BENNY HINN Y LA NECROMANCIA

View this document on Scribd

Identificando a falsos predicadores

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2 Pedro 2: 1). Qué es lo que hacen estos falsos profetas? Introducir herejías destructoras en la iglesia de Cristo.

Identificando a falsos predicadores

Autor: John Osteen

Trducido y adaptado por Eduardo Enjuto

Revista Christianity Today

falsosministros

La Biblia llama «obispo» al pastor, que significa «uno que supervisa». Pastorear es «guardar, alimentar, «guiar, dirigir, cuidar, ser responsabie por». 

Necesitamos buenos pastores, conscientes de las necesidades de su rebaño, que defiendan a sus ovejas y las rescaten de manos del enemigo.

Sin pastor, las ovejas deberían estar siempre vigilantes, cuidándose  a sí mismas. No tendrían tiempo de pastar o de descansar junto a las aguas de reposo. Temerían a los lobos, osos y leones que pudieran asaltarías de repente y devorarlas. Pero la oveja sabe que su pastor la ama y la cuida. No teme ni necesita guardarse a si mismas. No tendrían tiempo de pastar o descansar junto a las aguas de reposo. Temerían a los lobos,osos y leones que pudieran asaltarlas de repente y devorarlas.

Cuando el pastor ve que su rebaño comienza a desviarse, lo guía de vuelta a la seguridad. Si ve a una de sus ovejas alejarse del rebaño, va y trata de hacerla regresar. La oveja puede no entender el rol del pastor y molestarse. Pero él la protege.

En estos días, Satanás está desplegando todas sus fuerzas para tratar de engañar y desviar a los verdaderos creyentes. Hay muchos falsos profetas y profetisas intentando guiar al pueblo de Dios fuera de la verdad.

En el futuro próximo vamos a ver manifestaciones sobrenaturales como nunca hemos visto antes. Dios está derramando su Espíritu sobre toda carne, y los dones del Espíritu Santo están en operación.
Pero, paralelamente, habrá manifestaciones de falsos profetas y falsos ministros dentro de las iglesias. La gente se engaña porque considera que todo lo sobrenatural viene de Dios. Piensan que sólo porque alguien dice: «Así dice el Señor,» lo que sigue es, indefectiblemente, palabra de Dios.
¿Cómo conocer la diferencia? ¿Cómo saber si una persona es un falso profeta enviado por Satanás?

Quiero puntualizar siete formas de detectar a estos engañadores y distinguirlos dé los verdaderos ministros de Dios.

 

1. El falso profeta ‘generalmente, se presenta como ángel de luz, y declara tener una revelación especial de Dios (2a. Corintios 11:13-15)

«Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.»

«Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.»

Cuando los falsos ministros llegan a una iglesia sana, declaran tener una revelación de Dios nueva y más profunda, que los demás no tienen. A veces dicen a las ovejas que su pastor no es «espiritual», y que por eso no «entiende». Esta es una señal segura del falso ministro. Aparece como mensajero de luz,pero es un ministro de Satanás.

Cierta vez, una mujer de nuestra iglesia vino y me dijo: «Hermano, Dios me ha dado una revelación tan grande que ni siquiera usted va a poder creerla.»

La miré directo a los ojos, y respondí: «¡Eso es una mentira! No es de Dios, sino del diablo, porque Dios sabe que yo creeré todo lo que su Palabra me revele.»

Quedó tan sacudida por mi respuesta, que bajó la defensa y pude ayudarla a ver la realidad.

La revelación debe ser probada por la palabra de Dios. Se debe tener cuidado de las doctrinas que tuercen las Escrituras o ponen todo el énfasis sobre una porción.

Unos años atrás, algunas personas vieron una nueva revelación y comenzaron a reprender demonios todo día y por todos lados, haciendo vomitar los malos espíritus. Algunos veían demonios detrás de cada árbol, sobre las piernas de la gente y detrás de cada situación. Hablaban con los demonios y los demonios les contestaban. Pero no era de Dios. No hemos sido llamados a hablar con los demonios, sino a echarlos fuera.

Cuando los grupos de hogar se reúnen, deben tener cuidado de los énfasis desbalanceados y de aquéllos que piensan que tienen una nueva luz que los líderes de la iglesia no comparten, porque eso se convertirá en un punto de rebelión.

2) Los falsos ministros generalmente atacan a los líderes de la iglesia local .

Lo primero que hacen al llegar es tratar de convencer a la congregación de que sus ancianos y pastores no tienen la luz y el conocimiento bíblico que ellos han alcanzado. Critican, condenan con astucia, solapadamente,  al pastor o a aquéllos que están en autoridad.

La Biblia es muy clara cuando señala que los creyentes deben someterse a la autoridad de aquéllos que velan por sus almas. Porque Dios ha puesto a esos dirigentes y les ha dado la visión y el amor para proteger y cuidar el rebaño (lif. 4:11-13).

Varios años atrás, vino un hombre a nuestra ciudad. Era uno de aquéllos de quienes habla Pablo en 2a. Timoteo 3:6-7:

“Porque estos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.»

El enseñaba toda clase de falsas doctrinas, y al poco tiempo había reunido un grupo de mujeres que lo creían un profeta. Algunas de ellas eran buenas mujeres, pero estaban engañadas. Todas fueron detrás de lo que parecía una gran unción de Dios.

La finalidad del engaño de este hombre era que las mujeres vendieran sus casas, le dieran dinero, y se mudaran todos juntos a una comunidad que él comenzaría en otro lugar bajo su ungido ministerio.

Yo vi lo que estaba ocurriendo, y traté de aconsejar a una de estas señoras, que era miembro de mi congregación, pero no tomó mi advertencia seriamente.

Después de un tiempo, el Señor me envió a liberarla de las garras del oso. Reprendí al diablo y le compartí algunas de estas verdades.

Cuando volvió en sí, me dijo: «No sé qué fue lo que me pasó. ¡Gracias a Dios, hermano, que usted se preocupó lo suficiente como para rescatarme!»

Para eso están los pastores, para rescatar a las ovejas. Es parte de nuestra responsabilidad espiritual.

3) El falso ministro generalmente tiene un mensaje de condenación, destrucción y muerte.

Si yo hubiera muerto todas las veces que alguien lo profetizó, ya habríamos tenido cantidad de funerales. Porque cuando los falsos profetas y ministros engañadores vienen y yo los resisto cara a cara, firmemente, comienzan a profetizar mi condenación. Su mensaje es más o menos el siguiente: «Yo pronuncio sobre ti juicio de parte del Altísimo. Así dice el Señor: ¡Ciertamente morirás!»
Yo les respondo: «Eso no es verdad. Tu estás engañado». Luego reprendo a las fuerzas del demonio en ellos, los hago dar media vuelta, y los despido para que salgan de mi congregación.
Recuerdo a cierto «colega» que vino a nuestra iglesia hace varios años.
Trató de tener ingerencia en las reuniones, pero no le di lugar. Finalmente vino a mí y me dijo: «¡Yo soy un profeta para las naciones! Así dice el Señor: ¡Ciertamente morirás antes de que este edificio quede terminado!»
Yo le respondí: «¡Tú no eres un profeta para las naciones, ni un profeta para nadie! Apenas un pobre individuo engañado, por quien Cristo murió, pero el diablo te ha tomado. Yo no voy a morir. Viviré porque con larga vida El me satisface y me muestra su salvación.»
Finalicé aquel edificio, otro más, y hasta un tercero, ¡y aún sigo con vida!
Los falsos profetas y maestros a menudo tienen mensajes de destrucción y condenación para aquéllos que los resisten.
No entienden el rol del profeta en el Nuevo Testamento. Piensan en el rol del profeta del Antiguo Testamento, enviado para llevar a la gente un mensaje de juicio y destrucción. Pero hay una gran diferencia. El don de profecía en el Nuevo Testamento es para exhortar, edificar y consolar a los individuos (ver la. Cor. 14:3).
4) Los falsos profetas suelen declarar que han sido enviados por Dios como mensajeros especiales y,generalmente, vienen de un lugar distante.
No todos los falsos ministros vienen de lugares distantes, pero la mayoría de ellos declara enfáticamente: «Dios Todopoderoso me envió con un mensaje.»
Cuando esto ocurre, es preciso saber discernir con respecto a las palabras y a la vida del pretendido profeta o maestro. A menudo, su hogar está dividido porque su cónyuge no acepta el mensaje que ellos tienen. Trabajan para ganarse la simpatía y el apoyo de algún reducido grupo dentro de la iglesia, al que luego usan como plataforma para extender su falsa enseñanza o levantar su propia persona.
Es preciso también tener cuidado con aquéllos que no trabajan o no duran en ningún empleo.
Agregaré una palabra de advertencia acerca del dinero. Usualmente los falsos ministros hablan mucho de dinero. Enseñan y profetizan que usted les tiene que dar dinero, abrir su hogar a ellos, o darles ofrendas especiales. Tratan de usar a las personas para recibir el dinero que Dios no les ha permitido tener.
 
5) Los falsos ministros,generalmente, tienen un espíritu rebelde:
No reciben la enseñanza ni la corrección. No reconocen autoridad sobre ellos.
Dios ha delegado autoridad en la Iglesia. Pero los falsos maestros tienen un espíritu tan rebelde que no admiten que nadie los corrija ni les diga lo que tienen que hacer. Suelen declarar que sólo se sujetan al Espíritu Santo.
Piensan que tienen un mensaje para la congregación y lo quieren imponer. No reconocen autoridad. No vienen con humildad. El pastor es la puerta de las ovejas. Pero estos son salteadores que no vienen con el espíritu de Cristo. Dios me ha llamado a ser pastor. El Espíritu Santo me ha puesto sobre la congregación. Para poder cumplir con mi responsabilidad me ha delegado autoridad sobre el rebaño. Pero estos ministros de Satanás no me reconocen autoridad para dirigir las reuniones y la enseñanza. A veces, para poder continuar con el orden de la reunión, he tenido que hacer echar a estos pretendidos profetas.
En nuestra congregación enseñamos a la gente a que se ponga de pie si tiene un mensaje de profecía o alguna revelación. Si, habiendo dado lugar para que alguien exprese una palabra a la congregación, descubro que su mensaje está fuera de contexto con respecto a la palabra de Dios, lo detengo en el mismo momento. No le permito continuar. Sin embargo, soy muy tolerante cuando se trata de una persona que es nueva en la fe, y la instruyo.
Quien es un bebé cristiano aprende bajo la cobertura de la Iglesia, pero el ministro de Satanás no reconoce autoridad. Nadie le puede decir lo que tiene que hacer. No se trata de un bebé cometiendo errores; él se cree «un enviado de Dios» y entonces impone su mensaje a la iglesia. Cuando no se le permite tomar la palabra públicamente, busca alguna familia de la congregación o algunos individuos que escuchen su doctrina, su nueva luz, y la apoyen.
Estos hermanos lo consideran una persona ungida, y el falso profeta los usa para ganar espacio dentro de la iglesia. Aprenda a reconocer a estos ministros de Satanás, y sea firme al expulsarlos de la congregación si no se sujetan al ministerio de la iglesia.
6) En los falsos ministros y engañadores se ve lo sobrenatural sin el fruto del Espíritu.
Muchas cosas sobrenaturales y milagrosas ocurren en el mundo actualmente, y no por ello provienen de Dios. «Porque no estamos luchando contra sangre y carne — contendiendo sólo con oponentes físicos— sino contra principados, contra poderes, contra los espíritus que gobiernan las tinieblas de este día, contra las fuerzas espirituales de maldad en la esfera sobrenatural» (Ef. 6:12, amplificada).
El que una persona haga suceder cosas sobrenaturales cuando su vida no muestra el fruto del Espíritu, es evidencia segura de que se trata de un falso ministro.
Jesús dijo: «Por sus frutos los conoceréis» (Mt. 7:15-20). No podernos distinguir lo malo de lo bueno por milagros, por prodigios o por palabras, sino por los frutos. Debemos estar alertas. Satanás mismo se transforma en ángel de luz, y sus ministros se disfrazan de ministros de justicia. Pueden obrar toda clase de milagros y maravillas para engañar a la gente.
¿Quiere usted saber si alguien es un falso maestro? Simplemente considere sus frutos, su carácter, su generosidad, su familia, lo que produce su enseñanza en la vida de sus seguidores. Puede tener una personalidad atrayente y una actitud aparentemente humilde y espiritual a causa del halo místico que lo envuelve. Pero su fruto es confusión, discordia, división y destrucción. Cuando finalmente deja la congregación, el pastor tiene que recoger los pedazos de la gente destrozada, llorar con ellos, traerlos nuevamente a la palabra de Dios, vendar sus heridas, y volverlos al camino de la cruz de Cristo.
7) Los falsos ministros no tienen raíces espirituales; no tienen lazos fuertes con nadie; no hay pastor que los conozca en profundidad, a nadie están sujetos ni dan cuenta o piden consejo. Su reputación no puede ser verificada.
Cuando los falsos maestros y ministros llegan a una congregación y se les pregunta: «¿Qué iglesia lo respalda?», «¿quién es su pastor?», «¿con quién ha estado relacionado estos últimos años que pueda recomendar su ministerio?», no tienen respuesta, Ni siquiera desean que se llame a su pueblo o a la iglesia de donde provienen. Por todos lados han dejado un tendal de discordias, problemas y corazones heridos.
Usted se preguntará: ¿Cómo puedo manejar la situación cuando noto que una persona está siendo usada por el enemigo?
Seis sugerencias para obreros de la iglesia acerca de cómo manejar a este tipo de personas. 
1.Ore mucho cuando advierta que está frente a un ministro de Satanás dentro de su congregación y la gente comienza a apegarse a él o ella. Busque a Dios. Ore para que el Señor proteja a la congregación y saque a la luz lo que verdaderamente hay en esa persona y sus doctrinas.
2.Recuerde que la batalla es espiritual. Usted no lucha contra carne y sangre, sino contra fuerzas satánicas. Reclame la sangre de Cristo para ser guardado y revise su armadura. 
3 Informe a su pastor acerca de lo que usted piensa y siente con respecto a esa persona. Requiera su consejo y opinión.
4.Dependa completamente del Espíritu Santo. Confie en Dios para que El maniieste los dones del Espíritu Santo en su vida y le imparta sabidruría para manejar la situación.
5. Ame y cuide a la persona o personas de su congregación que hayan sido engañadas, aún cuando se hayan vuelto totalmente en contra del ministerio de la iglesia. Recuerde que son sus hermanos y no sus enemigos. Usted debe luchar contra las fuerzas de las tinieblas que los han engañado.
6. Resista con firmeza a Satanás. No sea soberbio, pero sí firme en el poder y fuerza del Espíritu Santo. Proteja al rebaño a toda costa. Atrévase a ser un fiel siervo de Dios. No permita que Satanás ni sus ministros siembren discordias en su congregación.
Fuente:
Revista “Los Elegidos“,Año 1 Nº 2, Producciones El Puente, Bs. As. ,Argentina

– Apóstol Maldonado anunció cambios, y el país empeoró, señala Teólogo.

– Apóstol Maldonado anunció cambios, y el país empeoró, señala Teólogo.

Carlos Villagra

NoticiasCristianas.net – Tras la cruzada del llamado “apóstol” Guillermo Maldonado, quien aseguró traer la palabra de Dios para “cambiar” a Nicaragua, el país entró en una de sus peores crisis, con el nivel de inflación más alto de la región y una huelga de transportistas que llegó a su décimo día con violencia, lo que comprueba que el promocionado “ungido” es un falso profeta.

Ésta es la consideración del teólogo bautista y catedrático Carlos Villagra, quien demandó a las autoridades y sectores demandantes en esta problemática del transporte, el diálogo y encontrar una salida negociada.

Villagra dijo que tras la cruzada del llamado “apóstol” Guillermo Maldonado, las cosas empeoraron en Nicaragua. El tele evangelista aseguró que venían tiempos de cambios para el país y que adonde iba, las naciones experimentaban transformaciones.

La llegada de Maldonado y su prédica se caracterizaron por hacer anuncios muy atractivos para el pueblo y crearon falsas expectativas, indicó Villagra. La realidad es otra, aquí no hay signo de mejoría, nada cambia sin un cambio personal primero, expuso.

“Aquí aparecen charlatanes a decir cualquier cosa, y lo triste es que hay gente ingenua que no quiere leer la Biblia y acepta todos esos disparates. Estos llamados apóstoles son gente sin ningún nivel ni preparación, mucho menos respaldo moral para decir todos esos disparates”, dijo a el Nuevo Diario.

 

Guillermo Maldonado
Guillermo Maldonado

Precisamente cuando Maldonado llegó al aeropuerto, el teólogo Villagra se encontraba ahí esperando a un pastor. En la terminal estaba un mariachi para recibir al “apóstol”. Entonces, relata, cuando él ingresó con todo su séquito, el mariachi empezó a entonar una ranchera, y aquel fulano pasó sin hacerles caso, con una pedantería horrorosa. Se montó en una camioneta de 80 mil dólares, seguido por otros que hacen la comparsa, y el mariachi quedó burlado, cantándose solo sus canciones. Aquello fue una demostración de soberbia terrible.

El costo de la venida de Maldonado fue de 100 mil dólares, según los mismos organizadores, que se han jactado de que el séquito del “apóstol” no gastó un solo centavo. Además, fue alojado en una suite presidencial, en un hotel de cinco estrellas, y viajó en primera clase.

“Mi mente no concibe a estos falsos apóstoles y falsos pastores que han surgido de la noche a la mañana si ningún compromiso con el reino de Dios y este pueblo sufrido. Considero que esa gente se dedica a engañar y a hacer negocio. Son gente que no quiere trabajar”, señaló.

El autoproclamado “apóstol” Guillermo Maldonado

Por otra parte, Villagra dijo que el pueblo ha entrado a una etapa de desesperanza, y deploró que el gobierno hasta la fecha no ha ofrecido un informe sobre cómo se reparten los petrodólares que le entran al país por la vía Albanisa.

Desde hace varios meses “estamos observando en el país ciertos ambientes nada equilibrados, donde se adoptan posiciones intransigentes”, indicó.

“Estas actitudes no ayudan a mantener un ambiente de concordia, de entendimiento, y, por el contrario, propician que surjan posiciones más extremas”, expresó.

“Aunque dicen que el actual problema es político y otros que es económico, lo cierto es que se conjugan los dos fenómenos”, dijo el catedrático de la Upoli de Rivas.

“Todo esto en nada contribuye a la estabilidad de nuestro país”, sostuvo. “Lo más indicado, y lo más sensato es que el gobierno dé la pauta a estas demandas que han surgido, y que por cierto, de una u otra forma nos afectan a todos, de aquí nadie se escapa de la crisis que se vive”, sostuvo.

Frente a esta realidad que se ha tornado insostenible, lo más indicado es que quien tiene la dirección del país, la sartén por el mango, debería convocar, explicar, exponer de una manera clara, y muy cristalina, cómo es que se están manejando esos famosos fondos petroleros, expresó.

NICARAGUA
NICARAGUA

Si llega el momento de explicar bien, que ingresa tanto y estamos en capacidad de hacer esto o no estamos percibiendo nada, que se explique de una manera, muy evidente, cristalina, dijo.

“Creo que eso contribuiría a que haya una negociación más flexible, donde las partes podrían entenderse mejor, especialmente la parte demandante, sobre cuál es la realidad, si se puede congelar, si es viable o no”.

Adujo que mientras el pueblo de Nicaragua no vuelva su mirada a Dios, vamos a estar en problemas siempre. “Nos hemos olvidado de Dios, aquí hemos caído en una religiosidad, en apariencias, en manifestaciones muy cosméticas y cuando un pueblo no toma en cuenta a Dios, las cosas se complican. Humillémonos, confesemos todas las barbaridades que hemos cometido”.

MÁS INFORMACIÓN:

Lea las noticias que publicó “El Nuevo Diario” por la llegada del supuesto “apóstol” Guillermo Maldonado a Nicaragua:

Artículo Relacionado:

Salir de la Watchtower: ¿Por qué Es Tan Difícil?

Salir de la Watchtower: ¿Por qué Es Tan Difícil?

Coming Out of the Watchtower: Why Is It So Difficult?

“¿Por qué usted simplemente no puede salir de esa religión y no volver más? ¡Ellos no lo están aguantando a usted!”

En la edición de junio del 1991 de la revista Longevity [“Longevidad”] se presentó un breve testimonio de un joven que fue criado por una madre descomunalmente religiosa quien le dijo a una edad muy joven que la única manera que él podía estar orgulloso de su vida era si él nunca tenía sexo y se convertía en un sacerdote católico.  Joshua Butler fue aislado en la escuela para guardarlo de amigos que pudieran presentarle cosas mundanas.  Su madre rezaba diariamente por cinco horas y Joshua y su padre recitaban el rosario de rodillas todas las noches, incluso delante de los invitados.  Cuando Joshua tenía ocho años ella prohibió todas las películas y la televisión de sus vidas.  Él relata: “Ella era la solitaria fundadora y miembro de La Liga para Modestia en el Vestuario, y nos forzaba a mi padre y a mí para que fuéramos a misa todos los días”. 

A la edad de nueve años, Joshua compartió con su padre la lucha que tenía con el estilo de vida tan rígido que llevaba. Ellos idearon un plan: “Todos los sábados, cuando mi madre nos permitía visitar los parques y los planetarios, mi padre y yo en cambio nos íbamos al cine y escuchábamos música popular y durante algún tiempo completamente nos olvidábamos de la vida que mi madre nos tenía sujetos”.  Joshua y su padre lograron descubrir un dispositivo para poder mantener su cordura y el sentido de la realidad con el mundo exterior.  “Los cines fueron mi salvación.  Ellos me mostraron que la vida es una historia, una fascinante, compleja y significante historia. Y entendí que esto también se aplicaba en mi vida”.    

Joshua y su padre confrontaron a su madre con su incredulidad sobre su religión cuando él tenía once años. Ella se separó de su esposo, y después se casó con un hombre 16 años menor que ella quién compartía su mismo fervor religioso.  “De vez en cuando ella me enviaba una hoja impresa o una cinta que sugería que yo me iría al infierno, para los días de fiesta ella me llama, pero sólo para predicarme o charlar como si nada hubiese cambiado”.  Joshua (ahora de17 años) y su padre fueron víctimas de un culto de una sola persona.

Las herramientas de manipulación fueron el temor a Dios, la culpa, y la necesidad de mantener la paz en el hogar.  Se usó el aislamiento para impedirle a Joshua tener un sentido bien desarrollado de lo que es la realidad de la vida.  La demanda de pureza y la herramienta de la confesión fue usada para hacer que Joshua se sintiese culpable por tener los mismos deseos normales que todos tenemos.

Las personas que nunca han estado envueltas en iglesias legalistas o en cultos no pueden entender estos poderosos factores que simplemente mantienen aisladas a las personas.  Para la persona que tiene un sentido bien desarrollado de lo que es la realidad e incluso un poco de confianza en sí mismo, le parece increíble que personas puedan ser víctimas de estos grupos sectarios.  Un reciente programa de entrevistas el Sally-Jessy Raphael Show entrevistó a tres hombres jóvenes que fueron entrampados una vez en cultos y posteriormente des-programados, y también se entrevistó a sus madres quienes lucharon muchísimo para conseguir sacar a sus hijos fuera.  Los tres jóvenes estuvieron unánimemente de acuerdo que en las religiones donde ellos estuvieron envueltos, ellos eran personas totalmente diferentes, víctimas del control mental por los poderosos líderes de sus iglesia.  Incluso a ellos se les indicó que se tornaran en contra de sus padres.

Dejando la Watchtower  

Según usted vaya leyendo las cartas al editor en esta Hoja informativa, usted escuchará historias similares de aquellos que han pasado muchos años de sus vidas en la organización de la Watchtower.  Para algunos de ellos, tomó mucho tiempo para finalmente salirse.  Las razones fueron el miedo, la culpa e inseguridades; miedo de que Dios los castigara por rechazarlo (siendo que dejar la organización equivale a dejar a Dios), culpas por tener pensamientos de salirse, y la inseguridad de atravesar una vida sin la “madre” la organización.  A los Testigos de Jehová se les aísla desde el principio, diciéndoles que la Watchtower es la única verdadera religión y que el diablo está allá afuera listo para desencaminarlos de ella.  No les permiten leer otra literatura religiosa o puntos de vista bíblicos, ni les permiten leer algo que de forma alguna critique la Watchtower.   Esta forma de aislamiento eficazmente los inocula de poseer un sentido claro de la realidad en la vida.  Están en un mundo de “ellos contra nosotros”, en la cual a ellos se les ofrece el único asilo seguro para sus pensamientos, y a todas las demás personas se les consideran como potencialmente peligrosas. ¿No es asombroso por qué los Testigos de Jehová no están apresurándose a dejar la organización?

Los miembros familiares dentro de la Watchtower también son un factor poderoso.  Para la mayoría de los Testigos, sus familiares y sus amigos en el Salón del Reino son los únicos con quienes ellos se asocian.  Si uno deja la religión, los familiares normalmente también les rehuyen.  Para aquellos de nosotros quiénes amamos nuestros padres, hermanos, hermanas y sus niños, el pensar que nunca podremos verlos de nuevo o hablar con ellos es sumamente doloroso.  A esto es precisamente lo qué se enfrenta un Testigo de Jehová que deja la Watchtower.

Qué puede Usted Hacer para Ayudar  

NO fuerce sobre ellos doctrinas, insistiendo que crean en la Trinidad, el infierno, etc.  Es mejor para ellos tratar con estos temas luego, cuando ya no sean tan pavorosos para ellos.

NO los fuerce a que asistan a una iglesia, siendo que a  ellos se les han enseñado a creer que las iglesias son un asilo de demonios y de falsas doctrinas. Deles un poco de espacio que ellos en el futuro cambiarán.

NO sea insensible ante sus traumas. Para un Testigo que deja la Watchtower, puede parecerle que su mundo entero está derrumbándosele a su alrededor debido a su miedo e inseguridades.  Si usted es insensible a esto, ellos quizás pierdan la confianza en usted.

SÍ anímeles que ellos hagan cosas normales, “divertidas” como tomar unas vacaciones, o ir a ver una película. Mientras más exposición ellos tengan con personas no sectarias mejor es para ellos.

SÍ muéstreles videos de miembros anteriores de otros cultos que pasaron por los mismos traumas que ellos ahora están enfrentando.  Esto es inmensamente beneficioso.  Llame nuestro ministerio Bethel Ministries para más información sobre estas grabaciones.  O, ayúdeles a reunirse con miembros anteriores de otros cultos para que dialoguen.

Hágales sentir que son amados y aceptados sin tener en cuenta sus desempeños.  Muéstreles el amor de Cristo a través de su actitud y sus acciones.

A Qué Usted Se Enfrentará  

Muchos de ustedes pueden estar bajo la impresión que los Testigos de Jehová se han unido a la Watchtower debido a las doctrinas atractivas que ellos presentan.  Mientras esto puede ser un factor en la mayoría de los casos, hay motivaciones que son más poderosas están en obra en la conversión y en el proceso de adoctrinamiento por la Watchtower.

Estudios que involucran a personas que han sido anteriores miembros de varias religiones sectarias revelan que en su adoctrinamiento hubo un factor común.  El factor común no es poca inteligencia, ni predisposición genética, o aun la ignorancia de creerlo todo.  Muchos de los que se unen a los cultos son muy inteligentes, idealistas e incluso escépticos al principio. El factor común es la vulnerabilidad, causada por un cambio de circunstancias en la vida de una persona, como un nuevo trabajo, un reciente divorcio o la ruptura de una relación, o un tiempo de angustia o inseguridad en la vida de uno. Tal cambio de circunstancias puede sacudir el fundamento de uno, permitiéndoles a él o ella que cuestione sus creencias que fueron previamente establecidas, o no estar dispuesto ha abrirse a tener una discusión.

A todos nos gusta pensar que somos objetivos, capaces de tomar decisiones sabias y de pensar claramente, considerando todas las opciones.  No obstante, los factores emocionales fuertes nublan a menudo nuestros pensamientos o nos llevan a una conclusión antes de que todos los hechos sean considerados.  Permítanos usar un ejemplo de un amigo que va a comprar un automóvil usado en una agencia de automóviles.

Juan está buscando un automóvil de transporte bueno, con unas 50,000 millas o menos. Él prefiere uno de cuatro puertas para su esposa y niños, aunque él estaría usando el automóvil la mayor parte del tiempo (ella tiene el suyo propio).  Él está dispuesto a gastar unos $6,000 si fuese necesario.  Mientras está en el lote, él nota que hay un automóvil deportivo rojo de eso que son bien veloces que él siempre ha admirado en las calles. ¡Él a sí mismo se dice: “¡No, no, estás loco, tú no quiere gastar tanto dinero en ese automóvil y los seguros, esto sin hablar de la probabilidad de las multas que recibirás!”  

El vendedor nota inmediatamente su interés en el automóvil, y empieza a hablarle del auto. Él hace que Juan lo tome y dé un paseo.  (“¡Ha, qué cará! ¿Y por qué no?”)  El vendedor exalta los caballos de fuerza que tiene el automóvil; los interiores de cuero, el estéreo, e incluso elabora arreglando para que los pagos sean más bajos y así disminuir el impacto de $7,500 en su etiqueta del precio.  Porque Juan está predispuesto emocionalmente hacia el automóvil, él ignora el trabajo malísimo de la pintura, las señales reveladoras en los paneles que indican estuvo en un choque anteriormente, y los problemas en la transmisión al cambiar de velocidades. El vendedor, claro, no le señalará estas cosas, siendo que él solo quiere vender el automóvil. Antes de que se dé cuenta, Juan está manejando hacia su casa con el automóvil.

La esposa de Juan, Linda, lo ve conduciendo y sale para consultarle.  “¿Juan, qué has hecho? ¿Tú no compraste esto, o lo hiciste?”  Inmediatamente sus defensas se suben, por dos razones.  Una, siempre él ha estado enamorado de éste tipo de automóvil en particular y en secreto durante los últimos dos años ha querido tener uno.  ¿Quién es ella para mantenerlo alejado de lo que a él lo hace feliz? ¡Ella ni siquiera lo puede entender!  En segundo lugar, él ya se está sintiendo un poco culpable de haber tomado una decisión tan rápida sin verificarlo todo, y él no quiere enfrentarse a la posibilidad de estar equivocado o de haber caído de tonto.  Por consiguiente, él debe ponerse a la defensiva y debe defender su compra. Juan entonces se enoja con su esposa.

Noten varias cosas aquí:

Juan no compró el automóvil deportivo porque era lo más práctico o la cosa inteligente a hacer.  Él no hizo ninguna investigación sobre el vehículo leyendo Informes para el Consumidor o preguntándoles a otros dueños del mismo modelo de automóvil.  Él tomó la palabra de una parte que estaba ya parcializada, es decir, la del vendedor.  Él no llevó a un amigo mecánico para que verificara el automóvil.  En otras palabras, Juan no tomó una decisión que fuera objetiva, y lo compró debido a otras, más poderosas motivaciones.  No obstante, si usted le preguntara, Juan le diría que él tomó la decisión correcta.

Esto es bien parecido a una persona que se convierte en un Testigo de Jehová.  Ya sea que fuese un ama de casa que está sola y necesita tener amistades, o un joven que está inseguro y necesita ver el significado de la vida, los factores motivadores emocionales y psicológicos le impedirán a la persona tomar en consideración todos los hechos si la Watchtower le ofrece algo que ellos realmente quieren.  A menudo es el sentido de asociación y la atmósfera afectuosa dentro de los Testigos que puede ser tan atractiva. ¡La perspectiva de tener amigos al instante para una persona que se siente sola en sí mismo es una droga muy poderosa!  Además, la habilidad de ver el mundo en distinciones claras, en blanco y negro, y tener todas las respuestas sobre la vida rápidamente disponibles dispersa de inmediato cualquier sentimiento de inseguridad y de ser insignificante. Los cambios siguientes ocurren a menudo en las personas que estudian con los Testigos de Jehová:

  • Un sentimiento súbito de euforia debido a abrazar nuevas “verdades” poderosas.
  • Un sentido de confianza en la vida de uno de que se está moviendo en la dirección correcta y consiguiendo “enderezar la vida de uno”.   
  • La satisfacción del ego, al ver que otros son incapaces de poder refutar la posición de uno, y que en cambio ellos se enojan o caen en otras emociones.  
  • Incapacidad para entretener pensamientos críticos sobre la forma como piensa la Watchtower o no poder dialogar con aquellos que critican la Watchtower.  

Los cristianos no saben a menudo qué decir cuando ellos le preguntan a un Testigo si ellos realmente verificaron todo en la Watchtower antes de ellos involucrase, y el Testigo les contesta:  “¡Pues claro qué sí! Yo leí muchos libros sobre la historia de la Watchtower, y aún leí uno por un ex-testigo”.  Lo que esto normalmente significa es que ellos leyeron la versión de la Watchtower de su propia historia, y aunque ellos hubiesen leído un libro por un ex-testigo, ellos lo vieron simplemente como algún libro “antagónico” y no estuvieron dispuesto a evaluar cualquier punto objetivo presentado.  El Testigo potencial quiere que la Watchtower tenga la razón al nivel que él o ella está dispuesto rápidamente a despedir cualquier hecho que puede causar “disonancia”, o una lucha interior, sobre lo que es la verdad.  Esto es el equivalente de Linda intentando decirle a Juan que él tomó una decisión mala comprando el automóvil deportivo.  Él simplemente no quiere oírlo, y no escuchará sin ponerse todo emocional y salir tirando las puertas de la casa.

En la escena que involucra a Linda y Juan, hubiese sido genial si Juan hubiese llevado un amigo con él al distribuidor de automóviles que pudiese hacerle a Juan a algunas preguntas claves y presionar a Juan para que fuese más práctico tomando esa decisión. ¿Pero es demasiado tarde ahora para hacerles esas preguntas? Quizá en el caso de la compra del automóvil deportivo sí, pero no con una persona que se ha convertido en Testigo de Jehová.  Nunca es demasiado tarde para buscar la verdad y estar deseoso de reformar la vida de uno de acuerdo con ella. La parte más difícil es conseguir que el Testigo piense claramente y objetivamente.

Yo he descubierto que los Testigos de Jehová están dispuestos a entretener la posibilidad de que la Watchtower esté equivocada por dos razones: (1) ellos se han desilusionado con la organización o con las personas dentro (por la razón que fuese), y (2) ellos se han puesto más seguros y confiados en sí mismos, y ya no tienen temor de cuestionar la Watchtower. Ellos comprenden que su mundo no se caería en pedazos si estuvieran equivocados.  En ocasiones las personas maduran al nivel que ya no necesitan estar bajo un sistema tan rígido y controlador, y están buscando libertad para pensar por ellos mismos y no simplemente confiar en lo que otros juzguen.1

La mayoría de aquellos que dejan la Watchtower lo hacen por la primera razón (se han desilusionado).  La organización de “Dios” se convirtió en una organización humana.  Los fracasos humanos, el control metal y la manipulación se hicieron más obvios según los años fueron pasando.  Las malas experiencias con los demás dentro de la organización abatieron el idealismo en lo que se refiere a uno considerar vivir por la eternidad en una tierra controlada por la Watchtower. Una vez el idealismo está perdido, o se reemplaza con el cinismo o por la búsqueda de mejores cosas.  El Testigo puede empezar expresándole su desilusión a otros, aunque esto es peligroso, ya que ello pudiera considerarse como “apostasía”.  A menudo su crítica se limita solo a unos pocos individuos, incluso quizás con aquellos fuera de la organización Watchtower.  Sin embargo, lamentablemente muchos de éstos continuarán dentro de la Watchtower sabiendo que hay muchos errores, simplemente porque ellos tienen temor de volver a empezar o enfrentarse a las inseguridades de investigar una vez más.

Hay varios Testigos quiénes encajan en la segunda categoría (aunque ya no temen cuestionar), y la Watchtower ya no tiene para ellos la misma atracción.  Debido a que ellos no son influenciados principalmente por el miedo o la culpa de entretener dudas, sino que se sienten más seguros de sí mismos, ellos son guiados por la esperanza de algo mejor qué lo que les ha ofrecido la Watchtower, y por fe en un Dios que es más grande que el Jehová de la Watchtower. A menudo ellos simplemente llegan a esta conclusión mirando intensamente a Cristo y viendo algo más de lo que la Watchtower les ha enseñado sobre Él. Uno de los pasajes que más influenció en mí cuando yo estaba saliendo de la Watchtower fue Col. 2:8,9:

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.  Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,”

Anime los Pensamientos Positivos  

Si el cristiano descubre que el Testigo es uno de estos dos tipos 2, ellos pueden hacer varias cosas para animar al Testigo para que entre dentro del proceso de poder pensar. Aun cuando el Testigo estuviese hablando mal de la organización o de las personas dentro,  no sería bueno animar esto.  La meta es hacerles pensar en pensamientos que sean más positivos, y que ganen confianza en sus propias habilidades para pensar.  Adicionalmente, ellos apreciarán más la perspectiva amplia de la gracia de Dios y la libertad que Él nos da.  Las personas son normalmente atraídas hacia una perspectiva que sea más positiva sobre las cosas, y si usted no tiene nada mejor que ofrecerles sólo las críticas a la Watchtower, ellos no verán ninguna razón por qué salirse, porque lo que usted tiene para ofrecerles no es más atractivo que lo que ya ellos tienen.

Muchos cristianos dirán que ellos tienen para ofrecerles a  “Jesús”, y entonces proceden sostener una discusión bíblica con el Testigo.  Esto casi nunca tiene buen resultado, ya que ellos necesitan VER y SENTIR algo que sea mejor.  Ellos necesitan ver su humildad, su buena disposición de entenderles, y su deseo de ser su amigo sin tener en cuenta lo que ellos creen.  En otras palabras, ellos necesitan VER el amor de Cristo, no sólo oír hablar de él.

Aquí hay algunas ideas ya probadas para acercársele al Testigo de Jehová con éxito:

  • NO sostenga discusiones bíblicas con ellos. Inicialmente aléjese de las doctrinas. Si ellos le hacen preguntas doctrinales, tenga una respuesta breve lista, eso los sacará de guardia (como las que se encuentran en nuestro libro, Refuting Jehovah’s Witnesses [“Refutándoles a los Testigos de Jehová”]) y entonces dirija la conversación para hacerles nuevamente preguntas que sean críticas, como aquellas que se encuentran en el tratado: “Abriendo Una Mente Cerrada”.  La meta es hacerles pensar por sí solos y resolviéndoles las preguntas difíciles, aparte de la deposición metal que ellos ya tienen por la Watchtower.  Para hacer esto usted necesita hacerles preguntas que ellos no estén “programados” para contestar.  Tales preguntas les animan a pensar y revisar por qué ellos unieron a la Watchtower.
  • NO les diga que usted va a orar por ellos o que usted siente compasión por ellos, ni les diga que a ellos les han lavado el cerebro o son unos estúpidos.  Normalmente los Testigos son muy orgullosos, y rápidamente se ofenden cuando alguien se lamenta de ellos.  Más bien, dígale que usted está interesado en la organización Watchtower y por qué ellos llegaron a creer en ella, ¿y sí a ellos no les importa que les hagan algunas pregunta sobre la Watchtower? (De nuevo, use las preguntas que están en “Abriendo Una Mente Cerrada”). Una posición de curiosidad o de preguntas normalmente no amenaza al Testigo, pero una postura negativa que los juzgue los alejará de usted.
  • NO les muestre inmediatamente toda su literatura con respecto a los errores de los Testigos.  Esto los asustará y sólo se alejarán de usted y lo catalogarán como un prejuiciado contra la Watchtower.  Lea libros, pero guarde los puntos en su cabeza, no debajo su nariz. En el futuro todo esto le será de utilidad.
  • SÍ muestre un interés en ellos, y en lo que los llevó a unirse a la Watchtower, y lo que les más les gusta de ella. Esto le dará una pista acerca de sus factores motivadores primarios, y lo que ellos están REALMENTE buscando en la vida. ¡Hábleles utilizando esas misma necesidades! Ofrézcales algo que los llene más o superior a lo que ellos ya tienen.
  • LEA sobre los aspectos del control metal y cómo operan los cultos. Una herramienta excelente es el libro: “Combatiendo el Control Mental de las Sectas” por Steven Hassan. También, tenemos varios artículos antiguos en las Hojas Informativas de Bethel Ministries Newsletter donde se discuten los métodos del control mental empleados por la Watchtower.  Los expertos normalmente primero tratan con el problema del control mental  antes de que ellos saquen la Biblia o las fotocopias sobre las falsas profecías.
  • ¡SÍ ore por ellos! Ore específicamente para que Dios les muestre las verdaderas necesidades que no están siendo suplidas dentro de la Watchtower, y que Él les provoque nueva hambre en ellos de obtener algo mejor. Ore para se produzca una conmoción en sus vidas que se inicie con una investigación más honrada que la que hicieron con la organización Watchtower.
  • Recuerde ser paciente. Puede tomar meses o incluso años para hacer que un Testigo abiertamente cuestione la Watchtower. No obstante el amor por nuestros amigos y parientes nos lleva a perseverar y mostrarles el amor y libertad que simplemente están detrás del telón que la Watchtower les ha puesto. 

NOTAS MARGINALES:  

1.  En los cultos, se asume que el líder viene de Dios o es el escogido de Dios, y por consiguiente está calificado para interpretar la Biblia.  Los miembros no deben cuestionar esa autoridad de él o ella ni sus interpretaciones, ya que a ellos se les consideran como inadecuados para esa tarea.  Cuando el sectario comprende que él o ella está tan calificado, ó si no aun más,  el miedo de “desobedecer a Dios” desaparece y ellos se sienten de algún modo libres para entretener preguntas o dudas.  Esto es un proceso saludable, e incluso es animado por la Watchtower con los que son de otras religiones, pero no con los miembros de la Watchtower.

2. Cuando los cristianos se encuentran con un Testigo que desea salirse de la Watchtower, ellos pueden encontrarse con uno que no encaje con ninguno de los tipos anteriores, sino que simplemente es un aguerrido en contra de la Watchtower.  A menos que el Espíritu Santo esté obrando directamente en la persona, puede haber pocas esperanzas, y lo que quedaría sería sembrarles semillas de dudas en sus mentes.  Para este propósito nosotros hemos traducido:  “Abriendo Una Mente Cerrada  que contiene muchas preguntas para sembrarlas como“reflexiones-explosivas” en las mentes del Testigo.

Fuente: http://www.freeminds.org/foreign/comingoutsp.htm

 

Las profecías incumplidas del FIN DEL MUNDO

 

 

El miedo es la mejor herramienta política para dominar al pueblo. Pregúntenselo a Mr. George Bush, es en lo único que se ha vuelto experto.

A través de los tiempos, grandes imperios sobrevivieron amenazando a sus gentes con horrores venideros para mantenerse en el poder.

A continuación presentamos una lista donde se destacan las fechas del fin del mundo. Enumerarlas todas seria imposible.

 

Leer el resto de la entrada»

Los testigos de Jehová no aceptan las transfusiones de sangre

Los testigos de Jehová no aceptan las transfusiones de sangre

Por Juan P. Valles

Charles Taze Russell (1852–1916), dio inicio al grupo anteriormente conocido como “Estudiantes de la Biblia”, que hoy son Los Testigos de Jehova

Los domingos, a eso de las once de la mañana, se organizan, se preparan y se reparten por zonas predeterminadas… Tocan a la puerta de las casas y sacan una revista llamada “La Atalaya”… ¡Son los Testigos de Jehová!

 

La sangre es, como todos sabemos, una sustancia que circula por nuestro organismo y que es esencial para la vida. Los testigos han dicho y aceptado, además de sus muchas herejías, el de no aceptar ni ofrecer transfusiones de sangre, esto debido a una mala comprensión de las Escrituras.

En una publicación titulada “¿Cómo puede salvarle la vida la sangre?”, la organización Watchtower cita algunos pasajes aduciendo que éstos se refieren al comer sangre.

 

Leer el resto de la entrada»

El relato íntimo de un anterior Testigo de Jehová

El relato íntimo de un anterior Testigo de Jehová

Para el cristiano promedio, el nombre “Testigos de Jehová” trae a la mente un grupo de personas nítidamente vestidas que van de casa en casa por el vecindario vendiendo la revista La Atalaya, o tal vez algún libro. Sin embargo, cuando pienso en los Testigos de Jehová, lo que me viene a la mente es una larga esclavitud a un culto al cual serví durante los primeros 28 años de mi vida.
Logo de Ex-Testigos de Jehová

Mi abuelo se hizo miembro de la Sociedad Watchtower a principios de los años 1900. Mis padres eran Testigos de Jehová activos. Mi padre todavía es un anciano presidente en el Salón del Reino local. Me enseñaron que los Testigos de Jehová tienen la única religión verdadera, una religión gobernada desde la central mundial de la Sociedad Watchtower en Brooklyn, N.Y. El cuerpo gobernante tiene control de 3.2 millones de personas. Uso la palabra “control” porque los Testigos de Jehová creen que todo lo que está escrito en la Watchtower viene de Dios y no debe ponerse en duda.

Ellos creen que el cuerpo gobernante recibe “nueva luz” de los ángeles, la cual lo explica todo acerca de la Biblia. Ellos creen que la Watchtower es el único conducto que Dios está usando. Por eso, creen que aparte de la organización de la Watchtower, la gente no tiene esperanza alguna. Creen que ellos son los únicos que tienen la verdad, que son los únicos que serán salvados y que todas las demás personas serán destruidas por Jehová Dios en la batalla de Armagedón.Comencé mi servicio de tiempo completo en la Watchtower en 1971, después de abandonar la escuela secundaria. Como trabajador misionero fui de casa en casa tratando de convencer a la gente de que deberían hacerse Testigos de Jehová para complacer a Dios y así, quizás, recibir la salvación.Digo “quizás” porque los Testigos de Jehová no están seguros de su salvación. El modo de salvación de la Watchtower se basa en las obras, y no en la gracia salvadora de la sangre de Jesucristo, la cual recibimos gratuitamente por medio de la fe.
El sistema de obras de vender libros de la Watchtower pone al Testigo de Jehová en la posición de ser salvo solo si éste es fiel a la organización y hace todo lo que ésta le dice. La fidelidad a la organización envuelve obediencia a una hueste de reglas y reglamentos, que los ancianos de la Watchtower ponen en vigor con gran celo.

La violación de cualquiera de estas reglas establecidas por el cuerpo gobernante de la Sociedad Watchtower puede resultar en castigo y restricciones, dependiendo de la ofensa cometida. Los ancianos tienen el poder de quitar la salvación, restringir la vida de oración, interrumpir la comunicación entre miembros de la familia o cualquier otra cosa que crean que pueda llevar al arrepentimiento al Testigo vacilante.

Los Testigos de Jehová tienen que informar a los ancianos el tiempo que dedican a la obra de la Sociedad. Los ancianos a su vez registran la información en un archivo. Se conserva un archivo para cada miembro de la congregación.

Este archivo también contiene información acerca de cualquier pecado grave que el Testigo cometa. Toda la información relacionada con la vida privada del Testigo se mantiene en los archivos maestros de la sociedad en Nueva York. Nunca son destruidos.

Puesto que yo había vivido en este sistema toda mi vida, yo sabía lo que se esperaba de mí. Yo tenía que seguir las reglas para poder ganar la salvación. Yo había ido de casa en casa desde que era un niño pequeño. De modo que me fue fácil adaptarme al servicio de tiempo cabal.

Continué en ese servicio por varios años, pero fe muy poca la satisfacción que recibí. La presión de mantenerme al día con las cuotas mensuales de 100 horas al mes, así como la venta de un mínimo de 100 revistas y 40 libros al mes, comenzó a desanimarme. Todo ese trabajo es voluntario y no se recibe salario alguno por él. Los Testigos tienen que encontrar empleo que los mantenga en esta obra.

En 1973 recibí la invitación de ir a la Central Mundial en Brooklyn como parte de un vasto personal de obreros que producen la literatura. En una carta del presidente de la Sociedad Watchtower, Nathan H. Knorr, recibí la seguridad de que “cuatro años en la central mundial eran mucho mejor que cualquier educación seglar que uno pudiera recibir en cualquier otro lugar.”

Con mucha anticipación monté el avión que me llevaría a la ciudad de Nueva York. Mientras estaba en el avión recuerdo la envidia que sintieron todos mis amigos, debido a que yo iba a vivir con los miembros del cuerpo gobernante, y lo maravilloso que sería estar en el centro de actividad de una obra de alcance mundial. Los hermanos me celebraron fiestas de despedida y me hicieron regalos y encomiaron a mis orgullosos padres por criarme en la organización de tal modo que ahora podían ver a su hijo ir a un lugar tan maravilloso.

Poco después de llegar a Nueva York aquella ilusión comenzó a desvanecerse al ser asignado a trabajar en la fábrica. La “educación” que recibí en la central mundial de la Watchtower consistió en trabajar arduamente y en observar los métodos de la organización desde su interior.

El espacio no permite dar los detalles de lo que yo experimenté mientras trabajaba largas horas en el departamento de encuadernación. Allí alimenté máquinas para la “organización de Dios.” Recuerdo la presión mental que me produjo el tremendo número de reglas y reglamentos que era necesario obedecer. El plan maestro de los líderes de la Watchtower controlaba adonde yo iba, lo que yo hacía y cómo lo hacía.

Después de pasar tres años en la central mundial, sin dinero alguno para comenzar en el mundo (nuestra paga era $14.00 al mes), aprendí la dura realidad de tratar de ganarme la vida sin tener ningún oficio ni entrenamiento. A los Testigos de Jehová no se les permite ir a la universidad.

Me casé con una buena Testigo de Jehová, y nos propusimos tratar de complacer a Dios de la mejor manera que sabíamos. Es decir, fuimos buenos Testigos de Jehová y seguimos todas las reglas y leyes. Mi esposa Pat había sido misionera por ocho años. A ella la habían enviado a varias partes de los Estados Unidos en su obra, bajo la dirección de la Sociedad Watchtower.

Después de regresar con un “archivo limpio” de la oficina de Nueva York, los ancianos locales me usaron extensamente para enseñar desde la plataforma. La mayoría de los Testigos de Jehová concuerdan en que cualquiera que haya pasado algún tiempo en la central mundial es merecedor de mayor responsabilidades en la congregación local.

A medida que mi posición aumentaba en la congregación, comencé a recibir entrenamiento en la obra clandestina de los ancianos. Era emocionante salir de noche a seguir tras los miembros de la congregación que estaban bajo sospecha de estar cometiendo algún mal. También recibí acceso a los archivos de la congregación que revelan la información confidencial de todos los miembros de la congregación. Me usaban en la misma clase de operaciones clandestinas que yo había presenciado en la central mundial, operaciones que controlaban a los obreros que vivían allí.

Durante todo ese tiempo yo no recibí ninguna satisfacción y tampoco sentí paz. La presión de tratar de servir a un Dios vengativo y colérico es más de lo que se puede describir. La organización siempre ha pintado a Jehová como un Dios listo para “derramar su venganza.” Todo lo que yo sabía era lo que leía en la Watchtower. Sí, nosotros leíamos la Biblia, pero se nos decía que si la leíamos sin la ayuda de los libros de la Watchtower para interpretarla, estábamos destinados a caer en el error y la apostasía.

En ese entonces un amigo me mostró un libro que había sido escrito por un ex-testigo de Jehová intitulado “Treinta años como esclavo de la Watchtower.” Yo sabía que mi deber como buen Testigo era entregar a mi amigo a los ancianos, pues teníamos prohibido leer material que estuviera en contra de los Testigos.

Pero por rebeldía, leí el libro. Me perturbó mucho, pues el autor había trabajado en la central mundial, y yo podía simpatizar con muchas de las cosas que él decía en el libro. Muchas de las cosas que yo había tratado de borrar de mi memoria resurgieron, y las dudas que el libro hacía surgir sobre la autoridad de la Watchtower me dejaron muy nervioso. El autor mencionó que él había hallado la verdad espiritual estudiando la Biblia aparte de las publicaciones de la Watchtower.

Durante todo ese tiempo el Espíritu Santo me estaba llamando a estudiar la Palabra de Dios. Aunque teníamos nuestra propia Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (traducida por la Sociedad Watchtower, la cual según declaran los eruditos en los idiomas hebreo y griego es una traducción muy prejuiciada), compré una versión de la New American Standard Bible.

En secreto mi esposa y yo estudiábamos nuestra nueva Biblia hasta muy tarde en la noche, descubriendo que muchas de las doctrinas principales por las cuales habíamos estado dispuestos a morir eran falsas. Al fin, confronté a mi padre con algunas de estas cuestiones. Puesto que él era anciano, se dio cuenta de que yo estaba poniendo en duda algunas de las enseñanzas principales de la Watchtower y me reportó a mí y a mi esposa a los ancianos, y nos hicieran un juicio por apostasía.

Después de un juicio largo en el cual derramamos muchas lágrimas, nos arrepentimos de dudar de la Sociedad Watchtower y se nos permitió permanecer como Testigos de Jehová, pero a mí me quitaron todas mis responsabilidades en la congregación. Yo tendría que ser vigilado por cierto período de tiempo antes de poder volver a servir en alguna posición de la congregación.

Una cambio de trabajo a otro pueblo me trajo una muy bienvenida medida de alivio. Me ilusioné con la idea de ir a otra congregación y tener un nuevo comienzo. Pero pronto quedé desilusionado cuando recordé que mi juicio estaría en mi archivo y que éste me seguiría adondequiera que yo fuera por el resto de mi vida.

Por supuesto, los ancianos de la nueva congregación recibieron mi archivo poco después que yo comencé a asistir a las reuniones. Me dijeron que me estarían vigilando por cierto tiempo para asegurarse de que mis ideas apóstatas no volverían a resurgir. Me advirtieron de que si yo trataba de compartir esas ideas con algún miembro de la congregación me excomunicarían. Yo prometí lealtad a la organización y dije que no volvería a leer o hablar acerca de nada que fuera diferente de la posición de la Watchtower sobre las Escrituras.

Pasaron dos años. El estar bajo el escudriñamiento de los ancianos me dejó muy vacío. Nada, ni siquiera mis hijos, que me habían traído tanto gozo, llenaban de plenitud mi vida. Yo necesitaba algo, pero no sabía lo que era. Mi esposa y yo a menudo bebíamos en exceso tratando de hallar alguna clase de gozo. Pero esto nos dejaba vacíos.

Como teníamos dos varoncitos añorábamos que naciera una niña y esperábamos que el tener una hijita completaría la felicidad que faltaba en nuestra familia. El 10 de agosto de 1980, Jenny Leigh Blizard nació. Nos sentíamos muy emocionados. Pero la tragedia nos azotó. A las cinco semanas de edad, se descubrió que Jenny padecía de una enfermedad muy rara de la sangre.

Los médicos locales nos enviaron a San Antonio, Texas, para tratar la condición de Jenny. La llevamos a los doctores del Centro Médico Santa Rosa, un hospital para el cuidado especial de infantes, en busca del tratamiento que le restablecería la salud a Jenny. ¿Por qué estaba Jenny sangrando internamente? ¿Por qué no se le coagulaba la sangre? Los doctores pasaron varios días tratando de llegar a una conclusión.

Finalmente los doctores nos notificaron que a fin de salvarle la vida a Jenny era preciso darle una transfusión de sangre. Este era un problema muy difícil para nosotros porque la ley de la Watchtower no le permite a ningún Testigo de Jehová recibir sangre en forma alguna. Los Testigos de Jehová llevan tarjetas que declaran que bajo ninguna circunstancia ellos recibirán sangre.

Yo les pedí a los doctores que salieran de la habitación y les dije que les daría una contesta prontamente. Mi esposa y yo oramos y clamamos a Dios pidiendo que nos respondiera. Recuerdo que pensé: “¡O Jehová como puedes pedirme que tome una decisión como ésta… un sí o un no en cuanto a si Jenny vive o muere! ¡Qué clase de Dios eres tú!” Finalmente mi esposa y yo llamamos a los doctores y les informamos que teníamos que obedecer la ley de Dios y que tendríamos que dejar que Jenny muriera.

Los oficiales del hospital se comunicaron con el Departamento de Bienestar de Infantes de Texas y nos entablaron juicio por abuso y descuido de infantes. La corte emitió una orden para asegurarse de que Jenny recibiría la sangre que ella necesitaba para salvar su vida. El alguacil del Departamento del Condado de Bexar nos entregó a mi esposa y a mí citaciones y advirtió al personal del hospital que no nos permitieran llevarnos a Jenny del hospital. Los Testigos de Jehová tienen un extenso historial de llevarse clandestinamente a los pacientes de los hospitales para así evitar transfusiones de sangre a toda costa.

Mi esposa y yo sentimos un gran alivio secreto pues sabíamos que de ese modo Jenny recibiría la ayuda que ella necesitaba con la transfusión de sangre. Yo sentí que había hecho todo lo que podía para tratar de impedir que ella recibiera la sangre, sin darme cuenta de que la corte intervendría.

Los reporteros de los periódicos The San Antonio Express/News y The San Antonio Light, se enteraron de lo que había pasado y publicaron el relato, aunque nosotros nos negamos a hablar con los reporteros. Al mirar atrás me doy cuenta de que lo que ellos hicieron es digno de elogio.

Mientras tanto, ciertos amigos nuestros se comunicaron con los ancianos de la congregación local, y éstos vinieron a visitarnos prontamente. Los ancianos se sintieron aliviados cuando descubrieron que todavía había tiempo para sacar a Jenny del hospital antes de que le pusieran la transfusión.

Yo les expliqué que el asunto ya no estaba en nuestras manos y que bajo orden de la corte yo no podía sacar a Jenny del hospital. Esto no les interesó en lo más mínimo. Su único interés era sacarla del hospital.

Yo sabía que Jenny moriría en poco tiempo si la removía de la máquina que la mantenía viva y que me acusarían de asesinato. Le expliqué esto a los ancianos. Me contestaron: “¡Ese es un riesgo que tienes que correr! ¡No puedes permitir que lo pongan sangre a tu hija!”

Sin más discusión, les pedí que se marcharan, declarando que no podía permitir que mi hija muriera de ese modo. “Si ese es el Dios a quien sirvo, no quiero saber más de El.”

Los ancianos se marcharon del hospital sumamente irritados conmigo porque no me había sometido a sus dictámenes. “Uno de ellos me dijo al partir: “¡Espero que la sangre le ocasione hepatitis a tu hija!. ¡Así verás lo malo que es aceptar sangre!”

Cuando por fin trajimos a Jenny a nuestra casa, los Testigos de nuestro pueblo habían se habían enterado de que aunque habíamos protestado por la transfusión, al fin habíamos permitido que le pusieran sangre a Jenny. Debido a ello éramos como parias para los testigos, pero no tomaron acción para excomunicarnos. La ley que exige excomunicación nos hubiera aplicado solo si hubiéramos consentido libremente a que le hicieran la transfusión.

En ese momento Dios intervino en el asunto. Nuestros vecinos cristianos venían a nuestra casa y nos ayudaban con alimento y dinero y en cualquier otra cosa en que pudieran. El testimonio vivo de esas personas nos afectó tanto a mi esposa y a mí, que decidimos reanudar nuestro estudio de la Biblia. Esos meses de un intenso estudio secreto de la Biblia nos llevaron a la conclusión de que habíamos estado viviendo una mentira. Habíamos estado esclavizados a un sistema de interpretación de las Escrituras que había aplastado nuestro libre pensar. En las cuestiones y puntos doctrinales con los cuales yo había tenido tantas dificultades, la Biblia estaba clara. Leí la Biblia en contexto, sin la ayuda de un libro o revista que me instruyera.

El resultado de ese estudio fue que hallé que todos necesitamos la salvación que ofrece nuestro Señor Jesucristo. Hallamos que Dios es un Dios de Amor y no un Dios de ira.

Una noche mi esposa y yo nos cogimos de las manos y entregamos nuestra vida al Señor Jesucristo. De súbito sentimos que nuestro espíritu había sido desencadenado. Aquel desencadenamiento nos trajo liberación, libertad y salvación. Habíamos “nacido de nuevo.” Nunca me había sentido así durante todas las miles de horas de trabajo que había pasado tratando de complacer a Dios como buen Testigo de Jehová. Sabíamos que habíamos sido cambiados. Éramos una “nueva creación.” Como dijo el apóstol Juan: “para que sepáis que tenéis vida eterna.” (1 Juan 5:13)

Por supuesto, rápidamente fuimos expulsados de los Testigos de Jehová. Bajo las reglas de excomunicación, no podemos tener contacto alguno con nuestra familia y nuestros anteriores amigos en la organización. Nuestros propios padres no pueden ni siquiera asistir a nuestro funeral. Según la ley de la Watchtower los Testigos tienen que considerarnos como si estuviéramos muertos. A cualquier Testigo que encuentren hablando con nosotros lo pueden someter a una acción judicial, e incluso expulsarlo.

Sin embargo, tengo que decir que no estamos muertos, sino muy vivos. Sí, estamos muertos a nuestro modo de vivir anterior, pero vivos en Jesucristo, llenos del Espíritu Santo y poder, salvados por la sangre del Cordero.

En conclusión, la condición de nuestra hija era tan seria que no podía ser corregida permanentemente por una transfusión de sangre. Las transfusiones que les suministraron cuando era una infante le prolongaron la vida, pero el 3 de marzo de 1987, a los seis años de edad Jenny se marchó a casa a estar con el Señor.

La consideramos como el “mensajero especial de Dios” para nuestra vida. Por medio de su enfermedad y breve vida, llegamos a reconocer el engaño de la Sociedad Watchtower, profesamos y recibimos a Jesucristo como Salvador y Señor, y compartimos el conocimiento redimidos del Salvador con muchos Testigos de Jehová por todo el país.

Además, durante los 39 días finales de la vida de Jenny, en el Centro Médico para Infantes de Dallas, pasamos mucho tiempo orando y dando testimonio de Cristo a las familias de otros niños que estaban graves o mortalmente enfermos en aquel hospital.

Finalmente, algunos de los detalles del funeral de Jenny dan testimonio de la naturaleza de la Sociedad Watchtower y del control que ésta tiene sobre sus miembros.

En el memorial de Jenny, las primeras cuatro hileras de asientos fueron reservadas para los miembros de la familia (incluso abuelos, tíos, primos, etc.). El resto de las hileras de asientos estaban disponibles para los miembros de la iglesia y para la gente del pueblo. Esta última parte de la iglesia estaba completamente llena. Gente de todas partes vino a compartir nuestro dolor por la pérdida de nuestra hijita. Sin embargo, las hileras asignadas para la familia de Jenny estaban ocupadas por solamente cinco personas… yo mismo, Pat, los dos hermanos de Jenny y su hermanita menor. Ningún otro miembro de la familia asistió al funeral. La dureza que la Sociedad Watchtower mostró al prohibir que los otros parientes de Jenny asistieran a su funeral es increíble. Oramos que por medio de nuestro testimonio, las personas que estén atrapadas en el cautiverio despierten a la libertad que solo se puede encontrar en Cristo Jesús.

Si usted es Testigo de Jehová, usted y yo sabemos que a usted se le ha prohibido leer esta información. Si lo atrapan con este folleto, los ancianos de los Testigos de Jehová tomarán acción judicial contra usted. En la organización de la Watchtower no hay lugar para el pensamiento individual. Sin embargo, puesto que usted ha leído hasta aquí, por favor tome el paso que le traerá la verdad satisfacción que usted no ha podido hallar. Medite en las numerosas horas que usted ha invertido trabajando para la organización, las cuales han resultado en un vacío espiritual que no puede ser llenado sirviendo a una organización de hechura humana. Ponga su confianza en Jesucristo, quien murió por usted, y podrá descubrir que solo El puede proveer la paz que usted está buscando. Ponga al lado sus publicaciones de la Watchtower y lea la Palabra de Dios, la Biblia, y permita que el Espíritu Santo lo guíe a la salvación en Jesucristo. ¿Qué le costará esto? La vida eterna es un don gratuito.

Paul Blizard
http://www.conpoder.com/testimonios/3.html

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.331 seguidores