Nueva era, astrología y ciencia cap. 3

View this document on Scribd
Anuncios

Un hallazgo arqueológico apoya la teoría de Kepler sobre la estrella de Belén

Una curiosa y extraordinaria revelación arqueológica se encuentra contenida en una tablilla acuñada en caracteres cuneiformes en el Museo estatal de Berlín. Se trata de un auténtico documento astronómico y astrológico que revela la existencia de una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis en el año 7 antes de Cristo.

Y existen grandes coincidencias entre los datos de la conjunción astral sumamente inusual que contiene la tablilla y el relato bíblico sobre la estrella de Oriente. Algo que ya el astrónomo Kepler había adelantado como teoría, resultado de sus estudios pero son el apoyo de este hallazgo arqueológico, producido en 1925.

Los Evangelios enmarcan el nacimiento de Jesús en tiempos del censo ordenado por César Augusto, cuando Quirino era gobernador de Siria, y en los últimos años del rey Herodes, quien falleció en el mes de marzo del año 4 a.C. Para los historiadores, Jesús nació unos siete años antes del año «0» del calendario actual.

El evangelista Mateo (2Bastardo Kitty pone en relación el evento del nacimiento de Jesús en Belén y la adoración de los “sabios de Oriente” con la aparición de una estrella particularmente luminosa e inusual en el cielo de Palestina. Y es precisamente en relación a este momento que la tablilla de arcilla ofrece un testimonio particular que apoya en muchos detalles una teoría sobre la veracidad del relato bíblico. Algo ya conocido, pero que traemos como información al hilo de las fechas que se celebran en todo el mundo, con el 6 de enero como “día de los reyes de Oriente”.

Existen muchas hipótesis sobre la estrella que vieron los magos (“magoi” en griego era la palabra con que se denominaba a la casta de sacerdotes persas y babilonios que se dedicaban al estudio de la astronomía y de la astrología) y que les llevó a afrontar un viaje de más de mil kilómetros con el objetivo de rendir homenaje a un recién nacido. La que apoya esta teoría es sin duda una de las más verosímiles.

APORTACIONES DE LA ASTRONOMÍA

Fue el 17 de diciembre de 1603 cuando Johannes Kepler, el conocido astrónomo y matemático de la corte del emperador Rodolfo II de Habsburgo, al observar con un modesto telescopio desde el castillo de Praga el acercamiento de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, se preguntó por primera vez si el Evangelio no se refería precisamente a ese mismo fenómeno.Con esta idea hizo concienzudos cálculos hasta descubrir que una conjunción de este tipo tuvo lugar en el año 7 a.C. Recordó también que el famoso rabino y escritor Isaac Abravanel (1437-1508) había hablado de un influjo extraordinario atribuido por los astrólogos hebreos a aquel fenómeno: el Mesías tenía que aparecer durante una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Kepler habló en sus libros de su descubrimiento, pero la hipótesis cayó en el olvido, perdida entre su inmenso legado astronómico.

Faltaba una demostración científica clara. Llegó en 1925, cuando el erudito alemán P. Schnabel descifró anotaciones neobabilonias de escritura cuneiforme acuñadas en una tabla encontrada entre las ruinas de un antiguo templo del sol, en la escuela de astrología de Sippar, antigua ciudad que se encontraba en la confluencia del Tigris y el Éufrates, a unos cien kilómetros al norte de Babilonia. La tablilla se encuentra ahora en el Museo estatal de Berlín.

Entre los numerosos datos de observación astronómica sobre los dos planetas, Schnabel encuentra en la tabla un dato sorprendente: la conjunción entre Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis tiene lugar en el año 7 a.C.. Además, se produjo una circunstancia excepcional para un hecho ya de por sí nada frecuente: la conjunción se repitió en tres ocasiones durante un periodo de tiempo de unos pocos meses: del 29 de mayo al 8 de junio; del 26 de septiembre al 6 de octubre; del 5 al 15 de diciembre. Además, según los cálculos matemáticos, esta triple conjunción se vio con gran claridad en la región de la cuenca del Mediterráneo.

UNA PREGUNTA VEROSÍMIL

Si este descubrimiento se identifica con la estrella de Navidad de la que habla el Evangelio de Mateo, el significado astrológico de las tres conjunciones hace sumamente verosímil la decisión de los Magos de emprender un largo viaje hasta Jerusalén para buscar al Mesías recién nacido.Según explica el prestigioso catedrático de fenomenología de la religión de la Pontificia Universidad Gregoriana, Giovanni Magnani, autor del libro “Jesús, constructor y maestro” (Gesú costruttore e maestro, Cittadella, Asís, 1997), “en la antigua astrología, Júpiter era considerado como la estrella del Príncipe del mundo y la constelación de Piscis como el signo del final de los tiempos. El planea Saturno era considerado en Oriente como la estrella de Palestina. Cuando Júpiter se encuentra con Saturno en la constelación de Piscis, significa que el Señor del final de los tiempos se aparecerá este año en Palestina. Con esta expectativa llegan los Magos a Jerusalén, según el Evangelio de Mateo 2, 2”. “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle”, preguntan los magos a los habitantes de Jerusalén y después a Herodes.

La triple conjunción de los dos planetas en la constelación de Piscis explica también la aparición y la desaparición de la estrella a los ojos de los observadores, un dato claramente confirmado por el relato del Evangelio.

La tercera conjunción de Júpiter y Saturno, unidos como si se tratara de un gran astro, tuvo lugar del 5 al 15 de diciembre. En el crepúsculo, la intensa luz podía verse al mirar hacia el Sur, de modo que los Magos de Oriente, al caminar de Jerusalén a Belén, la tenían en frente. La estrella parecía moverse, como explica el Evangelio, “delante de ellos” Mt 2:9

Fuente:

El Manifiesto. Redacción: ACPress.net

http://historiaparaeldebate.blogcindario.com/2008/01/00076-un-hallazgo-arqueologico-apoya-la-teoria-de-kepler-sobre-la-estrella-de-belen.html

La Nueva era,la Astrología y la ciencia cap. 2

View this document on Scribd

nueva era, astrología y la ciencia

View this document on Scribd

La prueba de la astrología

La prueba de la astrología

Autor: Retiario, por Pepe Cervera

No se podía pedir un mejor diseño experimental para comprobar la tesis central de la astrología, que dice que la influencia de los astros sobre nosotros en el momento de nuestro nacimiento determina nuestras futuras capacidades, intereses y hechos. Más de 2.000 bebés británicos nacidos a principios de marzo de 1958 en hospitales de Londres, muchos de ellos con diferencias de minutos tan sólo en sus edades, han sido seguidos por médicos durante años. El objetivo del seguimiento era comprobar de qué manera afectan a largo plazo a la salud cuestiones relacionadas con las costumbres, como la dieta, pero incidentalmente la inmensa masa de datos acumulada sobre este grupo a lo largo de los años ha servido para demostrar que la astrología no funciona. A pesar de lo que pudieran opinar en el pasado ilustres practicantes como Kepler o Newton.

Según el estudio ha sido imposible encontrar ningún tipo de sesgo, preferencia o desvío en alguna dirección preferente entre los 2.000 ‘gemelos del tiempo’, como les denomina el artículo. Si la tesis central de la astrología fuese cierta la influencia de las esferas tendría que ser común a todos ellos, o muy similar, ya que nacieron casi a la vez y casi en el mismo lugar. Tendrían que tener alguna característica o querencia parecida. Pero las completas estadísticas sobre su estado de salud y psicológico que se han acumulado durante todos estos años no muestran ninguna; si hubiese alguna desviación estaría por debajo del umbral de detección estadística. Lo cual no es extraño, porque uno de los signos de la pseudociencia es precisamente ése: postular efectos que están cerca de, o dentro, del umbral de error de medición. En este caso, el experimento es concluyente: la influencia de los astros en el momento de nuestro nacimiento sobre nuestra vida posterior es inexistente. No esperen, sin embargo, que este resultado provoque la quiebra de demasiados astrólogos, o la desaparición de los horóscopos de los periódicos (incluyendo, ay, 20 minutos). ¿Desde cuándo los aficionados a lo oculto han dejado que la realidad les estropee una buena creencia?

Grabado Flammarion coloreado; imagen obtenida de Wikipedia Commons, cedida por Hugo Heikenwaelder.

http://blogs.20minutos.es/retiario/post/2008/04/25/la-prueba-la-astrologaaa#c401827

LA ASTROLOGÍA, UNA GRAN FARSA

LA ASTROLOGÍA, UNA GRAN FARSA
ANTES UNA CIENCIA, HOY UNA SUPERSTICIÓN

La astrología, antes una “ciencia” hoy una mera superstición, nació en la antigüedad con el pomposo nombre de “ciencia de los astros”.
El hombre, eterno imaginativo, desconociendo las distancias estelares “creyó” ver en el cielo nocturno ciertas figuras formadas con líneas imaginarias que unían las estrellas más llamativas de los distintos grupos, a las que denominó constelaciones, uno de cuyos conjuntos constituye el zodíaco, nombre que deriva de las figuras de animales de que está compuesto en su mayor parte.
Según la mayoría de los arqueólogos y mitólogos, el zodíaco fue una creación de los sacerdotes-astrónomos de Babilonia, que poseía un doble carácter: científico y religioso. (Aunque, la astrología surgió también en Egipto no se sabe si por influenza babilónica o independientemente, según el historiador Jaques Pirenne, en su Historia del Antiguo Egipto, volumen III, pág. 215). En efecto, puede decirse que la ciencia astronómica nació como astrología, una mezcla de conocimiento y superstición. En la medida que aquella se fue desgajando de esta última se ha ido convirtiendo en auténtico conocimiento de los astros. Así el antiguo zodíaco sirvió de base tanto para las observaciones de los astrónomos quienes valiéndose de sus doce divisiones señalaron la posición de los planetas como para los astrólogos que lo utilizaron en sus predicciones observando en sus asterismos y en los siete planetas los focos principales que influían sobre la Tierra.
El zodiaco también fue objeto de culto en las religiones astrales que divinizaban a las constelaciones y está dividido en doce partes iguales o signos, contados a partir de la posición aparente que ocupa el Sol en el equinoccio de primavera septentrional.
Estas constelaciones zodiacales son atravesadas sucesivamente por el Sol durante el año.
El hombre de todos los tiempos, intrigado por lo que le depara el destino, siempre quiso conocer su futuro, y la astrología con su horóscopo podía satisfacer esa curiosidad tan acuciante e incluso ofrecer al interesado la oportunidad de ponerse en guardia e intentar esquivar o torcer su destino si este se presentaba aciago, y los antiguos, incluso grandes personajes de la historia, recurrían a sus servicios.
Sin embargo hoy, a pesar de los espectaculares avances de la auténtica ciencia de los astros: la astronomía, son legión los seguidores de la astrología.
El horóscopo es la representación esquemática de los astros dentro de los signos del Zodíaco como supuestos determinantes según el “cielo de nacimiento”.
En esencia, la astrología pretende que los caracteres y el destino de un individuo dado, dependen de cierta configuración de los astros —en especial el Sol, la Luna y los planetas— en el momento de su nacimiento.
Pero es de notar que un horóscopo da lugar a interpretaciones totalmente arbitrarias. Hay tantos astrólogos como explicaciones diferentes y notoriamente contradictorias.
Es cierto que los astros nos envían sus rayos luminosos. El Sol, fuente de vida, nos provee de energía a través de los vegetales que la captan mediante la función clorofílica constituyendo así el alimento básico de los animales. La Luna y el Sol, con su fuerza atractiva originan las mareas. Pero de ahí a creer que las influencias de los astros pueden ser tales que determinen nuestros días felices o aciagos dentro de un infundado determinismo fatal, es un mayúsculo disparate.
La fantasía ha hecho que se bautizara al planeta Marte como dios de la guerra. ¡Claro!, puesto que presenta para nosotros un color rojo como la sangre, debe influir “de algún modo” para que el recién nacido bajo “su poder”, sea un guerrero que derrama sangre en las batallas en la adultez.
Júpiter con su destacado y potente brillo debe insuflar al que nace cuando se halla reluciente en el cielo: potencia y dominación. Por su parte, la constelación del León se asocia a la idea de poder, ardor y virilidad. La de los Peces, por supuesto se relaciona con la humedad, la sangre fría.
Si embargo, puesto que las constelaciones son el fruto de la más pura imaginación y las estrellas no sugieren ni remotamente los seres que representan para los astrólogos, aquí estamos en presencia de la más flagrante nesciencia.
Miremos el cielo estrellado, allí no existe, ni por asomo, Acuario, la Virgen el Cangrejo, Aries, ni cosa terráquea alguna. El Zodiaco es un simple mito para los astrónomos. Hoy la astronomía sabe que las estrellas componentes de una constelación se hallan a distancias en profundidad muy diferentes de nosotros y entre ellas mismas, y que en la mayoría de los casos no existe ningún vínculo entre las que aparecen en un mismo plano y “vecinas” entre sí sólo para nosotros como observadores terráqueos.
Pero hay más. Desde que se inventó el Zodíaco en la remota antigüedad, hasta nuestros días, la denominada en astronomía precesión de los equinoccios hizo correr los casilleros de las doce divisiones. Por ejemplo Aries ya no ocupa aquella primigenia posición, la cual ha sido reemplazada ahora por el casillero que encierra a los Peces desde el 1 de marzo al 21 de abril, pero los astrólogos continúan diciendo que el astro del día atraviesa un signo seco, activo, voraz, esto es Aries o Carnero.
En los libros de astrología también podemos ver revivida aquella física de la antigüedad que aceptaba sólo cuatro elementos a saber: agua, fuego, aire y tierra, con sus cuatro propiedades: calor, frío, humedad, sequedad, y los cuatro humores: sangre bilis, bilis negra y flema. Estas cualidades han sido distribuidas aleatoriamente entre los planetas, signos zodiacales y casas o sectores de la esfera celeste entre el horizonte y el meridiano.
La astrología no resiste la menor crítica científica ni una objeción lógica. ¿En qué medida pueden influir los astros sobre el instante del nacimiento con respecto a la víspera o el día siguiente?
Sabemos que los planetas emiten una energía muy débil y el recién nacido en día nublado cuando los rayos solares son detenidos, ¿recibirá la misma influencia que otro nacido en un día diáfano?
Además la astrología ignora totalmente la genética y la herencia. Basta con tomar en cuenta un detalle clave para que los soñadores de la astrología queden en ridículo: sabemos que los niños nacidos a la misma hora en las maternidades del mundo, tienen distintos destinos y caracteres totalmente dispares.
Los fracasos de los pronósticos astrológicos fueron y son resonantes. Podemos citar el caso de la predicción del diluvio para el mes de febrero del año 1524 que alarmó Francia y Alemania. Como una burla telúrica a la superstición, ese mes y año se produjo una descomunal sequía.
Cada fin de año, los astrólogos tienen por costumbre proporcionar a la prensa sus predicciones para el nuevo año. Pero si analizamos minuciosamente y con criterio objetivo los textos, pronto nos percataremos de que se trata de una redacción con un contenido impreciso, ambiguo, oscuro, sibilino. Otros, más audaces añaden ciertos sucesos de probable advenimiento que pueden producirse en base a un cálculo aplicado al estado de cosas del presente “según van los acontecimientos”. Si cierto personaje político tiene avanzada edad y se encuentra muy enfermo, es probable que fallezca el próximo año. Si existe un conflicto en cierne entre dos naciones o pueblos, es probable que entren en guerra; si la economía de tal o cual país se presenta insegura es posible el advenimiento de una crisis, y así sucesivamente se va “profetizando” lo más probable por si acaso se da el acierto que puede catapultar hacia la fama al astrólogo agraciado con la suerte.
Si embargo ningún astrólogo predijo el alunizaje, el invento de la televisión y la computadora, las vistas de Marte y otros planetas en fotografías captadas por zondas espaciales, ni el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, ni el desmembramiento de la Unión Soviética, ni la guerra de las Malvinas.
Hacia fines de 1967, el llamado “mago de Nápoles”, Aquiles D’Angelo, vaticinó que 1968 iba a ser el año del descubrimiento de la cura del cáncer. Los pobres desdichados que con ciertas esperanzas leyeron el despacho de Roma del 18/12/67, se cansaron de esperar. Hoy aquellos desahuciados están en la tumba y el cáncer aún o ha sido vencido totalmente.
Nostradamus (Médico y astrólogo francés (1502-1566) quién publicó su famosa obra de predicciones titulada: Almanaque, traducida a varios idiomas se hizo célebre, pero sus profecías se hallan redactadas en un lenguaje sibilino del cual es posible extraer distintos significados adecuados a lo acontecimientos que se desean relacionar con dichas “profecías”. Por otra parte, en sus predicciones claras y precisas cometió errores garrafales.
A su vez los agoreros no se ponen nunca de acuerdo para la interpretación de los almanaques zodiacales. Jerónimo Cardan (o Cardano) médico, matemático y físico italiano (1501—1576), inventor de la suspensión Cardan y descubridor de la fórmula para la resolución de la ecuación de tercer grado, fue también un gran astrólogo. Uno de su crasos yerros ha sido la confección de un horóscopo para el rey de Inglaterra, Eduardo VI, que entonces tenía sólo 15 años. Le predijo una larga vida y una serie de enfermedades que iba a padecer después de los 35 años. Pero… el pobre rey murió a los l9 meses de haberse enterado de su horóscopo.
La astrología debe ser considerada solo como un simple y tonto entretenimiento que se publica en las páginas de los periódicos y revistas para un público masivo, y sólo eso. Su peligro radica en la posible conducta de algunos creyentes que pueden tomar muy en serio los horóscopos y ver complicada su existencia o entorpecer la de los demás por seguir al pie de la letra algunos consejitos para esquivar el destino y vivir en “armonía y felicidad”.
La astrología no es ninguna ciencia de los astros como lo indica su nombre, no tiene nada de científico, es una simple mancia (sufijo latino que significa adivinación) en este caso utilizando los astros, por cuanto la verdadera denominación de esta superstición debe ser astromancia.

Artículos relacionados con el Ocultismo

Ver Magia

Ver La Magia

Ver Ocultismo

Ver Conceptos sobre ‘La Magia’

Ver Ocultismo

Ver ADIVINACIÓN

Ver Pecados religiosos

Ver Carta al diablo de Reyna y su Familia.

Ver HILOZOÍSMO Y PANPSIQUISMO

Ver El juego de la copa

Ver La Tabla Hoiuja

Ver ANTICIPANDO EL FUTURO

Ver EL DÉJÁ VU Y LA REENCARNACIÓN

Ver LA ASTROLOGÍA, UNA GRAN FARSA

Ver – Unas 250 tumbas profanadas con inscripciones satánicas en Francia.

Ver LEYENDAS URBANAS

Ver UN MITO QUE PERMANECE – LOS EXTRATERRESTRES EN LA ARQUEOLOGÍA FANTÁSTICA

Ver Satanás, la Biblia habla de él.

Ver Iglesia de Satanás

Ver Posesión satánica

Ver La caída de la humanidad

Ver Propiedades del infierno

Ver Satanás y el Arte

Ver El origen del mal en Satanás

Ver El análisis de las tentaciones al Señor Jesús

Ver ¿Como surgió el pecado?

Ver Rebelión cósmica- El problema del mal

Ver Erudito moderno que reafirma valientemente la existencia del diablo

Ver Cuestiones de la vida

Ver EL COMIENZO DEL PECADO

Ver “Ángeles y Mujeres”

Ver TEOSOFÍA (I)

Ver TEOSOFÍA (II)


Fuente:

Ladislao Vadas, http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3909