Un alga revela las claves de la formación de la vida compleja

Un alga revela las claves de la formación de la vida compleja 

Febrero 23, 2009

volvox
Un ejemplar del alga verde ‘Volvox aureus’. – PNAS

Miguel G. Corral- El Mundo Digital

De una forma semejante a la que llevó, en 1953, al entonces doctorando Stanley L. Miller y a su director Harold Urey a rastrear en un laboratorio el orígen de las primeras moléculas orgánicas formadas en la Tierra, un equipo científico de la Universidad de Arizona ha buceado en el árbol filogenético de un grupo de algas verdes microscópicas, llamadas Volvox, para establecer los pasos fundamentales de la formación de los organismos multicelulares de este grupo en la Tierra.

Los investigadores, dirigidos por el especialista en biología evolutiva Matthew D. Herron, no sólo han podido esclarecer los grandes cambios que operaron en el ancestro unicelular del género hasta que concluyó la formación de la primera forma de vida multicelular de este tipo de algas, sino que, además, han conseguido determinar en qué momento de la Historia de la Vida operó cada transformación. Esto ha permitido al equipo de Herron datar el orígen multicelular de estos organismos hace alrededor de 234 millones de años, en lugar de hace entre 50 y 75 millones de años, como se creía hasta el momento.

Aunque la fecha de aparición se retrasa sustancialmente hay que tener en cuenta que por aquel entonces (pleno triásico) ya andaban por la superficie terrestre los primeros dinosaurios. Aún así, el trabajo podría orientar futuras investigaciones dirigidas a esclarecer el orígen multicelular de las plantas y los animales.

Además, según afirman los investigadores en el trabajo, publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), la mayor parte de los cambios que ocurrieron en el desarrollo de estas algas tuvieron lugar durante una temprana y rápida (en términos de millones de años, por supuesto) explosión que tuvo lugar poco después de la divergencia entre las formas uni y multicelular.

El reloj de la vida multicelular

En los 34 millones de años después de esta separación tuvieron lugar gran parte de las transformaciones que darían con la forma multicelular que conocemos en la actualidad. Hace 223 millones de años tuvo lugar el primer gran cambio. Las células hijas de una forma de vida parecida a las actuales Chlamydomonas, que debieron separarse, quedaron atrapadas en una matriz común. A partir de ese momento se sucedieron de forma rápida los cambios.

Hace unos 211 millones de años, se produjo la primera citoquinesis incompleta en el grupo de algas, es decir, que, tras una división celular, las paredes de ambas células hijas no se cerraron completamente quedando unidas por puentes de citoplasma (el líquido que contiene el interior de las células). Además, algunas de las células resultantes rotaron para que sus órgánulos locomotores quedaran orientados hacia el mismo lado y el organismo, ya multicelular, tuviese un sistema locomotor más efectivo, parecido al flagelo que impulsa a los espermazoides pero formado por muchos filamentos.

Poco después, tan sólo unos 11 millones de años, se produjo el cambio de forma corporal definitivo, lo que produjo una especialización definitiva de las células que formaban el organismo. Por último hace unos 180 millones de años se dio el primer paso hacia la diferenciación de las células reproductoras y las somáticas o no reproductoras.

El equipo de Herron sugiere que este primer modelo bien documentado podría ayudar a comprender la formación de los ancestros multicelulares de animales y plantas, ya que este mismo proceso se ha producido en la Historia de la Vida docenas de veces.

Fuente: oldearth.wordpress.com

Anuncios

El genoma del neandertal confirma que podía hablar

El genoma del neandertal confirma que podía hablar 

Un equipo internacional de investigadores, con participación española, consigue secuenciar el ADN del pariente más próximo del humano moderno

neander
Entrada de la cueva de Vindija (Croacia) donde se hallaron los restos secuenciados

NUÑO DOMÍNGUEZ – Público Digital

Darwin estaría emocionado. El mismo día en que el científico cumpliría 200 años, un grupo de investigadores ha presentado el primer borrador del genoma del hombre de neandertal, nuestro pariente más cercano en la larga cadena de la evolución.

La secuencia genética contiene el 60% de todo el genoma del neandertal, que ha sido extraído de fósiles encontrados en varios yacimientos europeos, incluido El Sidrón, en Asturias.

El líder del equipo, el biólogo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva Svante Pääbo, ha señalado que el próximo paso será ver si las teorías evolutivas de Darwin son aplicables a este eslabón de la evolución. “Queremos averiguar si hubo selección natural, si algo cambió en nuestros ancestros que marcó la diferencia en la forma en la vivimos y nos reproducimos”, señaló.

El segundo gran reto será establecer un catálogo exhaustivo de cambios que incluya diferencias genéticas entre humanos modernos y neandertales. Aunque a simple vista son obvias, las diferencias genéticas entre humanos y otros homininos son una porción diminuta de sus genes. De hecho, se estima que compartimos el 99% de nuestros genes con nuestros parientes más próximos.

Hibridación improbable

Pääbo presentó los primeros resultados del su proyecto en el congreso de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), que se celebra hasta el próximo lunes en Chicago. Pääbo indicó que el neandertal no ha dejado apenas rastro en nuestro genoma. “Aunque aún no se sabe el porcentaje, la cantidad de rasgos específicos del neandertal que comparte el humano actual es diminuta”, señaló.

La otra gran pregunta es si los ancestros de los humanos actuales dejaron rastro en el genoma neandertal, es decir, si ambas especies se cruzaron. Los neandertales se extinguieron hace unos 30.000 años y su presencia se solapó con la del hombre actual, el Homo sapiens. Pero aún es pronto para saber si, hace miles de años, hubo un encuentro íntimo entre ambas especies.

Lo que sí se conocen son dos detalles algo aleatorios que Pääbo ha podido corroborar. El neandertal adulto podía hablar, y no bebía leche. Pääbo y su equipo han comprobado que el neandertal comparte con el hombre modificaciones en el gen FOXP2, que está relacionado con la capacidad para hablar.

“No hay razones para pensar que no pudieran articular de la forma en que nosotros lo hacemos”, señaló el científico. Pero eso no significa que tuviera un lenguaje tal y como lo conocemos hoy, pues el habla es resultado de una infinidad de factores que no depende de un solo gen, matizo el científico. También carecía del gen que permite al hombre adulto digerir correctamente la leche.

Mosaico de épocas

El genoma presentado este jueves en Chicago no corresponde a un solo individuo, sino que es un mosaico de varios ejemplares y épocas. En total, se han analizado más de 1.000 millones de muestras de ADN. La mayor parte procede de huesos encontrados en la cueva de Vindija, Croacia. El equipo ha comparado estos fósiles con otros encontrados en Alemania, Rusia y la cueva de El Sidrón, en Asturias.

De esta última se han utilizado restos de neandertales que vivieron hace 43.000 años. Pääbo resaltó la importancia de los fósiles asturianos debido la total asepsia con que fueron obtenidos por el equipo de Javier Fortea, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Oviedo. “Es un yacimiento único que ha sido excavado en condiciones perfectas” dijo.

Las muestras recogidas en Alemania proceden de un ejemplar que fue hallado en 1856 en el valle de Neander y que dio nombre a la especie. El último grupo de fósiles se remonta 60.000 años y fue hallado en la Cueva de Mezmaiskaya, Rusia.

Este primer borrador incluye 3.000 millones de bases pero, gracias a refinadas técnicas, solo se ha necesitado un gramo de hueso para obtener todo el genoma. El equipo usó una nueva tecnología desarrollada por la compañía estadounidense 454 Life Sciences, que en 2007 secuenció el genoma de James Watson, uno de los descubridores del ADN.

A pesar del constante avance de la tecnología, hay cosas que aun no son posibles. Y es que, respondiendo a un periodista, Pääbo descartó que las técnicas actuales hagan posible clonar al neandertal para traerlo de nuevo a la vida.

Credo quia absordum. La Teoría de la Evolucion – Influencia sobre los cristianos

Desarrollo embrionario y evolución

Desarrollo embrionario y evolución

El estudio comparado del desarrollo de los embriones aportaría, según el darwinismo, otra de las pruebas clásicas en favor de la evolución. Al parecer, determinadas similitudes entre embriones de peces, aves, mamíferos y seres humanos demostrarían que todos ellos descenderían de antepasados comunes parecidos a los peces. 

 
Darwin lo explicaba así: “De dos o más grupos de animales, aunque difieran mucho entre sí por su conformación y costumbres en estado adulto, si pasan por fases embrionarias muy semejantes, podemos estar seguros de que todos ellos descienden de una misma forma madre y, por consiguiente, de que tienen estrecho parentesco. Así, pues, la comunidad de estructura embrionaria revela la comunidad de origen; […] La embriología aumenta mucho en interés cuando consideramos al embrión como un retrato, más o menos borroso, del progenitor de todos los miembros de una misma gran clase” (Darwin, 1980, El origen de las especies, Edaf, Madrid: 446-447). 

Estas ideas fueron recogidas en la llamada ley biogenética de Haeckel que afirmaba que la ontogenia o desarrollo embrionario de un organismo era una recapitulación breve de su filogenia o secuencia evolutiva de las especies antecesoras. Es decir que, durante los primeros estadios en el útero materno, los embriones pasaban por formas que recordaban las transformaciones experimentadas por sus ancestros a lo largo de la evolución. Se señalaba, por ejemplo, que en los embriones humanos igual que en los de gallina, se podían observar arcos aórticos similares y un corazón con sólo una aurícula y un ventrículo como el que poseen los peces actuales. Esto se interpretaba como una prueba embriológica de que tanto los hombres como las aves habían evolucionado a partir de sus antepasados los peces.

El problema de los dibujos que realizó Haeckel (fig. 4), como se pudo comprobar años después, es que fueron maliciosamente retocados en las primeras etapas para que se parecieran entre sí. En realidad, cuando se analizan los embriones tempranos de las diferentes clases de vertebrados, se observa que éstos presentan notables diferencias. El de los peces posee casi un aspecto esférico. En los anfibios es más ovalado. Los reptiles se caracterizan por su alargamiento, mientras que en las aves se alcanza un mayor tamaño de la cabeza. No cabe duda de que el embrión de los mamíferos es el más complejo desde el punto de vista estructural. Esto lo explica con mucho detalle el biólogo norteamericano, Jonathan Wells, en su obra Icons of Evolution. (fig. 5)

Son tantos los datos de la embriología que contradicen esta ley que pronto fue abandonada por la comunidad científica. Sin embargo, a pesar de este rechazo lo cierto es que todavía continúa apareciendo en los textos escolares de secundaria como una confirmación de la teoría transformista. En la actualidad, los embriólogos saben que los embriones de los vertebrados se diferencian progresivamente en varias direcciones, sólo para converger en apariencia a mitad del proceso y luego volver a diverger hasta formar órganos o estructuras que pueden ser parecidas entre sí, pero que se han formado a partir de células o tejidos absolutamente diferentes.

Por ejemplo, la presencia en los embriones de los mamíferos de un corazón con dos cavidades y unos arcos aórticos parecidos a los de los peces, se debe a que tales embriones sólo necesitan en las primeras etapas de su desarrollo una circulación simple, ya que están alimentados a través de la placenta materna. Pero más tarde, la circulación sanguínea se vuelve doble a fin de que los pulmones permitan la respiración autónoma del bebé. De manera que la presencia de tales órganos se debe a las diferentes necesidades fisiológicas del embrión durante el desarrollo y no a su pretendido parentesco evolutivo con los peces. La forma de los órganos de los embriones viene impuesta por las exigencias fisiológicas y no por su pasado filogenético.

Contra las pretensiones de la ley biogenética, finalmente ha sido la genética quien ha aportado la prueba definitiva. El ADN de cada especie está determinado únicamente para desarrollar el cuerpo de los individuos que pertenecen a dicha especie. No es capaz de volver a recrear en el desarrollo embrionario las etapas de otros organismos supuestamente anteriores y relacionados entre sí. El genoma de cada ser vivo sólo expresa aquello que corresponde a su propio género.

Como reconoce el evolucionista, Pere Alberch, del Museo de Zoología Comparada de la Universidad de Harvard: “El descubrimiento de los mecanismos genéticos dio la puntilla definitiva a las leyes de Haeckel, demostrando que la teoría de la recapitulación no puede ser justificada fisiológicamente… En resumen, la biología del desarrollo jugó un papel cada vez menor en la teoría de la evolución. Muestra de ello, […] es el insignificante papel que tuvo la embriología en la llamada “Nueva Síntesis” darwiniana de los años 40 de este siglo” (Alberch, 1984, La embriología en el darwinismo: un problema clásico con nuevas perspectivas, en P. Alberch y otros (ed.), Darwin a Barcelona, PPU, Barcelona, 401-442).

La ley biogenética de Haeckel no es capaz de explicar los hechos comprobados por la embriología, ni constituye tampoco un argumento sólido en favor del darwinismo, y además fue abandonada por la ciencia hace ya muchos años, ¿cómo es que continúa apareciendo todavía como prueba de la evolución en tantos libros escolares?

Antonio Cruz es biólogo, profesor y escritor.

© A. C. Suárez, ProtestanteDigital.com (España, 2008).

http://www.protestantedigital.com/new/nowleernoticiaDom.php?r=234&n=10392

Problemas Con La Macro-evolución

Problemas Con La Macro-evolución

Introducción:

Existen muchos problemas con la teoría de la evolución, dice  un artículo que encontré en internet, en la web de una iglesia bautista; sin embargo, trataré de dar breves  respuestas científicas a algunos puntos de este artículo, con la ayuda y aesoramiento del dr. Manuel Carmona ,un prestigioso científico español.

*1. La Segunda Ley de la Termodinamica no permite que el desorden produzca orden. El desorden o entropía del universo nunca disminuye sino que siempre aumenta con el tiempo. ¿Como puede ser que el hombre, un organismo extremadamente complejo (orden) pueda evolucionar de una organismo tan simple como una bacteria (desorden)?

Respuesta:

La Segunda Ley de la Termodinamica sólo es aplicable a sistemas cerrados. Nuestra biosfera (conjunto de seres vivos) es un sistema abierto, ya que recibe energía del Sol. La segunda Ley de la Termodinámica sólo se aplica a sistemas aislados, es decir, aquellos que no intercambian (abiertos) o reciben energía (cerrados).

De ahí que sea posible, por ejemplo, la organización cristalina de los minerales. Si esa ley impidiese la organización de la materia este fenómeno no tendría lugar.

* 2La probabilidad de que el ADN se forme al azar requiere mucho mas tiempo que la edad del mismo universo. Se tardaria mas de 1075 años (el numero 1 seguido por 75 zeros).

Respuesta:

La probabilidad de que una molécula de ADN se forme es muy baja, cierto. Aún no estamos seguros de su origen. La TE no se ocupa de ello, de eso se ocupan las teorías del origen de la vida. De todas formas la probabilidad de que dos organismos separados tales como el chimpancé y el hombre tengan más de 30.000 retrovirus inactivos localizados exactamente en el mismo lugar de su genoma, es una posibilidad aún menor, y a pesar de ello hay quien sigue diciendo que hombres y chimpancés no tienen un ancestro común. Aquí alguien usa dos varas de medir diferentes según le convenga. Los Hiperciclos de Moléculas Autorreplicantes sometidas a Selección Química explican perfectamente el origen del ARN y el ADN, sin estadísticas amañadas ni Programadores Sobrenaturales…

*3.La evolución tiene un punto de vista limitado ya que solamente intenta esplicar el origen de las especies una vez que la vida ya este presente en el planeta e ignora el proceso total de la creación del universo. Los cientificos no pueden probar el origen de la vida de algo sin vida.

Respuesta:

La evolución no habla del origen de la vida, sino del origen de la biodiversidad. También hay hipótesis de cómo se pudo originar un organismo vivo a partir de moléculas complejas.

Sobre la abiogénesis:
http://www.youtube.com/watch?v=snYd42FVEEI

 La evolución tiene un punto de vista limitado ya que solamente intenta explicar el origen de las especies una vez que la vida ya esté presente en el planeta

Eso no es tener un punto de vista limitado. Solo se trata de que el origen de las especies, una vez la vida ya está establecida, es un problema particular y diferente a cualquier otro problema que se pueda establecer dentro de la Ciencia; porque los seres vivientes son entidades particulares y diferentes (pero no ajenas ni mucho menos) por derecho propio. Más o menos. Digo yo 

e ignora el proceso total de la creación del universo.

La Biología Evolutiva se sostiene perfectamente bien dentro de la Biología, la Física, la Química, la Geología, la Astronomía y otras Ciencias. Además de que resulta igualmente armoniosa con el resto de teorías que pretenden explicar unas el origen del universo, otras el origen estelar, otras el origen del planeta, etc.

*4. La mayoria de mutaciones son perjudiciales resultando en la extinción del organismo, aunque hay algunas que son neutrales.

Respuesta:

Esto es Falso. La mayoría de las mutaciones son neutras, otras muchas son perjudiciales y sólo unas pocas son beneficiosas. Pero éstas últimas existen y son importantes en el proceso evolutivo.

Voy a ampliar los puntos 2 y 4. Cuanta más información disponible, mejor que mejor.

Aquí dejo un paquete con más de 30 artículos. Se descargan rápido, solo son 19 megas. Son ejemplos, demostrados en laboratorio (y alguno de campo), demostrados una y otra vez, que enseñan como diversas mutaciones:
– Perfeccionan al organismo para sobrevivir a una temperatura determinada
– Permiten sobrevivir al organismo a una temperatura que antes lo mataba.
– Perfeccionan al organismo a sobrevivir a un pH determinado.
– Perfeccionan al organismo a sobrevivir a una falta de alimento.
– Permiten al organismo convertir algo incomible en un nuevo nutriente.
– Permiten al organismo desarrollar nuevas rutas metabólicas.
– Permiten al organismo sobrevivir a un veneno.
– Perfeccionan a una cepa resistente a un veneno, de modo que ahora crece mejor que antes.
– Permiten que un híbrido ESTÉRIL, adquiera FECUNDIDAD.
– Permiten el nacimiento de nuevas especies.

Para descargar el paquete: PULSAR AQUÍ
O sea, que el punto 4 está equivocado.
Y el punto 2 es falso porque en estos artículos, la mutación azarosa + la selección natural, permiten que el DNA adquiera “nuevas habilidades”, por llamarlo de algún modo.

Para que el punto 3 no se quede solitario: Este video

13. La evolución no tiene explicación para el altruismo en los animales e insectos. Por ejemplo, como puede ser que un ejército de hormigas o abejas (que no pueden reproducirse) sirvan a una reina (la única que puede reproducirse).

Me quedo con este. Es muy facilito y además me pilla reciente. Es más fácil con avispas 

1º. Empezamos con una avispa reina solitaria. Como el género Sceliphron, construyen nidos de barro, en soledad, mientras cazan presas y las almacenan para sus larvas, que una vez las abandonaran.

2º. Pero es más ventajoso vivir en comunidad, más que nada, están más agrupadas y se protegen mejor. Así que al igual que en una colonia de pingüinos, donde cada uno cría a su pollo; los insectos pueden reunir sus nidos en una comuna. Eso es lo que se ven en otro grupo de himenópteros, las abejas Megachile rotundata.

3º. El siguiente paso de la socialización, en vez de reinas que viven en nidos separados pero adyacentes, serían reinas que comparten el mismo nido. En avispas tenemos:

3.1 Ropalidia cyathiformis. Varias “reinas” comparten el mismo nido. No hace falta añadir que así están muy bien protegidas, un montón de agresivas reinas de punzantes aguijones viviendo juntas. Sin embargo, hay competencia entre ellas ¿Cómo lo solucionan? Con violencia, mediante mordiscos, la más fuerte inhibe la capacidad reproductiva de las demás (¿estrés?). Y estas que no pueden reproducirse actuaran “como” obreras.

3.2 Ropalidia marginata. Igual que el anterior pero un poco más sofisticado, en este caso, es una feromona la que mantiene que solo una pueda “reinar” y las demás solo podrán actuar como obreras. Esta feromona tiene los mismos efectos qeu los mordiscos, impide que las otras lleguen a reproducirse, Y es un análogo a lo que sería el antepasado al control olorífico de nuestras reinas en las abejas melíferas.

Si en cualquiera de los dos ejemplos anteriores retiramos la “reina”, otra “obrera” automáticamente ocupará su lugar.

4º. Siguiente ejemplo, son los abejorros del género Bombus. Esta vez tenemos una diferencia de tamaño. Una reina, reina de verdad. Y el resto, son obreras más diferenciadas. La separación de castas está más diferenciada, pero es imperfecta. La reina debe dejar de segregar una feromona para que sus larvas, se desarrollen como hembras. ¡Pero si deja de segregar la feromona las obreras empiezan a comportarse como reinas! De hecho, en las últimas etapas del panal, dado que la reina deja de segregar esa feromona (que imita los efectos de los mordiscos), las obreras empiezan a poner sus propios huevos, organizan un comportamiento anárquico y pueden llegar a asesinar a su propia reina. Mmm… ¿eso no sería un regicidio? 

5º. ¿Y si una reina perfecciona SU control sobre las obreras? Pues bueno, eso es lo que ha hecho la abeja melífera (Apis melifera, para saber de qué especie hablamos). Simplemente, ahora son más autoritarias que antes.

Así pues, ¿qué son las obreras? Desde mi particular punto de vista: autómatas convertidos en extremidades de la propia reina. Después de todo, también se producen en serie, son casi clónicos a nivel genético y actúan de forma casi idéntica ante los mismos estímulos. 

¿Qué no hay explicación?  Empezamos por una “comuna” casi privatizada y terminamos con una monarquía, si casi parecen humanas las bichas 

Vídeo sobre el ojo, por Richard Dawkins

http://www.youtube.com/watch?v=QM-LcQZHg1M

Evolución del ojo, de la página SinDioses. Con ejemplos de “ojos transicionales” del mundo actual.
http://www.sindioses.org/cienciaorigenes/bookjehova03.html

* 5. La evolución no tiene explicación para la fotosíntesis.

Respuesta:

Esta opinión es FALSA. En el punto 3 de este link hay información: Photosynthesis

Tambien se puede descargar los artículos 

Según el vídeo sobre el origen de la vida, esta se originó en las fumarolas hidrotermales del fondo oceánico. Por lo que es de suponer, que los primeros organismos eran criaturas que se alimentaban (i) de los materiales orgánicos que espontáneamente se formaban allí además de (ii) sintetizar sus propios componentes a partir de los materiales que allí se formaban. Por lo que si un buen hogar, en aquellos tiempos, eran las fuentes hidrotermales, lo ideal no era alejarse demasiado de ellas.

Dado que las fuentes hidrotermales emiten radiación infrarroja, una buena adaptación en aquellas fechas sería tener receptores de luz infrarroja, para detectar “cuánto de lejos” estamos de una fuente hidrotermal; actualmente se ha visto que (i) las bacterias “púrpuras” tienen comportamiento fototáctico en la franja del infrarrojo, (ii) la luz infrarroja puede acumular suficiente energía para llevar a cabo reacciones fotoquímicas y (iii) las bacterias púrpuras parecen ser filogenéticamente las más antiguas bacterias capaces de llevar a cabo la fotosíntesis. En este sentido, las bacterioclorofilas encargadas de captar el infrarrojo “simplemente” han ido variando a otras longitudes de onda.

¿Cómo aparecieron los centros de reacción? Según Xiong&Bauer (2002) los antepasados de las bacterioclorofilas se unirían a los precursores de los citocromos b, para facilitar la eliminación de radicales libres formados durante la fotoexcitación; naciendo una fotoquímica primitiva que, entre otras cosas, podía utilizar hierro para obtener reducir dióxido de carbono y sería el precursor de los centros de reacción; es el caso de las bacterias púrpuras, con un primitivo centro de reacción I.

El resto de un modelo es un batiburrillo de transferencia génica horizontal de un lado para otro que de momento, no me convence mucho 

Dejo aquí la revisión para que le echéis un ojo: COMPLEX EVOLUTION OF PHOTOSYNTHESIS

*6. La evolución no tiene explicación para la metamorfosis.

*7. La evolución no tiene explicación de como el hombre adquirió su estado conciente e inteligencia.

*8. El ojo y el oido humano tiene un complejidad irreducible para ser un producto de la casualidad. El ojo sin retina, o sin nervios opticos, o sin cornea, o sin iris, etc. es inservible. Es imposible “evolucionar” este órgano gradualmente.

*9. La evolución no tiene explicación para el proceso de coagulación de la sangre.

Respuesta:

http://asclepio.revistas.csic.es/index.php/asclepio/article/view/224/220

* 10. Cuando una persona muere, el cuerpo genera endorfinas para hacer la muerte menos traumatica. ¿Como puede ser que la evolución desarrolle un proceso para hacer la muerte mas facil ya que esto obviamente no ofrece ventaja alguna para la supervivencia del organismo?

Respuesta:

http://asclepio.revistas.csic.es/index.php/asclepio/article/view/224/220

Las endorfinas son segregadas en determinadas situaciones, entre ellas el estrés o el dolor, situaciones que encajan bastante bien con la muerte.

Para mas información:

http://lomas.excite.es/noticias/625/Las-endorfinas-explicarian-el-fervor-religioso

http://es.wikipedia.org/wiki/Beta-Endorfina

*11. ¿Como puede se que la mariposa pase por cuatro etapas de vida (huevo, oruga, capullo, mariposa) y solamente la mariposa pueda ser capaz de reproducirse?

*12. La evolución no tiene explicación para el altruismo en los animales e insectos. Por ejemplo, como puede ser que un ejercito de hormigas o abejas (que no pueden reproducirse) sirvan a una reina (la unica que puede reproducirse).

Respuesta:

La explicación evolutiva última de por qué las hormigas “plebeyas” no se reproducen es por el fenómeno de la haplodiploidía que se da entre machos y hembras. En los insectos sociales (aunque no se si en todos), los machos son haploides (solo tienen un juego de cromosomas) y las hembras diploides (dos juegos de cromosomas, como nosotros). Así, cuando un huevo no es fecundado dará lugar a un macho y en caso de que sí sea fecundado, dará lugar a una hembra.
Si nos fijamos en el grado de parentesco entre diversos individuos, veremos que no es como el que se produce entre individuos diploides como nosotros. En este caso, las hembras poseen un 50% de parentesco con sus madres, un 100% con sus padres y, lo que es más curioso, un 75% con sus hermanas.
Esto nos lleva a que cualquier obrera se va a tener un grado de parentesco superior con sus hermanas (75%) que el que podría tener con sus hijas (50%), razón por la cual, aunque tuvieran hijas, “preferirían” cuidar a sus hermanas.
La explicación completa sería algo más amplia y matizada pero creo que con esto puede valer.

*13. La evolución no tiene explicación de como el universo ha sido creado con suma precision para que la vida humana exista. Esto es “principio antrópico”.

Respuesta:

Al parecer, en esas especies de insectos los individuos comparten una muy elevada proporción de sus genes, con lo que al sacrificarse por su reina están aumentando las posibilidades de que sus genes pasen a la siguiente hornada de bichos.

La evolución no hace absolutamente ninguna predicción acerca del origen del universo.

Lo que sí que predice es que un ser vivo se adaptará lo máximo posible al medio en el que viva. Eso significa que no es que el universo esté adaptado a nosotros sino que nosotros estamos adaptados a nuestro universo.

La mayoría de puntos se reducen a la “falacia de llenar vacíos de conocimiento con dioses”.

Para mas información:

 

Conclución: 

Este artículo concluye diciendo que “En resumen, es bastante obvio que se necesita mucha más fe para creer en la teoría de la evolución biológica que la que se necesita para creer que Dios es el creador del universo.”

En respuesta a esto, desde mi psocion de cristiano y administrador de este blog, confieso que para aquellos cristianos comprometidos con una fe bíblica, no deberían haber dudas que Dios es el creador de todas las cosas.(Gen 1:2;Heb.11:3)  

Fue por el espíritu que el Señor  Dios soberanamente creó todo lo que existe” Allen Ross (v.2b) (1)

Pero los cristianos no debemos “creer” en la teoría de la evolución. Los cristianos creemos que existe una gran diversidad de especies, y la Teoría de la Evolución, es hasta el momento la mejor TEORÍA CIENTÍFICA que explica la biodiversidad.Es sencillo.

Lo que si sucede, lamentablemente, es que hay muchos agnósticos y ateos, que se refugian detrás de esta y  de otras teorias científicas para negar la existencia de Dios y la necesidad de la fe cristiana en el mundo (y de las otras religiones, proclamando la secularización de las culturas como la panacea para los males del mundo y las teorías científicas como la Biblia para nuestra sociedad actual).

¡Nada mas que entre los biólogos se calcula que mundialmente hay un 95% de ateos!

Esta es, a mi modo de ver, la razón del aparente conflicto entre ciencia y religión.<>

Paulo Arieu

Notas:

1. Jhon F Walwoord y Roy B. Zuck,editores,Knowledge Commentary,Old Testament,Allen Ross escribió el comentario de la sección de Génesis. Victor Books, Wheaton,1985,p.28 citado por Benny Hin en “Bienvenido Espíritu Santo”,nota pp 10,pag. 49,ed.Betania  

Fuentes:

Puede ser peligroso debatir con creacionistas: “el caso Plimer”

Puede ser peligroso debatir con creacionistas: “el caso Plimer” 

regalokansas03

El dr. Manuel Carmona publicó ya ahce un tiempo atrás (Mayo 14, 2008), un artículo que resalta la batalla que hay (intelectual) entre los creacionistas y los cientificos. No deberia suceder esta batalla, pero lamentablemente sucede.Esta batalla de indole intelectual trasciende muchas veces el mero discurso apologetico de los distintos sectores  y va a parar a los juzgados, enredansose en un conflicto religioso y político, no solamente científico.

Tambien sucede en otros ambitos de la ciencia, contra otros grupos que también se oponen a la ciencia tal como hoyu es entendida, tales como los teóricos del Diseño inteligente (D.I).

Algunos teóricos del D.I o alguno de sus defensores, han tenido que renunciar a sus trabajos, otros han sido despedidos, ya que hoy por hoy no es aceptada como ciencia esta teoria cientifica (D.I), sino como pseudociencia, por lo cual todos sus defensores no son aceptados como cientificos serios.

En fin, “el mar está muy  revuelto”, habrá que esperar algunos cuantos años quizás para ver que pasa.

Yo particularmente creo que cuando la ciencia explica la verdad y la fe cristiana hace lo mismo, y se abandonan los prejucios y los dogmas, ambos corren por la misma carretera aunque en carriles distintos, pero en el mismo sentido, ya que ambos luchan por la verdad, pero lo hacen de maneras distintas. Los creacionistas (cristianos) lo hacen desde la fe bíblica, los cientificos desde el método racional experimental.

Bueno,los dejo con el artículo.

Dios te bendiga

Paulo Arieu


Puede ser peligroso debatir con creacionistas: “el caso Plimer” 

 

Autor: Dr. Manuel Carmona (oldearth.wordpress.com)

Fuente: EUSTOQUIO MOLINA (Revista el Escéptico)

Pleitear con los pseudocientíficos supone un cierto peligro para la salud y la economía de cualquier científico, por prestigioso y famoso que sea.

Dice el refrán popular: pleitos tengas y los ganes. Pero no sólo basta con ganarlos, sino que también hay que tener suerte de que no surjan complicaciones. La analogía se puede hacer extensiva a las guerras, en las cuales tanto los vencedores como los vencidos sufren un desgaste considerable y, por tanto, puede generalizarse la afirmación: en las guerras todos pierden. Lo ocurrido en Australia al profesor Ian Plimer ilustra sobre el poder de los pseudocientíficos y el peligro al que están expuestos los científicos que osan combatirlos pleiteando con ellos. Ha habido muchos paleontólogos y biólogos australianos que han alzado la voz para criticar la ciencia creacionista, pero el más activo y valiente ha sido Ian Plimer, geólogo especialista en Mineralogía, quien, una vez obtenida la cátedra en 1985 en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Melbourne, pensó que era su obligación profesar su disciplina en público combatiendo a los creacionistas científicos. Así, difundió sus preocupaciones respecto a los valores científicos y de educación del creacionismo en la literatura profesional y, por eso, fue inmediatamente atacado en público y amenazado de querella por los grupos creacionistas. En Estados Unidos, los grupos científicos y religiosos que combatían al creacionismo trataban a los creacionistas al mismo
nivel y discutían desde una posición de debilidad.

Leer el resto del artículo….

Evolución: la ciencia y sus límites

Evolución: la ciencia y sus límites

Descargar (evolucion-la-ciencia-y-sus-limites.pdf)

El mito del evolucionismo propuesto por Darwin se ha venido utilizando, durante todo el siglo XX, por los partidarios del materialismo puro para corroer la creencia en un Dios Creador. Muchos pensadores cristianos, como Pierre Teilhard de Chardin y otros, procuraron hacer frente a tal ataque conciliando la teoría transformista con la fe, abundando en la posibilidad de que la creación hubiera ocurrido mediante un proceso de evolución darwinista dirigido por Dios. Se elaboró así una moderna cosmogonía evolucionista-teísta que suavizaba el relato bíblico, reduciéndolo a una especie de parábola constituida por verdades simbólicas que no debían interpretarse en sentido literal.  

 
De esta manera se pretendía que la Biblia no entrara en conflicto con los enunciados transformistas de la ciencia que, en aquella época, se consideraban verdaderos.  

Tal como resalta el catedrático de Antropología Social de Cambridge, Ernest Gellner: “ […] los creyentes “modernos” no se preocupan por la incompatibilidad entre el libro del Génesis y el darwinismo o la astrofísica contemporánea. Dan por sentado que los enunciados, si bien en apariencia tratan de los mismos sucesos -la creación del mundo y los orígenes del hombre-, están en realidad en niveles muy distintos o incluso, como dirían algunos, en lenguajes completamente distintos, en tipos de “discurso” diferenciados o separados. Hablando en general, las doctrinas y las exigencias morales de la fe se convierten así en algo que, debidamente interpretado, apenas está “curiosamente” en conflicto con la sabiduría secular de la época, o con nada en realidad. Así descansa la paz y la vacuidad doctrinal” (Gellner, 1994, Posmodernismo, razón y religión, Paidós, Barcelona: 16).

Sin embargo, a principios del siglo XXI, los últimos descubrimientos de la ciencia parecen sugerir que esta batalla era innecesaria. Hay evidencia de la variabilidad que existe dentro de las especies, pero no la suficiente como para explicar las profundas transformaciones requeridas por el darwinismo.Los seres vivos prosiguen reproduciéndose según su género y no salen del cuadro estructural al que pertenecen, tal como afirma el relato del Génesis. Los cambios observados tampoco van siempre de lo simple a lo complejo, como se suponía, sino que desde el principio las estructuras celulares y los procesos metabólicos demuestran una alta complejidad que se mantiene hasta hoy y que sólo puede ser interpretada apelando a un Creador inteligente.

Toda la información de que dispone la ciencia en la actualidad apunta hacia un principio del universo en el tiempo y el espacio. La física y la cosmología han descubierto que la materia no es eterna como antes se creía, sino que empezó a existir en un momento determinado. Miles de acontecimientos físicos y químicos se dan la mano de forma asombrosa en el planeta Tierra para hacer posible la vida humana y del resto de los organismos. Pero, a la vez, la ciencia ha demostrado que en ningún lugar del planeta aparece actualmente le vida de manera espontánea, como consecuencia de las leyes naturales.

El descubrimiento del ADN y de la sofisticación del genoma humano, así como de la complejidad irreductible que hay en cada célula viva, sugieren también la necesidad de un diseñador que lo haya planificado todo. No obstante, el acto mismo de la creación sigue envuelto en la bruma del misterio y aunque nos fuera explicado por el mismo Dios, seguramente tampoco seríamos capaces de entenderlo. El nivel de los conocimientos científicos actuales no está a la altura requerida, aunque lo que cada vez resulta más evidente es que tal proceso creador no es ni mucho menos el transformismo lento y azaroso propuesto por Darwin, sino que más bien se perfila como un diseño perfecto, complejo y consumado desde el primer momento.

El estudio de los orígenes continúa siendo uno de los principales retos para la ciencia del tercer milenio. En lo más hondo del alma humana sigue latiendo el deseo de desentrañar los misterios que hay detrás de las leyes que rigen el universo y de los seres vivos que lo habitan. Es el eterno desafío de intentar comprender la mente del Creador. Pero conviene reconocer que hay cosas que la ciencia nunca podrá hacer, como revelar el carácter del supremo diseñador o su plan de salvación para la criatura humana. Esto es algo que pertenece a la teología.

A pesar de ello, la evidencia de designio y propósito en la naturaleza interpela directamente a cada ser humano. De tal manera que como afirma el apóstol Pablo:“las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Ro. 1:20). El diseño inteligente demanda una respuesta de cada persona. Una actitud de aceptación o de rechazo. Dios se ha manifestado también en el mundo natural y, por tanto, no valen las ambigüedades. La creación es la evidencia del Creador y seguirá siendo el fundamento de la visión cristiana del mundo.

Antonio Cruz es biólogo, profesor y escritor.

© A. C. Suárez, ProtestanteDigital.com (España, 2008).

http://www.protestantedigital.com/new/nowleernoticiaDom.php?r=241&n=10464

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes