Es posible que los Neandertales se aparearan con los humanos

Los datos genéticos apuntan hacia relaciones antiguas entre diferentes especies de Homininos.

Esta ilustración muestra la probable apariencia de un niño Homo neandertalensis, a partir de una reconstrucción hecha por miembros del Instituto Antropológico de la Universidad de Zürich. Para llevarla a cabo se trabajó sobre los restos denominadosGibraltar 2, excavados por Dorothy Garrod en el yacimiento de Devil’s Tower, Gibraltar. Créditos: Christoph P.E. Zollikofer. Pulse en la imagen para ampliar.

Traducido para Astroseti por Stefano Bónoli, a partir de un artículo original de Rex Dalton.

Nature News.

20 de Abril de 2010

Los humanos arcaicos como los neandertales podrán haber desaparecido, pero no están olvidados, al menos no en el genoma humano. Un análisis genético de unas 2.000 personas de todo el mundo indica que esta especie extinta se apareó con los antepasados de los humanos modernos en dos ocasiones, dejando sus genes en el ADN de las personas que viven en la actualidad. El descubrimiento, presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Antropólogos Físicos (American Association of Physical AnthropologistsAAPA) en Albuquerque, Nuevo México, el 17 de abril, aporta nuevos detalles importantes a la historia evolutiva de la especie humana. Este hallazgo puede ayudar a explicar el destino de los hombres de Neandertal, que desaparecieron del registro fósil hace unos 30.000 años. Esto significa que los neandertales no desaparecieron por completo, dice Jeffrey Long, un antropólogo genético de la Universidad de Nuevo México, cuyo grupo llevó a cabo el estudio. Hay una pizca de restos de Neanderthal en casi todos los seres humanos, dice.

Los investigadores llegaron a esa conclusión mediante el estudio de datos genéticos de 1.983 individuos procedentes de 99 poblaciones de África, Europa, Asia, Oceanía y las Américas. Sarah Joyce, una estudiante de doctorado que trabaja con Long, analizó 614 posiciones de microsatélites, que son secciones del genoma que se pueden utilizar como las huellas dactilares. Ella creó un árbol filogenético para explicar la variación genética observada en los microsatélites. La mejor manera de explicar esa variación era la presencia de dos períodos de apareamiento (intercambio de genes, n.d.t.) entre los humanos y una especie arcaica, como Homo neanderthalensisHomo heidelbergensisEsto no era lo que esperábamos encontrar, dice Long.

Haciendo uso de las velocidades de mutación genética y proyectándolas a los datos del registro fósil, los investigadores sugieren que un primer mestizaje ocurrió hace unos 60.000 años en el Mediterráneo oriental y, más recientemente, hubo un segundo mestizaje en Asia oriental hace unos 45.000 años. Estos dos hechos ocurrieron después que los primeros Homo sapiens hubieran emigrado de África, dice Long. Su grupo no halló pruebas de cruce con los neandertales en los genomas de los pueblos africanos modernos incluidos en el estudio. Los investigadores sugieren que la población del primer mestizaje entre las especies emigró a Europa, Asia y América del Norte. Luego, el segundo cruce con una población arcaica, en el este de Asia, alteró ulteriormente la composición genética de la población de Oceanía. La exposición en la reunión de antropología llamó la atención de muchos investigadores, algunos de los cuales han estado tratando de explicar las desconcertantes variaciones del genoma humano. Han encontrado algo, dice Noah Rosenberg, un genetista en antropología de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, quien escuchó la conferencia.

Una prueba de las propuestas del equipo de Nuevo México puede llegar pronto. Svante Pääbo y sus colegas del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, anunció a principios del año pasado que habían terminado un primer borrador de secuenciación del genoma del Neandertal, y se espera que publiquen pronto su trabajo. Estudios anteriores de Pääbo sobre los componentes del genoma de los neandertales excluyeron el mestizaje, pero no se basaron en el análisis del genoma completo de esa especie. Linda Vigilant, una antropólogo del Instituto Planck, consideró que la conferencia de Joyce era una respuesta convincente a las sutiles desviaciones que se observan en la variación genética de la región del Pacífico. Esta información es realmente útil, dice VigilantY es estupenda.

De los registros paleontológicos también se están obteniendo fósiles que complementan esas teorías de mestizaje. El equipo de investigadores de Pääbo y otros colegas rusos presentaron recientemente el genoma mitocondrial de un ser humano arcaico de las montañas de Altai, en el sur de Siberia, cerca de antiguas rutas comerciales asiáticas. El ADN mitocondrial antiguo vino de un pedazo de hueso de un dedo, procedente de una especie de hominino que los investigadores no han identificado aún. Podría ser de un hombre de Neanderthal, de una nueva especie del género Homo o de alguna otra forma arcaica como elHomo erectus, que se extendió hasta Oceanía hace unos 1,8 millones de años. El equipo de Pääboinformó que el hueso era de un individuo que vivió hace 30.000 – 48.000 años en la cueva Denisova, cerca de donde los seres humanos modernos y los neandertales habitaban entonces. Pero la edad de los huesos ha sido cuestionada por investigadores que dicen que los sedimentos de la cueva pudieron ser alterados, haciendo que la capa donde estaba el hueso fuera más antigua.

En la reunión de antropología, Theodore Schurr, antropólogo molecular de la Universidad de Pennsylvania en Filadelfia, dijo que el modelo genético que demuestra mestizaje plantea preguntas sobre la distribución de las especies, tales como Homo heidelbergensis. Señaló que los esqueletos humanos encontrados en el lago Mungo en Nueva Gales del Sur, Australia, tienen características robustas, que pueden representar el resultado del cruce entre especies. Estos esqueletos tienen más de 20.000 años. Keith Hunley, otro miembro del grupo de Nuevo México, dijo que el equipo publicará sus resultados en un futuro próximo.

Bibliografía

The complete mitochondrial DNA genome of an unknown hominin from southern Siberia. Johannes Krause, Qiaomei Fu, Jeffrey M. Good, Bence Viola, Michael V. Shunkov, Anatoli P. Derevianko, Svante Pääbo. Natureadvance online publication 24 March 2010; doi:10.1038/nature08976.

Más información

– Neanderthals may have interbred with humans (Fuente: Nature).

– Los primeros humanos pudieron haberse apareado con otra especie (2 veces) (Fuente: El Blog de Maikelnai).

– Early humans may have bred with other species – twice (Fuente: New Scientist).

Traducido por Stefano Bónoli.

Editado por Carlos M. Luque. Gracias a todos los traductores y colaboradores de Astroseti. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios

Nuevos descubrimientos sobre la evolución humana

Nuevos descubrimientos sobre la evolución humana
Tres nuevos fósiles, tres nuevos candidatos a eslabones perdidos, adornan la cadena evolutiva que conduce al ser humano. La coincidencia en poco menos de dos meses de sus respectivos descubrimientos se une a otra serie de noticias sobre la evolución humana que se han producido a lo largo de este año, bicentenario del nacimiento del naturalista inglés Charles Darwin.

FUENTE | Público 24/08/2009

150 años después de la publicación de su teoría de la evolución, que bajó al ser humano del pedestal al que él mismo se había subido y lo colocó en su justo lugar entre los demás primates, los científicos siguen perfilando los detalles de la historia familiar de la humanidad.

FÓSILES. NUEVAS CARAS EN EL ÁLBUM FAMILIAR

El 18 de mayo se presentó Darwinius masillae, el primate fósil más completo y mejor conservado obtenido hasta la fecha. Sus descubridores vendieron el hallazgo de Ida, como bautizaron al ejemplar, como “el descubrimiento científico más importante de los últimos tiempos” ya que afirmaban que este fósil de 47 millones de años de antigüedad se trataría del “eslabón perdido entre todos los primates y el resto de los mamíferos”.

Para Salvador Moyà-Solà, director del Instituto Catalán de Paleontología, la nueva especie es “claramente” un adapiforme, una rama del árbol evolutivo de los lémures, pero “no aporta nada al conocimiento sobre el origen de los monos y antropoides, mucho menos del hombre”. Y añade: “El mensaje lanzado a la prensa y la importancia del hallazgo no tienen nada que ver”.

Poco más de un mes más tarde, pero sin tanta fanfarria mediática, se publicó el descubrimiento de Ganlea megacanina, un primate de hace 38 millones de años encontrado en Myanmar, candidato a antecesor común a todos los simios, incluido el hombre. “Este sí que es muy importante, porque podría aclarar el debate científico sobre el origen geográfico del grupo”, explica Moyà-Solà. Tradicionalmente se ha considerado África como el continente en el que aparecerían los primates antepasados de todos los monos y antropoides modernos. La aparición de Ganlea en Asia podría forzar una reinterpretación de esta teoría, “si se confirma su posición en la base del árbol evolutivo”.

El lugar de origen de los simios no es el único que ha sido cuestionado recientemente. En junio de este año, el grupo encabezado por Salvador Moyà-Solà hizo público el descubrimiento de Lluc, un primate que vivió hace unos 12 millones de años en la península Ibérica que sería una forma intermedia entre los extintos afropitecinos y los actuales grandes simios (orangutanes, gorilas, chimpancés y humanos).

Anoiapithecus brevirostris se une así a Pierolapithecus catalaunicus, también descubierto en el mismo yacimiento por el grupo de Moyà-Solà. Ambos fósiles apuntan al origen euroasiático de los grandes simios, que se pensaba que había tenido lugar en África, desde donde habrían migrado a Asia los antecesores de los orangutanes.

BIPEDISMO. SE ACLARA EL ORIGEN DE LA LOCOMOCIÓN HUMANA

Un reciente estudio concluye que los antepasados humanos no caminaban por el suelo apoyándose en los nudillos, como sí lo hacen chimpancés y gorilas. Los grandes simios más emparentados con el hombre desarrollaron esta adaptación de manera independiente, según afirman los autores del estudio.

Tampoco se balanceaban por las ramas de los árboles de la selva, como hacen los orangutanes. “Los antepasados de los grandes simios hacían una vida repartida entre el suelo y los árboles”, señala Moyà-Solà. Mientras que los antepasados de los orangutanes se adaptaron a llevar una vida más arbórea, los antepasados de gorilas, chimpancés y humanos se adaptaron al desplazamiento sobre el suelo, pero cada uno de un modo diferente. Cuando el ancestro de los humanos actuales dejó los árboles definitivamente, ya lo hacía caminando sólo sobre las extremidades posteriores.

Esto confirma algo que ya había sido apuntado por los descubridores de los fósiles de los homíninos más antiguos, rompiendo definitivamente uno de los iconos populares sobre la evolución humana más extendidos.

EL ORIGEN DEL HOMO. LA CUNA DEL GÉNERO HUMANO, ¿ÁFRICA O ASIA?

Si el origen africano de los grandes simios se ha puesto en cuestión por el hallazgo de nuevos fósiles, la reinterpretación de viejos conceptos también cuestiona el papel de África como cuna del género humano.

José María Bermúdez de Castro, co-director de Atapuerca, recuerda que “tan sólo las especies son entidades naturales, todas las agrupaciones superiores son construcciones artificiales”. Los criterios para incluir una especie dentro de un género u otro varían “según los autores y las modas: del mismo modo que hay científicos que proponen incluir a los chimpancés dentro del género Homo, hay argumentos muy válidos para excluir al Homo habilis”.

María Martinón-Torres es partidaria de esto último. Esta paleontóloga es autora de un reciente estudio sobre Homo georgicus, la especie de homínino más primitiva encontrada fuera de África, en el yacimiento de Dmanisi (Georgia). “El desarrollo de los habilis es muy similar al de los australopitecos, y el uso de herramientas no es un argumento válido porque otras especies más primitivas ya las fabricaban”, explica Martinón-Torres. Para ella, el origen africano del género Homo se basa en una falacia. “La preponderancia del continente africano se debe a que en Asia no se ha excavado ni el 25% que en África; hace 2,4 millones de años (antigüedad de los restos de habilis) no había ninguna barrera entre los dos continentes, ni geológica ni ecológica, que impidiese la migración de una especie de australopiteco fuera de África”.

Según esta investigadora, el género Homo surgiría con georgicus en Asia, desde donde se produciría la colonización de África con ergaster y de China e Indonesia con erectus. Sin embargo, una de las piezas clave en esta teoría era el fósil de Longgupo, datado en dos millones de años. En principio descrito como erectus, su descubridor se retractó en junio y ahora lo asigna a un nuevo tipo de simio no hominino.

La colonización de Europa la realizaría antecessor, especie de la que se ha encontrado este pasado mes de julio en Atapuerca un nuevo fósil de hace 1,3 millones de años que presenta muestras de canibalismo. Los antecessor representan un estado intermedio entre los ergaster africanos y los más recientes heidelbergensis europeos, antepasados de los neandertales. La especie humana actual surgió en África, desde donde se extendió a todo el planeta, desplazando a los neandertales y los hobbits de la isla de Flores.

NEANDERTALES. TAN PARECIDOS Y SIN EMBARGO TAN DISTINTOS

Los diminutos hobbits de Flores podrán haberle arrebatado a los neandertales el dudoso privilegio de ser los últimos miembros de la familia humana en extinguirse, pero la mera supervivencia no les hace evolutivamente más cercanos al hombre actual. El pariente (extinto) más próximo al sapiens moderno sigue siendo el hombre de Neandertal, del que se ha logrado secuenciar este año el 63% de su genoma.

“Las primeras descripciones de los neandertales los retrataban como primitivos hombres de las cavernas antecesores de los humanos modernos”, comenta Carles Lalueza Fox, experto en genética neandertal del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-Universidad Pompeu Fabra) que participó en proyecto. “Hoy, sin embargo, su ADN nos revela una imagen más moderna y parecida a la de los sapiens, a la vez que descartan una posible hibridación entre ambas especies”, concluye.

HOBBIT DE FLORES. LA PEQUEÑA PIEZA QUE NO ENCAJA EN EL PUZLE

Este año también se han publicado varios estudios de los fósiles encontrados en 2003 en la isla de Flores. En enero un nuevo análisis de la morfología del cráneo corroboró las conclusiones de otros estudios similares anteriores, descartando que los ejemplares se tratasen de sapiens enfermos. Y en mayo, el análisis de los pies de estos hobbits confirmó definitivamente que pertenecen a una especie distinta al ser humano actual.

Su origen, en cambio, sigue siendo un enigma. Su reducida capacidad craneana es similar a la de los australopitecos, y un análisis publicado el pasado mes de julio indica que el Homo floresiensis pudo haberse originado, no ya de un erectus, sino de un habilis. Dos millones de años de evolución separan los restos fósiles de ambas especies, un hueco que sólo podrá ser rellenado con futuros hallazgos.

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=37988

Neandertales y homo sapiens, igual de inteligentes

Estudio

Neandertales y homo sapiens, igual de inteligentes

 

La extinción de los neandertales no se debió a que fueran menos inteligentes que el homo sapiens, el antepasado directo del hombre, asegura un estudio realizado a las herramientas que usaron ambos grupos primates.

EFE Los resultados de la investigación publicados hoy por la revista “Journal of Human Evolution” son una nueva prueba que refuta la supuesta superioridad intelectual de los homo sapiens y que ha sido sustentada durante más de 60 años, según los científicos.

Esta investigación se agrega a otros estudios según los cuales los neandertales eran tan buenos cazadores como los homo sapiens.

También afirman que no existían diferencias notables entre ambos grupos en su capacidad de comunicación.

Los neandertales usaban herramientas de piedra que eran principalmente romas, en tanto que los homo sapiens usaban piedras más afiladas que, para muchos arqueólogos, eran prueba de su intelecto superior.

Esas herramientas fueron producidas por el homo sapiens durante la colonización de Europa, aproximadamente hace 40.000 años.

Hasta hace un tiempo se creía que con esas herramientas o armas los antepasados del hombre habían superado y terminado por expulsar a sus rivales de la Edad de Piedra.

Sin embargo, los científicos de la Universidad de Exeter, de la Universidad Metodista del Sur y de la Universidad Estatal de Texas, dicen que no existe diferencia en la eficacia de ambas tecnologías y, más aún, es posible que las herramientas usadas por los neandertales hayan sido mejores que las del homo sapiens.

Los neandertales, que serían una especie diferente al homo sapiens, surgieron durante la glaciación europea, en tanto que los antepasados del hombre aparecieron en África y se propagaron al resto del mundo hace entre 40.000 y 50.000 años.

Se cree que los neandertales se extinguieron hace unos 28.000 años, lo que sugiere al menos 10.000 años de posible interacción con los homo sapiens.

Según Metin Eren, estudiante de arqueología experimental de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio, éste pone en tela de juicio viejas presunciones de que los homo sapiens eran superiores a los neandertales.

“Es hora de que los arqueólogos comiencen a buscar otras razones de la extinción de los neandertales y la supervivencia de nuestros antepasados”, señaló.

Para Eren “tecnológicamente hablando no existe diferencia entre una herramienta y otra. Cuando pensamos en los neandertales, necesitamos dejar de pensar en términos como ‘estúpido’ o ‘menos avanzado y pensar en que eran ‘diferentes'”, manifestó.

http://www.laprovincia.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008082600_19_172559__Ciencia-Neandertales-homo-sapiens-igual-inteligentes