El Mundo Mágico de Harry Potter cobra vida

Ver este documento en Scribd

El Juicio De Satanás y Los Ángeles Caídos

El Juicio De Satanás y Los Ángeles Caídos

A.Introduccion:

El destino de los malvados es la separación eterna de Dios, y eterno sufrimiento, conocido con el nombre de muerte segunda. Debido a su terrible naturaleza, es una materia de la cual uno instintivamente retrocede, y sin embargo, es asunto que se debe afrontar, puesto que se trata de una verdad positiva de la revelación divina. De ahí que el Cristo tierno y amoroso advirtió a los hombres con respecto a los sufrimientos del infierno. Lo que dijo con referencia a la esperanza del cielo podría aplicarse muy bien a su enseñanza relativa a la existencia del infierno. “Si así no fuera, yo os lo hubiera dicho.” Juan 14:2.

El infierno es un lugar de extremo sufrimiento (Apocalipsis 20:10), recuerdo y remordimiento (Lucas 16:19-31), deseos insatisfechos (Lucas 16:24), me­nosprecio (Daniel 12:2), malas compañías (Apocalipsis 21:8), desesperanza (Proverbios 11:7; Mateo 25:41).[1]

B. EL JUICIO DE SATANÁS EN LA CRUZ

El conflicto entre Dios y Satanás comenzó con la caída de Satanás de su estado original de santidad mucho antes que Adán y Eva fueran creados (véase capítulo 22). A través de la historia del hombre, cayeron sobre Satanás varios juicios, incluyendo el juicio del Huerto de Edén que fue infligido a la serpiente y el pronunciamiento de Génesis 3:15 que anunciaba la caída definitiva de Satanás. Allí Satanás fue informado de que la simiente de la mujer «te herirá en la cabeza y tú le herirás el calcañal». Esto se refería al conflicto entre Satanás y Dios que trajo como resultado la crucifixión de Cristo. Aunque Cristo murió en la cruz, fue levantado de entre los muertos, y a esto se refiere el «tú le herirás el calcañal». Por contraste, Satanás sufrió una herida mortal que le significará su derrota total, expresada en la frase «te herirá en la cabeza». Cristo, en su muerte, logró una victoria duradera sobre Satanás.

En Juan 16:11 se hace referencia a esta misma verdad, donde Cristo señala que el Espíritu Santo, cuando venga, convencerá al mundo «de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado». El juicio de Satanás fue pronunciado en la cruz, y Satanás fue declarado culpable de rebelión contra Dios, lo que hizo necesario el sacrificio de Cristo con el fin de salvar a los hombres caídos.

Un incidente anterior en la vida de Cristo también anunció la victoria de Cristo sobre Satanás. Cuando regresaron los setenta que había enviado a predicar, ellos dijeron en Lucas 10:17: «Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.» Cristo les respondió: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo» (10:18). Este era un anuncio profético de la derrota final de Satanás.

C. SATANÁS, EXPULSADO DEL CIELO

En el comienzo de la Gran Tribulación, cuarenta y dos meses antes de la segunda venida de Cristo, según Apocalipsis 12:7-9, ocurre una guerra en el cielo entre Miguel, el jefe de los santos ángeles, y Satanás, descrito como el dragón, y sus ángeles (llamados ángeles caídos). Satanás y los ángeles caídos son derrotados, y «fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él» (Ap. 12:9).

Como se dice en Apocalipsis 12:10, Satanás ha estado incesantemente ocupado en acusar a los hermanos, y «los acusaba delante de nuestro Dios día y noche». La obra acusadora de Satanás se presenta por primera vez en las Escrituras en el libro de Job, y llega a su fin con el anuncio del juicio definitivo que habrá en su contra. A partir de este punto en el programa profético, aproximadamente cuarenta y dos meses antes de la segunda venida de Cristo (cf. Ap. 12:6), Satanás y los ángeles impíos quedan por fin excluidos del cielo. La derrota de Satanás, que comenzó cuando fue incapaz de tentar exitosamente a Cristo, hecha evidente por la expulsión de demonios realizada por Cristo y sus seguidores y asegurada por la muerte de Cristo en la cruz, ahora se acerca rápidamente a su clímax. Satanás, ya juzgado y declarado culpable, ahora está a punto de ver ejecutado el juicio en su contra.

D. SATANAS, ATADO Y ECHADO EN EL ABISMO

En la segunda venida de Cristo se ejecuta el juicio condenatorio no sólo sobre un mundo blasfemo y sus gobernadores, sino también sobre Satanás y los ángeles caídos. En Apocalipsis 20:1-3 Juan escribe: «Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.»

En esta gráfica visión se registra un nuevo avance en el juicio de Satanás. Juan no solamente ve a Satanás atado y arrojado en el abismo siendo confinado allí, sino que se da también la razón de esta acción. El propósito es que Satanás sea incapaz de engañar a las naciones hasta que se hayan cumplido mil años y haya llegado a su término el reino milenial. Aunque esta verdad se le da a Juan en una visión, la interpretación es clara. Satanás es incapacitado para que no engañe más al mundo como lo hizo desde que Adán y Eva fueron creados.

La presentación vívida de Satanás atado durante mil años —lo que dura el reinado de Cristo— es otra evidencia importante de que el reino milenial todavía es futuro y que no debe ser identificado con ningún reinado presente de Dios. En las Escrituras es muy obvio que Satanás ahora no está atado, como se vio en el estudio previo de Satanás (véase el capítulo 23). Cualquier cumplimiento literal de Apocalipsis 19 – 20 exige que ocurra primero la venida de Cristo e inmediatamente después sea atado Satanás. En Apocalipsis 20 se menciona seis veces el período de mil años, señalando los acontecimientos que la preceden y los que la suceden. El encadenamiento de Satanás ocurre, muy claramente, antes del comienzo de los mil años.

Aunque nada se dice en este pasaje acerca de los ángeles caídos, se puede suponer que en este punto también son confinados, así como también fueron expulsados del cielo junto con Satanás cuarenta y dos meses antes. En ningún pasaje milenial se habla de actividad satánica hasta el mismo fin, cuando Satanás es desatado por un poco de tiempo.

E. EL JUICIO FINAL DE SATANÁS

Apocalipsis 20:7 dice: «Cuando mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión.» El versículo siguiente declara que «saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de congregarlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar». Conducidos por Satanás, muestran ahora su verdadero color una multitud de personas que habían profesado sólo exteriormente seguir a Cristo. Estos son hijos nacidos en el milenio, forzados por las circunstancias a profesar fe en Cristo, pero realmente jamás habían tenido el nuevo nacimiento. Ahora, en abierta rebelión, «rodean el campamento de los santos y la ciudad amada», Jerusalén. Su suerte es un juicio inmediato y, según Apocalipsis 20:9, «de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió».

Según el versículo 10, inmediatamente después, «el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos». Esta es la condenación final de Satanás, porque su destino es el fuego eterno preparado por Dios para el diablo y sus ángeles (Mt. 25:41).

Los ángeles caídos también son juzgados, porque siguieron la rebelión original de Satanás contra Dios (Is. 14:12-17; Ez. 28:12-19). Según 2 Pedro 2:4, «Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio». El infierno aquí se refiere al Tártaro, lugar de castigo eterno, y no’ al Hades, donde van los muertos impíos antes de ser, arrojados en el lago de fuego (Ap. 20:13, 14).

El juicio de los ángeles también se menciona en Judas 6, donde se hace la siguiente revelación: «Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.» Cuando esta afirmación se pone al lado de otros pasajes que se refieren a la caída y el juicio de Satanás y los ángeles impíos, se ve claramente que —aunque Satanás y algunos de los ángeles tienen una cierta medida de libertad y debido a ello conduce a una guerra incesante contra los santos ángeles y el pueblo de Dios sobre la tierra— hay ángeles que están encadenados y no tienen libertad. Sin embargo, todos están destinados para el juicio del gran día, refiriéndose al juicio de Satanás y todos los ángeles caídos que ocurrirá al final del reino milenial.

Aunque en la providencia de Dios Satanás y los ángeles caídos han ejercido gran poder e influencia en el mundo y se han opuesto incesantemente a Dios, su derrota final es cierta y el juicio eterno la seguirá. Sin embargo, los cristianos afligidos por Satanás, como Job en el Antiguo Testamento, pueden descansar en el hecho de que su victoria final está asegurada y que los enemigos de Dios serán juzgados a su debido tiempo. El hecho de que la bestia y el falso profeta hayan sido echados en el lago de fuego al iniciarse el milenio y aún estén allí cuando éste termina, demuestra que el castigo es sin fin. Las Escrituras enseñan claramente que hay sólo dos resultados finales en los juicios, uno la eterna bienaventuranza del cielo y el otro el tormento sin fin en el lago de fuego.[2]

F.Puntos de vista falsos

1.Universalismo.

Según este punto de vista, todos serán finalmente salvos. El que Dios es demasiado amoroso como para excluir a nadie del cielo parece ser su alegato. La teoría se contradice por pasajes tales como Romanos 6:23; Lucas 16:19-31,Juan 3:36 y otras. Es, en realidad, una misericordia el que Dios excluya a los pecadores del cielo, puesto que un pecador contaminado se sentiría tan infeliz en el cielo, como un creyente en el infierno.

2. Restauración.

Según este punto de vista, el castigo en el infierno no es eterno, sino un acontecimiento transitorio para el fin de purificar al pecador y capacitarlo pnra el cielo. Si este fuera el caso, el fuego del infierno tendría más poder o eficacia que la sangre de Cristo. Además, la experiencia nos enseña que el cantillo en sí mismo no es regenerativo; puede restringir, pero no transfor­mar.

Los maestros de esta escuela afirman que la palabra eterno en el idioma griego significa que durará por una edad, pero no eternamente. Pero de acuerdo con Mateo 25:41, si el castigo de los malvados tiene fin, también lo tendrá la felicidad de los justos.

Al cuestionamiento de si el infierno es eterno o no, los ortodoxos orientales lo explican de esta manera:

El cuerpo será semejante al cuerpo de Cristo resucitado: sin pesantez y sin impenetrabilidad. Ya en esta vida, la ascesis conduce gradualmente al estado de pre-resurrección. San Pablo habla del arte de verse el rostro descubierto, y el juicio es la visión total del hombre entero. San Isaac habla asimismo del juicio por el amor que todo lo abrasa. “Los pecadores no están privados del amor divino”, pero su lejanía de la fuente, su pobreza, el vacío de su corazón que es incapaz de responder al amor de Dios, les acarrean acerbos sufrimientos puesto que, tras la revelación de Dios, será imposible no amar ya a Cristo.

El evangelio emplea la imagen de la separación de las ovejas y los carneros. No existen santos perfectos, como tampoco existen pecadores en quienes no haya por lo menos algunas parcelas buenas, y este hecho, según el padre Sergei Bulgakov, nos permite conjeturar una interiorización de la noción de juicio: ya no sería una separación entre los hombres, sino en el interior de todo hombre. Así pues, las palabras sobre la destrucción, el aniquilamiento, la segunda muerte no se referirían a los seres humanos, sino a sus elementos demoníacos. Tal sería el sentido del fuego: antes purificación y curación que castigo. La amputación no es la desaparición del hombre, sino el sufrimiento de su disminución. En justicia, todos los hombres deben ir al infierno, pero también en todos ellos hay parcelas de paraíso y de infierno. La espada divina penetra en las profundidades humanas y en ellas opera una separación: así se evidencia que lo dado por Dios como don no fue recibido y actualizado. Este vacío constituye la esencia del sufrimiento infernal: el amor no realizado, la trágica no-conformidad entre la imagen y la semejanza. La complejidad de la mezcla del bien y del mal durante la vida terrestre hace inoperante toda noción jurídica, y eso nos sitúa ante al mayor misterio de la sabiduría divina. ¿Es eterno el infierno? En primer lugar, la eternidad no es la medida del tiempo y, sobre todo, no es el infinito malo, la ausencia de fin. La eternidad es el tiempo divino, es una determinación cualitativa, y así podemos decir que son distintas las eternidades del paraíso y del infierno. Es imposible concebir la eternidad como forma vacía, independiente de su contenido. Si, en el tiempo actual, panta rei, todo fluye, todo pasa, en el siglo futuro, por el contrario, la vida continuará en el sentido del crecimiento: nada pasará para desaparecer, ya que todo será enteramente positivo, digno de permanecer eternamente.

La concepción corriente de los sufrimientos eternos no es más que una opinión escolar, una teología simplista (de naturaleza penitencial), que echa en olvido la profundidad de unos textos como Juan 3, 17 y 12, 47. ¿Acaso es imaginable que, junto a la eternidad del reino, Dios prepare la eternidad del infierno, la cual, en cierto sentido, sería un fracaso del plan divino, una victoria incluso parcial del mal? San Pablo en 1 Cor 15, 55 parece afirmar lo contrario. Si san Agustín reprobaba a los “misericordes”, es porque se alzaba contra el libertinismo y el sentimentalismo. Por otra parte, el argumento pedagógico del miedo, no sólo es inoperante en la actualidad, sino que incluso puede emparejar el cristianismo con el Islam. El temblor ante las cosas santas salva al mundo de su insulsez, pero el amor perfecto ahuyenta todo temor (1 Jn 4, 18).

Podríamos decir que el infierno no existe en la eternidad, ni siquiera en el tiempo como medida, sino en su interioridad subjetiva sin fondo y fantomática. El quinto concilio ecuménico no examinó la cuestión de la duración de los sufrimientos infernales. El emperador Justiniano (que, en este caso, parecía uno de los “justos” de la historia de Jonás, a quienes decepcionó que el castigo no alcanzara a los culpables), propuso su doctrina personal al patriarca Mino en el año 543. El patriarca elaboró unas tesis contra el neo-origenismo y el papa Vigilio las confirmó. Más tarde fueron erróneamente atribuidas al quinto concilio ecuménico. Pero esta doctrina no es más que una opinión personal, y la doctrina opuesta -de los Padres Capadocios (San Gregorio Niseno, San Gregorio Nacianceno…)- nunca ha sido condenada.

Al final, Satanás se verá privado del mundo, objeto de su concupiscencia, y, al mismo tiempo, se verá limitado a su propio ser; pero éste no es ilimitado. El satanismo puro se agota cuando el sujeto se halla carente de objeto. Por el contrario, el corazón de la Iglesia -el corazón de la Teotokos- no tiene límites. San Isaac habla del corazón ardiente de amor hasta por los reptiles, incluso por los demonios. La expiación se extiende a todo el plan de la creación divina. La segunda muerte se refiere a los principios del mal, que se han desarrollado en el espacio y el tiempo: a su término, se angostan y desaparecen para siempre. Si la libertad ha permitido una deterioración pasajera, el balance final está entre las manos de Dios.

Pavel Evdokimov. “La mujer y la Salvación del mundo” Ediciones Ariel. Barcelona. 1970.

La palabra apocatástasis (salvación de todos) aparece en el Nuevo Testamento y concretamente en Hechos 3,20 ss.: «para cuando vengan por disposición del Señor los tiempos de consolación y envíe al mismo Jesucristo que os ha sido anunciado, el cual debe ciertamente mantenerse en el cielo hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas (apokatastáseos pánton) de que antiguamente Dios habló por boca de sus santos profetas». Dicha perícopa pertenece al sermón de San Pedro a los judíos en el que se acentúa la esperanza mesiánica de una nueva creación; todas las cosas serán renovadas y reinará un orden perfecto y definitivo conforme al plan de Dios.

Pero no somos ingenuos, sabemos perfectamente que también hay elementos antiapocatástasis en la literatura paulina que se pueden interpretar al revés.

¿Cómo resolvió Oriente esta contradicción?

Fácil, con la plegaria por la apocatástasis. Es decir, no se da por hecha la apocatástasis, no es segura, pero es una petición insistente del pueblo ortodoxo, una demanda al Señor que lo más probable es que se cumpla. La pedimos al Señor.

Embellece al que la pide, y lo más probable es que se cumpla (si la pedimos con todas nuestras fuerzas).

Y, sobre todo, al cumplirse, el plan de Dios se cumple por completo, sin imperfecciones. Se elude así ese viejo esquema gnóstico que cree en dos principios igual de poderosos (el bien y el mal). Si no hubiera apocatástasis, la tesis gnóstica sería válida. El bien coexistiría con el error eterno, con el mal eterno. Eso no es cristiano, ¿no? En el cristianismo el bien acaba al final con todo mal, acaba con todo error.” [4]

El doctor Maclaren hace el comentario siguiente:

Aceptando con reverencia las palabras de Cristo, como expresión de amor perfecto e infalible sabiduría, el que esto escribe teme que, en la discusión con respecto a la duración del castigo, la verdad solemne relativa a la realidad de la retribución futura se oscurezca o debilite, y el hombre arguya con respecto al “temor del Señor”, hasta dejar de experimentar sentimiento altluno con respecto a dicha retribución.

El hábito tiende a fijarse. El carácter tiende a adquirir permanencia final. Dios no obligará al hombre a salvarse en el futuro, como no lo obliga en la actualidad.

Segunda oportunidad.

Según esta teoría, todos tendrán una segunda oportunidad, para aceptar la salvación, entre la muerte y la resurrección. Sin embargo, las Sagradas Escrituras enseñan que a la muerte queda fijado el destino del hombre (Hebreos 9:27). Además, si la gente piensa que se le presentará una segunda oportunidad, ¿cuántos aceptarán la primera oportunidad, o la aprovecharán? Y si descuidan la primera oportunidad, de acuerdo con las leyes de la naturaleza humana, estarán más débiles para aceptar la segunda.

Aniquilación.

Los que propugnan esa teoría dicen que la Biblia enseña que los impíos perecerán, y que esto prueba que el castigo final consistirá en la aniquilación. Eso no puede ser cierto, porque si perecer significa ser aniquilado, entonces el hijo pródigo fue aniquilado antes de regresar a su padre, siendo que cuando comenzó a arrepentirse, dijo: “¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!” (Lucas 15:17)

Y nos dice también la Biblia que el mundo antediluviano pereció anegado en agua (2 Pe 3:6). Y,sin embargo,el mundo todavía continúaexistiendo (Sal. 78:45;Heb 2:14;Sal 31:10)

Estos textos prueban de modo concluyente que las palabras “destruir” y “consumir” no sifgnifican aniquilación.El vocablo “destrucción” significa dañar o perjudicar una cosa de tal manera que venga a ser inservible.

notas

1.Myer Pearlman, Teologia Biblica y sistematica,pag. 282,ed. Vida, ed en ingl. 1958,trad. en esp. 1992

2. Lewis Sperry Chafer,El Juicio De Satanás y Los Ángeles Caídos,seminariobierto.com

3. Teologia Biblica y sistematica,pag.282-284,op. cit

4.http://rastacalcedonico.wordpress.com/2009/02/26/el-infierno-es-eterno-o-no/

“¿Cómo, porqué y cuándo cayó del cielo Satanás?”

“¿Cómo, porqué y cuándo cayó del cielo Satanás?”

Respuesta: La caída de Satanás del cielo, está descrita en Isaías 14:12-14 y Ezequiel 28:12-18. Mientras que estos dos pasajes se refieren específicamente al rey de Babilonia y al rey de Tiro, ellos también se refieren al poder espiritual que estaba detrás de esos reyes – Satanás. Respecto a cuándo fue la caída de Satanás, estos pasajes describen por qué cayó, pero no dicen específicamente cuándo ocurrió esa caída. Lo que si sabemos es esto: Los ángeles fueron creados antes que la tierra (Job 38:4-7). Satanás cayó antes de tentar a Adán y Eva en el jardín del Edén (Génesis 3:1-14). Por lo tanto, la caída de Satanás debió haber ocurrido en algún tiempo después de que los ángeles fueron creados y antes de que él tentara a Adán y Eva en el Edén. Ya fuera que la caída de Satanás ocurriera pocos minutos, horas o días antes de que tentara a Adán y Eva en el jardín, la Escritura no lo dice específicamente.

El libro de Job nos dice que al menos por un tiempo, Satanás aún tenía acceso al Cielo y al trono de Dios. “Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De Dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo; De rodear la tierra y de andar por ella.” (Job1:6-7). Aparentemente en ese tiempo, Satanás aún se movía libremente entre el cielo y la tierra, hablando directamente con Dios y respondiendo por sus actividades. Se desconoce en que momento, Dios suspendió este acceso.

¿Por qué cayó Satanás del cielo? Satanás cayó por su orgullo. Él deseaba ser Dios, no un siervo de Dios. Nótense las muchas declaraciones referentes al “yo” que se mencionan en Isaías 14:12-15. Ezequiel 28:12-15 describe a Satanás como un ángel increíblemente bello. Parece ser que Satanás era el más alto de los ángeles, la más hermosa de todas las creaciones de Dios, pero él no estuvo contento con su posición. En lugar de ello, Satanás deseaba ser Dios, para esencialmente “quitar a Dios de Su trono” y tomar el control del universo. Satanás quería ser Dios, y resulta muy interesante ver que fue precisamente eso, con lo que Satanás tentó a Adán y Eva en el jardín del Edén (Génesis 3:1-5). ¿Cómo cayó Satanás del cielo? En realidad, una caída no es una descripción exacta. Sería mucho más preciso decir que Dios echó a Satanás fuera del Cielo (Isaías 14:15; Ezequiel 28:16-17).

gotquestions.org

Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

“No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11:9).

Cuando Jesucristo regrese, los reinos del mundo vendrán a ser “de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). El mundo de Satanás, basado en la mentira y el engaño, será destruido, reemplazado por el reino de la verdad y de la luz.

Para captar la magnitud de la transformación que ocurrirá con el establecimiento del Reino de Dios, necesitamos entender la magnitud del engaño que por siglos ha llevado a cabo Satanás. Es difícil comenzar siquiera a ver la facilidad con que se ha introducido en todas partes el engaño que nos ha afectado desde que nacimos. Al fin y al cabo, una persona engañada no sabe que está engañada. Para esa persona ¡el engaño es lo que le parece normal, y la verdad es lo que le parece extraño!

Necesitamos entender el hecho de que Satanás ha manipulado y engañado constantemente a la humanidad en todas las formas imaginables. Las profecías del Apocalipsis apenas describen lo que debe ocurrir para que el Reino de Dios sea establecido. Un mensaje que es claro y evidente es que Cristo tendrá que derribar casi todo y comenzar de nuevo. Será la única forma de desarraigar hasta el último vestigio del sistema de Satanás.

Derribar todo y comenzar de nuevo

Cuando leemos todo el Apocalipsis aprendemos que no son sólo los engaños obvios —tales como los satánicos sistemas políticos y religiosos del tiempo del fin— que deben ser desarraigados y destruidos.

Al regreso de Cristo todo tendrá que ser derribado, todo tendrá que ser borrado. Él comenzará de nuevo. Todo lo que Satanás ha podido edificar —gobiernos; sistemas políticos, educativos y económicos; diversión; sistemas de comunicación e información; cualquier forma de sociedad y civilización que hayamos inventado o establecido en el transcurso de la historia del hombre— debe ser reemplazado con algo infinitamente superior.

¿Por qué? Porque todo en este mundo ha sido edificado sobre bases erróneas. Está fundado en los engaños y mentiras de Satanás; ha sido construido de acuerdo con sus principios, según sus especificaciones, podríamos decir. Virtualmente nada de los sistemas de este mundo ha sido edificado con la guía y la dirección de Dios.

Este no es el mundo de Dios. No es su sociedad. No es su civilización. No fue construido con sus principios, leyes y forma de vida. Satanás ha engañado al mundo por muchos siglos y lo ha organizado según sus propios valores y no según los de Dios.

El engaño de Satanás es activo y constante. Cada paso que da ha llevado a la humanidad más lejos de Dios y de sus instrucciones para nosotros. Cada generación ha sido construida sobre la base de un engaño previamente establecido. Así como Satanás ha engañado al mundo entero en el pasado, está engañándolo ahora y va a continuar haciéndolo hasta que Dios lo quite de en medio al regreso de Jesucristo. Entonces todo lo que ha construido tendrá que ser destruido y borrado por completo.

No es nada agradable, pero mucha de la destrucción horripilante y de la tremenda devastación que el mundo tendrá que sufrir, como está descrita en el Apocalipsis, es parte del juicio de Dios sobre el hombre y su civilización. Como dijimos anteriormente, cuando Satanás vea que el fin de su reinado está cerca, emprenderá una frenética campaña de destrucción en un tremendo esfuerzo por impedir que Jesucristo regrese. Pero lo que quede del imperio de Satanás será destruido completamente por Jesús cuando asuma su papel de Rey de reyes y Señor de señores.

Así como un edificio nuevo no puede construirse sobre el fundamento medio destruido de una estructura corroída, Dios debe arrasar completamente los restos de la obra de Satanás antes de que pueda construir algo nuevo.

Una nueva clase de gobierno

Al retorno de Jesús, aquellos que hayan sido siervos fieles de Dios a lo largo de los siglos —aquellos que hayan resistido con éxito el engaño de Satanás y su rebelión— serán resucitados a la inmortalidad (1 Corintios 15:50-54; 1 Tesalonicenses 4:16). En referencia a estas personas la Palabra de Dios dice: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6).

Como hemos visto, Cristo regresará para reinar aquí en la tierra (Zacarías 14:4, 9). Apocalipsis 5:10 nos dice lo siguiente al hablar de aquellos que serán resucitados para estar con él: “Y nos has hecho para nuestro Diosreyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra”. Para sus fieles siervos, Dios tiene en mente un extraordinario propósito. No están destinados a una vida de pereza y de tedio en el cielo por la eternidad. Dios los ha llamado y los está preparando para una gran responsabilidad: para reinar con Cristo como reyes y sacerdotes, ¡para construir una civilización según los parámetros de Dios, perfecta y justa, aquí en la tierra!

El Reino de Dios va a ser un reino literal que regirá sobre toda la tierra. Daniel 7:27, al referirse al establecimiento de este reino, nos dice que “el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, [será] dadoal pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán”.
El versículo 14 nos dice aún más claramente que éste será un gobierno literal, mundial. Daniel describe cómo Dios le dará a Jesús, el Mesías, la autoridad y la responsabilidad sobre la tierra: “Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido”.

Durante muchos siglos el sistema de gobierno de la humanidad ha demostrado ser incapaz de resolver tantos problemas que afrontamos. Ahora, éste será reemplazado por un gobernante y por una forma de gobierno que por fin los resolverá. Jesucristo regirá personalmente todos los pueblos de la tierra.

Esta verdad fundamental es el meollo del evangelio —las buenas nuevas— que Jesús enseñó. La perspectiva de su mensaje es el anuncio de un venidero gobierno mundial (Lucas 21:31), que no será administrado por personas ciegas que han sido engañadas por Satanás. No será regido por seres humanos egoístas, sino por Jesucristo mismo (v. 27).

Una civilización centrada en Dios

En el Antiguo Testamento podemos leer decenas de profecías en las que los profetas hebreos hablaron acerca de esta maravillosa época. Una que describe muy claramente las diferencias entre el mundo del mañana y el mundo actual se encuentra en Isaías 11:9: “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte, porque la tierra será llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar”.

El mundo actual está lleno de dolor y destrucción. Está cegado al conocimiento de Dios que tan desesperadamente necesita. Cuando Satanás sea quitado de en medio, juntamente con su actitud de vanidad, celos, avaricia, egoísmo y hostilidad, la humanidad podrá empezar a aprender lo que es la paz y después a disfrutarla. Satanás ya no estará cegando al mundo y envolviéndolo en tinieblas espirituales. Este mundo por fin experimentará lo que significa estar libre de la esclavitud espiritual de Satanás (Juan 8:32). La gente por fin podrá aprender los principios de Dios y la forma correcta de vivir, el camino para prevenir y quitar el dolor y la miseria.

El profeta Miqueas describió esta época de paz sin precedentes: “Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa del Eterno será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte del Eterno, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Eterno. Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca del Eterno de los ejércitos lo ha hablado” (Miqueas 4:1-4).

Cuando desaparezca la ceguera provocada por Satanás, los hombres, mujeres, niños y niñas en todo lugar comenzarán por fin a reconocer las bendiciones que vienen por seguir los caminos de Dios. Ansiosamente acudirán a Jerusalén, la ciudad capital de Cristo, para aprender de sus caminos y forma de vida.

Profecías acerca del reinado de Cristo

En uno de los pasajes más conocidos y menos entendidos de la Biblia, el profeta Isaías nos describe cómo será Jesús como gobernante: “. . . Y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo del Eterno de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6-7).

En contraste con la injusticia, la incompetencia y la opresión que con tanta frecuencia caracterizan a los gobiernos de la actualidad, el juicio y la justicia serán las características principales del venidero reinado de Cristo. Una epidemia nueva, benigna, inundará el mundo en gran beneficio de los matrimonios, las familias, las comunidades y las naciones. Será una epidemia de paz. Como Isaías lo profetizó, la paz no tendrá límite bajo el reinado de Jesucristo (v. 7). El Príncipe de paz traerá la calma y el bienestar a un mundo que nunca ha conocido la paz duradera.

Bajo el reinado justo de Cristo, la humanidad por fin aprenderá los caminos de Dios y experimentará una paz maravillosa. Las instituciones educativas les enseñarán a las personas cómo deben conducir sus vidas, no solamente cómo ganar lo necesario para vivir. Los principios bíblicos para las relaciones duraderas y estables, serán explicados en todas partes. Innumerables millones de personas que nunca han conocido las leyes y los caminos de Dios en un mundo cegado por Satanás, por fin tendrán acceso a este conocimiento maravilloso y salvador. 

El reinado milenario y lo que seguirá después

Cristo introducirá un reino literal, el Reino de Dios, aquí en la tierra. Pero este no es el fin de todo. Veamos lo que se nos dice en Apocalipsis 11:15: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos”. 

Jesucristo va a reinar sobre las naciones en un reino literal de 1.000 años (Apocalipsis 20:3-7). Y además se nos dice que “él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). En otras palabras, el reinado de 1.000 años, llamado comúnmente el Milenio, es tan sólo el comienzo del reinado eterno de Jesús en el Reino de Dios.

De hecho, el reinado que Cristo compartirá con los santos resucitados durante ese tiempo tendrá el propósito de ofrecerle a la humanidad la oportunidad de entrar en el eterno Reino de Dios. Millones de seres humanos físicos en el momento del regreso de Cristo habrán sobrevivido a la devastación de los acontecimientos profetizados para el tiempo del fin, y después de esto varias generaciones nacerán y vivirán en el Milenio. A todos ellos se les dará la oportunidad de recibir la vida eterna, de ser cambiados de su vida y cuerpos físicos a una existencia espiritual para entrar en el eterno Reino de Dios.
Cuando Jesús enseñó acerca del Reino de Dios, dijo claramente que sería un reino eterno, no uno que tan sólo duraría 1.000 años. En Mateo 19:16 leemos acerca de un joven rico que le hizo a Jesús una pregunta fundamental: “Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. Jesús le explicó además que debía “ser perfecto” (v. 21). Cuando se hizo claro que el joven no haría todo lo que se requería, Jesús dijo que “es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios” (v. 24). Aquí, entrar en el Reino de Dios es equivalente a recibir la vida eterna.

Sí, en el reinado milenario de Cristo millones de seres humanos tendrán la oportunidad de ser salvos y de entrar en el eterno Reino de Dios. El Milenio, una época de paz, felicidad y prosperidad sin paralelo en la historia, será tan sólo un anticipo de un reino eterno más grande aún.

Aunque muchas personas lo ignoran, Dios estableció una serie de fiestas que simbolizan cómo él va finalmente a reconciliar la humanidad consigo mismo. En el proceso representado por los festivales aprendemos por qué Dios permitirá que Satanás exista hasta que Jesucristo regrese a la tierra a establecer el Reino de Dios. 

El último papel de Satanás

La Biblia revela además que Satanás desempeñará un último papel después del regreso de Cristo y el establecimiento del Reino de Dios. Anteriormente leímos que Satanás sería atado “para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años”. Pero luego, “después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:3).

Durante el Milenio nacerá mucha gente, y no se verá expuesta a la influencia de Satanás; sólo conocerá el camino de Dios. Sin embargo, las Escrituras nos revelan que Dios nos prueba para saber si lo obedeceremos de todo corazón o no (Deuteronomio 8:2; Apocalipsis 2:10). Una forma por la que lleva a cabo esto es cuando nos permite escoger entre el bien y el mal (Deuteronomio 30:19). En el Apocalipsis se describe una forma en que esto se cumplirá al final del Milenio.

Veamos lo que ocurrirá: “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió” (Apocalipsis 20:7-9).

Dios no nos revela si esta es la única prueba que llevará a cabo durante el Milenio con el fin de separar a aquellos que sinceramente desean obedecerlo y seguirlo, de aquellos que no quieren. Pero será de verdad la última prueba y la más significativa. Será parte fundamental del proceso del juicio, para determinar de una vez por todas si algo de las actitudes y pensamientos de Satanás todavía permanece en la tierra. Aquí, al final del Milenio, aquellos que sigan a Satanás serán reunidos y destruidos de una vez por todas. Ya no se les dará más oportunidad a los seres humanos de que escojan los caminos satánicos y perversos.

Luego viene el momento en que Satanás será restringido para siempre. “El diablo, que los había engañado, será arrojado al lago de fuego y azufre, donde también habrán sido arrojados la bestia y el falso profeta. Allí serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (v. 10, Nueva Versión Internacional). Nunca jamás se le permitirá volver a engañar a nadie.

Cielo nuevo y tierra nueva

Al final, sólo quedarán Dios y los que hayan escogido sus caminos en lugar de los de Satanás. En el Apocalipsis, Juan describe otra secuencia increíble de acontecimientos después de los mil años de reinado de Cristo. “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más” (Apocalipsis 21:1).

En este nuevo mundo, “el tabernáculo de Dios [estará] con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios” (v. 3). Del reinado de Satanás como “dios de este siglo” (2 Corintios 4:4), no quedará ni el recuerdo.

Apocalipsis 21:4 nos dice cómo será el mundo cuando ya no exista la influencia de Satanás: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”.

¿Existe realmente el diablo? Sí, ¡absolutamente! Pero Dios nos asegura que habrá un tiempo en el que Satanás y su obra —el sufrimiento físico, la miseria, la angustia mental y los lamentos que trae a la humanidad— ya no existirán más. ¡Que todos tengamos la sabiduría, la fortaleza y el amor por la verdad para resistir su engaño y poder ver ese momento! BN

Serie “Existe realmente el diablo”

  1. ¿Existe Realmente el Diablo?
  2. El Enemigo de la Humanidad
  3. ¿Está Engañado Todo el Mundo?
  4. ¿Creó Dios al Diablo?
  5. Halloween Night. Enlaces relacionados
  6. ¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?
  7. Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente
  8. ¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?
  9. Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte
  10. La Caída del Reino de Satanás
  11. Satanás: El Gran Falsificador
  12. Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

Satanás: El Gran Falsificador

Satanás: El Gran Falsificador

No existe un engañador más grande que Satanás; no tiene rival. Además de ser un estafador consumado, es también un hábil falsificador.

Veamos las advertencias del apóstol Pablo a los cristianos en Corinto: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (2 Corintios 11:3-4).

Aquí Pablo describe tres formas en que Satanás emplea ingeniosas falsificaciones de la verdad para engañar aun a los cristianos.

• Primero presenta a Jesús de una manera bastante diferente del que está revelado en la Biblia. El efecto es la creación de otro Jesús, un falso Mesías. Este es el Jesús del que oye hablar la mayoría de la gente en la actualidad, un Cristo falsificado, diferente del Jesucristo de la Biblia. 

Desgraciadamente, la mayor parte del cristianismo tradicional está basada en este falso Cristo.

• La segunda forma del engaño de Satanás es que hace ver la demostración natural de las emociones humanas —o, en algunos casos, la influencia directa de los demonios— como si fueran manifestaciones del Espíritu de Dios. Cada año se engañan con esto centenares de miles de personas. Se dejan impresionar por lo que ven o sienten, en lugar de analizarlo a la luz de los frutos del Espíritu de Dios, tal como aparecen en Gálatas 5:22-23, y de ver si concuerda con la enseñanza de la Palabra de Dios (Isaías 8:20).

El verdadero Espíritu Santo es el poder de Dios (Hechos 1:8; 2 Timoteo 1:7), por medio del cual “los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:24). Ese Espíritu no es la expresión de emociones humanas o la comunicación con el mundo de los espíritus (demonios); tampoco es la tercera persona de la Deidad. Más bien, es por medio del poder del Espíritu Santo que “Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:13).

• La tercera forma que Satanás emplea es la perversión del evangelio de Jesús, que parece ser su recurso más efectivo para mantener cautiva a mucha gente en su engaño mortal. Jesús explicó que tan pronto como las personas empiezan a responder a la Palabra de Dios, Satanás trata de quitársela (Mateo 13:18-22). Los métodos de Satanás son poderosos y efectivos con muchas personas.

Por ejemplo, veamos cómo Pablo se lamentaba por lo que estaba pasando con aquellos gálatas cristianos que habían sido convertidos como resultado de su ministerio: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:6-8). BN

Serie “Existe realmente el diablo”

  1. ¿Existe Realmente el Diablo?
  2. El Enemigo de la Humanidad
  3. ¿Está Engañado Todo el Mundo?
  4. ¿Creó Dios al Diablo?
  5. Halloween Night. Enlaces relacionados
  6. ¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?
  7. Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente
  8. ¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?
  9. Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte
  10. La Caída del Reino de Satanás
  11. Satanás: El Gran Falsificador
  12. Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte

Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte

Jesús dijo acerca de Satanás: “. . . el príncipe de este mundo . . . nada tiene en mí” (Juan 14:30). Las Escrituras establecen un marcado contraste entre Dios y Satanás que nos ayuda a entender mejor las profundas diferencias que existen entre el carácter, motivaciones, metas y acciones de ambos.

Mucho de lo que sabemos acerca de Satanás está resumido en su nombre, que significa adversario. Pedro lo llama “vuestro adversario el diablo” (1 Pedro 5:8). Las acciones y motivaciones de Satanás son las de un enemigo. El carácter de Dios, en contraste, está resumido por la palabra amor: “Dios es amor” (1 Juan 4:8, 16).

En Juan 8:43-44 Jesús dijo que Satanás es homicida y mentiroso. De sí mismo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 14:6). Como engañador y homicida, Satanás es exactamente lo opuesto de “la verdad y la vida”. Jesucristo es la verdad; Satanás es mentiroso. Cristo es la vida; Satanás es homicida, alguien que quita la vida.

Como podemos ver, las Escrituras nos muestran que Satanás es totalmente lo opuesto de Dios y de Jesucristo en sus intenciones, motivaciones y carácter.

Haciendo énfasis en los contrastes, Pablo hace una serie de preguntas en 2 Corintios 6:14-15: “. . . ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial?” Hace énfasis en que los caminos de Cristo y Satanás son completamente opuestos, como el día y la noche, la luz y las tinieblas (comparar Juan 3:19-21; 8:12; Efesios 6:12).

La esencia del carácter de Cristo está revelada en su oración en el huerto de Getsemaní: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). La actitud de Satanás es diametralmente opuesta. En lugar de someterse a la voluntad perfecta de Dios, se convirtió en alguien que sólo quería hacer su propia voluntad y estaba decidido a hacer lo que quería a toda costa. Esa actitud hizo que se rebelara en contra de su Creador, tal como está descrito en Isaías 14 y Ezequiel 28. Desgraciadamente, Satanás ha tenido un éxito increíble al infundir en la humanidad esta misma actitud rebelde, egoísta y voluntariosa, con la única excepción de Jesús, quien lo resistió perfectamente.

En Apocalipsis 9:11 encontramos otro marcado contraste. Leemos acerca de un poderoso ejército que, como langostas, va a atormentar a la humanidad. “Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión”, nombres que significan “destrucción” y “destructor”, respectivamente.

Podríamos decir que “destructor” es lo que es, y “destrucción” es lo que hace. Estos nombres resumen el carácter de Satanás, sus metas y propósito; resumen el resultado de todo aquello que él busca y por lo cual lucha: destrucción absoluta. Si el diablo no puede tenerlo todo, entonces trata de destruirlo todo.

Nuevamente vemos un contraste fundamental. Comparemos a Satanás, el destructor, con Dios, cuyo mayor atributo es que es el gran Creador. Dios es aquel que crea, construye, hace y da tantas cosas maravillosas. En cambio, Satanás es aquel que destruye.
¿Qué destruye? Destruye básicamente todo lo que puede. Leamos Apocalipsis 9 y Apocalipsis 12:7-12; dondequiera que es mencionado, Satanás está destruyendo, tratando de matar al pueblo de Dios, luchando contra Jesucristo, lleno de ira porque sabe que su tiempo casi se ha acabado.

Aun después de perder la guerra y de estar encadenado por mil años, ¿acaso aprende la lección? En absoluto. En Apocalipsis 20:7-10 leemos que tan pronto es soltado de su prisión se va a engañar a las naciones nuevamente y a reunirlos para luchar contra Jerusalén. Pero él y todos aquellos que lo sigan serán aplastados. Finalmente, será aprisionado para siempre sin poder ejercer ninguna influencia sobre la humanidad. Todos sus esfuerzos habrán sido inútiles.

Al final, toda cosa destructiva que Satanás haya tratado de lograr en la historia, será revertida y destruida. Dios llevará a cabo su propósito. Esto es muy claro en las Escrituras. Dios tiene el control absoluto de su creación y Satanás no puede hacer sino lo que Dios le permite. BN

Serie “Existe realmente el diablo”

  1. ¿Existe Realmente el Diablo?
  2. El Enemigo de la Humanidad
  3. ¿Está Engañado Todo el Mundo?
  4. ¿Creó Dios al Diablo?
  5. Halloween Night. Enlaces relacionados
  6. ¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?
  7. Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente
  8. ¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?
  9. Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte
  10. La Caída del Reino de Satanás
  11. Satanás: El Gran Falsificador
  12. Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?

¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?

Además de identificar los métodos que Satanás utiliza para engañar a la gente, Dios nos da una guía específica para que podamos resistir al diablo y su influencia. La Palabra de Dios nos asegura: “Resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7). Esta promesa, sin embargo, está dirigida directamente a aquellos que están dispuestos a “someterse a Dios” (mismo versículo), y le sigue inmediatamente esta exhortación: “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros” (v. 8).

¿Cómo, entonces, podemos acercarnos a Dios? Continuemos con la instrucción: “Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (mismo versículo). Debemos esforzarnos por eliminar la forma de pensar de Satanás en nuestras vidas y comportarnos de un modo diferente.

No olvidemos que Satanás es tan astuto y poderoso que ningún ser humano puede resistir exitosamente su influencia sin la ayuda de Dios. Por lo tanto, la clave para resistir al diablo es sincera y constantemente acercarnos a Dios y permanecer cerca de él.

El primer paso es permitir que Dios borre la influencia de Satanás en nuestra mente. Esto se lleva a cabo cuando reconocemos nuestros pecados y nos arrepentimos de ellos. Esta transformación es tan impresionante que en las Escrituras se le compara a un volver a la vida después de estar muertos.
“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás” (Efesios 2:1-3).

Cuando empezamos a arrepentirnos verdaderamente y a someternos a Dios de todo corazón, empezamos a tomar en serio lo que él dice y a obedecer sus instrucciones y mandamientos. Entonces su Palabra, la Biblia, comienza a limpiar nuestras mentes, lavando nuestros malos pensamientos e intenciones. Todos los que se arrepienten genuinamente —se rinden de todo corazón a la voluntad de Dios y son bautizados para poder recibir el Espíritu Santo— son puestos por Jesucristo en su iglesia. Si usted desea profundizar más a este respecto, le recomendamos que busque un verdadero ministro de Dios para hablar acerca del bautismo.

Ahora veamos el interés que Cristo tiene por aquellos que hacen esto y cómo es que él trabaja para quitar toda mala influencia de sus corazones y mentes: Cristo “. . . amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:25-27). La Palabra de Dios es el instrumento que Cristo utiliza, por medio del poder del Espíritu Santo, para limpiar la influencia de Satanás en nuestro pensamiento.

Pero ¿qué podemos hacer para preservarnos de los intentos que Satanás hará para influenciarnos en el futuro? Aquí también Dios nos da una defensa: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes” (Efesios 6:10-13).

Enseguida el apóstol nos da una lista de los elementos específicos de la armadura espiritual que Dios nos ofrece. Compara la defensa de los siervos de Dios contra la influencia de Satanás con un cinturón que los rodea: “Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia” (v. 14). Describe su calzado de combate como siendo “calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz” (v. 15). Su escudo es “el escudo de la fe” en Dios y en su Hijo Jesucristo, “con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno” (v. 16). Su firmeza y resolución se ven protegidas por “el casco de la salvación” (v. 17), esa seguridad y confianza absolutas de que los que perseveren en servir y agradar a Dios recibirán la vida eterna. El único elemento ofensivo en toda esta armadura, que pueden utilizar para cortar de tajo las actitudes y filosofías de Satanás, es “la espada del espíritu, que es la palabra de Dios” (v. 17).

Finalmente, dice Pablo: “Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos” (v. 18; las citas bíblicas en este párrafo son de la Nueva Versión Internacional).
Estas son las claves esenciales para superar los esfuerzos de Satanás, quien querrá volver a tener el control sobre aquellos “que verdaderamente habían huido de los que viven en error” (2 Pedro 2:18).

A medida que nuestro carácter se parezca más al de Dios, Satanás se sentirá menos cómodo en nuestra presencia, y estará más dispuesto a huir de nosotros. BN

Serie “Existe realmente el diablo”

  1. ¿Existe Realmente el Diablo?
  2. El Enemigo de la Humanidad
  3. ¿Está Engañado Todo el Mundo?
  4. ¿Creó Dios al Diablo?
  5. Halloween Night. Enlaces relacionados
  6. ¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?
  7. Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente
  8. ¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?
  9. Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte
  10. La Caída del Reino de Satanás
  11. Satanás: El Gran Falsificador
  12. Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

Satanás: ¿un Ángel de Luz?

Satanás: ¿un Ángel de Luz?

Si pudiéramos ver y tener un encuentro con el diablo, cara a cara, ¿cuál creemos que sería su aspecto? Comúnmente se le muestra en caricaturas con un traje rojo y un tridente en la mano, o como un espíritu macabro.

Pero nada podría estar más alejado de la verdad. De hecho, si pudiéramos encontrarnos cara a cara con el diablo, lo encontraríamos atractivo, encantador y seductor. 

Aunque realmente es el príncipe de las tinieblas, se presenta como “ángel de luz” (2 Corintios 11:14).

Satanás es el maestro de la tergiversación. Es el mejor propagandista del mundo, que ofrece su producto de una manera tan atractiva y maravillosa que nadie se percata de que es un veneno mortal. Quiere que sus clientes lo vean como bueno, magnánimo y totalmente digno de confianza. Y quiere que su producto —el pecado, el rechazo de Dios— parezca tentador y acogedor, y generalmente tiene bastante éxito.

Satanás nunca presenta el pecado tal como es en realidad. Nunca presenta las consecuencias; sólo nos presenta lo que quiere que veamos, algo divertido y placentero. Quiere que nos concentremos en el placer, en lo que se siente bien o parece bueno en el momento. No quiere que tengamos en cuenta las funestas consecuencias de nuestras acciones.
La mayoría de las personas han perdido de vista la conexión real que existe entre la causa y el efecto. Muy poco se menciona este concepto, y menos se discute. En lugar de ello, lo que vemos es que las personas quieren algo que pronto alivie sus problemas, dificultades o tropiezos, una píldora para cada molestia. Casi nunca nos detenemos a pensar en las consecuencias que nuestras acciones nos traerán a largo plazo.

Nuestro enfoque es muy estrecho e insensato. “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7).
Vivimos en un mundo que presta poca atención a los resultados que el pecado tiene a largo plazo. No pensamos en las consecuencias de nuestras palabras y acciones, y constantemente nos sentimos presionados por una sociedad cuyo fundamento son los parámetros y valores de Satanás, en lugar de los de Dios.

Debido a la influencia de la cultura que nos rodea, no es fácil, ni muy popularmente aceptado, seguir principios y parámetros diferentes, aquellos que Dios ha revelado. Como dijo Jesús: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:18-19). El camino de vida de Dios nunca será popular en esta época.

Sin embargo, la mayoría de las personas están convencidas de que sus caminos efectivamente le agradan a Dios. Defienden sus prácticas y creencias religiosas como si fueran algo del total agrado de Dios. Suponen que la mayoría de las iglesias y de los maestros religiosos que llevan el nombre de cristianos enseñan la verdad. Pocos se detienen a considerar que el más grande engaño de Satanás no sólo es mundial, sino que también se ha infiltrado profundamente en el cristianismo.

Veamos el contexto de las palabras de Pablo cuando afirma que Satanás parece ser un “ángel de luz”. En 2 Corintios 11:13-15 nos advierte: “Éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”.

¿Es esto posible? ¿Cómo pueden los que afirman representar a Cristo ser “ministros” de Satanás, sus siervos, a quienes utiliza para llevar a cabo el engaño? Jesús mismo repetidamente advirtió acerca de esto. Predijo que muchos se apropiarían de su nombre, pero lo negarían con sus acciones. Dijo que lo llamarían “Señor, Señor”, pero no serían fieles a sus enseñanzas (Lucas 6:46).

Jesús y sus verdaderos apóstoles hablaron de falsos apóstoles, falsos profetas y falsos hermanos. Él advirtió: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre . . . y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5, 11-12). Sabía que habría falsos maestros que enseñarían una versión desvirtuada y corrompida del cristianismo. Este engaño comenzó en el primer siglo, pues Pablo escribió que algunos ya estaban enseñando “un evangelio diferente” y que querían “pervertir el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7).

Para llevar a cabo este propósito, Satanás ha utilizado algunas personas para que engañen a otras. Esto es especialmente cierto cuando están motivadas por sus ambiciones personales de ser maestros en cuestiones espirituales, pero les falta un entendimiento adecuado de las Escrituras. Satanás simplemente se aprovecha de este deseo y seduce a personas susceptibles para que presenten conceptos erróneos acerca de Cristo; aunque con frecuencia son sinceras, lo único que hacen es ayudarle a Satanás para que lleve a cabo lo que se ha propuesto.

Para evitar ser influenciados por Satanás en esta gran labor de engaño, necesitamos estar seguros de que lo que creemos está firmemente basado en la Biblia.BN

 

La Obra de Satanás en Nuestro Mundo

La Obra de Satanás en Nuestro Mundo

Este es el octavo articulo de la serie “Existe realmente el diablo?”

“. . . El dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo . . .” (2 Corintios 4:4).

Ahora que hemos visto que Satanás es un ser real con poderes reales, necesitamos entender cómo usa esos poderes. Debemos también entender sus intenciones y su meta principal.

En el capítulo anterior vimos que Satanás guió a otros ángeles en su perverso intento por derrocar la autoridad de Dios. Su vanidad, orgullo y codicia por el poder lo condujeron a una guerra contra el gobernante absoluto del universo. Al fallar en su intento, Satanás trató de obstaculizar y malograr la relación de Dios con los seres humanos. No perdió tiempo para empezar a interferir en ella. Génesis 3 describe cómo Satanás apareció en escena poco después de la creación de Adán y Eva.

La primera cosa que trató de hacer fue destruir la relación de Dios con los primeros seres humanos. Sutilmente le preguntó a Eva: “¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” (v. 1). Astutamente evitó mencionar todo lo que Dios les había dado a ella y a Adán: todas las demás plantas, árboles y frutos del huerto, con lo que logró que ella se concentrara sólo en el fruto del único árbol que Dios les había prohibido comer.

Con su astucia, fue engañando a Eva poco a poco. Su primera mentira fue decirle que ella no moriría si tomaba del fruto prohibido (v. 4). A continuación mintió otra vez, calumniando a Dios al acusarlo de ocultarle a Eva un conocimiento valioso (v. 5). Así la sedujo con su hábil persuasión, y Eva tomó del fruto y le dio también a Adán.
Eva fue engañada por Satanás (2 Corintios 11:3). Adán no lo fue (1 Timoteo 2:14); él simplemente se dejó llevar y siguió a su esposa en la desobediencia de las claras instrucciones que Dios les había dado. Vemos, pues, cómo la presión adversa de otras personas —la cual siempre nos incita para que cedamos ante lo que sabemos es erróneo— ha estado entre nosotros desde hace mucho tiempo.

La meta principal de Satanás

Este relato nos ayuda a entender que la meta principal de Satanás es desbaratar el plan que Dios tiene de cultivar una relación familiar con la humanidad.

Desde el principio, Dios ha tenido en mente un plan espectacular para los seres humanos: darles el don de la vida eterna. Uno de los pasajes más conocidos de las Escrituras lo dice claramente: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

El plan de Dios es tener una inmensa familia. En estos momentos su familia está formada por dos seres, Dios mismo y Jesucristo su Hijo (Lucas 10:22). El propósito de Dios para la humanidad —vida eterna en su familia— es el foco central de toda la creación: “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios” (Romanos 8:19).

Esta relación familiar tan entrañable es el ferviente deseo que Dios tiene con la humanidad. (Si desea profundizar más en este tema, le recomendamos el folleto gratuito Nuestro asombroso potencial humano.) Pablo llama a Jesús “el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29). Como primogénito de Dios, es el primero entre muchos hijos que finalmente serán parte de la familia de Dios. Por eso “no se avergüenza de llamarlos hermanos” (Hebreos 2:11).

Dios prometió: “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo” (Apocalipsis 21:7). “Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Corintios 6:18). Dios quiere darnos inmortalidad a fin de que podamos vivir con él para siempre, y desde ahora quiere empezar a cultivar una estrecha relación familiar con nosotros (Juan 14:23).

Pero Satanás quiere entorpecer el plan de Dios a toda costa. Quiere impedir que desarrollemos una relación íntima con Dios. No quiere que alcancemos nuestro potencial como verdaderos hijos de Dios.

El gran engaño de Satanás

Como dijimos anteriormente, Satanás es un ser muy poderoso e inteligente, al que nada detendrá de sus propósitos. Como el gran manipulador de la humanidad, tiene muchos métodos y recursos a su disposición. En cierta forma, su propósito inmediato —mantener a la humanidad separada de Dios— es relativamente fácil. Como humanos, estamos naturalmente inclinados a enfocarnos en nuestros deseos egoístas. Pablo lo expresó muy acertadamente: “Los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu” (Romanos 8:5). Se den cuenta o no, aquellos cuyas mentes están enfocadas en sí mismos guardan “enemistad contra Dios” (v. 7).

Al hacer una recopilación de varias citas de los salmos, Pablo resume la condición espiritual de la mayor parte de la humanidad: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno . . . su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; quebranto y desventura hay en sus caminos; y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:10-18).

Siendo el experto de la persuasión, Satanás engaña a la humanidad al hacer que ésta se concentre en todo menos en Dios. Por ejemplo, por medio de la teoría de la evolución ha convencido a millones de personas que Dios no existe. (Si desea comprobar que Dios es real, le recomendamos dos folletos gratuitos: El supremo interrogante: ¿Existe Dios? y Creación o evolución: ¿Importa realmente lo que creamos?)

Por medio de centenares de religiones corruptas, ha convencido a miles de millones de seres humanos para que adoren al sol, la luna y las estrellas, los animales, la naturaleza, los antepasados muertos, dioses imaginarios y una tremenda variedad de muchas cosas más, o simplemente que no adoren nada. Aun entre las muchas variantes del cristianismo tradicional encontramos divisiones; las personas discuten acerca de qué y quién es Dios, su propósito para nosotros, lo que él quiere para nosotros y cómo debemos vivir. El diablo ha hecho una labor muy efectiva al confundir a las personas acerca de lo que la Biblia dice realmente.

A Satanás no le importa a qué grupo pertenezcan las personas, ya sea que crean o no en Dios, acepten y adoren dioses falsos o estén engañados en cuanto a la perspectiva del verdadero Dios y de su plan para nosotros. Los tiene como quiere tenerlos, con “el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18).

Tal vez esto nos ayude a entender mejor lo que quiere decir Dios cuando nos dice que el diablo “engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9). Pablo explica que “el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:4).

En una de sus parábolas, Jesús explica que tan pronto como algunas personas escuchan la verdad de Dios, “viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12). Satanás no se detendrá en su lucha por mantener a las personas cegadas a la verdad de Dios. El resultado, tal como Jesús lo explicó, es que “ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14).

La causas de los males de la humanidad

Cuando entendemos la magnitud del engaño de Satanás, podemos entender mejor las raíces de tantos males que afronta la humanidad. Colectivamente, llevamos miles de años experimentando con gobiernos, filosofías y formas de vida. ¿Por qué entonces no hemos podido resolver nuestros problemas? ¿Por qué persisten año tras año, siglo tras siglo, tantas dificultades?

Los gobiernos y otros esfuerzos humanos no han tenido éxito porque, a fin de cuentas, simplemente no conocemos la forma correcta de vivir. Salomón, antiguo rey de Israel, lo dijo escuetamente: “Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12; 16:25).

El profeta Jeremías declaró: “Conozco, oh Eterno, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” (Jeremías 10:23). 

Desgraciadamente, durante muchas generaciones la humanidad ha comprobado la verdad de estas palabras. Bajo el gobierno humano, e influenciado por la actitud egoísta de Satanás de tratar de obtenerlo todo para nosotros mismos, el mundo nunca ha conocido una época libre de sufrimiento, dificultades y guerra.

El mundo sufre de problemas crónicos, insuperables, porque hemos rechazado a Dios. Por inspiración divina David escribió: “El Eterno miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, para ver si había algún entendido, que buscara a Dios. Todos se desviaron, a una se han corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Salmos 14:2-3).

Jeremías también observó que las personas eran cegadas en gran parte por sus propios motivos e intenciones perversos. “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9).

El hombre está separado de Dios

El profeta Isaías añade: “He aquí que no se ha acortado la mano del Eterno para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua . . . No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz” (Isaías 59:1-8).

Los caminos de Dios son completamente diferentes de los del hombre. Él nos dice: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo el Eterno. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9).

Satanás ha logrado engañar a la humanidad a lo largo de su historia al influenciar a los seres humanos para que se aparten de la guía de Dios. Nos lleva a hacer las cosas a nuestra manera, a confiar en nosotros mismos en lugar de en Dios como la autoridad suprema.

Pablo describe los resultados de rechazar a Dios: “Como no quieren reconocer a Dios, él los ha abandonado a sus perversos pensamientos, para que hagan lo que no deben. Están llenos de toda clase de injusticia, perversidad, avaricia y maldad. Son envidiosos, asesinos, pendencieros, engañadores, perversos y chismosos. Hablan mal de los demás, son enemigos de Dios, insolentes, vanidosos y orgullosos; inventan maldades, desobedecen a sus padres, no quieren entender, no cumplen su palabra, no sienten cariño por nadie, no sienten compasión. Saben muy bien que Dios ha decretado que quienes hacen estas cosas merecen la muerte; y, sin embargo, las siguen haciendo, y hasta ven con gusto que otros las hagan” (Romanos 1:28-32, Versión Popular).

Las palabras de Pablo resuenan ahora más que nunca. Los medios de comunicación y de entretenimiento condonan y alaban todos los estilos de vida y prácticas degeneradas y pecaminosas, en tanto que censuran a las personas que respaldan los preceptos bíblicos y las señalan como personas de mentes estrechas que tratan de imponer sus principios a otros. Semejante tergiversación de valores es el resultado inevitable de una mente que rechaza el conocimiento y los mandamientos de Dios. (Si desea profundizar en estos conceptos, le recomendamos nuestro folleto Los Diez Mandamientos.)

Este no es el mundo de Dios

Aunque Dios está siempre en control de todas las cosas, las Escrituras dicen claramente que él no es la causa de los problemas crónicos y la miseria que imperan en el mundo. Como dijo Jesús en Juan 18:36: “Mi reino no es de este mundo”.

Satanás el diablo es el verdadero “príncipe de este mundo” (Juan 12:31; 14:30; 16:11). Juan nos dice que “el mundo entero está bajo el maligno” (1 Juan 5:19). Satanás es “el dios de este siglo” (2 Corintios 4:4).

Aunque no podemos ver a Satanás, su influencia es poderosa y penetrante. Pablo entendía esto, puesto que les recordó a los cristianos que, anteriormente, ellos habían seguido “la corriente de este mundo, conforme alpríncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” (Efesios 2:2). El resultado de la influencia del diablo es que, antes de la conversión, todos vivimos “en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos” (v. 3).

Con muy justificada razón Pablo llama a Satanás “el príncipe de la potestad del aire”. Influye espiritualmente en la humanidad para que rechace a Dios y su ley. Bajo la influencia de Satanás, “los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden” (Romanos 8:7).

Al estar separado de Dios el hombre escoge seguir su propio camino, y los resultados son catastróficos. Bajo la influencia de Satanás la humanidad ha rechazado la revelación de Dios y su guía, para construir sociedades y civilizaciones con fundamentos erróneos. Pero esto no será así para siempre. En los próximos dos capítulos de este folleto describiremos cómo van a cambiar las cosas.BN

Dios: el Gobernante del Universo

Dios: el Gobernante del Universo

Este es el séptimo articulo de la serie “Exsite realmente el diablo”

Aunque la Biblia identifica a Satanás como “el príncipe de la potestad del aire” y el gobernante de este mundo (Efesios 2:2; Juan 12:31; 14:30; 16:11), Dios mantiene el control sobre todo como el “Señor del cielo y de la tierra” (Mateo 11:25). Él le da al diablo bastante campo de acción, pero tiene y mantiene absolutamente el poder y el derecho de intervenir.

El relato bíblico muestra que en ocasiones Dios utiliza su poder para intervenir, pero con frecuencia permite que las cosas sigan su curso natural. Recordemos que Jesús le dijo a Poncio Pilato: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba . . .” (Juan 19:11)

“El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” es el tema principal de Efesios 1 (vv. 3 y 17). Su trono es “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y [hablando de Jesucristo] sometió todas las cosas bajo sus pies . . .” (vv. 21-22).

David, antiguo rey de Israel, reconocía la soberanía de Dios: “El Eterno estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos” (Salmos 103:19). “Porque miró desde lo alto de su santuario; el Eterno miró desde los cielos a la tierra” (Salmos 102:19).

El rey gentil Nabucodonosor también llegó a reconocer las mismas verdades después de que Dios lo humilló durante siete años: “. . . bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?” (Daniel 4:34-35, comparar con 5:21).

Los dos primeros capítulos del libro de Job muestran la autoridad que el diablo tiene sobre la tierra, y como esto encaja con la supremacía de Dios sobre todo el universo. Aunque el patriarca Job sufrió inmensas tragedias debido a las acciones de Satanás, el relato nos muestra que Satanás no pudo hacer sino únicamente lo que Dios le permitió. Dios siempre está en control de todo. BN

Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente

Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente

La Biblia muestra claramente que las civilizaciones y sociedades se encuentran bajo la influencia de Satanás. El apóstol Juan escribió que “el mundo entero está bajo el maligno” (1 Juan 5:19). La totalidad de la civilización humana ha sido seducida por este astuto ser, quien utiliza engaños persuasivos y mentiras sutiles.

El resultado ha sido miles de años de angustia, miseria y sufrimiento humanos. Engañados por sus mentiras, los seres humanos han adoptado el camino de vida de Satanás, en lugar del camino de vida de Dios. El resultado de seguir el camino de Satanás, que debido a sus engaños aparece atractivo y natural para casi todas las personas, es previsible: “Hay camino que al hombre le parece derecho, pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12; 16:25).

El engaño de Satanás es tan completo, tan insidioso, que la Biblia lo llama “el dios de este siglo” (2 Corintios 4:4). El apóstol Pablo, en el griego en que escribió originalmente sus epístolas, lo identifica como theos —el dios, aquel que es adorado— de este eon, esta era, este período de la historia.
Es tal la magnitud de la influencia de Satanás sobre la humanidad, que ha logrado que la mayor parte de ella lo siga sin darse cuenta y lo adore como su dios. ¡Esta es la sorprendente verdad que se revela en la Biblia! Entender esta realidad nos ayuda a explicar muchas de las increíbles paradojas que vemos a nuestro alrededor.

Pablo explicó que, debido a la influencia de Satanás sobre la humanidad, la mayoría de las personas no creen la verdad de la Biblia. No entienden el evangelio —las buenas noticias— del plan que Dios tiene para la humanidad. “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4:3-4). BN

Serie “Existe realmente el diablo”

  1. ¿Existe Realmente el Diablo?
  2. El Enemigo de la Humanidad
  3. ¿Está Engañado Todo el Mundo?
  4. ¿Creó Dios al Diablo?
  5. Halloween Night. Enlaces relacionados
  6. ¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?
  7. Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente
  8. ¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?
  9. Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte
  10. La Caída del Reino de Satanás
  11. Satanás: El Gran Falsificador
  12. Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?

¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?

Esta es la quinta parte de la serie “Existe realmente el diablo”

Dios es omnipotente, pero le permite a Satanás llevar a cabo su labor de engaño y de destrucción —dentro de ciertos límites— con un propósito. Para entender este propósito, empecemos con un ejemplo del libro de Job.

“Un día vinieron a presentarse delante del Eterno los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo el Eterno a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás al Eterno, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y el Eterno dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Respondiendo Satanás al Eterno, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Dijo el Eterno a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante del Eterno” (Job 1:6-12).

Dios conocía el corazón de Job mejor de lo que Satanás se imaginaba. Aunque Dios le permitió a Satanás afligir a Job, el diablo no logró que este varón justo se pusiera en contra de Dios. Sin embargo, la historia del sufrimiento de Job, por la aflicción que Satanás le infligió, nos revela mucho acerca de por qué en ocasiones Dios permite que suframos.

Tal como ocurrió con Job, Dios prueba el carácter de cada ser humano. Pablo dijo que él se conducía “no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones” (1 Tesalonicenses 2:4). Moisés les explicó a los antiguos israelitas: “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído el Eterno tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener hambre [una forma de sufrimiento], y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca del Eterno vivirá el hombre” (Deuteronomio 8:2-3).

Dios le hace saber a la humanidad —es decir, le permite aprender—, algunas veces por experiencia propia, que la única forma de vida que funciona es la que él revela en las Sagradas Escrituras. Esta lección no estará completa hasta que la humanidad entera haya aprendido que “toda palabra” que Dios revela en sus instrucciones es vital para nuestro bienestar físico, mental, emocional y espiritual (Mateo 4:4; Deuteronomio 5:29). Ninguna alternativa al camino de vida de Dios alcanza este propósito ni nos lleva finalmente a la felicidad.

¿Cómo puede Dios lograr esto con personas que nacen sin conocimiento ni entendimiento? Pudo habernos creado de tal manera que sólo obedeciéramos instintos positivos y edificantes. Pero entonces seríamos autómatas; no tendríamos libre albedrío, ni individualidad, ni carácter.

Esta clase de vida no es la que Dios quiere para nosotros. Él nos ha creado para que lleguemos a ser miembros de su familia —para que seamos hijos e hijas suyos (2 Corintios 6:18)— capaces de desempeñar grandes responsabilidades dentro de ésta.
Cuando Dios creó a los primeros seres humanos declaró el propósito que tenía para el género humano: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:26-27).

Dios creó al hombre para que fuera como él, para que gobernara —ejerciera dominio— sobre la creación. Para poder ejercer adecuadamente semejante responsabilidad, el hombre debe primero aprender a discernir el bien del mal, lo bueno de lo malo, lo sabio de lo necio. Para adquirir la verdadera sabiduría es necesario aprender a tomar decisiones sabias. Desde el principio Dios nos ha señalado el sendero correcto, pero ha permitido que los seres humanos tomen decisiones insensatas y se vean expuestos a los resultados de ellas.

Dios permitió que Satanás, el archiengañador, entrara en el huerto del Edén y expusiera su perspectiva de la vida a Adán y Eva. Entonces ellos tenían que tomar una decisión, y decidieron seguir a Satanás en lugar de a Dios. El trágico engaño de Satanás a la humanidad ha sido el resultado de ello.

Sin embargo, cuando Jesucristo regrese a la tierra, Dios quitará el engaño y comenzará, a gran escala, el proceso de revertir el daño que Satanás ha causado. Finalmente, no perdurará nada de la influencia del diablo.

Entonces la humanidad podrá estudiar durante mil años la trágica historia y compararla con las bendiciones del gobierno justo de Jesucristo. La Biblia revela que cuando esto ocurra, la inmensa mayoría de la humanidad va a rechazar el engaño de Satanás para seguir y practicar con entusiasmo toda palabra de Dios.

Dios es quien todo lo gobierna y todo lo controla, pero ha permitido que Satanás influya en la humanidad por dos motivos básicos. Primero, Adán y Eva, nuestros primeros padres, escogieron el gobierno de Satanás en lugar del de Dios. Segundo, Dios quiere que toda la humanidad aprenda “que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” (Jeremías 10:23). BN

Serie “Existe realmente el diablo”

  1. ¿Existe Realmente el Diablo?
  2. El Enemigo de la Humanidad
  3. ¿Está Engañado Todo el Mundo?
  4. ¿Creó Dios al Diablo?
  5. Halloween Night. Enlaces relacionados
  6. ¿Por Qué Permite Dios que Satanás Influya en la Humanidad?
  7. Siguiendo las Huellas de un Dios Diferente
  8. ¿Cómo Podemos Resistir a Satanás?
  9. Dios y Satanás: Verdad y Vida Frente a Mentiras y Muerte
  10. La Caída del Reino de Satanás
  11. Satanás: El Gran Falsificador
  12. Las Buenas Noticias de un Mundo Libre

El Enemigo de la Humanidad

El Enemigo de la Humanidad

Continuamos con la serie sobre Satanás, “Existe realmente el diablo” (II)

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8).

Hay una causa detrás del sufrimiento y las circunstancias trágicas que afligen a la humanidad. La Biblia revela que un ser poderoso, inteligente y tremendamente influyente es quien inspira y dirige la maldad que domina nuestro planeta. Muchos hemos oído hablar de él. La Biblia con frecuencia lo llama el diablo y Satanás. 

Tal vez usted se haya preguntado si en verdad existe el diablo. Después de todo, para muchos es como un personaje de los cuentos de hadas, una criatura grotesca, roja, que lleva un tridente y habita en una región infernal con llamas que nunca se apagan. Debido a que siempre se representa de esta forma tan fantasiosa, no debe extrañarnos que tan pocos lo tomen en serio.

Pero preguntémonos en serio: ¿Existe semejante ser? ¿De dónde podría provenir? ¿Cuál es su propósito, su meta, su intención? ¿Qué es lo que hace? ¿Es, como muchos lo creen, simplemente una personificación mítica del mal?

Muchos no están seguros acerca de lo que deben creer. O simplemente no han pensado mucho al respecto o no saben dónde buscar las respuestas.

A lo largo de los siglos la creencia en la existencia del diablo —un ser responsable del mal— ha ido y venido. En la Edad Media, por ejemplo, la creencia en el diablo y en su influencia en la humanidad era algo que se daba por sentado. Pero en el Renacimiento, a medida que avanzaron los descubrimientos científicos y se desbarataron ciertos mitos y supersticiones relacionados con los demonios, mucha gente empezó a rechazar la noción del diablo como un ser que existía literalmente.

Subsiguientes descubrimientos científicos y un gran desarrollo educativo impulsaron el escepticismo con respecto a la existencia del mundo espiritual, ya fuera bueno o malo. Actualmente, muchos ridiculizan la idea de que un ser malvado sea el responsable de la miseria y el sufrimiento que vemos a nuestro alrededor.

¿Existe alguna fuente confiable de conocimiento?

¿Dónde podemos encontrar información confiable, veraz, acerca del mundo espiritual? Sólo una fuente puede darnos las respuestas, revelándonos la información que no podemos encontrar en ninguna otra parte. Esta fuente es la Biblia. Fuera de ésta, todo lo referente a Satanás, y si existe o no, es sólo mitología y especulación. (Si desea tener pruebas claras de la confiabilidad de la Biblia, le recomendamos nuestro folleto gratuito ¿Se puede confiar en la Biblia?)

La Biblia contiene pruebas internas que demuestran sin lugar a dudas que es la Palabra de Dios. En sus páginas Dios revela el verdadero conocimiento espiritual, una información que no se puede obtener en ningún otro sitio. Nos dice de una manera categórica que el diablo sí existe. Nos explica que tanto este ser como el mundo espiritual son tan reales como el nuestro.

Nos muestra que Satanás es un ser espiritual increíblemente poderoso, con una tremenda influencia en toda la humanidad. Junto con sus secuaces, llamados demonios, se menciona frecuentemente en las Escrituras, desde el Génesis hasta el Apocalipsis.
Las Sagradas Escrituras nos dicen mucho acerca de este ser. Nos muestran su origen, cómo vino a convertirse en lo que es. Nos revelan sus intenciones y los métodos que utiliza para llevarlas a cabo. Nos describen el carácter, la naturaleza y las motivaciones que lo guían. Nos ayudan a ver su increíble impacto y la influencia que puede ejercer sobre nosotros personalmente y sobre toda la humanidad. Nos dan un conocimiento que no podríamos descubrir o entender por nuestros propios medios.

Encuentros de la vida real

Jesucristo habló del diablo como de un ser real, poderoso y plenamente consciente. Si nosotros aceptamos a Jesús como un ser real, el Hijo de Dios —y si reconocemos que la Biblia contiene relatos veraces acerca de su ministerio y sus enseñanzas— también tenemos que aceptar la existencia del diablo como un hecho real.

Los escritores de los cuatro evangelios registraron episodios en los cuales Jesús confrontó a Satanás y a sus secuaces, los demonios. Los evangelios, los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento, muestran a Satanás como el enemigo de Jesús, decidido a obstaculizar y socavar su obra. Justo antes de que Jesús comenzara su ministerio, Satanás trató, por medio de la tentación, de lograr que éste se volviera atrás de su propósito divino (Mateo 4:1-11; Lucas 4:1-13). Al fallar en cada intento, el diablo utilizó su influencia sobre otros seres humanos para ejecutar a Jesús (Lucas 22:2-4; Juan 13:2, 27) quien, como nuestro Mesías y Salvador, fue el sacrificio expiatorio por los pecados de la humanidad.

El apóstol Pedro, quien tuvo sus propias batallas personales con Satanás (Mateo 16:21-23; Lucas 22:31-32), nos advierte que debemos mantenernos en guardia en contra de este poderoso espíritu maligno: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). La advertencia de Pedro nos ayuda a entender que el diablo no es tan sólo enemigo de Cristo, sino que además es enemigo de todos los seguidores de Cristo, y que busca cómo devorarlos.

El enemigo de la humanidad

Podemos encontrar aún más acerca de la historia de Satanás. Un mensaje crucial de la Biblia, desde el principio hasta el fin, es que el diablo es el enemigo de toda la humanidad. A medida que descubrimos lo que la Biblia dice acerca de él, nos damos cuenta de su constante lucha por tratar de hacerle daño a la humanidad, provocando por todos los medios posibles que los seres humanos peleen entre sí.

El nombre de Satanás, que la Biblia utiliza la mayoría de las veces al referirse a él, nos ayuda a comprender su intención maliciosa. Dios llama las cosas por lo que son. Satanás es un sustantivo hebreo que significa “adversario”; es el oponente, antagonista, enemigo. En su forma verbal significa “acusar”, “calumniar”, “ser enemigo” (Anchor Bible Dictionary [“Diccionario bíblico Anchor”], 1992, 5:985).

El otro término que la Biblia utiliza para describir este ser, diablo, también es muy significativo. Diablo es la traducción de la palabra griega diabolos, raíz de la cual se deriva la palabra diabólico, utilizada para describir algo siniestro o malvado. Diabolos significa “un acusador, un calumniador” (W.E. Vine, Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento, 1984, Libros CLIE, 1:438).

La Biblia nos revela mucho más acerca de la naturaleza de este ser malvado y su carácter. Jesús dijo que Satanás es “mentiroso, y padre de mentira” y que “no hay verdad en él” (Juan 8:44).

Es por medio de esta naturaleza engañosa y mentirosa que Satanás ejerce tanta influencia en la humanidad. La Biblia revela que las mentiras de Satanás son tan grandes que ha logrado engañar “al mundo entero” (Apocalipsis 12:9).

¿Entiende usted lo sobrecogedor de este testimonio acerca de la labor de Satanás? ¡Él “engaña al mundo entero”! ¿Qué significa esto? ¿Qué es lo que Dios nos dice con lo que nos revela acerca de este espíritu maligno? Analicemos lo que implica esta aseveración.

El apóstol Juan no dice que Satanás engañó al mundo en algún momento pasado. La palabra que utiliza: engaña,está en “tiempo presente activo”, lo que da a entender que el engaño de Satanás comenzó en el pasado y aún no se ha terminado. En el Apocalipsis se nos muestra que el gran engaño de Satanás va a continuar hasta que Dios intervenga milagrosamente y ponga fin a su influencia sobre la humanidad.

El comienzo de la influencia de Satanás

Satanás ha seducido a la humanidad durante miles de años. Pero ¿cuándo y cómo comenzó su influencia? ¿Cómo llegó a tener este ascendiente en el pensamiento de la humanidad? ¿Qué es lo que hace y cuáles son los métodos que emplea para lograr influir en toda la humanidad y no tan sólo en unas pocas personas?

La historia comienza con los verdaderos orígenes de la humanidad. Tal como lo establece el Génesis, Dios creó a nuestros primeros padres, Adán y Eva, y los colocó en un paraíso terrenal llamado el huerto del Edén (Génesis 1:26-27; 2:7-8). Luego comenzó a instruirlos personalmente (Génesis 2:16-17), dándoles el fundamento necesario para que pudieran tener una estrecha relación con él.

Pero algo sucedió que deterioró súbitamente tal relación. “Pero la serpiente [el diablo, Apocalipsis 12:9; 20:2] era astuta, más que todos los animales del campo que el Eterno Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” (Génesis 3:1).

Dios les había dicho a Adán y a Eva que podían comer de todos los árboles del Edén, excepto de uno: el árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 2:16-17). Les advirtió que si comían del fruto de ese árbol, morirían.

Satanás, que apareció bajo la forma de una serpiente, se le acercó a Eva y contradijo sutilmente lo que Dios les había dicho a ella y a su esposo. “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:4-5).

Eva le creyó a la serpiente. Ella comió del fruto y le dio también a su esposo Adán. Ambos pusieron en marcha un trágico patrón que la humanidad ha seguido desde entonces: escogieron decidir su propio camino, que en realidad no es nada distinto de caer bajo la poderosa influencia de Satanás (1 Juan 3:10) en lugar de seguir la verdad de Dios. La vida del hombre ya nunca sería la misma. El pecado —rebelión contra la instrucción de Dios— había entrado en el mundo (Romanos 5:12). La humanidad ahora tendría que cosechar su trágico fruto.

Satanás, que acusó a Dios de mentir, siempre ha sido un mentiroso. En lugar de conducirlos a la vida y darles sabiduría y entendimiento como Dios les había prometido, el camino que escogieron Adán y Eva tan sólo los llevó a la confusión y a la muerte.

Adán y Eva cedieron a la influencia de Satanás, y esto fue el comienzo del “presente siglo malo” (Gálatas 1:4). Satanás se las arregló para inyectar sus perversos engaños en la relación entre Dios y sus hijos humanos. Al convencer a Adán y a Eva de que Dios les estaba mintiendo acerca de las consecuencias de tomar del fruto del árbol prohibido, Satanás mostró claramente que él es el adversario no sólo de Dios sino también de la humanidad. El diablo no cesa de acusar falsamente y calumniar, atributos descritos por sus nombres bíblicos.

Homicida desde el principio

Jesús se refirió al incidente del huerto del Edén cuando confrontó a aquellos que se oponían a su mensaje y a su obra, asesinos que querían matarlo porque se había identificado como el Hijo de Dios. Jesús señaló cuál era la fuente de su motivación: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44).

En verdad, Satanás fue “homicida desde el principio”. Aunque no tuvo necesidad de herir físicamente a Adán y a Eva para matarlos, sabía que si lograba influenciarlos para que pecaran —que desobedecieran a Dios— eso les traería la muerte (Romanos 6:23). Sus mentiras —su engaño— llevaron directamente a Adán y a Eva a quedar expuestos a la pena de muerte. Al influenciar a todos los seres humanos desde entonces para que escojan el camino del pecado y de la desobediencia a Dios, Satanás ha desempeñado un papel fundamental en la muerte de todos los seres humanos desde Adán y Eva (Romanos 5:12).

Jesús también dijo que Satanás “es mentiroso, y padre de mentira”. Él ha mentido de una manera sutil y ha destruido la relación entre Dios y sus hijos. Al seguir las pisadas de Adán y Eva, aceptando los caminos de Satanás del pecado y la rebelión, nos hemos apartado de la guía de Dios y su ayuda, y necesitamos desesperadamente la redención que sólo viene por medio de Jesucristo (Isaías 59:1-2; Romanos 3:23-24; Hechos 4:12).

El mundo sufre por el pecado

Como un todo, la humanidad ha seguido el patrón que iniciaron Adán y Eva hace mucho tiempo. Satanás ha logrado que rechacemos las instrucciones de Dios y nos ha influenciado para que lo sigamos a él, tal como Adán y Eva lo siguieron, y nos resistamos al gobierno de Dios (Romanos 5:10; 8:7; Efesios 2:1-3). Sufrimos las dolorosas consecuencias de nuestras decisiones y acciones, tal como ellos las sufrieron. (Por supuesto, Jesús murió por nuestros pecados y mostró a quienes Dios llamaría a la salvación en esta época el camino al arrepentimiento y a la liberación del mal que nos aflige. Si desea mayor información con respecto a esto, le recomendamos dos folletos gratuitos: El camino hacia la vida eterna y Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana.)

¿Por qué el mundo está lleno de tanta miseria? La respuesta, tal como la revela la Palabra de Dios, es sencilla: Nosotros cosechamos lo que sembramos. El apóstol Pablo escribió: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, esto también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna” (Gálatas 6:7-8). Nuestras acciones traen consecuencias. Mucho del sufrimiento que existe en el mundo puede ser adjudicado a las acciones y decisiones de las personas. No hemos aprendido que muchas de nuestras decisiones nos traen resultados trágicos, a pesar de nuestras intenciones.

El profeta Oseas entendió el principio de causa y efecto al observar la triste condición espiritual del reino de Israel en el siglo viii antes de Jesucristo. En Oseas 2 y 4 se nos muestra que la idolatría, la violencia y la inmoralidad sexual eran rampantes en esa época. En unos pocos años el poderoso Imperio Asirio los invadiría desde el norte y dejaría el reino de Israel desolado, devastado, y sus habitantes serían tomados cautivos.

Dios le reveló a Oseas lo que iba a pasar y por qué: “Porque sembraron viento, y torbellino segarán . . .” (Oseas 8:7). “Habéis arado impiedad, y segasteis iniquidad; comeréis fruto de mentira . . .” (Oseas 10:13). En otras palabras, Dios dijo que era inevitable que los pecados de la gente se volvieran contra ellos: “Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán . . .” (Jeremías 2:19).

Cuando buscamos la razón principal del sufrimiento del hombre podemos aprender bastante si analizamos todo lo que ha ocurrido hasta llegar a las causas. Con bastante frecuencia encontramos que el pecado es la causa subyacente, y que el sufrimiento y la miseria son tan sólo las consecuencias naturales.

Al influenciar a la humanidad para que peque, haciendo del pecado algo atractivo y seductor, Satanás mantiene cautivo al mundo con sus mentiras, causándole sufrimiento y muerte. BN

¿Dónde se encuentra ahora Satanás?

¿Dónde se encuentra ahora Satanás?

Contrario a lo que muchos piensan, Satanás no se encuentra en el infierno. ¡Satanás no sabe lo que es sufrimiento en el infierno… todavía!; y si usted hace una búsqueda de la palabra “Satanás” en la sección de gráficos de Google, usted verá a lo que me refiero.

De acuerdo con la Palabra de Dios, Satanás en estos momentos está desarrollando un trabajo que incluye visitas a la tierra y al cielo.

En Job se nos dice acerca de la razón por la que en Apocalipsis se le define como el “Acusador de los hermanos”:

“Un día acudieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, y entre ellos vino también Satanás. Dijo Jehová a Satanás: –¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: –De rodear la tierra y andar por ella.” Job 1:2-3

En el recuento de la tentación de Jesús, se nos dice en mayor detalle cómo, aunque en menor intensidad, Satanás desarrolla este trabajo de tentación en la tierra:

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, sintió hambre. Se le acercó el tentador y le dijo: –Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él respondió y dijo: –Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Entonces el diablo lo llevó a la santa ciudad, lo puso sobre el pináculo del templo y le dijo: –Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, pues escrito está: »”A sus ángeles mandará acerca de ti”, »y »”En sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra”. Jesús le dijo: –Escrito está también: “No tentarás al Señor tu Dios”. Otra vez lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: –Todo esto te daré, si postrado me adoras. Entonces Jesús le dijo: –Vete, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás”. El diablo entonces lo dejó, y vinieron ángeles y lo servían. Mateo 4:1-11

Sin embargo, aunque Satanás está constantemente haciendo lo que hizo con Jesucristo en la tierra, pronto viene un día cuando sucederá lo que se nos indica en Apocalipsis:

«Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

Después de que Satanás sea expulsado y ya no tenga acceso al Trono Divino para acusarnos, entonces regresará a la tierra y se concentrará en derramar toda su ira en contra del Pueblo de Dios (Israel). Querrá ahora destruirlos a ellos porque ya no tendrá a los Cristianos a quienes tentar porque poco antes de que Satanás sea expulsado del cielo, la Iglesia de habrá sido Arrebatada al cielo.

Pero al término de los 7 años de la Gran Tribulación, que también se le llama la “Angustia de Israel (Jacob)“, Satanás será aprisionado por mil años. Estos serán los mil años del Milenio. Durante este período de mil años el Diablo tampoco sabrá lo que es candela. No será hasta el término del Milenio cuando Satanás será liberado una final vez para tentar a los moradores del Milenio que no hayan recibido a Jesús como su Dios y entonces, tanto él como los que se revelen con él contra Cristo, serán lanzados de una vez y para siempre en el lago de fuego.

Ahí terminará el jueguito de Satanás.

Es imposible para un ser humano imaginar cómo será y cuánto se sufrirá en el infierno


Y el diablo, que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos… El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego. Apocalipsis 20:10 y 13-15

http://antesdelfin.com/resp0233.html

 

Satanismo

Satanismo

La Vey

Iglesia de Satán

Ver Video José Antonio Fortea sobre sectas satánicas

La agrupación en la que se inspiran algunas sectas satánicas más recientes es la Iglesia de Satán, fundada en EE.UU en 1966 por Anton Szandor La Vey. El símbolo de esta secta es el llamado sello de Baphomet, es decir, la cabeza de un chivo dentro de un pentángulo invertido inscrito en un círculo, con cinco letras hebreas en el extremo de cada punta. Y todo esto, a su vez, encerrado en otro círculo.

Leer el resto de la entrada»

Quetzalcóatl

Quetzalcóatl

Para el monarca tolteca, véase Quetzalcóatl (rey).
Quetzalcóatl, Códice Borbónico.

Quetzalcóatl, Códice Borbónico.

Quetzalcóatl (náhuatl: Quetzalcōātl, ‘Serpiente emplumada’ )? es una deidad de las culturas de Mesoamérica, en especial de la azteca. Es considerado por algunos investigadores como dios principal dentro del panteón de esta cultura prehispánica, sin embargo León Portilla considera a Tezcatlipoca como el dios principal (ver ensayo “Tezcatlipoca Dios Principal”, León Portilla), y aun otros autores consideran a los dioses que dieron origen a Quetzalcóatl como los dioses principales. En contrapartida, autores como Alfredo Lopez Austin y otros dedicados al estudio de las religiones mesoamericanas, lo consideran como la deidad principal a partir de la cual se generan los demás nùmenes, por medio de un fenómeno por el cual la divinidad se desdobla en otras.

Etimología del nombre de Quetzalcóatl

Quetzalcóatl es el nombre que dieron los pueblos de habla náhuatl al Ser Supremo. Se compone de dos raíces: Quetzal, “pluma”, y Cóatl, “serpiente”. Es un término metafórico, que indica lo que repta y lo que vuela, es decir, la Totalidad.

Otros significados de las raíces del nombre “Quetzalcóatl” que ayudan a entender este concepto tolteca (tomado de los diccionarios: “Vocabulario Náhuatl-castellano”, del Padre Molina, México 1966, y “Diccionario de la Lengua Náhuatl”, de Remi Simeón, Ediciones Siglo XXI, México 2001), son los siguientes: Cóatl: “serpiente, doble, gemelo, ombligo, experiencia, generación, masculinidad, inmovilidad, pecado”. Este término da origen al aztequismo Coate, “hermano”.

La combinación Quetzal-Cóatl contiene los siguientes significados, todos relativos a las funciones de Quetzalcoatl en la teología tolteca: “serpiente con plumas”, “doble precioso”, “ave de las edades”, “gema de los ciclos”, “ombligo o centro precioso”, “serpiente acuática fecundadora”, “el de las barbas de serpiente”, “el precioso aconsejador”, “divina dualidad”, “femenino y masculino”, “pecado y perfección”, “movimiento y quietud”.

Significado teológico e histórico de Quetzalcóatl

Quetzalcóatl representa la dualidad inherente a la condición humana: la “serpiente” es cuerpo físico con sus limitaciones, y las “plumas” son los principios espirituales. Otros nombres aplicados a esta deidad era: Nahualpiltzintli, “príncipe de los naguales”, Moyocoyani, “quien se crea a sí mismo”, Ipalnemoani, “aquel por quien vivimos” y Tloque Nahuaque, “dueño del cerca y el junto”.

Quetzalcóatl es también el nombre nahuatl de los mesías mesoamericanos y el título de los sacerdotes supremos de la religión tolteca. Se manifestó en diversos profetas históricos, el último de los cuales fue Ce Acatl Topiltzin, rey de Tula que vivió entre los años 947 y 999 de la era cristiana.

Las enseñanzas de Quetzalcóatl quedaron recogidas en ciertos documentos llamados Huehuetlahtolli, “antiguas palabras”, transmitidos por tradición oral y puestos por escrito por los primeros cronistas españoles. Se han publicado traducciones parciales de los mismos, la última debida al antropoólogo Miguel León-Portilla. Este concepto también se relaciona con el sexto sol y la finalización del calendario maya en el año de 2012.

A fin de propiciar la conversión de los nativos, los cronistas crearon el mito de que Quetzalcóatl era un apóstol cristiano (Santo Tomás). En la actualidad, Los miembros mexicanos de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han llegado a suponer que la Serpiente Emplumada es un nombre dado a Jesucristo por los pueblos mesoamericanos, dado que ségún sus creencias éste visitó las Américas.

Quetzalcoatl y Tezcatlipoca

Debido a que consideraban que todo el Universo tiene una naturaleza dual o polar, los toltecas creían que el Ser Supremo tiene una doble condición. Por un lado, crea el mundo, y por el otro lo destruye. La función destructora de Quetzalcoatl recibió el nombre de Tezcatlipoca, “su humo del espejo”, cuya etimología es la siguiente: Tezcatl, “espejo”, I, “suyo”, Poca, “humo”.

Los informantes del padre Motolinía describieron a esta deidad del siguiente modo: “Teskatlipoka era el que sabía todos los pensamientos y estaba en todo lugar y conocía los corazones. Por eso le llamaban Moyocoya(ni), que quiere decir que es Todopoderoso o que hace todas las cosas. Y no le sabían pintar sino como aire. (Teogonía e Historia de los Mexicanos)

Con un fin didáctico, el mito acentuaba la contradicción entre Quetzalcatl y Tezcatlipoca. Sin embargo, su identidad esencial queda establecida en los códices y otros testimonios gráficos, donde ambas deidades comparten los mismos atributos.

Historia

La serpiente emplumada en las grutas de Juxtlahuaca de la cultura olmeca

La serpiente emplumada en las grutas de Juxtlahuaca de la cultura olmeca

Busto en piedra de Quetzalcóatl, abundantemente repetido en el templo de Teotihuacan

Busto en piedra de Quetzalcóatl, abundantemente repetido en el templo de Teotihuacan

El dios tiene varias etapas, primero como deidad olmeca, tolteca, maya como kukulcan y más tarde en el grupo de los dioses aztecas. Es claro como la cultura tolteca tomó la figura de este dios de la tradición religiosa de Teotihuacan en donde se encuentra una piramide dedicada a la serpiente emplumada que data del siglo II de nuestra era. Este dios sin embargo tiene una raiz historica más antigua los estudios recientes demuestran que este personaje se relaciona con la Mitología olmeca y con su visión de la serpiente emplumada. El arte y la iconografía de los olmecas demuestran claramente la importancia de la Deidad de la Serpiente Emplumada en la cronología Mesoaméricana, así como en el arte olmeca. En las grutas de Juxtlahuaca hay una representación de una serpiente emplumada de estilo olmeca.

El nombre de Quetzalcóatl se compone de dos palabras de origen náhuatl: quetzal, que es un ave de hermoso plumaje que habita la selva centroamericana, y cóatl, que significa “serpiente”.

Existe otra versión cientifica según la cual es posible que este Dios tenga raíces Chichimecas. Sus influencias culturales abarcaron gran parte de Mesoamérica, incluyendo a las culturas maya, mixteca. Los mayas retomaron a Quetzalcóatl como Kukulkan o Gucumatz, aunque como se ha dicho antes es más conocida la versión de la cultura tolteca.

Los aztecas incorporaron esta deidad a su llegada al valle de México. Sin embargo, modificaron su culto, eliminando algunas partes, como la prohibición de los sacrificios humanos.

Los aztecas relacionaban a Quetzalcóatl con Venus, que se puede observar como si fuera una estrella al lado del volcán Popocatepetl durante ocho meses al año, y desaparece otros tres meses; la profecía indica que esta estrella y los dos solsticios en donde se dice que Quetzalcóatl viene a la tierra dos veces al año a traer fertilidad y cosecha, sucederán hasta la segunda venida de Quetzalcóatl.

Una de las representaciones de esta deidad es la de un hombre barbado y blanco, por lo que durante la conquista de la Nueva España (Mesoamérica) los pueblos indígenas creyeron en un principio que Hernán Cortés era Quetzalcóatl.

A fin de propiciar la conversión de los nativos, los cronistas crearon el mito de que Quetzalcóatl era un apóstol cristiano (Santo Tomás).

En tiempos recientes las religiones de origen neotolteca hablan en sus tradiciones y leyendas urbanas del renacimiento de este personaje. Este concepto esta basado en el Códice de Quetzalcóatl (leyenda urbana).

Se dice que Quetzalcoatl era un Vikingo que hizo una expedicion hacia vinland (este de Estados Unidos de America) y que siguieron el tramo de la corriente calida hacia el sur. Y que en el año 1000 d.c. llegaron a la isla sin caza (Cuba) y un huracan los golpeó y los llevo a las costas Mexicanas donde se los indigenas luego los veneraron al ver la barba roja y la capa verde que llevaba este vikingo y ellos creyeron que vieron al dios Quetzalcoatl.

Relación con otros dioses

Quetzalcóatl (rey)

Quetzalcóatl es también el nombre de un personaje tolteca legendario, Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl. Hijo de Mixcóatl y Chimalma, fue el último rey de Tollan o Toílan, ciudad que algunos estudios han identificado con la de Teotihuacan.

El significado de su nombre es como sigue: Ce: “Uno”, el primer día del calendario, Acatl: “Caña”, el nombre con que iniciaba el ciclo agrícola, Topiltzin: “Nuestro príncipe”, el nombre con que se reconocía al gobernante. Su denominación como Quetzalcóatl se debe al culto al que pertenecía.

Algunos autores creen que Tollan es hoy la ciudad de Tula, situada en el estado de Hidalgo, México. La leyenda dice que cayó por las tentaciones que los dioses presentaron al último rey de Tula y que están asociados a estados bélicos, no religiosos (precedentes al estado mexica). Teotihucán, la ciudad de los dioses, es anterior a estas urbes.

Referencias

(2003) Pancorbo, Luis: “Último vuelo de la Serpiente Emplumada” en “Río de América”. Pp. 373-385. Laertes,Barcelona. ISBN 84-7584-506-1

Véase también

Enlaces externos

Magia

Magia

Magia son las artes, conocimientos y prácticas con que se pretende producir resultados contrarios a las leyes naturales conocidas valiéndose de ciertos actos o palabras, o bien con la intervención de seres fantásticos.

Generalidades

Bandera vudú

Bandera vudú

La magia, es el acto o representación explícita por la cual el individuo cree demostrar su reconocimiento de la existencia de una o varias deidades o fuerzas que tienen poder sobre su destino, a quienes obedece, sirve y honra. La magia sería una forma de pensar que permea el pensamiento y a veces la vida del individuo, desde simplemente elegir un color determinado a una vocación.

En la mayoría de las religiones, siguiente estadio al de la magia, que puede no desaparecer en la religión, encontramos cultos fálicos y sexuales, ritos de fertilidad y culto a la familia, relacionados con el instinto sexual, social y de reproducción, que buscan sublimar en energía espiritual. Esta energía se expresaría en forma de impulso sexual, y sublimada se expresaría en forma de hermandad y de solidaridad. Ya Freud en su teoría del eros, insistió en poner al impulso sexual sublimado, como origen de religión y cultura.

Desde un punto de vista más amplio, magia designa las creencias metafísicas, cuyo elemento central y diferenciador es la capacidad humana de modificar la realidad sin medios estrictamente causales. La magia en general es también designada a menudo como brujería. Muchos inventos modernos son magia para las sociedades primitivas, y suplen las capacidades buscadas por los antiguos magos.

El pensamiento mágico origen de la magia, son ciertas creencias carentes de lógica. Suele estar basado en percepciones psíquicas subjetivas del individuo/colectivo, pudiendo haber sido condicionado por otras personas que haya conocido o aceptando de algún modo las teorías de dichos individuos con esas creencias. En psiquiatría, varias enfermedades mentales y trastornos de personalidad se caracterizan por diversos grados de pensamiento mágico.

Estudios sobre el pensamiento mágico:

  • Ocultismo, es el estudio de las doctrinas ocultas de las diversas religiones y filosofías, haciendo hincapié en los fenómenos paranormales y los poderes ocultos del ser humano.
  • Esoterismo, es el estudio y la práctica de tradiciones esotéricas, es decir, vinculadas a corrientes religiosas y filosóficas importantes, pero (al menos en origen) desconocidas o secretas para el gran público.
  • Pseudociencia (‘falsa ciencia’; del latín pseudo: ‘falso’ y scientia:conocimiento’) es un término que da cuenta de un conjunto de supuestos conocimientos, metodologías, prácticas o creencias no científicas pero que reclaman dicho carácter. Este concepto es utilizado por los enfoques epistemológicos preocupados por el criterio de demarcación de la ciencia y tiene mayor consenso entre las ciencias exactas y naturales.
  • Superstición es la creencia, no fundamentada, o asentada de forma irracional en el hombre, de que ciertas acciones voluntarias como: rezos, ensalmos, conjuros, hechizos, maldiciones u otros rituales), o involuntarias: como la caída de sal al suelo o la llegada de un martes 13), pueden alterar el destino o la suerte de una persona. Se incluyen entre las supersticiones la adivinación y sus distintas disciplinas astrología, quiromancia, cartomancia o tarot, geomancia o feng-shui, espiritismo etc. y el curanderismo.

Ver LA ASTROLOGÍA, UNA GRAN FARSA

También utilizado para referirse a fenómenos que no tienen una explicación racional. Lo inexplicable puede ser «mágico». A veces para referirse a sentimientos como el amor, la felicidad, cuando hay algo que no se puede definir «hay magia».

Historia

El término magia deriva de magi, uno de los elementos religiosos incorporados por los magos en la antigua Babilonia. Hubo magos en Roma, en Grecia y en casi todo el mundo occidental y oriental de la Antigüedad, cuando la magia o hechicería populares estaban relacionadas con antiguos ritos de fertilidad e iniciación en el conocimiento en los pueblos llamados bárbaros, principalmente los chinos.

La magia y la hechicería estaban ligadas también a las creencias de pueblos orientales muy antiguos, en los que el mago o brujo era a la vez un sanador y un conocedor del mundo invisible de lo espíritus y desempeñaba un papel preponderante en la comunidad.

En Grecia y Roma los adivinos y magos no tenían ya nada que ver con los chamans, aunque eran consultados sobre todo por los poderes de adivinación de los que se creía estaban dotados.

En la Europa medieval la magia estuvo relacionada con la alquimia y la astrología, actividades ocultas consideradas demoníacas por la Iglesia Católica, y que fueron objeto de persecución especialmente durante la Baja Edad Media y la Era Moderna. Unas 500.000 personas resultaron procesadas y gran parte ejecutadas por tribunales civiles y religiosos, acusadas de brujería, a lo largo de casi cinco siglos. Hubo procesos por brujería hasta el siglo XIX, tanto en Europa como en Norteamérica. En Europa el Tribunal de la Inquisición desarrolló un papel preponderante en estos hechos. Debe señalarse que ninguna de las grandes religiones acepta la magia, y en lo que respecta a la religión judeocristiana en particular, ya se encuentran referencias negativas a los magos en el Antiguo y Nuevo Testamento.

La antropología distingue hoy día entre magia y religión, y coloca a la magia en un plano paralelo al de la evolución de las religiones.

La interrelación de los mitos antiguos de las más diversas culturas, sus similitudes y relación con las religiones animistas, en las que la magia desempeñaba un papel central, fueron estudiadas por el antropólogo británico James George Frazer en su obra monumental La rama dorada. Merecieron también una amplia consideración por parte del psiquiatra Carl Jung, quien desarrolló la teoría del inconsciente colectivo.

El hermetismo (llamado la antigua ciencia en el medievo) influyó en el pensamiento del Renacimiento. Esta pseudociencia se vincula, en algunos aspectos, con el mantenimiento de antiguas creencias que, como la magia, conducían al conocimiento y manejo de las leyes espirituales del universo. En 1463, Cosme de Médici encargó la traducción de la obra de Hermes Trimegisto, que se suponía escrita en el antiguo Egipto pero que, para muchos, data de los primeros siglos de la era cristiana y que es la piedra angular del movimiento hermético o gnóstico (de gnosis, conocimiento).

La adivinación mediante el tarot fue una actividad frecuente en el nacimiento de la Era Moderna y los sistemas de símbolos desarrollados por los cartománticos para el conocimiento de la realidad presente y futura son claramente deudores de otros métodos de adivinación practicados por los magos, entre ellos la lectura del vuelo de las aves y de las entrañas de los animales sacrificados.

Prácticas de simple hechicería, adivinación, astrología, lectura de barajas y de libros oraculares como el antiquísimo I Ching, de los chinos, o el alfabeto rúnico de los escandinavos, aspectos del hinduismo, el yoga y hasta la creencia en la divinidad de civilizaciones extraterrestes y su presencia entre los humanos constituyeron desde mediados del siglo XX un conglomerado débilmente articulado que se conoció como movimiento de la Nueva Era (en inglés New Age).

La magia ha sido muy perseguida en la Historia (por corrientes religiosas o sociales) y, aún hoy, contrastando sus teorías por medio del método científico; aunque en otro tiempos hubiera significado la muerte para el mago.

La magia en la Antropología Simbólica

La magia según Frazer

Según Frazer, el pensamiento en el que se fundamenta el concepto de la magia, un conjunto de prácticas y creencias a los que individuos de una sociedad recurren, para crearse un beneficio, para una consecución de fines, relacionandolas a su vez con cierto orden en la naturaleza, ya sea como grupo, como cuando una limitante natural afecta severamente en la organización social del grupo, por ejemplo una sequía o la infertilidad (hechicería), o a nivel individual, como cuando se necesita deshacerse de un enemigo que amenaza la vida (tabú).

Los evolucionistas distinguieron notablemente las profesiones públicas bajo las que se constituía una u otra sociedad;

  • La función del mago desempeñó en muchas sociedades un papel fundamental en la toma de decisiones importantes.
  • Los consejos de mayores, distinguiéndose en general la tendencia a los consejos de mayores, quienes representaban la cabeza de gobierno de las sociedades «salvajes».

Representó un punto medular en los estudios que trataron de comprender la organización de sociedades no occidentales que contrastaban con las occidentales. Se puede dividir en dos vertientes de análisis, por los procesos mentales, según los principios abstractos en los que se basa la práctica de la magia, bajo una ley denominada de empatía.

Es por esta razón que en está línea de pensamiento la magia es predecesor a la religión en una escala evolutiva, es decir, que la magia corresponde a un estadio de grado de evolución de ciertas sociedades consideradas salvajes y la religión a otras que se suponen con mayor grado de civilización. He ahí el interés de su estudio, que trató de comprender el punto en que la magia deja de ser tal para convertirse en religión y así marcar un avance social hacia otro estadio evolutivo.

Frazer entiende a la magia como la expresión de reglas que determinan la consecución de acontecimientos en todo el mundo, como magia teórica; y considerada como una serie de reglas que los humanos cumplirán con objeto de conseguir sus fines, como magia práctica. Esta se divide en dos tipos, cada uno de ellos se funda bajo los principios de semejanza y contacto:

  • Magia imitativa. Relacionada a que lo semejante produce lo semejante, Homeopatía. Esto se refiere a los efectos provocados a algo o a alguien semejaran a las causas que lo provocaron, se puede abarcar desde quien usa la magia, quien la practica, hasta con que fines.
  • Magia contaminante. Que se refiere a las cosas que una vez estuvieron en contacto se actúan recíprocamente a distancia uniéndolos por siempre un lazo, después de haber sido separados, también presente en la Homeopatía.

Para llegar a un entendimiento es necesario recurrir a ejemplos que puedan figurar dentro de estos esquemas. En La Rama Dorada de Frazer, en todo momento refiere ejemplos de sociedades exóticas, por así llamarles, que hasta cierto punto parecen estar intactas ante el mundo occidental. Lo que es cierto es que estás sociedades se encontraban ya teniendo contacto con el hombre occidental, quien se encontraba colonizando sus territorios.

Es de relevancia mencionar la consecuencia colonial del mestizaje, que no sólo es de manera racial, como se abordaría en el punto de vista biológico, sino que ante todo responde al intercambio socio-cultural. A manera de ejemplo podemos tomar a la llamada santería, que podemos a rasgos generales es considerara como un conjunto de elementos que componen al catolicismo y a las tradiciones yorubas que importaron los esclavos negros que eran capturados en Nigeria para ser trasladados a Cuba.

Esta conjugación de sistemas religiosos sigue siendo practicada hasta nuestros días en diversas partes de Latinoamérica, que no sólo es regida por la devoción a los santos identificados con los orishas, sino que implica una jerarquía sacerdotal. Un ejemplo claro de la magia contaminante es cuando para la iniciación de un sacerdote, le es entregada cierta cantidad de collares durante el rito que le permitirán que represente cierta cantidad de orishas,y estar en contacto con ellos a través del sacrificio de animales, por mencionar alguno, las cabras. Estas creencias y prácticas también implican que resolver ciertos problemas, por ejemplo que se le devuelva la salud a alguien que lo solicitó, que cuando se logre se deberá a que se invocó al espíritu de sus ancestros, que se llevó la ofrenda al orishá indicado…etc esto es magia imitativa. Esto implica creencias animistas.

El paso de la magia a la religión

Frazer considera que los principios de asociación de ideas aplicados de manera errónea producen la magia, a la que incluso considera como «hermana bastarda de la ciencia». Frazer considera que el primer golpe que transformó a la humanidad para desistir de la magia como regla de fe y práctica, fue al reconocer «su impotencia para manejar a placer ciertas fuerzas naturales que hasta entonces se habían supuesto dentro de su mandato». Dentro de esta concepción es posible entender que la inteligencia de los hombres comenzaba a percibir que la práctica de la magia no producía precisamente los resultados esperados, que con anterioridad significaban una realidad. A esto le continuó un largo periodo de tiempo de un pensamiento reflexivo que hizo la transición hacia la religión de manera gradual, por el mayor conocimiento de las fuerzas con un poder superior al del hombre y el desarrollo del conocimiento. Frazer concluye que el paso definitivo de la magia a la religión se da en «la confesión de la entera y absoluta dependencia del hombre con respecto a lo divino», culmina con la sumisión del hombre ante la inmensidad del universo.

Sistemas de magia

Artículo principal: Brujería

La antropología distingue la hechicería tradicional de las primeras sociedades. De ella han derivado muchos sincretismos:

Hechicería

Es la forma más simple de magia practicada en las sociedades antiguas. Se basa en la manipulación de la materia y en la analogía. El hechicero recurre a pociones, fetiches, animales y diferentes objetos para lograr sus fines. En su viejo origen la palabra farmacia, del griego pharmakía, se refería a la preparación de pociones y venenos. Luego pasó al uso actual de auxiliar de la medicina, de pharmakon, medicamento.

Animismo

Artículo principal: Animismo

El Animismo engloba diversas creencias en las que seres personalizados sobrenaturales (o espíritus) habitan objetos animados e inanimados. Si bien dentro de esta concepción caben múltiples variantes del fenómeno.

Chamán en un baile de conjuro.

Chamán en un baile de conjuro.

Chamanismo

Artículo principal: Chamanismo

El Chamanismo se refiere a una clase de creencias y prácticas tradicionales similares al animismo que aseguran la capacidad de diagnosticar y de curar el sufrimiento del ser humano y, en algunas sociedades, la capacidad de causarlo. Sistema que dio origen a diversos cultos y religiones y cuyo origen remonta a la edad de Piedra. El chamán es una especie de curandero, con poderes mágicos especiales.

Candomblé

Artículo principal: Candomblé

Sistema semejante al Vudú es popular en Brasil. Consiste en la invocación de ciertas deidades llamadas Orixás.

Vudú

Artículo principal: Vudú

Sistema popular en Haiti. Semejante al Candomblé.

Umbanda

Artículo principal: Umbanda

Fusión de las religiones afro-brasileñas, especialmente el Candomblé, con el espiritismo kardecista, con predominancia de este último. Difiere del Candomblé, también, por considerar varios tipos de orixás como espíritus de personas muertas.

Quimbanda

Artículo principal: Quimbanda

Sistema de magia que trata de la invocación de entidades llamadas Exus, pudiéndose con la ayuda de esas entidades, hacer tanto el bien como el mal.

Wicca

Artículo principal: Wicca

Es una religión creada por Gerald Gardner, que perseguía, en su base, la práctica de la magia en auxilio de la evolución humana. Movimiento neopagano, que incluye el culto de supuestos poderes subyacentes de la Naturaleza, además de la adivinación.

Magia clásica, Teosofía y Nuevas magias contemporaneas

La magia contemporánea encuentra sus raíces en el trabajo de iniciados como Eliphas Levi y Papus. La Teosofía, o la moderna Teosofía, tiene como uno de sus fundadores Helena Petrovna Blavatsky, que fue a buscar a oriente la fuente de su sistema filosófico. Este sistema no se presenta exactamente como los sistemas utilizados por los estudiosos de magia, mas, antes, pretende transmitir el conocimiento esotérico universal que estaría contenido en todas las tradiciones filosóficas o religiosas. Blavatsky considera, por ejemplo, que todos los hombres son magos en el sentido último de la palabra, pues todos pueden utilizar el poder creador divino, sea a través del pensamiento, la palabra o la acción.

Ver TEOSOFÍA (I)

Ver TEOSOFÍA (II)

Magia sexual

Se agrupan en este tópico diversos sistemas: Thelemita, gnóstico, etc., que debe ser ciertamente diferenciado del Tantra con el cual guarda algunos puntos de relación. La base de estos sistemas es el concepto de que el sexo es sagrado.

La magia sexual se divide en diversos sistemas diferentes y con divergencias, algunos de ellos derivados del sistema originalmente desarrollado por Paschal Beverly Randolph y despues por Theodor Reuss en la Ordo Templi Orientis (O.T.O.) y por Aleister Crowley ypo el Sr. Kenneth Grant y por el artista Austin Osman Spare. Citamos entre los diversos sistemas de magia sexual:

  • Ansariético: Creado por los Ansarichs o Aluítas (en inglés: Ansaireth o ainda Nusairis) en la Siria antigua
  • Eulis: Creado por Pascal Beverly Randolph, un iniciado entre los Aluítas
  • Sistema de la 0. T. 0.: Sistema de magia sexual que guarda alguna relación con algunas ramas de Tantra Oriental*Sistema da Fraternitas Saturni: derivado de O.T.O.
  • Sistema Maatiano: Creado por disidentes de O.T.O.
  • Sistema da 0. T. O. A.: Derivado de O.T.O., hace uso de prácticas astrales de magia sexual
  • Caos: Sistema mágico basado en «auto-magia sexual»
  • Movimento Gnóstico Cristiano Universal: Sistema de magia sexual acentuadamente ascético fundado por el neo-gnóstico Samael Aun Weor
  • T.O.T.O. Corriente Thelémica Tifoniana desarrollada por el Sr. Grant.
  • Zos Kia Cultus. Sistema de Hechicería inventado por A.O.S.

Thelema

Artículo principal: Thelema

Filosofía, Culto o Religión, dependiendo del punto de vista, creado por Aleister Crowley a partir del Liber AL vel Legis (el libro de la ley). Con la recepción de ese libro se inició una nueva era, Eón de Horus, donde el ser humano se percibe como centro de su propio universo. Thelema, en griego, significa voluntad.

Samael Aun Weor

Artículo principal: Samael Aun Weor

Samael Aun Weor, fundador del Movimento Gnóstico Cristiano Universal, tomando la magia sexual como uno de los pilares fundamentales de lo que llamó Revolución de la Consciencia. Su principal característica es lo que el propio autor llama de «ascética revolucionaria de la Era de Acuario». De acuerdo con el autor, metafísicamente, su proceso consiste en «mezcla inteligente del ansia sexual con el entusiasmo espiritual», esta consiste, en suma, en la conexión de los órganos genitales masculinos y femeninos llamados por los términos orientales Lingam y Yoni, evitándose el orgasmo, tanto masculino como femenino, y la pérdida del semen.

O. T. O.

La Ordo Templi Orientis, fundada por Theodor Reuss y Karl Kellner al principio del siglo XX se basó inicialmente en la aplicación del tantra sexual con una estructura que recuerda a la masonería. Cuando el ocultista inglés Aleister Crowley, pasó a tener el control de esta orden, sus rituales y filosofía básica fueron reformulados para ser interpretados y trabajados bajo la llamada ley de thelema. La O. T. O. acabó siendo el origen de diversas disidencias que adoptaron diferentes perspectivas sobre la magia. De entre las disidencias que realizan una labor considerada seria podemos citar a la Ordo Templi Orientis Antiqua (O. T. O. A.) y a la Ordo Templi Orientis Tifoniana (Typhonyan O. T. O. o TOTO).

Ver Ordo Templi Orientis

Magia luciférica

Sistema de Fraternitas Saturni. Es un sistema parecido al de OTO, centralizando sus prácticas en la magia sexual (en especial en las prácticas del «sendero de la izquierda») y en la magia ritualística. La diferencia principal en relación a la O.T.O. es que, en tanto esta busca la fusión individualizada con la energía creadora, como idea central, la Fraternitas Saturni busca elevar el espíritu humano a una condición de divinidad, representada por Lucifer. El sistema posee 33 grados.

Magia enoquiana

La magia enoquiana es un sistema simbólicamente complejo, que consiste en la evocación de ángeles enokianos, descubierto por el astrólogo John Dee y por su vidente, Edward Kelley. El sistema fue posteriormente estudiado por la Aurora Dorada Golden Dawn y por Aleister Crowley.

Magia musical

Creado por una renombrada ocultista, Juanita Wescott, estudiosa del sistema de Franz Bardon. El sistema de la magia musical hace uso del hermetismo y de la cábala.

Bibliografía

Referencias

  • En wikipedia en inglés, sobre Frazer: American Folklore An Encyclopedia, by Jan Harold Brunvard, Superstition (p 692-697).

Ocultismo

Ocultismo

El Ocultismo es el conjunto de conocimientos y prácticas con las que se pretende saber y dominar los secretos de la Naturaleza, como también desarrollar los poderes latentes del ser humano. En sentido más amplio, es la dedicación al estudio de las Ciencias ocultas.

Desarrollo histórico

Renacimiento

Cornelio Agrippa

En el Renacimiento, el filósofo, médico, astrónomo, abogado, teólogo y mago alemán Henricus Cornelius Agrippa von Nettesheim (1486 – 1535) realizó una importante obra ocultista y esotérica con influencias judeocristianas y cabalísticas. En su obra principal, De occulta philosophia libri tres, (1531), recogió todo el conocimiento medieval sobre magia, astrología, alquimia, medicina y filosofía natural y lo respaldó teóricamente. Erudito de fama y protegido por distintas casas reinantes o nobles, fue amigo de gran parte de los filósofos y grandes de su tiempo. Sus ideas y dedicación al estudio de las ciencias ocultas le obligó a vivir en un constante éxodo al ser perseguido en varios países.

Siglo XIX

Eliphas Levi

A mediados del siglo XIX el ocultismo tuvo un período de gran apogeo en Francia, de la mano del cabalista Eliphas Lévi, quien produjo una decena de obras esotéricas de importancia, entre las que se destaca Dogma y Ritual de Alta Magia.

Sociedad Teosófica

Poco tiempo después, Helena Blavatsky y Henry Olcott fundan la Sociedad Teosófica en Nueva York (1875) para el estudio de los fenómenos inexplicados de la Naturaleza y de las religiones comparadas. Tras la publicación de Isis sin velo y La Doctrina Secreta, el ocultismo se difundió rápidamente por todo Occidente, reapareciendo escuelas de la Rosacruz, Herméticas y de Magia Ceremonial.

Ver TEOSOFÍA (I)

Ver TEOSOFÍA (II)

Ocultismo en el siglo XX

Teosofía y Neo-teosofía

Tras la muerte de Helena Blavatsky el movimiento teosófico se fractura y surgen varios grupos, de la mano de Annie Besant, William Judge y posteriormente Rudolf Steiner y Alice Bailey. La Escuela Arcana de Alice Bailey puede ser considerada el más inmediato antepasado del fenómeno de la Nueva Era y la supuesta canalización de entidades que enseñan las doctrinas del nuevo tiempo. Del tronco teosófico también surgen otras escuelas como Nueva Acrópolis y la Asociación Hastinapura.

Rosacruz

Rosacruz de Max Heindel, la Fraternidad Rosacruz Antigua de Arnold Krumm-Heller y AMORC, sigla de la “Antigua y Mística Orden Rosae Crucis” de Harvey Spencer Lewis.

Magia Ritual

El movimiento de la magia ritual moderno se inspiró en las doctrinas del grupo hermético “Hermetic Order of the Golden Dawn“, el cual fue fundado por Samuel Liddell MacGregor Mathers, continuando el legado de una antiquísima orden rosacruz alemana conocida como “Orden de la Rosa Oro Rubí y de la Cruz de Oro”. Actualmente la magia ritual pone un particular énfasis en los continuadores del polémico Aleister Crowley.

Artículos relacionados con el Ocultismo

Ver Magia

Ver La Magia

Ver Ocultismo

Ver Conceptos sobre ‘La Magia’

Ver Ocultismo

Ver ADIVINACIÓN

Ver Pecados religiosos

Ver Carta al diablo de Reyna y su Familia.

Ver HILOZOÍSMO Y PANPSIQUISMO

Ver El juego de la copa

Ver La Tabla Hoiuja

Ver ANTICIPANDO EL FUTURO

Ver EL DÉJÁ VU Y LA REENCARNACIÓN

Ver LA ASTROLOGÍA, UNA GRAN FARSA

Ver – Unas 250 tumbas profanadas con inscripciones satánicas en Francia.

Ver LEYENDAS URBANAS

Ver UN MITO QUE PERMANECE – LOS EXTRATERRESTRES EN LA ARQUEOLOGÍA FANTÁSTICA

Ver Satanás, la Biblia habla de él.

Ver Iglesia de Satanás

Ver Posesión satánica

Ver La caída de la humanidad

Ver Propiedades del infierno

Ver Satanás y el Arte

Ver El origen del mal en Satanás

Ver El análisis de las tentaciones al Señor Jesús

Ver ¿Como surgió el pecado?

Ver Rebelión cósmica- El problema del mal

Ver Erudito moderno que reafirma valientemente la existencia del diablo

Ver Cuestiones de la vida

Ver EL COMIENZO DEL PECADO

Ver “Ángeles y Mujeres”

Ver TEOSOFÍA (I)

Ver TEOSOFÍA (II)

Obtenido de http://es.wikipedia.org/wiki/Ocultismo

El juego de la copa

El juego de la copa

Puede haberte dado miedo o solamente haberte parecido extraño: son esas cosas que pasan y que uno nunca va a saber por qué.

El Primer Mandamiento prohíbe invocar espíritus. El Rey Saúl recurrió a una mujer para conjurar el espíritu del difunto profeta Samuel y fue castigado por Dios (1 Samuel 28, 8-17). Se trata del pecado de adivinación: querer “desvelar” el porvenir recurriendo a espíritus (que en realidad son demonios).

Ver La Tabla Hoiuja

Ver Pecados religiosos

Movimiento del vaso.(0)

Durante una semana de estudios bíblicos, un pastor y hombre de ciencia nos contó el siguiente caso: “El deseo de investigar los fenómenos ocultos le llevó a tomar parte en algunas sesiones espiritistas. Los miembros del círculo estaban sentados alrededor de una mesa sobre la que se hallaba extendido un enorme alfabeto. Las letras estaban cubiertas por una placa de vi una copita de licor. Después de la apertura de la sesión con una oración filosófico-religiosa, fue citado un espíritu. Los presentes entonces comenzaron a dirigir preguntas al espíritu invisible que les respondía haciendo mover la cepita, la cual se detenía en cada una de las letras correspondientes. Las letras formaban palabras que eran la respuesta a las preguntas”.
El que nos proporciona este relato, se interesó en primer lugar, por la fuente de energía que forzosamente había de haber detrás de cada movimiento del vaso. Durante muchas sesiones, tra sin que ello le condujera a ningún resultado, encontrándose al fin ante la al con el más comprensible fenó meno de la telequinesia. La participación en estas sesiones espiritistas, que en un principio sólo había de servir para el estudio de los fenómenos ocultos, trajo como consecuencia para el que hacía los experimentos graves resultados. Desapareció en él el interés por la Palabra de Dios. Cuando estaba predicando el domingo, entraban en su mente tentaciones síquicas de raro carácter. Tenía luchas interiores cada vez que había de pisar la Casa del Señor. Esta situación y estas ten otra solución que presentar la renuncia a su cargo pastoral (1).
Desde el punto de vista médico: No hubo ningún disturbio físico que motivar las inquietudes síquicas de este académico; raras veces había estado enfermo en su vida. Tampoco había precedentes de enfermedades nerviosas o melancólicas. Después de su dimisión en el cargo de la iglesia, empezó otro oficio que hoy sigue perfectamente.

Desde el punto de vista parasicológico, tenemos 4 preguntas:
¿Estaban bajo la influencia de hipnosis los participantes que contemplaban el movimiento de la copa? (2).

¿Eran víctimas de algún truco?

¿Es posible en este caso la hipótesis de los espíritus, o bien se puede aclarar con la teoría animística de la sicoginesis?

En este sentido se dirige la aclaración del psicólogo Hender en su libro “Automatismos psíquico”. En la página 8 habla de la capacidad Intelectual de un círculo de personas unidas en un mismo propósito para alcanzar el fenómeno automático como producto de un acendrado polisiquismo.

En el plano de la cura de almas el secreto de la misteriosa fuente de energía nos interesa de un modo secundario.

Se trata en primer lugar de las consecuencias ocasionadas por la práctica del Ocultismo en el complejo psíquico del experimentador. La aversión a la Palabra de Dios y los ataques inexplicables, al hallarse en la iglesia cumpliendo su ministerio.

Ej. 3. Un segundo sistema de hacer mover el vaso nos trae nuevos elementos para discusión. Una mujer joven lo practicaba de este modo: Alrededor de un vidrio redondo había escrito las letras del abecedario. El vaso se movía dentro del círculo indicando las letras de los bordes. De esta forma obtenía respuestas sobre cualquier materia. Esta práctica privada la desarrolló, gracias a las experiencias adquiridas en reuniones espiritistas. Lo especial del caso es que esta mujer creía hacer poder venir del más allá personalidades como Lutero, el Apóstol Pablo y aún a Cristo como mínimo. Solía comenzar con una oración, y estaba plenamente convencida del carácter religioso de su arte. En su pueblo era considerada como una mujer piadosa, pues era fiel asistente a los cultos de la Iglesia. En algunas ocasiones había incluso aconsejado a parientes y amigos a través de su vidrio mágico. Era ya su costumbre emplear la frase: “Espera, voy a preguntar al Salvador”.

A esta espiritista pseudo-cristiana le fue dado vivir muy poco. Repentinamente en los mejores años de su vida enfermó. Notó por sí misma que su fin se acercaba y decía que el Salvador vendría a buscarla. Una vecina que estuvo presente en la habitación de la enferma, cuenta los últimos instantes que precedieron a su muerte. En los últimos momentos de su muerte se expresó así: «Ahora viene el Salvador a buscarme». Su mirada estaba dirigida a la ventana con gesto de espera. La expresión de sus ojos delataba la aproximación de un ser invisible. De pronto su mirada cambió transformándose en una mueca llena de terror, y su último grito fue de espanto. Así murió. Según el relato de la testigo ocular, ocurrió como si la moribunda despertara de una ilusión a una realidad espeluznante.

Según la experiencia obtenida en la cura de almas, se producen en estas circunstancias que se repiten en muchos casos del Ocultismo: escondido bajo el manto cristiano. La mujer ejercitaba una práctica espiritista; sin embargo, estaba convencida del espíritu cristiano de sus actos. Solamente ante las puertas de la eternidad se rompió el velo de vanas ilusiones piadosas. Un médico escéptico podría argüir que el repentino cambio en la expresión del rostro de la mujer y el grito de dolor nada tienen que ver con su posición religiosa o con sus prácticas ocultas, sino más bien con la agonía física (3). Al parasicólogo le interesa bien poco la valoración ética de los fenómenos ocultos. Para él sólo es interesante el fenómeno experimental de mover el vaso, por si se trata aquí de criptomnesia, o bien de hipermnesia (4), de clarividencia, comunicaciones con espíritus o cualquier otra forma de percepción ultrasensible, descontando que en este caso no parece haber noticias de interesado engaño para sacar dinero.

Si bien aquí no son presentados todos los detalles posibles del caso, debe tenerse en cuenta estas dos cosas. Las manipulaciones espiritistas estaban cubiertas de un manto piadoso. La protagonista experimentó una difícil y extraña agonía. Síntoma que se repite en todos los casos de práctica oculta que me son conocidos. Es curioso observar que el profesor Bender, un especialista en la materia de hacer mover los vasos, advierte seriamente a sus lectores contra el automatismo psíquico (5)

Otros Testimonios:

Maxi cuenta lo suyo.
Obviamente, empezó como un juego. La idea, más que nada, era asustar un poco a las chicas y divertirnos un rato ese aburrido jueves de diciembre.
Mis viejos no estaban y ofrecí mi casa para hacer el juego de la copa. Corrimos todo de la mesa, pusimos los papelitos con las letras y los números del 0 al 9, y un “sí” y un “no” en el medio.
Eramos más o menos diez y nos turnábamos para poner el dedo en la copa, que estaba boca abajo. Después de un montón de risas y de hablar pavadas sin que pase nada, nos pusimos serios y uno preguntó: “Espíritu de la copa, ¿estás ahí?”.
Increíble, pero se movió al “sí”. Los que no tenían puesto el dedo pensaban que no era de verdad, pero al ir alternándonos nos dimos cuenta que era cierto.
Preguntábamos cualquier pavada, quién gustaba de quién, o el color del calzoncillo o la bombacha de alguien. Hasta que a uno se le ocurrió saber el nombre del espíritu. Contestó “Damien”, como el chico maldito de la película La Profecía.
A partir de ahí, la copa empezó a moverse como quería. Iba sola varias veces al “6″ (por el “666″) o marcaba la palabra gun (arma, en inglés) cuando le preguntábamos qué pasaría si alguien se iba de la mesa. La verdad, éramos 10 personas de 18 años y, no lo pudimos evitar, nos asustamos.
También nos decía los segundos nombres de algunos amigos o parientes y otros datos que no había forma de que la mayoría los supiera. Es decir, no existía ninguna manera de ponerse de acuerdo para mover la copa y formar alguna palabra en especial.
En un momento, puse una cadenita con una cruz en el centro de la mesa y la copa se volvió como loca, se movía para todos lados e intentaba sacarla del círculo que habíamos armado con las letras y los números.
A eso de las 5.30 de la mañana, después de “jugar” más de cuatro horas, decidimos tirar la copa por la ventana. Esa noche me iba a quedar a dormir en casa con dos amigos, pero preferimos irnos a lo de otro.
Pedimos un taxi y, no sé si estaríamos muy sugestionados, pero el taxímetro marcaba muchos números en los que había 6. Creo que pagamos 6,36…
Nunca les conté a mis viejos por qué faltaba una copa de cristal del juego que les habían regalado para su casamiento.
Las consecuencias de un mal empleo del juego sumadas a una invocación exitosa pero equivocada suelen ser perjudiciales.
Se han registrado casos de posesión demoniaca, apariciones fantasmagóricas, muertes repentinas o la no grata presencia de nuevos “huéspedes” en los hogares.
Aun asi no faltan los clásicos casos de paranoia por la simple sugestión.
Si buscan información en los lugares correctos verán muchísimo mas.
Tengan en cuenta que el juego se centra en la comunicación con un ente, pudiendo ser este cualquier cosa que logre entrar en contacto primero.(6)

Muchas veces escuchamos hablar de este juego realizado en ocasiones por curiosidad o divertimento.
Las personas que generalmente “juegan” con la copa, no tienen el conocimiento espiritual adecuado para inferir de esta acción, conclusiones verdaderamente acertadas. Desconocen la existencia de entidades incorpóreas, de un mundo espiritual que nos rodea.

Escuchamos mencionar habitualmente:
“La copa se movió por el poder mental de un asistente”.
“Se mueve porque todos estamos pensando en ello”.
“Se mueve porque existen espíritus”.
Para el escéptico será solamente la acción del cerebro humano.
El incrédulo opinará que no existe movimiento de la copa, simplemente porque no cree.
El curioso siente saciada su curiosidad cuando se produce cierto fenómeno, pero luego experimenta miedo.
Al espiritista le causa generalmente cierta indiferencia, y en ocasiones rechazo.
Analizando cada uno de los casos anteriores (pueden existir más), observamos:
El escéptico no cree en el juego de la copa porque de antemano ha rechazado la posibilidad de la intervención de un ente distinto a los concurrentes.
El incrédulo se inclina por la inexistencia de este juego, le resta veracidad, porque su fe es distinta o no comparte aún cuando se producen hechos fehacientes.
El curioso necesita saber, comprobar, estudiar, arriesgar, analizar; su naturaleza lo conduce más allá. Sin embargo algo lo paraliza: el miedo, lo desconocido.
La persona intrépida, curiosa, segura de sí misma, seguirá adelante, cueste lo que cueste. Quiere investigar hasta el final.
Pero el miedo, paraliza, desorienta. ¿Por qué se produce?, porque las personas que acuden simplemente por curiosidad a la realización de este fenómeno, no esperaban de la reunión respuestas tan concluyentes.
En un caso real varias personas se reunieron con el propósito de realizar el famoso juego, todas ellas de distintas opiniones incluso de diferentes religiones. Ante el asombro general no sólo la copa se movió sino además, indicó a los asistentes un nombre y un número de teléfono, seguidos de las palabras: “estoy vivo”.
Como era de esperar y ante el asombro de todos, era evidente que alguien había transmitido los datos. Se generó un diálogo sobre la veracidad o no de los mismos y la siguiente pregunta: ¿Alguien conoce este teléfono y este nombre? Todos sin excepción contestaron que no.
Existían dos opiniones, dejar las cosas así, o seguir. Por supuesto que los intrépidos y curiosos con el consentimiento de los restantes, optaron por comprobar la veracidad y autenticidad del hecho. Fue así que realizaron la llamada correspondiente, contestando afirmativamente la madre del joven en cuestión, que su hijo se encontraba pero no podía atender el teléfono porque hacía poco tiempo que se encontraba durmiendo. El asombro fue abrumador. El silencio colmó el lugar donde se encontraban los asistentes.

Luego, surgieron opiniones y comentarios de distinta índole:
– “Yo no creo”
– “A mí no me gusta esto”
– “Se nos fue de las manos”
– “Si nosotros no conocemos a ese joven,. ¿cómo se produjo esto?
– “Tengo miedo”
– “Tengo miedo es algo serio”
– “Tengo miedo pero quiero ir mas allá. Tengo curiosidad”.
– “Hablar con los muertos me hace mal es cosa de espiritistas. Pero si el joven dijo que estaba vivo (acoto un asistente)”
– “Consultando a religiosos de distintas creencias, contestaron que no era conveniente seguir investigando. Algunos atribuían las consecuencias al Diablo”.
En el juego de la copa, ¿interviene el Diablo?
¿Los efectos son consecuencia de la mente de los asistentes?
¿Por qué no es conveniente seguir investigando, como opinan algunos religiosos?
¿Es peligroso?
¿Existe participación de los espíritus?
¿Es espiritismo?

Contestamos desde la opinión espiritistas las anteriores preguntas:

El Diablo no existe. Dios es único, justo, bueno, y todopoderoso. La existencia de un ser en iguales condiciones es imposible por el carácter de unicidad. Además la creación por Dios de un ser como el Diablo, se contradice con la condición de bueno y justo.
Los efectos del juego de la copa no son atribuibles a las mentes de los asistentes ,o a la capacidad cerebral de los mismos, porque el cerebro elabora información de acuerdo a datos previos, originando luego razonamientos. Ninguno de los asistentes conocía previamente el teléfono o el nombre del joven en cuestión.
En el juego de la copa intervienen espíritus encarnados (es decir con cuerpo, seres humanos) o desencarnado (incorpóreos, pertenecientes al mundo espiritual)
Para algunos religiosos la inconveniencia radica en la expansión de conocimientos nuevos, asimilables fácilmente para aquellas personas dispuestas a conocer más de la realidad.
¿Cómo explicar la inmortalidad del alma, la existencia de seres incorpóreos, de espíritus, de las comunicaciones entre el mundo material y espiritual. Deberían indefectiblemente estos religiosos contradecir los basamentos de sus doctrinas. Pero hay algo real: los hechos existen, las consecuencias y las causas también.

La causa del juego de la copa es la comunicación de un espíritu errante y las personas intervinientes en este juego, en el cual se necesita no sólo del espíritu en cuestión, sino además de una o varias personas médiumns, es decir de intermediarios entre el mundo espiritual y el material.(7)

Cuento una experiencia, para que quede en el recuerdo:
Lo que voy a contar ocurrió en una pequeña comuna de Misiones (Argentina), el lugar se llama Puerto Rico, ésta pasando Posadas yendo hacia Cataratas…

Una noche, un grupo de chicos y chicas determinó practicar “el juego de la copa” … entre ellos había una persona que era simplemente hermosa, una flaca, de pelos negros, alta… linda chica. La destaco porque después del “Juego de la Copa” esa persona nunca volvió a ir al colegio… se quedaba siempre adentro de la pieza donde dormía, nunca prendía luces… siempre estuvo sola… por mas que los amigos la visitaran, ella los atendía pero se notaba que no era la misma… quedo como en un estado de “shock” del que no salia… por mas que la “trataron” los médicos y demás… hasta “curanderos” se hablaba mucho de cosas espirituales (macumbas y demás cosas)… hasta que una noche., cuando menos se lo esperaba el pueblo, dicen que escucharon un ruido terrible provenir de la habitación (oscura) de la chica…

Había agarrado una escopeta, y se había disparado en la boca…

Obviamente que cuando te cuentan la historia te dejan con la boca abierta… tal vez yo no hago el mismo efecto contándoselas por este medio… pero tengan en cuenta que la persona que me la cuenta a mi, es de ese lugar… o sea, de Misiones. Dicha persona sabe muchas cosas mas, detalles y demás cosas que le pedí por favor NO me cuente… porque cuando me las contaba había gente (en esa habitación) que no querían escuchar cosas de espíritus…

En fin… creer o no creer…

Después de un tiempo a esta conversación, a solas… le pregunte a esta “otra” persona que tambien es de Misiones, y me contesto:
– “La chica de la que hablaba existió, y se suicidó. Era una persona normal, como cualquiera de nosotros, y una noche se mato. No puedo decirte más… ” (8)

Sin ningún lugar a dudas, esta práctica, al igual que el juego de la tabla houija,son practicas satánicas en forma de juego, para que la gente se interese por ellas.

El principio detrás de estas practicas, es la adivinación la consulta a los espíritus, todas prácticas relacionadas con el espiritismo

¿QUE ES LA ADIVINACIÓN?(9)
La adivinación, expresada de manera muy sencilla, es el arte oculto de mirar en el futuro o en lo desconocido. Este arte lo practican, de una u otra forma, la mayoría de las hechiceras y brujos wiccanos. Siempre ha sido una de las partes vitales del arte de la hechicería.

Además de realizar una adivinación con fines de magia, este arte es una tradición del Sabbat Samhain que practican la mayoría de los wiccanos que utilizan las piedras de runa o miran al interior de las bolas de cristal en esta noche, la más mística y mágica de todo el año.

La adivinación se divide en dos grandes categorías: la lectura e interpretación de augurios y presagios, además de cualquier forma de comunicación entre el ser humano y las entidades espirituales o seres divinos. Es un arte fascinante y de gran antigüedad. Su práctica (tanto en el pasado como en el presente) es universal.

A lo largo de muchas épocas, las hechiceras, gitanas, chamanes, sacerdotes y sacerdotisas paganas, curanderos y profetas bíblicos desarrollaron infinidad de métodos de adivinación. Sería prácticamente imposible extenderse en cada uno de los métodos en una única sección, por lo que se incluyen sólo aquellos que son los métodos más populares e interesantes de adivinación y que practican la mayoría de los wiccanos, hechiceras y brujos modernos: la taseografía (lectura de las hojas de té), la estolisomancia, la adivinación por medio de huevos, la adivinación con ayuda de un libro, la ceromancia, la geomancia, la discriminación, la hidatoscopia, la lectura de la bola de cristal, la adivinación de amor, la oniromancia (adivinación e interpretación profética de los sueños) y el uso de la tabla Ouija.

La adivinación con cartas del mazo de Tarot (también conocida como tarotología) quizá es el método número uno utilizado por la mayoría de los neopaganos.

Elijo dejar este método fuera de la sección por las siguientes razones:

1-En promedio, un mazo de cartas del Tarot contiene 56 cartas del Arcano Menor y 22 del Arcano Mayor. Cada una de ellas tiene su significado adivinatorio al derecho y de cabeza. Además, la posición de la carta al tirarse, así como cada uno de los cuatro grupos de cartas del Arcano Menor (Espadas, Copas, Vara y Pentáculo), tienen un sentido único. Para complicar un poco más las cosas, existen numerosos métodos para leer el Tarot.

2-Es un sistema de adivinación muy complejo que no puede (y no debería) condensarse en algunas páginas, ni siquiera en una sola sección.

Artículos relacionados con el Ocultismo

Notas:

(0) Dr. Koch, Kurt E. Título: Ocultismo y cura de almas : el tratamiento pastoral de aquellas personas, que por ocuparse en cosas ocultas, dañan sus almas … / por el Dr en teología Kurt E. Koch Editorial:Terrassa : Edit. Clie, DL 1983, Referències bibliogràfiques: Tít. orig.: Seelsorge und Okkultismus Depósito Legal:-1983, ISBN:84-7228-784-X, pp. 36-38,

(1) cf. Kloos, loc. c!t.12, pag. 423.

(2) Tal hipótesis defiende el profesor Dr. Christian Bruhn en su libro: “Gelehrte in Hypnose”, Hamburgo, 1926

(3)Rudolf Tischner,loc. “Ergebnisse okkulter Forschung”,Deutsche Verlagsabstalt, Stuttgart, 1950,pag.46

(4)Rudolf Tischner,loc. “Ergebnisse okkulter Forschung”,Deutsche Verlagsabstalt, Stuttgart, 1950,pag.28

(5)Cf.Hans Bender:”Psychische Automatismen”. Un tratado a la psicología experimental del subconsciente y de la percepción ultrasensible

(6) http://www.webconferencia.net/fenomenos-inexplicables/el-juego-de-la-copa-290049.html

(7) http://www.aeluzyvida.com.ar/copa.htm

(8) http://foros.picardianos.com/?showtopic=54192

(9) Es un extracto del Curso: Magia wicca, Cap. 9. Las artes místicas de la adivinación,http://www.mailxmail.com, http://www.mailxmail.com/curso/vida/magiawicca/capitulo9.htm

Posesión satánica

Posesión satánica

En 1607 los intentos del Padre Romillon para exorcizar y expulsar los demonios del cuerpo de la joven novicia Madeleine, del convento de las ursulinas de Marsella, no tuvieron éxito.

Ella insistía en que el Padre Gaufridi le había introducido un “demonio verde” en el cuerpo, y quiso nombrarla Reina del Aquelarre.

Se afirmó que Madeleine había contagiado a otras cinco monjas, entre ellas una llamada Louise Capeau.

Sometido el Padre Gaufridi a tortura, confesó que había hecho un pacto con Satanás. Luego se retractó ante el Tribunal, pero lo condenaron a muerte en un auto de fe.

Hace pocos dias atras, al saludar a los peregrinos de lengua italiana al final de

exorcismo

 la Audiencia General celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa se dirigió a las religiosas Hijas de la Cruz y a los laicos que comparten su carisma, que recordaban de modo especial a Sor Maria Laura Mainetti; religiosa asesinada en un rito satánico en el año 2000.

El Papa afirmó que Sor Maria Laura, “fiel al don total de sí, sacrificó su vida rezando por quien la golpeaba”.

Esta religiosa italiana fue asesinada de 18 cuchilladas la noche del 6 al 7 de junio de 2000 en Chiavenna (Italia); por tres chicas menores de edad durante un rito satánico; dos muchachas de 17 años y una de 16.

Asesinada en ritual satanico (a la izquierda)Mientras moría, encontró fuerzas para rezar por las jóvenes y perdonarlas. Este dato se pudo conocer en los interrogatorios realizados a las asesinas, quienes contaron que Sor Maria Laura dijo antes de morir: “Señor, perdónalas”.

La Congregación para las Causas de los Santos reconoció recientemente como martirio el asesinato de la religiosa, abriéndose el 23 de octubre de 2005 su proceso de beatificación.

Sor Maria Laura, cuyo nombre de pila era Teresina, había nacido en Colico, Lecco, Italia, el 20 de agosto de 1939 y en el momento de la muerte era superiora de la Comunidad de las Hijas de la Cruz, en el Instituto María Inmaculada de Chiavenna.

Fuente:

Anteriores Entradas antiguas