Una promesa preciosa: el derramamiento del Espíritu de Dios

Por John Piper. Traducción por Ana Villoslada.
Una Parte de la serie The Person & Work of the Holy Spirit

Isaías 44:1-5

¿Sabe por qué es más fácil ser más amable con los demás el viernes que el lunes? ¿Acaso no es porque la esperanza es como un río que corre hacia nosotros desde un futuro prometedor, llena el embalse de nuestro gozo, desbordándose luego en amabilidad hacia los demás? El viernes, descanso y diversión están a la vuelta de la esquina, tan cerca que podemos sentirlos, y por la esperanza sentimos el poder del próximo fin de semana. El pequeño embalse de nuestro gozo comienza a llenarse. Y si el fin de semana parece bastante prometedor, nuestro embalse de gozo se llenará hasta el borde y empezará a derramarse. Este derramamiento de gozo hacia los demás se llama amor, por eso usted siempre es más simpático con los demás cuando se siente feliz pensando en el futuro. La esperanza lo llena de gozo y el gozo se derrama en sonrisas, palabras amables y obras de provecho. Esto ocurre antes de las vacaciones, de los cumpleaños, de Navidad y el viernes para muchos (¡gracias a Dios que es viernes!)

Todos los fines de semana son imperfectos

Entonces no será difícil que la gente pueda ver cómo las buenas noticias del cristianismo se ajustan perfectamente a nuestras necesidades. La mayoría de las personas no sólo anhelan gozo sino también una gran libertad para estar tan llenos en nuestro interior que podamos vivir para los demás. No hay nada que muestre la plenitud y la libertad del alma humana más que el amor. Por tanto, en su fuero interno las personas quieren amar. Puede verlo en cuánta gente admira a la madre Teresa. En lo más profundo desearíamos estar tan llenos que nuestras vidas fuesen una fuente constante de agua de vida que satisficiera las necesidades de los demás. Sin embargo, en su lugar nos confrontamos con la penosa realidad de unos corazones codiciosos y preocupados. Las personas son casi siempre obstáculos para nuestras pobres búsquedas de placer o amenazas para nuestra frágil paz mental. Rara vez nos encuentran tan completos que pueden beber de nuestro gozo desbordado.

¿Por qué? Porque todos los fines de semana tienen algún fallo: las vacaciones cuestan dinero y se terminan, los cumpleaños traen regalos… y años; el árbol de navidad se seca; no vuelves a saber de tu amigo durante otro año. El problema de todos es que la plenitud del gozo y la libertad del amor que ansiamos nunca llegará hasta que estemos absolutamente convencidos de que ya tenemos garantizado el mejor y más feliz futuro imaginable. Voy a repetirlo: hasta que podamos sentir total seguridad en un futuro garantizado de máximo gozo, nuestras vidas van a ser una secuencia continua de antojos infantiles y frustraciones egocéntricas.

El cristianismo y el anhelo de amar

Que todos podamos ser más felices y amables el viernes debería enseñarnos que sin esperanza es imposible tener gozo y amor; y que todos los fines de semana se extingan hasta el lunes debería hacernos cristianos. Puesto que el asombroso mensaje del centro del evangelio cristiano, incluso demasiado bueno para ser verdad, es que el Dios Todopoderoso que creó el cielo y la tierra ha declarado a los que confían en Él: “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros, planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y unaesperanza” (Jeremías 29:11). El centro del evangelio es que al entregar a su único Hijo para que muriese en la cruz, Dios ha comprado y garantizado el mejor futuro posible para los que confían en Él. Pablo le dice a la iglesia en Roma: “Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con Él todas las cosas?” (Romanos 8:30-32)

¿Cómo puede tener plenitud de gozo y la gloriosa libertad para ser una persona que ama si el fin de semana trae soledad, el coche se estropea durante las vacaciones y su cumpleaños le lleva inevitablemente hacia la muerte? La respuesta: sea cristiano y crea a Dios cuando dice “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito” (Romanos 8:28). “Gloriémonos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:3–5). Los cristianos creemos en un Dios soberano que nunca dice: “Ups”. Creemos que todos nuestros días (¡viernes y lunes!) son pinceladas divinas del Maestro Artista en el lienzo de nuestra vida que certifica sus habilidades, su poder y su amor en la obra maestra del Calvario. El Espíritu Santo ha sido derramado en nuestros corazones asegurándonos de que si Dios no hubiera entregado a su Hijo, entonces no se hubiera esforzado en garantizarnos el mejor y más feliz futuro. Por tanto, la esperanza no decepciona; por tanto, el gozo no se amilana a pesar del sufrimiento; por tanto, la libertad para amar es posible en este mundo terrible, es decir, posible para aquellos que siguen a Jesús en la tormenta y creen realmente que en el momento perfecto Él puede y dirá al viento y a las olas: “¡Paz! ¡Calma!”

Igual que el agua fue creada para las agallas de los peces y el viento para las alas de los pájaros, el evangelio de Cristo fue creado para el alma del hombre. Ofrece la garantía absoluta de la esperanza (Hebreos 6:11) y de ella, la plenitud del gozo (Romanos 5:2), y de ahí la libertad para amar (Colosenses 1:4–5) para que el Dios que provee sea en todo glorificado (1 Pedro 4:11). ¿Qué más se puede pedir o imaginar?

Esperanza, gozo, amor y ser llenos del Espíritu Santo

Ahora, si nos detenemos y nos preguntamos que tiene esto que ver con la obra del Espíritu Santo, la respuesta es clara: sed llenos de gozo junto al río de esperanza que se desborda en libertad para amar, todo para la gloria de Dios. Esto quiere decir el Nuevo Testamento con ser lleno del Espíritu (Efesios 5:18). Hay pasajes que explican esto de manera muy clara, por ejemplo, Romanos 15:13 dice: “Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”. ¿Cómo podemos abundar en esperanza? Respuesta: por el poder del Espíritu Santo. Cuando Pablo dice en Romanos 5:5 “y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado”, quiere decir que la obra del Espíritu Santo es abrir nuestros ojos a las asombrosas implicaciones del amor de Dios para nuestro futuro y por tanto, para llenarnos de esperanza.

Y ya que el gozo (Romanos 15:13) y el amor (Colosenses 1:4–5) fluyen de la esperanza que abunda por el poder del Espíritu Santo, entonces no es sorprendente escuchar a Pablo decir (en Gálatas 5:22) que el amor y el gozo son el fruto del Espíritu. Por tanto, existen dos maneras de describir la clave para los tesoros de la vida cristiana: una es que la clave reside en abundar en esperanza que da plenitud degozo desbordándose en la libertad de amar para la gloria de Dios, y la otro, es que la clave es ser lleno del Espíritu Santo.

¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?

Cuando vemos esta conexión, o sea, que la plenitud de la esperanza, el gozo y el amor y que la plenitud del Espíritu Santo son una, es cuando surge una respuesta muy práctica a la pregunta caliente de nuestra iglesia Bethlehem: “¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?” ¿Cómo podemos experimentar un derramamiento del Espíritu Santo sobre nuestra iglesia que nos llene de un gozo incontenible y que nos libere y nos dé poder para amar a los de nuestro alrededor de formas tan auténticas que los ganemos para Cristo? La respuesta: mediten día y noche en las incomparables y esperanzadoras promesas de Dios. Así fue como Pablo mantuvo su corazón lleno de esperanza, gozo y amor. Él dijo (Romanos 15:4): “Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza”. La completa seguridad de la esperanza viene cuando meditamos en las promesas de la palabra de Dios lo cual no contradice los ocho versículos siguientes que declaran que el Espíritu Santo nos da esperanza. Hace poco aprendimos que el Espíritu Santo es el autor divino de las Escrituras por tanto, no existe contradicción con el modo en el que Él nos llena con su propia palabra de promesa. La esperanza no es solo una emoción pasajera que se aparece de la nada como un dolor de estómago. La esperanza es la confianza de que el formidable futuro que se nos prometió mediante la Palabra del Espíritu se va a hacer realidad realmente. Por tanto, la manera de estar lleno del Espíritu es estando lleno de su Palabra. El modo de tener el poder del Espíritu es creyendo en las promesas de Dios, porque la palabra de promesa es la que nos llena de esperanza, la esperanza nos llena de gozo y el gozo se derrama en el poder y en la libertad de amar a nuestro prójimo. Y esa es la plenitud del Espíritu Santo.

La promesa de Dios en Isaías 44:1–5

Pues todo lo que he dicho hasta ahora se suponía que tenía que ser una breve introducción para una larga exposición de Isaías 44:1–5, pero me he dejado llevar tanto que tendrá que servir como una larga introducción para una breve exposición.

Isaías 44:1–5 es una promesa que debería llenarnos de esperanza y del Espíritu Santo. Planteémonos dos escuetas preguntas acerca del texto:

1. ¿Para quién se ha hecho la promesa? 2. ¿Cuál es la promesa?

1. ¿Para quién se hizo la promesa?

En respuesta a la primera pregunta, la promesa no se hizo para todos los israelitas ni solamente para los israelitas. En el versículo inmediatamente anterior al capítulo 44 (43:28), Dios muestra lo que hace con el Israel impenitente: “Entregaré a Jacob al anatema y a Israel al oprobio”. Israel es castigado cuando rechaza servir al Señor pero Isaías 44:1–5 promete bendición y no castigo. Entonces Dios se dirige a Israel en el versículo 1 y 2 como “mi siervo”. “Mas ahora escucha, Jacob, siervo mío” (v. 1). “No temas, Jacob, siervo mío” (v. 2). En la medida en que Israel sirve a Dios, permanece bajo la promesa y no la maldición. Y no solo eso, el nombre Jesurún en el versículo dos (“Jesurún, a quien he escogido”) seguramente significa “el justo”. Por eso la promesa de Dios no está hecha para todo Israel sin reservas, solo para Israel como “justo”, Israel como “siervo de Dios”. La promesa no afecta a todos los israelitas.

Tampoco afecta solamente a los israelitas. El versículo 5 se refiere seguramente a los gentiles convertidos cuando dice “Este dirá: “Yo soy del Señor”, otro invocará el nombre de Jacob, y otro escribirá en su mano: “Del Señor soy” y se llamará con el nombre de Israel” (compárese con el salmo 87:4–5). La promesa no se restringirá físicamente a Israel ya que habrá muchos que acepten al Dios de Israel, que se alinearán con el pueblo de Dios y que se entregarán a Dios. Eso nos incluye a usted y a mí si pertenecemos a Cristo (Gálatas 3:29). Somos judíos verdaderos, descendientes de Abraham y herederos de su promesa.

Por lo que la respuesta a la primera pregunta es: la promesa se hizo para todo Israel en el grado en que Israel sirva a Dios y sea justo; y la promesa alcanza a los gentiles que dirán: “Yo soy del Señor” y que se someterán al Dios de Israel al que conocemos hoy como el Padre de nuestro Señor Jesucristo. La promesa es nuestra.

2. ¿Cuál es la promesa?

En segundo lugar, ¿cuál es la promesa? La promesa del versículo 3 es que Dios derramará su Espíritu: “derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes”. En el siglo ocho antes de Cristo, Dios prometió que llegaría un día en el que llenaría a sus siervos justos de Él mismo. La idea del derramamiento es la misma que la de la abundancia. Cuando decimos: “está diluviando”, nos referimos algo más que chispeando, lloviznando o lloviendo. Nos referimos a que “si sales, te empaparás”, por lo que la lluvia torrencial de Dios se corresponde con estar empapados. En otras palabras, Dios promete un día en el que su pueblo, sus servidores, serán empapados con el Espíritu.

Podría argumentar que desde el mismo día de Pentecostés cuando esta profecía (al igual que Joel 2:28, Ezequiel 39:29 y Zacarías 12:10) se cumplió de manera inaugural, deleitarse en buscar y mantener la plenitud del Espíritu de Dios ha sido una obligación para los cristianos. Desde que Pedro afirmó en Hechos 2:16–17 que los últimos días del derramamiento habían comenzado, ninguno de los que leemos esta promesa en Isaías 44 deberíamos contentarnos hasta que estemos empapados del Espíritu Santo.

¿Qué logrará el derramamiento del Espíritu?

¿Qué significa esto según Isaías?

1. Se lleva nuestros temores

Primero, quiere decir que nuestros temores se irán. Versículo 2: “No temas, Jacob, siervo mío”. El espíritu de Dios es Dios. Cuando Él se derrama sobre ti, ¡estás a salvo! No a salvo de problemas sino de cualquier cosa que el Señor Todopoderoso sabe que no es buena para ti. Cuando somos empapados del Espíritu, nos empapamos con la seguridad de que tanto el lunes como el viernes fueron hechos en el cielo. Cualquier cosa que pueda producir temor mañana no tiene por qué producirlo si usted está lleno del Espíritu. Las relaciones en casa pueden ser tensas, la salud puede estar deteriorándose, el jefe puede estar pensando en despedirlo, mañana puede que se produzca un enfrentamiento muy amenazador… Cualquiera que sea lo que le hace estar preocupado por el mañana, abra su corazón al derramamiento del Espíritu de Dios, mire hacia Su palabra de promesa y Él lo llenará de esperanza y vencerá su temor.

2. Satisface nuestro anhelo por Dios

El versículo 3 describe el efecto del derramamiento de otro modo: “Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta”. Me valgo de esto para decir que cuando el Espíritu Santo se derrama, no solo se lleva el temor sino que además el anhelo es satisfecho. La sed del alma por Dios es saciada o, al menos, probamos la suficiente satisfacción en Él como para saber de donde tenemos que pasar bebiendo el resto de nuestra vida.

Nuestro futuro puede parece crudo por dos razones: una es la perspectiva de que llega la tristeza; la otra, la perspectiva de que no llega la felicidad. ¿Y no está el corazón humano casi agotado por estas dos cosas: el temor a la tristeza en el futuro y la sed por la futura felicidad? Si es así, es la promesa de Isaías lo que necesitamos: cuando el Espíritu se derrame en nuestros corazones, el temor se irá y la sed será satisfecha. O para decirlo de otro modo, si el Espíritu se ha llevado lo que tememos de nuestro futuro y ha puesto lo que satisface al alma en nuestro futuro, entonces nos ha dado la completa seguridad de la esperanza. Y comenzamos a ver las antiguas raíces de Romanos 15:13: “(…) para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”.

3. Siempre floreceremos

El versículo 4 describe también otro efecto del derramamiento del Espíritu. Los que lo experimenten “brotarán entre la hierba como sauces junto a corrientes de agua”. ¿Acaso esto no implica que el derramamiento del Espíritu Santo debería ser continuo en lugar de ocasional u esporádico? Deberíamos beber del Espíritu Santo como un árbol junto a la corriente bebe agua continuamente. Puede que ahora mismo en su vida esté rodeado de desierto pero si sus raíces bajan a la corriente del Espíritu usted siempre florecerá. Si recurre a Su vida nunca tendrá sed. La seguridad de la esperanza dará lugar al florecer del gozo.

4. Rebosaremos de amor

¿Y sobre el derramamiento del amor? ¿No se prometió también en Isaías? Isaías 58:11 muestra que es así: “Y el Señor te guiará continuamente, saciará tu deseo en los lugares áridos y dará vigor a tus huesos; serás como huerto regado y como manantial cuyas aguas nunca faltan“. Aquí está. La promesa final es que seremos fuentes, no esponjas. El corazón humano no puede estar satisfecho hasta que no se convierta en una fuente de la que otros puedan beber. ¡La esperanza que tenemos que tener! ¡El gozo que tenemos que tener! Aunque el objetivo de nuestra búsqueda se alcanzará cuando nuestro gozo en Dios se derrame en amor hacia los demás para la gloria de Dios.

Derrame la Palabra en su corazón y en su mente

No es casual que en el salmo 1, el árbol plantado junto a corrientes de agua que da fruto para los demás sea una ilustración de la persona que medita en la Palabra de Dios día y noche mientras que el árbol plantado junto a corrientes de agua en Isaías 44 sea un ejemplo de una persona que ha experimentado el derramamiento del Espíritu Santo. No es casualidad puesto que el Espíritu de Dios no produce esperanza fuera de la Palabra de Dios y la Palabra de Dios no produce esperanza fuera del Espíritu de Dios, pero el Espíritu por medio de la Palabra y la Palabra por medio del Espíritu se lleva el temor, alimenta la esperanza, llena de gozo, se derrama en amor y glorifica a Dios; esto es lo que significa ser lleno del Espíritu. Por tanto, el modo de experimentar el derramamiento del Espíritu es derramando cada día la Palabra del Espíritu en su mente y en su corazón y creyéndolo.

Os exhorto en el nombre de Jesucristo a que os entreguéis día y noche a la lectura de su Palabra si anheláis el toque del Espíritu de Dios en vuestra vida.

http://es.gospeltranslations.org/wiki/Una_promesa_preciosa:_el_derramamiento_del_Espíritu_de_Dios

Anuncios

Curso biblico Primer Paso parte 8

Este estudio esta sin terminar de corregir

Curso biblico Primer Paso parte 8

JESÚS: en unidad con el Padre

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20.31).

La lección de hoy

JESÚS; en unidad con el Padre 

Principia su ministerio (Juan 1-4)

Razona con los judíos (Juan 5-12)

Comparte con sus discípulos (Juan 13-17)

Consuma su ministerio (Juan 18-21)

Unos tres años

Un día

Unos tres días

El texto de la lección: Juan 5.19-47

El texto para aprender de memoria: Juan 1.1-6

¿Quién es Dios? ¿Cómo es él? ¿Dónde está él? Podemos hacernos estas preguntas y podemos tratar de contestarlas. Pero aun en toda nuestra vida, nunca podemos aprender todo acerca de Dios.

Sin embargo, podemos saber algo acerca de nuestro gran Dios. He aquí algunas cosas importantes que Dios nos ha mostrado de sí mismo.

Dios es la causa original. Eso quiere decir que él es el principio de todo. Él creó todas las cosas. Según Apocalipsis 4.11, los seres celestiales dicen: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”.

Dios siempre será. Eso quiere decir que él no tendrá fin. “Jehová permanecerá para siempre; ha dispuesto su trono para juicio” (Salmo 9.7).

Dios está en todas partes. Esta tierra no es lo suficiente grande para contenerlo. Realmente, todo nuestro universo no es lo suficiente grande para contenerlo. Él mora en todo el espacio. El gran rey Salo¬món, al terminar de construir el templo en Jerusalén, preguntó: “Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?” (1 Reyes 8.27).
¿Puedes co’mprender a un Dios tan grande? Yo no.
Jesús fue Dios el Hijo hecho hombre. El evangelio según San Juan nos da la historia de la vida de Jesús aquí en la tierra. También nos da vistazos de Dios el Padre y de Dios el Espíritu Santo. En esta lección Dios se revela por Jesús. Jesús mismo nos habla de su relación con el Padre.
Ahora lee la primera parte del texto de la lección: “La autoridad del Hijo” (Juan 5.19-29). ¿Qué había pasado poco antes de esto?
¿ Cómo defendió Jesús el haber sanado al hombre en el día de reposo ?
Los judíos no entendieron que Jesús verdaderamente es Dios. Por esta razón, ellos trataron de matar a Jesús cuando él dijo que Dios era su padre.
Jesús siguió explicándoles que él y Dios son uno. Él les dijo que todo lo que él hacía y todo lo que era venía de su Padre. Llena los espacios para descubrir más acerca de Jesús y su relación con su Padre.
Versículos 19-20: “De cierto, de cierto os digo: No puede el
hacer por sí , sino lo que ve hacer al ; porque todo lo que el hace, también lo
hace el igualmente. Porque el Padre al , todas las y le . que estas le.
que él hace; y mayores _, de modo que vosotros  os
Versículo 23: “Para que todos al como honran al . El que no al , no
al que le tiene vida en en el tener.

_ por mí _
es
Versículo 26: “Porque como el _
, así también ha dado al
Versículo 30: “No puedo yo hacer.
_, sino la
según , así ; y mi.
porque no busco mi
del que me , la del “.
El primer versículo del pasaje que estás aprendiendo de memoria da la razón por la cual Jesús es tan unido al Padre. Al leerlo, recuerda que Jesús es el Verbo. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1.1). Jesús y el Padre son uno. Son el gran, eterno Dios.
Antes de pasar al siguiente pasaje, vamos a ver cómo nosotros debiéramos responder a Jesús y al Padre. El versículo 24 nos dice que los que oyen las palabras de Jesús y creen en el que lo envió (el Padre)
tienen . ¿ Qué clase de resurrección pueden
esperar los que creen y hacen el bien ? (v. 29).
Seamos de aquellos que creen en Jesús y lo obedecen.
Ahora lee Juan 5.30^-7. Estos versículos mencionan los cuatro testigos que muestran que Jesús realmente es quién decía ser.
Los testigos son:
a (vv. 32-35)
b (v. 36)
c.
d
¿ Qué dijo Juan el Bautista acerca de Jesús?
a (Juan 1.29)
b. (Juan 1.34)
¿ Cómo mostraron las obras de Jesús que él es Dios?
(vv. 37-38)
(v. 39)
Una vez Dios dio testimonio de Jesús en un monte. Jesús había llevado a tres de sus discípulos —a Pedro, Juan, y Jacobo— al monte a orar. Mientras oraba, su apariencia cambió y su ropa se iluminó como un rayo. De repente aparecieron Elias y Moisés y empezaron a hablar con Jesús. Luego vino una nube y los envolvió. Desde la nube

vino una vo/, recia: “liste es mi Hijo amado., a él oíd.” lira la vo/, de Dios el Padre dando testimonio de su Hijo. Lee la historia en Lucas 9.28-36.

En el Antiguo Testamento hay cientos de profecías del Mesías que vendría. He aquí unas pocas, nada más. Abre tu Biblia y busca las citas.

•    En Miqueas 5.2 dice que él nacería en Belén. Allí nació (Mateo
2.1).

•    En Isaías 7.14 dice que nacería de una virgen. Su madre, María,
era una virgen (Mateo 1.18).

•    Del Salmo 41.9 aprendemos que Jesús sería traicionado por un
amigo. Judas, uno de sus discípulos, lo entregó a aquellos que
lo mataron (Marcos 14.10).

•    Isaías 53.9, 12 nos dice que moriría entre pecadores. Él fue
crucificado entre dos ladrones (Mateo 27.38).

•    En Salmo 16.10 nos damos cuenta de que él no quedaría en el
sepulcro; que resucitaría otra vez. ¡Resucitó! (Mateo 28.6).

Aquí están los cuatro testigos: Juan el Bautista, Dios el Padre, las obras de Jesús, y las escrituras del Antiguo Testamento. Todos testifican de que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios vivo. ¿Lo crees tú?

Repasa todo tu pasaje para aprender de memoria (Juan 1.1—5).
Aprende el versículo 6 y luego escribe en estas líneas los versículos 1
hasta 6 de memoria.____ ————————————————-

 

PUNTOS PARA RECORDAR

•   En esta vida nunca podemos entender completamente a
Dios.

•   Dios se ha revelado al hombre por el Padre, el Hijo, y el
Espíritu Santo.

•   Todo lo que Jesús hace y es viene de Dios.

•   Aquellos que creen en Jesús y lo obedecen pueden esperar
una resurrección de vida.

•   Los que no creen en Jesús pueden esperar una resurrección
de condenación.

•   Hay cuatro testigos: Juan el Bautista, Dios el Padre, las obras
de Jes
ús, y el Antiguo Testamento. Ellos nos dicen que Jesús
es el Cristo, el Hijo del Dios vivo.

EXAMEN

Repasa las últimas dos lecciones antes de hacer el examen 3 que se encuentra al final de este libro. Luego hazte las siguientes preguntas:

1. ¿Hice lo mejor posible al contestar las preguntas de las
lecciones?

2.        ¿Conozco los “Puntos para recordar” de ambas leccio­
nes?

3.        ¿Conozco Juan 1.1-6 de memoria?

Si puedes contestar “sí” a estas tres preguntas, sigue adelante con el examen 3. Si no puedes contestar “sí”, vuelve a estudiar las lecciones hasta entenderlas bien.

Curso biblico Primer Paso parte 7

Curso biblico Primer Paso parte 7

 JESÚS: el médico divino

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20.31).

La lección de hoy JESÚS: el médico divino

El texto de la lección: Juan 4.43-5.18

 

 

 

 

Principia su ministerio (Juan 1-4)

Razona con los judíos (Juan 5-12)

Comparte con sus discípulos (Juan 13-17)

Consuma su ministerio (Juan 18-21)

Unos tres años

Un día

Unos tres días

 

 

 

 

• El texto para aprender de memoria: Juan 1.1-5

Como puedes ver en el diagrama de arriba, esta lección habla de parte de dos períodos en el ministerio de Jesús. La primera parte de la lección cabe en el principio de su ministerio. La segunda parte trata las primeras discusiones con los judíos. Entre estas dos partes (o sea, entre Juan 4.54 y 5.1) pasa mucho tiempo, quizá un año. Juan omite mucho del ministerio de Jesús en Galilea. Comienza a contar la historia de Jesús en Jerusalén.
Lee la primera historia en tu texto: “Jesús sana al hijo de un noble” (Juan 4.43-54). En esta historia, Jesús viaja desde hasta  (v. 47). ¿Cómo recibieron los galileas a Jesús en este tiempo ? ¿Por qué?

En realidad, éste fue el propósito de todas las señales, los milagros, y los discursos de Jesús: que la gente lo recibiera y creyera en él. ¿Jesús  se fue a cuál ciudad en Galilea ?____ Busca esta ciudad en el mapa. ¿ Qué había pasado allí hacía un tiempo?______

¿Quién vino a Jesús esta vez? 

¿ Cuál fue su petición ?____

¿Dónde estaba el hijo de este oficial?

Busca a Capernaum en el mapa. ¿ Como a cuánto queda Capemaum
de Cana? ___________________________________________

El oficial estaba desesperado. Su hijo se estaba muriendo. Sin duda, el oficial había consultado a muchos médicos y probado muchas me­dicinas. Pero nada ayudaba a su hijo. ¿Cuál era su única esperanza?

¿Por qué estaban allí?

Jesús le habló a un paralítico. ¿ Cuántos años había estado enfermo
este paralítico ?_______________________________________

¡Imagínate! Enfermo por treinta y ocho años. Acostado allí… esperando… deseando. Sin embargo, cada vez otro llegaba al agua antes de él. ¡Imagínate del desamparo y de la desesperación que sentía!

Ahora Jesús, un puro desconocido, le está preguntando: “¿Quieres ser sano?”

¡Claro que sí quiero ser sano! seguramente pensó entre sí. Pero, ¿ qué puedes hacer tú, amigo desconocido ? ¿Me ayudarás a acercarme al agua cuando el ángel la agita ?

Jesús tenía en mente algo mejor. ¿ Qué le dijo al hombre ?___

¡Imposible! ¿Cómo pudiera hacer eso? Pero, ¿quépasó?____

¿Hizo Jesús exactamente lo que el oficial pidió? _ ¿ Qué hizo, más bien, que era un milagro mayor?

Llena los siguientes espacios para ver cómo respondió el oficial a lo que Jesús le dijo: “Y el hombre________ la______________  que Jesús le dijo, y_________ ” (v. 50).

Este oficial sabía a quién buscar en tiempo de dificultad: a Jesús.
Él creyó que Jesús lo podía ayudar. Jesús galardonó esa fe. Escribe en tus propias palabras cómo el hombre se dio cuenta de la sanidad de su hijo.______________________________________________

¿Qué se nota acerca de la hora en que se sanó? .

Ahora, lee la próxima historia en el evangelio según San Juan: “El paralítico de Betesda” (Juan 5.1-18).

Como vimos antes, Juan omite mucho del ministerio de Jesús en Galilea. Ahora vemos a Jesús en Jerusalén otra vez, asistiendo a una fiesta de los judíos. ¿ Qué halló Jesús por el estanque de cinco pórticos ? ____________________________________________

La próxima vez que Jesús vio al hombre sanado, ¿qué le dijo? (v. 14)———————–

Como mencionamos antes, en esta historia vemos como empezaron las discusiones de Jesús con los judíos. ¿ Cuál era el motivo de la
discusión aquí?_______________________________________

¿Qué trataron de hacer los judíos con Jesús?________________

Detengámonos un momento para pensar en estos dos milagros. ¿Por qué tenía poder de sanar Jesús?_____________________

Correcto. Jesús podía sanar porque él es Dios.

Ahora, piensa en qué tipo de milagros eran éstos. Eran de sanidad. Ayudaban a aquellos que no podían ayudarse solos. Esto nos mues­tra algo de las características de Jesús: su amor y compasión para el hombre. Jesús todavía es así. Todavía quiere ayudar a aquellos que no pueden ayudarse a sí mismos, a aquellos que están perdidos en el pecado. Él les ayudará si vienen a él.

Finalmente, veamos cómo respondió la gente que vio los milagros. ¿ Cómo respondió el noble y su familia? (4.53)__________

‘Cómo respondieron los judíos? (5.16).

¿Cómo respondes tú cuando lees acerca de los milagros de Jesús?

Aprende de memoria Juan 1.5. Luego escribe los versículos Juan
1.1-5 de memoria en estas líneas._________________________

Recuerda: aprende muy bien tus versículos de memoria. En el examen final, esperamos que puedas escribir de memoria todo el pasaje que estás aprendiendo.

PUNTOS PARA RECORDAR

  • Jesús hizo señales y milagros y dio discursos para que la gente lo recibiera y creyera en él.
  • Mientras Jesús estaba en Cana, vino un noble y le pidió que fuera a Capernaum a sanar a su hijo. Jesús habló la palabra y el muchacho fue sanado. En Jerusalén, Jesús sanó a un hombre que había sido pa­ralítico por treinta y ocho años.
  • Los judíos trataron de matar a Jesús porque él sanó al hombre en el día de reposo. Jesús puede sanar porque él es Dios. Jesús sana porque él ama a los que no pueden ayudarse a sí mismos.
  • Debe aumentar nuestra fe cuando leemos de los milagros de Jesús.

El primer paso: Examen 2 Lecciones 3-4

El primer paso: Examen 2 Lecciones 3-4

Descargar Aqui

Nombre:_________________________________________

Subraya la mejor respuesta.

1.  Nicodemo, el hombre que vino a Jesús de noche, era:

a. un principal entre los judíos.

b. un principal entre los samaritanos.

c.  uno de los doce discípulos.

d. el gobernador romano sobre Judea.

2.    Jesús le dijo a Nicodemo que para ver el reino de Dios tendría que:

a. vivir una vida buena.

b. nacer de nuevo.

c.  ser bautizado.

d. asistir siempre al culto del templo.

3.    Para ser salvo, uno debe:

a. orar muchas veces todos los días.

b. creer en Jesús.

c.  vivir una vida sana.

d. obedecer a su iglesia.

4.    Juan dijo que el que rehusa creer en el Hijo:

a.  no perecerá, mas tendrá vida eterna.

b.  no verá la vida, sino que la ira de Dios será sobre él.

c.  no necesita tener miedo.

d.  no es condenado porque ha venido a la luz.

5.    La persona que ha nacido de nuevo:

a. no puede pecar más.

b. pertenece al reino de Dios.

c.  debe tomar del pozo en Sicar.

d. no morirá físicamente.

6.    Juan exaltó a Jesús y se humilló a sí mismo, diciendo:

a.  “Soy el esposo mandado del cielo”.

b.  “Es necesario que nazcas de nuevo”.

c.  “Ven, ve el hombre que me dijo todo lo que he hecho”.

d.  “Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe”.

7. Juan comparó a Jesús con un:

a. agricultor.              c. esposo.

b. rey.                          d. amigo del esposo.

8.  Cuando Jesús iba de camino a Galilea, pasó por:

a.  Samaria.                    c. Jerusalén.

b.  el Río Jordán.           d. Cana.

9.  Jesús:

a. no quiso hacer vino para los samaritanos.

b. creía que era de una raza superior.

c. no tenía prejuicio racial.

d. no quiso relacionarse con los paganos.

10.  Jesús le dijo a la mujer samaritana que si ella le pidiera, él le daría:

a. el pan de vida.

b. una ayuda para sacar agua.

c.  comida que ella no conocía.

d. el agua viva.

11.  Jesús le dijo que la única manera de adorar a Dios es:

a. ofrecerle sacrificios.

b. edificarle un altar en Samaria.

c. en espíritu y en verdad.

d. rezar el rosario.

12.  Jesús conocía el pasado de la mujer samaritana porque:

a. la conocía desde hacía mucho tiempo.

b. él es Dios y sabe todas las cosas.

c. su primer marido era amigo de Pedro.

d. él pudo ver en su rostro que estaba triste.

13. El agua viva que Jesús ofrece es:

a. salvación por Jesucristo.

b. agua del pozo de Jacob.

c.  agua de un pozo en Jerusalén.

d. comida que nosotros no hemos conocido.

14.    El agua viva está disponible a:

a.  cualquiera que la busque.

b.  gente no muy mala.

c.  los samaritanos solamente.

d.  los judíos solamente.

15.    Cuando nacemos de nuevo, ¿qué resulta en nuestra vida?________________________________________________

____________________________________________________

16.   ¿Qué dijo Jesús que era su comida?._____________________

____________________________________________________

Escribe de memoria Juan 1.3-4

_____________________________________________________

_____________________________________________________

_____________________________________________________

Enlaces relacionados con “Curso biblico El Primer Paso”

Enlaces relacionados con “Curso biblico El Primer Paso”


Curso Bíblico “El Primer Paso” parte 1

Curso Bíblico “El Primer Paso” parte 1

Doy comienzo a un simple y sencillo curso bíblico basado en el libro de Juan, para todos aquellas personas que conocen muy poco de la Biblia y desean aprender mas. Es un curso muy simple y fácil de aprender. Espero les sea de provecho.

Dios les bendiga.

Paulo Arieu

“Asidos de la palabra de vida ” (Filipenses 2:16 RVA 1960)

Introducción:

Edición original: The First Step © 1989 Lamp and Light Publishers, Inc.      

Publicadora Lámpara y Luz

26 Road 5577 Farmington, NM 87401

E-mail: lamplight@emypeople.net

Tel.: 505-632-3521

© 1990 Publicadora Lámpara y Luz

Todos los derechos reservados

Primera impresión 1990  – Décima impresión 2006

Impreso en los Estados Unidos de América


La Biblia es una colección de sesenta y seis libros con una sola meta: mostrar al hombre la manera de reconciliarse con Dios para que obtenga la vida eterna.La Biblia está dividida en dos partes: El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Jesucristo es la clave del plan de Dios para recon ciliar al hombre consigo mismo. El Antiguo Testamento nos cuenta de la nación en la cual nació Jesús, la nación israelita. También nos dice como Dios les contó de antemano de la venida de Jesús. El Nuevo Testamento nos cuenta la historia de la vida de Jesús en la tierra. Y más importante, nos dice cómo debemos responder a Jesús. 

El evangelio de Juan es uno de los libros del Nuevo Testamento. Algunos han dicho que este libro es el mayor que se ha escrito. Muy bien pudiera ser cierto, porque nos habla de Jesús para que creamos en él y para que tengamos vida eterna. Y ésa es la bendición más grande que uno pudiera recibir.

Juan no nos cuenta todo acerca de Jesús. Por cierto no dice nada acerca de su nacimiento. Ni habla de su ascensión. (Estos detalles los aprendemos de los otros tres escritores de evangelios acerca de Jesús: Mateo, Marcos, y Lucas.) Juan mismo dijo que si se escribieran todas las cosas que Jesús hizo, “ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir” (Juan 21.25). Pero las cosas que él escribió acerca de Jesús “se han escrito para que [creamos] que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, [tengamos] vida en su nombre” (Juan 20.31).

Por eso Juan escribió su evangelio. Y por eso nosotros hemos preparado este curso: EL PRIMER PASO. Queremos que todos los que estudian este curso tomen el primero paso hacia la vida eterna. Ese primer paso es: creer en Jesús.

Ver Curso Bíblico “El Primer Paso” parte 2

¿Es correcto usar títulos honoríficos?

¿Es correcto usar títulos honoríficos?

Titulos Honorificos

Títulos Honoríficos

Tanto en sus actividades cotidianas como en la predicación de las buenas nuevas de Dios, los primeros cristianos entraban en contacto con autoridades de distinto rango.Entre ellos mismos no usaban para distinguir su posición o categoría social; sin embargo, en aquel tiempo se acostumbraba a dar un tratamiento honorífico a los individuos que ostentaban el poder, Al emperador romano, por ejemplo, se lo llama “El Augusto” (Hechos 25:21). bien, ¿qué tratamiento daban los disípulos de Jesús a las autoridades cuando ante ellas? ¿Qué debemos hacer nosotros?

Honrar no equivale a aprobar

El apostol Pablo aconsejó a sus hermanos “Dena todos lo que les es debido: […] al que pide honra, dicha honra” (Romanos 13:7). Honrar a los funcionarios públicos incluiría llamarlos pro sus títulos honoríficos. Hoy es común emplear fórmulas como Su Excelencia u Honorable al dirigirse a individuos comn cierta dignidad” ¿Pero como puedo dar ese tratamiento a una persona cuya conducta no me parece ni excelente ni honorable?”, quizás objete alguien.

Si bien es cierto que muchos funcionarios cumplen sus deberes a conciencia, no todos son merecedores de confianza; aun así, la Biblia nos manda someternos a reyes y gobernadores “por causa del Señor” (1 Pedro 2:13,14). Reconocer que los poderes públicos gobiernan con el permiso de Dios nos impulsará a dispensarles el debido respeto y la debida honra (Romanos 13:1).

En el presente contexto, no es la conducta personal de un funcionario lo que lo hace merecedor de honra. Dirigirse a él utilizando su título honorífico no conslituye una aprobación tácita de su proceder, como se desprende de un episodio en la vida del apóstol Pablo.

Pablo dio el ejemplo

Bajo cargos falsos el apóstol Pablo fue arrestado en lconia y llevado ante Félix, el gobernador de Judea.Ete no era precisamente un magistrado ejemplar,pues “le parecía que podía cometer toda maldad sin castigo”,  según afirma el historiador romano Tacito, 

Estaba mas interesado en recibir un soborno que en impartir jsuticia; no obstante lisiaba más interesado en recibir un soborno que en impartir justicia; no obstante, Pablo lo trató con respeto durante los dos años que estuvo preso. Los dos conversaban a menudo: Félix esperando que Pablo le ofreciera dinero, cosa que nunca ocurrió, y Pablo aprovechando para predicarle (Hechos 24:26).

Cuando Festo sucedió a Félix, vio el caso de Pablo en la ciudad de Cesárea. Queriéndose congraciar con los cabecillas judíos, , el nuevo gobernador propuso que Pablo fuera juzgado en jnerusalen. Como sabía que allí no tendría un juicio justo, Pablo, en su calidad de ciudadano romano, exclamó: “¡Apelo a César!” (Hechos 25:11).

Pasados algunos días, el rey Agripa II le hizo una visita de cortesía a Festo y se interesó en el caso de Pablo. La visita le vino a Festo como anillo al dedo, pues no sabía bien cómo explicar al César las acusaciones formuladas contra Pablo. Al día siguiente, el rey entró en la sala del tribunal con gran pompa, acompañado de los jefes del ejército y los dignatarios de la ciudad (Hechos 25:13-23).

Cuando Pablo tomó la palabra, empezó su discurso llamando “rey” a Agripa y reconociendo sus amplios conocimientos de las costumbres y controversias de los judíos (Hechos 26:2, 3). Por aquellas fechas, las relaciones incestuosas de Agripa con su hermana habían desatado un gran escándalo. Seguramente, Pablo conocía la mala reputación moral de Agripa; mas no pro eso dejó de concederle la honra propia de un rey.

Mientras Pablo presentaba su defensa exclamó: “¡Estás volviéndote loco, Pablo! Sin dejarse provocar, el apóstol respondió calmadamente y trasladó al gobernador de “excelentísmo”, mostrándole el respeto que en virtud de su cargo (Hechos 26:24,25). Estos ejemplos suscitan una pregunta: “¿Hay un límite a la hora de honrar a una persona?

Honra relativa

La autoridad que ejercen los gobiernos es relativa, como se establece en Romanos 13:1; “Las autoridades que existen están por Dios en sus posiciones relativas” En consecuencia, la honra que se debe a los representantes del Estado también es relativa. Jesús fijó el límite cuando dijo a sus discípulos “No sean llamados Rabí, porque uno es su maestro, mientras que todos los hermanos. Además, no llamen padres a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial. Tampoco sean llamados “caudillos'” porque su Caudillo es uno, el Cristo” (Mateo 23:8-10).

De lo anterior se desprende que un individuo tiene un límite, y es la línea que separa lo religioso de lo secular. Cuando las autoridades seculares adoptan títulos religiosos, el consejo de Pablo de honrarlas ya no es aplicable. Quien por las Escrituras tratan a dichos funcionarios con respeto, pero su conciencia en la Biblia les impide usar títulos Su principal obligación es “[pagar|  a Dios las cosas de Dios” (Mateo 22:21).

Preguntas:

1. ¿Cómo consideraban los seguidores de Jesús a las autoridades seculares? (Romanos 13:7)

2. ¿Dió el apóstol Pablo tratamiento honorífico a funcionarios del Estado? (Hechos 25 26:2, 25.)

3. ¿Qué clase de títulos desaprobó Jesús? (Mateo 23:8-10.)

Obtenido de “Revista Despertad”, septiembre de 2008,pp.20-21

Anteriores Entradas antiguas