¿Son todos apostoles?

¿Son todos apostoles?
  • ¿Son todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos? Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente” (1 Corintios 12:29-31).
Hemos estado observando en los últimos años nacer un movimiento que se le ha dado en llamar “apostólico”. Esto ha levantado algunas voces a favor y otras en contra. Cada uno de los grupos tiene argumentos escriturales donde basan su teoría.
Debo confesar que después de escuchar la exposición de algunos maestros de ambos grupos, tengo una opinión personal sobre el tema, me siento capacitado al escribir ya que celebro la restauración del ministerio apostólico que se está dando en estos días. Pero la reflexión en esta columna va enfocada al exceso que se está produciendo, y las posibles consecuencias negativas que deriven de esta desproporción.
No es mi intención en este escrito, no pretendo ni tampoco aspiro establecer una doctrina. Hay otros con más autoridad espiritual,con mucha más capacidad intelectual y teológica que pueden hacerlo. Además,hay algunos libros escritos a los cuales consultar con el fin de ampliar los conocimientos sobre el apostolado.
Mi intención al escribir estas líneas es, como dice Darrow Miller, ser un “liberal conservador”:
“liberal, en el sentido de ser progresista y audaz en la manera de pensar, abierto a nuevas ideas, generoso, sin convencionalismos y con una mente amplia, capaz de respetar y evaluar en forma crítica las opiniones de otros. No liberal en el sentido de ser libertino, sin restricciones morales; conservador, en el sentido de conservar los principios fundamentales, apreciando todo el consejo de Dios y manteniendo las verdades fundamentales de la fe”.1
Por la gracia del Señor he visitado algunos países, y he visto algunos hombres que tienen las características, los frutos y el ministerio que podría llamarse apostólico.
Los he visto y he notado estas particularidades: fueron educados y mentoreados por líderes espirituales. Comenzaron el ministerio en un lugar donde no había nada, haciendo la obra de evangelista. Bautizaron y consolidaron los primeros conversos, los cuidaron en la fe realizando la tarea de pastor, les enseñaron desde los primeros fundamentos hasta hacerlos discípulos, como maestros.
Además, son profetas a la ciudad o la nación, establecieron otras iglesias anexas, están en comunión con su denominación, con su red ministerial y con otros pastores de la ciudad, procuran la unidad del Cuerpo de Cristo y el progreso del Reino de Dios más allá de sus propias iglesias, son reconocidos por su integridad personal, intelectual,familiar y ministerial. La mayoría de ellos ha visto a Cristo de una u otra forma… pero todo esto no es lo más sorprendente. Lo más asombroso de todo es: ¡que ninguno de ellos quiere ser llamado apóstol! Aunque en el resultado de su labor, los frutos personales y ministeriales son tan evidentes que aún los que consideran que el ministerio apostólico es cosa del pasado, no pueden dejar de reconocerlo.
Usar ese titulo tan sagrado, sin tener el ministerio y los frutos de un verdadero apóstol, sabiendo que ha sido otorgado en una reunión de amigos, con alguien que ni autoridad territorial espiritual tiene y con el solo hecho de hacerse más grande de lo que es, en mi opinión, es un acto de egolatría tanto del que otorga como del que recibe ese título.
He visto que la arrogancia consume a todos y a todo aquello que se cruza por su camino, y como dice Steve Smith: “El ego se hace pasar por autoridad y confianza, pero los demás lo reconocen rápidamente por lo que es verdaderamente: inseguridad y arrogancia”.
Alguien enumeró cuatro características de individuos que están en “zona de ego”.
* La persona comienza a hacer alarde de su genialidad.
* Busca constantemente la aprobación de los demás.
* Se pone a la defensiva.
* Y se considera a sí mismo muy humilde.
El apóstol Pablo nos llama a tener el mismo sentir que el Señor Jesucristo, que aunque era Dios, viendo la condición desastrosa que se encontraba el ser humano, se humilló hasta lo sumo para ofrecerles una esperanza.
Observando la descomposición social, cultural y moral en la que nos encontramos, opino que es hora de olvidarnos de los títulos y centrar la atención en la obra que Dios nos ha mandado. Cada uno,como colaboradores de Dios, edifiquemos a los santos para hacer la obra del ministerio.
Solo a modo de muestra, voy a contarle una experiencia muy reciente, posiblemente el lector conoce otros ejemplos. Era el sábado a la noche, ya madrugada de un domingo en Buenos Aires, la ciudad donde vivo, acababa de dejar en el hotel a un pastor que nos visitaba para celebrar cuatro noches de predicación.
Después que lo despedí, subí a mi automóvil y busque en el dial de la radio algo para oír. Tras pasar por las más famosas emisoras de AM, encontré una voz femenina que por la frescura y el hablar característico de una joven de hoy, sonaba entre quince y veinte años. Era la conductora del programa y estaba acompañada por un muchacho de posiblemente unos años más.
Pasé los cuarenta y cinco minutos siguientes hasta llegar a mi casa, totalmente conmovido, escuché tantos errores teológicos, doctrinales, de educación, de buenas costumbres y de lenguaje, que posiblemente merecerían estar en el “Libro Guinnes de los records”. Por momentos tuvo el tupé de opinar livianamente de los errores que había cometido la Iglesia en el pasado. La verdad,me dio vergüenza ajena, por el Señor Jesucristo, por la Iglesia, por el Evangelio y por el mensaje. No pudo ser más lamentable.
Estoy seguro que el Señor no necesita que alguien lo defienda, pero por ser parte del cuerpo de Cristo me sentí golpeado, tenia ganas de gritar a los oyentes que no todos somos iguales, y que lo que esa joven decía no era lo que Dios dice en su Palabra.
En un momento del programa comenzaron a reiterar por unas diez veces la dirección y el horario del “glorioso servicio” que tendrían ese domingo al que ella llamaba “culto” –como si la gente no creyente supiera lo que significa esa palabra–.
Después de repetirlo tantas veces dijo:
“Usted se preguntará ¿por qué lo repetimos tantas veces? Es por la ley de la repetición: mientras más lo repetimos más le va a entrar, y queremos que le entre, no por nosotros, sino por usted, porque a nosotros no nos hace nada que venga, si viene, el que sale ganando es usted”.
Querido lector: si usted que lee siente vergüenza, imagínese yo al escucharlo. Pero la sorpresa más grande viene ahora:
“El apóstol Fulano, apóstol principal y director de este ministerio estará esperándolo a usted y su familia para impartir la bendición mañana a las tantas horas en tal dirección”, dijo la conductora.
Créame, ¡no podía creerlo! Conozco ese nombre, y en mi opinión no puede usar ese título que lo coloca en la misma posición de Pablo, Pedro, Juan, Santiago… ¡No, es imposible!
Por más que alguien lo haya ungido.
Según mi parecer, el líder de ese ministerio radial debería centrar su atención en capacitar a sus discípulos, instruirlos en la buena educación y correcta doctrina, para que cuando usen un arma tan potente como un medio de difusión masiva, en este caso la radio, puedan persuadir, edificar, abrir el apetito de los oyentes hacia el camino de Dios y no vacunarlos con escepticismo.
También es verdad que hemos visto muchos otros ejemplos de gente más preocupada por mostrar sus títulos, cargos y trofeos, que de hacer lo que Dios les ha mandado. No tengo problemas si alguien quiere usar un título en su tarjeta de presentación o en su programa de radio, pero sí espero, por el bien del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, que cumpla la función del titulo que usa.
Para finalizar, creo que son oportunas para todos nosotros las palabras del apóstol Pedro:
  • “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén” (1 Pedro 4:10-11).
Dios le bendiga.
Hasta la próxima.
Por Omar Daldi
Pastor y Presidente de Editorial Peniel
1 Darrow Miller Discipulando Naciones.
Producciones EMCOR, Managua 2001
Director General
Fuente bibl:
Libros News Año 4 Nº 7

John MacArthur 4. Es la experiencia prueba válida de la verdad

View this document on Scribd

El negocio más rentable del mundo

El negocio más rentable del mundo

Por Lolo Morales – Apologista

Estamos llegando al  “fin del siglo”  [la iglesia en su fase final] que nos habló Jesucristo en Mateo 28:20 ” Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo [Griego: ewv thv sunteleiav tou aiwnov, HASTA EL FIN DE EL SIGLO.

La Apostasía en la iglesia cristiana pentecostal y evangélica es total. Todas la iglesias se han convertido en una cueva de ladrones y sus grandes mentores encontraron la panacea para desarrollar el negocio más rentable del mundo. Hoy en día es fácil darse cuenta preguntándole a un niño de 7 años que quiere ser cuando sea grande y sin inmutarse contesta: “Quiero ser pastor. Quiero ser como Cash Luna.”

Desde pastores jóvenes casi niños hasta los más viejos quieren ser apóstoles, todos por parejo quieren tener un retiro feliz, con mansiones, carros de lujo y dinero de sobra. El nuevo paradigma de estos personajes avarientos es el de crear modelos de redes empresariales motivacionales encubiertas haciéndose pasar por evangelistas conocedores de las sagradas escrituras  y manipulándolas a su antojo para generar cantidades monumentales de dinero al mejor estilo de las grandes corporaciones del mundo, a costillas de las necesidades más apremiantes de los creyentes mal enseñados y desconocedores de la auténtica doctrina cristiana bíblica.

La gran mayoría de maestros del evangelio que una vez fueron grandes columnas del evangelio que nos enseñaron Jesucristo y sus Apóstoles, hoy son soleras carcomidas por el virus de la avaricia, estiércol de la más dañina de las plagas de la era cristiana.

Estamos en el fin de siglo. Apostasía total. Donde quiera que uno va, a  la iglesia que uno asista allí salen con algo relacionado con el dinero pero no a la manera bíblica, sino como una fuente inagotable de ganancia. Las iglesia universal de Cristo hoy en día se ha convertido en una cueva de ladrones.

La iglesia de Jesucristo va a terminar igual que comenzó, reuniéndose los hermanos en las casas igual que lo hacían los primitivos cristianos. Llegó el tiempo de hacerlo. La persecución y el comienzo de la Gran Tribulación que Jesucristo profetizó en Mateo 24: 21 ”  Porque habrá entonces grande aflicción, cual no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será”, ya está a las puertas.

La podredumbre espiritual y moral existente en la iglesia apóstata del final de siglo demuestran el comienzo, mejor dicho la víspera de la entrada de la iglesia a la Gran Tribulación, por la cual tendremos que pasar todos los santos de la iglesia de Cristo hasta que el Señor se manifieste con poder en su Segunda Venida, profetizado por el propio Señor Jesucristo en Mateo  24:27.

El Señor nos introduce así [Mateo 24:21-27] a la Gran Tribulación como “grande aflicción, cual no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será” (v. 21), nadie puede dudar que el Señor se está refiriendo obviamente a lo que conocemos por el nombre abreviado de “la Gran tribulación”, pues nos referimos a una tribulación nunca jamás vista en la historia de la humanidad y que nunca se volverá a ver en la faz de la tierra (de hecho la versión inglesa King James dice “great tribulation” y son también las mismas palabras del original griego que se utilizan en Apocalipsis 7:14 y que se traducen allí como “grande tribulación” en la Versión de Reina Valera, el griego literalmente dice “la tribulación, la grande”). El Señor nos dice que entonces, es decir durante la Gran Tribulación (véase el “ENTONCES” del versículo 23), surgirían falsos anuncios de que la venida de Cristo ya habría acontecido fuera de la vista de todos y que hay que ir a ver o a buscar a Cristo en tal o cual lugar de la tierra (falsos cristos); ante este engaño el Señor concluye (v. 27) diciendo que su venida, LA PAROUSÍA de Él, luego de ese tiempo de Gran Tribulación sería visible como el relámpago a todo el mundo, y no sería a la manera no visible a todo el mundo como aparecerán antes los falsos cristos de la Gran Tribulación pretendiendo simular la parousía.

La cristiandad se encuentra ahorita mismo en la víspera de la PAROUSÍA del Señor.

Tomado del canal de Youtube: vozdejehova

“CANIBALISMO” LA PROPUESTA DE ANA MENDEZ FERREL

“CANIBALISMO” LA PROPUESTA DE ANA MENDEZ FERREL

Esta pintura, que de sólo mirarla provoca un vértigo de aversión, constituye uno de los catorce murales conocidos con el nombre de pinturas negras, con las cuales Francisco Goya decoró el comedor y el salón de la llamada Quinta del Sordo, una casa que adquirió a orillas del madrileño río Manzanares en 1819. Setenta años después se dispuso que se arrancaran de las paredes y se depositaran sobre lienzos, con el fin de preservarlas para la posteridad.
Saturno devorando a un hijo, que forma parte de las seis que decoraban el comedor, llegó a ser una de las pinturas más inquietantes de principios del siglo XIX, pues explaya, con maestría y sentido dramático, el tema alegórico del tiempo representado por el dios mitológico Cronos -identificado por los romanos con Saturno-, quien, temeroso de ser destronado por sus descendientes, devoraba a los hijos que daba a luz su esposa Era, cuya única función, aparte de satisfacer los deseos libidinosos de un ser todopoderoso, era reproducir hijos a montones.
¿Quién es Ana Méndez Ferrel?

Ex Sacerdotisa del Vodoo y ex internada de un neurosiquíatrico según ella misma relata en su pagina web, supervisora de 18 Iglesias, escritora de varios libros entre ellos “Comed de mi Carne y Bebed de mi Sangre” Publicado por E & A INTERNATIONAL.

Este libro en particular “No he leído otro de la autora” me ocuparé dado que ha traído algún trastorno dentro de la iglesia en la cual adoro al Señor.

En este libro hace un esfuerzo mediante “Citas Bíblicas” a comer literalmente la “carne” de Jesús y beber su “Sangre” literalmente en el sacramento de la “Santa Cena del Señor”.
Doy Gloria a Dios Ana en que Cristo te haya hecho libre del sacerdocio satánico y te haya sanado mentalmente pero no puedo dar Gloria a Dios en esto que estas queriendo enseñar al pueblo de Dios.

No puedo por cantidad de texto señalar todo el libro de Ana Méndez Ferrel, solo citaré algo de su escritura.
Finaliza el capítulo 2 página 18 diciendo: “¿Cómo vamos a permanecer en El? Comiendo de su carne y bebiendo de Su sangre y guardando Sus mandamientos.
En el Capítulo 3 página 20 Ana dice: “ Cuando entramos al Reino de Dios a través de un genuino arrepentimiento y compromiso de seguir a Jesucristo como Señor y Salvador, el Espíritu de Dios se une al del hombre, engendrándolo para que sea transformado en una nueva creación. A partir de ese momento crecerá y será fortalecido, a través de su alimento espiritual, que es la carne y la sangre de Jesús, además de la Palabra de Dios…”

También dice:

“Los elementos del pan y del fruto de la vid, permanecerán siempre siendo pan y extracto de uva, pero en la realidad invisible, el Cuerpo y la Sangre de Jesús se harán presentes en un forma grandiosa”

Y agrega:

“Nuestro espíritu, literalmente beberá de Su Sangre, y se unirá a Su carne y a Su Cuerpo. Nuestro espíritu absorberá dentro de si, la vida de Dios, y todo lo que esta contenido en esa carne y en esa sangre”.

¿No es esto que escribe y trata de enseñar Ana Méndez Ferrel algo ya instituido por alguna otra religión?

Desde luego que si.

La Santa Cena o comunión, fue instituida por nuestro Señor Jesucristo la noche en que fue entregado. La Iglesia Católica la ha convertido en su culto más excelente, denominado “La misa o eucaristía”.

Supuestamente los sacerdotes Católicos poseen el poder de convertir en forma sobrenatural el pan y el vino, en el cuerpo y sangre reales y literales de Jesucristo.
Catecismo de la iglesia Católica enseña:

1376 – El Concilio de Trento resume la fe católica cuando afirma: “Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: Por la consagración del pan y del vino se opera el cambio d e toda la sustancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la Substancia de su Sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación”.
En la siguiente cita del Catecismo revela que la Iglesia Católica aun sostiene esta doctrina que fue definida en el Concilio de Trento.

1333 – En el corazón de la celebracion de la Eucaristía se encuentran el pan y el vino que, por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

¿Que dice al respecto el Catecismo de cuando viene Cristo en la eucaristía y cuanto tiempo permanece allí?

1377 – La presencia eucarística de Cristo comienza en el momento de la consagración y dura todo el tiempo que subsistan las especies eucarísticas. Cristo este todo entero presente en cada una de las especies y todo entero en cada una de sus partes, de modo que la fracción del pan no divide Cristo.

Puesto que Ana Méndez Ferrel y el catolicismo enseñan a sus miembros a tomar parte de un canibalismo literal, esta doctrina requiere serio examen.

En la misa o eucaristía enseñan.

“Que la misa es un sacrificio expiatorio. Que en este sacrificio, se ofrece por el ministerio de los sacerdotes, al mismo Cristo, que entonces se ofreció a si mismo en la cruz. De aquí es, que no solo se ofrece con justa razón por los pecados, sino también por la tradición romana por aquellos que han muerto en Cristo sin estar plenamente perdonados (Concilio de Trento: Sesión XII Capitulo 2)

Que después de la consagración del pan y del vino, estos elementos como ya se dijo se transforma literalmente en el cuerpo y la sangre de Cristo, y que en el pan y el vino se halla su alma. A esta conversión la han llamado los católicos transubstanciación (cambio de substancias); (Concilio de Trento: Sesión XIII Capitulo 3)

¿Qué nos dice la palabra de Dios?

Lucas 22:19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es
mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.
Lucas 22:20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

Para todo estudioso serio de la Biblia este pasaje es considerado una metáfora o si se quiere un símbolo. Esta forma de lenguaje fue propia de de Nuestro Señor Jesucristo.

Matthew Henry en su comentario de la Biblia dice:

La cena del Señor es una señal o conmemoración de Cristo que ya vino, que nos liberó muriendo por nosotros; su muerte se pone ante nosotros de manera especial en esta ordenanza, por la que la recordamos. Aquí el partimiento del pan nos recuerda el quebranto del cuerpo de Cristo en sacrificio por nosotros. Nada puede ser mejor alimento y más satisfactorio para el alma que la doctrina de la expiación del pecado hecha por Cristo y la seguridad de tener parte en esa expiración. Por tanto, hacemos esto en memoria de lo que Él hizo por nosotros cuando murió por nosotros; y como recordatorio de lo que hacemos, al unirnos a Él en el pacto eterno. El derramamiento de la sangre de Cristo, por lo cual se hace la expiación, se representa por el vino en la copa.

Podemos comparar otras expresiones, por ejemplo. “Yo soy la puerta” (Juan 10:9); Yo soy la vid (Juan 15:1); “Yo soy el pan de vida” (Juan 6:35); Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12) solo por nombrar algunas expresiones.

De todo esto solo deducimos que, si Cristo no puede ser real y positivamente una puerta, una vid, un pan o una luz, tampoco un pedazo de pan puede ser real y positivamente el cuerpo literal de Cristo, sino solamente una figura, un emblema del cuerpo verdadero de Cristo.

Sabemos también que estos elementos no se convirtieron en la propia sangre y cuerpo de Cristo cuando el los bendijo, porque El personalmente estaba aun allí, estaba sentado ante ellos antes y después de que tomaron del pan y de la copa. No se cambio de una persona a un líquido ni se transformo en pan, su carne estaba todavía sobre sus huesos y su sangre corría en sus venas y arterias. No obstante por espacio de siglos, el romanismo ha insistido en una interpretación literal de las palabras de nuestro Señor Jesucristo al igual que Ana Méndez Ferrel insiste en inducirnos al mismo error.

La adopción de la idea de que los elementos de la santa cena se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo, presentó otros problemas: El escritor Tertulio, nos dice que muchos de los sacerdotes debían tener el cuidado para que algún pedazo del pan no se cayera al suelo, porque el “cuerpo de Cristo” podía lastimarse. En la Edad Media hubo discusiones de que se debería hacer si alguien vomitaba después de recibir los elementos, o si un perro o una rata llegaran por casualidad a comerse el “cuerpo de Cristo”. Luego a fines del siglo XI para evitar que alguien derramara la “sangre de Cristo” (el vino) la Iglesia Católica empezó a retener la copa al pueblo común. Esto contradice la que Jesús ordeno hacer, es contrario a la enseñanza de la Biblia (1 Corintios 11:23-34).

En cuanto a la ordenanza sagrada 1 Corintios 11:23-34 Matthew Henry nos enseña en su comentario Bíblico lo siguiente:

El apóstol describe la ordenanza sagrada, de la cual tenía conocimiento por revelación de Cristo. En cuanto a los signos visibles, estos son el pan y el vino. Lo que se come se llama pan, aunque al mismo tiempo se dice que es el cuerpo del Señor, mostrando claramente que el apóstol no quería significar que el pan fuese cambiado en carne.

San Mateo nos dice que nuestro Señor les invitó a todos a beber de la copa, capítulo xxvi, 27, como si hubiera previsto, con esta expresión, que un creyente fuese privado de la copa. Las cosas significadas por estos signos externos, son el cuerpo y la sangre de Cristo, su cuerpo partido, su sangre derramada, junto con todos los beneficios que fluyen de su muerte y sacrificio.
Las acciones de nuestro Señor fueron, al tomar el pan y la copa, dar gracias, partir el pan y dar el uno y la otra. Las acciones de los comulgantes fueron, tomar el pan y comer, tomar la copa y beber, haciendo ambas cosas en memoria de Cristo.

Pero los actos externos no son el todo ni la parte principal de lo que debe hacerse en esta santa ordenanza. Los que participan de ella tienen que tomarlo a Él como su Señor y su Vida, rendirse a Él y vivir para Él.

En ella tenemos un relato de las finalidades de esta ordenanza. Tiene que hacerse en memoria de Cristo, para mantener fresca en nuestras mentes su muerte por nosotros, y también, para recordar a Cristo que intercede por nosotros a la diestra de Dios en virtud de su muerte.

No es tan sólo en memoria de Cristo, de lo que Él hizo y sufrió, sino para celebrar su gracia en nuestra redención. Declaramos que su muerte es nuestra vida, la fuente de todos nuestros consuelos y esperanzas. Nos gloriamos en tal declaración; mostramos su muerte y la reclamamos como nuestro sacrificio y nuestro rescate aceptado. La cena del Señor no es una ordenanza que se observe sólo por un tiempo, pero debe ser perpetua.

El apóstol expone a los corintios el peligro de recibirla con un estado mental inapropiado o conservando el pacto con el pecado y la muerte mientras se profesa renovar y confirmar el pacto con Dios. Sin duda, ellos incurren en gran culpa y así se vuelven materia obligada de juicios espirituales. Pero los creyentes temerosos no deben descorazonarse de asistir a esta santa ordenanza.

El Espíritu Santo nunca hubiera hecho que esta Escritura se hubiese puesto por escrito para disuadir de su deber a los cristianos serios, aunque el diablo la ha usado a menudo. El apóstol estaba dirigiéndose a los cristianos y les advierte que estén alerta ante los juicios temporales con que Dios corrige a sus siervos que le ofenden. En medio de la ira, Dios se acuerda de la misericordia: muchas veces castiga a los que ama. Mejor es soportar problemas en este mundo que ser miserable para siempre.

El apóstol señala el deber de los que van a la mesa del Señor. El examen de uno mismo es necesario para participar correctamente en esta ordenanza sagrada. Si nos examináramos cabalmente para condenar y enderezar lo que hallemos malo, podríamos detener los juicios divinos.
El apóstol termina todo con una advertencia contra las irregularidades en la mesa del Señor, de las cuales eran culpables los corintios. Cuidemos todos de esto para que ellos no se unan a la adoración de Dios como para provocarle y acarrearse venganza sobre sí. (Matthew Henry – comentario Bíblico)

¿Será que Ana Méndez Ferrel también nos quiere inducir a una práctica pagana?

El historiador Duran, nos dice que la creencia en la transubstanciación, como se practica en la religión católica y lo que pretende enseñarnos Ana Méndez Ferrel en su nueva “Revelación” es una de las ceremonias mas antiguas de los pueblos paganos.
Un tipo de esta ceremonia era celebrada en Egipto, en la cual un pedazo de pastel era consagrado por un sacerdote y se suponía que se convertía en el cuerpo de Osiris, después se comía y se tomaba vino como parte de aquella ceremonia (Historia de la Civilización Pagina 741).
También en la Enciclopedia de Religiones, se nos dice que la idea de la transubstanciación, era una enseñanza de la religión del Mitraismo, siendo aquella practica similar a la que hasta hoy realiza la iglesia católica y nos quiere inducir Ana Méndez Ferrel (Volumen 2 patina 76).
En una u otra forma, pues, la idea de comerse a Dios literalmente se desarrollo en muchas tribus y religiones del mundo.

Ana Méndez Ferrel en su libro cita entre otros muchísimos versículos Bíblicos el evangelio de Juan 6:51-54

  • Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.Estos versículos pareciera enseñar canibalismo, pero podemos comprender claramente el significado al leer el pasaje completo en su contexto.Antes de hacer tal declaración, Jesús dijo:Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.Le dijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. (Juan 6:33-35)

Esta enseñanza concuerda con el resto de las escrituras.La vida eterna se obtiene al creer en Jesucristo, no al comer su cuerpo.

Jesucristo aclara:

  • Juan 6:40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

¿Te das cuenta? Jesús una vez más indica que tenemos vida eterna al creer en él.
Cuando sus discípulos murmuraron al escuchar estas palabras, el Señor les explico:

  • Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

Jesús hizo esta declaración en sentido espiritual, no físico.
El estaba explicando que, espiritualmente, la vida se obtiene por fe en él, no comiendo su cuerpo.

¿Dónde aprueba Dios el canibalismo?

En ningún lugar de la Biblia.

¿Prohíbe Dios esta práctica?

  • “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” Génesis 9:24
  • “…Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre”. Levítico 17:12

Jamás Dios ordenaría a sus hijos que hicieran algo que él había prohibido.
Jesús no estaba dando a entender que comiéramos su cuerpo literalmente.

Sugerir esta idea Ana Méndez Ferrel es del todo ridículo.

Jesús estaba hablando en sentido espiritual de lo que pronto haría en la cruz.
Recuerda y Recuerden:

  • “…haced esto en memoria de mi” (1Corintios 11:24)

Lo mismo debemos decir acerca de la sangre de Cristo.

  • “1Co 11:25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí”.

La observación de la Santa Cena es una conmemoración de la obra de Cristo en el Calvario, no una nueva realización de ese hecho.

  • “…haced esto en memoria de mi” (Lucas 22:19)

Dado que la transubstanciación es otra tradición católica que no es apoyada por la Biblia, sino creación de hombres, lo que pretende Ana Méndez Ferrel en su libro: “Comed de mi Carne, Bebed de mi Sangre” es lo mismo, institución de hombres.

¿Por qué Ana Méndez Ferrel prefiere que comas a Cristo literalmente en lugar de poner tu fe en él?

¿Por qué al igual que la iglesia católica, Ana Méndez Ferrel deliberadamente separa un versículo bíblico o varios de su contexto y desarrolla una doctrina que la Biblia obviamente no enseña?

Solo puedo decirte que:

  • Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. (Mateo 24:24)
  • Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. (2 Pedro 2:1-3)

Conociendo la verdad ¿Puedes conscientemente tomar parte de esta práctica?

Humildemente te pido Ana Méndez Ferrel que reconsideres esto y aquello que estas enseñando por todo el mundo y a dieciocho iglesias que supervisas según pude leer en tu pagina web.

Y Recuerda: “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado” Santiago 4:17

· Ana Méndez Ferrel te doy todo el “Derecho a Replica” que creas conveniente y haré todas las publicaciones que expongas.

Dios bendiga y guarde a su Remante.
Sergio Calero
Pastor

http://iglesiaelresplandor.blogspot.com/2008/09/canibalismo-la-propuesta-de-ana-mendez.html

ANA MÉNDEZ Y SU NUEVA DOCTRINA

Thursday, October 30, 2003
ANA MÉNDEZ Y SU NUEVA DOCTRINA

La historia de Ana Méndez es espectacular. Según su página de Internet estuvo en un manicomio por ser sacerdotisa del voodoo. La pseudo profeta, afirma que Dios la ha llamado a ser una de sus generales y busca al diablo para combatir contra él en varios lugares exóticos del mundo.

En uno de estos viajes, en la expedición del monte Everest, la señora Méndez tiene un revelación en donde se le comunica que la Reina del Cielo (uno de los nombres de la Virgen María) es una potestad de las tinieblas.

Lo más preocupante es la posibilidad de que Ana Méndez, sigue sirviendo al mismo amo de antes, sólo que hoy se le manifiesta como un “ser de luz”

Posiblemente la razón por la cual Ana Méndez combate contra la Reina del Cielo, es porque sólo Ana quiere ser reina. El orgullo es el arma más atroz de Satanás.

Ana también afirma tener el poder de resucitar muertos. Pero antes de caer en las trampas del sensacionalismo, recordemos las sabias palabras de San Juan Crisóstomo: “Es mejor alimentar a los hambrientos que resucitar a muertos”

No considero prudente ir a los dominios del demonio para provocarlo, ya que podemos luchar contra él desde nuestros respectivos sitios. Nosotros no debemos ir en busca del diablo porque bastantes veces él se presenta ante nosotros. La batalla verdadera está el corazón del hombre.

La lucha contra el diablo es una vida de oración en el camino de la humildad. Obedecer los mandamientos de Cristo tomando nuestra cruz y negándonos a nosotros mismos. Esta es la lucha que Dios manda.

Ana Méndez y sus seguidores, aunque bien intencionados, están involucrados en un juego mortal y ellos mismos admiten que sus armas son sólo simbólicas. Espero que Dios tenga piedad de ellos porque, como dice el dicho: el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones.

http://anamendez.blogspot.com/

Desterrar a Finney

Durante los pocos últimas semanas he estado ocupando de la reputación de Charles Finney problemática entre los cristianos evangélicos. Finney, como he afirmado, fue ningún cristiano en todo, sino más bien el falso profeta de un Cristo-moralismo menos. Lamentablemente, es misremembered entre muchos evangélicos como evangelista sin precedentes. La confusión resultante de la importación de sus métodos en el Cristianismo dominante ha tenido una serie de efectos nocivos, incluyendo, más recientemente, el cebado de la iglesia de la repetición inevitable de sagas como la que está jugando actualmente en Lynchburg.

(Por cierto, si alguien quiere ver la documentación de más de herética posturas de Finney, lector Eric Schumacher amablemente me envió el enlace a un periódico de la escuela de su en la teología de Finney. Se ha documentado cuidadosamente todos los puntos más importantes haciendo referencia a Finney íntegra e inalterada sistemática Teología. Si usted todavía duda de mi primera conclusión en cuanto a quién y qué era Charles Finney, usted debe tener una lectura.)

La cuestión que se nos presenta es muy simple: “¿Qué hacemos al respecto?” El cáncer maligno que se Finneyism no se puede erradicar de la iglesia por la exposición de uno de sus discípulos popular. Si eso fuera cierto, Finneyism habría perecido con la pública humillación de Mike Warnke. Éstas no terminaron hasta entonces y no ha terminado con la eliminación de Ergun Caner de la Presidencia de la Libertad Seminario. Se requiere un amplio rechazo tanto de los métodos de Finney y las implicaciones de esos métodos.

Es muy tentador para mí a postular la teología reformada como el antídoto para el veneno de Finney. De hecho, es difícil imaginar un Finneyite reformada. La fe reformada, bien entendida, una enseña humildad ante Dios que es la antítesis de la exaltación de Finney del predicador. Me encantaría ver el incremento actual de reconocimiento por la doctrina reformada creciendo hasta que el cuerpo de Cristo fue conquistado. No obstante, creo que esto es necesario para que la iglesia para repudiar Finneyism. He dicho antes que verdadero, amante de la arminianos evangelio debe ser rechazada tanto por lo que Finney creía y por lo que hizo. Si Finney era un hereje, entonces él debe ser expulsado del panteón cristiano no sólo con los reformados, sino por todos los que siguen a Jesús.

Para que esto suceda, tanto las iglesias y sus pastores tienen que recuperar el sentido genuino de la gloria del Dios Trino en el evangelio. Hay que recuperar las verdades que ya conocemos – las verdades de las cuales nunca siquiera soñó Charles Finney – y debemos construir nuestro anuncio de la salvación que les rodea.

La recuperación de la Majestad de Dios en la Salvación

La una cosa Charles Finney creía que sabía era la majestad de Dios. Después de todo, el dios Finney era “el gobernador moral”, un adherente severas de los estándares absoluta que exigía obediencia absoluta de todas sus criaturas. Esto, sin convertir a los ojos de Finney, era la majestad del creador.

El cristiano debe saber mejor. La gloriosa majestad de Dios se ve más claramente en su gracia extraordinaria. Él es un juez – y un juez justo perfectamente cuyos estándares son increíblemente puro. Sin embargo, no es un tirano distante enviando rayos al azar sobre la tierra. Es más bien un verdadero rey, aquel que gobierna y defiende a su pueblo. Que la defensa de su pueblo extendido a su salvación, incluso cuando la salvación que significó la muerte dolorosa y vergonzosa de su propio Hijo.

En ninguna parte de toda la creación es la verdadera majestad de Dios más evidente que en su superintendencia del gran plan de salvación! pueblo cristiano debe mucho respeto hacia el evangelio como la mayor revelación de la grandeza de Dios. Para citar uno de los más conocidos antes de Finney arminianos: “Es todo el misterio! El inmortal muere, ¿quién puede explorar su extraño diseño?” A lo largo de la historia los que han conocido el gran misterio del evangelio tiene que manejarse con un sentido de temor reverente – a sabiendas de que ellos hablan de las verdades demasiado maravilloso para la lengua humana.

Charles Finney no sabía nada de ese temor. Crass fue un espectáculo metodología de ajuste para acompañar a una doctrina carecía por completo de las maravillas de la gracia.

¿Cuáles fueron los cristianos a esperar cuando grosería que fue invitado a las iglesias? Cuando el verdadero evangelio de la gracia se unió junto con la metodología de circo de Finney, algo estaba seguro de que se pierda. Tal vez la iglesia conserva el contorno desnudo de la verdad del evangelio, pero la rica textura de temor y reverencia ante el majestuoso Dios de la salvación se pierde inevitablemente.

Es por eso que ahora se esfuerzan predicadores de superar a los comediantes. Es por eso que los servicios de adoración se han convertido en indiscernible de conciertos. Por eso aplaudo las congregaciones como las audiencias cuando se vean satisfechas de entretenimiento – y por qué a su vez en otros lugares cuando no lo son.

Es por eso que en el tiempo un hombre de talento cómico realmente podría llegar a la prominencia en los púlpitos de América con bromas sobre su propia etnia. Es por eso que él pensó que sería conveniente empezar a hacer chistes sobre otros grupos étnicos, y es por eso que no sólo las iglesias tuvo el descaro de que pueda en sus púlpitos, pero fue tan lejos como para reírse de él! Es inimaginable que alguien hubiera intentado tal cosa antes de Finney. Cualquier persona que no podría haber sido arrestado, y no sólo en Nueva Inglaterra. Todos los cristianos de todas las tendencias se habría horrorizado ante la falta de reverencia al manipular las verdades de nuestra magnífica, salvadora de Dios.

Tomó Charles Finney, que no tenía conocimiento de Dios, para engendrar una cultura de la iglesia de irreverencia. Tomó las generaciones de cristianos mal informados para permitir que la irreverencia a arrastrarse en iglesias verdaderas. La única respuesta es el pueblo de Dios a reflexionar en serio el mensaje de la salvación.

¿Has contemplado lo que significa que Cristo murió por los pecados? ¿Su corazón rato libre para pensar que sus pecados hizo su sacrificio necesario? ¿Hay días, sin importar cuánto tiempo ha sido un cristiano, cuando se piensa en el mensaje del evangelio y el eco las palabras de Wesley: “¿Cómo puede ser que Tú, mi Diosdebieras, morir por mí? ” ¿Tienes tiempo para sentarse en serio entre el pueblo de Dios y se preguntan estas cosas juntos? ¿Tiene un reverente silencio te ha pasado en la presencia de la palabra sagrada de Dios?

Si, como yo, usted tiene el gran honor de predicar este evangelio, ¿cómo la majestad de Dios, informe a su ministerio del púlpito? ¿Trabaja usted en un frenesí de comedia con el fin de cautivar a sus oyentes, o es usted mismo cautivado por una mayor verdad? ¿Es su hombre interior transfigurada por temor ante un Dios santo? ¿Buscas a pesar de sus inclinaciones pecaminosas propia para comunicar que la reverencia hacia Dios cuando usted maneja su verdad ante su pueblo? En resumen, es su predicación se caracteriza por la irreverencia crasa de Finney o por un sentido piadoso de humilde asombro ante el trono de un gran rey?

La recuperación de la centralidad de la Cruz de Cristo en la salvación

Mientras que Charles Finney imaginaba que entendía la majestad de Dios, la cruz era cualquier cosa menos central de su evangelio. Para Finney la cruz no era más que una demostración de “justicia pública” – forma en que su dios de mostrar al mundo lo duro que era. El ministro rechazó de plano la verdadera doctrina de la cruz que es fundamental para el evangelio cristiano: que Jesús murió porque Él tomó sobre sí el castigo por los pecados de los demás. Para Finney la cruz sólo podía, pues representan dos cosas: la justicia de Dios y la importancia de la obediencia. Estas cuestiones son importantes, pero no centrales. No es de extrañar que su predicación centrada más en el terror del infierno que en el infierno que Cristo soportó en el Calvario.

Su mensaje fue sólo de la obediencia: el pecador tiene que obedecer a Dios para ser salvos. Negó la idea misma de justicia imputada. No podía imaginar lo que Pablo realmente quiso decir cuando escribió, “y por nuestra causa, le hizo ser el pecado que no conoció pecado, por lo que en él nosotros fuésemos hechos justicia de Dios.” Jesús era por lo tanto es una buena ilustración, tanto de la justicia y de la obediencia. Finney podría utilizar a Jesús en la forma en que pastores cristianos puedan usar tanto Saúl y David – como una advertencia acerca al justo juicio de Dios y como un ejemplo positivo de la vida de obediencia fiel.

Pero Jesús no formaba parte de su respuesta a la necesidad del hombre de la salvación. Que se encontraba en su totalidad en el individuo. Finney por lo que no predicar la fe en Cristo no – en cualquier forma comprensible cristiano -, sino la fe en su propia determinación de seguir a Dios.

Vemos la impronta Finney en la iglesia todo el mundo que hay un mayor énfasis en la conversión que en la salvación. muchos cristianos de hoy tampoco puedo decir la diferencia entre la realización de la salvación y su aplicación. Pregúntele a diez o cien evangélicos lo que el evangelio es, es probable que se conoce más que recitan las “Cuatro Leyes Espirituales” de lo que será los que hablan de la muerte y resurrección de Cristo. La misma desconexión se puede ver en los debates populares sobre seguridad. Pregunte a los mismos diez o cien cristianos por qué están determinados a alcanzar el cielo. Muchos le dirán el día de su conversión, muchos menos le responderé que están seguros de que Jesucristo murió por los pecados y resucitó.

Los tiempos en que los cristianos piensan en términos de la apertura gloriosa del Catecismo de Heidelberg:

Pregunta: ¿Cuál es tu único consuelo en la vida y la muerte?

Respuesta: Que yo en cuerpo y alma, tanto en la vida y la muerte, no soy mío, sino que pertenecen a mi fiel Salvador Jesucristo, quien, con su preciosa sangre, ha satisfecho plenamente por todos mis pecados, y me libró de todos los poder del diablo, y así me mantiene que sin la voluntad de mi Padre celestial, no puede caer un cabello de mi cabeza, sí, que todas las cosas debe estar al servicio de mi salvación, y por lo tanto, por su Espíritu Santo, Él también asegura me de la vida eterna, y me hace sinceramente dispuestos y listos, a partir de ahora, a vivir a él.

En lugar de esa gloriosa garantía de Finney nos ha dejado: “Caminé por el pasillo y firmó una tarjeta!”

Sin embargo, Finney y sus hijastros tiene un problema. Predicación por su naturaleza requiere una historia. No es suficiente decirle a la gente a vivir para Dios. A cierto nivel tiene que haber una historia detrás de la llamada, lo que permanece en los hombres de la memoria del Dios que nos pide a gritos una historia. Dado que la “vieja, vieja historia” ya no desempeña un papel destacado, predicadores Finneyite debe sustituir un “testimonio”. Sólo “testimonio” no es lo que era, sino que ya no significa “dar testimonio” de la gracia y la gloria de Jesús, sino para decir a todos acerca de cómo el individuo se convirtió.

Así pues, tenemos predicadores cuya historia es todo sobre sí mismos. Nos dicen lo que los grandes pecadores eran y cómo se decidió a ponerse bien con Dios. Incluso aquellos que hablan de Jesús y Su amor es probable que obtenga el énfasis equivocado. La rapidez con que la transición de la historia de Jesús a la historia de sí mismos! “Escuché acerca de su gemido, y preciosa sangre expiatoria de su …” ¡Maravilloso! Pero entonces, “… así que me arrepentí de mi pecado y tuvo la victoria! ”

Debe ser evidente lo que sucederá cuando la historia que anima a la predicación es una historia acerca de uno mismo. ¿Quién es el mejor predicador? Obviamente, debe ser el que tiene la mejor historia! Y así, en todo el mundo evangélico, los predicadores hablan sin cesar sobre sí mismos. Las personas con historias de conversión es verdaderamente dramática son buscados. Cualquier comunicador talentoso que capta esta realidad se enfrenta a la tentación de llegar a una historia mejor de sí mismo, porque todos los predicadores realmente grande tiene una historia genial.

Es inevitable que algunos se empiezan a adornar sus historias. Los predicadores que creció en las típicas ciudades americanas como Colón descubre de repente que sería una historia mejor si vivían en Estambul! La conversión de una típica familia de inmigrantes está bien, pero la conversión de una familia yihadista extrema es mucho mejor! Deberíamos haber esperado que alguien diga que tipo de historia, y la Iglesia – siempre sediento de la narrativa gran conversión siguiente – era demasiado probable que lo beba pulg

¿Cómo podemos solucionar este problema? Simplemente recordar que ya tenemos una historia mucho mejor que contar.

Tal vez muchos de ustedes que predican son como yo. Usted tiene un aburrido “testimonio”. Usted creció en una familia típica americana con aburrida, de clase media, los padres cristianos. Usted era un pecador, pero nunca hizo nada realmente malo – sobre todo porque tenían miedo de. Dios en su gracia que ha guardado antes de adquirir cualquier grandes historias que contar. ¿Cómo se puede predicar?

La respuesta es que usted tiene una historia que contar que la historia de golpes Ergun Caner fuera del agua, y es totalmente cierto. En realidad, es la misma historia que siempre alude, aunque al cierre de su más insigne predicador falso. Es que Dios el Hijo perdido toda la gloria del cielo para vivir en la cloaca moral que nosotros llamamos nuestro hogar. Es que Él se hizo uno de nosotros, vivió una vida perfecta como uno de nosotros, y condescendió a morir en agonía horrible por nuestros pecados. Es que Él, siendo Dios, la muerte abrumado sí mismo y volvió a la vida. Es que Él amablemente ofrece la vida eterna, Él ganó a todo hombre, mujer y niño que confiará en él.

Tenemos que dejar de pensar en estas cosas como los detalles triviales que ya todos saben que deben ser fijadas al final de un gran sermón en realidad. Hermanos, esta es la carne. Es es la historia. Tenemos que predicar a Cristo, como si honestamente cree que es Él quien nos salva, y no nosotros a nosotros mismos. Dile a tus testimonios, cuando no estás candidating de un púlpito, y luego enterrarlo en un archivo en alguna parte y decirle a su congregación en lugar de Aquel que realmente los salvará. Determinar saber nada más que Cristo ya éste crucificado.

Recuperar el poder del Espíritu Santo en la Salvación

Tal vez el hoyo más abierta en la teología de Charles Finney fue la ausencia del ahorro, la transformación del trabajo del Espíritu Santo. El Espíritu es un no-show en su teología, mientras que él dio una explicación sub-cristiano de la obra del Hijo, le dio casi ninguna cuenta de la obra del Espíritu. Tal vez esto explica la falta general de reconocimiento de la obra del Espíritu entre los evangélicos de hoy.

El Espíritu Santo es la Persona de la Trinidad que realiza la obra de la salvación en el mundo de hoy. Cuando fue derramado sobre la Iglesia primitiva, los apóstoles comenzaron a predicar con poder y su mensaje fue recibido por muchos. A través de su ministerio en secreto en el corazón de los pecadores se convierten a la fe en Cristo, y por los hombres su poder se salvan. Este es y ha sido la confesión ortodoxa de la obra del Espíritu Santo por los siglos de la iglesia. Si Finney predicó una forma de religión en ausencia de espíritu, lo que tomaría su lugar?

Fue precisamente esta falta en la teología de Finney que llevó a todos sus maquinaciones con el fin de obligar a sus oyentes a hacer su “decisión”. evangelistas anterior, tanto reformada y arminiano, había comprendido que su tarea es la proclamación de la gracia salvadora de Cristo. Habían orado a Dios para que envíe avivamiento y había contado con el Espíritu para despertar los corazones de los pecadores a su cuenta y riesgo eterna, su necesidad de la gracia y la esperanza se encuentra en Jesús. Finney, que no creían en el Dios que redime, sino en uno que se limitan a los jueces, ha considerado necesario para suministrar la energía que su dios no tenía.

Esta tiene dos efectos en el ministerio de Finney. En primer lugar, ideó toda la astucia de su metodología con el fin de producir la “decisión” que evangelistas antes había atribuido al traslado de los Espíritu de Dios. Entonces, cuando vio que sus oyentes habían hecho tales decisiones, que descaradamente se atribuyó el mérito para ellos. Ha publicado las estadísticas de cuántas personas había salvado a través de su ministerio y escribió sus Conferencias sobre Renacimiento como una manera de decirle a otros cómo se podría salvar a tantas personas como él tenía. En otras palabras, la parte que el Espíritu había desempeñado en los ministerios de ambos Wesley y Whitefield era una parte que Finney ha tratado de llenar!

El efecto nefasto de esta sustitución crasa del evangelista para que el Espíritu ha hecho todo menos muertos testimonio cristiano en nuestro tiempo. Considerando que los cristianos, una vez proclamado uno y trino, salvadora de Dios, los evangélicos de hoy en día se confunden las razones por las cuestiones Trinidad. Una vez que los cristianos entendió que la salvación tiene que ver con el Padre, que ordena la redención, el Hijo que la cumple y el Espíritu que se aplica. Hoy podemos decir en cambio que Jesús salva, siempre y cuando el predicador puede hablar usted (o truco que) en dejar que lo haga. Por tanto, si queremos tener avivamiento, debemos tener los predicadores que, como Finney, puede producir recuentos extraordinaria de conversión.

Ya no evaluar a los predicadores la claridad con que expresa el evangelio de Cristo y de la urgencia con que llaman a los hombres a su vez a él. En su lugar nos fijamos en los números. Si un evangelista puede obtener un buen porcentaje de cualquier congregación que presente, es un buen evangelista. Si un predicador puede crecer una iglesia (algo que ningún predicador debe imaginarse a sí mismo haciendo!) Entonces es un éxito predicador. Por supuesto, si un presidente seminario puede duplicar la matrícula de su escuela, entonces él es un extraordinario presidente. ¿Qué otros criterios podría asunto?

Y si sus métodos no son bíblicos? Si, de hecho, debe el pecado con el fin de producir resultados tan extraordinarios? ¿Quién se atreve lo condenen! Él es (literalmente) haciendo el trabajo de Dios. Pablo dijo una vez que podía desear maldito para salvar a sus compatriotas, pero entendía que podía salvar a nadie. ¿Debería sorprendernos que cuando evangelistas creen que pueden lograr la salvación no objeción en un engaño poco?

Lo que la Iglesia necesita tan desesperadamente es recordar que es Dios y quiénes son los predicadores. Dios salva, sólo nos glorificarlo por su salvación.

Si los predicadores que comienzan cada semana recordando a sí mismos de la presente, la iglesia podría empezar a recuperar su sentido de Dios que redime. Los predicadores que creen en el poder salvador de Dios no va a perder su tiempo tratando de llegar a los últimos trucos de manipulación. En su lugar, se llenan sus horas con la oración y sus mentes con el evangelio. Se convertirán en los conocedores de la gran fiesta de la salvación que están llamados a proclamar. Ellos predican el evangelio a todos los hombres lo mejor que pueda y deje los resultados a Dios. Y cuando Dios salva a nadie, que no contará golpe de Estado. Ellos reconocen que Dios ha estado trabajando, y que estaban en mejores herramientas en su mano.

Si todos los cristianos que afirman la misma verdad nos encontraríamos reevaluar la iglesia y sus líderes. Los pastores serán juzgados de acuerdo a su fidelidad a la Palabra de Dios, no el tamaño de sus iglesias. Evangelistas sería juzgado de acuerdo con el Evangelio que proclaman, no el número de “conversiones” que reclaman. Seminarios tratará de nombrar a los presidentes que se dedicaran a la ardua labor de los pastores y evangelistas de formación de esta variedad fieles. Imagine lo que la iglesia podría ser si nos acordamos de que el Espíritu de Dios!

* * *

Alguien observó brillantemente en la meta de mi último post que no soy parte de la solución sino parte del problema. Si se refería al problema del pecado, yo digo una calurosa Amén! Ninguno de nosotros es una parte de la solución, la solución es el Dios uno y trino. Pero me pregunto si se refería al problema de la controversia actual? Permítanme decirlo una vez más; Ergun Caner no es la totalidad del problema, no es sino un síntoma. Por eso, la solución reside no sólo con él, o con su escuela, o incluso con su iglesia.

El verdadero problema que Caner y su creciente escándalo representa es una corrupción del evangelio en la iglesia evangélica. Su vergüenza es nuestra vergüenza, y su exposición nos da una oportunidad para considerar lo que significa ser como el pueblo del Dios Viviente. Si se parte de esta oportunidad y gire hacia un nuevo examen de quién adoramos y la forma en que le adoran – de quien os lo anunciamos y como lo anunciamos, – entonces esta catástrofe se puede girar para mucho bien por el bien de la iglesia. Lo que los hombres destinados a mal pero puede llegar a ser destinados a la buena de Dios.

Veamos a continuación, tratar de recuperar una visión de su majestad y que presente esa majestad en nuestra predicación. Vamos a tratar de recuperar la pasión por el mensaje de la cruz y para proclamar el mensaje con energía. Y vamos a tratar de recuperar una verdadera fe en el poder salvífico de Dios y de proceder en que la fe en todo lo que decimos y hacemos para el Reino.

visto aca

Más Que Un Carpintero

View this document on Scribd

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes