Si Verdaderamente Jesucristo Fue Efecto de Clonación: ¿Descartaremos el Milagro?

Si Verdaderamente Jesucristo Fue Efecto de Clonación: ¿Descartaremos el Milagro?
Viernes 31 de Julio de 2009
Escatología
Chile

Pruebas reales y científicas actuales nos demuestran que enfrentando los temas referentes a clonación, inseminación artificial o asistida, con la teoría del nacimiento virginal de Jesús y la creencia religiosa que Dios es el único que da la vida, nos hacen poner en tela de juicio nuestra fe cristiana. Es la razón principal por la cual he elaborado este artículo, en el cual dilucidaré el punto como teólogo e investigador en los renglones siguientes.

Es verdad que una gran tensión se eleva sobre el ambiente creando una confrontación entre lo místico y religioso con lo técnico y científico, cada vez que se descubren o alcanzan mayores niveles de conocimiento en cuanto a la biotecnología y mas específicamente en el caso de la Inseminación Artificial, Clonación, o Estudios Científicos Avanzados en Células Madres.

Es por ello que debemos preguntarnos:

  1. ¿Fue Jesús el primer humano que nace efecto de una clonación?
  2. ¿Es un milagro divino su nacimiento?
  3. ¿Aún hoy podemos seguir creyendo en un evangelio que expone un hecho tan misterioso?
  4. O simplemente, ¿La ciencia avanza hacia los brazos de la inmensa profundidad de la sabiduría eterna de Dios?

Lo que tengamos que responder al respecto, no puede ser el efecto emotivo y parcial de emociones propias, o particularidades de fe personal, sean estas inclinadas a la creencia o increencia, se necesita de un exámen sólido que evidencie una respuesta efectiva a tales interrogantes.

– En el dogma cristiano se considera que Jesús nace por un fenómeno llamado Partenogénesis, es el momento en el cual el enviado de Dios (un ángel) se le aparece a Maria y confiesa “el benedictus” o la bendición de ser la elegida para que el depósito eterno de Dios este en ella (el Verbo de Dios la segunda persona de la Deidad) y además para que el mismo Espíritu de Dios la cubra con su presencia en todo este proceso; esto es básicamente lo que enseña la doctrina cristiana en el nuevo testamento y que fielmente lo muestra el evangelio según Sn. Lucas en el capítulo 1, versículo 35.

(“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado hijo de Dios”) Ver. Reina Valera 1960

Es así como el Hijo de Dios, Jesús, se hace humano, de allí parte toda una construcción teológica y dogmática acerca del Misterio de la Encarnación, La Unión Hipostática, Kenosis de Cristo, y la misma historia y pedagogía de la salvación las cuales no trataremos ahora en detalle, por su basta extensión y complejidad, para quedarnos simplemente en el punto de la forma del nacimiento, que es el modo en cuestión.

-Por otro lado, la ciencia dedicada a la biotecnología alcanza cada día descubrimientos mas fuertes y sólidos en su intento por crear un ser humano, ya sea por inseminación o clonación, algunos de estos alcances se han llevado a la luz pública en la última década; nuestra pregunta sería: ¿Si la ciencia puede crear un ser humano perfecto, cuál sería el papel de Dios? O ¿es el avance de la ciencia la explicación al nacimiento virginal de Jesús?

En las semanas anteriores se hizo pública la siguiente declaración:

“El instituto de Células Madres del noreste de Inglaterra, anunció que podían crear espermatozoides o semen humano a partir de células madres, aunque se supone que su movimiento y estructura no era 100% perfecto o de idénticas cualidades al natural”. (Informe publicado por CNN)

Tengamos en cuenta que las células madres son las encargadas o responsables de dar origen a todo tipo de células en el cuerpo humano. Y si dado el caso a partir de ellas se lograra crear el tipo de célula específica que se necesita para fecundar un óvulo, no sería necesaria la presencia de una pareja humana para procrear, y al final de los casos, ni siquiera al mismo ser humano.

Por otro lado y fuera de temores religiosos es evidente que la ciencia se acerca a la explicación de los sucesos bíblicos, pues, el cuestionado nacimiento partenogenético de Jesús cobra fundamento al hacerse evidente la posibilidad de que un ovario pueda ser fecundado por otra célula contenida dentro de un mismo organismo.

La problemática es que, quienes son seguidores del evangelio saben que el Cristianismo como forma de vida, mas que como doctrina, esta basado en una persona real, dicho de tal manera, si se comprobara que Jesús no es real, o no existió físicamente sobre aquellas tierras hebreas del tiempo de Herodes el grande, entonces el cristianismo como tal desaparecería, porque no esta basado en una filosofía, mas si en una persona, de allí que el Cristianismo es en realidad un Jesúscristianismo, no siendo este el caso de otras doctrinas y religiones mundiales, ya que con o sin sus líderes ellas seguirían siendo excelentes filosofías.

Mas este es el punto controversial, porque lo mas difícil de entender acerca de Jesús es su nacimiento, el cual es virginal, algo así como una clonación o inseminación operada por un milagro del Espíritu Santo, (término que uso con el fin de ayudarnos a entender lo que ocurre científicamente en el proceso que actualmente conocemos, y sin el ánimo de despertar una doctrina mas, o irreverenciar el misterioso milagro de Dios por medio del Espíritu Santo).

-Respecto a los estudios con células madres:

Elmer Huertas, especialista en salud pública, dijo a CNN que “los científicos del Instituto de Células Madres del norte de Inglaterra después de haber incubado las células madres, notaron que el 3% habían conservado la mitad de sus cromosomas (que es la característica principal de los óvulos y espermas) al hacerles un seguimiento notaron que tomaban características como para ser consideradas espermatozoides, sin embargo la investigación sigue en progreso hasta perfeccionar dicha producción. El uso idealmente ayudaría a hombres con problemas de infertilidad, a quienes se les tomarían células madres y a partir de sus propias células podría tener sus propios hijos”

Otro caso al que quiero hace alusión interesante al respecto, lo cita el Dr. Antonio Cruz Suárez (Doctor en Ciencias Biológicas – Univ. Barcelona) en su libro: Bioética Cristiana, Publicado por editorial Clie; El Dice: “en 1944 en el Hannover destrozado por la guerra. Durante el bombardeo aliado en la ciudad, una joven alemana se desplomó en la calle. Nueve meses más tarde dio a luz una niña, que parecía – a través de análisis de sangre, huellas dactilares y otros indicadores, ser la exacta gemela de su madre. La mujer juró que no había mantenido con nadie relación sexual alguna, y exhaustivos test médicos apoyaban su demanda. Los médicos que la examinaron creen que el susto del bombardeo pudo haber agitado una célula dormida en el cuerpo dentro del útero, comenzando así la reproducción”, sin embargo la genetista Dra. Helen Spurway (genetista del London University College) sugiere que la partenogénesis humana puede ocurrir en uno de cada 1,6 millones de embarazos aunque muy pocas muestras han sido documentadas con fiabilidad.

La ciencia demuestra entonces que algunos accidentes biológicos, impulsos químicos y físicos pueden producir reacciones cromosómicas capaces de impulsar una partenogénesis humana.

Mas el caso anteriormente mencionado aún nos muestra la imposibilidad de que el impacto que pueda causar el tipo de reacción cromosómica para producir un nacimiento partenogenético, no produciría un ser humano de naturaleza masculina (ya que la identidad cromosómica contenida en las células de una mujer no pueden determinar el sexo del embrión), que fue lo acontecido con el nacimiento de Jesús; y si aún mañana se determinará que fuese posible tal efecto, sabríamos que el impacto causado por la presencia del Espíritu Santo, y la majestuosa sombra del Omnipotente al cubrir a María fue suficientemente fuerte para activar en ella por su poder tal impulso físico-químico generando las específicas reacciones cromosómicas.

Aún el milagro sigue siendo milagro, y todas las direcciones científicas se acercan a demostrarnos que no fue una violación divina al orden de la naturaleza humana, sino que su milagro de nacimiento virginal y partenogenético es tan natural y real como la ciencia lo ha podido definir hoy.

La declaración sigue en pie: “Dios esta parado detrás de cada puerta que la ciencia abre hoy”.

http://www.noticiacristiana.com/news/print_file.php?newID=85268

Anuncios

El Vaticano, contra la fecundación asistida y la investigación con células madre

El Vaticano, contra la fecundación asistida y la investigación con células madre

Viernes 12, Diciembre 2008 14:43 hs

Emitió un documento que fija posiciones en el campo de la bioética. También rechaza el congelamiento de embriones humanos y su clonación.

Por: Julio Algañaraz, Vaticano, corresponsal

La Iglesia Católica afirmó hoy que “el embrión humano tiene la dignidad propia de la persona”, en un documento que fija posiciones definitivas en el campo de la bioética que el Vaticano había ya afirmado repetidas veces en los últimos años. El “no” abarca la fecundación asistida, la congelación de los embriones, su clonación y el uso de células madre para la investigación.

La posición de la Iglesia la ha llevado a un duro enfrentamiento con el presidente electo norteamericano Barak Obama, que es partidario de una posición abierta respecto a estos temas. Las legislaciones europeas se van adaptando en general a los descubrimientos en biotecnología, lo que lleva a renovados enfrentamientos a los gobiernos de los grandes países católicos y cristianos con la “tolerancia cero” del Vaticano.

El documento “Dignitas Personae” es una Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmada por el cardenal Joseph Levada, “ministro” de Benedicto XVI, que aprobó expresamente su publicación.

El cardenal norteamericano Levada es el sucesor del propio Joseph Ratzinger al frente de la más importante Congregación de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia. La defensa de la Doctrina de la Fe era antes llamada Santa Inquisición y después Santo Oficio, encargada de hacer respetar la ortodoxia católica y castigar a herejes, rebeldes y desviados de la “recta vía”.

Según la Congregación “es altísimo” el número de embriones sacrificados, porque en lugar de reconocerlos como una persona humana se los usa como “material biológico”.

Las técnicas de la fecundación en laboratorio “se desarrollan de hecho como si el embrión humano fuese una simple masa de células que son usadas, seleccionadas y desechadas”.

La Iglesia señala su preocupación porque “cada vez son mas frecuentes los casos en los que las parejas no estériles recurren a la técnica de procreación artificial con el único objetivo de poder efectuar una selección genética de sus hijos”.

El científico surcoreano de la falsa clonación logró avances

NOTICIAS DEL 05/Agosto/07

El científico surcoreano de la falsa clonación logró avances

c-1764009

En realidad fue capaz de crear embriones humanos sin necesidad de fecundar un óvulo.

En febrero de 2004 investigadores surcoreanos sorprendieron a la comunidad científica anunciando que habían obtenido por primera vez células madre procedentes de embriones humanos clonados. En diciembre de 2005 se descubrió el fraude y, en pocos meses, Woo Suk Hwang pasó de héroe a villano. Un trabajo de la revista Cell Stem Cell desvela esta semana que en realidad sus experimentos tenían algo de pionero, aunque no tuviesen nada que ver con la clonación.

Científicos del Hospital Infantil de Boston y del Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard (ambos en EEUU) han empleado modernas técnicas genéticas para tratar de descubrir qué fue lo que creó en realidad el equipo de Hwang y que, durante mucho tiempo, pasó por ser el primer material humano clonado mediante la técnica de transferencia nuclear. Un procedimiento que consiste en implantar el núcleo de una célula adulta a un ovocito al que se le ha extraído previamente su núcleo para que el embrión resultante sea genéticamente idéntico al donante.

Según sus conclusiones, lo que en realidad consiguieron los científicos surcoreanos fue obtener células madre embrionarias sin fecundar, es decir, a partir únicamente del óvulo femenino. Este proceso, denominado partenogénesis, consiste en crear embriones con un único material genético: el de la donante femenina. Este modo de reproducción asexual es común en muchas plantas y algunos animales, en los que la hembra es capaz de tener descendencia sin la ayuda de un macho.

Los artífices de este ejercicio de revisión, encabezados por George Daley, presidente de la Sociedad Internacional de Investigación con Células Madre, compararon células troncales embrionarias de ratón de diversa procedencia (mediante un proceso de fecundación natural, creados por partenogénesis y, como en el caso del engaño, por transferencia nuclear) y revisaron también las líneas celulares obtenidas por el equipo de Hwang.

Un error en el proceso

Si todas las células contienen un juego de dos cromosomas, uno heredado del padre y otro de la madre, durante la partenogénesis uno de esos cromosomas se duplica, lo que significa que las dos unidades tienen el mismo origen genético (materno).

Daley y su equipo sospechan que Hwang obtuvo las células madre casi por accidente, a causa de un error que debió producirse en su intento por llevar a cabo una transferencia nuclear. Sin embargo, añaden, carecía de las herramientas para saber exactamente qué tenía entre manos.

De haber publicado lo que realmente ocurrió y no hacerlo pasar por una clonación, estos especialistas aseguran que hubiese sido un descubrimiento pionero “y una importante contribución a la ciencia”. De hecho, el equipo del doctor Daley lleva años estudiando el mecanismo de partenogénesis como una forma de obtener células madre que puedan ser empleadas con éxito para tratar ciertas patologías sin que existan problemas de rechazo.

En lugar de eso, el experimento de Hwang, inicialmente publicado en la revista Science como un auténtico hito, pasará a la historia como uno de los mayores fraudes científicos de la historia reciente. “No sé qué pudo haber pasado. Éste es uno de esos interrogantes curiosos y provocadores que puede pasar a la historia sin respuesta”, admite Daley, que visitó el laboratorio de Hwang antes de que estallase el escándalo.

Fuente: El Mundo. Aportado por Francisco Costantini

http://axxon.com.ar/not/176/c-1764009.htm

CLONACIÓN: ¿AVANCE CIENTÍFICO, O ATENTADO ÉTICO?

CLONACIÓN: ¿AVANCE CIENTÍFICO, O ATENTADO ÉTICO?

LA CLONACIÓN HOY

La ética y la clonación

Clonacion.jpgAl igual que el aborto, la clonación provoca un airado debate sobre las implicaciones éticas que posee esta práctica. Existen quienes les atemoriza la idea de este avance científico o los que por cuestiones religiosas no lo aceptan. Por esto es importante conocer de qué se trata la clonación y cuáles son los posibles usos de esta.

La idea de producir asexualmente copias múltiples de organismos idénticos desde un punto de vista genético, todos descendientes de un antecesor común, crea, en la mayoría de las personas, una reacción moral negativa. Instintivamente, la mayoría de nosotros se forma la impresión que la procreación que resulta de una expresión de amor y dentro del contexto de una familia constituye algo favorable que debería protegerse. Los individuos, en gran parte, creen que la procreación sexual no debería ser reemplazada por alguna tecnología de laboratorio. Todas las culturas cuentan con un estándar ético como el Cuarto mandamiento (Honrar Padre y Madre) o el Sexto (No Cometer Adulterio) que le dan expresión a este sentido ético básico y que entorpecen la emulación de lo que hoy llamamos valores familiares.

Por eso, es importante aclarar de qué conceptos científicos se está hablando cuando se trata de clonación. No es lo mismo la secuenciación de Genoma Humano que la clonación de embriones. El primero consiste en toda la información genética humana. Su importancia radica no sólo en reconocer los genes de la especie, sino en sus futuras posibles aplicaciones médicas, tanto en la detección temprana de enfermedades como en la curación de otras. Sin embargo la clonación es otro enfoque del tratamiento genético. Se refiere al transplante del núcleo de una célula a otra, de manera que el material genético del donante será igual al del nuevo organismo, generando un ser idéntico.

Pero, aunque generalmente nuestra reacción inicial a los nuevos avances científicos y tecnológicos puede ser desagradable, abundan los ejemplos de cambios que inicialmente causaron una reacción negativa y luego se aceptaron, puesto que producían consecuencias buenas e importantes. Uno de los roles del eticista o del filósofo moral consiste en considerar todos los aspectos de una situación; consecuencias y circunstancias, propósitos y posibilidades. Ética significa pensar detallada y ampliamente acerca de situaciones y no quedarse estancado sólo en versos relevantes de la Sagrada Escritura o respuestas instintivas iniciales importantes.

Hay que tomar en cuenta que la clonación humana no ha sido considerada a fondo, ya que existe un conjunto de errores obvios y problemas falsos. La clonación produce una copia genética, pero no una fotocopia de una persona. Un clon genético es una persona diferente que tendrá un ambiente, oportunidades, suerte elecciones, un espíritu o un alma distintos. El entorno, en especial el familiar, aún sigue teniendo una gran influencia en lo que algún día llegaremos a ser. Un niño clonado puede ser muy diferente del hermano que se utilizó para el experimento sólo debido a la influencia del lugar en la familia. Los clones se verán parecidos, pero no tendrán la misma experiencia y, por consiguiente, serán distintos. Sabemos que esto resulta cierto de acuerdo a lo que conocemos acerca de los gemelos monocigotos que constituyen clones naturales.[1]

 

Clonación en microorganismos (virus y bacterias)[2]

1. Se introducen genes humanos en bacterias para luego clonar a las bacterias y así reproducir los genes también. Así se obtienen cantidades masivas de productos orgánicos como insulina humana, interferón humano y hormona del crecimiento.

2. Se replican virus y bacterias con otros fines tanto positivos como negativos: para disolver “mareas negras” de petróleo, para eliminar plagas, para disponer de abonos nitrogenados, para producir armas biológicas.

Clonación en el reino vegetal

1. La antigua práctica de injertar ramas de buenos árboles frutales en otros árboles es una especie de clonación para producir fruta de mayor y mejor calidad.

2. Hoy se practica la clonación a fin de multiplicar plantas genéticamente modificadas para producir más y mejores papas, tomates, maíz, trigo, arroz, etc.

Clonación en especies animales

1. La clonación a través de la escisión embrionaria se ha realizado con éxito en una variedad de animales, tales como ratones, ovejas, macacos y monos.

2. En la década de los 60 se logró clonar sapos a partir de células diferenciadas.  En 1997 se anunció que la oveja Dolly fue clonada a partir de una célula diferenciada de una oveja adulta. Actualmente se realizan muchos experimentos para la clonación de otros mamíferos.

3. Beneficios esperados de la clonación de animales a partir de células diferenciadas:

3.1. Multiplicación de animales de especies en peligro de extinción.

3.2. Multiplicación de animales “superproductores” de leche, de lana o de carne.

3.3. Producción de fármacos. Se espera multiplicar mediante la clonación animales genéticamente modificados para producir en su leche medicamentos ahora costosos.

3.4. Provisión de cantidades de animales genéticamente idénticos para la experimentación científica.  Esto facilitará la interpretación de los experimentos, pues eliminará la variable de la diversidad genética.

3.5. Investigación de enfermedades genéticas, como el cáncer.

3.6. Provisión de órganos y tejidos para trasplantes.

Clonación en seres humanos

1. Métodos

1.1. “Clonación natural”: cuando dentro de la madre el óvulo fertilizado se divide para producir gemelos idénticos.

1.2. Clonación por escisión embrionaria en laboratorio.  Se sabe hacer desde 1993.

1.3. Clonación a partir de células diferenciadas. No hay evidencia fidedigna que nadie haya realizado esto, pero se supone que se podría lograr en un futuro cercano.

2. ¿Para qué se quiere clonar a seres humanos?

2.1. Fines de la clonación reproductiva

2.1.1. Para proveer tejidos para trasplantes. La producción de seres humanos genéticamente idénticos favorecería el éxito de trasplantes entre ellos.

2.1.2. Para que parejas estériles u homosexuales pudieran tener hijos que tengan una relación genética con uno de los padres.

2.1.3. Para que uno pueda perpetuarse a sí mismo.

2.1.3.1. Para realizar sus sueños a través de un hijo genéticamente idéntico.

2.1.3.2. Para multiplicarse. Un dictador megalómano podría emplear los inmensos recursos del estado para hacer cuantiosos clones de sí mismo.

2.1.4. Para fomentar una procreación libre de la “contaminación” de la relación sexual.

2.1.5. Para clonar a personas de alto valor para la sociedad:  científicos, artistas, deportistas, trabajadores.

2.1.6. Para crear un gemelo más joven de un hijo querido.

2.1.7. Para sustituir a un hijo moribundo.

2.2. Fines de la clonación terapéutica: clonación de embriones

2.2.1. para realizar experimentos con ellos.

2.2.2. para cosechar de ellos tejidos para tratar enfermedades humanas.

2.2.3. sacrificando a los embriones en el proceso.

UNA EVALUACIÓN BÍBLICO-TEOLÓGICA DE LA CLONACIÓN

1. La investigación científica pone al descubierto la gloria de Dios (Sal. 19:1-4a).

2. La clonación de plantas y animales es una manera de sojuzgar la tierra y señorear en las plantas y los animales (Gén. 1:27-29), si se hace en sumisión a Dios.

3. La creación gime bajo la maldición divina impuesta por el pecado (Gén. 3:14-19; Ro. 8:20-22).  Nunca lograremos librar a la creación de la esclavitud de la corrupción (Ro. 8:20-22), ni a nosotros mismos del dolor y sudor. Sin embargo, tampoco debemos resignarnos a aguantar todas las penas de la maldición, sino luchar “con el sudor de nuestro rostro” para superar en lo posible los efectos de la maldición (Gn. 3:19).

4. Con frecuencia utilizamos los avances científicos con fines egoístas que se oponen a los propósitos divinos (Gén. 11:4-7).

5. Nuestro conocimiento del futuro es limitado, incluso de los efectos de nuestras acciones (Stg. 4:13-17). La clonación, aun de plantas o microorganismos, podría traer consecuencias nefastas imprevistas.

6. El ser humano vale cualitativamente más que las plantas y los animales (Gn. 1:26-27; 9:2-6).

7. La clonación humana atenta contra los desprotegidos (Ex. 20:13; Pr. 23:10-11; 24:11-12; 31:8-9).

7.1. La clonación con fines reproductivos los asesina y deforma.

7.2. La clonación con fines terapéuticos los asesina.

8. La clonación humana cosifica a personas.

8.1. Para Dios, cada ser humano tiene un valor supremo.  Es la corona de la creación divina y portador de la imagen divina (Gn. 1:26-27), y amado por Dios a tal grado que envió a su Hijo a morir por cada uno (Jn. 3:16; Ro. 5:8) y ofrece a cada uno la oportunidad de recibir “las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Ef. 2:7).

8.2. Se piensa clonar a seres humanos principalmente por su utilidad, cosa que niega el valor que Dios les atribuye.

9. La clonación humana esclaviza.

9.1. Dios quiere que seamos libres social y espiritualmente (el éxodo; 1 Co. 7:23; Gá. 5:1).

9.2. Una persona procreada para llenar expectativas predeterminadas por otros nace ya en alguna medida esclavizada a esas expectativas.

10. El ser humano clonado no sería completamente idéntico a su progenitor. Los factores principales que definen una persona son su herencia genética, la influencia de su entorno social (Prov. 22:6), el ejercicio de su propia voluntad (Ez. 18:19-22) y la obra de Dios en ella (Ef. 2:4-10).

11. Tendemos a no apreciar el valor de la diversidad en la raza humana (Cnt. 1:5). En una encuesta realizada hace unos pocos años en un país europeo, más del 40% de los encuestados opinaron que si se descubriera en un feto una disposición genética al exceso de peso, sería indicación suficiente para abortarlo. Un peligro de la clonación podría ser la tendencia a reducir la diversidad en la raza humana, particularmente en una sociedad dominada por una dictadura, tal como sucedió en el gobierno nazi.

12. Unas de las pautas principales que debe orientar nuestras acciones y decisiones es amor al prójimo (Mt. 22:39; 7:12).  El prójimo incluye la persona que podría ser clonada.

13. Ignoramos si un ser humano procreado por la clonación tendría alma y espíritu como los demás hombres (Ecl. 11:5).

14. Dios instituyó la familia como la unidad social responsable del cuidado de los niños.  Cualquier intento de criar a niños clonados en instituciones del estado los privaría del cuidado familiar ordenado por Dios.

ALGUNAS CONCLUSIONES

1. Por ahora no se ven suficientes objeciones a la clonación de microorganismos, vegetales y animales para detener estas prácticas. Sin embargo, deben ser evaluadas constantemente a la luz de los beneficios y peligros que representan.  Hay varios posible riesgos en la clonación a estos niveles.

1.1. Puede atentar contra la biodiversidad, eliminando especies, homogeneizando otras excesivamente, y desechando genes que en el futuro podrían ser muy útiles, hasta necesarios.

1.2. No está fuera de lo posible originar epidemias devastadoras.

1.3. Puede emplearse para fines imperialistas, mediante, por ejemplo, la producción de armas bacteriológicas, o tecnologías monopolizadas por países ricos.

2. Por ahora no se ve justificación ética suficiente para experimentar con la clonación de los seres humanos. Por eso, diversas instancias—el Vaticano, la Organización Mundial de la Salud, la UNESCO, el Parlamento Europeo, las legislaciones de los Estados Unidos y varios países europeos, y comisiones nacionales de bioética de diversos países—públicamente se han opuesto a la experimentación con la clonación humana.  La excepción ha sido el parlamento británico, que ha legalizado la experimentación con embriones de menos de 14 días de vida.

2.1. La clonación con fines terapéuticos se debe prohibir, ya que para beneficiar a los poderosos (los nacidos) se mata a los débiles (los no natos).

2.2. La alta incidencia de muerte y deformación en la clonación con fines reproductivos es suficiente razón en sí para prohibir toda clonación humana por ahora.

2.3. Todos, o casi todos, los supuestos usos de la clonación humana contravienen alguna ley divina.  No es difícil imaginar un mundo en que los padres pedirían de un catálogo un hijo como Pelé, Robert Redford, Albert Einstein o algún otro héroe de la sociedad moderna; o un mundo en que algunos dictadores y cabecillas del narcotráfico harían clones de sí mismos, para criarlos como presos y luego acudir a ellos para trasplantes de órganos vitales.  Hasta que se descubran usos para la clonación que armonicen con los propósitos divinos, la clonación humana debe ser prohibida.

Usado con permiso.

Fuente:

[1] http://www.dialogica.com.ar/astrolabio/2005/09/le-etica-y-la-clonacion.php

[2] Gary Williams,http://www.obrerofiel.com/content.php?cnt=TmprNQ==