El Canon- Pautas

Ver este documento en Scribd

El canon: pautas por las que se supieron cuáles libros del Nuevo Testamento eran auténticos y cuáles no

El canon: pautas por las que se supieron cuáles libros del Nuevo Testamento eran auténticos y cuáles no. 

El canon del Antiguo Testamento fue generalmente acordado por el pueblo de Dios desde el tiempo en que el último libro del Antiguo Testamento fue escrito. ¿Cómo sabía el pueblo judío cuáles libros eran inspirados? Escogieron los libros escritos por los que eran conocidos como voceros de Dios. Estudiaron cuidadosamente esos libros y no encontraron errores en historia, geografía o teología.

Los cristianos en la iglesia primitiva aplicaron pruebas similares para probar cuáles libros del Nuevo Testamento eran auténticos y cuáles no. Una prueba clave era la autoridad apostólica. Cada libro del Nuevo Testamento tenía que haber sido escrito por un apóstol o asociado cercano de ellos. Por ejemplo, Marcos, que no era un apóstol, fue compañero de Pedro. Lucas que tampoco fue apóstol, trabajó de cerca con Pablo.

Una segunda prueba usada por la iglesia primitiva era el contenido. Hechos 2:42 nos dice que la primera vez que la iglesia se reunió, se entregaron a la oración, a la comunión, al partimiento del pan y a la doctrina de los apóstoles. Más tarde, al considerar cuáles escritos debían ser tenidos como Escritura, se preguntaron: “¿Está de acuerdo con la doctrina apostólica?” Esta prueba era muy importante, por causa de todas las herejías que trataban de abrirse paso en la iglesia. Pero sus errores doctrinales eran fácilmente detectados porque contradecían la enseñanza de los apóstoles.

Una tercera prueba era ¡a respuesta de las iglesias. Si el pueblo de Dios lo aceptaba, lo usaba para la adoración y lo hacía parte de sus vidas, y si a los cristianos se les enseñaba universalmente y ellos eran bendecidos por el libro, ese era otro sello de aprobación importante.

Para el año 404 de nuestra era se completó la versión de la Biblia conocida como la Vulgata Latina. Eran los mismos libros que todavía tenemos en nuestras Biblias modernas en castellano. Dios habló de una vez por todas y su Palabra ha sido preservada a través del tiempo.33

Desde el tiempo de los apóstoles hasta el presente, la verdadera iglesia siempre ha creído que la Biblia está completa. Dios ha dado su revelación y ahora la Escritura está terminada. Dios ha hablado. Lo que él nos dio es completo, eficaz, suficiente, sin error, infalible y autoritativo. Los intentos de añadirle a la Biblia y los reclamos de revelación posterior de Dios siempre han sido característicos de los herejes y de los sectistas, no del verdadero pueblo de Dios.

Fuente: Jhon MacArthur, Los carismaticos,ed. CBP.

 

¿Cómo y cuándo fue integrado el canon de la Biblia?

¿Cómo y cuándo fue integrado el canon de la Biblia?


Pregunta: “¿Cómo y cuándo fue integrado el canon de la Biblia?”

Respuesta: El término “canon” se utiliza para describir los libros que están divinamente inspirados y que por lo tanto pertenecen a la Biblia. Un aspecto difícil para determinar el canon bíblico, es que la Biblia en sí misma no nos da una lista de los libros que deben integrarla. El determinar el canon fue un proceso, hecho primeramente por los rabinos judíos y los eruditos, y más tarde por los primeros cristianos. Finalmente, fue Dios quien decidió que libros pertenecían al canon bíblico. Un libro de la Escritura pertenece al canon desde el momento que fue inspirado por Dios para su escritura. Era simplemente una cuestión de que Dios convenciera a Sus humanos seguidores sobre cuáles libros debían ser incluidos en la Biblia.

Comparado con el Nuevo Testamento, hubo muy poca controversia sobre el canon del Antiguo Testamento. Los creyentes hebreos reconocieron los mensajes de Dios y aceptaron sus escritos como inspirados por Dios. Es innegable que hubo algún debate sobre el canon de Antiguo Testamento. Sin embargo, para 250 d.C. hubo un acuerdo casi universal sobre el canon de la Escritura hebrea. El único punto que permaneció fue el de la Apócrifa… con algún debate y discusión que continúa hasta hoy. La gran mayoría de los eruditos hebreos consideraron que la Apócrifa es un conjunto de buenos documentos históricos y religiosos, pero que no están a la altura de las Escrituras hebreas.

Para el Nuevo Testamento, el proceso de reconocimiento y colección comenzó en los primeros siglos de la iglesia cristiana. Desde sus inicios, algunos libros del Nuevo Testamento sí fueron reconocidos. Pablo consideró que los escritos de Lucas tenían tanta autoridad como el Antiguo Testamento (1 Timoteo 5:18; ver también Deuteronomio 25:4 y Lucas 10:7) Pedro reconoció los escritos de Pablo como parte de las Escrituras (2 Pedro 3:15-16). Algunos libros del Nuevo Testamento estuvieron circulando entre las iglesias (Colosenses 4:16; 1 Tesalonicenses 5:27). Clemente de Roma mencionó por lo menos ocho libros del Nuevo Testamento (95 d.C.). Ignacio de Antioquia reconoció cerca de siete libros (115 d.C.) Policarpo, un discípulo del apóstol Juan reconoció 22 libros (170-235 d.C.) Los libros más controvertidos del Nuevo Testamento fueron, Hebreos, Santiago, 2 Pedro, 2 Juan y 3 Juan. El primer “canon” fue el Canon Muratorio que fue compilado en 170. El Canon Muratorio incluye todos los libros del Nuevo Testamento, excepto Hebreos, Santiago y 3 Juan. En el año 363 el Concilio de Laodicea declaró que solo el Antiguo Testamento (junto con la Apócrifa) y los 27 libros del Nuevo Testamento fuesen leído en las iglesias. El Concilio de Hipona (año 393) y el Concilio de Cartago (año 397) también confirmó la autoridad de los mismos 27 libros.

Los concilios se basaron en algo similar al los siguientes principios para determinar si un libro del Nuevo Testamento era realmente inspirado por el Espíritu Santo: 1). ¿El autor fue un apóstol, o tuvo una estrecha relación con un apóstol? 2). ¿El libro ha sido aceptado por la mayoría del Cuerpo de Cristo? 3). ¿El contenido del libro es de una consistencia doctrinal y enseñanza ortodoxa? 4). ¿Este libro contiene evidencia de alta moral y valores espirituales que reflejan el trabajo del Espíritu Santo? De nuevo, es crucial recordar que la iglesia no determina el canon. Ningún concilio primitivo determinó el contenido del canon. Fue Dios, y Dios solamente quien determinó cuales libros pertenecían a la Biblia. Fue simplemente cuestión de que Dios convenciera a Sus seguidores de hacer lo que ÉL ya había decidido. El proceso humano de reunir los libros de la Biblia fue imperfecto, pero Dios, en Su soberanía, a pesar de nuestra ignorancia y terquedad, guió a la iglesia primitiva al reconocimiento de los libros que Él había inspirado.

Fuente: http://www.gotquestions.org/Espanol/canon-Biblia.html