R.C. Sproul – Escogido Por Dios

View this document on Scribd
Anuncios

Ser Dios o no ser nada

Se anunció con el bombo y platillo que conlleva el orgullo: se había creado vida en un laboratorio. Pero no es cierto. Se ha conseguido que una célula ya viva se reproduzca con los rasgos de un genoma diferente que se le ha inoculado después de manipularse. Ahora vendrá el debate ético que genera siempre el miedo a tocar los entresijos de la vida. Si creamos o creemos haber creado vida, ¿somos Dios?

El mito de Frankenstein perdura por que el dilema radica en la propia esencia de la fe. El hombre desea creer en Dios, quiere ser Dios y al mismo tiempo lo niega, por miedo, por soberbia, porque se lo dicta la razón. En el fondo, el debate es ser Dios o no ser nada. Es encontrar la respuesta que nació cuando el ser humano creo el simbolismo. Y esta celebrada noticia no sirve para discutir a Dios sino para confirmar la vanidad humana, pues lo que se plantea es si, una vez más, el invento que puede tener unas consecuencias benefactoras para el avance de la humanidad, será utilizado con unos fines que la pongan en peligro. Terrorismo, lo llamamos, pero sucedió lo mismo con la pólvora o el átomo. ¿Acaso no son terrorismo las armas biológicas que ya existen? ¿O las armas nucleares? ¿O un sistema económico que permite que millones de personas mueran de hambre? No seamos hipócritas. No asustemos a nadie con el desarrollo del invento, porque con debate ético o sin él, el invento se desarrollará. Es una característica inmanente de la especie: ir siempre más allá. Quizá una opción sea ponerlo al alcance de todos y esperar a que se neutralice, mientras se aprovechan sus aspectos positivos. Algo que ya ocurrió en su tiempo con la bomba A.

visto aca

A. W. Tozer – La Busqueda de Dios

View this document on Scribd

¿Quién creó a Dios – R. Zacharias & N. Geisler

View this document on Scribd

¿Es Dios hombre o mujer?

¿Es Dios hombre o mujer?

Respuesta: Al examinar la Escritura, hay dos factores que resultan claros: El primero, es que Dios es un Espíritu, y no posee características o limitaciones humanas; segundo, que toda la evidencia contenida en la Escritura concuerda en que Dios se reveló a Sí mismo a la raza humana en forma masculina. Antes que nada, debe ser entendida la verdadera naturaleza de Dios. Dios es una Persona, obviamente, porque Dios exhibe todas las características de una personalidad propia: Dios tiene una mente, una voluntad, un intelecto y emociones. Dios se comunica, se relaciona, y las acciones personales de Dios son evidenciadas a través de toda la Escritura.

Como Juan 4:24 declara, “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”

Puesto que Dios es un ser espiritual, Él no posee características físicas humanas. Sin embargo, algunas veces el lenguaje figurativo usado en la Escritura, le asigna características humanas a Dios, a fin de hacer posible que sean entendidas por el hombre. Esta asignación de características humanas para describir a Dios es llamada “antropomorfismo”. El antropomorfismo es simplemente un medio mediante el cual Dios (siendo un ser espiritual), comunica verdades acerca de Su naturaleza al hombre, un ser físico. Puesto que el hombre es un ser físico, está limitado en su comprensión de aquellas cosas que están más allá de su esfera física, y así el antropomorfismo en la Escritura, ayuda al hombre a entender quien es Dios.

Parte de la dificultad surge al examinar el hecho de que el hombre fue creado a la imagen de Dios.

Génesis 1:26-27 dice: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su (propia) imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

Lo que esto significa, es que ambos, tanto el hombre como la mujer, fueron creados a la imagen de Dios, con esto, ellos son más grandes que todas las otras cosas creadas; porque ellos, como Dios, tienen una mente, voluntad, intelecto, emociones y capacidad moral. Los animales no poseen capacidad moral y tampoco poseen un componente inmaterial como lo tiene la raza humana. Génesis nos dice que cuando el hombre fue creado por Dios, Él lo creó a Su propia imagen. La imagen de Dios es el componente espiritual que solo el hombre posee. Dios creó al hombre para tener una relación con Él; el hombre es la única creación designada para este propósito.

Eso dice que, el hombre y la mujer solo son diseños semejantes a la imagen de Dios – no son pequeñas “copias al carbón” de Dios y el hecho de que sean hombres y mujeres no significa que Dios tenga características masculinas o femeninas. Recuerda, el haber sido hechos a la imagen de Dios, no tiene nada que ver con las características físicas.

Sabemos que Dios es un Ser Espiritual, y no posee características físicas. Sin embargo, esto no es una limitación para que Dios pueda elegir revelarse a Sí Mismo a la raza humana. La Escritura contiene toda la revelación que Dios dio al hombre acerca de Sí Mismo, y así es la única fuente verdadera y objetiva de información acerca de Dios. Al leer lo que nos dice la Escritura, encontramos muchas observaciones evidentes acerca de la forma en la cual Dios se revela a Sí Mismo a la raza humana:

Para comenzar, la Escritura contiene casi 170 referencias de Dios como el “Padre”. Por lógica, uno no puede ser padre, a menos que sea varón. Si lo que se quiso comunicar era que Dios eligió revelarse al hombre en forma femenina, entonces se hubiera usado la palabra “madre” en lugar de “padre”. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, los pronombres masculinos son usados una y otra vez con referencia a Dios.

Jesucristo se refirió varias veces a Dios como el Padre, y en otros casos usó el pronombre masculino para referirse a Dios. Solo en los Evangelios, Cristo utiliza el término “Padre”en relación directa con Dios cerca de 160 veces. Es de particular interés la declaración de Cristo en Juan 10:30. Él dice aquí, “Yo y (mi) el Padre uno somos” Obviamente, Jesucristo vino en la forma humana de un hombre para morir en la cruz y pagar por los pecados del mundo, y como Dios el Padre, se reveló a la humanidad en la forma masculina. La Escritura registra muchos otros ejemplo donde Cristo utiliza nombres y pronombres masculinos con referencia a Dios.

Las Epístolas del Nuevo Testamento (de Hechos a Apocalipsis), también contienen cerca de 900 versos donde la palabra “theos” – un nombre masculino en griego – es usado en directa referencia a Dios. Casi siempre es traducida como “Dios” en las versiones en español.

En incontables referencias a Dios dentro de la Escritura, existe claramente un patrón consistente de referencia a Él con títulos, nombres y pronombres masculinos. Mientras que Dios no es un hombre, sino un Espíritu, Él eligió la forma masculina a fin de revelarse a Sí Mismo a la humanidad. De la misma manera, Jesucristo, quien constantemente es referido con títulos, nombres y pronombres masculinos, adoptó la forma masculina mientras Él estuvo en la tierra. Los profetas del Antiguo Testamento y los apóstoles del Nuevo Testamento, se refieren tanto a Dios como a Jesucristo con nombre y títulos masculinos. Dios eligió revelarse en esta forma, para que el hombre comprendiera más fácilmente quien es Dios. El afirmar que Dios eligió la forma femenina para revelarse al hombre, no es consistente con el patrón establecido por la Escritura. Nuevamente, si Dios hubiera elegido la forma femenina, habría más evidencia de ello en la Escritura. Tal evidencia simplemente no existe. Mientras que Dios es condescendiente con el ser humano, para que éste pueda comprenderlo, es importante no tratar de “meter a Dios en una caja” por así decirlo, al imponerle limitaciones que no son apropiadas a la naturaleza de quien es ÉL.

Recomendado libro: El Conocimiento del Dios Santo (J.I. Packer)

www.GotQuestions.org/Espanol

¿Por qué Conocer a DIOS?

¿Por qué Conocer a DIOS? ¿PORQUE CONOCER, PORQUE CREER Y PORQUE OBEDECER A DIOS?

Por Emmanuel Arancibia

¿Por qué Conocer a DIOS?

Texto Clave: Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Punto Controversial:

Durante la Reforma protestante del siglo XVI, la iglesia católica romana insistió que los Cristianos comunes y corrientes no podían entender la BIBLIA por si mismos. Lutero había afirmado en 1 … Leer mas…

via El blog del Pastor Daniel

EL CEREBRO CREÓ LA RELIGIÓN PARA EVITAR EL ESTRÉS

EL CEREBRO CREÓ LA RELIGIÓN PARA EVITAR EL ESTRÉS
Miguel Ángel Criado

(Artículo publicado originalmente en el diario Público)

Karl Marx se equivocaba cuando consideró a la religión como el opio del pueblo. En realidad, como está demostrando la neurociencia un siglo y medio después de que el filósofo alemán escribiera aquella sentencia, el destinatario de su poder analgésico es el cerebro.

Apoyados en la biología evolutiva, las últimas técnicas en neuroimagen y el análisis de residuos cerebrales, dos científicos estadounidenses explican en el libro God’s Brain (El cerebro de Dios, ed. Prometheus Books ), publicado en EEUU a comienzos de marzo, cómo la experiencia religiosa libera una serie de neurotransmisores y hormonas que mitigan el estrés que sufre el cerebro ante los pequeños problemas de la vida diaria y las grandes preguntas que, desde siempre, se hace el ser humano.

“Sostenemos que el cerebro creó la religión y la idea de Dios”, explica el antropólogo Lionel Tiger , profesor de la Universidad Rutger y coautor del libro. “Sospechamos que nuestros ancestros imaginaban cosas que les atemorizaban, así que, para reducir ese miedo, produjeron una idea de Dios y formalizaron las religiones”, añade.

Desde mucho antes de la Ilustración, pensadores de todos los tiempos han cuestionado la sobrenaturalidad de la religión. Filósofos, librepensadores y científicos, en especial desde que se hicieron públicas las teorías de Darwin y los trabajos de Mendel sobre genética, han visto en la religión una creación humana destinada a hacer la vida en la Tierra algo más confortable. Pero no dejan de ser opiniones o teorías mejor o peor fundamentadas.

80% de creyentes

Algunos científicos, como el conocido biólogo Richard Dawkins, han acusado a los creyentes de autoengañarse o de tener sus capacidades mentales disminuidas. Con el 80% de la población mundial que se declara creyente de una de las 4.000 religiones que existen, según el libro, una explicación así deja poco margen al futuro de la especie humana. En realidad, según estos autores, el cerebro ha fabricado la religión en su propio beneficio. Y la llegada de la neurociencia y los experimentos con el cerebro han permitido conocer mejor cómo lo hace.

El neurólogo Michael McGuire , coautor del libro y profesor en la universidad californiana de UCLA, descubrió hace casi 30 años cómo estudiar el cerebro de los chimpancés por medio de los residuos de su actividad neuronal sin dañarles. Sus trabajos le permiten sostener que también tienen un sentido de lo que está bien y lo que está mal, es decir, la moral. “No es descabellado que los chimpancés tengan una idea de Dios, pero no tenemos evidencias”, opina McGuire. Y no lo es porque ambas especies comparten una misma base biológica, posible origen de su moral.

Pero el impulso definitivo al estudio del cerebro lo han dado las distintas tecnologías de neuroimagen (resonancia magnética, tomografías, o magnetoencefalografía). En el repaso de los más recientes trabajos en este campo que hace el libro, se observa cómo la fe en Dios reduce los síntomas de la depresión y favorece el autocontrol mientras que la meditación mejora algunas capacidades mentales. Otro estudio también reveló que los creyentes viven más que los ateos o los agnósticos.

La causa hay que buscarla dentro del ser humano. A pesar de ser la especie más poderosa, es presa fácil del miedo y la incertidumbre. Esto genera estrés neuronal, deteriorando las dendritas y reduciendo la neuroplasticidad. Induce más de 100 cambios en el cerebro.

Según los autores, sólo la religión ofrece un bálsamo trinitario formado por la “socialización positiva, los rituales y una creencia, generalmente en la otra vida”. La experiencia religiosa libera neurotransmisores como la serotonina la dopamina o la oxitocina, que dan paz al cerebro. Aunque los ateos y los agnósticos pueden combatir el estrés con actividades que recreen esta socialización, “siempre les quedará algo de dolor, a menos que crean en la otra vida”, aseguran. Desde un punto de vista evolutivo, parece un suicidio no ser religioso.

La obsesión de las autoridades religiosas con el sexo

Antes de existir las religiones formales, los antiguos humanos compartían una serie de códigos sobre el sexo: la prohibición de practicarlo en público, sanción del adulterio, responsabilidad para con los hijos o establecimiento de una edad mínima para mantener relaciones sexuales, entre otras.

Pero, como dicen los autores en el libro, no es hasta la institucionalización de la religión, con su estructura, sus escritos sagrados y sus rituales, que los representantes de Dios no se inmiscuyeron en todo lo que tiene que ver con el sexo.

La razón es poderosa. “La preocupación de las autoridades religiosas con el sexo tendría que ver con el simple hecho de que la conducta sexual es, de entre todas las conductas humanas, la más difícil de controlar, aparte del comer, respirar o excretar”, escriben los científicos en ‘God’s Brain’.

También ofrecen una explicación al tradicional machismo religioso. El hecho de que la práctica totalidad de las religiones muestre un gran desvelo por la virginidad y el pudor femeninos, que no exigen por igual al hombre, sugiere, según los autores, que el afán de control no tiene tanto que ver con la moralidad y el embargo del placer, sino con el control de la reproducción para fines sociales y religiosos.

URL: http://www.publico.es/ciencias/304195/cerebro/creo/religion/dios

Reflexión:

El hombre habrá creado la religión,como método para acercarse a Dios.Pero Dios no es creación ni invento del hombre.Dios existe y es real.Aunque los ateos y los escépticos no lo crean,o procuren negarlo.

En el evangelio,Dios se acerca al hombre por medio de Jesucristo.

Nuestra certeza como cristianos “nacidos de nuevo”, es del 100% acerca de la existencia de Dios. Aunque reconocemos que no tenemos todas las respuestas acerca de  la existencia de Dios ni todo lo relacionado con el Ser de Dios. Sin embargo, la biblia nos revela como es Dios y nos muestra que Jesucristo es el camino al Padre  y que no hay otra manera de conocerlo que arrepentirse del pecado y creer en El de todo corazón.

Te invito a que reflexiones acerca de la existencia de Dios, y a que puedas leer la biblia,para poder conocer mejor lo que ella nos habla acerca de los atributos de Dios.Dios existe y el desea darse a conocer a su vida. Lo animo a que reflexione acerca de la existencia real del Señor.No permita que el escepticismo invada su vida. Crea en el Señor Jesucristo  y sera salvo ud. y toda su familia.

Dios te bendiga mucho

Paulo Arieu

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes