Bernardo Stamateas – Juegos Sucios (v. 2.0)

View this document on Scribd
Anuncios

Mente de Esclavo

View this document on Scribd

Solos y Solas

View this document on Scribd

¿Quién soy?

Lo que la Biblia enseña- agosto 2009
¿Quién soy?

Para escuchar este artículo en formato mp3 ir a este enlace.
Artículo escrito por: Dr. Jerry Laursen

Estimado(a) lector:

¿Quién somos en Cristo? Según la biología moderna, no somos nada, sino un accidente de la naturaleza. Dice que no tenemos valor distinto ni propósito, y cuando morimos, cesamos de existir. Pero no es así.

La Biblia nos enseña la verdad. Cristo pagó caro por nosotros y ahora somos una nueva creación eterna, con propósito.

Estudiar esta lista elevará nuestro ánimo.

También puede usarse en el evangelismo, para mostrar al incrédulo el gran cambio que le espera si se entrega a Cristo.

He aquí más de 30 descripciones del creyente en Cristo:

  • Soy una nueva creación (2 Co. 5:17).
  • Soy un hijo de Dios (Jn. 1:12; Ro. 8:14-15; Gá. 3:26; 4:6).
  • Soy redimido y perdonado de todos mis pecados (Col. l:14).
  • Estoy libre para siempre de condenación (Ro. 8:1).
  • Soy librado del poder del pecado (Ro. 6:1-6).
  • Soy uno que tiene el derecho de entrar sin vergüenza ante el trono de Dios para encontrar misericordia en tiempos de necesidad (He. 4:16).
  • Soy justo en Cristo, completamente perdonado (Ro. 5: 1).
  • Soy siervo de la justicia (Ro. 6:18).
  • Soy un santo (Ef. 1:1; 1 Co. 1:2; Fil. 1:1).
  • Soy la sal de la tierra (Mt. 5:13).
  • Soy la luz del mundo, portador de la verdad (Mt. 5:14).
  • Soy amigo de Cristo (Jn. 15:15).
  • Soy elegido por Cristo para llevar su fruto (Jn. 15:16).
  • Soy siervo o esclavo de Dios (Ro. 6:22; Ef. 3:1; 4:1).
  • Soy templo, morada del Espíritu Santo. (1 Co. 3:16; 6:19).
  • Soy comprado por un precio y por lo tanto pertenezco a Dios. No soy mi propio dueño. Vivo para Cristo (1 Co. 6:19-20; 2 Co. 5:14-15).
  • Soy miembro del cuerpo de Cristo (1 Co. 12:27; Ef. 5:30).
  • Estoy reconciliado con Dios y soy ministro de reconciliación (2 Co. 5:18-19).
  • He sido crucificado con Cristo y ya no vivo yo; Cristo vive en mi (Gá. 2:20).
  • Soy escogido en Cristo antes de la fundación del mundo para ser santo y sin mancha delante de él (Ef. 1:4).
  • Soy heredero de Dios, pues soy su hijo (Gá. 4:6-7).
  • Soy hechura de Dios, nacido de nuevo en Cristo para hacer su obra (Ef. 2:10).
  • Soy santo y justo (Ef. 4:24).
  • Soy ciudadano del cielo (Fil. 3:20; Ef. 2:6).
  • Soy peregrino en este mundo en el cual vivo temporalmente (1 P. 2:11).
  • Soy hijo de la luz, no de las tinieblas (1 Ts. 5:5).
  • Soy rescatado del dominio de Satanás y trasladado al reino de Cristo (Col. 1: 13).
  • Soy enemigo del diablo (1 P. 5:8).
  • Soy nacido de Dios, y el diablo no tiene autoridad para tocarme (1 Jn. 5: 18).
  • Soy habitado por Cristo mismo (Col. 1:27).
  • Soy escogido de Dios, santo y amado (Col. 3:12, 1 Ts. 1:4).
  • He recibido muy grandes y preciosas promesas de Dios (2 P. 1:4).
  • Soy testigo de las glorias de Dios, y creado para hacer buenas obras (Hch. 1:8; Ef. 2:10).
  • Seré como Cristo cuando él regrese (1 Jn. 3:1-2).
  • Por la gracia de Dios, soy lo que soy.

[Esta lista es adaptada de Victoria sobre la oscuridad, por Neil T. Anderson.]

Hermano o hermana, ¿no está progresando su ministerio como desea? ¿Está malentendido por la comunidad? ¿Piensa a veces que no sirve? ¿Cómo está su auto-imagen? ¡Para sentir su valor real, vuelva a leer esta lista en voz alta!

ObreroFiel.com- Se permite reproducir este material, siempre y cuando no se venda.

Seamos fieles conociendo lo que la Biblia nos enseña,

Scott Yingling
Director general de ObreroFiel.com
Para más recursos sobre este y otros temas, visítenos en: http://www.ObreroFiel.com

Un problema sí, dos no

Un problema sí, dos no

2 Reyes 6; 13: “‘Pues entonces averigüen dónde está’ ordenó el rey, ‘para que mande a capturarlo.’
Cuando le informaron que Eliseo estaba en Dotán, el rey envió allá un destacamento grande, con caballos y carros de combate. Llegaron de noche y cercaron la ciudad. Por la mañana, cuando el criado del hombre de Dios se levantó para salir, vio que un ejército con caballos y carros de combate rodeaba la ciudad.
‘¡Ay mi Señor!’ exclamó el criado, ‘¿qué vamos a hacer?’
‘No tengas miedo’ respondió Eliseo, ‘los que están con nosotros son más que ellos.’
Entonces Eliseo oró: ‘Señor ábrele a Guiezi los ojos para que vea’. El Señor así lo hizo, y el criado vio que la colina estaba llena de caballos y de carros de fuego alrededor de Eliseo. Como ya los sirios se acercaban a él, Eliseo volvió a orar, ‘Señor, castiga a esta gente con ceguera.’ Y el Señor hizo lo que le pidió Eliseo.
Luego Eliseo les dijo: ‘Esta no es la ciudad adonde iban, han tomado un camino equivocado. Síganme que yo los llevaré adonde está el hombre que buscan.’ Pero los llevó a Samaria. Después de entrar en la ciudad, Eliseo dijo: ‘Señor ábreles los ojos para que vean.’ El Señor así lo hizo, y ellos se dieron cuenta de que estaban dentro de Samaria. Cuando el rey de Israel los vio, le preguntó a Eliseo: ‘¿los mato mi señor? ¿Los mato?’ ‘No, no los
mates’ contestó Eliseo, ‘¿acaso los has capturado con tu espada y tu arco, para que mates? Mejor sírveles comida y agua para que coman y beban, y que luego vuelvan a su rey.’
Así que el rey de Israel les dio un tremendo banquete. Cuando terminaron de comer, los despidió, y ellos regresaron a su rey. Y las bandas de sirios no volvieron a invadir el territorio israelita.”

Todos tenemos problemas, Dios permite el primer problema, el segundo problema lo hicimos nosotros.

Hay cuatro posibles reacciones frente a los problemas:

  1. Auto agresión: Tengo un problema y frente al problema me lastimo; entro en ansiedad, ataque de pánico, me angustio.
  2. Es la manera de poner la bronca afuera: Es la opuesta a la primera. No ponemos la bronca en uno, sino en los demás. Es el confrontamiento, la pelea, los insultos.
  3. Evadiéndonos: Tengo un problema y me voy.
    Me molestan en el trabajo y renuncio.
    Me peleo con mi esposa y me divorcio.

    Evadirme es alejarme. La mayoría de las adicciones son refugios donde uno se mete para huir de un problema que no quiere enfrentar.

Si tengo un problema y me siento una porquería, no solamente que no resuelvo el problema, sino que generé uno más.

Si tengo un problema y me agarro a trompadas con otro, no resuelvo el problema y genero uno más.

Si tengo un problema y me evado, no solamente no lo resolví, sino que me refugié en una adicción.

Estas tres maneras de reaccionar no funcionan porque están basadas en laimpulsividad.

Cuando me agredo a mi mismo eso es impulsividad; si me peleo con el otro, también es impulsividad y, si me evado también lo es.

Las tres maneras no resuelven el problema, y además nos traen más problemas. Cientos de problemas que tenemos son los ‘hijos’ de un problema que no resolvimos bien.

La gente de Dios tiene una cuarta manera; la verdadera y la única manera de resolver los problemas:

Mentalidad de alternativas. Frente a un problema tenemos que pensar soluciones.

Para pensar en soluciones hay que estar frío.

Frente a tu problema tenés que estar frío.
Frío no es tragar la bronca, no es decir que ‘sí’ a todo. Frío no es morderse la lengua.

Alejandra predicó sobre las mujeres que son geishas, tragan hasta que explotan y matan a alguien.

Los chicos que mataron a sus compañeros en el colegio, eran chicos que evadían el problema, tragaban.

Frío es estar tranquilo.

Tenés que estar tranquilo porque Dios ha prometido que junto con la prueba nos dará la salida. No solamente una, sino varias.

Dios adiestra tus manos para la batalla y tus dedos para la guerra.
Dios te va a dar 10 soluciones por cada problema.

Cuando alguien no te saluda tenés cuatro caminos, pensar que no te saluda porque no servís y sentirte mal vos.

El segundo camino es pelearte con la persona.

El tercer camino es no hablarle más.

Y el cuarto camino pensar; no me saludó porque no me vio, porque estaba preocupado por algo; o ir y preguntarle si está bien. Siempre hay soluciones de parte del cielo para nosotros.

No sé el problema que tenés, pero si estás en Cristo, Él adiestra tus manos para la batalla y tus dedos para la guerra.
Dios va a darte ideas espectaculares para que salgas del problema en victoria.

Las ideas creativas se activan estando tranquilos.

Eliseo oraba y Dios le mostraba dónde el enemigo iba a atacar; entonces él le decía al pueblo de Dios lo que Dios le mostraba, y el pueblo podía defenderse.

El rey enemigo pensó que había alguien que les pasaba la información, hasta que alguien le contó al rey sobre Eliseo.

Todo un ejército fue a buscar a Eliseo, pero él no se preocupó porque sabía que eran más los que estaban con él que los que estaban en contra.

Eliseo dijo: ‘Señor abre sus ojos’ y su criado pudo ver carros y caballos igual que los del enemigo, pero los de Eliseo tenían fuego.

La diferencia entre el diablo y nosotros es que él puede tener las mismas armas, pero las nuestras están rodeadas con el fuego de Dios.

Eliseo le dio una promesa llave.
Hay una promesa que va a ser tu llave, una promesa que Dios ungió para vos. Es una promesa específica de la Biblia que a vos te motiva, que te entusiasma, te unge. Tenés que descubrir cuál es esa promesa.

‘Todo lo que hagas te saldrá bien’ Esa es mi llave.

Hay una promesa que es para vos.
Empezá a leer los Salmos, y cuando leas una promesa que te impacte esa es para vos.
Confesala, tenés que hablar esa promesa. Los salmos es el libro de las llaves. Llenate de fe.

Algunas personas buscan fe en los demás.
Esa gente se descalifica para que otros les den una palabra que los levante.

Hay gente que viene y te dice: ‘soy una porquería’ para que les digas lo contrario.
Cuando alguien hable mal, deciles que tienen razón para que dejen de hablar mal de si mismos.

Si aceptás la excusa del otro bloqueás tu fe.

Ejemplo: Si alguien me dice que no viene a la iglesia porque vive lejos y creo esa excusa, mi fe ya no funciona para la gente que vive lejos.
Si me dicen que tienen dificultades porque tienen 7 hijos y acepto eso que me dijeron, mi fe no funciona para las mamás de 7 hijos.

Cuando alguien te comenta su excusa, a nivel espiritual, Satanás va a tratar de que lo aceptes porque esa excusa que vos aceptás termina siendo tu techo espiritual.

No aceptes ninguna excusa porque la palabra de fe es poderosa para traer el poder de Dios a la tierra.
No pongas más excusas, confesá lo que Dios te ha prometido.

Cuando con el celular llamás a alguien y resulta equivocado, no es que no sepas usar el teléfono, sino que te equivocaste en el número.

Cuando te equivoques fijate qué número marcaste mal.

Si te llevás mal con tu esposa, no es que no sirvas para el matrimonio; sino que marcaste mal un número.

Prestá atención a lo que hayas hecho mal y corregilo.
La solución no es separarte, sino corregir el error.

Si tenés una deuda, no pienses que no podés ser millonario; pensá qué número marcaste mal.

Marcar mal un número no significa que no sepas hablar por teléfono.

No abandones los sueños que Dios te ha dado, solo te equivocaste en un número.

Por día cometemos alrededor de 5 errores. Recordá que tenés defectos y virtudes.

Dios no nos va a dejar morir en el problema, sino que el problema será el trampolín que nos llevará a victorias nuevas, grandes y futuras.

Cuando alguien tiene un problema, no tenés que enfrentarte a la persona. Tenés que confrontar a la persona con su conducta.

Si sos jefe y tu empleado es un vago, no pelees con tu empleado, hacé que tu empleado vea su vagancia y se confronte consigo mismo.

Cuando el ejército fue a tomar a Eliseo, Eliseo no los mató porque él no peleaba contra el ejército. El problema no era de ellos contra Eliseo, sino que el problema era de ellos contra su propia furia.

No importa los problemas que tengamos, Él adiestra nuestras manos, Dios está en control de nuestras vidas y pondrá salidas maravillosas.

El profeta le dijo: ‘Tranquilo, son más los que está con nosotros que los que están en contra.’

Si hay 5 enemigos, hay 500 amigos a tu favor; porque los que somos de Dios siempre tenemos más con nosotros.

Si la pobreza te ataca 5 puntos, la prosperidad vendrá 500 puntos.

Si enfermedad son 70 puntos en tu vida, sanidad serán 7 000 puntos; porque es más la salud que está a favor nuestro que la enfermedad que está en nuestra contra.
Tenemos un ejército que nos acompaña, una tropa celestial, un ejército del cielo.

Son más los que están con nosotros, que los que están en nuestra contra.

Dime la necesidad que estás pasando y te diré al Dios que conocerás.

Si tu necesidad es la enfermedad, se te revelará un Dios sanador.
Si tu necesidad es la pobreza, se te revelará el Dios que prospera.
Si tu problema son tus enemigos, Jehová de los ejércitos levantará bandera.
Si tu objetivo es avivamiento, se te revelará Dios que recompensa.

La necesidad por la que estás pasando, traerá una manifestación especial.

Cuando llegaron, Eliseo dijo ‘Guiezi abre los ojos’.
Cuando Guiezi abrió los ojos vio en el mundo espiritual carros de fuego. El profeta le dijo‘Señor castígalos con ceguera’.

Ellos no quedaron ciegos, sino que quedaron estúpidos.
Dios va a soltar el mismo espíritu sobre tus enemigos.

Dios va a hacer que seas invisible para los que buscan hacerte dañoSerás invisible para lo malo, pero visible para lo bueno.
El profeta les preguntó si buscaban a Eliseo y les dijo que iba a llevarlos hacia él.
Eliseo los guió 16 km.
Cuando llegaron Eliseo le dijo a Dios que abriera sus ojos para que ellos vieran.

Dios te va a dar el poder para abrir los ojos, y ver lo que nadie ha visto.

La gente de fe somos los que hemos visto la abundancia, el avivamiento; antes de que los ojos naturales lo vieran.
Todo sucede primero en el mundo espiritual, para luego manifestarse en el mundo natural.

El rey de Israel quería matarlos, pero Eliseo decidió darles de comer.
Una batalla no se resuelve comiendo, pero en Dios todo es posible para el que cree. Dios nos dará soluciones creativas.
Los enemigos de Eliseo se fueron en paz.

Tus enemigos sabrán que hay fiesta en tu vida, victoria, alabanza y ellos cambiarán el alimento que está en tu mano.

Cuando tus enemigos conozcan tu corazón, ellos se irán en paz.
Los enemigos fueron derrotados, por un hombre que celebró fiesta en medio del problema.

Un problema sí, dos no.
Él adiestra mis manos para la batalla y mis dedos para la guerra.

En los próximos meses habrá una ola de soluciones divinas, de creatividad.
Dios hará todas las cosas nuevas.

Eliseo es el profeta de la doble unción. Él sabía que si Dios lo había llamado para que cumpla su sueño, Dios iba a respaldarlo.

No sé cuál es el problema, pero sé que Dios adiestra tus soluciones para la batalla. Dios te va a dar una llave y una palabra que te va a sostener, pero no dejes de alabar.

Por Bernardo Stamateas

2009: miedo, mucho miedo

2009: miedo, mucho miedo

Así decía el estribillo de una antigua canción andaluza: “Tengo miedo, mucho miedo, miedo de perderte”. El miedo de hoy no es a que se marchite esa flor delicada del sentimiento, fuerza fundamental de la pasión amorosa. El miedo que en esta época incierta invade a mujeres y a hombres de todas las latitudes es menos romántico. Es un miedo que brota de corazones inquietos, que se incuba en mentes recelosas, desconfiadas, atenazadas ante la incertidumbre del futuro. Nada se espera del cielo y la tierra presenta un panorama pavoroso. 

 
El pasado mes de octubre se presentó en Roma el resultado de una cumbre social que estudió el tema del miedo en las grandes ciudades de América, Europa y Asia. Se entrevistó a 5.000 personas entre 15 y 75 años. El resultado de la encuesta sí que es de auténtico miedo. El 90 % de los entrevistados dijo sufrir algún tipo de miedo. De éstos, un 42% declaró sentir un miedo muy fuerte, pánico ante la incierta situación que se está viviendo. 

El 2008 acabó. Todo acaba alguna vez. También nosotros acabaremos en el tiempo. Hemos entrado en el 2009 con predicciones apocalípticas. Dicen que se duplicará el número de parados. Que otros vivirán con el miedo a perder lo que tienen. Dicen que este será un año negro, un año horrible. Que el terremoto financiero nos hará a todos más pobres. Que seguirán quebrando grandes empresas. Que entramos en un período de inestabilidad y de grandes cambios sociales. El cantautor y escritor Luis Eduardo Aute ha dicho que esto que estamos viviendo es peor que una crisis, es una mutación, el fin de algo. En España y otros países europeos la inflación constituye una amenaza galopante. La economía se encuentra en plena recesión y camino de la depresión. Los mayores están quedando sin empleo y los jóvenes no encuentran un primer trabajo. Esto ha hecho que el año pasado 80.000 jóvenes españoles hayan solicitado entrar en el ejército, donde cuentan con paga fija a fin de mes. 

La crisis mundial que amenaza con arrastrar al paro y a la pobreza a millones de personas también afecta a los ricos. Primero fue el francés Thierry Magon de la Villehuchet, gestor de un fondo financiero en Nueva York, quien se pegó un tiro en su oficina de la gran ciudad norteamericana. El pasado 6 de enero le imitó el magnate alemán Adolf Merckle, a quien se calculaba una fortuna de 7.000 millones de euros. Al ver sus empresas arruinadas se tendió sobre los raíles del tren y murió troceado por la máquina. De cada cien españoles, 64 han dicho que el 2009 traerá oscuros nubarrones y será mucho peor que el 2008. 

Hay miedo, mucho miedo. Y aquí radica la tragedia. 

Quien vive con el miedo en el alma jamás será un ser libre; el miedo esclaviza. Debilita. La más peligrosa de todas las debilidades es el miedo. Crea un estado de debilidad y de impotencia que facilita la victoria del enemigo sobre la voluntad. 

En un elevado porcentaje de personas y de situaciones el miedo al futuro carece de sentido. Es querer cruzar el puente antes de llegar a él. Parodiando palabras de San pablo, a cada día bastan sus miedos. No hay por qué anticipar los del mañana. Ante el miedo, el alma humana se empequeñece. 

En el Nuevo Testamento, la irrupción de lo sobrenatural nos previene con un “No temas”. El verbo transitivo “temer” se conjuga unas diez veces en los Evangelios en sus diferentes acepciones, siempre en palabras de Cristo, que son palabras de confianza, de seguridad, de optimismo, de tranquilidad. Palabras de ánimo y de esperanza. Palabras de vida. 

No tener miedo a lo que pueda ocurrir a nuestros cuerpos. Aún cuando perezcan de hambre, de sed o de enfermedades, en su interior albergan un alma inmortal: “No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar” (Mateo 10:28). 

No tener miedo a esa supuesta y alarmante crisis cuya noticia ocupa cada día las primeras páginas de los periódicos, las emisoras de radio y televisión. La fe en Dios es uno de los principios fundamentales de la doctrina de Cristo. La conciencia de sabernos protegidos por Dios se apoya en que si El se ocupa de criaturas insignificantes como los pajarillos en libertad, cuánto más se cuidará de nosotros, sus hijos: “No temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos” (Mateo 10:31). 

No tener miedo al griterío que pretende abatirnos. Aprendamos con Machado a distinguir entre las muchas voces una, sólo una voz, la del Maestro que calma las tempestades y nos susurra al oído:“Tened ánimo; Yo soy, no temáis” (Mateo 14:27). 

No tener miedo ante nuestra pequeñez numérica. Somos setecientos millones cristianos evangélicos en un mundo de 7.000.000 millones de habitantes. Formamos pequeñas congregaciones de creyentes que pasan inadvertidas en el maremágnum social que nos rodea. Rebaño pequeño, incomprendido y discriminado, lo exiguo del número puede hacernos temer. Pero Jesús es uno de nosotros. Desde su fortaleza divina nos dice: “No temáis, manada pequeña” (Lucas 12:32). 

Los cristianos no debemos temer, como quienes sólo tienen su mirada en el suelo, ante las catástrofes que los agoreros de siempre profetizan para este año 2009.No debemos temer porque somos el pueblo de Dios, hijos Suyos e instrumentos de sus designios. Desde el fondo de la historia bíblica nos llega el eco de Su Voz apaciguadora: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).

 

J. A. Monroy es escritor y conferenciante internacional.

Personas de fe llevan su vida más ordenada, según estudio.

Personas de fe llevan su vida más ordenada, según estudio.

michael_mccullough_050109Florida, USA – En un estudio realizado por el profesor Michael McCullough en la Universidad de Miami, Florida, el concluye que las personas de fe tienen mucho mas control de sus vidas que los que carecen de ella.

Los creyentes saben realizar sus sueños y cómo alcanzar las metas que son importantes para ellos y sus principios.

Este interesante estudio explica por qué las personas de fe consumen menos drogas, llevan una vida más ordenada y son mejores escolares. Las personas con fe experimentan en sus vidas menos signos de depresión y en general gozan de un mejor estado de salud.

El profesor MacCollough ha realizado este estudio fascinante por casi diez décadas y lo ha realizado a través de numerosos tests con gente de todo el mundo. A través de todos sus numerosos estudios con talentosos Doctores en Neurología y Psicología, el profesor concluye que la gente que creen en Dios y practican su fe son más capaces de impulsar a otros a realizar sus metas personales así como el ejercer control de sus vidas.

Este estudio publicado en el Boletín de Psicología dice que la vida de fe, así como la oración, afecta las partes del cerebro humano imprescindibles para promover nuestra “estima personal”, así como el control de nuestra persona.

En resumen la gente con Standard de Ética y Creencias Profundas, somos más intransigentes con nosotros mismos, pues tenemos la sensación que Dios nos esta viendo y esta analizando nuestra forma de actuar. ¡Él nos mira! y nos impulsa directamente a ejercer un control apropiado de nuestras adiciones, así como a controlar impulsos que a veces nos hacen actuar erróneamente.

Anteriores Entradas antiguas