José Luis de Jesús sentencia de muerte al Vaticano nuevamente

José Luis de Jesús sentencia de muerte al Vaticano nuevamente
Omar Ortiz, obispo del Ministerio Creciendo en Gracia en la República Dominicana, volvió a mencionar el tema de Miranda, afirmando que en el 2012, “Jesucristo Hombre”, se convertirá en el gobernador del mundo, y todas las religiones desaparecerán, entre ellas la Católica, organización engañosa, corrupta y criminal.
República Dominicana | Martes 27 de Julio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).


¿Será reducido a cenizas el Vaticano en el 2012? José Luis de Jesús Miranda, dice que sí en una supuesta profecía en la que sede de la Iglesia Católica será consumido por intensas llamas y con su extinción morirá la iglesia católica.
Esta profecía anteriormente la había anunciado Miranda, solo que esta vez, uno de sus servidores Omar Ortiz, obispo del Ministerio Creciendo en Gracia en la República Dominicana, volvió a mencionar el tema afirmando que en el 2012 Miranda, “Jesucristo Hombre”, se convertirá en el gobernador del mundo, y todas las religiones desaparecerán, entre ellas la Católica, organización engañosa, corrupta y criminal.

Ortiz condenó fuertemente al Vaticano por “responsable de que, por años, personas vestidas con una sotana hayan abusado de miles de personas, en su mayoría niños”, dijo el obispo, asegurando que se ha comprobado que más de 65 millones de crímenes, ha cometido esta institución religiosa.
Sin embargo Ortiz, desconoce de qué forma El Vaticano será destruido, aunque se refirió que en Biblia la llama “la Gran Ramera y la Gran Babilonia”, la cual será consumida en llamas. “No sé cómo será destruido, pero la Biblia dice que la Gran Ramera será destrozada por fuego, y además desaparecerán todas las religiones”, el obispo.
F: elnuevodia.com

Banco del Vaticano sospechoso de lavar unos 180 millones de euros

Banco del Vaticano sospechoso de lavar unos 180 millones de euros
La Fiscalía de Roma está investigando las relaciones que existen entre el Instituto para las Obras de Religión (IOR) y diez bancos italianos. Según el diario La Reppublica, desde el año 2004, “cerca de 180 millones de euros circularon en unos dos años”, sin que se haya informado sobre la identidad de los autores de la transacción.
Italia | Viernes 11 de Junio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).


El Instituto para las Obras de Religión (IOR), heredero del Banco Ambrosiano de Roberto Calvi y de Paul Marcinkus, vuelve a ser sospechoso de acciones bancarias dudosas y de reciclar dinero. El italiano, Angelo Balducci, un alto funcionario del Ministerio de Obras Públicas, utilizaba el IOR para esconder el dinero recibido ilegalmente, esto ahora ha desencadenado una doble investigación, por parte de las autoridades vaticanas e italianas.

La Fiscalía de Roma se ha dado a la tarea de investigar las relaciones que existen entre el IOR y diez bancos italianos. Los potentes Unicredit e Intesa San Paolo y pequeñas entidades como la Banca del Fucino, de la familia Torlonia, quienes intercambian cada día centenares de millones de euros con el IOR, el cual funcionaría como una especie de pantalla para esconder el dinero de clientes residentes fiscales en Italia y por tanto no posibles usuarios del banco vaticano.
Se sospecha que estas personas utilizan nombre falsos para abrir cuentas en una entidad a la que solo puede acceder el personal dependiente de la Santa Sede, las nunciaturas apostólicas y las congregaciones religiosas. La investigación interna abierta por las autoridades vaticanas ya ha permitido descubrir entre los titulares de cuentas a personajes como Giulio Andreotti, mientras que otros aparecen con el nombre de santos y beatos.
Según el diario La Reppublica, desde el año 2004, “cerca de 180 millones de euros circularon en unos dos años”, sin que se haya informado sobre la identidad de los autores de la transacción.
En las operaciones que realiza el IOR con los institutos de crédito italianos no aparece casi nunca la persona física o jurídica mandante. Según la legislación italiana, pueden haberse infringido tres de las obligaciones de los intermediarios financieros: identificación de quien hace una transacción, registro de los datos en un archivo único informatizado y comunicación de operaciones sospechosas.
Los fiscales Nello Rossi y Stefano Rocco Fava, no pueden intervenir en el banco vaticano, entidad extranjera a todos los efectos, por lo que no se descarta una rogatoria internacional como con la investigación de los fondos negros de Balducci.
F: lavozdegalicia.es

Comunicado Vaticano sobre el encuentro de Benedicto XVI y Hans Küng

El Vaticano S. A.

El Vaticano S. A.

Hace mucho tiempo que se sabe que Pío XII de piadoso tuvo poco, se mostró calculador y, por decirlo de manera diplomática, su comportamiento durante la Segunda Guerra Mundial fue equívoco. Ya en los años 60, el drama documental El vicario , de Rolf Hochhuth, que produjo batallas campales entre los asistentes, junto a una enorme controversia mediática, lo acusaba por omisión al no haber abierto la boca frente a las atrocidades de Hitler. Pero esa pieza teatral representada en una época muy cuestionadora, semeja la inocencia de un kindergarten en comparación con el cúmulo de tremebundas hipótesis que elabora el mexicano Pedro Ángel Palou en El dinero del diablo (ed. Planeta ), novela finalista de un conocido premio literario. La obra pretende bucear en el interior de lo que el prosista entiende como los aterradores secretos, los diabólicos designios, las tenebrosas prácticas del Vaticano. Palou es un prolífico autor que ha publicado más de 30 libros, especializándose en la historia de México y en una variada gama de tópicos, por los que ha logrado galardones surtidos en su patria. Asimismo, es un destacado funcionario que ha ocupado importantes puestos de gobierno y también ha sido editor, periodista, chef, árbitro de fútbol y conductor de televisión.

A juzgar por sus títulos previos, imposibles de enumerar dada su copiosidad, El dinero… pertenece a la vertiente policial de Palou, ya explotada con anterioridad. La intriga debe ser uno de los escasos textos escritos por un hispanoamericano que, a falta de un término mejor, habría que calificar como ficción sobre crímenes eclesiásticos.

El padre Ignacio Gonzaga, miembro de la Compañía de Jesús, prefiere la acción a las cavilaciones ascéticas y asiste a los refugiados iraquíes en Amán, Jordania. Un asesinato en Roma lo convoca a la Ciudad Eterna por mandato del Superior de la congregación. El sacerdote no tarda un segundo en convencer a la doctora Shoval Revach, bellísima forense israelí, para que lo acompañe a Italia. Mientras ambos beben whisky en el bar del hotel Crown Plaza de Jerusalén, Gonzaga recuerda a Pedro Arrupe, a quien venera por haberlo convertido en un eficaz soldado de la fe. El motivo de que su presencia se requiera de inmediato en el Borgo del Sancto Spirito es la decapitación de Jonathan Hope, bondadoso fraile dedicado a las investigaciones históricas. La única forma de justificar a Shoval es hacerla pasar por enfermera. Pietro Francescoli, secretario privado del general jesuita, asiente bajo condición de que la mujer vista hábitos de monja, a lo que ella accede gustosa.

A medida que una serie de macabros homicidios ponen a prueba a la singular pareja, a la jerarquía y al mismísimo Santo Padre, nos trasladamos al fatídico período 1929-1939. Durante esa aciaga década se gestó la actual Santa Sede bajo el pontificado de Achille Ratti -Pío XI-, quien firmó el Tratado de Letrán con Mussolini. Y ascendió en el poder Eugenio Pacelli -Pío XII-, el cual enfrentó una complejísima situación. Palou lo responsabiliza por el triunfo político del Führer en 1933, un disparate mayúsculo, aunque originalísimo o, peor aún, le atribuye la muerte de su predecesor por envenenamiento, algo que resulta hilarante. En un estilo bilioso, estridente, nos presenta una trama donde todo es conspirativo e impenetrable. Puede ser cierto que el trono de San Pedro tenga manchas y verdadero que el pasado de la Iglesia sea oscuro; aún así, bombardear al lector con nombres de sectas tan pintorescas como Orden Negra o Sodalitium Pianum, entreveradas con citas a Jeremías, Judit, San Marcos, los Salmos, colma la paciencia de cualquiera, porque nada queda en claro. Las finanzas del Papado han sido problemáticas y Palou resuelve el tema en una persona: Bernardino Nogara, un judío converso que transforma al estado pontificio en una sociedad anónima con recursos ilimitados o, en palabras de hoy, una transnacional insaciable.

El dinero… , al carecer de mínima coherencia, descansa progresivamente en la acumulación de episodios sangrientos, letales, que añaden confusión a un cuadro que nació desordenado, revuelto. A pesar de lo dicho, Palou es entretenido y escribe con soltura, apelando a la morbosidad y a las expectativas más indiscretas. El género negro no se enriquece con esta contribución, aun cuando podría sostenerse que sus insólitos componentes aportan al surgimiento de una nueva corriente policíaca: las conjuras paranoico-religiosas.

© El Mercurio S.A.P

http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id={4a09c3e4-68ec-454e-9a83-14867847a3ae}

El Mundo Mágico de Harry Potter cobra vida

View this document on Scribd

Los Simpson y reconocimiento que les faltaba: el del Vaticano

Posted: 28 Dec 2009 05:17 PM PST

¡PERO ESTO ES EL COLMO! COMO SI LOS SIMPSON NO FUERAN LO SUFICIENTEMENTE INSULTANTES CONTRA LA RELIGIÓN Y LA MORAL..¡Y ENCIMA L´OBSSERVATORE ROMANO, LA NUEVA REVISTA DE LA FARÁNDULA , LOS RECONOCE!!!

El periódico L´Osservatore Romano destacó virtudes de los personajes creados por Matt Groening y que buena parte del planeta no sabría cómo reírse sin ellos. Aplaudió la postura irreverente y mordaz acerca de la religión organizada.

Era el único reconocimiento que le faltaba a Los Simpson en su temporada número 20 y es el que menos esperaba Matt Groening. Nada menos que L´Osservatore Romano, el periódico vaticano, fue el que celebró su vocación filosófica y su postura irreverente y mordaz acerca de la religión organizada.

Sin Homero Simpson y sus vecinos amarillos -dice la publicación en un artículo titulado “Las virtudes de Aristóteles y la dona de Homero”- buena parte del planeta no sabría cómo reírse. También felicitó al programa animado, el más longevo de la TV de su país, por la posibilidad de acercar los dibujitos a una audiencia adulta.

El show se apoya en un “guión realista e inteligente”, se dice allí, aunque L´Osservatore… expresa también sus reparos ante “el lenguaje vulgar y la violencia de ciertos episodios y algunas decisiones extremistas de los autores”.

La religión aparece tan frecuentemente en Los Simpson, desde los sermones soporíferos del reverendo Alegría hasta las charlas cara a cara de Homero con Dios, que sería posible recabar una “teología simpsoniana”. La confusión e ignorancia religiosa del patriarca del programa son un acabado reflejo de “la indiferencia y también la necesidad que siente el hombre moderno frente a la espiritualidad”, según sostiene el diario italiano.

Diálogo con Dios

Entre los momentos más memorables de la serie, L´Osservatore… recuerda aquel grito desesperado de Homero, que pide al cielo: “No soy un hombre religioso, pero si estás allí arriba, ¡sálvame Superman!”, cuando reflexiona sobre que el personaje encuentra en Dios su último refugio. “Aunque a veces se equivoca al nombrarlo, son sólo pequeños detalles: ellos se conocen muy bien.”

La serie culminará su temporada número veinte con una gran campaña promocional en Fox, que teñirá su pantalla de amarillo (al menos en los Estados Unidos) para celebrar su permanencia en la cultura popular de todo el mundo. Este último fenómeno será el tema de un documental de una hora dirigido por Morgan Spurlock (aquel de Super Size Me) con testimonios de los muchos artistas y pensadores en los que ha influido a lo largo de los años.

Fuente: AP

radiocristiandad.wordpress.com

Roma exhibe «Virgen con el Niño», la obra más misteriosa de Miguel Ángel

Roma exhibe «Virgen con el Niño», la obra más misteriosa de Miguel Ángel

La obra de Miguel Ángel Estará en los Museos Capitolinos hasta el 10

Religión Digital,07/12/09 – Roma exhibe desde hoy una de las obras más misteriosas del pintor, escultor y arquitecto renacentista Miguel Ángel Buonarroti, la “Virgen con el Niño”, que se conserva en el museo de la casa natal del artista en Florencia.
La obra, un boceto a lápiz de 54 por 39 centímetros, se exhibirá en los Museos Capitolinos hasta el 10 de enero, en lo que las autoridades del Ayuntamiento de la capital italiana han definido como un “homenaje a Roma” con motivo de la fiesta de la Inmaculada Concepción y de la Navidad.
La directora de la Fundación Casa Buonarroti, Pina Ragionieri, explicó que se trata de una pieza “misteriosa” porque, aunque comúnmente se la considera un boceto, no se sabe a ciencia cierta para qué obra lo fue o si abandonó el proyecto sin terminar.
De hecho, casi lo único que se conoce de la “Virgen con el Niño” es que salió de la mano del genial pintor florentino y que ha permanecido como propiedad de la familia Buonarroti hasta hoy, aunque en el siglo XIX se realizaron sobre ella agresivas intervenciones.
Este rasgo, que expresa “una maternidad demasiado dolorosa para concluir la relación de amor con el hijo” es “muy propio” de Miguel Ángel, cuyas obras se distinguen de las de los demás artistas renacentistas por su “extraordinaria profundidad”, en opinión de Ragionieri. Sin embargo, en el papel se encuentran pruebas que demuestran que el genio florentino probó una composición “rafaeliana”, en la que la Virgen dirige el rostro amoroso hacia la figura del Niño.
Este dato, al igual que los distintos trazos que se distinguen en la cabeza del Niño, sirven para revelar la “meditación constante” del artista, que se planteaba en continuación “si la Virgen debe mirar al Niño, si no; si debe amamantarle o si no”, dijo Ragionieri.
También se desconoce el año en que fue compuesta esta misteriosa obra, aunque los investigadores la datan en torno al 1525, cuando Miguel Ángel trabajaba para la familia Medici en la Sacristía Nueva de la iglesia de San Lorenzo, en Florencia. Por aquel momento, Miguel Ángel ya era un artista consagrado y había pintado su obra maestra, los frescos del techo de la Capilla Sixtina, en Roma, que poco después completaría con el del Juicio Final, tras el altar.
Una de las obras cumbre del Renacimiento, que Miguel Ángel realizó en la misma ciudad en la que ahora pasará la Navidad una de sus pinturas consideradas menores, pero de tanta fuerza y con tal halo de misterio como sólo la mano de genio florentino pudo darle

fuente: Religion digital

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.347 seguidores