Para El Señor…

Para El Señor…

“Cuando doy, me doy a mí mismo” (Walt Whitman)

El Nacimiento de Jesús está lleno de significado y lecciones para aplicar en nuestro andar y decisiones personales. Su vida entera fue un reflejo de aquellos primeros días y de la consagración sin reservas de José y María…

“Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido” (Lucas 2:21)


La circuncisión fue establecida en días de Abraham como una señal del pacto con Dios y un distintivo de la Nación de Israel a lo largo de los siglos. Aunque primeramente se trataba de un beneficio sanitario, su simbolismo tenía que ver con la necesidad de cortar el pecado y en consecuencia ser purificados de la corrupción humana…

Esta es otras de las manifestaciones de la humillación de Cristo por nosotros. El mismo le dijo a Juan en referencia a su bautismo: “así conviene que cumplamos toda justicia” (Mateo 3:15)

De esta manera, al cumplir el rito legal el Señor pudo alcanzar lo que era imposible para el ser humano…

“Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliera en nosotros…” (Romanos 8:3-4)
Un acto repetido y común en las familias israelitas se transformó en una manifestación más de la Gracia de Dios a nuestro favor porque…

“Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo… Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo” (Hebreos 2:14, 17)
Dice Lucas que “cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos”, es decir, María y el niño, “le trajeron a Jerusalén para presentarlo al Señor” (Lucas 2:22). Además de la circuncisión era necesario cumplir con otro rito que implicaba pagar un rescate por el primer hijo de la familia, por lo tanto, el mismo Jesús fue “redimido”. Los cinco siclos requeridos, según Levítico 27:6, no son mencionados por Lucas, por lo cual es posible que los sacerdotes consideraran su pobreza y solamente aceptaran la ofrenda de la purificación…

“…y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos” (Lucas 2:24)
El precio de la purificación era alto porque podía implicar al equivalente a diez días de trabajo, pero existía una opción para los más pobres según Levítico 12:8… “Y si no tiene lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas o dos palominos…”

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros ser hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (2 Corintios 8:9)
El vivió Su Humillación desde el día en que nació para ser nuestro Suficiente Salvador…

Recordemos: Cristo se hizo pobre para enriquecer nuestras vidas…

DECH
info@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Evangelismo y establecimiento de nuevas iglesias-

Evangelismo y establecimiento de nuevas iglesias- diciembre 09

“LECCIONES NAVIDEÑAS”
Para escuchar este artículo en formato mp3 ir a este enlace.

Artículo escrito por Dr. Gerardo Laursen
ObreroFiel.com usa este artículo con permiso del autor

Estimado(a) lector/a:

Casi todo el mundo celebra la navidad. Es un tiempo familiar y gozoso. Pero es mucho más que un feriado. Se fundó con la primera venida de Cristo a la Tierra, un requisito para nuestra salvación, y además es repleta con aplicaciones espirituales. Y ya que muchos en diciembre están pensando en el nacimiento de Jesús, es una oportunidad favorable de compartir nuestra fe con otros.

Algunas lecciones que se aprenden de la primera navidad:

1. Algunos leen la Biblia como los sacerdotes de Herodes. Conocen datos de Cristo, pero no lo conocen a él. Mt. 2:4-6, “Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel.” Es necesario hacer de Cristo nuestro salvador personal.

2. Seamos cuidadosos de distinguir entre la verdad y las tradiciones.
Los magos tal vez eran 3, pero no eran reyes, no se dan sus nombres, y no llegaron en la noche del nacimiento de Jesús, sino algo después en una casa. Mt. 2:1, “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos.” Jesús nació en un pesebre, pero los magos llegaron a una casa, Mt. 2:11, “Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.” Es cuestión de leer con cuidado y después creer lo que enseña. Y fíjese que únicamente Jesús fue adorado. (Con 3 tipos de regalos viene nuestra adivinanza que el número de magos eran 3. Pero si se supone por ejemplo que 2 magos regalaron solo oro, 2 solo incienso y 1 solo mirra hubiera sido 5 magos. ¿Me explico?)

3. Incrédulos necesitan buscar a Jesús como hicieron los magos, y como consecuencia encontrar su propio regalo navideño: la salvación. “Al que a mí viene, no le echo fuera,” Jn. 6:37.

4. Los magos viajaron una gran distancia y dieron regalos costosos. Debemos nosotros también perseverar y sacrificar. Viajaron unos 1500 kms. (siguiendo la ruta comercial de la capital de Babilonia a Jerusalén, unos 874 kms. en línea recta), pero Herodes no se molestaba en viajar los 10 kms. de Jerusalén a Belén. (Es probable que los magos fueran originarios del área de Babilonia por las profecías siglos antes por Daniel, en 9:24-26.)

5. Dios controla la historia. Hombres malos no pueden cambiar lo que Dios está haciendo. Confiemos en él. Mt. 2:13, “Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.” Pero el plan de Herodes no resultó, como el refrán: “El hombre propone, pero Dios dispone.”

6. El Evangelio de Mateo, escrito para los judíos, habla de estos gentiles llegando para adorar a Cristo. Entonces se ve que él es el rey sobre todos. Mt. 2:1, “…vinieron del oriente,” y en Ap. 5:9, “con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.” Cristo es el Salvador del mundo.

7. Ahora es un buen tiempo para celebrar alegremente el aniversario de la primera venida de Cristo. Lc. 2:10-11, “Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.”

2 Co. 9:15, “¡Gracias a Dios por su don inefable!”
y
¡Feliz Navidad!

Scott Yingling
Director General de ObreroFiel.com

Artículos sobre la Navidad

Artículos sobre la Navidad

Mural de la iglesia de San Juan Bautista en el río Jordán que muestra el nacimiento de Jesucristo.

La navidad (latínnativitas‘nacimiento’ ) es una de las fiestas más importantes delCristianismo, junto con la Pascua y Pentecostés, que celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén. Esta fiesta se celebra el 25 de 

pic9300diciembre por la Iglesia Católica, la Iglesia Anglicana, algunas otras Iglesias protestantes y la Iglesia Ortodoxa Rumana; y el 7 de enero en otras Iglesias Ortodoxas, ya que no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano, para pasar a nuestro calendario actual, llamado gregoriano, del nombre de su reformador, el Sumo Pontífice Gregorio XIII.

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass)de Cristo’. En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denominaWeihnachten, que significa ‘noche de bendición’. Las fiestas de la Navidad se proponen, como su nombre indica, celebrar la natividad (o sea, el nacimiento) de Jesús de Nazaret en este Mundo.

Wikipedia

Noticias Relacionadas

Historias de Navidad

Enlaces externos recomendados

Reflexión sobre la navidad.

Reflexión sobre la navidad.

navidad3

Quisiera hacer una reflexión sobre la navidad. Quiero reflexionar algunos puntos que pueden ser  de interés:

Para decir la verdad, la Navidad, es una tradición de origen pagano;  es una fiesta religiosa que se originó en la “iglesia romana” para “celebrar” el nacimiento de Jesucristo. Pero no hay ninguna enseñanza en la Biblia que nos enseñe a que uno debe celebrar el nacimiento de Jesús el Cristo.

Durante el pontificado de Liberio (352-366), se decidió fijar el nacimiento de Jesús en la media noche del 24 de diciembre, día en que los romanos celebraban el Natalis Solis Invicti (nacimiento del Sol Invencible). Es claro que la intención era erradicar el culto pagano. ¿qué día nació Cristo? Algunos teólogos, basándose en los textos de los Evangelios, propusieron fechas tan distintas como el 6 y 10 de enero, el 25 de marzo, el 15 y 20 de abril, el 20 de mayo y algunas otras. Pero NO el 24 de diciembre!!!

“Ninguno de los Apóstoles celebró tal fiesta, Gálatas 4:8-11. Ninguno de los creyentes de las primeras iglesias del primer siglo celebró el nacimiento de Jesús el Cristo. La fecha de Su nacimiento no es conocida Durante los primeros 300 años después de la resurrección de Jesucristo ninguna de las iglesias celebraron tal evento, pero durante el Siglo IV algunas “iglesias” (ya dejando las enseñanzas de los apóstoles) comenzaron a celebrar “días a los santos”, y luego el “día del nacimiento de Jesús el Cristo”. Un hombre, quien había tomado la posición como “obispo” de varias de las “iglesias” declaró que todas las “iglesias” abajo de su dirección tenían que celebrar el día 25 de diciembre de cada año para recordar la fecha del nacimiento de Jesús el Cristo. ¿Cómo fue que él escogió aquella fecha? Por años los paganos habían celebrado el nacimiento del sol aquel día. Para atraer los paganos al “cristianismo” el obispo escogió aquel día.” [1]

Si Dios hubiese querido que los suyos celebraran tal cosa, seguramente que lo habría revelado en Su Palabra.

Podríamos exhortar con autoridad a los distintos grupos cristianos de la  iglesia en el mundo, que celebran esta fiesta, recordándoles algunos pasajes bíblicos muy fuertes, aunque no todos los “cristianos” celebran la navidad, por diversos motivos que no cabe aquí analizarlos.

Podríamos recordar la exhortación de Apocalipsis 22:18, 19. RVA 1960

“18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. “

Aunque nadie jamás ha dicho que está escrita en la Biblia tal cosa como festejar la navidad, o que el Señor nos manda a celebrar tal suceso, o que el Señor le habló a alguien que debía hacerse.

O también esta otra:

“Pues en vano me honran,  enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. […] invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas“ (Marcos 7:7-9, 13, RVA 1960)

Ahora bien, yo me pregunto una cosa: Que ganamos con esta actitud de “celo santo”, que más que atraer la gente a Cristo, la aleja.

Yo siempre tengo presente el pasaje del fariseo y el publicano (Lucas 18:9-14, RVA 1960)

El Fariseo se preocupaba por guardar todas las tradiciones ordenadas por el Señor en su palabra perfectamente, y de manera muy estricta, pero el publicano no, y sin embargo el corazón del publicano agradó más al Señor que el del fariseo.

“!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmais la menta y el eneldo y el comino, y dejais lo más importante de la ley; la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.!Guias ciegos, que colais el mosquito , y tragais el camello!” (Mateo 23:23-24,RVA 1960)

“Los fariseos para evitar tomar mosquitos colaban las bebidas con una gasa para así evitar comer un mosquito por descuido. Jesús por eso dijo “Colais el mosquito y tragais el camello”. Jesús tenía sentido del humor. Esto nos ocurre cuando se pierde en sentido de la proporción.Es interesante que Dios compara la Justicia, la misericordia y la fé con especias: menta (hierba buena), Eneldo (hinojo) y comino. Las tres son olorosas, se necesita poco de ellas para dar sabor, sin ellas la comida pierde calidad.- El mundo está falto de justicia, misericordia y fé, y la iglesia debe estar llena de lo que el mundo no tiene.”[2]

Uno de los grandes peligros del cristiano es el fariseísmo, que no es otra cosa que ponernos superestrictos en todo, tan estrictos que nos convertimos en legalistas, gente agria, tan pero tan severos, que la gente no se acerca a nosotros, porque les tienen miedo a nuestra fe.

Y no me refiero a no ser celosos con la palabra de Dios. Judas nos exhorta a ser firmes en nuestras creencias.

“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.(Judas 1:3, RVA 1960)

También Juan es claro al respecto, entiendo yo.

“Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.  Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis !Bienvenido! Porque el que le dice: !!Bienvenido! participa en sus malas obras. (2 Juan 1:9-11, RVA 1960)

Yo entiendo perfectamente que la Navidad esta llena de elementos paganos, como el pesebre, el niño Jesús, el arbolito de Navidad, o la msima fecha escogida para celebrar el nacimiento del Señor, que los estudiosos de la historia de la Biblia, bien conocen que no es correcta, por michas razones

“La fecha de Su nacimiento no es conocida. Hay tantas tradiciones que no están basadas en las Escrituras.“[3]

Aunque seguramente a muchos lo encuentren demasiado severo

Y esto no es solo lo mas grave, sino que como denuncia  Jorge Enrique Mújica, en una nota titulada “Fiestas religiosas, una cultura con sentido”, El consumismo, el laicismo, el sincretismo y el reduccionismo amenazan con vaciar de sentido y eficacia fiestas milenarias.[4]

Yo creo sinceramente que debemos aprovechar la navidad, para testificar de Cristo, ya quer muchos de nostros nos reuniremos con nuestyros familiares, y es una buena ocadsion para hablarles del amor de Cristo. Aprovechar esta oportunidad que nos da la cultura para hbalr del amor de Cristo.

Por supuesto, siendo sobrios en nuestra conducta, y no aprovechar este espiritu festivo para deslizarnos brevemente de nuestra fe, bebernos “una copita de mas”,ni tampoco deprimirnos por aquellos familaires nuestros que ya partieron para la eternidad y nos nos  acompañan.   Tampoco creo que sirva de mucho condenar a aquellos que la festejan ni echarles en cara todos los elementos paganos que contiene la navidad.

Si somos sabios, seguramente podremos aprovechar esta optunidad para testicar de nuestra fe en jesucristo. Alla ellos con sus costumbres y vanas tradiciones, el mundo no cristiano y su pensamiento.

Pongamosnos por norma para esta fiesta navideña, en poner por obra la exhortación que les dió el apostol Pablo a los corintios:“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. “(1 Corintios 10:31 RVA 1960)

Quizás algún día, el Señor permita que se puedan replantear estos temas teológicos de importancia, pero creo que ahora tenemos cosas mas importantes por las cuales defender. No dbemos olvidar que nuestra cultura occidental ya es considerada una cultura postcristiana.Y cada día se aleja mas y mas de Dios

Definitivamente, es una fiesta de origen pagano. En el caso de los que somos presbiterianos, Calvino y todos los padres de la reforma protestante reformada criticaron abiertamente esta celebración por considerarla no cristiana. Durante los siglos XVI, XVII y XVII. La iglesia evangélica reformada y presbiteriana jamás celebró esta fiesta. Y no es sino a principios del S XIX, con la aparición de alta critica biblica, el recionalismo que se desestiman muchas cosas que se lograron con la reforma protestante y se introduce en las iglesias presbiterianas, en la mayoría de ellas esta celebración romana, como parte del culto evangélico. Es una pena que hoy, muchas de las iglesias calvinistas a pesar de la posición teológica de Calvino , de la confesión de Westminster, de los catecismos mayor y menor, de las declaraciones teológicas frente al tema, y más aún de lo que nos enseña la práctica de la Iglesia cristiana durante muchos siglos y por supuesto, lo más importante, que es la Palabra de Dios, se hayan mimetizado y concordado con Roma en esta celeración.

Dios les bendiga.

Paulo Arieu

Notas:

[1] LA FIESTA PAGANA DE LA NAVIDAD

[2] (http://www.iglesiacristianamanantialdevida.com/predicaciones011.htm)

[3] http://www.iglesiadecristo.com/estudios/navidad.html

[4] http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/imprimir.php?id_noticia=9780