El apostolado de los Gedeones en las residencias de ancianos de Madrid

El apostolado de los Gedeones en las residencias de ancianos de Madrid

La Consejería de Bienestar Social de la Comunidad autoriza a los Gedeones Internacionales a distribuir biblias en las 25 residencias públicas de personas mayores

Oswaldo Puente/Tribuna

En el Servicio Regional de Bienestar Social de la Comunidad de Madrid se ha concedido autorización a los Gedeones Internacionales para la distribución del Nuevo Testamento en las 25 residencias públicas de mayores. A pesar de ser una organización religiosa legal la pregunta que se puede formular es si desde las instituciones públicas de un Estado aconfesional se debe permitir el apostolado religioso, si éste debe ser de una sola opción y si, como sucede con la Iglesia Católica, debe ser sufragado con dinero público.

En una circular del 28 de marzo de 2003, firmada por el coordinador de centros asistenciales de la Consejería de Integración Social de la Comunidad de Madrid y dirigida a los directores de las residencias de personas mayores, se adjunta la autorización a Rafael J. Lemes, miembro de Gedeones Internacionales, para la “distribución gratuita del Nuevo Testamento en las 25 residencias públicas de mayores del Servicio Regional de Bienestar Social”.

La autorización explicita que “cada centro permitirá la distribución en las habitaciones de los residentes y podrá incluso, tal como han solicitado, dejar ejemplares en recepción para los trabajadores que gratuitamente lo deseen”.

Entre la documentación presentada por los Gedeones Internacionales para dar crédito de su solvencia religiosa se encuentra una carta del padre Antonino de Pino Morales, director del colegio Santísima Trinidad de Ciudad Real, en la que el referido clérigo certifica que el libro que distribuyen los Gedeones Internacionales “es realmente la palabra de Dios: Sagrada Biblia. Librito que además de ser muy práctico y cómodo contiene toda clase de verdad y nada de posibles errores morales o doctrinales”.

La incompleta separación de en nuestro país del Estado laico de la Iglesia es una de las rémoras y de las páginas menos transparentes heredadas de la transición.

No conocemos la autoridad doctrinal dentro del seno de la iglesia que tendrá el referido sacerdote para hacer el anterior juicio de valor, pero no duda en concluir que “felicito personalmente a los cristianos Gedeones y les seguiremos apoyando en esa labor, para que llenos de gozo y esperanza, continúen poniéndola en manos de quienes deseen conocer mejor esta carta magna de Dios a los hombres”.

Sin embargo, resulta curioso y puede ser esclarecedor este otro párrafo del escrito: “Para evitar recelos en otros colegios privados y católicos se les ha informado a las religiosas y profesores responsables. Por lo cual,

han tomado conciencia para que en sucesivas ocasiones desaparezcan los malos entendidos”. Descubrimos de esta manera que el apostolado había levantado recelo. o podía hacerlo, entre los religiosos de instituciones privadas y colegios católicos. Entonces, cómo se puede calificar el sentimiento que suscita la presencia de esta organización de apostolado cristiano en unos centros dependientes del Gobierno Regional de Madrid, en unos centros públicos dentro de un Estado aconfesional.
Bien es cierto que este grupo de Gedeones Internacionales obtienen entre la documentación presentada la “bendición” del propio Evaristo Martín Nieto, doctor en Sagrada Teología, licenciado en Sagrada Escritura y delegado episcopal de Pastoral Penitenciaria.

Este ilustre miembro de la Comisión episcopal de pastoral social hizo constar el 21 de abril de 1986 —qué curiosa fecha para avalar una autorización de 2003- que “debemos agradecer a los Gedeones Internacionales su generoso interés en difundir la Palabra de Dios, pues ello responde al voto formulado por el Concilio Vaticano II en la Constitución dogmática sobre la divina revelación (n°23), de que esa palabra de Dios tenga fácil acceso a todos los hombres”.

El escrito concluye diciendo que “deseamos que la edición de estos textos, repartida por Gedeones Internacionales, tenga una amplia difusión entre todos los cristianos de España y de Hispanoamérica y que todos los cristianos den las máximas facilidades para que esta difusión sea una hermosa realidad, lo que contribuirá eficazmente no sólo a la causa ecuménica, sino a la

En el Servicio Regional de Bienestar Social de la Comunidad de Madrid se ha concedido autorización a los Gedeones Internacionales para la distribución del Nuevo Testamento en las 25 residencias públicas de mayores. A pesar de ser una organización religiosa legal la pregunta que se puede formular es si desde las instituciones públicas de un Estado aconfesional se debe permitir el aposto. lado religioso, si éste debe ser de una sola opción y si, como sucede con la Iglesia Católica, debe ser sufragado con dinero público.

Los ancianos pueden ser una población muy golosa para algunas organizaciones religiosas y sectas.

En una circular del 28 de marzo de 2003, firmada por el coordinador de centros asistenciales de la Consej ería de Integración Social de la Comunidad de Madrid y dirigida a los directores de las residencias de personas mayores, se adjunta la autorización a Rafael J. Lemes, miembro de Gedeones Internacionales, para la “distribución gratuita del Nuevo Testamento en las 25 residencias públicas de mayores del Servicio Regional de Bienestar Social”.

La autorización explicita que “cada centro permitirá la distribución en las habitaciones de los residentes y podrá incluso, tal como han solicitado, dejar ejemplares en recepción para los trabajadores que gratuitamente lo deseen”.

Entre la documentación presentada por los Gedeones Internacionales para dar crédito de su solvencia religiosa se encuentra una carta del padre Antonino de Pino Morales, director del colegio Santísima Trinidad de Ciudad Real, en la que el referido clérigo certifica que el libro que distribuyen los Gedeones Internacionales “es realmente la palabra de Dios:

Sagrada Biblia, librito que además de ser muy práctico y cómodo contiene toda clase de verdad y nada de posibles errores morales o doctrinales”.

No conocemos la autoridad doctrinal dentro del seno de la iglesia que tendrá el referido sacerdote para hacer el anterior juicio de valor, pero no duda en concluir que “felicito personalmente a los cristianos Gedeones y les seguiremos apoyando en esa labor, para que llenos de gozo y esperanza, continúen poniéndola en manos de quienes deseen conocer mejor esta carta magna de Dios a los hombres”.

Sin embargo, resulta curioso y puede ser esclarecedor este otro párrafo del escrito: “Para evitar recelos en otros colegios privados y católicos se les ha informado a las religiosas y profesores responsables. Por lo cual,

han tomado conciencia para que en sucesivas ocasiones desaparezcan los malos entendidos”. Descubrimos de esta manera que el apostolado había levantado recelo. o podía hacerlo, entre los religiosos de instituciones privadas y colegios católicos. Entonces, cómo se puede calificar el sentimiento que suscita la presencia de esta organización de apostolado cristiano en unos centros dependientes del Gobierno Regional de Madrid, en unos centros públicos dentro de un Estado aconfesional.

Bien es cierto que este grupo de Gedeones Internacionales obtienen entre la documentación presentada la “bendición” del propio Evaristo Martín Nieto, doctor en Sagrada Teología, licenciado en Sagrada Escritura y delegado episcopal de Pastoral Penitenciaria.

Este ilustre miembro de la Comisión episcopal de pastoral social hizo constar el 21 de abril de 1986 —qué curiosa fecha para avalar una autorización de 2003- que “debemos agradecer a los Gedeones Internacionales su generoso interés en difundir la Palabra de Dios, pues ello responde al voto formulado por el Concilio Vaticano II en la Consitución dogmática sobre la divina revelación (n°23), de que esa palabra de Dios tenga fácil acceso a todos los hombres”.

El escrito concluye diciendo que “deseamos que la edición de estos textos, repartida por Gedeones Internacionales, tenga una amplia difusión entre todos los cristianos de España y de Hispanoamérica y que todos los cristianos den las máximas facilidades para que esta difusión sea una hermosa realidad, lo que contribuirá eficazmente no sólo a la causa ecuménica, sino a la mejor convivencia fraternal entre todos los cristianos y entre todos los hombres y mujeres”. Cabría añadir tan sólo Amén, pero para ello se debería partir de la base de que las personas mayores de las residencias públicas son todas cristianas y han solicitado este servicio pastoral.

Por cierto, los Gedeones Internacionales ya habían gozado de autorización para su apostolado en otros centros públicos. Obra en nuestro poder una autorización, fechada en 1989 y firmada por el entonces director gerente del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, en la que les autorizaba el reparto de los textos bíblicos.

No es casual que sea un hospital o ahora unas residencias de personas mayores. Son algunos de sus lugares preferidos de apostolado.

La Comunidad de Madrid ha concedido permiso a los Gedeones para realizar su apostolado en sus 25 residencias.

Los Gedeones y el apostolado
Los Gedeones Internacionales son un movimiento evangélico interdenominacional. Constituyen una asociación de profesionales y negociantes cristianos fundada en 1898 por John Nicholson y Samuel Hill en Estados Unidos. Al año siguiente se les unió W. J.Knight y adoptaron el nombre de Gedeones por el personaje del Antiguo Testamento. Gedeón, en el texto bíblico, puso en práctica la estrategia de Dios y con trescientos hombres se enfrentó a un ejército de 135 mil hombres aproximadamente (Jueces, 8:10) y salió victorioso.

Los Gedeones comenzaron como una agrupación de viajeros cristianos e iniciaron la distribución masiva de la Biblia a partir de 1908. Su propósito es que la gente crea en Jesucristo mediante la distribución gratuita de las escrituras.

Sus biblias están en infinidad de hoteles y en manos de enfermeras, soldados, enfermos, prisioneros… Y ahora podrán estar en las manos de los ancianos de las residencias públicas de la Comunidad de Madrid.

El Estado tiene una obligación de asistencia sobre la infancia, la tercera edad y los colectivos con problemas que no puede delegar a instituciones religiosas.

Apostolado y laicismo

El exdiputado autonómico de IU, Adolfo de Luxan, tuvo escaso éxito en su intento de evitar que el apostolado fuera sufragado con fondos públicos.

La primera duda que albergábamos sobre Gedeones Internacionales era si podía ser calificada de secta. Nos dimos cuenta de que no era así al consultar sobre este asunto al reconocido periodista Pepe Rodríguez, al que nos dirigimos por ser uno de los principales especialistas, entre otros temas, en el escabroso tema de las sectas.

pepe rodriguez

El periodista Pepe Rodríguez considera que el PP confunde la asistencia social con la caridad por la influencia del pensamiento de organizaciones ultraconservadoras en su cúpula.

Pepe Rodríguez, profesor, investigador y autor de varios libros de reconocido éxito como “Esclavos de un Mesías”, “Las sectas hoy y aquí”, “La Conspiración de Moon”, “La vida sexual del clero”, Mentiras fundamentales de la iglesia católica” o “Dios nació mujer”, entre otros, desvinculó a los Gedeones de la estricta categoría de secta aunque se mostró “irritado” por el hecho de que una institución de carácter público autorice a una determinada opción religiosa a realizar su apostolado entre sus residentes.
“Además, merece una especial preocupación —para Pepe Rodríguez— porque este apostolado va dirigido a los ancianos, una población en desamparo en muchas ocasiones. Precisamente colectivos como el de la tercera edad son muy propicios a ser objeto de adoctrinamiento religioso y, por tanto, objetivos de determinadas organizaciones religiosas y sectas”.

El autor de “Esclavos de un Mesías” considera que debe ser “el Estado, las instituciones públicas los que tienen la obligación de tutelarles y deben de velar por ofrecer servicios públicos a colectivos como los ancianos, los toxicómanos y los niños que por su vulnerabilidad pueden mostrarse más indefensos. Claro que como el PP cada día confunde más la asistencia social con la caridad, no es de extrañar estos fenómenos, teniendo en cuenta el fuerte vínculo de altos dirigentes del PP en la actualidad con organizaciones ultraconservadoras de la Iglesia Católica como el “Opus Dei” o, últimamente, “los legionarios de Cristo”, organizaciones que caminan en dirección contraria al Concilio Vaticano II y en algunos aspectos se sitúan en la etapa del Concilio de Trento”. Esperanzador.

Estado e Iglesia
Claro que la incompleta separación en nuestro país del Estado laico y de la Iglesia es una de las rémoras y de las páginas menos transparentes heredadas de la transición (algunos acusan a Adolfo Suárez de haber dejado el tema atado y bien atado en la última etapa de su mandato) y que provoca situaciones tan extrañas como las señaladas por el Concordato entre el Estado español y la Santa Sede o incluso algunas situaciones que rondan la alegalidad sobre lo contemplado en el propio Concordato.

La situación de los profesores de religión y el escándalo social que levantaron recientemente los despidos de algunos de ellos, sobre todo el de una profesora que fue apartada de su trabajo por el tremendo delito de convivir con un hombre divorciado, erigiéndose la Iglesia en electora del profesorado siendo el Estado el encargado tan sólo de retribuirlo y provocando situaciones como la señalada que vulneraban de manera flagrante la Constitución, fueron una muestra de esta anómala situación.

La situación de los capellanes castrenses o de los capellanes de la sanidad pública y de los centros de integración es otro ejemplo de lo absurdo de la situación y del oscurantismo con el que la Administración y el arzobispado conducen este tema. Y cuando hablamos de la Administración no sólo nos referimos a la del PP.

No está de más recordar, para finalizar este reportaje, una anécdota protagonizada por el entonces diputado autonómico de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, Adolfo de Luxan, hoy en día Gerente de la Fundación “Indalecio Prieto”.

El diputado hizo una intervención en la Asamblea de Madrid sobre la exclusión de la Iglesia de todos las instituciones públicas en donde ejerce su apostolado sufragado con el dinero de los contribuyentes. Por su intervención sobre este tema en la Asamblea obtuvo grandes felicitaciones por su elocuencia en el bar de la Cámara. Era el lugar que habían escogido los diputados socialistas para hacer una huida estratégica que les impidiese seguir la directriz de voto de su partido.

Con la abstención de los ausentes, el PP ganó la votación y para el diputado de TU tan sólo quedaron los parabienes. Con la Iglesia hemos topado. •

Links relacionados

Fuente:

Fuente:El apostolado de los Gedeones en las residencias de ancianos de Madrid