Un estudio revela que la oración puede ayudar a curar enfermedades

Un estudio revela que la oración puede ayudar a curar enfermedades

ABC

Rezar es sano. O por lo menos así lo sugieren los investigadores del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Indiana, en Bloomington (Estados Unidos). Su estudio demuestra que los pacientes presentan «mejoras sorprendentes» si se reza por ellos. Y aún más, la efectividad de la oración es proporcional a la cercanía del paciente. Rezar además en contacto físico con el enfermo puede ser, según observa este estudio, una eficaz mano de santo.

Tras analizar a 14 personas con discapacidades auditivas y a otros 11 con problemas de visión, se observó una mejoría en sus deficiencias tras haber recibido una oración de intercesión cercana. Por poner ejemplos, dos personas con problemas de oído mejoraron su audición, mientras que otros tres pacientes mejoraron sus dioptrías. Y aún hay más. Para los hombres de poca fe, el autor de la investigación, el profesor Candy Gunther Brown, explica que una anciana que era incapaz de contar los dedos de una mano en alto fue luego capaz de contarlos tras recibir un prolongado abrazo al mismo tiempo que rezaban por ella.

Oraciones especializadas

Según publica en su último número la revista «Southern Medical Journal», los resultados del estudio han mostrado grandes mejoras en pacientes de zonas rurales de Mozambique, donde gafas y audífonos son más inaccesibles. En este país tienen una fuerte presencia la iglesia pentecostal, un movimiento evangélico derivado del protestantismo, cuyos fieles acostumbran a rezar por las curaciones de sus allegados. Su grado de motivación es tal que han llegado a crear grupos de oración especializados para cada tipo de enfermedad.

«El rezo puede ser terapéuticamente beneficioso», sobre todo «cuando los tratamientos médicos convencionales son insuficientes o inaccesibles», afirma el profesor Brown, en referencia a quienes no presentan devoción por este tipo de curaciones.

Porque la mejor medicina puede ser muchas veces una oración. O un abrazo.

Anuncios

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura”

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura”

Enviado por SENAFU el 27/01/2008 

Por todas partes se levantan nuevos maestros que sólo hablan y enseñan lo que brota de su propia sabiduría humana, del hombre natural (animalis homo). Todos estos solo han recibido el espíritu del mundo, pero no recibieron  “el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”. Por eso hay tanta contradicción entre las cosas que ellos enseñan y las cosas que enseña el Espíritu de Dios. En estos tiempos de vanagloria religiosa es necesario saber discernir lo que dice el Espíritu de lo que dicen esos maestros religiosos, que están puestos para confusión de los incrédulos.

Los que aceptamos a Cristo como nuestro único y perfecto Salvador hemos de tener muy claro que el hombre natural no puede percibir las cosas que son del Espíritu de Dios. Por eso no debes preocuparte por las opiniones que estos vierten en todos los medios de comunicación ni por sus propias palabras. Porque las cosas que Dios nos revela a nosotros por el Espíritu en Su Palabra, el hombre natural no las puede entender. Solamente el hombre que no vive conforme a los deseos de la carne sino conforme al Espíritu, sabe discernir lo que enseña la sabiduría humana de lo que enseña el Espíritu. En una palabra, sabe discernir espiritualmente, porque el Espíritu de Cristo mora en él, y él en Cristo. “Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él”( Romanos 8:9).

Fco. Rodríguez

http://www.conocereislaverdad.org/sabiduriadelespiritu.htm

Fuente; http://libertadcristiana.bligoo.com/content/view/123600

DIOS LE DIJO QUE LA CHOCARA

DIOS LE DIJO QUE LA CHOCARA

Sabemos que Dios habla por su Palabra, pero tambien ordena que choquemos a los otros vehículos?

Un norteamericano explicó que Dios le pidió que atropellara con su camión el auto de una mujer.

Ambos conductores tuvieron heridas menores después de que un camionero se llevara por delante el auto de una mujer del área de San Antonio, Texas. No se le puede llamar accidente ya que el hombre explicó que Dios le ordenó que colapsara contra el otro vehículo porque según parece al Todopoderoso no le gustaba como manejaba la mujer.

Según explicó Kyle Coleman, vocero de la Policía del Condado de Bexar “Dios le dijo que ella no estaba manejando bien y que debía ser quitada de la carretera”.

Cuál fue la conducta de la señora que tanto indignó a Dios permanece como uno más de los insondables misterios de la fe.

2 Pedro 1:19-21
1:19 “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;
1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,
1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Yo no conozco un pasaje nuevotestamentario que ordene que debemos chocar con el automovil a aquellos que no manejan bien. Pero parece que esta señora norteamericana tiene otra biblia totalmente distinta que la nuestra.

De una manera u otra, todo ser humano es dirigido por una autoridad. Guiados por esa autoridad, cualquiera que sea ésta, se toman desiciones cada día.

Los cristianos somos dirigidos (esto debería ser así) por la autoridad de Dios, cuya voluntad está expresada en la Biblia. Muchos podrán preguntarse por qué alguien debería someterse a la autoridad de un libro. Sencillamente es que la Biblia no es cualquier libro, sino que es la Palabra de Dios. Por esta razón, en virtud de quien es su Autor, se le transfiere su autoridad divina. Después de todo, si Dios es el Creador del cielo y la tierra, ¿quién podrá tener autoridad sobre él? La respuesta es simple, nadie. Nadie tiene autoridad sobre Dios, por lo tanto su Palabra debe constituirse en el fundamento de nuestras vidas, la única norma de conducta que nos dirija.

Toda otra voz contraria a la biblia, debemos rechazarla,mas cuando es absurda como “esta orden” que escucho esta mujer.

Bien dijo Lutero, o me convencen pro la razon o por la Palabra de DIos o yo no retractaré, o sea, lo que le dijo al Papa era que  si lo que el le decia era abusrod,no le iba a dar bola.

Vos cuando el diablo te diga que hagas algo contrario a la voluntad del Señor, hace lo mismo.No le des bola.

“Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.”

Podemos ver que Jesús mismo reconoció la autoridad de las Escrituras. Durante toda su vida en la tierra, no tan solamente Jesús empleó la Palabra de Dios y habló acerca de ella, sino que también la promovió, la elevó e interpretó.
Los escritores del Nuevo Testamento también mostraron plena confianza en las Escrituras. Al leer el libro de Romanos (por dar un ejemplo), podemos ver como Pablo cita más de 40 veces directamente del Antiguo Testamento, y los capítulos están esencialmente redactados sobre citas o alusiones a los escritos del Antiguo Testamento.
Los apóstoles estaban firmemente convencidos de que las Escrituras eran la Palabra de Dios y todas sus epístolas tienen un sólido fundamento en las mismas.

Dios te bendiga

fuentes bibliograficas

http://apocalipsislosultimostiempos.blogspot.com/2009/04/la-palabra-profetica-mas-segura.html

http://www.taringa.net/posts/imagenes/1850425/noticias-locas.html

Una de fantasmas

Una de fantasmas 

En el blog del Dr. Carmona, encontre este artículo que el publicó con fecha Marzo 28 del 2009, relacionado con el tema del ocultismo y los fantasmas. Hace rato que quería publicarlo acá, pero siempre me olvidaba o estaba ocupado en otra cosa. Aqui les ofrezco hoy este post, que nos deja pensando un poco. Que los demonios existen, la biblia nos habla de ello en muchísimos pasajes. Pero que se manifiestan, solo en el huerto del Eden, Satanás se apoderó de un animal (la serpiente) para tentar al hombre y seducirlos a rebelarse contra Dios.

Bueno, les dejo con sus reflexiones. Uní este artículo a la explicación que da Wikipedia sobre los fantasmas. Espero no se asusten 8) y salgan corriendo y no me dejen ningun comentario interesante. Tampoco me lloren porque busque fantasmas en Wikipedia. Esta bastante completo el articulo de Wikipedia.

Bendiciones

Paulo

fantasma
Esta es la imagen elegida como la más fantasmal

El Mundo Digital

La silueta de un hombre asomado a la ventana de un abandonado castillo escocés se ha convertido en la imagen más fantasmal de la historia tras ganar un concurso en Reino Unido.

Según informan varios medios británicos como la BBC, Christopher Aitchison visitaba en mayo del año pasado el castillo de Tantallon en North Berwick (Escocia) cuando el ojo de su cámara apuntó hacia una de las ruinosas ventanas del castillo y capturó la silueta de un hombre que les observaba.

Lo que en un principio parecía ser un truco ahora se ha convertido en toda una atracción gracias a la ayuda de un grupo de expertos que ha confirmado su autenticidad. No es una falsificación ni un maniquí, ni un guía turístico: es un fantasma.

“Yo no me di cuenta de que alguien estaba mirando por esa ventana, sólo cuando llegué a casa y miré detenidamente la imagen me di cuenta de que alguien había ahí”, explica su autor.

Pero, el misterio de esta imagen no es sólo su posible protagonista fantasmagórico, sino las especulaciones que sobre ella ya se han empezado a hacer. “Algunos creen que puede ser el reflejo de la luz sobre las piedras del castillo, pero otros apuntan a que podría ser el fantasma del rey Jaime V de Escocia”, cuenta Aitchison.

Más de 250 imágenes se han presentado a este concurso que tendrá su punto algido a principios de abril en la 21ª edición del festival Internacional de Ciencia de Edimburgo donde se podrán ver todas las imágenes elegidas por el público.

¿Que es un fantasma?

Para la novela Fantasmas, de Dean R. Koontz, véase Fantasmas (Libro).
  

Ilustración de Howard Pyle, mostrando un pirata fantasma.

Los fantasmas (del griego φάντασμα, “aparición”), en el folclore de muchas culturas, son supuestosespíritus o almas desencarnadas que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos u olores o desplazando objetos —poltergeist—), principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas.

Estudios recientes indican que muchos occidentales creen en fantasmas (en Estados Unidos, una encuesta demostró que el 32% cree en la existencia de fantasmas) y en la vida después de la muerte (Más allá).

Descripción 

La creencia en fantasmas, testimoniada desde los primeros textos escritos, sumerios y egipcios, se encuentra extendida por todo el mundo, con variantes muy diversas. Una de las teorías que intentan explicar la religión los derivaría de la tendencia del pensamiento primitivo y prelógico a considerar que el mundo de los sueños forma también parte del real; por tanto, ver en sueños a personas fallecidas indica que no han muerto y que pueden interferir en la vida real. El origen de los fantasmas, pues, no sería distinto al de la religión en general.

En las civilizaciones orientales (como la civilización china y civilización india), mucha gente cree en la reencarnación. Agregada a esta visión y dentro del estudio de la Metafísica, los fantasmas son almas que rehúsan ser ‘recicladas’ dentro del ciclo del Samsara (ciclo de la reencarnación), porque han dejado alguna tarea por terminar. Los perfectos metafísicos, o los exorcistas de diversas religiones, pueden ayudar al fantasma a reencarnarse o hacerlo desaparecer de la existencia sobre de esta dimensión cuaternaria (según la Metafísica). En la creenciachina e india, además de reencarnar, un fantasma puede también optar a la inmortalidad, transformándose en semidiós y poder a través de su elevación espiritual trascender diversos planos, además de servir a los seres humanos, o puede ir al infierno y sufrir por ciclos karmáticos.

Otras religiones orientales, como el Shinto en Japón, reconocen la existencia de espíritus de todo tipo y aceptan la creencia en fantasmas como parte de la vida cotidiana.

En occidente, se concibe generalmente a los fantasmas como almas en pena que no pueden encontrar descanso tras su muerte y quedan atrapados entre este mundo y cosmos. La imposibilidad de encontrar descanso responde a una tarea que el difunto ha dejado pendiente o inconclusa: así, puede tratarse de una víctima que reclama venganza o de un criminal que por alguna causa (haber sido enterrado con símbolos sagrados, por ejemplo) ve diferido su ingreso en el purgatorio o infierno.

En la cultura contemporánea 

En la mayoría de las culturas contemporáneas, las apariciones de fantasmas están asociadas a una sensación de miedo. Las apariciones son fuente importante de estudio de recién nacidas pseudociencias, tal es el caso de la parapsicología. Aún es también importante dentro del estudio de ciertas religiones, como el Islam, el BudismoJainismoHinduismoShintoismoEspiritualismo y Cristianismo, aunque cada una lo estudia de modo diferente.

En las creencias de la Nueva Era, se intenta racionalizar la creencia tradicional afirmando que los fantasmas son cúmulos de energía negativa o que se trata de imágenes holográficas de personas que han dejado impregnado el ambiente con su imagen y sus actividades.

¿Comunicación con fantasmas?  

A medida que el hombre moderno ha ido desarrollando nuevas tecnologías de comunicación, los interesados en entablar contacto con los fantasmas han tratado de utilizarlas con este propósito: así, se habla de psicofonías (grabaciones sonoras en las que supuestamente se oye la voz o los movimientos de algún difunto) y de psicoimágenes (imágenes estáticas o en movimiento en las que, presuntamente, puede distinguirse alguna presencia fantasmal). Sin embargo, quienes pretenden justificar la existencia de otro mundo y comunicación con el mismo deben justificar primero por qué casi todas las manifestaciones espirituales suelen ser aplicaciones de la Psicología del engaño o fraudes, como con frecuencia han demostrado magos como Harry Houdini o James Randi. Así, mediante la comunicación, también se ha ido desarrollando el concepto científico sobre este tipo de fenómenos. Se cree que más que alguna manifestación divina o macabra es una liberación de energia del cuerpo, dicho de otra forma, una “evolución” de la vida en el mundo terrenal.

Fantasmas célebres  

  

Rostro de una mujer en la casa de Calle Real, número 5 (JaénEspaña), en 1992.

En el Palacio de Hampton Court ha sido grabado en un vídeo el hipotético fantasma de una de las esposas de Enrique VIII. También ha sido fotografiado varias veces un fantasma en una biblioteca de los Estados Unidos, la conocida como Lady in gray o Mujer de gris. Hay asimismo un par de vídeos desconcertantes que esperan aclaración científica. Por otra parte, hay fenómenos como las teleplastiasde Bélmez o Caras de Bélmez que siguen sin explicación científica alguna.

Fantasmas y literatura  

Son muchos los escritores que han tratado el tema, generalmente desde el punto de vista de la creación de cuentos de terror. Empezó el género con el Romanticismo, a fines del siglo XVIII, pero fue en el XIX cuando conoció su máximo auge. Algunos autores: E. T. A. HoffmannEdgar Allan Poe,Sheridan Le FanuM. R. JamesR. L. StevensonHenry JamesEdith WhartonAlgernon Blackwood,Arthur MachenM. P. Shiel, etc. (Véase Cuento de terror).

Véase también  

Enlaces externos  

Fuentes:

En medio de la sequía, el arzobispo de Rosario llamó a orar para que llueva

Si yo oro en lengua desconocida mi espíritu ora pero mi entendimiento queda sin fruto (1Cor.14:14).

En medio de la sequía, el arzobispo de Rosario llamó a orar para que llueva

Martes 20, Enero 2009 14:16 |CLARIN.COM

“Danos agua para que nuestra gente pueda superar este momento difícil”, fue una de las frases de José Luis Mollaghan, quien convocó a una cadena de oraciones. 

El arzobispo de Rosario, José Luis Mollaghan, llamó a formar una cadena de oraciones para pedirle a Dios “por el don de la lluvia, tan esperado por nuestros pueblos y campos”, ya que consideró que la situación que afecta al país es “muy grave”. 

Mollaghan convocó a “hombres y mujeres de todas las religiones”, para que “naturalmente” surja de ellos una oración al observar “las grietas en la tierra y la gente de campo tan afligida”. 

“Danos lluvia, danos agua, para que nuestra gente pueda superar este momento más difícil”, rogó a Dios en medio de un diálogo con una emisora local. “Si lo pedimos, el Señor nos puede conceder el agua que tanto necesitamos en este momento”, aseguró. 

El arzobispo de Rosario no se privó de cuestionar la mano del hombre, responsable en parte de las adversidades del clima: “Sabemos lo que significa la deforestación y es necesario cuidar de estos dones que recibimos de Dios”.

Al leer esta excelente convocatoria del obispo de Rosario,una de las ciudades industriales mas importantes del pais, por el problema de la sequia que afecta al campo, quizas ud. se pregunte como orar. 

Aca les coloco este teto del pastor Humberto Pérez, quien nos muestra la manera más adecuada de orar. En su blog despliega la sabiduría que le ha sido dada por Dios, la cual es evidente en sus brillantes reflexiones. 

Si no Sabe Chino ni Alemán no diga Amén 1

Hay que orar con los labios y con el cerebro. Si el entendimiento no se ejercita la edificación es nula. Póngalo a prueba con las oraciones silentes. Ore mentalmente sin mover los labios y a los pocos minutos ya sus pensamientos andan por lugares secos. Se puede orar hasta en voz queda pero ligeramente perceptible, que uno se pueda oír un poco como oraba Ana (1Sa.1:12-14). Esta mujer no hubiera podido orar largamente si no abre un poco la boca; y aún de rodillas hubiera estado pensando en otras cosas. Dependemos del idioma para darle fruto al entendimiento. Las oraciones silentes están condenadas a la brevedad y muchas de ellas no llegan al amén. Una oración audible vale para edificación más que mil oraciones mudas.

Cuando el Señor enseñó a sus discípulos la práctica de la oración no fue la oración mental sino la audible, que ellos mismos pronunciaran sus palabras, que se oyesen a sí mismos al orar. Si lo que digo no es completamente cierto ¿por qué nos envió a los aposentos y que cerráramos la puerta? No sólo para que no nos vieran postrados y pensaran que queríamos ser vistos sino para que no nos oyeran hablar con Dios. Y ¿por qué Jesús se distanció como un tiro de piedra de sus discípulos más íntimos para suplicar en el huerto? Claro está, para que no le oyeran gemir con temor reverente ni le vieran llorar.

Sin despreciar la oración silente como algo inservible debemos preferir aquella en que podemos ser oídos nosotros mismos. Todo este argumento a favor de usar el propio idioma es para afirmar que si oye orar alguno en una lengua extraña, en idioma desconocido, en cuanto a bendición, se queda con menos provecho que si orara sin abrir su boca.

Si usted no entiende chino no ore en chino ni diga amén a quien ora en chino, y si no hay ningún chino en la iglesia no permita que oren en chino; si no sabe alemán y no conoce en la iglesia a nadie que lo sepa, no deje que oren en alemán; y si alguien dice que habla algún idioma angélico y no vinieron al culto Miguel ni Gabriel que son los únicos nombres de ángeles que conozco, pídale al susodicho que sabe el idioma de ellos, si es que tienen otro que no sea español, que por favor no se luzca delante de los otros pobres terrícolas que no lo entienden porque si el entendimiento no es edificado, olvídelo, el espíritu tampoco.

1. Si no Sabe Chino ni Alemán no diga Amén


Revelan Encuesta Científica sobre Religiosidad en Argentina

Revelan Encuesta Científica sobre Religiosidad en Argentina 

1. CLARIN (1)

Cada vez hay menos católicos y la gran mayoría no va a misa

En el primer estudio que se hace a gran escala surge que el número de creyentes de la principal religión bajó del 90% al 76,5% de la población. Un 9% se declara evangélico. El 70,8% de la gente dice que sus hijos deben elegir su propio credo.

En consonancia con una impresión generalizada en la sociedad, el porcentaje de católicos del país bajó en casi el último medio siglo, aunque quizá no de una manera tan pronunciada como algunos piensan. Pero, a la vez, la gran mayoría de los fieles no van frecuentemente a misa y prefieren un vínculo directo con sus creencias. Según se desprende de una encuesta del CONICET y cuatro universidades nacionales, el porcentaje de católicos cayó en los últimos 48 años un 14%, al pasar del 90,48% que alcanzaba en 1960 -dato del último censo nacional que preguntó acerca de la filiación religiosa-, al 76,5% a comienzos de este año.

El estudio también confirma el escaso vínculo de los creyentes, en general, con sus organizaciones religiosas y, en particular, de los católicos con su Iglesia. El 61,1% dijo relacionarse con Dios “por su cuenta”; sólo el 23,1 % manifestó hacerlo a través de su institución eclesial (de ellos, casi la mitad se declaran evangélicos, lo que evidencia que éstos son más institucionales que los católicos), y apenas un 4,2 % a través de grupos o comunidades. Esta realidad se confirma al preguntar sobre la frecuencia en la asistencia al culto: sólo el 23,8 % lo hace muy frecuentemente (de ellos, el 60,8% son evangélicos, o sea, éstos van más al templo); el 49,1%, poco, y el 28, 8%, nunca.

La encuesta fue presentada ayer en la secretaría de Culto de la Nación por su titular, Guillermo Oliveri, quien destacó “el rigor científico y la buena fe” con la que fue hecha, si bien aclaró que no puede equipararse con un censo. El trabajo fue presentado por su director, el sociólogo Fortunato Mallimaci, y por el coordinador, Juan Cruz Esquivel, ambos expertos en religión. También participaron peritos de las universidades nacionales de Buenos Aires, Rosario, Cuyo y Santiago del Estero, que participaron del relevamiento. La Argentina es el único país de América cuyos censos no preguntan sobre religión.

El sondeo pone de manifiesto, además, la religiosidad de los argentinos. El 91,1% dice creer en Dios; el 4%, que a veces o que duda, y el 4,9% que no. Y el 45 % dice que acude a él “en momentos de sufrimiento”. Paralelamente, el 91, 8 % cree en Jesucristo, o sea, aunque resulte difícil decodificar este dato, todo el que dice cree, cree en Jesucristo; un 84% en la el Espíritu Santo, y un 80% en la Virgen María. Todo esto confirma la fuerte impronta cristiana. Además, el 95,3 % dice estar bautizado en su culto, cosa que baja al 73,1% en el caso del casamiento. Un 23,3% dice que, si forma un matrimonio, no piensa pasar por el templo.

La oración en la casa es la manera más común de asumir la religión: dice que lo hace el 78,3 %, en tanto que 42,8% leyó la Biblia en el último año, particularmente, los evangélicos; el 31% concurrió a un santuario y el 9% fue a misionar. Pero, además, el 31,5% dice que alguna vez consultó a un curandero. En tanto que el 70,8% considera que sus hijos deben elegir su propia religión y el 26 % que deben tener su misma religión.

Del estudio surge, por otra parte, que la mitad de los argentinos considera que el Estado debe financiar a todas las confesiones religiosas o a ninguna. Mientras que el 59,9 % rechaza que financie sólo a la católica, un 19% esta algo de acuerdo y un 15,4% muy de acuerdo. En cambio, el 75% opina que el Estado debe colaborar con el trabajo social de las confesiones, un 53,6% en el mantenimiento de templos y sólo un 26% que debe pagar el salario de obispos y pastores.

A su vez, el 55% considera que debe haber una materia de religión en las escuelas, un 27% que no y un 14% cree que debe darse religión católica. Además, el 69% está de acuerdo con que el Estado ayude a las escuelas religiosas que atienden a poblaciones pobres.

2. Creyentes, a favor del aborto, los anticonceptivos y la educación sexual (2)

LOS FIELES SON MAS ABIERTOS QUE LA IGLESIA

La encuesta sobre religión arroja datos que encenderán luces rojas en la Iglesia católica. Acaso el más destacado sea que el 63,9% de los consultados considera que el aborto “debe estar permitido sólo en algunas circunstancias”. Aunque no lo dice, se infiere que entre esas circunstancias debe contarse, por ejemplo, cuando el embarazo es producto de una violación. De ese 63,9%, los católicos son el 68,6%. A su vez, el 16,9% opina que el aborto debe estar prohibido en todos los casos y el 14,1% considera que tiene derecho a practicarlo siempre que así lo decida. La aceptación sube en la Capital Federal y los grandes centros urbanos.

La educación sexual en las escuelas alcanza un enorme consenso: llega al 92,4% (de éstos, el 93,3% es católico). Sólo un 6,2% está en desacuerdo. También hay un amplísimo acuerdo respecto de si “el Gobierno debería promover el uso de preservativos para prevenir el sida: 88,9% dice que sí. Y 86,9 % afirma que “hospitales, clínicas y centros de salud deberían ofrecer métodos anticonceptivos gratis”. El 81,3% afirma que “las escuelas deben informar acerca de todos los métodos anticonceptivos”.

En cuanto a si “una persona puede utilizar anticonceptivos y seguir siendo un buen creyente”, el 81,2% considera que sí. Además, el 78,8 % cree que “la escuela debería incluir cursos de educación sexual para los alumnos”; el 54,6% dice estar muy de acuerdo con que “las relaciones sexuales antes del matrimonio son una experiencia positiva”, el 22,4% algo de acuerdo y el 18,6% en desacuerdo. Por otra parte, el 31, 8% declara estar muy de acuerdo con que “la homosexualidad es una enfermedad”; el 15,9 % algo de acuerdo y el 43,6 % en desacuerdo.

La cuestión del celibato y el sacerdocio femenino tampoco quedó afuera y las opiniones recogidas muestran que, cuanto menos, son temas muy polémicos. El 60% está de acuerdo con que los sacerdotes formen una familia y el mismo porcentaje que las mujeres sean sacerdotisas.

El relevamiento también permite comprobar que el noroeste argentino es la región más religiosa del país, que la Capital Federal está en una ubicación intermedia y que el sur es la menos religiosa y menos católica. La Iglesia católica tiene, además, la mejor imagen con el 59 % seguida por los medios con el 58 %.

LA NACION

Encuesta nacional del Conicet
Nueve de cada diez argentinos creen en Dios
Presentaron datos novedosos sobre la religiosidad en el país

Por Silvina Premat
De la Redacción de LA NACION

En un grupo de diez argentinos, sólo uno no cree en Dios; de los nueve restantes, siete son católicos; uno, evangélico, y el último puede ser judío, islámico, espiritista o de otro credo. Eso, al menos, es lo que revela la primera encuesta sobre las creencias y actitudes religiosas en la Argentina, realizada por el Conicet y cuatro universidades nacionales entre 2403 personas mayores de 18 años de todo el país.

El sociólogo Fortunato Mallimaci, director del trabajo e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), presentó ayer los resultados preliminares, que confirman la condición de creyente de la gran mayoría de los argentinos. Además, muestra que el 23% de los residentes en el país va habitualmente a lugares de culto, que el 76% es católico y que los indiferentes ?agnósticos, ateos o sin religión? son el 11 por ciento.

Jesucristo encabeza el ranking de creencias y es seguido por el Espíritu Santo y la Virgen. El 92%de los entrevistados dijo creer en ese hombre que fue crucificado en Jerusalén hace 2000 años. En segundo término, el 85% cree en el Espíritu Santo y, luego, en la Virgen (80%). La lista sigue con los ángeles (78%), los santos (76%), la “energía” (64%) y los curanderos (39%). La encuesta se hizo con formularios domiciliarios según un método probabilístico que, en términos sociológicos, asegura un nivel de credibilidad del 95% y un margen de error del 2%. Fue realizada “con el mayor rigor científico y la mejor buena fe”, dijo el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, en el acto de ayer.

La investigación fue fruto del trabajo conjunto del CEIL, del Conicet, y de las universidades nacionales de Buenos Aires, Rosario, Cuyo y la de Santiago del Estero. Financiada por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, se enmarca en un proyecto de investigación que se propone analizar las relaciones entre religión y estructura social en la Argentina del siglo XXI.

Después de casi cuatro décadas sin mediciones científicas de nivel nacional, el estudio del Conicet salda una vieja deuda argentina. “Desde el censo nacional de 1960 no se preguntaban la creencia y pertenencia religiosa. Somos el único país de América latina que no tiene este dato”, afirmó Mallimaci, al presentar los resultados preliminares de la investigación, que terminará dentro de tres años.

Hasta ahora los únicos datos sobre creencias y actitudes religiosas de la sociedad argentina a nivel nacional eran los recogidos en el censo de 1960, donde el 90% se declaró católico.

La encuesta, realizada en todo el país, revela que el 91% de los argentinos cree en Dios. Ese porcentaje es mayor entre las personas sin estudios (95%), los mayores de 65 años (97%) y los habitantes de ciudades chicas (94%). Aun en niveles altos la creencia disminuye entre los que tienen título universitario (84%), los jóvenes entre 18 y 29 años (85%) y los residentes en grandes metrópolis (89%).
Quién es Dios

A la pregunta ¿qué significa Dios para usted? -similar a la que Jesús hizo a sus discípulos: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy?”-, el 65% de los 2285 entrevistados que se declararon creyentes lo describen como un ser ajeno a su vida cotidiana (“un ser superior”, el 37%, y “el creador del mundo”, el 28%). Sólo el 21% reconoce al Dios en el que cree como un padre y, el 0,3%, como el amor.

¿Y cuándo recurren a él? Cuando sufren o necesitan ayuda, el 60%; cuando reflexionan sobre el sentido de la vida (12,8%), y en momentos de felicidad (10,2%). Sólo el 0,5% busca a Dios para agradecer y el 3,3% durante los días de festividades religiosas. En cuanto a la pertenencia a una religión específica, los datos reflejan una diversidad y una preservación de la cultura cristiana. El 76,5% se declara católico; el 9%, evangélico, y el 11,3%, indiferente.

Según explicó Mallimaci, ese porcentaje de católicos es similar en Brasil y Chile, países en los que la cantidad de evangélicos, en cambio, duplica el porcentaje argentino. “Un dato diferente del resto del cono sur es el 11% de indiferentes, ateos o agnósticos”, dijo el sociólogo. Y destacó, también, “la complejidad de la sociedad argentina”. El ex decano de Ciencias Sociales indicó, como ejemplo, que si bien hay 11% de personas que dicen no creer, en total se bautiza el 95 por ciento.

También se destaca, como dato novedoso, que una de cada cuatro personas (23,8%) concurre habitualmente a las ceremonias de su culto. Va poco, el 49%, y nunca, el 27%.

El estudio sondea también las opiniones de los entrevistados sobre cuestiones controvertidas, como el aborto, la educación sexual en las aulas, el uso de anticonceptivos y el sacerdocio de mujeres.

El 63% opina que el aborto debe estar permitido sólo en algunas circunstancias, como casos de violación o el peligro de la vida de la mujer o la formación del feto. Mallimaci destacó que el 68% de esa cantidad es católico y dedujo de ahí que estos resultados “revelan una autonomía de conciencia y decisión y una toma de distancia de los postulados doctrinarios de las instituciones religiosas”. Sin embargo, la respuesta elegida por la mayoría coincide con la posición de las autoridades de la Iglesia sobre la legislación del aborto.

Otro dato significativo es la constatación de la gran desconfianza de los argentinos en sus instituciones. Si se trasladan los porcentajes a una nota de calificación, ninguna supera el 6. Apenas se arriman a ese puntaje la Iglesia (59%) y los medios de comunicación (58%). En tercer término figuran las Fuerzas Armadas (46%) y con un aplazo (27%) los partidos políticos.

Según anticipó Mallimaci, los datos completos del estudio estarán disponibles a partir de hoy en la página del CEIL ( www.ceil-piette.gov.ar ).

3. PAGINA 12 (3)

LA PRIMERA ENCUESTA SOBRE CREENCIAS MUESTRA QUE LA MAYORIA ES CREYENTE, PERO RECHAZA LOS PRECEPTOS ECLESIALES
Los creyentes, esos cuentapropistas de la religión

La mayoría cree en Dios, pero pocos comparten los dictados religiosos. Un estudio del Conicet y cinco universidades sistematizó la relación de los argentinos con las religiones. Seis de cada diez practicantes son evangélicos. Los números de cada credo.

Por Mariana Carbajal

Nueve de cada diez argentinos cree en Dios, pero las tres cuartas partes concurren “poco o nunca” a los lugares de culto y prefiere rezar en su casa, sin intermediarios, y vivir la religión por su cuenta. Aunque el 76 por ciento de la población se declara católico (¡casi un cuarto no lo es!), una amplia mayoría rechaza los preceptos morales impuestos desde el Vaticano: más de seis de cada 10 está a favor de la despenalización del aborto en algunas circunstancias (violación, malformación fetal, peligro para la salud o vida de la madre); 9 de cada 10 quiere que el Gobierno promueva el uso de preservativos para prevenir la infección del VIH; 9 de cada 10 está “muy de acuerdo” con que se brinde educación sexual en los colegios y 8 de cada 10 con que se hable en las aulas de “todos” los anticonceptivos. La mayoría también piensa que una persona puede usar algún método contraceptivo y seguir siendo “un buen creyente” y considera como “una experiencia positiva” las relaciones prematrimoniales. La sociedad argentina al mismo tiempo le exige a la Iglesia Católica un mayor compromiso con los pobres y con la defensa de los derechos humanos. El estudio le pone números además al avance evangélico en el país: del 24 por ciento de la población que se declara practicante de una religión, el 60 por ciento pertenece a ese credo. Casi un tercio de la población alguna vez fue a un curandero. Los datos surgen de la Primera Encuesta sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina, realizada en el país a través de un trabajo articulado entre cuatro universidades nacionales.

Los resultados del estudio se presentaron ayer en la Cancillería por el equipo de investigación que dirigió Fortunato Mallimaci desde el Area Sociedad, Cultura y Religión, del Ceil-Piette del Conicet. “Me impresiona la cantidad de gente que se declara indiferente a la religión”, comentó el investigador a Páginai12 (ver aparte). El relevamiento, realizado entre 2403 personas mayores de 18 años a nivel nacional, encontró que el 76 por ciento de la población del país se define como católico, el 9 por ciento como evangélico y un 11,3 por ciento manifiesta ser ateo, agnóstico o no tener ninguna religión: el resto se divide entre el 1,2 por ciento de Testigos de Jehová, el 0,9 por ciento, mormones y el 1,2 por ciento, otras religiones.

Es la primera vez que se hace una encuesta de este alcance para indagar sobre las adscripciones, creencias y prácticas religiosas en Argentina. El trabajo se realizó con el apoyo de las universidades nacionales de Buenos Aires, Santiago del Estero, Cuyo y Rosario. Las preguntas fueron formuladas entre enero y febrero de 2008.

Nueve de cada 10 encuestados se describieron como creyentes. “Prevalece una cultura cristiana de largo espesor histórico que se expresa en las principales creencias de los argentinos”, señala el estudio. El ranking de creencias lo encabeza Jesucristo, con un 91 por ciento de adhesiones, lo sigue el Espíritu Santo (84,4 por ciento), la Virgen (80 por ciento), los ángeles (78 por ciento), los santos (76 por ciento), la energía (64,5 por ciento) y, por último, los curanderos (39 por ciento).

La región del país más católica es el NOA: ahí, 9 de cada 10 encuestados dijeron ser católicos. En el Area Metropolitana vive la mayor cantidad de “indiferentes” a la religión: así se definió casi el 20 por ciento de los entrevistados. Más de la mitad de quienes actualmente son evangélicos afirman no haber cambiado de religión a lo largo de su vida: siempre fueron evangélicos. La mayoría de los conversos asegura haber adherido anteriormente al catolicismo en un 62,5 por ciento y al evangelismo, en un 25,5 por ciento.

El bautismo es el rito de ingreso mayoritariamente practicado. Está bautizado el 95 por ciento de la población: en el NOA ese porcentaje trepa un poco más aún, hasta casi el 99 por ciento. Pero la tasa de matrimonio religioso es “significativamente” menor. Ante la pregunta: ¿Se casará o se casó por iglesia o templo?, un 23 por ciento respondió negativamente (en el sur del país, ese porcentaje aumenta al 45 por ciento).

La amplia mayoría –7 de cada 10– es partidaria de que sus hijos elijan su propia religión.

La relación con Dios es sin intermediarios. “Estamos frente a complejos procesos de desinstitucionalización religiosa y de individuación de las creencias”, apunta la investigación. Seis de cada 10 prefiere el vínculo por su propia cuenta. Apenas poco más de dos de cada 10 lo hace a través de una institución eclesial (27 por ciento de las mujeres y 18 por ciento de los varones). Tres cuartas partes de la población afirma concurrir “poco o nunca” a los lugares de culto. Sin embargo, hay un casi un cuarto de los argentinos mayores de 18 años que “participa muy frecuentemente de las ceremonias de culto” y entre ellos se destacan los evangélicos. El 60 por ciento de ellos concurre con asiduidad a los templos (ver aparte).

La mayoría de los argentinos rechaza la moral sexual que prescribe la Iglesia Católica. Es significativo que el 64 por ciento de la población encuestada (y casi el 70 por ciento de los católicos) cree que el aborto debe estar permitido en algunas circunstancias, como cuando está en peligro la salud o la vida de la mujer, cuando el embarazo es producto de una violación (a cualquier mujer y no solo a aquella que sufre una discapacidad mental), o si el feto tiene una malformación. El primer supuesto está contemplado en el inciso 1º del artículo 86 del Código Penal (aborto terapéutico), pero los otros dos son materia de controversia jurídica y para despejarla hay diversos proyectos en el Congreso que plantean la despenalización del aborto en esos casos, pero nunca ha prosperado su discusión parlamentaria por presión de la jerarquía católica sobre legisladores y el propio temor que tiene la mayoría de los políticos a impulsar el debate sobre el tema. A ese 64 por ciento debe sumarse el 14 que considera que una mujer siempre tiene derecho al aborto.

Otros hallazgos de la encuesta:

– Más de 9 de cada 10 encuestados están “muy de acuerdo” con que se brinde educación sexual en los colegios y 8 de cada 10 avalan que se les hable de “todos” los métodos anticonceptivos a los alumnos en las aulas.

– Nueve de cada diez creen que el Gobierno debe promover el uso del preservativo para prevenir la infección del VIH.

– Ocho de cada diez piensan que una persona puede utilizar anticonceptivos y seguir siendo un buen creyente.

– Para más de la mitad, las relaciones sexuales antes del matrimonio son “una experiencia positiva”. Apenas el 18 por ciento está en desacuerdo con esa afirmación.

– Casi el 60 por ciento piensa que a los curas se les debería dejar formar una familia.

El estudio, financiado por la Agencia Nacional de Promoción de Ciencia y Tecnología, encontró que persisten fuertes prejuicios en relación a la homosexualidad: un 31 por ciento cree –erróneamente– que es una enfermedad. Por otra parte, hay todavía resistencias al sacerdocio femenino: sólo el 42 por ciento “está muy de acuerdo” con esa opción, un 18 por ciento “algo de acuerdo” y en contra, el 27 por ciento.

Notas:

(1) http://www.clarin.com/diario/2008/08/27/um/m-01747183.htm

(2) http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1043777&pid=4967349&toi=6270

(3) http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-110443-2008-08-27.html

 

Fuente:

taringa.net

¿Qué es el espíritu?

¿Qué es el espíritu?

2003-11-14


 

  Para entender lo que es espíritu debemos superar la comprensión clásica y la moderna y valorizar la contemporánea. La clásica dice: el espíritu es un principio sustancial, al lado de otro principio material, el cuerpo. Espíritu sería la parte inmortal, inteligente, con capacidad de trascendencia. Convive un determinado tiempo con la otra parte, mortal, opaca y pesada. La muerte separa una parte de la otra, con destinos diferentes: el espíritu para el más allá, la eternidad, y el cuerpo para el más acá, el polvo cósmico. Esta visión es dualista y no explica la experiencia de unidad que vivimos. Somos un todo complejo y no la suma de partes.

La concepción moderna dice: el espíritu no es una sustancia, sino el modo de ser propio del ser humano, cuya esencia es la libertad. Seguramente somos seres de libertad porque plasmamos la vida y el mundo, pero el espíritu no es exclusivo del ser humano ni puede ser desconectado del proceso evolutivo. Pertenece al cuadro cosmológico. Es la expresión más alta de la vida, sustentada a su vez por el resto del universo.

La concepción contemporánea, fruto de la nueva cosmología, dice: el espíritu posee la misma antigüedad que el universo. Antes de estar en nosotros está en el cosmos. Espíritu es la capacidad de inter-relación que todas las cosas guardan entre sí. Forma urdimbres relacionales cada vez más complejas, generando unidades siempre más altas. Cuando los dos primeros topquarks comenzaron a relacionarse y a formar un campo relacional, allí estaba naciendo el espíritu. El universo está lleno de espíritu porque es reactivo, panrelacional y auto-organizativo. En cierto grado, todos los seres participan del espíritu. La diferencia entre el espíritu de la montaña y el del ser humano no es de principio sino de grado. El principio funciona en ambos, pero de forma diferente.

La singularidad del espíritu humano es ser reflexivo y autoconsciente. Por el espíritu nos sentimos insertados en el Todo a partir de una parte que es el cuerpo animado y, por eso, portador de la mente. En el nivel reflejo, espíritu significa subjetividad que se abre al otro, se comunica y así se autotrasciende, gestando una comunión abierta, hasta con la suprema Alteridad. Definiendo: vida consciente, abierta al Todo, libre, creativa, marcada por la amorosidad y el cuidado, eso es concretamente el espíritu humano.

Si espíritu es relación y vida, su opuesto no es materia y cuerpo, sino muerte y ausencia de relación. Pertenece también al espíritu el deseo de encapsularse y rechazar la comunicación con el otro. Pero nunca lo consigue totalmente porque vivir es forzosamente con-vivir. Aun negándose, no puede dejar de estar conectado y de conectarse.

Esta comprensión nos hace conscientes del vínculo que liga y religa todas las cosas. Todo está envuelto en el inmenso proceso complejísimo de la evolución, atravesado en todas las etapas por el espíritu que emerge, cada vez, bajo formas diferentes, inconsciente en unas y consciente en otras.

En esta acepción, espiritualidad es toda actitud y actividad que favorece la relación, la vida, la comunión, la subjetividad y la trascendencia rumbo a horizontes cada vez más abiertos. Al final, espiritualidad no es pensar en Dios sino sentir a Dios como el Vínculo que pasa a través de todos los seres, interconectándolos y constituyéndonos, a nosotros y al cosmos.

 

Leonardo Boff

http://servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=039

Anteriores Entradas antiguas