La existencia de Dios y el Respeto a su persona Parte 2

View this document on Scribd

La Biblia del ateo

La Biblia del ateo

La Biblia del ateo; edición de Joan Konner, Editorial Seix Barral, Avenida Diagonal 662-664, 08034-Barcelona 2008. Número de páginas: 204.

El conflicto ideológico entre creyentes y ateos es tan antiguo como la existencia de Eva y el diablo. La creencia y la increencia nacieron en el huerto de Edén, vigilado y protegido por Dios.

Desde entonces, el ateísmo ha sido compañero de la fe en los avatares de la humanidad. Han vivido y convivido juntos. Si recorremos la Historia hacia atrás unos tres mil años y llegamos hasta el Salmo 14 nos encontramos con lo que Spurgeon llamó ateísmo práctico: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios”. En el siglo XVIII, con la Ilustración, el lado ateo estuvo representado por hombres como Diderot, Helvétius, D´Olbach, La Mettrie y otros. Hay quienes incluyen a Voltaire, pero yo me opongo.

En su libro LA CRISIS RELIGIOSA DE NUESTRO TIEMPO, el filósofo francés A. Desqueyrat dice que el ateísmo moderno se ha radicalizado y practica una militancia agresiva, utilizando medios públicos para combatir la fe.

Esto se ha visto recientemente en la llamada guerra de los autobuses, que han estado circulando por el Reino Unido y por ciudades españolas como Barcelona y Madrid.

El iniciador de esta campaña fue el escritor ateo, bastante conocido en Europa, Richard Dawkins. “Los ateos son mucho más numerosos, sobre todo entre la élite educada, de lo que muchos creen”, dijo Dawkins. Y acto seguido se dedicó a recaudar dinero para poner en los costados de los autobuses el lema: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”. Dawkins se propuso recaudar el equivalente a 6.500 euros para el anuncio de un mes. Lo consiguió sólo en dos horas. Un mes después ya había recibido donativos por un total de 143.200 euros. Ahora mismo hay 800 autobuses en el Reino Unido que predican por las calles las malas nuevas del ateísmo. También los hay en Barcelona y Madrid.

La literatura atea está en pleno auge. En Estados Unidos se publica DIOS NO ES BUENO, de Christopher Hitchens y EL FINAL DE LA FE, de W.W. Norton. Este autor ataca sin piedad y por igual al Cristianismo, al Judaísmo y al Islam. En Francia, uno de los libros más vendidos en 2005 fue TRATADO DE ATEOLOGÍA, escrito por Michael Onfray, y en Italia el matemático Piegorgio Odifreddi colocó en pocos meses 200.000 ejemplares de su obra ¿POR QUÉ NO PODEMOS SER CRISTIANOS?. Todos estos libros han sido publicados en España por diferentes editoriales.

En uno de mis viajes al otro lado del Atlántico compré en el aeropuerto de Houston, Texas, el libro THE ATHEIST´S BIBLE. El año pasado lo vi traducido y publicado en español por la Editorial Seix Barral con el mismo título: LA BIBLIA DEL ATEO.

Se trata de una colección de pensamientos que la periodista de televisión y prensa Joan Konner, norteamericana, ha extraído y seleccionado de obras escritas por autores ateos. Por las páginas desfilan hombres como Mark Twain, Bertrand Russell, George Santillana, Thomas Paine, Robert G. Ingersoll, Woody Allen, Elbert Hubbard, Friedrich Nietzsche, Ambase Bierce y otros grandes escritores que militaron en las filas del ateísmo.

A la vista de estos autores puede suponerse el contenido de LA BIBLIA DEL ATEO.

Aún cuando sea irreverente y un atentado contra todo lo sagrado, reproduzco algunos pensamientos para dar al lector una idea del libro
– Génesis: Si te crees que hay un Dios, un Dios que hizo tu cuerpo y aún así piensas que puedes hacer algo sucio con ese cuerpo, entonces el problema es del fabricante” (Lenny Bruce).
– Dios: “Si hay un Dios, un Dios providente, entonces hemos de deducir que se tomó un enorme trabajo en hacer un mundo de lo más cruel” (Christopher Marlowe).
– Ateismo: “A los ateos a menudo se les acusa de blasfemos, pero ése es un delito que no pueden cometer. Cuando un ateo analiza, denuncia o satiriza a los dioses, no se refiere a personas, sino a ideas. Un ateo es incapaz de insultar a Dios, porque él no admite la existencia de semejante ser” (G.W. Foote). Y otra: “Si no fuera ateo, creería en un Dios que decidiera salvar a la gente basándose en la totalidad de sus vidas y no en sus palabras. Creo que Dios preferiría un ateo honrado y recto a un telepredicador que tiene todo el rato en su boca la palabra Dios, Dios, Dios, y cuyos únicos hechos son locuras, locuras, locuras”. (Isaac Asimov)

En fin, para qué continuar. Las 204 páginas del libro están plagadas de pensamientos semejantes. Demasiado a menudo, en el curso de la polémica entre creyentes y ateos, sus disputas se han asemejado a un debate político o a aquella discusión típica de adolescentes que Ingmar Bergmam retrató en la película FRESAS SALVAJES: “¡Existe un Dios!”. “¡Dios no existe!”. “¡Dios también existe!”.

Es al ateo a quien toca resolver el misterio. El creyente ya lo tiene resuelto a través de la fe.

En el articulo ATEOS que figura en el primero de los 18 tomos de la Enciclopedia de la Revolución Francesa, una joya que tengo en mi biblioteca, Voltaire llega a estas conclusiones: “Incluso si no pudiésemos demostrar la posibilidad del Ser soberanamente perfecto, estaríamos en nuestro derecho a preguntar al ateo las pruebas de lo contrario, puesto que, persuadidos, con razón, de que esta idea no encierra contradicción, le corresponde a él probarnos lo contrario; quien niega tiene el deber de aducir sus razones. Así, todo el peso del trabajo cae sobre el ateo, y quien admite un Dios puede, con toda tranquilidad, dar su asentimiento, dejando a su antagonista el cometido de demostrar la contradicción. Ahora bien, añadimos nosotros, esto es lo que nunca conseguirá”.

Juan Antonio Monroy es escritor y conferenciante internacional.

© J.A. Monroy, ProtestanteDigital.com (España, 2009).

Cómo el ateo manipula la noción del mal

Cómo el ateo manipula la noción del mal

por Pablo Santomauro

 


Pablo Santomauro

Pablo Santomauro

ver Artículos relacionados con el ateísmo

Siempre me intrigó el hecho de que la literatura atea producida por los Martín Gianolas y Ladislao Vadas de este mundo, impugna la existencia de Dios basándose en cierto tipo de acontecimientos en la realidad que vivimos. Mencionemos los más citados por los apologistas ateos: injusticias, tragedias, cataclismos, enfermedades, hambre, el sistema ecológico injusto, como le llama Martín Gianola al estado de cosas presente en la naturaleza {1}, genocidios, guerras, y organismos patógenos en una serpiente venenosa que mata a un niño, como lo expresa Ladislao Vadas {2}. Todas estas cosas constituyen la plataforma de apoyo que los pensadores ateos, erigiéndose ellos en los paladines de la justicia y la bondad, usan para negar la existencia de Dios, y de paso, acusar a ese Dios que no existe, de ser extraordinariamente malvado, cruel, sádico.

Prueba de que Dios no existe, en el repertorio ateo, es que si un Dios bueno existiera, podría eliminar toda esa maldad en nuestro mundo. Yo tengo algunas preguntas para nuestros amigos incrédulos. A la hora que los Gianolas y los Vadas de este mundo escriben estas cosas mientras echan espuma por la boca, ¿cuántos adultos están cometiendo adulterio? ¿O robando al prójimo? ¿Cuántos niños están viendo a sus padres pelear o divorciarse, sufriendo cicatrices que quedarán de por vida? ¿Cuántos divorcios estarían siendo causados por una infidelidad que dejaría familias destrozadas como consecuencia? ¿Cuántas personas están siendo contagiadas con enfermedades venéreas?

¿Verdad que no escuchamos nada de este tipo de tragedias individuales que se repiten por miles de miles todos los días? Los Gianolas y los Vadas ni las mencionan.

¿Por qué estos “pensadores” no levantan su puño contra Dios porque usted le miente a su jefe en la oficina? O cuando habla mal de su compañero de trabajo. O cuando usted, jovencita o señora, se viste provocativamente. O cuando usted, caballaero o joven, visita el prostíbulo. O cuando Gianola o Vadas usan palabras soeces, insultan al prójimo, ven una película de contenido sexual, piensan mal de prójimo, desnudan con el pensamiento a la piba que pasa por la calle, etc. En resumidas cuentas, Gianola y Vadas bien podrían preguntarse, ¿por qué Dios no me detiene cada vez que hago algo malo? ¿No es eso prueba de que no hay Dios?

La respuesta es que Gianola, Vadas y los ateos, sólo consideran malas las cosas como las grandes tragedias, las enfermedades, los cataclismos, los genocidios, las guerras, y cosas por el estilo. Sobre los males morales y éticos individuales no pronuncian juicio porque ellos no tienen estándares morales, o si los tienen, son restringidos a cierto tipo de maldad.

La verdad es que si fueran imparciales tendrían que impugnar la existencia de Dios debido a todo tipo de maldad y sufrimiento. La selectividad de los ateos se reduce a cierto tipo de maldad, i.e., las tragedias y las cosas que nos hacen daño, pero se quedan en silencio cuando se trata de la maldad que disfrutamos y nos causa placer. Tienen pena por el niño enfermo, pero les importa poco el niño que ve a sus padres divorciarse por una infidelidad o simplemente por egoismo. Se horrorizan por la crueldad del mundo animal pero les importa poco el drama de la prostituta que acaban de usar para satisfacer sus deseos.

La verdad es que si vamos a protestar por la maldad debemos hacerlo por todo tipo de maldad. Y si llegaran a hacerlo así, creo que es mejor para ellos (y para cualquiera) que Dios no exista, porque si Dios decidiera eliminar toda la maldad del mundo a las 12 de la medianoche, ¿dónde estarían Gianola y Vadas a las 12 con un segundo? ¿Dónde estaríamos todos a esa hora?

En este tema de la maldad y el sufrimiento es donde más se hace evidente la hipocresía del pensamiento ateo. La Biblia, como siempre el mejor fiscal que se levanta contra el ateísmo, enseña que Dios está trabajando indefectiblemente para eliminar todo el mal de este universo, pero en su tiempo, no el nuestro. <>

1} Martín Gianola, Los Atributos Teológicos del Dios Judeocristiano – Omnipresencia, artículo.

2} Ibid.

El Cosmos

Acá podemos observar un video sobre el cosmos. Lamentablemente, Carl Sagan, el expositor en este video, «era considerado como un ateo o agnóstico. También era un conocido escéptico con un fuerte posicionamiento en contra de las seudo ciencias y las religiones en general.[1]

No puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencia, están basadas en una enraizada necesidad de creer.»

Reflexión sobre el video observado:

Entiendo que Carl Sagan se equivoca al decir hipotéticamente, que el Universo existió siempre. Solo Dios ha existido siempre. El Universo tuvo un principio. Lo dice la Biblia

Génesis 1:1

En el principio creó Dios los cielos y la Tierra.

Génesis 1:2

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas
estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se
movía sobre la faz de las aguas.

Y la razón de que Dios creó todas las cosas es para ser glorificado.

El Dios comunicador

Uno de los puntos de partida de la fe cristiana es el hecho de que Dios se ha comunicado con la humanidad. El primer personaje que habla en la Biblia es Dios, cuando dijo: “Sea la luz” (Gn. 1:3). También el primer personaje que habla con los seres humanos es Dios, y el contenido de la primera comunicación es una bendición (Gn. 1:28). Después del pecado humano, es Dios quien toma la iniciativa para restaurar la comunión con sus criaturas (Gn. 3:8-9).

De ahí en adelante, el Señor se comunicó “muchas veces y de muchas maneras” por medio de sus siervos los profetas para revelar su voluntad, hasta culminar con la máxima revelación en su Hijo (Heb. 1:1; Jn. 1:18). Leer mas sobre El Dios comunicador, en Análisis teológico de la cosmovisión reflejada en los medios de comunicación

Árbol. Copyrighted.

En el principio Dios creó el Cielo y la tierra. Y la tierra no tenía forma. Estaba vacía, cubierta de oscuridad y de agua. Entonces el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas y dijo Dios, “Sea la luz: y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena: y apartó Dios la luz de las tinieblas.

Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche: y fue la tarde y la mañana el primer día.

Dios creó la Tierra. Copyrighted.

Y dijo Dios: “Haya expansión de aire en medio de las aguas, y separe a las aguas de abajo de las aguas de arriba.”

Y llamó Dios a la expansión “Cielos.” Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

Y dijo Dios: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase la tierra seca:” y fue así.

Y llamó Dios al suelo seco Tierra; y a la reunión de las aguas llamó Mares: y vio Dios que era bueno. Y dijo Dios: “Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semílla; árbol de fruto que dé fruto según su género,” y fue así. Y vió Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero.

Sol y luna. Copyrighted.

Entonces dijo Dios: “Que haya lumbreras en los cielos.” Y que sean para señales y para estaciones, y para días y años.” Dios hizo dos lumbreras: el sol para que alumbre en el día, y la luna para que alumbre en la noche. Él hizo también las estrellas.

Y las estableció todas en los cielos, para alumbrar sobre la tierra, y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

Peces y pájaros. Copyrighted.

Y dijo Dios: “Produzcan las aguas criaturas vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra.” Y creó Dios grandes ballenas y todos los seres que viven en el agua, y toda ave alada-todos produjeron según su género y especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo diciendo: “Reprodúzcanse y multiplíquense.” Y fue la tarde y la mañana el día quinto.

Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes.” E hizo Dios animales de la tierra, el ganado, y todo animal que anda arrastrándose sobre la tierra–todos reproduciéndose según su especie y vio Dios que era bueno.

La creación de Dios

Y dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.” Y formó Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, Y alentó en su nariz el aliento de vida; y el hombre se convirtió en un alma viviente.

Y creó Dios al hombre en su imagen, a imagen de Dios los creó; y los creó varón y hembra. Dios nombró al primer hombre Adán; y después Adán llamó el nombre de su mujer, Eva.

Garden of Eden. Copyrighted.
Y creó Dios al hombre en su imagen, a imagen de Dios los creó; y los creó varón y hembra. Dios nombró al primer hombre Adán; y después Adán llamó el nombre de su mujer, Eva.

Y dijo Dios: “El hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer: y los dos serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.”

Y vio Dios todo lo que El había hecho, y todo era muy bueno. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Y fueron acabados los cielos y la tierra. Y acabó Dios en el día séptimo su obra. Y bendijo Dios al día séptimo y lo santificó. Y había Jehová Dios plantado un huerto en Edén. El hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. La tierra esta llena de la gloria de Dios” (Salmo 19:1). El Salmista descubrió eso y declaró: “!Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos” (Salmo 8:1).

Dios es soberano sobre su creación. Refleja su gloria porque es su obra. Está perfectamente bajo su control. Ninguna “gran explosión” podía producir tan magnífica pieza de relojería como es nuestro universo. Todos los universos y galaxias que los científicos han descubierto acentúan grandemente la gloria de Dios. Un numero creciente de científicos están prefiriendo optar por el “diseño” inteligente de los sistemas biológicos. Hay un gran diseñador principal detrás de este inmenso mar de universos. El diseño inteligente está llegando a ser cada vez más evidente al científico experto.

La gloria de Dios es magnificada en su creación. La exaltada posición del hombre es el centro del universo entero. La maravilla de maravillas es el hecho que Dios puede tomar en una mano a la Vía Láctea y además tomar interés infinito en mí.

El Salmista nos dice en el verso dos que los caminos de Dios no son nuestros caminos. El hombre moderno le da importancia a la belleza, al intelecto, a la abundancia, la herencia de la familia y la posición. En contraste, Dios acentúa lo débil y absurdo en los ojos del mundo. En la humildad y la inocencia de un niño, él ha establecido la fuerza. Salmo 8:2 dice, “De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, A causa de tus enemigos, Para hacer callar al enemigo y al vengativo.”

Dios puede revelarse de tantas maravillosas maneras que los niños lo entienden. Dios es tan seguro en su honor y majestad que él puede dejar la defensa de su nombre en los bebés. Los justos y las mentes imparciales reconocen a Dios sin ninguna dificultad. Lo que había impresionado al Salmista era el hecho de que la gloria trascendente de Dios se podía entender y expresar por un niño. Su grandeza que esta sobre todos los cielos se puede comprender y apreciar por un niño.

La alabanza de pequeños niños es una sinfonía en los oídos de Dios. Jesús cuidaba a los pequeños niños (Marcos 10:16; Mateo 18:2-10). Mateo 18:3 y dijo: “De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.”

Lo qué el salmista enseña es confirmado por un incidente del nuevo testamento. En Mateo 21:14-16 el señor Jesús cita las palabras de este salmo. Esto no era un coro de los niños, entrenado por los líderes del templo. Esto era una banda de niños ordinarios en las calles de Jerusalén que estaban allí mientras Jesús curaba a un ciego y un cojo. ¡Sin embargo, cuando estos niños vieron estas cosas maravillosas comenzaron a gritar: “Mateo 21:14 dice, “! Hosanna al Hijo de David! se indignaron,” y le dijeron: “¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman Perfeccionaste la alabanza?”

Los escribanos y los principales sacerdotes estaban indignados. Pensaron que Jesús pretendía silenciar a estos niños. En cambio, él dijo, “son los que han escogido la verdad. Son los que comprenden. Entienden que aquí se está manifestando el poder curativo de Dios. Ésta es la predicción de David en el octavo salmo que la simplicidad maravillosa de Dios se puede transportar a un niño mucho más fácilmente que a un adulto.”

Jesús dijo en otra ocasión, ” En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños” (Mateo 11:25 ).

Aunque el universo es una obra maravillosa de Dios, el hombre es la expresión más grande del pensamiento de Dios. Cuánto mayor es él que las estrellas. “Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!”
(II Pedro 3:12). Vemos no sólo la gloria de Dios en su obra creativa, sino que también la vemos en la forma más alta de su creación. Vemos la gloria de Dios en la creación del hombre.

El salmista escribe: Salmo 8:3-4, “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?”

Algunos han agregado, “Si Dios que cuida así a las estrellas, no tendrá él mucho más cuidado para nuestras almas?” Nos recuerda las palabras Jesús diciendo a sus discípulos: ” Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (Mateo 6:26).

El Catecismo Westminster nos recuerda: “el principal destino del hombre es glorificar a Dios y gozar de él para siempre.” Dios esta contento de haber hecho al hombre Dios creó todas las cosas para su gloria. Dios tiene así establecido que el hombre este en una posición y una dignidad en segundo lugar después de la divina triunidad. Él creó a hombre para un propósito divino.

“¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria?” (Salmo 8:4a). La palabra para el hombreEnosh, hombre frágil, hombre mortal, y hombre débil. Describe al hombre de su impotencia, fragilidad, de la mortalidad, y de la inhabilidad de satisfacer el propósito de Dios debido al pecado. Todavía, él sigue siendo la corona de la creación. Dios hizo al hombre, no se hizo el hombre a si mismo. Llevamos sobre nosotros las huellas digitales del infinito. El hombre no es el juguete del universo. Dudo que el hombre pueda alcanzar tales alturas y profundidades, majestad y significado, ángel y diablo, deidad y polvo, honrado y horrible, fiel e insensato. aquí es

“Y el hijo del hombre, para que cuides de él?” (v. 4b). La palabra del hombre aquí es Ben Adán. Dios visita al “hijo del hombre.” Él es el objeto especial del amor de Dios. El hombre en pecado y vergüenza no puede visitar a Dios. Sin embargo, Dios en su misericordia eligió visitar al hombre. Juan 1:14, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14). El “verbo” no era otra cosa que la segunda persona de la trinidad: Jesucristo. Él eligió redimirnos. “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos (Hebreos 2:9).

El amor de Dios ha venido a este hombre frágil que ha venido a ser la gloria de Dios. Esa condescendencia se ve en el hijo de Dios (cf. Juan 3:16). El apóstol Pablo escribió: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

El verso cinco poderosamente declara: “! Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.”

Dios hizo al hombre un poco menor que Dios (8:5). Algunos quizás están atónitos por esa traducción, porque la versión King James dice, “un poco más bajo que los ángeles.” Sin embargo, en la Septuaginta, la traducción griega del viejo testamento, utilizó la frase “los ángeles.” El hebreo dice realmente “poco menos que Elohim,” es decir, un poco menos que Dios. “Pues lo hiciste poco menos que un dios y lo coronaste de gloria y de honra”:

No hay lugar en el viejo testamento en donde Elohim signifique ángeles. La Septuaginta LXX lo ha pasado al nuevo testamento en Hebreos 2:7. Génesis 1:26, El hombre fue creado en la imagen de Dios, no de ángeles.

Lo qué esta incluido en esta notable expresión es la revelación del propósito de Dios para el hombre. Según la Biblia, los ángeles fueron creados como espíritus para ministrar, pero creo al hombre en la imagen de Dios. No estamos diciendo que los ángeles fueron creados en la imagen de Dios.

El Salmista está pensando obviamente en el primer hombre, el primer Adán antes de la caída. Él se está refiriendo a la poderosa plenitud y reflexión de la majestad del creador, que había modelado a hombre según El. Hebreos 2:7, 9 nos ayuda a entender la interpretación correcta de estas palabras del Salmista.

Muchos viejos eruditos evangélicos conservadores del testamento han enfatizado eso, elohim debe ser traducido en su significado llano, simple, y regular como “dios”, y pretender interpretar “ángeles” como substitución para “dios” es una traducción demasiado pobre.

El Primer Adán

La mas completa realización de la dignidad y excelencia del hombre encuentra su cumplimiento únicamente en la persona de Jesucristo. Que el hombre original era sin pecado es un presagio claro de Cristo (I Corintios 15:45-46). La prefigura del “primer Adán” viene a ser vital en la vida del “Postrer Adán.” Las notas de H. C. Leupold, sobre este tema dicen que “el carácter y la esencia verdadera del primer Adán se manifiestan con más eficacia en la vida de Jesucristo. Por lo tanto, si la dignidad verdadera del primer Adán se dispone fuertemente, la descripción entera encuentra obviamente su realización más completa en Jesucristo “(Salmos, p. 101). Adán prefigura a Jesucristo como tipo. Él es un presagio claro de todas las excelencias de Jesucristo. Lo que se ha dicho de Adán puede aplicarse para Cristo, pero de una manera más perfecta. La gloria de Dios se revela perfectamente en la dignidad del hijo del hombre.

Si usted ve a Adán solamente como un mono glorificado, usted nunca verá la belleza de la obra de Dios. El “primer Adán” prefigura el “Postrer Adán.” El primer Adán prefigura lo qué Cristo es . Lo qué se ve en el primer Adán se perfecciona en el postrer Adán. Cada vez que leo las maravillas de los evangelios manifestarse tan perfectamente la imagen y la gloria de Dios.

El nuevo testamento ofrece más de cincuenta diversos títulos que la gente le dio a Jesús. Sin embargo, hay un título que nadie le dio, de ser el hijo del hombre. Él solo se llamaba por ese título. Nadie más. Él es un hijo, por excelencia. Él hace lo que lo hace el padre. Él crea una nueva humanidad, y un nuevo cielo y una tierra nueva.

Dios puso en el centro del Jardín dos árboles: El árbol de la Vida y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.

Y Jehová Dios puso al hombre en el huerto de Edén para que lo labrara y lo cuidara.

Y mandó Jehová Dios al hombre: “De todo árbol del huerto comerás; pero del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal no comerás.

Tree of Life. Copyrighted.

Tú nunca comerás de ese árbol; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” Mostró Dios su amor para Adán y Eva, dándoles todo lo que necesitaban, y aun más, para que disfrutaran de la vida plenamente.

Él les dio también la habilidad de tomar decisiones. Y le dio a estos antepasados de la Humanidad la oportunidad de usar correctamente esta habilidad. Dios deseaba que Adán y Eva le demostrarán respeto, obedeciendo su único mandato, de que únicamente no comerán del árbol prohibido. Todas las demás cosas eran para que las disfrutaran.

Árbol. Copyrighted.

Para vivir en paz y ser felices en su hermoso jardín, Adán y Eva sólo necesitaban confiar en la sabiduría de Dios y respetar Su autoridad sobre ellos. Ellos deberían estar agradecidos por la vida y felices en su libertad, pero la libertad de hacer decisiones no trae felicidad si se toman malas decisiones.

Mucho antes que Dios creara los humanos, Él creo a los ángeles y les dio la libertad de elegir. Dios deseaba ser honrado, por los ángeles que habitan la regíon de los espíritus y también por la humanidad.

Satan. Copyrighted.

La mayoría de los ángeles eligieron obedecer a Dios, y aun ahora estos ángeles adoran al Señor y cumplen Sus órdenes ayudando a los hombres en muchas formas. Pero otros ángeles eligieron mal, rechazaron el amor de Dios, eligieron a Lucifer, el más hermoso de los ángeles, como líder. Por su arrogancia y orgullo Lucifer perdió su posición ante el trono de Dios.

Lucifer cayó del cielo por su rebelión, porque él retó a Dios, diciendo en su corazón, “Yo elevaré mi trono por encima de las estrellas de Dios: Yo seré como el Dios Altísimo.”

Lucifer, conocido también en La Biblia como el Diablo o Satanás, desea la adoración que sólo pertenece a Dios. Satanás engaña a la humanidad para recibir adoración, aun disfrazándose como un hermoso ángel de luz, pero sus mentiras y falsas religiones causan dolor, sufrimiento y destrucción.

Por eso Dios sentenció a Lucifer diciendo, “Tú serás arrojado al Infierno, hasta el fondo del Abismo.” [2]

Notas:

[1] Cita de Pale Blue Dot, capítulo 4 y The Demon Haunted World, capítulos 1-2-7-8-12-15. en “Carl Sagan

———————————————-

· Leer mas sobre Carl Sagan

· Leer LA GLORIA DE DIOS REVELADA EN EL HIJO DEL HOMBRE