¿Quien era Charles Finney? Parte 2

LOS PRIMEROS AÑOS

Poco después de su dramática conversión, Finney comenzó a estudiar bajo su pastor presbiteriano, George Gale. Éste lo animó a asistir al Seminario Princeton. Pero como no sentía gran respeto por la teología ni los teólogos, Finney escribió:

“Llana y plenamente les dije que no me sometería a la influencia bajo la que ellos habían estado”. [1]

En sus memorias, Gale lo recuerda de otra manera:

“Finney no asistió al seminario porque no pudo ser aceptado”. [2]

Por cualquiera razón, Finney no procuró hacerse de una educación teológica formal. Como resultado, su presbiterio lo puso bajo tutela de Gale y otro pastor. En 1823, Finney recibió licencia para predicar, y fue ordenado en 1824.

Durante este tiempo la Sociedad Misionera Femenil lo comisionó para que trabajara como evangelista en el laberinto de pueblos y aldeas en el noroeste de Nueva York. Allí Dios le concedió cierta medida de buen éxito.

En 1825, hubo un drástico cambio en su ministerio. Finney fue invitado a predicar en Utica, Nueva York. Utica quedaba cerca del recién escavado Canal Erie. Era una metrópolis del Oeste, en creciente desarrollo y de mucho movimiento. Durante dos años Finney predicó, con creciente efectividad, en Utica y las ciudades adyacentes de Rome y Syracuse.

Los métodos de Finney eran novedosos. No evangelizó como sus predecesores: Jonathan Edwards, George Whitefield, y Asahel Nettleton. [3]

Para tener conversiones, a propósito elevó el timbre emocional de las reuniones. Adoptó y popularizó la práctica metodista de llamar a los conversos a pasar al altar o sentarse en la silla del penitente para significar su decisión de seguir a Cristo. Para agotar a los oyentes y llevarlos a hacer una entrega, alargaba sus reuniones. A veces las reuniones duraban cuatro horas y más. Estas formas de manipulación no escaparon a los críticos.

Hoy sería acusado de “lavado de cerebro”, de manipulacion psicologica, de falta de ética. Pero he conocido muchos predicadores que tienen la misma estrategia errónea, solo porque les da “resultados”. Es una sociedad orientada a los resultados, este “pragmatismo finneyista” es una tentación a evitar.

PERO ESTAS ESTRATEGIAS NO ERAN LAS QUE NECESARIAMENTE ATRAÍAN A LOS INCONVERSOS A CRISTO.

Desde el otoño de 1830 hasta el verano de 1831, el ministerio de Finney llegó a su punto culminante en Rochester, Nueva York. El Espíritu de Dios estuvo con él en gran poder. Como Utica, Rochester era un centro comercial de mucho movimiento, cerca del recientemente terminado Canal Erie. Tal era la manifestación del poder de Dios en la obra de Finney que los comerciantes de todo el distrito muchas veces cerraban sus puertas para asistir a las reuniones. En sus giras de iglesia a iglesia, grandes multitudes seguían a Finney.

EL VERDADERO SECRETO ESTABA EN ESTO.
Su compañero de oración fue Abel Clary. Finney escribió:

«El señor Clary continuaba orando mientras yo proseguía y seguía haciéndolo hasta que no terminaba de predicar. Nunca se presentó en público pero se entregó por completo a la oración».[4]

EL NACIMIENTO DE LA CONVERSIÓN/LAVADO DE CEREBRO EN EL RESURGIMIENTO CRISTIANO EN 1735.[5]

Aparentemente, fue Jonathan Edwards descubrió accidentalmente las técnicas durante la cruzada religiosa de 1735 en Northampton, Massachussets. Induciendo sentimientos de culpa y aprensión aguda, e incrementando la tensión, los “pecadores” que asistían a su reuniones de resurgimiento acababan rompiéndose y sometiéndose completamente.

Técnicamente, lo que Edwards hacía era crear condiciones que limpiaban el cerebro para que la mente aceptara una nueva programación. El problema era que las nuevas órdenes eran negativas. Les podía decir: “¡Sois pecadores, estáis destinados al infierno!” El resultado fue que una persona se suicidó y otra intentó hacerlo. Y los parientes del suicida contaron que ellos estaban también tan profundamente afectados que, aunque habían encontrado la “salvación eterna”, estaban obsesionados con la diabólica tentación de acabar con sus vidas.

Una vez un predicador, o un líder de una religión, un manipulador o una figura con autoridad crea la fase en que el cerebro puede vaciarse y quedar limpio, sus víctimas quedan completamente abiertas. Nuevas instrucciones, en forma de sugestiones, pueden sustituir a sus ideas previas. Como Edwards no enviaba mensajes positivos hasta el final del resurgimiento, muchos aceptaron las sugestiones negativas y actuaron, o desearon actuar, según ellas.
Charles J. Finney fue otro renacentista Cristiano que utilizó las mismas técnicas cuatro años más tarde en conversiones religiosas en masa en Nueva York. Las técnicas son todavía usadas por renacentistas cristianos, cultos, enseñantes, empresas, y el ejército de los Estados Unidos, por citar solo unos pocos. Déjenme señalar aquí que no creo que la mayor parte de los renacentistas religiosos se den cuenta de que están usando técnicas de lavado de cerebro.

Edwards simplemente insistió en un sistema que realmente funcionaba, y otros no hicieron más que copiarle y lo siguen haciendo doscientos años después. Y cuanto más sofisticado es nuestro conocimiento y nuestra tecnología, más efectiva es la conversión. Estoy profundamente convencido de que esta es una de las principales razones del incremento del [falso] fundamentalismo cristiano, especialmente en su variedad televisiva, mientras la mayor parte de las religiones convencionales declinan.

Estamos viviendo los últimos tiempos. No .sabemos el día ni la hora del regreso de nuestro Señor. Podemos citar a II Pedro, que es una carta que fue escrita en un momento en el que muchos cristianos dudaban acerca de la promesa del regreso, otros la tenían en menos y tal vez otros desconocían por completo la realidad de la Parousía.

El Señor viene en poder y gloria. Pero viene también en juicio y castigo. Juicio sobre los hombres (Ap. 20.12), sobre las naciones (Mat. 25.31-46) y sobre las estructuras de poder que pretendieron adueñarse de la creación de Dios (Ap. 18.1-8).

El Señor viene y juzgará a los cristianos como pueblo de Dios y luz de las naciones. Jesús mismo lo reveló al anciano Juan cuando reafirmando el “vengo pronto” anticipó su mensaje de denuncia y llamado al arrepentimiento a las iglesias del Asia Menor. Urge a dejar la indiferencia y la arrogancia (Ap. 2.4-5), a romper los pactos de sincretismo religioso (II Pe. 2.14-15), a abandonar la perversión sexual (II Pe. 2.20-21) y dejar de encandilarse con los oropeles de la  riqueza (II Pe. 3.15-19).

El apóstol Pedro observaba una convulsión mundial de magnitudes similares a las que el Señor les había anticipado en su mensaje profetice sobre las señales del fin. Proliferaban los profetas y los mensajes confundiendo a los cristianos y a sus mismos pastores y ancianos.

En 1827, líderes como Lyman Beecher y Asahel Nettleton, preocupados por falsos informes sobre supuestos excesos se unieron con otros líderes evangélicos del noreste para analizar con Finney sus diferencias. De esa reunión, este emergió como el nuevo líder del movimiento del despertar evangélico. Entre 1827 y 1832, sus avivamientos encendieron ciudades como Nueva York, Filadelfia, Boston y Rochester. Aunque continuó promoviendo sus campañas a lo largo de toda su vida (incluyendo viajes a Inglaterra en 1849-1850 y 1859-1860) los primeros años de Finney marcaron el punto más alto de su carrera.[6]

Teología de Finney

En 1832, forzado por una enfermedad a reducir sus viajes, asumió el pastorado de la Chatham Street Chapel (Segunda Iglesia Presbiteriana Libre) en la ciudad de Nueva York. Más tarde fue pastor en el Tabernáculo Broadway de Nueva York y en la Primera Iglesia Congregacional de Oberlin, Ohio, en esta última durante treinta y cinco años, comenzando en 1837. En 1835 llegó a ser profesor de teología en el recién formado Instituto Colegiado de Oberlin en Ohio (actualmente Oberlin College) donde también sirvió como presidente (1851-1866).

Escribió varios libros, colecciones de sermones y artículos, incluyendo sus Memorias (1876) en las que hace un recuento de parte de sus campañas para el despertar de la fe en el siglo diecinueve. [7]

Creo que la teología reformada es el mejor antídoto para el veneno de Finney. De hecho, es difícil imaginar un Finney “reformado”.

La fe reformada, bien entendida, enseña humildad ante Dios que es la antítesis de la exaltación de la predicación de Charles Finney. Si Finney era un hereje, entonces él debe ser expulsado del panteón cristiano no sólo de los reformados, sino por todos los que siguen a Jesús. Para que esto suceda, tanto las iglesias y sus pastores tienen que recuperar el sentido genuino de la gloria del Dios Trino en el evangelio. Hay que recuperar las verdades que ya conocemos – las verdades de las cuales nunca siquiera soñó Charles Finney – y debemos construir nuestro anuncio de la salvación que les rodea.

No lo olvides. Tenes que saber hasta donde “aceptas que alguien es cristiano”,hasta donde podes aceptar el cristianismo de alguien, hasta donde procurar tener paz con un cristiano y hasta donde procurar mantener la unidad del Cuerpo de Cristo, en el vinculo de la paz del Señor. Única forma posible de mantener la unidad ordenada por El Señor,sin caer en  legalismo.

Somos cristianos, tenemos santidad,y debemos ademas guardar la santidad que Dios nos ha dado,procurar crecer todo lo posible en esta santidad,guardandonos del pecado todo lo que podamos,haciendo todo el esfuerzo posible por limpiarnos de nuestras propias concupiscencias; por supuesto que todo esto no es posible sin la ayuda del Señor que se comprometio  a hacer que perseveremos en la fe hasta llegar al cumplimiento de sus promesas escatologicas para nuestras vidas.

Ademas, somos evangélicos dentro de los cristianos,tenemos una antigua tradición bíblica,que se remonta al período apostólico; nuestras doctrinas siempre procuran acercarse lo mas posible al ideal apostólico, pero recuerda siempre que no estamos en la época de las tierras biblicas, por lo tanto, es posible que algún aspecto no importante de la fe sea distinto en algún cristiano.

Recuerda que las “eclesias” tienen un tiempo de madurez, y mientras algunas “eclesias” (comunidades de fe o concilios) van madurando,otras van apostatando y otras nuevas  van naciendo también.

Recuerda cuando Jesús antes de partir hablo de Juan que iba a permanecer y Pedro seria crucificado y Pedro protestó, y Jesús le dijo que Juan era problema del Señor Jesus, que Pedro deberia seguirlo y dejar esos temas al Señor.   Si alguien va a la cruz es porque asi lo decidió el Señor, nadie debe despreciar al que no es llamado a ser mártir. No todos tienen el mismo llamado.

Tampoco todas las culturas ven la misión del mismo modo. Nosotros debemos respetar al que entiende la misión de la Iglesia de algun otro modo,porque hay cosas que no son motivos de división. Lo que si divide es la moral,las doctrinas acerca de la deidad (Adoramos a la Santisima Trinidad), la salvacion por Gracia y no por obras, que Jesús vuelve por segunda vez, cielo,infierno,vida eterna,en fin,las doctrinas que hacen a la esencia de Dios, del cristiano y de la Iglesia como cuerpo de Cristo, una santa Iglesia que es universal (católica), apostólica, y evangélica,no debe estar amarrada si o si a la cultura de algun pais como lo esta el Catol.Romano. Hay una Iglesia,muchas eclesias,tantas como el Señor disponga para el cumplimiento de sus planes.

Jesucristo es el Señor de la Iglesia y de la Historia. Recuerda que debemos exhortarnos pero en amor,para no caer en la misma tentación,ya que somos todos seres humanos y estamos firmes porque Jesucristo lo ha determinado.El dia que “El nos suelta”, nos caemos y nos llevamos todo por delante.Solo Él nos sostiene.

Concluyo este segundo capítulo citando al pastor José L, Gómez Pañete, quien elaboró un interesante estudio sobre la realidad del líder cristiano y afirma que:

“cualquiera que quiera manipular con las personalidades de sus colaboradores, no es un líder; es un déspota, huyamos de él. El autentico líder debe agrupar no a su alrededor, sino alrededor de Cristo, que es el Líder” [8]

Otro elemento básico del buen líder es el reconocer que el éxito en nuestro ministerio está en la humildad. La mentira del diablo trata de hacernos creer que somos suficientes, importantes y necesarios, para así llenarnos de arrogancia, pero esto es completamente falso. El único necesario e imprescindible en la iglesia, es el Señor Jesús, por medio de su Espíritu Santo. Los hombres somos instrumentos en sus manos, y debemos aceptar nuestras limitaciones, y apoyarnos en la suficiencia del Todopoderoso. Debemos evitar el tener un concepto muy alto de nosotros mismos.[9]

fuentes

Bibliografia consultada


LIBROS DE MAXwELL

Ver este documento en Scribd

John Maxwell – El Talento Nunca Es Suficiente

Ver este documento en Scribd

Desarrolle Los Lideres Alrededor de Usted – Manual Del Lider

Ver este documento en Scribd

Ministerio Adolescentes y Jóvenes – Ebooks Cristianos para Líderes de Jóvenes

Hola a todos los líderes  , como siempre deseamos aportar al Ministerio de Adolescentes y Jóvenes en las Iglesias en español , les presento este EXCELENTE PROGRAMA DE ESTUDIO BIBLICO PARA ADOLESCENTES Y JOVENES, el cual es super práctico y fácil de usar , esto va dirigido a ti que eres Pastor de Jóvenes , Líder de Jóvenes  o, encargado en tu iglesia por el Ministerio de Jóvenes , con mucha sinceridad te digo : que si tu no te preparás para este trabajo , tus jóvenes no crecerán mas que su líder , así que tu preparación es SUPER IMPORTANTE .Pensando en esto , http://www.DevocionalesCristianos.org , esta ofreciendo en formato de Libro Electrónico (EBOOK CRISTIANO) estos programas Bíblicos para Adolescentes y Jóvenes .

Adjunto la descripción :

(Ojo,no es gratis)

leer mas

Las 21 Cualidades de un Lider

Las 21 Cualidades de un Lider, John Maxwell  

¿Qué es lo que hace que una persona quiera seguir a un líder? ¿Por qué la gente obedece a regañadientes a uno mientras que a otro lo sigue apasionadamente hasta el fin de la tierra? ¿Qué es lo que diferencia a los líderes teóricos de los líderes exitosos que dirigen con efectividad en el mundo real? La respuesta está en las cualidades del carácter de la persona.

Mi amigo, ¿sabes si tienes lo que se necesita para convertirte en un gran líder, el tipo de líder que atrae a la gente y hace que las cosas ocurran? Quiero decir, si tomas el tiempo para mirarte profundamente, ¿encontrarás las cualidades que necesitas para cumplir tus sueños más audaces, tan grandes que nunca has compartido con nadie en el mundo? Esa es la pregunta que tenemos que tener la valentía de hacernos, y responderla con sinceridad si queremos desarrollar nuestro verdadero potencial.

He escrito este libro para ayudarte a reconocer, desarrollar y refinar las características personales que se necesitan para ser un líder verdaderamente efectivo, el tipo de persona a la que la gente quiere seguir. Si ya has leído Las 21 leyes irrefutables del liderazgo, entonces entenderás que llegar a ser un líder toma tiempo. La Ley del proceso dice que el liderazgo se desarrolla diariamente, no en un día. Parte del desarrollo del líder viene de aprender las Leyes del liderazgo, porque esas son las leyes que enseñan cómo funciona el liderazgo. Pero entender el liderazgo y realizarlo verdaderamente son dos cosas diferentes.

Recientemente hablé con un amigo llamado Bill Freeman. Es presidente de Watkins Trucking, la compañía más grande de camiones de Estados Unidos. Es un ejecutivo excelente, y como todos los buenos líderes siempre está buscando formas de aprender y crecer.

«Estoy casi en la mitad del libro», me dijo, refiriéndose a Las 21 leyes irrefutables del liderazgo. «Ha hecho un tremendo impacto en mí».

Después dijo algo que me impresionó. «Déjame decirte cómo es que funciona en mi caso», me dijo. «Cada mañana leo un capítulo, y durante todo el día pienso en esa ley. Mientras trabajo, me evalúo y me pregunto cómo estoy cumpliendo con esta ley del liderazgo. Observo a la gente en la oficina para ver si la practican. Todo el trabajo de la compañía lo mido con este metro y observo, valoro, reflexiono. Cada mañana es una ley diferente. En realidad este libro es un abridor de ojos».

Las palabras de Bill me entusiasmaron. Y fueron las que me impulsaron a escribir este nuevo libro. Bill enfoca su propio liderazgo desde adentro hacia afuera, como debe ser. Los líderes son efectivos por lo que son interiormente; por las cualidades que los hacen personas. Para llegar al más alto nivel de liderazgo, las personas tienen que desarrollar estos rasgos interiormente.

Después de hablar con Bill, tomé un tiempo para reflexionar sobre las características de los mejores líderes que conozco, aquellos a quienes la gente verdaderamente gusta seguir. Busqué temas comunes. Hablé con otros líderes y oí sus impresiones. Y examiné líderes que han hecho impacto en la historia. Hice una lista de 21 cualidades que poseen todos los grandes líderes. Estas cualidades se describen e ilustran en este libro, con la intención de que sean un complemento a Las 21 leyes irrefutables del liderazgo.

A medida que te familiarices con el libro, podrás darte cuenta que es posible leer varios capítulos de una vez. E incluso leerte el libro completo de una sentada. No lo hagas. Las 21 cualidades indispensables de un líder está diseñado para ser absorbido de la misma manera que lo hace Bill Freeman: estratégica y metódicamente.

Quiero animarte a vivir con este libro por un tiempo. Lee un capítulo y déjalo reposar. Reflexiona y repásalo y luego sigue adelante. Si la cualidad que estás estudiando es un área débil en tu vida, dedícale más tiempo antes de pasar al capítulo siguiente. Quizás quieras repetir esto varias veces durante el curso de un año para fortalecer cada rasgo en tu carácter.

En el liderazgo, las cosas surgen y caen. Verdaderamente, el liderazgo se desarrolla desde adentro. Si puedes llegar a ser el líder que debes ser dentro de ti, serás capaz de convertirte en el líder que quieres ser fuera de ti. La gente querrá seguirte y cuando esto suceda, serás capaz de enfrentar cualquier cosa en este mundo.

1 CARÁCTER: Sé un pedazo de roca
2 CARISMA: La primera impresión puede ser determinante
3 COMPROMISO: Es lo que separa a los hacedoresde los soñadores
4 COMUNICACIÓN: Sin ella, viajas solo
5 CAPACIDAD: Si la desarrollas, ellos vendrán
6 VALENTÍA: Una persona con valentía es mayoría
7 DISCERNIMIENTO: Pon fin a los misterios no resueltos
8 CONCENTRACIÓN: Mientras más aguda sea, más agudo serás tú
9 GENEROSIDAD: Tu vela no pierde nada cuando alumbra a otros
10 INICIATIVA: No deberías salir de casa sin ella
11 ESCUCHAR: Para conectarte con sus corazones, usa tus oídos
12 PASIÓN: Toma la vida y ámala
13 ACTITUD POSITIVA: Si crees que puedes, puedes
14 SOLUCIÓN DE PROBLEMAS: No puedes dejar que tus problemas sean un problema
15 RELACIONES: Si tomas la iniciativa, te imitarán
16 RESPONSABILIDAD: Si no llevas la bola, no puedes dirigir al equipo
17 SEGURIDAD: La competencia nunca compensa la inseguridad
18 AUTODISCIPLINA: La primera persona a la que tienes que dirigir eres tú mismo
19 SERVICIO: Para progresar, pone a los demás primero
20 APRENDER: Para mantenerte dirigiendo, mantente aprendiendo
21 VISIÓN: Puedes conseguir solo lo que puedes ver

http://www.badongo.com/file/2311489

Logrando lo imposible

Logrando lo imposible

1 Samuel 7: 1 – 20

Cuatro principios espirituales para lograr un imposible.

Para alcanzar cosas grandes en Dios siempre debemos triturar el espíritu de víctima. La víctima o la auto conmiseración es una droga emocional que anestesia, dando un mensaje de auto pena: “cuiden de mi”.

La víctima siempre buscará estrategias para ponerse en el lugar de necesidad: “mi problema es más grande que el tuyo”. Por ejemplo una hija le informa a su mamá que se va a separar y la madre grita, se descompone, desmaya trasmitiendo: “mi problema es mayor”; y la hija, quien es la que necesitaba ser abrazada, consolada, debe atender a su madre.

La víctima siempre cambia la atmósfera para que le presten atención, comunica debilidad; “hagas lo que hagas no me alcanza” es el mensaje que trasmite, siempre un dolor, un malestar para generar una imagen de dependencia: “te necesito”, “no me dejes”, “lo hice por vos”, “me quedé soltera por vos y así me pagas”, “le di mis mejores años al desgraciado y se fue con una de veinte”.

Lucas Márquez dice que muchas personas tienen la pedagogía del oprimido: alguien que es torturado por un líder, cuando se libere, se transformará en un torturador mayor que el que tuvo.

Por eso Dios lo dejó a Moisés cuarenta años en la montaña, para eliminar de su vida el liderazgo de autoritarismo que aprendió al ser criado bajo la autoridad de un déspota como faraón.

Hay personas a las que les han metido culpa (el espíritu de víctima mete culpa) y cuando forman una pareja, tienen hijos o lideran a otros son más déspotas que sus antecesores.

Para ser libres del espíritu de manipulación, recibirlo de otros y trasmitirlo:
1- Voy a caminar en la libertad y el poder de Dios.

Estamos limpios de toda contaminación.

La sangre de Cristo nos limpió del pasado y nadie puede hacernos sentir culpables. Si reconocemos y confesamos nuestros errores, Él es fiel y justo para perdonarnos y su sangre nos limpia para siempre.

2- Todo lo que poseo vino de Dios y me fue dado para disfrutar.

No le robamos las bendiciones a nadie.

Si alguien es prosperado no son mis prosperidades.
El problema surge porque en las iglesias se leen libros escritos por norteamericanos, en los que dicen “no te aferres a lo material”, “no al placer”, “el dinero es malo” porque la sociedad de Estados Unidos es consumista de placer.
Los latinoamericanos, en cambio, fueron siempre una cultura pobre y al trasmitir los principios de algo que nunca experimentaron, no permitieron disfrutar.

Que nadie te manipule ni meta culpa, ni tenga lástima, porque Dios te bendijo y debes disfrutarlo porque vino de Él. Date permiso porque hay una sola vida y es para disfrutar.

3- Fui creado para ser libre de la gente y de las circunstancias.

No somos responsables de las decisiones de otros.

Nunca veas a las personas como víctimas cuando atraviesan una dificultad o un momento difícil, necesitan compasión (pasión compartida), consolación, pero nunca lástima.
No hagas nada para dar lástima, te rebaja y coloca a merced de los manipuladores.

4- Mi felicidad depende de mí.

Es una decisión.

Lo material no nos da felicidad porque no tiene vida, nosotros le damos vida y podemos vivir sin ello y con ello: ser felices con o sin lo material; casados o no; con hijos o sin hijos, con o sin trabajo, porque felicidad no depende de la gente o las circunstancias.

5- Decido mis reacciones.
No todo lo que nos pasa lo podemos manejar o controlar, no siempre somos responsables; hay sucesos con los que no tenemos nada que ver y tenemos un poder, dado por Dios, para elegir cómo reaccionar a lo que nos llega. La libertad en Cristo, es decir “me pasa esto o aquello, me hicieron esto o lo otro pero decidí reaccionar positivamente.

El control remoto de mis emociones y reacciones están en mi mano.

La gente podrá hablar, sugerir, influenciar pero yo decido qué me conviene. Estoy en control de mis reacciones por eso nadie puede echar control a mi mundo interior, puedo cantar donde otros lloran, bailar donde hay tristeza, ser libre donde me oprimen.

6- Elijo quien se me acerca y de quien me alejo.
Soy libre para elegir con quien deseo estar.

Jesús amó a todos pero no trabajó con todos.

Tenemos que decidir alejarnos de aquellos que son destructores, sicópatas, manipuladores, devastadores de la fe. Aquellos que cuando le decimos algo responden: “Mmm…”, tienen un espíritu de vaca y ¡debemos alejarnos de las vacas! También debemos elegir quienes nos ministren; nadie puede hacernos sentir inferiores sin nuestro consentimiento (“lo que me dijiste me lastimó”), si no lo decidís, nadie puede hacerte sentir menos.

Cuando una persona sabe adonde va y tiene su destino claro aparecerán los enemigos de ese sueño puesto por Dios. No necesitamos agradar a todos porque no somos un billete de cien dólares para que todos nos amen, somos libres de decidir con quien estar y con quien no. No le debemos nada a nadie.

Nuestra fuente es Dios, no es la gente, ni los pastores, el trabajo, el dinero, ni la pareja entonces seremos libres. Cuando pasamos por dolor necesitamos consuelo, un abrazo, pero nunca lástima, ni generar dependencia de otra persona.

El justo se cae pero vuelve a levantarse . Tenemos derecho a equivocarnos, a cambiar de opinión, a crecer, a soñar y esperar lo grande, y nadie debe castrarnos, ni robar nuestros sueños.
Cuando pensamos que algo es imposible, debemos preguntarnos si alguien ya lo logró, entonces no es imposible.

Hay dos tipos de imposibles: con antecedentes y sin antecedentes.
Imposible con antecedentes es el que alguien logró lo que para mí es imposible, Imposible sin antecedentes es un desafío para mi vida que podré lograr lo que nadie logró.

En mi diccionario la palabra imposible no está, no existe, la corté, porque para Dios no hay nada imposible. Tampoco existe la palabra excusa.

Ana estaba casada con Elcana, un bígamo, que tenía dos esposas: Penina, con la que tenía varios hijos, y Ana con la que no tenía hijos. Tres veces por año acudían al templo a ofrecer sacrificios y Penina se burlaba de Ana por su infertilidad. Ana lloraba y Elcana le decía: ¿No te soy mejor yo que diez hijos? Y para consolarla, le daba más ofrenda para llevar al templo.

Ana tenía un problema afectivo de agresión verbal y, en el templo, comenzó a llorar. En los templos se oraba en voz alta pero como tenía tanta angustia y dolor, no tenía fuerzas las fuerzas para elevar su voz, por eso el sacerdote Elí dijo que estaba ebria.

Ana tenía todo en su contra pero su proceder dejó una enseñanza, porque para el que cree todo es posible.

1º- Debo sellar con la promesa, en el mundo espiritual, lo que no tengo.
Todas las cosas ya están creadas en dos mundos: el natural (visible) y el sobrenatural o espiritual (invisible).

Lo que vemos fue hecho de lo que no vemos , dice la Biblia.

El mundo invisible -donde Dios existió- es eterno y ya estaba creado, luego Dios creó todo lo visible; por eso lo que necesitamos ya está creado en lo natural y lo que no está se encuentra en el mundo espiritual.
Por ejemplo, si lo imposible es tener una casa, ya está creada en el mundo natural, pero si digo que necesito una sanidad, no está creada aún en lo natural pero sí en lo espiritual.

Dios nos enseñó un principio poderoso: fe.
Fe es hablar, sellar lo que existe o lo que no existe con Su palabra, porque está en el mundo espiritual aunque no está visible.

¿Cómo hacemos para que se materialice en el mundo natural? ¿Cómo hago para que lo ya creado (la casa, el coche) venga a mi? Hablando fe .

Todas las cosas creadas (en lo natural y espiritual) se mueven por el poder de su palabra”, dice Hebreos.

Dios sustenta (Hebreos 3:1) y atrae las cosas por su palabra, porque todo lo creado, visible o invisible, obedece a Su creador.

Jesús dijo: “ Boga mar adentro y tira la red” La voz ordenó a los peces que se junten y entren en la red. Otro día dijo: “ Pedro quiero que busques un pez y saques la moneda que encontrarás en su boca” . Todo le obedece.
Cuando hablamos lo mismo que Él nos tiene que obedecer, porque nos dio el privilegio de hablar con su voz.

La fe es la certeza (garantía) de lo que se espera. Cuando hablamos lo mismo que Dios tenemos el título de propiedad de lo que llamamos, la garantía de lo que esperamos. Si digo: “Ato a mis hijos al reino”, obedecerán a esa voz que es palabra de Dios y por sellarla la recibiremos.

Cuando el diablo te diga que no lo obtendrás decí: “Sí es mío, tengo el título de propiedad en las promesas de Dios y las declaro con mi boca, es una garantía que me pertenece.

Llamo a la sanidad, me declaro sano en el nombre de Jesús.

2º- Tengo que embarazarme.
Debemos sacar una foto de lo que esperamos, esté creado o no, y embarazarnos, verlo en el espíritu.
“Tendré un hijo, no importa la crítica de Penina, y se lo entregaré a Dios”, fue la declaración de Ana.

Mirate en una película caminando por tu casa, manejando tu coche, sano, delgado, atlético; hacelo visión y será hecho.
La diferencia entre foto y visión es que en la visión está Dios y te habla.

Me habló en visión “pasa y ayúdanos”, dijo Pablo; Jeremías vio la visión de la olla, el almendro.

Dios te hablará en la adoración, mirate a su lado, Él te dará las indicaciones y te guiará hasta obtener la visión donde Dios está.

Embarazarse es verlo hecho.

3º Entregarlo al Señor.
Ana dejó de llorar y dijo: “Señor, el hijo que me darás te lo entregaré para siempre”, y dejó de llorar porque antes de tenerlo se lo entregó.

Entregale la visión al Señor: “La casa que me darás la usaré para recibir gente y hablarle de vos.”

Cuando Ana lo declaró, el hijo empezó a venir en camino; entregó un hijo que no tenía pero ya lo había atado porque lo vio. Lo crió durante tres años y lo llevó al templo, lo entregó al sacerdote para ser un hombre de Dios.
Dios tomó a un niño y devolvió a un sacerdote, a un juez que ungiría a David que vencería a Goliat y traería a Jesús.

Todo lo que entregamos a Dios lo devuelve multiplicado y bendecido.

Salomón dijo: si hacés un voto a Dios, cumplilo . Si lo vas a dar hacelo realmente y Dios te lo devolverá multiplicado. Y no solo tuvo a Samuel sino que Dios le dio cinco hijos más. En un momento espiritual difícil,

Samuel fue un hombre que oyó la voz de Dios.

4º Descansar.
Ana se levantó y secó sus lágrimas.

Descansar es desconectarse y meterse en otro imposible. Si te quedas sólo en un imposible lograrás eso únicamente, pero si te sumergís en mil imposibles, lograrás los mil.
Cuando Ana lo entregó, se olvidó, se desactivó y descansó.

Salmo 23 “ Jehová es mi pastor, nada me faltará, me hará descansar…”

¿Por qué primero me hace descansar? Para que, cuando pase por el valle de muerte, ya esté descansado, pastoreado, y sin nada que me falte.
Descansar no es nada para hacer sino es paz, flotar, hacer la plancha; porque cuando descansamos vemos lo que no veíamos.

En el mundo natural, cuando nos bañamos, caminamos, nos animamos, distraemos, nos bajan ideas creativas (el 95 % de las ideas creativas vienen cuando uno no hacemos nada.)
Y además está probado que, al estar libre, imaginamos el imposible que pedimos, y nos concentramos en la manera como Dios lo hará.

Ana significa “gracia”, Dios nos dará todos los imposibles.

Primero declaremos lo creado y lo no creado. “Por el poder de la fe llamo a las finanzas, la prosperidad, los clientes, la abundancia, salud a los órganos de mi cuerpo, mis hijos adorando, las multitudes postradas a los pies de Cristo, todo se lo entrego a Dios.”

Ana dejó de llorar. “Señor todo es tuyo: mi liderazgo, mi llamado, la gente, te entrego todo.”

Ana se levantó y se fue en paz. “Padre descanso, hecho está, consumado es. Decreto que todo es posible, todo lo puedo en Cristo que me fortalece y El me sustentará.

Por Bernardo Stamateas 

¡Hipócrita!

¡Hipócrita!

“La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia”. Sócrates (470 – 399 AC); filósofo griego.

¡Hipócrita! ¿Porque juzgas a los demás? ¿Porque juzgas a tu hermano por hacer tal cosa si tu haces lo mismo? No juzgues a tu hermano, porque en al hacerlo, te juzgas a ti mismo, que haces igual. ¡Hipócrita!
No mires la paja en el ojo ajeno, quita la viga que tienes en tu propio ojo. Entonces podrás ver bien para quitarle la paja del ojo de tu hermano.

Mateo. 7, 1-6 “1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.”

Lucas. 6.37-42 “37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada,remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. 39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 40 El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.41 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo?”

– Encontramos ceguera ante sus propias faltas (Mateo 7:5)

Mateo 7:5
1»No juzguéis, para que no seáis juzgados, 2porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados, y con la medida con que medís se os medirá. 3¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4¿O cómo dirás a tu hermano: “Déjame sacar la paja de tu ojo”, cuando tienes la viga en el tuyo? 5¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.
6»No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y se vuelvan y os despedacen.

– Ante las obras de Dios (Lucas 12:56)

Lucas 12:56
¿Cómo no reconocéis este tiempo?

(Mateo 16:1–4; Marcos 8:11–13)
54Decía también a la multitud: «Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: “Agua viene”, y así sucede. 55Y cuando sopla el viento del sur, decís: “Hará calor”, y lo hace. 56¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra, ¿y cómo no distinguís este tiempo?

Ante el verdadero sentido de los valores (Lucas 13:15)

Lucas 13:15
Jesús sana a una mujer en sábado
10Enseñaba Jesús en una sinagoga en sábado, 11y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada y en ninguna manera se podía enderezar. 12Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo:
—Mujer, eres libre de tu enfermedad.
13Puso las manos sobre ella, y ella se enderezó al momento y glorificaba a Dios. 14Pero el alto dignatario de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiera sanado en sábado, dijo a la gente:
—Seis días hay en que se debe trabajar; en estos, pues, venid y sed sanados, y no en sábado.
15Entonces el Señor le respondió y dijo:
¡Hipócrita!, ¿no desatáis vosotros vuestro buey o vuestro asno del pesebre y lo lleváis a beber en sábado? 16Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en sábado?
17Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.

Una valoración excesiva de la tradición humana (Mateo 15:7; Marcos 7:6)

Mateo 15:7
1Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo:
2—¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos?, pues no se lavan las manos cuando comen pan.
3Respondiendo él, les dijo:
—¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4Dios mandó diciendo: “Honra a tu padre y a tu madre”, y “El que maldiga al padre o a la madre, sea condenado a muerte”, 5pero vosotros decís: “Cualquiera que diga a su padre o a su madre: ‘Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte’, 6ya no ha de honrar a su padre o a su madre”. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. 7Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:
8 »“Este pueblo de labios me honra,
mas su corazón está lejos de mí,
9 pues en vano me honran,
enseñando como doctrinas mandamientos de hombres”.
10Y llamando a sí a la multitud, les dijo:
—Oíd, y entended: 11No lo que entra por la boca contamina al hombre; pero lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.

Marcos 7:6

1Se acercaron a Jesús los fariseos y algunos de los escribas, que habían venido de Jerusalén; 2estos, viendo a algunos de los discípulos de Jesús comer pan con manos impuras, esto es, no lavadas, los condenaban,, 3(pues los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si no se lavan muchas veces las manos, no comen. 4Y cuando regresan de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que se aferran en guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, de los jarros, de los utensilios de metal y de las camas.) 5Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas:
—¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos impuras?
6Respondiendo él, les dijo:
¡Hipócritas! Bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito:
“Este pueblo de labios me honra,
mas su corazón está lejos de mí,
7 pues en vano me honran,
enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”,

– Una completa ignorancia de las demandas de Dios (Mateo 23:14–15, 25, 29)

Mateo 23
1Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo:
2«En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. 3Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; pero no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, pero no hacen. 4Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. 5Antes bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres, pues ensanchan sus filacterias y extienden los flecos de sus mantos; 6aman los primeros asientos en las cenas, las primeras sillas en las sinagogas, 7las salutaciones en las plazas y que los hombres los llamen: “Rabí, Rabí”.
8»Pero vosotros no pretendáis que os llamen “Rabí”, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. 9Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 10Ni seáis llamados maestros, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11El que es el mayor de vosotros sea vuestro siervo, 12porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

13»Pero ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.
14»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.
15»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito y, cuando lo conseguís, lo hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.
16»¡Ay de vosotros, guías ciegos!, que decís: “Si alguien jura por el Templo, no es nada; pero si alguien jura por el oro del Templo, es deudor”. 17¡Insensatos y ciegos!, porque ¿cuál es mayor, el oro o el Templo que santifica al oro? 18También decís: “Si alguien jura por el altar, no es nada; pero si alguien jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor”. 19¡Necios y ciegos!, porque ¿cuál es mayor, la ofrenda o el altar que santifica la ofrenda? 20El que jura por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él; 21y el que jura por el Templo, jura por él y por el que lo habita; 22y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él.
23»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque diezmáis la menta, el anís y el comino, y dejáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. 24¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y tragáis el camello!
25»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. 26¡Fariseo ciego!, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera quede limpio.
27»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 28Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
29»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, 30y decís: “Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos sido sus cómplices en la sangre de los profetas”. 31Con esto dais testimonio contra vosotros mismos de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas. 32¡Vosotros, pues, colmad la medida de vuestros padres! 33¡Serpientes, generación de víboras!, ¿cómo escaparéis de la condenación del infierno? 34Por tanto, yo os envío profetas, sabios y escribas; de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas y perseguiréis de ciudad en ciudad. 35Así recaerá sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel, el justo, hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el Templo y el altar. 36De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

Lamento de Jesús sobre Jerusalén
(Lucas 13:34–35)

37»¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, pero no quisiste! 38Vuestra casa os es dejada desierta, 39pues os digo que desde ahora no volveréis a verme hasta que digáis: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”».

– Amor por la ostentación (Mateo 6:2, 5, 16)

Mateo 6:2-16).

6
1»Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. 2Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 3Pero cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.

Sobre la oración
(Lc 11.2–4)

5»Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque ellos aman el orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para ser vistos por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.
7»Y al orar no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 8No os hagáis, pues, semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis. 9Vosotros, pues, oraréis así:
»“Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
10 Venga tu Reino.
Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
12 Perdónanos nuestras deudas,
como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
13 No nos metas en tentación,
sino líbranos del mal,
porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria,
por todos los siglos. Amén”.
14»Por tanto, si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15pero si no perdonáis sus ofensas a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Sobre el ayuno
16»Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.

– Solamente Cristo, el único lector perfecto de las realidades internas (Mateo 23:27–28), podía atreverse a hacer un juicio semejante

Mateo 23:27–28

27»¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 28Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

Conclución;:Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

Fuente: http://www.hipocrita.net/hipocritas-indice.php

“Un mal jefe hace que los talentos se vayan”

En primera persona

“Un mal jefe hace que los talentos se vayan”

El norteamericano George Kohlrieser, especialista en liderazgo, habló sobre requisitos y cualidades de los número uno

Domingo 22 de junio de 2008

Kohlrieser, en el World Leadership & Self Management Forum, organizado por HSM

“Un líder es la persona que inspira, que alienta, que involucra a la gente, y es una habilidad que definitivamente se puede aprender”, dice George Kohlrieser, especialista en liderazgo, gestión de equipos, negociación y control de la violencia y la agresión.

El experto estuvo en la Argentina para disertar en el evento World Leadership & Self Management Forum, organizado por HSM, compañía multimedia internacional especializada en capacitación ejecutiva. Durante la entrevista con LA NACION, no sólo dejó en claro los sí y los no para lograr un liderazgo efectivo, sino que también apuntó los retos de ser joven y jefe a la vez, y los desafíos que debe afrontar una mujer en un puesto de jefa o empleada cuando existen mentalidades machistas.

-¿Qué es ser un buen líder?

-Una persona que inspira confianza, de manera que la gente no sienta demasiado miedo; quizá puede haber un poquito por la figura de autoridad, pero no se debe provocar. Segundo, una persona que sabe escuchar lo que la otra persona piensa y lo que necesita. Y tercero, alguien que comunica ideas, objetivos y expectativas de manera directa. Además, debe poder armar equipos para trabajar en conjunto. Debe lograr que se hagan las cosas mejor y se maximicen los recursos.

-¿Podría decirme tres cosas que se deben hacer o no, cuando una persona se presenta en el departamento de Recursos Humanos para conseguir un empleo?

-Número uno, preguntar las cosas adecuadas, de manera de crear un diálogo. No se debe preguntar sobre dinero, sino qué se está buscando en la posición, qué tipo de expectativas tienen para ese cargo, de manera de mostrar interés en el empleo y en la gente de la organización. En segundo lugar hay que crear un buen vínculo con el entrevistador. Se debe tener contacto visual, expresiones positivas -verbales y no verbales-, no hablar demasiado, contestar las preguntas y cerrar la boca. Si uno habla demasiado al otro le cuesta escuchar. Y en tercer lugar, comunicarse de manera auténtica, contando lo que uno es capaz de hacer, incluyendo las cosas que uno quisiera aprender, y si no se está seguro de que el entrevistador está interesado en lo que se está diciendo, una buena pregunta es ¿quiere que le dé un ejemplo de esto?

-¿Qué perfiles se buscan para un puesto de jefe?

-Depende de la organización. Algunas buscan jefes duros y fríos, que se fijen sólo en los números. Eso no lleva al éxito a largo plazo. La mayoría de las organizaciones busca jefes que comprendan el cambio, que estén al tanto de cómo ayudar a las personas a atravesar el cambio, que inspiren para que quieran cambiar, que sean capaces de comunicarse de manera efectiva y también que quieran aprender. Estamos en una etapa de desarrollo de talentos. Un mal jefe hace que los talentos se vayan.

-¿Usted fue jefe alguna vez? ¿Cuál ha sido su experiencia?

-Sí, en varias ocasiones, y me gusta ser jefe, porque para mí ser jefe es ser líder. Tuve buenos maestros. Como jefe a mí me gusta demostrar interés en la gente, ayudarlos a ser mejores, construir asociaciones que colaboren en eso. Lo más difícil era cuando le tenía que decir a una persona que se tenía que retirar por bajo desempeño. Decir las cosas verdaderas era lo más difícil. En los comienzos de mi carrera trataba de evitar los conflictos, les tenía miedo, pero a través de los años aprendí a enfrentarlos.

-¿Qué sucede cuando el líder o el jefe es más joven que sus empleados?

-Es un desafío. El jefe joven tiene que darse cuenta o reconocer cómo se siente el empleado que es mayor que él, si está celoso, resentido o si piensa que lo dejaron de lado o atrás. Hoy es muy común tener jefes más jóvenes y puede funcionar muy bien, pero tienen que poder comunicar respeto, reconocer la experiencia y la sabiduría, no llegar y decir todo lo que han hecho está mal y lo vamos a hacer de otro manera . Tienen que decir aprendamos de lo que hicieron y veamos qué cambios hay que hacer y trabajemos juntos .

-¿Y si no acepta a su jefe?

-Si una persona mayor no acepta al jefe más joven, entonces, quizá sea la persona mayor la que tenga que irse a otro equipo, porque un jefe más joven no puede estar retenido como rehén por un empleado mayor que sea negativo, o que no quiera aprender.

-¿Qué diferencia existe entre un líder hombre y una líder mujer?

-Las mujeres son mejores líderes que los hombres por dos razones: prestan más atención a las relaciones y tienden a ser más flexibles, y tienen mayor apertura mental. En comparación cuando los dos hacen lo mismo, la mujer, en general, es más criticada cuando trata de avanzar y afirmarse. Entonces lo que tiene que hacer es mantener su feminidad y su poder como mujer, no renunciar a eso y prestar más atención en ser respetuosa y saber cómo mantener las conversaciones difíciles. Una de las cosas más efectivas es preguntarle al empleado: ¿Querés trabajar conmigo? Veo un problema acá, pero tenés la opción de no hacerlo . Las mujeres también deben asociarse con otras líderes para construir una camaradería.

-¿Es importante el aspecto físico y la vestimenta?

– Absolutamente. Hay que mostrarse auténtico y hay que mostrar respeto con uno mismo y comunicar eso. Hay personas que tienen características físicas diferentes, pero se presentan de manera positiva. La arrogancia es un no definitivo, el cinismo es un no definitivo, no sonreír es un no definitivo. Puedo demostrar la confianza en mí mismo en cómo me visto, qué tipo de ropa uso, cómo cuido mi cuerpo.

-¿Jefe y empleado pueden ser amigos?

-Siempre con límites. Creo que hay un vínculo que se puede desarrollar, pero el peligro es lo que llamamos en psicología síndrome de Estocolmo, que es cuando el amigo toma como rehén emocionalmente al jefe y éste no hace lo que debería hacer. El primer rol es soy tu jefe y la amistad viene en segundo lugar.

Paula María Martin

KOHLRIESER es profesor de liderazgo y conducta organizacional en IMD, escuela de negocios muy reconocida de Europa. Además de ser consultor de empresas como Coca-Cola, Adidas y AT&T, entre otras, dedica su tiempo a escribir. Su libro más reciente es Hostage at the Table: How Leaders Can Resolve Conflict, Influence, and Raise Performance.

Está casado, tiene cuatro hijos ? de 13 a 38 años? y dos nietos. Le gusta andar en bicicleta y jugar al tenis, y se reconoce fanático de la música y los rompecabezas. Además, es amante de la lectura. El último libro que leyó fue uno de Warren Bennis, sobre cómo la gente hace juicios de valor, pero el que más le gustó ?aparte del suyo, aclara? fue otro de Bennis, sobre cómo llegar a ser líder.

El Costo del Discipulado

EL SUFRIMIENTO: El Costo del Discipulado y el Liderazgo de Servicio

Ser un discípulo es cargar con el estigma y reproche de Aquel que nos llamó a Su servicio (2 Tim. 3:12). Prácticamente, esto podría significar perder las comodidades, conveniencias, y hasta la vida misma (Juan 12:24-25).

Todos los apóstoles de Cristo sufrieron insultos, reprensiones, latigazos, y rechazos por los enemigos del Maestro. Cada uno de ellos selló su doctrina con su sangre en el exilio, la tortura, y el martirio. Abajo hay una lista del destino doloroso de los apóstoles de acuerdo a los recuentos tradicionales.

• Mateo sufrió el martirio siendo decapitado por la espada en una ciudad distante de Etiopía.

• Marcos murió en Alejandría (Egipto) después de ser cruelmente arrastrado en medio de las calles de tal ciudad.

• Lucas fue colgado de un árbol de olivo en la tierra clásica de Grecia.

• Juan fue puesto en una olla enorme que hervía con aceite, no obstante escapó de la muerte milagrosamente, y luego fue enviado a la Isla de Patmos, donde vivió sus últimos días.

• Pedro fue crucificado de cabeza en Roma.

• Santiago, el Grande, fue decapitado en Jerusalén.

• Santiago, el Pequeño, fue arrojado desde el pináculo del templo, y luego azotado con bastones hasta la muerte.

• Bartolomé fue despellejado vivo.

• Andrés fue amarrado a una cruz, de donde predicó a sus perseguidores hasta morir.

• Tomás fue traspasado con una lanza en Coromandel, ciudad del oriente de la India.

• Judas fue muerto a flechazos.

• Matías fue apedreado y luego decapitado.

• Bernabé de los Gentiles fue apedreado en Salónica.

• Pablo, después de varias torturas y persecuciones, por último fue decapitado en Roma por el emperador Nerón.

¿Y nosotros? ¿Estamos pagando el precio de ser verdaderos discípulos, esforzados pastores e incansables líderes cristianos en el siglo XXI?

 

Fuente:

http://karelgolcher.blogspot.com/2008/01/el-sufrimiento-el-costo-del-discipulado.html