EL LIBRO DEL EXODO

View this document on Scribd
Anuncios

El Éxodo Descifrado

El Éxodo Descifrado


¿Es el éxodo bíblico un hecho histórico o una ficción mitológica? Hasta ahora no se había encontrado una evidencia arqueológica sobre el largo viaje de Moisés. El día de Navidad, en horario de prime-time, Cuatro estrena el documental “El Éxodo decifrado” en el que el director Simcha Jacobovici, ganador de dos premios Emmy, con la ayuda de James Cameron como productor ejecutivo y narrador, demuestran científicamente que los hechos realmente ocurrieron. En este ambicioso trabajo, de dos horas de duración y dos millones de dólares de presupuesto, se ha desvelado la clave que impedía confirmar que la huida de Egipto del pueblo judío ocurrió tal como lo cuenta la Biblia.

Especial Cuarto Millenio dedicato al debate sobre el Documental “El éxodo descifrado”, producido por el director de cine James Cameron.

  • Clika Aquí Para Ver el Debate

El judaísmo en la historia

Maurycy Gottlieb, Yom kippur (1878). Tel Aviv, Israel, Museo de Arte.

El judaísmo en la historia

El judaísmo es la más antigua de las tres religiones del Libro. Se denominan así el judaísmo, el cristianismo y el islam porque dan gran importancia a un libro, en el que creen que se expone la revelación de Dios a los seres humanos. Ese libro es la Biblia para los judíos y los cristianos, y el Corán para los musulmanes.

Los judíos huyen de Egipto. Paso del mar Rojo. Miniatura de un manuscrito hebreo del siglo XV conocido como «Miscelánea Rothschild»

Ilustración del pasaje bíblico en el que el pueblo de Israel, guiado por Moisés, huy de Egipto hacia la tierra prometida.

Jerusalén, Museo de Israel.

Búsqueda en fuentes externas a la Biblia de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto previas al Exodo (II)

Búsqueda en fuentes externas a la Biblia de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto previas al Exodo (II)

Ver Enlaces relacionados con el artículo “Búsqueda en fuentes externas a la Biblia de las evidencias de la permanencia de Israel en Egipto previas al Exodo”

arqueobiblica04.jpg

 

El arqueólogo Israel Finkelstein, director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, ha buscado evidencias que arrojen luz sobre los eventos narrados en el Pentateuco (los cinco primeros libros de la Biblia: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), por lo que ahora tenemos una idea más clara sobre los orígenes del pueblo de Israel y los escritos que dieron origen al monoteísmo.

Basado en la evidencia arqueológica Finkelstein llegó a la conclusión que la saga histórica relatada en el Pentateuco de los cristianos y la Torá de los judíos es un brillante producto de la imaginación humana, que muchos de sus episodios nunca existieron y que su origen no responde a ninguna revelación divina.

El Nuevo Diccionario Bíblico de Editorial Certeza dice:

La época de la dinastía 19º fue la más cosmopolita en la historia egipcia.

En la 18º dinastía entraron en cantidad palabras hebreo cananeas en la lengua y la literatura egipcias y los oficiales de gobierno egipcio ostentaban con orgullo su conocimiento de la lengua cananea (papiro Anostan I,véase ANET p.477b)

El hecho de notar en el relato del Pentateuco conocimientos sobre la cultura de las tierras cananeas, no necesariamente nos obliga a pensar que la fecha de composición del Pentateuco sea posterior a la invasión israelita de Canaán, como algunos historiadores piensan. Es muy difícil que los hebreos no hayan oído anda en Egipto de estos pueblos ya que los dioses semíticos eran aceptados por los egipcios (Baal, Anat, Resef, Astarte o Astartot)

Después de salir de Egipto y de cruzar el mar de las cañas (E. 14:10-15:27) y hasta que finalmente alcanzaron el Jordán sin pasar por Edom y Moab (Num. 20ss) los israelitas pasaron muchos  años en el territorio intermedio que comprendía:

1. La península de Sinaí, flanqueada por los golfos de Suez y Acaba y se parados del mediterráneo en el N. por el polvoriento camino de la tierra de los filisteos que ligaba a Egipto con Palestina

2. El largo valle hendido del Arabá que se extendía hacia el sur desde el Mar Muerto hasta el golfo de Acaba

3. El desierto de Zin al Sur de Berseba

Cuando salieron de Egipto había como 600.000 hombres de a pie, además de familiares y una gran multitud de toda clase de gentes.

Cuando censaron en el Sinaí a los hombres de las tribus a excepción de Leví, dio un total de 603.550 hombres de mas de veinte años que podían llevar espada (Num. 2:32)

Esto sugiere un total aproximado de 2 millones de personas.

Aunque en estas cifras aparentan ser algo elevadas, no pueden descartarse en forma absoluta, ya que no hay hasta el momento otra explicación mejor que esta.

Es posible que las cifras sean exageradas ya que el acto de transmisión de cifras es algo factible de error.

Debemos tener en cuenta que no eran un pueblo urbanizado, sino un grupo de esclavos, acostumbrados a valerse por si mismos. Sus modos de vida los capacitaba para ingeniárselas perfectamente por su propia cuenta

No debe causarnos sorpresas un hecho como este, en el que un gran número de personas sometidas abandone un país grande. A finales del siglo XIV A.C. gentes procedentes de unos 14 países de regiones montañosas y comunas aparentemente abandonaron sus lugares de habitación dentro del reino hitita y se trasladaron a la tierra de Imna (Prólogo al tratado de Suppiluliana y “Mattivaza Werdner,Politische Dokumente ans Klimasien,1923,p.5) para ser llevados de vuelta posteriormente por el poderoso rey hitita Suppiluliomna (pag. 485,col. 2,I,DB.Certeza)

Sin embargo el Faraón de Egipto no logró los mismos resultados al intentar retener y luego recapturar de los hebreos.

Se cree que la entrada de Jacob con su familia a Egipto haya sido aproximadamente por el año 1700 a.C, durante el período de los Hicsos de la historia  egipcia, durante el cual gobernantes de origen semita aparecen como faraones de Egipto; esto concordaría con la mezcla de elementos egipcios y semitas (Gen. 37:1)

Un limite inferior para la fecha del éxodo se indica probablemente en “la estela de Israel”, inscripción triunfal de Merneptah, fechada en el 5º año (ca. 1220 a.c.), que menciona la derrota de diversas ciudades y pueblos en Palestina, incluso Israel.

Aunque algunos niegan el hecho de que Merneptah jamás haya invadido Palestina, sin embargo una inscripción de memeptah en un templo de Amada en Nubia, en frases estrictamente paralelas, lo califica de “sometedor de Gezer” y “arrebatador de Libia”

Esto último se refiere a la victoria de Memeptah en Libia en el 5º año de su reinado (“estela de Israel”)

Esto implica seguramente la exitosa intervención de Merneptah en Palestina, hecho que concuerda perfectamente con las referencias a Asaclón, Gezer, Yeroam, Israel y Khunm como “conquistada”, “sometida”, “aniquilada””sus meses no existen” y “enviudada” respectivamente en la estela de Israel.

La referencia a “Israel, sus mieses (lit. simiente) no existen, podría reflejar la práctica egipcia de prender fuego a veces a los sembrados de sus enemigos; esto se aplica no al momento de salir de Egipto sino al inicio del asentamiento de Israel en Palestina; pero no el momento.

Tomando como base la estela de Israel, es casi seguro que Israel penetró en Palestina con anterioridad al año 1229 a.C y que el éxodo ocurrió 40 años antes o sea con anterioridad a 1260 a.C  La fecha probable del éxodo queda así reducida al período 1290 – 1260 a.C

Algunos suponen que e produjo mas de un éxodo de Egipto o de que algunas tribus nunca entraron a Egipto, pero no existen pruebas objetivas extremas alguna y las tradiciones bíblicas están claramente en contra de tales suposiciones.

La habim/apiru, conocidos a través de las tablillas halladas en Tell-el-Anarma como muy activos en Palestina alrededor del año 1350 a.C

Se equiparan a veces con los hebreos al mando de Josué. Pero el año 1350 al mando de Josué a.C es una fecha prematura para asignarlo a la conquista.

Este término se aplica también a otros pueblos, y no solo a los mencionados  en la Biblia, en una cantidad de documentos que llevan fechas entre los años  1800 y 1150 a.C y abarcan países tan distantes como Mesopotamia, Egipto, Siria y Asia Menor. Es probable que los hebreos hayan sido considerados habirus a afirmar dogmáticamente.

“Toda la información bíblica juntamente con la información arqueológica, comienza a “cuadrar”, cuando se tienen en cuenta las prácticas antiguas correspondientes; cualquier solución definitiva en lo que se refiere a detalles requiere información mucho mas completa”

Fuente Bibliográfica:

Artículo relacionado

¿Existió el Exodo?

¿Existió el Exodo?

Con frecuencia aparece en la prensa como “Primera Noticia” que algún afamado autor niega la autenticidad de la Biblia. No es nada nuevo que apoyándose en la Alta Crítica (que en sí misma es de derecho usar) se hagan declaraciones con la intención de ser postulados, y no teorías de los eventos narrados en la Biblia. Así sobre el Éxodo, recientemente se anuncia que no existió, en base a la arqueología. 

 
Es cierto que ésta ha evolucionado en todas las materias y con referencia al texto bíblico, parte a priori de principios analíticos menos sesgados que hace años, no forzando un hallazgo arqueológico para explicar un relato bíblico, sino dejando que éste hable por sí solo. Es en este punto donde aparecen factores a considerar; entre ellos no siempre los materiales encontrados, son sencillos de interpretar y por otro lado, la falta de los mismos inicia unos planteamientos que los más osados declaran como verdad objetiva, cuando son teorías personales que explican conceptos preconcebidos. 

También se niega el Éxodo aludiendo a los anacronismos (palabras que provienen de un periodo posterior) para restar credibilidad a la Biblia, cuando estos no son más que inclusiones de glosas de escribas en las sucesivas revisiones y copias. Como ejemplo “el camino de la tierra de los filisteos” en Éxodo 13:17.

Es innegable la fuerza de una tradición histórica, de la que toma su identidad Israel, fundada sobre unos acontecimientos que marcan la religión monoteísta, y que parten de una esclavitud inconcebible de memorizar para el honor de un pueblo, sino fuera por el suceso trascendental y extraordinario narrado.

Partiendo actualmente de la falta de datos explícitos en fuentes externas al relato bíblico del Éxodo, no obstante, hacemos una aproximación al lector, para que, un poco al corriente, interprete algunas referencias históricas:

ISRAEL EN EN EGIPTO
La presencia de semitas en Egipto en el segundo milenio AC, está abundantemente verificada por hallazgos arqueológicos y textos históricos. Las pinturas de la tumba de Jnumhotep II en Beni Hasan (Dinastía XII) muestran a cananeos bajando a Egipto, con animales y bienes (cuya imagen se corresponde con la que encabeza el comienzo de este artículo).

El arqueólogo I. Finkelstein indica: “sabemos que algunos fueron asignados como esclavos para cultivar la tierra de las fincas propiedad de los templos. Otros lograron ascender en la escala social y acabaron siendo funcionarios del gobierno, soldados e incluso sacerdotes.”

Sobre 1800 AC y a través de un proceso gradual, se realizó una invasión pacífica de Canaán a Egipto, culminando en el establecimiento de una nueva dinastía, la XV conocida por el nombre de Hicsos “Soberano de países extranjeros”, con capital en Avarís “Tell ed-Daba”, situada en la zona oriental del delta del Nilo. (Es en este contexto donde podemos ubicar la entrada de la familia de Jacob en Egipto.) En el canon de Turín aparece la lista de reyes de esta dinastía que fue expulsada por el faraón Amosis en 1570 AC, cuyos hechos se encuentran narrados en la tumba del marino y militar Amosis hijo de Abana (necrópolis de El-Kab.) Este faraón llegó a perseguir a los Hicsos hasta Sarujén cerca de Gaza, donde la asalta tras un largo asedio.

El arqueólogo Manfred Bietak, director del Instituto Arqueológico Austriaco y al mismo tiempo director de la excavación en el yacimiento de Tell ed-Daba, aporta el hallazgo de cabañas de Juncos de mas de 3000 años de antigüedad, pertenecientes a trabajadores (tal vez esclavos), con la misma planta y distribución que las antiguas casas israelitas de cuatro habitaciones, identificadas en Medinet Habu, frente a Luxor.

La existencia de numerosos nombres de origen egipcio en el relato bíblico, como indica el conocido erudito John Bright, son testimonios indirectos de la presencia de Israel en Egipto: Jofni, Finefás, Merarí, predominantemente en la tribu de Levi.

Otros nombres como el lugar de acampada Pi-hahirot (Fejirot) y Migdal aparecen en inscripciones egipcias, aunque estos lugares no han sido identificados con seguridad. Sí en cambio ha sido identificado Baal Safón cuyo nombre viene de un dios cananeo. Igualmente las ciudades de Pitom y Ramesés (Éxodo 1:11), la primera localizada en Tell-er Rettabeh al oeste del lago Timsá (noreste de Egipto), la segunda es la antigua capital de los hicsos Avaris reconstruida por Seti y su hijo Ramsés II.

 
 
 

Otras referencias internas en el texto bíblico son el origen del nombre de Yahveh (Jueces 5:4) en el Sinaí (a la izquierda vemos Jebel Musa lugar donde la tradición ubica el monte Sinaí). O el trasfondo del Pacto de Moisés en el ámbito de otras leyes existentes en la Edad del Bronce, como el descubierto en los archivos hititas.

Es curioso lo que apunta el egiptólogo Kenneth Kitchen, reconocido experto de la XIX Dinastía egipcia que trabaja en la Universidad de Liverpool. Éste indica que el precio de las 20 piezas de plata por la venta de José como esclavo (Génesis 37:28) se ajusta al periodo hicso y no al periodo persa (como lo encuadran quienes afirman que la narración bíblica se hizo en este último) donde la venta de un esclavo era de 120 piezas de plata, confirmando así la ubicación de la historia de José en el periodo que relata la Biblia.

Se niega el Éxodo, basándose en la inexistencia de expresiones específicas sobre Israel en Egipto. Pero es manifiesta la costumbre de los egipcios de borrar todo lo que no era de su agrado como, por ejemplo, Akhenatón, llamado el faraón hereje, al que sus sucesores intentaron borrar su memoria, debido a que sus ideas religiosas chocaron con las propias de la tradición egipcia, o como el faraón Tuthmosis III destruyó los registros de la reina Hatshepsut, suegra de éste a quien detestaba.

ISRAEL EN EL DESIERTO
Nos dicen los que niegan la fiabilidad de la Biblia que no hay rastros arqueológicos del paso de los israelitas por la península del Sinaí. Ni en Cades-Barnea, Esión-Gueber, Arad, etc. en el Bronce Tardío. Pero, sería poco más que imposible encontrar hallazgos en el desierto, de un pueblo que está de paso hace más de 3000 años.

ISRAEL EN EN PALESTINA

 
 
 

Por otro lado, en Palestina la arqueología constata un gran cambio en él ultimo tramo de la Edad del Bronce. Sobre diferentes ciudades se levantan construcciones más pobres que las anteriores. En la zona montañosa se producen nuevos asentamientos, con una configuración agrícola y ganadera. La cerámica usada es tosca y pobre, la distribución de las construcciones es la típica “casa de cuatros habitaciones”, e incluso la alimentación, no encontrándose restos de cerdos en los poblados.

Mario Liberani, catedrático de historia de Oriente Próximo en la Universidad de Roma, hace la siguiente referencia sobre la posible mención de Abraham: “Una estela de Seti I procedente de Bet-Sean 1289 AC hace referencia a luchas entre grupos locales, cuyo escenario es la zona circundante de la propia Bet-Sean, y que son presentadas como síntoma de la irremediable anarquía de la población local. La estela nombra, a parte de los Habiru del monte Yarmuti a una tribu de Raham. Podemos pensar que los miembros de dicha tribu se definieran como hijos de Raham y que su antepasado epónimo fuera un padre de Raham, que es el nombre del patriarca Abraham”.

La primera mención hallada de Israel en Palestina fuera del texto bíblico, se encuentra en la estela del faraón Merneptah 1230 AC,

 
 
 

hijo de Ramsés II, descubierta por Sir Flinders Petrie en 1896, en el templo de este faraón en Tebas (cuya foto vemos a encima de estas líneas, y ampliada donde se menciona a Israel a la izquierda de este texto).

Con una altura de 225 cms en granito negro, contiene himnos que celebran la victoria sobre los enemigos en una campaña suya a través de Canaán. En ella se cita a ciudades como Ascalón y Guezer así como al pueblo de Israel.

Francisco Bernal es Ingeniero, miembro de una iglesia evangélica de Málaga y aficionado a la Arqueología.

 

Artículo obtenido de:

Francisco Bernal es ingeniero, miembro de una iglesia evangélica de Málaga y aficionado a la Arqueología.
© F. Bernal, ProtestanteDigital.com (España, 2006)
.

http://www.protestantedigital.com/new/nowleernoticiaDom.php?n=1744

 

La ultima plaga de Egipto. Parte 1

“Distinguid las edades y las Escrituras armonizarán. San Agustín

La ultima plaga de Egipto Parte 1

COMO PUEDE SER?
Los israelitas tienen que marcar sus casas con sangre para que Dios vea cuales son sus casas y “pase encima de” ellos.

Éxo. 12:13  “Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.”

Pro. 15:3 ” Los ojos de Jehová están en todo lugar,   Mirando a los malos y a los buenos.”

Jer. 16:17 “Porque mis ojos están sobre todos sus caminos, los cuales no se me ocultaron, ni su maldad se esconde de la presencia de mis ojos.”

Jer 23:24-25¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra? Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé.

Heb. 4:13 “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.”

Dios está en todas partes. Él ve todo. Nada le está oculto.Es la omnisciencia de Dios

Una comentarista en un debate anterior me dejó estos versos bíblicos y me pregunta sobre esta aparente contradicción.¿Como es posible que Dios, siendo omnisciente y que todo lo ve, tenga que pedirle al pueblo de Israel que marque sus casas con sangre para no caiga el juicio divino sobre ellos?

Cual es cierta? Como puede haber tantas contradicciones en el libro del Dios Perfecto? (Ver ¿No está la Biblia llena de errores?)

Rta:

La aparente contradicción surge de la incomprensión del texto bíblico.

«La Biblia es un libro que contiene muchos recursos literarios que han sido usados de manera distinta a través de la historia. Además la Biblia es un libro que se debe leer de forma interpretativa, ya que fue escrito en circunstancias culturales y de fe distintas a nuestra época. Debido a lo anterior la Biblia no contiene errores, cada situación histórica que se plasma en ella o cada dato científico, biológico o de conocimiento universal no debe interpretarse o tomarse como referencia exacta y mucho menos como base de nuestra fe en Dios; cada hecho o afirmación tiene su explicación en la época en que fue escrito.

Hay que recordar que los autores de la Biblia fueron personas que de alguna forma tomaron conciencia de la existencia y acción de Dios en sus vidas y por lo tanto, los que creemos en Dios tenemos fe en que todo lo que ellos escribieron fue inspirado por el mismo Dios.

Es perfectamente comprensible que al leer la Biblia tengamos dudas o no nos “cuadren” muchas cosas, pero lo importante no es leer sino trasladar esas enseñanzas a nuestra vida y sorprendernos por la forma en que nos transforman y maduran nuestros pensamientos y sentimientos. Para poder entender la Biblia en cuanto al mensaje que Dios quiso darte para que funcione en TU propia vida es necesaria una conciencia abierta a Su amor. Si no la tienes es muy difícil que puedas enriquecerte por este medio, aunque Dios no dudará en ofrecerte la sabiduría por otros.» [1]

Veamos ahora un análisis del texto

1. Introducción:

400 años había estado y Israel esclavo en Egipto. Pero Dios ya había preparado a un hombre para lograr la independencia de esta nación, que gemia bajo el peso de la dureza del corazón del Faraón de Egipto.

Moisés, un hombre de origen hebreo, había sido escogido por el Señor para esta empresa de tan gran magnitud: enfrentarse al faraón de Egipto, la potencia número uno de aquella época y liberar a su pueblo., e introducirlos en un nuevo destino: Canaán, “La Tierra prometida, una tierra en la que fluye la miel y la leche en abundancia”

Pero esta dificil misión se había encontrado ya con la férrea y obstinada oposición del Faraón egipcio, quien había endurecido su corazón de tal manera que Dios deteminó enviar fuertes castigos sobre la nación egipcia a fin de lograr que el Faraón afloje su voluntad y acepte dejar ir libre a los hebreos.

Al momento que se comenta en este texto bíblico, ya habían caído sobre Egipto nueve tremendas plagas, y ya Dios preparaba la décima, que sería el golpe final y decisivo.

El Señor, dio claras instrucciones a su pueblo Israel para evitar las consecuencias de esta última plaga, que castigaria los hogares de los egipcios.

Dios había decidido castigar ahora con la muerte de los primogénitos de la nación egipcia.

Para evitar que el juicio de Dios también cayera sobre Israel, Dios les ordena que mataran a un cordero y colocaran su sangre en los marcos y dinteles de las puertas de las casas, a fin de evitar que el ángel de la muerte entrara a los hogares isarelitas.

Y es aqui donde se instituye la conocida pascua hebrea.

Éxodo 12: Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas. Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová. Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.  Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto. Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis. Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel. El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer. Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua.En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde. Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel. Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura. Y Moisés convocó a todos los ancianos de Israel, y les dijo: Sacad y tomaos corderos por vuestras familias, y sacrificad la pascua. Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana. Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir.  Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre. Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito. Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?, vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró. Y los hijos de Israel fueron e hicieron puntualmente así, como Jehová había mandado a Moisés y a Aarón. Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales. Y se levantó aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los egipcios; y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto. E hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel, e id, servid a Jehová, como habéis dicho. Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos; y bendecidme también a mí. Y los egipcios apremiaban al pueblo, dándose prisa a echarlos de la tierra; porque decían: Todos somos muertos. Y llevó el pueblo su masa antes que se leudase, sus masas envueltas en sus sábanas sobre sus hombros.E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisés, pidiendo de los egipcios alhajas de plata, y de oro, y vestidos. Y Jehová dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios.Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños. También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado. Y cocieron tortas sin levadura de la masa que habían sacado de Egipto, pues no había leudado, porque al echarlos fuera los egipcios, no habían tenido tiempo ni para prepararse comida. El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue cuatrocientos treinta años. Y pasados los cuatrocientos treinta años, en el mismo día todas las huestes de Jehová salieron de la tierra de Egipto. Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel en sus generaciones. Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Esta es la ordenanza de la pascua; ningún extraño comerá de ella. Mas todo siervo humano comprado por dinero comerá de ella, después que lo hubieres circuncidado. El extranjero y el jornalero no comerán de ella. Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella, ni quebraréis hueso suyo. Toda la congregación de Israel lo hará. Mas si algún extranjero morare contigo, y quisiere celebrar la pascua para Jehová, séale circuncidado todo varón, y entonces la celebrará, y será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso comerá de ella. La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros. Así lo hicieron todos los hijos de Israel; como mandó Jehová a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.  Y en aquel mismo día sacó Jehová a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos. “

Notas:

[1] http://www.blog.com.mx/archives/religion/matematicas_ii_unidades.php#comments

Continúa…