I Macabeos

I Macabeos

I Macabeos (ספר חשמונאים א’, también llamado Primer Libro de los Macabeos o 1 Macabeos) es un libro del deuterocanónico del Antiguo Testamento en la Biblia católica que, junto con el siguiente, pone fin al apartado histórico de los textos sagrados. Se encuentra ubicado entre los libros de Ester y II Macabeos.

Autor, fecha e idioma

El nombre del autor de I Macabeos permanece ignorado. Analizando el texto de su libro sabemos que se trataba de un judío palestino, fiel y leal a su patria y su religión, y totalmente convencido de la justicia de su causa. Era, además, un profundo conocedor de las cuestiones técnicas atinentes a su teología.

I Macabeos fue escrito entre los años 140 y 130 a.C. en hebreo, aunque sus originales se han perdido y sólo conservamos la versión griega de los LXX. Es, por consiguiente, casi contemporáneo de los hechos que narra, ya que la rebelión de los Macabeos se registró entre los años 175 y 135 a.C.

Argumento

I Macabeos narra el intento de helenizar por la fuerza a los judíos por parte de Antíoco IV Epífanes, un rey de la dinastía seléucida. Los judíos más fieles no se resignan a esta suerte de ingeniería social, se sublevan y se rebelan, conducidos por Matatías, un anciano líder religioso.

Los cinco hijos de este se llaman Judas, Jonatán, Simón, Juan y Eleazar y pronto se convierten en actores principales de la unificación del pueblo hebreo en la resistencia contra los invasores griegos.

Aspectos históricos

Contrariamente alos libros históricos anteriores (Tobit, Judit y Ester), I Macabeos no tergiversa u oscurece voluntariamente un hecho histórico pedestre para exaltar la operatividad de Dios en favor del pueblo judío.

El autor, en cambio, toma un hecho histórico real (la rebelión de los Macabeos), trascendental de por sí para la historia de su pueblo ya que se lo considera la primera revolución nacionalista hebrea, y lo describe de modo bastante imparcial y con suma objetividad. Esto convierte a I Macabeos en un documento histórico inapreciable, aunque en algunos pasajes se observa el cariño con que el autor trata a los personajes que lo protagonizan e incluso se entusiasma con las nobles luchas que está narrando.

Sentido religioso

El libro muestra un respeto incluso exagerado por la fe y la piedad. Tanto es así, que ni siquiera se atreve a llamar a Dios Yahvé o Señor, prefiriendo en cambio mencionarlo eufemísticamente como “cielo“.

Numerosas veces los combatientes recurren a la oración para acrecentar su fuerza, y evidencian una inquebrantable confianza en que Dios prestará su ayuda a quienes dan su sangre en la lucha por la causa de Israel.

Cuando los Macabeos triunfan, el autor bíblico atribuye este éxito al apoyo y la ayuda que Dios les ha prestado.

Otros libros de los Macabeos: canonicidad

Existen cuatro libros de los Macabeos. I y II Macabeos (como Tobit, Judit y las partes griegas agregadas a Ester) son considerados deuterocanónicos, esto es, aceptados por la Iglesia Católica pero no por las iglesias protestantes.

III y IV Macabeos, por el contrario, son considerados apócrifos por judíos, debido a que en el tiempo en que se estableció este, no se había descubierto aún el manuscrito arameo y sólo existía el griego. aunque las iglesias ortodoxas y orientales los acepten como deuterocanónicos.

Véase también

Libro anterior:
Ester
Primer Libro de los Macabeos
(Libros Históricos)
Libro siguiente:
II Macabeos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.893 seguidores