Beneficios de La Lectura de La Biblia

View this document on Scribd
Anuncios

¿Puede la iglesia oponerse al movimiento gay?

¿Puede la iglesia oponerse al movimiento gay?

Posted: 17 Jun 2009 02:10 AM PDT

Como es de costumbre, he estado discutiendo con algunos homosexuales en Lupa Protestante (no daré el link esta ves, pues ellos consideran que nuestra conversación amerita a darles mas importancia a su causa), y me he quedado asombrado en sus afirmaciones. Por lo visto, estas personas no están dispuestas a oír razón o a ver los hechos, lo único importante para ellos es que la iglesia sea ‘inclusiva’, como Jesús quiere que lo sea.

Jesús se ha hecho en una pelota que estos activistas piensan llevar de un lado a otro. Jesús es un hombre Judío ‘aguado’, que soportaría que hubieran homosexuales entre sus seguidores, a pesar de que el mismo dijo que el matrimonio fue establecido por Dios entre un hombre y una mujer: Mateo 19:5-6 y Marcos 10:8.
Es mas, cuando Jesús habla de ser inclusivo, da un caveat, que es el siguiente:

  • Juan 5:14 Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.;
  • Juan 8: 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor.

Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.
Queda claro, que para Jesús, la inclusividad consistía en aceptar a cualquier pecador a la fe, pero no incluía que estos siguieran en los pecados que antes practicaban. De esto, Pablo, el tropezadero de los activistas gays, es consistente con las enseñanzas de Jesús.

En I Corintios, es donde mas claro nos dice que los creyentes no podían seguir viviendo como lo hacían en sus antigua vida:

  • I Cor. 6: 8 Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos. 9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Así que afirmo, que la Biblia es afirmante, pero no como los activistas gay la quieren hacer leer, o quieren convencer al mundo de ello.

¿Pero podrá la iglesia parar el movimiento gay? Estoy viendo como el mundo apunta aquellos que se oponen a tales uniones como intolerantes y homofobicos. Ósea, aquellos que queremos mantener el standard bíblico, seremos no solo tachados de intolerantes, sino que también perseguidos y encarcelados, como ha pasado en Suecia y Canadá. Es en la verdadera iglesia de Cristo, aquella que esta dispuesta a sufrir por la fe una ves dada a los santos, que tendrá que oponerse a que el mundo dicte lo que creen y lo que practican.

Lo triste es cuando aquellos que dicen ser la iglesia, son muy prontos en aceptar la agenda gay. Estos, aun después de haber rechazado las enseñanzas básicas del cristianismo, se dicen ser ‘iglesia inclusiva’. Es triste ver como un grupo se puede engañar a si mismo, creyéndose cristianos, pero no incluyendo al Cristo bíblico, por ser este no grato a su ‘tolerancia’.

Les insto a mantenerse firmes ante lo que se viene. Está escrito, que seremos perseguidos por nuestra fe, pero nos espera un gran galardón.

Dios les bendiga.
Luis Alberto Jovel

This posting includes an audio/video/photo media file: : Download Now

Los Mormones y como contestarles con la Biblia (I)

Los Mormones y como contestarles con la Biblia (I)

  1. Terminología
    1. Cuando un mormón dice creer en la Trinidad, no se refiere a la Trinidad histórica ortodoxa de un Dios que existe en tres personas. Para un mormón, la Trinidad es un oficio desempeñado por tres dioses separados: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
      1. Recuerde que la doctrina correcta de la Trinidad es que hay solamente un Dios que ha existido por toda la eternidad. Este Dios uno existe en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. No son tres dioses separados, sino sólo un único Dios.
    2. Cuando un mormón dice que cree en Dios no se refiere al único verdadero Dios, el Creador de todo, Aquel que siempre ha existido. Lo que quiere decir es que cree en un dios que fue antes un hombre en otro planeta, quien siguió las leyes y ordenanzas del dios de su planeta de origen, y por esta causa fue exaltado a la divinidad. Y, para colmo, tiene por cónyuge a una diosa.
    3. Si usted se halla en situación de dar testimonio a un mormón usted puede emplear las mismas palabras, pero no estar hablando el mismo lenguaje. De modo que es una buena idea estudiar las Diferencias en la terminología de los mormones y Testigos de Jehová en la pág. 83, donde se explican las definiciones de los términos que emplean los mormones.

Lo dice la ciencia: si está felizmente casado será más sano

Lo dice la ciencia: si está felizmente casado será más sano

Un estudio reveló que las personas que se encuentran casadas y son felices tienen menor presión sanguínea que las solteras. “Parece haber beneficios de salud únicos en el matrimonio”, dijeron los autores de la investigación.

La profesora Julianne Holt-Lunstad, de la Brigham Young University, reveló que los hombres y las mujeres en matrimonio feliz tenían cuatro puntos menos de presión sanguínea en las 24 horas que los adultos solteros con un buen grupo de amigos y parientes. Holt-Lunstad y sus colegas se sorprendieron al hallar que tener una red de amigos y parientes fuerte no mejoraba la presión en los solteros o las personas casadas pero infelices.

“Parece haber beneficios de salud únicos en el matrimonio”, señaló Holt-Lunstad, cuyos hallazgos fueron publicados el jueves en Annals of Behavioral Medicine.

“No es simplemente estar casado lo que beneficia la salud; lo que realmente es más protector es tener un matrimonio feliz”, agregó la investigadora. El estudio sobre 204 adultos casados y 99 solteros a los que se les controló las 24 horas la presión reveló, como se temía, que las personas infelices en el matrimonio tenían mayor presión arterial que los felizmente casados y los solteros.

La investigación consistió en el registro de la presión sanguínea unas 72 veces durante las 24 horas, aún cuando los participantes dormían. Los investigadores hallaron que la presión arterial en los adultos casados, especialmente los felizmente unidos, disminuía más durante el sueño que en los solteros.

“Las investigaciones han demostrado que las personas cuya presión arterial se mantiene alta durante la noche corren mucho más riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares que aquellas cuya presión disminuye”, indicó Holt-Lunstad en un comunicado.

La autora dijo que los resultados se podrían explicar, en parte, por el hecho de que los esposos pueden promover hábitos saludables uno a otro, como visitar al médico o comer sanamente, y que también proveerían apoyo emocional en los buenos y en los malos momentos.

El estudio fue financiado por la Fundación Anthony Marchionne, que respalda la investigación sobre el bienestar de personas que nunca se casaron, y por el Centro de Estudios Familiares de la Brigham Young University.

El Dr. James Dobson, fundador y presidente de Enfoque a la Familia. nos da la receta para un matrimonio exitoso

En un esfuerzo por hacer uso de las experiencias de aquellos que han vivido juntos con éxito como marido y mujer, les pedimos a varias parejas casadas que participaran en un estudio informal. Más de seiscientas personas estuvieron de acuerdo en hablar con franqueza a la generación más joven acerca de los conceptos y métodos que han dado resultado en sus hogares. Cada una de ellas escribió comentarios y recomendaciones que se analizaron y compararon cuidadosamente.

El consejo que ofrecieron no es nuevo, pero ciertamente representa un gran lugar para comenzar. Al intentar aprender cualquier tarea, se debe comenzar por los conceptos fundamentales, aquellos pasos iniciales a partir de los cuales todo lo demás se desarrollará más adelante. En este espíritu, nuestro panel de seiscientas personas ofrecieron tres recomendaciones probadas y comprobadas, fundamentales, con las que probablemente ningún cristiano consagrado estaría en desacuerdo.

Un hogar centrado en Cristo

Primero, el panel sugiere que los recién casados deben establecer y mantener un hogar centrado en Cristo. Todo lo demás descansa sobre ese fundamento. Si un esposo y una esposa jóvenes están profundamente comprometidos con Jesucristo, ellos disfrutan de enormes ventajas sobre la familia que no tiene una dimensión espiritual.

Una vida de oración significativa es esencial para mantener un hogar centrado en Cristo. Por supuesto, algunas personas usan la oración de la misma manera en que siguen sus horóscopos, buscando manipular un “poder más elevado” no identificado a su alrededor. Uno de mis amigos admite en broma que él pronuncia una oración cada mañana de camino al trabajo cuando pasa por la tienda de rosquillas Él sabe que no es saludable comer esos pastelitos llenos de grasa, pero le encantan. Por lo tanto, le pide al Señor permiso para que él se dé su gusto cada día.

Él dice: “Señor, si es tu voluntad que me coma una rosquilla esta mañana, permite que haya un lugar de estacionamiento disponible en algún lugar cuando le dé la vuelta a la cuadra”. Si no hay un lugar para su automóvil, él vuelve a darle la vuelta a la cuadra y ora de nuevo.

Shirley y yo hemos llevado nuestra vida de oración con un poco más de seriedad. De hecho, esta comunicación entre nosotros y Dios ha sido el factor estabilizador a lo largo de nuestros muchos años de vida de casados. En las buenas, en las malas, en momentos de angustia y en períodos de alabanza, hemos compartido este maravilloso privilegio de hablar directamente con nuestro Padre celestial. ¡Qué concepto! No se necesita de una cita para entrar en Su presencia.

No tenemos que pasar por Sus subordinados ni tenemos que sobornar a sus Secretarias. Él simplemente está allí, siempre que nos inclinemos ante Él. Algunos de los momentos más destacados de mi vida han ocurrido durante estas sesiones íntimas con el Señor.

Nunca olvidaré el momento cuando nuestra hija acababa de aprender a manejar. Danae había estado inscrita en la Escuela de Conductores Kamikaze, y finalmente llegó el momento para que ella hiciera su primer viaje sola en el automóvil de la familia. Créanme, mi nivel de angustia estaba subiendo hasta el máximo ese día.

Algún día ustedes sabrán cuán aterrador es darle las llaves del automóvil a una muchacha de dieciséis años que no sabe lo que no sabe acerca de conducir. Shirley y yo nos quedamos temblando en el patio de entrada mientras que Danae se nos perdía de vista. Entonces volvimos al interior de la casa, y yo dije: “Bueno, querida, Jehová dio y Jehová quitó”.

Afortunadamente, Danae llegó a casa a salvo en unos cuantos minutos y detuvo el automóvil de manera cuidadosa y controlada. ¡Ése es el sonido más dulce del mundo para un padre o madre angustiado!

Fue durante esta época, cuando vivíamos en el sur de California, que Shirley y yo hicimos un pacto entre nosotros de orar por nuestro hijo y por nuestra hija al final de cada día. No sólo estábamos preocupados por le riesgo de un accidente automovilístico, sino que también estábamos conscientes de muchos otros peligros que acechan en una ciudad como Los Ángeles, California.

Esa parte del mundo es conocida como la tierra de los tipos raros, de los chiflados, y de los locos. Ésa es una razón por la que nos encontrábamos de rodillas cada noche, pidiendo la protección divina de nuestros adolescentes a quienes tanto amábamos.

Una noche estábamos particularmente cansados y caímos en nuestra cama sin hacer nuestra oración. Estábamos ya casi dormidos cuando la voz de Shirley irrumpió en la noche. “Jim”, dijo, “todavía no hemos orado por nuestros hijos. ¿No crees que debemos hablarle al Señor?”

Admito que me fue difícil sacar mi armazón de 1,85 m de estatura fuera de mi tibia cama esa noche. Sin embargo, nos pusimos de rodillas y ofrecimos una oración por la seguridad de nuestros hijos, poniéndolos una vez más en las manos del Señor.

Más tarde supimos que Danae y una amiga habían ido a un restaurante de comida rápida donde habían comprado hamburguesas y refrescos. Condujeron por la pista unos cuantos kilómetros para comer cuando un policía pasó con su patrulla, iluminando con su reflector en todas direcciones. Obviamente estaba buscando a alguien, pero lentamente se fue.

En unos cuantos minutos, Danae y su amiga escucharon un golpe fuerte debajo del automóvil. Nerviosamente se miraron la una a la otra y sintieron otro golpe agudo. Antes que pudieran partir, un hombre se arrastró desde debajo del automóvil y emergió por el lado del pasajero. Tenía mucho pelo, y se veía como que había estado en las calles por semanas. De inmediato, el hombre fue a la puerta y trató de abrirla. Gracias a Dios, estaba con el seguro puesto. Rápidamente, Danae encendió el automóvil y arrancó, sin duda a una velocidad récord.

Más tarde, cuando verificamos la hora de este incidente, nos dimos cuenta de que Shirley y yo habíamos estado de rodillas en el preciso momento del peligro. Nuestras oraciones fueron contestadas. ¡Nuestra hija y su amiga estaban a salvo!

Me es imposible exagerar en cuanto a la necesidad de oración en la trama de la vida familiar. Por supuesto, no simplemente como un escudo contra el peligro. Una relación personal con Jesucristo es la piedra angular del matrimonio, dándole significado y propósito a cada dimensión de la vida. El poder inclinarse en oración al inicio o al final del día permite expresar las frustraciones y preocupaciones que de otro modo no podrían ventilarse.

Al otro extremo de esa línea de oración, hay un amoroso Padre celestial que ha prometido escuchar y responder a nuestras peticiones. En estos días en que las familias se desintegran por todos lados, no nos atrevemos a intentar hacer las cosas por nuestra cuenta.

El compromiso

¿Qué harían ustedes si tornados inesperados rugieran a través de su hogar, o el mar completamente calmo dejara las velas de su embarcación caídas y silenciosas? ¿Empacarían sus cosas y se irían a la casa de su mamá? ¿O pondrían mala cara, llorarían y buscarían maneras de devolver el golpe? ¿O su compromiso los mantendría firmes?

Se deben formular estas preguntas ahora, antes que Satanás tenga una oportunidad de meter su lazo de desaliento alrededor del cuello de usted. Levanten la quijada y aprieten los puños. Jamás se debe permitir que nada que no sea la muerte se interponga entre ustedes dos. ¡Nada!

Esta actitud determinada es lo que falta en tantas relaciones matrimoniales de hoy. Leí acerca de una ceremonia de casamiento en Nueva York hace unos cuantos años, en el que la novia y el novio prometieron “estar juntos en tanto que se amaran”. Dudo que su matrimonio haya durado hasta ahora.

El sentimiento de amor es simplemente demasiado efímero como para mantener una relación unida por mucho tiempo. Viene y se va. Ésa es la razón por la que nuestro panel de seiscientas personas fue categórico en este punto. Ellas han vivido lo suficiente como para saber que un compromiso matrimonial débil inevitablemente terminará en divorcio.

La comunicación

Otra recomendación que hizo nuestro panel es un ingrediente básico para un buen matrimonio: la buena comunicación entre el esposo y la esposa. Este tema ha sido tratado en forma extensiva por autores de libros sobre el matrimonio, así que yo lo trataré en forma breve. Sin embargo, me gustaría ofrecer unos cuantos pensamientos menos trillados sobre la comunicación en el matrimonio, que podrían ser útiles para las parejas casadas jóvenes.

Primero, se debe entender que los hombres y las mujeres difieren en una manera que a menudo no se menciona. La investigación pone en claro que las niñitas son bendecidas con una mayor habilidad lingüística que los niñitos, y éste es un talento que dura toda la vida. Dicho de manera simple, ella habla más que él.

Al ser adulta, la mujer generalmente expresa sus sentimientos y pensamientos mucho mejor que su esposo, y a menudo se irrita por la reticencia de él. Dios le puede haber dado a ella 50.000 palabras por día, y a su esposo, sólo 25.000. Él viene a casa habiendo ya usado 24.975 palabras, y sólo se comunica con gruñidos en la noche. Tal vez se enfrasque en el partido de fútbol americano del lunes por la noche, mientras que su esposa se muere por gastar las 25.000 palabras que le quedan a ella.

La famosa escritora Erma Bombeck se quejó acerca de esta tendencia de los hombres de enfrascarse en los deportes por televisión mientras que sus esposas están sedientas de compañerismo. Incluso propuso que se pasara una nueva ordenanza que se llamaría la “Ley de Bombeck”. De acuerdo a esta “ley”, a un hombre que haya mirado 168.000 partidos de fútbol americano en una sola temporada podía declarársele legalmente muerto. Todas las que están a favor digan “Sí”.

La complejidad de la personalidad humana garantiza que habrá excepciones para cada generalización. Pero las mujeres tienden a hablar más que los hombres. Todo consejero matrimonial entendido sabe que la incapacidad o la indisposición de los esposos a revelar sus sentimientos a sus esposas es una de las quejas comunes de las mujeres.

Casi se puede afirmar como un absoluto: Muéstrenme a un esposo callado y reservado, y yo les mostraré una esposa frustrada. Ella quiere sabe lo que él piensa y lo que pasó en su oficina, y cómo ve a los niños y, especialmente, cómo se siente con respecto a ella. El esposo, por el contrario, encuentra que es mejor no hablar de ciertas cosas. Es una lucha clásica.

La paradoja es que una mujer muy emocional y comunicativa a veces se ve atraída por el tipo de hombre fuerte y silencioso. Él parecía tan seguro y “controlado” antes que se casaran. Ella admiraba su naturaleza imperturbable y su serenidad en una crisis.

Luego se casaron y el punto débil de su gran fortaleza se hizo obvio. ¡No hablaba! Entonces ella rechinó los dientes durante los siguientes cuarenta años porque su esposo no podía darle lo que ella necesitaba de él. Simplemente no estaba en él.

Desdichadamente, las esposas y los hijos de las rocas y de las islas sí sienten dolor, ¡y lloran! ¿Pero cuál es la solución a semejantes problemas de comunicación en el hogar? Como siempre, involucra llegar a un acuerdo. Un hombre tiene una clara responsabilidad de “alegrar a la mujer que tomó” (Deuteronomio 24:5).

No debe proclamarse a sí mismo “una roca” que nunca se permitirá volver a ser vulnerable. Él debe presionarse a abrir su corazón y compartir sus sentimientos más profundos con su esposa. Debe apartar tiempo para conversaciones significativas.

Hacer caminatas, salir para tomar desayuno y andar en bicicleta los sábados por la mañana son cosas que promueven la conversación y mantienen el amor vivo. La comunicación puede ocurrir inclusive en familias en donde el esposo se inclina hacia adentro y la esposa se inclina hacia afuera.

En estos casos, creo yo, la responsabilidad fundamental para llegar a un acuerdo radica en el esposo. Por otro lado, las mujeres deben entender y aceptar el hecho de que algunos hombres no pueden ser lo que ellas quieren que sean.

En mi libro titulado What Wives Wish Their Husbands Knew About Women. (Lo que las esposas desean que los maridos sepan sobre las mujeres), hablé sobre esta necesidad de parte de las esposas de aceptar la realidad tal como se les presenta.

¿Puede usted aceptar el hecho de que su esposo nunca podrá satisfacer todas sus necesidades y aspiraciones? Rara vez un ser humano puede satisfacer cada uno de los anhelos y esperanzas que otra persona alberga. Obviamente, esta moneda tiene dos caras: Usted tampoco puede ser la mujer perfecta para su esposo. Él no está más equipado para resolver toda la gama de necesidades emocionales que tiene usted, de lo que usted misma está capacitada para ser la máquina sexual de los sueños de él cada veinticuatro horas.

Ambos tienen que conformarse con las flaquezas y las fallas humanas, la irritabilidad y la fatiga, y los ocasionales “dolores de cabeza” que atacan de noche. Un buen matrimonio no es aquel en el que reina la perfección: Es una relación en la que una perspectiva saludable no hace caso de una multitud de cosas “no solucionables”. Gracias a Dios, ¡mi esposa, Shirley, ha adoptado esta actitud hacia mí!

Me preocupa especialmente la madre de niños pequeños que elige no trabajar fuera del hogar, y es ama de casa a tiempo completo. Si ella ve a su esposo como la persona que le proveerá toda la conversación adulta que necesita, y como alguien que satisfará todas sus necesidades emocionales, su matrimonio puede encallar rápidamente. Él regresará a casa del trabajo agotado y con la necesidad de “tranquilidad”, como mencionamos anteriormente.

En vez de ello, encuentra a una mujer que está hambrienta de atención y apoyo. Cuando ella ve en los ojos de él que no le queda nada que dar, entonces es el comienzo de dolores. Ella se deprime o se enoja (o ambas cosas), y él no tiene ni idea de cómo poder ayudarla. Yo comprendo esta necesidad femenina y he intentado expresársela a los hombres.

Sin embargo, la dependencia total de una mujer en un hombre ejerce demasiada presión sobre la relación matrimonial, la cual se puede agrietar bajo la tensión. ¿Entonces qué se puede hacer? Una mujer con un rango normal de necesidades emocionales simplemente no puede pasarlas por alto. Estas necesidades gritan por ser satisfechas.

De manera consecuente, desde hace tiempo les he recomendado a las mujeres que se encuentran en esta situación, que busquen complementar lo que sus esposos les pueden dar, cultivando amistades significativas con otras mujeres. Tener amigas con quienes hablar de corazón a corazón, con quienes estudiar las Escrituras, y con quienes compartir técnicas de cuidado infantil puede ser vital para la salud mental. Sin este apoyo adicional, la soledad y la baja autoestima pueden acumularse y comenzar a sofocar el matrimonio hasta la muerte.

Esta solución de compañía femenina parece tan obvia que uno podría preguntarse por qué incluso vale la pena sugerirla. Desdichadamente, no es tan fácil de implementar. A menudo, una mujer debe buscar amigas hoy en día. Hemos sido testigos de un desmoronamiento en las amistades entre mujeres en los últimos años. Hace cien años, las esposas y las madres no tenían que buscar amistades femeninas. Era algo que estaba programado dentro de la cultura.

Las mujeres envasaban la comida juntas, lavaban la ropa juntas en el arroyo, y cooperaban en las obras de caridad de la iglesia juntas. Cuando los bebés nacían, la nueva madre era visitada por tías, hermanas, vecinas y mujeres de la iglesia que venían a ayudarla a cambiar los pañales, alimentar y cuidar al niño. Existía un sistema de apoyo automático que rodeaba a las mujeres y que hacía la vida más fácil.

La ausencia de este sistema de apoyo rápidamente se traduce en conflicto matrimonial y puede llevar al divorcio. A toda esposa joven que está leyendo estas palabras, la insto a que no permita que esta situación le acontezca. Invierta algo de tiempo con sus amigas, aunque esté muy ocupada.

Resista la tentación de encerrarse entre las cuatro paredes de su hogar y de esperar que su esposo lo sea todo para usted. Como familia, involúcrense en una iglesia que satisfaga sus necesidades y que predique la Palabra. Esposas, recuerden que están rodeadas de muchas otras mujeres con sentimientos similares. Encuéntrenlas, preocúpense por ellas, compartan con ellas.

Y en el proceso, su propia autoestima se elevará. Cuando estén satisfechas con sus vidas, sus matrimonios florecerán. Suena simplista, pero así es como estamos hechos. Estamos diseñados para amar a Dios y para amarnos los unos a los otros. La privación de cualquiera de estas funciones puede ser devastadora.

Fuente: Reuters

Matrimonio Cristiano – La receta para un matrimonio exitoso

El relato muestra que Jesús no fue arrestado ni juzgado conforme a la ley judía, o Halajá.

El relato muestra que Jesús no fue arrestado ni juzgado conforme a la ley judía, o Halajá.

El Gran Sanhedrín sentenció a Jesús a la pena de muerte, por el delito de blasfemia.

Los cuatro evangelios del Nuevo Testamento suministran un relato muy similar del proceso judicial al que fue sometido Jesús. Por ejemplo, relatan que Jesús fue arrestado después de la última cena; fue juzgado por el Gran Sanhedrín; compareció ante el gobernador romano Poncio Pilatos, y fue sentenciado a morir crucificado. El relato muestra que Jesús no fue arrestado ni juzgado conforme a la ley judía, o Halajá.

Jesús fue arrestado en la noche; pero no estababa permitido arrestar en la noche. Fue juzgado en la noche; pero no estaba permitido juzgar en la noche. Fue juzgado en la víspera del Sabbath, o día de reposo; pero, en el caso de un importante proceso judicial, no estaba permitido juzgar en la víspera del Sabbath. El proceso judicial duró un día; pero, en el caso de un proceso judicial importante, si la sentencia era condenatoria, el proceso debía durar hasta el día siguiente, para permitir que quienes, en el primer día, hubiesen votado en favor de la condena, tuviesen la opción de votar, en el segundo día, en favor de la absolución. El proceso, entonces, no debió comenzar en la víspera del Sabbath.

El Gran Sanhedrín fue acusador; pero no tenía autoridad para acusar. Y admitió testimonios acusatorios esencialmente discrepantes; pero sólo debía admitir los testimonios esencialmente semejantes de por lo menos dos testigos. El proceso judicial se celebró en el palacio de Caifás; pero debía haberse celebrado en el templo de Jerusalén. El delito del cual Jesús fue acusado, no fue investigado; pero debió haber sido investigado.

El Gran Sanhedrín sentenció a Jesús a la pena de muerte, por el delito de blasfemia, porque presuntamente había afirmado que podía destruir el templo y reconstruirlo en tres días, y era hijo de Dios. Empero, el Gran Sanhedrín no tenía autoridad para ejecutar la sentencia. Entonces acudió a Pilatos, quien tenía esa autoridad. Jesús compareció ante Pilatos. Sin embargo, la blasfemia no era un delito que contemplase la ley romana, y el Gran Sanhedrín debió acusarlo de otros delitos, que fueron traición (porque presuntamente Jesús exhortaba a no tributar), y sedición (porque presuntamente Jesús pretendía ser rey terrenal de los judíos). El Gran Sanhedrín no convenció a Pilatos, y Jesús fue absuelto.

El Gran Sanhedrín insistió en la sentencia de muerte. Entonces Pilatos, que quizá quería complacer al Gran Sanhedrín y a la vez eludir la responsabilidad de la sentencia, ordenó que Jesús compareciese ante una autoridad superior, que era Herodes Antipas, tetrarca de Galilea y de Pereo. El Gran Sanhedrín tampoco convenció a Herodes Antipas. Jesús fue absuelto, y compareció otra vez ante Pilatos, quien asediado y hasta amenazado por el Gran Sanhedrín, y quizá temeroso de que Jesús provocara una rebelión del pueblo judío contra el gobierno romano, y so pretexto de un exigente y furioso clamor popular, dictó sentencia de muerte, por crucifixión (que era un modo de ejecutar la sentencia conforme a la ley romana, y no conforme a la ley judía).

Post scriptum. El Gran Sanhedrín, que se obsesionaba por juzgar justamente, cometió, en el proceso judicial de Jesús, una impresionante injusticia, quizá porque Jesús amenazaba con despojarlo de su poder económico, político y religioso, y de su autoridad moral.

Fuente: ILEGAL PROCESO JUDICIAL DE JESÚS

LA BIBLIA GUÍA SEGURA

LA BIBLIA GUÍA SEGURA

Un guía es imprescindible cuando caminamos por territorio desconocido y peligroso. Un guía es necesario para el escalador que desconoce los peligros que se esconden bajo la blanca nieve. Un guía es necesario para el explorador que avanza entre la densa espesura de la selva amazónica. Un guía es necesario para el aventurero que se adentra en una gran sima natural. Un guía es necesario para el viajero que atraviesa un gran desierto. Pero, sobre todo, un guía es necesario para el que vive cada día desconociendo lo que puede suceder en el momento siguiente o en los meses o años que vendrán. Necesitamos saber como reaccionar ante cada circunstancia y que decisiones tomar para encauzar bien nuestro futuro. Nuestro tiempo está lleno de mensajes que vienen de todas las procedencias posibles y con todas las intenciones imaginables. Es imprescindible contar con una “clave” para distinguir entre los que interesan y los que perjudican. Cada día de nuestra vida está lleno de opciones que exigen una decisión. No podemos transitar con seguridad por la vida sin tener “un plano” que nos oriente de forma fiable. El salmista que escribió el Salmo 119, una larga oración de un creyente piadoso, descubrió que esas necesidades las llena a la perfección la Palabra de Dios.

“Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera a mi camino” escribe este joven salmista con muchos problemas en el verso 105. Decimos lo de “joven” porque el autor del salmo se pregunta en el verso 9: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra” Y más adelante, en el 100 dice: “Más que los viejos he entendido, porque he guardado tus mandamientos”. Y decimos que tenía muchos problemas porque él mismo lo reconoce claramente; por ejemplo, en el verso 25: “Abatida hasta el polvo está mi alma, vivifícame según tu palabra”, o el verso 86: “Sin causa me persiguen; ayúdame”, o el 109: “Mi vida está de contínuo en peligro, mas no me he olvidado de tu ley”. Es, por lo tanto, la persona ideal para contarnos como se enfrenta a la situación. Su poca experiencia unida a sus dificultades, lo hacen muy parecido a cualquiera de nosotros, y su deseo de agradar a Dios, nos anima a seguir adelante.

Cuando dice: “Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera a mi camino” él atribuye a la Palabra de Dios la capacidad de permitirle ver con claridad sus circunstancias, ya sean próximas o alejadas. La capacidad de echar luz sobre las dudas del presente y sobre las incognitas del porvenir. La capacidad de permitirle ver con su verdadero aspecto lo que sucede y lo que le espera en el futuro. Un poco más adelante, en el verso 130, lo dice de otra forma: “La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples”. Aquí nos aclara que esto de “iluminar” se refiere al entendimiento y que la luz de la Palabra de Dios es tan clara que hasta los de menor inteligencia, “los simples” pueden entender. Siempre hubo, y sigue habiendo, los que pretenden hacernos creer que la Palabra de Dios solo puede entenderse con la ayuda de intérpretes cualificados. Este salmo, la porción más larga de toda la Biblia dedicada al trato personal del creyente con la Palabra de Dios, es el más rotundo y contundente desmentido.

Analicemos el texto, porque no tiene desperdicio. “Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera a mi camino” El salmista identifica la Palabra de Dios con la luz que ilumina perfectamente el terreno que pisa y a la vez alcanza el resto del camino que tiene que recorrer, permitiéndole conocer igualmente bien lo inmediáto y lo lejano, los detalles del lugar por el que camina y la ruta que ha de seguir en el futuro. Usa para describir el presente y el porvenir dos palabras que no dejan lugar a dudas: “pies” para lo que está al lado, lo inmediáto, las circunstancia de cada día; y “camino” para el futuro, el resto de la vida, lo que aun queda por vivir; porque dice: “Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera a mi camino”. A nadie se le oculta la importancia de tener claridad para saber, para decidir, para hacer planes. El salmista había encontrado todo esto en la Palabra de Dios, por eso lo proclama. Jesucristo diría siglos más tarde algo muy semejante: “Yo soy la luz del mundo el que me sigue no andará en tinieblas”.

Examinemos ahora estos dos aspectos de la mejor guía que existe, la única absolutamente segura. El primer aspecto tiene que ver con lo cercano, con lo que está al alcance de la vista, con el momento presente. “Lámpara es a mis pies tu palabra”. La guía necesaria para lo inmediáto en un tiempo de gran velocidad e imprevisible, la reacción oportuna para no equivocarse. Nunca se ha vivido tan aprisa, nunca hemos tenido tanta necesidad de tiempo para reflexionar y tanta falta del mismo. Si hubo una época en la historia en que el consejo del salmista era angustiosamente necesario, es la nuestra. A veces necesitaríamos la experiencia de cien vidas para saber reaccionar en un momento. ¡Cuantas veces una reacción equivocada nos hace lamentarnos por largo tiempo! El salmista aprendió que su presente podía ser acertado si llenaba su vida de la Palabra de Dios, por eso dice: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu Palabra”(v.9) el camino solo se puede limpiar en el presente. Él aprendió a conocer el error gracias a la luz de la Palabra, lo reconoce así: “Consideré mis caminos, y volví mis pies a tus testimonios” (59) “De todo mal camino contuve mis pies para guardar tu palabra” (101) “De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto he aborrecido todo camino de mentira” (104).

El segundo aspecto tiene que ver con el resto de nuestra vida, con el camino que todavía resta por conocer, con los imponderables que faltan por enfrentar, con las trampas que puedan aparecer de improviso La perspectiva imprescindible del futuro que permita planear sin hacer “castillos en el aire” ni quedarse corto, también este aspecto es plenamente satisfecho por la Palabra de Dios, por eso el salmista dice “Lámpara es a mis pies tu Palabra y Lumbrera a mi camino”. El salmista ya tiene muy clara su manera de plantearse el futuro: será con la tutela permanente de la Palabra de Dios, porque sabe que es la mejor opción, por eso dice: “Bienaventurados los perfectos de camino, Los que andan en la ley de Jehová”(9) . “Escogí el camino de la verdad”. (30). Es vital saber con certeza que el camino emprendido es el bueno, porque no se puede desandar, es imposible volver atrás, la vida no es como una cinta de vídeo que se puede rebobinar, la vida tiene sentido único. Pero el salmista no solo sabe que el camino que marca la Palabra de Dios es el bueno sino que además es satisfactorio, plenamente satisfactorio, porque él dice también que: “Me he gozado en el camino de tus testimonios Más que de toda riqueza” (14). Tiene tanta certeza el salmista en la guía de la Palabra de Dios que está decidido a seguirlo hasta el final, asi lo dice en el verso 33: “Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, Y lo guardaré hasta el fin “. En estos tiempos tan inestables es magnífico encontrar una forma de vivir que valga para toda la vida.

Demos gracias a Dios por habernos dado una guía tan perfecta para nuestra vida, que vale lo mismo para lo íntimo, para lo cercano, para lo inmediáto, que para lo lejano, para el porvenir, y además para toda la vida. Saquemos nuestra Biblia del olvido, tenemos un tesoro, miles de tesoros, escondidos en sus páginas. Entreguémonos a su meditación y dejemos que guíe nuestras vidas.


Fuente:http://www.libreriaclc.com/es/pg_41.html

JESÚS Y CREACIÓN

¿DIJO JESÚS QUE LA CREACIÓN FUE EN SEIS DÍAS LITERALES?

El valeroso Cronus.

Jesús dijo: “No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras? (Juan 5:45-47). En este pasaje, Jesús deja claro que hay que creer lo que Moisés escribió. Y uno de los pasajes en las escrituras de Moisés en Éxodo 20:11 dice: “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó”. Este, por supuesto, es la base de nuestra semana de siete días – trabajo de seis días y un día de descanso. Obviamente, este pasaje se pretendió para ser tomado como que habla de un total de siete días literales basados en la semana de la Creación de seis días literales del trabajo y un día literal del descanso.

De hecho, en Lucas 13:14, en su respuesta a la cura de Jesús de una persona en sábado, el gobernante de la sinagoga, que sabía la ley de Moisés, obviamente se refirió a este pasaje cuando él dijo, hay seis días durante los cuales los hombres deberían trabajar; por lo tanto vengan y sean curados en ellos, y no durante el día de sábado. El día de sábado aquí fue considerado un día ordinario, y los seis días del trabajo fueron considerados días ordinarios. Esta enseñanza está basada en la ley de Moisés como está registrado en Éxodo 20, donde encontramos a los Diez Mandamientos – la semana de la creación de seis días siendo una base para el Cuarto Mandamiento.

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org (Inglés y español)

……………………

Fuente: JESÚS Y CREACIÓN

Anteriores Entradas antiguas