia oficial mormona. Fueron retirados de allí por las autoridades tras una redada de varios días que comenzó el 3 de abril.

La operación se lanzó tras varios pedidos de auxilio de una joven de 16 años que explicó estar embarazada de su segundo hijo y que su marido de 50 años de edad la golpeaba a menudo. Durante la redada, las autoridades no encontraron a la adolescente pero descubrieron a varias otras jóvenes embarazadas, o que dieron a luz recientemente.

El ministro de Justicia de Texas, Greg Abbott, aseguró el jueves que las autoridades judiciales tenían “informaciones”, que serán presentadas al juez, sobre los abusos sexuales perpetrados en la hacienda.

“Es nuestra convicción que estas niñas que no tenían 17 años tuvieron relaciones sexuales con hombres mayores, lo que es una violación de la ley texana y es también potencialmente una violación de las leyes sobre la bigamia”, declaró Abbott a la cadena de televisión CNN.

Unos 350 abogados venidos de todo el Estado son los encargados de defender a los niños, en un caso que parece ser el mayor de este tipo en la historia de Estados Unidos.

“No sabemos a qué atenernos”, declaró John Kennedy, abogado cuyo gabinete representa a unas 80 madres. “Nuestra mayor dificultad en un caso de esta magnitud y de esta amplitud es hacer que los derechos de cada persona sean protegidos”, añadió.

La FLDS es una secta disidente de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, principal corriente de la iglesia mormona, que renunció a la poligamia hace más de un siglo y excomulga a los miembros que la practican.

Con sede en Hildale y Colorado City, dos ciudades gemelas en la frontera entre Utah (oeste) y Arizona (sudoeste), la secta es dirigida por Warren Jeffs, un polígamo condenado el año pasado a la reclusión perpetua por complicidad de violación.

Durante su juicio, una joven relató que el gurú la había obligado a casarse en 2001 a la edad de 14 años con un hombre mayor, y que le había ordenado “multiplicarse y llenar la tierra de niños criados en el sacerdocio”.

Según las autoridades texanas, el templo construido en la hacienda, un gran edificio blanco rectangular, alberga una cama reservada para las primeras relaciones sexuales entre hombres mayores y sus “esposas espirituales” menores.

Interrogadas el miércoles por el periodista de la CNN Larry King, tres miembros de la secta, mujeres vestidas con largos vestidos y trenzas en el cabello negaron haber visto a adolescentes casadas con hombres mayores en la hacienda.

Fuente: msn noticias

Mormones – Mas noticias sobre la crisis poligámica

Mormones – Mas noticias sobre la crisis poligámica

Secta Texas, el centro

Tienen entre seis y 17 años y pertenecen a un grupo liderado por Warren Jeffs, condenado a 10 años de prisión por violación. Además de supuestos abusos, eran obligadas a tener tres maridos.

Las autoridades del estado de Texas retiraron a 52 niñas de una hacienda perteneciente a la secta polígama liderada por Warren Jeffs como parte de una investigación sobre abuso de menores.

Según informa el diario El País de España en su edición on line, de entre los menores, 18 de las nenas, cuyas edades oscilan entre los seis meses y 17 años, están en custodia de las autoridades, mientras que el resto están siendo ubicadas en casas de adopción.

 

Secta Estados Unidos, Warren Jeffs

Jeffs, líder de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, fue sentenciado a diez años en noviembre, acusado de ser cómplice de violación.

El líder sectario fue condenado después de forzar a una adolescente de 14 años a casarse con su primo, consigna el artículo del diario español

El autoproclamado profeta está a la espera de otro juicio en Arizona, donde tiene cuatro acusaciones de incesto y conducta sexual con una menor a raíz de dos matrimonios arreglados.

Funcionarios del Servicio de Protección al Menor de Texas entraron en la extensa hacienda en el condado de Eldorado, unos 260 kilómetros al noroeste de San Antonio para rescatar a las chicas.

Después de retirar a las 52 menores y de entrevistar a mitad de ellas, una portavoz de bienestar anunció que ninguna regresó al lugar.

“Estamos lidiando con jovencitas que no están acostumbradas al mundo exterior, de manera que estamos tratando de ser sensibles con sus necesidades”, dijo Marleigh Meisner.

Meisner informó además de que la investigación se inició después de que el Servicio de Protección al Menor recibiese una llamada de alguien que aseguraba que una adolescente de 16 años había sufrido abusos físicos.

Se cree que unas 150 personas viven en la hacienda, de 17.000 acres, que contiene un recinto central rodeado por un muro de 25 metros de altura.

La secta, de 10.000 miembros, se escindió de la principal iglesia mormona hace más de un siglo. Sus miembros creen que un hombre debe tener por lo menos tres esposas a fin de ascender al cielo.

Por su parte, a las mujeres se les enseña que el camino al cielo depende de la sumisión hacia el marido.

Secta Estados Unidos, Warren Jeffs

————————————————————————————

Fuente: infobae.com

Las sectas y sus técnicas de control mental

Las sectas y sus técnicas de control mental

Por J. G. Santiago

 

Es importante recordarle con frecuencia a la juventud, padres de familia, maestros y líderes, sobre la necesidad de estar prevenido contra las sectas y otros grupos que utilizan técnicas de control mental, a los que en conjunto yo les llamo grupos esclavistas.

 

Los grupos esclavistas tienen como método primario la eliminación de la habilidad de razonar y tomar decisiones, mediante el uso de técnicas de adormecimiento mental, corporal y social que convertirán a sus miembros en instrumentos dispuestos a ejecutar órdenes y a sacrificarse por las causas del grupo.

 

Los grupos esclavistas quieren individuos inseguros, entregados y orgullosos tan solo de su pertenencia y fidelidad al grupo.

 

Leer el resto de la entrada…

 

 

SECTAS

SECTAS
Por: Margaret Thaler Singer

Tomado del libro:

Friedman SB, Fisher M, Schongerg SK.
Comprehensive Adolescent Health Care.
St. Louis: Quality Medical Publishing, 1992.

La difusión de las sectas empezó a finales de los 60’s, pero no fue sino hasta el trágico suicidio/asesinato de 913 ciudadanos norteamericanos en Guyana en el año de 1978, que la gente empezó a dirigir su atención a la tremenda influencia que los líderes de las sectas pueden tener sobre sus seguidores.1,2 A partir de entonces, infinidad de familias en los Estados Unidos y en otros lugares, han tenido que lidiar con el problema que se suscita cuando un miembro de la familia se involucra en una secta.

La primera oleada de sectas en los Estados Unidos tendió a reclutar jóvenes entre los 18 y 25 años de edad. La mayoría de ellas eran sectas religiosas. En poco tiempo la variedad de sectas aumentó y el rango de edad en las personas reclutadas se amplió. Las familias buscaron la ayuda de profesionales, clérigos y educadores para poder hacer frente al fenómeno de las sectas.

Leer el resto de la entrada »

Siguiente Entradas recientes