Juan – El discípulo amado

View this document on Scribd

Juan (San)

Juan (San)

«Santiago y Juan eran igualmente pescadores del lago de Galilea (Mc 1,19), y parece que gozaban de una buena posición económica ya que su padre Zebedeo era dueño de una pequeña empresa pesquera con varios empleados (Mc 1,20), donde trabajaba también Pedro (Lc 5,10). Además la madre de ellos, Salomé, era una de las mujeres que seguían a Jesús (Mt 27,56), financiando sus actividades misioneras con sus propios bienes (Lc 8,. 2-3). »(1)

«Las Escrituras nos ofrecen también muchos datos acerca de San Juan, “el discípulo amado”, autor del Cuarto Evangelio, tres Cartas, y el Apocalipsis. Pescador de Betsaida, hijo de Zebedeo, hermano de Santiago, discípulo del Bautista y apodado “hijo del trueno”, participó con Pedro y Santiago de los episodios más significativos de la vida de Jesús, y en la Última Cena recostó su cabeza en el pecho del Señor (por ello es llamado en griego “Epistehios”: el que está sobre el pecho). Estuvo con María “junto a la cruz” (Jn. 19, 25-27), y fue testigo junto a Pedro del sepulcro vacío: “vio y creyó” (Jn. 20, 8).Los Hechos lo nombran nuevamente junto a Pedro, y San Pablo lo menciona entre las “columnas de la Iglesia” (Gal. 2, 9). Es llamado “el Teólogo” por la profundidad de su Evangelio, que difiere en no pocos aspectos de los sinópticos.Fuentes muy antiguas -algunas legendarias- señalan que vivió primero en Antioquía y luego en Éfeso. San Ireneo, hacia 175, escribe: “Juan, el discípulo del Señor, el mismo que descansó sobre su pecho, publicó también el evangelio cuando se encontraba en Éfeso”. Luego viajó a Roma, donde por orden del emperador. Domiciano, fue echado (ya cerca de los noventa años de edad) al aceite hirviendo cerca de la Puerta Latina (lo que dio origen a una fiesta, hoy suprimida del Calendario Romano: “San Juan delante de la Puerta Latina”, que se celebraba el 6 de mayo como memoria del “martirio” del apóstol); salió indemne del suplicio y fue deportado a la isla de Patmos, donde el Apocalipsis, y murió a finales del siglo I. Casi siempre se lo representa como un joven sin barba y de pelo largo; sin embrago, sobre todo en Oriente, aparece a veces como un anciano de larga barba blanca, a causa de haber sido el apóstol que alcanzó una edad más avanzada. Muchas veces lleva una pluma o un rollo en que se lee, generalmente, el comienzo de su Evangelio (“In princípio erat Verbum”, “En el principio era el Verbo”), y está acompañado por un águila, que es su atributo en tanto que evangelista, por el alto vuelo de su pensamiento y porque su Evangelio comienza justamente ‘arriba’, ‘en el cielo’, “junto a Dios” (Jn. 1, 2). El atributo del águila es muy antiguo, y el más común de los que identifican a Juan. Suele ser representado en los numerosos episodios y circunstancias que lo tienen como protagonista en los Evangelios y en los Hechos, muchas veces junto a Pedro. De modo particular, son muy populares sus representaciones en la Última Cena apoyándose en el pecho de Jesús (cfr. Jn. 21, 20) y junto a María al pie de la cruz de Jesús (cfr. Jn. 19, 25ss). Una representación muy común, pero de origen extrabíblico, muestra a Juan con una copa entre sus manos; de ella, en ocasiones, sale una serpiente. El origen de este atributo es un apócrifo del siglo VI que cuenta que a Juan, en Éfeso, un sacerdote del templo de Diana le ofreció a beber a Juan un vaso de veneno; él lo bendijo y luego lo tomó sin sufrir daño. La iconografía muestra cómo se escurre el veneno en forma de una serpiente, atributo que se hizo popular desde el siglo XIV.Otro atributo muy antiguo, pero no tan usual, es un tonel o una caldera, recuerdo de su martirio en aceite hirviendo.(2)

«La verdadera identidad del discípulo a quien Jesús amaba sigue siendo discutida. La tradición eclesiástica identifica al Discípulo Amado con el apóstol Juan. Hugh J. Schonfield, un erudito del nuevo testamento, cree que el Discípulo Amado pudo haber sido un sacerdote del templo que no pudo seguir a Jesús en su ministerio en Galilea a causa de su trabajo dentro del templo de Jerusalén. Schonfield usa esta teoría para explicar la poca información que da el cuarto evangelio sobre los viajes de Jesús hacia el norte en comparación con los datos abundantes que ofrece el libro acerca de Jerusalén y en especial sobre los eventos sucedidos durante la semana anterior a la crucifixión. Martin L. Smith escribe en su libro “Lying Close to the Breast of Jesus” que el autor del cuarto evangelio decide ocultar su verdadera identidad para que los lectores de ese evangelio acepten fácilmente la cercanía afectiva existente entre ese discípulo y Jesús, así como su testimonio (Smith, Martin L., (1991). “Lying Close to the Breast of Jesus”, A Season for the Spirit, Tenth anniversary edition, Cambridge, Massachussetts: Cowley Publications, p. 190). Por último algunos escritores sostienen la idea que el autor del cuarto evangelio pudo haber sido María Magdalena. En el mundo del arte El Discípulo Amado es un joven sin barba que aparece en la representación de varias escenas del cuarto evangelio; en especial en la última cena y en la crucifixión. La imagen de un joven imberbe hace que el Discípulo Amado sea confundido frecuentemente con una mujer.» (3)

Biografía

(1) http://www.lastresnegaciones.org/documentos/otras_profecias.pdf

(2)http://www.labibliaonline.com.ar/WebSites/LaBiblia/Revista.nsf/Indice/SanJuan?OpenDocument

(3) http://es.wikipedia.org/wiki/El_disc%C3%ADpulo_a_quien_Jes%C3%BAs_amaba

Simon Kistemaker – 16 Santiago– 1-3 Juan

View this document on Scribd

Evangelio San Juan 2

Evangelio San Juan 2
FECHA
La tradición es casi unánime en afirmar que el apóstol escribió el Evangelio estando en la ciudad de Éfeso. Si esto es cierto, liene que haber sido en su primer estadía allí – por el hallazgo de un papiro de parte de Juan 18 hallado en el interior de Egipto datado aproximadamente en el año 135 d.C. Calculando en retrospectiva cuánto liempo habría llevado para que este material fuera copiado y circulara por el interior de Egipto, es de suponer que el Evangelio fue escrito entre los años 80 y 90 d.C.
OBJETIVO DEL EVANGELIO
Los escritores de los Evangelios no se propusieron escribir una biografía completa de la vida de Jesucristo. Hacen una selección. El escrito de Juan es abiertamente evangelístico. El objetivo es llevar al lector a la conclusión que creyendo en Crista, el Hijo de Dios, se tiene la vida eterna, ía salvación. En conlraposición, el que la rechaza está condenado, Esta verdad se demuestra a lo largo de todo el libro, como ser:
A. “Para que creáis” (Jn.20.31)
El objetivo es claro: “Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre”. El objetivo que el mismo Evangelio de Juan presenta, es llevar a toda persona a creer en Jesús el Hijo de Dios, para que de esta manera puedan ser salvos (1;12; 3:16,36; 6:40,47; 7:38; 12:36,46; 14:29; 17:8).
El verbo “creer” conjugado aparece casi 100 veces (en los 3 evangelios sinópticos aparece la mitad de las veces). Esto evidencia la enorme trascendencia que se le da al tema en el Evangelio de Juan.
Jesús le dijo a la gente que para poner en práctica las obras de Dios tenían que creer en Él: “Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado” (6:29).

Cuando nos ponemos a leer los Evangelios como si fueran historia o biografía, estamos adoptando una actitud equivocada. Debemos leerlos, no como si fuéramos estudiantes de historia que buscan información, sino como hombres y mujeres que buscan a Dios.

B. Las reacciones
Constantemente Juan, en su libro, hace hincapié en la reacción de la gente frente a los hechos, mensaje y persona de Jesús.
1) Hay quienes creían:
• De los discípulos (2:11; 6:68,69; 16:30)
• De los samaritanos (4:41)
• De los gentiles (4:53 – probablemente fue un centurión)
. De los judíos (7:31; 8:30; 11:45)
• De los gobernantes (12:42)

2) Hay quienes no creían: lamentablemente había muchos que no creían en Jesús como Hijo de Dios ni tampoco en sus palabras (3:18,36; 6:36,64; 12:37-40). Ni aún Sus hermanos creían en Él (7:5). La incredulidad, sobre todo la de los religiosos, es expuesta una y otra vez. Ellos tuvieron numerosas e impactantes oportunidades de creer, pero otras tantas veces endurecieron sus corazones. Se auto convencen que es un blasfemo, simplemente un hombre que pretende ser el Hijo de Dios. Sus ojos, oídos y corazones se cierran frente a la evidencia. Esto es aún más digno de lástima que el vacío sistema religioso al cual adherían con tanto fanatismo. Realmente es impresionante su incredulidad.

C. Las señales
Las señales que hizo Jesús tenían el objetivo de hacer que los judíos le creyeran a Él y a Sus palabras (9:38; 11:14,15,45; 12:11; 14:10,11). Incluso los líderes religiosos de la época, si no podían poner a prueba las demandas verbales de Jesús, podían ver las obras, y estos milagros deberían haberlos conducido al reconocimiento de Sus demandas (10:37,38; 14:10,11). Pero lamentablemente, en vez de creer, tenían miedo que el pueblo creyera, y por esto querían matar a Jesús (11:47,53). Aunque también hubo excepciones como Nicodemo, que reconoció el origen divino del Señor por las señales que hacía (3:2)
El objetivo de este Evangelio sigue tal actual como lo fue en el tiempo de Jesús. El deseo de Dios y del autor es que todos sean impactados por la persona de Cristo y Su obra de tal forma, que lleguen a creer en Él y en el Padre que lo envió.

  • ”…si crees, verás la gloria de Dios” (Jn. 11:40)

Comentario Biblico Mundo Hispano tomo 17 – Juan

View this document on Scribd

Weldon Viertel – El Evangelio Y Las Epistolas de Juan

View this document on Scribd

Santiago– 1-3 Juan

View this document on Scribd

Anteriores Entradas antiguas