Atlas del Cristianismo revela ascenso del cristianismo e islamismo para el 2050

Atlas del Cristianismo revela ascenso del cristianismo e islamismo para el 2050
El Atlas, muestra que el cristianismo lo representan católicos, evangélicos y ortodoxos, ejercido hoy por el 32% de la población mundial, situándolo en el primer lugar entre las demás religiones.
| Lunes 26 de Julio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).


El Atlas del Cristianismo Global después de haber hecho un monumental trabajo de investigación promovido por la Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo en Escocia, encontró que para el año 2050 los cristianos en el mundo serán 3.200 millones y los musulmanes crecerán hasta los 2.500 millones mientras que el ateísmo caerá en un 3%.
La edición del Atlas del Cristianismo Global, fue publicado por la Edinburgh University Press.
El documento contiene unas 340 páginas de mapas, gráficos, tablas y ensayos, el cual refleja el trabajo de investigadores dirigidos por Todd Johnson, -sociólogo americano- y por el teólogo escocés Kenneth Ross.
El Atlas, muestra que el cristianismo lo representan católicos, evangélicos y ortodoxos, ejercido hoy por el 32% de la población mundial, situándolo en el primer lugar entre las demás religiones.
Lo curioso es que este porcentaje se aproxima mucho al que arrojaba el año 1910 y lo aún más raro es que exactamente como hace un siglo– dos tercios de la humanidad siguen siendo no cristianos.
Las demás religiones, como los musulmanes son el 22,4% de la población mundial (en 1910 eran el 12,6%), los hindúes el 13,7%, los agnósticos el 9,3%, los budistas el 6,8%, los fieles de las religiones tradicionales chinas eran el 6,6% y los judíos apenas el 0,2%.
Sin embargo el verdadero avance será para el islamismo para el 2050, que con casi 2.500 millones de fieles obtendrá el 27 % de la población mundial.
Otra proyección interesante es la caída del agnosticismo, que pasaría del 9,3 al 6,1 por ciento, con una caída de no creyentes también en valor absoluto que confirma que el siglo XXI será el “siglo de las religiones”.
Entre los cristianos, el catolicismo sigue siendo el grupo mayoritario. Entre los movimientos cristianos, el que más crece es el de los Pentecostales (protestantes) que ya cuenta con 614 millones de fieles, es decir, un cristiano de cada cuatro.
F: Protestante Digital

Pedaleando por más de 28 países encontró a Dios

Pedaleando por más de 28 países encontró a Dios

By Peter Wooding
Londres, Inglaterra
Sunday, July 25, 2010

Pedalear hasta su casa desde Siberia fue la aventura de la vida para Rob Lilwall. Arriesgó todo, hasta su vida, para emprender el gran viaje. El recorrido de 48 mil kilómetros, por 28 países, le tomó más de tres años.

En 2004 Rob dejó su trabajo como profesor de geografía y la comodidad de su hogar en Londres para volar a Siberia sólo con artículos de primera necesidad y su bicicleta. Tuvo que enfrentar de inmediato el amenazador desafío de pedalear durante el rudo invierno ruso con temperaturas de menos 40 grados.

Rob explicó por qué decidió tomar el riesgo.“Quise desafiarme a mí mismo y hacer algo que me llevara al extremo y quería saber más del mundo. Creo que andar en bicicleta es una manera increíble de explorar el mundo porque uno está al nivel de los demás y conoce mucha gente”.

Tras sobrevivir el invierno siberiano, Rob pedaleó por algunos de los lugares más dramáticos del mundo como los pasos nevados del Tíbet y los valles destruídos por las guerras en Cush, Afganistán.

“Me encantan los colores, hay grises, cafés, verde claro… esto es impresionante”, comentó Lilwall.

Aunque disfrutó los increíbles paisajes, Rob dice que pasar por Afganistán fue un desafío emocional.“Pedaleaba muy rápido y oraba mucho y salió bien. Fue bastante aterrador, aunque casi todos los que conocí en el camino fueron muy amables”.

Rob recuerda que el viaje fue una experiencia espiritual que enriqueció su fe cristiana, en especial, al descubrir la fragilidad de su propia mortalidad, ya que él vivió al límite por tres años y la probabilidad de morir fue muy tangible. “Eso me hizo a pensar en mi propia mortalidad. Me hizo orar mucho y buscar más a Dios”.

Su fe fue fortalecida por la amable hospitalidad de los cristianos de diferentes trasfondos, para él fue una gran experiencia ver a cristianos, algunos eran misioneros sirviendo en lugares extremos y viviendo al límite.

“Fue maravilloso aprender de esa gente. Su hospitalidad fue increíble, gente que ni me conocía. Cuando tocaba la puerta de una iglesia en medio de un país lejano, me daban la bienvenida, me alimentaban, cuidaban, oraban por mi y luego me iba el día siguiente”, recordó este deportista.

Ahora Rob escribe y da charlas a nivel global sobre sus experiencias. Espera inspirar a muchos a emprender aventuras parecidas. “Quiero usar la historia de mi viaje para motivar a otros a enfrentar sus propios desafíos y a no evitar hacer algo sólo por temor”.

Con su nuevo libro llamado “Pedaleando a casa desde Siberia” y una serie televisiva sobre su viaje, parece que las aventuras de Rob aún no han llegado a su fin.

La Biblia llega a los indígenas Kuna de Panamá

La Biblia llega a los indígenas Kuna de Panamá

Sunday, July 25, 2010

Según los traductores bíblicos del Instituto Linguístico de Verano o Wycliffe, todavía hay más de 2.200 pueblos que no tienen la Biblia en su propio idioma. Esta organización se está aliando con grupos en todo el mundo para asegurar que toda persona tenga la Palabra de Dios en su lengua materna.

Para lograr este objetivo actualmente se realizan muchas traducciones bíblicas y Wycliffe espera iniciar la última de ellas en el año 2025.

La traducción de los Kuna

Keith Forster, un misionero británico, llegó en canoa a Panamá  hace casi cuarenta años. Forster arribó a un lugar remoto con una pregunta para el jefe de aquella tribu: ¿Le permitirían a él y a su familia a vivir  entre ellos para aprender su idioma y contarles acerca de una persona llamada Jesús?

La respuesta fue negativa. “Me senté en nuestra canoa que estaba a la orilla del río, y lloré ante el Señor. Había abandonado mi hogar, mi país, mi carrera, todo”, recuerda Forster. Tras años de capacitación y muchos obstáculos, su misión de repente había terminado.

Al despedirse, Forster entregó al jefe una foto de su familia y le dijo: “fuimos enviados por Dios para traer su carta y traducirla para que ustedes también la puedan entender. Así que en el futuro cuando sus hijos le pregunten, ¿Cómo es Dios?, les tendrán que decir, ‘no sé’.”

El jefe cambió de opinión y Forster y su esposa fueron a vivir entre los Kuna, aprendieron su idioma, y más de veinte años después, entregaron a la tribu el Nuevo Testamento en su idioma.

Durante la traducción de la Palabra de Dios a su idioma, muchos Kunas decidieron seguir a Cristo. Aunque muchos de ellos, siendo panameños, también hablan español, la Biblia Kuna es la que habla a sus corazones.

“Como dijo Nelson Mandela, ‘habla a la gente en el idioma que entienden y eso irá a la cabeza. Pero háblales en su propio idioma, y la palabra irá al corazón’”, dice Lino Smith, uno de los traductores de la lengua Kuna.

Otro líder cristiano Kuna, con problemas de visión, aprecia mucho su copia en letra grande de la Biblia traducida.

“Cuando me siento débil me da fuerzas.  Me siento amado, y puedo seguir adelante. Yo uso la Biblia Kuna porque así entienden mejor”, reconoce el misionero Kuna, John Kennedy Morales, quien trabaja en un pueblo llamado Tabardi.

El equipo de  Wycliffe está revisando la traducción del Antiguo Testamento, cumpliendo así un proyecto más en la tarea de proveer a toda tribu y nación la¨Palabra de Dios en su propio idioma.

Colportores bíblicos

«El 7 de marzo de 1804, en el lugar histórico de la calle Bishopgate 123, en London Tavern, quedó constituida la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera (SBBE). Es el lazo común de todos los cristianos, cualquiera sea su pabellón eclesiástico, con tal que deseen servir a Dios y trabajar por el progreso de su reino, esparciendo, cual angélicos sembradores, la Santa Palabra por el mundo entero. Esta es la primera Sociedad Bíblica en formarse con el propósito de que la palabra de Dios esté disponible en el idioma que la gente pueda entender y a un precio accesible. » [1]

«Los principales actores en la difusión de la Biblia en Latinoamérica en el siglo XIX fueron los llamados “colportores”. Estos viajeros jugarán un papel muy importante como difusores de la literatura bíblica, y con ella, de la lectura popular al poner libros a bajo costo en las manos de los pocos lectores que había en el siglo XIX. Con la difusión de la Biblia, los colportores también difundían otra forma de ver la fe cristiana que entraba en oposición a las formas tradicionales que el pueblo conocía. Así lo comenta Émile G. Léonard en 1967 en su monumental obra sobre la Historia general del protestantismo:

“Debemos observar que si pudo propagarse la Biblia, es porque podía ser leída y comprendida; lo podía,gracias a la enseñanza cristiana que había logrado sembrar el catolicismo, pero que no había logrado desarrollar. Por otra parte, con frecuencia ha bastado la Biblia para que aparecieran personalidades protestantes.

No es un caso único la historia que cuentan algunos misioneros: de gira por una región agrícola, les detienen unos agricultores; les explican que han leído una “Biblia protestante”, que la han comparado con una “Biblia católica”, que no todo lo han entendido claramente, que varios puntos continúan oscuros; entonces el misionero explica, comenta, les hace cantar himnos, reza. Antes de partir bautiza a los que lo desean: quedan colocados los fundamentos de una ‘congregación’. ¿No es esto ya una Iglesia? Unos años después vuelve el misionero: la congregación sigue en pie, con nuevos prosélitos. Ya sabemos que el papel de los “buhoneros” en tiempos de la Reforma consistió, sobre todo, en dejar una Biblia allí por donde pasaron”.

Efectivamente, la difusión de la Biblia jugó un papel fundamental para el surgimiento de las primeras Iglesias protestantes en Latinoamérica. Y no es raro enterarse que ahí
donde se fundaba una congregación y se establecía un templo protestante había llegado antes un ejemplar de la Biblia, muchas veces llevado por estos olvidados promotores llamados colportores. No es posible dar cuenta en este espacio de los muchos casos en los que así surgieron grupos cristianos no católicos por toda Latinoamérica, que después se convertirían en Iglesias organizadas que tomarían el nombre de alguna de las ramas del protestantismo. » [2]

1 http://groups.msn.com/MENSAJESDEESPERANZA/labiblia.msn
2 http://www.cenpromex.org.mx/revista_ftl/ftl/textos/carlos_mondragon.htm

¿Porqué esforzarnos por explicar bien el evangelio?

¿Porqué esforzarnos por explicar bien el evangelio?

Quiero recordar tres lecciones que considero importantes para el que quiere evangelizar correctamente:

1. La explicación de la ley moral y del pecado personal.
La Biblia nos muestra cómo Dios nos da la ley moral para que la persona orgullosa (que se considera buena) comprenda que es mala. Igual lo hizo Jesús en Marcos 10:17-31 con el joven rico que aseguraba que nunca había mentido, robado, adulterado ni deshonrado a sus padres.

2. Razonamos acerca del justo juicio de Dios, y de cómo las buenas obras humanas no quitan la culpa por los pecados ya cometidos. Seguimos el ejemplo de Pablo de razonar acerca de la justicia y juicio, como en Hechos 24.

25 “Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré.”

En ese razonar, también apelamos a la conciencia de las personas y a su conocimiento inherente de lo que es la justicia (Romanos 2.15). Razonamos con las personas porque Dios les manda que deben tomar una decisión. Si ellas no entienden el mensaje, entonces no tendrán la información necesaria para decidir convertirse de su mal camino y volverse a Cristo.

Esta decisión no depende de Dios, ya que Dios les da la fe necesaria a las personas luego de que les predicamos el evangelio (Romanos 10:17). Depende de la persona de evaluar su condición, escuchando a su conciencia y a nuestra predicación. Luego de que Pablo razonara con él en Hechos 26, el rey Agripa decidió y dijo:

  • 28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.

Esto es lo que buscamos hacer cada vez que testificamos: persuadir a los hombres, con franqueza.

  • “Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza;” 2 Corintios 3:12
  • “Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias.” 2 Corintios 5:11

El día de salvación para cualquier hombre es hoy mismo. Esa es la voluntad de Dios:

  • “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3:9

3. La explicación del sacrificio sustituto (propiciación) de Cristo por la persona a la que le testificamos.

Finalmente, a las personas que les preocupa su condición, les explicamos las buenas noticias del evangelio de Cristo, que Dios quiere salvarles de Su ira. Además, explicamos el mandato de arrepentirse y poner su fe en Cristo (conversión). Aquí, buscamos que las personas comprendan muy bien que necesitan que alguien pague por sus crímenes y sólo Cristo puede salvarles de Dios, el Juez justo.

No hacemos una oración con ellas ya que no existe en la Biblia como un patrón para nosotros, y es algo personal de las personas con Dios. Una oración no salva, sino que Dios es el que salva al que oye y cree el evangelio (Efesios 1.13-14).

La urgencia: Si no les explicamos bien el evangelio a las personas, éstas no podrán decidir convertirse de su mal camino, y no rogarán misericordia a Dios, quien les quiere salvar. El da gracia al humilde, no al soberbio (Santiago 4:6).

http://www.evangelismobiblico.com/2010/07/porque-esforzarnos-por-explicar-bien-el-evangelio/

Robert Morrison y la obra misionera en la China

Robert Morrison y  la obra misionera en la China

Robert Morrison fue el primer misionero evangélico a la China

«Robert Morrison nació en Escocia, en 1782, en una familia muy piadosa, miembros de la Iglesia Presbiteriana. Eran muy pobres y su padre trabajaba fabricando hormas de zapato. Robert tuvo que dejar la escuela siendo muy chico para poder ayudarle, pero como le gustaba aprender, siguió estudiando en su casa. A los quince años comprendió lo que es más importante comprender: que él era un pecador, un hombre perdido, y que para salvarse debía aceptar a Jesús como su Salvador. Él lo hizo y, después de ello, comprendió que era su deber llevar a otros la historia de ese salvador para que todo el mundo pudiera librarse de sus pecados. Después de trabajar un tiempo en las Iglesias de Inglaterra, Morrison se enroló en la Sociedad Misionera de Londres con la idea de convertirse en un misionero a la China. Para ese tiempo ya dominaba el latín, el griego y el hebreo. Por ese entonces, no había ningún misionero protestante en la China, pero Morrison se propuso ir y ser el primero. Como el principal trabajo que le habían encomendado era el de traducir toda la Biblia al chino, se puso a estudiarlo, mientras se preparaba en Medicina y Astronomía. En una biblioteca encontró un manuscrito que contenía la traducción de algunas partes de la Biblia y lo copió y lo estudió detalladamente, con la ayuda de un chino que se ofreció para ayudarle. Ese esfuerzo le fue muy útil, porque le permitió ahorrar un tiempo precioso cuando estuvo en la China. Para llegar allí tuvo que realizar un viaje de cinco meses. El 4 de septiembre de 1807 llegó a la ciudad de Cantón, al sur del país, enfrente de otra ciudad llamada Macao, una colonia portuguesa. Allí estuvo durante un tiempo. Conoció a Mary Morton, con quien se casó en febrero de 1809. Morrison no se dio cuenta de lo grande que eran las dificultades que tenía que vencer para llegar allí. Lo que sabía del idioma no le permitía ponerse a traducir la Biblia, pero cuando buscó a alguien que le enseñara, no pudo encontrarlo, porque existía una ley que condenaba a muerte a cualquiera que le enseñara el chino a un extranjero.» (1)

«Cuando navegaba hacia allí, el capitán del barco le preguntó si creía que podía hacer una impresión en los millones de habitantes de ese país respuesta fue: “No, señor, pero creo que Dios si» (2)

«Morrison tenía pocos años de edad cuando Carey lanzó su empresa misionera en 1792. Morrison era un hombre apasionado por el estudio. Su viuda cuenta lo siguiente en cuanto a su avidez por el estudio: “Con el propósito de tener más tiempo ininterrumpido para los estudios, colocó su cama en su taller, donde frecuentemente seguía los estudios hasta la una o dos de la mañana, Aún cuando trabajaba, tenía abierta delante de sí la Biblia o algún otro libro, para poder ganar nuevos conocimientos o fomentar las santas aspiraciones de la devoción espiritual mientras sus manos se ocupaban activamente en las tareas de la vida.” Morrison se preparó en el estudio de hebreo, latín y teología. Poco tiempo después sintió una carga por la obra misionera y se presentó como candidato a la Sociedad Misionera de Londres. En la escuela misionera de esa sociedad estudió el chino con un residente de Londres que había venido de la China. En 1807 partió para esa lejana tierra. Como bien se sabe, Morrison trabajó por siete años antes de ganar su primer convertido chino. Pero mientras tanto no estuvo ocioso. Por el año 1814 ya tenía hecha una traducción de todo el Nuevo Testamento en chino, lista ya para la prensa. Otro misionero había llegado en 1813 y tal vez ayudó a Morrison a terminar el Nuevo Testamento. Sea como fuera, trabajaron juntos en la traducción del Antiguo Testamento y la completaron en 1819.»(3)

«China, con una población poco mayor que la de la India, se volvió campo misionero protestante en 1807 cuando Roberto Morrison entró a Cantón. Los católicos romanos habían trabajado China desde los días de Francisco Javier en el s. XVI. La guerra del opio de 1841 abrió cinco importantes puertos al comercio extranjero, y en estas ciudades se vaciaron los misioneros cristianos. Sin embargo le costó a Inglaterra dos guerras mas a mediados del siglo IXI para convencer a los chinos de lo que les convenía mas.» (4)

«Aunque una élite de misioneros intrépidos, tal como Roberto Morrison, Guillermo Milne, Karl Gutslaff y Pedro Parker habían tocado las costas de la China, el año 1842 marca la entrada de los bautistas. En aquel año se firmó el tratado de Nanking, que dio acceso a los misioneros a cinco puertos: Cantón, Amoy, Fuchow, Ningpo y Shangai. Aprovechando la puerta abierta, misioneros bautistas de la Convención Trienal de Estados Unidos, fundada en 1814, fueron a China. Entre ellos los mas conocidos J.L.Shuk, Isachar Roberts y Samuel Clopton.»(5)

En la India se hablan 200 idiomas y aproximadamente 800 dialectos. Aunque la situación en la China no es tan difícil por eso, había varios dialectos a los que era necesario traducir las Escrituras. La historia de una de estas traducciones ilustrará la extrema dedicación de los traductores a su tarea, y mostrará también el poder de la Palabra de Dios. En la costa de Malabar en la India un erudito judío negro había traducido el Nuevo Testamento al hebreo con el propósito de refutar el cristianismo.Más de un siglo después un judío de la Lituania Rusa apellidado Schereschewsky encontró un Nuevo Testamento en hebreo basado en esa traducción. Lo leyó y se convirtió. Emigrando a Nueva York, se matriculó en el Seminario Teológico General.Era un lingüista tan brillante que le ofrecieron un profesorado allí. Pero él lo rehusó, diciendo que Dios le había llamado a la China para traducir la Biblia. En vista de que el Nuevo Testamento ya se había publicado en el mandarín del norte de China, Schereschewsky comenzó la traducción del Antiguo Testamento, terminándola en cuatro años. Pero sufrió una insolación que le provocó una enfermedad de la espina dorsal que lo dejó completamente inválido por el resto de su vida. ¿Completamente inválido? Así diría cualquiera, porque solamente tenía el uso de un dedo en cada mano. Pero cada mañana lo sentaban en su silla, y así, trabajó por 25 años sin desistir. Con sus dos dedos útiles escribió en letras romanas, en la máquina de escribir, la traducción completa de la Biblia, y sus colegas chinos la escribieron en letras chinas. De esa misma manera terminó el Antiguo Testamento en otro dialecto chino, en el que ya estaba traducido el Nuevo Testamento. Y así, la Biblia completa estuvo por fin al alcance de millones de personas en su propia lengua.«El evangelio en su manifestación protestante llegó a Corea a través de la China. En 1832, Kart Gustlaff, un hermano de Prusia y graduado de la universidad de Halle, famoso centro de pietismo alemán, trajo la traducción China de la Biblia hecha por el primer misionero a la China, Roberto Morrison» (6)

«Cuenta una historia que al llegar al versículo que dice que “seremos semejantes a el”, el secretario chino se detuvo y dijo:” Oh, dr. Morrison, mi gente no creerá esto. No diga que seremos semejantes a él. En vez de eso déjeme escribir : Los chinos pueden besar sus pies“. El dr. Morrison saltó en su asiento y dijo: “¡No, ponga por escrito las palabras que digan los chinos serán semejantes a el, porque le verán como él es!”» (7)

Lorenzo Triplett, autor de la nota titulada “El poder de la página impresa“, comenta que «Roberto Morrison se trasladó a la China, en donde pasó 16 años difíciles, consultando 10.000 libros, en cumplimiento de una de las empresas de más amplios alcances que se conoce.» Lorenzo en la nota se pregunta «¿qué habrán pensado sus compatriotas cuando descubrieron que su proyecto misionero consistía en la redacción de un diccionario chino-inglés? No obstante, les proporcionó a centenares de misioneros una obra de consulta que le permitió al pueblo chino usar el alfabeto. ¡Gracias a Dios por Roberto Morrison! »(8)

Notas:

http://biografas.blogspot.com/2007/03/robert-morrison.html

2 Preston Taylor, 99 mensajes bíblicos, Pág.12-13, Ed. Mundo Hispano, 1993

3 Breve Biografía de Robert Morrison, publicado en el portal Biografías, en el artículo titulado Robert Morrison – El primer misionero protestante en China, 04 marzo, 2007http://biografas.blogspot.com/2007/03/robertmorrison.html

4 Robert Andrew Baker, Compendio de la historia cristiana, Pág. 360, Edit. Mundo Hispano, 2003

5 Justo C. Anderson, Historia de los bautistas, Pág. 512, Edit. Mundo Hispano, 1990

6 Dorothy de Bullón, Hacia una teología del avivamiento, Pág. 53, Edit. Clie, 1998

7 Preston A. Taylor, 66 mensajes bíblicos, Pág. 147, Edit. Mundo Hispano, 1997

8 Artículo publicado en un Portal de las Asambleas de Dios, “conozca.org”, titulado Comunicación Dinámica, redactado por Haroldo Calkins (Año: 2006 – Num.: 1) , http://www.conozca.org/imprimir.cfm?art_id=1142

Michael Green – La Evangelización en La Iglesia Primitiva

View this document on Scribd

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes