Arqueólogo cristiano arroja dudas sobre descubrimiento del Arca de Noé

Foto de lugar donde está aría el Arca de Noe – Cortesía de Convenant Keepers
“Para hacer el cuento largo corto: todo lo que se informó es una falsificación”, informó el doctor Randall Price, presidente Mundial de los Ministerios de la Biblia, en un e-mail enviado a los partidarios de su ministerio tras el anuncio la semana pasada de dicho descubrimiento.

Un arqueólogo que visitó el Monte Ararat con el equipo de expedición chino y turco que ahora afirma haber encontrado los restos del Arca de Noé dice que él tiene más razones para creer que el “descubrimiento” es falso.

Entre las fotos que tienen del interior de la llamada Arca, se muestran telarañas en las esquinas de las vigas – “algo que no es posible en estas condiciones.”

El domingo pasado, un equipo de la expedición del Ministerio Internacional Arca de Noé (NAMI), que exploró el monte Ararat anunció que las muestras de madera que habían recuperado el año pasado de la “gran estructura de madera”, que descubrieron a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, encontraron que tenía 4800 de edad – una cifra que se remontan a la época de Noé, en base a una lectura literal de la Biblia.

Con el respaldo de funcionarios del gobierno turco y propios de su grupo de expertos, Man fai Yuen, un representante de NAMI dijo: “Creemos que la estructura de madera que encontramos es la misma estructura y el mismo barco antiguo de los registros históricos”.

El Dr. Randall Price, sin embargo, dice que fue informado por un socio local en el pueblo a los pies del monte Ararat que diez trabajadores kurdos fueron contratados por la guía del equipo de la expedición en el verano de 2008 para el transporte y la planta de grandes vigas de madera en el Monte Ararat sitio de una vieja estructura de la zona del Mar Negro.

Esa misma guía había mostrado el equipo de una cueva en 2006 que se cree que contienen madera, pero, al ser inspeccionados por Price y un equipo de geólogos, descubrieron que realmente contienen rocas volcánicas.

“Mientras él (Price) tiene sus reservas acerca de la naturaleza y el procedimiento de la expedición chino-turca y los artefactos relacionados con él, cree que una decisión sobre este asunto debe esperar hasta que las pruebas independientes del lugar y la estructura pueda ser realizada y publicada”, declaró el ministerio de Price la semana pasada.

Además de ser el presidente y fundador de World of the Bible Ministries, Price es director ejecutivo y profesor distinguido de Estudios Judaicos en Liberty University en Lynchburg, Virginia.

Price es graduado de Texas State University, Dallas Theological Seminary, y la Universidad de Texas en Austin. También es miembro de la Sociedad Teológica Evangélica, la Sociedad para la Literatura Bíblica, y la Sociedad Arqueológica del Cercano Oriente.

Fuente: Cristianos

http://www.cristomorfosis.es/noticias-cristianas/arqueologo-cristiano-arroja-dudas-sobre-descubrimiento-del-arca-de-noe

Anuncios

Encuentran los posibles restos del arca de Noé

Cultura | Redacción  |  Martes, 27 de Abril de 2010 11:11

En busca del arca perdida… de Noé

Aunque lo parezca, ningún director de cine ha comenzado a rodar una película que emule las aventuras de Indiana Jones. Un grupo de investigadores evangélicos de origen chino y turco afirman que han hallado los restos del Arca de Noé en el Monte Ararat, ubicado en la zona este de Turquía, cerca de la frontera con Irán, indicó ayer la prensa turca.

Según el libro bíblico del Génesis, Dios mandó a Noé que construyera una embarcación para salvar a su familia y a un grupo de animales del Diluvio Universal. Desde entonces, han sido cientos los mitos y leyendas nacidas en torno a este arca bíblica. Ahora, este grupo de científicos asegura que ha localizado una estructura de madera a una altitud de 4.000 metros en el Ararat y que «los restos encontrados tienen una antigüedad de 4.800 años». Además, en declaraciones a los medios de comunicación turcos, Yang Ving Cing, uno de los científicos chinos, afirmó que «no es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9 por ciento».

Búsqueda y negocio

Pese a la presencia de esta historia en la Biblia, son muchos los que afirman que el interés que lleva a realizar este tipo de búsquedas no es el espiritual, sino el económico. Tanto para el Gobierno turco y su fomento del turismo, como para los posibles interesados en rodar un documental o escribir un libro de historia-ficción, el supuesto hallazgo de la embarcación que patroneó Noé es una fuente de ingresos segura. De hecho, no es la primera vez que grupos de científicos y buscadores buscan el arca en la zona turca del Ararat.

Desde mediados de los años 50 del siglo XX se habla del descubrimiento del arca. Son conocidas las travesías del explorador francés Fernand Navarra, quien escaló el Ararat varias veces. En uno de sus viajes encontró restos de madera que le hicieron vincular lo hallado con la Biblia. Años después, diferentes fotógrafos tomaron imágenes aéreas que muestran lo que parece ser una estructura en forma de barco. Con posterioridad y con la mejora de los satélites, algunas universidades estadounidenses como la de Virginia publicaron fotografías de la zona hechas desde el espacio. Pese a todo, estas pruebas no han sido corroboradas de manera unánime por la comunidad arqueológica internacional, por lo que no se pueden aceptar como fidedignas.

Esta no es la primera vez que aseguran haber localizado la embarcación

  • Un grupo de investigadores de nacionalidad turca y china, asegura haber localizado la bíblica Arca de Noé en el Monte Ararat.

Yang Ving Cing, testificó que han localizado una estructura de madera antigua a una altitud de cuatro mil metros en el Ararat, situado al este de Turquía, cerca de la frontera con Irán.

Aún no está 100% confirmado de que sea el Arca, pero Ving dijo que tienen la certeza del 99.9 por ciento, de que esta hazaña sea el arca.

Debido a que la estructura del barco tiene muchos compartimentos y eso señala que pueden ser los espacios en los que se ubicaron los animales.

Se pidió protejan la zona para poder iniciar las excavaciones, además de que se hará una solicitud a la Unesco para que incluya esta región en su listado de patrimonio de la humanidad.

Esta no es la primera vez que aseguran haber localizado la embarcación en el Ararat, la montaña más alta de Turquía, donde la Biblia narra que naufragó Noé cuando bajaron las aguas del Diluvio Universal.

En el Monte Ararat Investigadores chinos aseguran haber localizado el Arca de Noé en Turquía


Los investigadores aseguran, al 99,9 por ciento, que a estructura de madera antigua encontrada en la montaña más alta del país se trata de la bíblica arca de la alianza.

Un grupo de investigadores integrado por expertos turcos y chinos asegura haber localizado la bíblica Arca de Noé en el Monte Ararat, según ha informado la prensa turca.

Uno de los miembros del grupo, el documentalista chino, Yang Ving Cing, ha asegurado que han localizado una estructura de madera antigua a una altitud de 4.000 metros en el Ararat, situado al este de Turquía, cerca de la frontera con Irán.

El explorador, miembro de una organización internacional dedicada a la búsqueda de la mítica embarcación en la que Noé y su familia escaparon del Diluvio Universal, ha asegurado que los restos encontrados tienen una antigüedad de 4.800 años.

“No es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9 por ciento“, ha indicado Ving en declaraciones a la agencia turca Anadolu.

“La estructura del barco tiene muchos compartimentos y eso señala que pueden ser los espacios en los que se ubicaron los animales”, ha indicado.

También ha explicado que ha contactado ya al Gobierno turco para pedir que proteja la zona y poder iniciar las excavaciones y añadió que se solicitará a la Unesco que incluya esta región en su listado de patrimonio de la humanidad.

No es la primera vez que grupos de buscadores del Arca aseguran haber localizado la embarcación en el Ararat, la montaña más alta de Turquía, donde la Biblia narra que varó Noé cuando bajaron las aguas del Diluvio Universal.

Por su parte, la Iglesia católica expone que muchos pasajes del Antiguo Testamento no deben ser leídos como si de hechos históricos se tratase. El Arca de Noé puede ser comprendida como un símbolo, es decir, el arca simboliza la Iglesia que salva a sus fieles del Diluvio Universal, léase, de los males del mundo. Pero los cristianos evangelicos, que creemos en la inerrancia de las escrituras,no estamos de acuerdo con esta creencia, ya que la biblia nos habla reiteradamente de Noe como una persona de carne y hueso.

Bibliografia

El arca de Noé

View this document on Scribd

El Mito Griego del Diluvio

El Mito Griego del Diluvio , se parece al del diluvio biblico, de Noe. Probablemente, tengan la misma fuente.

Los que cuidan a los dioses serán dioses

1. Que son los mitos

Los mitos son fábulas o leyendas que simbolizan aspectos profundos de la existencia humana tanto material como espiritual.

Los mitos están relacionados con los rituales y se reiteran en el culto. Representan historias que pudieron ser verdaderas, sobre vidas humanas que tuvieron lugar en el principio de los tiempos y que son utilizadas como modelos para el comportamiento de los hombres.

2.¿ Enseñan  verdades o solo son fábulas ?

Los científicos que estudian este tema han descubierto testimonios válidos que comprueban que en la tierra este fenómeno ha ocurrido alguna vez, hace mucho tiempo.

Existen muchos mitos sobre el diluvio universal en casi todas las culturas, producido como consecuencia de la conducta malvada de los hombres que en esos momentos habitaban la tierra.La ira de los dioses del Olimpo también se abatió sobre la humanidad, debido a la conducta lujuriosa, deshonesta y egoísta de los hombres, provocando un diluvio universal.Pero antes, eligió a los más virtuosos, que fueron los únicos que lograron salvarse, pereciendo el resto, sumergidos bajo las aguas.

La historia de Baucis y Filemón

La historia de Baucis y Filemón es un mito griego que relata una historia ocurrida en tiempos muy remotos.

Un matrimonio anciano vivía en una modesta cabaña. Eran muy felices, se amaban mucho y dedicaban su vida a cultivar una pequeña porción de tierra.

Un día alguien llamó a la puerta, y muy contentos de recibir visitas, se encontraron con dos extraños que le pidieron descansar en su cabaña un rato, luego de un largo viaje.

Alborozados, los ancianos les permitieron la entrada y prontamente el hombre de la casa se dispuso a encender el fuego, mientras su mujer colocaba una vasija de cobre sobre las llamas y se apresuraba a preparar una sopa, haciendo ambos lo posible para que los visitantes se sintieran cómodos.

Al poco tiempo la mesa estaba tendida con los mejores productos que habían cosechado recientemente, luciendo provocativamente ante los inesperados invitados quienes no tardaron en hacer honor a tanta generosidad.

A Baucis le pareció poco el agasajo y le propuso a Filemón ofrecerles también su único ganso, a quien querían mucho.

Aunque a su marido se le llenaron los ojos de lágrimas accedió de buen grado y se apresuró a salir para atrapar al ave.

Los dos visitantes se quedaron mirando a los dos ancianos cómo se dedicaban a perseguir al ganso pero ni bien el animal se escondió precisamente detrás de ellos, el más viejo de los forasteros detuvo la persecución.

Volvieron todos a la cabaña y una vez adentro, el más joven de los extraños reveló la identidad de ambos diciendo que ellos no eran mortales sino dioses del Olimpo, Júpiter y su hijo Mercurio.

Los ancianos no podían creer lo que estaban oyendo ni dejar de pensar que el más grande de los dioses, Júpiter y su hijo Mercurio, el dios mensajero que podía volar, fueran sus huéspedes.

Vieron cómo sus visitantes comenzaban a irradiar luces resplandecientes urgiendo a los ancianos a abandonar inmediatamente la cabaña y partir con ellos hacia el monte Olimpo.

Habían visitado a la tierra para probar el calor y la hospitalidad de los hombres y ellos dos habían sido los únicos en mostrarse amigables, por lo tanto como castigo, todos los habitantes serían destruidos por las aguas.

Desde el Olimpo los ancianos pudieron ver su cabaña flotando en el agua y cómo lentamente se convertía en un templo resplandeciente.

Júpiter les concedió un deseo para retribuir su benevolencia y su generosidad y ellos eligieron ser los guardianes del templo y morir juntos un día para que ninguno de los dos quedase solo.

Así fue como Baucis y Filemón se convirtieron en guardianes del templo por muchos años hasta que se transformaron lentamente en dos hermosos árboles, un tilo y un roble, crecidos de un mismo tronco.

El otro diluvio

Son diversas las culturas que han recogido en sus tradiciones la historia de un diluvio, de mayor o menor magnitud. Dos de estas historias, la que recoge el Génesis, el primer libro de la Biblia, y el poema de Gilgamesh, el cuento más antiguo del que se tienen noticia, presentan grandes similitudes. Estos parecidos se hacen comprensibles al observar que ambas historias nacieron en prácticamente la misma zona geográfica del mundo.

Se encuentran ciertos paralelismo entre la narración del diluvio recogida en el Génesis y en las historias mesopotámicas sobre el mismo. Sobre el diluvio encontramos tres versiones: el Poema de Atrahasis (hacia el 1635 a.C.), elPoema de Ziusudra (hacia el 1600 a.C.) y el Poema de Gilgamesh que conocemos hoy en día gracias a las copias hechas en Ninive y en otras ciudades en el primer milenio de nuestra era. Este último parece una adaptación de la historia del diluvio recogida en el Poema de Atrahasis.

Aunque algunos aspectos del relato nos pueden parecer de leyenda, en realidad, Gilgamesh no fue sólo un héroe mitológico, Gilgamesh fue un rey de Uruk, ciudad del sur de Mesopotamia (llamada Érec en el Génesis 10,10). Casi con toda seguridad fue un rey que vivió hacia el 2700 a.C.

Buscando la inmortalidad, Gilgamesh viaja hasta encontrar a los únicos humanos inmortales: Utnapishtim y su esposa. Utnapishtim (cuyo nombre significa “aquel que encontró la vida”) explica que los dioses le concedieron la inmortalidad porque sobrevivió al diluvio y cuenta su historia a Gilgamesh. Vivía en Shuruppak (actual Fara) a orillas del Éufrates cuando los dioses decidieron enviar un gran diluvio a la Tierra. El dios Ea era amigo de los humanos y decidió prevenir a Utnapishtim sobre el desastre que se cernía sobre la humanidad. Le dijo que construyera un barco en forma de cubo de 120 codos de lado (unos 60 metros) y que lo dividiera en siete alturas y cada altura en nueve habitáculos. Debía de embarcar en la nave oro, plata, ganado y animales salvajes. Utnapishtim subió al barco junto con su familia y sus artesanos. Durante seis días y siete noches se ennegrecieron los cielos y rugió la tormenta. El barco se detuvo en el monte Nisir. Utnapishtim soltó una paloma, que regresó al no encontrar donde posarse, luego una golondrina que también regresó, por último un cuervo, que no regresó. Utnapishtim desembarcó de la nave y ofreció un sacrificio a los dioses. Por haber salvado a la humanidad los dioses premiaron a Utnapishtim y su esposa con la vida eterna.

Encontramos historias sobre diluvios en las mitologías de varios pueblos del Pacífico, de América, del sur de Asia en incluso de Oriente Próximo. De todas estas historias, la recogida en Gilgamesh 11 es la más parecida al relato bíblico.

Articulos relacionados

fuente bibl:

El Arca de Noé y su descubrimiento

El Arca de Noé y su descubrimiento

Hace mucho tiempo tenia la inquietud de volver hacer el tema el Arca de Noé, aunque hace unos 5 años lo había expuesto en un foro y terminaron eliminando el tema, aparentemente porque el foro guarda la posición evolucionista, y el tema que yo presente mantiene una postura creacionista que no estaba acorde a las creencias y practicas de algunos moderadores y administradores del foro.

Pues bien, aquí esta la verdad oculta del Arca de Noé.

¿Es verdad que fue encontrada el Arca de Noé?

¿Que nos dice la Biblia sobre el Arca de Noé?

Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat. 5Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes. Génesis 8:4

La Biblia nos muestra en donde reposo el Arca de Noé, pero no dice específicamente en que parte del Monte Ararat quedo ubicada.

Cuando leemos en la Biblia que hubo un diluvio universal, muchas personas quedan en duda, si ocurrió o no, ese diluvio que menciona la Biblia, pero cuando vemos pruebas científicas, vemos con claridad que la palabra de Dios es mas real de lo que muchas personas imaginan.

¿Cómo descubrieron el Arca de Noé?

Durante el año 1959, un fotógrafo turco volaba en un avión por las montañas del Monte Ararat, y de pronto fotografió un objeto que tenía la apariencia de un barco. Después de ofrecer las imágenes stereo (nombre tecnológico de la época) a varios científicos del Instituto llamado “The Geodetic Institute of Turkey”, no podían creer lo que sus ojos estaban viendo en ese momento.

Estas fueron las imágenes que fotografiaron en aquel entonces.

Un estadounidense llamado Dr. Brandenburger de la Universidad Estatal de Ohio, recibió las fotografías para estudiarlas, ya que el Dr. Brandenburger era reconocido por su talento en Fotogrametría, ya que era un experto para las fuerzas armas de los EE.UU. El fue la persona que descubrió varios misiles cubanos durante el gobierno de Kennedy.

El Dr. Brandenburger, se dedico a estudiar las imágenes y dijo: “No cabe duda que se trata de un barco sobre la montaña”, esta frase fue la que despertó el misterio en varios científicos y fue entonces cuando iniciaron las investigaciones para saber que tipo de barco, había posado sobre la montaña Ararat.

Aunque se había encontrado el Arca de Noé, muchos decidieron no invertir dinero en este descubrimiento. Un hombre llamado Ront Wyatt (Un arqueólogo aficionado) vio una noticia sobre el hallazgo en la revista LIFE y fue entonces cuando decidió ir al lugar de los hechos en 1977. Este interés fue despertado, porque el decidió que toda la estructura encontrada, merecía ser investigada con profundidad, para determinar si en realidad se trataba del Arca de Noé como muchos suponían.

Cuando el arqueólogo decide iniciar los estudios, se lleva la sorpresa que el barco se encuentra a 6,300 metros sobre el nivel del mar, pero lo increíble de todo es que el mar más cercano se encuentra a 200 millas del lugar. Después de investigar el porque esta el barco en ese lugar, comienza a tomar las medidas para saber que medidas tiene el barco. Después de tomar las medidas, el hombre se da cuenta que coinciden con las medidas que la Biblia describió en Gen. 6:15 Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura.

El arqueólogo queda maravillado por que las medidas son casi exactas, entonces decide llevar un radar de alta tecnología para medir de mejor forma la estructura. Cuando hicieron el experimento las medidas no eran exactas, pero esto se debió a que el tiempo que tenia el Arca de Noé de estar en la montaña, había arruinado los bordes que marcaban las medidas originales del arca.

Aunque parecía que el descubrimiento marchaba bastante bien, resulto que el arqueólogo encontró en los alrededores del Arca de Noé, pelo de color rojo y excremento de animales, esto demostró que no se trataba de un barco corriente.

Le hicieron varias pruebas a los restos de madera que se encontraban allí, y se descubrió que el arca fue cubierta por resina y por un material conocido como petróleo de hule negro, con el cual Noé logro cubrir los agujeros que podrían causar que el agua penetrara la madera del arca.

Otra de las pruebas encontradas, fue que alrededor del arca, hay una cantidad de anclas que pertenecen al arca, ya que la teoría supone que Noé lanzo varias anclas de piedra en las aguas, para que el arca se estabilizara y pudiera quedar estática, mientras las aguas bajaban.

El Arca de Noé es un descubrimiento hermoso, ya que afirma la verdad descrita en la Biblia y la veracidad de un diluvio en el mundo. Las pruebas fueron hechas y hasta hoy en día hay muchos canales seculares que muestran este testimonio; que existe un arca en el Monte Ararat, tal como lo describió la Biblia.

Uno de los descubrimientos que asegura la veracidad del arca, es que alrededor de ella se encuentra un valle llamado “The Valley of Eight” que traducido quiere decir: “El Valle de los Ocho” en alusión a los ocho tripulantes que viajaban en el arca, Noé, su esposa, sus tres hijos y las tres esposas de los hijos. ¡Impresionante verdad!

Allí mismo hay otro lugar que se llama ‘Where the Oars were Reversed’ que traducido quiere decir: “Cuando los remos fueron invertidos”, esto quiere decir que aun hay evidencia que Noé estuvo presente en ese lugar.

Con este descubrimiento, estamos más que seguros que la palabra de Dios no puede ser una mentira, ya que la misma ciencia ha demostrado que hay evidencia y hallazgos que realmente son bíblicos. Con esto queda demostrado que todo lo que la Biblia dice y esta por acontecer tendrá que cumplirse inminentemente.

Así que prepárate, porque la Biblia nos advierte en los ultimos tiempos con este texto bíblico:

37Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Mateo 24:37

Que Dios les bendiga.

Emerson Díaz

copiado de http://www.laultimageneracion.com/2009/06/el-arca-de-noe-la-verdad.html

DILUVIO

DILUVIO
Inundación con agua provocada por Dios en la época de Noé para destruir toda la humanidad, salvo unos cuantos miembros elegidos, de sobre la tierra (Gn. 6–8). La palabra que se usa en el ATAT Antiguo Testamento para describir el fenómeno es mabbuÆl, vocablo de derivación desconocida, y como la única otra ocasión en que se lo usa fuera del relato de Gn. 6–11 es en el Sal. 29.10, se debe interpretar que su significado es el de un diluvio cataclísmico tal como el que se describe en Génesis. En la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) mabbuÆl se traduce kataclysmos, y esta es la palabra que se emplea en el NTNT Nuevo Testamento (Mt. 24.38–39; Lc. 17.27; 2 P. 2.5) para describir el mismo acontecimiento.
a. La razón del Diluvio
Cuando Dios vio que el hombre vivía constantemente planeando y haciendo el mal (Gn. 6.5), con toda justicia resolvió destruirlo (6.1–7). Pero *Noé era hombre justo, de modo que él y su familia inmediata habían de escapar para iniciar un nuevo comienzo.
b. La preparación
Gn. 6.3 y 1 P. 3.20 indican que por la longanimidad de Dios habría 120 años de plazo antes de la llegada del diluvio. Durante ese período Dios mandó a Noé que construyera un *arca, y le dio instrucciones precisas para su construcción. También anunció que haría un pacto con Noé (6.18; véase g, inf.inf. infra (lat.), abajo).
c. Los ocupantes del arca
Ocho personas, Noé, sus tres hijos, Sem, Cam, y Jafet, y sus cuatro mujeres, fueron preservadas en el arca (Gn. 6.18; 7.7, 13; 2 P. 2.5). También entraron al arca dos miembros, macho y hembra, de cada división (según su género, méÆn, no necesariamente “especie”; * Creación, II.d) del reino animal, incluyendo aves (6.19–20; 7.8–9, 14–15), y además de estos hubo doce animales adicionales, seis machos y seis hembras, de cada especie limpia, presumiblemente para alimento y sacrificio (7.2–3; algunos comentaristas interpretan las cifras como siete, más bien que catorce en total de cada una). También se almacenó a bordo alimento vegetal para todos estos ocupantes del arca. No se hace mención alguna de seres marinos, pero pueden estar incluidos en la frase “de todo lo que vive, de toda carne” (6.19), y pueden haber sido acomodados fuera del arca.
d. El diluvio
Cuando Noé y sus acompañantes hubieron entrado en el arca Dios lo cerro tras ellos (7.16) y soltó las aguas. El diluvio ocurrió en forrna de lluvia (7.4, 12), y de tal fuerza que dice la Biblia que “las cataratas de los cielos fueron abiertas” (7.11), metáfora sumamente descriptiva por cierto. El nivel de las aguas también se elevó desde abajo, “fueron rotas todas las fuentes del grande abismo (tƒhoÆm)” (7.11), pero esto podría ser una declaración metafórica, como lo sugiere el uso de la palabra tƒhoÆm, que generalmente aparece en pasajes poéticos, de modo que no resulta provechoso buscar referencias a fenómenos geológicos aquí.
e. La cronología del diluvio
Noé entró en el arca el 17º día del 2º mes de su 600º año (7.11), y la tierra se secó el día 27 del 2º mes de su 601º año, de manera que, contando 30 días por mes, el diluvio duró 371 días. La lluvia cayó durante 40 días (7.12), y las aguas siguieron subiendo durante 110 días más (7.24) = 150; luego las aguas decrecieron durante 74 días (8.5) = 224; 40 días más tarde Noé despachó el cuervo (8.6–7) = 264; 7 días después despachó la paloma (8.8, con el significado de “otros siete días” en 8.10) = 271; la mandó nuevamente 7 días más tarde (8.10) = 278; y por tercera vez 7 días después (8.12) = 285; Noé retiró la cubierta del arca 29 días más tarde (8.13 con 7.11) = 314; y la tierra se secó finalmente 57 días después (8.14) = 371 días en total.
f. La amplitud del diluvio
Se declara claramente que todo (6.17), incluyendo el hombre (6.7; 7.21) y las bestias (6.7, 13, 17; 7.21–22), debía ser arrasado por el diluvio, pero se puede argumentar que estas categorías están limitadas por las referencias locales: sobre la tierra (<eres; 6.17; 7.17, 23); debajo del cielo (sûamayim; 6.17; 7.19); y sobre la faz de la tierra (<‡d_aµmaÆ; 7.4, 23). <eres puede significar “tierra (de)” (con el sentido de “territorio”; p. ej.p. ej. por ejemplo Gn. 10.10), sûamayim puede significar “cielos”, o sea la parte visible del cielo dentro del horizonte (p. ej.p. ej. por ejemplo 1 R. 18.45), y la amplitud de <‡d_aµmaÆ estaría determinada por las dos palabras anteriores; de modo que es posible que un diluvio de severidad sin precedentes pudiera satisfacer dichas condiciones sin llegar a cubrir toda la superficie del globo. El argumento de que un diluvio así haría innecesaria la preservación de animales podría resolverse mediante la sugestión de que si estaba comprendida toda la zona ambiental con su propia fauna individual, una medida como la mencionada sería efectivamente necesaria. La afirmación de que todas las altas montañas (har) bajo todos los cielos fueron cubiertas (7.19–20), y de que cerca del final del diluvio se comenzaron a ver nuevamente (8.5), se interpreta en este esquema como un fenómeno debido a la nubosidad y la niebla que deben haber acompañado al cataclismo. Esta interpretación favorece la idea de un diluvio limitado, pero el texto también permite interpretarlo como un diluvio universal, y el dogmatismo no resulta razonable en ninguno de los dos casos. La enseñanza teológica de la Biblia se ha interpretado tradicionalmente en el sentido de que todos los hombres excepto Noé y su familia fueron destruidos.
g. El final del diluvio
Dios se acordó de Noé, e hizo que las aguas decrecieran constantemente hasta que el arca vino a descansar en las montañas de Urartu (* Ararat). A fin de determinar si era conveniente desembarcar Noé despachó primeramente un cuervo, el que probablemente podía alimentarse de carroña, y posarse en el techo del arca (8.7), y luego una paloma, la que en el segundo intento volvió con una hoja de olivo, lo cual tal vez indicaba que las aguas habían decrecido lo suficiente como para que las estribaciones de las montañas, donde crece e olivo, se secaran, y que por lo tanto hubiera alimento suficiente para los animales (8.8–11). La tercera vez que la mandó la paloma ya no volvió (8.12), de modo que Noé consideró que había llegado el momento de salir del arca, y esto fue lo que Dios le mandó que hiciese. Entonces Noé ofreció sacrificios valiéndose de todos los animales y aves limpios (véase c, sup.sup. supra (lat.), arriba), y Dios juró que no volvería a mandar un diluvio sobre la tierra 8.21–22; Is. 54.9), bendijo a Noé y sus hijos (9.1), y confirmó su decision mediante un pacto (9.11), cuyo símbolo fue el arco iris en las nubes (9.13–17)
h. Paralelos cuneiformes
Entre los documentos cuneiformes excavados en el Cercano Oriente se han encontrado relatos acerca de un diluvio. Una tablilla sumeria de Nippur en el SS sur de Babilonia relata que el rey Ziusudra fue advertido del hecho de que los dioses habían decretado un diluvio para destruir la humanidad, y que se le dijo que construyese un gran barco en que pudiese escapar. Esta tablilla fue escrita ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de del 1600 a.C.a.C. antes de Cristo, pero el relato probablemente ya era conocido en la Mesopotamia muchos siglos antes. El hecho de que hubo una inundación devastadora constituye parte de la tradición histórica y literaria de Sumer. Copias incompletas de la Épica de Atrabhasis hechas ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de 1630 a.C.a.C. antes de Cristo y que circularon ampliamente durante siglos posteriores, contenían un relato acadio (era conocido en *Ugarit). Este relato describe un diluvio enviado por los dioses para destruir al hombre luego de que intentos anteriores de controlarlo fracasaran. El piadoso Atrahasis fue advertido por el dios-creador Enki (o Ea) a fin de que construyese un barco y escapase con su familia, sus bienes, y sus animales. Después de siete días de diluvio el barco quedó varado. Atrahasis ofreció un sacrificio a los dioses que se reunieron como moscas alrededor del mismo. Los dioses se arrepintieron de lo que habían hecho, y reinstituyeron la sociedad humana imponiendo la condición de la culpa y el castigo individuales. La famosa Historia del diluvio de origen babilónico, que forma parte de la tablilla XI de la más extensa Épica de Gilgamés (* Babilonia), proviene principalmente de esta obra. Es una copia de la misma, que fuera excavada en Nínive unos 20 años antes, la que fue identificada en el MBMB Museo Británico en 1872 por George Smith. En esta versión el héroe, llamado Uta-napistim, y una vez Atrahasis, le describe a Gilgamés cómo adquirió inmortalidad después de sobrevivir al diluvio. Cuenta la misma historia que la Épica de Atrahasis, con algunos detalles que no han sido conservados en este último relato. Notable entre ellos es el hecho de que el barco descansó sobre el mte.mte. monte Nisir (en el NONO noroeste de Persia), y el envío, sucesivamente, de una paloma, una golondrina, y un cuervo, y el que los ocupantes del barco desembarcaron cuando el cuervo no volvió. Estos relatos cuneiformes evidencian semejanzas con Gn. 6–9, hecho que se explica posiblemente por ser referencias comunes a un acontecimiento histórico verídico. La gran cantidad de elementos toscos en las versiones cuneiformes sugieren que las mismas son menos fidedignas que la versión bíblica.
i. Fuentes
Muchos eruditos consideran que el relato del diluvio en Gn. 6–9 se compone de dos fuentes, JJ yahvista (Yahvista) y PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly) (Sacerdotal), entretejidos por un redactor tardío, que realizó su tarea después del retorno del exilio. Según esta teoría, las tradiciones orales primitivas fueron reunidas y luego escritas en el “documento” denominado JJ yahvista en el curso de unos cuantos siglos, comenzando en la época de la monarquía antigua. La otra fuente (PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly)) fue el resultado de varios siglos de tradiciones de los sacerdotes pertenecientes a la época de David, que fueron escritas entre, quizá, el año 500 a.C.a.C. antes de Cristo y la época de Esdras, valiéndose, en el caso de secciones tales como la que trata del diluvio, de las tradiciones babilónicas tal como fueron aprendidas durante el exilio. Se consideran pruebas a favor de las dos fuentes, criterios tales como el uso de dos nombres para la divinidad, yhwh en JJ yahvista y <loµhéÆm en PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly), observaciones tales como la de que a Noé se le indica meter en el arca siete (o catorce) de cada uno de los animales limpios y dos de cada uno de los no limpios (Gn. 7.2–3 = J), y la de que se le indica, también, que debe embarcar una pareja de cada especie (Gn. 6.l9 = PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly); véase c, sup.sup. supra (lat.), arriba).
Sin embargo, estos asuntos son susceptibles de otras explicaciones, y la unidad del relato del diluvio surge de las declaraciones coincidentes en cuanto a la causa del mismo (Gn. 6.5–7, JJ yahvista, 11–13, P), el propósito del mismo (Gn. 6.7, JJ yahvista, 13, 17, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly); 7.4, JJ yahvista, 21, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly), 22–23, JJ yahvista; 8.21, JJ yahvista), y la salvación de un remanente representativo (Gn. 6.8, JJ yahvista, 18–20, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly); 7.1–3, 7–9, JJ yahvista, 13–16a, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly), 16b, JJ yahvista; 8.16–19, P).
j. La arqueología y el diluvio
Las excavaciones en Ur, Kis, Warka, y Fara en el SS sur de la Mesopotamia han puesto al descubierto indicios de la existencia de inundaciones serias. Los excavadores de los dos primeros sitios, Sir Leonard Woolley y S. H. Langdon, creían que dichos vestigios estaban relacionados con el diluvio bíblico. Esto no es probable, empero, puesto que los niveles de las inundaciones en los cuatro sitios no datan todos de la misma época, y en cada caso se explican más fácilmente como debidas a la inundación de ríos en medida inusual. Más todavía, la más antigua, la de Ur, no es probable que haya ocurrido mucho antes del 4000 a.C.a.C. antes de Cristo, fecha que aparece ya bastante avanzada la secuencia continua de culturas prehistóricas en el Cercano Oriente, y para la que no existen señales de interrupción en otras partes. Si se considera que un diluvio local serio en la llanura mesopotámica es todo lo que se quiere dar a entender en el relato bíblico, alguno de los depósitos diluviales que se encuentran en los sitios mencionados puede considerarse como prueba de la misma; pero si, como parece ser probable, lo que se registra en Génesis es un acontecimiento mucho más serio, las pruebas existentes en la Mesopotamia tienen que considerarse como inaplicables.
k. La geología y el diluvio
No se conocen pruebas geológicas indudables del diluvio bíblico. Muchos fenómenos se han mencionado, sin embargo, en el pasado, y particularmente en el ss.ss. siglo(s) XIX, como pruebas de una inundación seria. La mayoría de los mismos se explican en la actualidad más fácilmente como vestigios de la acción glacial de la era glacial cuaternaria. No obstante, con la era glacial estaban asociados ciertos cambios, tales como variaciones del nivel del mar debidos al encierro y a la liberación de agua en los glaciares, y el hundimiento y surgimiento de masas de tierra en concordancia con el aumento y la reducción del peso del hielo sobre las mismas, que bien pueden haber producido efectos tales como los que describe el relato bíblico. La finalización efectiva de la última glaciación puede fecharse alrededor del año 10.000 a.C.a.C. antes de Cristo, de modo que podría ser que a Noé y sus contemporáneos corresponda asignarles una antigüedad de esta magnitud (* Genealogía).
No hay pruebas seguras, empero, y cualquier esquema destinado a ubicar los acontecimientos descriptos en Génesis en su marco histórico real no puede menos que ser provisional.
Bibliografía.  °A. Parrot, El diluvio y el arca de Noé, 1962; A. Pacios, “Diluvio”, °EBDM°EBDM Enciclopedia de la Biblia (en 6 t(t).), dirigida por A. Díez-Macho y S. Bartina, 1965, t(t).t(t). tomo(s) II, col. 927–938; J. B. Pritchard, La arqueología y el Antiguo Testamento, 1962, pp.pp. página(s) 194–243; S. N. Kramer, La historia empieza en Sumer, 1974, pp.pp. página(s) 218–224; W. F. Albright, De la edad de piedra al cristianismo, 1959, pp.pp. página(s) 1445; C. F. Peiffer, “Gilgamesh, Epopeya de’, °DBA°DBA C. F. Pfeiffer, Diccionario bíblico arqueológico, eds. J. T. Poe, trad. del ing. por R. Gama, 1982, pp.pp. página(s) 317–320; G. von Rad, Teología del Antiguo Testamento, 1976, t(t).t(t). tomo(s) I, pp.pp. página(s) 206–217; id.id. idem (lat.), el mismo autor, El libro de Génesis, 1977, pp.pp. página(s) I50-156; S. Muñoz-Iglesias, Introducción a la lectura del Antiguo Testamento, 1965, pp.pp. página(s) 93–122; W. Keller, Y la Biblia tenía razón, 1956, pp.pp. página(s) 38–54; D. Kidner, Génesis, 1985, pp.pp. página(s) 113–120.
General: A. Parrot, The Flood and Noah’s Ark, 1955; A. Heidel, The Gilgamesh Epic and Old Testament Parallels², 1949, cap(s).cap(s). capítulo(s) IV. Sección h: J. C. Whitcomb y H. M. Morris (eds.eds. edición, editor(es), editado), The Genesis Flood, 1961; W. G. Lambert y A. R. Millard, AtrahÉasé÷s. The Babilonian Story of the Flood, 1969; ANETANET J. B. Pritchard, Ancient Near Eastern Texts, 1950; ² 1965; ³ 1969, pp.pp. página(s) 72–99, 104–106; DOTTDOTT D. W. Thomas (eds.), Documents of Old Testament Times, 1958, pp.pp. página(s) 17–26. Sección i: O. T. Allis, The Five Books of Moses, 1943, pp.pp. página(s) 95–99; G. Ch. Aalders, A Short Introduction to the Pentateuch, 1949, pp.pp. página(s) 45–47. Sección j: M. E. L. Mallowan, Iraq 26, 1964, pp.pp. página(s) 62–82; R. L. Raikes, Iraq 28, 1966, pp.pp. página(s) 52–63. Sección k: J. K. Charlesworth, The Quaternary Era, 2, 1957, pp.pp. página(s) 614–619.
T.C.M.T.C.M. T.C. Mitchell, M.A., SubDirector del Departamento de Antigüedades Asiáticas Occidentales, Museo Británico, Londres, Inglaterra.
DILUVIO

Inundación con agua provocada por Dios en la época de Noé para destruir toda la humanidad, salvo unos cuantos miembros elegidos, de sobre la tierra (Gn. 6–8). La palabra que se usa en el ATAT Antiguo Testamento para describir el fenómeno es mabbuÆl, vocablo de derivación desconocida, y como la única otra ocasión en que se lo usa fuera del relato de Gn. 6–11 es en el Sal. 29.10, se debe interpretar que su significado es el de un diluvio cataclísmico tal como el que se describe en Génesis. En la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) mabbuÆl se traduce kataclysmos, y esta es la palabra que se emplea en el NTNT Nuevo Testamento (Mt. 24.38–39; Lc. 17.27; 2 P. 2.5) para describir el mismo acontecimiento.
a. La razón del Diluvio
Cuando Dios vio que el hombre vivía constantemente planeando y haciendo el mal (Gn. 6.5), con toda justicia resolvió destruirlo (6.1–7). Pero *Noé era hombre justo, de modo que él y su familia inmediata habían de escapar para iniciar un nuevo comienzo.
b. La preparación
Gn. 6.3 y 1 P. 3.20 indican que por la longanimidad de Dios habría 120 años de plazo antes de la llegada del diluvio. Durante ese período Dios mandó a Noé que construyera un *arca, y le dio instrucciones precisas para su construcción. También anunció que haría un pacto con Noé (6.18; véase g, inf.inf. infra (lat.), abajo).
c. Los ocupantes del arca
Ocho personas, Noé, sus tres hijos, Sem, Cam, y Jafet, y sus cuatro mujeres, fueron preservadas en el arca (Gn. 6.18; 7.7, 13; 2 P. 2.5). También entraron al arca dos miembros, macho y hembra, de cada división (según su género, méÆn, no necesariamente “especie”; * Creación, II.d) del reino animal, incluyendo aves (6.19–20; 7.8–9, 14–15), y además de estos hubo doce animales adicionales, seis machos y seis hembras, de cada especie limpia, presumiblemente para alimento y sacrificio (7.2–3; algunos comentaristas interpretan las cifras como siete, más bien que catorce en total de cada una). También se almacenó a bordo alimento vegetal para todos estos ocupantes del arca. No se hace mención alguna de seres marinos, pero pueden estar incluidos en la frase “de todo lo que vive, de toda carne” (6.19), y pueden haber sido acomodados fuera del arca.
d. El diluvio
Cuando Noé y sus acompañantes hubieron entrado en el arca Dios lo cerro tras ellos (7.16) y soltó las aguas. El diluvio ocurrió en forrna de lluvia (7.4, 12), y de tal fuerza que dice la Biblia que “las cataratas de los cielos fueron abiertas” (7.11), metáfora sumamente descriptiva por cierto. El nivel de las aguas también se elevó desde abajo, “fueron rotas todas las fuentes del grande abismo (tƒhoÆm)” (7.11), pero esto podría ser una declaración metafórica, como lo sugiere el uso de la palabra tƒhoÆm, que generalmente aparece en pasajes poéticos, de modo que no resulta provechoso buscar referencias a fenómenos geológicos aquí.
e. La cronología del diluvio
Noé entró en el arca el 17º día del 2º mes de su 600º año (7.11), y la tierra se secó el día 27 del 2º mes de su 601º año, de manera que, contando 30 días por mes, el diluvio duró 371 días. La lluvia cayó durante 40 días (7.12), y las aguas siguieron subiendo durante 110 días más (7.24) = 150; luego las aguas decrecieron durante 74 días (8.5) = 224; 40 días más tarde Noé despachó el cuervo (8.6–7) = 264; 7 días después despachó la paloma (8.8, con el significado de “otros siete días” en 8.10) = 271; la mandó nuevamente 7 días más tarde (8.10) = 278; y por tercera vez 7 días después (8.12) = 285; Noé retiró la cubierta del arca 29 días más tarde (8.13 con 7.11) = 314; y la tierra se secó finalmente 57 días después (8.14) = 371 días en total.
f. La amplitud del diluvio
Se declara claramente que todo (6.17), incluyendo el hombre (6.7; 7.21) y las bestias (6.7, 13, 17; 7.21–22), debía ser arrasado por el diluvio, pero se puede argumentar que estas categorías están limitadas por las referencias locales: sobre la tierra (<eres; 6.17; 7.17, 23); debajo del cielo (sûamayim; 6.17; 7.19); y sobre la faz de la tierra (<‡d_aµmaÆ; 7.4, 23). <eres puede significar “tierra (de)” (con el sentido de “territorio”; p. ej.p. ej. por ejemplo Gn. 10.10), sûamayim puede significar “cielos”, o sea la parte visible del cielo dentro del horizonte (p. ej.p. ej. por ejemplo 1 R. 18.45), y la amplitud de <‡d_aµmaÆ estaría determinada por las dos palabras anteriores; de modo que es posible que un diluvio de severidad sin precedentes pudiera satisfacer dichas condiciones sin llegar a cubrir toda la superficie del globo. El argumento de que un diluvio así haría innecesaria la preservación de animales podría resolverse mediante la sugestión de que si estaba comprendida toda la zona ambiental con su propia fauna individual, una medida como la mencionada sería efectivamente necesaria. La afirmación de que todas las altas montañas (har) bajo todos los cielos fueron cubiertas (7.19–20), y de que cerca del final del diluvio se comenzaron a ver nuevamente (8.5), se interpreta en este esquema como un fenómeno debido a la nubosidad y la niebla que deben haber acompañado al cataclismo. Esta interpretación favorece la idea de un diluvio limitado, pero el texto también permite interpretarlo como un diluvio universal, y el dogmatismo no resulta razonable en ninguno de los dos casos. La enseñanza teológica de la Biblia se ha interpretado tradicionalmente en el sentido de que todos los hombres excepto Noé y su familia fueron destruidos.
g. El final del diluvio
Dios se acordó de Noé, e hizo que las aguas decrecieran constantemente hasta que el arca vino a descansar en las montañas de Urartu (* Ararat). A fin de determinar si era conveniente desembarcar Noé despachó primeramente un cuervo, el que probablemente podía alimentarse de carroña, y posarse en el techo del arca (8.7), y luego una paloma, la que en el segundo intento volvió con una hoja de olivo, lo cual tal vez indicaba que las aguas habían decrecido lo suficiente como para que las estribaciones de las montañas, donde crece e olivo, se secaran, y que por lo tanto hubiera alimento suficiente para los animales (8.8–11). La tercera vez que la mandó la paloma ya no volvió (8.12), de modo que Noé consideró que había llegado el momento de salir del arca, y esto fue lo que Dios le mandó que hiciese. Entonces Noé ofreció sacrificios valiéndose de todos los animales y aves limpios (véase c, sup.sup. supra (lat.), arriba), y Dios juró que no volvería a mandar un diluvio sobre la tierra 8.21–22; Is. 54.9), bendijo a Noé y sus hijos (9.1), y confirmó su decision mediante un pacto (9.11), cuyo símbolo fue el arco iris en las nubes (9.13–17)
h. Paralelos cuneiformes
Entre los documentos cuneiformes excavados en el Cercano Oriente se han encontrado relatos acerca de un diluvio. Una tablilla sumeria de Nippur en el SS sur de Babilonia relata que el rey Ziusudra fue advertido del hecho de que los dioses habían decretado un diluvio para destruir la humanidad, y que se le dijo que construyese un gran barco en que pudiese escapar. Esta tablilla fue escrita ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de del 1600 a.C.a.C. antes de Cristo, pero el relato probablemente ya era conocido en la Mesopotamia muchos siglos antes. El hecho de que hubo una inundación devastadora constituye parte de la tradición histórica y literaria de Sumer. Copias incompletas de la Épica de Atrabhasis hechas ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de 1630 a.C.a.C. antes de Cristo y que circularon ampliamente durante siglos posteriores, contenían un relato acadio (era conocido en *Ugarit). Este relato describe un diluvio enviado por los dioses para destruir al hombre luego de que intentos anteriores de controlarlo fracasaran. El piadoso Atrahasis fue advertido por el dios-creador Enki (o Ea) a fin de que construyese un barco y escapase con su familia, sus bienes, y sus animales. Después de siete días de diluvio el barco quedó varado. Atrahasis ofreció un sacrificio a los dioses que se reunieron como moscas alrededor del mismo. Los dioses se arrepintieron de lo que habían hecho, y reinstituyeron la sociedad humana imponiendo la condición de la culpa y el castigo individuales. La famosa Historia del diluvio de origen babilónico, que forma parte de la tablilla XI de la más extensa Épica de Gilgamés (* Babilonia), proviene principalmente de esta obra. Es una copia de la misma, que fuera excavada en Nínive unos 20 años antes, la que fue identificada en el MBMB Museo Británico en 1872 por George Smith. En esta versión el héroe, llamado Uta-napistim, y una vez Atrahasis, le describe a Gilgamés cómo adquirió inmortalidad después de sobrevivir al diluvio. Cuenta la misma historia que la Épica de Atrahasis, con algunos detalles que no han sido conservados en este último relato. Notable entre ellos es el hecho de que el barco descansó sobre el mte.mte. monte Nisir (en el NONO noroeste de Persia), y el envío, sucesivamente, de una paloma, una golondrina, y un cuervo, y el que los ocupantes del barco desembarcaron cuando el cuervo no volvió. Estos relatos cuneiformes evidencian semejanzas con Gn. 6–9, hecho que se explica posiblemente por ser referencias comunes a un acontecimiento histórico verídico. La gran cantidad de elementos toscos en las versiones cuneiformes sugieren que las mismas son menos fidedignas que la versión bíblica.
i. Fuentes
Muchos eruditos consideran que el relato del diluvio en Gn. 6–9 se compone de dos fuentes, JJ yahvista (Yahvista) y PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly) (Sacerdotal), entretejidos por un redactor tardío, que realizó su tarea después del retorno del exilio. Según esta teoría, las tradiciones orales primitivas fueron reunidas y luego escritas en el “documento” denominado JJ yahvista en el curso de unos cuantos siglos, comenzando en la época de la monarquía antigua. La otra fuente (PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly)) fue el resultado de varios siglos de tradiciones de los sacerdotes pertenecientes a la época de David, que fueron escritas entre, quizá, el año 500 a.C.a.C. antes de Cristo y la época de Esdras, valiéndose, en el caso de secciones tales como la que trata del diluvio, de las tradiciones babilónicas tal como fueron aprendidas durante el exilio. Se consideran pruebas a favor de las dos fuentes, criterios tales como el uso de dos nombres para la divinidad, yhwh en JJ yahvista y <loµhéÆm en PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly), observaciones tales como la de que a Noé se le indica meter en el arca siete (o catorce) de cada uno de los animales limpios y dos de cada uno de los no limpios (Gn. 7.2–3 = J), y la de que se le indica, también, que debe embarcar una pareja de cada especie (Gn. 6.l9 = PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly); véase c, p. supra (lat.), arriba).
Sin embargo, estos asuntos son susceptibles de otras explicaciones, y la unidad del relato del diluvio surge de las declaraciones coincidentes en cuanto a la causa del mismo (Gn. 6.5–7, JJ yahvista, 11–13, P), el propósito del mismo (Gn. 6.7, JJ yahvista, 13, 17, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly); 7.4, JJ yahvista, 21, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly), 22–23, JJ yahvista; 8.21, JJ yahvista), y la salvación de un remanente representativo (Gn. 6.8, JJ yahvista, 18–20, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly); 7.1–3, 7–9, JJ yahvista, 13–16a, PP (código) sacerdotal (del al. Priester; inf. Priestly), 16b, JJ yahvista; 8.16–19, P).
j. La arqueología y el diluvio
Las excavaciones en Ur, Kis, Warka, y Fara en el SS sur de la Mesopotamia han puesto al descubierto indicios de la existencia de inundaciones serias. Los excavadores de los dos primeros sitios, Sir Leonard Woolley y S. H. Langdon, creían que dichos vestigios estaban relacionados con el diluvio bíblico. Esto no es probable, empero, puesto que los niveles de las inundaciones en los cuatro sitios no datan todos de la misma época, y en cada caso se explican más fácilmente como debidas a la inundación de ríos en medida inusual. Más todavía, la más antigua, la de Ur, no es probable que haya ocurrido mucho antes del 4000 a.C.a.C. antes de Cristo, fecha que aparece ya bastante avanzada la secuencia continua de culturas prehistóricas en el Cercano Oriente, y para la que no existen señales de interrupción en otras partes. Si se considera que un diluvio local serio en la llanura mesopotámica es todo lo que se quiere dar a entender en el relato bíblico, alguno de los depósitos diluviales que se encuentran en los sitios mencionados puede considerarse como prueba de la misma; pero si, como parece ser probable, lo que se registra en Génesis es un acontecimiento mucho más serio, las pruebas existentes en la Mesopotamia tienen que considerarse como inaplicables.
k. La geología y el diluvio
No se conocen pruebas geológicas indudables del diluvio bíblico. Muchos fenómenos se han mencionado, sin embargo, en el pasado, y particularmente en el  siglo(s) XIX, como pruebas de una inundación seria. La mayoría de los mismos se explican en la actualidad más fácilmente como vestigios de la acción glacial de la era glacial cuaternaria. No obstante, con la era glacial estaban asociados ciertos cambios, tales como variaciones del nivel del mar debidos al encierro y a la liberación de agua en los glaciares, y el hundimiento y surgimiento de masas de tierra en concordancia con el aumento y la reducción del peso del hielo sobre las mismas, que bien pueden haber producido efectos tales como los que describe el relato bíblico. La finalización efectiva de la última glaciación puede fecharse alrededor del año 10.000 a.C.a.C. antes de Cristo, de modo que podría ser que a Noé y sus contemporáneos corresponda asignarles una antigüedad de esta magnitud (* Genealogía).
No hay pruebas seguras, empero, y cualquier esquema destinado a ubicar los acontecimientos descriptos en Génesis en su marco histórico real no puede menos que ser provisional.
Bibliografía. °A. Parrot, El diluvio y el arca de Noé, 1962; A. Pacios, “Diluvio”, °EBDM°EBDM Enciclopedia de la Biblia (en 6 t(t).), dirigida por A. Díez-Macho y S. Bartina, 1965, t(t).t(t). tomo(s) II, col. 927–938; J. B. Pritchard, La arqueología y el Antiguo Testamento, 1962, pp.pp. página(s) 194–243; S. N. Kramer, La historia empieza en Sumer, 1974, pp.pp. página(s) 218–224; W. F. Albright, De la edad de piedra al cristianismo, 1959, pp.pp. página(s) 1445; C. F. Peiffer, “Gilgamesh, Epopeya de’, °DBA°DBA C. F. Pfeiffer, Diccionario bíblico arqueológico, eds. J. T. Poe, trad. del ing. por R. Gama, 1982, pp.pp. página(s) 317–320; G. von Rad, Teología del Antiguo Testamento, 1976, t(t).t(t). tomo(s) I, pp.pp. página(s) 206–217; id.id. idem (lat.), el mismo autor, El libro de Génesis, 1977, pp.pp. página(s) I50-156; S. Muñoz-Iglesias, Introducción a la lectura del Antiguo Testamento, 1965, pp.pp. página(s) 93–122; W. Keller, Y la Biblia tenía razón, 1956, pp.pp. página(s) 38–54; D. Kidner, Génesis, 1985, pp.pp. página(s) 113–120.
General: A. Parrot, The Flood and Noah’s Ark, 1955; A. Heidel, The Gilgamesh Epic and Old Testament Parallels², 1949, cap(s).cap(s). capítulo(s) IV. Sección h: J. C. Whitcomb y H. M. Morris (eds.eds. edición, editor(es), editado), The Genesis Flood, 1961; W. G. Lambert y A. R. Millard, AtrahÉasé÷s. The Babilonian Story of the Flood, 1969; ANETANET J. B. Pritchard, Ancient Near Eastern Texts, 1950; ² 1965; ³ 1969, pp.pp. página(s) 72–99, 104–106; DOTTDOTT D. W. Thomas (eds.), Documents of Old Testament Times, 1958, pp.pp. página(s) 17–26. Sección i: O. T. Allis, The Five Books of Moses, 1943, pp.pp. página(s) 95–99; G. Ch. Aalders, A Short Introduction to the Pentateuch, 1949, pp.pp. página(s) 45–47. Sección j: M. E. L. Mallowan, Iraq 26, 1964, pp.pp. página(s) 62–82; R. L. Raikes, Iraq 28, 1966, pp.pp. página(s) 52–63. Sección k: J. K. Charlesworth, The Quaternary Era, 2, 1957, pp.pp. página(s) 614–619.
T.C.M.T.C.M. T.C. Mitchell, M.A., SubDirector del Departamento de Antigüedades Asiáticas Occidentales, Museo Británico, Londres, Inglaterra.

¿COMO SOBREVIVIERON LOS PECES AL DILUVIO ?

CREACIÓN:http://conpoder.com/creacion.html

¿COMO SOBREVIVIERON LOS PECES AL DILUVIO ?

¿Cómo sobrevivieron los peces de agua salada la dilución con el agua dulce, o cómo sobrevivieron los peces de agua dulce en agua salada? ¿Cómo sobrevivieron las plantas?

Si toda la Tierra fue cubierta por agua en el Diluvio, entonces hubo una mezcla de agua dulce y salada. Muchas de las especies de peces de hoy son especializadas y no sobreviven en agua de salinidad radicalmente diferente a la de su hábitat. ¿Así que, cómo sobrevivieron el Diluvio?

Note que la Biblia dice que en el Arca sólo había animales terrestres que respiraban aire y pájaros (Génesis 7:14,15; 21- 3).

Como vimos anteriormente, el Diluvio se inició por el rompimiento de las ‘fuentes del grande abismo’ (Génesis 7:11). Sea lo que hayan sido las ‘fuentes del gran abismo’ (vea el capítulo 9), el Diluvio debió haber estado asociado con movimientos terrestres masivos, debido al peso del agua, lo que habría resultado en gran actividad volcánica.

Los volcanes emiten grandes cantidades de vapor, y la lava debajo del agua crea agua/vapor caliente, que disuelve minerales, añadiéndo sal al agua. Además, la erosión que acompañó el movimiento de las aguas fuera de los continentes después del Diluvio habría añadido sal a los océanos. En otras palabras, esperaríamos que las aguas del océano pre-diluviano fueran menos saladas que después del Diluvio.

El problema de los peces al enfrentarse a la salinidad es éste: los peces en agua dulce tienden a absorber agua por ósmosis por la salinidad en sus líquidos corporales. Los peces en agua salada tienden a perder agua porque el agua a su alrededor es más salada que los líquidos de sus cuerpos.

La adaptación de agua dulce/salada en los peces de hoy

Muchas especies estuarias y de agua marina pueden tolerar grandes cambios en la salinidad. Las estrellas de mar tolerarían un 16-18% de la concentración normal de sal de mar indefinidamente. Los cirrópodos pueden aguantar una exposición a menos de una décima de la concentración usual de sal del agua marina.

Existen especies migratorias que viajan entre agua salada y agua dulce. Por ejemplo el salmón, el róbalo rayado y el esturión del Atlántico engendran en agua dulce y maduran en agua salada. Las anguilas se reproducen en agua salada y maduran en lagos y corrientes de agua dulce. Así que, muchas especies de peces de hoy pueden ajustarse tanto al agua dulce como salada.
Inclusive hay evidencia de especialización después del Diluvio dentro de una clase de pez. Por ejemplo, el esturión del Atlántico es unaespecie migratoria de agua salada/dulce pero el esturión Siberiano vive sólo en agua dulce.

Muchas familias1 de peces tienen especies tanto de agua dulce como salada. Estas incluyen las familias del pez sapo y el pez globo (batrachoididae), los Belonidos o peces agujas (Belonidae y Lepisosteidae), las amias (Amiidae), los esturiones (Acipenseridae), sardinas (Clupeidae)/ anchoas (Engraulis), salmones (salmonidae)/truchas/lucios (Esocidae), bagres (Ictuluridae), chalacos (Gobiesocidae), espinosos (Gasterosteidae), escórporas, peces dragones, y escorpiones de mar (scorpaenidae) y la familia de peces planos (acanthopterygii). De hecho, la mayoría de los órdenes existentes tienen representantes tanto de agua dulce como salada. Esto sugiere que la habilidad para tolerar grandes cambios en la salinidad pudieron haber estado presentes en la mayoría de los peces en el momento del Diluvio. La especialización debió haber resultado en la pérdida de esta habilidad en muchas especies desde entonces (vea el capítulo 1).

Los híbridos de trucha salvaje (agua dulce) y salmón doméstico (especie migratoria) han sido descubiertos en Escocia 2, sugiriendo que las diferencias entre tipos de agua dulce y marina pueden ser menores.

Los riñones de las especies de agua dulce excretan el exceso de agua (orina de baja concentración salina) y aquellos de especies marinas excretan el exceso de sal (orina de alta concentración salina). Los tiburones de agua salada tienen concentraciones altas de urea en la sangre para retener agua en el ambiente de agua salada mientras que los tiburones de agua dulce tienen concentraciones bajas de urea para evitar acumular agua. Las especies de peces sierra que se mueven de agua salada a agua dulce incrementan su salida de orina veinte veces y la concentración de sangre urea decrece a menos de un tercio.

Algunos acuarios usan la habilidad de los peces para adaptarse a aguas de diferente salinidad para exhibir especies de agua dulce y agua salada en un mismo lugar. El pez se puede adaptar si la salinidad se cambia lentamente.

Así que, muchas especies de peces hoy tienen la capacidad de adaptarse tanto a agua dulce como salada a lo largo de su vida.
Los mamíferos acuáticos como las ballenas y los delfines habrían sobrevivido al Diluvio fácilmente, sin ser dependientes de agua limpia para obtener su oxígeno.

Muchas criaturas marinas habrían muerto en el Diluvio debido a la turbulencia del agua, cambios en la temperatura, etc. El registro fósil testifica de la destrucción masiva de la vida marina con el 95% del registro fósil siendo de criaturas marinas.3 Esto es consistente con el relato Bíblico del Diluvio comenzando con el rompimiento de las ‘fuentes del grande abismo’.

Hay una posibilidad de que capas estables de agua dulce y agua salada se hayan desarrollado y persistido en algunas partes de la tierra.

El agua dulce puede sentarse sobre agua salada por largos periodos de tiempo. La turbulencia pudo haber sido suficientemente baja en latitudes altas para que tales capas persistieran y permitieran la supervivencia tanto de animales de agua dulce como de agua salada en esas áreas.

Supervivencia de las plantas

Muchas semillas terrestres pueden sobrevivir largos periodos en varias concentraciones de agua salada 4. De hecho, el agua salada impide la germinación de algunas especies de manera que la semilla dura más que en agua dulce. Otras plantas pudieron haber sobrevivido en masas flotantes de vegetación, o en piedra volcánica porosa. Inclusive se pudieron haber reproducido asexualmente con los restos de muchas plantas.

Muchas pudieron haber sobrevivido como reservas de comida accidentales y planeadas en el Arca. Muchas semillas tienen dispositivos para adherirse a animales, y algunas pudieron haber sobrevivido el Diluvio por este medio. Otras pudieron sobrevivir en los estómagos de los cadáveres hinchados y flotantes de herbívoros muertos.

La hoja de olivo traída a Noé por la paloma (Génesis 8:11) muestra que las plantas se estaban regenerando antes de que Noé y compañía salieran del Arca.

Conclusión

Existen muchas explicaciones posibles y sencillas para mostrar cómo los peces de agua dulce y salada y las plantas sobrevivieron al Diluvio. No hay razón para dudar de la realidad del Diluvio como se describe en la Biblia.
Lectura Recomendada: John Woodmorappe, Noah’s Ark: A Feasibility Study (El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad), Santee, CA: Institute for Creation Research, 1996.

———————————————–

TEMAS RECOMENDADOS:

¿Cómo sobrevivieron los peces el diluvio? Si toda la Tierra fue cubierta por agua en el Diluvio, entonces hubo una mezcla de agua dulce y salada. Muchas de las especies de peces de hoy son especializadas y no sobreviven en agua de salinidad radicalmente diferente a la de su hábitat. ¿Así que, cómo sobrevivieron el Diluvio? Leer

¿De dónde tomo Caín su esposa? Escépticos de la Biblia han usado a la esposa de Caín vez tras vez para tratar de descreditar el libro de Génesis como un archivo historico verdadero. Desgraciadamente, la mayoría de los Cristianos no han dado una respuesta adecuada a esta pregunta. Leer

El Diluvio universal- ¿dónde fue a parar el agua? El mayor ‘proveedor’ de agua fueron las “fuentes del grande abismo”, que son mencionadas justo antes que las “cataratas de los cielos” en Génesis 7 :11. Estas funcionaron durante 150 días durante el Diluvio, aún cuando las lluvias sólo duraron 40 días y 40 noches, mostrando así que había un límite de agua sobre la atmósfera. Leer

¿Entraron los dinosaurios al arca de Noé? La historia que todos hemos escuchado de las películas, la televisión, los periódicos, y la mayoría de las revistas y libros de texto es que los dinosaurios ‘gobernaron la Tierra’ por 140 millones de años, se extinguieron hace 65 millones de años, y por lo tanto no se encontraban por ahí cuando Noé y compañía se embarcaron en el Arca hace unos 4.300 años.Sin embargo, la Biblia nos da una cosmovisión completamente diferente de la historia. Leer


Anteriores Entradas antiguas