Hallan las pinturas “más antiguas” de los apóstoles

Arqueólogos y restauradores descubrieron en Italia lo que se cree son las pinturas más antiguas de los rostros de cuatro de los apóstoles de Jesucristo.

  • ver video aca

El hallazgo se llevó a cabo en las catacumbas aledañas a la iglesia de Santa Tecla de Roma. Las cuatro imágenes que se cree representan a Andrés, Juan, Pedro y Pablo fueron descubiertas en el cielo raso de la cámara funeraria de una mujer de la nobleza de la época del Imperio Romano.

Los frescos estaban cubiertos por una gruesa capa de carbonato de calcio debido a la alta humedad y a la falta de aire circulante en la tumba, de modo que se utilizó una técnica de laser para sacar las pinturas a la superficie.

Cada imagen tiene cerca de cincuenta centímetros de diámetro y los arqueólogos afirman que los colores son extraordinarios. Las pinturas han sido fechadas entre fines del siglo IV y comienzos del siglo V.

Los frescos estaban cubiertos por una gruesa capa de carbonato de calcio debido a la alta humedad y a la falta de aire circulante en la tumba, de modo que se utilizó una técnica de láser para sacar las pinturas a la superficie.

Significado

Dado que la existencia histórica de los protagonistas está todavía por demostrarse, no puede tratarse aquí de verdaderas imágenes pictóricas, pero sí de la representación más antigua de cuatro apóstoles.

Los expertos afirman que el descubrimiento demuestra que el culto a los apóstoles se hallaba extendido al principio del cristianismo.

Las imágenes están pintadas en el cielo raso de una cámara funeraria.

El trabajo le llevó dos años al equipo, y fue hecho durante la restauración de las catacumbas.

Se han encontrado imágenes de San Pedro desde la primera mitad del siglo IV, pero nunca solo.

El corresponsal de la BBC en Roma, Duncan Kennedy, explicó que el rostro de las cuatro figuras fue comparado con pinturas posteriores y cada uno tenía las mismas características, como por ejemplo, la arrugada frente de San Pedro y su barba puntiaguda.

DESCUBREN EN ROMA LAS REPRESENTACIONES MÁS ANTIGUAS DE LOS APÓSTOLES

Las imágenes de los discípulos de Cristo, pintadas en las paredes y en varios medallones ubicados en el techo de las catacumbas de Santa Tecla, salieron a la luz tras dos años de labores.

Ciudad del Vaticano, (Notimex).- Arqueólogos del Vaticano descubrieron retratos antiguos correspondientes al apóstol San Pablo (hallada el año pasado tal como informó entonces CATOLICIDAD), a la que se agregan la de los santos apóstoles Juan, Andrés y Pedro (en ese orden están las fotografías. San Pedro abajo), localizadas durante la restauración de un mausoleo del siglo IV en las catacumbas romanas de Santa Tecla.“En ese período comienza el culto a los santos, se trata de las primeras iconografías de los apóstoles en absoluto”, anunció a la prensa Fabrizio Bisconti, superintendente arqueológico para las catacumbas de la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra.

Las imágenes de los discípulos de Cristo, pintados en varios medallones ubicados en el techo de la tumba colectiva, salieron a la luz tras dos años de labores que incluyeron la utilización de técnicas laser, nunca antes usadas en las catacumbas.

“El monumento estaba cubierto por una espesa capa de carbonato de calcio, por ello condujimos una profunda investigación histórica para saber que habría abajo porque las pinturas no se veían”, reveló Bárbara Mazzei, responsable de la restauración.

Explicó que tras realizar análisis químicos y físicos los restauradores optaron por usar la herramienta del láser, pero no un láser tradicional, sino uno modificado especialmente.

El costo de toda la operación fue de 60 mil euros (unos 73 mil dólares).

Las catacumbas de Santa Tecla ocupan una vasta extensión sobre la vía Ostiense, al sur de Roma.

Bajo los actuales edificios y avenidas de la capital italiana cientos de túneles subterráneos contienen los vestigios de los cementerios cristianos que datan de los primeros siglos de nuestra era.

A unos 500 metros de la actual Basílica de San Pablo, donde yacen los restos verdaderos del apóstol, y bajo el subsuelo de un simple edificio de una compañía de seguros, una puerta de metal permite descender unos 15 metros bajo tierra.

Junto a cientos de tumbas colectivas, lápidas de mármol escritas en latín y tejas talladas destaca el “cubículo de los apóstoles”, como fue bautizado por los arqueólogos el mausoleo donde se descubrieron no sólo los retratos de los discípulos, sino también otras pinturas.

Entre otras imágenes salieron a la luz diversas escenas cristianas que decoran las paredes: el Cristo maestro, la resurrección de Lázaro, la curación del paralítico, el colegio apostólico, la adoración de los Reyes Magos, el sacrificio de Isaac.

En uno de los arcos aparece una figura de una señora noble, suntuosamente vestida, que porta joyas, en compañía de una hija orante entre dos santos que introducen a las difuntas al más allá.

Bisconti precisó que la mujer, a la cual llamó simplemente “matrona”, era quien mandó a construir el decorado mausoleo y que, por el entorno, seguramente perteneció a parte de la aristocracia romana que a finales del siglo IV dejó el paganismo y se unió a los cristianos.

“La matrona de tecla, extremamente pudiente, conocía bien la escritura, el griego y el latín.

Con su tumba nos hace entrar en una Roma que cambia, la urbe de los últimos paganos era también la de una sistemática cristianización”, evocó.

“¿Por qué los apóstoles? Porque en este tiempo nace el culto a ellos –insistió-; se hizo enterrar ahí, quiso a los apóstoles como sus custodios e imitó los mausoleos y edificios de su tiempo”.

Visto en : CATOLICIDAD

Anuncios

¿NECESITAMOS LOS ORIGINALES?

¿NECESITAMOS LOS ORIGINALES?

HACE unos 3.500 años un hombre de edad avanzada del Oriente Medio agrupó una historia del mundo hasta sus días. Aquella obra, que llenó cinco extensos libros, tiene que haber requerido muchísimo esfuerzo. Aquel hombre tenía más de 80 años de edad cuando comenzó su relato. Ni él ni su nación tenían un hogar establecido, sino que vagaban de un lugar a otro por el desierto de Sinaí. Sin embargo, con el tiempo lo que él escribió llegó a formar parte de la producción literaria más importante que el mundo ha conocido.
Aquel hombre fue Moisés, y a él Dios otorgó el privilegio de librar del cautiverio en la tierra de Egipto a la antigua nación de Israel. Sobre este asunto del cautiverio judío en Egipto los arqueólogos no tienen ninguna duda pues hay montones de restos arqueológicos que así lo prueban Los cinco libros que escribió se conocen hoy como el Pentateuco, la primera parte de la Biblia.
Pero a veces la gente pregunta: ‘¿Podemos de veras confiar en las palabras de Moisés y los demás escritores bíblicos? ¿Existen sus manuscritos originales? Si no, ¿qué les pasó? ¿Y cómo podemos estar seguros de que lo que dice la Biblia es en realidad lo que se escribió originalmente?’.
Los materiales
Hay muchas razones para confiar en que el contenido de la Biblia no ha cambiado desde el tiempo de su escritura original. Es cierto que no tenemos los manuscritos originales de los escritores bíblicos. Pero en verdad no deberíamos esperar tenerlos. ¿Por qué? Por los materiales en que se escribieron, cierta costumbre judía antigua y lo que sucedió en los tiempos desde que se escribieron.
En primer lugar, sírvase considerar los materiales. Todavía existen escritos que se hicieron cuando la Biblia estaba siendo compilada. Pero la mayoría se escribió en piedra o arcilla, materiales que pueden durar largo tiempo. Sin embargo, parece que la Biblia se escribió originalmente en materiales más perecederos. Por ejemplo, el rey Jehoiaquim quemó escritos de Jeremías, uno de los escritores de la Biblia. (Jeremías 36:21-31.) Tablillas de piedra o arcilla no habrían sido destruidas fácilmente así.
Entonces, ¿qué material usaron los escritores de la Biblia? Pues bien, Moisés fue instruido en toda la sabiduría de los egipcios, y el material de escritura más común en Egipto era el papiro. Por lo tanto, es posible que Moisés haya escrito en aquel material perecedero. Otro material de escritura común en el Oriente Medio era la piel de animales… pergamino o vitela. Puede que Jeremías haya escrito en pergamino. El pergamino o el papiro se habrían quemado cuando el rey Jehoiaquim arrojó el rollo de Jeremías al fuego.
Es cierto que en el clima caliente y árido de Egipto muchos manuscritos de papiro han durado miles de años. Pero eso es excepcional. Tanto el papiro como el pergamino suelen deteriorarse fácilmente.
En el antiguo Israel, donde se escribió la mayor parte de los libros de la Biblia, el clima no favorecía la conservación de manuscritos. Por eso, gran parte de los manuscritos originales de la Biblia probablemente se desintegraron hace mucho tiempo. Aunque no les hubiera ocurrido eso, hay una antigua costumbre judía que hace improbable que hubieran durado hasta nuestros días. ¿Cuál es esa costumbre?
Manuscritos enterrados
En 1896 cierto investigador que registraba una guenizá en El Cairo descubrió 90.000 manuscritos antiguos que revolucionaron el estudio de la historia del Oriente Medio. ¿Qué es una guenizá? ¿Y qué tiene que ver esto con los manuscritos originales de la Biblia?
Una guenizá es un cuarto donde los judíos de la antigüedad colocaban los manuscritos gastados por el uso. El investigador Paul E. Kahle escribe: “Los judíos acostumbraban depositar toda clase de material escrito e impreso en aquellos cuartos en sus sinagogas o cerca; esto no se hacía para archivarlos; solo habían de permanecer allí sin ser tocados por algún tiempo. Los judíos temían profanar por un uso indebido aquellos escritos que quizás contuvieran el nombre de Dios. Por eso aquel material escrito y en tiempos posteriores también el impreso se llevaba de vez en cuando a terreno consagrado y se enterraba; esto lo echaba a perder. Fue por simple casualidad que se pasó por alto la guenizá de El Cairo, y a los manuscritos que había allí no les sucedió lo mismo que a los de otras guenizás”. (The Cairo Geniza, página 4.)
¿Qué hay si un manuscrito bíblico original hubiera durado hasta el tiempo en que empezó a desarrollarse aquella costumbre? Sin duda, el manuscrito se habría gastado por el uso y habría sido enterrado.
Desenvolvimientos históricos
Al considerar lo que pudo haberles sucedido a los manuscritos bíblicos originales, un último factor que debe recordarse es la agitada historia de las tierras bíblicas. Por ejemplo, consideremos lo que les pasó a aquellos libros escritos por el envejecido Moisés. Se nos dice: “Aconteció que, tan pronto como Moisés hubo acabado de escribir las palabras de esta ley en un libro hasta dejarlas completas, Moisés se puso a mandar a los levitas, los transportadores del arca del pacto de Yahvé, y dijo: ‘Tomando este libro de la ley, ustedes tienen que colocarlo al lado del arca del pacto de Yahvé su Dios’”. (Deuteronomio 31:24-26.)
El arca del pacto era un cofre sagrado que simbolizaba la presencia de Dios entre los israelitas. Fue introducida en la Tierra Prometida (junto con los manuscritos de Moisés), donde estuvo en diversos lugares. Por algún tiempo los filisteos se apoderaron de ella. Más tarde David, el rey de Israel, llevó el Arca a Jerusalén, y con el tiempo fue colocada en el templo que el rey Salomón edificó allí. Pero el rey Acaz construyó un altar pagano en el templo, y con el tiempo clausuró aquel edificio. El rey Manasés lo llenó de adoración pagana.
Mientras tanto, ¿qué pasó con el arca del pacto y los escritos de Moisés? No sabemos, pero por lo menos algunos de aquellos escritos se perdieron. Para los tiempos del rey Josías unos artesanos del templo hallaron por casualidad “el mismísimo libro de la ley”, quizás el documento original escrito por Moisés. (2 Reyes 22:8.) Gran parte de su contenido le había sido desconocido al rey, y su lectura dio comienzo a un gran despertamiento espiritual. (2 Reyes 22:11–23:3.)
Después de la muerte de Josías la gente de Judá se hizo infiel de nuevo, y con el tiempo el pueblo fue deportado a Babilonia. El templo fue destruido, y todo objeto valioso en él fue llevado a Babilonia. No hay registro ni Bíblico, ni histórico ni arqueológico de lo que le sucedió entonces al Arca ni del valioso documento que fue descubierto en los tiempos de Josías. Yo como comprenderéis no tengo la culpa de eso , solo cuanto lo que se , si alguien sabe algo mas agradecería que me lo comunicara Con todo, años después, cuando a muchos judíos que habían regresado a su tierra de origen se les animó a reedificar a Jerusalén y restablecer la adoración limpia, el sacerdote Esdras y otros les leyeron públicamente del “libro de la ley de Moisés”. (Nehemías 8:1-8.) Así que había copias de los escritos originales. ¿De dónde vinieron estas?
El copiar la Palabra de Dios
Moisés dijo estas palabras que nos hacen pensar “Cuando se siente sobre el trono de su reino, tiene que escribir para sí en un libro una copia de esta ley, de aquella que está a cargo de los sacerdotes, los levitas”. (Deuteronomio 17:18.) Como se ve, se habrían de hacer copias de las Escrituras.
Con el tiempo el copiar las Escrituras se convirtió en una profesión en Israel. De hecho, Salmo 45:1 dice: “Sea mi lengua el estilo de copista hábil”. A copistas como Safán y Sadoc se les menciona por nombre. Pero el copista mejor conocido de los tiempos antiguos fue Esdras, quien también contribuyó a los escritos originales de la Biblia. (Esdras 7:6; Nehemías 13:13; Jeremías 36:10.) Aun mientras se escribían porciones posteriores de la Biblia, los libros que ya se habían completado se copiaban y distribuían.
Cuando Jesucristo estuvo en la Tierra había copias de las Escrituras Hebreas (Génesis hasta Malaquías) disponibles no solo en Jerusalén, sino también aparentemente en sinagogas de Galilea. (Lucas 4:16, 17.) Pues, ¡hasta en la distante Berea de Macedonia judíos de disposición noble podían ‘examinar las Escrituras diariamente’! (Hechos 17:11.) Hoy existen unas 1.700 copias manuscritas de libros bíblicos que se escribieron antes del nacimiento de Jesús, así como unas 4.600 de los que compilaron sus discípulos (Mateo hasta Revelación).
¿Eran exactas aquellas copias? Sí; sumamente exactas. Los copistas profesionales de las Escrituras Hebreas (llamados soferim) se preocupaban mucho por evitar equivocaciones. Para revisar su trabajo contaban las palabras y hasta las letras de cada manuscrito que copiaban. Por eso Jesús, el apóstol Pablo y otros que solían citar de los antiguos escritores bíblicos no dudaban de la exactitud de las copias que utilizaban. (Lucas 4:16-21; Hechos 17:1-3.)
Es cierto que los copistas judíos y los copistas cristianos posteriores no eran infalibles. Cometían errores, pero las muchas copias que todavía existen nos ayudan a encontrar esos errores. ¿Cómo? Pues los diferentes copistas cometían errores diferentes. Por eso, por la comparación de la obra de diversos copistas podemos determinar muchas de sus equivocaciones.
Por qué podemos estar seguros
En 1947 hubo un descubrimiento sorprendente de unos rollos antiguos en ciertas cavernas del mar Muerto. Aquellos rollos mostraron precisamente cuán exactas eran las copias que se habían hecho de las Escrituras. Entre los rollos había una copia del libro bíblico de Isaías cerca de mil años más antigua que cualquier manuscrito previamente disponible. Sin embargo, una comparación mostró que las únicas diferencias entre el manuscrito del mar Muerto y copias posteriores eran de asuntos como el orden de las palabras y la gramática. ¡El significado del texto no había cambiado tras mil años de copiar! Por eso el erudito William Henry Green pudo decir respecto al texto de las Escrituras Hebreas: “Puede decirse con seguridad que ninguna otra obra de la antigüedad se ha transmitido con tanta exactitud”. Se han hecho comentarios parecidos sobre la exactitud con que se han transmitido las Escrituras Griegas Cristianas.
Por supuesto, sería emocionante hallar el documento original escrito por Moisés o por Isaías. Pero en realidad no necesitamos los originales. Lo importante no es el documento, sino su contenido. Y, milagrosamente, a pesar del transcurso de muchos siglos turbulentos y mucho copiar y recopiar, podemos estar seguros de que la Biblia todavía contiene la información que había en aquellos antiguos manuscritos originales. Como se ve, esta declaración bíblica ha resultado cierta: “Toda carne es como hierba, y toda su gloria es como una flor de la hierba; la hierba se marchita, y la flor se cae, pero el dicho de Yahvé dura para siempre”. (1 Pedro 1:24, 25.)…Otro dia para no extenderme mas si quereis escribo sobre los libros apócrifos……Creo que con esto que he comentado no tengo nada más que añadir.

Supuesta tumba de Cristo despierta dudas sobre los dogmas cristianos

12:10 01/04/2010

Gospel News Venezuela
Herejía/CNN. Jerusalén – El osario de un hombre llamado Jesús, hijo de José, que está en la misma tumba que el de una mujer llamada María (quizá su madre), ha despertado suspicacias por 30 años en Jerusalén.
Esta pequeña cripta judía, descubierta en 1980 en una cueva del barrio de Talpiot, casi 3 kilómetros al sur de la llamada Tierra Santa, podría ser la de Jesús de Nazaret y su familia, según versiones de investigadores que publica la revista Quo en su edición de abril de 2010.
Si así fuera, algunos dogmas del cristianismo estarían en entredicho, pues el llamado Hijo de Dios no habría resucitado y ascendido al cielo en cuerpo y alma, como dice la Biblia, sino que a horas de ser sepultado habría sido llevado a otro sitio para ser inhumado, según la tradición judía de la época, y tras su descomposición, aproximadamente un año después, sus huesos habrían sido llevados a esta tumba en Talpiot.
Además, Jesús habría tenido esposa -Mariamene o María Magdalena- y al menos un hijo, llamado Judas, señala la publicación.
La tumba fue descubierta en 1980 por un grupo de obreros que construía un edificio de apartamentos frente al número 273 de la calle Dov Gruner, una zona de colinas empinadas en la que las casas tienen rampas y escaleras para pasar de una a otra.
Gospel News Venezuela Somos la Agencia de Noticias Cristianas de Venezuela

En busca del Arca del Pacto

En busca del Arca del Pacto

By Chuck Holton
Axum, Etiopía
Monday, March 29, 2010

Ver video
El Arca del Pacto fue construida por Moisés para albergar las tablas con los diez mandamientos, por orden del mismo Dios. En Jerusalén fue la morada del Altísimo. Escondida en la oscuridad del Lugar Santísimo durante siglos. Luego, desapareció. Nadie sabe dónde ni cuándo.

Durante más de dos mil años el paradero del arca ha sido un misterio, pese a muchos intentos para localizarla. Hay muchas teorías sobre el paradero de esta reliquia. Unos dicen que está enterrada bajo el monte del templo en Jerusalén, otros aseguran que fue llevada a Egipto. Dondequiera que esté, el arca perdida ha sido una de la reliquias cristianas más buscadas de la historia.

En un reciente viaje a África CBN News se reunió con el explorador Bob Cornuke, fundador del Instituto de Exploración y Arqueología Bíblica. Durante diez años él ha investigado una teoría poco conocida sobre el arca.

Este antiguo investigador de crímenes en Los Angeles, ahora busca reliquias bíblicas usando las mismas técnicas que usaba como detective. Con la Biblia como guía literal ha trazado la ruta del éxodo judío de Egipto, ha buscado el Arca de Noé y ha investigado el misterio de la verdadera ubicación del Monte Sinaí.

Su teoría sobre el arca es esta: antes de que los babilonios invadieran Jerusalén en el 586 A.C., los sacerdotes levíticos trasladaron el arca a Egipto para protegerla. Tras más de un siglo, fue llevada por el río Nilo al lago Tana en Etiopía.

Los monjes de la isla Tana Kirkos no han cambiado su forma de vida y adoración por miles de años. Hasta hoy se visten con pieles de animales y su vida de granjeros es primitiva. Pasan más de tres horas al día en oración. Los monjes muestran reliquias que según dicen, llegaron con el arca.

“Dicen que esos artículos llegaron con el arca desde el templo de Salomón. En un recipiente ponían la sangre y luego la rociaban sobre el arca”, explica Cornuke.

Según estos hombres, sus antepasados guardaron el arca durante ochocientos años. Durante ese tiempo, Etiopía fue una nación cristiana, después el rey vino a recoger el arca y la llevó a Axum.

La ciudad de Axum al norte de Etiopía fue antes la capital del reino. Para marcar sus tumbas, los reyes costruyeron inmensos obeliscos, que compiten con las pirámides como maravillas de ingeniería. Según la leyenda, el arca fue traída en el 400 A.C. y colocada en la iglesia de Nuestra Señora de Sión. El único hombre que puede ver el arca es un monje llamado “el guardián”, quien nunca puede salir del área de la iglesia.

Cornuke explica que el sitio es como un búnker, está hecho de bloques de cemento y si uno entra por la puerta, hay un pasillo a la izquierda y luego un pasillo angosto que dobla a la derecha y otro que dobla de nuevo para llegar a donde dicen que está el Arca del Pacto. “Así que si alguien trata de robarla sería muy difícil sacarla porque han construido el edificio alrededor de este objeto que llaman el Arca del Pacto”.

En el día más santo del calendario ortodoxo etíope se realiza el Festival de Timkat, fecha en la cual miles de fieles peregrinan a Axum, donde sacan una réplica del arca y la llevan por las calles de la ciudad. La gente canta y baila con la procesión y la fiesta dura toda la noche.

Timkat es como una combinación de Pascua y Navidad. Es su festival de la Epifanía, el día más importante del año. Las mujeres pasan toda la noche adorando, cantando y orando. Al otro día, siguen festejando con cantos y bailes que no han cambiado por miles de años. Es una ojeada fascinante a la adoración del Antiguo Testamento, que no se encuentra en otra parte del mundo.

Al final del día, no se puede saber con certeza si el arca está en ese sitio o no. Pero lo cierto es que no hay ninguna duda en las mentes de los cristianos etíopes.

“Yo personalmente no lo sé”, dice Cornuke, “creo que o tienen la verdadera Arca del Pacto mencionada en la Biblia, o tienen una réplica tan convincente que han creído que es el arca del pacto por más de dos mil años”.

El Éxodo Bíblico en los textos egipcios

View this document on Scribd

Los orígenes de Israel en Canaán: Un examen de las teorías más recientes

View this document on Scribd

El misterio de Hai resuelto?


El misterio de la ciudad de Hai en la conquista de Josué, fue resuelto?

La ubicación de la ciudad de Ai mencionado en Josué 7-8 ha sido un asunto de misterio y controversia. Las excavaciones en Khirbet-Maqatir han descubierto la topografía, las fortificaciones y la cerámica que indican claramente que este sitio como un candidato para el sitio de la ciudad enigmática que la narración bíblica cuenta que ha sido conquistado por el ejército de Josué.

Tradicionalmente, la mayoría de los arqueólogos localizar Ai Josué en et-Tell, situado a 1 kilómetro al este de Khirbet-Maqatir. Sin embargo, en et-Tell no hay ninguna indicación de la ocupación en el momento de Josué, un hecho que ha llevado a los estudiosos a dudar de la historicidad de la cuenta de la captura de Hai, y el de la conquista en general.

Las excavaciones anteriores en este sitio han revelado una puerta de la ciudad y complejos pared, además de la Edad de Bronce Final I de cerámica y posibles entierros de infantes. Esta temporada, el director cavar Dr. Bryant Wood tiene como objetivo continuar las excavaciones de los muros de la ciudad y la puerta.

Voluntarios de la estancia en habitaciones con aire acondicionado en Yad Hasmona, el cristiano / moshav judíos mesiánicos, situado a unos 8 kilómetros al oeste de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El Dr. Bryant Wood
El Dr. Bryant Wood obtuvo una maestría en historia bíblica de la Universidad de Michigan en 1974, y un doctorado Licenciatura en siro-palestina de la Universidad de Toronto en 1985. Fue profesor visitante en el Departamento de Estudios del Cercano Oriente en la Universidad de Toronto en 1989-1990.

Su extenso trabajo de campo arqueológico incluye su servicio como co-director de un estudio de tres sectores del embalse en el norte de Jordania (1978), como supervisor de área para la excavación Tumilat Wadi proyecto en Tell el-Maskhuta, Egipto (1979, 1981 y 1983) ; como voluntario en la Universidad Ben Gurion del Negev, en excavaciones Haruvit en el norte del Sinaí (1981), y como miembro de la encuesta Tumilat Wadi Proyecto del Tumilat Wadi, Egipto (1983), como un arqueólogo de campo para los Asociados de de Investigación Bíblica de excavación en Khirbet Nisya, Israel (1985, 1987, 1990, 1991, 1993 y 1994), y como director de la excavación de Khirbet Maqatir, Israel (1995-presente) para los Asociados de Investigación Bíblica.

ARQUEOLOGÍA BÍBLICA: DESDE EL SUELO DE DOWN
¿Cómo funciona un equipo de excavación? ¿Qué buscan los arqueólogos en una excavación? En este documental en DVD, aprender excavadoras de trabajo y lo que podemos aprender de la arqueología. Más información.

Trad. por google aut. al español, http://digs.bib-arch.org/digs/khirbet-el-maqatir.asp

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes