Una cultura que no niega sino que desconoce a Dios

Una cultura que no niega sino que desconoce a Dios

Concluye el congreso sobre Dios organizado por la Conferencia Episcopal Italiana

CIUDAD DEL VATICANO, martes 15 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- La crisis de la fe que se vive en este naciente milenio, no corresponde a una negación tajante de Dios sino más bien a una situación de desconocimiento e ignorancia religiosa.
Así lo constató el presidente de la Pontificia Academia para la vida y rector de la Pontificia Universidad Lateranense monseñor Rino Fisichella su ponencia en el seminario “Con Él o sin Él todo cambia”, que se realizó en la ciudad de Roma del 10 al 12 de diciembre.
Durante tres días este evento académico organizado por la Conferencia Episcopal Italiana presentó varias conferencias sobre la relación que se da actualmente entre Dios y diferentes manifestaciones de la cultura: la filosofía, la teología, la ciencia, el cine, el arte, la literatura, entre otras ramas del saber.
“El ateísmo de hoy puede en realidad volver a hablar nuevamente de Dios – distraidamente o tranquilamente – pero sin entenderlo verdaderamente”, aseguró Monseñor Fisichella.
Y retomando las palabras del padre de la “teología política”, Johann Baptist Metz, indicó que la crisis del cristianismo europeo “no es principalmente o al menos exclusivamente una crisis eclesial”, sino que se trata de una crisis más profunda: “se ha convertido en una crisis de Dios”. “Dios hoy no es negado sino desconocido”, aseguró en su ponencia monseñor Fisichella.
Para el prelado, el problema del desconocimiento de Dios radica en dos aspectos: el primero es el de la indiferencia “que a menudo domina el contexto cultural sobre esta cuestión”, y el segundo es que para muchos resulta obvio, “lo que muestra cuánta ignorancia hay a menudo sobre los contenidos religiosos”.
Ambos aspectos, aseguró monseñor Fisichella, corroen la base del sentido común religioso “debilitando cada vez más la pregunta religiosa y sobre todo, la opción consciente y libre”.
Tanto el concepto de Dios como una adecuada cultura religiosa se debe transmitir a las generaciones posteriores: “no sólo las certezas que hemos conquistado sino también el intento de disolver las dudas que nos acompañan para permitir que se fomente una cultura que sepa todavía preguntar, buscar y alcanzar soluciones originales capaces de responder al espíritu de este tiempo”, agregó monseñor Fisichella.
El prelado hizo alusión a la escena de Pablo en las calles de Atenas, (Hechos de los apóstoles 17, 16 – 34), que según él, “no ha cambiado mucho desde entonces”.
“Las calles de nuestra ciudad están llenas de nuevos ídolos” dijo el prelado. “Se multiplican las expresiones religiosas, a menudo privadas de espesor racional para dar mayor espacio a la emotividad mientras los nuevos mesías de última hora aparecen otra vez en el horizonte, predicando el inminente fin del mundo”, indicó monseñor Fisichella.
Y dijo que en este tiempo es necesario preguntarse si existen nuevos “Pablo de Tarso” conscientes de llevar una buena noticia “que entra en el areópago de nuestro pequeño mundo con la convicción y la certeza de querer anunciar el Theos àgnostos”.
Dijo que dentro de lo enigmático que resulta a veces la propia existencia personal y del consumo de cuanto rodea al hombre. “debe surgir el interrogante que toca el sentido y el significado de la existencia”.
Y aseguró que aunque son muchos los sucedáneos que se buscan en el tiempo actual para querer llenar el hambre de Dios, “nada como la fe en el Dios que se hace hombre, lleva a la libertad, a asumir en primera persona el principio de responsabilidad”.
“El Dios que ama como Jesús y el Dios responsable del hermano que no permanece en la soledad de la muerte”, dijo el presidente de la Pontificia Academia para la vida.
“Sin Dios hay menos posibilidad de la autocomprensión, del ejercicio de la libertad y de la responsabilidad social. Entonces es verdad: con Él o sin Él todo cambia”, concluyó monseñor Fisichella.
fuente: Zenit

http://www.eltestigofiel.org/informacion/noticias.php?idn=6369

Tabla de contenidos de Filosofía de la Religión

Tabla de contenidos de Filosofía de la Religión

  1. Filosofía de la Religión-Parte I
  2. Filosofía de la Religión-Parte II
  3. Filosofía de la Religión-Parte III
  4. Filosofía de la Religión-Parte IV

Las religiones son cosmovisiones.

La religión es un modo de entender y explicar la realidad, de comprender al hombre, su origen, el sentido de su vida y el misterio de la muerte; desde un punto de vista espiritual.

Las religiones conocidas más antiguas tienen más de cinco mil años de antigüedad, sin embargo, todas ellas difieren de forma pero no de fondo.

Las religiones son los distintos caminos que el hombre decide transitar para la búsqueda de la misma meta que es Dios.

Egipto fue la cuna de las doctrinas místicas que no se identificaron con ninguna secta religiosa pero que influyeron de alguna manera en el pensamiento de los profetas orientales y también de los occidentales.

La sabiduría hermética de origen egipcio se basa en el dominio de las fuerzas mentales, que pueden transmutarse de una clase de vibraciones mentales en otras.

La mente es el Todo, todo vibra, tiene dos polos opuestos y todo se mueve como un péndulo. Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa y todo ocurre de acuerdo con la Ley natural, porque el azar no existe, y la generación se manifiesta en todos los planos.

La mente y la materia pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración.

Más allá del Cosmos, del tiempo y del espacio, se encuentra la realidad sustancial, la verdad fundamental. El Todo.

El Todo es mente viviente, no es materia, es espíritu.

El Universo es una creación mental en la mente del Todo y Todo es mente.

El que tiene sabiduría y utiliza la Ley natural puede transmutar lo que no desea en algo valioso y lograr el triunfo.

Desde el punto de vista del absoluto, el Universo es una ilusión, un sueño.

Las verdades absolutas son las que conoce y ve la mente de Dios y las relativas las que se comprende con la razón humana.

La materia sólo existe para nuestros sentidos. Los sabios y nuestras propias intuiciones nos enseñan que no nos equivocaremos si tratamos de vivir bien, alineados a la tendencia universal en el mismo sentido, a pesar de las aparentes evidencias en contra.

Este punto de vista es inmanente, todo está en el Todo y el Todo está en todas las cosas.

Existe un plano de conciencia superior y uno inferior. Si nos mantenemos en el plano superior de conciencia el péndulo mental se libera de la oscilación contraria y se mantiene polarizado en el polo positivo.

El hombre sabio acepta la Ley universal y comprendiéndola puede operar en ella y no ser su esclavo.

El Hinduismo es una religión milenaria también panteísta. Brahma es el Dios invisible que es en sí y engendra todo lo múltiple por emanación. Todo procede de él y todo retorna a él.

La aspiración suprema es ir hacia la divinidad y se alcanza por medio de la ética, el conocimiento y el Yoga (práctica que integra el espíritu humano a Dios).

Shiva es el dios destructor.

El hombre pasa por una serie de transformaciones y vidas, su esperanza es unirse a Brahma, a través del conocimiento de la verdad, y salir de la interminable sucesión de nacimientos y muertes.

Sólo se consigue con la abstinencia, la continencia y la contemplación.

El Hinduismo es la religión nacional de la India y la más difundida.

Esta religión sostiene que existe un motivo subyacente en todo.

El hombre común quiere placer, éxito, responsabilidad y liberarse de los obstáculos que le impiden la satisfacción de sus deseos.

Pero el objetivo real de la vida no es ese, sino que radica en liberarnos del karma o condicionamiento, o de las aflicciones de las vidas pasadas.

El karma es el efecto de toda acción humana que condiciona las vidas. Las malas acciones persiguen el alma a través del tiempo y el espacio hasta que la deuda ha sido pagada.

Se puede salir del karma con la gracia del estado de Ser, más allá del bien y del mal. El Ser es la unidad de los opuestos, luego el mal ya no existe.

(continúa en Parte II)

http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-y-religion/filosofia-de-la-religion-parte-i

Adelantos Científicos y Cosmovisión

Adelantos Científicos y Cosmovisión
Publicado por Malena el 15 de Diciembre de 2009

En todas las épocas los adelantos científicos sirvieron para sus propósitos y además modificaron la forma de pensar de la humanidad.

Cada avance de la ciencia obliga a replantearse las preguntas que siempre inquietaron al hombre, ¿quiénes somos? ¿qué es el mundo? ¿cómo funciona la realidad? ¿de dónde venimos? y ¿qué nos espera después de la muerte física?

El telescopio satelital Hubble, ha permanecido muchos años girando en torno a la Tierra, observando el cosmos; y ha sido considerado como el instrumento científico más fructífero que ha existido hasta ahora, en cuanto a la información que ha brindado y que aún continúa proporcionando.

Actualmente se está construyendo otro, aún más moderno y sofisticado, pero el Hubble sigue todavía sorprendiendo.

Después de haberle efectuado algunas reparaciones, para lo cual se necesitó un voluntario, por el riesgo que implicaba; el Hubble fue enfocado hacia una zona del cielo aparentemente vacía, logrando asombrosas revelaciones.

Hasta no hace mucho tiempo los científicos creían que sólo existía nuestra galaxia en el cosmos, hasta que fue detectada una estrella fija que hizo suponer que más allá de nuestra galaxia existían otros cuerpos celestes.

Efectivamente, el Universo que conocemos es mucho más grande de lo que podemos imaginar y cuando se toma conciencia de sus inimaginables dimensiones, la humanidad se da cuenta de su pequeñez e insignificancia en relación a él.

En ese espacio aparentemente vacío a simple vista, el Hubble descubrió la presencia de miles de galaxias y enormes nebulosas que llegan a tener más de cuarenta mil años luz de tamaño y que revelan ser los úteros de la creación, donde se gestan y nacen las estrellas.

De modo que los astros no sólo están formados por las mismas sustancias que están también en la Tierra y en todos nosotros, sino que nacen y mueren, permaneciendo el Universo en una constante transformación.

Los cuerpos celestes, como nosotros, dejan de existir cuando agotan todo su combustible, transformándose, aquellos que su masa se lo permite, en agujeros negros; un lugar donde la gravedad es tan intensa que no permite siquiera salir la luz. Acaso para volver a nacer como estrellas en otros universos.

Estos agujeros negros, hasta no hace mucho, eran sólo conceptos teóricos y recién ahora apenas se están conociendo sus características y su funcionamiento.

Algunos científicos proponen la hipótesis que a través de estos agujeros negros se puede acceder a otros universos.

La puesta en marcha del nuevo acelerador de partículas que intenta recrear en pequeña escala, la misma situación del origen del universo, aportará nuevos datos y permitirá revelar algunos de los misterios que aún desvelan al hombre.

Desde este minúsculo rincón del espacio que es el planeta Tierra, existe una humanidad que todavía se cuestiona sobre el misterio de la vida. Estos nuevos descubrimientos del Hubble nos revelan que el Universo está lleno de vida de distinta naturaleza, porque la vida parece ser la característica esencial en todo el cosmos.

Es innegable que otras formas de vida inteligente deben existir en el Universo. El hombre no puede ser una especie que exista solo en la Tierra, siendo tan impresionante la vastedad del cosmos; dado que estamos hechos del mismo material de las estrellas y teniendo en cuenta que la inteligencia está en todas partes.

Los sabios antiguos afirmaban hace más de cincomil años que el micro cosmos es igual al macro cosmos.

Articulos relacionados

Fuente: “Discovery Chanel”

visto en http://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/adelantos-cientificos-y-cosmovision

Análisis teológico de la cosmovisión reflejada en los medios de comunicación

Análisis teológico de la cosmovisión reflejada en los medios de comunicación

Artículo escrito por: Mario Rodrigo Mejía

Ciertos valores posmodernos, pecaminosos y seculares han colmado los medios de comunicación, lo cual ha creado un mundo en el que Dios no tiene mucho que decir, que está centrado en criterios culturales occidentales, que no cree en absolutos morales, que está propenso a los intereses de los patrocinadores y donde se busca ocupar el tiempo libre de manera divertida e intrascendente. Por lo anterior, es obvio que la fe cristiana pone bajo escrutinio los mensajes y las motivaciones de aquellos que utilizan los medios de comunicación. Ante ello, ¿cómo puede influir para bien la cosmovisión cristiana? Esta pregunta tratará de ser respondida en la siguiente sección.

leer mas en TEOLOGIYOKPREDIKA.scoom

El impacto del materialismo en la iglesia evangélica (Parte 1 de 2)

Cosmovisión- agosto 2009

El impacto del materialismo en la iglesia evangélica (Parte 1 de 2)

Para escuchar este artículo en formato mp3 ir a este enlace.

Artículo escrito por: Scott Yingling

Estimado(a) Paulo:

En mi tiempo de estudio personal he estado pensando en el impacto de la cosmovisión materialista en la iglesia evangélica. La realidad es que el materialismo es una filosofía muy distinta a lo que la Biblia presenta como norma para el cristiano, pero en la iglesia hemos tratado de mezclar las dos filosofías para poder disfrutar los beneficios de ambas. El resultado de este error es que nuestras iglesias están llenas de personas con buenos deseos e intenciones pero con actitudes y acciones inadecuadas para poder transformar sus vidas y su cultura.

Este sincretismo de la iglesia de Cristo con la cultura que le rodea ha sido un problema común por siglos. El pastor Richard Halverson dice, “En el principio la iglesia era un conjunto de hombres y mujeres con el enfoque principal de vivir para Cristo en una comunidad bíblica. Luego la sede del cristianismo se traspasó a Grecia donde la iglesia llegó a ser una filosofía. Después se mudó a Roma donde la iglesia llegó a ser una institución. En seguida se trasladó a Europa donde la iglesia se desarrolló como una cultura. Finalmente, la cede de la iglesia Cristiana se mudó a los Estados Unidos donde llegó a ser como un negocio.”

Hay diferencias importantes entre la cosmovisión bíblica y la cosmovisión materialista. La cultura dominante de materialismo se enfoca en el hombre. Se trata de consumir todo lo bueno y evitar cualquier molestia, buscar gratificación inmediata, exigir derechos personales, disfrutar cierta fama y popularidad hoy día. Los valores de una cosmovisión realmente bíblica son todo lo opuesto. Se enfoca en Dios en vez del hombre y en realidad se trata de sacrificio, sumisión, humildad, y sufrimiento.

¿Qué pasa cuando tratamos de mezclar estas dos cosmovisiones distintas? ¿Es posible vivir como el resto del mundo y para el Dios verdadero al mismo tiempo? Hay por lo menos cuatro errores que cometemos cuando tratamos de mezclar la cultura de materialismo con los principios bíblicos dentro de la iglesia evangélica:

1.Depender demasiado de nosotros mismos. Muchos miembros de la iglesia hoy día tenemos la tendencia de depender mucho de nuestro propio esfuerzo, habilidad y recursos en vez de desarrollar una confianza total en Dios. Pretendemos avanzar en la confianza que tenemos en nuestras propias habilidades. Con los recursos y la tecnología que están disponibles podemos lograr cosas que ni fueron opciones hace una generación. Y mientras aprendemos a ser más y más competentes con nuestro ministerio, olvidamos desarrollar la dependencia fundamental que debemos de tener en Cristo. Tampoco recordamos la importancia de dedicar tiempo a la oración, pidiendo la ayuda y presencia de Dios en nuestro ministerio. Nosotros mismos, nos encargamos de hacer todo. Obviamente esta dependencia en nosotros mismos y nuestros propios recursos es un gran peligro. Podemos lograr hacer mucho, llevar acabo muchos programas especiales y eventos espectaculares, pero solamente Dios puede transformar una vida. Podemos estar muy ocupados en el ministerio para Dios, pero dejamos ajeno al único poder que puede transformar vidas. El resultado es mucho servicio y ministerio, pero sin el poder divino que es el elemento singular más importante en nuestros ministerios. En medio de una cultura llena de confianza personal, tenemos que regresar a una dependencia total en Dios para el ministerio. Tal vez una de las formas más sencillas para evaluar que tan dependientes de Dios somos es de evaluar la cantidad de tiempo que pasamos en oración. A través de la oración tenemos la oportunidad de someternos y nuestros planes y acciones a Dios. ¿Cuánto tiempo pasan en oración por su ministerio? ¿Están buscando la voluntad de Dios en cuanto al uso de su tiempo y recursos, o están sintiéndose tan competentes que hacen muchos planes y actividades como ministerio para Dios?

2. Buscamos nuestro propio placer en vez de servir y pensar en las necesidades de la comunidad. La cultura actual está llena de ideas materialistas. El materialismo nos ha llevado a tener un enfoque totalmente humanista, mientras ponemos a Dios y su deseo para nosotros a la orilla. En las congregaciones hablamos de lo que nos gusta en cuanto al estilo de música para el culto de alabanza. Los cultos de adoración, que deben de estar enfocados en glorificar a Dios, se vuelven en un tiempo de entretenimiento religioso con enfoque en agradar a los congregantes. Buscamos asistir a una iglesia con el mejor programa para nuestros niños y las actividades más divertidas para nuestros jóvenes. Queremos darles lo mejor en “educación cristiana”. Buscamos una iglesia con actividades sociales y otros servicios para nuestro beneficio cuando debemos de buscar una iglesia donde podamos usar nuestros dones y habilidades para servir a otros. Ya se está desarrollando mercancía y comercios con énfasis en los cristianos como mercado. Y nos hacen sentirnos bien porque compramos cosas en una versión cristiana de satisfacer una necesidad creada por la cultura materialista. En vez de sacrificar para exaltar a Cristo en nuestras vidas, buscamos tener más y más…pero con etiqueta cristiana para suavizar la triste realidad de nuestra actitud egoísta. Estas ideas están directamente en contra del ejemplo de Jesucristo quien sacrificó, aun sus propios derechos, para servir a cada uno de nosotros. Tomen tiempo para evaluar su vida y su iglesia. ¿De alguna forma han caído en una trampa egoísta y/o materialista? ¿Cuál es el enfoque de sus vidas- servir a otros o proteger sus derechos a una vida placentera? ¿Cómo pueden asegurar que sus actitudes son serviciales y humildes en vez de egoístas y exigentes?

En el próximo mes veremos otros resultados del impacto del materialismo en nuestras vidas e iglesias.

ObreroFiel.com- Se permite reproducir este material, siempre y cuando no se venda.

Seamos fieles viviendo de acuerdo a las normas bíblicas,

Scott Yingling
Director General de ObreroFiel.com
Para más recursos sobre este y otros temas, visítenos en: http://www.ObreroFiel.com

Introducción a la cosmovisión Bíblica-cristiana

Conociendo nuestra cosmovisión personal a través de cuatro áreas importantes de nuestra vida

Cosmovisión bíblica- agosto 2008
Conociendo nuestra cosmovisión personal
a través de cuatro áreas importantes de nuestra vida

Artículo escrito por: Scott Yingling

Estimado(a) Lector:

Cada persona tiene una cosmovisión. Muchas personas simplemente se adaptan a la cosmovisión de los que están a su alrededor. Otros se adaptan a la que el mundo promueve. Y hay otro grupo de personas que realmente evalúan sus creencias y desarrollan una cosmovisión de acuerdo a sus convicciones. Aunque hay varias formas de desarrollar nuestra cosmovisión, es importante reconocer que todos basamos nuestras vidas y las decisiones que tomamos en los principios de nuestra cosmovisión personal.