Comentario al NT – 02 Marcos

View this document on Scribd
Anuncios

Como relacionar Lucas 9:51 con Marcos 10:32-34

Como relacionar Lucas 9:51 con Marcos 10:32-34

Autor:Paulo Arieu

Pasajes Bíblicos

“Iban por el camino subiendo a Jerusalén; y Jesús iba delante, y ellos se asombraron, y le seguían con miedo. Entonces volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas que le habían de acontecer: He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles; y le escarnecerán, le azotarán, y escupirán en él, y le matarán; mas al tercer día resucitará. “(Mr.10:32-34.)

“Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.” (Luc.9:51)

https://i2.wp.com/img138.imageshack.us/img138/6287/pdvd002fv0.jpg

“En Jerusalén el hijo del hombre será rechazado por los ancianos y por los sacerdotes del templo, será condenado, será entregado a los no creyentes, que le azotarán, se mofarán y le matarán. Luego, al cabo de tres días…. Resucitará.”

Imagen de la miniserie de 1977 “Jesús de Nazareth”

Imagen de la Pel�cula La Pasión (2004), de Mel Gibson

Imagen de la Película La Pasión (2004), de Mel Gibson

I Introducción:

El sacrificio de Cristo «es algo que tenemos que meternos en la cabeza y tenerlo muy presente durante todos los días de nuestra vida. Ha sido y es muy difícil para algunos hacerse a la idea de lo que Jesús de Nazareth sufrió desde que fue apresado en el jardín de Getsemaní, y la película de Mel Gibson lo deja muy claro. La frase “fue apresado, padeció y fue enterrado” alcanza otra dimensión después de visionar la película de Mel Gibson…» [1]

II La difícil decisión del Señor

a. Se decidió

Cuando llegó el momento en que Jesús iba a ser sacrificado, el Señor tomó la difícil decisión de ir a Jerusalén.

Sin duda era una determinación “humanamente hablando” muy difícil, pero el Señor Jesús estaba dispuesto a obedecer el plan divino de someterse a la voluntad del padre.

Jesús se dirigió resueltamente a Jerusalén (Luc. 9:51)

Iban de camino subiendo a Jerusalén y Jesús iba adelante

Iban además de Jesús los discípulos y algunos seguidores más, pero que no se conocen quienes eran.

Esto «significa que tomó una firme decisión o determinación, que nada lo haría cambiar. Esta actitud de Jesús nos enseña que hay momentos en nuestra vida que también nosotros debemos “afirmar el rostro” es decir, resolver definitivamente lo que haremos, pase lo que pase.»[2]

b. Afirmó su rostro

“Cuando se cumplió el tiempo que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.” (Luc. 9:51-56)

«Cuando Jesús, sabiendo lo que le esperaba en Jerusalén, decidió firmemente avanzar hacia allí, casi inmediatamente chocó con el primer obstáculo: los samaritanos lo rechazaron y no le permitieron entrar en la aldea. Aprendemos de este incidente que si queremos hacer la voluntad de Dios a rajatabla y estamos dispuestos a pagar el precio, el camino no será fácil y habrá gente que por cualquier razón se opondrá a nuestra decisión.» [3]

«Este paradigmático “viaje a Jerusalén” ocupa casi la mitad del Evangelio de Lucas. El lector sabe que este viaje no terminará bien para Jesús. Iba a Jerusalén para recibir condena y rechazo, para morir como un criminal político. Le expresión “afirmó su rostro” hace algo más que simplemente señalar cuál era el itinerario de Jesús. Nos dice algo acerca de su determinación y sobre el enfoque de su vida. Él tenía una misión y nada lo detendría.» [4]

III. Ministró las necesidades emocionales y espirituales de sus discípulos

Nada más que el Señor se decidió, y comenzó su viaje rumbo a Jerusalén, surgieron algunos problemas

Del contexto bíblico de este pasaje en Lucas, leemos: “Y envió mensajeros delante de él, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos. Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusalén. Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.”

Cuando el Señor se determinó a ir a Jerusalén, decidió pasar la pascua con sus discípulos, y en el camino tuvieron que pasar por una aldea del país de los samaritanos, pero los samaritanos no los aceptaron

Jesús, en un momento, supo que era lo que ellos estaban pensando, y entonces optó por llamar a sus discípulos aparte y comenzó a explicarles lo que iba a suceder.

Ellos estaban:

Los discípulos estaban asombrados (NVI)

Los otros seguidores “tenían miedo” (NVI)

a. En un principio estaban asombrados de la determinación del Señor (“y ellos se asombraron”)

Seguramente no comprendían bien como es posible que el Señor, tomara esta determinación de ir a Jesuralén, sabiendo lo que le esperaba. Posiblemente para ellos era como suicidarse ir a Jerusalén, sabiendo que los lideres religiosos lo estaban esperando para apresaron y condenarlo a muerte. Ya lo habían planeado otras veces, pero no lo habían logrado, cuando Jesús resucito a Lázaro.

Entonces no entendía la actitud del Señor.

Y estarían asombrados también de su determinación. No lo podían frenar con nada, iba rumbo a su destino, aún sabiendo lo que le esperaba, y se sorprenderían ya que se preguntarían como es posible que alguien fuera a un lugar donde lo esperaban para matarlo. No entendían. No entraba en sus cabezas, en su humano razonamiento

No podemos sorprendernos de la actitud tan humana de los discípulos, pues hoy actuamos igual: “Todos quieren ir al Cielo, pero nadie quiere morir” (Alison Krause)[5]

b. Luego, vemos que estaban furiosos por el rechazo de los samaritanos

Jesús para resolver el conflicto, primero corrigió a sus propios discípulos por el enojo que tenían por ser rechazados y, segundo, se fue a otra aldea. El no confrontó a los samaritanos, ni trató de hacerles cambiar de opinión. Simplemente se alejó.»[6]

IV. La enseñanza de Jesús a sus discípulos sobre su muerte

¿Cual era la intención de esta explicación?

Prepararles para los acontecimientos próximos, para que no les tomaran de sorpresa y para que no tuvieran miedo, no estuvieran asustados.

El conocimiento es importante, y no solo es algo intelectual, sino también espiritual

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento” (Oseas 4:6a)

Pablo oró por conocimiento y comprensión espiritual por los cristianos de Éfeso:

“Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.“ (Efesios 1:15-23)

También Jesús los invitaba a considerar una vez mas el precio del discipulado, lo que significa seguir a Cristo. Jesús «frecuentemente les aconsejaba considerar lo que Dietrich Bonhoeffer denominaba “el costo del discipulado”.» [7]

Este es el orden de los acontecimientos explicados por Jesús a sus discípulos

  1. subimos a Jerusalén
  2. el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas
  3. y le condenarán a muerte,
  4. y le entregarán a los gentiles (a los romanos)
  5. y le escarnecerán (burlarán)
  6. le azotarán,
  7. y escupirán en él,
  8. y le matarán; (crucificádonle en la cruz)
  9. mas al tercer día resucitará.

https://i0.wp.com/www.mercuriovalpo.cl/site/edic/20040312042757/imag/FOTO120040312045225.jpg

Robert Powell: marcado por “Jesús de Nazareth”.


Conclusión:

Dos cosas

1. La personalidad admirable del Señor Jesús:

Realmente, la personalidad del Señor es admirable. Su energía humana era tremenda, cualquier otro se hubiese desanimado

«Cuando queremos precisar la imagen humana de Jesús y su mensaje cristológico nos situamos ante una tarea imposible de llevar a una consecución definitiva. Por de pronto, la personalidad que nos transmiten los Evangelios es imposible de comprender y abarcar. Es tan radicalmente paradójica y contrastante para nuestras referencias, que escapa a cualquier clasificación. Cuando nos parece que ya lo conocemos, se nos vuelve a diluir con rasgos nuevos que no habíamos descubierto y que desdibujan nuestro esquema anterior. La contemplación de Cristo nos introduce en una personalidad inagotable.

[…]

La personalidad de Jesús está también marcada por la fidelidad a su misión. Es de los rasgos más impresionantes del Evangelio. Jesús tiene una meta, un ideal, una entrega, y los sigue hasta el fin. Nada lo aparta de su misión, ni los fracasos, ni las incomprensiones, ni la soledad, ni el alejamiento de sus amigos y discípulos, ni la cruz, ni -sobre todo- la tentación que lo acosó a través de su vida pública, de utilizar su poder divino en la realización de su misión y no la vía de la kénosis (Flp 2,6ss). La fidelidad de su misión lo llevó a crisis sobre crisis, hasta culminar en la soledad oscura de la crucifixión.» [8]

2. Estos pasajes nos hablan del precio del discipulado

 

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado “(Hebreos 12:1-4)

«El discipulado no consiste en borrar al enemigo, o en triunfar sobre el mundo. El discipulado tiene que ver con una marcha constante y determinada de amor abnegado. Con cada paso, nos entregamos a nosotros mismos para el mundo y el reino de Dios.

No puedes ser un devoto discípulo de Jesús con una lista agregada de condiciones previas. Jesús no calzará en tu vida, y él no va a aceptar ningún acuerdo prenupcial. En esto Jesús no está siendo duro. El viaje a Jerusalén—a la cruz—va a demandar todo lo que tienes. Jesús necesita nuestra lealtad sin reservas.

El discipulado incluirá sufrimiento. El viaje será difícil, pero gratificante. Todo lo que es verdaderamente bueno o hermoso, como para procurarlo con toda tus fuerzas, es digno del sacrificio. ¿Son los discípulos más grandes que su Maestro?

Finalmente, los discípulos no pueden seguir a Jesús mientras miran por sobre su hombro para contemplar cómo lo han hecho en el pasado. Después de todo, ¿cuándo nos está pidiendo Jesús que lo sigamos? No ayer, sino hoy y mañana.

[…]

Podríamos continuar inagotablemente contemplando los rasgos de aquel que llamamos con razón el Señor y el Maestro. Ellos no sólo forman parte de su personalidad, sino también de su forma de actuar, de su pastoral. Esta «cristología contemplativa» no sólo funda nuestro «ser» cristiano; también es la norma de nuestro seguimiento.»[9]

Fuente:

1http://tematicacristiana.blogspot.com/2008/03/la-miniserie-de-1977-jess-de-nazareth.html

2 http://www.ublaonline.org/pdfs/4 Evangelios 73.doc

3 Ibid

4 http://www.spectrummagazine.org/cafe_hispano/2008/01/24/diez_maneras_de_trastornar_su_vida_siguiendo_cristo

5 Ibid

6 http://www.ublaonline.org/pdfs/4 Evangelios 73.doc

7 http://www.spectrummagazine.org/cafe_hispano/2008/01/24/diez_maneras_de_trastornar_su_vida_siguiendo_cristo

8 Ibid

9

Características Generales del Evangelio de Marcos

Características Generales del Evangelio de Marcos

A. ¿Cómo nos presenta Marcos a Jesús en su evangelio?

El Evangelio de Marcos nos presenta a Jesús como el Siervo de Dios (Mar. 10:45)

Jesus sanando

«Es una narración histórica que nos pone delante un cuadro representativo de la persona y obra del Señor Jesucristo.

Fundamentalmente no es una biografía, porque:

a. no discute la parentela

b. ni el primitivo medio social

c. ni el nacimiento

d. ni la educación o la familia de su protagonista

e. ni intenta proporcionar información acerca de alguna fase particular de su vida.

Rostro del Señor Jesus

Nos da en ininterrumpida sucesión y probablemente en orden cronológico general, una serie de episodios de la carrera de Cristo con algunos detalles referentes a la última semana que pasó sobre la tierra. Es casi totalmente objetivo en su desarrollo. Ofrece pocos comentarios; la narrativa Constituye su propia historia. Si los últimos doce versículos de este evangelio, que muchos consideran que no son de Marcos porque no aparecen en los más antiguos manuscritos, tienen que ser desechados, entonces el evangelio tiene un final singularmente abrupto. El evangelio es lacónico, pictórico, cortante, claro y vivaz. Como un álbum fotográfico dedicado a una persona, Marcos nos proporciona una serie de características poses de Jesús sin pretender perfecta continuidad entre una y otra. Sin embargo, este evangelio proporciona una comprensión satisfactoria de aquella divina Persona y de su obra cuando reunimos la impresión total que proporcionan los particulares episodios considerados en conjunto.

Jesus es bautizado en el Rio Jordan por Juan el bautista

El tema del evangelio se condensa en forma adecuada en el versículo inicial, “principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”. Sea que las palabras constituyan un antiguo encabezado puesto a este evangelio, o que el mismo autor las haya elegido, resultan una introducción apropiada para todo su contenido. La persona de Cristo domina la narración en todo su curso.

 

Sus obras con la principal fuente de interés, y su muerte y resurrección en Jerusalén dan a la historia una emocionante culminación

No existe propósito en el Evangelio de esconder o de exagerar un elemento sobrenatural de la vida de Jesús. Los milagros casi siempre están relacionados con alguna definida necesidad humana, y se hacen no por mero exhibicionismo, sino para el alivio de alguna emergencia. Hay un firme y sereno desarrollo en la parte que a Jesús le toca hacia la meta que Él mismo se ha propuesto, y en el sorprendente desenlace de la resurrección (8:31, 9:31, 10:34) está presente lo que es mucho más que una implicación. Llegando al final se deja al lector que haga su propia decisión respecto a la personalidad cuyo retrato ha contemplado como el de un hombre y sin embargo, mucho más que hombre.» (1)

 

Jesus cargando la cruz

«Se inicia el evangelio con el breve relato de dos acontecimientos con que se inaugura el ministerio público de nuestro Señor: su bautismo y la tentación. Marcos omite así, intencionalmente, desde luego, toda noticia del nacimiento y de los primeros treinta años de la vida de Cristo. Tampoco menciona el primer ministerio en Judea, que consta en Jn. 2:13-4:3. Sin explicación alguna relativa a los acontecimientos intermedios de la tentación pasa el autor al ministerio en Galilea. Distinguió el primer período de la obra en el norte de Palestina el éxito superlativo, cuando las turbas se arremolinaban para escuchar al nuevo maestro, lo cual lo obligó a limitar las reuniones a las regiones agrestes (Mar. 1:45).

Jesus crucificado en el monte calvario

 

Acudían las gentes desde Judea e Idumea al Sur, desde Perea al este y desde Tiro y Sidón, al norte (3:7-8). Casi simultáneamente registra nuestro evangelio el despertar de la hostilidad de los dirigentes judíos contra Cristo. Esta oposición se fue intensificando hasta convertirse en una de las principales características del segundo período de la obra en Galilea. Como resultado de la enemistad de esos dirigentes y de las supersticiosas sospechas de Herodes Antipas, inicia Jesús una serie de retiradas sistemáticas de la región de Galilea, para mantenerse siempre en la misma área general y regresar a menudo a Capernaum por breves temporadas.

Jesus

Se dedica principalmente en esos días a adiestrar a sus discípulos. Rápidamente se aproximaba la hora hacia la cual venía intencionalmente avanzando, y es en este punto que comienza a preparar a los suyos mediante reiteradas explicaciones, para la consumación de su obra terrenal mediante su muerte y resurrección.

A continuación de los retiros para instruir a los discípulos, presenta Marcos él último viaje de Jesús a Jerusalén, a través de Perea Al hacerlo, nuevamente nuestro autor emite una considerable porción de material Deja de lado todo el segundo ministerio en Judea y la mayor parte de la obra allende al Jordán en, Perea. Fiel a esa característica brevedad, pasa inmediatamente el evangelista adescribir la semana de la pasión. A este corto período le dedica Marcos casi seis de sus dieciséis capítulos, proporción que se justifica plenamente al considerar que esta es la consumación que nuestro Señor se había propuesto, y hacia la cual venia avanzando su vida.» (2)

 

El rostro de Jesus

 

 

B. Paternidad literaria: (3)

«Si bien el Evangelio de Marcos es intrínsecamente anónimo, hay evidencia suficiente que permite identificar su autor. Todos los testimonios, disponible: de los primitivos padres de la iglesia mencionan a Marco, asistente de Pedro, como escritor del libro. La tradición relativa a dicha paternalidad se remonta a Papías, a fines del primer siglo o comienzos del segundo, y halla confirmación en los escritos de hombres como Ireneo, Clemente de Alejandría, Orígenes y Jerónimo, así como en el Prólogo Antimarcionita del segundo siglo. No se afirma específicamente que Marcos, el compañero de Pedro, fuese el Juan Marcos de Hch. 12:12, 5; 13:37.39, pero en esto han coincidido todos los críticos., a excepción de los más radicales Tal identificación la hacen Vincent Taylor (The Gospel According to Mark, p. 6), Harvie Branscomb (The. Gospel of Mark, p. XXXVIII), y H B, Swete (The Gospel According to Mark, p. XIV).

 

Jesus

 

«Según Papías, obispo de Hierápolis (Frigia, s.II), “Marcos, que fue el intérprete de Pedro, puso puntualmente por escrito, aunque no con orden, cuantas cosas recordó referentes a los dichos y a los hechos del Señor. Porque ni había oído al Señor ni le había seguido, sino que más tarde, como dije, siguió a Pedro, quien daba sus instrucciones según las necesidades, pero no como quien compone una ordenación de las sentencias del Señor. De suerte que en nada faltó Marcos poniendo por escrito algunas de aquellas cosas tal como las recordaba. Porque en una sola cosa puso su cuidado: en no omitir nada de lo que había oído o mentir absolutamente en ellas”.»(4)

 

Jesus en las Bodas de Cana
LA REVELACIÓN DEL SEÑOR
EN LAS BODAS DE CANÁ
Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.2 Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.5 Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.6 Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.8 Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo,10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.(Juan 2:1-11)

 

 

La evidencia interna del Evangelio concuerda con el testimonio histórico de la iglesia primitiva. Resulta evidente que el autor conocía bien a Palestina, y particularmente a Jerusalén. Sus referencias geográficas son correctas hasta en mínimos detalles. (11:1), revelando con ello su conocimiento personal de la región. Conocía el arameo, lengua de Palestina, como lo indica el empleo de palabras de dicha lengua (Mar. 5:41; 7:34), así como la evidente influencia del arameo sobre el griego que emplea. Que era conocedor de las instituciones y costumbres judaicas se nota en la familiaridad con que trata dichos temas (1:21; 2:14,16; 7:2.4). Todas esas características indican que el autor fue un judío palestino; y de acuerdo con Hch. 12:12, Juan Marcos coincide con esa descripción, ya que tenia su residencia en Jerusalén. Más aún, hay en el NT indicaciones de que Marcos y el apóstol Pedro mantuvieron íntima amistad. Se ha observado que hay una sorprendente similitud entre el plan general del evangelio de Marco. y el sermón de Pedro en Cesarea (Hch. 10:34-43), que podrían indicar que fue Pedro la principal fuente de información de Marco. Añádase a lo anterior que Pedro se refiere a Marcos como hijo suyo (1 P. 5:13).

Jesus

C. Lugar y fecha de composición.

 

«No hay en el propio Evangelio ni en el resto del NT declaración explicita que nos permita determinar la fecha precisa de origen de este libro. En años recientes, la mayoría de los eruditos la colocan entre 50 y 70 d.C., inclinándose los mas por el quinquenio 65.70. La mejor base que para datario tenemos son los escritos de los Padres de la Iglesia. Dice ireneo: “También Mateo dio a publicidad un Evangelio escrito entre tos hebreo, en el dialecto de ello., mientras Pedro y Pablo predicaban en Roma y echaban La, bases de la iglesia. Después que ellos se fueron, Marcos, discípulo e intérprete de Pedro, también no. trasmitió por escrito lo que Pedro habla predicado” (Ireneo, Costra las Herejías, III, 1,1). La palabra exodon, que se traduce por partida, se emplea en Luc. 9:31, refiriéndose a la muerte de nuestro Señor (V. NC). También el apóstol Pedro emplea esa palabra para aludir a su propia muerte que se avecinaba (2 P. 1:15). Que Ireneo ubicaba la composición de Marcos después de la muerte de Pedro y Pablo se corrobora por el Prólogo Antimarcionita, que afirma claramente:

Decapolis (Israel)

Al norte de Jordania se localiza la región conocida como la Decápolis (diez ciudades, en griego), donde Jesús predicó y realizó sus milagros durante el periodo del Nuevo Testamento.De la Decápolis destacan tres ciudades: Gadara (actualmente Umm Qays), conocida por ser donde Jesús obró el milagro de expulsar los demonios del cuerpo de dos hombres que le salieron al paso y los traspasó a una piara de cerdos; Filadelfia (la actual Ammán), en cuyo Museo Arqueológico se encuentra una de las más preciosas colecciones de restos arqueológicos de Oriente Medio, entre ellos, el manuscrito de cobre del Mar Muerto; y Gerasa (Jerash), la ciudad grecorromana mejor conservada de Oriente Medio.Todas las ciudades de la Decápolis están localizadas en el norte de Jordania o sur de Siria, en el lado este del valle del río Jordán.(5)

 

Basándose, pues, en las evidencias externas e internas, se puede confiadamente afirmar que Marcos, el hijo de Maria y asistente de Pablo y Pedro, fue el autor del segundo evangelio. La primera mención de este Marcos la hallamos, en Hch. 12:12, en relación con la reunión de oración en casa de su madre. En sus mocedades viaj6 con Pablo y Bernabé hasta Perea durante el primer viaje misionero de éstos (Hch. 13:3,13). Por cuanto no continuó el viaje sino que se volvió a su casa, Pablo se negó a llevarlo en su segundo viaje (Hch. 15:36.41). Marcos entonces acompañó a su primo Bernabé (Col. 4:10) a la isla de Chipre; mucho después aparece con Pablo en su primer encarcelamiento en Roma (Col. 4:10; Filemón 23-24). Estuvo con Pedro en Babilonia (1 P. 5:13) y Pablo, durante su segunda prisión, le .olicit6 a Timoteo que trajera a Marcos a Roma, ya que tan útil habla demostrado ser en la obra (2 Ti. 4:11).»

El país de Jesús

Israel

 

“Después de la muerte del propio Pedro, escribió este mismo evangelio. . .“ Este testimonio exigiría datarlo después del año 67, año probable del martirio de Pablo. Por otra parte, el hecho de que no se de por cumplida la profecía de la destrucción de Jerusalén (Mar 13) puede indicar que la fecha fue antes del año 70 d. de C. La fecha mas plausible parece pues entre 67 y 70. d C.

 

Si bien Crisóstomo indica que como lugar de origen de este evangelio, todo induce mas bien a creer que se escribió en Roma. El Prólogo Antimarcionista y Clemente de Alejandría explícitamente declaran tal origen e Ireneo lo indica implícitamente.»(6)

«Las investigaciones de José O’Callagham en torno a unos fragmentos de papiros encontrados en 1947-1948 en la cueva 7 de Qumram, en el mar Muerto, hacen adelantar la fecha de composición del evangelio de Marcos, que se suponía escrito hacia los años 64-70 en Roma. Esos papiros no superan el año 55 y no parece que se trate del original, sino de una copia. El pasaje encontrado pertenece a Mar 6:52-53.»(7)

 

Notas:

 1 Nuestro Nuevo Testamento, Pág. 200-201, Edit. Portavoz, Merill C. Tenney

2 Comentario Bíblico Moody Nuevo testamento, Pág.59-60, Everett Falconer Harrison, Edit. Mundo Hispano

3. Ibíd.

4. http://www.comayala.es/Proyecto/espa/pc4/marcos.htm

http://www.descubrejordania.com/2007/08/07/la-decapolis-de-jordania.html

6. Comentario Bíblico Moody Nuevo testamento, Pág.59-60, op. cit.

http://www.comayala.es/Proyecto/espa/pc4/marcos.htm