Agua líquida en los polos marcianos podría ser un buen habitat para la vida

Agua líquida en los polos marcianos podría ser un buen habitat para la vida

Posted: 07 Dec 2009 11:47 AM PST

¿Podría la nieve de Marte albergar vida? Tal vez sea esto posible debido a una forma de efecto invernadero que produce agua líquida por debajo de la corteza helada.

Todos podríamos decir que el agua líquida es rara en Marte. En el ecuador las temperaturas pueden subir por encima del punto de congelación, pero la nieve y el hielo se funden rápidamente y se subliman debido a la baja presión atmosférica. Cerca de los polos, el agua es abundante pero está permanentemente congelada.

Este mapa muestra el grosor de los depósitos de hielo estratificado en la región polar sur de Marte. El material consta de hielo casi puro de agua con una pequeña parte de polvo.(Imagen: NASA / ESA / ASI / Univ. of Rome)

Nuevos cálculos realizados Diedrich Möhlmann del Centro Aerospacial Alemán en Berlín sugieren que estos depósitos congelados podrían contener agua líquida, al menos durante el día. Según Möhlmann, el calor que penetra en el hielo o la nieve debería ser absorbido por los granos de polvo incrustados, calentando de esta forma el polvo y el hielo que lo rodea. Este calor resulta atrapado por el hielo que absorbe la radiación infrarroja.

Este efecto funde el interior de los depósitos de hielo y nieve en la Antártida, y puede producir lo mismo en Marte, la idea fue propuesta en primer lugar por Gary Clow Geological Survey de los Estados Unidos en 1987. Pero Clow asumió que el agua líquidaa se formaría en la nieve porosa. En Marte, esta agua todavía estaría sujeta a la baja presión atmosférica y por tanto tendería a la evaporación.

Los cálculos de Möhlmann asumen una corteza de hielo sólido se forma mientras el vapor de agua se difunde por los polos y se recongela. Este sello evitaría la evaporación y serviría como trampa de calor de forma más efectiva dentro del manto de nieve, provocando que se comenzase a fundir en una zona situada unos centímetros por debajo de la capa helada y que se extendería hasta díez metros de profundidad, explica Möhlmann.

Fuente original
Publicado en Odisea cósmica